Reign of Fire
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Novedades

- (30/05) Aviso Importante

- (18/05) Ya podéis pedir Los Dracs de Mayo

- (28/03) ¡Cumplimos 6 años online!

- (29/01) ¡Empezamos a publicitar por Tumblr!

- (18/01) Debéis hacer el nuevo Registro único

- (15/01) ¡La minitrama Ash Blessing ha empezado!

- (17/11) Revisad bien la normativa de las búsquedas, pues hemos añadido una nueva norma.

- (18/02) Nuevos cambios en la normativa obligatoria para reactivar cuentas inactivas.

- (22/11) Nuevos requisitos para comprar subforos en la tienda aquí.

- (18/07) Nuevas normas respecto a los posts +18 de índole sexual.

- (18/05) Nuevas normas de emisión de reportes aquí.

Últimos temas
» Spirit Soul | Cambio de botón
No estamos tan solos || Dalia LeBlanc EmptyMiér Jun 10 2020, 09:24 por Invitado

» El ultimo Post
No estamos tan solos || Dalia LeBlanc EmptyMar Jun 02 2020, 15:19 por Selene Warren

» One Piece War [Afiliación Elite]
No estamos tan solos || Dalia LeBlanc EmptyDom Mayo 31 2020, 07:56 por Invitado

» En el bosque todo es más interesante || Luka
No estamos tan solos || Dalia LeBlanc EmptySáb Mayo 30 2020, 03:51 por Inaya

» Noche de guardia (Luka Schubert)
No estamos tan solos || Dalia LeBlanc EmptyJue Mayo 28 2020, 22:40 por Luka Schubert

» Una gran familia (Tamar y Anzu)
No estamos tan solos || Dalia LeBlanc EmptyJue Mayo 28 2020, 22:25 por Anzu

» Búsqueda romántica para un granjero (0/1)
No estamos tan solos || Dalia LeBlanc EmptyJue Mayo 28 2020, 12:16 por Luka Schubert

» El taller de las hermanas Balaur
No estamos tan solos || Dalia LeBlanc EmptyJue Mayo 28 2020, 04:55 por Daval

» You are finally here [Daval]
No estamos tan solos || Dalia LeBlanc EmptyJue Mayo 28 2020, 03:54 por Reeva

» El auspicio de la catástrofe [FB] (Oswin)
No estamos tan solos || Dalia LeBlanc EmptyMiér Mayo 27 2020, 15:26 por Oswin

Staff
Trystan
Admin
Selene
Admin
Faora
Admin
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos
No estamos tan solos || Dalia LeBlanc G2TiwGkZ_o

06/06

Directorios y Recursos

08/10

Afiliados Élite

Limpieza 13/04


Time Of Heroes  photo untitled45.png
No estamos tan solos || Dalia LeBlanc V5tDusV Expectro Patronum
Crear foro
boton-aff
40/40


No estamos tan solos || Dalia LeBlanc

Ir abajo

No estamos tan solos || Dalia LeBlanc Empty No estamos tan solos || Dalia LeBlanc

Mensaje por Nora Becher el Sáb Mar 28 2020, 22:26

Caminaba pensativa por las calles de Talos, ignorando la cantidad de gente que había a su alrededor e incluso a todos los vendedores que parecían atacarla en ofertas y productos en los que no estaba interesada. ¿Qué hacía una ex pirata caminando por el mercado en Talos?, tan lejos del puerto y del mar.

Había esperado en lo profundo de su alma el día en que, junto a  su tripulación, tuvieran un descanso del mar. Todo para poder buscar en tierra a la supuesta sobrina que tenía.

Se sentía extraña de afanarse tanto al respecto, pues sentía culpa por no haber vuelto a buscar a sus padres tras lograr estabilizarse como pirata, tanta que ya no se creía merecedora de ellos y era el motivo por el que incluso al regresar no fue a buscarlos. No obstante, uno de esos días en que se encontraba de paso por Krosan, esperando que terminase de ser cargado su barco para zarpar, terminó dentro de la taberna de un amigo de sus padres a quién aprovechó por curiosidad de preguntarle sobre sus padres, haciéndose pasar por la hija de algún amigo marino de ellos. Así se enteró de que sus padres no seguían vivos y que sus últimos años los pasaron solos tras perder a una hija en el mar y a la otra en Talos, pues esta última los habría abandonado buscando una vida diferente en los campos de la ciudad.

Pensó que jamás querría saber más sobre esa historia, que quizás su hermana había logrado ser feliz y tener una gran familia en el campo, por lo que su presencia no era para nada necesaria en su vida. Pero la curiosidad era mayor y quizás pensar que podría estar mal le sirvió como excusa para investigar un poco más. Por ello estuvo durante largas esperas de tiempo reuniendo información en cada parada que hacían en Talos. Transformando sus ganas de solo asegurarse de que estuviera bien en la esperanza de un reencuentro, pues solía extrañar a los suyos con frecuencia.

Pero en los campos esperanza era lo que menos había, pues su hermana también estaba muerta. Lo único bueno que pudo encontrar era que tuvo una hija, una niña que su hermana dejó al cuidado de otros antes de morir.

Era esa niña lo único que le quedaba para aferrarse. La única de su familia que seguía en pie a parte de ella misma. El problema era que, no era fácil de encontrar, menos tras saber que había sido esclava de un dragón que ahora era un exiliado, pues el destino la pudo haber llevado a muchos lugares diferentes.

Por eso al haber vuelto a Talos se encontraba un tanto limitada en opciones, algo que la frustraba bastante. Sin embargo era muy terca para rendirse, por ello terminó yendo al mercado todas las mañanas. Sabía que era un lugar donde los esclavos solían pasearse para buscar pedido de sus amos o incluso cosas para ellos mismos y pensó que en el mejor de los casos podía reconocer a su sobrina, ya que suponía que sería parecida a su hermana. Si no conseguía hallarla de ese modo, no había otro, pues no tenía como saber a quien había sido vendida la muchacha una vez su amo fue condenado.

Tras adentrarse suficiente en el mercado se sentó en unos cajones vacíos al lado de un puesto de verduras, mirando a la gente pasar con expectación en un principio, algo que con el paso del tiempo terminaba siendo aburrimiento. Dio un gran bostezo luego de pensar que quizás ese día tampoco tendría suerte y volvió a ponerse en pie para retirarse. Pero al mirar a un lado pudo ver pasar entre los puestos a quién perfectamente podría ser su hermana, unos años mayor de lo que ella la recordaba. Tuvo un momento de sorpresa en que tan solo se quedó quieta analizando las posibilidades de que lo que veía era cierto, pero esperar más solo le iba a hacer perderle de vista, así que caminó en su encuentro tomándola del hombro para poder hacer que volteara y mirarle mejor el rostro.

- Eres igual a Marie - soltó sin tapar su cara de impresión - tú eres Dalia, supongo - dijo para confirmar lo que en ese momento le parecía imposible de negar - perdona que te hable de improvisto. Mi nombre es Nora, Nora Becher ... aunque hace años atrás mi apellido era LeBlanc - mencionó esperando ver alguna reacción de su parte al saber que tenían el apellido en común, si es que ella lo conservaba aún.




Nora Becher ~
Nora Becher
Nora Becher
Human

Ocupación : Capitana barco mercante
Mensajes : 40

Volver arriba Ir abajo

No estamos tan solos || Dalia LeBlanc Empty Re: No estamos tan solos || Dalia LeBlanc

Mensaje por Dalia LeBlanc el Dom Mar 29 2020, 22:19

- ¿Como que 20 monedas? Es un timo, ¡ayer costaban solo 16! - grite alterada al tendero de la fruta - Oiga señorita, ¿que quiere? La demanda las hace preciadas ¿las quiere o no? - enarque una ceja y me cruce de brazos - Mmmm... te doy 17 monedas - alcé el mentón mirandolo con soberbia - ¿Como que 17? Ni siquiera es la mitad de lo que... - torci el morro - ¡18 monedas! Y no pienso rebajarte nada mas - gruño el hombre. Entonces sonrei feliz pagando el precio - Gracias. Serán perfectas para el pastel de monzana - explique al hombre algo molesto que me daba la bolsa de monzanas a cambio del precio a pagar. Ahora solo me quedaban unos pimientos, cebollas, tomates, pepinos y puerros. El carro iba a rebosar y la siguiente en volver, no tendria que hacerlo en al menos dos o tres dias.

Mientras caminaba, recordaba como la noche anterior me habia quedado desvelada, no porque no tuviera sueño, sino mas bien porque otra vez desperté con aquel sueño extraño donde todo ardia. Habia ido a tomar agua y a mi regreso, senti como la vela que me habia acompañado durante el camino a la cocina se movia danzarina. No tuve miedo, porque pensé que se trataba de una corriente. El susto aparecio cuando mire a las ventanas y estaban cerradas y la cortina ni se movia. Tuve escalofrios mas que evidentes, llegandome a meter bajo las sabanas como si hubiera visto un fantasma.
Llegué a decirme a mi misma que aquello no era real, que solo soñaba despierta. Por eso me envalentone, y trás respirar un par de veces, saqué un poco la cabeza para ver la vela encendida. Tuve que taparme la boca para ahogar mi grito, al ver como de la llama empezaban a saltar pequeñas chispas iluminando esa pequeña zona. Contra mas miedo tenia, la luz se hacia mas intensa, pero mas mareada me sentia. Pero no pude aguantar mas y sople con fuerza la maldita llama, para quedarme a oscuras y tirarme en la cama, cubriendome hasta las cejas. Puede que pasará calor, que sudará mas que nunca, pero ni loca dejo mis brazos ni mi cara a merced de... a saber que cosa.

Aún sentia escalofrios, pero hacer la compra me distraia de aquella cosa. Me iba acercando al puesto, cuando me cruce con una mujer que desde luego no parecia estar alli comprando, y por su apariencia, tampoco parecia dedicarse a las tareas del hogar. Por eso pase de largo viendo de lejos los primeros tomates, cosa que me hizo pensar en que buen plato podria comermelos. Pero derepente la mujer que antes ignoré, me tomo del hombro para mirarme con cara de haber visto un fantasma, diciendo que era igual a una tal Marie. Sin darme tiempo a reaccionar, me dijo mi nombre, se presento y además explicó que antes tenia mi apellido. Mire a mi alrededor pensando si aquello era una broma, y de nuevo a la mujer llamada Nora.

- No sé quien le ha dicho lo que sabe de mi señora, pero no le voy a dar ni una moneda - di un par de pasos hacia atrás mirandola a los ojos muy seria - Si se piensa que soy tan estúpida como para creer que voy a tragarme un timo, lo lleva claro - frunci el ceño apartandome y con un movimiento, quitandome la mano del hombro de la mujer. No era la primer vez que pasaban estas cosas, habia muchos timadores por Talos, y Noctilus me enseño a no confiar en quién pareciera un inocente, o en el caso de esa mujer, alguien que parecia conocerme. Seguramente diria que era mi madre o mi tia, y que necesitaba dinero. Claro, y yo como idiota la daria un abrazo y oro. Por favor.




No estamos tan solos || Dalia LeBlanc PwZjT9o
Dalia LeBlanc
Dalia LeBlanc
Human

Ocupación : Esclava de Qalona
Mensajes : 43

Volver arriba Ir abajo

No estamos tan solos || Dalia LeBlanc Empty Re: No estamos tan solos || Dalia LeBlanc

Mensaje por Nora Becher el Miér Abr 01 2020, 02:55

Miró a la muchacha unos segundos con seriedad luego de su reacción desconfiada y que su mano fuera quitada con tanta molestia. Observó su propia ropa que no se encontraba en le mejor de los estados, tanto por el desgaste de la tela como por las manchas de tierra y mar que ni la mejor fregada le quitaban ya y comenzó a dibujar una sonrisa en su rostro mientras pensaba en la mala impresión que pudo haberle causado a la muchacha, terminado por estallar en risa al pensar en la importancia que le daban algunos a esas cosas que para ella eran banales - ay niña, sé que no me veo como una dama, pero confundirme con un timador solo por mis ropas es algo cruel - dijo mientras frenaba su risa - pero está bien, es una buena actitud - hubiera preferido para ese momento que fuera una ingenua crédula, pues le haría más fácil la conversación. No obstante le resultaba más valiosa la desconfianza,  al fin y al cabo eso era lo único que podía asegurarle una vida alejada de problemas en la ciudad o en cualquier otro lado.

- Aunque tampoco has pensado mucho en las posibilidades de que una simple ladrona pudiera saber tu nombre, el de tu madre y tu apellido - agregó entrecruzando los brazos, intentando que por ella misma se diera cuenta que no era posible que se tratase de una timadora - además estoy segura de que resulta más sencillo timar a un anciano que a una joven en óptimo estado - suspiró - no vengo por dinero - habría dicho que sus armas valían más que todas las monedas que pudiera llevar encima, pero eso de seguro lo iba tomar como una amenaza, así que era mejor intentar llegar a ella de una manera más amistosa y menos ruda.Se estaba dando cuenta de lo difícil que era ganarse la confianza de alguien por las buenas. - Como dije mi nombre es Nora Becher, alguna vez fue Nora LeBlanc, hermana menor de tu madre Marie LeBlanc, aunque seguramente de ella tampoco sabes, según supe te entregaron a un dragón cuando eras pequeña - comentó con seriedad esperando ser escuchada.  

No quería usar su don en la chica, pues aunque no dudaba en utilizarlo en los negocios, ahora se trataba de una situación donde realmente pretendía profundizar y para eso le parecía que las trampas no servían. Aunque seguramente cedería ante lo fácil si la situación se comenzaba a tornar demasiado difícil - vine a buscarte, porque creo haber llegado a esa edad en que uno comienza a extrañar todo lo que se perdió alguna vez... y al parecer eres la única familia que me queda viva - soltó con sinceridad, mirándola con el ceño semi fruncido.




Nora Becher ~
Nora Becher
Nora Becher
Human

Ocupación : Capitana barco mercante
Mensajes : 40

Volver arriba Ir abajo

No estamos tan solos || Dalia LeBlanc Empty Re: No estamos tan solos || Dalia LeBlanc

Mensaje por Dalia LeBlanc el Miér Abr 01 2020, 13:31

La mujer se quedó seria cuando me aparte, pero yo no fui menos. Alcé el mentón mirandola fijamente y, si hacia falta, era capaz de darla una patada en la espinilla y correr. Pero la muy bruja me sorprendió con una risotada que me hizo mirarla como si estuviera enferma de la cabeza. Pero después cuando se refirio a mi como "niña", entrecerré los ojos mirandola mal - No soy una niña - medio gruñi, para dejarla explicar como le habia resultado "cruel" que por su aspecto la confundiera con una timadora - ¿Y que esperaba? - alcé ambas cejas mirandola de abajo arriba, echandola una mirada inquisitiva. Desde luego no parecia una mujer amistosa, mas bien de las tipicas que bebian hasta quedarse dormidas en cualquier sitio y pegarse con otros. Vamos, la gente que vivia entre barcos y tabernas, viajando y viendo mundo.

La señora empezó a darme lecciones de que podria ser una ladrona, e incluso que era mejor robar a un anciano que a mi. Respire un par de veces mientras miraba a un par de personas pasar a nuestro lado, cuando la otra dijo que no buscaba dinero. La volvi a mirar - Claro, una ladrona no diria que roba - solté con cierta bravuconeria y seriedad. Me mantuve en el sitio, agarrando mi bolsa con ambas manos y mirandola fijamente a los ojos. Escuche otra vez su nombre  y que se trataba de la hermana menor de mi madre. Bueno eso decia. Tambien dijo que mi madre me entregó a un dragón cuando era pequeña, cuando apenas la recordaba.
- Digamos que me creo quien es  - de nuevo alcé ambas cejas - ¿Que es lo que quiere de una esclava? - pregunte seria y rápidamente escuche la respuesta a eso. Becher comenzó a declarar que simplemente estaba en una edad en la que, al parecer, sentia la necesidad de volver a estar con los suyos, y que yo según parecia, era la única viva.

Me mordi la lengua un segundo mirando a uno de los puestos y respire hondo - Nora Becher... - comencé a hablar con un tono suave - ... la mujer que me pario, me abandonó era una cobarde. Mi padre nos traicionó a ambas, sin yo haber nacido aún y le juró, que si no esta muerto, ojalá este sufriendo lo imposible - terminé por volver a mirarla a los ojos muy seria - ¿Porqué iba a querer que la hermana de mi madre se acercase a mi? ¿Es que cree que vamos a ser una familia feliz? - negué con la cabeza notando un nudo en la garganta - Eso no existe. Solo se siente sola, por eso ha venido a por mi - me gire de golpe comenzando a caminar, llegando a patear un cubo vacio, pensando que como siempre, yo era la última opción, la esclava, incluso la niña que ni sus padres quisieron.




No estamos tan solos || Dalia LeBlanc PwZjT9o
Dalia LeBlanc
Dalia LeBlanc
Human

Ocupación : Esclava de Qalona
Mensajes : 43

Volver arriba Ir abajo

No estamos tan solos || Dalia LeBlanc Empty Re: No estamos tan solos || Dalia LeBlanc

Mensaje por Nora Becher el Lun Abr 06 2020, 05:09

Claro que lo eres, pensó en respuesta al alegato de la muchacha al ser tratada como una niña - tienes razón, me disculpo - fue lo que respondió en cambio, para ahorrarse los problemas. Igualmente si pensaba en su edad niña no era, pero debía tener como lo mismo que su hijo si siguiera vivo y eso hacía que inevitablemente la viera como una pequeña y no como un adulto. Es que los hijos no podían ser algo diferente ante los ojos de una madre al fin y al cabo.

Entonces respondió a sus dudas, solo para recibir en respuesta más negación. Pues ya no era que no le creyese, era que guardaba gran resentimiento sobre sus progenitores y por lo tanto con todo lo que se relacionara con ellos, como Nora.

Pero más allá de querer rectificar la historia que sabía sobre su madre, en ese momento pensó que era mejor aclarar sus intenciones. Pues si solo fuera soledad estaba segura de que podría encontrarse un fulano en el camino y ya estaba o encariñarse con los algún tripulante joven de su barco para llenar el vacío que dejó su hijo. Pero era más que eso, más que el remordimiento de haber abandonado a los suyos, más que la soledad y el dolor. Pues aún sin poder negar que había algo de ello implicado, Becher estaba ahí porque trataba de volver a conectar con las raíces y hacer algo por quienes debieron estar en sus preocupaciones durante años - no se trata de mi - respondió y mientras se acercaba a la chica y volvía a tocar su hombro, esta vez con mayor delicadeza que al principio - es por ti. Sé que suena ridículo, más si técnicamente somo unas desconocidas. Pero no miento en que quiero ayudarte, cuidarte, así como dices que tu madre nunca lo hizo. Pues ahora yo lo haré y sin pedirte nada a cambio, solo porque quiero - respondió tosca utilizando junto con sus palabras el don del  que tanto se había acostumbrado a depender y que no pudo finalmente evitar sacarlo. No obstante fue una medida desesperada, al punto que no se dio cuenta de lo hecho hasta que comenzó a sentir una punzada entre los ojos que comenzaba a hacer que toda luz y ruido del lugar le parecieran verdaderas torturas para su cerebro.

- Pues eso, llevo meses buscando tu pista, así que no tomes el esfuerzo como basura. Aún si ahora me rechazas cumpliré con lo que dije - agregó mirándola a los ojos, intentando no entrecerrar los suyos, aunque eso solo hacía que el dolor de cabeza le aumentara - y por si llegas a decidir lo contrario te puedo acompañar con las compras y así platicamos un rato - agregó esperando esta vez una respuesta positiva de su parte. El dolor de cabeza debía valer de algo.




Nora Becher ~
Nora Becher
Nora Becher
Human

Ocupación : Capitana barco mercante
Mensajes : 40

Volver arriba Ir abajo

No estamos tan solos || Dalia LeBlanc Empty Re: No estamos tan solos || Dalia LeBlanc

Mensaje por Dalia LeBlanc el Lun Abr 06 2020, 22:11

Claro que tenia razón. Desde los 12 años en los que comencé a sangrar por primera vez, llevamdome el susto de mi vida, deje de ser una niña. Puede que no tuviera los enormes pechos de algunas mujeres o sus caderas, pero bueno, si esa mujer que decia ser mi tia realmente lo era, ahora entendia que todo venia de familia. Aunque no entendia porque vestia de esa forma tan... particular ¿es que era incapaz de ponerse algo decente? O sea, sé que las mujeres que viajan en barco junto a hombres no llevan vestido en su trabajo, pero ahora estabamos en tierra. Y encima la mirada se me iba a un manchurrón de vino que tenia la camisa blanca sobre el pecho, ¡era imposible no mirar ahi!

Lejos de molestarse por lo que habia dicho sobre porque estaba alli, Nora parecia reacia a abandonar su insistente capricho de molestarme con sus sandeces familiares. Aprete los dientes con ganas de gruñir, pero cuando dijo que no se trataba de ella, sonrei mirandola con sorna - Ah ya, ¿por que lo haces entonces? ¿Por el amor? ¿La paz? - amplie mi sonrisa cuando volvió a tomarme del hombro con una de sus manos. Me tensé mirando esa mano y después pase a mirarla a los ojos como su fuera a morderla - He sido muy paciente con... - entonces cerré el pico, al notar una sensación extraña, cálida y amable. Era algo que nunca habia sentido. Deje que Nora hablase y cuando terminó, sonrei dulcemente - ¿En serio? Wow, yo... es como... - no podia dejar de sonreir, hasta que la mujer siguió hablando e incluso notaba que estaba algo distinta, o mas bien la percibia diferente. Porque seguia viendo la maldita mancha de vino y me ponia mala. Pero cuando terminó, mire a un lado encontrando uno de los bancos donde la gente podia tomar asiento durante sus compras, y tome de la mano a Nora llevandola conmigo. Me senté mirandola fijamente con una sonrisa sincera, comenzando a hablar como si la conociera de toda la vida. La verdad, no sabia si las setas que habia comido me habian sentado bien.

- Entonces... ¿quieres protegerme? Pero, yo soy una esclava y ahora estoy bien, verás - pose mi mano en su regazo - Tengo un ama adorable y hermosa. Un buen hogar, compañeros, y si lo deseo, hasta puedo comprar algún caprichillo - rei divertida ladeando la cabeza - Entiendo que quieras saber de mi y eso, después de todo somos familia ¿no? - me quedé pensativa - Es queee... odio a mis padres, me abandonaron y, siempre me he sentido asi, a pesar de estar acompañada - me encogi de hombros - Saber que tengo familia viva me ha sorprendido. Aunque claro, últimamente me sorprenden muchas cosas - abri los ojos de par en par - El otro dia estaba tan tranquila delante de mi lampara de aceite y, cuando Viktor me llamo me asuste y ¡PUM! salio una lengua de fuego enorme - aprete los labios sin pestañear - Y siempre sueño con fuego, o quemando cosas - entrecerré los ojos - Eres a la primera que le cuento esto... es raro - enarque una ceja pensando que por alguna razón estaba siendo muy deslenguada - Uy, además hay el hijo del carnicero es guapisimo, pero siempre le doy calabazas. Tengo una amiga que dice que no hay que ser facilona - frunci el ceño mirando hacia los puestos pensando que si que estaba siendo muy confiada - Emmm... entonces, ¿serás mi tia? ¿sin mas? - la mire de reojo - ¿Siempre tienes la ropa asi de sucia? Madre mia, eres un desastre. Me gustaria lanzarte al rio y echarte el jabón directamente - torci el morro imaginando la escena.




No estamos tan solos || Dalia LeBlanc PwZjT9o
Dalia LeBlanc
Dalia LeBlanc
Human

Ocupación : Esclava de Qalona
Mensajes : 43

Volver arriba Ir abajo

No estamos tan solos || Dalia LeBlanc Empty Re: No estamos tan solos || Dalia LeBlanc

Mensaje por Nora Becher el Mar Abr 14 2020, 07:14

Y su don había funcionado.

Repentinamente la actitud de la chica cambió para con Nora, ablandando su rostro y hasta voz. Se dejó guiar por la muchacha hasta llegar al banco, algo agradecida de al menos poder sentarse para dejar quieta su cabeza y aplacar el dolor. Entonces decidió escucharla con atención, disfrutando de esa pequeña mentira de cercanía que ahora parecían tener. Aunque no era del todo cómodo, Becher no pudo evitar sentir algo de remordimiento por conocer el motivo de tan repentino cambio, algo de molestia por saber que esa no era su reacción natural y no era más que producto de su poder. No obstante tampoco pensaba echarlo a perder, las oportunidades se aprovechaban, siempre, ley importante en su vida.

Soltó un suspiro aliviado al saber que al menos su ama la trataba bien, creía poder fiarse de ello, pues de lo contrario no la llamaría adorable, ni tendría derecho a algún capricho. También pudo sentir algo de felicidad por su hermana al enterarse de aquello, pues de algún modo el deseo de proteger a su hija se estaba cumpliendo. - Si, así es… para mi también fue una sorpresa saber que tenía sobrina en realidad - le sonrió maternal. Lo mínimo que podía hacer después de usar su poder en ella era al menos ser sincera también, así que se esforzaría en hablar también - bueno, no sé mucho de tu padre… pero creo que tu madre siendo una una desafiada cometió un último acto de mor al dejarte al cuidado de alguien más - no pudo evitar comentar, aunque no hablaría más al respecto si ella no quería, en su experiencia criando niños lo peor era forzar las cosas.

Cuando la chica mencionó el fuego se le abrieron levemente los ojos, algo preocupada, pero más curiosa por el tema, pues se recordaba  sí misma con explosiones similares de poder aunque no con el fuego, si no con el aire - pues haces bien en no contarlo a todos, puede ser peligroso - confirmó suspirando algo divertida por su reacción - quizás tiene relación con los dioses elementales… ¿crees en ellos? - le pregunto bajando la voz - a mi me pasó algo parecido oc el viendo hace unos años, como si este reaccionara a mis emociones - se rascó la nuca aprovechando el frío tacto de sus manos para bajar el dolor - era algo complejo de manejar - hizo una pausa para pensar - ¿quién es Viktor?.

- Bueno depende de lo que quieras si debes o no ser fácil - bromeó sugerente - pero no seas tan mala, dale luces de esperanza en algún momento si quieres lograr algo con él - agregó, pensando que jamás se habría imaginado dando consejos amorosos, menos ella que mucho más que su marido no tuvo de experiencia.

Entrecerró los ojos momentáneamente, no muy segura si su pregunta era porque realmente desconfiaba o porque se sentía demasiado extraña al hablar tanto - si, lo seré - sonrió ladeado - ¿tan mal te parece?, la próxima vez me pondré algo limpio entonces - sacó una risa diminuta, sin comprender por qué tanto problema con sus ropas, al fin y al cabo era una mujer de océano, la buena ropa moría en los viajes - pero bueno, puedo entender que te parezca extraño que quiera ser tu tía y dudes - agregó acomodándose en el asiento con las piernas abiertas, bajando su cabeza mientras afirmaba su cuerpo con los codos ne sus piernas, cerrando los ojos para calmar la repentina punzada entre sus ojos que volvía a sentir - verás, por ahí cuando tenía 14 o 15 años de edad iba en un barco mercante con mi padre y fuimos asaltados por piratas. A mi me raptarnos y después de ese día no volví a Krosan... en años, tampoco vi a mi familia, ni a mis padres ni a tu madre, nada... hice mi vida en el mar - respiró profundo - pero por sucesos que van más allá de uno volví a al puerto hace unos 8 años atrás… y hace menos de un año quise buscar sobre mi familia - raspó su garganta - te preguntarás por qué no antes ¿verdad?, pues una vez decido algo lo cumplo… y si decidí hacer mi vida lejos, sea cual fuera el motivo, entonces no tenía por qué volver a buscarlos después de que todo se acabara… pero al final la curiosidad me ganó esta vez - volvió a erguir su espalda - al final de toda esa búsqueda resultó ser que solo tu estabas viva… - la miró fijo - y ser humano en este mundo no es fácil, lo sé - agregó con un tono más serio - yo ya no tengo nada que hacer por mi, mi vida ya se desarrolló, soy capitana de un barco mercante, me va bien - se encogió de hombros - no tengo más que hacer por mi - comentó con sencillez - así que pensé sería bueno ayudar a alguien más joven a vivir, cumplir metas hacer menos miserable su realidad - le sonrió - supongo también lo hago por los familiares que han muerto, en memoria de ellos seré la tía que siempre debiste tener - le sonrió con ternura.




Nora Becher ~
Nora Becher
Nora Becher
Human

Ocupación : Capitana barco mercante
Mensajes : 40

Volver arriba Ir abajo

No estamos tan solos || Dalia LeBlanc Empty Re: No estamos tan solos || Dalia LeBlanc

Mensaje por Dalia LeBlanc el Dom Abr 19 2020, 13:02

Sabia que algo raro estaba pasando. A ver, que idiota no soy y que derepente pasará a contarle todo a una tipa todo lo que se me pasaba por la cabeza, no era nada normal. Lo malo es... que no podia controlarlo, porque me sentia como... tranquila, como si la conociera de toda la vida. Es decir, a la tal Nora Becher, la habia visto por primera vez hoy mismo delante del puesto de verduras, pero era como si ella misma me hubiera puesto los pañales junto a mi madre, me hubiera enseñado a leer, o me hubiera enseñado a pelear. No entendia nada de esto y me estaba volviendo loca. Por eso cuando hablaba era como si mi mente se despejase y me dejará llevar por la corriente.

- ¿En serio? ¿Acto de amor? - enarque una ceja mirandola seria - Mi madre pudo dejarme con alguien que no fuera un dragón, con mis abuelos tal vez o... no sé ¿con mi padre? - me encogi de hombros - Claro que él tampoco demostró interés y ni siquiera sé que dragón desafio a mi madre ni porqué. Noctilus nunca lo supo - torci el morro pensando en ello en voz alta. Habia oido mil veces que mi madre me dejó con Noctilus por protección, y que a cambio ella se suicido para romper el trato del desafio, que solo ella conocia. Noctilus alguna vez llegó a decir que los dragones solian pedir matar a sus hijos, y que si fuera asi, mi madre me habia salvado a cambio de dar su vida. Y aunque aquello me hacia llorar cada noche, la idea de que mi madre me quisiera mas que su vida, odiarla era mas fácil para mi que adorarla como debia. Eso me hacia mas fuerte.

Entonces salió la conversación del pequeño fogonazo. Solo que al parecer, mi tia en vez de tener problemas con el fuego, lo tenia con el aire - ¿Es que nuestra familia tiene problemas mentales? - pregunte pensando en lo mas lógico, pues pensar que se podian manipular los elementos era demasiado. Si bueno, yo podia sanar a la gente, pero eso es otra cosa. Entonces cuando pregunto si creia en los dioses elementales sonrei - Claaaaro, y en los unicornios, en los trolls, el ratoncito Perez... - rei divertida cruzandome de brazos - Ay que cosas me preguntas. Ya no tengo 7 años aunque me gusten los cuentos. Y tranquila, no contaré a nadie esas cosas, no quiero que piensen que estoy como para tirarme de un campanario - solté mirando de reojo a las mujeres que pasaban con el cesto de la compra.

El consejo amoroso de mi tia sobre el hijo del carnicero, me dejó pensativa unos segundos. La verdad es que antes hubiera lanzado mas indirectas, e incluso le hubiera invitado a salir. Pero todo cambio desde que era esclava de Lady Qalona. No es que ella me atrajera sexualmente, sino que era ese carácter, su estilo, su saber estar, su belleza natural, su... todo. Los chicos eran quizás algo mas corrientes, no habia conocido a ninguno que me llamase tanto la atención. Ni siquiera Francois. Aunque era un chico divertido, atractivo y lozano. Me preguntaba como es que aún no tenia novia.

- Bueno, ponerte algo sin manchurrones y planchado es una opción - tosi mirando a un lado haciendome la loca, cuando dijo que si era tan extraño que quisiera ser mi tia. Entonces la mire frunciendo el ceño - Pues la verdad es que... aún no sé nada de ti y tu ya sabes bastante mas de mi. Y no sé porque - entrecerré los ojos - Cuentame algo de tu vida - pedi quedandome sentada con las piernas recogidas frente a ella sobre el banco. De todo lo que comenzó a contar se saltó varios años de golpe, desde los 14 cuando fue secuestrada, hasta hace 8 años cuando volvio a Puerto Krossan. Algo escondia en todo ese tiempo que o bien no queria sacarlo a relucir, fuera por un motivo u otro. Entonces todo un punto que me hizo ampliar una sonrisa falsa, echando la cabeza hacia atrás un segundo para después mirarla de nuevo a la cara - Asi que mi vida es miserable y tu la harás mejor - mire a un lado y comencé a ponerme en pie muy molesta - Agradece que no tenga un palo porque te daba con el, bruja - comencé a quejarme. Una vez en pie la mire fijamente señalandola - ¿Como te atrevés a decir que mi vida es miserable? Vivo con buena gente, que es mi familia, un ama considerada y buenos amigos - baje mi voz para susurrar - No sé que paso en tu vida, pero si estás sola es porque seguro que te lo merecias - aprete el puño un segundo y lo aparte dejandolo a un lado de mi cuerpo - Y-yo.. lo siento, no queria decir... - me aparte arrepentida de haber soltado aquella mierda de golpe. La confianza daba aútentico asco.




No estamos tan solos || Dalia LeBlanc PwZjT9o
Dalia LeBlanc
Dalia LeBlanc
Human

Ocupación : Esclava de Qalona
Mensajes : 43

Volver arriba Ir abajo

No estamos tan solos || Dalia LeBlanc Empty Re: No estamos tan solos || Dalia LeBlanc

Mensaje por Nora Becher el Jue Abr 30 2020, 18:55

- Seguro tenía sus motivos… aunque no es tan sencillo de conocer - comentó en respuesta sobre su hermana. Creía que quizás la chica no había pensado mucho al respecto, prefiriendo odiar a sus progenitores antes de cuestionarse el por qué de las cosas. Pero eso era algo que con el tiempo esperaba pudiera cambiar y ella no se encontraba en una posición tan ventajosa como para cuestionarla demasiado, además que, tal cual mencionó, eran verdaderos misterios, quizás muertos junto con ellos.

No esperaba que llegara a tomarse tan mal sus palabras siguientes. No creyó haber insultado su vida, ni tener esa intención, después de todo, ¿no era eso lo normal en un humano?, una vida dura y exigente que muchas veces incluso con el mayor esfuerzo para cambiarlo igual terminaba siendo miserable, más aún siendo un esclavo. Le quedó claro que al hablar con la chica debía quizás tener más cuidado con lo que decía de lo que ya solía tener, pues claramente se había insultado y eso desató palabras de su parte que en cierta medida igual le llegaron a doler. ¿Merecía perder a sus queridos?, algunos dirían que era lo mínimo que podía suceder por ser pirata. Aunque no era eso lo que Nora creía, pues el destino y la justicia a su parecer no eran parte del mundo. La vida era como el mar, indescifrable, solo se podía vivir como mejor pareciera hasta que terminase, las desgracias no eran más que tormentas imposibles de controlar, pero no imposibles de sobrellevar.

Tomó un pausa luego que la misma chica se disculpara, sintiéndose ya mal por verla tan confundida con sus propios sentimientos, pues sabía que en parte era producido por su poder - bueno, si tú vida está bien es bueno, no pretendía decir que no era así, ni insultar a tus cercanos - respondió mirando al frente - más bien explicaba lo que me llevó a querer conocerte... quizás ninguna de las dos es muy buena conversando - sonrió ladeado.

- Pero en fin, me alegra haberte encontrado, no creo que deba quitarte más tiempo ahora - comentó mientras se ponía en pie y estirando su espalda volvió a cerrar sus ojos unos segundos - si quieres saber más de mi podrías visitarme al puerto. Mi barco es un mercante llamado "Soren" es el más pequeño que podrás ver en el lugar. Estaremos un mes más en tierra, luego ya zarpamos nuevamente - comentó esperando que sus palabras fueran aceptadas - igualmente vendré al mercado de vez en cuando, a ver si te vuelvo a pillar - dijo divertida luego de abrir los ojos y mirarla - ¿está bien? - preguntó con una sonrisa ladeada antes de marcharse, esperando que su respuesta fuera afirmativa, idealmente.




Nora Becher ~
Nora Becher
Nora Becher
Human

Ocupación : Capitana barco mercante
Mensajes : 40

Volver arriba Ir abajo

No estamos tan solos || Dalia LeBlanc Empty Re: No estamos tan solos || Dalia LeBlanc

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.