Novedades

- (30/05) Aviso Importante

- (18/05) Ya podéis pedir Los Dracs de Mayo

- (28/03) ¡Cumplimos 6 años online!

- (29/01) ¡Empezamos a publicitar por Tumblr!

- (18/01) Debéis hacer el nuevo Registro único

- (15/01) ¡La minitrama Ash Blessing ha empezado!

- (17/11) Revisad bien la normativa de las búsquedas, pues hemos añadido una nueva norma.

- (18/02) Nuevos cambios en la normativa obligatoria para reactivar cuentas inactivas.

- (22/11) Nuevos requisitos para comprar subforos en la tienda aquí.

- (18/07) Nuevas normas respecto a los posts +18 de índole sexual.

- (18/05) Nuevas normas de emisión de reportes aquí.

Últimos temas
» El ultimo Post
Enterramos nuestros pecados, lavamos nuestras conciencias (Alexander) EmptyAyer a las 19:45 por Vindicare

» One Piece War [Afiliación Elite]
Enterramos nuestros pecados, lavamos nuestras conciencias (Alexander) EmptyDom Mayo 31 2020, 07:56 por Invitado

» En el bosque todo es más interesante || Luka
Enterramos nuestros pecados, lavamos nuestras conciencias (Alexander) EmptySáb Mayo 30 2020, 03:51 por Inaya

» Noche de guardia (Luka Schubert)
Enterramos nuestros pecados, lavamos nuestras conciencias (Alexander) EmptyJue Mayo 28 2020, 22:40 por Luka Schubert

» Una gran familia (Tamar y Anzu)
Enterramos nuestros pecados, lavamos nuestras conciencias (Alexander) EmptyJue Mayo 28 2020, 22:25 por Anzu

» Búsqueda romántica para un granjero (0/1)
Enterramos nuestros pecados, lavamos nuestras conciencias (Alexander) EmptyJue Mayo 28 2020, 12:16 por Luka Schubert

» El taller de las hermanas Balaur
Enterramos nuestros pecados, lavamos nuestras conciencias (Alexander) EmptyJue Mayo 28 2020, 04:55 por Daval

» You are finally here [Daval]
Enterramos nuestros pecados, lavamos nuestras conciencias (Alexander) EmptyJue Mayo 28 2020, 03:54 por Reeva

» El auspicio de la catástrofe [FB] (Oswin)
Enterramos nuestros pecados, lavamos nuestras conciencias (Alexander) EmptyMiér Mayo 27 2020, 15:26 por Oswin

» One Must Fall [Ariakas y Faora]
Enterramos nuestros pecados, lavamos nuestras conciencias (Alexander) EmptyMar Mayo 26 2020, 20:46 por Ariakas Verminaard

Staff
Trystan
Admin
Selene
Admin
Faora
Admin
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos
Enterramos nuestros pecados, lavamos nuestras conciencias (Alexander) G2TiwGkZ_o

06/06

Directorios y Recursos

08/10

Afiliados Élite

Limpieza 13/04


Time Of Heroes  photo untitled45.png
Enterramos nuestros pecados, lavamos nuestras conciencias (Alexander) V5tDusV Expectro Patronum
Crear foro
boton-aff
40/40


Enterramos nuestros pecados, lavamos nuestras conciencias (Alexander)

Ir abajo

Enterramos nuestros pecados, lavamos nuestras conciencias (Alexander) Empty Enterramos nuestros pecados, lavamos nuestras conciencias (Alexander)

Mensaje por Zayah el Dom Mar 01 2020, 23:19

Enterramos nuestros pecados, lavamos nuestras conciencias (Alexander) 6T2B

Tras haberse asegurado de que las chicas estarían bien como era su trabajo, subió a su habitación y cogió uno de los pedidos que le habían hecho y que llevaría personalmente. Tampoco tardaría mucho por lo que no había ningún problema. Tenía que llevar caléndula para un esclavo que había sufrido unas terribles quemaduras. La pelirroja se había asegurado de fundirla bien junto a un poquito de miel que había conseguido. Sabiendo que la miel también tenía propiedades curativas muy útiles.

Quiénes le habían pedido ayuda no poseían mucho dinero ni nada que darle a cambio, pero les había prometido ayudarles a cambio de información. Aunque no fuera ahora, más adelante le iría bien. A veces el dinero no era suficiente o simplemente no todos podían permitírselo y en La flor azul  ya ganaba para poder vivir cómodamente.

Había llegado a un acuerdo con Tiamat, tras jugar muy bien sus cartas sabiendo que su don había sido esencial para la negociación, haciéndole ver al dragón lo que su vocación podía hacer, ayudar a la gente y que ella era algo que necesitaba. Siempre le había sorprendido lo comprensivo que se mostraba con ella, aunque en ocasiones también la había castigado e incluso amenazado por lo que se había ganado el respeto de la pelirroja.

Llegó a la taberna donde había quedado con la mujer que le había pedido aquello reconociéndola la instante. - Tengo un favor que pedirte a cambio. - Con el frasco en la mano y ganándose la atención de la desesperada mujer- Investiga quién  creen los dragones que vende el opio por estas zonas. Ya sabes que ese es mi precio o a la próxima no te ayudaré. Es un precio razonable. - Se la tendió para que la cogiera. - Aplícala con cuidado y cada dos horas. No hará desaparecer la quemadura pero ayudará mucho a regenerar la piel. Mañana infórmame de su estado. - Le pidió mientras recibía un abrazo agradecido de la mujer y la veía como se marchaba.

Entonces fue cuando notó como alguien se ponía detrás suya y le susurraba al oído. - ¿Porque no vienes y te sientas unos minutos? - Miró de reojo a quién era sabiendo que negarse no sería una buena idea. Por lo que le siguió, sentándose a su lado, notando como la mano de aquel dragón se posaba en su pierna mientras la miraba y luego le miraba a él. - ¿Recuerdas el trato que teníamos? Resulta que me estoy cansando de esperar... Además disfruté mucho pegando a una de tus putas, pero te advierto que ahora descargaré mi ira contigo. Claro que... esta noche puedes intentar calmarme de otra forma... - Se acercó para besarla y ella le correspondió creyendo que así lo calmaría. - Mi compañero y yo queremos pasar una noche contigo... - Le informó mientras veía como otro hombre se sentaba a su lado y la cogía por la muñeca para impedir que se fuera si es que es lo que pretendía. - ¿Porque no eres buena chica y nos acompañas? Queremos ver de que es capaz la reina de La flor azul.... - Ambos rieron sabiendo que su jefe ahora no la protegería. Y de estar, seguramente la obligaría a complacerles. Menos el dragón, que se aseguraría de que su oráculo personal no sufriera daños para seguir usándola.





Enterramos nuestros pecados, lavamos nuestras conciencias (Alexander) QNzANdq
La flor que crece en la adversidad es la más hermosa de todas
Zayah
Zayah
Human

Mensajes : 29

Volver arriba Ir abajo

Enterramos nuestros pecados, lavamos nuestras conciencias (Alexander) Empty Re: Enterramos nuestros pecados, lavamos nuestras conciencias (Alexander)

Mensaje por Alexander Mizure el Lun Mar 09 2020, 15:07

La vida nunca era fácil en Talos. Cada día era un poco más de lo mismo, los dragones encontrando nuevas e ingeniosas formas para establecerse por encima de los humanos sin que nadie pudiera evitarlo.

Antes de perder a su padre era más fácil de sobrellevarlo, le quedaba algo de esperanza y alguien importante a quién proteger; ahora todo eso había pasado al olvido. Las cosas no cambiaban ni nunca lo harían, los dragones siempre estarían por encima pudiendo hacer lo que quisieran con los humanos a los que veían como inferiores y no había nada que se pudiera hacer al respecto.

Antes sentía que lo que hacía podía tener cierta importancia, ahora solo cumplía con su trabajo como si simplemente fuera parte de una gran pantomima, pues a la hora de la verdad nada cambiaría, ni nada importaba.

Pero tampoco tenía otra cosa mejor que hacer, en su puesto de capitán tenía una buena vida dentro de lo posible, una de las mejores vidas que podía tener un simple ser humano en aquella sociedad de mierda.

Tampoco veía que otra cosa podría hacer de cualquier modo. Antes pensaba unirse a la resistencia, pero hace tiempo había quedado demostrado que estaban lejos de ser los buenos de la historia y que no eran más que unos locos suicidas que causan más daño de lo que solucionan, siempre en persecución de un sueño que jamás podrían cumplir y solo había que mirar el atentado o la hambruna que los humanos habían sufrido más que nadie en los últimos años para darse cuenta.

Ser el capitán de la guardia siempre sería mejor que ser un simple esclavo de esas asquerosas lagartijas, algo que hubiera odiado ser profundamente.
Al menos tenía libertad, o toda la libertad de la que un humano pudiera ser en ese condenado y apestoso imperio de lagartijas.

Gracias a eso podía acudir a cualquier taberna de mala muerte, en esas que los dragones no solían pisar al preferir sitios mucho más elegantes que dignarse a frecuentar, y ponerse a beber hasta perder el conocimiento.

Bueno, no solía perder el conocimiento pues siempre mantenía la capacidad para regresar a su casa por sí mismo, pero sí bebía a buen gusto. También podía pagarse un plato de comida con su sueldo de capitán, que no era para nada despreciable. En verdad ahora tenía más dinero que nunca antes, al llevar tiempo en ese puesto y no tener ningún tratamiento médico que pagar; eso sin mencionar mucho más tiempo libre pues en lugar de irse a casa para ver a su padre podía largarse a cualquier taberna sin que nadie lo extrañara en casa.

Esa vez no fue diferente, había entrado en una de esas tabernas y se había situado en la barra más alejada de la puerta principal y de todo el ajetreo, para así estar en un lugar más tranquilo mientras se tomaba sus cervezas. Hasta llevaba una capa tapando su uniforme de guardia para no ser importunado.

Llevaba ya un par de cervezas cuando comenzó a suceder algo en lo que Alexander no reparó en un inicio. Pese a que se encontraba en una taberna más bien pequeña no prestaba la suficiente atención para fijarse en la pelirroja que antaño había conocido, y en ese bar había el suficiente barullo como para no escuchar las palabras que se decían excepto que prestará la suficiente atención. Algo que no hacía, pues su único interés en esos momentos era su cerveza.




Enterramos nuestros pecados, lavamos nuestras conciencias (Alexander) Alex_by_dymanga-dcbje26
Alexander Mizure
Alexander Mizure
Hybrid

Ocupación : Capitán del ejercito
Mensajes : 247

http://www.eduardogomezescritor.com

Volver arriba Ir abajo

Enterramos nuestros pecados, lavamos nuestras conciencias (Alexander) Empty Re: Enterramos nuestros pecados, lavamos nuestras conciencias (Alexander)

Mensaje por Zayah el Miér Mar 18 2020, 00:39

Sabía que la situación podría volverse algo... peliaguda, lo que no imaginaba es que ocurriera tan rápido. Seguramente todo eso había sido una trampa para llevarla hasta allí y acostarse con ella en contra de su voluntad. Provocando así a sus dueños de La flor azul, los que obviamente responderían a esa provocación. En la mano de la pelirroja estaba resolver todo aquello sin disputas ni peleas. Quizás podría armar jaleo para conseguir escapar, tenía que intentarlo al menos.

Por lo que, y haciendo acopio de sus dotes de actriz, su expresión siguió siendo coqueta sin mostrar preocupación, pero agradeciendo que le pasara a ella y no a ninguna de las demás chicas. A las cuales consideraba como su familia y por lo tanto, las protegía. Sabiendo que lograría vengarse de esos tipos si volvían a hacer daño a una de ellas. Como la paliza que ya había sufrido una de ellas acabando con varias costillas rotas. Zayah había tenido que preparar varios remedios caseros para el dolor y aliviar así su sufrimiento. A día de hoy aún seguía en la cama con los vendajes en su cuerpo esperando a que el dolor le diera tregua. Apretó los labios y luego mostró una gran sonrisa.

Uno de ellos tiró de su brazo para ponerse en pie y la pelirroja miró a su alrededor buscando que hacer para intentar escabullirse. Por lo que cuando pasaron por la barra, empujó a uno de ellos haciendo que chocara con el dragón de la aristocracia que estaba sentado tranquilamente, disfrutando de su bebida a solas.

La joven trastabilló a punto de caer al suelo y entonces reconoció a Alexander. Durante unos segundos no pudo reaccionar, tan solo observarle lo mucho que había cambiado y el hombre en el que se había convertido. Detalles en los que no podía evitar fijarse incluso en medio de esa situación.

Notó como volvían a cogerla y se removió pegando y dando patadas al que intentaba sacarla fuera del local. Sintiendo el miedo de que la secuestrara o algo por el estilo, ya que al menos dentro había gente y si gritaba llamaría su atención. Por lo que empezó a gritar esperando que alguien se diera cuenta, antes de que le tapara la boca y la arrastrara fuera del local. Para después notar como le daba un bofetón girándole la cara. - Más vale que te estés calladita. - Escuchó la amenaza mientras sentía su labio dolorido, el cual le había partido al pegarle.

Menudo reencuentro.

Claro que no había podido evitar mirar hacia la puerta del local, esperando que Alex fuera en su ayuda, aún sabiendo que después de tanto tiempo tendría que volver a salvarla como cuando eran niños. Siempre cuidando de ella y Zayah, siempre metiéndose en líos.





Enterramos nuestros pecados, lavamos nuestras conciencias (Alexander) QNzANdq
La flor que crece en la adversidad es la más hermosa de todas
Zayah
Zayah
Human

Mensajes : 29

Volver arriba Ir abajo

Enterramos nuestros pecados, lavamos nuestras conciencias (Alexander) Empty Re: Enterramos nuestros pecados, lavamos nuestras conciencias (Alexander)

Mensaje por Alexander Mizure el Dom Abr 12 2020, 14:28

Para él era un descanso acudir a esa taberna y poder sumergir sus penas en un vaso de licor, junto con el resto de borrachos. Tampoco tenía ningún otro lugar al que acudir en sus ratos libres, antes iba derecho a casa para poder cuidar de su padre, pero ahora que él no estaba la vieja casa se sentía tan vacía y poco hospitalaria.

Había sido su hogar desde que tenía memoria, pero ahora con la marcha de las personas que había habitado entre sus paredes le resultaba tan deprimente que prefería pasar en ella el mínimo tiempo posible.

Prefería estar realizando su trabajo pues eso podía distraer su mente de la gran ausencia que suponía la muerte de su padre o mejor: en aquel local donde podría ahogar sus penas y olvidarse de que ahora sin su padre se sentía más solo que nunca. Junto con todo el mundo, ese mundo injusto y cruel que aplastaba a los humanos hasta dejarlos como una simple mancha en el pavimento y que había entregado todo el predominio a los dragones sin que nadie pudiera hacer nada al respecto. No le extrañaba que ciertos humanos hubieran entregado la fe a dioses imaginarios que pudieran acabar con los dragones, simples ilusiones que hacían ver como a falta de poder hacer algo ponían sus ilusiones en seres imaginarios.

No, el único dios de Alexander era el alcohol, el alcohol que le daba el poder de olvidarse de todo o que simplemente le importara una mierda. No sabía cuánto había bebido ya antes que en la taberna comenzará a haber jaleo.

Alexander agacho la mirada mientras trataba de concentrar su mirada en su bebida e ignorar lo que sucedía. No le apetecía tener problemas esa noche que ni siquiera estaba de servicio, solo que lo dejarán en paz durante unas horas. En ese momento no era un guardia y lo que tuviera que suceder no era más que algo habitual en aquella ciudad dominada por las asquerosas lagartijas. No era su problema pues en esos momentos no era un guardia, solo un bebedor más que busca su rato de descanso y preocupaciones.

Sin embargo, su intento por mantenerse al margen fue completamente inútil. La inquietud de lo que podría llegar a ocurrir si no intervenía se instauró en su mente y no hacía más que crecer a medida que aumentaba el escándalo en aquel lugar.

Finalmente se incorporó con pesadez mientras emitía un profundo suspiro resignado. Camino la distancia que le separaba del ajetreo de manera recta y sintiendo pesadez en cada uno de los movimientos, no por el alcohol precisamente sino por la pesadez de que hubiera interrumpido su tiempo de descanso y relajación fuera de los problemas justamente con más problemas.

Mientras caminaba hacia ahí vio cómo arrastraban a una pelirroja fuera del local. No tuvo que pensar mucho para pensar en lo que estarían pensando hacerle esos desgraciados. La idea le repugnaba y sin embargo no dejaba de ser una más de las desgracias que acontecían en aquella ciudad.

De cualquier modo no tendrían tiempo de llevar a cabo sus despreciables intenciones. Con el cansancio que suponía tener que interrumpir su descanso para intervenir salió al exterior y llegó hasta ellos.

-Vaya, justo eso mismo os iba a recomendar yo -dijo con sarcasmo y cinismo mientras salía del local para acercarse a ellos -estar calladitos, no causéis problemas. No era demasiado pedir y sin embargo habéis arruinado mi tiempo de descanso con vuestro escándalo. +
-¿Que? Pero qué dices imb…
Le dijo el primer tipo antes de que Alexander le diera un puñetazo directo al rostro que lo dejó tirado en el suelo.
-Soy guardia, gilipollas -le silencio Alexander con seriedad dejando ver el uniforme que llevaba encima. -En cuanto a vosotros...
El resto de humanos salteadores trataron de salir corriendo pero a base de golpes, Alexander les tumbó en el suelo dejándolos inconscientes.

Fue entonces que varias personas en el lugar salieron a ver qué había sucedido.

-Guardia -dijo señalándose a sí mismo con la mano y luego a los tipos en el suelo mientras decía: -violadores y salteadores.

No le apetecía ponerse con él papeleo que suponía detener a esos tipos pero por suerte pudo ver a dos guardias que estaban de servicio. Alexander los conocía pues estaban a sus ordenes.
-Hagan su trabajo -les ordenó señalando a los tipos en el suelo antes de darse media vuelta para volver a entrar en la taberna -casi me dan ganas de quedarme con parte de vuestro sueldo.

Dijo de forma sarcástica mientras volvía a adentrarse en el local para reanudar su importante tarea: beber hasta perder el conocimiento.

-Como alguien vuelva a molestarme me lo cargo.
Anunció mientras entraba tanto a las personas que estaban ahí dentro como a las personas de fuera. No estaba de humor.
Si Alexander se hubiera fijado en la pobre chica a la que habían asaltado tal vez se hubiera fijado en que era una vieja conocida, sin embargo como no le hizo el menor caso ni pudo percatarse de ello, simplemente volvió a entrar en la taberna para sentarse en su sitio y reanudar su bebida.




Enterramos nuestros pecados, lavamos nuestras conciencias (Alexander) Alex_by_dymanga-dcbje26
Alexander Mizure
Alexander Mizure
Hybrid

Ocupación : Capitán del ejercito
Mensajes : 247

http://www.eduardogomezescritor.com

Volver arriba Ir abajo

Enterramos nuestros pecados, lavamos nuestras conciencias (Alexander) Empty Re: Enterramos nuestros pecados, lavamos nuestras conciencias (Alexander)

Mensaje por Zayah el Lun Mayo 18 2020, 00:43

Odiaba sentirse como una damisela en apuros pero lo cierto es que no sabía luchar cuerpo contra cuerpo, ella se sentía más cómoda ocultándose o literalmente, echando a correr. Claro que, el tio ya se había encargado de que eso no ocurriera, pues sentía como clavaba sus dedos en su brazo sabiendo que le quedaría una buena marca que tendría que explicar a su dueño. No era la primera vez que le pegaban, ni sería la última, claro que Tiamat jamás le había pegado. Simplemente tenía que hablarle serio y directo que era suficiente para que Zayah pillara la indirecta de que estaba jugando con fuego. Por ese mismo motivo se quedó quieta mientras pasaba su lengua por su labio y fruncía el ceño.

Entonces Alexander hizo acto de presencia en la escena, mientras ella le miraba esperando que la reconociera, pero retrocediendo y pegándose a la pared cuando empezaron los golpes y los insultos. ¿Como es que siempre acababa metida en situaciones así? Tan solo tenía que darle los nombres de esos tíos a Tiamat para que dejaran de ser una molestia, pero su gran amigo y amor de la infancia se interpuso, salvándola sin darse cuenta. ¿Tan cambiada estaba? ¿Es que sin su melena rojiza no la reconocía?

Llevaba una peluca rubia y habían pasado años, pero ella lo había reconocido enseguida, era muy difícil que olvidara la cara de alguien que había sido tan importante para ella. No obstante uno de los tíos se puso de pie la agarró por el cuello acercándose a su oído amenazándola, dándole a entender que aquello no terminaba ahí. Se llevó la mano a la garganta mientras tosía recuperando el aliento.

Vio como Alexander volvía dentro y pese a haber escuchado su última frase, no podía irse sin más. No después de tanto tiempo y tantas cosas vividas junto a él. Por lo que tras unos segundos volvió a entrar y se sentó a su lado. - Me temo que van a volver a interrumpir tu momento de ahogar las penas en alcohol. - Empezó diciendo para atraer su mirada y se quitó la peluca, dejando que su melena rojiza saliera al mismo tiempo que pasaba los dedos entre su pelo para colocarlo bien. - ¿De rubia no me reconoces Alex? - Le preguntó y le miró sonriente.





Enterramos nuestros pecados, lavamos nuestras conciencias (Alexander) QNzANdq
La flor que crece en la adversidad es la más hermosa de todas
Zayah
Zayah
Human

Mensajes : 29

Volver arriba Ir abajo

Enterramos nuestros pecados, lavamos nuestras conciencias (Alexander) Empty Re: Enterramos nuestros pecados, lavamos nuestras conciencias (Alexander)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.