Reign of Fire
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Novedades

- (30/05) Aviso Importante

- (18/05) Ya podéis pedir Los Dracs de Mayo

- (28/03) ¡Cumplimos 6 años online!

- (29/01) ¡Empezamos a publicitar por Tumblr!

- (18/01) Debéis hacer el nuevo Registro único

- (15/01) ¡La minitrama Ash Blessing ha empezado!

- (17/11) Revisad bien la normativa de las búsquedas, pues hemos añadido una nueva norma.

- (18/02) Nuevos cambios en la normativa obligatoria para reactivar cuentas inactivas.

- (22/11) Nuevos requisitos para comprar subforos en la tienda aquí.

- (18/07) Nuevas normas respecto a los posts +18 de índole sexual.

- (18/05) Nuevas normas de emisión de reportes aquí.

Últimos temas
» Spirit Soul | Cambio de botón
Bello cantar [Aisha] EmptyMiér Jun 10 2020, 09:24 por Invitado

» El ultimo Post
Bello cantar [Aisha] EmptyMar Jun 02 2020, 15:19 por Selene Warren

» One Piece War [Afiliación Elite]
Bello cantar [Aisha] EmptyDom Mayo 31 2020, 07:56 por Invitado

» En el bosque todo es más interesante || Luka
Bello cantar [Aisha] EmptySáb Mayo 30 2020, 03:51 por Inaya

» Noche de guardia (Luka Schubert)
Bello cantar [Aisha] EmptyJue Mayo 28 2020, 22:40 por Luka Schubert

» Una gran familia (Tamar y Anzu)
Bello cantar [Aisha] EmptyJue Mayo 28 2020, 22:25 por Anzu

» Búsqueda romántica para un granjero (0/1)
Bello cantar [Aisha] EmptyJue Mayo 28 2020, 12:16 por Luka Schubert

» El taller de las hermanas Balaur
Bello cantar [Aisha] EmptyJue Mayo 28 2020, 04:55 por Daval

» You are finally here [Daval]
Bello cantar [Aisha] EmptyJue Mayo 28 2020, 03:54 por Reeva

» El auspicio de la catástrofe [FB] (Oswin)
Bello cantar [Aisha] EmptyMiér Mayo 27 2020, 15:26 por Oswin

Staff
Trystan
Admin
Selene
Admin
Faora
Admin
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos
Bello cantar [Aisha] G2TiwGkZ_o

06/06

Directorios y Recursos

08/10

Afiliados Élite

Limpieza 13/04


Time Of Heroes  photo untitled45.png
Bello cantar [Aisha] V5tDusV Expectro Patronum
Crear foro
boton-aff
40/40


Bello cantar [Aisha]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ir abajo

Bello cantar [Aisha] Empty Bello cantar [Aisha]

Mensaje por Invitado el Jue Feb 28 2019, 16:48

El arte generado por los humanos es motivo de envidia para cualquier dragón. En parte, es comprehensible. Después de todo, las criaturas aladas eran incapaces de dedicar el mismo sentimiento que los hombres mortales expresaban a través de la literatura, la pintura o la música.

Xeozzys volvía de un entrenamiento con uno de sus compañeros del ejército. Vestía sus prendas oscuras habituales, parecidas a las de un pirata. Al fin y al cabo, se había dedicado a la vida marítima durante los años que su hermano había vivido e incluso después de su muerte, por un breve tiempo. Mantenía muchos recuerdos de él encima suyo. De su mujer, tenía el garfio con el que adoraba aniquilar a sus víctimas.

Reposó dicho garfio en la copa de un árbol para subir una ligera pendiente. Justo entonces, una voz hizo que se detuviera y alzara su mirada de color celestial hacia el lugar del que creía reconocer que procedía tan bello cantar. Era una chica, fácil de reconocer. Si seguía el sonido... No, ¿por qué hacerlo? ¿Cuándo se había interesado él por el arte?

Como seguramente ocurriría con cualquier otro dragón, Xeoz optó por empezar a moverse y seguir esa voz. Era bella, clara y segura. Tal vez se trataba de una humana acostumbrada a cantar. Después de todo, cualquier dragón podría reconocer cuándo el arte procedía de un humano. El sentimiento o la sinceridad que había detrás eran inigualables.

Se deslizó con maestría por una nueva pendiente para llegar finalmente a lo que era una pequeña apertura en medio del bosque. Parecía un parque muy reducido, rodeado por piedras colocadas perfectamente y en círculo. Todo a su alrededor era maleza: altos árboles y hermosas flores arropados por el sol. Un agradable aroma llegaba a Xeoz con insistencia, invitándole a quedarse y avanzar. En el centro, había un banco de mármol sobre el que cantaba la chica a la que había seguido hasta este lugar.

De inmediato, pudo fijarse en cómo su cabello largo y pelirrojo caía por su espalda, la cual ofrecía involuntariamente al soldado. Xeozzys avanzó hacia ella, deseoso por conocer el rostro de la chica, por escuchar más de cerca aquella hermosa voz que había logrado hipnotizarlo. ¿Y a quién no?

En cuanto se posicionó enfrente de ella, con cuidado de no asustarla (era un caballero), Xeoz pudo fijarse en un par de ojos azules que resultaban aún más profundos que los suyos propios. Se cruzó de brazos, con cuidado de no clavarse el garfio en el opuesto, y se quedó quieto. No quería interrumpir el bello cantar de la joven. Por ese motivo, sólo habló para suceder al silencio.

Este es un lugar extraño y bello a la vez para inspirarse, encanto. ¿No te han dicho nunca que es peligroso pasear sola y desamparada? Hay mucho monstruo suelto. —Él era uno de esos monstruos, pero por fortuna, jamás haría daño a una dama. Sonrió ligeramente y se sentó enfrente de ella, en el suelo, sin importarle manchar su ropa—. Prosigue, por favor. No pretendía interrumpir.
Anonymous
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Bello cantar [Aisha] Empty Re: Bello cantar [Aisha]

Mensaje por Aisha el Jue Feb 28 2019, 19:54

Había estado durante la mañana de aquel día estudiando en su casa los apuntes que había hecho de los libros de Valadhiel. Una vez creyó suficiente el tiempo que llevaba sumida en el estudio y después de haber almorzado decidió salir al bosque, junto a Merlín el búho, como ya se hacía costumbre. Había dedicado tanto tiempo a recorrer el lugar que ya sabía de memoria muchos caminos y descubierto partes donde fácilmente podría descansar sin ser vista o por lo menos que fuera más difícil de hallar, pues entendía lo peligroso que podía ser mantenerse alejada de la ciudad, tanto por las bestias que vivían allí, como por los individuos que pudieran aparecer.

Caminó hasta dar con un pequeño espacio en medio del bosque donde se ausentaban los grandes árboles, pues estos solo crecieron alrededor, formando una especie de pared natural que dejaba al descubierto solo esa pequeña banca de mármol que seguramente años atrás era más que un asiento en medio de la nada. Habría preferido ir más lejos de ahí, sin embargo el búho que la acompañaba se posó en una rama mostrándose muy cómodo con el lugar. Entonces mirando alrededor y aceptando que el lugar era agradable, no avanzó más y se sentó en la banca.

En un comienzo nada más se quedó a disfrutar de ese silencio pacífico que otorgaba la naturaleza, pero Merlín comenzó a ulular, como si exigiera que le cantase algo. Exigente era la audiencia aquella tarde al parecer. La pelirroja le sonrió divertida, a veces el búho le recordaba a su familia, a veces era su tío, otras su madre, como en esa ocasión, pues ella solía pedirle que cantara cuando estaba en casa. Por eso escogió una canción simple, una que le gustase tanto ella como a su difunta madre. Estaba tan concentrada cantando que no se percató que había alguien más hasta que el hombre se encontraba frente a sus ojos, dejando de cantar al terminar una frase, sin cortar el sonido de golpe.

Una casi imperceptible sonrisa se le asomó en el rostro tras el primer comentario que hizo el dragón - si, lo dicen a menudo, espero no encontrarme con alguno - comentó con su voz dulce mientras lo miraba fijo. Si bien fue sorpresiva su presencia y proseguiría con cautela, no creía estar en peligro. Lo había visto antes en la flor azul, no era alguien que pudiera pasar desapercibido gracias a lo poco común de encontrarse con un dragón que llevase un garfio. Además que, aunque no era de los que iba a el lugar por música, su compañeras lo mencionaban de vez en cuando y a diferencia de otros, los comentarios que había sobre su persona no lo describían como un abusador, lo que no quitaba el hecho de que era un dragón y formaba parte de al armada.

Asintió ante su petición de que siguiera cantando mientras observaba de reojo como su ave se acercaba un poco más a ambos buscando otra rama. Comenzó a cantar nuevamente cuando esta se terminó de acomodar. Sabía que a los dragones les gustaba el arte y si tenía suerte estaba consiguiendo un nuevo cliente y por lo tanto una nueva posibilidad para conseguir información, pues al menos los militares no seguían incondicionalmente todas las locuras de la reina, como sucedía con los inquisidores, algo que vio evidenciado en el alboroto que se formo con el discurso de la dragona.

Canción:




Bello cantar [Aisha] WqJWZPk
La sombra del tonel:

Bello cantar [Aisha] Jf0dtvK
Aisha
Aisha
Human

Ocupación : Artista musical/colaboradora de la resistencia/aprendiz de curandera
Mensajes : 357

Volver arriba Ir abajo

Bello cantar [Aisha] Empty Re: Bello cantar [Aisha]

Mensaje por Invitado el Vie Mar 01 2019, 11:02

Evidentemente, si lo decían a menudo era por algo. Xeoz esbozó una ligera sonrisa y asintió sin ánimo de insistir. Después de todo, la suerte de la gente sólo le importaba cuando quería atravesar el cuello de alguien con el garfio. Esta chica no despertaba, por el momento, malas vibraciones en el dragón. De hecho, lo poco que había podido ver de ella hasta ahora le había agradado: una bella joven con una voz magnífica.

La observó mientras retomaba el canto, llenando su pecho con la bella melodía que penetraba sus oídos. Todo a su alrededor respondía en perfecta armonía al canto, a su propia respiración. Entonces, mientras la observaba, Xeozzys hizo memoria. El ceño se le frunció poco a poco y varias imágenes se arremolinaron en su mente.

Recordaba la Flor Azul. Había sido un día del que apenas tenía recuerdos. Encontró la explicación en las escasas imágenes que se recrearon en su mente: se tambaleaba de un lado a otro y se paseaba tirando de la cadera de dos cortesanas. Sonreía a todos lados y se encontraba en una sala más abierta. No parecía una orgía, pero sí una fiesta o una pequeña celebración. Tal vez, simplemente, Xeoz se había limitado a molestar o a divertir a los demás clientes y trabajadoras con chascarrillos y risas.

Sin embargo, ahora que miraba a la joven, sí que recordaba ese pelo. Estudió su figura y la construyó mentalmente del mismo modo en el que la había visto en ambas ocasiones: de espaldas. Era idéntica, estaba seguro de ello. Además, en su momento, había perdido los ojos en el par de manos de la pelirroja: recorrían el arpa que se hallaba frente a ella y entre sus piernas mientras, elegantemente, reposaba el mentón de su cabeza en el hombro. Él, por desgracia, no había visto su rostro en aquel entonces. A partir de ahí, sólo recordaba gemidos, fuertes vibraciones y más alcohol.

Cuando la chica terminó nuevamente de cantar, Xeoz se puso en pie y se acercó a ella para arrodillarse justo enfrente. La tomó de la mano y le guiñó un ojo antes de besarla.

Te recuerdo. Eres de la Flor Azul. Te he visto hace tiempo. —Le ofreció una sonrisa y luego se puso en pie para esbozar una ligera reverencia—. Xeozzys, a tu servicio. Es un placer. ¿Cuál es tu nombre, chica?

Esa mujer no era una esclava, eso saltaba a la vista. Quizá era una humana respetada entre los suyos e incluso por varios o muchos dragones. Él, en cualquier caso, sólo había podido recordar verla en otra ocasión. Es mucho decir, pues sólo solía recordar las mujeres que compartían su lecho cuando no iba demasiado borracho.
Anonymous
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Bello cantar [Aisha] Empty Re: Bello cantar [Aisha]

Mensaje por Aisha el Dom Mar 03 2019, 21:54

Cantó tranquila, casi olvidándose de su alrededor y solo sintiendo como la música fluía a través de su garganta. Amaba esos momentos donde lo demás no importaban, encontrando así una paz que no se solía ver en el diario vivir. Había llegado a cerrar los ojos en cierto momento de la canción, encontrándose con los azules del dragón una vez volvió a abrirlos al termino de la canción, permitiendo sin oposición que tomase su mano para besarla después.

Asintió cuando dijo haberla visto alguna vez en la flor azul, le animaba saber que incluso alguien que no entraba a aquel lugar en busca de su arte podía tener aunque fuera vagos recuerdos de ella. Siempre le animaba ser reconocida por dragones, pues eso significaba que los años que llevaba trabajando y esforzándose para poder ganar su confianza habían ido bien. Logrando tener un lugar dentro de la flor azul y abrirse paso en la información que tanto necesitaba para poder ayudar a destruirlos algún día - Aisha mi señor - respondió elegantemente con una sonrisa en los labios, inclinando su cabeza en respuesta a su saludo - el placer el mío - agregó con sinceridad, pues realmente le pareció agradable, la presencia del dragón.

- Yo también lo he visto en la flor azul - comentó corriéndose a un lado de la banca en que estaba sentada para ofrecerle asiento al militar - las chicas comentan mucho sobre usted también - agregó divertida encogiéndose de hombros mirándolo traviesa, dejando a la imaginación las cosas que pudieran hablar de él o de lo que hacían en sus encuentros.




Bello cantar [Aisha] WqJWZPk
La sombra del tonel:

Bello cantar [Aisha] Jf0dtvK
Aisha
Aisha
Human

Ocupación : Artista musical/colaboradora de la resistencia/aprendiz de curandera
Mensajes : 357

Volver arriba Ir abajo

Bello cantar [Aisha] Empty Re: Bello cantar [Aisha]

Mensaje por Invitado el Lun Mar 04 2019, 09:05

Tienes un nombre muy bonito, Aisha —opinó Xeoz sin ánimo de mentir: era sincero. Era melodioso, incluso rítmico, tanto como la voz de la que ella presumía frente a la maleza y la extensa longevidad. Sonreía a la joven mientras la miraba fijamente a los ojos, aprovechando el momento para perderse en ellos. Cuanto más los contemplaba, más bellos le parecían. Una auténtica lástima que la muchacha fuese humana. Como tantos otros dragones, Xeoz tenía varias cosas en contra de la raza.

Las mujeres con las que solía pasar el tiempo en la Flor Azul (y otros burdeles) eran en su mayoría dragonas. Xeoz no tenía la impresión de que muchos dragones solicitaran los servicios de mortales. De hecho, sólo lo había visto una vez: un híbrido al que le había cortado la garganta después de ver cómo forzaba y violaba a una esclava en un callejón. Para Xeoz, semejante acto era aún más rastrero que asesinar a sangre fría.

Espero que no hayas pensado ver a un dragón viejo, feo y acabado —bromeó mientras se levantaba y se sentaba al lado de la joven, justo en el sitio que ella le cedía—. Sí, supongo que eso también es cierto. ¿Comentan cosas buenas o malas? ¿Tienes idea de ello?

Miró a Aisha con cariño. Sabía qué solían decir las mujeres de él, especialmente las cortesanas. Muchas se habían enamorado de él y habían soñado con ser liberadas de esta vida de esclavitud. Sin embargo, Xeoz jamás se había prestado a ello. También había tenido amantes, lejos del mundo de la prostitución: mujeres a las que había seducido, estuvieran o no comprometidas, y que habían acabado detestándolo por la falta de compromiso. La simple palabra hacía que Xeoz se sintiera asqueado.

En cualquier caso, me alegro de que mi reputación me preceda. Creo que, si fuese tan mala como imagino, no me sonreirías así —comentó mientras la miraba con una ceja arqueada, con cierta complicidad—. Así que... La Flor Azul. Es un lugar tan desventurado como este. Al menos, para una joven como tú. No eres cortesana, eso salta a la vista. ¿Te dedicas a la música, verdad? ¿Sólo a eso? Quiero decir... ¿No te han pedido nunca llegar a más con los clientes en un burdel como el de Talos? Créeme, no merece la pena. Te lo dice un cliente. —Se hizo de hombros, preguntándose siquiera si Aisha había tenido la oportunidad de conocer el amor o de acostarse con alguien. Prefirió guardar esas dudas para sí mismo.
Anonymous
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Bello cantar [Aisha] Empty Re: Bello cantar [Aisha]

Mensaje por Aisha el Lun Mar 04 2019, 21:02

- Gracias - respondió con una sonrisa luego que mencionara que tenía un nombre bonito - para nada, es difícil encontrarse con dragones en apariencia acabados - agregó sin quitar su buen humor, haciendo referencia a la habilidad que tenían de poder verse como querían. Muchos superaban los mil años y aún así no aparentaban más de 30, lo que no quitaba lo oscuro y acabados que podían estar por dentro... además de la locura que acompañaba a muchos otros.

Lo miró cómplice esbozando una sonrisa ladeada tras hablar de su reputación. Ciertamente no era alguien de quién se hablara muy mal, es más hasta podría asegurar que era de los pocos de los que no había escuchado que se dedicara a denigrar o golpear cortesanas. Cosa que lo convertía en casi un buen hombre, casi - cierto, no debe por qué preocuparse al respecto - mencionó sosteniendo la mirada para después apartarla lentamente y contemplar el paisaje - es verdad no soy cortesana, sino una artista musical del lugar - respondió con dulzura - suelo dar espectáculos con el arpa y mi voz - agregó volviendo la vista al dragón - mis superiores no lo han pedido… los primeros años lo sugirieron sí, pero jamás acepté - agregó con firmeza - pues yo no soy un cliente y créame que también sé que no lo vale - aseguró después de una pausa volviendo a un pequeño silencio, como si con ello guardara respeto por todas aquellas que terminaban destrozadas al final del día. Era muy consciente de lo mucho que sufrían, lo supo desde pequeña al ver a su madre y sabía que no era una realidad que quisiera vivir.

Volvió entonces a romper el silencio para no arruinar el ambiente - ahora en caso de clientes es diferente… a veces doy espectáculos en privado y algunos tienden a esperar que suceda algo más después de la música... por mucho que se les diga que no lo habrá - agregó encogiéndose de hombros recordando a unos cuantos asquerosos por ahí - pero he tenido suerte… si mis palabras no los convencen hay gente dentro del lugar que me ha ayudado antes de que cualquier cosa sucediera - volvió la vista al frente para mirar un momento a su búho que solo miraba todo como un espectador.

Siete años en la flor azul y podía decir con tranquilidad que no le habían obligado a nada, no era algo que todos pudieran contar. Por esas cosas estaba muy agradecida de las amistades que se formó allí dentro, además de la buena fama que rodeaba a su persona  nada más por la música y su buena labia. - Así que ya sabe... si alguna vez está interesado en lo que hago, es bienvenido - agregó mirándolo con sutil coquetería - hay muchas formas de pasar una buena tarde sin necesidad de llegar al sexo - terminó de decir con una sonrisa traviesa.

- ¿Y qué hay de usted?, si no le molesta que pregunte... quizás ya sé que forma parte de la armada - se encogió de hombros - como dije las chicas hablan mucho - sonrió divertida - pero seguro hay más que saber, después de todo llevan una vida muy larga - mencionó con curiosidad.




Bello cantar [Aisha] WqJWZPk
La sombra del tonel:

Bello cantar [Aisha] Jf0dtvK
Aisha
Aisha
Human

Ocupación : Artista musical/colaboradora de la resistencia/aprendiz de curandera
Mensajes : 357

Volver arriba Ir abajo

Bello cantar [Aisha] Empty Re: Bello cantar [Aisha]

Mensaje por Invitado el Mar Mar 05 2019, 09:39

Aisha era lista, eso saltaba a la vista. Xeoz aprobaba su forma de hablar. Lejos de sentirse ofendido por la confianza de la que hacía gala la joven, el dragón se daba cuenta de que era consciente de las situaciones que podía vivir en la Flor Azul. Como ella misma dicho, algunos hombres se habían propuesto y seguramente habían intentado forzarla. Xeoz sintió un escalofrío recorrer su espalda. Él jamás había tenido que forzar a nadie. Había yacido con muchas mujeres y todas ellas habían cedido voluntariamente a sus encantos.

Me alegra oírlo. Por desgracia, hay mucho degenerado suelto. Yo también he tenido que meterme en peleas en más de una ocasión. Ya sabes, para ayudar a las cortesanas y a otras damas. —No quería decir "proteger". Le parecía infravalorarlas un poco—. Además, eso siempre me ha dado motivos para meterme en problemas.

Suspiró, rascándose la barbilla. Desde hacía mucho tiempo, Xeozzys había vivido de los problemas: se divertía combatiendo y, sobretodo, matando a otra gente. Tenía derecho a hacerlo cuando no tenía otra opción, pues era soldado, pero muchas de las disputas las llevaba a extremos para tener una excusa y matar. Seguramente, si lo supiera, Aisha se sentiría horrorizada y pasaría de él por completo. No parecía una chica que quisiera estar rodeada de mala gente.

No me malinterpretes tampoco. Paso mucho tiempo en la cama con mujeres, pero esas no son siempre mis intenciones. Por supuesto, sé que pasaríamos un rato agradable tú y yo, charlando y sin necesidad de llegar a más. Ahora mismo lo estamos haciendo. Hagamos un trato. —La miró fijamente a los ojos y le sonrió con sinceridad—. Dentro de cuatro lunas, si me prometes que cantarás para mí en la Flor Azul, te visitaré. —Había reconocido el toque coqueto en la voz y la propuesta de Aisha y, por ese motivo, lo imitaba. ¿Se daría cuenta?

Apartó el rostro, esbozando una ligera sonrisa que ahora no era tan sincera. Se preguntaba qué quería y qué no quería contarle a Aisha. Había sido bastante clara en qué quería saber. El dragón se rascó la sien en esta ocasión y, después, volvió a mirar a los ojos de la joven.

Sabrás que soy soldado, entonces. Mi ingreso en el ejército fue bastante peculiar. Tenía motivaciones que no son necesariamente distintas a las de tantos otros. Lucho por ideales, no por gente. No me queda a nadie en el mundo. —Se hizo de hombros. Suponía que se guardaría esa historia para otro momento—. Desde hace siglos. Nunca he buscado aumentar de rango en la armada. Como digo, tengo mis razones.

No lo había necesitado. Xeozzys era bueno mandando, pero no quería hacerlo. De hecho, quería atraer cuanta menos atención posible. Quería ser un soldado más y tener motivos para matar a diestro y siniestro, sin más. Estar en el campo de batalla, perdido en su mundo y en la violencia de la situación, hacía que se sintiera vivo.

¿Deseas acompañarme? Me apetece pasear y no quiero hacerlo solo ahora mismo —propuso con cordialidad y caballerosidad mientras le ofrecía la mano a Aisha y le sonreía—. ¿Qué hay de tu historia, Aisha? ¿Cómo acabaste dedicándote a la música? ¿Tienes parientes en Talos? Padres, hermanos, alguien de confianza. —Parecía un alma solitaria. Sentía mucha curiosidad por conocerla mejor—. ¿Eres de por aquí, de Talos?
Anonymous
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Bello cantar [Aisha] Empty Re: Bello cantar [Aisha]

Mensaje por Aisha el Mar Mar 05 2019, 17:22

- Buenos motivos para pelear - comentó divertida, pero sincera. Al parecer era un dragón al que le gustaban las riñas y si podía entrar en ellas por un buen motivo, debía ser algo doblemente bueno para él.

Lo había conseguido. Solía ser una persona buena leyendo a las demás, eso le ayudaba a poder saber cómo relacionarse con el resto y manipular la situación a su favor. Sin embargo siempre había cierta inseguridad de por medio pues entendía que todos eran diferentes y no siempre se podían entender, no obstante en esta ocasión había sabido cómo dirigirse al dragón y lo mejor de todo era que, a diferencia de otros casos, con él podía darse el lujo de hablar con un poco más de sinceridad, sin forzar su sonrisa ni obligarse a nada, más bien le salía natural, comodidad inusual en tales relaciones - tenga por seguro que cantaré para usted - aseguró envolviéndole la sonrisa. Ahora comprendía por qué muchas de las chicas del local estaban tan prendidas a él, era un encanto - estaré esperando con ansias ese día - agregó con dulzura, sin apartar la mirada de la suya, hasta que cambiaron el tema.

- Algún día tendré que saber sobre ese ideal - se limitó a decir, pues si no habló más era porque no quería. La respuesta del soldado no le decía demasiado, es más, le causaba más curiosidad que antes. ¿Cuáles serían dichas motivaciones?, podía imaginar demasiadas, la mayoría eran más bien desagradables y le parecía muy probable que fueran justamente esas las acertadas, después de todo no conocía dragón que estuviera exento de mal y no creía que lo fuera a conocer, pues era inevitable, parte de existir era tener un lado no tan agradable, solo que algunos eran peores que otros y los dragones, a juicio de la cantante, lo eran en mayor medida.

La invitación de moverse del lugar la sacó de sus teorías. Miró al búho antes de darle la mano para ponerse en pie y aceptar así caminar con él, seguramente el animal los seguiría en el vuelo, aunque esperaba una reacción más agresiva que solo quedarse casi inmóvil en la rama mientras ellos continuaban su conversación, le sorprendía lo silencioso que estaba.

Dio un pequeño suspiro antes de continuar con parte de su historia - nacida y criada en Talos, nunca he salido de aquí - comenzó diciendo mientras caminaba a la par con el dragón - a veces me gustaría viajar... pero pienso que quizás nunca pueda hacer - se encogió de hombros - por eso creo que me gusta escuchar historias de viajeros, como si pudiera vivir sus historias desde la distancia - dijo con una leve sonrisa en los labios mientras miraba el camino - familia ya no me queda, pero tuve alguna vez a mi madre y su hermano… fue mi tío de hecho el que hizo que aprendiera sobre la música y gracias a él conseguí hacerme conocida para ser invitada posteriormente a la flor azul - respondió con una leve sonrisa, siempre terminaba hablando de su tío había sido una persona muy importante en su vida - y no hay mucho que contar en realidad… por mi trabajo conozco a muchas personas, pero amigos son pocos - dio un suspiro para luego mirarle a los ojos - pues estamos en un mundo donde no nos podemos fiar de cualquiera - se encogió de hombros.

No contó demasiado, quizás porque él no lo había hecho tampoco. Ya que no estaba en el trabajo no veía por qué complacerlo tanto si ella no se enteraba tampoco, se daría el gusto de ser más caprichosa solo por ello. No obstante si le llegaba a preguntar más cosas hablaría, siempre omitiendo las partes que podían ser peligrosas de saber, sobre todo las relacionadas con su odio hacia la reina y su séquito de dragones.




Bello cantar [Aisha] WqJWZPk
La sombra del tonel:

Bello cantar [Aisha] Jf0dtvK
Aisha
Aisha
Human

Ocupación : Artista musical/colaboradora de la resistencia/aprendiz de curandera
Mensajes : 357

Volver arriba Ir abajo

Bello cantar [Aisha] Empty Re: Bello cantar [Aisha]

Mensaje por Invitado el Mar Mar 05 2019, 18:06

Xeozzys estaba acostumbrado a que otras mujeres esperaran su presencia o retorno con impaciencia. Había dejado colgadas a muchas porque siempre había entendido que esas ansias sólo se debían a los placeres de la carne. Por eso, durante un instante, se sintió raro. Toda sonrisa desapareció de su rostro y, en ese preciso instante, sintió cómo su corazón daba un ligero vuelco. También sentía prisa porque llegara el día... No, la noche en la que pudiera perderse por completo en la voz de la joven. Una mortal con el don de enamorar a cualquier criatura. ¿Por qué Aisha era tan tierna?

Algún día te lo contaré —respondió él vivamente, con más ánimo que antes en todo caso. Le ofreció una pequeña pero significativa sonrisa a la chica. Cuando se paraba a pensarlo, era tremendamente curioso y divertido saber que, en realidad, Aisha no había vivido lo que para Xeozzys no era sino el parpadeo de un ojo.

Ahora que caminaban juntos, Xeozzys sentía cómo la confianza con la joven crecía. A decir verdad, él nunca había necesitado desarrollar confianza con los demás. Realmente no lo había querido. De haberla requerido, jamás se habría acostado con tantísimas mujeres. No: para él, la interacción con los demás seres de Talos, del mundo, consistía en cortejar y matar. En general, eso era todo. Cualquier clase de sentimiento que Xeozzys hubiese podido tener para con otra persona había muerto con su hermano y mujer.

Eso es una auténtica lástima —opinó pacíficamente al escuchar que Aisha nunca había salido de Talos. Era una ciudad que, con el paso del tiempo, se había hecho fea a ojos de Xeozzys. Claro está, él había vivido más de dos mil quinientos años, y Aisha seguramente tenía unos veinte aproximadamente—. ¿Por qué crees que nunca podrás hacerlo? Estoy seguro de que requerirían a una artista como tú en cualquier zona del mundo. Yo soy un viajero por excelencia. Al menos, lo era hasta que ingresé al ejército. Estoy seguro de que tengo muchas anécdotas que compartir contigo, si estás dispuesta a escucharlas. Tal vez pueda llevarte a ver el resto del mundo algún día. ¿Serías capaz de ganártelo?

La sonrisa del dragón mostraba con cierta sutileza el coqueteo con el que Aisha había jugado momentos atrás. Evidentemente, él sabía interceptar, por lo general, cuándo le gustaba a una chica. Cuanto menos, cuándo le caía bien. Estaba seguro de que, de no ser así, Aisha ya se habría marchado.

En eso, estoy de acuerdo. Haces bien en no fiarte de nadie. He visto a mucho temerario y mucha temeraria hacerlo. Ninguno ha acabado bien. Muchos de ellos... Bueno, cayeron ante mi propia espada. —Miró fijamente a los ojos de Aisha por un instante y tragó saliva. Después de todo, no tenía por qué ocultar quién era. Se suponía que cualquier clase de opinión que Aisha pudiera tener para con él debería importarle poco y, sin embargo, no estaba seguro de que así fuera.

Iba a decir algo más cuando, de repente, se detuvo y cogió a Aisha por la muñeca. Había escuchado algo: unos pasos acompañados de una rama resquebrajándose. Se llevó el dedo índice a los labios y miró fijamente a los ojos de la joven, manteniendo una distancia relativamente corta, como si pretendiera seducirla y a la vez protegerla con su cuerpo. En realidad, lo que Xeozzys trataba de hacer era reducir el radar de sonido y dejar en claro a Aisha que debía callar ahora. Sí, esos pasos seguían ahí. De hecho, el follaje se movía y reconocía que no era sólo por el viento...

Unas risas siguieron y, entonces, Xeozzys comprendió que, quienquiera que fuese que los acechaba, no pretendía ocultarse. Un grupo de maleantes, tres en total, salió de la maleza y se acercó a Xeozzys y Aisha. El dragón se mantuvo delante de la joven en todo momento, cubriéndola instintivamente con el brazo del garfio a la vez que apoyaba la mano buena en el otro.

Bien hallados, caballeros. ¿Puedo ayudar en algo?

Tú no, dragón... pero ella tiene algo que nos pertenece.

¿Que es? —Xeozzys sonrió.

¡No te metas! ¡Esto no es asunto tuyo! Queríamos servicios por su parte y todo lo que obtuvimos fue canto. ¡Canto! ¿Quién demonios va a un puto burdel a que le canten? Si no lo haces allí, chica, te abrirás aquí de piernas.

Ah, ¿lo hará? —preguntó Xeozzys mientras extraía disimuladamente un puñal del cinturón, con el garfio, y lo deslizaba para entregárselo a Aisha.

Y tú observarás.

Los tres se lanzaron sobre Xeozzys y Aisha.

El dragón alzó de inmediato la espada y el garfio, sorprendiendo a uno de ellos...
Anonymous
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Bello cantar [Aisha] Empty Re: Bello cantar [Aisha]

Mensaje por Aisha el Mar Mar 05 2019, 20:06

Bien. Al menos tenía la palabra del dragón, algún día lo sabría. Podía ser tan cierto como mentira, pero no importaba en ese momento, más bien le agradaba la facilidad con que avanzaba la conversación.

Era cierto lo que decía, Yanara se lo había preguntado alguna vez también, ¿Por qué no moverse del lugar si tenía todas las posibilidades de ello? - pues, yo también tengo mis motivos - dijo respondiendo a la coquetería con que comenzaban a conversar. Si ella no se movía de Talos era porque tenía una misión, ella quería ver como el imperio de la reina era destruido poco a poco y quería ser parte de quienes lo hacían, por quedarse en la capital era la mejor opción. Ahí podía encontrar mas información y contactarse con la resistencia, a quienes ayudaba con gusto. Eso era lo único que la ataba, pues después de perder a su tío no había mucho que extrañar, amistades quizás, peor siempre podrían volver a encontrarse luego de volver de un viaje - me encantaría escuchar sus historias - dijo sin ocultar su ánimo al respecto, dejando salir una sonrisa divertida tras su última pregunta - parece que tendré que esforzarme entonces - comentó volviendo su vista al frente.

Dejó salir una pequeña risa al escuchar que habían pasado por su espada: Dragones, siempre solucionando todo con la fuerza - espero no toparme con ella nunca - mencionó divertida, sin pretender burlarse de él, pues no dudaba de que fuera cierto lo que decía.

Toda diversión fue quitada de golpe tras la reacción del dragón a unos pasos que no fueron evidentes para la pelirroja hasta que se hubo detenido a escuchar con atención el alrededor, luego de entender el gesto con el dedo que hizo el dragón y guardara silencio. En un principio le desconcertó el acercamiento que tuvo el pelinegro hacia ella, pero comprendió que trataba de protegerla y lo agradecía, pues quienes venían no lo hacían con buenas intenciones. Comenzaba a parecer que el bosque definitivamente ya no podría ser un lugar al cual pudiera pasar con tranquilidad. ¿Cómo no odiar a esa especie?.

La situación?. Tres dragones en contra y un a favor. Ella era más bien el estorbo en todo. Una humana indefensa en el bosque con una daga que sería incapaz de usar efectivamente en contra de alguno de ellos, pues eran dragones y aunque una mínima herida en  su forma de humanos pudiera ayudarle a quizás abrirse paso un momento para huir nada la libraría de la condena que vendría después por haber dañado a uno de dicha especie, en su calidad de humana tenía todos los motivos para perder. Pero debía salir viva de ahí y sin mayores perjuicios. No iba a perder todo por lo que había luchado por un grupo de dragones mimados.

Antes de poder ser atrapada por uno de ellos Merlín saltó a la cabeza del dragón enterrando sus garras para así distraerlo un momento, volando lejos después. Los escasos segundos que le dio el animal fueron suficientes para alejarse con daga en mano - mis señores, no creo que valga la pena que luchen entre ustedes mismos por la entrepierna de una humana - comentó en su voz dulce de costumbre, como si toda la situación no afectara a sus modales - después de todo, logren o no su cometido las puertas de la flor azul se mantendrán cerradas de llegar a enterarse el dueño de lo sucedido, sin mencionar lo mal visto que serán si los demás se enteran de que fueron vetados de un lugar - agregó sin mostrarse prepotente, manteniendo una actitud humilde y sumisa, sabiendo ocultar muy bien el odio y desprecio que podía sentir hacia tales seres.

- Quién eres tú para hablarnos así? - mencionó el que fue atacado por el ave y que no se encontraba detenido por el militar, intentando acercarse nuevamente a la cantante, a lo que ella solo atinó a apuntar con la daga su propio cuello para intentar hacerlo frenar - no creo que quieran tomar el cuerpo de una mujer muerta, así que por favor escúchenme - dijo con una mirada penetrante y seria que mostraba gran determinación - no me malentienda señor, no me considero en una aposición superior a la suya, sé muy bien cual era mi lugar en este mundo - respondió guardándose su real parecer al respecto y el repudio que sentía hacia las palabras que mencionaba - tampoco es que me considere alguien muy importante, pues no lo soy… sin embargo al dueño del lugar, como a todos, no le gusta que toquen a sus artistas fuera de lo permitido - agregó mientras bajaba lentamente la daga al notar algo más de calma, aunque comprendía solo con ver sus rostros que nada de lo que dijera les importaba realmente - y creo que ustedes saben mejor que yo lo que sucede cuando se es tocado algo que no les pertenece - no le quedaba más que referirse a ella como una pertenencia y apelar al lado orgulloso y superficial de los dragones, ese lado que les hacía medirse, solo a algunos, de ciertas cosas por evitarse las malas miradas de sus pares al haber actuado en contra de alguno de ellos.




Bello cantar [Aisha] WqJWZPk
La sombra del tonel:

Bello cantar [Aisha] Jf0dtvK
Aisha
Aisha
Human

Ocupación : Artista musical/colaboradora de la resistencia/aprendiz de curandera
Mensajes : 357

Volver arriba Ir abajo

Bello cantar [Aisha] Empty Re: Bello cantar [Aisha]

Mensaje por Invitado el Mar Mar 05 2019, 20:27

No lucho por la entrepierna de una mujer —respondió Xeozzys, sintiéndose ofendido por un instante. Sabía a qué se refería Aisha, pero quizá el uso de palabras no había sido el más afortunado. Resopló y negó con la cabeza. Intentaba protegerla, no llevársela a la cama... aunque, si se paraba a pensarlo, en realidad Aisha tenía parte de razón. No luchaba por obtener su entrepierna, pero sí por protegerla a ella y a su compañera. No estaba dispuesto a ver cómo le hacían daño.

La miró con cierta sorpresa al ver cómo intentaba dialogar en lugar de atacar. Xeozzys se llevó una mano al vientre: una de sus tantas heridas amenazaba con arrebatarle parte de sus fuerzas y concentración, así que haría bien en simplemente olvidarla. El cuerpo humano del dragón funcionaba como el de cualquier otro mortal: los nervios se le disparaban cuando había peligro. Era una preparación para un esfuerzo físico importante.

¡¿Qué estás haciendo?! —exclamó sin embargo, y ofendido, al ver cómo Aisha replicaba a la pregunta de uno de los maleantes al llevarse la daga a su propio cuello. La simple idea de verla sufrir daño alguno, aunque fuera intencionado, lo horrorizó por un instante. Xeoz apretó los dientes y trató de calmarse para escuchar qué decía la joven.

El grupo de dragones observaba a Aisha. Parecía que ahora, al menos, recapacitaban un poco. Xeozzys miró a Aisha y esbozó una mueca. Jugaba a un juego arriesgado y podía salirle el tiro por la culata. Por eso, se mantenía cerca, dispuesto a intervenir de nuevo si realmente lo necesitaba.

Entonces ¿perteneces a otro dragón?

Me pertenece a mí. —Xeozzys se colocó junto a Aisha y alzó la barbilla con orgullo—. Si pretendéis ponerle un solo dedo encima, os garantizo que os arrepentiréis.

¿Tanto te desvives por una simple esclava?

Es mía.

Pues no sé a vosotros, pero a mí me da igual.

Unas zarpas pasaron cerca del rostro de Xeozzys, pero no lo alcanzaron porque tenían la intención de acariciar con maldad el rostro de Aisha. El soldado alzó de inmediato el filo de su espada y atravesó el hombro del dragón. A su vez, elevó el garfio y alcanzó su vientre, haciendo que gritara de dolor y se viniera abajo. Los otros dos dragones, que parecían valorar más la posesión de los suyos, retrocedieron.

Me encargaré de hacerle saber a la Reina Madre lo ocurrido. Os ejecutarán a todos.

Calma, tío. Ya nos vamos.

Los dos dragones se giraron para marchar. Xeozzys, que ahora sostenía inconscientemente la cadera de Aisha para atraerla contra sí y protegerla, respiró un poco más aliviado al verlos marcharse. Se fijó en el dragón herido a sus pies, pero decidió ignorarlo simplemente.

¿Estás bien? —preguntó con evidente preocupación. Tragó saliva y suspiró. Cogió a la joven de la mano y la hizo caminar para alejarse de allí. Poco le importaba qué pudiese ser de esa rata—. Son unos hijos de puta. No puedes seguir paseándote sola por estos lugares, Aisha. Eres humana y... Los esclavos suelen contar con la posesión de sus dueños y están más a salvo. Sin embargo, no creo que tú pertenezcas a otro dragón. Te hace más vulnerable. Incluso si lo hicieras, muchos dragones se saltan las normas y te atacarían aún a sabiendas de que se estarían buscando la ruina. Tienes que prometerme que no volverás a este sitio sola.

¿Por qué le importaba? No quería saberlo. En su lugar, prefirió apartar la mirada, sintiéndose enfadado consigo mismo. Quería matarlos. A los tres.
Anonymous
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Bello cantar [Aisha] Empty Re: Bello cantar [Aisha]

Mensaje por Aisha el Miér Mar 06 2019, 05:04

Las réplicas de su acompañante apenas fueron atendidas por la pelirroja que estaba demasiado concentrada en sus palabras y la manera de manejar la situación como para ponerse a aclarar cosas. Lo que no significaba que no las escuchara, simplemente todo pasaba demasiado rápido.

Le devolvió la mirada al dragón, manteniendo la calma en ella y su seguridad. Atreviéndose, quizás por la situación, a dejar esa apariencia débil que tenía la mayoría del tiempo para mostrarse segura de lo que hacía. Su lucha nunca había sido con armas, sino con palabras y al menos eso, si no le quitaba el problema, lo alargaba dando más espacio para pensar. Algo que al parecer comenzaba a funcionar.  

Iba a responder la pregunta cuando el militar se le adelantó. Lo observó solo unos momentos sorprendida por su reacción tan rápida y decidida a ayudarle. Era curioso que la pregunta del otro dragón también se la hiciera ella en su mente, pues no tenía por qué gastar tanto de su tiempo en protegerla, era una humana al final y él un dragón, además de una desconocida. Y no era como si no necesitase de su ayuda, le era muy necesaria, sin embargo le causaba gran conflicto en su cabeza, pues por un lado se sentía protegida y hasta cómoda con él y por otro entendía que en realidad todos ahí eran el enemigo...

Pero las sorpresas no terminaban. Antes de que la mano de uno de los atacantes pudiera terminar de acariciar el rostro de la cantante este ya tenía su hombro atravezado y el estómago roto. La pelirroja se quedó unos momentos viendo el cuerpo en el suelo mientras la sangre comenzaba a correr. No era miedo el que sentía en ese momento, ni siquiera asco, pero tampoco estaba feliz… estaba molesta con lo sucedido, todo era evitable en su mente si las respuestas hubiesen sido otras, no era necesario ver algo tan bestial, definitivamente las peleas no eran lo suyo.

Observó al dragón que la tenía firmemente agarrada luego que su amenaza fuera suficiente para espantar al resto de dragones. Intentaba entender lo que sucedía por la cabeza de este, pero no había mucho que buscar, su rostro era muy sincero, estaba preocupado y eso le causaba más molestia aún, como si no quisiera aceptar dicho sentimiento por parte de su especie - si - respondió escuetamente mientras sentía ante la pregunta de si estaba bien, para luego ser llevada lejos del cuerpo, que probablemente una vez se convierta en ese enorme animal alado sanaría sus heridas lo suficientemente rápido como para no morir.

Una vez lejos se quedó quieta mientras escuchaba cada una de las palabras del dragón. Prométeme. Eran palabras que imaginaría escuchar de alguien a quien conociera mejor y que por lo tanto llevarían alguna conección emocional más fuerte… no las esperaba de alguien que recién conocía - gracias por la ayuda - respondió antes de decir cualquier otra cosa, pues le gustase o no a la mujer, había sido salvada por él - y no, no tengo dueño - respondió después de una pausa calmando su mente, ahora respondiendo cada una de las preguntas que le había hecho - también estoy consciente del peligro asociado al bosque… - lo miró a los ojos - pero no puedo prometer que no volveré… - fue sincera. Cosas como que el bosque era peligroso ya las sabía, no solo se lo habían advertido sino que también lo había visto, pero se negaba a la idea de perder sus paseos a solas por culpa de ir con miedo por ahí. Además era un buen lugar para encontrarse con gente de la resistencia al momento de entregar información y eso no podía hacerlo en compañía.

De pronto volvieron a sonar las hojas de los árboles, pero esta vez se apareció el búho que posó en uno de los brazos de la chica, quien acercó su cabeza para acariciar con ella la del animal - gracias a ti también - le dijo mientras sonreía al enorme ave y volvió entonces la mirada al dragón - él es Merlín, me acompaña en estos paseos - solía ser en ese último tiempo también quién le avisaba del peligro antes de que la alcanzara. Quizás para otro dicho animal no representaba una ayuda real, pero a ella ya la había salvado en más de una ocasión. Aunque claramente solo funcionaba si advertía con anticipación, una vez en problemas no había mucho que hacer.

El ave giró la cabeza para dejarla ladeada mientras observaba al dragón y luego de un par de pestañeos voló hasta unas ramas - él también te da las gracias por la ayuda - comentó la pelirroja sonriendo levemente, intentando alivianar un poco la situación, no valía la pena seguir exaltados por algo que ya había pasado y que por suerte no había terminado tan mal.




Bello cantar [Aisha] WqJWZPk
La sombra del tonel:

Bello cantar [Aisha] Jf0dtvK
Aisha
Aisha
Human

Ocupación : Artista musical/colaboradora de la resistencia/aprendiz de curandera
Mensajes : 357

Volver arriba Ir abajo

Bello cantar [Aisha] Empty Re: Bello cantar [Aisha]

Mensaje por Invitado el Miér Mar 06 2019, 09:32

Es arriesgado, Aisha. Ven acompañada, al menos. —Esbozó una mueca. Aisha no le debía nada, pero saber que volvería sola a este lugar no le hacía ninguna gracia. Era demasiado arriesgado para un humano libre. Aisha parecía una chica racional y confiaba que, con el tiempo, se percatara de la gravedad del asunto. Xeozzys sólo esperaba que no fuera demasiado tarde. Pensó en ofrecerse a acompañarla en sus paseos de ahora en adelante, pero tal vez daría una imagen de sí mismo que no quería dar: la de un dragón preocupado.

De hecho, al darse cuenta de que estaba mostrándose demasiado próximo e involucrado, apartó la mirada e intentó centrarse. Era un caballero, pero jamás sentiría algo por una mujer más allá de atracción física. Lo había pasado demasiado mal con la muerte de su mujer. Después de que muriera su hermano, era ella quien le había hecho levantar la cabeza. Cuando se la habían arrebatado, Xeozzys había vuelto a morir, y en esta ocasión tal vez de manera irrevocable.

Al ver el animal que se posaba sobre Aisha, el dragón tragó saliva y asintió. Lo había visto combatir antes, pero no le había hecho ningún caso debido a la gravedad del asunto. Ahora que Aisha lo presentaba como Merlín, Xeozzys entendía mejor la situación. Sonrió.

Entonces no estás tan mal acompañada, después de todo. ¿Crees que es suficiente para protegerte de peligros como este? —preguntó mientras se rascaba el pecho con la punta del garfio, intentando no cortarse. Muchos de los gestos del soldado daban a entender que empleaba el brazo manco como si aún tuviera la mano. Aún estando acostumbrado al garfio, Xeozzys se arrepentía de no poder contar con su otra mano—. No tenéis que darme las gracias. He hecho lo correcto. Créeme: no suele ser plato del día.

No mentía. ¿Cuántas veces hacía lo correcto? Se consideraba a sí mismo como un mal dragón, un mal hombre. Era un asesino y un guerrero sediento de sangre. Tal vez protegía a damiselas en apuros y las respetaba, pero una buena acción no hace de él una buena persona. Sin embargo, tenía la impresión de que Aisha no comprendía eso y que, tal vez, empezaba a fiarse de él. En el fondo, Xeozzys no quería eso. No quería hacerle daño, o tenía miedo de quererlo.

Si vuelven a molestarte o te das cuenta de que te siguen, por favor, ven a verme de inmediato. Te enseñaré dónde está mi morada en Talos. Es un hogar muy humilde para ser el de un dragón. —Se hizo de hombros. Nunca había disfrutado viviendo con lujos. Tal vez sí había adorado saquear barcos en su día, con su hermano, y malgastar las riquezas que recibían. Hoy día, no.

Siguió avanzando al lado de la chica mientras observaba al ave que ahora se había posado en unas ramas. La criatura lo observaba también, centrada y aparentemente desconfiada. Tal vez sabía leer a través de los ojos de Xeozzys e intuía que no era de fiar. No lo sabía, y no tenía por qué interesarle.

Escucha. —Se detuvo de repente para mirar a los ojos de la joven y cogió sus manos—. Si alguna vez te ves obligada a emplearla, no lo dudes. Atraviésale el cuello al malnacido que intente hacer daño, sea un violador o un asesino. Sea cual sea el castigo, Aisha, no merece la pena obviarlo y entregar tu dignidad. Nunca dejes que te obliguen a hacer lo que no quieres hacer.

Era un consejo que podía darle. Sostenía las manos de la chica entre las suyas y, poco a poco, las juntó para que empuñara la daga que le había entregado con fuerza. La miró a los ojos y volvió a asentir.

Quédatela. Que sea un recuerdo y te sirva de ayuda. Así, cuando no esté y te veas en peligro, sabrás qué has de hacer. —No pretendía infravalorarla, pero algo en él se preocupaba por la joven. Xeozzys guiñó un ojo antes de emprender de nuevo la marcha.
Anonymous
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Bello cantar [Aisha] Empty Re: Bello cantar [Aisha]

Mensaje por Aisha el Lun Mar 11 2019, 05:24

Ante la pregunta del dragón solo lo miró inclinando la cabeza. No era capaz de decir que la presencia de Merlín era suficiente, pues no lo era totalmente, pero tampoco diría que era una inutilidad, simplemente era lo que le acomodaba para ir al bosque - tan mal, no - mencionó despacio intentando responder con sinceridad.

La actitud tan sincera y cercana del dragón era algo inusual, no acostumbraba dichas conversaciones, eran muy pocas las excepciones - Quizás por eso hay que agradecer - dijo con una leve sonrisa pues no dudaba en que el común de sus actos no fueran los mejores, sin embargo la había salvado igualmente, por el motivo que fuera lo hizo. Lo que por otra parte no hacía que cambiara su pensamiento respecto a su especie o que creyera que era un buen hombre. Esas cosas no dejaban de ser nada más por un acto a favor de ella.

Una vez el ave se fue volvió a poner toda su atención al dragón que ahora incluso le pedía que fuera a verle en caso de volver a necesitar ayuda. No comprendía bien cómo es que había sucedido algo como eso tan rápidamente. No era el primero que le ofrecía ayuda, sin embargo casi todos lo hacían una vez llevaban tiempo conociéndose y además estos se veían muy atraídos a su arte, sin embargo este no era el caso - está bien, lo haré - dijo inclinando la cabeza levemente en señal de agradecimiento. En otra circunstancia le habría alegrado mucho saber que contaba con la confianza de otro dragón, sin embargo las cosas iban tan apresuradas que aunque fuera una buena noticia le preocupaba un poco, pues era algo diferente y lo desconocido siempre le causaba desconfianza. No obstante no perdería la oportunidad de acercarse más y quizás así adquirir información que pudiera ser de beneficio para la resistencia, sin embargo lo haría con más cuidado del común y eso ya era mucho.

Detuvo su andar cuando este lo hizo también, se preguntaba que era lo que le diría ahora, volviendo a ser sorprendida. Sus ojos no parecían mentir, sin embargo ella sabía bien como engañar con la mirada también, ¿qué le aseguraba de que ese no fuera el caso también del dragón?. La negativa de querer creer que sus amables palabras y la preocupación que parecía tener hacia ella fueran genuinas y desinteresadas le hacían dudar de todo, creer que era todo una farsa, sin embargo no podía evitar pensar por otro lado que quizás no era tan falso, pues no parecía ser una persona muy buena mintiendo… aunque eso también podía ser una farsa…

Llamó su atención que mencionara el no dejar que otros le obligaran a hacer lo que no quería. Solo con ser humana estaba destinada a vivir como no quería y si era obligada a ello no era como si importase tampoco, así era el sistema al final. Así era el gobierno de una dragona loca.

Dejó que tomara sus manos y que dejada la daga en ellas. Ciertamente si veía su vida en peligro al usaría sin dudarlo, pero por algo más… a veces en su mente se ponía en situaciones complejas y pensaba que aunque fuera violada, era mejor dejarse y vivir para seguir con su meta que defenderse y terminar como esclava o muerta, sin embargo nunca sabría su verdadera reacción hasta que se encontrase en tal situación - un recuerdo útil… - sonrió con algo de coquetería tras el guiño del dragón y siguió caminando a su lado mientras observaba mejor el arma - le daría las gracias, pero quizás no las quiera - dijo en tono bromista por la negativa con la que parecía responder siempre el soldado ante sus agradecimientos, dándose la libertad de bromear un poco, decidiendo así ignorar un rato sus dudas respecto a las intenciones del dragón y poder disfrutar un poco lo que quedaba del día antes de ir a trabajar, pues después de lo vivido, necesitaba relajarse.




Bello cantar [Aisha] WqJWZPk
La sombra del tonel:

Bello cantar [Aisha] Jf0dtvK
Aisha
Aisha
Human

Ocupación : Artista musical/colaboradora de la resistencia/aprendiz de curandera
Mensajes : 357

Volver arriba Ir abajo

Bello cantar [Aisha] Empty Re: Bello cantar [Aisha]

Mensaje por Invitado el Lun Mar 18 2019, 10:41

Aisha tenía una de las sonrisas más bellas que había visto en toda su vida. Era difícil resistir a sus encantos, a la coquetería de la que hacía gala al replicar con tanta convicción. Un recuerdo útil, sí: uno que podría salvarle la vida o mantener su dignidad intacta. A diferencia de Aisha, Xeozzys no creía que mereciera más la pena dejarse y vivir, en especial en el ámbito de la sexualidad. La había vivido durante tantos siglos, de forma tan activa, que jamás perdonaría a un violador. De hecho, eran quienes más odio incitaban en él.

Aprendes a conocerme. Eres lista —respondió con una risa, siguiendo su broma sin sentirse ofendido en lo más mínimo—. No me hace falta que me las des. Sé que las sientes. —Volvió a guiñarle el ojo, feliz y satisfecho. Esperaba de todo corazón que Aisha le diera utilidad en un momento de absoluta necesidad. Mientras estuviera con Xeozzys, en todo caso, no tendría nada que temer. Como su pájaro, la protegería.

Extendió los brazos mientras avanzaban. Una idea surcó su mente. Xeozzys conocía muy bien Talos y sus alrededores. Había pasado mucho tiempo allí. Al mirar a Aisha, vio cierta tensión en su rostro. Parecía cansada. Suponía que había vivido muchas emociones juntas, así que podría intentar ayudarla a animarse un poco. Por ese motivo, cogió la mano de la chica, dulce y delicadamente, como si tuviera miedo de poder romperla. Tiró un poco de ella para aligerar el paso.

Te he pedido que no vengas sola a los bosques, pero eso no significa que sean un horror. No vendrías a inspirarte para tu música de no ser así. Ven. Hay algo que quiero enseñarte.

Recorrió el terreno con velocidad, corriendo. Dejó escapar una risa al sentir cómo Aisha era capaz de adelantarlo, incluso. En cierto momento, se tuvo que detener un instante y llevarse una mano al costado. Era un guerrero hábil y un hombre atractivo, pero empezaba a sentir el paso de los años.

Me hago viejo, lo sé —bromeó antes de retomar la carrera hasta que, finalmente, llegaron al lugar que le había querido enseñar a Aisha.

Habían subido una pequeña colina que los había llevado a una apertura en el costado del bosque. Allí, el suelo era completamente verde y húmedo. El sol acariciaba el follaje inmisericordemente. La ropa negra de Xeozzys se sentía mucho más pesada ahora, en especial al entrar en contacto con los rayos de luz. Sin embargo, ignoró por completo esta exagerada calor.

¿Te gusta? —preguntó, sonriendo a la chica y acercándose a ella para cogerla en brazos y ayudarla a elevarse justo encima de una valla de madera. Lo hizo sin mucha dificultad, dejando que sus manos permanecieran en sus caderas para evitar que cayera por el precipicio. Desde allí, veían Talos, pero también todo lo demás—.No caigas. Tienes enfrente de ti todo en este mundo.

Él mismo no podía evitar sonreír. La vista era preciosa. Seguramente, pocos lugares otorgaban esa paz que ahora mismo sentía. Después de dejar que Aisha observara un poco más, la bajó una vez más. Tropezó ligeramente, acercándose más de lo que había previsto. Esto provocó una risa. Por fortuna, logró mantener el equilibrio y evitar que Aisha cayera también.

Y no. Tampoco quiero que me des las gracias por esto. —¿Por qué demonios era tan bella?
Anonymous
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Bello cantar [Aisha] Empty Re: Bello cantar [Aisha]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.