Novedades

- (18/02) Ya podéis pedir Los Dracs de Febrero

- (29/01) ¡Empezamos a publicitar por Tumblr!

- (18/01) Debéis hacer el nuevo Registro único

- (18/01) Aquí están las novedades de Enero

- (15/01) ¡La minitrama Ash Blessing ha empezado!

- (17/11) Revisad bien la normativa de las búsquedas, pues hemos añadido una nueva norma.

- (18/02) Nuevos cambios en la normativa obligatoria para reactivar cuentas inactivas.

- (22/11) Nuevos requisitos para comprar subforos en la tienda aquí.

- (18/07) Nuevas normas respecto a los posts +18 de índole sexual.

- (18/05) Nuevas normas de emisión de reportes aquí.

Últimos temas
Staff
Trystan
Admin
Selene
Admin
Faora
Admin
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos
Solo los débiles sucumben a la brutalidad (Tiamat) G2TiwGkZ_o

06/06

Directorios y Recursos

09/10

Afiliados Élite

Limpieza 21/02


Time Of Heroes  photo untitled45.png
Solo los débiles sucumben a la brutalidad (Tiamat) AO1UJIQ Expectro Patronum
Crear foro

32/40


Solo los débiles sucumben a la brutalidad (Tiamat)

Ir abajo

Solo los débiles sucumben a la brutalidad (Tiamat) Empty Solo los débiles sucumben a la brutalidad (Tiamat)

Mensaje por Zayah el Miér Feb 12 2020, 00:10

Llevaba demasiado tiempo trabajando para él, sirviendo en su maldito burdel. Pero al fin había sido reconocida como merecía. Tiamat era un dragón inteligente y por ese mismo motivo Zayah no pasaba de la línea, sabía que podía salirle caro. Es por eso que siempre intentaba engatusarle antes de preguntarle sobre algún tema delicado o que sabía de sobra que no querría hablar.

Caminó hasta su habitación con el pelo recogido y un vestido apretado que marcaba todas sus curvas. Zayah tenía su propia habitación en la Flor azul, pues llevaba bastante viviendo ahí. Por supuesto de su negocio de remedios caseros y hierbas medicinales, Tiamat se llevaba beneficio. Era su forma de pagar que viviera allí. Eso y tirársela cada vez que quisiera, ya que, también era su dueño.

- Estás aquí.... - Comenzó diciendo mientras se acercaba con ese movimiento suyo tan femenino al caminar. Mientras le tendía dos frascos con un líquido amarillento y unas plantas reposando al fondo. - Tu pedido... - Se acercó a él y pasó una mano por su hombro para después sentarse en su pierna.

- Las chicas se preguntan cuando vendrán los próximos clientes... - Empezó diciendo mientras acariciaba al dragón. Como "líder" de las demás chicas, de asegurarse que estuvieran perfectas, limpias, preciosas, dispuestas a servir con sus mejores sonrisas, también debía informar de todo a Tiamat. - Ayer hubo un pequeño altercado... Ya sabes, los piratas que vinieron se pasaron con Asha... - Le explicó, para que supiera que una de sus chicas estaba indispuesta por culpa de uno de esos desgraciados. - He hecho lo que he podido, pero le va a ser complicado con las costillas rotas... - Le soltó finalmente, sabiendo que podría enfadarse. - Yo me encargaré de sus clientes, hasta que mejore. - Aunque fuera fría y manipuladora, esas chicas eran lo más parecido a unas compañeras y por supuesto, la joven no cumpliría en ese estado.





Solo los débiles sucumben a la brutalidad (Tiamat) Zayahh10
Te puedes pasar toda la vida buscando la flor perfecta,
¿y sabes por qué? Por que todas las flores son perfectas.
Zayah
Zayah
Human

Mensajes : 10

Volver arriba Ir abajo

Solo los débiles sucumben a la brutalidad (Tiamat) Empty Re: Solo los débiles sucumben a la brutalidad (Tiamat)

Mensaje por Tiamat el Vie Feb 14 2020, 18:02

La Flor Azul, el negocio del cual era copropietario desde hacía ya un tiempo y el único que tenía realmente en Talos. Había visto la oportunidad hacía un tiempo y tras todos los años en los que había descubierto, más bien reafirmar, que humanos y dragones utilizaban aquel lugar para satisfacer sus necesidades y embriagar sus sentidos, algo que al parecer necesitaban más de lo que decían, no había dudado en ser socio y llevarme unos buenos beneficios por ello. No era el único negocio que tenía aunque sí el único en aquella ciudad, aunque fuera de la aristocracia y no necesitara de tales negocios había optado por ello tras la muerte de mi hermano pequeño. O más bien; tras su asesinato. Él había iniciado una serie de locales parecidos a la Flor Azul aunque algo más turbulentos, con mayor carta blanca y un abanico amplio de posibilidades, dando rienda suelta no solo al placer y a las drogas sino a otros temas más complicados y “oscuros” que lo había llevado a tener enemigos, y sabía que uno de ellos lo había asesinado. ¿Quién? Era demasiado pronto para descubrirlo pero había puesto un plan en marcha y pensaba encargarme de ellos. Tras su muerte decidí seguir con sus negocios y ser yo quien se encargara de ellos, aprendí mucho con las gestiones y dado que mi residencia se encontraba en Talos dejé a un encargado mientras yo estuviera fuera. En ese momento a mi vuelta vi la oportunidad de llevar aquel negocio e hice una oferta que no se pudo rechazar, ahora aunque no tuviera todo el poder en aquel lugar sí tenía una parte importante de implicación y hacíamos una gestión a medias. Aunque mi principal objetivo no residía en ser el dueño de dichos lugares, mis aspiraciones iban mucho más allá que eso aunque debía de ser cauto e ir de manera progresiva y paulatina, mi momento llegaría y sabría distinguir el momento oportuno. Sin embargo continuar con los negocios de mi hermano también tenía sus consecuencias, y ahora sus enemigos parecía que no les había gustado que yo continuara con lo que él había empezado... me tenían en el punto de mira, pero no sabían con quién se estaban metiendo. Uno de ellos había asesinado a mi hermano y debía de averiguar quién era antes de que el círculo se cerrara demasiado sobre mí.

Últimamente llevaba demasiadas cosas en la cabeza y necesitaba relajarme por un rato, no era de extrañar que fuera hacia la Flor Azul para tomar en el despacho que tenía un poco del opio que vendíamos en el lugar, eso me relajaría y despejaría. No solía abusar de ello pero a veces lo necesitaba. Fue por ese motivo que no me enteré hasta que escuché su voz de que alguien había entrado en mi despacho, mis ojos se alzaron para encontrarme con ella aunque por su voz supe de quién se trataba antes de verla; Zayah. La joven se acercó moviendo su curvilíneo cuerpo sabiendo qué hacer para llamar la atención de un hombre, aunque con solo mirarla ya podías quedar atrapado en ella. Era la “joya” más preciada del lugar aunque no por su belleza de fuego, sino por el don que poseía y que me sería muy útil de cara al futuro. Dejó los frascos que le había pedido que hiciera, pues además de su don de la visión era especialista en hacer remedios y hierbas medicinales, algo que contribuía en parte por quedarse en el lugar. Con ese descaro y la confianza que tenía acabó sentándose sobre mi pierna en lo que yo la observaba, con una ceja alzada, sin dejar expresión alguna que me delatara en mi rostro. El negocio iba demasiado bien y juntar esos dos placeres había sido un éxito garantizado, parecía que no obtenían demasiado ni se saciaban de lo que allí les brindábamos.



—No deben de preocuparse por los clientes, el negocio es uno de los más fructíferos y prósperos que hay en todo Talos... todos necesitan satisfacer sus necesidades, por muy oscuras que sean —y quizás era eso lo que mantenía el lugar con tanta visita, porque difería mucho de los demás burdeles que había en Talos. Sin embargo las nuevas noticias no llegaban solas y pronto Zayah me contó lo que había ocurrido, allí siempre se había llevado un riguroso y estricto control y protocolo, no por nada el lugar así lo requería por el servicio que dábamos, pero tampoco consentiríamos que se propasaran en nuestro propio local— habrá que enseñarles una lección a esos piratas... —y aunque mis palabras apenas fueron un murmullo, más de recordatorio para mí mismo, seguramente ella pudo apreciar el tono frío y tajante que destilaba al decirlo— dejé bastante claro que, si pasaba una próxima vez, se me avisara... y ese es tú trabajo Zayah, eres la responsable directa de ellas —por eso era la encargada de las chicas, aunque quizá debería de hablar con el dueño y quizás poner algo de protección en el lugar para aquellos que se sientan bravucones. Chasqueé la lengua al saber que la joven estaría indispuesta hasta que se recuperara, allí las chicas eran la base y el pilar de todo el negocio y sin ellas no funcionaría correctamente. Tener a una que no pudiera trabajar significaba pérdidas, y no queríamos eso— que atienda la zona del fumadero, que haga lo que pueda mientras se recupera —aunque sabía que había venido a darme el parte, como podría haberlo hecho con el jefe, sabía que había algo más para su visita— ¿sólo has venido para darme el parte y traerme los botes, Zayah? —Mi mano ascendió por la piel pálida de su brazo sintiendo su vello erizarse por mi tacto, no era la primera vez que nos habíamos acostado y tampoco sería la última. Mis labios marcaron un camino desde su cuello hasta el lóbulo de su oreja, de todas ella era la posesión más valiosa que tenía— ¿qué es lo que necesitas?




Solo los débiles sucumben a la brutalidad (Tiamat) YGpMKpQ
Tiamat
Tiamat
Dragon

Mensajes : 7

Volver arriba Ir abajo

Solo los débiles sucumben a la brutalidad (Tiamat) Empty Re: Solo los débiles sucumben a la brutalidad (Tiamat)

Mensaje por Zayah el Vie Feb 21 2020, 00:17

Solo una ilusa no le tendría miedo a Tiamat, ella se lo tenía, junto a un respeto y pequeña admiración. Sabía que no dejaba de ser contribuyente en La flor azul y que era poderoso, podría hacer con ella lo que quisiera y la pelirroja solo tendría que aceptarlo sin más. Tenerlo contento y satisfecho era lo mejor para todos, sobretodo para ella, y si con su cuerpo lo conseguía, no duraría en acceder y usarlo para saciar al dragón.

- Me pidió seguir trabajando pese a su estado, así que como bien dices, seguirá activa hasta que vuelva a la normalidad. - Le informó - Las chicas necesitan protección. Esos piratas no son los únicos que se sobrepasan Tiamat, acudo a ti porque sé que eres justo y te interesa mantenernos a salvo. - Pese a sus palabras le habló en un tono bajo y sobretodo con respeto. Pues era su jefe en parte y no quería que sintiera que ella le estaba dando una reprimenda, más bien quería que viera que algunas de las chicas estaban asustadas y acudía a él para que las ayudara. - Jamás nos negaremos a seguir haciendo nuestro trabajo y aquí tenemos donde dormir y comer, queremos sentirnos seguras. No obstante este burdel es todo lo que muchas tienen, aportarán lo que sea necesario. -Le aseguró para darle a entender que no tenía que preocuparse por el rendimiento de las chicas y de ella misma.

- Por supuesto Tiamat, sabes que siempre te informaré de todo. Y me encargaré de cuidar de las chicas. - Dijo en tono sincero mientras asentía con la cabeza.

Y es que estar cerca de ese hombre era como caminar por encima del fuego notando el calor sobre la piel, pero siendo incapaz de alejarse pese a saber el destino que le esperaba. Dándole igual quemarse... Capaz de asumir ese riesgo. Su piel la delató cuando éste le acarició el brazo, siempre se tensaba cuando le tenía cerca, pero no le tenía miedo, más bien, respeto. Sabía que era un dragón respetado y poderoso. Ella quería ser útil para él de las formas que le pidiera y ahora mismo sabía como quería que lo hiciera.

- Pareces preocupado... - Le dijo tras contener un gemido cuando Tiamat besó su cuello mientras la pelirroja mordía su labio inferior y tomaba aire al notar como recorría esa zona hasta llegar a su oreja. - Y ya sabes que me encanta ayudarte a relajarte... - Siguió diciéndole para sacar un botecito de opio de su escote. - Tan sólo tienes que pedirme lo que quieres... Y lo haré. - Acarició la nuca del dragón para después abrir el botecito y echarse un poco del contenido justo en la zona de donde lo había sacado, invitándole a acercarse ahí...

Sabía que de vez en cuando el opio junto al sexo eran los inhibidores favoritos de Tiamat y ella sabía cuando él necesitaba desconectar de sus quebraderos de cabeza y dejarse llevar. Aunque tras esperar a que tomara el opio decidió pedirle un pequeño favor, algo que casi nunca le negaba, pero de lo que siempre le informaba. - Necesito ausentarme un par de días... He de entregar un par de mis remedios caseros contra la gripe... Pero estaré de vuelta enseguida... Lo prometo. - Su voz sonó suave y lo último lo dijo en un susurro para después acercar su cuerpo un poco más al del dragón.





Solo los débiles sucumben a la brutalidad (Tiamat) Zayahh10
Te puedes pasar toda la vida buscando la flor perfecta,
¿y sabes por qué? Por que todas las flores son perfectas.
Zayah
Zayah
Human

Mensajes : 10

Volver arriba Ir abajo

Solo los débiles sucumben a la brutalidad (Tiamat) Empty Re: Solo los débiles sucumben a la brutalidad (Tiamat)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.