Novedades

- (29/01) ¡Empezamos a publicitar por Tumblr!

- (18/01) Ya podéis pedir Los Dracs de Enero

- (18/01) Debéis hacer el nuevo Registro único

- (18/01) Aquí están las novedades de Enero

- (15/01) ¡La minitrama Ash Blessing ha empezado!

- (17/11) Revisad bien la normativa de las búsquedas, pues hemos añadido una nueva norma.

- (18/02) Nuevos cambios en la normativa obligatoria para reactivar cuentas inactivas.

- (22/11) Nuevos requisitos para comprar subforos en la tienda aquí.

- (18/07) Nuevas normas respecto a los posts +18 de índole sexual.

- (18/05) Nuevas normas de emisión de reportes aquí.

Últimos temas
Staff
Trystan
Admin
Selene
Admin
Faora
Admin
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos
Cuando el hambre aprieta... [Inaya] G2TiwGkZ_o

06/06

Directorios y Recursos

09/10

Afiliados Élite

Limpieza 20/01


Time Of Heroes  photo untitled45.png
Cuando el hambre aprieta... [Inaya] AO1UJIQ Expectro Patronum


32/40


Cuando el hambre aprieta... [Inaya]

Ir abajo

Cuando el hambre aprieta... [Inaya] Empty Cuando el hambre aprieta... [Inaya]

Mensaje por Kyle Kearney el Jue Ene 30 2020, 21:12

La plaza de la fuente le gustaba. Y no precisamente por las espantosas esculturas que había ahí, no tenía ni idea de quién las había mandado hacer pero le parecían de muy mal gusto y realmente feas. Por supuesto, jamás se había atrevido a compartir su opinión con alguien, apenas se lo decía a sí mismo o ponía caras raras cada vez que las veía, no quería que alguien con el oído demasiado fino le oyera hablar mal de esas esculturas y le cayera su opinión encima de mala forma.

No, pero a parte de eso, la plaza en sí le gustaba, era un lugar céntrico desde el que podía evacuar bastante rápidamente cuando cometía alguno de sus robos. Aunque también era cierto que no solía arriesgarse demasiado a menos que fuera realmente necesario.

Y ese día lo era. Los últimos días apenas había conseguido algo de comer y sentía que su estómago estaba a poco de empezar a devorarse a sí mismo. Incluso había soñado con que se arrancaba un dedo a bocados del hambre. Había sido una pesadilla de lo más horrible, había despertado entre sudores y con los ojos abiertos como platos, en seguida había revisado sus manos, intactas, por supuesto.

Sentado en el suelo se dedicó a observar a la gente pasar, sus ojos fijos en lo que llevaban, más que dinero ese día buscaba algo de comer, no quería tener que ir hasta algún lugar para intercambiar el dinero conseguido por algo de comida. Era más rápido si le quitaba sus compras a alguna ancianita que no pudiera correr tras él.

Sí, no suena muy bien ¿verdad? robar a ancianitas no es que le hiciera especial gracia, pero cuando la necesidad acecha... De todas maneras, parecía que aquel día no había ninguna anciana por ahí a la que poder robar. Por eso, cuando vio a una joven que llevaba un buen bulto en los brazos (¡Comida!) no se lo pensó dos veces.

Se puso en pie, suspiró y se puso manos a la obra. Tendría que sacar fuerzas de donde fuera. Siguió a la joven cuando salió de la plaza por una calle y se acercó a ella, suerte tenía de que no hubiera nadie más por ahí, porque lo hizo fue algo totalmente desesperado: echó a correr, le pegó un empujón a la chica y le arrebató lo que llevaba para seguir su camino como alma que lleva el diablo.

Aferró el paquete en sus brazos mientras giraba una calle y seguía corriendo, buscando un escondite para poder degustar su recién adquirida comida. Tras un rato, pensó que la había perdido de vista y paró, apoyándose contra la pared se afanó en abrir el paquete solo para descubrir que aquello que había robado no era lo que esperaba.
Kyle Kearney
Kyle Kearney
Hybrid

Mensajes : 12

Volver arriba Ir abajo

Cuando el hambre aprieta... [Inaya] Empty Re: Cuando el hambre aprieta... [Inaya]

Mensaje por Inaya el Mar Feb 04 2020, 15:56

Después de una mañana de estudios, la morena había tenido que salir a recoger el pedido de tintas para su ama, puesto que, aunque aún le quedaban un par de ellas en su reserva, le gustaba mantener una cantidad mínima en la mansión, por precaución.  

Antes de salir fue a jugar con Ik al bosque, aprovechando el momento de perderle la vista para ir por las compras, pues si iba a estar cargada no iba tener tiempo de juguetear con el zorro, ni para buscarlo, así que le era más cómodo de ese modo, más aún si pretendía volver lo antes posible a seguir con sus estudios. Caminó atravesando los campos y pasando el gran muro que rodeaba a Talos se dirigió a una pequeña tienda en el centro de la ciudad. Una vez dentro pidió el encargo, incluyendo en este rollos de pergamino y plumas, lo cual fue muy bien envuelto todo junto en una bolsa, por comodidad.

Tras pagar la compra se movió para regresar a la mansión, y atravesó la plaza sabiendo que esta era el camino más rápido y directo. EN el camino logró percibir a alguien que se le acercaba peligrosamente, pero no le dio mucha importancia, pues dudaba que una embestida le pudiera afectar. El problema fue que, contrario a su suposición, el empujón si la había logrado desestabilizar, pues iba con más fuerza de la que hubiera esperado. Así, de pronto, se vio intentando no caer y sin el paquete en su mano.

Tras lograr recuperar su equilibrio  miró el alrededor identificando con velocidad al ladrón para salir corriendo tras él, decidida a recuperar lo que era "suyo". Corrió hasta que le vio doblando por una esquina, entonces reconociendo el lugar decidió tomar otro camino para llegar al mismo punto, pero desde otra dirección. Pues se le estaba haciendo algo difícil alcanzarle.

Corrió hasta dar la vuelta y se acercó al callejón donde creyó podía encontrarlo. Para su desgracia ahí no estaba, no obstante volvió a moverse hacia otro más, segura de que no podría estar demasiado lejos. Y así fue. Una cuadra más allá pudo asomarse por un pasillo, donde estaba el joven con su paquete, mirando en su interior sin parecer encontrar lo que quería dentro. Aprovechando que no le veía se le acercó sigilosa para hacerle una zancadilla con algo más de fuerza de lo que solía usar, consecuencias de estar molesta, aún así habría apostado que había sido la fuerza justa para él - corres rápido eh - dijo en un extraño tono para reconocer su habilidad mezclado con su enojo - esto es mío - exhaló mientras recogía su paquete - ¿no es más fácil encontrar comida por el mercado? - cuestionó mientras lo observaba.




Cuando el hambre aprieta... [Inaya] K1YjxBP
La Emisaria del Caos:

Cuando el hambre aprieta... [Inaya] Jf0dtvK
Inaya
Inaya
Hybrid

Ocupación : Esclava
Mensajes : 366

Volver arriba Ir abajo

Cuando el hambre aprieta... [Inaya] Empty Re: Cuando el hambre aprieta... [Inaya]

Mensaje por Kyle Kearney el Miér Feb 12 2020, 16:03

Mierda, mierda y más mierda. Resopló, cansado y enfadado con el mundo, con esa chica y consigo mismo. En ese momento solo existía una única cosa importante y es que no había conseguido nada de comida. Bueno, eso y que había gastado energía corriendo inútilmente. —Joder...—Se quejó, ¿Cómo había podido ser tan tonto? ¡Maldita la hora en la que decidió que aquello era comida! Bufó, pensando en qué hacer con aquello. Era obvio que no le servía para nada, ni siquiera tenía claro para qué se utilizaba.

Mientras él le daba vueltas a la cabeza sobre qué hacer con el contenido del paquete, una figura hizo su aparición en el callejón. No se dio cuenta, tan absorto como estaba pensando en formas de deshacerse de eso, la más fácil habría sido, seguramente, dejarlo ahí y huir.  —¡Ah!—exclamó, cuando se dio cuenta de que no estaba solo y, encima, había caído de lleno en la zancadilla. ¡Qué desastre de día!

—Ah... yo...—la miró ¿le iba a delatar? Sí, seguramente. No tenía pinta de estar muy contenta, aunque, claro, ¿quién lo estaría si tuviera que perseguir a un ladrón? Por supuesto, no puso resistencia cuando le arrebató el paquete, simplemente se la quedó mirando sin saber qué hacer. En todos sus años en las calles, ésta era la primera vez que alguien le atrapaba. —¿Cómo lo has hecho? —preguntó, curioso por aquello.

—hum... a veces no...—desvió la mirada al darse cuenta de que ella había adivinado sus intenciones, aunque no era algo muy difícil teniendo en cuenta las pintas que tenía. Se mordió el labio y volvió a mirarla. —Por favor, déjame ir... No se lo digas a nadie ¿vale?—pidió, entendía que si contaba lo ocurrido no le iría nada bien y eso era lo que menos quería.
Kyle Kearney
Kyle Kearney
Hybrid

Mensajes : 12

Volver arriba Ir abajo

Cuando el hambre aprieta... [Inaya] Empty Re: Cuando el hambre aprieta... [Inaya]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.