Reign of Fire
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Novedades

- (30/05) Aviso Importante

- (18/05) Ya podéis pedir Los Dracs de Mayo

- (28/03) ¡Cumplimos 6 años online!

- (29/01) ¡Empezamos a publicitar por Tumblr!

- (18/01) Debéis hacer el nuevo Registro único

- (15/01) ¡La minitrama Ash Blessing ha empezado!

- (17/11) Revisad bien la normativa de las búsquedas, pues hemos añadido una nueva norma.

- (18/02) Nuevos cambios en la normativa obligatoria para reactivar cuentas inactivas.

- (22/11) Nuevos requisitos para comprar subforos en la tienda aquí.

- (18/07) Nuevas normas respecto a los posts +18 de índole sexual.

- (18/05) Nuevas normas de emisión de reportes aquí.

Últimos temas
» Spirit Soul | Cambio de botón
Our time is coming [Reeva] EmptyMiér Jun 10 2020, 09:24 por Invitado

» El ultimo Post
Our time is coming [Reeva] EmptyMar Jun 02 2020, 15:19 por Selene Warren

» One Piece War [Afiliación Elite]
Our time is coming [Reeva] EmptyDom Mayo 31 2020, 07:56 por Invitado

» En el bosque todo es más interesante || Luka
Our time is coming [Reeva] EmptySáb Mayo 30 2020, 03:51 por Inaya

» Noche de guardia (Luka Schubert)
Our time is coming [Reeva] EmptyJue Mayo 28 2020, 22:40 por Luka Schubert

» Una gran familia (Tamar y Anzu)
Our time is coming [Reeva] EmptyJue Mayo 28 2020, 22:25 por Anzu

» Búsqueda romántica para un granjero (0/1)
Our time is coming [Reeva] EmptyJue Mayo 28 2020, 12:16 por Luka Schubert

» El taller de las hermanas Balaur
Our time is coming [Reeva] EmptyJue Mayo 28 2020, 04:55 por Daval

» You are finally here [Daval]
Our time is coming [Reeva] EmptyJue Mayo 28 2020, 03:54 por Reeva

» El auspicio de la catástrofe [FB] (Oswin)
Our time is coming [Reeva] EmptyMiér Mayo 27 2020, 15:26 por Oswin

Staff
Trystan
Admin
Selene
Admin
Faora
Admin
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos
Our time is coming [Reeva] G2TiwGkZ_o

06/06

Directorios y Recursos

08/10

Afiliados Élite

Limpieza 13/04


Time Of Heroes  photo untitled45.png
Our time is coming [Reeva] V5tDusV Expectro Patronum
Crear foro
boton-aff
40/40


Our time is coming [Reeva]

Ir abajo

Our time is coming [Reeva] Empty Our time is coming [Reeva]

Mensaje por Rhynn el Sáb Ene 11 2020, 15:27

El páramo. Siempre había oído grandes historias sobre ése remoto lugar pero jamás había estado en él. Y, ahora que su casi infinita extensión se extiende debajo de mi entiendo perfectamente que hace honor a su nombre. Lejos de la tierra ardiente, de las zonas devastadas muchas generaciones antes, cuando los dragones volvieron al antiguo mundo, esta región está cubierta de una vegetación enfermiza, con pequeños árboles esqueléticos agrupados en las vaguadas protegidas del viento. Pero por lo general no deja de ser una zona inhóspita sin capacidad para ser explotada por nada, ni por nadie, una zona en la que me ha parecido divisar extraños seres, criaturas, esconderse entre la escasa vegetación ante la sombra que produce mi forma bestial sobre el mustio suelo.

Ahora entendía perfectamente porque nadie en su sano juicio se aventuraría en estas tierras a no ser que fuera huyendo de algo o para conspirar contra la Reina y sus seguidores. Y justo este último era el motivo por el que me encontraba sobrevolando aquel páramo alejado.

Hacía ya casi dos lunas que no sabía nada de Payge, por lo que casi estaba seguro de que mi fracaso anterior había significado una gran decepción para ella y que, en vista de lo importante que estaba organizando, de la tarea mastodóntica que se traía entre manos, haber perdido el tiempo conmigo había sido un grave error para ella. Es por eso que me sorprendió sobremanera recibir aquella nota. Nota que pude leer, no sin gran esfuerzo por mi parte, gracias a las enseñanzas de Iraida, quien lleva tiempo jugándose la vida al enseñarme el arte de la lectura y la escritura. Una nota corta y concisa, en la que me citaba en esta región y en la que me instaba a venir preparado para lo que se avecinaba. Y así había hecho.

Aprovechando la ausencia de mi dueño, con la excusa de ir en busca de nuevos metales para realizar ciertos encargos, abandoné Talos antes de las primeras luces del día para poder llegar al punto de encuentro a la hora indicada. Lugar al que creo haber conseguido llegar sin despertar sospecha alguna, pues solamente tomé mi forma bestial bien lejos de los límites de la ciudad, donde no sembraría sospechas y, lo más importante, blindé mi mente lo mejor que pude en la Red, pues, a pesar de que todavía no soy capaz de no estar conectado a ella cuando no estoy en forma humana, sí que creo haber aprendido a mantenerme lo más alejado posible y, lo más importante, a no dejar que su belleza me atrape como lo hizo la otra vez.

Llegados a este punto decido aterrizar en las cercanías de una pequeña loma, en un pequeño promontorio rocoso que quizás no haya sido fruto de un capricho natural pues parece demasiado fuera de lugar, como si hubiera pertenecido a una antigua construcción olvidada y limada por los vientos del tiempo. Una vez allí, tomando nuevamente mi forma humana procedo a sacar mis ropas del pequeño atillo que llevaba en mis garras con todas las pertenencias que he creído oportuno traer conmigo, la mayoría de las cuales no dejan de ser herramientas destinadas a la extracción de minerales y piedras preciosas, así como también una muda y la nota de Payge, nota que vuelvo a leer mientras espero la llegada de su escritora.

” Querido Rhynn.
Ha pasado mucho tiempo ya desde que, el fracaso te abrió una puerta clara para lo que estoy decidida a construir. Es un camino de decisiones que demandan ir a todo o nada. Espero que tengas la entereza para entender lo que ello implica. Lo que implica que confie en ti.
Espérame en dos días en las lejanías de Talos, los Paramos. Es un lugar peligroso para todo curioso, pero será útil para lo que sigue en tu formación. Toma precauciones.
No debes morir de forma inútil.
Y recuerda... híbridos, y orgullosos.”
.

Tras leerla la guardo cuidadosamente en uno de mis bolsillos, me acerco a los restos rocosos que se alzan a pocos metros de la cima de esa extraña colina, agudizando mis sentidos a la espera de cualquier sonido que me traiga la presencia de cualquier criatura, amistosa o no, pues esta vez pienso demostrar a mi mentora que no le defraudaré y que ha valido la pena el esfuerzo y tiempo invertido en mi por su parte.




Our time is coming [Reeva] NRP6sHA
Rhynn
Rhynn
Hybrid

Ocupación : Esclavo
Mensajes : 137

Volver arriba Ir abajo

Our time is coming [Reeva] Empty Re: Our time is coming [Reeva]

Mensaje por Reeva el Mar Ene 28 2020, 18:13

Ocupaciones.

Reeva era una mujer de multitud de obligaciones, vivía, en efecto, como dragona y no como cualquiera, sus ganancias e ingreso de dinero era equivalente y comparables con los de los más altos aristocratas, ello, sin duda conllevaba a que, su imperio, estuviese bajo su ojo atento. Si bien Reeva, como una líder capaz, sabía muy bien delegar funciones, era alguien sumamente desconfiada y eso la llevaba a ser en extremo, controladora. Nada escapaba a su control porque ella no lo permitía. Necesitaba estar en todo para no permitirse errores ni fracasos y mucho menos, cuando todo lo que hacía respondía a la gran tarea que se traía entre manos: forjar un mundo para lo más evolucionados, con ella a la cabeza.

Y en esa tarea, sus nuevos prospectos, entre los que destacaba uno en particular al que ella misma habìa decidido enseñar: Rhynn, estaba a la espera de su siguiente fase.

La vez anterior, Reeva, había sido lo sificientemente clara para dejar en evidencia que ahora que Rhynn suponía, más que un aliado, una inversión, de su muy valioso tiempo, el tiempo demandaba toda la atención de él, y el hecho de que cediera pasó al fracaso era algo no solo que la decepcionaba, sino que además, de poner en peligro todo lo que estaba haciendo, lo desacharía, porque aunque muy honestamente le había declarado que tenía en él grandes espectativas, también le dejaría claro que de suponer, su debilidad, un peligro para ella y los suyos, lo desecharía y aún más, de ser un peligro o un obstaculo en el camino, lo eliminaría. Sin titubeos. Era muy capaz, lo había demostrado en su primer encuentro.

Sin embargo, ya tenía, en mente, la cierta inmadurez de Rhynn, y estaba en el hecho de olvidar que si bien Reeva ahora era su más grande aliada y protectora, podía convertirse en su peor amenaza, y por eso hoy debía aprender ello. Por esa razón, tomando su forma real en Talos, en los patios traseros de su mansión, alzó vuelo, dejando atrás la capital. Como una "dragona" joven, el tamaño de su forma real no era algo que levantará sospechas en ninguna forma pues su edad era perfecta para justificar ello. La híbrida aletéo con fuerza sobre el cielo, dejando todo atrás y dirigiendose a los Paramos. Y desde la lejanía de aquella tierra baldía, un feroz rugido inundo el cielo, deslizando por los aires, justo cuando observaba cada vez más cerca a Rhynn. El rugido fue una advertencia la cual Rhynn de forma precaria pareció entender. Pasando por encima de él, su sombra se deslizo, y Reeva fue más allá, giró sobre el cielo y volvió a dirigirse hacia él. Si el rugido y la clara intención de caza no lo hacían activar sus sentidos, entonces, el fuego, lo haría, asi que abriendo sus fauces, Reeva rugió, y dirigiendose hacia Rhynn, una llamara de fuego destructivo salio de su boca carborizando todo minimo rastro de vida que se hallare en aquel inóspito suelo, decidida a barrerlo a él también.

Our time is coming [Reeva] Tenor




#996633
Our time is coming [Reeva] 2Q6fOTo
Reeva
Reeva
Hybrid

Ocupación : Comerciante - Traficante
Mensajes : 74

Volver arriba Ir abajo

Our time is coming [Reeva] Empty Re: Our time is coming [Reeva]

Mensaje por Rhynn el Dom Feb 02 2020, 19:09

No ha recorrido el sol más que unos cuantos metros sobre el cielo oriental cuando el lejano pero inconfundible rugido de un dragón llama mi atención haciendo que, desde mi improvisada atalaya, dirija mi mirada hacia el lugar del cual procede aquel profundo y peligroso sonido.

Pronto la figura de un dragón aparece frente a mi, una figura que reconozco antes de que su veloz sombra pase sobre mi, pues puedo reconocer en ella a Payge, cuya forma dracónica pude ver perfectamente en nuestro último y nada exitoso encuentro. De no haberla reconocido seguramente me habría lanzado al suelo buscando un refugio para no ser detectado por el dragón, ya que sería harto difícil poder explicar mi presencia aquí, a pesar de que he traído expresamente todo lo necesario para fingir que he venido en búsqueda de materias primas para mis creaciones en la fragua. Pero hay algo en la forma de moverse, en los rugidos que lanza, que me provocan una cierta incomodidad, como si en vez de ser un saludo, se tratase de lago más… peligroso.

Tras sobrevolarme la híbrida da media vuelta volviéndose a dirigir hacia mi aunque, para mi sorpresa, no se limita a posarse en el suelo, sino que comienza a escupir su fuego ardiente, arrasando todo lo que hay a su paso en una línea ígnea cuya trayectoria conduce directamente hacia mi.

Al principio me quedo consternado, incapaz de entender los motivos que le llevan para atacarme con semejante dureza, pero pronto mi instinto de supervivencia se ante pone a cualquier otra cosa, haciendo que mi cuerpo reaccione finalmente. Así, tras recuperarme de esos momentos de shock en los que la híbrida ha acortado peligrosamente la distancia que la separa de mi, no dudo ni un instante en lanzarme por la inclinada vertiente del montículo, resbalando en el proceso, perdiendo el equilibrio para caer rodando hasta su base. Una vez allí, sin perder ni un solo segundo miro a mi alrededor en busca de un lugar en el que poder refugiarme unos momentos, los que necesito para ordenar mi cabeza y saber qué responder a su fortuito ataque.

La fortuna quiere que mi ansiosa mirada se tope con lo que parece una pequeña cavidad no muy lejos de donde me encuentro, por lo que no dudo ni un instante en arrastrarme con manos y pies hasta lograr introducirme en aquella cavidad, la cual es lo suficientemente amplia como para que pueda avanzar por ella arrastrándome, algo que hago sin pensar, alegrándome de ser recibido por la oscuridad, aunque no tanto así por el frescor, que se abren a mi paso.

Una vez he avanzado unos cuantos metros, sin tener la más remota idea de lo que estará sucediendo fuera de aquella especie de pasadizo, decido detenerme, agradeciendo a los dioses el poder ver mejor que los humanos en la oscuridad. Logrando controlar los latidos alocados de mi corazón, recuperando un ritmo más normal de mi respiración me detengo unos instantes para observar mi alrededor, puesto que la grieta parece haberse abierto en lo que me recuerda vagamente a un subterráneo, como si realmente aquí hubiera habido en tiempos muy lejanos algún tipo de edificación. Y es ese descubrimiento, lo que consigue que de gracias a los dioses, pues pronto puedo ver que hay varios túneles que conectan con la sala, por lo que no me he metido en una ratonera. Incorporándome un poco, lo máximo que me permite el medio derruido techo de la estancia, me acerco uno a uno a los túneles, sintiendo el agradable roce de una tenue pero presente brisa salir de uno de ellos. Así, esbozando una sonrisa, me vuelvo a arrastrar por el túnel, esperando poder salir a la luz en algún otro punto del promontorio en el que, con suerte, no me encontraré de lleno con la híbrida.




Our time is coming [Reeva] NRP6sHA
Rhynn
Rhynn
Hybrid

Ocupación : Esclavo
Mensajes : 137

Volver arriba Ir abajo

Our time is coming [Reeva] Empty Re: Our time is coming [Reeva]

Mensaje por Reeva el Jue Feb 20 2020, 20:36

Curiosa.

Reeva había decidido ir al siguiente nivel con el híbrido que había tomado bajo su tutela. Había decidido ella misma enseñar a Rhynn a explotar el potencial superior que yacía en él, pero para ello, la híbrida tenía muy en claro que los métodos demandaban tiempo, y el tiempo, era un tesoro e inversión muy valiosa. Los métodos de Reeva eran absolutamente radicales, Allard y Ashanti eran la mejor prueba viviente de que con Reeva las cosas eran así: aprende rápido o muere en el intento. Tal cual, el dragón que la engendró la enseñó. A ella le habían robado su infancia, pero no sentía ningún remordimiento por aquello. Entendía aue era necesario, si no, ¿quién mejor que ella para poder guiar a los suyos al futuro? ¿quién mejor que ella para liderizarlos? Era algo que quienes la seguían, la generación que sembraría las bases de la "patria híbrida", nombre con el que ella describía su utopía, debían entender. El tiempo para perderlo, eso serían algo que tendrían de sobra cuando gobernasen el mundo y derrocasen a los dragones, pero ahora mismo, había mucho en juego para permitirse el fracaso. Reeva detestaba permitirse fracasar y por eso siempre actuaba diligente y consecuentemente.

La híbrida sintió curiosidad de lo que Rhynn haría ante su devastador ataque de fuego. No fue lo que ella esperó, pero actúo. Eso le daba más detalles del cómo actuaba el híbrido en situaciones de combate y que posición podía ponerlo a jugar cuando lo requiriese.

Reeva, en su forma dragonica, de un color negro como el azabache, rugió una vez en el cielo, y se desplazó algunos metros agitando sus alas, para virar una vez más y decidir aterrizar. Fue descendiendo lentamente, hasta alcanzar el suelo y empezar a reptar captando el inconfundible olor de Rhynn. Era audible en aquel desolado paraje el regurgitar de su garganta reptilesca, ondas sonoras que chocaban contra las paredes su multitud de colmillos los cuales mostraban a una dragona en su fase de cazadora. Cuando el híbrido asomó la cabeza de nuevo de algún agujero, la primera vez, Reeva de inmediato lo miró y enseguida lanzó una llamarada de la que se salvó por poco pues se volvió a esconder. La híbrida entonces movió su cuerpo hasta donde lo había visto y observó el interior del agujero, entendiendo de que se trataba.

"-Así que de eso se trata.-" Pensó.

Reeva entonces se alzó sobre sus patas traseras, y dejó caer su enorme cuerpo con toda violencia sobre el suelo. Todo su peso, haría temblar el suelo y sin duda alguna empezaría a hacer que la tierra bajo sus pies se precipitase. Ahí donde había una abertura, ya no lo había y si Rhynn no salía, iba a morir tapeado. Reeva no se detuvo y volvió a hacer el mismo movimiento otra vez, yendo a por un tercero.




#996633
Our time is coming [Reeva] 2Q6fOTo
Reeva
Reeva
Hybrid

Ocupación : Comerciante - Traficante
Mensajes : 74

Volver arriba Ir abajo

Our time is coming [Reeva] Empty Re: Our time is coming [Reeva]

Mensaje por Rhynn el Sáb Feb 22 2020, 09:51

Pronto la claridad comienza a hacerse más patente en el túnel, de forma que no tardo mucho en llegar a las proximidades de una abertura. Con todo el sigilo del que soy capaz, intentando controlar mis latidos y mi respiración me voy acercando lentamente hacia aquella salida, notando el frescor del aire exterior golpear mi rostro según avanzo hasta poder sacar mi cabeza para inspeccionar. - ¡Mierda! – la exclamación brota inesperadamente de mis labios en cuanto veo los reptilianos ojos de Payge fijarse en mi momentos antes de que lance una llamarada contra mi cabeza. Algo que logro evitar por poco al obligar a mis manos y pies a reptar en dirección opuesta, de vuelta al túnel de la forma más rápida de la que soy capaz.

Pero si pensaba que aquella extraña estructura subterránea me iba a proporcionar algún tipo de seguridad pronto me queda claro que estoy en un grave error. Casi antes de que consiga regresar a lo que parecía la sala convergente de todos aquellos antiguos túneles o pasadizos, la vibración provocada por un fuerte golpe en la superficie hace que todo empiece a temblar a mi alrededor. Pronto una fina capa de polvo y arenilla cubre mi cuerpo, mientras el sonido de los cada vez más frecuentes derrumbes me espolean para que tome una decisión y encuentre una salida. Algo que no tardo en buscar desesperadamente en cuanto alcanzo aquella sala central. Por suerte el techo de ésta parece estar aguantando, o por lo menos no se ha derrumbado todavía enterrándome allí, pero sí que me hace darme cuenta de lo precario de mi situación y sobretodo de que sí que estoy realmente metido en una ratonera.

Desesperado, pero agradeciendo el poder ver en la oscuridad mejor que un humano, voy constatando cómo los restos de polvo que van entrando en la sala me indican cuales de aquellas posibles vías de escape van quedando taponadas, haciendo que mire a mi alrededor buscando alguno por el que salir, alguno que espero no se derrumbe encima de mi.

Finalmente consigo localizar uno por el que no sale polvo ni nada por lo que me lanzo hacia él con toda la rapidez de la que soy capaz. Antes de meterme en el, me detengo, pues éste, a diferencia de los demás, parece que desciende adentrándose más en las profundidades de la tierra. Durante unos minutos dudo sobre la conveniencia de adentrarme en ése túnel que bien puede terminar en un derrumbe más abajo, pero una parte de mi espera que, al adentrarse más profundamente, no sufra de las vibraciones que la híbrida está provocando en la superficie, causa inequívoca de los constantes derrumbes. Así, arriesgándolo todo a esa única posibilidad me adentro en el túnel a gatas, pues es imposible hacerlo de otra forma. Con rapidez voy descendiendo, notando cómo el sonido tanto de las vibraciones como de los derrumbes van quedando atrás, amortiguados por la distancia y la profundidad que voy ganando.

Mientras avanzo miles de posibilidades se van formando en mi cabeza, y todas ellas solo me avocan a una muerte segura, algo que parece no pasar de momento, pero que no tengo la certeza de que no llegue a suceder en cualquier momento. La fortuna vuelve a sonreírme, haciendo que, a lo lejos una tenue claridad me indique el final de aquel nuevo túnel, por lo que acelero mi avance dispuesto a llevar a cabo, o al menos a intentar, el plan que he ido forjando durante el recorrido por este túnel, un plan arriesgado, con muchos defectos por la falta de la concentración y el tiempo necesarios para urdirlo, pero un plan a fin de cuentas. En cuanto llego al final, compruebo el motivo por el que seguramente sigue en pie y no ha sido destruido por la híbrida. La entrada se encuentra parcialmente derruida, a parte de que está en lo más profundo de la pequeña hondura, casi en lo que sería la pared opuesta a la extraña construcción que me ha servido de mal refugio durante los últimos momentos. Consciente de que estar en lo más hondo complica aún más mi plan, decido volver a jugármela, no sin antes detenerme unos instantes para rezar a los Dioses Elementales pidiendo su ayuda en estos momentos.

Tras la fervorosa plegaria, aparto los escombros necesarios para poder deslizarme hacia la superficie, maldiciendo mentalmente mi corpulencia por primera vez en mi vida. Por suerte, Payge se encuentra todavía centrada en la destrucción de las aperturas que ve por la cima de aquella colina artificial, lo cual la mantiene a una distancia prudencial de mi. Tomando aire con fuerza, me impulso con todas mis fuerza sobre mis piernas, saliendo totalmente a la superficie, pero obligando a mi cuerpo a cambiar, algo que ya no se me hace tan costoso al haber ido practicando siempre que he podido desde nuestro último encuentro. Lo complicado iba a ser lo que tenía que hacer a continuación. Haciendo acopio de toda mi fuerza de voluntad, obligo a mis instintos animales a no lanzar rugido alguno, a mantenerlos a raya, mientras me centro en la Red. Sé que aún no soy capaz de transformarme sin conectarme a ella instantáneamente, pero si he aprendido a ignorarla, por lo que aprovecho esa debilidad para manipular la conexión de forma que parezca que he aparecido al otro lado de la colina. Permaneciendo conectado a ella el tiempo justo y necesario para que la híbrida capte mi aparición y el lugar exacto, me desconecto inmediatamente, desapareciendo de la Red como he aprendido a hacer, al tiempo que me agazapo en mi forma dracónica en la vertiente de la colina, con la mirada puesta en la cima, comenzando a reptar hacia la cima con todo el sigilo que soy capaz, sabiendo que el ruido de los derrumbes camuflarán el que yo pueda generar al ascender y esperando tomarla por la espalda, dispuesto a utilizar mi aliento ígneo contra ella en cuanto la vea aparecer.




Our time is coming [Reeva] NRP6sHA
Rhynn
Rhynn
Hybrid

Ocupación : Esclavo
Mensajes : 137

Volver arriba Ir abajo

Our time is coming [Reeva] Empty Re: Our time is coming [Reeva]

Mensaje por Reeva el Lun Mar 16 2020, 17:31

Decisión.

Era la palabra correcta para definir a una mujer como Reeva. En el momento en que había visto a los ojos a Rhynn, ese deseo, entonces sin duda una empatía y un vínculo había nacido entre los dos. Se había conectado con él, al ver que compartía su ideal, que lograba, hasta cierto punto, entenderlo y si había algo que Reeva había comprendido era que, sin duda, un líder, como ella lo era, porque tenía que serlo, requería se seguidores leales y fieles, pero también, de seguidores fuertes y preparados, y no le bastaba solo con saber que Rhynn quería seguirla, no era suficiente. El híbrido, como ella, tenía más fuerza de la que él imaginaba y eso, explotado de la forma correcta, no solo lo liberaría, sino que, además, sería un pilar importante en la causa que tenían por delante: reclamar la cima de la cadena evolutiva.

Reeva, tenía métodos radicales, pero eran necesarios. ¿Matar a Rhynn? No, por supuesto que no, no estaba en sus planes por ahora, pero si no estaba a la altura del grado de la responsabilidad que había adquirido al estar de lado de Reeva, entonces, todo iba a ser una pérdida de tiempo, y Reeva detestaba las inversiones fallidas.

La dragona, no se detuvo y siguió dando aún con más fuerza sobre el suelo. Iba a obligarlo a salir. Fue entonces cuando, viendo o creyendo que no tenía éxito, resopló por sus orificios nasales. Y, queriendo hacer que de una vez por todas saliese de ahí, entonces abrió sus fauces, y a través de uno de los orificios, soltó una llamarada de puro fuego y poder que hizo que se viese salir del mismo suelo fuego por algunas aberturas, repitió la misma acción de nuevo. Entonces, sobre sus patas traseras, apoyó todo su peso y agitó sus alas con fuerza para alzarse sobre el cielo y cubrir más campo de visión. Era imposible que Rhynn se hubiese quedado oculto ante el fuego que seguramente hizo arder todo allá abajo, por lo que quedaban dos opciones, o había salido, o había muerto. Reeva esperaba que la primera posibilidad fuese la más probable. Y fue entonces, cuando elevándose y virando, pudo verlo y reconocerlo tras aquella colina.

Era Rhynn, que la miraba y estaba en su forma dragónica. -Una trampa.- Pensó la híbrida. Le dio sin duda el beneficio de reconocer que era inteligente, estaba aprendiendo, pero no era eso lo que quería que aprendiese hoy. Rhynn ya sabía esconderse, lo había hecho toda su vida, lo que Reeva quería de él era que desatase su poder, y hasta ahora solo huía como rata. Reeva, entonces, pareciendo molesta, mostró los dientes y rugió, voló hacia él, planeando y lanzándose en picada hasta aterrizar a unos cuantos metros, y aterrizó de golpe, rugiendo con mayor furia como si algo empezara a pasarle y en efecto, así era. Reeva empezó a crecer en tamaño. Sus huesos, ya por si grades, se quebrajaban a medida que su cuerpo duplicaba su tamaño en consonancia con el dolor que le causaba y entonces, de pronto, el tamaño de sus zarpas, hocico, alas, dientes, patas y cada escama era considerablemente grande e imponente. Reeva, quién tenía el orgulloso porte de una dragona en su forma humana, ahora tenía el tamaño de un dragón puro en su forma real.

Se giró, quedando de medio lado en la distancia, y observó a Rhynn, más pequeño que ella y soltó un rugido aún más potente y ensordecedor que cualquiera que hubiese hecho y si compasión corrió, impulsando su velocidad con sus enormes alas y a intentó abatir a Rhynn con toda su fuerza lanzando un mordisco certero al cuello del más pequeño.




#996633
Our time is coming [Reeva] 2Q6fOTo
Reeva
Reeva
Hybrid

Ocupación : Comerciante - Traficante
Mensajes : 74

Volver arriba Ir abajo

Our time is coming [Reeva] Empty Re: Our time is coming [Reeva]

Mensaje por Rhynn el Lun Mar 23 2020, 19:44

La espera se convirtió en un momento tenso, realmente tenso, como cuando me encerraban mis amos en alguna celda o jaula a la espera del siguiente castigo, del siguiente tormento que me enseñara a doblegarme, a aceptar mi condición de esclavo, a demostrarme que cualquier fallo, cualquier acto de rebelión conllevaba un duro castigo. Y justamente ahora es cuando empiezo a preguntarme por los motivos que han llevado a Payge a atacarme de forma tan violenta después de haberme abierto un camino nuevo, un camino que desconocía y que pensaba recorrer junto a ella para alcanzar el siguiente nivel y conseguir aquello que más anhelo en la vida, un lugar en el que poder vivir libremente, sin más ataduras que las propias de la vida.

Pero la violencia desatada por la híbrida contra mi me dejaba bien claro que algo había hecho mal, pero por más que me esfuerzo, por más que le voy dando vueltas a todos mis actos desde nuestro primer encuentro, el único fallo real que cometí fue cuando me transformé por primera vez, cuando perdí el control e incluso llegué a atacarla. Un recuerdo de unos momentos en el que había perdido la razón, o más bien me había perdido en una mezcolanza de recuerdos e instintos que no pude controlar, pero si en aquel momento pude atacar, lo que está claro es que ahora también puedo hacerlo.

Este pensamiento me da fuerza, fuerza para aguantar la espera, para no salir huyendo para enfrentarme a ella y zanjar este asunto de una vez por todas. Seguramente el resultado será perjudicial para mi, puesto que no he dispuesto de tantos años de entreno como para que pueda equipararme a ella, pero no pienso huir, no pienso esconderme y, aunque muera sin saber el motivo de su ira contra mi, no voy a morir sin dar guerra.

El crepitar del fuego al salir por los restos de la apertura por la que había salido hace escasos momentos me saca de mis pensamientos, recordándome que el peligro es real y que pronto deberé enfrentarme a ella. Algo que parece que no va a tardar puesto que finalmente la híbrida se eleva sobre la colina, momento justo en el que aprovecho para comenzar a tensar mis extremidades, preparándome para el ataque.

La visión de la híbrida lanzándose en picado hacia mi consigue estremecer mi parte humana, pues el recuerdo grabado a fuego de las bestias destruyendo todo a su paso parece haberse convertido ya en casi un rasgo genético haciendo que esa parte mía grite de terror en mi interior. Pero si algo siempre me ha caracterizado es mi resistencia y mi fuerza de voluntad, por eso obligo a mi cuerpo a quedarse donde está a esperar al momento indicado para atacar, comparando a la híbrida a uno de mis antiguos amos, a uno de aquellos que creían poder destruirme mediante palizas, sin darse cuenta que lo único que lograban era fortalecer mi espíritu.

El retumbar del suelo al recibir el impacto de Payge en su forma dracónica queda amortiguado por el rugido que surge de sus fauces, mientras su cuerpo comienza a transformarse de una forma que creía imposible, pues, delante de mis ojos aumenta su tamaño hasta alcanzar el de un auténtico dragón. Negar que no me sorprende el cambio radical en su forma sería negar que el sol sale siempre por el este, pero en ese momento no podía flaquear, no podía salir huyendo como algo dentro de mi me gritaba, sino más bien me venía a la mente una frase que le oí una vez a mi actual dueño un enemigo grande y corpulento es más lento que uno pequeño mucho más ágil, usa su tamaño en su contra y tendrás posibilidades de victoria. Una frase que acude a mi memoria al momento, y que escuché en alguno de sus entrenamientos con sus hombres, un guerrero astuto y bien entrenado, del que estoy seguro que podría llegar a aprender millones de cosas.

Así, obligando a mi cuerpo a esperar un poco más, me mantengo estático mientras aquel inmenso dragón se dirige hacia mi como el mayor de los maremotos. Pronto las mandíbulas de mi supuesta mentora se lanzan contra mi cuello en lo que parece ser un ataque definitivo, pero es justo cuando está a escasos pasos de mi que suelto toda la tensión acumulada en mis patas de golpe, consiguiendo elevarme con la velocidad suficiente como para escuchar el chasquido de sus mandíbulas al cerrarse justo donde se hallaba mi cuello hace escasos momentos. Aprovechando la ventaja que me proporciona el menor tamaño, no dudo ni un segundo en batir con fuerza mis alas, pasando por encima de ella, no sin antes permitirme el intentar desgarrar la parte superior de su lomo mientras remonto la colina por la que ella misma se había dejado caer en picado elevándome muy por encima de la formación rocosa para dar un amplio giro y lanzarme, esta vez yo, en picado hacia la híbrida, abriendo mis fauces y lanzando una columna de fuego como antesala a la llegada de mi cuerpo.




Our time is coming [Reeva] NRP6sHA
Rhynn
Rhynn
Hybrid

Ocupación : Esclavo
Mensajes : 137

Volver arriba Ir abajo

Our time is coming [Reeva] Empty Re: Our time is coming [Reeva]

Mensaje por Reeva el Miér Mar 25 2020, 00:42

Sorpresa.

La híbrida, que había decido hacer de Rhynn su pupilo y encargarse de él personalmente, no esperaba, por supuesto, que el híbrido lograse reaccionar o por lo menos de aquella forma tan convincente. Hasta ahora, la determinación de Rhynn, había sido, no del todo complaciente para con ella, pues, aunque se vislumbraba como un leal seguidor de ella, uno que aparéntenme le serviría bastante bien en el plan que ella estaba creando para todos los suyos, con el fin de llevarlos a la cima de la cadena evolutiva y reclamar lo que por derecho natural les pertenecía, y teniéndola a ella, la más y mejor preparada como líder de la causa, ciertamente el vivir como esclavo y como humano durante todo ese tiempo le había robado a Rhynn la voluntad y la determinación, o por lo menos eso era lo que hasta ahora Reeva había visto y quería que recuperase. Que estuviese a la altura de lo que era: Híbridos, y orgullosos.

Parecía que algo había nacido en él desde ese último encuentro, y pudo sentirlo en la decisión de Rhynn de no quedarse de manos atadas, y defenderse.

Reeva, quien había adquirido el tamaño, forma, y fuerza de un dragón real en todo su esplendor, lanzó el primer mordisco sobre su cuello. Eso no lo mataría, si le haría daño, pero no el suficiente para que muriese. Menos ahora que si la estaba enfrentando en su verdadera forma, algo que había estado anhelando desde el primer momento en el que lo había atacado. Su mandíbula se cerró en vano sin atrapar al más pequeño, que se elevó por el aire, enseguida, la híbrida miró hacia arriba, pero no fue tan certera, pues el contraataque de Rhynn rasgo parte de su lomo, pero la híbrida, ahora con el tamaño de un dragón puro, rugió con ferocidad, y girando sobre sí lanzó una feroz llamadara de fuego que implosionaria contra la que el híbrido había lanzado en visceral choque de fuego y humo que Reeva usó a su favor para girarse sobré sí y usar la fuerza con la que Rhynn se venía lanzando sobre ella contra la fuerza de un coletazo que lo recibiría para batearlo, con toda la fuerza que acababa de adquirir en aquella forma, contra una gran montaña rocosa que al recibir el impacto el híbrido se fragmento en cientos de pedazos. Así mismo, la híbrida, no se detuvo, rugió advirtiendo su próximo movimiento y corrió hasta él, se percató de que se levantaría, pero no lo permitió, sus alas la impulsaron con más fuerza y con sus patas delanteras presionó a Rhynn contra lo que quedaba de rocas y le rugió en la cara, advirtiendo, pero fue cuando se frenó, estando sobre él, para por fin hablar. -De nada te sirven las ventajas físicas sino valoras la experiencia del enemigo, enfrentar a un dragón antiguo es enfrentar milenios de experiencia. Eres torpe e inexperto aún. Mientras tú necesitas 10 golpes para abatir a un dragón real, el solo necesitará uno contra ti para destrozarte. En el mejor de los casos, dos híbridos, saldrían victoriosos, uno, aún con la experiencia que yo tengo, tiene aún muchas más posibilidades de morir de forma inútil. Esta forma, es la mejor arma que podrás tener en uno contra uno. Enfrentar fuego contra fuego, fuerza contra fuerza o huir cuando debes hacerlo.- Entonces la “dragona” hecho para atrás su cuello y anunció, en el brillo de fauces, que iba a lanzarle una llamada a Rhynn.

Hasta ahora, había demostrado mucho más de lo que Reeva había esperado. Se mantenía vivo y capaz de enfrentarla fe forma ingeniosa, ¿qué haría ahora?




#996633
Our time is coming [Reeva] 2Q6fOTo
Reeva
Reeva
Hybrid

Ocupación : Comerciante - Traficante
Mensajes : 74

Volver arriba Ir abajo

Our time is coming [Reeva] Empty Re: Our time is coming [Reeva]

Mensaje por Rhynn el Dom Mar 29 2020, 12:09

La reacción de Payge no se hizo esperar, y pronto contraatacó de una forma que no me esperaba, dejándome bien claro que soy menos que un novato en lo que el arte de la lucha se refiere. Algo bastante lógico teniendo en cuenta que hace escasas lunas que he descubierto mi auténtica naturaleza y que todavía soy poco más que un bebé dando sus primeros pasos en este nuevo mundo. Por eso no me espera su reacción así que me toma totalmente por sorpresa la columna de fuego que sale disparada desde sus fauces directa a la mía, provocando una fuerte explosión en cuanto ambas columnas se juntan junto a una humareda que impide que vea directamente a la híbrida, a pesar de su gran tamaño, consiguiendo que frene ligeramente mi descenso, otro grave error que no tardo mucho en descubrir pues escasos instantes después siento como soy golpeado con fuerza, desviando mi trayectoria al momento, sintiendo como mi cuerpo vuelve a golpear con violencia la tierra, hundiéndome ligeramente en ella mientras millones de pequeños proyectiles pétreos son disparados por doquier como consecuencia del violento impacto. Un impacto que me atonta durante unos momentos y que me impide reaccionar a tiempo mientras noto como restos de piedra y tierra caen todavía sobre mi dolorido cuerpo.

Antes de que pueda si quiera despegarme de la pared rocosa contra la que he impactado, siento cómo las patas delanteras de Payge empujan mi cuerpo contra la dura roca, impidiéndome levantarme o moverme, sintiendo su cálido aliento peligrosamente cerca de mi cabeza cuando ruge con fuerza, sin poder hacer poco más que intentar apartar mi rostro de su amenazante hilera de colmillos.

En silencio, sintiendo cómo mi corazón late alocadamente en su cárcel de carne y hueso, escucho sus palabras sin dejar de buscar la forma de liberarme de tener una posibilidad de defenderme, de atacar. Según va hablando me queda bien claro que esto no es más que otra lección, una dura lección de combate para la que no estoy para nada preparado, puesto que, como bien dice ella, no tengo ni idea de sus capacidades físicas, como tampoco de tácticas o técnicas de combate en forma dracónica, así que solo me queda mi ingenio y mi instinto, un instinto que está tan acostumbrado a obedecer, a soportar que en cuestiones de ataques y contraataques anda más bien oxidado.

Son sus últimas palabras las que dan la clave que necesito, las que realmente me importan de aquello que ha estado diciendo, sobretodo porque lo acabo de comprobar perfectamente. Fuego contra fuego, la forma en la que ella ha utilizado su propio fuego para detener el mío, fuerza contra fuerza, la forma en la que ha utilizado mi propio impulso para repeler mi ataque golpeándome con igual fuerza y huir cuando debes hacerlo, opción última que todavía no he hecho. Por eso, en cuanto veo que retrocede su cuello preparándose para lanzarme una llamarada, algo que por la cercanía y diferencia de tamaño puede significar mi muerte casi segura, dirijo mis propias fauces hacia ella, lanzando con rapidez otra llamarada hacia su interior, utilizando como ella bien me ha dicho fuego contra fuego, en un combate que sé que voy a perder, pero que me sirve como maniobra de distracción para intentar conseguir mi verdadero objetivo, que no es otro que el de huir para poder contraatacar. Así, mientras me esfuerzo por contener su potente llamarada con la mía, sintiendo el calor cada vez más cercano en mi rostro, golpeo con todas las fuerzas de las que soy capaz la montaña con mi propia cola, provocando un nuevo desprendimiento de rocas sobre nosotros al tiempo que con mis patas lucho por deslizarme hacia abajo, buscando zafarme de su agarre y poder liberarme antes de que su fuego, el las rocas acaben con mi propia vida.




Our time is coming [Reeva] NRP6sHA
Rhynn
Rhynn
Hybrid

Ocupación : Esclavo
Mensajes : 137

Volver arriba Ir abajo

Our time is coming [Reeva] Empty Re: Our time is coming [Reeva]

Mensaje por Reeva el Dom Abr 26 2020, 19:35

Era evidente.

Reeva, tenía claras las cosas. Sus planes, gozaban de mucha complejidad, y todo lo que tramaba, no era fácil. Ese mundo, el nuevo mundo, que demandaba que los más evolucionados tomasen lo que por ley natural les pertenecía, demandaba, sin duda, pasos firmes y estratégicos. La historia le había enseñado a la híbrida una cosa: la evolución jamás había sido un proceso pacifico. Los primates lucharon contra los humanos, los humanos lucharon contra los dragones… y ahora, los dragones debían luchar contra los híbridos. Las razas inferiores eran proclives y tendentes a resistirse a lo que la naturaleza, muy por encima de todo de todo lo existen, el orden natural, demandaba. Ella lo entendía. Reeva comprendía el porqué. Nadie que estaba en la cima quería perder quien era, qué era. Esa sensación de poder, estar en lo sumo. Mucho menos los dragones, seres orgullosos y poderosos, cuya sangre corrían por sus venas. Híbrida, pero mucha más dragona de lo que se podía imaginar, criada como ellos en todo sentido, para serlo en todo su esplendor y elaborada y perfecta mentira con el fin de poder llevar a cabo a total perfección, sus planes.

Era por eso, que, para poder seguir avanzando, sus seguidores, sus aliados, debían hacerse fuerte. No era solo ser un híbrido, se trataba de estar conscientes de las capacidades, las fortalezas y debilidades, y de conocer al enemigo.

Como “dragona”, estaba aleccionando a Rhynn, y cómo “dragona”, actuaría. Llegado el momento, el enemigo no tendría compasión, no daría oportunidades. Las batallas, y la guerra, era vivir o morir, y eso definía al ganador. La reacción de Rhynn hacia su ataque fue rápida, y le habría causado un verdadero daño si, por suerte, su llamarada no hubiese alcanzado a salir antes de que la de Rhynn terminase de entrar en su propia boca y le causará daño. Aquello, generó una explosión de puro y ardiente vapor que inundo todo alrededor ante el estruendo de dos fuentes de puro poder. Reeva rugió con ferocidad, cegada y aturdida, y cerró los ojos, para echarse hacia atrás alejando su pata de Rhynn. Con rapidez sacudió la cabeza, buscando recuperar rápidamente sus sentidos y deshacerse del humo que ahora la rodeaba y no le dejaba ver, sumado a eso, batió sus enormes y fuertes alas con fuerza, acción más que suficiente para despejar la visión. Entonces, lo notó: era tarde. La “dragona” abrió los ojos y recuperó su campo para ver a un Rhynn que intentaba huir y percibir sobre ella rápidamente el quebrar y la lluvia de un montón de rocas. Quiso reaccionar, pero fue tarde, sabiendo que tenía que huir, para cuando lo hizo, ya la gran cantidad de rocas empezaron a golpearla y hacer sobre ella en golpes imparables, y todo empeoró cuando la acción de Rhynn, fue mucho m{as devastadora de lo que él había premeditado, pues la colina se quebrajó por completo y aquello fue una verdadera avalancha que se catapultó hacia Reeva sin ninguna compasión y levantó un gran estruendo que perturbó el silencio de los Paramos de ahí a varios kilómetros, perdiéndose en aquella imagen la figura de Reeva siendo golpeada y rugiendo con ferocidad en medio de una estela de polvo puro.

Pasado los minutos, el silencio volvió a reinar, y ahí donde yacía Reeva, cuando la gran estela de humo generada por el derrumbe empezó a disiparse, solo podían divisarse algunas de las partes del enorme y escamoso cuerpo de Reeva, mezcladas entre la nueva montaña de rocas derrumbadas. Completamente tapeada.  Reeva, que se encontraba consiente, y con el rostro en medio de aquella oscuridad de rocas, tapeado, sonrió en lo más interno de su ser. Rhynn empezaba a entender el concepto, aquello, le daba mucho más placer del que él híbrido podía ver. Decidió quedarse ahí, por unos minutos más. -Lo haces bien.- Pensó, y suspiro vapor ardiente por los orificios nasales, anticipando. -Aún así…- Entonces sus ojos se abrieron, y de entre aquella montaña de rocas que parecía haberla acabado, emergió en medio de una explosión de fuego, rocas que salieron disparados hacia todos los puntos cardinales y un feroz y atronador rugido una híbrida que se elevó hacia el cielo con toda la ferocidad e imponente fuerza de un dragón y se apresuró a aterrizar sobre el suelo, haciendo temblar este ante toda su fuerza y peso.

Our time is coming [Reeva] Cq_SAA

-Mi coraza es como diez escudos, mis dientes son espadas, mis garras lanzas, el impacto de mi cola es un rayo, mis alas un huracán y mi aliento es muerte…- Y, levantando un poco su rostro, miró a Rhynn de forma amenazante, mientras de sus fosas nasales salió vapor, y volvió a levantar la magnificencia de su cuerpo, extendiendo sus alas para manifestar todo su tamaño, y rugir con fuerza.

Our time is coming [Reeva] 967194771DBC06FE9C346244315BB14245DB77C8

Y, dando algunos pasos hacia adelante mientras se jactaba de su poder, volvió a centrar su mirada en Rhynn. -¿Me temes, Rhynn?




#996633
Our time is coming [Reeva] 2Q6fOTo
Reeva
Reeva
Hybrid

Ocupación : Comerciante - Traficante
Mensajes : 74

Volver arriba Ir abajo

Our time is coming [Reeva] Empty Re: Our time is coming [Reeva]

Mensaje por Rhynn el Dom Mayo 03 2020, 14:21

Sorprendentemente mi acción desesperada parece surtir efecto, pues, para mi sorpresa consigo que nuestras llamaradas se encuentren antes de que suya llegue a surgir de sus fauces, creando una explosión y una cortina de humo que me dan la oportunidad para reaccionar, para poder golpear la montaña con mi cola en un intento por conseguir más distracción más tiempo. Inesperadamente, cubierto todavía por el humo que no nos permite ver nada, noto cómo la presión de su garra sobre mi cuerpo se alivia, permitiéndome escurrirme hacia abajo ayudado por la fuerza de la gravedad. Así, cuando el estruendo de la colina al resquebrajarse me indica que he logrado mi objetivo, me encuentro ya por debajo de sus miembros superiores, teniendo como último obstáculo sus garras inferiores y su poderosa cola. Pero las rocas se convierten en unas inesperadas aliadas, golpeando sin compasión el voluminoso cuerpo de la híbrida mientras que el mío, menor en volumen, me permite escabullirme finalmente, arrastrándome por la pendiente de la colina, alejándome de Payge antes de batir con fuerza mis alas y elevarme nuevamente, salvándome de quedar enterrado como veo que ocurre con ella.

Batiendo mis alas con fuerza, elevándome metros por encima del recién provocado derrumbe, recupero lentamente el ritmo de mi respiración, el cual se había acelerado demasiado durante los primeros momentos en los que realmente llegué a abrazar la muerte, pues estaba seguro de que ella iba a darme el golpe final, abrasándome la cabeza con su poderoso fuego mientras me mantenía inmovilizado contra la dura roca. Poco a poco, según el polvo se va depositando o va siendo arrastrado por la suave brisa que recorre los páramos, la imagen del cuerpo semi enterrado de la híbrida queda a mi vista, haciendo que me eleve ligeramente más, pues estoy seguro de que hace falta mucho más que un simple derrumbe, por potente que sea, como para acabar con la vida de un ser de semejante tamaño.

Mientras me mantengo suspendido a cierta altura, me planteo seriamente la posibilidad de atacar, de abrasar su cuerpo ahora que parece estar medio enterrado entre todas esas rocas pues a mi memoria acude la terrorífica imagen que captaron mis impresionables ojos cuando era pequeño de aquellas orcas, golpeando una y otra vez a una ballena mucho más grande que ellas, aturdiéndola lo suficiente como para lograr impedirle tomar aire, acabando con su vida de forma cruel y efectiva, para luego, devorar una sola parte del cuerpo del enorme animal. Haciendo que, por unos momentos me vea como una de esas orcas, capaz de terminar con algo más grande que yo, aunque sabiendo que necesitaría de la ayuda de otros para lograrlo.

Finalmente, trascurrido un tiempo prudencial en el que no se percibe ni el más mínimo movimiento en la nueva montaña de rocas, decido posarme en tierra, lo suficientemente alejado del cuerpo como para evitar ser tomado por sorpresa mientras me planteo seriamente la opción de atacar nuevamente. Es entonces cuando toda aquel montículo vuelve a estallar generando una nueva explosión de polvo, piedras y fuego ardiente al tiempo que el enorme cuerpo de la híbrida se eleva muy por encima del cielo, demostrándome que ese momento de duda es más que suficiente como para perder la ventaja que había conseguido. Un error que puede costarme la vida.

Notando perfectamente cómo la tierra tiembla en cuanto se posa nuevamente sobre ella, extiendo mis alas dispuesto a volar, a alejarme lo suficiente como para conseguir encontrar algo que me vuelva a dar la ventaja que necesito, la que he perdido tan estúpidamente. Pero son las palabras de Payge las que acaparan toda mi atención, puesto que está claro que tiene razón, que todo su cuerpo está diseñado para matar, lo que significa que el mío también lo está, me recuerdo. Pues, a pesar de ser de menor tamaño, ahora mismo soy también un dragón y mi piel es tan dura como la suya, mis dientes y garras tan mortíferos como los suyos, mi aliento, alas y cola tan formidables como los suyos, solo el tamaño nos diferencia y, eso es lo que tengo que tener en cuenta.

Lo curioso del caso es que en forma humana, yo suelo ser el grande, puesto que mi cuerpo es más voluminoso, más alto que el de la media humana habitual y, sin embargo en forma dracónica es al revés. Pero de igual forma que he aprendido que ser voluminoso da unas ventajas, también te acarrea desventajas y es ahí dónde reside la clave del éxito, el saber utilizar el tamaño para vencer a tu enemigo. Y es eso lo que tengo que hacer ahora mismo, aunque no tengo ni idea de cómo lograrlo.

Atento al despliegue de poder que ejerce la híbrida delante de mi, no dejo de estrujarme los sesos para encontrar la forma más eficaz de atacar, de ganar el combate. - No – me escucho responderle con firmeza a su pregunta, sorprendiéndome por creer realmente lo que acabo de decir - No te temo, porque mi cuerpo es tan poderoso como el tuyo, más pequeño, pero igual de mortífero, solo el tamaño y la experiencia nos diferencia y eso, es algo que se puede solucionar. Así que no, no te temo. ¿Respeto?, sí, te respeto porque eres mi adversaria, y a un adversario siempre se le ha de mostrar respeto para no cometer fallos estúpidos, pero temor… no… ya no – le explico antes impulsarme con fuerza sobre mis patas traseras, plegando mis alas para ejercer menos resistencia al aire, lanzándome como si de una lanza me tratase contra el cuerpo de la dragona, dispuesto a utilizar mi destreza, esa gran ventaja que me otorga la diferencia de tamaño, y lo inesperado de mi reacción para poder esquivar sus dientes y golpearla en el cuello, o en el costado, buscando demostrarle que soy un digno rival de ella.




Our time is coming [Reeva] NRP6sHA
Rhynn
Rhynn
Hybrid

Ocupación : Esclavo
Mensajes : 137

Volver arriba Ir abajo

Our time is coming [Reeva] Empty Re: Our time is coming [Reeva]

Mensaje por Reeva el Dom Mayo 03 2020, 21:06

Cambios.

A Reeva le produjo sorpresa. Estaba claro, no, no había esperado, en ningún momento, aquella respuesta. No sabía ni podía explicarse que había pasado con Rhynn en los periodos de tiempo en el que no se habían visto, los cuales, debían, sin duda, ser largos. Él, momentáneamente, era un esclavo, “humano”, ella, una burguesa, “dragona”, y para los grandes planes de Reeva, cada movimiento, debía ser meticuloso, cuidadoso, y cauteloso. Hecho en la medida perfecta, para asegurar el éxito de cada movimiento, y cada parte del tiempo que se invertía en el nuevo amanecer que se cernía para el mundo, y para la raza híbrida. Un amanecer que suponía el ocaso del dragón y la ascensión del híbrido. Con ella, como su líder. El momento de los más evolucionados.

Habría esperado una demostración de valentía estúpida, una expresión de absurda confianza, pero no, lo pudo mirar en sus ojos, era la verdadera certeza de saber que Rhynn, entendía lo que era, de que Rhynn, sentía por fin, el orgullo de ser quien era. “Híbridos, y orgullosos”. Todo lo que había visto en aquel primer encuentro parecía, de momento, haberse borrado por completo.

Sin embargo, la híbrida dudo. Rhynn no era el primer híbrido en condición de esclavo y condenado a vivir camuflado como humano con el que Reeva lidiaba, así que, fue suspicaz, y analizó bien los ojos rasgados del otro híbrido frente a ella. En cada palabra que salió de su boca, Reeva puso atención, en todo detalle. Y sí, no había duda, no había ni siquiera una pizca de miedo. El semblante de la “dragona” se mantuvo igual de imperturbable, pero muy por dentro, Reeva sonrío. -Estás listo.- Pensó para sí misma. Mucho más que dominar sus habilidades, la voluntad, era lo más esencial. Reeva sabía que poder sin voluntad, era simple basura, y aunque aún Rhynn tenía un largo camino por alcanzar su potencial al 100%, algo de lo que ella iba a encargarse de forma personal, el hecho de entender que era un híbrido, abría para ella el siguiente paso. A pesar de ello, el muchacho seguía pecando de ingenuo. Era un problema menor y con solución, y se lo iba a enseñar. Miró al híbrido preparar su contraataque y abalanzarse hacia ella con todo lo que tenía, a una muy gran velocidad. Los rasgados ojos de Reeva se dilataron haciendo que la rasgadura se hiciera más delgada, y soltase vapor ardiente de sus fosas nasales. Entendía el razonamiento de Rhynn en batalla, cómo no hacerlo, si ella misma había evaluado todo eso ya hacía tantos años, quería volver las fortalezas de un dragón su debilidad, equilibrando la balanza, pero lo que Rhynn parecía ignorar era que, ese juego, era un arma de doble filo, puesto que un dragón podía hacer lo mismo. Reeva, analizando bien la distancia que poco a poco se hacía menor entre ellos, lo esperó, y justo ahí, en ángulo correcto, en el punto en donde supo que la velocidad de Rhynn no tenía punto de retorno, ella, rugiendo, también decidió lanzarse contra él con su monstruosa fuerza para impactar contra el más pequeño su enorme cuerpo sin ningún tipo de compasión, y poniendo toda la fuerza del batir de sus enormes alas en aquel contraataque que, sin duda, barrió al más pequeño cuando ambos se encontraron en un choque inevitable de pura fuerza bruta entre ambas bestias.

Habiéndolo barrido varios metros de ella, Reeva, quien también sintió el impacto del golpe del más pequeño, aunque por supuesto, en menor escala comparado al que ella le proporcionó, agitó la cabeza con rapidez, y sabiendo que sin duda Rhynn estaría completamente aturdido y es efecto iba a durar varios minutos, pues Reeva no se había contenido en lo más mínimo en hacer despliegue de todo su poder físico, rugió y corrió hasta el más pequeño, alcanzándolo casi al mismo tiempo en el que Rhynn frenaba en el suelo tras el impacto recibido, y se asestó por encima de él, dejándolo una vez más, por debajo de ella. De forma amenazante, acercó su hocicó y rugió advirtiendo, mostrando todos sus colmillos, dispuesta a dar el golpe final. -Nunca jamás vuelvas a subestimarme, muchacho.- Sentenció, y entonces, lanzó su mordida. Todo había terminado.

La ilusión del fin.

Entonces, cuando el fin parecía haber llegado para Rhynn, quien cerró los ojos viendo por última vez la mordida de Reeva hacia él para arrebatarle la vida, la híbrida, quien había arqueado un tanto el cuello para levantarlo, se encontraba mirando a Rhynn, con una especie de sonrisa, de porte orgulloso y seguro, entre aquel montón de escamas y dientes que formaban su alargado hocico. -Arriba, esclavo. Es suficiente.- Soltó de repente la “dragona”, en tono jocoso. Algo bastante inesperado de su parte pero que daba a entender dos cosas: la primera, que se había divertido, y la segunda, que estaba satisfecha con los logros de su pupilo. Entonces, la híbrida se hecho a un lado, para darle espacio de poder recomponerse, mientras se mantuvo observándolo.




#996633
Our time is coming [Reeva] 2Q6fOTo
Reeva
Reeva
Hybrid

Ocupación : Comerciante - Traficante
Mensajes : 74

Volver arriba Ir abajo

Our time is coming [Reeva] Empty Re: Our time is coming [Reeva]

Mensaje por Rhynn el Sáb Mayo 09 2020, 13:23

Hasta para mi era una sensación extraña, el no tener miedo, el haber perdido ese miedo hacia el ser que tenía delante pues ahora sabía la verdad, había entendido que soy exactamente igual que ella, que por mi sangre corre mezclada a partes iguales la sangre de humanos y dragones, algo que me convierte en un igual a ellos o quizás incluso en algo mejor que ambas partes, como si los dioses hubiesen querido unir ambas razas para dar lugar a un nuevo mundo, a una nueva realidad en la que Payge cree firmemente y que, gracias a sus enseñanzas, estoy comenzando a comprender, a darme cuenta de una realidad que no entendía por el desconocimiento hacia mi auténtica naturaleza, algo que ahora ya se ha desvelado y que he de asumir pues, de igual manera que aprendí a ser un buen esclavo en su momento, ahora me toca aprender a aceptar esta nueva realidad, a aceptar que soy un híbrido.

Híbridos y orgullosos”. Esa frase que ya me dijo la híbrida en nuestro primer encuentro, en aquella primera vez en la que me abrió las puertas de un mundo extraño, desconocido pero tan real como el aire que respiro. Una frase que habla de dos realidades, la de mi naturaleza y la de mi comportamiento que debo aceptar, a pesar de que sé perfectamente que la última parte, ese orgulloso tiene diferentes matices, pues se puede entender por ser lo que eres o simplemente porque la sangre dracónica que fluye por nuestras venas nos han dotado de esa cualidad tan desconocida para mi.

Pero es ahora mismo otras frases las que me han impelido a lanzarme contra ella, a no pensar mucho en planes de batalla, en estrategias pues sé que no tengo tiempo, que he de utilizar el factor sorpresa, la agilidad y la velocidad que pueda antes de cansarme, antes que el poder de ese cuerpo superior al mío consiga derrotarme, pues, después de sus anteriores ataques sé que esto no es un juego y que mi vida realmente corre peligro. Por eso, en mi cabeza resuenan aquellas palabras que he escuchado de la boca de mi dueño, de ese poderoso guerrero entrenando a sus pupilos. Acorta la distancia con el enemigo hasta llegar al combate cuerpo a cuerpo. Reemplaza el miedo por respeto y precaución. Morir en combate es el mayor de los honores, porque no se muere más que una vez, una muerte que llega sin dolor, una muerte que no es horrible si se muere por tus ideales. Es peor continuar viviendo como un cobarde habiendo traicionado tus ideales.”. Estas son las palabras que ahora resuenan en mi mente, haciendo que me lance hacia ella en un intento por acercarme lo bastante como para poder mantenerme alejado de su fuego y, sobretodo, poder usar mis propias garras contra su ser. Pues ahora mismo ése es justo mi plan, acercarme a su voluminoso cuerpo para poder desgarrar su piel aprovechando que es más lenta en movimientos que yo.


Por desgracia, está bien claro que soy un auténtico novato en las artes de la guerra pues la reacción de la híbrida es la de una experta, la de alguien mucho más versado que yo en este arte ancestral. Así, cuando ya no puedo frenar mi rápido avance veo como impulsa su enorme cuerpo hacia mí, ayudándose del batir de sus poderosas alas para ganar velocidad con rapidez acercándose sin miramientos hacia mi. Al instante soy consciente de mi error, como también de que ya no puedo parar, simplemente intentar esquivarla, algo que no logro hacerlo antes de que nuestros cuerpos escamosos choquen violentamente.

El impacto es brutal, una colisión entre dos seres a gran velocidad y en la que el volumen de ambos cuerpos es crucial para el desenlace. Así, al momento siento como todo mi cuerpo es frenado repentinamente, como todos los huesos de mi cuerpo crujen con fuerza al impactar contra esa muralla de escamas, carne y huesos, antes de retroceder, de retornar hacia el punto de salida, pues soy repelido por su cuerpo con violencia, lanzando finalmente hacia atrás por su fuerza demoledora.

Tras el impacto todo se vuelve borroso, el cielo, la tierra, todo pierde sentido y una sensación de confusión se apodera totalmente de mi. Siento mi cuerpo golpear el suelo, rodar por él, resbalar sobre la dura piedra de aquellos páramos mientras mis ojos no dejan de ver una explosión de colores, de tonalidades y texturas que no logro situar correctamente, totalmente aturdido por la fuerza del impacto recibido, quedando tumbado en el suelo incapaz de reaccionar. Algo que la híbrida aprovecha al instante, volviéndome a someter con su tamaño, aplastándome nuevamente bajo su peso mientras no soy consciente de nada de lo que me rodea.

En plena confusión mental, mientras mis ojos intentan discernir qué es el suelo y qué el cielo, la voz de la híbrida se cuela en mi aturdida mente como un auténtico torbellino consiguiendo que gire mi testa para encontrarme con aquella enorme hocico cuyos dientes asoman peligrosamente. Unos dientes que se alejan los suficiente como para poder lanzarse seguidamente hacia mi, hacia mi pobre cabeza, sellando finalmente mi destino. Sin poder evitarlo cierro con fuerza mis ojos mientras golpeo el suelo con mi cabeza, en un vano intento por quitarla de la trayectoria de esos dientes que me destrozaran el cráneo sin problema, sintiendo como cierta ironía se apodera de mi. La ironía de morir solo en aquel paraje alejado de todo y de todos, en un lugar en donde mi cuerpo será devorado por los carroñeros sin que nadie de aquellos que realmente se preocupan por mi llegue a saber nunca realmente qué me pasó, algo que me duele, pues no volveré a ver a mi querida Iraida, ni al curioso Vindicare y, sobretodo Aiden, mi dueño, no sabrá que morí luchando como un ser libre y no apaleado como un pobre esclavo.

Extrañamente la fatal mordida no llega. Con sorpresa, tras haber respirado más de cinco veces sin que la muerte me llegue, completamente recuperado del aturdimiento provocado por el impacto, abro los ojos, encontrándome con la mirada divertida de Payge, quien luce orgullosa, triunfal y sobretodo satisfecha antes de ordenarme que me levante, apartando su enorme cuerpo para permitirme erguirme del polvoriento suelo.

Una vez liberado de su presa, sacudo mi cabeza con fuerza, intentando recomponerme completamente, recuperar el control de mis pensamientos y de mi cuerpo, expulsando así los últimos retazos de aturdimiento que pudiesen quedar en mi. Lanzándole una mirada seria, en la que el azul de mis ojos luce frío y pálido, del mismo tono que el cielo invernal, utilizo mis cuatro patas para levantarme del suelo y encararme a ella, cerrando ligeramente mis ojos, mientras permito que el vaho salga por mis fosas nasales. - No soy tu esclavo – articulo como puedo con mis fauces, dejando que el tono serio de mis palabras cale hondo en los oídos de la híbrida, pues, por primera vez en muchos años soy capaz de revelarme contra lo que me han inculcado, con lo que me han obligado a creer a base de dolor, humillaciones y sometimiento físico y mental. Siendo capaz de negar mi condición de esclavo, algo impensable días antes, pero algo que, gracias a los últimos acontecimientos de los que he sido víctima y de lo que me ha enseñado hoy la dragona que se alza orgullosa a mi lado, soy capaz de hacer.

Seguidamente, comprendiendo que la lección de hoy parece haber finalizado, que realmente esto no dejaba de ser una prueba que parece que he superado, que no era un simple encuentro para ejecutar una sentencia a muerte por algo que desconozco haber hecho, cambio de forma bajo la atenta mirada de la híbrida, pasando por el doloroso cambio de retomar mi forma humana, quedando desnudo pero erguido, sin rastro alguno de mi tan característica pose sumisa, con la espalda bien recta, la mirada fija en los reptilianos ojos de ella y mis brazos cruzado en mi pecho, en una clara estampa que nada tiene que envidiar a la de los orgullosos dragones.

Así, mirándola fijamente, sin rastro alguno de miedo en mi cuerpo, espero su siguiente reacción o explicación. Algo que me indique si he logrado superar su prueba o si, simplemente, no ha sido más que una forma de pasar el tiempo, de divertirse a mi costa.




Our time is coming [Reeva] NRP6sHA
Rhynn
Rhynn
Hybrid

Ocupación : Esclavo
Mensajes : 137

Volver arriba Ir abajo

Our time is coming [Reeva] Empty Re: Our time is coming [Reeva]

Mensaje por Reeva el Miér Mayo 20 2020, 01:35

Avanzaba.

El avance de Rhynn era, particularmente, destacable. Reeva le había dicho lo que significaba ser un híbrido tan “viejo” sin haber desarrollado sus habilidades, lo que costaba que un híbrido condenado a vivir como humano durante tiempo, pudiese desenvolverse fácilmente siendo lo que realmente era. Mientras más joven, más fácil era el proceso, pero, mientras más acostumbrabas al cuerpo y mente a vivir y a adaptarse a una sola cosa, indudablemente, el cambio tenía consecuencias que, para cuestiones de adaptabilidad, eran un problema. No imposible, pero si algo que dedicaba y requería más tiempo.

Reeva estaba consciente de eso, de que tomar a Rhynn bajo su guía, iba a ser un proceso que le iba a requerir cierta inversión de su tesoro más valioso: su tiempo, sin embargo, parecían que las cosas iban avanzando, de alguna forma que ignoraba, ventajosamente para la causa. No era tanto por el carácter de Rhynn, sino por sus habilidades en sí. Lo primero era que estaba rápidamente adaptándose al dolor que le suponía el cambio, de dragón a humano y de humano a dragón. Era una habilidad que para los primerizos les suponía aprender a dominar el dolor y el gasto de energía que toda complicada metamorfosis, como lo era sin duda la de un híbrido, implicaba. Eso, le decía varias cosas, la primera era que había estado practicando, y la segunda, que lo estaba haciendo en una forma en la que su mente y cuerpo se estaban fortaleciendo. Lo miró fijamente, con sus ojos rasgados, erguido y desnudo frente a ella. Lo minúsculo que resultaba para ella en aquella forma. Reeva suspiró, cerró los ojos, y de pronto, su tamaño empezó a disminuir. Los huesos se encogieron, las escamas, y todo su cuerpo, adquiriendo la mitad del tamaño que había tenido anteriormente, aun así, obteniendo el tamaño de un híbrido, seguía siendo muy grande, lo que a ojos de un dragón puro podía concluirse como una dragona joven cercana o quizá en la adultez, pero a ojos de un híbrido, tenía el tamaño de una híbrida de una edad considerable, ignorándose el verdadero tiempo que podían vivir los híbridos, puesto que del más viejo, según datos de la Inquisición, se tenía un registro de unos 300 años de edad, Reeva, tenía 100.

La “dragona” entonces abrió los ojos, tras el dolor, que no le causaba más que una mínima expresión. Lo que delataba su exhaustivo control y dominio sobre sus capacidades. Se sentó, imponente y hermosa incluso en su forma dragónica. Digna de ver. Lamió sus zarpas para limpiarlas. -Hace mucho de nuestro último encuentro, Rhynn.- Mencionó, y fue después que de soslayó, miró a Rhynn. -¿Algo de lo que deba estar enterada?- Inquirió, para girar su cuello, tranquila, pero inquisitiva, mientras esperaba una respuesta.

Su pregunta no era ni suponía nada extraño. Si Rhynn era inteligente, se había dado cuenta y sabía bien, que Reeva, sin lugar a duda, era una mujer extremadamente observadora, y ese detalle, su tan exhaustivo control, no iba a pasar ni mucho menos desapercibido a sus ojos. No por nada Reeva había llegado hasta donde estaba, y se jactaba de ser una de las burguesas más poderosas del Imperio del Fuego, sin ni siquiera haber alcanzado la aristocracia y ni siquiera ser una verdadera dragona. No conforme con eso, Rhynn ya no era para ella un simple esclavo, ahora era uno de los suyos, y ser uno de los suyos implicaba muchas cosas. Tocaba esperar su respuesta.




#996633
Our time is coming [Reeva] 2Q6fOTo
Reeva
Reeva
Hybrid

Ocupación : Comerciante - Traficante
Mensajes : 74

Volver arriba Ir abajo

Our time is coming [Reeva] Empty Re: Our time is coming [Reeva]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.