Novedades

- (18/02) Ya podéis pedir Los Dracs de Febrero

- (29/01) ¡Empezamos a publicitar por Tumblr!

- (18/01) Debéis hacer el nuevo Registro único

- (18/01) Aquí están las novedades de Enero

- (15/01) ¡La minitrama Ash Blessing ha empezado!

- (17/11) Revisad bien la normativa de las búsquedas, pues hemos añadido una nueva norma.

- (18/02) Nuevos cambios en la normativa obligatoria para reactivar cuentas inactivas.

- (22/11) Nuevos requisitos para comprar subforos en la tienda aquí.

- (18/07) Nuevas normas respecto a los posts +18 de índole sexual.

- (18/05) Nuevas normas de emisión de reportes aquí.

Últimos temas
Staff
Trystan
Admin
Selene
Admin
Faora
Admin
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos
Perro malo (Rhynn) +18 G2TiwGkZ_o

06/06

Directorios y Recursos

09/10

Afiliados Élite

Limpieza 20/01


Time Of Heroes  photo untitled45.png
Perro malo (Rhynn) +18 AO1UJIQ Expectro Patronum


34/40


Perro malo (Rhynn) +18

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ir abajo

Perro malo (Rhynn) +18 Empty Perro malo (Rhynn) +18

Mensaje por Lyanna el Dom 1 Dic - 23:09

Perro malo (Rhynn) +18 Tumblr_n77yy6rZXD1trr9hho2_500

Tras destruir el nido de arañas...

La ausencia de su hermano junto a las responsabilidades que había tenido que asumir en su lugar estaban ocupando parte de su tiempo, más de lo que le gustaría. Aquella salida iba a ser tranquila y breve, comprarían lo necesario y volverían. Pero entonces encontraron la escena de aquella mujer hablando de un huevo y vieron como algo dentro de la casa arrastraba al hombre hacia dentro.

Luego descubrieron que se trataba de un nido de arañas, las cuales, se mostraban ariscas y agresivas. Lyanna no les tenía especial odio, pero sabía que había que destruir el nido y así acabar con todas.

Un grupito muy peculiar el que se había formado. Habían dos chicas por un lado, otro dragón y la dragona junto a Rhynn. A quién ya consideraba su esclavo también, al no estar Aiden, se estaba aprovechando para tratarlo como suyo y en el fondo, tenía hasta permiso.

No le pasó desapercibido como el joven tomaba decisiones por su cuenta, pero supo en ese exacto momento que todo era culpa de su hermano. El muy imbécil siempre les dejaba libre albedrío y se acababan volviendo rebeldes, mordiendo la mano que les da de comer!!! Sin duda, de haberlo tenido ella desde un primer momento, la cosa sería muy distinta.

En el fondo muy a lo hondo, le encantaba que tomara decisiones por su cuenta y se mostrara tan valiente. Pero ella era una dragona y tenía una reputación, no podía permitir esa clase de actitudes y sobretodo, que no la obedeciera. Ella si trataba  todos sus esclavos con dureza, incluso a Iraida, solo que la joven llevaba tanto tiempo junto a la dragona que sabía como contentarla y cubrirse las espaldas.

Una vez el nido fue destruido y antes de que pudiera volver a juntarse con esas chicas, desobedeciendo e ignorando su presencia, Lyanna volvió a agarrarlo como si fuera un paquete, mientras sobrevolaba los cielos, dirección a casa. Le dieron ganas de soltarlo en el mar, ¿no le gustaba tanto? Si... Había oído como cantaba esas canciones de piratas en su fragua. Y como a Aiden le encantaba oírlas por mucho que ella le decía que no debía permitir ese comportamiento.

En una de las explanadas soltó al joven asegurándose de que la caída no lo matara, pero también intentando darle un pequeño susto y así observar su capacidad de reacción ante el peligro.

Volvió a su forma humana, quedando desnuda, tal y como la trajeron al mundo. Aún tenían que caminar un poco hasta llegar a su hogar. Pero su desnudez era algo que tenía muy aceptado y de lo que a veces se olvidaba. Si Aiden estuviera ya habría ido a taparla o habría salido en su encuentro para que no disfrutaran de su cuerpo desnudo los ojos curiosos.

Se acercó a Rhynn y clavó un dedo acusador en su pecho. - ... ¡Tú...! - Le alzó la voz enfadada. - Yo no soy mi hermano, pero te lo voy a demostrar. - Siseó mirándole fijamente.


Última edición por Lyanna el Sáb 8 Feb - 1:29, editado 1 vez




Perro malo (Rhynn) +18 0RYSYsP
Perro malo (Rhynn) +18 1eV5JOf

Tell me how bad I am, that makes me feel good:


Perro malo (Rhynn) +18 WrOE7hH
Perro malo (Rhynn) +18 WJwlCjp6BFRGgMo2zscHQBrNxZ4KXMinzwr1iLYcirFfLGaHHQVy3ivhgcXGBsbER7xXc2v3kPjGg5wZ_wpmwAQ3kpME134YvvtNdv-zrKUQuuILI1qyQUaFAkcj_Hw5dOAzLzl38QbLl8I9AwTEWceSOqNoFD987LSymg
Perro malo (Rhynn) +18 Tumblr_p1jnwpsDHC1w3028qo1_r2_540
Perro malo (Rhynn) +18 Giphy Perro malo (Rhynn) +18 Giphy
Lyanna
Lyanna
Dragon

Ocupación : Inquisidora
Mensajes : 122

Volver arriba Ir abajo

Perro malo (Rhynn) +18 Empty Re: Perro malo (Rhynn) +18

Mensaje por Rhynn el Miér 4 Dic - 17:38

Oír la voz de Joe susurrarme que me debe una me deja bastante perplejo, sobretodo al escuchar luego ese comentario tan poco femenino sobre unos pantalones, lo cual no hace sino sembrar más la duda sobre su auténtico género pues no puedo asegurar con certeza si de hombre o mujer se trata.

Haciéndole caso, apartándome ligeramente de los que van llegando, permito que la lluvia torrencial termine de empapar mis ropas y mis cuerpos mientras no dejo de mirar los restos destruidos del edificio preguntándome en el destino terrible que ha aguardado a sus propietarios.

Tan absorto estoy contemplando los restos derruidos que no soy consciente de la presencia de la dragona hasta que no siento cómo mi cuerpo es apresado por una garra. En cuanto lo noto dejo exhalar un grito ahogado de sorpresa mientras siento como su garra se cierra con fuerza alrededor de mi cuerpo, llegando a dificultarme ligeramente incluso el poder respirar, al tiempo que soy alzado del suelo nuevamente por ella.

- ”Y ahora es cuando el pobre esclavo se arrepiente de haber sido tan audaz durante un rato…” – pienso con amargura viendo la ciudad pasar con velocidad bajo de mis pies sabiendo que la esperada ira de la dragona pronto iba a caer sobre mi. - ”Y esta vez tu legítimo dueño no está aquí para frenarla…” – el pavoroso pensamiento se apodera de mi consiguiendo que mi rostro se torne tan lívido como la espuma que se forma en las olas que sobrevolamos en estos momentos.

Finalmente el trayecto llega a su destino final, pues no tardamos en llegar a los jardines de su palacio. Un final que no es más que el inicio de lo que supongo será mi castigo por desobedecerla, pues cuando aún estamos a unos cuantos metros del suelo siento la presión de sus garras desaparecer por completo, notando como mi cuerpo cae al vacío en cuestión de un abrir y cerrar de ojos, reprimiendo mi impulso de transformarme ahí mismo para evitar la caída, cosa que me delataría como lo que realmente soy y significaría algo peor que el castigo que pueda recibir por parte de Lyanna.

Así, sabiendo que tengo que seguir pareciendo un simple humano, me preparo como puedo para el impacto, el cual no tarda en llegar, duro, sordo, sacándome todo el aire de los pulmones en forma de un sonoro quejido mientras un fuerte dolor recorre mi brazo izquierdo, el que ha recibido la primera parte del impacto. Un impacto que he intentado aliviar rodando ligeramente por el suelo, aunque sin gran eficacia pues por el crujido que he sentido dudo de la integridad de los huesos de dicho brazo.

Sujetándome con la diestra el hombro dolorido me levanto como meramente puedo, recobrando la verticalidad momentos antes de que la silueta de la dragona aparezca totalmente desnuda bajo la lluvia. En cuanto la veo, bajo mi mirada de golpe al suelo, dejando caer también mis brazos sin dejar de notar el fuerte latido que noto en el izquierdo, entrelazando mis manos delante de mis piernas, adoptando la pose sumisa que debo tener, esperando bajo la lluvia que continúa cayendo, la reacción de la dragona.

De haber estado en otras circunstancias, estoy seguro de que habría disfrutado de la visión del cuerpo desnudo de la dragona cubierto por el agua, por desgracia, ahora mismo preferiría no tener que verla.

La fuerza con la que clava su dedo en mi pecho me indica que está furiosa, por lo que, a pesar de sentir unas tremendas ganas de enfrentarme a ella, hago lo que se espera de mi, por lo que retrocedo un paso ante su impacto. Y por el mismo motivo, agacho aun más la cabeza, encogiéndome ligeramente cuando su estallido verbal llega a mis oídos, seguido de aquellas palabras soltadas entre dientes que nada bueno me auguran, pues creo que lo que quiere demostrarme es algo que de sobras sé, que ella no es como su hermano, que ella es como el resto de los dragones con respecto a sus esclavos, una déspota desalmada.

Sabiendo que no debo hacer nada, ni mucho menos decir nada que pueda empeorar más la situación, permanezco callado, con la mirada clavada en el húmedo suelo y mi espalda encorvada, a la espera del que será, seguramente, el primer golpe de un largo castigo. Un castigo que ella no debería darme, puesto que ella no es mi dueña y no puede evitar que siga las órdenes de su hermano, mi auténtico dueño actual, pero que ya tengo bien claro que voy a recibir me guste o no.




Perro malo (Rhynn) +18 NRP6sHA
Rhynn
Rhynn
Hybrid

Ocupación : Esclavo
Mensajes : 100

Volver arriba Ir abajo

Perro malo (Rhynn) +18 Empty Re: Perro malo (Rhynn) +18

Mensaje por Lyanna el Miér 4 Dic - 23:09

Lyanna era un libro abierto y cuando estaba enfadada aunque intentara disimularlo, su mirada de cabreo siempre la delataba y esa expresión seria con el ceño ligeramente arrugado. Sus ojos entrecerrados no perdían de vista al esclavo.

Dejarlo caer a cierta altura con la posibilidad de que muriera en el impacto había sido el primer paso. Aunque se había asegurado de que la altura no acabara con su vida. Si le sorprendió la agilidad que tenía. Maldita sea, esa manía de Aiden de alimentarlos bien. Sin duda Rhynn estaba en condiciones, pero la privacidad de comida y descanso acabando pasando factura hasta a su propio hermano, quién por sus salidas había tenido que pasar por ello.

- ¡¡¡Como te atreves a actuar así en público pedazo de idiota!!! ¡¡¡Tengo una reputación, todo dragón lo tiene!!! Me dan ganas de despedazarte aquí mismo. - Le dijo con toda sinceridad.

- Él es el primer idiota, por no tratarte como te mereces. Por darte todos los privilegios cuando solo eres un maldito esclavo. - Volvió a gritarle enfadada.

A decir verdad, solo le gritaba, el enfado siempre le hacía perder las formas. Y que la lluvia la estuviera empapando le importaba más bien poco. Sabía que nadie del castillo iría a decirle que se callara ni nada por el estilo. Tenía total libertad y su ira iba a salir en forma de tortura. Al contrario que Lyanna ella no entendía porque un esclavo gozaba de todos los caprichos, podía entender el descanso y la comida. Pero los había observado, le molestaba que esos dos se llevaran tan bien. Y le molestaba que Aiden cada vez fuera más blando con sus esclavos, en especial con este. Pero ella lo metería en vereda, vaya que si lo haría.

- Se va y me deja teniendo que ocuparme de ti. Eres un imprudente, ignorante y estúpido esclavo. Y esto no lo voy a tolerar. Te lo aseguro. - Apretó sus labios en una fina línea y llevó la diestra al hombro de Rhynn para hacerle daño ahí donde veía que antes se había echado mano, seguramente por el dolor de la caída.

Apretó tan fuerte que lo obligó a quedar de rodillas ante ella. Esta vez su mano izquierda le sujetó de la barbilla para que la mirara a los ojos, dedicándole una mirada furiosa, mostrando un azul frío e impasible. - Solo eres un sucio esclavo y te comportarás como tal. -Esta vez bajó su tono de voz, creando más tensión que si estuviera gritando.

Ignorando su desnudez, se agachó un poco para quedar cara a cara. Y cerró su puño para propinarle un fuerte puñetazo. Se irguió y lo miró desde arriba, seria, impasible. - Levanta. -Le ordenó.

A diferencia de su hermano, a ella le encantaba dar órdenes y por supuesto que las cumplieran.

A lo lejos empezó a escuchar unas pisadas y apretó su mandíbula al girarse y ver a su esclava con un albornoz blanco, como siempre solía recibirla para taparla. La cual a pocos pasos se paró en seco y llevó una mano a su boca al ver a Rhynn de rodillas y seguramente tras haber visto el puñetazo. - Vete Iraida, ni se te ocurra interponerte o sufrirás el mismo destino. - Le amenazó seria.

La esclava era sensible y buena, enseguida su cara de disgusto salió y estaría suplicando por Rhynn si pudiera hablar. Aunque lo hizo con gestos, negando con la cabeza y juntando sus manos en una súplica.




Perro malo (Rhynn) +18 0RYSYsP
Perro malo (Rhynn) +18 1eV5JOf

Tell me how bad I am, that makes me feel good:


Perro malo (Rhynn) +18 WrOE7hH
Perro malo (Rhynn) +18 WJwlCjp6BFRGgMo2zscHQBrNxZ4KXMinzwr1iLYcirFfLGaHHQVy3ivhgcXGBsbER7xXc2v3kPjGg5wZ_wpmwAQ3kpME134YvvtNdv-zrKUQuuILI1qyQUaFAkcj_Hw5dOAzLzl38QbLl8I9AwTEWceSOqNoFD987LSymg
Perro malo (Rhynn) +18 Tumblr_p1jnwpsDHC1w3028qo1_r2_540
Perro malo (Rhynn) +18 Giphy Perro malo (Rhynn) +18 Giphy
Lyanna
Lyanna
Dragon

Ocupación : Inquisidora
Mensajes : 122

Volver arriba Ir abajo

Perro malo (Rhynn) +18 Empty Re: Perro malo (Rhynn) +18

Mensaje por Rhynn el Dom 8 Dic - 16:30

Aguantando sus gritos tan estoicamente como aguanto el agua que cae del encapotado cielo, notando cómo chorrea por todo mi cuerpo el cual está totalmente empapado a estas alturas, espero pacientemente a que termine de desahogarse, que termine de despotricar, de gritar e incluso que inicie la inevitable segunda parte, aquella que tan bien conozco por desgracia, la parte de los golpes, del castigo físico que tanto les gusta dar a los escamosos.

Pero lo más curioso del caso, lo que realmente consigue cabrearme, no es sus gritos, no es sentirme humillado nuevamente por otro dragón débil y decrépito. No, lo que más me cabrea es que critique a mi dueño, a su hermano tachándolo de idiota, porque puedo aguantar perfectamente sus humillaciones, sus castigos, pero no me siento capaz de permitir que insulten a quien se ha convertido en un auténtico amigo para mi. Seguramente, debido a sus críticas a su hermano, pero sobretodo a todas las enseñanzas recibidas por Payge, que me doy cuenta de que tiene razón, de que los dragones no dejan de ser meros seres arcaicos afanándose por mantener el control de un mundo que ya no les pertenece, de un mundo cuyo futuro somos nosotros los híbridos.

Sintiendo las ganas de estallar de gritarle que su hermano es más noble y valiente que ella tengo que hacer acopio de fuerza de voluntad para no decirle todo lo que pienso, puesto que sería realmente peligroso para él, aunque de sobras sé que su hermana está al tanto de todas las licencias que mi dueño ha tenido a bien conmigo. Algo que, si llegara a oídos de las altas esferas militares, incluso a la propia Reina Madre, sería como una sentencia de muerte o de destierro que no deseo para él. Por eso me obligo a mantener esa postura sumisa aunque negándome a pedirle disculpas por mi comportamiento, algo que debería haber hecho, que siento que debo hacer, pero que sus comentarios hacia su propio hermano me empujan a apretar los labios firmemente para evitar que broten de ellos cualquier excusa.

Por desgracia sí que los abro para dejar escapar un gruñido de dolor al notar como cierra su mano sobre mi hombro dolorido, notando como va ejerciendo cada vez más y más presión sobre él, obligándome a arrodillarme ante ella, mientras mantengo mi mirada completamente fija en el suelo, soportando entre quejidos la intensa presa sobre mi hombro hasta que, con su mano libre, me obliga a elevar mi rostro, el cual presenta un claro rictus de dolor, y sentir su mirada furiosa clavada en mi antes de que su amenaza me llegara tan clara como la luz del sol veraniego.

Apretando los dientes con fuerza, intentando no proferir ningún otro sonido de dolor, la veo agacharse, sin apartar esa mirada cargada de rabia de mi, a pesar de mis fútiles intentos por apartar mi mirada de la suya, por huir de ese azul gélido que pretende penetrar en mi mente y golpearla con violencia. Con tanta violencia como el puñetazo que no tarda en descargar en mi mejilla, dando inicio así a la segunda parte.

En cuanto noto el impacto de su puño siento como la vibración se extiende por todo mi cráneo, obligándome a girar la cara en la dirección que indica su puño al tiempo que empiezo a notar el sabor metálico de mi propia sangre en la boca, haciendo que el dolor sordo se extienda por ese lado de mi rostro mientras escupo la sangre acumulada en mi boca, tiñendo ligeramente el suelo de un color rosado al disolverse rápidamente la sangre en el agua acumulada por la incesante lluvia.

Sin tan siquiera llevar una mano a la dolorida mandíbula, guiado por la costumbre, me vuelvo a levantar siguiendo sus órdenes, sin perder en ningún momento ese interesante punto del suelo que me emperro en mirar para no tener que enfrentarme a su gélida mirada, escupiendo nuevamente una mezcla sanguinolenta en el mismo momento en el que llegan el claro chapoteo producido por unos pies al acercarse. Reprimiendo mi curiosidad por saber quién está presenciando el nada agradable espectáculo mantengo mi cuerpo en posición sumisa, sin elevar la vista en ningún momento.

Y es la propia dragona quien desvela el nombre de la persona que se ha acercado, un nombre que genera gran simpatía y cariño por mi parte, pues es la otra persona del palacio con la que tengo una relación estrecha, su esclava personal. Por eso espío lo que puedo sin levantar mi rostro del suelo, contemplando el rostro y los gestos suplicantes de la esclava muda. Sabiendo que no quiero causarle daño, que no se convierta en el nuevo objeto de iras de la dragona, aprovechando que no está mirándome, niego enérgicamente con la cabeza antes de realizar torpemente con mis manos el símbolo de no con mis manos, dando gracias a las veces que hemos estado juntos y que ella ha aceptado enseñarme el lenguaje de los gestos, aquel que ella utiliza para comunicarse no verbalmente y con el que ahora intento hacerle entender que no quiero que se meta, que se marche. Así vuelvo a intentar decirle con su propio lenguaje por favor, no, vete.

Seguramente debería interceder por ella, pero si lo hago, si ve cualquier tipo de preocupación hacia su esclava sé que la castigará para hacerme más daño, porque puedo resistir el dolor que me cause pero me dolería más el ver cómo castiga a aquellos que me importan que no a mi mismo. Así que permanezco nuevamente a la espera de lo que quiera hacer Lyanna con la cabeza gacha y las manos nuevamente cruzadas sobre mis piernas notando el incesante martilleo de la lluvia sobre mi cuerpo y el palpitante dolor de la mejilla.




Perro malo (Rhynn) +18 NRP6sHA
Rhynn
Rhynn
Hybrid

Ocupación : Esclavo
Mensajes : 100

Volver arriba Ir abajo

Perro malo (Rhynn) +18 Empty Re: Perro malo (Rhynn) +18

Mensaje por Lyanna el Lun 9 Dic - 2:51

Habían muchas cosas que no le habían pasado desapercibidas y por supuesto una de ellas era la relación que había entre amo y esclavo. Los había observado cuchicheando casi todo el tiempo, compartiendo secretos y reuniéndose en la fragua. De no ser porque sabía la orientación sexual de Aiden, algunos días parecían amantes. Pero no, Lyanna sabía que solo era una amistad. Pues su hermano tenía métodos muy diferentes a los de ella, totalmente opuestos para ser sinceros.

Se aseguró de golpear al esclavo con todas tus fuerzas, dejándole claro con ese primer golpe que iba en serio, aunque los gritos del principio seguramente ya le habrían dado una vaga idea. Por unos instantes miró fijamente a Rhynn, quién apretaba sus puños y aguantaba estoicamente el golpe, mostrando dolor en su rostro, pero también muchas agallas y coraje.

Lyanna entrecerró los ojos, admirando la expresión de dolor de Rhynn, alargando ese momento. Intentando meterle miedo y dejarle claro lo que le esperaría aquella noche. Aiden estaba orgulloso de su nuevo esclavo y quizá a ella lo que más le enfurecía era que, pese a su insistencia, su hermano le había negado en rotundo el dárselo. ¿Porque tanto interés por él? ¿Desde cuando Aiden le negaba algo? ¿Acaso prefería negarle a ella ese placer de dárselo porque prefería mantenerlo a su lado?

La dragona estaba acostumbrada a salirse con la suya y cuando no lo conseguía... Pasaba esto. Y de ese hecho si tenía culpa su hermano, quién aunque ella no lo valorara, se desvivía por complacerla, aunque últimamente parecía que había un muro entre ambos, pues hasta el día de su marcha no habían podido hablar mucho. El trabajo y sus responsabilidades por la pronta salida del dragón los había tenido la mayor parte del día ocupados.

- Mírame maldita sea. - Volvió a gritarle, molesta por esa pose pasiva que ahora notaba que fingía para no mirarla. Ahora precisamente quería sacar de quicio al joven, sabiendo que hasta él tenía un límite.

Y como no, ella estaba encantada de ser quién lo viera salir a la superficie y.... de provocarlo. - Es cuestión de tiempo que acabes en mis manos Rhynn. Sé que lo sabes... - Se burló soltando una risa cruel. - Me pregunto que pensarían de esa relación vuestra... Sin duda, mi hermano también merece una lección para aprender a tratar a sus esclavos. Apuesto a que no lo aprobarían...  - Le dijo sin dejar de mirarle mientras este escupía al suelo, dejándole ver que el golpe había sido certero.

Pero mentía, ella no delataría a su hermano, nunca.

Lyanna usaba métodos crueles y rastreros a veces solo para hacer daño, disfrutando de cada ápice de dolor provocado. - Me he asegurado de que su salida sea la última. - Le dijo muy seria. - No volverás a verle. - Mintió. No había hecho absolutamente nada y cuidado quién se atreviera a impedir que el dragón volviera sano y salvo a casa. - Ya es hora de que todo esto sea mío. - Le dijo sonriendo ladina.

En su opinión, Iraida había aparecido en el momento preciso. Y por su mirada Lyanna supo al instante que iba a desafiarla con el único y claro objetivo de ayudar a Rhynn. Ese altruismo suyo algún día la llevarían a la tumba y seguro que ella lo veía bien si moría ayudando. A veces no soportaba tanta benevolencia por parte de la esclava.

La esclava la desafió acercándose un poco más, mientras Lyanna extendía la mano y se ponía el albornoz tapando su cuerpo desnudo y mojado. No le había pasado desapercibido como Iraida intentaba proteger a Rhynn y como este permanecía parado y aún sumiso.

Se acercó más a la joven quedando ella detrás , sabiendo que no se defendería ni le atacaría, que tenía más fuerza que la chica, quién no haría daño a una mosca. - ¿Que te parecería morir por Rhynn? - Le preguntó a su esclava quien no se atrevía a mantenerle la mirada, pues al fin y al cabo Lyanna era su ama. - Si te digo que te vayas, me obedeces, ¿lo has entendido? - Le preguntó muy cerca de su oído mientras miraba fijamente a Rhynn.

Como quería que reaccionara y ver como se salía de sus casillas, sabía que si hacía daño a Iraida lo conseguiría y no pudo resistirse...

Llevó su diestra al cuello de la chica y la alzó por los aires, apretando lo suficiente para asustarla, pero no para matarla... De momento. Aunque Iraida no emitió sonido alguno, por acto reflejo llevó sus manos a las de Lyanna mientras intentaba liberarse. - ¿Que me dices Rhynn? ¿Prefieres que la castigue a ella? - Le preguntó con una sonrisa en los labios.




Perro malo (Rhynn) +18 0RYSYsP
Perro malo (Rhynn) +18 1eV5JOf

Tell me how bad I am, that makes me feel good:


Perro malo (Rhynn) +18 WrOE7hH
Perro malo (Rhynn) +18 WJwlCjp6BFRGgMo2zscHQBrNxZ4KXMinzwr1iLYcirFfLGaHHQVy3ivhgcXGBsbER7xXc2v3kPjGg5wZ_wpmwAQ3kpME134YvvtNdv-zrKUQuuILI1qyQUaFAkcj_Hw5dOAzLzl38QbLl8I9AwTEWceSOqNoFD987LSymg
Perro malo (Rhynn) +18 Tumblr_p1jnwpsDHC1w3028qo1_r2_540
Perro malo (Rhynn) +18 Giphy Perro malo (Rhynn) +18 Giphy
Lyanna
Lyanna
Dragon

Ocupación : Inquisidora
Mensajes : 122

Volver arriba Ir abajo

Perro malo (Rhynn) +18 Empty Re: Perro malo (Rhynn) +18

Mensaje por Rhynn el Dom 15 Dic - 13:22

Estaba claro que no le había pasado desapercibida la estrecha relación de respeto y amistad que se había establecido entre amo y esclavo. Y que iba a utilizarla para atacarme, como hace al insinuar que estaría dispuesta a airearlo, a dejar que toda la sociedad de Talos supiera que su hermano ha entablado una firme y sólida amistad con uno de sus esclavos. Algo que no es del todo raro, pero sí que serviría para socavar la posición del dragón en el ejército. Por suerte, yo también sé que ella lo ama tanto que sería incapaz de hacerle tanto daño.

Desde que entré al servicio del dragón me quedó bien claro que entre los dos hermanos había habido una relación incestuosa, que ambos dragones habían traspasado la línea que separa el amor fraternal del físico, llegando a mantener unas relaciones prohibidas para la opinión pública, aunque seguramente nada infrecuentes en una sociedad como la que los dragones han impuesto. Es por eso que sé que solo lo dice para que cometa algún fallo, para que haga algo que justifique un nuevo golpe, por lo que no dejo que esos comentarios ejerzan más control sobre mí, controlando completamente la reacción de mi cuerpo, permaneciendo en actitud sumisa, sólo elevando el rostro cuando ella así lo ordena, pero sin llegar a mirarla fijamente a sus ojos, simplemente posando mi mirada en ella, en su cuerpo desnudo mientras la escucho continuar diciendo todas aquellas tonterías, pues sufriría más ella con la muerte de su hermano que yo, así que es imposible que ella haya ordenado su eliminación por mucho que ahora me lo esté echando en cara.

Manteniendo mis labios sellados, y mi actitud sumisa pese a tener la mirada levantada del suelo, veo cómo su esclava cubre su desnudo cuerpo con un albornoz, un gesto bastante ridículo a mi forma de ver las cosas, pues lloviendo como está no le va a servir más que para tener que acarrear el peso de una prenda empapada, aunque sí que impedirá que el resto de los esclavos la vean pasearse desnuda por el palacio.

Desde mi posición, y más con la mirada apartada del mojado suelo, soy testigo directo del acercamiento por la espalda de la dragona hacia la esclava, de cómo le formula aquella pregunta antes de tomarla por el cuello sin ningún remordimiento y elevarla, cortando eficazmente la entrada de aire en el débil cuerpo de la humana, lanzándome seguidamente aquellas dos preguntas.

Con rapidez empiezo a pensar en todas las posibles respuestas, en sus consecuencias y en qué se supone que tengo que decir, que hacer para complacerla y que deje en paz a Iraida. Por suerte estoy tan acostumbrado a mantener la postura sumisa que no me cuesta mucho mantenerla mientras mi cerebro se devana en la búsqueda de la solución al problema, dejando que mi mirada azulada se centre en la mano que sujeta el cuello de la esclava.

- No soy nadie para decirle lo que debe hacer, mi Señora – empiezo a decirle tras tragar saliva, humedeciendo mi garganta en busca de que mis palabras tengan el adecuado tono neutro, sumiso y respetuoso - Castigue a quien tenga que castigar, yo solo sirvo y obedezco – añado inclinando mi cabeza al suelo, realizando una clara, elegante y respetuosa reverencia, la cual consigue que la lluvia azote con mayor intensidad mi espalda pegando más a mi cuerpo la fina camisa que llevo. Evitando así ver la expresión del rostro de Iraida y rezando a los dioses elementales para que la dragona no la castigue a ella y descargue toda su ira sobre mi, como debería hacerlo a pesar de ser injusto y cruel.




Perro malo (Rhynn) +18 NRP6sHA
Rhynn
Rhynn
Hybrid

Ocupación : Esclavo
Mensajes : 100

Volver arriba Ir abajo

Perro malo (Rhynn) +18 Empty Re: Perro malo (Rhynn) +18

Mensaje por Lyanna el Vie 20 Dic - 2:08

Iraida defendería lo indefendible, pues a diferencia de la dragona ella siempre veía lo bueno de todos. Daba igual la raza, daba igual si habían sido dragones que habían matado y torturado, si estaban arrepentidos de verdad y con la decisión de cambiar, era suficiente para ella.

Lyanna sabía de sobra la durísima vida que había llevado y por eso la escogió la primera vez que fue a por su primer esclavo. La rechazaban por ser muda, pues era más complicado comunicarse con ella, pero Lyanna lo vio como algo único. Pues así no tendría que escucharla y enseñarla sería fácil, sino simplemente la vendería de nuevo o se la regalaría a su hermano, algo que el muy idiota hasta apreciaría. Y él no sería tan cruel, la acogería sin rechistar y tratándola igual de bien que a los demás esclavos.

Para su sorpresa se había convertido en una aliada y en uno de sus pilares fundamentales. Pues la esclava era tan altruista y amable, que cuando estaba con ella sentía que podía pegarle algo de su bondad. Aiden solía pasar con ella algún rato de vez en cuando y nunca jamás había tocado a la chica, pese a que esta no habría opuesto resistencia, lo sabía por la forma en la que lo miraba. Y es que su hermano era alguien apuesto, bueno y valiente. A ella misma le había atraído hace unos años atrás, dándole igual que fueran hermanos.

- Él no lo entiendo pero con esa actitud pone en peligro su vida. Es mi familia y no puedo permitir que le pase nada y mucho menos por tratar de cierta forma a escoria como tú. - Escupió las últimas palabras. - Eres muy astuto Rhynn. Tienes a todos engañados con esa actitud tuya, pero conmigo no cuela. - Le advirtió.- Nadie que ha sufrido tanto luego obedece sin rechistar, lo sé cierto. -

Al escuchar la respuesta de Rhynn sonrió triunfal, era lo que necesitaba para que Iraida abriera un poquito los ojos. La bajó al suelo y le dio unos segundos para que se recuperara. Después la cogió de la mano y se acercó a Rhynn, obligando a que le mirara y la escuchara. - ¿Ves Iraida? Iba a permitir que te hiciera daño. El muy miserable se ha quedado mirando al suelo mientras tu sufrías. Y tú sales corriendo a defenderle!!!! Suplicando que le deje en paz y cuando ha sido al revés... ¡¡¡No ha hecho nada!!!! Espero que esto te abra los ojos. - Le advirtió.

Volvió a golpear a Rhynn en el mismo sitio, castigando la misma zona. Para comprobar la reacción de cerca de Iraida, quién volvió a intentar intervenir, poniéndose delante de Rhynn. Pero esta vez Lyanna no fue tan generosa y acabó dándole un guantazo tan fuerte que la tiró a un lado del suelo. - Pienso abrirte los ojos a golpes si es necesario. Vuelve dentro. - Le advirtió y se acercó pateando en el estómago a Rhynn.

- Vuelve dentro Iraida o te juro que le haré vomitar sus tripas. - Amenazó mientras volvía a patearle.

La esclava se lanzó contra Lyanna intentando pararla, a lo que la dragona soltó un grito de rabia cogiéndola por el pelo. - ¡¡¡Está bien!!! Tu serás quién reciba el castigo. Te lo has buscado. - La arrastró mientras la chica lloraba.

Iraida era el ser más bueno que había conocido, pero pobre de ella como se le ocurriera no hacerle caso. Sería ella quién recibiera la primera parte del castigo, la segunda sería para el cobarde de Rhynn por dejar que la única persona que lo defendía se llevara los golpes.




Perro malo (Rhynn) +18 0RYSYsP
Perro malo (Rhynn) +18 1eV5JOf

Tell me how bad I am, that makes me feel good:


Perro malo (Rhynn) +18 WrOE7hH
Perro malo (Rhynn) +18 WJwlCjp6BFRGgMo2zscHQBrNxZ4KXMinzwr1iLYcirFfLGaHHQVy3ivhgcXGBsbER7xXc2v3kPjGg5wZ_wpmwAQ3kpME134YvvtNdv-zrKUQuuILI1qyQUaFAkcj_Hw5dOAzLzl38QbLl8I9AwTEWceSOqNoFD987LSymg
Perro malo (Rhynn) +18 Tumblr_p1jnwpsDHC1w3028qo1_r2_540
Perro malo (Rhynn) +18 Giphy Perro malo (Rhynn) +18 Giphy
Lyanna
Lyanna
Dragon

Ocupación : Inquisidora
Mensajes : 122

Volver arriba Ir abajo

Perro malo (Rhynn) +18 Empty Re: Perro malo (Rhynn) +18

Mensaje por Rhynn el Miér 25 Dic - 13:27

Aquella insinuación que sale de los labios de la dragona, insinuación que pretende demostrar que lo único que hago es fingir que soy un esclavo en vez de serlo realmente es signo inequívoco del profundo malestar, de la rabia, la ira que siente hacia mi por el simple hecho de que su hermano no me ha cedido a ella. Una negativa hacia una petición que está claro que ella no entiende, no logra llegar a comprender viniendo de la persona que siempre le ha dado cualquiera de sus caprichos, por muy extravagantes que fueran. Pero son esas palabras las que me dejan bien claro que no tiene ni idea de lo que es un esclavo real, y mucho menos de la relación tan estrecha que se ha forjado entre su hermano y yo. De haber sido más lista, de haberse fijado más o tener el mismo carácter de su hermano sabría perfectamente que el respeto ganado por el miedo, aquel que ella ejerce impunemente sobre todos los esclavos, es algo efímero, al que puede perderse al perder el miedo. Mientras que el respeto ganado por la admiración, ese jamás se verá traicionado. Y es éste último respeto el que se ganó su hermano ya hace mucho tiempo, por eso le respeto y obedezco sin problemas, sin que tenga que fingir ni nada por el estilo, le admiro y es al único que me sabe mal mentirle al ocultar mi recién descubierta condición de híbrido.

A parte de ese odio que siente hacia mi por no ser mi dueña, y de que yo desconozca los motivos por los que está tan empeñada en poseer mis derechos como dueña, también está lo que insinúa la decir que los que hemos sufrido nunca rechistamos. Esta afirmación basada en una suposición totalmente falsa me indica claramente que en el fondo la dragona posee unos ideales bastante románticos sobre la condición de esclavitud pues, todos los que hemos sufrido durante años la dura vida del esclavo acabamos aceptándola y aprendemos a no rechistar, a obedecer ciegamente por miedo a nuevos castigos. Ese miedo del que hablaba antes, un miedo que, en caso de que se llegue a perder, sí que puede dar lugar a una revuelta por parte de los esclavos, pero son muy pocos aquellos con las fuerzas necesarias para hacerlo, aquellos con la fortaleza necesaria como para romper con su vida pasada por propia voluntad para adentrarse en una nueva vida cargada de incógnitas. Y es justamente esta inquietud a comenzar una vida distinta a la que estoy tan acostumbrado lo que me impide romper con todo y buscar mi libertad, cuando, tengo la certeza de que gracias a mi esfuerzo y mi fidelidad su hermano, mi auténtico dueño, terminará por liberarme y entonces sí que podré volver al mar, libre, sin miedo a las persecuciones, libre para unirme a los demás híbridos en nuestro hogar, aquel que pronto crearemos lejos de los dragones y de la Reina Madre.

Desde mi poca visión de lo que sucede a mi alrededor por mantener la mirada gacha, puedo vislumbrar cómo los pies de la esclava vuelven a posarse sobre el suelo, algo que me hace respirar ligeramente mejor pues sé que mi respuesta ha conseguido impedir que la castigue a ella ahí mismo. Pero poco tiempo dura el alivio, pues no tarda en hablar soltando un discurso con el que pretende que la esclava malinterprete mi falta de actitud para defenderla. Algo que, de haber hecho, habría significado que la castigara duramente con tal de hacerme daño a mi, consiguiendo su objetivo con mayor eficiencia que golpeándome durante horas pues Iraida me importa casi tanto como mi dueño.

Por culpa de mi posición, de mi falta de visión, soy incapaz de anticipar el nuevo golpe que castiga con renovada violencia mi ya dolorida mejilla, consiguiendo nuevamente girar mi cabeza violentamente hacia el lado, rasgando ahora sí la piel abriendo una brecha en mi pómulo la cual no tarda nada en comenzar a sangrar abundantemente mientras el golpe resuena vibrando en mi cabeza con la fuerza de un martillazo, volviendo a llenarme la boca con el sabor metálico de mi propia sangre al tiempo que el mundo se mueve velozmente hasta que, de repente, vuelvo a encontrarme en el suelo tras soltar un audible grito de dolor y llevar mis manos hacia mi rostro, en un vano intento por protegerlo del golpe ya recibido.

La desorientación que conlleva el inesperado golpe impide que sea totalmente consciente de lo que sucede a mi alrededor durante un par de respiraciones, encontrándome tumbado sobre el empapado suelo, escupiendo sangre de nuevo antes de comprobar con miedo la integridad de mis piezas dentales con la punta de mi lengua, cubriéndome el rostro con las manos notando perfectamente el contraste del calor de mi sangre con la fría lluvia que continúa incesante cayendo sobre mi cuerpo, detectando ya los primeros indicios de la fuerte inflamación que luciré durante unos cuantos días. Tal es mi desorientación que soy incapaz de entender las palabras que brotan de los labios de la dragona, palabras que van seguidas de la primera de una serie de patadas que recibo en el estómago las cuales me obligan a encogerme sobre mi mismo mientras lucho por endurecer los abdominales en un infructuoso intento por reducir el daño recibido, un daño que de haber estado calzada habría sido mayor, pero que aún así no deja de provocarme el suficiente dolor como para proteger mi cabeza con mis brazos y manos e intentar encogerme lo más posible.

Sin dejar de escupir una mezcla pastosa de sangre con saliva, echo un auténtico ovillo en el suelo, incapaz casi de respirar por el punzante dolor en mi estómago, y de hablar por el sordo dolor de mi mejilla, me siento incapaz de hacer nada más que no sea vaciar mi boca de esa mezcla y luchar por respirar mientras escucho a la dragona gritar enfurecida amenazando a la pobre esclava, cuyo único delito ha sido intentar hacerle comprender que ése no es un comportamiento correcto. ”¿Quién ha permitido que te hagan daño?, ¿he sido yo al no intervenir, al no demostrar que me puede hacer daño pegándote a ti?, ¿o ha sido ella, su carácter, su rabia la que no necesita motivos para dañar a quien le rodea?. Sí, pequeña Iraida, ya va siendo hora que abras los ojos y veas lo que te niegas a ver, que tu dueña no es más que un ser rabioso, caprichoso y autoritario que solo disfruta cuando consigue lo que quiere”.

Con ese amargo pensamiento, con esa esperanza de que la esclava comprendiera finalmente cómo es su dueña, permito, impotente, que se la lleve de vuelta al palacio dejándome tirado en el suelo, como el objeto que soy para Lyanna.

Una vez solo, me incorporo no sin dificultad, sin poder erguirme del todo por el fuerte dolor que atenaza mi estómago, por lo que me veo obligado a caminar encorvado, protegiéndomelo con los brazos mientras avanzo lentamente hacia la fragua el único lugar al que se me ocurre ir en ese momento, pues es ahí en donde podré entrar en calor y secar mi humedecido cuerpo a la espera de que regrese la dragona para terminar el trabajo que ya ha comenzado. Por eso, rechazo la ayuda de otros esclavos que han visto horrorizados la escena, buscando la soledad y tranquilidad de mi fragua. Y es en la fragua en donde termino sentándome, notando como la hinchazón de mi rostro ya es tal que me mantiene el ojo cerrado, incapaz de abrirlo, mientras noto perfectamente los latidos de mi corazón en la cara, por lo que me acerco al fuego buscando su calor, permitiendo que caliente mi cuerpo, al tiempo que lo seca antes de buscar una pequeña bolsita de cuero que guardo en un rincón de la fragua, de donde saco un trozo de corteza de sauce blanco, la cual no tardo en meter con sumo cuidado en mi boca, comenzando el doloroso proceso de masticarla, lenta, muy lentamente, buscando los efectos calmantes que me dijeron que posee, sabiendo que pronto el dolor que me produce cada masticación será gloria comparado a lo que me hará la dragona en cuanto aparezca.




Perro malo (Rhynn) +18 NRP6sHA
Rhynn
Rhynn
Hybrid

Ocupación : Esclavo
Mensajes : 100

Volver arriba Ir abajo

Perro malo (Rhynn) +18 Empty Re: Perro malo (Rhynn) +18

Mensaje por Lyanna el Dom 29 Dic - 0:48

¿Quería imponerse ante Rhynn? Si, por supuesto. ¿Enseñarle lo que pasaba si se le ocurría pensar por si mismo y desobedecerla? También. Es más, era necesario. Si los esclavos empezaban a pensar por si mismos o se unían contra los dragones, perdería la mano de obra que nos daban. Además perderíamos a unos seres muy valiosos para nosotros. No subestimaba a los humanos, pues eran muy prácticos y le encantaba tener varios a sus órdenes. Además, había comprobado que a algunos se les podía coger cariño y aprecio y tratar de forma diferente. Más especial...

En cambio Rhynn, la desafiaba. Lyanna no se fiaba de esa pose sumisa que aceptaba todo. En sus azules ojos veía como la odiaba y temía. Y también como la desafiaría si pudiera. Y eso último no le hacía ni un pelo de gracia, pues el chico sería analfabeto, pero si algo tenía claro es que era muy astuto y paciente. Dos adjetivos que llegados el momento podían ser letales.

Había contenido las ganas de tirarlo al agua y dejarlo que nadara hasta la orilla sino queria morir en mitad del mar. Y no le habría removido la conciencia ni un ápice. Pero después decidió que sería mejor hacerle a entender a golpes que debía respetarla y obedecerla en todo. Porque era un esclavo, y en parte lo trataba como si fuera suyo, sabiendo que Aiden no le regañaría, mientras no se enterara.

¿Acaso Rhynn iba a decírselo a su hermano? No. ¿Después de esto se le iba a ocurrir tramar cualquier cosa contra ella? Por el bien de su vida, esperaba que no. Aunque ver como intentaba protegerse de sus golpes, ya le demostró que se contenía lo que podía por no saltar y defender a Iraida, a quién sabía que le tenía aprecio. En cambio la joven lloraba e intentaba pararla con tal de salvar al chico y que lo dejara en paz.

Lo dejó tirado en el suelo echo un ovillo, mientras pequeños espasmos acudían a su cuerpo a causa de los golpes. Iba descalza, pero estaba furiosa y Lyanna había sido entrenada por su trabajo en la Inquisición, por lo que pese a su tamaño, sus golpes dolían más de lo que parecía.

Cuando entró en el castillo soltó el pelo de Iraida y la miró a los ojos tras ayudarla a levantarse. - ¿Que estás haciendo? - Le preguntó molesta. Mientras esperaba a que se calmara y gestuara que había sido eso soltó un gruñido de advertencia.

- Jamás has hecho eso por nadie y más cuando va en contra de lo que yo ordeno. ¿Porque te metes en medio para salvar a Rhynn? - Volvió a preguntarle mientras veía como la joven temblaba de pies a cabeza. - No quiero que salgas de tu habitación. Ni que vuelvas a interponerte. Sé que tu intención es buena para él, porque es tu naturaleza, pero si vuelves a intervenir todo esto no quedará en un simple aviso. - Le advirtió mientras su ojos adquirían un tono dorado debido a su enfado y alteración del momento.

Acompañó a la joven a su habitación y cerró con llave para que no saliera. Así se aseguraría de que su altruismo no volviera a jugarle una mala pasada por alguien que no valía la pena.

Después cambió el albornoz por un vestido negro que uno de los esclavos le entregó llevándose el empapado albornoz. Lyanna pasó por delante del patio donde había pegado a Rhynn viendo que ya no se encontraba ahí y enseguida supo donde lo encontraría. Aunque antes de dirigirse a la fragua hizo una parada para coger algo... Algo que pondría a Rhynn, aprovechando la ausencia de su hermano claro estaba.

Entró en la fragua y lo encontró junto al fuego, adolorido por lo que había pasado antes. - Rhynn, estás aquí. - Empezó diciendo mientras se acercaba. - No creo recordar haberte dicho que podías venir aquí. - Dijo con una fingida voz inocente. - Así que he decidido ponerte esto para que aprendas a comportarte. - Acercó el collar que usaban para los perros y se lo colocó en el cuello mientras le mostraba el extremo de la cuerda que había sujeta y de la cual ella tenía el poder.

Dio un fuerte tirón como advertencia y también para que se pusiera en pie, dándole igual que fuera más alto que ella. Observando como sus golpes le habían provocado una profunda herida en la mejilla y un ojo hinchado que permanecía cerrado. Asi como su respiración pesada por el malestar que debía sentir en su estómago.

- Iraida ha recibido su duro castigo y me temo que se encuentra en peores condiciones que tú. Deberá estar en cama muchos días. Por eso, tu vas a ocupar su lugar hasta entonces. - Le mintió, en lo de Iraida, para joderle. Pero no en lo segundo. - Si la hubieras defendido quizás esos golpes no te habrían caído, pero no soporto ver como un hombre se queda parado mientras pegan a la que parecía ser su amiga. - Le dijo con intención de hacerle daño con sus palabras.- Lo único que espero es que vuelva a caminar, claro. - Dijo como si nada.




Perro malo (Rhynn) +18 0RYSYsP
Perro malo (Rhynn) +18 1eV5JOf

Tell me how bad I am, that makes me feel good:


Perro malo (Rhynn) +18 WrOE7hH
Perro malo (Rhynn) +18 WJwlCjp6BFRGgMo2zscHQBrNxZ4KXMinzwr1iLYcirFfLGaHHQVy3ivhgcXGBsbER7xXc2v3kPjGg5wZ_wpmwAQ3kpME134YvvtNdv-zrKUQuuILI1qyQUaFAkcj_Hw5dOAzLzl38QbLl8I9AwTEWceSOqNoFD987LSymg
Perro malo (Rhynn) +18 Tumblr_p1jnwpsDHC1w3028qo1_r2_540
Perro malo (Rhynn) +18 Giphy Perro malo (Rhynn) +18 Giphy
Lyanna
Lyanna
Dragon

Ocupación : Inquisidora
Mensajes : 122

Volver arriba Ir abajo

Perro malo (Rhynn) +18 Empty Re: Perro malo (Rhynn) +18

Mensaje por Rhynn el Jue 2 Ene - 18:52

En cuanto termino la dolorosa tarea de masticar el trozo de corteza, decido tomar asiento en una de los viejos taburetes que hay en la fragua, viendo reflejado mi hinchado rostro en el cubo de agua que hay junto al taburete. Pese a que sé de sobras que me va a doler, me dedico los siguientes instantes a pasar un dedo por toda la deformada mejilla, la cual se encuentra cubierta de la sangre seca que brotó de la herida y cuya inflamación es tan extensa que cubre casi totalmente mi cuenca ocular, impidiéndome abrir dicho ojo.

Por suerte la temperatura dentro de la fragua es mucho más elevada que en el exterior y pronto tanto mi cuerpo como mis ropas quedan secas gracias al calor y la falta de humedad del lugar, algo que agradezco sobremanera al sentirme ligeramente más reconfortado por el efecto de la raíz y el haberse secado la ropa.

Y, como era de esperar, no tarda mucho en aparecer Lyanna en la fragua, lugar en el que estaba claro que me encontraría. Por un momento siento el impulso de recordarle que siempre estoy aquí cuando no en mi cuarto, como dándole a entender que su comentario sobre que estoy aquí está fuera de lugar, pero con la inflamación de casi la mitad de mi rostro prefiero ahorrarme el dolor que me provocará seguramente ese intento estúpido de responderle. Lo que sí que hago es dirigir mi único ojo útil hacia su rostro, escuchando su insinuación de que debía haberme quedado en el patio bajo la lluvia, algo que de haber sido mi dueña habría hecho, pero que al no serlo no he visto la necesidad de hacer.

Pero es el objeto que lleva en sus manos el que capta toda mi atención, aquel que me enseña mientras me dice que me lo va a colocar. Mentiría si digo que es la primera vez que me atan, o que me engrilletan, pero nunca antes nadie me había puesto una correa de perro. Y sé que es de perro porque me llega perfectamente el olor a pelo de dicho animal mojado. Como también sé que intentar impedirlo sería como darle carta blanca para golpearme nuevamente, así que, a pesar de lo humillante que me resulta que me rebajen al estatus de un simple animal, permito que me ciña ese maldito collar, el cual no es que sea demasiado ancho y me aprieta lo justo como para dejarme respirar sin dificultad pero como para que note su presión y sobretodo su roce, para que sepa qué es lo que me ha puesto y, lo peor de todo, que sepa quién lleva el extremo libre de la correa, en definitiva quien manda sobre mi.

El fuerte tirón que propina a la correa me obliga a levantarme con rapidez para no verme tirado en el suelo, pues el collar me lanza hacia la dirección que ella ha marcado. Quedando junto a ella, como si fuera uno de sus perros, escuchando así sus siguientes palabras, aquellas que me hacen hervir la sangre de pura rabia, pero que impido que se refleje en mi cuerpo o en mi mirada. Realmente la creo capaz de haber dejado paralítica a su propia esclava, algo que pesará siempre en mi consciencia, pero que en el fondo no deja de ser culpa de la propia Iraida por no haberme hecho caso y haber intentado protegerme de ese monstruo que tiene por dueña. Sabiendo perfectamente que lo que espera de mi es que proteste, que diga algo, simplemente bajo mi mirada al suelo, en clara señal de sumisión y evitando así que pueda ver la ira arder en mi ojo, mientras espero el siguiente tirón del collar que me indicará hacia donde ir.




Perro malo (Rhynn) +18 NRP6sHA
Rhynn
Rhynn
Hybrid

Ocupación : Esclavo
Mensajes : 100

Volver arriba Ir abajo

Perro malo (Rhynn) +18 Empty Re: Perro malo (Rhynn) +18

Mensaje por Lyanna el Vie 3 Ene - 1:04

Al verlo ahí sentado frente al fuego justo le había dado la imagen de un perro abandonado que lamía sus heridas buscando sentirse mejor. Y es que Rhynn despertaba esa parte oscura dentro de ella. La que Iraida estaba intentando advertirle que se le escapaba de las manos. con el único que había demostrado esa parte oscura en los interrogatorios había sido con Abbadon, pero el dragón era más retorcido que ella por lo que no iba a sorprenderse. Más bien lo había hecho él al rajarle el cuello a una niña sin inmutarse y encima burlarse de la morena al notar como le había afectado, aunque había intentado ocultarlo mediante unas cuantas copas de vino. Esperando que el alcohol curara su sensación de culpa.

Debía reconocer que sentía decepción al ver como el esclavo seguía sin reprocharle nada. Y también cierta rabia al ver que no defendía a Iraida, sin llegar a saber si en verdad realmente le daba igual. Pues era una muda analfabeta que acabaría muerta en cualquier momento, en algún enfado de su dueña. Claro que, esa era la imagen que debía dar y la chica lo hacía de maravilla.

- Como llevas correa de perro, también comerás comida de perro. Estoy segura que en unos días o semanas, depende de ti, habrás aprendido la lección. - Le informó.

Mentiría sino reconociera que la mirada furibunda del esclavo hacia la correa al verla le había divertido más de lo que había expresado, pues aunque para él sería humillante para ella en el fondo era hasta un poquito excitante, cuando le pasara el enfado claro. Estaba segura que más de una querría tener sometido a Rhynn, pero no iba a ser posible y ahora aprovechando la ausencia de Aiden, lo tendría ella.

- Podrás cargarla en brazos cuando despierte para que pueda así moverse por casa. - Le ofreció refiriéndose a Iraida. - Pero paralítica y muda no sé si me servirá de mucho como antes. - Se hizo la pensativa.

Si Rhynn supiera que la dragona se comunicaba perfectamente con Iraida, la cual iba de mosquita muerta pero era tan astuta como él.

Aunque había algo que si incomodaría a Rhynn y estaba segura que no lo podría ocultar. Cogió el extremo más cercano a la correa y se acercó al esclavo pegando su cuerpo al de él, alzando su rostro para mirarle a los ojos, ya que era más alto. - No te mataré porque eres el esclavo de mi hermano. Pero al menos me divertiré contigo. - Le avisó mientras pasaba sus dedos por los labios de Rhynn, sabiendo que así le incomodaría, ya que estaba segura que su contacto físico le gustaría más bien poco.

Notando su mirada de rabia hacia ella, mostró una sonrisa y llevó una mano al pecho de Rhynn. - Tengo planes para ti, pero ya los irás viendo. - Le informó y después se dio la vuelta cogiendo el extremo y dando otro tirón para que la siguiera.

Se dirigió hacia su habitación, donde pasaría la noche con Rhynn.

- Estas heridas no son nada, estoy segura que has aguantado cosas mucho peores. - Le dijo mientras entraban y cerraba la puerta para que nadie los interrumpiera. - Me gustaría que no volviera a suceder lo de antes. Solo tienes que... poner... de tu parte... - Le dijo mientras se acercaba a la chimenea y ataba a Rhynn a uno de los extremos de su cama. Como un buen perro guardián.

Se dio la vuelta y puso su pelo a un lado para que le ayudara a bajarse el vestido. No sabía exactamente cuanto aguantaría antes de que las heridas le hicieran encogerse de dolor como había hecho en su fragua después del camino hacia su habitación.




Perro malo (Rhynn) +18 0RYSYsP
Perro malo (Rhynn) +18 1eV5JOf

Tell me how bad I am, that makes me feel good:


Perro malo (Rhynn) +18 WrOE7hH
Perro malo (Rhynn) +18 WJwlCjp6BFRGgMo2zscHQBrNxZ4KXMinzwr1iLYcirFfLGaHHQVy3ivhgcXGBsbER7xXc2v3kPjGg5wZ_wpmwAQ3kpME134YvvtNdv-zrKUQuuILI1qyQUaFAkcj_Hw5dOAzLzl38QbLl8I9AwTEWceSOqNoFD987LSymg
Perro malo (Rhynn) +18 Tumblr_p1jnwpsDHC1w3028qo1_r2_540
Perro malo (Rhynn) +18 Giphy Perro malo (Rhynn) +18 Giphy
Lyanna
Lyanna
Dragon

Ocupación : Inquisidora
Mensajes : 122

Volver arriba Ir abajo

Perro malo (Rhynn) +18 Empty Re: Perro malo (Rhynn) +18

Mensaje por Rhynn el Vie 10 Ene - 23:16

Conocía perfectamente a la dragona para saber que nunca decía nada en vano, así que sé que lo dice muy en serio cuando suelta ese comentario de que me daría comida de perros para comer. ”Al menos no te dejará morir de hambre”, una flaca esperanza dentro de todo lo malo que está por llegar. Pero eso me había enseñado la dura vida de esclavo, a buscar siempre algo positivo en todo lo malo, a no dejar que los golpes que recibías día tras día te hundieran, a intentar aferrarte a cualquier cosa que te ayude a mantener la esperanza de seguir con vida un instante más, un día más. Y es este convencimiento, esta forma de ver el mundo lo que me ha ayudado a seguir luchando año tras año y lo que me hace ver que, paralítica o no, Iraida seguirá con vida, por lo que podré seguir disfrutando de su compañía, aunque el sentimiento de culpa no me abandone por el sufrimiento que le he causado. ”Y dudo mucho que nadie la quiera comprar… por lo que se quedará en palacio hasta el final de sus días”, cosa que tengo la extraña sensación de que realmente pasará, de que la esclava envejecerá y morirá en este mismo palacio pues, a pesar de que se emperre en no ver a su dueña tal y como es, creo que realmente Lyanna le tiene algo parecido al aprecio.

Como también sabía que lo que había pasado antes en el patio no era más que el preludio de lo que estaba por llegar. Algo que pasa al momento, pues, en vez de arrastrarme como a un perro fuera de la fragua, pega su cuerpo al mío, consiguiendo que reaccione al momento, tensando todos y cada uno de mis músculos, mientras me esfuerzo por mantener la mirada fija en un punto del suelo, hacia la derecha, evitando mirarla directamente a los ojos con el único ojo que tengo abierto.

Su amenaza, aquella que me asegura de que se va a divertir conmigo, hace que me estremezca involuntariamente, pues he sido testigo presencial de muchas de las conversaciones entre hermanos, de aquellas en las que ambos comentaban lo que habían hecho, o habían visto hacer a otros compañeros suyos en las mazmorras de la Inquisición, por lo que sé que es capaz de ensañarse brutalmente conmigo ”Y todo porque su hermano no me regaló a ella”. Razón única y exclusiva por la que creo que me tiene tanto odio, porque he sido la única cosa que su hermano le ha negado, algo que agradezco infinitamente a él y a los dioses.

Pero si el calor y dureza del contacto de su cuerpo contra el mío me ponen en alerta, el notar sus delicados dedos pasearse por mis agrietados labios consiguen que el nerviosismo alcance niveles exorbitantes hasta el punto de notar las primeras gotas de sudor resbalar por mi rostro, un rostro hinchado y desfigurado en la mitad que fue castigada duramente por el puño inmisericorde de la dragona.

Realmente asustado, a la par que humillado por el omnipresente roce del collar, permanezco impasible mientras se separa de mi cuerpo y me pone su mano en mi pecho, evitando en todo momento mirarle a la cara, empecinado en seguir mirando aquel trozo de suelo. Hasta que finalmente, y no antes de soltarme un comentario admonitorio, me obliga a seguirle tirando de la correa.

Pronto siento la vergüenza, la humillación teñir de rojo todo mi rostro, pues ésta no tarda en apoderarse de todo mi cuerpo al ser conducido como un auténtico perro por casi todo el palacio, bajo las miradas atónitas de los demás esclavos, quienes no tardarán en extender el rumor de lo que está pasando por el palacio e incluso por todo el vecindario. Pero poco puedo hacer yo más que seguirla manteniendo su paso, ligeramente inclinado hacia delante, pues la correa no es lo suficientemente larga como para que pueda seguirle completamente erguido.

Finalmente llegamos a lo que parece que es nuestro destino final, uno que no me pilla del todo por sorpresa, pero que tampoco era el que pensaba en un primer instante. Quedándome quieto mientras ella cierra la puerta, no puedo sino pensar en lo acertado de su comentario, pues he aguantado palizas mayores a la que me ha propinado ella misma y cuyas heridas parece que ni tan siquiera le molestan a la vista, algo normal en una inquisidora supongo.

”Claro que sucederá, una y otra vez, hasta que decidas enfocar esa rabia en otra persona que no sea yo”, pues no se trata de que ponga yo o no de mi parte como ella insinúa, porque realmente yo no he hecho nunca nada para ser tratado con el desprecio y la furia con los que me trata, pero es algo que sé que no puedo hablar con ella, pues es imposible que llegara a razonar conmigo de forma alguna.

Obligado por la tirantez de la cadena no puedo sino arrodillarme en el suelo, de espaldas a su cama, a la que me veo atado como un pobre perro, cosa que no deja de aumentar el sentimiento de humillación que me provoca el collar y toda esta situación. Un sentimiento que nunca antes había sentido en Talos y que está consiguiendo que mis antiguos miedos, aquellos que creí haber abandonado al cambiar de dueño, empiecen a reptar lentamente hacia mi consciencia.

Apretando los dientes y agradeciendo el no estar totalmente erguido, pues esa posición parecía acentuar el dolor que las patadas de la dragona me habían causado en la barriga, realizo aquello que ella espera que haga al ofrecerme su espalda tras retirar hacia un lado su cabellera, por lo que empiezo a ayudarla a deshacerse de su vestido con toda la soltura que me permiten mis rudas manos y la incapacidad de ver por los dos ojos, algo que no ayuda para nada en mi capacidad de discernir correctamente las distancias, pero aun así consigo lograr mi objetivo sin ser lo suficientemente brusco como para que pueda quejarse realmente de mi torpeza.




Perro malo (Rhynn) +18 NRP6sHA
Rhynn
Rhynn
Hybrid

Ocupación : Esclavo
Mensajes : 100

Volver arriba Ir abajo

Perro malo (Rhynn) +18 Empty Re: Perro malo (Rhynn) +18

Mensaje por Lyanna el Mar 21 Ene - 23:59

Perro malo (Rhynn) +18 Tumblr_inline_p88meuT0ih1swj1mx_250

Si había algo que le encantaba era ver como su presencia ponía en tensión a Rhynn. Y es que n0 era para menos, todos sus encuentros habían acabado mal para el esclavo y este iba por el mismo camino. Lyanna iba a provechar la presencia del hombre para divertirse y de paso, humillarlo y burlarse de él un poquito.

- Si tuviera que elegir una esclava, sin duda sería Iraida. - Le miró esperando su reacción al pronunciar el nombre de la que más que esclava consideraba como una hermana.

Se dio la vuelta y esperó a que bajara la cremallera del vestido. Notando como lo hacía despacio y le temblaban un poco las manos. Rhynn era el doble que ella en altura y peso, si quisiera podía ganarle en una pelea cuerpo a cuerpo, claro que la morena tenía muchos recursos. Cuando Rhynn terminó de bajarle la cremallera del vestido, se dio la vuelta para quedar cara a cara. Sabia que cada vez que se la nombraba algo dentro de él se quebraba, lo podía ver en sus ojos, bueno en el que podía abrir ahora. Su rostro se mantenía impasible, pero la mirada nunca mentía y el color de sus ojos se tornaba más pálido al oír ese nombre.

- Estarás de acuerdo conmigo en que ella es el claro ejemplo de que ser bueno en este mundo es una maldición. Pues como siempre le he dicho, ¿de que le ha servido? Hasta que la compré, solo habían abusado de ella, violado y pegado. Hasta le habían cortado la lengua para no oírla. Querían hacer de ella una inútil, que solo sirviera y ni siquiera se le ocurriera responder. - Le miró clavando sus ojos verdes en los del rubio.

- Cuando la vi estaba tan enferma que realmente su dueño no creía que la pudiera vender, pero sin duda quería sacar algo antes de que muriera. Al pasar por su lado me cogió del vestido y supe que estaba tan desesperada que había llamado mi atención como había podido. Iraida tiene algo especial, por eso me la llevé, sabiendo que moriría. Pero se agarró a la vida con más fuerzas que nunca. Y por eso sé, que también saldrá de esta. Y espero que le sirva para no volver a defenderte ni para volver a mirarte a la maldita cara. - Terminó por decir mientras se ponía de pie y se bajaba el vestido, quedando desnuda delante suya.

- Mírame Rhynn... - Le ordenó mientras volvía a tirar de la cadena, simplemente para que levantara la cabeza mientras se acercaba a él sabiendo que por muy sumiso que fuera, su cuerpo desnudo le llamaría como a los demás. - El primer día que te vi... Hubo algo en ti que me llamó mucho la atención... - Llevó una mano a su rostro y descendió por su cuello bajando a su pecho. - Para ser humano, eres muy grande. Esos brazos, esa espalda... - Comentó mientras se mordía fugazmente el labio inferior. - También me pregunté si todo en ti era igual de grande. - Terminó diciendo clavando sus ojos de nuevo en él.

Volvió a notar como se tensaba ante su contacto, el sudor caía por su frente y la respiración del rubio estaba acelerada. Pero Lyanna ante eso solo pudo sentir unas terribles ganas de ponerle más nervioso. Disfrutando del momento, queriendo pegarse más a Rhynn. Cogió la cadena que iba unida al collar que el esclavo llevaba al cuello y tiró para que se pusiera de pie, después le dio un empujón para que se sentara en la cama y se puso entre sus piernas.

Tiró de la cadena otra vez para que echara la cabeza hacia atrás, cogió la mano de Rhynn y la llevó despacio a uno de sus pechos mientras la morena acariciaba el pelo del rubio disfrutando de su reacción. - Estoy segura que sabes como complacer a una mujer. Te seré sincera... Pero quiero sinceridad también por tu parte. Esta noche puedes conseguir que deje de cebarme contigo... Solo tienes que ser sincero... conmigo. Hacer que pase una buena noche... Y cambiar esa mirada de odio hacia mi. Si consigues hacer todo lo que te pido, prometo ser más buena contigo... - Mostró una sonrisa angelical que distaba mucho de lo que era en realidad.

- ¿Estás enamorado de mi esclava?? - Le preguntó con una sonrisa sin más y tiró de la cadena de nuevo, recordándole que quería que respondiera, que reaccionara. Estaba harta del Rhynn sumiso, podía ser así de muermo con su hermano, pero esa noche quería ir más allá y conocer al verdadero Rhynn.




Perro malo (Rhynn) +18 0RYSYsP
Perro malo (Rhynn) +18 1eV5JOf

Tell me how bad I am, that makes me feel good:


Perro malo (Rhynn) +18 WrOE7hH
Perro malo (Rhynn) +18 WJwlCjp6BFRGgMo2zscHQBrNxZ4KXMinzwr1iLYcirFfLGaHHQVy3ivhgcXGBsbER7xXc2v3kPjGg5wZ_wpmwAQ3kpME134YvvtNdv-zrKUQuuILI1qyQUaFAkcj_Hw5dOAzLzl38QbLl8I9AwTEWceSOqNoFD987LSymg
Perro malo (Rhynn) +18 Tumblr_p1jnwpsDHC1w3028qo1_r2_540
Perro malo (Rhynn) +18 Giphy Perro malo (Rhynn) +18 Giphy
Lyanna
Lyanna
Dragon

Ocupación : Inquisidora
Mensajes : 122

Volver arriba Ir abajo

Perro malo (Rhynn) +18 Empty Re: Perro malo (Rhynn) +18

Mensaje por Rhynn el Dom 2 Feb - 13:18

Por sus continuas alusiones a Iraida parece como si la dragona estuviera también obsesionada con la posible relación que hubiera podido forjarse entre ella y yo, como si al hecho de que su hermano no me hubiera regalado a ella, como siempre han sido sus deseos, se le sumara el hecho de que yo pudiera haber iniciado un romance con su esclava favorita, con aquella dulce y buena mujer que no había dudado ni un segundo en contarme cosas sobre ella misma, las cuales le suponen en grave peligro en caso de que se lleguen a enterar.

Es por eso que sé que debo protegerla, por lo que permanezco callado y cabizbajo mientras la dragona se gira, ofreciéndome la visión íntegra de su perfecto cuerpo desnudo y me va hablando sobre la esclava. Realmente no es la primera vez que veo la desnudez en un dragón, ya que es algo que ellos consideran digno de ser mostrado, sobretodo cuando es algo tan bello como lo que vislumbro ante mi único ojo. Pero también sé que cuando una dragona se muestra desnuda ante mi no busca que admire la belleza de sus contornos, sino más bien que espera que sepa complacerla y satisfacerla, y está claro que Lyanna no va a ser diferente a las demás dragonas.

Tras terminar su discurso, uno en el que intenta explicarme lo desgraciada que era su esclava antes de ser compraba por ella, una historia que, a pesar de ser cierta, no se cierne realmente a lo que me comentó la propia Iraida, por lo que sé que su única intención con todos esos comentarios es ponerme nervioso, quizás incluso cabrearme, sin saber que solo con su mera presencia ya consigue que todo mi cuerpo se tense, como ahora mismo y que el sudor incluso brote libremente sin que yo pueda evitarlo.

A pesar de haberme mantenido callado y en actitud sumisa, ella está dispuesta a continuar con su juego, por lo que no puedo sino obedecer a su orden oral, la cual se ve confirmada por el tirón del collar, aquello que nunca antes nadie me había hecho y que realmente me es humillante. Así, me veo obligado a mirarle a los ojos, viendo en su interior cómo está disfrutando con todo esto, cómo tiene bien claro lo que quiere conseguir y lo mucho que lo va a disfrutar.

Sabiendo que no debo hacer nada, que debo permanecer quieto ante todo lo que desee hacerme, a pesar de notar el dolor sordo en el estómago todavía, me obligo a permanecer con la mirada clavada en su rostro mientras vuelve a posar una de sus manos en mi cuerpo, consiguiendo que trague saliva ruidosamente ante el nerviosismo que ello me provoca, mientras su mano se desliza por mi pecho y por su expresión y palabras sé que lo que busca esta noche es que la satisfaga en la cama, algo de lo que estoy seguro de poder conseguir gracias a las lecciones aprendidas por la mujer de mi primer dueño.

Obligado por la correa a obedecer en los movimientos que ella impone sobre mi cuerpo, me veo levantado del suelo y sentado sobre su propia cama, la cual se me antoja extremadamente cómoda y acogedora, nada que ver con la que tengo destinada a mi, hasta que siento su peso sobre mis propias piernas, pues ella no duda ni un instante en aumentar mi nerviosismo al acrecentar el contacto entre nuestros cuerpos. Pero lejos de ser un nerviosismo causado por la excitación de tener una mujer hermosa al alcance de mis manos, es por el miedo que me causa su cercanía y la ansiedad de lo que puede llegar a sucederme al estar en sus manos.

Con un fuerte tirón que ciñe aún más el collar a mi grueso cuello, dificultando ligeramente la entrada de aire a mis pulmones, me veo obligado a tirar la cabeza hacia atrás, dejando mi cuello expuesto a lo que quiera hacerme, mientras siento como coloca uno de sus pechos sobre mi áspera mano al tiempo que ella se divierte acariciándome mi corto pelo, algo que no hace sino aumentar mi nerviosismo hasta tal punto que no soy capaz de reaccionar de ninguna forma, manteniendo su pecho toscamente en mi mano estática, como si de una estatua se tratase.

Pero son sus siguientes palabras las que me hacen reaccionar finalmente pues, según va hablando me va quedando bien claro de qué va el juego que lleva entre manos, por lo que, lentamente empiezo a mover mi mano sobre su pecho, de forma suave, casi como si de un leve roce se tratase, buscando excitarla con esa suave caricia en un intento de que vea que he entendido lo que busca que no es más que hacerme creer que si le soy sincero, que si la complazco en todo esta noche me dejará en paz, algo que sé por experiencia propia que es una gran mentira destinada única y exclusivamente a causarme desesperación cuando, al finalizar la noche, todo vuelva a la normalidad.

El nuevo tirón de la cadena frena el movimiento de mi mano sobre su pecho unos segundos, mientras abro la boca en un esfuerzo por tomar más aire del que consigo que entre al notar tan apretado el collar, pues a cada tirón parece como si se fuera cerrando todavía más sobre mi pobre cuello. - ¿Enamorado? – empiezo a decirle con voz ronca por culpa de la dificultad del paso del aire por mi garganta - ¿A caso puede un esclavo enamorarse? – me atrevo a preguntarle, mientras reinicio el movimiento de mi mano sobre su pecho, pero esta vez presionando ligeramente su piel, notando el calor que desprende su cuerpo y comenzando a juguetear desinteresadamente con mi pulgar y su pezón - Si a lo que busca es sinceridad, Señora, sabe que la va a tener de mi, puesto que nunca he mentido. Así que le diré que, si se refiere a si siento cariño por Iraida, puede estar segura de que es así por méritos propios. Porque es su bondad, esa bondad que usted califica como contraproducente la que hace que todo el mundo quiera a la esclava muda, que incluso usted la aprecie – consigo decirle, no sin tener que parar en numerosos momentos para conseguir el aire suficiente que me permita terminar mi explicación, la cual seguramente me va a traer problemas, pero que creo necesaria para intentar recordarle la bondad de la pobre esclava y evitar tener que decirle realmente cuáles son mis sentimientos hacia ella, cosa que podría acarrearme muchos más problemas a Iraida de los que ya tiene ahora mismo.




Perro malo (Rhynn) +18 NRP6sHA
Rhynn
Rhynn
Hybrid

Ocupación : Esclavo
Mensajes : 100

Volver arriba Ir abajo

Perro malo (Rhynn) +18 Empty Perro malo (Rhynn) +18

Mensaje por Lyanna el Sáb 8 Feb - 1:28

Rhynn no era impulsivo, más bien se mostraba pacífico y aún en pose sumisa hasta la médula. Algo que le encantaba y desquiciaba a partes iguales. Sabía sus sentimientos por Iraida y también que no sería capaz de decirlos en voz alta, pues era algo que podía perjudicarle.

Esa noche lo trataría como un perro e incluso más tarde lo alimentaría como tal. Y estaba segura que después de aquel encuentro un nuevo Rhynn se mostraría o al menos esa iba a ser su intención. Sabía que era más fuerte de lo que aparentaba y aunque no era su esclavo, si iba a hacerle pasar lo mismo que a los suyos, que a todos los que había adquirido. Llevándolos al límite, haciendo que apreciaran y valoraran su vida, después de luchar por ella. Lyanna tenía grandes planes para Rhynn, unos que tras la negativa de Aiden se habían visto frustrados, haciendo que la ojiazul se pusiera furiosa y en parte lo pagara el rubio.

Aunque ya tenía quién le iba a reemplazar en esos planes que había planeado para Rhynn, mucho antes siquiera de pedirle el esclavo a su hermano. Y era una rival muy digna, joven, luchadora y muy enfadada con la vida. Alguien que tenía mucha rabia e ira dentro y que a diferencia de Rhynn si quería sacar fuera y que no tenía ningún reparo en hacerlo.

Veía como le caía el sudor por la frente y notaba su respiración acelerada, aunque después se vio entrecortada por los tirones que le había dado al collar. Sin tener en cuenta que le ahogarían, ya que le quedaba muy ceñido a la piel. - No seas tonto. - Le dijo mientras llevaba su mano a la barbilla del rubio. - Humanos, híbridos, dragones, todos se enamoran. - Le explicó. - Y eso es lo que acaba matando lenta y dolorosamente. El amor solo sirve para tener un punto débil por el cual poder destruirnos, si es que ese... supuesto amor, no te mata claro. -Se encogió de hombros.

- Verás Rhynn, soy de quién piensa que el dolor puede ir de la mano del placer. - Empezó diciendo mientras pegaba más su cuerpo al del esclavo, sintiendo como este tocaba su pecho de forma algo torpe, pero no dijo nada. - Esta noche lo decidirá todo. Si consigues superarla y contentarme, te dejaré en paz. Solo tienes que superar una pequeña prueba.

Tras preguntarle directamente si amaba a Iraida, su respuesta hizo que mostrara una sonrisa ladina mientras le escuchaba atentamente. Disfrutando que por primera vez tuviera los huevos de hablar claramente. El Rhynn sumiso y cabizbajo la ponía de los nervios y conseguía que se enfadara solo con verle.

Buscando encenderle, ya que como toda dragona, ver como excitaba al contrario la hacía sentirse poderosa, acercó su cadera a la suya, pasando sus brazos por sus hombros y llevando la diestra a su espalda para arañar con fuerza allí donde sus uñas podían recorrer su piel. - Creo que es la vez que más te oigo hablar... - Se permitió bromear, pese a la cercanía de ambos y la tensión del momento. - Tu sinceridad conmigo te honra Rhynn... - Le dijo mirándole a los ojos y acercando su boca a la del rubio para morder su labio inferior.

Aunque le había dicho lo que quería de él esa noche, no dio detalles, pues en el fondo buscaba ponerlo nervioso sin saber a ciencia cierta lo que le tenía preparado. Iraida sin duda lo sabía, pero el pobre Rhynn estaba a punto de comprobarlo...

Placer y dolor... Rhynn lo viviría en sus propias carnes




Perro malo (Rhynn) +18 0RYSYsP
Perro malo (Rhynn) +18 1eV5JOf

Tell me how bad I am, that makes me feel good:


Perro malo (Rhynn) +18 WrOE7hH
Perro malo (Rhynn) +18 WJwlCjp6BFRGgMo2zscHQBrNxZ4KXMinzwr1iLYcirFfLGaHHQVy3ivhgcXGBsbER7xXc2v3kPjGg5wZ_wpmwAQ3kpME134YvvtNdv-zrKUQuuILI1qyQUaFAkcj_Hw5dOAzLzl38QbLl8I9AwTEWceSOqNoFD987LSymg
Perro malo (Rhynn) +18 Tumblr_p1jnwpsDHC1w3028qo1_r2_540
Perro malo (Rhynn) +18 Giphy Perro malo (Rhynn) +18 Giphy
Lyanna
Lyanna
Dragon

Ocupación : Inquisidora
Mensajes : 122

Volver arriba Ir abajo

Perro malo (Rhynn) +18 Empty Re: Perro malo (Rhynn) +18

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.