Reign of Fire
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Novedades

- (30/05) Aviso Importante

- (18/05) Ya podéis pedir Los Dracs de Mayo

- (28/03) ¡Cumplimos 6 años online!

- (29/01) ¡Empezamos a publicitar por Tumblr!

- (18/01) Debéis hacer el nuevo Registro único

- (15/01) ¡La minitrama Ash Blessing ha empezado!

- (17/11) Revisad bien la normativa de las búsquedas, pues hemos añadido una nueva norma.

- (18/02) Nuevos cambios en la normativa obligatoria para reactivar cuentas inactivas.

- (22/11) Nuevos requisitos para comprar subforos en la tienda aquí.

- (18/07) Nuevas normas respecto a los posts +18 de índole sexual.

- (18/05) Nuevas normas de emisión de reportes aquí.

Últimos temas
» Spirit Soul | Cambio de botón
If you can hide || Corah EmptyMiér Jun 10 2020, 09:24 por Invitado

» El ultimo Post
If you can hide || Corah EmptyMar Jun 02 2020, 15:19 por Selene Warren

» One Piece War [Afiliación Elite]
If you can hide || Corah EmptyDom Mayo 31 2020, 07:56 por Invitado

» En el bosque todo es más interesante || Luka
If you can hide || Corah EmptySáb Mayo 30 2020, 03:51 por Inaya

» Noche de guardia (Luka Schubert)
If you can hide || Corah EmptyJue Mayo 28 2020, 22:40 por Luka Schubert

» Una gran familia (Tamar y Anzu)
If you can hide || Corah EmptyJue Mayo 28 2020, 22:25 por Anzu

» Búsqueda romántica para un granjero (0/1)
If you can hide || Corah EmptyJue Mayo 28 2020, 12:16 por Luka Schubert

» El taller de las hermanas Balaur
If you can hide || Corah EmptyJue Mayo 28 2020, 04:55 por Daval

» You are finally here [Daval]
If you can hide || Corah EmptyJue Mayo 28 2020, 03:54 por Reeva

» El auspicio de la catástrofe [FB] (Oswin)
If you can hide || Corah EmptyMiér Mayo 27 2020, 15:26 por Oswin

Staff
Trystan
Admin
Selene
Admin
Faora
Admin
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos
If you can hide || Corah G2TiwGkZ_o

06/06

Directorios y Recursos

08/10

Afiliados Élite

Limpieza 13/04


Time Of Heroes  photo untitled45.png
If you can hide || Corah V5tDusV Expectro Patronum
Crear foro
boton-aff
40/40


If you can hide || Corah

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ir abajo

If you can hide || Corah Empty If you can hide || Corah

Mensaje por Abbadon el Sáb Jun 30 2018, 14:20

El joven tomo la mano de su asustada hermana, que estaba más nerviosa y aterrada que él. Ambos habían sufrido humillaciones y abusos de su amo, por lo que decidieron tomarse la justicia por su mano e intentar envenenarlo con belladona que él consiguió a través de un desconocido del puerto, y que ella mezclo en la comida del dragón con otras plantas aromáticas. Aquello no mato a su amo, pero si lo enfermo de forma que amigos de este llegaron a su hogar para revisar lo que ocurría y encontrar la belladona en las pertenencias del muchacho. Este al ser tan solo un simple jardinero, llegaron a la conclusión de que tenia una cómplice, por lo que su hermana fue llevada junto a él a la mazmorra del castillo. Allí habían pasado dos días en celdas separadas junto a otros presos, esperando su sentencia, la cual por intento de asesinato a su amo, quedo como traición en alto grado, por lo que iban a ser ejecutados.

Con la cabeza cubierta sin que ninguno pudiera ver a donde se dirigían, subidos a un carro por el que iba tirado por un par de caballos, se notó como este se salía del camino llendo campo a través. Los hermanos seguían nerviosos, incluso la chica comenzó a llorar rezándole a los dioses en susurros. Fue cuando se comenzó a escuchar un silbido, que canturreaba una melodía curiosa y alegre. Antes de salir de sus celdas, habían visto como dos siluetas oscuras al final de las escaleras, los esperaban a ambos. Una mujer y un hombre habian sido quieren los subieron al carro, pero no habian dicho ni una sola palabra desde que salieron del castillo. Tan solo ese silbido rompio el silencio, y no era un consuelo, pues era bastante siniestro.
Habeis sido unos esclavos desagradecidos — una voz masculina se escucho después que se parase de golpe ese silbido, mientras el ritmo del triquiteo del carro continuaba. El sollozo de la chica se conviritio en una congoja y el muchacho intento hablar — Schhh, silencio. Los dos por favor. No rompamos este momento tan intimo — la voz sonó incluso graciosa, como si se regodeará de aquello.

Cuando paso un rato algo largo donde incluso las lagrimas se habian calmado, el carro se detuvo y se escucho como alguien bajaba y se dirigia a la parte de atrás — Vamos ratoncillos, hemos llegado — la voz masculina se escucho ahora más cerca y de un momento a otro, pasos subieron a la parte de atrás, quitando las bolsas de tela a los hermanos. Frente a estos se encontraban el hombre y la mujer que visualizaron en las mazmorras, esas siluetas que ahora podian ver claramente. Ella era rubia, esbelta y hermosa. Él, alto moreno y sonrisa burlona. Ambos dragones de la inquisición. El muchacho intentó hablar, diciendo que aquello solo era su culpa, que su hermana habia sido obligada por él a envenenar a su amo y que era inocente, pero el dragón atrapo sus labios con su dedo indice y pulgar, impidiendo que siguiera hablando — La sentencia esta hecha. No seas cansino — lo miro fijamente con unos ojos de color rojo que no eran precissmente amables.

Una vez los bajaron, el dragón saco una daga para soltarlos de sus ataduras y se apoyo en el carro mirando a los hermanos por turnos — Seremos bondadosos con vosotros. Os daremos ventaja, hasta el anochecer. Después iremos a por vosotros. Si no os encontramos hasta el alba, os librareis de la sentencia — el hombre enarco una ceja mirando a su compañera y nuevamente a los hermanos que parecian confusos, sin moverse un centimetro — ¿A que esperais? ¿Tan poco apreciais vuestra vida? Vamos, vamos pequeños ratoncillos, ¡corred! — el moreno sonreia ampliamente mientras sacudia las manos en dirección del bosque, donde los hermanos fueron corriendo sin mirar atrás, con intención de buscar un buen escondite y no morir durante las siguientes horas.

Corah querida, ¿prefieres al chico o a la chica? — el dragón se acerco a la parte delantera del carro, sacando un arco con sus flechas, su espada y su arma predilecta, un chakram que colgó en su cinturón — La joven parece tan dulce... — ladeo la cabeza sin dejar de mirar hacia el lugar por donde habian desaparecido ambos esclavos, mientras se colocaba el carcaj. Miro nuevamente a la otra dragona — En fin, coge tus cosas y salgamos ya. Esta noche tengo planes — el rostro del hombre cambio severamente, demostrando que su trato con aquellos dos no era cierto.




If you can hide || Corah 7dpfgSW
Abbadon
Abbadon
Dragon

Ocupación : Inquisidor
Mensajes : 385

Volver arriba Ir abajo

If you can hide || Corah Empty Re: If you can hide || Corah

Mensaje por Invitado el Jue Jul 05 2018, 08:20

Pobres incautos. Nunca habrían imaginado que allí estaban ambos dragones, desde el principio. La justicia caería firme sobre sus cabezas, en vez de escuchar campanas de libertad. ¿Y qué era la justicia? Ni más ni menos que dar a cada uno lo que se merece. Al lado de su compañero, mantenía las riendas en sus manos enguantadas y guiaba a los caballos campo a través. Un brillo de maldad había en sus irises verde jade, tan ponzoñosos como hermosos. Dejó que el moreno los asustase y sus labios se curvaron en una sonrisa malicioso ante el momento íntimo al que se refería el otro dragón.

El trayecto se hizo largo pero, por suerte para sus oídos y paciencia, los lloros se calmaron. Detuvo el transporte, bajando junto a Abbadon. Las capuchas fueron retiradas, revelando a los esclavos los rostros de aquellos que los transportaban. Un moreno de agradables facciones y ojos carmesí como las llamas del mismísimo infierno. Una rubia de rostro como un hermoso ángel, pero en cuyos orbes se adivinaba la crueldad de su ser. El muchacho trató de protestar, quizá hasta suplicar. Dos dedos masculinos hicieron pinza, juntando sus labios para acallarlos. El moreno expresó en palabras lo que la rubia pensaba.

Como ganado hacia el matadero, los bajaron del carro. El filo de una daga brilló con el reflejo de la luna, liberándolos de las ataduras. Les brindaban una oportunidad. Una ventaja en un macabro juego que no podían ganar. Parca en palabras y cruzada de brazos, cruzó una mirada. El jade verde chocó contra el rubí de ambos pares de irises. Esperaba como si aquello no fuese con ella. Con la pereza de un depredador antes de saltar sobre su presa. Y después de la primera sensación de confusión, los hermanos cayeron en el juego. Directos a... la boca del dragón.

If you can hide || Corah Tumblr_op2x2v5q5S1v6l4rco8_400

Se giró, una vez que los ingenuos humanos salieron corriendo, hacia el carro-. Prefiero al chico. Te dejo a ti esa dulce jovencita -respondió, con un ligero y amenazador ronroneo. Tomó el arco y el carcaj, lo que usaba para cazar. Las porras forradas en cuero las llevaba siempre en el cinto de su uniforme de inquisidora, uno que ahora mismo cubría su cuerpo como una segunda piel-. Buena caza -le deseó a su compañero, curvando sus labios con una sonrisa maliciosa.

Y con esas dos palabras, avanzó en la dirección que habían tomado los fugitivos-. Me deberás unas botas nuevas -agregó mientras se alejaba. Aunque fuese una mujer que no se andaba con tonterías, odiaba las afueras. Sobre todo cuando había llovido y había charcos con barro. Esa noche, la lluvia había dado una ligera tregua. Pero estaba segura de que las nubes volverían a descargar el agua pronto. El suelo se movía en temblores sísmicos que trataba de ignorar. Recordó las palabras de Cyrenia en su interesante biblioteca sobre los altares... pero no era el momento de detenerse en esos pensamientos.

If you can hide || Corah Tumblr_ol25awoxNe1tmsfhoo4_r1_400

Rastreó a los hermanos, antes de ver una figura a lo lejos. Deslizó una flecha para acomodarla junto a la cuerda del arco. La tensó y acompasó su respiración... hasta que se dio cuenta de que no era la presa que buscaba. Entonces bajó los brazos y sus irises se posaron en una rama rota. Reciente. Le hizo una señal a su compañero de caza. Iban a por ellos.
Anonymous
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

If you can hide || Corah Empty Re: If you can hide || Corah

Mensaje por Abbadon el Sáb Jul 07 2018, 13:36

El sol brillaba y poco a poco se iba escondiendo trás las montañas, por lo que pronto dejaria Talos y el bosque en la más absoluta oscuridad. Eso era una ventaja para los dragones, quienes podian ver incluso en lo más profundo del infierno de donde procedian. Los jovenes hermanos lo sabian, pero ahora solo tenian una idea en la cabeza: huir. Ni siquiera tenian en mente que la palabra de un inquisidor que servia a su Reina, no valia nada cuando estaba de por medio una sentencia de muerte. Los juegos retorcidos eran las delicias de esos dos, que como compañeros de juerga, se divertian haciendo sufrir a aquellos con quienes se cruzaban. No por odio, ni por rencórd, ni siquiera por cumplimiento de las normas. Era infinita y placentera diversión. A veces incluso el propio dragón decidia llevar ese sádismo a su hogar y mezclarlo con sexo, en diferentes tonos y colores. A veces muy suave y light, otras muy sumiso y travieso. Otras tan duro e inflexible que las heridas no pasaban desapercibidas entre sus esclavos ni él.

Mientras el dragón terminaba de armarse, miro sonriente a la dragona enarcando una ceja — Siempre tan previsible — su tono en cierto grado de sorna, no cambio — Pequeña, deberias de probar algún dia a variar. Ya sabes, una joven frágil y atractiva... ¿no? — sonrio ampliiamente lamiendo su labio superior — Nunca digas nunca cherie. Vamos a cumplir nuestro deber y olvida la suerte — el hombre tomo aire comenzando a caminar tranquilamente, pero a paso ligero, como si fuera a dar un paseo por el bosque — La suerte es para perdedores y para quien la necesite — su voz sonaba tan segura como los pasos que daba sobre el suelo embarrado que parecia temblar debajo de este.

El moreno rio a carcajadas, al ver como la otra, trás adelantarse entrando por el bosque, le advirtio sobre que le debia unas botas — Esta bien, un par nuevas para la damisela — alzó la voz para que lo oyera bien. A Abbadon le parecia justo el precio, pues habia sido idea de él llevar a esos dos al bosque para hacer aquel juego. Corah no era como el resto de inquisidores, al menos no como la mayoria, y era divertido además de que podia instruirla en algún detalle más, pues aún era una joven dragona con instintos vengativos e ira contenida. El más mayor pensaba que si hubiera criado a uno de sus hijos, se pareceria a ella, o tal vez ya existia alguien como ellos por el mundo, quien sabia. Hasta la propia Corah podia ser su propia descendiente, y no seria extraño: tenian tanto en común.

A diferencia de la rubia, Abbadon iba con las manos a la espalda, caminando a un buen ritmo pero de forma tranquila, observando las pisadas del suelo, dejadas por los jovenes humanos. La lluvia aquellos dias al fin daba algo bueno. Tan feliz se sentia, que volvio a silbar una cancioncilla que inundaba el bosque acompasado con los cantos de algunos pajaros. A lo lejos, el dragón visualizo a Corah con el arco en alto y rectificando para volver a seguir la pista. Abbadon continuo su pista, comprobando que las pisadas se separaban — Chicos listos — puesto de cuclillas mirando más de cerca dichas huellas, se fijo en las más pequeñas y las que menos profundas estaban. La joven parecia un tierno cervatillo que huia hacia la zona más boscosa en busca de un escondite, mientras que el otro, parecia buscar algo de tiempo para alejarnos de su hermana. Incorporado, suspiro algo decepcionado mirando hacia donde se dirigian las huellas de la muchacha.

* Corah, tu juguete ha ido hacia el norte. Esta a solas. No creo que tardes mucho en encontrarlo, asi que intenta no destrozarlo rápidamente. Se me ocurre algo. En cuanto los tengamos a ambos iré a vuestro encuentro *

Un mensaje telepático por parte del dragón fue enviado hacia la dragona, de forma que asi irian planeando su estrategia. Ahora si, el hombre saco de su cinturón la pequeña daga con la que rompio las cuerdas de los jovenes para liberarlos en el bosque. Comenzó a lanzarla en el aire, dandola vueltas para volverla a coger por el mango nuevamente. Poco a poco, las huellas iban siendo más cortas, dando vueltas de un lado a otro, por lo que Abbadon sonriendo comenzó a observar el lugar: cinco arboles, con matorrales altos, algunas rocas, y bastante cerca, un claro que daba paso a otra parte del bosque. El dragón ladeo la cabeza — Menti, no es de noche y te mataré. Como ya hemos matado a tu hermano abriendole en canal como a un cerdo. Fue inteligente separaros para que perdieramos tiempo. Pero al final no ha servido de nada ¿ves? Él esta muerto y tu... — la muchacha no tardo en salir de entre las rocas, a una gran velocidad, llendo hacia el claro, con la cara descompuesta por el horror que supuestamente habria vivido su hermano por su culpa. Al verla huir, Abbadon fue trás ella a un paso ligero, dejando al aire su torso y espalda, comenzando a dejar sus alas, de una forma tan dolorosa, que sus gritos escandalizaron a la muchacha que trás mirar un segundo hacia atrás, volvio a correr nuevamente con el corazón en un puño.

Poco le valio, pues trás unos metros, Abbadon se avalanzo sobre ella, alzandola en el aire mientras la gritaba de forma grotesca — ¡Ahora morirás tu! — la siniestra risa de Abbadon quedaba por encima de los gritos de la joven que aterrada intentaba zafarse, hasta que la altura fue tan alta que comenzó a sentir pánico, por lo que se aferro a los brazos del dragón. Este tomandola de la cintura la abrazo contra su cuerpo esperando que Corah le avisará de su posición para comenzar su tarea.




If you can hide || Corah 7dpfgSW
Abbadon
Abbadon
Dragon

Ocupación : Inquisidor
Mensajes : 385

Volver arriba Ir abajo

If you can hide || Corah Empty Re: If you can hide || Corah

Mensaje por Invitado el Vie Jul 13 2018, 10:20

Ladeó una sonrisa maliciosa. Qué malo era conocerse tan bien. Ambos conocían los gustos del otro-. Y yo que creía que querías ir a por la jovencita delicada y te estaba dando el gusto... -comentó con aire divertido. Ahora bien... cierto era que cada uno se fabricaba su propia suerte, por así decirlo. Y ellos solían intentar siempre lograr el éxito y salirse con la suya. El suelo estaba tan embarrado con la lluvia que no era fácil caminar por allí. Además sus botas estaban manchándose de lo lindo. Pero Abbadon le compraría unas nuevas. Eso la hizo sonreír antes de poner los ojos en blanco por llamarla damisela.

Las pisadas de los esclavos advertían que se habían separado. Decidió seguir el rastro de las más grandes y que evidenciaban un mayor peso. Un hombre. El mensaje de su compañero logró que sus labios se curvasen en una siniestra sonrisa-. "Te avisaré cuando lo tenga" -respondió por la red. El joven corría en zig zag, tratando de engañarla. Pero seguía una clara trayectoria. Al final, si ella seguía recto, tardaría menos tiempo que el muchacho.

Y, al final, dio con él. Corría como un conejo entre los árboles. Se sintió tentada a cazarlo sin más, a dispararle una flecha en la yugular. Pero no lo hizo. En cambio, deslizó la flecha, tensó la cuerda y disparó, apuntando a una de sus piernas. Así lo hizo caer al suelo, entre gritos de dolor-. "Lo tengo" -declaró por la red a Abbadon, dándole su posición. Caminó hacia el esclavo que no paraba de gritar y llorar, tomándose su tiempo en llegar hasta él. De todos modos, no iba a poder levantarse. Le puso una bota encima de su espalda y lo miró burlona-. Ni te despediste. ¿Dónde ha quedado la caballerosidad estos días? -inquirió, chasqueando la lengua con desaprobación.
Anonymous
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

If you can hide || Corah Empty Re: If you can hide || Corah

Mensaje por Abbadon el Sáb Jul 14 2018, 22:50

Cierto. Corah lo habia complacido realmente al concederle la persecución de la joven. Para la rubia era más divertido ir trás el muchacho fornido, y pasar un buen rato asustandolo en la distancia, para terminar haciendo que cayera en su tela de araña, para devorarlo poco a poco. Una delicatesen que la dragona disfrutaba siempre al máximo. Por su parte, Abbadon, disfrutaba mucho más sintiendo el miedo, notando los temblores de las victimas en sus manos, los llantos agonizantes y rogando misericordia. Las huidas de los frágiles, los vulnerables como seres inocentes y puros era puro extasis, y enxcontrarlos algo imposible de describir. Lo que ocurria a continuación solo podia verse, tan solo podia vivirse en su propia piel, haciendo que el propio dragón llegase a cometer cierto grado de blasfemia por compararse con un Dios, arrebatando la vida de un ser vivo a ese nivel.

El dragón sobrevolaba el bosque, sujetando a la joven aún por la cintura, apretandola contra su cuerpo para evitar que cayera al vacio, susurrandola obscenidades al oirdo, mezcladas con siniestras acciones que le esperaban en un futuro más que cercano — Me encantaria rajarte el vestido, violarte, y cuando termine, volver a rajarte desde la garganta al ombligo para que el bosque se nutra de ti, querida mia — la voz del moreno era grave, sibilina y provocaba un cosquilleo terrorifico a la muchacha, de modo que incluso dejo de llorar, olvidando las alturas. Al llegar al suelo, el cuerpo de la chica cayó sin fuerza, completamente desplomada y apoyandose en sus manos miro a Abbadon pensando si aún tendria fuerzas para escapar de aquel monstruo. Este, se acerco al árbol donde habia dejado su arco y carcaj, colocandoselos como pudo sin retirar sus alas draconicas, y ato su camisa al cinturon. Miro a la muchacha y la sonrio — Aprendiste la lección: nunca huyas de la muerte — volviendo a quedar serio, la cogio del brazo bruscamente levantandola, cuando escucho a su compañera, avisandolo de la captura del otro traidor. Miro a la chica ladeando la cabeza — Vaya vaya. Tengo una sorpresa para ti — sin previo aviso, alzó el vuelo con la chica nuevamente agarrada de la cintura, esta vez ambos de frente, haciendo que cuando estuvieron en lo alto, el dragón mirase a la otra — Reunión familiar — de nuevo, el vuelo fue rápido y caótico, provocando un malestar en el cuerpo de la chica.

Abbadon localizo a Corah desde lo alto, pisando al chico en la espalda, y cayendo en picado, finalmente puso los pies en el suelo, haciendo un fuerte aterrizaje frente a su compañera y victima — Aqui esta la otra mitad. Es realmente deliciosa. Y tierna — sonrio mientras una de sus manos acaricio una de las nalgas de la chica terminando por pellizcar sútilmente la zona, mostrando que tenia un trasero bien formado. Eso provoco la ira de su hermano, que a pesar de estar en el suelo y estar siendo pisado por la propia Corah, intentó levantarse. Pero el amago fue ridiculo, provocando una carcajada en Abbadon — ¡Tranquilo gladiador! — hizo girar a la muchacha para rodearla con un brazo sobre el cuello y con la mano sobre el vientre. La joven miro a su hermano volviendo a llorar — Nos estás asustando, chico ¿verdad querida? — miró de reojo a Corah, buscando la complicidad en ella. Nuevamente provocó al chico, llevando su mano en el vientre de la chica, algo más abajo, emitiendo suspiros en el oido de esta. El muchacho por la frustración, tambien comenzó a llorar rabioso. Abbadon se detuvo, y aparto a la muchacha, empujandola contra un árbol, y esta cayó al suelo.

Asi que ¿intentasteis matar a vuestro amo, por celos? ¿Se follaba a tu hermana y quisiste matarlo, verdad? — el moreno se puso de cuclillas frente al chico lleno de barro, pero este solo lo escupio en la cara. Abbadon sonriendo, se limpio el lapo con la camisa y se incorporó. Se fue acercando hacia la joven en el suelo sacando su daga, y cuando agarro el cuello de la muchacha, el joven comenzó a hablar, diciendo que lo quisieron matar porque su amo los usaba como muñecos en el prostibulo, para sacar favores extra, además de que estaban agotados en sus tareas domésticas donde parecian no terminar nunca. Abbadon, paso la hoja de la daga por el rostro de la joven y miro al muchacho — Y ¿creiais que eso funcionaria? — sin reparo alguno, Abbadon bajo la daga al estomago de la joven, hundiendosela en el estomago, haciendo que esta sintiera el dolor que provocaba el filo de aquel acero. Agarrandola del cabello, la tiro delante de su hermano, cayendo boca arriba, agarrandose de la empuñadura — Yo que tu, no sacaria la daga, moririas antes — el dragón se dio un par de golpes con el dedo indice en el labio inferior — Creo que tu hermano puede ayudarte, como quiso hacerlo al intentar matar a vuestro amo. Solo tiene que matarte más rápido — sonrio ampliamente moviendo las alas como si fuera una acción de felicidad o quizás, un acto involuntario de travesura.




If you can hide || Corah 7dpfgSW
Abbadon
Abbadon
Dragon

Ocupación : Inquisidor
Mensajes : 385

Volver arriba Ir abajo

If you can hide || Corah Empty Re: If you can hide || Corah

Mensaje por Invitado el Mar Jul 17 2018, 19:16

Abbadon hizo lo que ella podía llamar una buena entrada. Las alas blancas estaban desplegadas y aterrizó con fuerza, haciendo temblar la tierra. La inquisidora posó sus irises verde jade sobre la figura de su compañero y ladeó una sonrisa malévola-. Bienvenidos, os esperábamos para jugar -comentó. Ahora bien, cuando el esclavo se revolvió, se agachó y le dio una colleja en la parte trasera de la cabeza de esas que te las puedes administrar durante el resto del día... o de la noche-. ¿Te dije que te movieses? No, ¿verdad? -lo amenazó de forma implícita, con un ronroneo peligroso. No tenía nada de adorable aquel sonido, era sensual y lleno de oscuras intenciones.

Después miró a su compañero y se irguió de hombros-. Es un debilucho. Y eso que ni he empezado con la mejor parte -respondió como si hablase del tiempo que hacía. Así comenzó la tortura psicológica. Usando los sentimientos ajenos como arma. Después de todo, los sentimientos eran una debilidad. Algo que los enemigos podían usar. El joven humano reaccionó con un escupitajo. Y explicando la razón por la cual habían intentado matar al dragón. Siendo sincera, Corah hubiera hecho lo mismo que ellos de verse en la misma situación. Pero aquellos eran humanos. Eran sólo mano de obra, desechables.

El filo de la daga se hundió en la carne joven y la dragona soltó a su presa. Lo empujó de una patada hacia su hermana y sonrió de forma maquiavélica-. Adelante, haz algo por tu hermana -lo alentó. El joven se quitó la camisa y la puso contra la herida, presionando, suplicándole a su hermana que no muriese, que se quedase con él. Corah rodó los ojos antes de escuchar que los llamaba monstruos-. El prolongar su muerte y su agonía te hace cómplice, pequeño monstruito -declaró, mostrándole una sonrisa socarrona.

Sabía que estaba en un dilema. Por un lado, no quería matarla. Por el otro, no quería que sufriese. Lo observó llorar y, entre lágrimas, suplicarle a su hermana que lo perdonase. El humano sacó la daga de su cuerpo, logrando un quejido femenino. Y, entonces, tembloroso y llorando, la degolló. Corah suspiró, dejando caer los párpados con una sonrisa. Era delicioso cuando alguien se rompía por dentro-. Querido... ¿cuál es la sentencia por asesinato de un esclavo? -inquirió, en actitud divertida y malvada.
Anonymous
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

If you can hide || Corah Empty Re: If you can hide || Corah

Mensaje por Abbadon el Miér Jul 25 2018, 19:36

Mentiria si dijera que el dragón no estaba disfrutando del espéctaculo. Frente a él, la joven traidora llacia en el suelo, boca arriba con lagrimas cayendo por sus sienes, mirando hacia el cielo, viendo ahora como su hermano se acercaba a socorrerla por la daga que la infligia un dolor que nunca habia sentido antes. Corah, al igual que su compañero parecia disfrutar, lo gozaba e incluso parecia empujar a su "cazado" dandole instrucciones de como liberar a la otra de su pena. Abbadon tan solo preferia mirar, caminar desde su lugar privilegiado, hasta ponerse a pocos pasos de la pareja de hermanos, viendo como uno disputaba que hacer mientras la otra iba perdiendo la conciencia y la vida, tan lentamente que incluso resultaba aburrido verla ponerse pálida.

Finalmente el sollozo del joven pidiendo perdon a la joven por su acto, hizo que el moreno hiciera crujir su cuello, estirando sus alas y brazos, para después mirar a su más que amiga compañera — ¡Oh cierto! Pero que descuidado soy — sonrio ampliamente al recordar las leyes de la inquisición impuestas por su adorada Reina. Miro ahora al joven que aunque seguia llorando, su mirada estaba llena de odio y rabia — A mi no me mires asi guapo. Tu y tu hermana la muerta, rompisteis las normas y fuisteis sentenciados a muerte por lo que... — Abbadon bajo la mirada a sus uñas, sin darle importancia, e incluso le dio la espalda al muchacho, que derepente en un impulso de aquella rabia, paso por encima de su hermana con daga en mano, con intención de apuñalar al dragón que hablaba de aquella forma descarada.

Pero el recorrido fue muy corto para ese joven, pues el moreno dessenbaino su espada de filo tan rojo como sus ojos, y girandose la extendio con habilidad y rápidez sobrehumanas, fijandola frente al cuello del joven que se detuvo en seco, antes de que la punta atravesara su garganta. Ahora la sonrisa del dragón habia desaparecido y su mirada podia sentirla el propio muchacho que cayó de rodillas pidiendo la muerte entre lagrimas — Por supuesto, morirás — aparto su espada a un lado y camino hacia el muchacho agarrando la daga que ya apenas cogia con fuerzas, susurrandole al oido — Pero yo no te he encontrado — Abbadon se aparto sonriente mirandolo fijamente, dandole un par de tortas en la mejilla — Me diverti un poco con tu hermana. Sinceramente, me la hubiera follado hasta que hubiera conocido el verdadero placer — el hombre se encogio de hombros — Peeero, esa no era su condena. Y como tal, debia morir — el dragón lanzó la daga al aire, cogiendola de nuevo por la empuñadura, cuando escucho decir al muchacho que él habia sido el que habia matado a su hermana y no el dragón — Si bueno, ella tuvo suerte ¿adivinas porqué? — el moreno camino hacia la rubia, notando que el joven se ponia en pie poco a poco y con torpeza — Porqué tú, eres el culpable absoluto de esto. Ambos traicionasteis a vuestro amo, pero tu planeaste todo. Asi que al menos ella tenia que tener una ventaja ¿no te parece? A mi me parece justo? ¿A ti? — Abbadon miro el cadaver mientras se dirigia a Corah — Asi que, si, vas a morir, pero no decides cuando, ni como. De hecho, podria ser ahora, en realidad no lo sé — se encogio de hombros — Todo depende de esta preciosidad — hizo un gesto con la cabeza, señalando a la rubia, dandola todo el poder para hacer lo que quisiera con aquel chico — Y si ella me da permiso para intervenir lo haré. Pero eres su juguete. Asi que... — se cruzo de brazos alzando ambas cejas — Corre ratoncillo, corre.... — comenzó a caminar cuando vio como el joven empezó a correr y rápidamente grito — ¡¡¡CORRE MÁS RÁPIDO!!! — el cuerpo del dragón se tenso, de forma que dio un par de aletazos al aire para desquitarse. Paso las manos por su cabello para mantener cierta actitud de elegancia, y miro a su compañera — No lo mates directamente, poco a poco, como un ratón en un laberinto se va perdiendo en su locura — el maestro miro a su alumna haciendo alusión a una lección del pasado, de algún escrito hecho por un humano que estaria muerto desde hace siglos. Recogiendo nuevamente las cosas, Abbadon echo a volar para contemplar desde las alturas a Corah en acción e incluso darla pistas si le hiciera falta, cosa que dudaba.




If you can hide || Corah 7dpfgSW
Abbadon
Abbadon
Dragon

Ocupación : Inquisidor
Mensajes : 385

Volver arriba Ir abajo

If you can hide || Corah Empty Re: If you can hide || Corah

Mensaje por Invitado el Sáb Jul 28 2018, 21:21


Ah, cuán breve era la vida humana. En un pestañeo de ojos podía terminar su débil existencia. Y que oscilante e inconstante era su moral, tan propensa a cambiar de dirección y de ideales como una veleta esclava de los caprichos del viento. Aquel esclavo había intentado matar a su amo por su hermana. Ahora ella yacía muerta por su mano. Podía excusarse diciendo que lo había hecho para darle una muerte màs rápida. Pero lo cierto era que la había asesinado, sesgado su vida. La había traicionado y él lo sabía.

De poco le servían ahora los sollozos que, deliberadamente, la inquisidora ignoraba. Su atención estaba puesta en su compañero. Y cuando volvió a mirarle, se abalanzaba sobre Abbadon, armado. De la tristeza y la culpa a la ira. En unos segundos. Cuanta rapidez. No hizo nada, dejando que fuese el otro inquisidor quien actuase. El filo de una espada no tardó en brillar a la luz de la luna. Se miró las uñas femeninas cuando el joven empezó a rogar la muerte. ¿Por qué usualmente suplicaban?

Abbadon tenía toda la razón. Aquel esclavo era el culpable absoluto de todo. Y cuando la halagó a ella, le tiró un beso volado al otro dragón, con un guiño de uno de sus ojos verde jade. Cuando el humano empezó a correr, curvó sus labios en una sonrisa maliciosa-. Sí, maestro -susurró, en respuesta a las palabras de Abbadon. Después de todo, era su aprendiz desde hacía mucho tiempo.

Agarró bien el arco con una de sus manos enguantadas. El dolor en su espalda logró una mueca suave en su rostro, antes de que unas alas de color dorado surgiesen y la sangre gotease al suelo desde sus músculos desgarrados-. Si lo deseas, puedes crear distracciones para el asustadizo insecto -agregó, antes de batir los apéndices áureos y elevarse unos palmos del suelo.

Voló, con una flecha colocada en el arco y la cuerda tensada. A propósito, la soltó cerca de un brazo de su presa, viendo su figura alejarse. Lo hizo virar, corriendo entre los árboles. En mitad del vuelo, tensó de nuevo la cuerda con otra flecha preparada. Disparó, acertando esta vez en la parte blanda del hombro. No era un punto vital, pero era doloroso. Escuchó su grito y sonrió, con maldad.

No, no iba a matarlo por el momento, pero se iba a divertir. Mientras no se sacase la flecha, no moriría desangrado. Y el infeliz seguía corriendo, creyendo que podría escapar. Preparó otra flecha, una más. Y disparó, cerca de uno de sus pies, sin tocarlo. El salto que dio casi le arrancó una carcajada a la dragona.
Anonymous
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

If you can hide || Corah Empty Re: If you can hide || Corah

Mensaje por Abbadon el Mar Jul 31 2018, 18:45

El moreno sobrevoló la zona donde habia estado junto a Corah y los traidores, para ahore seguir desde la distancia la caza de la primera. Habia dado paso a que la dragona hiciera de todo con aquel pobre diablo, salvo matarlo. Eso seria demasiado fácil ahora, tal vez tardaria un poco más en llegar su hora, quizás uno o dos dias, con algo de suerte antes. Pero no serian ellos quienes le asestarán el golpe de gracia, ni tan siquiera él como habia hecho con su hermana. No. Abbadon tenia pensado algo mejor y más sencillo, pero ahora era el momento de regocijo de la rubia.

Aún asi, el hombre alado no se detuvo a mirar solamente. Trás ver como la dragona lanzaba sus flechas contra el muchacho que no tenia donde esconderse, y oirlo gritar del dolor, descencio hacia el suelo donde seguia el cadaver de la joven, con su vestido azul con perlas rojas y lazos intensos de su propia sangre que decoraban el pecho y cuello. El dragón atando una correa a su cintura, máquino algo que le resultaria divertido, una idea que habia sacado en una de las lecturas de esos humanos que rememoraban historias de su pasado. No sabia si era cierto, pero sin duda aquello tenia que ver si era tal y como resultaba ser en la lectura.

El joven no dejaba de correr, apenas sin aliento, sin visibildad apenas, ayudado por sus manos para palpar los árboles y maleza del lugar para avanzar y no caer, con el dolor en el hombro y algunas articulaciones, pues en las celdas habia recibido algún que otro golpe. Pero el golpe más duro seguia pasando una y otra vez en su cabeza: ver a su hermana muriendose frente a él, sin que pudiera hacer nada, teniendo que cortarla el cuello como un simple animal de granja. Ni siquiera sabia porque corria, solo queria desplomarse y morir, pero si sabia que esos psicopátas no se lo pondrian tan fácil. Siguio hacia delante, cuando trás ver como caia una nueva flecha cerca de sus pies, echó a correr hacia un montón de árboles donde el cielo parecia cerrarse bajo su follaje. Se sintio algo protegido, mirando hacia arriba, cuando notó la presencia de alguien más. Al mirar comprobo la silueta femenina de alguien conocida, sentada apoyada sobre uno de esos árboles. La poca luz que entraba dejaba vez el cabello castaño de la joven acomodado a un lado, como sus manos en su regazo, cuando esta se irguio levemente hacia delante. El chico corrio hacia ella, llamandola por su nombre, creyendo que aquello era un sueño, un regalo de los Dioses, o que posiblemente ya habria muerto y estaba junto a su hermana en los cielos.

La cuerda se tenso de forma, que el cadaver de la joven quedo colgando por la cintura, mientras Abbadon sobre una rama miraba al chico desde lo alto — ¡Siii hermanitoooo! Esto es un regalo de los Dioses — la voz del moreno era sumamente ridicula al intentar imitar a una mujer, pero esa era la intención. Soltó de golpe la cuerda dejando caer el cadaver en el suelo, haciendo que el chico retrociera asustado y cayera de culo en el suelo, a la vista del dragón que sonreia maliciosamente. Cuando el chico volvio a salir corriendo, este salto al suelo cayendo de pie con las alas extendidas — ¿A donde vas? ¿No quieres a tu hermana? — el tono del hombre volvio a ser grave y a la vez aterciopelado, hasta que alzó la voz de mal grado — ¡Vuelve aqui mal educado! Esta juventud... — rodo los ojos poniendolos en blanco y suspiro profundamente. Pensó que pronto deberian acabar su turno pues queria tener su tiempo con algunos esclavos de la casa de la flor azul.




If you can hide || Corah 7dpfgSW
Abbadon
Abbadon
Dragon

Ocupación : Inquisidor
Mensajes : 385

Volver arriba Ir abajo

If you can hide || Corah Empty Re: If you can hide || Corah

Mensaje por Invitado el Jue Ago 02 2018, 23:57

Entrenamiento Alas

Mientras seguía al esclavo y disparaba flechas hacia él, acabó por ver una figura femenina apoyada sobre uno de los árboles. Movió sus alas doradas para acercarse y ver a menor distancia. Entre la marioneta improvisada y la voz con falsete de su compañero, casi se olvida de batir los apéndices. Soltó una carcajada y destensó la cuerda del arco porque no podía mantenerla con la risa.

Aquel era un humor macabro del que disfrutaba. El humano... bueno, él no tanto. Cayó al suelo, con sus posaderas. Y volvió a levantarse para salir corriendo-. Alguien no tiene sentido del humor. Hombres humanos... les dan lo que quieren y luego... no lo quieren. ¿Se puede ser más voluble? -alzó la voz para molestar, con maldad.

Miró desde arriba a su mentor y le guiñó un ojo-. Me encargo de él, sígueme -le dijo, antes de salir volando y agitando las alas doradas. Localizó al joven esclavo y puso una flecha tras otra contra el arco. Las fue disparando, dirigiendo al chaval hasta un barranco. Ni lo rozó, pero estaba asustadísimo. Hasta que estuvo cerca de su destino y lo disparó en un muslo, haciéndolo caer en el suelo, cerca del barranco.

If you can hide || Corah Tumblr_mhgt4ccTJh1r28z9so4_250

Descendió hasta posar sus botas en el suelo y ladeó una sonrisa maliciosa, volviendo a colocar la última flecha-. Bueno, tú eliges. O te tiras o te disparo. ¿Qué va a ser? -preguntó. Iba a decirle que eligiese bien, pero el joven esclavo se arrastró hasta el borde y se tiró. No debió ir muy bien porque escuchó gritos. De dolor puro y duro. Para cuando se asomó a ver qué pasaba, lo vio tirado, en alaridos agónicos. Se había roto una pierna y a saber qué más-. No sabes ni matarte bien... -comentó la dragona, sacudiendo la cabeza con desaprobación, mientras esperaba a Abbadon sin mover un dedo por ayudar.
Anonymous
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

If you can hide || Corah Empty Re: If you can hide || Corah

Mensaje por Abbadon el Vie Ago 03 2018, 11:20

Trás el aviso al muchacho, la dragona aparecio para seguirlo furtivamente dando constancia a su compañero de que la siguiera. Abbadon ya en el suelo, comenzó a caminar tranquilamente, sin perder los nervios al alzar el vuelo como un miserable regocijandose en ver como una cucaracha más iba a morir aplastada. Pero eso cambio cuando escucho los gritos ágonicos, sintiendo cierta curiosidad por como su aprendiz habia decidido acabar con aquella alma en pena. Por su mente pasaron bastantes cosas, como la más básicas hasta las más lujuriosas y sádicas. Antes de levantar el vuelo, vio por el camino en uno de los árboles clavados una de las flechas de la rubia, por lo que la agarro tirando con fuerza, mascullando entre dientes — Corah... eres una pequeña zorra. Mira que tienes fuerza — gruño después de sacar con éxito la flecha que habia sido clavado por la dragona con una fuerza descomunal. Y es que esos arcos y armas no eran nada normales, pues si un humano intentaba lanzar una flecha, lo único que conseguiria, serian unos dolores en los brazos al intentar tensar la cuerda del arco y disparar con unas flechas tan pesadas. Y es que a Corah le gustaban los mejores juguetes.

Abbadon aparecio sobrevolando en escena justo cuando la mujer vio como el chico agonizaba de dolor — Creo que simplemente no tenia fuerzas — sugirio el moreno colocandose junto a la inquisidora. En la distancia observo al traidor con la flecha atravesandolo, corriendole sangre a cierta velocidad pero controlada, aún asi una herida grave. Y el hueso de la otra pierna se le salia causandole el dolor suficiente como para que gritase como lo hacia. De todas maneras ese resultado, causo decepción en Abbadon quien sin dejar de mirar al muchacho hablo con Corah — Crei que iba a ser más divertido — la miro fijamente — Pensé que lo harias mejor, cherie. Sé que te gusta asustar a los animalillos — se acerco a la rubia acariciando su mejilla con el dorso de su mano — Pero si los asustas, escaparan y habrá que terminar antes con ellos, ¿recuerdas las lecciones que te di, verdad? — Abbadon la miro serio alzando el mentón de esta trás colocar el dedo indice en su barbilla, y guiñandola un ojo la sonrio finalmente — Ay pequeña, tu y tus impulsos. En fin.... ¿quieres que lo despedacemos en el aire para abonar la tierra con sus sesos, o lo cortamos en filetes? Podriamos gastar una broma en el castillo y servir a algunos dragones un menú especial — el dragón rió divertido mirando nuevamente al muchacho que aunque seguia dolorido y a punto de entrar en shock, comenzaba a arrastrarse como podia para alcanzar una piedra y acabar con su agonia — Vamos querida, tic tac, el tiempo se agota — Abbadon volvio a volar mirando a Corah, esperando su respuesta.




If you can hide || Corah 7dpfgSW
Abbadon
Abbadon
Dragon

Ocupación : Inquisidor
Mensajes : 385

Volver arriba Ir abajo

If you can hide || Corah Empty Re: If you can hide || Corah

Mensaje por Invitado el Sáb Ago 04 2018, 20:29

If you can hide || Corah Tumblr_o7ubtdIAKa1qdhps7o1_500

Su mentor acabó por alcanzar su posición. Al escucharlo, esbozó una sonrisa con una mirada maliciosa en su cara de ángel. Ah, pero no complació a su maestro. Él era de los pocos, o quizá el único, a quien dejaba hacerle ese tipo de caricias y sugerirle qué hacer. Se dejó levantar el mentón como una cría de dragón con su sádica figura paterna y el jade verde de sus irises chocó con el carmesí de los masculinos-. Lo recuerdo. Pero era tan divertido verlo correr y escapar... -comentó, maliciosamente.

Sonrió un poco más y miró al humano que aún gritaba-. Me decanto por los filetes y una comida especial en el castillo. Pero quiero filetearlo mientras aún está vivo -declaró, mirando al otro inquisidor. La decisión estaba clara. Lo suficientemente sádica, cruel y macabra para que fuese interesante.

Movió de nuevo las alas doradas y descendió hasta posar sus botas en lo hondo del barranco. Sacó una cuerda que llevaba y ató los pies del humano antes de volver a aletear, de nuevo ascendiendo. Los gritos agónicos del esclavo inundaban el lugar. Los golpes de su cuerpo contra la ladera del barranco eran la percusión acompañante. Era una sinfonía para sus oídos, una pieza de magnífica belleza.

Finalmente, aterrizó al lado de su compañero, con una sonrisa de maldad, y le tendió el extremo de la cuerda-. ¿Me lo llevas, Abbadon? -le preguntó. Como si aquel joven fuese un juguete a compartir con el otro dragón.
Anonymous
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

If you can hide || Corah Empty Re: If you can hide || Corah

Mensaje por Abbadon el Dom Ago 19 2018, 12:17

El dragón cerró los ojos un segundo, pensando en su propia juventud, en como habia hecho lo que habia querido sin seguir las pautas de sus semejantes, tan solo por sus instintos, atacando humanos por placer. Y bueno, no podia negar que incluso ahora, seguia teniendo algún que otro arrebato de ira, pero mucho más controlado. Lo que si se le escapaba de las manos era esa maravilla llamada sexo, la cúal a pesar de llevar tres siglos ya manejandola aún parecia haber salido del huevo y disfrutar como un simple dragoncillo de su primera comida entre los dientes. Abbadon comprendia bien a Corah, pero sentia que ella tenia una conexión en ese ambito como ningún otro. Era por esa conexión por la que el dragón tenia cierto afecto por la rubia, pero no una atracción fisica, que podria ser, puesto que no negaba jamás que la dragona no fuera hermosa, sino que sentia un amor filial. De hecho el dragón llegó a pensar en alguna ocasión que quizás entre ambos corria alguna pizca de la misma gota de sangre, como de pasión por la tortura y muerte. Por esto último deseaba que Corah fuera perfecta en su trabajo, porque se sentia ciertamente paternal y guia de la dragona.

La rubia no tardo en tomar la decisión, y una sonrisa amplia aparecio en los labios del moreno que volaba mirandola inquieto — Brava — susurro mirandola a sus ojos verdes del color más mortal — Ahora traigo la "carne" del banquete querida. Ve sacando las herramientas. Yo me encargo de que la vida de esa ratita no escape — directamente Abbadon se giro mirando hacia abajo, volando de forma que parecia descender de pie, y cuando quedaban unos metros, dejo de mover sus alas, cayendo bruscamente de pie sobre el suelo, junto al joven que al verlo, le rogó por su muerte — ¿Todavia no te ha quedado claro? Yo no te voy a matar estúpido — la risa del hombre era parecido a un silbido o siseo de serpiente, que paso a un silbido entonando una cancioncilla animada, que al parecer gustaba al dragón, pues era la misma que habia silbado un rato antes cazando a la joven en el bosque. Dio una patada a la roca que el muchacho tenia cerca por si se le ocurria cogerla e intentar alguna tonteria, para después observar la herida provocada por Corah — Fijaaaate, esta niña podria pegarle en los huevos a una hormiga desde gran distancia ¿no es fantástica? — Abbadon miro al chico estando de cuclillas y con una enorme sonrisa le toco la flecha, provocando un fuerte dolor, haciendo que este gritase de espanto — Si que estamos sensibles. Pues anda que lo que te espera... — alzó ambas cejas dando un largo suspiro, pensando en lo que iba a pasarle al desgraciado. Sin pensarlo mucho más, arranco una manga de la camisa del chico para hacer un torniquere al joven y lo miro de arriba a abajo. Sintio que era un desperdicio, tanto él como su difunta hermana.

Con el joven bajo el brazo, el dragón sobrevoló a Corah para seguidamente aterrizar junto a ella, dando una palmada en el trasero del chico que todavia seguia atrapado bajo su brazo como una tambor — Esto me recuerda a cuando mi esposa me contaba alguna maldad hecha por mis hijos, y les daba algún azote — el dragón repitio la nalgada, esta vez algo más fuerte y sonrio sin dejar de mirar a Corah — No, este trasero me recuerda a otras cosas. Ains... no envejezcas querida, se te pudrirá el cerebro — sin más dejo caer al chico al suelo y lo miró serio — Le hice un torniquete pero si quieres filetes, deberias de hacer lo mismo por la otra pierna y los brazos, para que no se desangre y muera. Lo podré mantener despierto — ladeo la cabeza frunciendo el ceño, cuando se giro a mirar a la rubia — ¿Tienes tu cuerda, verdad? — alzó ambas cejas esperando a que la otra empezase a hacer los torniquetes para ayudarla — Tendrás que cortar algunos pedazos algo más gruesos que otros. La grasa la dejas para que al cocinar le de más "sabor", aunque no este muy gordo la verdad. Hubiera sido gracioso cebarlo como a un gorrino. Pero tampoco hay que dejar que el trabajo llegue a casa — suspiro profundamente moviendo el cabello castaño del joven, que seguia suplicando por su vida entre lloros y congoja — Oh, se me olvidaba — Abbadon se puso de cuclillas frente al muchacho, mirandolo fijamente a los ojos, acariciando sus mejillas — Si, es hermoso... — susurro mirandolo. Un silencio se hizo en aquel momento, cuando derepente las manos del dragón hicieron presión en las mandibulas del joven, destrozandoselas, haciendo que su dentadura saliera por su boca, llenando de sangre la camisa del propio chico, que parecia vomitar pedazos de marfil en una hilera roja rubi. Su cara se habia deformado, y ahora sus lamentos eran inquietantes, intangibles y solo se podia entender el dolor a traves de su mirada. Abbadon lo miro con una sonrisa leve — Ahora si pareces un traidor. Odio a los quejicas — el inquisidor se acerco a la cara del muchacho lamiendo una de sus comisuras llenas de sangre y lo miro fijamente — Será un buen manjar. Corah, tu turno — poniendose en pie, dio un par de aplausos al aire como si pasará a un escenario una de esas divertidas comediantes del vulgo.




If you can hide || Corah 7dpfgSW
Abbadon
Abbadon
Dragon

Ocupación : Inquisidor
Mensajes : 385

Volver arriba Ir abajo

If you can hide || Corah Empty Re: If you can hide || Corah

Mensaje por Invitado el Vie Ago 31 2018, 18:33


If you can hide || Corah Tenor

Las herramientas. Asintió en silencio y con una sonrisa maliciosa. Mientras su mentor se ocupaba de la bolsa de carne, ella sacó una funda de cuero donde llevaba el instrumental, que desplegó sobre una roca grande con suficiente espacio. Deslizó las yemas de sus dedos por el frío mental, como si estuviese decidiendo qué usar. Sus irises verde jade se desviaron hacia el otro inquisidor, quien regresaba con el travieso humano.

El sonido del azote llegó hasta ella y esbozó una sonrisa maliciosa. El segundo logró que ampliase más la curvatura de sus labios. Ah, era música para sus oídos-. ¿Nalgadas? -inquirió, como sugerencia a los recuerdos, enarcando una de sus cejas doradas con maldad-. Tengo una cuerda lo suficientemente larga para cortarla en varios trozos y hacer los torniquetes precisos -añadió, guiñándole un ojo al otro dragón con complicidad.

Dicho eso, sacó un cuchillo y empezó a cortar la cuerda que tenía en diferentes segmentos. Mientras tanto, el esclavo lloriqueaba, se quejaba y estaba a punto de lanzarle el arma... cuando Abbadon se le adelantó. El crack que se escuchó la hizo suspirar de alivio y placer-. Gracias, empezaba a ser insoportable -declaró, tirándole un beso volado al moreno.

Una vez él dio el par de aplausos, se puso manos a la obra. Ignoró cómo el humano se retorcía de dolor y empezó a hacerle torniquetes en las extremidades, atando bien las cuerdas. Le destrozó, eso sí, la ropa que llevaba. Entonces, con el mismo cuchillo, hizo un corte longitudinal y sacó un filete de humano que mostró a Abbadon-. ¿Así o más grueso? Parece un buen corte para un solomillo -comentó, como quien habla del tiempo que hace.

If you can hide || Corah Tumblr_m84toupXQg1qb1g04o4_250


Anonymous
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

If you can hide || Corah Empty Re: If you can hide || Corah

Mensaje por Abbadon el Lun Sep 03 2018, 15:34

La sonrisita de Corah, le hizo gracia al dragón y al tiempo que pregunto por las nalgadas, volvió a asentir — Claro. Aparte de darselos a mis hijos por hacer algo mal, como tirarle la comida a los perros o mancharse la ropa, dar algún azote a un amante en la alcoba es bastante excitante — Abbadon enarcó una ceja sin dejar de sonreir — Seguro que lo has probado, no seas hipocrita — una carcajada endiabladamente sonora inundo el bosque mientras el moreno miro hacia el cielo mostrando sus dientes a la luna.

Abbadon asentia al ver como la dragona sacaba la cuerda para ir cortandola y, en breve, colocarsela al chico que seria mutilado en vivo. El moreno busco en su propio cinturón algunas cosas, ya que habia prometido a la rubia mantener al traidor despierto, asi que en cuanto lo viera desvanecerse o entrar en shock, intentaria traerlo de vuelta con alguno de sus aceites o "pociones" reanimadoras hechas en su propia casa, con sus propias plantas y flores, cuidadas con mimo por su jardinero, e incluso él mismo de vez en cuando si tenia tiempo — ¿No crees que las plantas son una maravilla? De todas se consigue algo — saco finalmente un pequeño botecillo de cristal, que bajo aquella siniestra luz azulada, tomaba un color verduzco oscuro — Algunas dan sabores a la comida, otras dan frutos, otros felicidad... — Abbadon sonrio pensando en el opio o el tabaco, incluso alguna otra droga — ... otras incluso la muerte. Pero esas últimas no me gustan, porque la muerte me gusta darla a mi personalmente. Creo que estamos de acuerdo, ¿verdad querida? — dejando de mirar el botecillo, dirigio la mirada sobre Corah, quien se dedicaba a dar los últimos nudos en la cuerda.

Los gritos ahogados del chico eran una agonia bastante molesta, por lo que aunque no se le entendiera, era bastante irritante oir aquel sonido glutural lleno de desesperación. El dragón miro hacia Corah antes de que comenzase a cortar la "pieza" — No sé si ha sido buena idea hacer eso. Pero cortarle la lengua le hubiera matado antes — alzo ambas cejas pensando que de haberlo hecho, seguramente se estuviera desangrando por la boca como un puto cerdo. Asi pues, decidio ignorar al esclavo, metiendose en la cabeza otra cosa: cantar en alto. Abbadon tenia una voz grave y a la vez aterciopelada, sinuosa... sexy. Conocia canciones del vulgo, antiguas realmente, y la mayoria de las canciones eran historias que recordaban lo ocurrido en batallas, de como dragones famosos, eran contemplados como Dioses, como La Reina era adorada en el mundo, como incluso existia una canción donde los humanos se regocijaban ante la llegada de los propios dragones. Pero de todas ellas, Abbadon cantaba una que, sonaba triste. Trataba de como una madre habia dado a luz a un hijo, y trás mirarlo descubria que era un monstruo y lo dejaba caer al suelo, pero este no moria, porque era inmortal. El bebé monstruo crecia y se enfrentaba al mundo, solo, porque no tenia quien lo acompañase. La voz del dragón parecia incluso rota, inundando el paraje, acompañado de los sonidos de dolor del esclavo.

Cuando Corah lo llamo, este detuvo su canto y observo el "filete" — Asi esta perfecto. Después a la brasa perderá volumen y recuerda que muchos son muy comilones — el hombre ladeo la cabeza, mirando la cara del joven que seguia llorando, con aquella cara deforme y sangrienta — Tranquilo traidor, solo sentirás unos cuantos cortecitos más — Abbadon se agacho junto al joven, quitando el tapón de la botellita que llevaba en su mano, para mojar con un par de gotas en su dedo, las cuales puso de golpe dentro de aquella boca dolorida, bajo un gruñido que debio de oirse incluso en Talos — Schhhh tranquilo niño, es solo para que no te desmayes — el dragón miro a Corah — Continua, y ve rápido. No me apetece estar aqui toda la noche — esto último sonó de forma tan serio como la mirada que le echó a la mujer. Aún asi, una vez en pie, el dragón, decidio volver a un canto más alegre, que recordaba al tipico de una taberna llena de borrachos.




If you can hide || Corah 7dpfgSW
Abbadon
Abbadon
Dragon

Ocupación : Inquisidor
Mensajes : 385

Volver arriba Ir abajo

If you can hide || Corah Empty Re: If you can hide || Corah

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.