Reign of Fire
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Novedades

- (30/05) Aviso Importante

- (18/05) Ya podéis pedir Los Dracs de Mayo

- (28/03) ¡Cumplimos 6 años online!

- (29/01) ¡Empezamos a publicitar por Tumblr!

- (18/01) Debéis hacer el nuevo Registro único

- (15/01) ¡La minitrama Ash Blessing ha empezado!

- (17/11) Revisad bien la normativa de las búsquedas, pues hemos añadido una nueva norma.

- (18/02) Nuevos cambios en la normativa obligatoria para reactivar cuentas inactivas.

- (22/11) Nuevos requisitos para comprar subforos en la tienda aquí.

- (18/07) Nuevas normas respecto a los posts +18 de índole sexual.

- (18/05) Nuevas normas de emisión de reportes aquí.

Últimos temas
» Spirit Soul | Cambio de botón
Do you trust me? (Rhynn) EmptyMiér Jun 10 2020, 09:24 por Invitado

» El ultimo Post
Do you trust me? (Rhynn) EmptyMar Jun 02 2020, 15:19 por Selene Warren

» One Piece War [Afiliación Elite]
Do you trust me? (Rhynn) EmptyDom Mayo 31 2020, 07:56 por Invitado

» En el bosque todo es más interesante || Luka
Do you trust me? (Rhynn) EmptySáb Mayo 30 2020, 03:51 por Inaya

» Noche de guardia (Luka Schubert)
Do you trust me? (Rhynn) EmptyJue Mayo 28 2020, 22:40 por Luka Schubert

» Una gran familia (Tamar y Anzu)
Do you trust me? (Rhynn) EmptyJue Mayo 28 2020, 22:25 por Anzu

» Búsqueda romántica para un granjero (0/1)
Do you trust me? (Rhynn) EmptyJue Mayo 28 2020, 12:16 por Luka Schubert

» El taller de las hermanas Balaur
Do you trust me? (Rhynn) EmptyJue Mayo 28 2020, 04:55 por Daval

» You are finally here [Daval]
Do you trust me? (Rhynn) EmptyJue Mayo 28 2020, 03:54 por Reeva

» El auspicio de la catástrofe [FB] (Oswin)
Do you trust me? (Rhynn) EmptyMiér Mayo 27 2020, 15:26 por Oswin

Staff
Trystan
Admin
Selene
Admin
Faora
Admin
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos
Do you trust me? (Rhynn) G2TiwGkZ_o

06/06

Directorios y Recursos

08/10

Afiliados Élite

Limpieza 13/04


Time Of Heroes  photo untitled45.png
Do you trust me? (Rhynn) V5tDusV Expectro Patronum
Crear foro
boton-aff
40/40


Do you trust me? (Rhynn)

Ir abajo

Do you trust me? (Rhynn) Empty Do you trust me? (Rhynn)

Mensaje por Lyanna el Jue Abr 09 2020, 21:52

Continuación del tema "Perro malo"

Do you trust me? (Rhynn) 68747470733a2f2f73332e616d617a6f6e6177732e636f6d2f776174747061642d6d656469612d736572766963652f53746f7279496d6167652f6d4944337a4d38637552765232413d3d2d3732353633353339382e313539396238303862373532653233323434323738353133373030352e676966

Las cosas no son siempre lo que parecen

Su castigo por meterse en medio había sido una bofetada y una clara amenaza por parte de Lyanna, pero ella sabía que valía la pena arriesgarlo todo por él. Porque estaba empeñada en hacer ver a su dueña que ese chico no era el mal como ella creía. Y tampoco entendía porque le tenía tan ojeriza, pero si sabía que Lyanna era una dragona mimada que siempre había tenido lo que había querido y Rhynn le había sido negado... Lo que había despertado su ira y acrecentado sus ganas de hacerse con el esclavo.

Por su parte Iraida, solo podía prevenir y ayudar a Rhynn a ser más valioso (enseñándole a leer y escribir) y diciéndole cuando su dueña estaría en cualquier lugar de la mansión o tenía pensado pasarse por la fragua para que sus caminos no se cruzaran. Algo que estaba siendo todo un tormento y muy difícil, pero la esclava no se rendía.

Cuando la llevaron a su habitación y la encerraron, rompió a llorar presa del miedo. Sabiendo que estando ahí no podría hacer nada y ella sabía perfectamente cuando Lyanna prendía fuego arrasando con todo, sin importarle las consecuencias ni el daño que ocasionaría.

Golpeó la puerta hasta que sus nudillos sangraron y buscó como salir de ahí. Sabiendo que la puerta estaba cerrada, intentó forzarla, trepar a la ventana... Corrió para intentar abrirla dejándose el hombro dolorido. No podía gritar para llamar a nadie ni comunicarse porque sabrían que es híbrida. Pero unos pasos la alertaron y pegó la oreja a la puerta para escuchar...

La puerta se abrió y la joven salió corriendo dirección al jardín, donde se encontró en el suelo a Rhynn. Uno de los esclavos había ido a avisarla porque todos sabían que Iraida tenía dotes de sanadora y que Lyanna además la obligaba a preparar ciertos venenos para sus enemigos.

El esclavo al que Rhynn había dejado inconsciente se acercó al rubio , aunque Iraida necesitó unos segundos por culpa del pánico y la culpa que la invadió al ver a un Rhynn más muerto que vivo. Por lo que se arrodilló, ignorando la lluvia y que su dueña pudiera verla. Dándole igual si sufría el mismo destino. Le hubiera gustado pronunciar su nombre el voz alta pero desesperada llevó las manos hacia su rostro, que estaba hinchado, sin llegar a tocarle. Y tras una mueca de enfado, desabrochó la maldita correa y la tiró lejos.

No sabía si Rhynn sabía que estaba ahí con él pero con cuidado llevó su mano a su nuca y la otra a su cara con cuidado de no hacerle más daño. Mientras seguía llorando... Un sollozo escapó de sus labios y miró al otro esclavo para que la ayudara a llevarlo a su habitación y allí poder curar sus heridas.




Do you trust me? (Rhynn) 1NErYS2
Do you trust me? (Rhynn) 1eV5JOf
Tell me how bad I am, that makes me feel good:


Do you trust me? (Rhynn) WrOE7hH
Do you trust me? (Rhynn) 0RYSYsP

The fire that melts:
Do you trust me? (Rhynn) Fgiuadx
Lyanna
Lyanna
Dragon

Ocupación : Inquisidora
Mensajes : 158

Volver arriba Ir abajo

Do you trust me? (Rhynn) Empty Re: Do you trust me? (Rhynn)

Mensaje por Rhynn el Lun Abr 13 2020, 12:50

Dolor, lo primero que empiezo a sentir a parte de la oscuridad que me rodea es el dolor, un dolor que se va haciendo cada vez más palpable, más real, mientras la consciencia va acudiendo poco a poco a mi ser. Durante unos minutos me siento algo desorientado, hasta que el recuerdo las imágenes de lo que ha pasado aparecen en mi mente como si de una pesadilla, de una de esas historias de terror que se suelen contar alrededor de las hogueras se tratase. El collar de perro, las amenazas de Lyanna, el dolor de las puñaladas recibidas, el tacto húmedo del sexo de la dragona, todo va acudiendo lentamente a mi memoria consiguiendo que entienda los motivos de porqué estoy tan dolorido, de porqué no voy a poder abrir uno de mis ojos, del porque me siento incapaz de mover un brazo, del porqué de esa sensación de pánico al pensar que quizás no pueda volver a utilizarlo, que quizás no pueda volver a trabajar en la forja, que me convierta en un esclavo que no sirva más que para atender tareas menos importantes. Y sin embargo, siento en mi cabeza con más fuerza que nunca esa extraña sensación, como si algo ajeno a mi estuviera cerca, como si una fuerza, algo que no sé cómo explicar estuviera ahí, comprendiendo mi desazón, incluso animándome de una forma extraña, arrojando sobre mi dolorida mente una luz de esperanza, una promesa de mejoría.

Es algo curioso, pero esa extraña sensación, fuerza, pensamiento o consciencia ajenos, como quieras llamarlo, siempre me ha acompañado. A veces lo he notado más cercano, a veces más alejado, como si algo pudiera notar mi estado de ánimo, como si yo pudiera notar el estado de ánimo de alguien, porque a veces he sentido alegría, dolor, pena, excitación en momentos extraños, en momentos en los que sé que no debería sentirlo, pero que así es. Y es, cuando dejo que esa sensación se escampe libremente por mi ser que soy capaz de crear en la fragua mis mejores obras, confirmándome de esa forma que, sea lo que sea que es, lo necesito.

Dejando brotar de mis labios un ligero quejido provocado por el dolor que me produce el mover el brazo, el cual he intentando acomodar mejor antes de abrir el único ojo que la hinchazón de la cara no me obliga a mantener cerrado, siento que estoy sobre una cama. Una cama que confirmo que es la mía en cuanto abro el ojo y compruebo que es el mismo techo que veo cada noche antes de irme a dormir, cada mañana al despertarme, un techo sobre el que ahora se aprecian formas fantasmagóricas provocadas por la luz trémula de la vela que ilumina la oscura estancia, indicándome claramente que debe ser de noche todavía en el exterior.

Girando levemente mi rostro hacia la puerta, puedo ver el rostro de Iraida, mi estimada Iraida, quien parece estar dormitando sentada en la única silla que hay en mi sencillo cuarto. Verla ahí, sentada, hace que un sentimiento de tranquilidad recorra mi cuerpo pues, a pesar de que tener la certeza de que la dragona nunca heriría a su esclava favorita de la forma que me dijo, no es hasta que no veo que se encuentra perfectamente que puedo estar tranquilo al respecto. Aunque eso no quita que el recuerdo de la muerte del pobre esclavo que se negó a obedecer a la dragona no lo recuerde el resto de mis días.

Apartando mi dolorida mirada del rostro de la esclava me centro ahora en la visión de mi brazo, el cual aparece completamente vendado con vendas de lino, algo oscurecidas por la sangre que seguramente no ha dejado de brotar en mucho rato, pero que, por lo visto, han podido frenar a tiempo de que provocara que me desangrara completamente. Sin embargo no hago el menor esfuerzo por mover el brazo, puesto que, si con solo intentar moverlo ligeramente para colocarlo mejor en la cama ya me ha dolido horrores, movilizarlo para comprobar su funcionalidad me parece una auténtica estupidez y un acto bastante inútil ahora mismo.

Así que vuelvo a centrar mi mirada en el techo, pensando en qué pasará cuando Aiden se entere de lo que ha ocurrido y, sobretodo, qué pasará cuando, inevitablemente, me tenga que encontrar cara a cara con Lyanna, la causante de todo. Un momento que no tengo ganas que se produzca pronto y que espero que pase mucho tiempo antes de que tenga que volver a ver su cara, a pesar de que el recuerdo de la agradable sensación de su interior sobre mis dedos.




Do you trust me? (Rhynn) NRP6sHA
Rhynn
Rhynn
Hybrid

Ocupación : Esclavo
Mensajes : 137

Volver arriba Ir abajo

Do you trust me? (Rhynn) Empty Re: Do you trust me? (Rhynn)

Mensaje por Lyanna el Miér Abr 15 2020, 22:46

Se sentía culpable... Ella no le había hecho daño a Rhynn y jamás haría nada que le perjudicara, pero no había podido detener a Lyanna... Y eso había conllevado a mucho dolor y un esclavo muerto. En el fondo de su ser había sentido cierto alivio pues al ver a Rhynn en el suelo con el gran charco de sangre su primer pensamiento fue que al fin había conseguido lo que quería; terminar con la vida del esclavo favorito de su hermano por puros celos. Aiden sentía hacia Rhynn, lo mismo que Lyanna hacia Iraida, la diferencia es que Aiden no se metía y Lyanna siempre tenía que ser el centro de todo y salirse con la suya.

Rhynn era lo negado. Por primera vez, en muchísimo tiempo. Sin haber hecho había ganado todo su odio injustamente. Pagando con creces ser el preciado esclavo y amigo de un dragón. Por eso pese a que era momento de actuar, con la ayuda del otro esclavo y las lágrimas cayéndole por las mejillas, disimuladas por la lluvia, consiguieron llevar al rubio hasta su habitación y echarlo en la cama.

Iraida cogió todo lo necesario de su habitación y volvió junto a Rhynn, siendo su brazo el principal objetivo. El olor a sangre le inundó las fosas nasales y tras ver en el estado que se encontraba ya supo que necesitaría días, semanas quizás de descanso... Ella se encargaría de que tuviera el tiempo necesario para recuperarse. Amenazaría a Lyanna con lo que fuera para que no le pusiera un dedo encima y por supuesto, le contaría todo a Aiden para que estuviera al tanto.

Fue cuando se quedó mirando su rostro unos segundos que el llanto la inundó, teniendo que llevarse una mano a la cara, pero enseguida se limpió las lágrimas y empezó a pasar unas gasas por la herida del brazo, limpiando la sangre para ver mejor donde tendría que coser. Teniendo ya preparado hilo y aguja, sabiendo que tenía que actuar rápido, pues el charco que había dejado en el patio y por el camino le indicaba que había perdido mucha sangre, además de la palidez que adquiría por segundos. Para sus sorpresa cuando cogió la aguja su mano tembló levemente, a lo que tomó aire y habló mentalmente. "Te vas a poner bien, yo te voy a cuidar. Todo va a ir bien." Se repitió mentalmente mientras se inclinaba para ver mejor donde clavar la aguja y empezar el proceso. Terminó haciendo un pequeño nudo y cortó el hilo sobrante.

Con cuidado le quitó la camiseta que estaba llena de sangre y la dejó a un lado, después la lavaría y cosería para dejarla como nueva. Volvió a obligarse a tomar aire y calmar sus nervios, pero lo cierto es que sentía como el pánico le recorría el cuerpo al ver a su amigo en ese estado, sabiendo que jamás debería haberle pasado algo así y mucho menos por una dragona caprichosa. Observó la moradura de su cuello por culpa del maldito collar de perro y aplicó un poco de ungüento que bajaría la hinchazón, aunque la zona quedaría marcada durante un tiempo. Después, con cuidado pasó un paño húmedo retirando el sudor y la suciedad junto con la sangre pegajosa del rostro de Rhynn y procedió a ponerle un ungüento especial que le había enseñado Kya hace tiempo, la vendedora del mercado, quién sabía muchísimo de plantas y remedios caseros. Aunque Lyanna llevaba a Iraida para que aprendiera solo venenos, lo cierto es que a ella le interesaba también los remedios naturales y por eso, en secreto junto a Kya, había aprendido unos cuantos. Puso la palma de su mano sobre la frente de Rhynn comprobando si tenía fiebre comprobando que estaba más caliente de lo que debería.

El ojo no podría abrirlo, ya que estaba muy hinchado y la mejilla de esa parte de la cara lucía igual. Entonces reparó en un pequeño detalle, en el cual no se había fijado antes, pues aunque siempre había pensado que el chico está de buen ver, tenía que ser respetuosa y centrarse en lo que debía. Pero aquella marca en su pecho le llamó la atención e hizo que pusiera sus dedos encima tocándola suavemente, era como la suya. ¿Rhynn también era híbrido? ¿Porque no se lo había dicho? Seguro tendría un buen motivo, Rhynn siempre hacía lo posible por protegerla, ella lo sabía y lo había visto. Por lo que no se enfadó ni molestó. De hecho, lo cubrió con la sábana para taparlo y haría como que no había visto nada. Ella confiaba ciegamente en Rhynn y en sus capacidades.

Llenó el pequeño barreño de agua fría y empapó bien el trapo para luego posarlo en su frente con cuidado mientras cogía su mortero y machacaba caléndula echándole un chorrito de aloe vera, también obsequio de Kya. Y que daban buenísimos resultados al juntarlos y se lo aplicó con cuidado por la cara. Cuando despertara le daría de comer y después tenía pensado una infusión que también le ayudaría, claro que, si era híbrido con reposo y un buen descanso curaría sus heridas.

Suspiró con tristeza, pensando que tenía que hacerse con unas naranjas en cuanto pudiera. Sabía que esa fruta le encantaba, siempre que podía le llevaba algunas junto a una jarra de agua fría para que se refrescara. En la fragua trabajaba muchas horas y no quería que se deshidratara. Iraida no podía evitar cuidarle en la medida que podía, pues veía bondad, amabilidad y mucha valentía. Aunque cuando le miraba a los ojos encontraba esa mirada de tristeza que ella misma poseía, signo de la vida de esclavo, una marca que todos ellos llevaban y no solo por las marcas o cicatrices.

Cogió una silla y se sentó cerca de Rhynn, cogiendo su mano y pasando sus dedos despacio por su pelo, acariciando con cuidando mientras le miraba en silencio y sus ojos llorosos avecinaban las nuevas lágrimas. Lloró en silencio hasta que se quedó dormida, pero no se movió de su lado.




Do you trust me? (Rhynn) 1NErYS2
Do you trust me? (Rhynn) 1eV5JOf
Tell me how bad I am, that makes me feel good:


Do you trust me? (Rhynn) WrOE7hH
Do you trust me? (Rhynn) 0RYSYsP

The fire that melts:
Do you trust me? (Rhynn) Fgiuadx
Lyanna
Lyanna
Dragon

Ocupación : Inquisidora
Mensajes : 158

Volver arriba Ir abajo

Do you trust me? (Rhynn) Empty Re: Do you trust me? (Rhynn)

Mensaje por Rhynn el Mar Abr 21 2020, 13:45

Me he vuelto a dormir.

Esa es la única explicación lógica, pues no puede ser de otra forma ya que, lo último que recuerdo, a parte del persistente dolor, es estar mirando al techo con el único ojo servible que tengo ahora mismo, temiendo el momento en el que tenga que volver a encontrarme con la dragona y, sobretodo, temiendo el no poder ser útil para mi amo, el no poder seguir trabajando en la fragua, eso que tanto disfruto, lo único que me hace sentir realmente bien.

Ahora, sin embargo, siento la calidez de una mano sobre la mía, una mano que antes no estaba ahí, y que me indica claramente al no haber sido consciente de su primer roce hasta ahora que ha tenido que producirse mientras dormía. Desviando ligeramente mi rostro hacia ese lado, me encuentro con la imagen de Iraida, la buena y tierna Iraida, recostado plácidamente sobre la pared, durmiendo tranquilamente con su mano dulcemente apoyada sobre la mía.

Por unos instantes lucho por enfocar bien la imagen de su rostro en mi ojo. Algo bastante complicado por la escasa luz que hay en mi cuarto y que la forma una simple vela cuya trémula luz provoca una serie de sombras sobre todas las cosas, otorgándole así un aire de misterio al delicado rostro de la esclava, lo que provoca que tarde unos cuantos momentos en reparar en un detalle, un pequeño detalle que genera una especie de sorpresa inesperada en mi interior, un extraño sentimiento de calidez, algo raro, pues, a pesar del baile de sobras, puedo ver perfectamente dibujados en su rostro el rastro dejado por las lágrimas, unas lágrimas que parecen haber estado mamando de sus ojos antes de que el sueño, el cansancio, hayan conseguido llevársela al agradable mundo de los sueños. Ese mundo en el que huimos siempre que podemos, ese mundo en el que todo es posible, ese mundo en el que nada puede herirnos realmente y que es la única libertad que nos queda a los esclavos, la libertad de soñar y evadirnos de nuestra dura realidad.

De haber estado en mejores condiciones, no habría dudado lo más mínimo en deslizar mi mano hacia su rostro, en limpiar esos tristes surcos de su rostro, pero la mano que necesito para realizar ese gesto se encuentra unida a un brazo, el cual ha sido castigado brutalmente y ahora permanece inerte, vendado y recordándome dolorosamente a cada instante que todavía forma parte de mi cuerpo. Por eso no me atrevo a moverlo, por el dolor que seguramente me arrancará un quejido de mis labios, por mucho que quiera aguantarlo, un quejido que puede despertar a la esclava de sus dulces sueños, algo que no quiero.

Tampoco quiero mover mi otra mano, aquella sobre la que descansa tan tiernamente su mano. Esa delicada mano que tanto contrasta con la mía, ruda, áspera, una mano tallada en el duro trabajo de la fragua una mano que, seguramente todavía debe apestar a los flujos de la maldita dragona. El impulso que siento de retirar la mano al recordar ese momento, cuando introduje mis dedos en el sexo de la dragona, queda frenado repentinamente por el deseo de no despertar a Iradia, aunque la sensación de suciedad, de repulsión que siento al comprender que la mano que ahora descansa sobre la mía ha podido tocar los restos resecos de los flujos de su dueña me hace sentir nauseas, por profanar algo tan bello y delicado como la tímida y fuerte Iraida.

Así, sin querer despertarla, me quedo observando su rostro largo rato, dejando que mi cuerpo vaya protestando por el daño recibido, aunque, ahora que parece que estoy más consciente, también empiezo a percibir el dulce aroma de la caléndula, de otras plantas cuyos nombres desconozco, pero que crean un delicioso aroma, algo que podría disfrutar mejor si no fuera por el dolor. Incluso puedo ver sobre la almohada un paño, el cual seguramente estuvo en mi frente hasta que, al moverme cayó irremediablemente sobre la misma.

Largo rato pasa en el que solamente me dedico a observarla, a disfrutar de sus bellos rasgos, unos rasgos que llamaron ya mi atención el primer día que la vi, pues es una mujer muy bella, una mujer con la que cualquier hombre puede soñar, con la que incluso muchas mujeres desearían acostarse. Un cuerpo bonito que, unido a un carácter dulce, la convierten en una mujer excepcional.

Por desgracia, finalmente, el dolor del brazo, ese dolor que me atenaza, me obliga a mover mi cuerpo, a removerme ligeramente en mi lecho, provocando que una nueva oleada de dolor estalle en mi hombro haciendo que, al intentar acallar el gemido doloroso, mi reseca garganta proteste con fuerza, estallando en una fuerte tos que convulsiona todo mi cuerpo, mientras su estruendoso ruido reverbere en mi cuarto.

Notando el escozor de la garganta, de esa terrible sed que no era consciente hasta ahora mismo, controlando a duras penas el ataque de tos que tanto dolor me está provocando, vuelvo a dirigir mi mirada dolorida al techo, sintiéndome terriblemente mal por haber roto, con toda seguridad, el dulce sueño de la esclava, rompiendo así ése momento mágico en el que estaba sumergido, imaginando lo mucho que me gustaría despertar cada día viendo ese bello rostro a mi lado.




Do you trust me? (Rhynn) NRP6sHA
Rhynn
Rhynn
Hybrid

Ocupación : Esclavo
Mensajes : 137

Volver arriba Ir abajo

Do you trust me? (Rhynn) Empty Re: Do you trust me? (Rhynn)

Mensaje por Lyanna el Miér Abr 22 2020, 23:37

Do you trust me? (Rhynn) 68747470733a2f2f73332e616d617a6f6e6177732e636f6d2f776174747061642d6d656469612d736572766963652f53746f7279496d6167652f484e632d49756f5951494c4535413d3d2d3332303636393738382e313437633136616664663330366135313832373134343132363439342e676966 Do you trust me? (Rhynn) Tumblr_inline_ommoixPB4Y1t80jpm_250

¿Qué podía hacer ella por su queridísimo Rhynn? Ayudarle a ser valioso, un esclavo con esa maña en la fragua y además ese físico junto a la capacidad de leer y escribir, lo hacía muy valioso. Y eso era lo que podía hacer para asegurarse de que tenía un mejor futuro. Porque la vida de esclavo era así cruel, despiadada y no importaba nada como te sintieras. Eras mano de obra barata para los dragones y cuanto más supieras hacer, más les interesarías. Solo le pediría algo a cambio, algo que había hecho que tomara el paso de querer enseñarle todo lo que estuviera en su mano. Y era porque realmente Rhynn tenía un corazón enorme, lleno de bondad y altruismo. Uno que pese al dolor y las humillaciones, seguía intacto y con un espíritu incansable por hacer el bien.

Ojalá Lyanna supiera ver lo mismo que ella, quizás al haber perdido al hablar, había agudizado otros sentidos, pero si te fijabas en los pequeños detalles de Rhynn, hacían que resaltara entre los demás. Aiden había sabido verlo y Lyanna por su obsesión en conseguirlo podría decirse que también, pero la muda sabía que era solo una de sus pataletas. Aunque era cierto, que notaba a Lyanna con cierto grado de madurez, mucho más elevado y cada vez siendo más consciente de sus actos. Pero seguía siendo impulsiva y caótica y tarde o temprano le pisarían los talones y ella solo tendría que asumir las consecuencias.

Incluso estando amenazado de muerte, Rhynn seguía sumiso y sin querer hacer daño a nadie. Por eso Iraida intervino y por eso le daba igual llevarse un castigo. Sin duda hubiera preferido que la apaleara allí mismo, pero estando en el mismo sito, que la agonía que sufrió cuando la encerró en su habitación mientras escuchaba de fondo los gritos y cuchicheos.

Le dolía la cabeza de llorar y de pensar en toda la situación una y otra vez. Iraida era alguien pacífico y jodidamente altruista. Pero lo que había pasado había roto algo dentro de ella. Como si dar todo de ti y mostrar abiertamente como eres, no sirviera de nada y encima pagaras por ello. Estaba agotada y sabía que pronto se quedaría dormida, por lo que antes tomó unos minutos para salir a por agua y la fruta favorita de Rhynn, para cuando despertara. Al volver encendió unas velas para dar un ambiente más cálido y encendió la chimenea. Claro que, seguramente se apagaría porque no estaría pendiente de ella, pero al menos les calentaría un rato.

A veces le costaba mantenerla la mirada, porque en el fondo era muy tímida e insegura y Rhynn siempre la miraba con esos ojos azules y esa sonrisa amable. No había conocido a nadie como él. Cogió otra silla y la apoyó en el pomo de la puerta, si alguien intentaba abrir ella lo escucharía y tenía un cuchillo dispuesta a usarlo si volvían a intentar hacerle un solo rasguño más. No iba a separarse de Rhynn hasta que estuviera mejor, asegurándose que se recuperaría del todo. Por lo que Lyanna iría a buscarla y no había que ser muy lista para saber donde estaría. Pero tenía cosas con las que amenazarla y por primera vez en su vida, el ser su favorita le iba a salir caro.

Acarició el pelo del rubio durante un rato mientras observaba su rostro hinchado y apretaba los labios para no despertarle con sus sollozos. Aunque lo que más le preocupaba era su brazo, pero sabía que era fuerte y se recuperaría. Dio un suave beso en su mano y después tras sentirse a salvo al fin, se quedó dormida.

Apenas le había dado la sensación de que habían pasado unos minutos cuando se despertó, abriendo los ojos despacio y después incorporándose de golpe al ver a Rhynn despierto. Se llevó la mano retirándose las lágrimas, esta vez de alegría. - ¡¡¡Estás despierto!!! - Le hizo gestos mientras sonreía feliz pese al lamentable estado de Rhynn en ese momento. Ella creía en él, necesitaba descansar y recuperarse y le haría las cosas más fáciles cuidándole.

¡¡¡Que tonta era!!! Ni siquiera había pensado en ofrecerle agua, pues claro que tendría sed! Soltó su mano despacio y fue a por la jarra de agua, vertiendo en un vaso y acercándose. Pasó una mano despacio hasta su espalda para ayudarle a incorporarse y que bebiera agua, ya que estaba segura que esa tos era por ese motivo. Le dio todo el tiempo que necesitara y después le dedicó esa tierna sonrisa que siempre ponía sin darse cuenta y que era tan propia de ella.

No iba a decirle que había visto su marca de híbrido, porque no estaba enfadada. Iraida confiaba en Rhynn y sino se lo había dicho era por algún motivo. No iba a juzgarle, pero era cuestión de tiempo que cayera en que al curarle y ponerle ropa limpia, lo había visto. Volvió a su lado y tras acariciarle de nuevo el pelo le miró sonriente. - ¿Tienes hambre? - Le preguntó.




Do you trust me? (Rhynn) 1NErYS2
Do you trust me? (Rhynn) 1eV5JOf
Tell me how bad I am, that makes me feel good:


Do you trust me? (Rhynn) WrOE7hH
Do you trust me? (Rhynn) 0RYSYsP

The fire that melts:
Do you trust me? (Rhynn) Fgiuadx
Lyanna
Lyanna
Dragon

Ocupación : Inquisidora
Mensajes : 158

Volver arriba Ir abajo

Do you trust me? (Rhynn) Empty Re: Do you trust me? (Rhynn)

Mensaje por Rhynn el Dom Abr 26 2020, 13:02

Finalmente mis esfuerzos por no perturbar el sueño de la esclava se veían truncados por ese maldito ataque de tos provocado por la sequedad de mi garganta, la cual parecía haberse cansado de que la ignorara para exigirme atención. Por eso me maldigo interiormente unos momentos en los que veo cómo se incorpora con rapidez y nuevas lágrimas vuelven a derramarse por su rostro, las cuales son rápidamente limpiadas con su mano antes de que las utilice para hablarme, para expresarme con su lenguaje lo que su voz no puede decirme. - No, debo estar muerto y haber resucitado en el paraíso, porque hay un ángel a mi lado – le digo con una voz ronca, reseca, cansada, al tiempo que intento esbozar una sonrisa en mi hinchado rostro, dejando que, por primera vez desde que nos conocemos, lo que realmente pienso sobre ella salga a la superficie.

Supongo que el dolor, mi estado, o el haber estado tan cercano a la muerte me habían impulsado a expresar abiertamente un sentimiento hacia la esclava que siento desde hace mucho tiempo, pues realmente la veo como lo que parece ser, un ángel, un ser divino cuya bondad excede todo lo demás.

En silencio, le permito ayudarme a incorporarme, algo que hago no sin cierta dificultad y dolor, pero que consigo gracias a su ayuda, comprobando que me encuentro desnudo, al menos de torso, por lo que me siento un poco avergonzado por todas las cicatrices que lo adornan. Una vez sentado, tomo el vaso que me ofrece con mis manos y me lo llevo a los labios, bebiendo con ansiedad, sintiendo como mi cuerpo, después de la gran pérdida de sangre, necesita de ése líquido con urgencia, así que no tardo en apurar su contenido y en devolverle el vaso a la espera de que me lo rellene, pues creo que soy capaz de beberme toda la jarra de una sola vez, por muy contraproducente que pueda ser.

Sabiamente, supongo, me niega otro vaso de agua, sentándose a mi lado y volviendo a acariciar mi cabello con su mano durante unos minutos, en los que noto el recorrido que hace el agua desde mi boca hasta mi estómago, sintiendo unas fuertes punzadas que me hacen ver lo apropiado de no permitirme saciarme de forma tan rápida. - No –, le respondo a su pregunta sobre el hambre, pues realmente no siento hambre, solo dolor, sed y sueño, mucho sueño. Aunque a intentar girarme para mirarla mi vista se posa sobre una pequeña canasta de la que sobresalen un par de naranjas, algo que atrae mi atención al instante y que hace que busque el rostro de la esclava con mi mirada, dedicándole un intento de sonrisa tierna. - Naranjas… me has traído naranjas… – le digo con la voz aún rasposa, pero sintiendo ya cómo mi boca se llena de saliva ante el recuerdo del dulce y jugoso sabor de la fruta. - ¿Podrías alcanzarme una? – le pido tímidamente, sabiendo que el jugo de la fruta ayudará a calmar mi sed y, además, me proporcionará algo de alimento que seguramente mi cuerpo necesita a pesar de que ahora mismo no siento nada de hambre.




Do you trust me? (Rhynn) NRP6sHA
Rhynn
Rhynn
Hybrid

Ocupación : Esclavo
Mensajes : 137

Volver arriba Ir abajo

Do you trust me? (Rhynn) Empty Re: Do you trust me? (Rhynn)

Mensaje por Lyanna el Dom Mayo 03 2020, 03:15

Do you trust me? (Rhynn) Tumblr_inline_mm5b9wdsU61qz4rgp

Cansancio, dolor y sueño. Rhynn pasaría días sintiendo esas tres cosas y hasta que estuviera bien la esclava no pensaba separarse de él. Era su forma de revelarse contra su dueña por lo que le había hecho. Alguien a quién Lyanna le debe mucho más de lo que cree, pero siendo dragona jamás verá ni aceptará. Por eso ahora estaba más decidida aún a enseñar a Rhynn a leer y escribir. Pues así será valioso y además, el rubio podría usarlo a su favor y darle mucha ventaja en ciertas situaciones.

Ante su respuesta, agachó la cabeza y se ruborizó, mientras le devolvía una sonrisa tímida y le daba la risilla nerviosa. Se puso a su lado en la cama y le ayudó a beber, aunque no le dio tiempo de decirle que saboreara cada trago, aunque imaginaba lo sediento que debía encontrarse. Mordió su labio inferior y asintió con su cabeza para después componerle una sonrisa amable, mientras se levantaba y cogía la cesta de naranjas, acercándola para que las viera y empezar a pelar una. Separándola en gajos y ofreciéndosela. Sin que le dijera nada, Iraida siguió haciendo lo mismo con la segunda y con una tercera. Cuando le visitaba en la fragua solían sentarse delante del fuego a hablar y comer esa fruta que tanto le gustaba a Rhynn. Y que para ella era especial.

- ¿Como te encuentras? - Le preguntó dándole tiempo a responder mientras comía. Odiando no poder hablar, ya que así la conversación sería más fluida. Pero dado el tiempo que habían pasado juntos, había logrado que Rhynn la comprendiera sin problema y para su agrado; aprendía muy rápido. Le ponía ganas e interés y en unas semanas ya podían hablar sin problemas mediante signos. Aunque al principio era bastante torpe e Iraida no podía evitar reírse con ganas, reír junto a Rhynn. A veces le dolía la boca y la barriga y eso era una sensación maravillosa. Pues siendo esclavos, las risas eran muy limitadas. - Tu brazo se recuperará. - Le animó mientras acariciaba despacio su rostro, sin hacerle daño y después señaló su cuello. - Esa marca desaparecerá en unos días. - Volvió a sonreírle.

Y cerró los ojos con fuerza al recordar lo desagradable que le había parecido ver como Lyanna le ponía un collar para perros. Le dolía no haber podido hacer nada e imaginaba la humillación que había sentido. Por eso aunque se había jurado darle ánimos, no pudo evitar darle un abrazo, con cuidado, pero sin poder evitar que las lágrimas cayeran por sus mejillas. - No te merecías que te hiciera eso. - Le dijo al separarse.

Después acercó su mano y con la yema de sus dedos empezó a dibujar sus cicatrices, suavemente, mientras se preguntaba como habían sido cada una de ellas. Quizás sería la única idiota a quién le parecía interesante eso y se moría de ganas por preguntarle. Pero no era el momento. Aunque se dio cuenta que había reparado en que estaba desnudo, totalmente desnudo. Y es que la morena había sido muy respetuosa con su amigo, evitando observar su cuerpo, aunque en alguna ocasión su mirada le había fallado.

Esta vez, llevó sus dedos a la cicatriz de su pecho y le miró a los ojos, sonriendo alegre. - Eres híbrido. - Ensanchó su sonrisa. - Los dos lo somos. - Afirmó orgullosa de haber descubierto que Rhynn también lo era. Mostrándole que no estaba enfadada, pues confiaba ciegamente en él. Y realmente que ella compartiera sus secretos, no quería decir que Rhynn tuviera que hacer lo mismo.

Iraida lo sabía y lo respetaba.




Do you trust me? (Rhynn) 1NErYS2
Do you trust me? (Rhynn) 1eV5JOf
Tell me how bad I am, that makes me feel good:


Do you trust me? (Rhynn) WrOE7hH
Do you trust me? (Rhynn) 0RYSYsP

The fire that melts:
Do you trust me? (Rhynn) Fgiuadx
Lyanna
Lyanna
Dragon

Ocupación : Inquisidora
Mensajes : 158

Volver arriba Ir abajo

Do you trust me? (Rhynn) Empty Re: Do you trust me? (Rhynn)

Mensaje por Rhynn el Dom Mayo 03 2020, 16:37

Desde que descubrió mi afición por las naranjas, Iraida, siempre se las ha arreglado para aparecer con unas de ellas durante la temporada de esta fruta. Algo que siempre le he agradecido y que siempre le agradeceré, pues son esos pequeños detalles los que te hacen la vida más llevadera e, Iraida, realmente sabe cómo sacar partido de ellos. Por eso no me extraña demasiado la presencia del canasto con las naranjas en mi cuarto.

En silencio, sin atrever a mover mi vendado brazo, permito que me vaya dando los gajos de naranja que previamente ha pelado y separado para mi. Dejando que disfrute del dulce y apetitoso sabor de la fruta a pesar de las protestas que genera mi dolorido estómago, el cual parece aún no recuperado del todo y no está dispuesto a trabajar sin más. - Como si me hubieran pegado una paliza… – intento ironizar una respuesta a su pregunta sobre mi estado de salud, sabiendo que me duele todo el cuerpo y que lo único que quiero es beber más y dormir, cerrar los ojos y dejar que mi cuerpo se recupere sin que nadie me moleste. Algo que seguramente podrá ser puesto que mi dueño se encuentra fuera de casa, combatiendo a unos rebeldes cerca de Isaur.

- Eso espero – le digo en cuanto me dice con tal seguridad que mi brazo se recuperará, algo de lo que no estoy tan seguro como ella. Dejando de masticar como puedo, pues mi castigada mandíbula no se mueve como debería, por lo que más que masticar simplemente aplastado levemente los gajos para tragármelos casi enteros, cierro momentáneamente los ojos cuando noto su mano deslizarse por mi rostro, un contacto que agradezco por lo mucho que significa para mi, pues esa cercanía es justo la que más necesito sentir ahora mismo. - ¿Qué?, ¿lo del collar? – le pregunto un poco confuso por no saber exactamente a qué se refería pero creyendo que era sobre la marca que el collar seguramente había dejado en mi cuello, sobretodo porque sus últimos gestos versaban sobre eso. - Iraida, somos esclavos, nuestros dueños pueden hacernos lo que deseen, lo merezcamos o no. Así que no te preocupes, no me importa. – le explico con total sinceridad porque, realmente, no me importa en absoluto que me tratara como un perro, por muy humillante que fuera, lo único importante es que sigo con vida.

Tras darme a comer no una, como le había pedido yo, sino tres naranjas, noto como empieza a recorrer con la yema de sus dedos las múltiples cicatrices que adornan mi torso. De una forma tan cariñosa y respetuosa que me recuerda a la forma que tengo yo de reseguir esas extraños trazos que componen las palabras que me piden grabar en las armas que forjo. Aunque finalmente, algo que ya me esperaba pues ella misma me lo había confiado en uno de nuestros múltiples encuentros en la forja, sus dedos se pasean por la primera cicatriz de todas, aquella que me delata como híbrido y que el marinero que me cuidó como si de su propio hijo fuera, intentó ocultar provocándome él mismo otras, haciéndola casi invisible a aquellos ojos que no saben lo que buscan. Por eso no me extraña que se detenga ahí y que, sonrisa en rostro, me lance esa pregunta tan directa y mostrándose orgullosa de ser igual que yo. - Sí, lo soy – le digo, pero esta vez usando el lenguaje de signos que ella me enseñó, pues no quiero que esta conversación llegue a oídos indiscretos, haciendo uso de ese lenguaje que tanto me costó aprender pero que nos dota de una complicidad envidiable por mucha gente. - Pero ellos no pueden saberlo Iraida, entiéndelo, por eso no te lo dije cuando me enseñaste tu cicatriz. Ellos no deben saberlo, o la inquisición me matará – le explico, remarcando el movimiento de mis manos con la seriedad en mi rostro, pues los dos dragones son inquisidores y serían considerados traidores si se llegara a conocer que poseen a dos híbridos a su servicio.




Do you trust me? (Rhynn) NRP6sHA
Rhynn
Rhynn
Hybrid

Ocupación : Esclavo
Mensajes : 137

Volver arriba Ir abajo

Do you trust me? (Rhynn) Empty Re: Do you trust me? (Rhynn)

Mensaje por Lyanna el Jue Mayo 14 2020, 23:43

Pese a que Rhynn por poco no lo cuenta no pudo evitar reírse tras escuchar su respuesta a como se sentía. Justamente le habían dado una paliza... No es Iraida fuera muy chistosa, pero le gustaba quién si lo era y más en ese estado seguía teniendo cierto toque de humor. Tras escuchar su siguiente frase en ese tono frío y sin importancia, la joven se cruzó de brazos, negándose a aceptar que solo era mano de obra barata que no le importaban a nadie. Y aunque le dolía aceptarlo, Rhynn tenía razón. Y con él no era precisamente con quién debía enfadarse, por lo que terminó suspirando resignada. Pese a lo cierto de sus palabras, ella haría todo lo posible por ganar algo de ventaja.

Estaba tan orgullosa de haberle enseñado a comunicarse con ella en el lenguaje de signos, que sentía que debía seguir enseñándole todo lo que sabía. Pues así será realmente valioso, eso es lo que podía hacer por él. Por agradecerle que siempre la tratara tan bien y nunca desconfiara de ella por ser tan cercana a Lyanna. Pues aunque no le contara ciertas cosas, como que era híbrido, no le enfadaba más bien le entendía y compartía la decisión que había tomado en su momento.

Para Rhynn un vaso de agua y fruta no era nada, ya que por su constitución siempre había necesitado alimentarse en cantidad y más si luego debía echar largas horas en la forja. Pero hasta que no descansara y dejara hacer efecto a las medicinas que Iraida le había administrado mientras estaba inconsciente, no le daría más comida. Además, dentro de unas horas comería un plato digno de alguien que se está recuperando. No se le daba muy bien cocinar, pero sabía a quién si y ya había hecho un pedido especial.

Le mostró una sonrisa comprensiva y le cogió con suavidad la mano para acariciarle, mientras negaba con la cabeza, después con la mano que tenía libre empezó a "hablarle". - Por supuesto que no diré nada. Guardaré tu secreto. Híbridos con orgullo. Somos la mezcla perfecta de ambas especies. - Terminó ensanchando su sonrisa, pues para ella no era ninguna aberración ser híbrida ni iba a dejar que las habladurías le metieran esas ideas en la cabeza haciendo que se avergonzara de serlo. En la diversidad estaba la variedad, ella lo sabía. Claro que, Iraida no tacharía a nadie por ser diferente, al contrario, lo recibiría con los brazos abiertos y el respeto que a sus ojos, todo ser merecía.

- Está bien Rhynn  - Le dijo remarcando el último signo que significaba su nombre, era como el signo que ella le había puesto con cariño al rubio, para que cuando lo hiciera supiera que iba dirigido a él. - ¿Me dejarás ayudarte? - Le preguntó poniendo una expresión algo tímida, pero deseando que dejara que le ayudara. Porque quería estar cerca de él, al menos hasta que se hubiera recuperado. Una vez pudiera estar tranquila de que su vida no corría peligro. - Me voy a quedar contigo hasta que te recuperes. - Finalmente mostró una sonrisa amable pero también algo tímida aún.

Del bolsillo sacó un saquito de terciopelo que dentro contenía dos objetos para Rhynn, se lo iba a tender para que lo abriera y tras darse cuenta de que estaba indispuesto por el brazo que tenía mal herido, soltó una risa nerviosa que la llevó a una carcajada, haciendo que los nervios le jugarán la mala pasada de no poder para de reír porque estaba nerviosa. Volvió a mirarle y agachó la cabeza para luego volver a hablarle. - Perdón. Esto es para ti. - Le enseñó el saquito y sacó primero el colgante colgante y después se agachó para coger un bote y abrirlo para después coger su mano y hacer que la metiera dentro para que notara el tacto de la arena que ella misma había cogido en una de sus salidas con Lyanna. Los dueños acababan sabiendo todo de sus esclavos y junto a Aiden habían pensado en darle esos detalles a Rhynn. Claro que Iraida había sido la que se había encargado de todo, pero Aiden antes de su partida, le había pedido que vigilara a Rhynn y a Lyanna y a la vuelta lo informara de todo.bote




Do you trust me? (Rhynn) 1NErYS2
Do you trust me? (Rhynn) 1eV5JOf
Tell me how bad I am, that makes me feel good:


Do you trust me? (Rhynn) WrOE7hH
Do you trust me? (Rhynn) 0RYSYsP

The fire that melts:
Do you trust me? (Rhynn) Fgiuadx
Lyanna
Lyanna
Dragon

Ocupación : Inquisidora
Mensajes : 158

Volver arriba Ir abajo

Do you trust me? (Rhynn) Empty Re: Do you trust me? (Rhynn)

Mensaje por Rhynn el Dom Mayo 17 2020, 19:17

Por un lado el haberle confesado que soy híbrido me genera un gran descanso, como si me hubiera retirado un gran peso de encima, puesto que me sentía mal por ocultarle ese hecho a ella, quien siempre se ha portado tan bien conmigo y me ha cuidado. Es como me pasa con Aiden, a quien siento que le estoy traicionando de la peor de las maneras, pero no puedo confesarle lo que soy ya que él es miembro de la inquisición y, sería ponerle en un grave aprieto pues su deber es denunciarme pero no sé hasta que punto su lealtad para la reina es tan fuerte como para entregar a quien considera un amigo, más que un esclavo, a las garras de la organización para la que trabaja. Otro cantar es el de su hermana, esa dragona quien no dudaría en vender a su propio hermano con tal de lograr sus objetivos.

Pero es el comentario que hace con sus manos, ese ”híbridos con orgullo” lo que hace que la mire con intensidad pues es justamente eso lo que siempre me repite Payge, sobre lo que somos y como nos tenemos que sentir. Así, sin casi pensarlo veo mis manos moverse formando esa misma afirmación en su lenguaje - Híbridos y orgullosos –.

Dejando reposar mi mano tranquilamente sobre mi pecho, le dedico una sonrisa, la cual realizo como meramente puedo, pues mi estado es bastante patético. - ¿Más aun? – respondo intentando sonar bromista a su comentario sobre si me va a dejar ayudarme, algo que ya está haciendo y que sé que hará, por mucho que yo le diga que no, por mucho que me llegara a enfadar con ella, Iradia siempre me ayudaría porque esa es su esencia, siempre ayudando a los demás sin esperar nada a cambio, sencillamente porque ella es así y así es feliz.

En gran medida ahí radica su encanto. En esa capacidad única que posee de entregarse en cuerpo y alma a ayudar a aquellos que lo necesitan, por muchas veces que luego esa ayuda le haya portado más problemas que otra cosa. Pero está claro que su espíritu es bueno, que no sabe obrar con maldad, que es de la única persona que he conocido que no hace las cosas porque busque algo a cambio, simplemente las hace porque ella cree que debe hacerlas, demostrando así la pureza de su corazón y una belleza que va más allá de cualquier patrón físico.

Llevando mi mano no dolorosa hacia su brazo, apoyándola con suavidad sobre su tersa piel le miro con intensidad - Sabes que tu ayuda siempre será bienvenida – empiezo a decirle, con voz aun enronquecida por la convalecencia - y que nunca renegaré de tu ayuda. Eres muy importante para mi, Iraida y es un honor tenerte a mi lado – me atrevo a confesarle, expresando algo que siento en lo más profundo de mi ser, pues, me guste o no una parte de mi desea tenerla siempre a mi lado. Por lo que esas palabras ocultan una verdad que va mucho más allá de lo que aparentan decir.

Curioso miro como, tras retirar mi mano de su brazo, saca un saquito de terciopelo de uno de sus bolsillos, un objeto curioso que nunca antes había visto en poder de la esclava y que me hace dudar de si le estará o no permitido tenerlo. Su carcajada al ver que me va a ser imposible abrirlo por mi mismo, hace que mi sonrisa se amplíe contagiada de esa alegría tan pura, tan real que brota del interior de su ser. Una música capaz de alegrar corazones y curar la más oscura de las tristezas. Sin dejar de sentir esa curiosidad que ha acudido a mi en cuanto he visto el saquito observo con atención lo que va sacando de él, quedándome asombrado al ver el colgante. Un colgante fabricado con una concha marina, una de esas que se pueden encontrar en las playas y que tantos buenos recuerdos me aporta. De hecho, nada más verlo siento como una calidez invade mi cuerpo, calentando mis huesos, mi alma y humedeciendo mis ojos ante el recuerdo de aquella vida en el mar, aquella vida en libertad arrebatada hace ya tantísimos años. Pero no he recuperado todavía de la sensación que me produce la visión de la simple concha cuando noto la tierna sujeción de los dedos de la esclava sobre mi rugosa mano, conduciéndola hacia un pequeño bote en el que introduce mis dedos, haciendo que, al instante, el agradable tacto de la fina arena de la playa termine por desbordar mis ojos, haciendo que un par de lágrimas de emoción los abandonen para recorrer libremente mis mejillas.

Durante unos momentos no soy capaz de retirar mis dedos del interior de ese pequeño bote, disfrutando de los gratos recuerdos que me aportan mientras las lágrimas terminan de hacer su recorrido perdiéndose entre los pelos de mi incipiente barba - Iraida… esto… – comienzo a decirle balbuceante, claramente conmovido y emocionado por el inesperado regalo - nunca nadie me ha hecho un regalo así, yo… no sé que decir – añado, incapaz de expresar lo que significa para mi, sintiéndome exactamente igual que cuando Aiden me entrego mi cuarto. Esta misma sala en la que me encuentro, un lugar privado para mi, algo que jamás habría soñado, como tampoco que me entregaran esos dos objetos, estúpidos y sin sentido para la mayoría de la gente, pero con un gran significado para mi.

Llevado por la emoción, por la añoranza, por todo lo que representa para mi, retiro lentamente mis dedos del tarro para llevarlos al bello rostro de la esclava, acariciando mi mejilla con ellos cariñosamente. Tan embriagado estoy en esa sensación que siento la necesidad de besarla, de demostrarle con hechos lo que siento por ella. Por eso, sin ser muy consciente de lo que hago me dispongo a girarme e incorporarme lo suficiente como para poder besarla, algo que no consigo pues, como si de una burla se tratase, de un recuerdo del mundo real que me rodea, el latigazo de dolor que estalla en mi destrozado brazo borra cualquier sonrisa de mi rostro consiguiendo que un rictus de dolor cruce mi semblante con rapidez mientras el intento de besarla muere tan rápidamente como ha acudido a mi.

Despertando finalmente de ese momento de ensoñación que me han aportado los dos regalos, sonrío tristemente a la esclava. - ¿Me haces el honor de colocármelo? – le pregunto mientras le entrego el colgante, deseando que sea ella quien lo cuelgue de mi cuello el cual presenta todavía los claros signos de la correa que lo sujetó durante aquellas duras horas.




Do you trust me? (Rhynn) NRP6sHA
Rhynn
Rhynn
Hybrid

Ocupación : Esclavo
Mensajes : 137

Volver arriba Ir abajo

Do you trust me? (Rhynn) Empty Re: Do you trust me? (Rhynn)

Mensaje por Lyanna el Jue Mayo 21 2020, 01:06

Rhynn siempre la miraba con cariño, suponía que ella tendría la misma mirada hacia él. Pues desde el primer día que lo había visto había sentido la necesidad de ayudarle, descubriendo así que estar cerca de él le aportaba paz y felicidad. Aún recordaba su sorpresa ante tanta comida el primer día que llegó, como Lyanna le intimidó y se mantuvo sumiso mientras le caían las gotas de sudor. Situación que Iraida odiaba con toda su alma, pues la dragona disfrutaba intimidando a los demás y en ese momento le tocaba a Rhynn. Ni siquiera Aiden es capaz de detenerla, pues aunque mostró su descontento, su dueña siguió creando esa horrible tensión durante toda la cena. - Me gusta ayudar. - Se encogió de hombros y asintió con energía a lo de híbridos y orgullosos.

- Temen lo diferente, pero para mí es hermoso. El altruismo y respeto debería ser lo que gobernara no el miedo y la muerte. - Agachó la cabeza triste, pues sabía que lo que le estaba diciendo solo era un sueño. Algo que jamás pasaría y que solo por expresarlo parecía una idiota y una ilusa. - Quizás algún día los híbridos puedan dar otro punto de vista. - Se explicó.

Mantuvo la mirada en sus manos y después notó como sus mejillas enrojecían y se ponía nerviosa. ¡Era importante para Rhynn! Ella sentía los mismo, él era importante. A veces pasaba por la fragua solo para verle, aunque fuera de pasada. Rhynn siempre le sonreía y la cuidaba como podía. Apretó los labios conteniendo las lágrimas pero sin poder ocultar sus llorosos ojos, emocionada por lo que Rhynn le acababa de decir. Acercándose para darle un beso en la mejilla y apoyar después unos segundos su frente ahí.

Eran regalos pobres y le hubiera gustado llevarle algo mejor que le recordara al mar, pero Iraida era solo una esclava y el colgante junto a la arena recogida fue todo lo que pudo conseguir. Había indagado sobre el pasado de Rhynn, por curiosidad y porque quería saber su historia, de donde venía y como es que existía alguien tan leal y humano; de corazón. Su vida y el mar habían sido uno tiempo atrás y quién vivía en el mar, siempre lo echaría de menos. Algún día soñaba con poder darse un baño junto al esclavo. Algo impensable pero pensaría una forma de lograrlo, contra la negativa de Lyanna. Ese si sería un buen regalo para su adorado Rhynn. No una concha y un puñado de arena. Suspiró por dentro; era una idiota de remate.

Alzó su cabeza para mirar dejándole que tocara la arena todo lo que quisiera y entreabrió los labios sorprendida al ver como las lágrimas caían por sus mejillas. - Rhynn pregunté a Aiden de donde venías; me dijo que el mar fue tu hogar... Y quise traerte algo que te haga sentir un poco más cerca... Me alegro que te guste. - Añadió a la vez que sus mejillas también estaban adornadas por varias lágrimas.

Llevó sus manos al brazo de Rhynn al ver su expresión de dolor, ayudándole a acomodarse. - El dolor pasará. - Le animó mostrando una sonrisa amable, para que la creyera, pues ella se encargaría de eso.

- ¡Sí! - Mordió nervio sus labios y cogió el colgante para ponérselo con cuidado, pasando la yema de sus dedos por la marca violeta de su cuello. Pero sin dejar que la rabia y la tristeza se apoderaran esta vez de ella. - Este collar es lo único que debería estar ahí. - Le dijo refiriéndose al collar de perro que Lyanna le había puesto, esperando que la ponerle ese se sintiera mejor.

Acercó la mesita de forma que Rhynn llegara y dejó el bote abierto encima para que pudiera cogerlo cada vez que quisiera. Y tras unos segundos se atrevió a preguntarle. - ¿Vivías en un barco? - Sonrió ladina esperando ver si le contaría un poquito de su vida en el mar.




Do you trust me? (Rhynn) 1NErYS2
Do you trust me? (Rhynn) 1eV5JOf
Tell me how bad I am, that makes me feel good:


Do you trust me? (Rhynn) WrOE7hH
Do you trust me? (Rhynn) 0RYSYsP

The fire that melts:
Do you trust me? (Rhynn) Fgiuadx
Lyanna
Lyanna
Dragon

Ocupación : Inquisidora
Mensajes : 158

Volver arriba Ir abajo

Do you trust me? (Rhynn) Empty Re: Do you trust me? (Rhynn)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.