Reign of Fire
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Novedades

- (30/05) Aviso Importante

- (18/05) Ya podéis pedir Los Dracs de Mayo

- (28/03) ¡Cumplimos 6 años online!

- (29/01) ¡Empezamos a publicitar por Tumblr!

- (18/01) Debéis hacer el nuevo Registro único

- (15/01) ¡La minitrama Ash Blessing ha empezado!

- (17/11) Revisad bien la normativa de las búsquedas, pues hemos añadido una nueva norma.

- (18/02) Nuevos cambios en la normativa obligatoria para reactivar cuentas inactivas.

- (22/11) Nuevos requisitos para comprar subforos en la tienda aquí.

- (18/07) Nuevas normas respecto a los posts +18 de índole sexual.

- (18/05) Nuevas normas de emisión de reportes aquí.

Últimos temas
» Spirit Soul | Cambio de botón
Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard EmptyMiér Jun 10 2020, 09:24 por Invitado

» El ultimo Post
Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard EmptyMar Jun 02 2020, 15:19 por Selene Warren

» One Piece War [Afiliación Elite]
Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard EmptyDom Mayo 31 2020, 07:56 por Invitado

» En el bosque todo es más interesante || Luka
Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard EmptySáb Mayo 30 2020, 03:51 por Inaya

» Noche de guardia (Luka Schubert)
Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard EmptyJue Mayo 28 2020, 22:40 por Luka Schubert

» Una gran familia (Tamar y Anzu)
Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard EmptyJue Mayo 28 2020, 22:25 por Anzu

» Búsqueda romántica para un granjero (0/1)
Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard EmptyJue Mayo 28 2020, 12:16 por Luka Schubert

» El taller de las hermanas Balaur
Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard EmptyJue Mayo 28 2020, 04:55 por Daval

» You are finally here [Daval]
Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard EmptyJue Mayo 28 2020, 03:54 por Reeva

» El auspicio de la catástrofe [FB] (Oswin)
Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard EmptyMiér Mayo 27 2020, 15:26 por Oswin

Staff
Trystan
Admin
Selene
Admin
Faora
Admin
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos
Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard G2TiwGkZ_o

06/06

Directorios y Recursos

08/10

Afiliados Élite

Limpieza 13/04


Time Of Heroes  photo untitled45.png
Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard V5tDusV Expectro Patronum
Crear foro
boton-aff
40/40


Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard

Ir abajo

Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard Empty Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard

Mensaje por Invitado el Sáb Ene 09 2016, 08:36

El tacto de la madera contra su cuello era tan familiar que la nostalgia la invadió. Acomodó el instrumento en el hueco de su garganta y tomó arco, acariciando las cerdas antes de posarlas sobre el propio instrumento. No sabía a que venía tanto ímpetu por tocar pero en ese momento sentía que era exactamente lo que tenía que hacer; cerró los ojos y dejó que sus dedos tocaran las cuerdas en la posición exacta para hacer el sonido que deseaba; la melodía salió suave del violín al principio, como una llama vacilante; volcando los sentimientos de confusión y nostalgia que llenaban su pecho. La canción empezó a ganar energía y las notas flotaban en el aire mientras ella mantenía los ojos cerrados, concentrándose solamente en el instrumento. Debería estar preparando algo de comer porque no tenía ni idea de en cuanto tiempo llegaría Ariakas pero no podía sacarse la notada de la cabeza, se había vuelto una necesidad tocarla.

Todos los pensamientos que se había dedicado a analizar aquella noche empezaron a florecer como si el violín los fuera arrancando de su cabeza para ponerle sentimiento al arte que danzaba en el aire; había escuchado los rumores, al principio murmullos y luego frases energéticas de parte de los otros esclavos; algo que ella no se hubiera creído de no ser que lo había visto con sus propios ojos. El dragón llegaba y desaparecía tan rápido como le era posible pero ella veía vestigios claros; hematomas a medio sanar, suciedad, y luego nada. Una puerta cerrándose. Cuando comía era un misterio para ella pero las veces que lo veía eran pocas últimamente.

Varias veces había tenido que recoger botellas del suelo. Vasos con el aroma a alcohol era lo que más había estado lavando últimamente; y las veces que lo había visto dormido aparentemente noqueado por el dañino líquido eran frecuentes. Frotó el arco contra las cuerdas con mayor fuerza, como queriendo verter su confusión contra el maldito instrumento. Después de unos minutos respiró profundamente y se puso de pie, ignorando el hecho de que había arrugado ligeramente la prenda café claro que se ceñía sobre su cuerpo. Lo mejor sería que fuera a la cocina a preparar otro sandwich -¡Ja! ella no era tan idiota, ya había hecho uno, no quería ganarse problemas por andar de holgazana con el violín- porque no tenía ni idea que hambre tendría el dragón teniendo en cuenta que era tarde. Se escabulló a la cocina y se topó con una chica de cabellos dorados en el camino —Tiene ya unos minutos que llegó— le informó mientras Amethyst maldecía en voz baja. Seguramente la había escuchado tocar, por lo que sabía que no había estado en la cocina; tampoco es que tuviera mucho que reprocharle teniendo en cuenta que había dejado la comida en el horno, pero aún así...

Entró a la cocina y inmediatamente se dirigió a donde estaban las botellas de vino y whisky para ponerlas sobre la mesa sin mediar palabra; y sacó el sandwich que había preparado del horno, pensando que luego tendría que preparar otro si es que Ariakas tenía más hambre. El dragón no estaba en la cocina por lo que la castaña supuso que estaría en su "nuevo lugar favorito" la biblioteca, en un sillón enfrente de la maldita chimenea. Algo irritada se dirigió ahí con el platillo en las manos. Entró y lo depositó en una mesita cercana mientras miraba con reproche la botella —Os ruego que me disculpéis mi señor, no volveré a distraerme de mis tareas por tocar— y con un movimiento impropio de una esclava retiró la botella de whisky de su alcance antes de que bebiera. O bebiera más —Agotaréis todas las reservas existentes en Talos si seguís, os traeré un vino. Con su permiso mi señor— hizo una reverencia ligeramente burlona antes de dejar la botella a un lado y poner en su lugar la botella de vino que había sacado con anterioridad y había cargado junto con el alimento.

La pregunta que pugnaba por salir de sus labios le empezaba a incomodar y sentía el infantil impulso de morderse la lengua para no hablar. La sensación que tenía al estar a su alrededor empezaba a volverla loca, no tenía que ni siquiera esforzarse en leer su mente para sentirla metiéndose en sus poros y sofocándola lentamente. Joder, no le extrañaba que hubiera sentido la necesidad de tocar, estar cerca del dragón era como tocar la tristeza con el brazo desnudo. —¿Deseáis algo más? Empezáis a preocupar a vuestros esclavos, me empezáis a preocupar. Sé que es impropio de alguien en mi posición pero... Si hay algo en lo que pueda ayudaros... No lo sé, puedo intentarlo, o por lo menos podéis decirme que os ayudaría. En este momento cualquier cosa que evite que tenga que seguir limpiando vasos que apestan alcohol me parece una opción razonable— levantó la vista lentamente, mirándolo directamente; si alguien le hubiera dicho que se hubiera preocupado por un dragón hacía algunas semanas se hubiera reído. Pero teniendo en cuenta que el hombre frente a ella se había molestado en ayudarla con sus poderes y no había recibido nada de él que no fuera amabilidad empezaba a sentirse a su alrededor como se sentía alrededor de cualquier humano. Más tranquila, menos a la defensiva.
Anonymous
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard Empty Re: Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard

Mensaje por Ariakas Verminaard el Dom Ene 10 2016, 07:28

El tiempo parecía transcurrir con una lentitud terrible conforme debía adaptarme de nuevo a una vida en donde en vez de mandar, debía obedecer, estar bajo el mando de un nuevo capitán, acatar nuevas ordenes y callarme la boca ante la ineptitud que demostraban los soldados de hoy día al momento de realizar su trabajo. Frustrante, eterna y constante molestia de tener que volver a empezar desde cero, todo el trabajo de un milenio a la basura por culpa de un grupo de rebeldes con poco sentido común...y mi descontrol. Cada día transcurría para mi como una repetición del anterior, donde me gritaban, humillaban y se burlaban del inquisidor que había sido degradado, y cada una de sus palabras debía tragármela con entereza si es que quería volver a subir. Habia días en que veía a mi padre, ahora mas seguido que nunca, esperando su consejo y en cambio recibiendo su constante castigo, físico o emocional, no me servia de nada, el estaba furioso conmigo, esto era una mancha en la familia, y no dejaría de recordarmelo, eso me dolía aun mas.

Y así día a día salia por la mañana retomando fuerza para soportar un día mas, un día mas de humillación y furia, y volvía cada tarde para encerrarme en mi habitación o mi nuevo santuario: La biblioteca. Jamas había entendido ese gusto de mi hermano por los libros, pero ahora mas que nunca estaba seguro de comprender, en ese tormentoso huracán emocional en que me encontraba, hallaba paz entre la soledad de esas paredes, las hojas de papel, los textos que allí se desenvolvían, los libros en si no juzgaban, no gritaban, no eran mas que una cascada de pensamientos de diversos hombres y mujeres, algunos desprovistos completamente de emociones y hechos para dar respuestas concisas, otros que estaban llenos de emociones, jubilosas al punto de explotar o tormentosas al borde de la muerte, y ninguna esperaba respuesta, sentía que podían entenderme y me tranquilizaba, pero solo era temporal, no podía quedarme allí siempre, y aunque encontraba paz allí, era solo un bálsamo temporal, nada lo arreglaría.

Y así día a día me hundía en la soledad y la paz de las palabras, embotando mis sentidos con el alcohol, buscando que mi dolor y humillación se redujeran, y caía dormido solo sintiendo la palpitación de mi corazón en las sienes y muñecas, extrañando toda esa época en que las cosas eran sencillas, extrañando a mi madre charlando conmigo, a mi padre enseñándome algo, a Kitha abrazándome cuando las cosas no salían bien...había arruinado todo eso, había arruinado todo hasta empujarme a la soledad, y dolía, dolía profundamente. Esa noche había sido otra, había llegado después de un largo día de humillaciones, después de una reunión con mi padre, ese día me había dado un latigazo con una fusta, de forma que tenia el golpe marcado en el rostro.

Como cada noche tome la botella de whisky y comencé a beber sentado al calor de la chimenea, había dejado la armadura con mi ama de llaves, y me había cambiado a una ropa mas cómoda, ahora esperaba el alivio que el calor me proveía alejándome del frió, tenia hambre, pero al llegar había escuchado el sonido del violín, aun lo escuchaba, así que no ordene mi cena, solo quería escuchar esa melodía que estaba cargada de emociones contradictorias, un reflejo de mis propias emociones. Un rato después paro, yo solo volví a mirar el fuego mientras bebía, y justo cuando pensaba llamar, entro llevando mi sandwich. -No tienes que disculparte...me agrada escucharte tocar- le dije tranquilamente, se llevo el whisky y dejo el vino que no era tan fuerte. Me serví el vino y lo bebí de un trago.

Como en silencio mientras la escuchaba hablar, y la mire cuando termino, mis sirvientes estaban preocupados por mi, pero levante las cejas al ver que ella también, era por eso que la canción reflejaba mis emociones, por que al final ella también las había notado, baje el plato con mi comida y me recargue en el sillón mirando el fuego -Para despreciar a los dragones, te preocupas por mucho por uno...- suspire y me presione un poco el tabique nasal -por que no intentas verlo?, solo tienes que hacer un pequeño esfuerzo, estas serena, la música te ha dejado en un estado adecuado para que lo intentes, y mi mente no esta resistiendo para nada- lo dije en voz baja, últimamente no hablaba demasiado por lo que sentía una ligera ronquera, la mire -adelante...inténtalo- deje el vaso vacio del vino junto al plato de mi sandwich a medio comer.




Contrary to what you might think, I enjoy having enemies. it makes me... careful - keeps me creative. There's not much of a future for complacent rulers.
Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard UPzoRae
Secret Garden:

Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard KNFUY7KChapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard WEGFSd2Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard XsAkwu2

Old Life:

Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard 3jZW9B1
Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard Ara1
Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard A3kh2C1
Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard WhJDDt8
Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard FyENjnV
Ariakas Verminaard
Ariakas Verminaard
Dragon

Ocupación : General del Ejercito de los Dragones
Mensajes : 1409

Volver arriba Ir abajo

Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard Empty Re: Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard

Mensaje por Invitado el Dom Ene 10 2016, 08:08

Abrió la boca para protestar pero la cerró rápidamente. Sus ojos se llenaron de nublosa duda mientras se remojaba los labios intentando encontrar una respuesta que no le pareciera ridícula ¿Qué no despreciaba a los dragones? Sería mentir. Su corazón ardía en odio hacia los mismos, añorando lo que los mismos habían arrebatado a sus antepasados incluso si no lo hubiera visto. Pero tampoco podía negar que se sentía preocupada, era un dilema; —No desprecio a los dragones— dijo después de una breve pausa, cuidando cualquier gesto de su cuerpo que pudiera contradecir sus palabras; meditó sus siguientes palabras antes de dejar que salieran de su boca —Simplemente no se han ganado mi aprecio. Y creo que no podéis culparme por ello, las páginas están manchadas de sangre de los míos, podemos dejarlo en que he decidido daros el beneficio de la duda— la primera parte de aquella frase no era un reproche, simplemente una forma de zanjar el tema porque no quería admitir del todo que no podía seguir viendo a Ariakas como una bestia; que ahora mismo era la viva imagen de un ser desconsolado y que incluso a ella le hacía falta fuerzas para detestar a alguien que simplemente no le había dado razones para hacerlo, por mucho que fuera un dragón.

Claro que de eso a empezar a predicar bondades sobre los escamosos había una gran diferencia. Sólo porque una abeja no te picó no significa que no lo harán las otras. Ella tenía grabado a fuego lo que los dragones le habían hecho, empezando por destrozar su familia.

¿Le estaba pidiendo expresamente que averiguara que demonios le pasaba por la cabeza? ¿Le estaba regalando gratuitamente una muestra de debilidad que si ella quisiera podría usar en su contra? Su respiración se alargó mientras intentaba como cualquier animal herido, encontrar la trampa en lo que ciertamente parecía una acción desinteresada —Por supuesto— murmuró mientras se sentaba en un sillón cercano y cerraba los ojos. Tal y como Ariakas había dicho la música que había dejado al descubierto sus emociones le permitieron adentrarse sin problemas en la mente de aquel dragón.

Pero nada la preparó para el caos que se encontró. Jadeó cuando las emociones la golpearon más fuerte de lo que esperaba robándole el aliento de la boca mientras luchaba por recuperar el aire ante el peso de los sentimientos. En algún momento buscando encontrar soporte en todo ese desorden apoyó su mano en la mejilla del dragón, permitiéndose incluso adentrarse más, la falta de barreras era una experiencia nueva para ella, como nadar en un mar donde cada cosa que tocaba era algo distinto. Una mujer de cabellos blancos. Un hombre listo para golpear, un juicio, un dolor palpitante, el brillo de una espada. La sangre corriendo por las calles... Los cuerpos... Una masacre... Se separó con un temblor mientras sentía los ojos nublados, cristalinos, como si estuviera a punto de llorar; pena que desapareció en cuanto la enterró.

Ni siquiera sentía un dolor de cabeza, solo un pequeño cosquilleo en los bordes de su cráneo —¿Por qué?— susurró anonada. Había matado, no era una novedad; vamos era incluso estúpido de su parte suponer que porque era amable con ella significaba que era amable con todos, pero aún así la visión de lo que había hecho calaba en ella —¿Por qué me dejaste verlo?— murmuró con pesar —Te sientes humillado, estás molesto por haber perdido tu rango, extrañas a tu esposa— ni siquiera se dio cuenta que había dejado de tratarlo de usted, estaba demasiado sorprendida, tampoco se atrevió a mencionar lo de su padre, pese a que lo había visto, y por lo tanto lo sabía —Creí que vosotros los dragones consideraban mostrar emociones como una debilidad. Incluso yo lo considero; ¿Por qué a mi entonces?— su respiración era agitada. No quería molestarse pero sentía la exasperación bullendo en su pecho, ante la situación que jamás se había planteado que sucedería. No sólo se preocupaba por un dragón si no que sentía compasión y lástima por él. Por uno de los destructores de su pasado, por uno que además había masacrado a un montón de los suyos en una plaza y si lo sentía era por el castigo que había caído sobre él, no por las vidas que había arrebatado.

¿Os preocupa siquiera, lo que podría pensar de lo que vi, mi señor?— preguntó un momento después, recuperando la compostura y abandonando la informalidad que había salido de sus labios en su momento de sorpresa. Seguía sorprendida, su pecho bajaba y subía rápidamente, y su corazón latía furiosamente contra su pecho, intentando comprender algo que por primera vez en toda su vida se escapaba de su control.
Anonymous
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard Empty Re: Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard

Mensaje por Ariakas Verminaard el Dom Ene 10 2016, 09:21

Sonreí de forma forzada como quien ríe de algo obvio que no es tan obvio y sacudí la cabeza antes de tomar el vaso de vino y llenarlo para volverlo a vaciar de un solo trago, había mirado en la tormenta que tenia en la cabeza pero solo había visto las escenas mas presentes y frecuentes, aun no veía cosas mas allá, no veía las emociones que decantaban de esas escenas y no veía todo lo que guardaba aun mas abajo, le había permitido entrar en mi mente, pero solo se había contentado con echar un vistazo a la superficie -Por que te preocupa...te lo mostré por que a pesar de que odias a los de mi raza...te preocupa lo que sucede por la cabeza del único dragón que no te ha tratado como una basura- cerré los ojos un momento y trague saliva antes de volver a mirar las flamas de la chimenea -¿en verdad es lo único que viste?, la humillación?...si...me siento humillado, si, extraño a mi esposa...pero hay mucho mas...- no sabia como describirlo buscaba las palabras pero no las encontraba, yo no era bueno con las palabras, no era tan letrado en ese arte como mis hermanos, así que tome un libro de los que había leído y lo abrí en una pagina muy especifica.

-He nacido innumerables veces y he afrontado otras tantas muertes...cada lagrima derramada ha sido un torrente brotado de mis ojos, cada gota de sangre que mancho la tierra ha secado mis venas, cada agonía, cada dicha sentidas, han formado parte de mi alma y de mi...si parezco frió e insensible es por que es el único modo de sobrevivir sin perder la cordura...- leí suave y lento mirando el libro un momento mas antes de cerrarlo y mirarla de nuevo -Los dragones han herido humanos...si...y yo he quitado tantas vidas...que por mas que intentase redimir mis errores jamas haría suficiente...era mi trabajo...pero a cada uno de ellos los vi, los mire, y sus rostros jamas voy a olvidarlos ni a ellos, ni sus miradas, y a cada uno lo mire bien y jure no olvidarlos jamas...por que se que ellos no se van a olvidar de mi- me levante y deje el libro en su sitio en el librero -Los dragones estuvimos bajo tierra 700 años...ocultos...ocultos de los humanos que nos cazaron hasta la extinción...nosotros ya eramos una sociedad antes de que los humanos siquiera perdieran las colas...no es justificación para todo lo que sucedió...pero esto no es por odio...nunca lo fue...pero al final no somos tan diferentes- volví a tomar asiento y a beber otro vaso de vino.

La mire de nuevo -mira otra vez...esta vez, con mas cuidado...la mente es un océano dentro de un laberinto, mirar superficialmente te dirá una cosa, pero no sabes que mas hay bajo las aguas...y un paso en falso puede ser fatal- suspire y me aparte un mechón de cabello que se desacomodo de mi rostro -Viste mi humillación pero no lo que hay debajo...da otro vistazo...no me preocupa que mires...no es secreto...lo que ves...mis secretos están en otro sitio...- sonreí sin que el gesto me llegase a los ojos -Si...nos enseñaron que mostrar las emociones es señal de debilidad...y es débil como me siento en este momento- me recargue en el sillón un poco mas cerca de ella.

Y ordene mi mente para ayudarle, para que comprendiera que no solo había humillación...también había dolor, pero no un dolor por mi mismo...si no por lo que hice, le mostré la escena, como cuando había comenzado a nevar en la plaza, los gritos de esos niños que se habían arrojado para atacar a uno de los soldados, no eran una amenaza y lo sabia, eran solo unos niños, y nadie allí pensaba hacer nada en contra de ellos, menos el dragón que tenían mas cerca, lo había visto en su mente un segundo antes, solo los levantaría de las camisetas y dejaría que se agotaran antes de devolverlos a la multitud, solo fue un segundo, un segundo que nadie pudo prever, un segundo antes que aquellas saetas disparadas desde uno de los tejados los atravesaran, podía revivir la escena, al igual que yo, aquel soldado que los agotaría había gritado un "No" al momento en que las flechas terminaban con sus vidas, sentí aquella furia volver a recorrerme, eran unos niños, unos niños que nada tenían de culpa, era ira contra aquellos que dispararon, y luego el caos, la escenas de como intentaba retener a los humanos sin herirlos, mis ordenes a los soldados de hacerlos retroceder únicamente, de no lastimarlos, y luego, cuando obtuvieron los poderes y los usaron para dañar...solo nos defendimos...y perdi el control, me salte la escena de la matanza hasta el momento en que parado en aquel reguero de sangre comprendí mi error, deje que viera lo que senti en aquel momento, la culpa, el dolor de lo que hice, pensé en aquellas familias que los esperaban, y que no llegarían. Pense en mi propia familia, en las lagrimas de Kitha cuando me veia partir a la guerra, y lo descorazonado que yo me sentía al tenerla lejos.

Le mostre que acepte mi castigo por que sabia que lo merecía, le mostré el castigo que mi padre me habia puesto despues del juicio, los golpes con aquel latigo de puntas de jade, mientras condenaba mis acciones, el jamas habia aceptado errores, y menos errores que costaban vida, la guerra fue una batalla territorial, pero lo que hice en la plaza solo fue un capricho, y el lo condenaba, y tenia razon. Y dolia...dolia por que sabia que podia ser mejor que los humanos que nos cazaron, recordaba la muerte del abuelo y como lo usaron para hacer capas, y como papa nos defendia a Kitha y a mi en lso ultimos años antes de llevarnos a las cuevas, como peleaba para que no nos tocaran con la belladona o el jade, por que ellos sabian...como durmio por años cuando nos puso a salvo...

Baje la cabeza evitando que viera mas allá -Humanos...dragones...no importa quien tiene la culpa...son vidas...- la mire y trague saliva -tienes una habilidad muy especial...y...odias a los dragones por las matanzas...asi como yo odio a los humanos por exiliarnos...por quitarnos las verdes colinas, el aire de la libertad al volar...pero...que odie algo...no quiere decir que voy a usar mis energias para hundirlo...que odie algo...no quiere decir que no haya excepciones...que no considere que hay humanos buenos...- volvi a servirme vino y bebi otra vez antes de volver a morder el sandwich, mi hambre se habia ido, pero no queria que me doliera la cabeza y me dieran nauseas por el alcohol que bebia sin comer.




Contrary to what you might think, I enjoy having enemies. it makes me... careful - keeps me creative. There's not much of a future for complacent rulers.
Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard UPzoRae
Secret Garden:

Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard KNFUY7KChapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard WEGFSd2Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard XsAkwu2

Old Life:

Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard 3jZW9B1
Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard Ara1
Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard A3kh2C1
Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard WhJDDt8
Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard FyENjnV
Ariakas Verminaard
Ariakas Verminaard
Dragon

Ocupación : General del Ejercito de los Dragones
Mensajes : 1409

Volver arriba Ir abajo

Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard Empty Re: Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard

Mensaje por Invitado el Lun Ene 11 2016, 05:40

"No quiero" pensó mientras veía a Ariakas con los ojos intentando mantener la barrera contra sus propias emociones carcomiendo su pecho, no quería seguir indagando en su cabeza y encontrar más cosas que la hicieran preocuparse por el dragón; quería odiarlo. Vamos, lo deseaba con toda su alma porque era muchísimo más sencillo odiarlo por lo que era que seguir con aquella venenosa duda —Me parece justo, ojo por ojo. Ni siquiera yo tengo corazón para odiar a alguien que no me ha dado razones para hacerlo— respondió con un suave susurro, sorprendida por las palabras que habían salido de su boca. Pero notaba lo que el rubio estaba logrando; había creado una brecha en la barrera de hielo que durante los años ella había construido —No, no ha sido lo único. Vi lo que hicisteis— apretó los puños, intentando refrenarse; el recuerdo de la matanza lograba enfurecerla, pero sabía que era inútil su furia, pues no podía levantar la mano contra el dragón sin sufrir algún tipo de consecuencia, mientras que probablemente él saldría impune.

Y vosotros nos pagasteis con la misma moneda. Arrasando el planeta y haciéndolo vuestro; masacrando humanos por diversión. Nos han rebajado a animales o a cosas que no merecen vuestro tiempo, en cambio, no veo ningún escrito humano en el que los dragones estén a la altura de basura— no sabía de donde salía tanta necesidad de defender algo de lo que ella no tenía recuerdo alguno. Sólo los libros, pocos y codiciados terriblemente por los dragones; hablaban de lo que antes era la humanidad. Ella no tenía ni idea; nunca había puesto sus manos sobre uno. Pero había visto el libro que su padre había poseído, y él le había dicho que los cuentos humanos siempre mostraban a los dragones como seres superiores.

"No" pensó cuando el dragón le pidió que volviera a revisar su mente. Pero algo dentro de ella quería hacerlo, una parte que empezaba a ganar fuerzas contra la parte que se negaba. Una parte que escuchó las palabras graves, que se sorprendió ante la confesión no esperada y que cerró los ojos, dispuesta a adentrarse de nuevo en ese caos.

Lo que encontró... Era como escuchar la melodía más triste, mirar la pintura que ha perdido brillo. Ver el último gesto de alguien al morir en brazos de esa persona que ama, los primeros pasos de un niño condenado a morir. Todas las cosas que sobrecogían el alma de los mortales y destrozaban los corazones de las personas más duras. Casi podía sentir el violín en su cuello, expresando toda esa cacofonía de pensamientos en los que se sumergió de lleno; y pronto descubrió que ahogarse en la tristeza era mejor que nadar en ella. Ahogarse no requería esfuerzo, la furia y la tristeza la azotaron tantas veces que no estaba segura de que sobrevivir con aquellos dos sentimientos coexistiendo fuera siquiera posible. Era como juntar fuego con agua, positivo con negativo; hacían pedazos su mente, dividiéndola entre las ganas de llorar y las ganas de golpear al dragón hasta que los puños le sangraran y se le escapara la vida del cuerpo.

El aire, le hacía falta tanto... Cuando alguien que ha causado tanto dolor sufre... ¿Deberías sentirte bien? ¿O notar que se ha arrepentido? Incluso a ella le costaba creer lo desalmados que podían llegar a ser los dragones al ver al padre de Ariakas; y sin embargo también le costaba entender como podían llegar a ser tan humanos, sintiendo la pesadumbre del mismo, la sensación de abrazar el dolor como si lo mereciera. ¿O lo merecía?

Ni siquiera le importó el no poder ver más. Cuando salió de la mente del dragón se puso de pie bruscamente y se alejó unos pasos, trastabillando con el propio peso de la información que había sido depositada en ella. Información que nunca olvidaría. Su boca se entreabrió y sus ojos brillaron con la furia incontenible de un volcán. Por un segundo estuvo segura de que gritaría, que se abalanzaría sobre el dragón sin importarle si al levantar la mano contra él moriría. Su mano se cerró en un puño mientras su pecho subía y bajaba, no le importaba. No le importaba si moría mientras pudiera arañar aquellos ojos que la habían enloquecido con recuerdos... Y en cuanto levantó la mano esta se abrió llena de impotencia porque a pesar de todo no deseaba morir y tenía miedo de conseguir eso si se movía siquiera.

Un aullido de frustración salió de sus labios, mientras se dejaba caer de rodillas y las lágrimas bañaban su rostro, no hubo gimoteos, ni respiración brusca por falta de aire. Simplemente las gotas cristalinas salieron por sus ojos, ni siquiera estaba segura si era por tristeza. Era más la frustración de no poder hacer nada la que la corrompía. Ojalá pudiera golpearlo, ojalá la cobardía y el deseo de vivir en ella no fueran tan grandes... Pero como lo era lo único que podía hacer era mirar al piso con odio, incapaz de hacer nada. "Ustedes tienen la culpa" pensó con amargura mientras sus dedos arañaban el piso; desahogándose de alguna forma por lo menos. No quería voltear a verlo, no quería alimentar el fuego nuevamente y que las ganas de golpearlo regresaran.
Anonymous
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard Empty Re: Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard

Mensaje por Ariakas Verminaard el Lun Ene 11 2016, 06:41

Baje la cabeza al mirarla, ella podía expresar con esas lagrimas toda la frustración, el dolor y la ira que sentía, algo que yo no podía hacer, tal vez por eso había dejado que mirara en mi mente, por que ella podría desahogar esa emoción allá donde yo debía tragármela y fingir que todo estaba bien, por que sentía que esos muros de indiferencia y frialdad que por años me había construido se estaban desmoronando, antes había sido capaz de soportar por el apoyo de Kitha, pero ahora sin ella estaba solo, y era miserable...y estaba débil, estaba débil y vulnerable, pero eso no me importaba por que lo que deseaba era dejar de estar solo, dejar de sentirme así, su música por un momento me permitió sentir que mas emociones no me matarían.

Me acerque a ella y la abrace, no sabia por que, solo sabia que necesitaba hacerlo -Lo lamento y mucho...se que eso no va a cambiar lo que hice, pero eso no quiere decir que no lo lamente- la mire y levante su rostro para limpiarle las mejillas -la otra razón por la que te lo mostré es por esto...- le mostré mis dedos mojados con sus lagrimas -por que tu puedes expresar lo que yo no...con esto...con tus acciones...con tu música...- suspire profundamente sin soltarla -quisiera que no me importara...pero me importa...y se que a ti también o no habrías tocado esa canción...ni me habrías interrogado...no es lo mas...ortodoxo...pero lo agradezco...agradezco esa música y desearía poder expresar de esa forma todo lo que me carcome por dentro- me aleje suavemente de ella para volver a sentarme en el sillón y mirar las flamas pensando en todo -¿me odias? por lo que hice ¿me odias?- le pregunte mientras la miraba.

De alguna forma me importaba su opinión, sentía desprecio por parte de mi padre, odio de parte de los humanos, desprecio y odio por parte de los soldados con los que ahora debía trabajar, y de alguna forma deseaba saber que alguien no me odiaba, o si me odiaban deseaba saber que podía decírmelo a la cara, detestaba que toda esa ola de sensaciones sin que nadie me hablara con franqueza, como ella lo había hecho desde la primera vez, como lo había hecho en ese momento, solo quería franqueza, eso era algo que podía manejar, algo que podía darle un poco de estabilidad a mi ahora caótica existencia, por un momento desee que me gritara, que me golpeara, sabría que su reacción era natural, ahora quería saber lo que pensaba.

-No se ni siquiera por que me interesa tanto lo que piensas...lo que hagas conmigo...pero me interesa...- la mire sinceramente mientras me volvía a levantar y me acercaba a ella, quería su cercanía, necesitaba sentirme cerca de otro ser, tome su mano para sentir su calor -me interesa que sigas tocando, que sigas hablando...que tu irreverencia hacia mi siga siendo la misma...- suspire y baje la cabeza tragando saliva -Aunque entendería que me odiaras y quisieras asesinarme...tendrías toda la razon en hacerlo...te lo agradeceria incluso...- la solte y volvi a sentarme mientras me servia mas vino -por que despues de un milenio haciendo todo lo que he hecho...ese seria un acto de misericordia...-




Contrary to what you might think, I enjoy having enemies. it makes me... careful - keeps me creative. There's not much of a future for complacent rulers.
Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard UPzoRae
Secret Garden:

Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard KNFUY7KChapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard WEGFSd2Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard XsAkwu2

Old Life:

Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard 3jZW9B1
Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard Ara1
Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard A3kh2C1
Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard WhJDDt8
Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard FyENjnV
Ariakas Verminaard
Ariakas Verminaard
Dragon

Ocupación : General del Ejercito de los Dragones
Mensajes : 1409

Volver arriba Ir abajo

Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard Empty Re: Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard

Mensaje por Invitado el Mar Ene 12 2016, 05:39

Sus músculos se tensaron de golpe al ser abrazada. Jadeó bruscamente mientras sentía como la piel se le erizaba; no solía dejar que le pusieran la mano encima. Era como un animal herido; teme a la mano desconocida. Sin embargo lentamente se relajó y dejó que su corazón desahogara la necesidad de sentirse protegida que tanto la abrumaba; la única persona que la hacía sentir así estaba muerta, ¿Era demasiado pedirle a su cuerpo que se calmara y aceptara la cercanía? —Ojalá cambiara algo, pero mientras no puedas decir que no lo volverás hacer no puedes decir que lo sientes— titubeó ligeramente al soltar las palabras, como si estuviera demasiado cansada para ponerse a medirse. Como si ya no le importara. Iba a levantar las mangas de su vestido para limpiarse las mejillas cuando sintió el tacto de su mano, limpiando los vestigios del único segundo de debilidad que planeaba demostrar jamás —Estáis malditos, todos ustedes y no pueden verlo, os va consumir tarde o temprano, si no aprendéis como expresarlo...— susurró compasiva al escuchar eso; ¿Qué ningún dragón podía expresar algo? ¿Estaban destinados a tragárselo todo y fingir que les valía mierda? Porque los iba a romper con el tiempo, lo pensaba alguien con experiencia; ella siempre intentaba que las cosas le resbalaran y todo le importara muy poco.

Y se quedó callada, desviando la mirada. "Si" quería decirle. "Nunca os perdonaré por mostrarme eso" pero no pudo, porque no era cierto. Estaba molesta, estaba asustada; se sentía incluso un poco traicionada por que Ariakas hubiera roto la imagen que ella tenía de él, una pequeña parte que esperaba que el dragón fuera compasivo o por lo menos alguien que se resistía a matar; y le dolía el sentir que de cierta forma sus deseos de que no todos los dragones fueran unos asesinos se hubieran desplomado. Pero no era del todo cierto, lo había visto; en un principio el hombre había intentado detener la masacre, si bien al final no hubiera podido resistir el enojo que lo había envuelto... —No— dijo finalmente, dándose la vuelta mientras extendía las palmas de la mano mirando al suelo, como si deseara poder cerrar la mano y darle un maldito puñetazo —Me gustaría hacerlo, sería mucho más fácil... Desearía poder simplemente haberos golpeado pero no puedo, ni siquiera sé porqué— tembló suavemente mientras negaba con la cabeza —Toda mi vida he odiado a los dragones, demasiado enamorada de mi propia vida para hacer algo pero...— rió quedamente, porque eso era mentira; había hecho algo. En la resistencia lo había hecho, pero no podía decirle eso; la arrastrarían para interrogarla y moriría antes de hablar; —Pero no os odio, os respeto y me agradáis incluso. Me preocupo por vos de forma genuina, creo...— ya está. Su padre la perdonara pero tal vez no todos merecían morir.

Incluso era mejor pensarlo así, no podían ganar el mundo de vuelta sin el apoyo de algunos de los dragones; tal vez extinguirse a muerte nuevamente no era la solución; tal vez... Su atención regresó con las palabras del dragón, sorprendiéndose incluso, sintió el peso de la daga de jade escondida en sus ropajes; sería tan sencillo. Un movimiento y sería libre; era inteligente, podría inculpar a alguien más... Un movimiento... Avanzó lentamente, con los ojos claros fijos en él; —Sois la primera persona que me da permiso de ser impertinente— comentó mientras sentía el latir de su corazón, demasiado elevado. ¿Qué le estaba pasando? No tenía ni idea, pero si sabía lo que quería.

Sus pupilas se ampliaron, lo miró durante unos segundos mientras se acercaba, mientras apoyaba una mano en el sofá, quitando algo del espacio que los separaba. Podía sentir casi la respiración del dragón contra su piel y un cosquilleo la recorrió. Todo había transcurrido en cuestión de segundos, y antes de poder siquiera reflexionarlo se había inclinado, siguiendo algo que no acababa de entender y lo estaba besando. Hacía semanas se hubiera cortado la lengua de siquiera pensarlo, ¿Ahora? Ahora no le importaba. Lo sentía necesario, como si necesitaran algún tipo de consuelo para quitarse de encima por lo menos por unos segundos el peso de sus respectivos corazones. Suspiró contra sus labios, agradeciendo el calor que proporcionaban, agradeciendo la sensación que la recorría porque se sentía tan viva que era doloroso. Era delicada, sus labios eran suaves contra los de él, como si no estuviera segura de lo que estaba haciendo.

Le importaba un carajo, sinceramente.
Anonymous
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard Empty Re: Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard

Mensaje por Ariakas Verminaard el Mar Ene 12 2016, 06:18

Me tomo por sorpresa, su beso me tomo por sorpresa, pero no lo rechace, era cálido, era suave, de alguna forma me ayudaba a librarme de aquel peso que estaba apresando mi corazón, por lo menos momentáneamente, y sentía que ella también lo necesitaba. Le correspondí el beso de la misma forma suave y lenta, disfrutando el contacto de sus labios contra los míos, tome su mano y la atraje un poco mas para abrazarla suspirando lentamente mientras acariciaba su rostro con una mano.

Durante un rato me mantuve así, disfrutando la calidez del beso pero poco a poco lo termine a sabiendas que ella necesitaría el aire y que no podíamos quedarnos así por siempre, la mire un poco enrojecido, sorprendido también por aquello, no esperaba su beso, tal vez un ataque, pero no esa calidez, continué acariciando su rostro con suavidad durante un momento y abrí la boca para decir algo, pero no pude decir nada, solo pude romper a llorar en silenciosos sollozos mientras la soltaba y dejaba caer la cabeza.

-Me duele...y mucho...- me cubrí el rostro sintiendo como mi cabello se desacomodaba y caía un poco sobre mis manos, desde aquella...charla...con Kariel mis emociones habían sido un caos, esta situacion lo había empeorado, y ahora, una demostración mas de que todo lo que me habían enseñado estaba mal, aquella humana me mostraba que sin importar lo que hiciera, podía tener una oportunidad... que había algo mas que solo el desprecio o el odio.

Intente tranquilizarme poco a poco, podía contar con los dedos de la mano las veces que había llorado, y me sobraban dedos, me limpie el rostro con el dorso de la mano y la mire sintiendo los ojos arder por las lagrimas, sentía que el labio inferior aun me temblaba y volvi abrazarla ocultando el rostro en su hombro, buscando algún consuelo en la calidez de sus brazos, durante otro rato de mantuve asi hasta que pude serenarme poco a poco -lo lamento, esto va mas alla de lo que deberias soportar...- me volvi a limpiar el rostro -pero te lo agradezco...te agradezco todo esto, el escucharme, el ver...y tu sinceridad, jamas quise que todo eso pasara-

Suspire pesadamente y volvi a tomar mi vaso para rellenarlo de vino, volviendo a mirar las llamas de la chimenea, tome una de sus manos con la mia queriendo aun sentir esa calidez que me proporcionaba paz, sentia mi cabeza un poco mas serena, no menos enredada, pero si por lo menos lo suficiente serena para poder pensar un poco mejor.




Contrary to what you might think, I enjoy having enemies. it makes me... careful - keeps me creative. There's not much of a future for complacent rulers.
Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard UPzoRae
Secret Garden:

Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard KNFUY7KChapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard WEGFSd2Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard XsAkwu2

Old Life:

Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard 3jZW9B1
Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard Ara1
Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard A3kh2C1
Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard WhJDDt8
Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard FyENjnV
Ariakas Verminaard
Ariakas Verminaard
Dragon

Ocupación : General del Ejercito de los Dragones
Mensajes : 1409

Volver arriba Ir abajo

Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard Empty Re: Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard

Mensaje por Invitado el Miér Ene 13 2016, 00:49

Oh, estaba loca. Si, esa era la única puta explicación coherente. Vamos que era la única razón por la que impulsada por alguna tontería besaría a un dragón. Casi podía oír la voz de fondo de su padre, hablando en voz baja y rápida, en una de las primeras lecciones que tuvieron... "Ágiles, despiadados y crueles. Tienen muy pocos puntos débiles y en su forma dragón son casi imposibles de matar; tendrías que disparar a los ojos, cegarlos... Pero vamos, abren la boca y estás frito. Es más fácil matarlos en su forma humana, cuando están distraídos..." Su cuerpo dio una pequeña sacudida, como un escalofrío; ¿Matar a sangre fría? Podría hacerlo, justo ahora podría hacerlo. Antes ni siquiera le hubiera importado; ahora la idea se le hacía enferma, cobarde.

De no ser por Ariakas, no se hubiera dado cuenta que le faltaba aire siquiera. Hasta que se separaron, tuvo la imperiosa necesidad de respirar, devolviéndose a la realidad, donde hacía frío, y ella era fría. Una mujer que no mostraba ni una pizca de sentimientos, y así tenía que quedarse. ¿No? ¿No? Se sentía preparada para volver a poner el muro entre ellos, de no ser que volteó a ver al dragón en ese instante. Y las lágrimas corrían por su rostro. Y ella se quedó de piedra, más incrédula de lo que jamás en su vida había estado.

¿Qué demonios se suponía que tenía que hacer? Se quedó ahí, sentada sobre el respaldo lateral del sofá, mirándolo impasible, incapaz de medir palabra. Pasó sus dedos por el cabello del dragón. Todo lo que había creído durante ocho años era una mentira. Una vil y cruel; por lo menos en parte. —Lo creas o no es un buen indicio creo, significa que no eres un ser desalmado que es lo que solemos creer de ustedes, no... Supongo que todos podemos equivocarnos, te debo una disculpa por pensar mal de  ti...— decirlo era tan... Aliviador. Seguiría guardando la daga de jade, pero por lo menos ahora podía estar segura que nunca la usaría contra aquel dragón.

Esperó, supo que algo había cambiado; de forma genuina. Al principio ella pensaba que ciertas reglas de su casa las cumpliría por deber, la única que en su momento se había planteado faltar era la de no contar nada que viera; después de todo era una informante. Pasaba información. ¿Y ahora de que le servía estar en las manos de un dragón al que no querría espiar? Lo abrazó con fuerza, dejando que se apoyara en ella, mientras sentía que el mundo que conocía se hacía pedazos —No...— Se mordió la lengua para no decir "no seas idiota" —No tienes que agradecerme nada. Está bien, tenías que sacarlo de alguna forma, no me molesta es más...— suspiró, mientras se pasaba la lengua por los labios pensativa.

Ha cambiado, mi forma de veros, llegué a pensar que todos merecíais morir. Tal vez porque fue lo que me enseñaron, no lo sé— no sabía porqué estaba dispuesta a hablar sobre su pasado, su familia; teniendo en cuenta que algunas de las cosas que iba a decir podrían meterla en problemas. Pero si iba morir prefería que fuera siendo sincera —Todas las cosas que sé... Están divididas... Las buenas; dibujar, tocar, cocinar, herbolaria... Y también sé luchar, sé de venenos, se cazar. No saben lo que están haciendo Ariakas, entre más intentéis presionar más cosas se os van a escapar de los dedos...— y con mucho cuidado revolvió entre su ropa, dejando la daga de jade sobre la mesa, temerosa de que se la quitaran, temerosa de que eso desencadenara algo de lo que no habría vuelta atrás... —Tenía miedo, nunca me la he quitado desde que me la dieron. Y saber que no la tendré que usar nunca contra ti... Es...— sus ojos se nublaron mientras sus párpados bajaban reteniendo las lágrimas —Lo pensé, lo pensé demasiado— susurró con la voz quebrada, mientras apretaba con cuidado la mano del dragón, respirando profundamente para terminar —Y lo siento. Lo siento en verdad. Por pensar que todos os lo merecíais.
Anonymous
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard Empty Re: Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard

Mensaje por Ariakas Verminaard el Jue Ene 14 2016, 04:44

La mire sorprendido, no esperaba la confesión de que tuviese en su poder una daga de jade, de haberlo querido ella podría haberme matado cuando quisiera, durante mi sueño de alcohol, tomándome desprevenido mientras comía, en cualquier momento de los tantos en que reposaba completamente vulnerable en el interior de mi residencia, por un momento me quede congelado en mi sitio mirando la daga, pero pronto esa sensación se sorpresa se desvaneció...suplantada por un único pensamiento "No lo hizo...ni siquiera lo intento" , la volvi a mirar suavizando por completo el gesto y la atraje hacia mi para sentarla en mis piernas mientras la abrazaba.

Aparte el cabello de su rostro con cuidado y acaricie su mejilla -Jade...una daga de jade...estas renunciando a la protección de tu la única arma que podría protegerte contra mi, es uno de los votos de confianza mas grandes que un humano puede tener para con un dragón...y te lo agradezco, significa mucho para mi este acto, no necesitaras cargar la daga aquí...por que aquí no hay peligro alguno para ti...- lo dije con tranquilidad sin dejar de abrazarla protectoramente un momento antes de volver a besarla con la misma suavidad con que ella me beso, pero de una forma mas segura, agradeciéndole con ese gesto todo lo que había hecho por mi en ese momento.

Después de un rato me separe de ella mirándola fijamente, aun sentía la humedad de mis lagrimas en las mejillas y la hinchazón en los ojos, pero aun así, por primera vez en varias semanas sentí que podía sonreír con un poco mas de tranquilidad, mi mente mas apaciguada, y todo gracias a la intervención de aquella mujer, de aquella humana que a pesar de sus prejuicios, habia logrado no solo serenar mi corazon, si no asentar un nuevo mundo de emociones. Me recoste en el sillon dejandola a ella encima de mi sin soltarla de aquel abrazo y cerre los ojos un momento -Deberias traer el violin...puedo enseñarte una nueva cancion...-




Contrary to what you might think, I enjoy having enemies. it makes me... careful - keeps me creative. There's not much of a future for complacent rulers.
Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard UPzoRae
Secret Garden:

Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard KNFUY7KChapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard WEGFSd2Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard XsAkwu2

Old Life:

Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard 3jZW9B1
Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard Ara1
Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard A3kh2C1
Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard WhJDDt8
Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard FyENjnV
Ariakas Verminaard
Ariakas Verminaard
Dragon

Ocupación : General del Ejercito de los Dragones
Mensajes : 1409

Volver arriba Ir abajo

Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard Empty Re: Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard

Mensaje por Invitado el Vie Ene 15 2016, 07:03

Era recurrente, era de ley. Era lo malo de poseer una mente brillante que simplemente no puede olvidar ningún dato que alguna vez cruzó frente a ella; la pregunta empezó a ser mella en ella mientras sentía los protectores brazos de él, entrando en su cerebro como un venenoso gusano que debería aplastar ¿Y si todo esto es una trampa? pensó mientras un escalofrío la recorría, no estaba segura si por el frío de la ciudad en ese momento o por el curso de sus oscuros pensamientos. Podría serlo después de todo, los dragones eran inmortales y eran más astutos que un simple humano, tal vez eso era lo que quería, tenerla sin protecciones... El mero pensamiento la volvía loca. ¿Acaso no podía confiar en alguien por primera vez en su vida?

Apartó esos pensamientos que seguramente más tarde la atormentarían, para clavar sus claras orbes en los rubíes que eran los ojos de Ariakas. De reojo mantenía la vista en la daga, lista para llamarla a su mano si lo necesitaba, lista para morir luchando si era necesario. Tal vez lo de la daga había sido simplemente una prueba; para ver si podía bajar la guardia o no. —De ti. No obtendré ningún daño de ti querrás decir. En las calles lo hay, en esta ciudad lo hay, en los bosques... Confió en ti, lo suficiente para no empuñarla, pero no confió en ningún otro dragón. — susurró, con los ojos cerrados, abriéndolos justo a tiempo para corresponder al beso, tan suave y delicado que hubiera jamás hubiera creído que algo tan poderoso como un dragón podía tocar con la misma ligereza de una pluma.

Mientras se mantenía entre los brazos del dragón pensó en la resistencia. ¿Por qué luchaban realmente? ¿Por orgullo? Tal vez todo era un siniestro ojo por ojo que jamás acabaría; casi aniquilamos a los dragones, ellos aniquilan el mundo, los humanos lo toman de nuevo... Y ¿Qué si los dragones volvían a golpear? ¿Por qué luchaba la inquisición, la reina? ¿Para mantener un equilibrio que no existía? —¿Puedo haceros... Hacerte una pregunta?— dijo suavemente, con un ligero tono serio de voz —¿Por qué luchas? ¿Por ti, por tu familia, por la reina...?— el tono dudoso no tardó en aparecer, porque temía que un día la fragilidad que hoy había construido, fuera derrumbada por un acto de traición si la respuesta era aquello que tanto ansiaba aniquilar.

La pregunta escapó de sus labios casi al mismo tiempo que salieron las palabras de la boca de Ariakas, lo cual la acobardó ligeramente, no muy segura de querer estar presente mientras él pensaba en sus palabras —Iré por el, siempre es un honor aprender algo nuevo— dijo apresuradamente, mientras se levantaba del sofá y caminaba hacia la mesita, recuperando su daga y metiéndola entre sus ropas de nuevo. La sonrisa vaga que esbozó era de disculpa, pero no importaba que tanto confiara en el dragón si bien no la volvería a traer en su presencia tampoco la dejaría en sus manos. Lo único positivo de todo aquello era que finalmente entendía porqué luchaba. O eso esperaba; su lucha no era contra los dragones, aún que eso no quitara que su camino tal vez consistiría en quitar del tablero a algunos.

Lo que su corazón buscaba desesperadamente era libertad. No de Ariakas, si no de la opresión que los dragones habían montado sobre ellos. Miró el instrumento de madera, su desahogo; antes de tomarlo y acunarlo suavemente entre sus manos, como si estuviera sosteniendo su corazón. Regresó con el dragón, demasiado callada tal vez, con los pensamientos bombardeando su mente —¿Qué canción es? Cuando quieres enseñarle algo a alguien, es porque significa algo para ti. ¿Significa algo para ti la canción?— se humedeció los labios, intentando contenerse para no volver a preguntar aquello que cuya respuesta podría cambiarlo todo, tenía miedo de recién adquirida la confianza, romperla por una respuesta que tal vez no quería conocer.
Anonymous
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard Empty Re: Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard

Mensaje por Ariakas Verminaard el Lun Ene 18 2016, 02:10

Su pregunta me dejo pensando ¿por que peleaba?, la verdad no lo sabia, toda mi vida desde que nací me entrenaron y educaron para pelear, no había otra cosa, no conocí otra cosa hasta que ya era muy grande, la primera palabra que mi padre e enseño a decir por la red fue "arma", el primer juguete que tuve cuando aprendí a dar pasos humanos, fue una espada, aprendí a pelear antes de siquiera aprender a leer, y no aprendí matemáticas hasta que Kitha me enseño para manejar mi propio dinero.

La mire irse mientras pensaba, tratando de discernir las razones por las que peleaba, jamas me lo había cuestionado, jamas me había preguntado si quiera si era correcto, suspire mientras me levantaba del sillón y sacaba un libro de cuero donde estaban muchas canciones que había empezado a componer sin terminarlas nunca, no era un gran músico, pero entre las paginas había una sola que de verdad valía la pena, era una canción que madre solía tocarnos en piano.

Cuando volvió la mire y suspire mientras me acercaba con la partitura y acomodaba un pequeño pie para colocar la misma -es esta...es muy antigua...antes la tocaban en piano...pero en violín seguro que se escuchara bien...- le sonreí levemente mientras acomodaba la partitura, luego trague un poco de saliva -te mentiría si te dijera que se por que peleo...- suspire pesadamente mientras me recargaba en el sofá -me educaron y entrenaron para pelear, sin darme jamas mas opciones, me dieron una espada apenas aprendí a caminar, y me enseñaron a leer solo para poder interpretar manuales de lucha...- baje la mirada pero en realidad mi mente se había perdido en la nada -te mentiría si te dijera que hay una razón noble, o que lo hago por lealtad, pero en realidad no es así, la verdad es que mi padre me crió para ser un guerrero, es lo único que se hacer, y es lo único que hace que reciba la aprobación de mi familia- la mire con ese gesto de pesadumbre que ultimamente me acompañaba -no es algo de lo que me enorgullezca en lo mas minimo...soy un guerrero...no soy un espia, ni un interrogador, peleo de frente y solo si no queda mas remedio, no disfruto los conflictos politicos y odio la tortura, se me hace algo innecesario...pero no soy un hombre de negocios, ni un artista, no soy bueno hablando, cocinando o escribiendo...solo...ser pelear-

Suspire pesadamente mientras me acercaba de nuevo al pie y repasaba la partitura con los dedos -mi hermana mayor...ella fue educada para los negocios, no sabe de arte ni mucho menos es buena con las armas, mi hermano menor, el que me sigue, es teólogo y arqueólogo, no es capaz de levantar una espada y mucho menos de tocar una nota, pero sabe mas que nadie sobre religiones antigua y sabe leer varias lenguas muertas, pero solo eso, y mi hermano mas pequeño, es un historiador, sabe mas que nadie sobre la historia del mundo y es un increíble escritor, una enorme enciclopedia de conocimientos, la ultima vez que toco un arma fue hace trecientos años, solo para defenderse antes que los humanos lo secuestraran y usaran como sujeto de experimentos, la música o el arte no le interesan en lo mas mínimo, ni el hablar con la gente- la mire mientras reacomodaba la partitura -no enseñaron a ser algo especifico y no sabemos hacer otra cosa...y si intentáramos serlo...bueno...no seriamos dignos por no decir que mi padre nos desheredaría o mataría-

Sacudí la cabeza y la volvi a mirar -por favor...toca esta cancion, mi madre solia tocarla cuando era niño, me agradaba mucho...y estoy seguro que con alguien tan talentoso como tu...sonara mucho mejor-




Contrary to what you might think, I enjoy having enemies. it makes me... careful - keeps me creative. There's not much of a future for complacent rulers.
Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard UPzoRae
Secret Garden:

Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard KNFUY7KChapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard WEGFSd2Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard XsAkwu2

Old Life:

Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard 3jZW9B1
Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard Ara1
Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard A3kh2C1
Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard WhJDDt8
Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard FyENjnV
Ariakas Verminaard
Ariakas Verminaard
Dragon

Ocupación : General del Ejercito de los Dragones
Mensajes : 1409

Volver arriba Ir abajo

Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard Empty Re: Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard

Mensaje por Invitado el Mar Feb 02 2016, 01:17

Miró la partitura con cuidado. Amethyst tenía un gusto inculcado en la música y mientras las notas danzaban en su cabeza intentó entender que mensaje trasmitía la melodía para saber que debía poner en ella. Era lo importante de la música, dejar que un pedazo de ti se añadiera en los bajos y altos de las notas; dejar que fuera tu corazón el que tocara y no tus dedos. ¿Qué sentido tenía el arte si no transmitía algo? Tomó el violín dudosa mientras volvía a acomodarlo sobre el hueco de su cuello, donde tenía la marca de todas las veces que la madera del instrumento había tocado su cuello, al igual que las que se marcaban en su clavícula. Imperfecciones en su piel, tres de las muchas que la adornaban.

Escuchó, sintiéndose miserable por la sensación de alivio que la recorría. Peleaba porque era lo único que sabía hacer, no había razón noble en ello. Ella también era una guerrera; su padre le había enseñado los instrumentos de guerra antes que su madre le enseñara sobre música, ella sabía matar antes de que aprendiera a curar, sabía como empuñar un cuchillo antes de que supiera tomar un lápiz, ¿Cómo era posible que las cosas que eran tan opuestas pudieran convivir en ella sin que explotara? Tarde o temprano tendría que elegir un bando y ella temía que elegir matara una parte de ella. Pero ella podía elegir, guerrera o artista. Esclava o terrorista. Libertad o opresión. ¿Quién era ella para juzgar a alguien que no tenía esa opción? —Albert Camus decía que a única verdadera elección de un hombre es si suicidarse o no. Tal vez no es culpa nuestra si no podemos elegir que hacer con nuestra vida. Claro que cuando la planteó dudo que pensara que los dragones existían así que no sé si es una referencia fiable de información. — respondió ella con simpleza, como si quisiera sanjar el tema mientras analizaba la respuesta que Ariakas le había dado. Curioso como los suyos solían tener una respuesta para todo, novelistas, poetas... Años y años de conocimientos destruidos o escondidos y ella siempre había hecho de todo por rasgar cada pieza de información que pudiera. Pero incluso así lo que se había perdido superaba con creces lo obtenido.

Asintió. Sostuvo el violín con más seguridad, porque ahora sabía que tenía que impregnarle a la canción. Nostalgia, alegría, inocencia, respeto, todas las cosas en las que pudo pensar sobre la simple frase dicha por Ariakas se deslizaron sobre aquel violín. Era tan sencillo para ella... Después de todo su madre también solía tocarle una canción, una cuna. O por lo menos así la llamaba aún que a Amethyst se le hacía más una canción que definía lo que ella era. Mientras tocaba inclinó la cabeza, sus ademanes y movimientos empezaban a ser más fluidos conforme agarraba confianza en lo que estaba tocando. Por un segundo le preocupó que algún esclavo les interrumpiera pero aquello no pasó.

Y cuando terminó, dejó el violín de lado, más cansada de lo que esperaba. —¿Sabes? No entiendo porqué dicen que los dragones no pueden transmitir nada artísticamente. Siempre consideré las artes marciales como arte. ¿Qué diferencia habría entre mi forma de pelear y tu forma de pelear? El arte de la guerra. Vosotros sois mejores en él— musitó pensativa mientras pensaba. Ariakas a diferencia de ella tenía la fuerza y el cuerpo para combates cuerpo a cuerpo, donde ella sólo tendría oportunidad si era lo suficientemente rápida —¿Si te pidiera que me enseñaras a pelear mejor correría el riesgo de estar abusando?— preguntó con verdadera curiosidad. Es decir, sería interesante saber que podía intentar hacerle un daño real a un dragón y ver sus posibilidades reales contra uno entrenado ¿No? Aún que de igual forma no estaba segura que pudiera poner todo su empeño, teniendo en cuenta el repentino apego emocional que empezaba a sentir sobre el dragón.
Anonymous
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard Empty Re: Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard

Mensaje por Ariakas Verminaard el Miér Feb 03 2016, 01:00

Baje un poco la cabeza sonriendo, al parecer había estado hojeando mis libros, hacia años que no escuchaba una frase de un autor humano tan especifico de antes del despertar, era curioso como aquellos seres a los que debía odiar y maltratar podían llegar a tener las palabras exactas para describir las cosas que muchas veces pasaban por mi mente, y es que era cierto al final no era uno dueño de nada, algunas veces ni de su propia vida, los esclavos eran la prueba de ello, mis hermanos y yo eramos la prueba de ello, no eramos dueños de nada...todo era prestado.

La escuche interpretar esa canción que mi madre compuso, hacia años que no la escuchaba, y a pesar de las emociones tan tristes que desde siempre había cargado aquella composición para mi era como sentir su abrazo, su cobijo, solía tocarla cuando las cosas no iban bien, y la primera vez que la toco un humano...fue la única vez que vi a madre derramar lagrimas, como si esa canción y ese humano que la tocaba pudiesen expresar todo lo que sentía o había llegado a sentir...justo como me sentía en ese momento.

Canción, no es violín es piano, pero se harán a la idea.:

No pude evitar tararearla, y cerré los ojos echando la cabeza imitando por oído los movimientos que ella hacia en el piano, aunque la música ahora provenía de un violín, era la cosa mas hermosa que podría escuchar, y me aliviaba el dolor que sentía en el alma. Sonreí un poco mientras sentía que mis lagrimas volvían a escurrir por mis mejillas, no recordaba la ultima vez que había llorado desde los sentimientos, y esa noche lo había hecho ya dos veces. Me sentía agotado y extasiado, esa mujer que tocaba para mi, me había logrado sacar de ese encasillamiento.

La mire y me senté en el escritorio -la única emoción que se transmite durante una guerra es la violencia, y no es un arte, el arte transmite belleza...y no hay ninguna clase de belleza en algo que es destructivo y que provoca tanto dolor y sufrimiento...- suspire y mire la espada que reposaba en su vaina junto a la chimenea, esa espada cuya hoja era casi de mi estatura y que mi padre me había regalado después del despertar -A los guerreros se nos entrena para que no tengamos emociones en el campo...por que las emociones...te pueden costar la vida...ni felicidad, ni furia, ni odio...debes ser frió, como la nieve que cae allá afuera...debes ser...duro, metálico...por que...desde el primer momento que tomas una vida..y otra...y otra...y otra...es lo único que puedes hacer...ser frió...o la culpa te volverá loco, es por eso que la guerra no es un arte...por que no hay belleza...ni placer...en arrancar una vida...y quien disfruta arrancando vidas...es un verdadero monstruo- baje la cabeza, yo era un monstruo, por que, en algún momento había disfrutado arrancar vidas, había disfrutado sentir la sangre correr, no podía negar que cuando masacre a esos humanos mi sed de sangre se había visto saciada como no lo había sido desde el despertar, y de alguna manera eso me hacia sentir peor.

La mire y me levante -Puedo enseñarte, algunas cosas...no todo...pero si lo suficiente para que puedas protegerte y a los tuyos...ademas...tienes que aprender a usar tus ventajas...- me acerque a ella apoyando mis manos en su cintura -el estilo de pelea de cada quien es diferente...nunca sera el mismo...primero debes aprender a ver en que destacas...y en base a eso...puedes aprender un estilo- le sonreí un poco, no necesitaba pedirlo, a la larga siempre enseñaba a todos mis esclavos a defenderse, la atraje hacia mi mirándola amable, me sentía agotado y con sueño, pero mas tranquilo, mucho mas tranquilo y todo gracias a ella.

-El fin de semana comenzare a enseñarte...ahora estoy muy cansado...- suspire y me incline para besarla nuevamente acariciando su rostro, acaricie su lengua con la mia, disfrutando de su sabor solo un momento antes de alejarme con suavidad -gracias, Amethyst...por todo esto...-




Contrary to what you might think, I enjoy having enemies. it makes me... careful - keeps me creative. There's not much of a future for complacent rulers.
Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard UPzoRae
Secret Garden:

Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard KNFUY7KChapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard WEGFSd2Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard XsAkwu2

Old Life:

Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard 3jZW9B1
Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard Ara1
Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard A3kh2C1
Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard WhJDDt8
Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard FyENjnV
Ariakas Verminaard
Ariakas Verminaard
Dragon

Ocupación : General del Ejercito de los Dragones
Mensajes : 1409

Volver arriba Ir abajo

Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard Empty Re: Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard

Mensaje por Invitado el Miér Mar 02 2016, 01:08

"La violencia no es un arte..."

Ella sonrió suavemente, internamente; casi como el boceto a lápiz de un artista. No tangible, casi imperceptible pero estaba ahí, ella no compartía su punto de vista. Amethyst era una chica de mente brillante; siempre había visto todo como si fuera un juego. Una partida de ajedrez por así decirlo; donde perdías, ganabas o simplemente ambos reyes caían; y consideraba en su totalidad la guerra de humanos y dragones como eso, una partida de ajedrez. Y claro que el ajedrez era un arte; un arte de inteligencia, de intrigas, donde no ganaba aquel con el mayor número de torres o alfiles si no aquel con la mejor estrategia; después de todo incluso un peón podía volverse reina en el campo enemigo.

Sin embargo al oír sus palabras fue como si dejara de mirar el tablero desde arriba para mirarlo como si caminara entre los peones. Caídos, sucios, rotos... No eran sólo fichas, eran personas que habían perdido la vida ante el juego de dos razas; humanos como ella que habían perecido bajo un enemigo no contemplado, casi un robot en el arte de hacerlo todo pedazos a su paso. Se estremeció, sus pupilas se ampliaron mientras veía la escena, la guerra que ella no había contemplado. "¿Por qué? ¿Por qué tenían que matarnos?"

Venganza. El motor del mundo era la venganza. Ojo por ojo. Orgullo, personas que no podían voltear la mejilla al recibir un golpe, tenían que regresarlo. La teoría del caos, que decía que pequeños cambios ocasionaban grandes cosas a futuro; claro que era de esperar que como fueron cazados regresaran a cazar. ¿No? "No, nunca los humillamos, nunca."

"Pero..."

Quería arrancarse la cabeza. Literalmente. Darse de porrazos contra la puerta, salir corriendo, tirarse de un barranco. Cualquier cosa que detuviera, que lo detuviera. ¿Por qué? ¿Por qué tenía que sentir compasión por los dragones ahora? ¿Por qué cuando pensaba seriamente en agarrar sus cosas he irse a la resistencia de una vez por todas? De nuevo donde pertenecía. Haciendo un cambio. Casi se había olvidado de Ariakas hasta que este habló y ella parpadeó varias veces como si hubiera olvidado hasta su nombre. El contacto con el dragón envió chispas de electricidad por todo su cuerpo y se sintió abrumada por aquella sensación —Sé bastante, mi padre me enseñó muchas cosas. Soy más rápida que fuerte, pero supongo que eso te lo podré mostrar después. Siempre he amado aprender... Muchas gracias Ariakas— le dijo, sorprendiéndose con la facilidad que las palabras salieron de su boca. No arrancadas, no cortesía... Simplemente sinceras.

Y ese beso... Ese beso abrió un canal de emociones por sus venas, dolorosas y terribles. Una mezcla de culpa, placer, deseo y dolor mezcladas en un solo contacto, ansiaba más y al mismo tiempo deseaba que eso nunca fuera a pasar. Nunca más. Por un segundo que pareció durar una hora se aferró a él y casi al mismo tiempo lo dejó ir, como si su consciencia pesara demasiado en ella. —No me agradezcas a mi...— susurró mientras se daba la media vuelta y salía de la habitación con toda la dignidad que ponía, lejos, lejos. Deseando ir al bosque con toda su alma, pero en su lugar fue a su habitación y se quedó mirando la ventana.

Ojalá hubiera nacido con alas, para salir volando de ahí antes de que la situación se volviera incontrolable.
Anonymous
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard Empty Re: Chapter III: Wanted to fight this war without weapons Φ Ariakas Verminaard

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.