Reign of Fire
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Novedades

- (30/05) Aviso Importante

- (18/05) Ya podéis pedir Los Dracs de Mayo

- (28/03) ¡Cumplimos 6 años online!

- (29/01) ¡Empezamos a publicitar por Tumblr!

- (18/01) Debéis hacer el nuevo Registro único

- (15/01) ¡La minitrama Ash Blessing ha empezado!

- (17/11) Revisad bien la normativa de las búsquedas, pues hemos añadido una nueva norma.

- (18/02) Nuevos cambios en la normativa obligatoria para reactivar cuentas inactivas.

- (22/11) Nuevos requisitos para comprar subforos en la tienda aquí.

- (18/07) Nuevas normas respecto a los posts +18 de índole sexual.

- (18/05) Nuevas normas de emisión de reportes aquí.

Últimos temas
» Spirit Soul | Cambio de botón
Again [Solas] EmptyMiér Jun 10 2020, 09:24 por Invitado

» El ultimo Post
Again [Solas] EmptyMar Jun 02 2020, 15:19 por Selene Warren

» One Piece War [Afiliación Elite]
Again [Solas] EmptyDom Mayo 31 2020, 07:56 por Invitado

» En el bosque todo es más interesante || Luka
Again [Solas] EmptySáb Mayo 30 2020, 03:51 por Inaya

» Noche de guardia (Luka Schubert)
Again [Solas] EmptyJue Mayo 28 2020, 22:40 por Luka Schubert

» Una gran familia (Tamar y Anzu)
Again [Solas] EmptyJue Mayo 28 2020, 22:25 por Anzu

» Búsqueda romántica para un granjero (0/1)
Again [Solas] EmptyJue Mayo 28 2020, 12:16 por Luka Schubert

» El taller de las hermanas Balaur
Again [Solas] EmptyJue Mayo 28 2020, 04:55 por Daval

» You are finally here [Daval]
Again [Solas] EmptyJue Mayo 28 2020, 03:54 por Reeva

» El auspicio de la catástrofe [FB] (Oswin)
Again [Solas] EmptyMiér Mayo 27 2020, 15:26 por Oswin

Staff
Trystan
Admin
Selene
Admin
Faora
Admin
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos
Again [Solas] G2TiwGkZ_o

06/06

Directorios y Recursos

08/10

Afiliados Élite

Limpieza 13/04


Time Of Heroes  photo untitled45.png
Again [Solas] V5tDusV Expectro Patronum
Crear foro
boton-aff
40/40


Again [Solas]

Ir abajo

Again [Solas] Empty Again [Solas]

Mensaje por Reeva el Lun Mayo 18 2020, 01:03

Secretos.

Todos tenían secretos. Eran necesarios. En todo sistema, imperio, sociedad, reino, organización… eran necesarios, pero no siempre buenos. Como sean, todos los tenían, y Reeva en especial tenía muchos. Una vida de dos caras, y multitud de distintos matices que eran parte de un solo objetivo que la definía: la supremacía de la raza híbrida. La evolución. Llevar a los más evolucionados a la cúspide, con ella en la cima, como su necesaria líder. Por esa razón, Reeva, quien sabía que tenía la voluntad necesaria para tomar las decisiones difíciles, hacía lo que tenía que hacer, se relacionaba con quien tenía que relacionarse, mataba a quien debía matar y… se acostaba con quien tenía que acostarse.  Y como la perfecta imagen de una “dragona”, era evidente que se trataba de ellos.

Todo era por sus propósitos e ideales, y en beneficio propio, así que, no se arrepentía de nada ni lo haría. Solo las voluntades fuertes podían tomar decisiones difíciles. Así se lo enseñó su padre, al que ella misma mató, y así era como actuaba.

Aunque eran el enemigo, seguía dependiendo de ellos. A fin de cuentas, eran los actuales líderes de la sociedad, y Solas era uno de los que estaba muy arriba, en la tan anhelada aristocracia. Se habían conocido hacía dos años, él tenía algo que ella quería y ella tenía algo que él quería. Así era el mundo de los negocios, y eso llevó al establecimiento de una relación de fructíferas relaciones bilaterales. Él era todo lo que se podía esperar de un dragón que estaba en lo más alto y tenía grandes riquezas: exitoso, caballeroso, leal al sistema, y un soltero muy codiciado. Reeva, por su parte, era todo lo que se esperaba de una joven dragona, hermosa, exitosa, ambiciosa y leal a la Corona (aunque solo fuese una fachada). Esa imagen, ella a los ojos de él y él a los ojos de ella, era casi perfecta. Tanto que, sin duda, el que ambos hubiesen empezado algún tipo de relación no hubiese sido del nada extraño para nadie, pero las cosas no siempre eran tan simples como se podían esperar. Lo único que se notó posible en ese entonces en el que se conocieron fue eso, negocios y nada más.

¿Había gusto entre ambos? Desde el primer momento.

Todo empezó en las sombras. Mensajes secretos, recados clandestinos, obsequios sin remitente… Todo lo que un hombre era capaz de hacer para despertar la atención de una mujer. O en este caso, lo que un dragón era capaz de hacer para despertar la atención de una dragona. Y sí, en definitiva, Solas estaba logrando cautivar a Reeva. La híbrida sabía que poder controlar a un dragón tan poderoso era más que beneficioso para su causa, y más considerando todo lo que podía obtener de él, pero muy en el fondo, a la híbrida el dragón le gustaba, así que, era un beneficio más gustoso que empezó a disfrutar. Una cosa llevó a la otra, y eran lo que eran hoy. Una especie de pareja clandestina con una secreta relación que, por mutua conveniencia, llevaban en secreto ya por dos años. Y tal como lo habían hecho en muchas otras ocasiones, se habían citado como lo hacían cada vez cierto tiempo cuando ambos podían en una casa de campo en las afueras de la ciudad, muy alejada y perfecta para aquellas escapadas, que solían durar de dos a tres días en los que Solas y Reeva se escapaban para poder estar juntos, hablar de negocios, y complacerse mutuamente, disfrutando de la compañía mutuamente.  En dos años, ambos realmente habían conseguido agradarse y compenetrar muy bien, pese a que cada uno tenía sus propios objetivos e intereses y, en especial Reeva, ninguno de los dos estaba dispuesto a cambiarlos. Era un fantasía que estaban viviendo, lejos del mundo real, y que disfrutaban, puesto que se daban un respiro de todo lo que allá afuera, en Talos y en el resto del Imperio, los definía. Un fantasía transitoria que no sabían cuanto duraría, pero era algo en lo que no pensaban especialmente, sino pues, durara lo que tuviese que durar, la disfrutaban.

Reeva, como siempre lo hacía, ese día dejó Talos sola, indicando a sus esclavos que estaría fuera por motivos de negocios, sin mayor detalle, dejando a Allard y Ashanti a cargo hasta su regreso, en un par de días. En la mansión, para seguir manteniendo aquello en secreto, solo había una persona: Benjamín, el mayordomo, un esclavo comparado por ella y Solas que hacía de cuidador, e intendente de aquella mansión. Ambos dragones le daban todo lo que el humano necesitaba a cambio de que hiciese un trabajo impecable, y literalmente, así era. La mansión no solo estaba en perfecto estado, siempre dispuesta y a la espera de Solas y Reeva, sino que el humano era al mismo tiempo un excelente cocinero, jardinero y muchos otros oficios que hacía que solo él fuese necesario en aquel lugar y atendiera a los “dos” dragones.  Reeva había llegado antes que Solas, Benjamín la recibió con las atenciones requeridas. -Mi señora.- Dijo ayudándola a bajar del caballo. -Benjamín, ¿ha llegado Solas?- Preguntó mientras se quitaba sus guantes. -Me temo que no, mi señora. Usted ha llegado primero que Lord Solas.- Respondió. -Si, bueno… ¿Cómo han ido las cosas por aquí?- Preguntó. -Nada que destacar y todo en perfecto estado, como siempre, mi señora.- Respondió. -Excelente. Lleva el caballo al establo, y lleva algo de vino al estudio. Solas ha de estar por llegar, dile donde estoy cuando llegue.- Indicó. -Así será, mi señora.

Pasadas algunas horas, Reeva miraba por la ventana del estudio hacia la entrada, y a lo lejos, vio el inolvidable caballo blanco de su dragón, y al leal Benjamín recibir a su señor. Espero unos minutos, y entonces, escuchó los pasos del dragón cuando entró en el estudio, y la hermosa y orgullosa hembra, tan elegante e impecable, orgullosa como ninguna, se giró para recibirlo.  

-Justo a tiempo.- Sentenció, sonriendo y mirándole a los ojos.




#996633
Again [Solas] 2Q6fOTo
Reeva
Reeva
Hybrid

Ocupación : Comerciante - Traficante
Mensajes : 74

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.