Reign of Fire
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Novedades

- (30/05) Aviso Importante

- (18/05) Ya podéis pedir Los Dracs de Mayo

- (28/03) ¡Cumplimos 6 años online!

- (29/01) ¡Empezamos a publicitar por Tumblr!

- (18/01) Debéis hacer el nuevo Registro único

- (15/01) ¡La minitrama Ash Blessing ha empezado!

- (17/11) Revisad bien la normativa de las búsquedas, pues hemos añadido una nueva norma.

- (18/02) Nuevos cambios en la normativa obligatoria para reactivar cuentas inactivas.

- (22/11) Nuevos requisitos para comprar subforos en la tienda aquí.

- (18/07) Nuevas normas respecto a los posts +18 de índole sexual.

- (18/05) Nuevas normas de emisión de reportes aquí.

Últimos temas
» Spirit Soul | Cambio de botón
El aire sabe a veneno (Höor) EmptyMiér Jun 10 2020, 09:24 por Invitado

» El ultimo Post
El aire sabe a veneno (Höor) EmptyMar Jun 02 2020, 15:19 por Selene Warren

» One Piece War [Afiliación Elite]
El aire sabe a veneno (Höor) EmptyDom Mayo 31 2020, 07:56 por Invitado

» En el bosque todo es más interesante || Luka
El aire sabe a veneno (Höor) EmptySáb Mayo 30 2020, 03:51 por Inaya

» Noche de guardia (Luka Schubert)
El aire sabe a veneno (Höor) EmptyJue Mayo 28 2020, 22:40 por Luka Schubert

» Una gran familia (Tamar y Anzu)
El aire sabe a veneno (Höor) EmptyJue Mayo 28 2020, 22:25 por Anzu

» Búsqueda romántica para un granjero (0/1)
El aire sabe a veneno (Höor) EmptyJue Mayo 28 2020, 12:16 por Luka Schubert

» El taller de las hermanas Balaur
El aire sabe a veneno (Höor) EmptyJue Mayo 28 2020, 04:55 por Daval

» You are finally here [Daval]
El aire sabe a veneno (Höor) EmptyJue Mayo 28 2020, 03:54 por Reeva

» El auspicio de la catástrofe [FB] (Oswin)
El aire sabe a veneno (Höor) EmptyMiér Mayo 27 2020, 15:26 por Oswin

Staff
Trystan
Admin
Selene
Admin
Faora
Admin
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos
El aire sabe a veneno (Höor) G2TiwGkZ_o

06/06

Directorios y Recursos

08/10

Afiliados Élite

Limpieza 13/04


Time Of Heroes  photo untitled45.png
El aire sabe a veneno (Höor) V5tDusV Expectro Patronum
Crear foro
boton-aff
40/40


El aire sabe a veneno (Höor)

Ir abajo

El aire sabe a veneno (Höor) Empty El aire sabe a veneno (Höor)

Mensaje por Invitado el Lun Jun 24 2019, 21:06

El aire sabe a veneno (Höor) Forest10


“Voy a quemar para siempre en la hoguera del tiempo
lo que tu y yo pasamos y el mal que te he hecho.
Voy a tirar sus cenizas y espero que un dia
demos una oportunidad a tu vida y la mia.
Sin duda, el destino ha querido ponernos a prueba.
Puede que un dia la vida nos dé una respuesta.”


Despertó de un sobresalto empapada en sudor, el corazón le latía a mil por hora, en su cabeza se agolpaban recuerdos confusos, imágenes borrosas que no estaba segura de que hubieran pasado, pero que por momentos le habían parecido de lo más reales. El dolor, el sabor de su propia sangre en la boca, el hedor de su propio orín, el entumecimiento de sus brazos al estar colgada de cadenas del techo.

Techo. El techo de algún lugar oscuro y húmedo, como un calabozo, una mazmorra o un subterráneo. Se incorporó en el catre pasándose las manos por la cara, retirando de la frente los mechones que se le habían pegado a la piel empapada. ¿Eso le había ocurrido de verdad? se llevó la yema de los dedos a una cicatriz en forma de media luna que tenía en la parte derecha del pecho cerca del hombro, era una vieja herida que se hizo con algo afilado que hacía cortes limpios. ¿Se la hizo en combate? algo le decía que no, que esa herida había sido infligida intencionadamente. No podía recordarlo con claridad, a veces tenía pesadillas como esa, pero no veía los rostros ni las personas con la suficiente nitidez como para reconocer a alguien. Resopló y se dejó caer sobre la cama con la mano en la frente y los ojos fijos sobre el techo de la minúscula cabaña que tenía construida sobre un árbol en la profundidad del bosque. La mayor parte de las veces se quedaba en el poblado, pero ese era su refugio secreto. Durante muchas noches había sido testigo de su develo con la mente en blanco, tratando de encontrar algo entre su confusa cabeza que le dijera quién era, quién fue, qué le pasó… Los rebeldes que la rescataron sólo supieron decirle que seis años atrás la Inquisición la capturó por ser híbrida y que que ellos la sacaron del pozo de torturas en coma. Pero no sabía nada más.

Se llamaba Ingrid, eso lo había recordado un año después, y sentía que había alguien en algún lugar que debía conocerla mucho más porque notaba algo, como si siempre estuviera acompañada aunque no hubiera nadie con ella. Se recogió el pelo en unas trenzas laterales, se colocó con parsimonia los brazales, las botas y el peto de cuero, iba a salir a cazar algo para comer, quizás si tenía suerte y acababa pronto se diera un baño en el remanso del río, donde había un pequeño salto de agua sobre una roca redonda. Ese día no tenía ánimos para bajar al poblado y estar en compañía. La híbrida era realmente social, le gustaba hablar con todo el mundo, tenía una personalidad abierta y arrolladora, pero últimamente su humor estaba algo ensombrecido y no acertaba a saber por qué; las pesadillas se sucedían y no sabía dónde acababa el sueño y comenzaba el recuerdo.

Las luces del alba pintaban el bosque de colores azulados y grises, había una niebla liviana que se levantaba desde el suelo y empezaría a remitir cuando el sol coronase el cielo. Sus pasos eran ligeros y apenas hacía ruido. Cargaba con el arco y las dagas, nunca se separaba de su arma plateada que era la que le daba nombre a su apodo: Ingrid Daga de Plata. Se detuvo un instante a comprobar la trampa que tenía puesta cerca de su casita suspendida en las alturas, aunque no tuviera nada de valor, no quería extraños rondando por allí: estaba intacta y bien preparada para detener a los intrusos.

Se internó en la espesura, conocía ese bosque como la palma de su mano, pero no solamente lo conocía ella; los rebeldes y exiliados que vivían en las aldeas y campamentos salpicados por la comarca, también los conocían y se respetaban las zonas de caza. Llegó hasta la orilla del río, allí ya perdía la fuerza y se podía cruzar al otro lado por un camino de piedras. Se agachó un instante y se lavó la cara, bebiendo agua y cerrando los ojos un instante, esa noche las pesadillas o recuerdos habían sido intensas. Se levantó despacio cuando sus sentidos desarrollados la alertaron de la presencia de algún animal más o menos grande, seguramente sería una liebre o un pavo salvaje. Cruzó ágilmente y se agachó, acechando a la presa. Ahora ya podía verla, era una liebre enorme de color pardo que estaba husmeando por debajo de un fresno. Ingrid se descolgó el arco y colocó una flecha en la cuerda, todo con movimientos pausados y lentos, no quería asustarla; apuntó, cerrando el ojo izquierdo y tensó despacio para que no crujiese la cuerda, pero cuando iba a soltar, un chasquido hizo que el animal saltase corriendo y la flecha de la híbrida se incrustase en el tronco de un árbol. Frunció el ceño y bajó el arco...alguien venía. Se agachó en su posición, pero la flecha era visible, allí clavada y tiesa en el árbol.


Última edición por Ingrid el Miér Jun 26 2019, 23:41, editado 1 vez
Anonymous
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

El aire sabe a veneno (Höor) Empty Re: El aire sabe a veneno (Höor)

Mensaje por Invitado el Lun Jun 24 2019, 21:57

Amasijo de piernas enredadas a las propias, alcé la cabeza desviando la mirada hacía los postigos del habitáculo por donde apenas asomaban los primeros haces de luz del día. Aparté el brazo que apresaba mi cintura y trepé por encima de la piel de la morena de ojos claros que junto a otras tres ocupaba mi cama de forma esporádica.

Sentí el frio suelo bajo mis pies, varias botellas esparcidas por él que sorteé camino a la palangana que sobre la mesa de madera noble reposaba. Me mojé el rostro, peiné el pelo con los dedos y caminé hacia el armario para calzarme un pantalón de montar y una camisa de lino marrón. Hoy me reuniría con Ubbe, había varias circunstancias que debía comentar con él, entre ellas que un grupo de terroristas que fueron capturados serían colgados en la plazuela de Talos para servir como ejemplo a otros muchos por real decreto de la Reina.

Caminé hacia el mueble bar para servirme una copa de whisky, por mis ojos pasaban las imágenes dantescas de la tortura a la que tuve que someter a esos hombres para que desvelaran los refugios de los terroristas y sus subterfugios , hombres leales a la causa que medio muertos no dijeron ni una palabra. Mi mano tembló logrando que los peces chocaran entre si agónicos, apuré el vaso de un trago sintiendo como al atravesar mi garganta la abrasaba, necesitaba aplacar aquellos demonios y solo de una manera encontraba un poco de calma.

Sobre la mesa el polvo blanco con el que nos habíamos colocado la noche anterior, no me costó mucho juntar las sobras y acercando la nariz cubrí primero un orificio y luego otro antes de esnifarlo, esto me ayudaría a silenciar los fantasmas y a poder encarar a mi hermano sin que notara que esto era mas jodido de lo que le contaba.

Sobre una montura baya atravesé los bosques saliendo de Talos rumbo a las aldeas mas lejanas, cerca los acantilados donde muchos de los míos se ocultaban, había quedado con Ubbe en el poblado donde trabajaba, había conseguido trabajo en una forja, una tapadera que nos permitía hablar con mas facilidad aunque no por ello sin correr riesgos.

Pasado el medio día me adentré en el espeso bosque, cerca había un riachuelo de aguas vivas, habíamos quedado en el montículo con forma de sirena donde jugábamos de niños. Iba atento, aunque las aldeas no solían entrañar grandes peligros los ejércitos de la reina siempre andaban al acecho y siendo quien era sería complicado explicar que hacía.

Di un paso mas, mas mi mirada se hundió en el tronco donde una flecha quedaba clavada sin presa de ningún tipo, desvié la mirada por un instante hacía la dirección que la flecha debía haber tomado, alguien estaba oculto entre la espesura ¿quizás algún infiltrado? ¿alguien que había seguido a Ubbe? No confiaba en nadie.
Caminé fingiendo no haberme dado cuenta, mas en cuanto un par de viejos troncos cubrieron mi cuerpo evitando que pudiera ser acechado desde la ubicación del espiá, salté apresando una de las ramas con mis dedos, me columpié ascendiendo sobre el y me moví con presteza por encima de las ramas hasta el lugar desde donde me espiaban.

Una mujer rubia intrigada por mi presencia se mantenía oculta, sus sentidos desarrollados no tardaron en captar que estaba arriba, entre el follaje , aunque fue tarde porque desde la rama me dejé caer sobre su cuerpo daga en mano apresando con el filo su cuello.

-¿quien eres? -pregunte cuando la mujer me enfrentó con su mirada y los recuerdos se sucedieron en mi cabeza como una pesadilla.
Mi mano tembló contra su gaznate, la había torturado, un mal golpe la llevó al coma, casi la mato.



Anonymous
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

El aire sabe a veneno (Höor) Empty Re: El aire sabe a veneno (Höor)

Mensaje por Invitado el Mar Jun 25 2019, 22:26

Lo había escuchado, olido e incluso visto entre las ramas que la ocultaban tras el arbusto. Era alto, se movía con agilidad y seguridad, ostentaba una cabellera negra como el ala de un cuervo y sus ropas no eran de pordiosero exiliado como las que portaban la mayoría de moradores habituales del bosque. No lo había visto nunca, pero eso no era nada excesivamente extraño, pues podría ser su hermano y ella no lo recordaría, el caso es que le intrigó bastante.

La híbrida lo siguió con la mirada pero el hombre desapareció de su vista y cuando ella se movió para localizarlo de nuevo, escuchó el crujido sobre su cabeza y ya fue demasiado tarde, le cayó encima a plomo, colocándole el cuchillo en la garganta. Ingrid se agarró a su brazo en un gesto instintivo, para evitar que lo moviera y rajara su cuello de lado a lado, respirando agitadamente, no esperaba algo así, la había pillado por sorpresa. Ahora lo tenía pegado a la espalda, notando la fuerza de sus músculos tensos y el aliento en su cuello todavía con aromas de alcohol. Ingrid enfrentó sus ojos con los del extraño y entonces él tragó saliva, su gesto cambió imperceptiblemente y la mano le tembló apenas.

- Soy Aurea...- siseó mintiendo como una bellaca. Ése era el nombre que le habían puesto los rebeldes cuando la encontraron, al año siguiente recordó el suyo verdadero, pero no estaba dispuesta a dárselo a cualquier extraño que se encontrase por el bosque.- Y acabas de espantarme la cena...

La liebre que iba a servirle de alimento hacía ya un rato que había salido por patas, pero esa era su última preocupación ahora mismo, en ese instante le importaba más salir ilesa de la situación, ya que no todos los días se encontraba a un tipo alcoholizado en la espesura. Le soltó el brazo y levantó las manos con las palmas hacia fuera, en señal de que no iba a hacer nada, ningún movimiento extraño.

- No tienes pinta de bandido...aunque no todos la tienen. Deja que siga mi camino y si alguien me pregunta, yo no vi a nadie mientras cazaba. ¿Trato?

La rubia no descartaba partirle el cuello si parlamentando no se aclaraban, pero necesitaba hacer un gesto de buena voluntad para que su intento saliera exitosamente. El hombre era fuerte y parecía muy hábil con el arma, pero la híbrida tenía una fuerza nada desdeñable, no en vano era mitad dragón. Prefería que la subestimaran, esa baza siempre jugaba a su favor.






Anonymous
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

El aire sabe a veneno (Höor) Empty Re: El aire sabe a veneno (Höor)

Mensaje por Invitado el Miér Jun 26 2019, 15:03

Mintió, su nombre no era Aurea, si no Ingrid, su expediente estuvo días sobre mi mesa, según la Reina, esa mujer pertenecía a la resistencia, con lo que sacarle la información del atentado que estaban preparando así como el lugar donde guardaban las armas era fundamental. Recibí muchas presiones, la torturé, lo hice con la medida justa para no terminar con su vida y que mi hermano pudiera sacarla de aquel infierno al que yo mismo la sometía, ella aseguraba no saber de que le hablaba y de algún modo, la creía.

Aquel día había consumido coca, a veces tenía que ir muy puesto para cometer las aberraciones que ser inquisidor requería, el caso es que en la cámara de tortura no estaba solo, uno de los fieles soldados de la reina había acudido para comprobar por sus propios ojos que se estaba haciendo lo imposible por que aquella híbrida hablara.

Ingrid no tenía ni puta idea de nada, se le notaba por como gritaba desamparada, durante meses escuché aquel llanto metido en mi cabeza y la culpa corroyendome las entrañas, porque un mal golpe la dejó en coma, inconsciente, maniatada, no hubo forma de devolverla a este mundo y así quedó relegada en uno de los campos de concentración donde mantenían a aquello que eran un peligro para la corona.

No deje de interesarme por ella, pero no veía opción de sacarla de allí sin llamar la atención de mis superiores sobre mi persona, es por eso, que cuando sacaron un grupo de viejos y enfermos para llevarlos a Talos y ser vendidos a bajo precio en el mercado, avisé a Ubbe para que intercedieran el cargamento, uno que desde luego no iba muy bien vigilado porque eran escoria sin un valor aparente para la Reina.

-Soy Erik, iba a la forja a ver si conseguía arreglar algunas de las muescas que tiene mi espada, peor creo que la noche ha sido demasiado para mi y me he desorientado.

No era malo mintiendo y bien sabía que la mejor mentira tenía que tener matices de realidad, apestaba a alcohol, mi cuello estaba lleno de chupetones, vamos, colaría.
Desvié la mirada hacia la flecha mientras apartaba de su cuello la daga.

-vaya, no abunda la comida -dije fingiendo estar mas relajado, aunque en el fondo su presencia había estrangulado mi estomago.

Iba a despedirme cuando ella primero y yo después captamos el galope incesante de lso caballos, hombres del ejercito de la Reina ¿que harían por estos lares? Si me pillaban no podría explicarlo, asi que de nuevo me abalancé sobre la mujer cubriéndola con mi cuerpo para ocultarnos entre la maleza, mi dedo se posó en mis labios pidiéndole silencio, esperaba que esto bastara para que pasaran de largo.
Su pecho subía y bajaba errante, sus ojos buscaban respuestas, quizás porque ningun esclavo o hombre libre que no tuviera por que temer a la Reina se hubiera escondido de esta manera.



Anonymous
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

El aire sabe a veneno (Höor) Empty Re: El aire sabe a veneno (Höor)

Mensaje por Invitado el Miér Jun 26 2019, 23:08




Ingrid no sabía nada sobre los rebeldes ni los atentados, ella no pertenecía a la resistencia cuando fue capturada. Tanto Gyda como ella eran simples soldados del imperio, la mayor arrastró a la pequeña a lo que para ella siempre fue su sueño: ser como su padre. Quizás Ingrid idealizó al dragón que la engendró; no es que fuera el hombre perfecto, pero se hizo cargo de ellas y si las ocultó fue por su seguridad, pero siempre se mantuvo en sus vidas apoyándolas para perseguir sus objetivos y sueños. El de la rubia siempre fue ser soldado como él, quería ser la mejor con las armas, en combate, manteniendo la paz a ser posible, pero preparada para la guerra, porque ella era medio dragón.

Cuando las cogieron fue a parar a las mazmorras de la inquisición, pero no bajo la acusación de rebeldía o traición, la razón real era que su naturaleza era híbrida, el “traidor” era su padre, que fue exiliado y despojado de todo rango y privilegio. Cuando la sometieron a torturas, se mantuvo en su alegato: inocente. Porque lo era, porque no sabía nada. Pero nadie la creyó, y por su alto aguante, los golpes y el martirio eran cada vez más fuertes, acordes a su resistencia. Se desgañitó hasta que le faltó el aliento defendiendo su inocencia, ella no podía creer que todo por lo que había luchado durante años, se le volviera en contra sin más, sólo por ser mitad humana.

Nada de todo eso importaba pues no lo recordaba, sólo sabía lo que le habían contado, así que cuando Höor actuó como si fuera un pobre diablo perdido en el bosque, no le creyó del todo pero ni por asomo sospechó su verdadero rango. Le dijo que se llamaba Erik, y por su parte lo dio por bueno ¿por qué no? Si no era su verdadero nombre tampoco tenía forma de saberlo. El tipo aflojó el agarre y bajó la daga, mejor para ella, porque no le apetecía un combate sin haber comido nada desde el día anterior; iban a despedirse, o eso le pareció, cuando los cascos de caballo irrumpieron en escena. ¿Soldados? ¿Qué diablos hacían por allí? Quizás estuvieran de batida, a veces buscaban terroristas, contrabandistas, saqueadores… lo que fuera. Sin comerlo ni beberlo, se vio arrastrada por un terraplén hecha un lío con el moreno que le indicó que callara. Ingrid sonrió de medio lado…¿qué esperaba? ¿que se pusiera a cantar?. No le daban miedo los soldados, ella sabía luchar, no tenía ni idea de cómo había aprendido, pero sabía hacerlo, le gustaba, lo disfrutaba y le nacía, así que enarcó una ceja escuchando los ruidos. Los muy malditos también habían visto la flecha clavada en el árbol, deberían haberla quitado. Sus voces sonaban cerca, estaban debatiendo sobre parar un instante y buscar por allí por si había algún premio, o seguir el camino.

-No te ofendas, aquí debajo estoy a gusto, das calor…pero si hay que defenderse prefiero usar mis manos.- Le susurró con cierto deje divertido.
Anonymous
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

El aire sabe a veneno (Höor) Empty Re: El aire sabe a veneno (Höor)

Mensaje por Invitado el Miér Jun 26 2019, 23:10

Los soldados habían visto la flecha, no había pasado desapercibida la presencia de alguien y bien conocía como eran cuando olían presa, perros rabiosos deseosos de quedar bien ante su Reina. Por un momento mi gesto fue mas de resignación que otra cosa, creo que incluso olvidé a la mujer que se movía ligeramente bajo el peso de mi musculatura, chasqueé la lengua asumiendo que tenía que matarlos y que no podía quedar ni uno solo con vida porque si no mi mascarada estaba perdida y me había costado mucho sudor lograrla, así que iba a ponerme en pie y desenvainar cuando la voz de la dama llamó mi atención.

-Si sabes luchar, creo que es el momento, prometo devolverte las dos manos si lo haces mejor de lo que creo -le respondí en el mismo tono de guasa que ella había usado, aunque la situación no es que acompañara para andar tonteando.

Los soldados se dividieron en dos grupos, uno que se dedico a otear por si veía algo moverse por los lindes del camino y otro que mas certero empezó a rastrear las huellas más recientes, darían seguro con nosotros.

-Escóndete -le ordené señalando el borde del terraplén ,si pegaba allí bien su cuerpo no la verían y para cuando encontraran nuestras pisadas, me los habría cargado.

Me separé de ella y busqué con una simple ojeada el lugar mas facil por el que subir, estaba bien entrenado, si algo debía agradecer a la inquisición es que no escatimaban en medios para convertirnos en maquinas de guerra muy capaces de cometer crímenes aberrantes sin mancharnos la camisa siquiera.
Anonymous
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

El aire sabe a veneno (Höor) Empty Re: El aire sabe a veneno (Höor)

Mensaje por Invitado el Miér Jun 26 2019, 23:10

Ingrid negó con la cabeza y se separó del moreno, haciéndole un gesto muy elocuente de que ella iba a escoger la senda de la derecha, los que fueran por ese camino, estaban perdidos, los de la izquierda se los dejaba a él. Se sacó el arco de la espalda y se encaminó ágilmente y en silencio hacia donde un pequeño grupo de tres, batían el terreno en busca de algo que les diera pistas de quién era el dueño de la flecha. Lo iban a comprobar en seguida, Ingrid hincó la rodilla en el suelo y sacó una flecha del carcaj, colocándola en la cuerda y tensando; soltó el aire despacio, mirando sólo por un ojo, apuntando con calma, ya que una vez soltase se desataría la acción frenética y necesitaba tener ubicados a todos para poder prever sus movimientos.

La flecha silbó en el aire, atravesando las ramas que la cubrían e impactó entre ambos ojos del soldado que tenía más a tiro. Antes de que hiciera efecto el grito de “nos atacan” otra flecha alcanzó a un segundo en el pecho, ésa no sería mortal, pero ayudaría a dejarlo inutilizado un rato. El tercero ya sería demasiado, rodó por el suelo y se puso a cubierto, con lo cual el arco ya no iba a servirle. La rubia lo dejó sobre el terreno, justo donde se había apostado y desenvainó la daga de plata, era lo único que llevaba junto con el arco, tendría que luchar cuerpo a cuerpo con el que quedaba.
Anonymous
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

El aire sabe a veneno (Höor) Empty Re: El aire sabe a veneno (Höor)

Mensaje por Invitado el Miér Jun 26 2019, 23:11

No teníamos tiempo para una discusión y aunque acostumbrado a dar las ordenes y a que las obedecieran mi gesto se tensó cuando esta lejos de hacerme caso tomó la iniciativa cogiendo el camino de la derecha no me quedé quieto, si la mataban sería cosa de ella, yo había hecho lo posible por que esa mujer tuviera una segunda oportunidad, supongo que eso era lo que necesitaba decirme cada día para poder mirarme en el espejo y no darme cuenta de que ser infiltrado me había convertido en otro.

Tomé el camino de la izquierda, alcé mi capucha para evitar me reconocieran, los rastreadores se habían separado un par de metros entre si, eso me dificultaba un ataque directo, seguramente darían la señal de alarma y no podría evitarlo.
Las dos espadas cortas con hoja curva silbaron al viento al ser desenvainadas, hambrientas de carnaza no fallaron cuando de un salto y sin esperarlo llegué frente al primer soldado al que pillé de improvisto por completo. Su cabeza rodó por lso suelos en una escena dantesca que tiñó de carmesí mi rostro, el segundo desenvainó su espadón, tarde porque mi segunda arma voló cual halcón hundiéndose en su pecho dandole casi muerte al instante, casi porque en el suelo agonizaba ahogándose con sus propias babas.

El tercer, gritó para avisar a sus compañeros mientras hacha en mano se me acercaba dispuesto a enfrentarme a melé. El tipo era una mole, una especie de gigante con cara de pocos amigos que rugió como si eso pudiera amedrentarme aunque solo fuera un poco.
Anonymous
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

El aire sabe a veneno (Höor) Empty Re: El aire sabe a veneno (Höor)

Mensaje por Invitado el Miér Jun 26 2019, 23:11

La híbrida se movió rauda con la daga en la mano, sabía que el soldado estaba pegado al tronco de un árbol, seguramente con su arma desenvainada y tratando de saber por dónde atacaría ella. No solía jugar sucio, pero desde que sobrevivía en los bosques y se juntaba con los rebeldes, había entendido que para vivir valía cualquier treta, así que agarró una rama gruesa del suelo y la lanzó hacia la zona izquierda del tronco donde estaba el soldado, esperando que éste dirigiese su atención hacia aquel lugar y mientras, en un raudo movimiento, lo atacó por la derecha. Apenas se despistó un segundo, pero le valió para llegar cuerpo a cuerpo aunque no logró hundir la daga en sus carnes.

El soldado se recompuso rápido y logró bloquear a la rubia, interponiendo su espada reglamentaria contra el filo de plata. Quizás no sería tan eficaz como sus flechazos, pero en este caso iba a hacer lo máximo con el mínimo esfuerzo y sin florituras. Le asestó un puñetazo en la cara con la mano libre y después intentó otra puñalada en el corazón, pero de nuevo el soldado estuvo rápido y se cubrió con su espada. Ingrid no esperaba que le diera un cabezazo, con el casco metálico que portaba era fácil dejarla aturdida, pero al ser medio dragón, tenía la cabeza dura.

Ese movimiento la hizo enfurecer, sobre todo cuando notó el hilo de sangre caer desde la ceja hacia los labios. Ya estaba bien de darle oportunidades a ese idiota que no sabía que en cualquier momento podían acusarte de alguna falacia y sus huesos no valdrían más que para pasto de gusanos. Ingrid agarró la mano que portaba la espada y apretó con saña, sabía que su fuerza era superior y sabía que ese bastardo no soltaría el arma, pero mientras tanto buscó con la daga algún resquicio en su armadura y la hundió por la junta lateral. Fin del baile. Aún le quedaba uno en el suelo.
Anonymous
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

El aire sabe a veneno (Höor) Empty Re: El aire sabe a veneno (Höor)

Mensaje por Invitado el Miér Jun 26 2019, 23:11

El tipo cargó como si le fuera la vida en ello, Hostia, es que le iba!. Me arrolló en su avance moviéndome varios metros hacia atrás, afiancé los pies sintiendo como mi costilla se resentía por el impacto, pero el baile solo había empezado y yo no era de los que se rendían. Clavé mi pie izquierdo en el suelo y agachándome esquivé el filo de su hacha para irme hacia un lateral en busca de su carnaza, la mole estuvo rápida, antes de poder morderle la parte de atrás de la rodilla para cortar sus ligamentos un puñetazo en la cara me hizo recular cayendo al suelo.

Me relamí los labios al sentir el calor en el inferior, el sabor a sangre siempre me había resultado motivador, mi sonrisa se tornó algo sádica, escupí en el suelo antes de que el hacha fuera en mi búsqueda estampándose estrepitosamente contra el suelo.

Una pirueta me llevó a sus espaldas, de un salto me encaramé a su cuello, mis piernas apretaron con saña y sin miramientos mientras el tipo que no dejó de zarandearse tratando de golpearme para que me bajara se iba poniendo rojo.

La mole se estampó contra un árbol, mi espalda crujió por el impacto, mas eso no hizo que aflojara mi fuerza logrando que pasara a un tono amoratado, sin fuerzas cayó de rodillas al suelo, sus manos rasgaban mis piernas sin éxito alguno tratando de separarlas y solo cuando el tipo cayó como lo haría Goliat contra David me apeé de un salto mirándolo asfixiado en el suelo, ese no cantaría sobre nuestro encuentro ¿podía esperar lo mismo sobre los soldados que tomaron el camino diestro? Pronto lo sabría, salí corriendo hacia allí preguntándome que sería de la Híbrida.
Anonymous
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

El aire sabe a veneno (Höor) Empty Re: El aire sabe a veneno (Höor)

Mensaje por Invitado el Miér Jun 26 2019, 23:12

Ingrid tampoco dejaba cabos sueltos, desde que le contaron lo que le había pasado, sabía que su cabeza estaba en búsqueda y captura, que tenía precio, y que si no quería regresar a esos calabozos que no recordaba, más le valía ser precavida. Su exilio en el bosque había sido largo y “pacífico”, no tenía enemigos a priori pero si se plantaban allí en medio de la espesura a buscar jaleo, ella no dudaba en quitárselos de encima y eso hizo. El que había recibido el segundo flechazo intentaba huir con la espada en la mano, alcanzar el caballo y largarse, pero la rubia no le dejó. Lo alcanzó por detrás y le hundió la daga en el hueco de la axila, sabía que la punta alcanzaría el corazón, pero quizás no lo suficiente para ser fulminante…mala suerte, eso pasaba cuando te ponías armadura. El soldado cayó al suelo entre estertores y la híbrida que tampoco se jactaba de ser innecesariamente cruel, lo remató con otra puñalada, esta más certera, que acabó con su último aliento.

Se levantó a comprobar que los otros dos estaban tan muertos como piedras y rebuscó entre sus ropas en busca de algún objeto que pudiera darles la pista de qué iban buscando. Algún pergamino, orden o similar. En los suyos no había nada, y así la encontró el tal “Erik” cuando se le acercó. Levantó la vista un instante y soltó lo que había encontrado en el bolsillo del soldado, no era una ladrona.

-¿qué diablos hacían aquí?… podría ser algo.-
Se aproximó a la montaña que había asfixiado el moreno y silbó entre dientes, había sido un buen trabajo, sin duda. Rebuscó en sus bolsillos y allí estaba la prueba: un pequeño pergamino enrollado con el lacre de uno de los capitanes del ejército de Talos. Lo rompió sin miramientos y leyó lo que estaba escrito, pero le costaba horrores, si algún día supo leer, ahora apenas recordaba como hacerlo, así que resopló varias veces. Lo mejor sería llevárselo a Ubbe, él sabría qué ponía.
Anonymous
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

El aire sabe a veneno (Höor) Empty Re: El aire sabe a veneno (Höor)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.