Novedades

- (18/03) Ya podéis pedir Los Dracs de Marzo

- (29/01) ¡Empezamos a publicitar por Tumblr!

- (18/01) Debéis hacer el nuevo Registro único

- (18/01) Aquí están las novedades de Enero

- (15/01) ¡La minitrama Ash Blessing ha empezado!

- (17/11) Revisad bien la normativa de las búsquedas, pues hemos añadido una nueva norma.

- (18/02) Nuevos cambios en la normativa obligatoria para reactivar cuentas inactivas.

- (22/11) Nuevos requisitos para comprar subforos en la tienda aquí.

- (18/07) Nuevas normas respecto a los posts +18 de índole sexual.

- (18/05) Nuevas normas de emisión de reportes aquí.

Últimos temas
Staff
Trystan
Admin
Selene
Admin
Faora
Admin
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos


06/06

Directorios y Recursos

09/10

Afiliados Élite

Limpieza 18/03


Your true potential [Rhynn] QxjH0JL Time Of Heroes  photo untitled45.png
Expectro Patronum
Crear foro

36/40


Your true potential [Rhynn]

Ir abajo

Your true potential [Rhynn] Empty Your true potential [Rhynn]

Mensaje por Reeva el Jue Nov 14 2019, 15:52

Días.

Muchos días habían pasado desde que Reeva había visto a su nuevo seguidor. Rhynn, un híbrido que no tenía idea alguna del potencial que había en él y que sin duda alguna ignoraba todo un mundo de posibilidades del que los dragones querían privar a los suyos. Ocupada en muchos otros asuntos que le atañían y eran todos importantes para la continua construcción de lo que estaba dispuesta a construir, habían pasado alrededor de unos cuantos meses desde que Rhynn había visitado sus aposentos.

Quizá, el híbrido había dado por sentado que Reeva lo había olvidado, pero no realmente. La híbrida era meticulosa en su proceder, y todo tenía un tiempo perfecto, y el tiempo de que volviese a verse con quien parecía estar encaminado a convertirse en un pupilo para ella, había llegado. Enviando una vez más a Allard a que se reencontrase con Rhynn y le llevase un mensaje de su parte, Reeva ese día partió muy temprano hacia las afueras de la ciudad, sin nadie más que ella misma, a lomos de un caballo. Era claro que Reeva era de vital importancia para Allard y Ashanti, sus leales seguidores híbridos quienes daban la vida por ella, por el vínculo que existía para con ellos hacia ella, pero Reeva siempre había dejado muy claro y demostrado que no solo era una tenaz líder política, sino una poderosa híbrida, por ello, sola o acompañada, siempre resultaría un hueso difícil de roer en caso de que su vida corriese peligro. Por eso, estaba sola y sin nadie más en aquel lugar.

Vestida de negro ajustado, ropa que se estilizaba bastante bien a su esbelta figura, con el cabello peinado, incluso en un territorio salvaje, a la vista, el porte de una orgullosa dragona era visible y palpable. Llevaba por supuesto una espada atada al cinto en su cintura, y una daga del otro lado. Si bien tenía una vestimenta más de guerrera en ese momento, el exótico porte femenino y burgués no dejaba de predominar, pues sus ropas eran a la vista hechas y diseñadas de forma que solo los dragones adinerados acostumbraban. Estaba cruzada de brazos, observando y disfrutando un poco de la brisa marina que rociaba su rostro desde la gran cúspide de los acantilados que se encontraban más allá del bosque, siendo la frontera natural entre la tierra y las aguas, esperando a quién, si seguía lo indicado, estaría a punto de llegar antes de que concluyese la tarde.

Y fue al escuchar unos ligeros pasos en la distancia, se medió giró entonces para encontrar su mirada de nuevo con la de él. -Rhynn, has venido al fin.




#996633
Your true potential [Rhynn] 2Q6fOTo
Reeva
Reeva
Hybrid

Ocupación : Comerciante - Traficante
Mensajes : 63

Volver arriba Ir abajo

Your true potential [Rhynn] Empty Re: Your true potential [Rhynn]

Mensaje por Rhynn el Vie Nov 15 2019, 18:41

La llegada de Allard con aquella misiva había sido largamente esperada por mi parte. Por eso, tras volver a pedir que me la leyera, ante mi incapacidad por leer o escribir, no había dudado ni un momento en buscarme la mejor escusa para poder abandonar mi puesto y dirigirme hacia el punto de encuentro acordado por la híbrida.

Desde nuestro primer encuentro, aquel en el que Payge había conseguido abrir mis ojos, quitarme aquella venda que me impedía ver lo que realmente soy, dando respuesta así a algunas preguntas que no encajaban con mi condición de simple humano, no había dejado de estar intranquilo. Sobretodo por el hecho de que estar viviendo en casa de una inquisidora, de una dragona entregada a la búsqueda, captura y eliminación de los que, por lo visto son de mi especie, algo que no me había preocupado hasta que me ha tocado de lleno. De hecho, nunca me había hecho muchas preguntas sobre los híbridos, puesto que, como esclavo, tampoco se me preguntan ciertas cosas, ni mucho menos se tiene en consideración mis opiniones o comentarios, pero tampoco es tu tema que haya tratado mucho con nadie hasta la fecha.

La zona destinada para nuestro siguiente encuentro era totalmente desconocida para mi, y digo siguiente porque desde que abandoné su mansión no había vuelto a verla, sobretodo porque no me había aventurado a volver a pisar aquella sala en el que mi mundo dio un giro realmente dramático. Quizás por eso me estaba retrasando más de la cuenta, aunque también el hecho de estar a una altura que me permitía poder disfrutar de la belleza del mar extenderse más allá de la tierra, cubriéndolo todo hasta el infinito, estaba haciendo que el tiempo corriese demasiado rápido para mi gusto, por lo que sabiéndome impuntual y con ésa sensación de ansiedad que siempre me acompaña cuando sé que he fallado a algún dragón me veo obligado a adoptar una pose ligeramente sumisa en cuanto la regia figura de la híbrida aparece a cierta distancia de donde me encuentro.

Sin poder mirarle a la cara, sintiéndome extrañamente avergonzado de mis simples ropajes de esclavo que, aunque limpios y poco remendados, no dejan de ser unos pantalones y una camisa de lino, junto a unos viejos zapatos de cuero gastado, me acerco a ella en silencio. Nunca antes me había preocupado mi ropa en lo más mínimo, pues dependo totalmente de aquello que mi amo me suministre para vestirme y, a pesar de que mi dueño actual es de los que mejor me está cuidando y tratando en ese aspecto, la gran contraposición de mi sencilla vestimenta a la elegante de la dragona, la cual le otorga un aspecto realmente imponente, me causa esa sensación desconocida de vergüenza. Aunque es más el recuerdo de sus palabras, de aquel híbridos y orgullosos lo que hace que me sienta más avergonzado.

- Yo… siento el retraso… – me oigo decir en un tono que no debería estar utilizando, pues es el mismo tono de sumiso que uso cuando pido disculpas a los dragones cuando he hecho algo que está mal, según su opinión claro está.

Tras arrepentirme de haber usado dicho tono, y sabiendo que sería una gran estupidez intentar dar excusa alguna, termino de acercarme a ella, quedando de pie a escasos pasos de su esbelta figura, permitiéndome levantar la mirada del suelo hasta encontrarme con la suya, algo que mi condición de esclavo hubiera impedido. Sé que seguramente mi actitud servil no debe gustarle, pero llevo demasiados años siendo un esclavo, actuando como tal, como para olvidarlo en tan poco tiempo. Sin embargo sí que se ha dado un cambio en mi, un cambio que cualquiera que me haya observado durante años habrá notado, un cambio sutil pero igualmente importante, pues ya no es el hecho de que haya fijado mi mirada en la suya, sino que ya no me mantengo inclinado, sino que me mantengo recto, firme, y, aunque mantenga mis manos cruzadas en mi regazo, como buen esclavo, el brillo en mi mirada deja bien claro que ya no soy el esclavo servicial y temeroso que entrara en su casa por primera vez.

Quedándome de pie, manteniéndole la mirada, mientras la agradable y fresca brisa marina acaricia suavemente mi rostro, dejando que la curiosidad que siento no se muestre en mi rostro, espero pacientemente a que hable, a que desvele el motivo por el que me ha hecho acudir hasta este apartado punto de la costa de Talos.




Your true potential [Rhynn] NRP6sHA
Rhynn
Rhynn
Hybrid

Ocupación : Esclavo
Mensajes : 115

Volver arriba Ir abajo

Your true potential [Rhynn] Empty Re: Your true potential [Rhynn]

Mensaje por Reeva el Lun Nov 18 2019, 17:09

Era grato.

Aquella vista, el viento sobre el rostro, el sonido del silencio dejando nada más que lo rompiese las tonadas naturales de la naturaleza, olas fieras que combatían con la tierra en su chocar de límites de mundos, mientras el cielo se extendía hasta la inmensidad. Reeva disfrutaba de ello, del límite entre el cielo, el mar y el océano de forma solemne mientras esperaba, por eso, cuando Rhynn llegó, solo se giró para recibirlo, y al escuchar sus disculpas no le dijo nada al respecto de ello. Las acepto sin más y volvió a girarse para centrar su mirada, nuevamente, en la hermosura del paisaje, guardando entero silencio, consciente de que Rhynn se había colocado a su lado. En sus labios se vislumbraba una ligera curvatura que mostraban una sonrisa de satisfacción mientras su imponente figura femenina se mantenía, con las manos gachas y cruzadas a la altura de sus piernas, inmóvil y en quietud. Reeva quiso solo durante unos minutos disfrutar de la vista y no había que ser especialmente inteligente para saberlo, pues era visible en su rostro, el cual no perdía menos orgullo por ello, sino que más bien parecía que ese rasgo dragonico se exaltaba aún más.

-Es una vista hermosa.- Dijo por fin rompiendo el largo silencio entre ambos. -Este es uno de mis lugares favoritos.- Decidió compartir entonces esa intimidad con Rhynn. -Me trae más paz que ningún otro.- Confesó.

-Y así de grande, como todo lo que ves, es la red, Rhynn.- Reeva no añadió explicación más a ello, porque todo sabían o tenían una idea de qué era la red. -Los dragones tienen mentes complejas, aunque pueden desligarse de la red sin problema alguno, necesitan de ella. Se alimentan de ella. Sus mentes forman una colmena, si pasaran demasiado tiempo lejos de esta, la soledad les volvería completamente locos y completamente bestias, y aunque es una debilidad que pueden mitigar con la existencia de los humanos para enfrentar su soledad, su orgullo y enemistad es demasiado ancestral como para que lo reconozcan o para que algo así suceda. Los dragones nacieron, no con la forma humana que se muestran, sino con la forma del animal. Aunque hoy son inteligentes, no dejan de ser más animales que humanos, lo que hace lógico que su razón se vea en peligro por su lado más poderoso, el cual es el que tienen de forma natural: el salvaje.- Explicó. -Los híbridos, al igual que los dragones, nos conectamos a ella automáticamente al tomar nuestra forma bestial, con la diferencia que podemos vivir aislados completamente de ella sin perder nuestra razón y, los más habilidosos recientemente podemos conectarnos a ella sin necesidad de tener que tomar nuestra forma dragonica para tener que hacerlo. Nacemos humanos, y somos bestias al mismo tiempo. Es un equilibrio perfecto y natural.- Siguió. -No dependemos de nada ni de nadie para mantener nuestra cordura, y podemos ser perfectamente seres consientes e inteligentes sin necesidad de la red, lo que la vuelve para nosotros nada más que una simple herramienta que no pone en juego el estilo de vida que queramos llevar: solos o acompañados.- Hizo una pausa, y prosiguió. -Eso es, evolución.- Sentenció con un orgullo complaciente de sentirse híbrida, y giró su rostro a Rhynn para transmitirle ese sentimiento de sentirse parte de una raza que estaba muy por encima de humanos y dragones.

Reeva se giró y se apartó entonces del acantilado dejando a Rhynn detrás mientras continuaba. -Aún así los híbridos nacemos siendo humanos, y mientrás más tardamos en descubrir nuestro lado salvaje y entrar en contacto con él, el del dragón, más traumatico suele ser el sentir de esas emociones primitivas y viscerales. Es una gran cantidad de sensaciones que te hacen perder toda razón y sucumbir a tus más básicos instintos reptiles. Sobre todo cuando tu mente se expande más allá de la individualidad que gozas y conectas en la red, siendo parte de esa colmena escuchando voces por doquier sin poder distinguir de dónde vienen, con una visión que se nubla entre dos realidades y pone en alerta tus sentidos primitivos de supervivencia.- Se giró y volvió a encararlo. -Es abrumador.- Dijo con tranquilidad, y se acercó a él nuevamente acortando enteramente las distancias y, con la mano en la que no parecía llevar guante (derecha) acariciar mientras la deslizaba el cabello de Rhynn, hasta que esta llegó a la nuca del híbrido. -Pero, estoy aquí para enseñarte.- Le dijo mirándolo a los ojos, inclinando levemente su rostro hacia arriba porque este era por mucho más alto que ella, y hablando casi en un susurro, pues estaban muy cerca.

Reeva se mantuvo así con él algunos segundos mientras le sonreía transmitiéndole confianza, y entonces volvió a hablar, esta vez cambiando por completo la dirección de la conversación. -Dime, Rhynn, ¿alguna vez has besado a una mujer?- Supo que la pregunta iba a descolocarlo y sin esperar respuesta le plantó un beso largo y tendido. Aprovechando la dulce distracción que le estaba causando, poso la mano que llevaba enguantada en el cuello de Rhynn, haciendo entonces que la roca que llevaba en ella, la shungita, y de la que él no era consiente entrará en contacto con su piel y fue cuando sintió que Rhynn se sobresaltó por el ardor inmediato que esta le iba a provocar en todo su cuerpo al instante del contacto que no dudo en separarlo de ella empujándolo con toda fuerza al vacío que yacía tras él, apresurándose, de forma exabrupto a mirarlo caer y ver con sus propios ojos como iba a cambiar de forma obligado por la reacción de la shungita, material que los inquisidores usaban en los híbridos por la reacción que los obligaba a convertirse en dragones en contra de su propia voluntad.

No solo era tomar la forma dragón, a la cual Reeva lo obligó, sino a explotar al mismo tiempo la capacidad de su forma bestial ante el peligro de verse a punto de morir en esa caída. Rhynn debía o bien aprender a volar apenas estuviese en forma dragón, o bien morir habiéndolo hecho convertido en dragón. La híbrida confiaba en que, empujado de esa manera a sobrevivir, lo lograse.

El cómo iba a hacer que lograse no dejarse dominar por sus instintos salvajes una vez fuese un animal y se viera abrumado por todo lo que iba a experimentar, era algo de lo que se ocuparía después si era que sobrevivía.




#996633
Your true potential [Rhynn] 2Q6fOTo
Reeva
Reeva
Hybrid

Ocupación : Comerciante - Traficante
Mensajes : 63

Volver arriba Ir abajo

Your true potential [Rhynn] Empty Re: Your true potential [Rhynn]

Mensaje por Rhynn el Sáb Nov 30 2019, 00:07

Verla posar su mirada en el lejano horizonte hace que mi mirada siga el mismo recorrido, posándose finalmente en lo que se extiende más allá del trozo de tierra sobre el que nos encontramos, permitiendo que los viejos recuerdos de mi infancia, aquellos en los que surcaba esas aguas azules en un veloz barco, vuelvan a mi memoria mientras el suave ronroneo de las olas al romper contra los acantilados muy por debajo de nosotros llegue a mis oídos, así como la suave brisa marina vuelva a acunar mi rostro con su delicada y fresca caricia.

En silencio, sin perturbar lo mágico del momento, asiento ligeramente con mi cabeza a sus comentarios, pues entiendo perfectamente los motivos que han convertido ese lugar en su favorito. Lo que no me esperaba era la comparación que hace con la red.

Había oído muchas historias sobre esa forma de comunicación tan propia de los dragones, incluso sabía perfectamente que mi dueño la usaba continuamente para comunicarse con su hermana, pero para nada me había imaginado lo que ella me estaba explicando. Por eso no puedo dejar de apartar la vista de la inmensidad del mar para posarla en ella. Una mirada plagada de curiosidad que no pierde detalle de la expresión del rostro femenino, captando al momento ése aire tan regio, tan noble que adopta la híbrida, un aire que te envuelve y te hace sentir respeto por ella sin que tenga que decir o hacer absolutamente nada.

Centrando totalmente mi atención en sus palabras, asiento según se va explicando, comprendiendo por primera vez en mi vida la importancia que tiene ese sistema para los dragones y lo que significaría su desconexión de él. Aunque no puedo evitar que la duda asome a mi rostro en cuanto empieza a explicar que los híbridos podemos conectarnos a ella, incluso que ella misma es capaz de hacerlo sin necesidad de cambiar de forma. Realmente, desde que Payge me explicó la verdad sobre mi verdadero yo me habían asaltado mil y una dudas, pero ahora que la escucho hablar sobre transformaciones, sobre la red neuronal, siento como si aquello fuera demasiado grande para mi, como si fuera completamente imposible que yo pudiera hacer nada de lo que me está explicando.

Pero la firmeza de sus palabras, el orgullo que se desprende de ellas hacia lo que somos, acalla cualquier pregunta, cualquier duda que pudiera llegar a expresar abiertamente, haciendo que simplemente asienta con la cabeza cuando ella, tras explicármelo, posa su penetrante mirada en mi rostro.

Sin moverme de mi sitio, la observo cambiar de posición, apartándose del borde del acantilado sobre el que estaba mientras vuelve a hablarme, explicándome algo que empieza a crearme cierto nerviosismo, pues de sus palabras deduzco claramente que soy demasiado viejo, por decirlo de alguna forma, para que el cambio y la consecuente conexión con dicha red sea un auténtico trauma para mi.

- Entiendo… – le digo en lo que apenas es más que un susurro lanzado a la brisa, viendo cómo se acerca nuevamente a mi, sintiendo el contacto de su mano sobre mi cabello, un gesto que no me esperaba pero que no me desagrada, por lo que le dejo hacer centrando mi clara mirada en la suya.

En otras circunstancias tener a una mujer como Payge tan cerca, en esa posición en la que noto perfectamente el calor de su mano en mi cabeza y sus labios demasiado cercanos me resultaría francamente incómoda, sin embargo, hay algo en ella que me relaja, que me hace bajar cualquier tipo de defensa o de reticencia, cosa que consigue que su pregunta me tome tan de sorpresa que la expresión de incomprensión queda firmemente reflejada en mi rostro, siendo ahora totalmente consciente de la proximidad de su esbelto y atractivo cuerpo. Sin embargo no soy capaz ni de balbucear una escueta respuesta, pues al momento noto sus carnosos labios juntarse con los míos, fundiéndonos en un inesperado beso que se prolonga en el tiempo, consiguiendo que corresponda a dicho beso sin pensármelo mucho, mientras mis ojos se cierran para disfrutar de ese extraño pero agradable momento.

Pero dicho momento termina abruptamente cuando una fuerte quemazón, el conocido dolor provocado por una quemadura estalla en mi cuello. Un dolor que hace que de un respingo y que abra los ojos al instante, centrándolos en ella mientras un extraño ardor, un calor abrasador comienza a extenderse por todo mi cuerpo. Antes de que pueda si quiera preguntarle nada, con la expresión mezcla de sorpresa, dolor y miedo en mi rostro, noto como me aparta de ella con un fuerte empujón, otro movimiento que me pilla desprevenido y que hace que pierda el equilibrio, cayendo al instante al vacío por el borde del acantilado.

Mientras mi cuerpo abrasado por el dolor comienza a caer, y la expresión de pánico se apodera de mi rostro, oyendo el grito sordo que brota de mis labios, no puedo dejar de sentirme terriblemente asustado y sobretodo traicionado por quien pensaba que realmente se preocupaba por mi. Sé que solo me quedan unos momentos antes de que mi cuerpo golpee con suerte la dura superficie marina, algo que me matará con la misma facilidad que lo haría al golpear contra cualquier roca que me esté esperando ahí abajo. Momentos en los que no dejo de maldecirme mentalmente una y otra vez por haber sido tan estúpido como para bajar la guardia ante ella.

Pero es entonces, cuando el borde del acantilado se va alejando irremediablemente de mi vista cuando algo estalla en mi cabeza. Al instante miles de voces estallan en mi mente, haciendo que me vea bombardeado, saturado mentalmente por todas aquellas palabras que no consigo entender, sintiéndome como si, de repente, mi cabeza, mi mente se hubiera convertido en una especie de gran salón en el que todas esas conversaciones me golpean con tal violencia, que mi grito de terror se transforma en otro de dolor, al tiempo que llevo mis manos a mi cabeza, apretándola con fuerza en un vano intento por acallarlas. Unas manos que pronto noto cambiar, al igual que todo mi cuerpo.

Sin ser capaz de entender lo que está sucediendo, noto como el dolor provocado por el ardor que se ha apoderado de todo mi cuerpo cambia a otro tipo de dolor, al tiempo que mis huesos, mis músculos, tendones y vísceras se ven obligadas a cambiar, a estirarse, encogerse. Mientras que a mis oídos, como una voz más entre todas las que no dejan de atormentarme, mi grito se transforma en un rugido.

-”Vivir” – el pensamiento primitivo, ancestral, claro y sencillo se apodera de todo mi ser, acallando el rugido, aunque no así aquellas malditas voces que no dejan de retumbar en mi interior - ”¡vivir!” – vuelve a repetirse el pensamiento, mientras noto cómo el aire ruge a mi alrededor mientras sigo cayendo rodeado de un vacío al que no puedo aferrarme para detener aquella caída - ”volar” – siento el pensamiento cambiar al instante, encontrando una salida, una forma de conseguir aquel primer pensamiento tan necesario como apremiante. Así, como lo hace un niño cuando se alza sobre sus dos piernas y se dispone a dar su primer paso, de igual forma que un polluelo empieza a batir torpemente sus alas para dar su primer vuelo, obligo a mis alas a moverse, a hacer aquello para lo que fueron diseñadas, a volar.

Tras unos primeros aletazos inconexos, propios de un ser inexperto como el que soy, pero espoleado por la urgencia de seguir con vida, mis alas comienzan a batir con fuerza, no con la suficiente como para elevarme en el aire, pero sí para conseguir frenar la caída, de forma que cuando finalmente mi cuerpo alcanza la superficie marina el impacto no es mayor que al que recibiría al sumergirme voluntariamente en él.

Permitiendo que el mar me engulla durante unos momentos, sintiendo su agradable abrazo, soy consciente de la ineficacia del mismo a acallar aquellas voces que tanto me torturan, por lo que, tras haberme hundido unos metros bajo las olas, obligo a mis alas a impulsarme, saliendo a la superficie, lanzando millones de gotas de agua hacia el cielo mientras me elevo torpemente hacia el cielo, sintiendo el agradable calor del sol acariciar mi cuerpo rugo con todas mis fuerzas, expresando así el desespero que siento por todas las frases, palabras inconexas que no dejan de golpear mi mente y que me impiden pensar, me molestan, me irritan y solo consiguen que se imponga un deseo en todo mi ser acallarlas sea como sea, por lo que empiezo a dar quiebros en el aire, a rugir, lanzándome de repente en picado hacia el suelo, con la intención de acabar con la fuente de aquellas atroces voces, un ser que me observa atentamente desde el acantilado, un ser que me es vagamente familiar pero que ahora mismo de lo único que estoy seguro es de que es la fuente de esas malditas voces.




Your true potential [Rhynn] NRP6sHA
Rhynn
Rhynn
Hybrid

Ocupación : Esclavo
Mensajes : 115

Volver arriba Ir abajo

Your true potential [Rhynn] Empty Re: Your true potential [Rhynn]

Mensaje por Reeva el Vie Dic 06 2019, 22:33

Voluntad.

La voluntad era para Reeva una de las cosas más importantes, y que había cultivado en sus cien años de vida. La voluntad de hacer lo que otros no podían, de tomar las decisiones que otros jamás se atreverían. La voluntad de hierro, eso era lo que ella tenía y por eso, ella estaba muy segura de ser la indicada para hacer lo que ningún miembro de su raza se había planteado a hacer, o al menos nadie que lo consiguiera con éxito. Ella, era quien debía llevar los suyos a la cima. La líder correcta para hacer lo que temía que hacerse, sin titubear, sin ser presa de emociones sabiendo que sus acciones respondían a un bien mayor, el cual no la incluía solo a ella sino a todos los híbridos. El fin justificaba los medios, algo que le costó, pero entendió con el tiempo. Una de las cosas que tenía que agradecerles a los dragones, por habérselo enseñado, y a los humanos, por haberlo escrito en antiguo conocimiento, el cual hoy era prohibido.

La filosofía de Reeva, era una que ella se preocupaba por transmitir a sus hermanos y hermanas. Debía entender que lo que hacían, por muy cruel que pareciere llegado su momento, era necesario. No iba a esperar por supuesto que todos los entendieran, era un camino muy difícil que estaba dispuesta a recorrer, pero ahí radicaba el éxito de su campaña en la creación de una nueva utopía para los suyos, en que, si la mayoría lo entendía, las minorías acatarían. Un pensamiento frio, racional y que helaba la sangre. Por eso, ella estaba ahí, haciendo lo que había hecho y accionado como había accionado. Besar al esclavo, empujarlo a la muerte, llevarlo al límite. Había decidido tomar a Rhynn para enseñarle a dominar todo su poder ella misma, y si quería aprender, tendría que hacerlo o morir en el intento. Quizá, para alguien común aquello parecería una forma cruel, radical e incluso desquiciada de hacer las cosas, tal como su padre lo había hecho con ella, pero no, ella no era igual que su padre. Se atrevía a creerlo, lo sabía y se lo repetía. Ella no se estaba divirtiendo con Rhynn por sadismo, o simple aburrimiento, ella muy a diferencia del miserable de difunto padre; al cual mató sin ningún remordimiento llegado el momento preciso en que no lo necesitó más; creía en su gente.

Creía en Rhynn. Él debía creer en él.

La híbrida se apresuró a ver desde la punta más alta de aquellos acantilados como el cuerpo del híbrido se iba haciendo más y más pequeño a medida que se iba apresurando en una caída sumamente larga hasta un fin que sin duda anticipaba una muerte segura. -Vamos.- Pensó. Eran segundos, pero para ella parecieron hacerse tan lentos como nada. -Hazlo. Tienes qué.- Volvió a pensar para sí misma, apretando en su mano enguantada la shungita por la presión que le causaba el pensar que había fracasado, pues eso sin duda le irritaría pues perdería a quien hasta ahora parecía un valioso miembro para la causa. No quería que aquello hubiese sido tiempo invertido y perdido. Eso significaba retrasos. Y entonces, cuando miró por fin la forma del dragón, sonrío, complacida, y esperó. -Muéstrate…- Susurró, para ver como el híbrido se apresuraba fuera del agua y volaba alzándose, hermoso y perfecto, con una belleza que solo ella era capaz de ver de aquella forma. El híbrido esclavo mostrando su poder, el próximo pasó en la evolución. Cuando el gran animal se apresuró aún más alto de donde ella estaba, Reeva lo miró, orgullo de él, pero eso no le hizo perder de vista lo que pasaría. Supo reconocer la ira primitiva en los ojos del dragón sobre el cielo, que le miraban fijamente y lo hicieron lanzarse sobre ella en aquella, de seguro, mente confusa que debía estar manteniendo los más instintos del híbrido en total activación por la confusión que estaba atravesando y todo lo que estaba percibiendo. El próximo pasó debía ponerse en marcha.

La híbrida automáticamente se conectó a la red, y en medio de aquel basto universo de mentes, supo reconocer la de él, la de Rhynn, y seguido, concentró todos sus pensamientos hacia él, para que pudiese entonces ser su voz, la de su mente, la única que escuchará, y pudiese entonces recuperar la razón y poder discernir entre el mundo real y el mundo psíquico que saturaba su mente. -Rhynn.- Las defensas del híbrido eran fuertes. -Rhynn.- Volvió a enviar en la red, recibiendo solo punzadas de pensamientos salvajes.

Todo empeoraba, a medida que se iba acercando con mayor rapidez y violencia, dispuesto a atacar. Reeva dio algunos pasos hacia atrás, con la mano en el mango de la espada, dispuesta a lanzar un ataque certero con el filo de jade, o tomar la forma del dragón si le era necesario. -¡Rhynn, concéntrate!- Y entonces cuando pareció que sus intentos fueron inútiles, se cubrió, dispuesta a atacar. -¡Rhynn!- Y notó entonces al híbrido refrenarse y pudo, por fin, notar un baje en sus defensas mentales.  

Y fue entonces, cuando ambas miradas, en el mundo físico, los rasgados del dragón y los de la forma humana de Reeva, se entrecruzaron. -Centra tu mente… no escuches más nada, solo a mí.- Le dijo, mirándolo y aún en guardia, por si este volvía a salirse de control. -Eso es…- Envió el pensamiento, mientras le miraba. En el plano físico, una sonrisa se dibujó en rostro viendo que empezaba a reaccionar. -¿Ves?- Envió un pensamiento, para después hablar en el plano real y acercarse a él, quien ya estaba frente a ella, pues ya había aterrizado. -No hay nada que temer.- Dijo, y con su mano le acaricio la parte derecha del hocico escamado.

-Todo está bien.- Le susurró, y arrecostó su rostro contra el de él. -Estamos juntos.




#996633
Your true potential [Rhynn] 2Q6fOTo
Reeva
Reeva
Hybrid

Ocupación : Comerciante - Traficante
Mensajes : 63

Volver arriba Ir abajo

Your true potential [Rhynn] Empty Re: Your true potential [Rhynn]

Mensaje por Rhynn el Dom Dic 08 2019, 17:57

La necesidad de acallar aquel pandemónium de voces que no hacen sino torturar mi mente, abocándome a una espiral de locura cuya única vía de escape natural que encuentro es la de destruir todo lo que crea que es fuente de ellas, es la única cosa que rige mis acciones. La única lógica, la única emoción, el único objetivo que siento es el de acallar las malditas voces de una vez por todas y me sé capaz de llegar hasta el final para acallarlas, aunque dicho final conlleve la destrucción de todo lo que me rodea, de mi propia destrucción si hace falta.

Lanzándome sobre mi objetivo, inclinando mi enorme testa hacia ella, mientras un potente rugido me envuelve por completo. Un rugido que tanto podría proceder de mi como de cualquier otro ser, pues ahora mismo no distingo nada entre todas esas voces y sensaciones que me atacan sin piedad. Juntando mis alas a mi cuerpo de forma casi instintiva, ganando así mayor velocidad centro toda mi atención en la figura que poco a poco va creciendo según me acerco irremediablemente hacia ella.

Notando el envite furioso de las voces en mi interior, con la misma fuerza que las olas tormentosas golpean con furia las rocas del acantilado, me centro en mi único objetivo, consiguiendo mantener un fino hilo de cordura, una leve sensación del yo dentro de todos instintos que se han apoderado de mi cuerpo y que se encuentran centrados en el único propósito de acabar con la figura, la cual parece comenzar a prepararse para defenderse. Algo que la convierte claramente en culpable para mis sentidos, aquellos sentidos salvajes que solo buscan la destrucción.

Saboreando el momento del primer golpe, imaginándome el gusto de la carne, de la sangre en mis fauces, del sonido desgarrador de sus gritos al verse destrozada por mi primer ataque, veo a la figura cubrirse dispuesta a atacarme en cuanto esté a su alcance. Algo que me crea una sensación agradable gracias al instinto de supervivencia y de otro igual de importante y primitivo, el de alimentarse. Y es justamente cuando estoy a escasos metros de lograrlo cuando noto un pensamiento golpearme con mayor furia que el resto. Un pensamiento cargado de tal determinación y fortaleza que consigue abrirse paso entre la multitud de voces que rodean mi mente, imponiéndose al resto, rompiendo mi defensa ante aquella tortura de voces para alzarse claro en medio de todo ¡Rhynn!.

Ese pensamiento se transforma en un nombre, un nombre harto conocido por mi, un nombre que define a algo, un nombre que me define a mi, un nombre que es al cual respondo, un nombre que soy yo.

La comprensión estalla en mi interior al momento haciendo que mi cuerpo se agite y mis alas se extiendan frenando mi caída en picado fijando mi mirada en la de la figura, al tiempo que me aferro con fuerza a ese pensamiento, buscando su fuente entre todos los que me rodean, sujetándome a él como única fuente de cordura, como si de un cabo lanzado de un barco se tratase, como de mi única vía de escape a toda esa locura.  

Finalmente logro localizar la procedencia del pensamiento, escuchando nuevamente esa voz en mi mente, luchando por no soltarla, por seguirla hasta dar con la fuente, con esa otra mente que me habla, que me insta a centrarme en ella y desechar cualquier otra.

Obedeciendo, sintiendo como centrarme en ella me ayuda a apartar al resto de voces de mi mente, las cuales van perdiendo intensidad poco a poco, convirtiéndose en un molesto murmullo periférico, retomo la consciencia de mi ser, asaltándome la sorpresa de verme convertido en un dragón, entendiendo finalmente que ella tiene razón, que no soy un humano, que soy algo más, por lo que poso finalmente mis patas sobre el acantilado, a escasos metros de Payge, la cual continúa todavía en alerta, respirando agitadamente mientras voy recobrando la consciencia y el control de todo mi ser, escuchando su voz en mi mente, antes de que su voz física me hable, tranquilizándome con sus palabras, con su presencia con su roce, logrando que mi corazón se calme, que mi cuerpo se relaje y que los instintos se suavicen, al igual que las malditas voces.

Como si de un salvavidas se tratase, me aferro a su mente con todas mis fuerzas, tomando ahora consciencia real de mi naturaleza, convirtiendo a Payge en una especie de madre para mi, escuchando cómo me tranquiliza con sus palabras, como me dice exactamente lo que necesito oír ahora mismo, que todo está bien, que no estoy solo en esto. Sintiendo el calor de su rostro al unirse al mío, cierro mis ojos, fundiéndome en ese contacto al instante, recuperando totalmente el control sobre mi mente y mi cuerpo a pesar de la forma tan extremadamente diferente que ahora mismo tiene.

- ¿Qué era eso? – le pregunto en cuanto separa su rostro del mío, con el miedo que he sentido al estar a punto de perderme en la locura palpable en la pregunta - ¿Qué demonios era? – insisto sin apartar mi mirada de ella, temiendo que se aleje demasiado, necesitando de su contacto físico, visual y mental para no tener que volver a sufrir lo anterior, para mantener mi cordura.




Your true potential [Rhynn] NRP6sHA
Rhynn
Rhynn
Hybrid

Ocupación : Esclavo
Mensajes : 115

Volver arriba Ir abajo

Your true potential [Rhynn] Empty Re: Your true potential [Rhynn]

Mensaje por Reeva el Lun Dic 09 2019, 20:43

Crucial.

En medio de aquel mundo lleno de mentes, tan parecido al cielo estrellado, en donde cada luz sobre la bóveda celeste se vislumbraba como una mente conectada, brillante, Reeva había logrado sobrepasar las defensas mentales de Rhynn, estableciendo contacto directo con él en la red.

Reeva lo sabía, ella misma lo había vivido la primera vez que había tomado la forma del dragón, lo que significaba conectarse abruptamente a aquel mundo psíquico, expandir su mente a una realidad que era, aunque invisible e intangible, tan real como el mismo mundo en el que todos habitaban. Por suerte para la híbrida, en su momento, aún era joven, tan solo una niña, al igual que su difunta melliza, por lo que el proceso de conexión, sin duda, no había sido tan traumático, por el contrario de lo que significaba serlo para un híbrido de avanzada edad como Rhynn, acostumbrado a vivir como humano y jamás a explorar sus habilidades y capacidades. El choque entre el lado reptil y primitivo delante de la complejidad de una red psíquica, la dualidad visual entre la red y el mundo real que confundía y nublaba la visión de distinguir que era lo real y que no. Su experiencia estaba en el hecho de haber formado ella misma a sus más leales seguidores: Allard y Ashanti, cuya lealtad hacia ella y hacia la causa, sobrepasaba cualquier cosa, porque creían realmente ella. Veían en el liderazgo de Reeva, una oportunidad nueva y una visión. La seguridad de la mujer que era Reeva era tal para ver su determinada convicción, y creer.

Logrando establecer el contacto con Rhynn, Reeva se apresuró a arropar su mente poco a poco a medida que las defensas del híbrido iban bajando su feroz proceder, menguando ante su voz y permitiéndole el paso logrando así una efectiva comunicación que logró hacer que el híbrido conectase con su razón. -Eso es.- Compartió ella en el plano físico mientras su mano acariciaba la piel escamosa del mestizo dragón.

Your true potential [Rhynn] 17B73EAF1201C742931F4FF0E26A386FF9365F8B

Entonces, cuando escuchó que una voz ronca y gutural salía de la forma bestial de Rhynn, y notaba que su respiración agitada se había controlado, Reeva supo que ahí estaba él: podía razonar. Sonrío para sí misma, orgullosa de la fuerza de voluntad que estaba demostrando. Y, colocándose caminando para colocarse frente a su hocico, de modo que pudiese verle con ambos ojos, respondió. -La red.- Lineal. -Ahora estas conectado a ella y todo lo que escuchaste, eran los millones de mentes de todos los dragones que de ella dependen. Centenares de mentes de todo tipo: complejas y más simples, jóvenes y milenarias, vaciadas en un mismo lugar Rhynn.- Explicó. -Es un universo en sí misma.- Añadió. -Uno al cual tienes acceso ahora, y, si te concentras lo suficiente, podrás verlo con tus ojos.- Acto seguido, Reeva cerró sus ojos, para que la visión de sus sumidos en la oscuridad de sus parpados cerrados se extendiera al mundo psíquico, abriendo los ojos de la mente y viendo aquel basto universo, invitando a Rhynn a que lo hiciera también.

Your true potential [Rhynn] Tenor

Y como dos puntos brillantes, ahí estaban, juntas, ambas mentes en medio de aquel universo. -Sin embargo, ahora mismo eres más vulnerable que nadie. Hace más de un siglo que ninguna mente nueva se conecta, porque ya no nacen dragones. El brillo de tu mente es nuevo y desconocido, y mientras más tiempo pases en ella más en evidencia te pondrás y estarás a merced no solo de ser descubierto, sino que abrirás tu mente entera a la mismísima reina y ni yo misma soy consciente del alcance de su poder aquí.- Resaltó. -Así que ahora, necesito que te concentres. La belleza de la red es adictiva, una retroalimentación excitante íntimamente mezclada a tu sangre de dragón que se siente muy bien, pero… debes cerrar tu mente y desligarte de la red.- Sentenció. -No solo harás que las voces callen por completo, sino que volverás a recuperar tu seguridad.

-Sé que puedes.




#996633
Your true potential [Rhynn] 2Q6fOTo
Reeva
Reeva
Hybrid

Ocupación : Comerciante - Traficante
Mensajes : 63

Volver arriba Ir abajo

Your true potential [Rhynn] Empty Re: Your true potential [Rhynn]

Mensaje por Rhynn el Dom Dic 15 2019, 19:12

Toda aquella experiencia me tenía completamente desubicado, pues las sensación que recibía mi cuerpo, pero sobretodo mi mente, eran complicadas de procesar, de comprender, de explicar y Payge se había convertido en la única cosa real en aquel momento, tanto a nivel físico como mental, su presencia, su contacto me ayudaba a saber donde realmente estoy y, lo más importante, quien soy. Es por ello que no pierdo de vista su regia figura, agradeciendo que se coloque justo de lo que debe ser mi hocico, mi morro, o como quieras llamar a esa prominencia cargada de afilados dientes que surge de mi cabeza.

Así que de eso se trataba, de la famosa red. Aquella forma de comunicación, de contacto de la que alardeaban tanto los dragones y que ahora se me ofrecía en todo su esplendor. Con temor y curiosidad casi a partes iguales imito a mi guía, ocultando mis ojos tras los duros párpados reptilianos sumiéndome en una oscuridad total. Una oscuridad que, poco a poco, va plagándose de pequeños puntos luminosos. Puntos de diferente intensidad de brillo que van multiplicándose creando una hermosa estampa nocturna que me rodea, que me absorbe peligrosamente.

Mientras su voz aparece en mi mente, siento como si pudiera notar el brillo de la suya junto al mío, como si supiera exactamente que la estrella más cercana a mi es la suya. Escuchándola, sintiendo como su voz envuelve todo mi ser, pues no procede de ningún punto en concreto, sino que, simple y llanamente está ahí, un viejo recuerdo comienza a despertar en mi, pues todos aquellas mentes, todas aquellas luces, no distan mucho de las estrellas que pueblan el basto cielo nocturno, haciendo que mi mente retroceda en el tiempo, a mi niñez, cuando me tumbaba en la cubierta del barco y me pasaba horas y horas observando las estrellas, acunado por el vaivén del barco.

Pese a su advertencia, el recuerdo de aquellas noches es demasiado fuerte y, como me pasaba entonces me siento incapaz de abandonar la cubierta, de bajar al interior y tumbar en mi hamaca. No, no quería dejar de mirar aquel cielo nocturno y mucho menos ahora que sé que formo parte de él. - No, no quiero, aún no – y así se lo hago saber, exactamente con las mismas palabras que repetía una y otra vez al que considero mi padre cada vez que me decía que fuese a dormir. Ya entonces, por muy cansado que estuviera, me costaba dejar de admirar el espectáculo y, por ese motivo ahora no iba a ser diferente.

Lo que me rodeaba, es tan hermoso que me tiene completamente admirado y, ni siquiera el tono de urgencia, la advertencia real del peligro que puede suponer que otras mentes se interesan en esa nueva luz que brilla con fuerza en la red, como antaño las advertencias sobre el daño a mi salud que podría conllevar pasar las noches tumbado en cubierta sin taparme a mereced de la fría brisa marina nocturna, consiguen que sienta el menor deseo de cerrarme ante ésa grandiosidad.

Sabiendo que Payge no va a cejar en su empeño de que me desconecte, impulsado por la misma tozudez pueril que me mantenía despierto con la vista clavada en el cielo, me niego a dejar que siga molestándome, cerrándome ante ella, empujando su luz lejos de mi, creando una barrera, un muro que impida que me moleste en este momento de tranquilidad y belleza.

Sonriendo satisfecho, aunque sea mentalmente, al lograrlo, al volver a levantar mis defensas mentales, permanezco sumido en el gozo de la contemplación de aquel espectáculo sintiéndome como aquel niño que era, aquel niño que vuelvo a ser. - ¿estarán ahí papá y mamá? – pregunto a la estrella más cercana, aquella que hace un momento estaba junto a mi y que he intentado alejar, utilizando el mismo tono infantil que en aquella época. Antes de que pueda recibir respuesta de ella, dándome cuenta de que es difícil que la entienda pues hace escasos momentos que corté la comunicación con aquella mente, la mente de Payge, siento como otra mente, otra luz se comenzase a acercar. Pero no sólo una, sino otra, dos mentes que arremeten con fuerza contra mi, intentando entrar en contacto con mi mente, romper la defensa que he creado y conectar directamente con mi ser. Sobresaltado por la violencia con la que arremeten contra mi siento cómo el pánico se apodera de mi ser, cómo los miedos infantiles cobran fuerza e intento desesperadamente huir de ahí, al tiempo que la clara advertencia de Payge retumba con fuerza en mis oídos.

Desesperado, sin ser capaz de saber cuánto tiempo resistiré el ataque de aquellas mentes curiosas y exigentes, abro los ojos con violencia, comenzando a batir mis alas con fuerza mientras un bramido furioso surge de mis entrañas. - volar, huir, atacar – los pensamientos primarios, simples y poderosos, vuelven a retomar el control de mi cuerpo, mientras las mentes siguen pugnando por entrar en mi al tiempo que las voces vuelven a derramarse con fuerza dentro de mi cabeza. Sacudiendo enérgicamente mi testa, como hice el primer momento que las voces estallaron en mi interior, rugo con toda mi furia, lanzando una potente ráfaga de ardiente aire que amenaza con incendiar las copas de los árboles más cercanos al precipicio. Pero todo es en vano, por mucho que retuerza mi cuerpo, agite mi cabeza y arremeta contra la roca, las voces no se callan y sigo sintiendo los envites de tres mentes contra la mía.

Recurriendo desesperadamente a cualquier forma de acallar todo aquello me viene a la memoria lo que siempre hacía de pequeño cuando algo no me gustaba, cuando no quería oír algo. Así intento tapar mis oídos con mis manos, salvo que me siento incapaz de lograrlo pues no dispongo de manos, sino de garras. Sabiendo que necesito mis manos, vuelvo a lanzar un grito desesperado, exigiendo que mis manos aparezcan para poder usarlas, consiguiéndolo al momento, pudiendo llevar las manos a mis oídos al tiempo que, tan bruscamente como aparecieron, todas las voces callan, las estrellas desaparecen y siento mi cuerpo caer al vacío. De igual forma, la realidad me golea con tanta furia como el cansancio que siento de repente, abriendo los ojos para encontrarme cayendo desde una buena altura sobre el borde del acantilado comenzando a gritar presa del terror antes de que el fuerte golpe contra el suelo me arranque todo el aire de los pulmones, dejándome exhausto, completamente dolorido y desnudo a pocos metros del abismo.

Cansado, tremendamente cansado por la lucha que he mantenido contra mis recuerdos, contra mis recién descubiertos instintos, por no perder la razón ni mi mente irremediablemente, me siento incapaz de levantarme, de moverme tan siquiera, simplemente notando cómo unas lágrimas de rabia se forman en mis cerrados ojos al saber que he fallado a Payge, sintiendo cómo el fracaso, o lo que es peor la certeza de haberle fallado, se apoderan de mi cuerpo. - Lo… lo siento… – consigo finalmente balbucear con voz cargada de la vergüenza por ser débil, por no estar a la altura que ella espera de mi, por el miedo a su rechazo, a que se niegue a enseñarme, a perder su guía, a perderla para siempre.




Your true potential [Rhynn] NRP6sHA
Rhynn
Rhynn
Hybrid

Ocupación : Esclavo
Mensajes : 115

Volver arriba Ir abajo

Your true potential [Rhynn] Empty Re: Your true potential [Rhynn]

Mensaje por Reeva el Mar Dic 17 2019, 17:08

Inesperado.

Reeva tenía métodos, sin duda, radicales, pero los aplicaba porque tenía la suficiente convicción de saber que eran efectivos. Los aplicaba porque de antemano, sabía qué esperar y no era alguien que actuaba a la ligera. De ser así, hubiese sido descubierta hacía mucho tiempo y hasta ahora, nadie ni siquiera saber que realmente aquella orgullosa dragona era nada más y nada menos que una híbrida decidida a arremeter con su poder contra los dragones y su Imperio del Fuego, y que estaba construyendo los cimientos de la base de un nuevo mundo donde los híbridos serían, con ella al frente, quienes dominarían. Conforme iba avanzando, Reeva sentía complacencia del avance de Rhynn. A pesar de su edad estaba demostrando ser capaz y eso le encantaba, los resultados: la utilidad. La fuerza de lograr. Por ello, lo que ocurrió la tomó desprevenida, no esperó, llegados a ese punto que el híbrido cerrase su mente y se dejase llevar por sus emociones y recuerdos.

-Rhynn, debes concentrarte.- Le envío a través de la red. -Rhynn.- Volvió a decir pero ya era tarde, las defensas volvieron a cercarlo.

Escuchó la pregunta sobre su padre y madre y difícilmente podía saber Reeva qué estaba ocurriendo, pero sin duda era evidente que volvía a perder el control. No intentó hacer nada pues cuando Rhynn se perdió a si mismo otras mentes más toparon con la del híbrido, y también lo hicieron con la de ella. El mensaje era claro y evidente: era inquisidores. Tanto el mundo real como la misma red eran lugares, desde que la Inquisición existía, inseguros. Todo bajo el ojo de la Reina y de sus más lealistas era vigilado y ni aún las mentes estaban libres. Reeva se mantuvo tranquila, pues que una mente dragonica la monitorease no le era algo ajeno. Así como la monitorearon, pronto pasaron de ella, sin embargo, miró con preocupación la de Rhynn, pero, no podía ni iba a hacer nada. Había sido estúpido, y no pondría en riesgo todo por una sola persona. Debía salir de aquello con éxito. Reeva se alejó en la red de todo aquello y solo se concentró en el mundo físico de nuevo.

Reeva abrió los ojos y entonces miró al desesperado dragón levantarse sobre sus patas traseras, como queriendo caminar de forma humana. -¡Rhynn, basta!- Exigió de forma autoritaria intentando que volviese a centrarse pero fue imposible. Lo miró ir hacia el precipicio mientras volvía a adoptar su forma humana y corrió hacia él queriendo sujetarlo, pero fue tarde, pues a media mutación simplemente se desbordó. Reeva, decepcionada, suspiró. Sabía que seguiría con vida. Miró desde lo alto, y entonces se alejó, para quitarse la ropa, y adoptar la forma dragonica. Un dragón de color negro que, que pese a ser una bestia, no perdía ni elegancia ni orgullo de una hermosura reptil estilizada.

Sacudío la cabeza un par de veces y levantó vuelo sobre el cielo, descendiendo poco a poco hasta las turbías aguas donde yacía el cuerpo del híbrido. Con sus patas traseras y cuidando de no causar daño con sus zarpas, lo cogió, batió fuertes sus alas y se alzó de nuevo hasta el acantilado echando al ahora hombre desnudo sobre la grama. Terminó de aterrizar y acercó el hocico al híbrido, notando que estaba inconsciente. Soltó algo de vapor de sus fosas nasales, a modo de queja, y, simplemente se volvió a acercar al acantilado, caminando y sentándose ahí, en su forma dragonica, disfrutando otra vez de la brisa marina que rociaba sus escamas, perdiendo la mirada de aquellos ojos rasgados en el horizonte, teniendo que esperar entonces que en algún momento el cansado hombre se dignase a despertar.

Sería una espera larga, pero era un día libre, así que lejos de la decepción que tenía ahora, iba a disfrutar del crepúsculo de aquel día, el cual esperaría con paciencia.




#996633
Your true potential [Rhynn] 2Q6fOTo
Reeva
Reeva
Hybrid

Ocupación : Comerciante - Traficante
Mensajes : 63

Volver arriba Ir abajo

Your true potential [Rhynn] Empty Re: Your true potential [Rhynn]

Mensaje por Rhynn el Jue Dic 19 2019, 23:51

El frío provocado por una repentina ráfaga de aire me arrebata de los placenteros brazos de la inconsciencia. Poco a poco el recuerdo de lo ocurrido, como el cansancio de mi cuerpo, retornan a mi con inusitada fuerza, haciendo que sienta cada pinchazo que mi cansado cuerpo produce al tiritar como respuesta al molesto frío que parecía estar llenando el ambiente.

Cansadamente abro los ojos, encontrándome con la suave luz anaranjada del atardecer, algo que me alarma lo suficiente como para que, apretando los dientes, ignore el dolor que producen mis músculos cuando protestan al obligarles a moverse, a levantarme. Se había hecho tarde, muy tarde, y el sol ya se encontraba a escasos codos de sumergirse en las lejas aguas.

Sin importarme el hecho de estar desnudo, dirijo mis tambaleantes pasos hacia el enorme dragón que reposa tranquilamente con la mirada fija en el horizonte, en aquella hipnótica línea en la que mar y cielo se funden en una unión admirable.

Una vez a su lado, poso mi clara mirada en el mismo punto en el que supongo que ella estará mirando, dejándome invadir por la belleza del atardecer, una belleza que queda claramente mermada ante el vívido recuerdo de la poderosa Red. Dejando pasar unos largos momentos, en los que el sol avanza inexorablemente en su descenso hacia su lugar de descanso nocturno, permanezco callado, dejando que la vergüenza y la rabia por mi fracaso, por ese gran fallo que cometí y cuyas consecuencias temo tanto como desconozco, se reflejen claramente en mi rostro.

Girándome lentamente, con las manos cruzadas en mi regazo, en actitud completamente servil y la mirada gacha, me coloco de cara a la dragona, tragando saliva ruidosamente antes de decidirme a hablarle - Yo… lo siento Payge – empiezo a decirle en un tono cargando de la vergüenza que siento - siento no haber podido resistirme a la atracción de la red, pero era como si volviera a ser un niño abrumado por la belleza del cielo nocturno estrellado, incapaz de apartar la vista, de tan siquiera respirar – le confieso bajando el tono de voz hasta acabar casi en un hilo - ¿Cómo lo aguantas? – pregunto seguidamente, tras dejar unos instantes más de silencio, con un tono ahora más curioso que otra cosa, pues todavía me siento abrumado por los instintos que se han apoderado de mi mente, de mi cuerpo y sobretodo por ese torbellino de voces que no dejaban de bombardearme sin parar, notando cómo un fuerte escalofrío vuelve a recorrer mi cuerpo otra vez, salvo que esta vez no está producido por el aire, sino por el recuerdo de aquellas dos mentes luchando por entrar en mi, por contactar conmigo, con saber quien soy.

Sé perfectamente que he defraudado a la que se ha convertido en una especie de madre, en una guía necesaria para entender lo que soy, aquello que realmente soy. Por eso permanezco con la misma expresión y postura que un niño que sabe que ha hecho algo malo y que espera la regañina de sus progenitores, aunque a diferencia de ellos, el miedo real a perderla, a que deje de enseñarme, hace que mi garganta se seque y que no sea capaz de mirarle a los ojos.




Your true potential [Rhynn] NRP6sHA
Rhynn
Rhynn
Hybrid

Ocupación : Esclavo
Mensajes : 115

Volver arriba Ir abajo

Your true potential [Rhynn] Empty Re: Your true potential [Rhynn]

Mensaje por Reeva el Lun Dic 23 2019, 18:17

Horas.

Las horas pasaron siendo largas pero tranquilas. Reeva, en su forma dragonica, disfrutaba sin duda de aquella hermosura mientras el ocaso caís, su hora preferida, una alegoría perfecta a lo que se avecinaba para lo que ella soñaba y estaba, desde hacía tanto tiempo, preparando. El crepúsculo de la raza dragonica y el amanecer de una nueva era: una mejor y perfecta, con los suyos en la cima, con ella en la cima. Así sería, así debía ser y solo muerta iba a rendirse. Se lo debía a los que eran como ella, a su hermana, a ella misma.

Sintió a Rhynn despertarse escuchándolo en la pequeña lejanía. Lo siento acercarse, y sin duda agradeció el silencio que le antecedió, para mirar, ambos, el sol ocultarse por completo.

Justo donde todo había empezado aquel día, ahí estaban de nuevo. Escuchó con atención cada palabra de su vergüenza, cada excusa. No dedicó ni siquiera una mirada pues prefirió seguir observando y no por eso dejaba de escucharlo, pero sí que parecía ignorarlo. Nada. No hubo respuesta. Al menos en los primeros minutos hasta que por fin la gutural y profunda voz, pero bastante fina en comparación a la de un macho, habló. -Porque soy una híbrida.- Respondió de forma tajante y orgullosa ante el cuestionamiento de Rhynn, pero sin ni siquiera mirarle. Guardó silencio después nuevamente unos minutos, hasta que creyó que debía hablar. -Normalmente una disculpa hubiese sido lo menos que hubiese esperado ante tu fracaso. Mi tiempo y mi voluntad esta impuesta enteramente en ti, cuando toda una causa que involucra a muchos más como tú debería demandar más mi atención que solo un híbrido en particular.- Explicó, serena y muy tranquila. -Sin embargo, dadas las circunstancias, una disculpa es lo menos apropiado para ti, Rhynn.- Sentenció. -Te dejaste llevar por tus emociones y no solo fuiste debil, sino que pusiste en peligro más de lo que crees.- Su voz era muy calma pero tenía el peso de su clara decepción. -Y qué te excuses solo me hace estar realmente decepcionada. Dime, ¿seguirás actuando cómo esclavo o empezarás a tomarte en serio tu superioridad natural?- Le preguntó.

-Los animales, sin ser tan inteligentes, cuando fallan, se recuperan, se levantan y siguen. No se disculpan con palabras.- Mencionó. -Eres más que un animal. Demuéstralo.

Tras ello, la híbrida se levanto de la posición sentada, se sacudió y los huesos, la carne y la piel empezaron a sonar y crujir dando paso a la mutación en su forma humana. Poco a poco, la forma dragón se volvía más pequeña adquiriendo rasgos humanos y aunque el dolor existía, la cara de Reeva denotaba bastante tranquilidad al momento de transformarse, lo que evidenciaba no solo el hecho de estar acostumbrada a algo que se le hacía tan natural, sino que también dejaba ver una fortaleza muy evidente. Al recobrar la forma humana, siendo más pequeña en tamaño que Rhynn, abrió los ojos y miró, por fin al híbrido, sin hacer mucho caso al hecho de estar completamente desnuda ante él pues, al haber sido criada como dragona, y vivir como tal, su sentido de la desnudez era muy semejante al de estos. Pasó de Rhynn y entonces fue a coger su ropa para empezar a vestirse, de espaldas a Rhynn. Y justo cuando terminó, amarrando su pelo, volvió a hablar.

-Lo que sucedió... lo que hiciste, es simple. Eras dragón en ese momento, y te dejaste llevar más por ese lado nada.- Entonces se giró. -Debes encontrar el equilibrio. No eres humano, no eres dragón...- Y entonces se acercó a él y le acarició la mejilla. -...Eres un híbrido.- Dijo con orgullo.

Quitó la mano de su rostro.-No dependes de la red así que lo te sucedió fue momentáneo. Puedes controlarlo. Yo, a diferencia de ti he vivido 100 años obligada a estar conectada a ella porque para que se crea que soy dragona, no puedo desligarme y arriesgarme. Si yo he podido controlarlo, para ti que no debes cuidar esa imagen es mucho más fácil.- Explicó. -Sabes lo esencial.- Le dijo, y se giró para empezar a dejarlo atrás. -Espero que para nuestro próximo encuentro sea capaz de dominarlo. No me decepciones.- Y dejándole esa indicación, se adentró en el bosque para ir por su caballo y volver a la ciudad.




#996633
Your true potential [Rhynn] 2Q6fOTo
Reeva
Reeva
Hybrid

Ocupación : Comerciante - Traficante
Mensajes : 63

Volver arriba Ir abajo

Your true potential [Rhynn] Empty Re: Your true potential [Rhynn]

Mensaje por Rhynn el Vie Dic 27 2019, 22:18

El silencio que nos rodea tras la desaparición del último rayo de luz me confirma que le he defraudado con mi estupidez anterior, pero todo esto está siendo demasiado abrumador para mi, tanto que incluso mi cuerpo parece haber llegado a un punto de cansancio como hacía tiempo que no sentía. Por eso motivo siento como la rabia producida por mi fracaso se va apoderando lentamente de mi cuerpo, consiguiendo que sienta ganas de golpear algo con furia, de gritar a pleno pulmón al cielo, de expulsar la rabia de alguna forma fuera de mi ser, pero me siento incapaz de apartar la vista del negro horizonte, de romper el silencio con ese grito que solo conseguiría hacerme quedar mucho peor delante de Payge.

Y es su voz, una voz reptiliana, que poco tiene de humano, la que finalmente rompe el silencio dando respuesta a mi pregunta. Una respuesta firme, arrolladora y esclarecedora. ”Porque es una híbrida. Exactamente igual que yo, un híbrido. Un ser que posee cualidades de ambos mundos, humano y dragón, un ser superior con la fuerza necesaria para soportar eso y mucho más”.

El sonido de su voz vuelve a expandirse por el ambiente, alejando mis pensamientos, deshaciendo el hilo de éstos, para conseguir que me centre en sus sabios consejos, que beba con ansía de su sabiduría, de ésos conocimientos que necesito para poder sobrevivir y lograr formar parte de ese nuevo mundo del que me ha hablado. Por desgracia, sus palabras, lejos de darme ánimos o demostrar cierta empatía hacia mi estado, no dejan de ser una severa reprimenda. Una reprimenda que no deja de ser un consejo velado y un halago, pues me deja bien claro que tiene fe en mi, que cree en mi y por eso está perdiendo un tiempo tan valioso en enseñarme ella misma en vez de dejar que lo hiciera cualquier otro. Hecho éste que me hace sentir orgulloso, especial, aunque lo que más me llega a lo más profundo de mi ser es que, según va hablando explicándose, no puedo dejar de preguntarme si lo que estoy sintiendo no es lo mismo que debe sentir un hijo cuando es regañado por su madre, algo que jamás he vivido y que me provoca una extraña opresión en el pecho, un sentimiento nuevo que nunca antes he vivido y que me une de una forma profunda a la híbrida.

Quizás el sentir que se ha convertido realmente en una madre para mi ayuda en gran medida a que oírle decir, a escuchar de sus propios labios, que esta realmente decepcionada conmigo me duele como un mazazo en la boca del estómago. Incapaz de separar los labios durante unos momentos en los que me siento hundido por ese golpe, elevo mi mirada a la lejanía, hacia donde los últimos destellos de claridad acaban por abandonar el mundo antes de que sus siguientes frases, aquellas que me vuelven a golpear con fuerza al dejar muy por encima de mis aptitudes a cualquier animal.

Demuéstralo. Esa palabra, esa orden, resuena en mi cabeza una y otra vez, sin que me mueva ni un ápice de donde estoy mientras ella retoma su forma humana, con una elegancia y naturalidad que sólo la práctica y la familiaridad con ello pueden otorgar, permitiéndome centrarme en sus palabras en sus exigencias. ”Soy un esclavo. ¿Lo soy?, ¿realmente lo soy?, ¿realmente he abandonado la esperanza de recobrar aquello que me arrebataron?, ¿de verdad quiero ser un esclavo toda mi vida?. No, no soy un esclavo, como tampoco soy un humano y ahora sé que he de retomar las riendas de mi vida”. Algo que en fondo de mi ser sé que me costará, que no será fácil erradicar de mi ser todo lo aprendido a fuerza de golpes y humillaciones, que no será fácil expulsar todo aquello que me ha sido introducido a la fuerza, pero que también sé que con esfuerzo lo lograré. ”Porque ahora mismo no soy más que un trozo de metal mal forjado, una hoja llena de grietas por culpa de un mal templado, un objeto que ella se va a encargar de volver a forjar para convertirme en lo que realmente soy. Igual que yo doy su verdadera forma al metal, ella lo va a hacer conmigo y este no es más que el primero de los golpes que lo lograrán”. Seguramente era mi trabajo en la fragua lo que me llevaba a compararme con un trozo de metal que necesita volver a ser fundido para lograr su auténtica forma, pero así me ayudaba a entender lo que estaba pasando de una forma que entendía mejor, más sencilla y es en ello, en estos pensamientos en los que me centro mientras ella termina de vestirse.

El roce de su mano en mi mejilla, junto con sus palabras consigue romper mi inmovilidad haciéndome reaccionar finalmente. Enfocando mi azulada mirada en la suya, dejando caer mis manos a lo largo de mi cuerpo, rompiendo así la postura sumisa permito que mi fuego interior se vea reflejado en mis ojos - No soy un animal, no soy un humano, no soy un dragón, soy un híbrido, un orgulloso híbrido. Tengo la fuerza de los dragones, la inteligencia y habilidad de los humanos y el espíritu de supervivencia de los animales. ¿Cuántas veces me han derribado?, ¿Cuántas veces me he levantado?. Me abandonaron al nacer, y sobreviví. Me arrebataron la libertad, y sobreviví. Me humillaron, torturaron, y sobreviví. Siempre vuelvo a levantarte y esta vez lo volveré a hacer. – sentencio con un tono de voz que va ganando en seguridad, en firmeza en orgullo según voy hablando, queriendo demostrarle que he entendido lo que me ha dicho, que pienso luchar, levantarme las veces que haga falta hasta que se sienta orgullosa de mi.

Sus últimas palabras la acompañan mientras rompe el contacto físico y lentamente hace lo propio con el visual, alejándose mientras me sigue aconsejando, de forma firme, sin adornar la cruda realidad, que debo ser capaz de controlarlo, que no lo tengo tan complicado como ella y que he de lograrlo sí o sí.

”No lo haré, no te defraudaré”. Un pensamiento que se forma en mi mente con fuerza en cuanto la veo desaparecer entre la maleza. Dejando pasar unos momentos más en los que siento el fresco viento acaricia mi desnuda piel, me doy cuenta de que no debería ver tan bien como lo hago, de que los humanos con los que he convivido nunca han tenido tan buena visión en la penumbra como la mía, detalle que queda respondido ahora que sé la verdad sobre mi verdadero ser. Y es entonces, tras estos momentos, en los que comienzo a rehacer el camino de vuelta al palacio, un camino que decido hacer largo, pues mis ropas quedaron reducidas a meros girones al transformarme, por lo que debo asegurarme que nadie me vea desnudo, ni en la ciudad ni en el palacio si no quiero levantar preguntas incómodas, preguntas peligrosas.




Your true potential [Rhynn] NRP6sHA
Rhynn
Rhynn
Hybrid

Ocupación : Esclavo
Mensajes : 115

Volver arriba Ir abajo

Your true potential [Rhynn] Empty Re: Your true potential [Rhynn]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.