Reign of Fire
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Novedades

- (30/05) Aviso Importante

- (18/05) Ya podéis pedir Los Dracs de Mayo

- (28/03) ¡Cumplimos 6 años online!

- (29/01) ¡Empezamos a publicitar por Tumblr!

- (18/01) Debéis hacer el nuevo Registro único

- (15/01) ¡La minitrama Ash Blessing ha empezado!

- (17/11) Revisad bien la normativa de las búsquedas, pues hemos añadido una nueva norma.

- (18/02) Nuevos cambios en la normativa obligatoria para reactivar cuentas inactivas.

- (22/11) Nuevos requisitos para comprar subforos en la tienda aquí.

- (18/07) Nuevas normas respecto a los posts +18 de índole sexual.

- (18/05) Nuevas normas de emisión de reportes aquí.

Últimos temas
» Spirit Soul | Cambio de botón
Violento reencuentro [Priv] EmptyMiér Jun 10 2020, 09:24 por Invitado

» El ultimo Post
Violento reencuentro [Priv] EmptyMar Jun 02 2020, 15:19 por Selene Warren

» One Piece War [Afiliación Elite]
Violento reencuentro [Priv] EmptyDom Mayo 31 2020, 07:56 por Invitado

» En el bosque todo es más interesante || Luka
Violento reencuentro [Priv] EmptySáb Mayo 30 2020, 03:51 por Inaya

» Noche de guardia (Luka Schubert)
Violento reencuentro [Priv] EmptyJue Mayo 28 2020, 22:40 por Luka Schubert

» Una gran familia (Tamar y Anzu)
Violento reencuentro [Priv] EmptyJue Mayo 28 2020, 22:25 por Anzu

» Búsqueda romántica para un granjero (0/1)
Violento reencuentro [Priv] EmptyJue Mayo 28 2020, 12:16 por Luka Schubert

» El taller de las hermanas Balaur
Violento reencuentro [Priv] EmptyJue Mayo 28 2020, 04:55 por Daval

» You are finally here [Daval]
Violento reencuentro [Priv] EmptyJue Mayo 28 2020, 03:54 por Reeva

» El auspicio de la catástrofe [FB] (Oswin)
Violento reencuentro [Priv] EmptyMiér Mayo 27 2020, 15:26 por Oswin

Staff
Trystan
Admin
Selene
Admin
Faora
Admin
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos
Violento reencuentro [Priv] G2TiwGkZ_o

06/06

Directorios y Recursos

08/10

Afiliados Élite

Limpieza 13/04


Time Of Heroes  photo untitled45.png
Violento reencuentro [Priv] V5tDusV Expectro Patronum
Crear foro
boton-aff
40/40


Violento reencuentro [Priv]

Ir abajo

Violento reencuentro [Priv] Empty Violento reencuentro [Priv]

Mensaje por Letyko el Miér Jul 17 2019, 18:27

Tras haber logrado su objetivo con la redimida y estando intranquilo por la falta de comunicación de su Aldrik, el día del reencuentro con Thareon, el que una vez fuera su amigo y compañero durante la guerra, había llegado. Prefirió que la reunión se llevase a cabo en un lugar apartado de todo, en los páramos asoldados donde no había nadie, para que la charla y los posibles problemas pudieran quedar en absoluto secreto, sin ojos acusatorios. Se encargó de coger sus armas, afilarlas por si acaso y mentalizarse para encontrarse con una bestia, le había quitado algo preciado y ahora le pensaba extorsionar, sería de idiotas no ver venir un arranque de ira de quien además estuvo en las manos de un sádico inquisidor durante un temporada.

Fue a buscar a la redimida al sótano, para que se preparase, encadenada de forma que no le pudiera dar sorpresas, sin decirle prácticamente nada a la chica para evitar posibles encerronas, hasta le vendó los ojos antes de salir como método de precaución extra, la necesitaba desorientada le gustase más o menos, pusiera las pegas que pusiera o por más que tratase de resistirse. No negociaría con ella, no le hizo daño, no pensaba hacerlo, pero tampoco bajaría la guardia y la trataría como una criminal más. Salieron de madrugada, antes del amanecer, para que la oscuridad de la noche les cubriese lo máximo posible, porque también irían encapuchados, teniendo el dragón que guiar a la chica hasta fuera de la ciudad para tomar un carromato preparado.

También la dejó atada en la parte de atrás, bien atada y no le dirigió la palabra en todo el camino, aunque seguramente habría notado que el sol salía, el cambio de intensidad en la venda. Para cuando llegaron a las afueras, a los páramos, entonces la soltó y quitó las vendas, porque ya estaba allí, no podrían pillarlo por sorpresa además de que no creía que Thareon se arriesgase, todos esas medidas no eran más que las que se esperaban de una persona preparada. -Espero que no tarde mucho en llegar y esto no demore demasiado, no calenté nada y Thareon tiene mucho temperamento... Será un reencuentro bastante emotivo, nos conocemos hace mucho, antes incluso de lo que crees tú aunque no te habrá hablado de mi.- Sacó una manzana de un saco, ofreciéndole a la desafiada, era hora del desayuno ya. -¿Quieres?- preguntó, mordiendo la manzana propia.
Letyko
Letyko
Dragon

Ocupación : Inquisidor
Mensajes : 2126

Volver arriba Ir abajo

Violento reencuentro [Priv] Empty Re: Violento reencuentro [Priv]

Mensaje por Megerah el Dom Jul 21 2019, 10:00

Megerah perdió la cuenta de los días y noches, según se sucedieron, en aquella húmeda celda. Tenía presente que el trato que recibía por parte de Letyko, distaba positivamente del que podría recibir en las mazmorras del Castillo, por ser quien era. Aún así, su mirada echaba en falta la claridad, su mente necesitaba más interacción que la había llegado a tener últimamente pero, por encima de todo, su corazón extrañaba a su familia.
Había seguido mentalmente de cerca, los movimientos del dragón Azul, al que sentía tenso, arisco y más reflexivo de lo normal. A la rubia le habría encantado tener esa habilidad que le hubiese permitido comunicarse con Thareon.
Habría sido mucho más fácil para los dos.

En su lugar, Erah pasaba el tiempo, moviéndose por la celda todo lo que sus cadenas le permitían. Inquieta, nerviosa, el hecho de estar encerrada para ella ya era una tortura en sí. Sin embargo, esa última vez que Letyko bajó, volvió a tensarla. Se apoyó en que no era un desconocido para preguntar, para saber qué iba a hacer, mientras veía como le cambiaba las cadenas, la ataba con las manos a la espalda y le vendaba los ojos, sin decirle más de lo estrictamente necesario. Una astucia propia del dragón de escamas violáceas. La redimida supo que, como todas las veces anteriores, intentar negociar con él, era estúpido. De todos modos, ¿qué podía perder?

Aún así, el silencio se instaló entre ambos, todo el camino. La respiración de la redimida no dejó de ser marcada pero tranquila. Hasta que, al llegar al lugar que Letyko consideró, volvió a dejarla ver. El sol ya bañaba parte de las tierras que les rodeaban, por lo que Megerah tuvo que forzar el pestañeo un par de veces. Aún con la mirada entrecerrada, miró a su acompañante, cuando mencionó a Thareon. Fue entonces cuando lo entendió todo. Inmediatamente, miró al cielo, buscándolo. Comedida en sus movimientos, tan sólo volvió a mirar a su captor cuando éste le ofreció un pequeño desayuno. Comida que declinó, por terca, más que prudente-. Algún día, Letyko, todo se te va a torcer, de verdad. -vaticinó, deseosa de que todo aquello terminase y poder volver a casa.




Violento reencuentro [Priv] KswMEep
couldn't help myself <333333:

Violento reencuentro [Priv] VQgdypg
OMG ♥️:

Violento reencuentro [Priv] MGIVMiS
Gracias Ky ♥
Megerah
Megerah
Redeemed

Mensajes : 960

Volver arriba Ir abajo

Violento reencuentro [Priv] Empty Re: Violento reencuentro [Priv]

Mensaje por Thareon el Sáb Ago 17 2019, 02:03


Una vez recibió el mensaje de Letyko indicándole la ubicación para el encuentro, Thareon no dudó ni un minuto en prepararse para el encuentro. Ni siquiera se molestó en ponerse la armadura que los herreros de la base habían hecho para él, simplemente enfundó a Solus y Sentinus a su espalda, se escurrió en las galerías secretas del polvorín para sacar la espada de jade blanco y negro de su escondite, bien envuelta en sus pieles (sintiendo aún así, casi al instante, el influjo de su poder, el cual comenzó a cansarle casi de inmediato, como si la maldita espada pesara como media montaña sobre sus manos). Su primer instinto, obviamente, hubiera sido ir volando. Pero no podía cargar con la espada en ninguna de sus formas dracónicas, ni siquiera en la forma de la bestia, ya que su poder era incluso peor cuando cambiaba a cualquier forma que no fuera la humana. Así pues simplemente ató la espada a la silla de su caballo zaino y partió a todo galope sin escuchar las advertencias o las peticiones de sus allegados, ni siquiera las de sus más cercanos. Derek, Trystan, Kya, Lyvana, Alaric... Todos le habían intentado advertir que se dirigía directo a una trampa. Que era demasiado importante para perder la vida antes siquiera de empezar la batalla. Pero Thareon no escuchaba. Su mente no respondió a nada que no fuera salir al inmediato encuentro con Megerah... Y con su viejo enemigo.

Contrariamente a lo que Letyko esperaba, Thareon apareció al trote con su caballo entre la espesura de los árboles. Su expresión de per sé ya era todo un poema, con la expresión constreñida en una mueca de odio que fue haciéndose más y más acusada a medida que fue reconociendo el carro y las dos figuras que le esperaban en aquel claro en medio del bosque, con la mañana ya iluminando el cielo. Había cabalgado todo el día y la noche anterior para llegar a tiempo al encuentro, era algo fácil de adivinar por la capa de sudor que no sólo cubría a su caballo resollante, sino a él también. Aún así, el viaje no parecía haberle agotado en absoluto: al revés, se había mantenido bien despierto gracias a la creciente rabia que crecía en su interior y que, a aquellas alturas, ya había transformado sus ojos azul topacio y sus manos en garras, con las cuales estaba sujetando las riendas. El caballo se paró justo en el lado del claro contrario al que se encontraban, y lo primero que hizo fue escrutar a Megerah con urgencia en la mirada. Sólo ver la expresión en su rostro le dio a entender dos cosas: una, que ella estaba bien, lo que logró aplacar su corazón, aunque sólo hubiera sido en parte. Y dos... que se estaba lamentando de verle allí. Empero, los dos sabían que eso era lo que iba a ocurrir. Megerah hizo lo mismo por él en el pasado cuando arriesgó su vida para rescatarle. Estaba claro, desde el principio, que él haría lo mismo por ella. Por eso, precisamente, estaban donde estaban en aquel momento.

Por eso Letyko había logrado atraerle hasta allí. Sólo, con el arma final para su gran batalla atada al caballo, dispuesto a entregársela si hacía falta para salvarla.
Desmontó del caballo, haciendo ruido sobre la hojaresca húmeda al caer. Y, por primera vez en mucho tiempo, sus iris azul topacio se cruzaron con dos ojos color violeta amatista. Unos ojos que recordaba muy, muy bien. Un gruñido gutural reverberó en su garganta de inmediato, haciéndole curvar el labio y mostrar los dientes. Siseó, con todo el desprecio y el asco que albergaba en su alma, escupiendo con odio, como si pudiera concentrar todo aquello en una sóla palabra:


Letyko...—. Fue un gruñido visceral más que una voz lo que salió de la garganta de Thareon. Un leve tic le sometió el cuello, provocándole un leve espasmo en la cabeza. Una oleada de escamas azules amenazó con rasgarle la piel de la cara, pero con una honda respiración (probablemente la más profunda que había tomado en su vida), logró mantener a Leviathan a raya... por el momento. No quería dar un paso en falso hasta que Megerah estuviera a salvo. Y había hecho una promesa, mal que le pesara. Agitó la cabeza con desagrado, resoplando por la nariz como un animal, como inentando quitarse de la cabeza la idea de matarlo. Pero no le fue sencillo.

Que el tiempo había pasado entre ambos en los últimos dos años era más que evidente. Thareon era el que más había cambiado, empezando por las cicatrices que ahora se multiplicaban por su cuerpo y que adornaban su piel con aquellas terribles escarificaciones tribales hasta el lado izquierdo de su rostro; y siguiendo por la expresión contrariada y tensa, coronada por dos ojos azul topacio con las pupilas irisadas como las de una serpiente, fijos en él con una evidente ansia asesina. Nada tenía que ver aquel Thareon con el que se enfrentó a Letyko "El Leal" en aquella posada en medio del fuego. Aquel vestigio de lo que una vez fue siempre quiso primero mediar por la paz antes de recurrir a la violencia. Pero el ser que ahora apretaba los muños y las mandíbulas para contener su furia destilaba ansia asesina. Su mente no dejaba de imaginar cientos de maneras de matarlo, destrozarlo, allí mismo, hasta no dejar de él ni el tuétano de los huesos. Y la sensación se acrecentaba cada vez que sus ojos pasaban del dragón violeta a Megerah, repetitidamente.

Thareon hizo un esfuerzo por ser el primero en romper el silencio. En aquel momento sus sentimientos destructivos estaban tan en sintonía con los de Leviatán que su voz comenzó a oscilar, al mismo tiempo que su cuerpo se agitaba esporádicamente, sometido por los pinchazos de su transformación inminente, la cual intentaba mantener a raya con toda su fuerza de voluntad, sin apartar la mirada de aquellos altaneros ojos violeta—La última vez que nnnnos vimosss... Todo... ardía...—siseó la sierpe sedienta de sangre, moviéndose en las sombras de su conciencia, muy, muy cerca—. Y tú... te vanagloriabasssss miennntrasss... la sangre de un... niño inocente manchaba tus manos...—. La visión de Irae suplicando, siendo golpeada por los inquisidores, el fuego quemando el prostíbulo, la cabeza de Erkos... rodando junto con la sangre por el suelo, sin vida, con los ojos en blanco... Thareon gruñó, apretando las mandíbulas. Sus dientes parecieron afilarse un momento antes de retroceder y recuperar su aspecto humano. Inspiró hondo de nuevo, carraspeando—: Así que... ssssi pretennndesss...—. Se interrumpió. Resopló, volvió a inspirar hondo para volver a pronunciar la frase desde el principio, manteniendo su aspecto y su raciocinio humanos—... Si pretendes tener conmigo... una... conversación civilizada...—alzó una mano, y extendió una de sus garras azules coronadas por una larga y afilada uña curvada color obsidiana, señalando hacia Megerah—... primero suéltala.





Violento reencuentro [Priv] 4b7f4bf3bf853e22bdb1047df59da38b-dc98u4h
Violento reencuentro [Priv] 5Vs3G3sViolento reencuentro [Priv] 8etX1bB

Yo vivo por el ship, el ship, el ship...:

Violento reencuentro [Priv] Tharah
Violento reencuentro [Priv] MGIVMiS
¡Gracias Kya! ❣️
Thareon
Thareon
Dragon

Ocupación : Líder de La Última Rebelión
Mensajes : 1784

Volver arriba Ir abajo

Violento reencuentro [Priv] Empty Re: Violento reencuentro [Priv]

Mensaje por Letyko el Sáb Ago 17 2019, 19:09

Dejó la pieza de fruta ofrecida en el carro, mientras escuchaba las palabras de Megerah y podía entrever sus deseos de que se cumpliera tal amenaza, ante aquello no pudo más que sonreír con arrogancia, mirando a la redimida a los ojos con mucha calma. —¿Torcer?, oh Megerah... te aseguro que he meditado bien cada paso que he dado, cada acción que me ha conducido hasta este instante. No perderé ante nadie hasta lograr mis objetivos, mientras no lo alcance, sigo siendo peligroso y haré lo que tenga que hacer.— mordió la manzana que tenía para él de nuevo, sin moverse del sitio, a la espera de que apareciese Thareon, el reencuentro entre dos viejos dragones que tanto ansiaba en su fuero interno, pese a los riesgos que eso presentaba pues era conocido el de escamas azules por ser diestro en la batalla.

No calculó el tiempo transcurrido desde que llegara al lugar acordado con la prisionera pero su tranquilidad, mantenido a lo largo de todo el trayecto, acabó al ver aparecer a caballo a Thareon, despegándose del carro para estar preparado por si le tenía alguna sorpresa preparada. También porque vio las garras, como estaba a medio transformar en bestia, sin duda un problema serio pues enzarzarse en una batalla allí mismo podría dar al traste con los planes que tenía en mente. Por si acaso y porque era prudente, también transformó una de sus manos en garra, conteniendo el dolor, marcándose este en su rostro, en como las venas del cuello se marcaban conforme la carne dejaba paso a las escamas y las uñas saltaban para que aparecieran las garras. Fue una forma de dejar claro que respondería cualquier ataque y además estaba al lado de Megerah, estaba en desventaja el dragón de escamas azules. Conocía bien la ira, la podía ver en sus ojos, cuando ambas miradas se cruzaron nuevamente y avanzó hablando casi en gruñidos.

Se apartó algo más del carro y la redimida, la garra preparada por si debía usarla, en posición defensiva y tanteando a su rival, cada movimiento, como este estaba en una lucha constante para no transformarse, manteniéndose a ralla, pues su voz variaba de tono, su cuerpo no terminaba de adquirir esa forma descomunal que era la bestia, se quería mantener como humano y quizá el ver que no había peligro para su amada estaba ayudando en ello. Las siguientes palabras que escuchó le transportaron al burdel en llamas, en su misión cuando aún su odio era intenso y se comportaba como una bestia sedienta de sangre, la muerte de ese híbrido y todo lo que acarreó. —Los dos sabemos lo que es tener las manos manchadas de sangre humana, tanto de hombres, mujeres y niños... Solo cumplía mi trabajo, estoy seguro que recuerdas lo que es eso, en los tiempos del despertar. Pero no estoy aquí para recordar viejas batallitas.— escupió la réplica, altanero como de costumbre.

La lucha de Thareon era demasiado evidente, el inquisidor sabía que en otras circunstancias dejar que tomara a Megerah para estar tranquilo era una opción muy segura y acertada, pero con tanto en juego no se podía permitir ese lujo y el contrario era consciente de ello, de la posición de desventaja que se creaba entre ellos si soltaba lo único que mantenía a ralla su temperamento. —Me gustaría hacerlo, mas viéndote, me preocupa que si ella vuelve a tu lado no seamos capaces de seguir hablando y te abandones a la ira, a parte de que sigues teniendo en tu poder el arma que ansío. Así que te propongo que ella se queda tranquila en el carro, sin sufrir daño alguno, sentada, mientras tu y yo mantenemos nuestra conversación y realicemos el intercambio a la par, lanzarme el arma mientras tu... amada, va hacia ti. La has visto, está intacta, no hay por qué alarmarse, me conoces, si fui capaz de matar a un niño por orden de la Reina sin vacilar no obstante he desobedecido una orden suya al no entregar a Megerah y traértela, manteniéndola a salvo, tendremos que fiarnos el uno del otro en este claro.— comentó, enseñándole la garra, para luego dejar que esta volviese a ser una mano humana.

Volvió a mirarle, para ver que es lo que quería, luego mirando a Megerah, quería que pusiera de su parte, ella conocía mejor que nadie a Thareon, seguramente ninguno quería que se volviese violento. —No soy el mismo que hace dos años, lo que tenemos que hablar es delicado y necesito tu parte más "humana" para ello, tienes una espada capaz de acabar con la Reina, estás preparando algo grande y como supondrás eso es un problema serio... o lo hubiera sido en otra época.— se aventuró a decir, una frase fácil de malinterpretar.
Letyko
Letyko
Dragon

Ocupación : Inquisidor
Mensajes : 2126

Volver arriba Ir abajo

Violento reencuentro [Priv] Empty Re: Violento reencuentro [Priv]

Mensaje por Megerah el Miér Ago 28 2019, 20:06

La rubia tenía que reconocer que el dragón violeta no era ningún estúpido. No, ya más de una vez le había demostrado que sabía jugar perfectamente sus cartas en pos de cumplir sus objetivos, fueran los que fueran. Las palabras de Letyko así se lo recordaron, manteniéndola consciente de la precaria realidad en la que estaba. De algún modo, sabía que la redimida era la peor debilidad del dragón Azul, y no dudó en sacarle provecho en cuanto ella se vio apresada. La rubia tenía que concederle el hecho de haberse saltado una orden directa de la Reina para estar allí aquel día. Su instinto le había hecho confiar en el inquisidor cuando estaba en la celda y de forma incongruente, ahora le hacía desconfiar de él, por igual, al no poder ver sus verdaderas intenciones. Unas que no revelaría, al menos, hasta que llegara Thareon.

El cristal en sus ojos oteó los alrededores una y otra vez, barriendo suelo y cielo con tensa lentitud. Rogando por verle y, a su vez, queriendo que no viniera, por el peligro al que ambos se exponían.  No obstante, sabía que Thareon habría accedido igualmente a verse, dijera ella lo que dijera, estando presa. A Erah le pesaba enormemente ser una clara baza que el enemigo de su dragón no había dudado en utilizar. Y con esa turbación comprimiendo su pecho, sus cristalinos iris divisaron aquella figura a caballo que reconocería en cualquier parte. En lo que Letyko se apartaba de ella y del carro, Megerah se bajó, completamente tensa y pendiente del recién llegado.  

Quiso salir corriendo en su dirección. Quiso mandar a la mierda toda la prudencia mostrada, en cuanto sus miradas claras se encontraron de nuevo. Porque bajo toda circunstancia, quería refugiarse en los brazos del dragón Azul otra vez.
Así fuera lo último que hiciese.

Entrecerró ligeramente su mirada, al ver esa tensión en Thareon. No era la primera vez que la había visto y tampoco le hacía falta saber más para adivinar ese hercúleo esfuerzo interno por mantener el control que el dragón estaba haciendo. Ahora sí, pudo proyectar en la mente del dragón la confirmación de que estaba bien. Tal vez, oír su voz aunque fuera en su cabeza, lo ayudara de algún modo.

Porque si había algo a tener en cuenta, era el hecho de que no podían dar un paso en falso ahora que estaban a punto de dar el golpe de sus vidas al sistema. Cuando Thareon reclamó que la liberase, Erah miró al inquisidor. Y, tras su negativa, sus azules se deslizaron de nuevo hacia su pareja. Letyko no dejaba de tener razón en lo que dijo, al negarse, más allá de esa rivalidad que la rubia vio con demasiada evidencia entre los dos dragones. Debían dejarla a un lado si pensaban sacar algo de aquella reunión. La rubia negó con la cabeza, cuando su amado la miró. << Escuchémosle, Thareon. >>, pidió mentalmente, sin ocultar esa inquietud que ya castigaba su tenso cuerpo.

No obstante, por ella era por quien menos temía.




Violento reencuentro [Priv] KswMEep
couldn't help myself <333333:

Violento reencuentro [Priv] VQgdypg
OMG ♥️:

Violento reencuentro [Priv] MGIVMiS
Gracias Ky ♥
Megerah
Megerah
Redeemed

Mensajes : 960

Volver arriba Ir abajo

Violento reencuentro [Priv] Empty Re: Violento reencuentro [Priv]

Mensaje por Thareon el Jue Sep 05 2019, 14:45


¡NNNO ME COMPARESSSS CONTIGO, LETYKO!rugió, dejando que su rostro se deformara peligrosamente y perdiendo casi totalmente su voz humana en pos de un sonido articulado y comprensible, pero bestial. Las escamas asomaban bajo su piel, pinchándole dolorosamente todo el cuerpo. Incluso al otro lado del claro, Letyko y Megerah podían escuchar perfectamente el resto de sus huesos chascando, partiéndose, queriendo saltar completamente a la forma de la bestia. El dragón azul gruñía y se agitaba por el dolor, pero no apartaba la mirada de pupilas verticales de aquellos ojos amatista, destilando odio... un odio que hacía mucho tiempo que no sentía—. ¡¡AL MENOSSSS YO INTENNNNTO HACER ALGO... PARA REDIMIRRR MISSSSS ACTOSSSSSS!! ¡y aún siennnndo más monnnsssstruo que tú... NUNNNNCA CAÍ TANNN BAJO COMO PARA HACER LO QUE TÚ HICISSSSSTE AQUEL DÍA!—. Su forma de hablar, sus ojos, aquella ira a duras penas contenida... Estaba claro que quien hablaba en aquellos momentos no era Thareon, sino Leviathan. El monstruo creado por Moloch, alimentado por la sed de sangre y la rabia que acumulaba contra el morado. Estaba más que claro que, si no fuera por la presencia de Megerah en el claro, a esas alturas ya habría saltado sobre él para destrozarlo con sus garras y sus colmillos, hasta no dejar de él ni los despojos para los cuervos. En aquel rostro tatuado y deforme, a medio transformar, llegando a lo grotesco, Leviathan esbozó una siniestra sonrisa, dirigida a Letyko. Una claramente destinada a poblar sus pesadillas—. Mientrassss la ssssssssssangre de aquel niño mannnchaba tusssss manosss... Tú sssssonnnnreías... me ssssssonreíasssssss... ¡A MI! Porque ambosssss... sssssabemossss que te gussstó hacerlo... —. La macabra sonrisa dejó paso a un estertor que fue convirtiéndose progresivamente en una risa gutural y cruel. Tal vez el Inquisidor no pareciera muy impresionado en apariencia. Pero Leviathan había olido ya su temor, su preocupación, prueba de ello era el hecho de que hubiera transformado su propia mano en garra a modo de precaución contra él, como si eso fuera a garantizarle más seguridad frente a él... Un intento tan fútil como patético, desde el punto de vista del monstruo azul. Más bien parecía una invitación para que finalmente las últimas cadenas del control de Thareon sobre él se desataran por completo, dando así rienda suelta a su hambre y a su sed de venganza.

Empero, los ojos azules y serpentinos de la bestia se toparon casualmente con los de Megerah, aún apostada en el carro. Y la expresión que le dirigió, la petición silenciosa en aquellos iris color lluvia, la sensación de confort que le transmitió, seguida de sus palabras lograron reverberar en su mente, como una campana acallando los violentos pensamientos de Leviathan. "Escuchémosle, Thareon."
¡NNGRRRH!—apretando los dientes, agitó la cabeza y resopló por la nariz, como si el mero hecho de pensar en detenerse le causara dolor. Leviathan retrocedió dos pasos, y las escamas que ya habían empezado a cubrir su cuerpo y a rasgar la ropa se detuvieron a medio camino entre la carne y la piel. Respiraba agitadamente, por el dolor, pero también por la frustración de no poder hacer lo que su instinto le estaba pidiendo a gritos. Volvió a agitar la cabeza, como si intentara espantar algo de su cabeza. Fue justo en ese momento cuando Letyko habló, logrando hacerse oír por fin sobre el huracán de pensamientos sangrientos que, hasta el momento, habían inundado totalmente su cabeza.
No soy el mismo que hace dos años, lo que tenemos que hablar es delicado y necesito tu parte más "humana" para ello, tienes una espada capaz de acabar con la Reina, estás preparando algo grande y como supondrás eso es un problema serio... o lo hubiera sido en otra época.
... La esssssssspada.... La essssspada... Sssssssí... Dime... ¿Cuánnnnntassssss vecesssss hicisssssste gritar de dolorrrr a Gihaial antessss de que te lo connnnnnfesara todo, ah? Letyko, EL LEAL... ¿Sabessssss... qué creo yo?—. Leviathan le dedicó una última y macabra sonrisa al dragón morado, una sonrisa que cada vez fue tornándose menos bestial y más humana, hasta recuperar totalmente la configuración original, dejando tan sólo el vestigio de sus ojos lagartoides mientras terminaba de decir—: Yo... creo... que no has cambiado nada...—. Su voz aún sonaba áspera y gutural, pero finalmente sus ojos recuperaron su mirada humana, de pupilas redondeadas. Aún así, todos y cada uno de los músculos del dragón azul estaba en tensión, y no podía quedarse quieto en un sólo sitio: se movía de un lado a otro como un león enjaulado, dejando ver siempre la sobra de Leviathan detrás de él, de su mirada, de sus gestos, cual depredador agazapado a punto de saltar. Thareon tenía a la bestia controlada de momento... Pero era evidente que podía abrir la puerta en cualquier momento para dejar que su rabia volviera a apoderarse de él en pos de matar a Letyko.

Thareon inspiró hondo y movió la cabeza para chascarse las vértebras del cuello, como recolocándolas en su sitio. Hizo el mismo gesto con los hombros. Recuperó al completo su forma humana, incluyendo sus manos, como gesto de "buena fe". Le dedicó una mirada a Megerah, silencioso, como buscando algún tipo de confirmación de que había hecho bien en reprimir a Leviathan en pos de una conversación que no estaba seguro de querer tener. Tampoco parecía quedarle más remedio. Con un largo suspiro, Thareon detuvo un momento sus pasos justo frente a Letyko, volviendo a enfrentar sus topacios azules contra las amatistas de sus iris—. Dices que has desobedecido a la Reina viniendo aquí. Ciertamente, podrías haber hecho que yo lo mandara todo al traste matando a Megerah. Podrías haber logrado que dejara todo lo que estoy haciendo, que toda mi causa se fuera al traste, sólo con ese simple movimiento. Incluso ahora... podrías haberme tendido una trampa para atraparme, o matarme, y luego haberte hecho con la espada—. Thareon miró alrededor, como señalando precisamente la ausencia de gente agazapada o escondida alrededor del claro. Estaban claramente solos. Su olfato, sus sentidos se lo decían. Leviathan hubiera descubierto al instante una trampa. Pero no lo había. Sólo estaban ellos tres... Y la dichosa espada. Thareon ladeó la cabeza, enarcando una ceja para demostrar un leve interés—. Pero no lo has hecho. ¿Por qué? ¿Qué es lo que quieres?





Violento reencuentro [Priv] 4b7f4bf3bf853e22bdb1047df59da38b-dc98u4h
Violento reencuentro [Priv] 5Vs3G3sViolento reencuentro [Priv] 8etX1bB

Yo vivo por el ship, el ship, el ship...:

Violento reencuentro [Priv] Tharah
Violento reencuentro [Priv] MGIVMiS
¡Gracias Kya! ❣️
Thareon
Thareon
Dragon

Ocupación : Líder de La Última Rebelión
Mensajes : 1784

Volver arriba Ir abajo

Violento reencuentro [Priv] Empty Re: Violento reencuentro [Priv]

Mensaje por Letyko el Sáb Ene 18 2020, 01:09

Entrar en disputas del pasado no beneficiaba a la causa que abanderaba en secreto el inquisidor, tampoco estaba dispuesto a hablar sobre esos temas, que ya quedaron en el pasado, con una versión de si mismo que prefería olvidar. Mucha sangre manchaba sus manos, pero Thareon no era diferente del violeta, en el Despertar fueron muchos los que intentaron pararlos y la sangre derramada podría haber dado nombre a un río. Pero no, entablaría conversación con su parte humana, racional, tal como la redimida decía, pues a todos les convenía lo que estaba por decir, proponer. Ya no le gustaba matar por matar, pensaba más, tenía secretos importantes que atesorar y que ocupaban un puesto mayor en sus prioridades que seguir siendo un perro más de aquella que le había mentido a toda una raza.

El tema de su amigo era más complicado, no sabía si debía o no tratarlo pero si lo cerraban pronto podían pasar a lo importante. -Si crees que me va la tortura física, es que has olvidado como soy, lo hice por necesidad y sabes que en cuestión de defender lo que me importa no soy una persona con muchos escrúpulos. Murió porque quiso, de manera cobarde, quitándose la vida y ante eso no mencionaré nada pues queremos que esta conversación llegue a buen puerto. Tómalo como un sacrificio necesario para que todo esto siga para adelante. Así que llámalo mártir, si eso te place pues mejor, véndelo a tus huestes, eso los motivará más.- y con eso sentenció el tema, una mirada gélida que no quería  indagar más en ese tema.

Se centró en las palabras de Thareon sobre lo evidente, lo que no había hecho y ahí es donde se demostraba que el de ojos violáceos tenía un plan. Sonrió con tranquilidad, frotándose las manos y no tuvo prisa en revelar sus planes, no todos claro está, aún se guardaría cosas para ir por delante de los demás. -Bien, si ya te has dado cuenta de que esto es extraoficial y que no van a interrumpirnos, mejor escucha, calla, asimila y luego podrás decirme que te parece. Lo que he venido a buscar es tu arma, sea lo que sea que planeas voy a dejarte hacerlo, vamos a matar a la Reina Madre y acabar con su reinado de una vez por todas.- clavó su mirada más aún en la azulada, seguro, firme. -Se ha vuelto una amenaza para nuestra gente y no toleraré que nadie condene a los dragones, así que te tiendo mi mano para colaborar en tu plan, tu y yo unidos una vez más bajo la misma causa.- como antaño.
Letyko
Letyko
Dragon

Ocupación : Inquisidor
Mensajes : 2126

Volver arriba Ir abajo

Violento reencuentro [Priv] Empty Re: Violento reencuentro [Priv]

Mensaje por Megerah el Mar Ene 21 2020, 08:27

Erah poco podía participar en esa disputa que venía de algo acontecido años atrás. Ignoraba gran parte del pasado conjunto de ese par de dragones aunque, por lo que escuchaba, podía adivinar que no habían estado de acuerdo en más de una ocasión. Algo obvio si Thareon había acabado esclavizado y Letyko era una de las autoridades más reconocidas del Imperio. Después de la rubia Madre, claro.

Agradeció internamente que el dragón azul, una vez más, atendiera a la lógica, a la calma, que ella intentó transmitirle mentalmente, en un comentario tan simple. Los dos estaban tensos, pero la autogestión de la rubia siempre había sido mucho más sólida que la del dragón.
No era el mejor momento para dejarse llevar por sus instintos más primarios y animales.

Sobre todo, cuando Letyko prosiguió, revelando sus verdaderas intenciones, que dejaron a la redimida casi estupefacta, a pesar de que supo mantener un gesto neutro. Al principio, al menos-. ¿En serio quieres ayudarnos? -el ceño fruncido, la sorpresa ahora más evidente en su semblante y toda su atención en el dragón violeta. Sí, por un momento, Megerah se olvidó de esas escabrosas circunstancias en las que estaban, por las palabras del inquisidor. ¿Esa había sido la treta por la cual no la había encerrado en las mazmorras del Castillo? ¿El motivo por el que nadie más aparte de Letyko había ido a verla? Pero... ¿y Tharthreiz? ¿Hasta qué punto estaba al corriente de esa traición? La rubia, en un instante, quedó del todo confundida.

Deslizó el cristal de sus iris hasta Thareon, tan atento como ella. Y hasta sorprendido por igual. Algo que, la tranquilizó parcialmente, al tener esa misma reacción. Con ánimo renovado y seriedad recuperada, Erah miró de nuevo a Letyko-. Y, ¿cómo pretendes hacerlo? -una pregunta precipitada, quizás. Porque no sabía los planes del señuelo, del ataque ni de las bombas. Sintió inmediato recelo en revelárselos y optó por dejar que Thareon hablase a partir de ahí. Después de todo, eran ellos los cabecillas de los dos bandos.

No obstante, para sí, sintió verdadera curiosidad por las motivaciones que habían llevado a Letyko a plantearse llevar a cabo tal traición. Porque... después de matar a la Reina... ¿qué?




Violento reencuentro [Priv] KswMEep
couldn't help myself <333333:

Violento reencuentro [Priv] VQgdypg
OMG ♥️:

Violento reencuentro [Priv] MGIVMiS
Gracias Ky ♥
Megerah
Megerah
Redeemed

Mensajes : 960

Volver arriba Ir abajo

Violento reencuentro [Priv] Empty Re: Violento reencuentro [Priv]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.