Novedades

- (28/03) ¡Cumplimos 6 años online!

- (18/03) Ya podéis pedir Los Dracs de Marzo

- (29/01) ¡Empezamos a publicitar por Tumblr!

- (18/01) Debéis hacer el nuevo Registro único

- (18/01) Aquí están las novedades de Enero

- (15/01) ¡La minitrama Ash Blessing ha empezado!

- (17/11) Revisad bien la normativa de las búsquedas, pues hemos añadido una nueva norma.

- (18/02) Nuevos cambios en la normativa obligatoria para reactivar cuentas inactivas.

- (22/11) Nuevos requisitos para comprar subforos en la tienda aquí.

- (18/07) Nuevas normas respecto a los posts +18 de índole sexual.

- (18/05) Nuevas normas de emisión de reportes aquí.

Últimos temas
» la Paz del Bosque- Inaya
The meaning of a name [Silvia] EmptyHoy a las 04:21 por Tusk

» Registro único
The meaning of a name [Silvia] EmptyHoy a las 02:56 por Tántalo

» Una última acción antes de dormir || Tusk
The meaning of a name [Silvia] EmptyAyer a las 23:50 por Aisha

» Do you trust me? (Rhynn)
The meaning of a name [Silvia] EmptyAyer a las 21:52 por Lyanna

» Perro malo (Rhynn) +18
The meaning of a name [Silvia] EmptyAyer a las 21:33 por Lyanna

» Pájaro herido (Acheron)
The meaning of a name [Silvia] EmptyAyer a las 18:06 por Oswin

» Nunca confies en una sonrisa (kishar)
The meaning of a name [Silvia] EmptyAyer a las 17:55 por Vindicare

» No te haré descuento familiar || Acheron
The meaning of a name [Silvia] EmptyAyer a las 17:47 por Acheron

» ¿Listo para la aventura? - Vindicare
The meaning of a name [Silvia] EmptyAyer a las 17:44 por Vindicare

» ¿Alguien da mas? ¡Vendida! (Acheron)
The meaning of a name [Silvia] EmptyAyer a las 16:08 por Edrielle

Staff
Trystan
Admin
Selene
Admin
Faora
Admin
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos
The meaning of a name [Silvia] G2TiwGkZ_o

06/06

Directorios y Recursos

09/10

Afiliados Élite

Limpieza 18/03


Time Of Heroes  photo untitled45.png
The meaning of a name [Silvia] AO1UJIQ Expectro Patronum
Crear foro

38/40


The meaning of a name [Silvia]

Ir abajo

The meaning of a name [Silvia] Empty The meaning of a name [Silvia]

Mensaje por Hermes el Vie Nov 08 2019, 18:58

Era más de lo imaginado.

Hermes había llegado a Talos con una misión simple: ser util para quien sería su nueva señora. El mismo afan que cualquier humano, ceiado como él, sabedor de la verdad: los dragones les habían salvado de su propia destrucción, la Diosa Madre les había perdonado la vida por su gran amor, y les había ofrecido el honor de servir a sus hijos y vivir en mundo mejor en el que ella misma sería quien guiase a humanos y dragones por igual, mientras, por su parte, los dragones acogerían a los humanos para guiarlos correctamente. Era una tarea descrita de forma simple que revelvaba la retroalimrntanción de la sociedad actual y el equilibrio del Imperio del Fuego, construido desde las cenizas a base de sabiduría y bondad. Eso era todo lo que definía el pensamiento en el cual, a pesar de lo que actualmente ocurría en el mundo, definía a Hermes. Y eso lo había llevado a Templo del Dragón.

Hermes creía, en la Reina Madre, por supuesto, como Diosa, y ahora con todo lo que había pasado desde que llegó a Talos, y las decisiones que empezaba a tomar, necesitaba por supuesto más que solo ser un devoto humano esclavo que cumplia su deber de ir al Templo, necesitaba que le guiase, y no conocía a otra Diosa más que a esa, a pesar de que ahora hubiesen "nuevos dioses".

Por tanto, llegado el amanecer, Hermes había tomado su día libre para ir muy temprano al Templo del Dragón. Era una hora ideal para conseguir lo que quería: estar a solas con la Diosa. Llegó ante la grandiosidad del Templo del Dragón, y cuando entró, no hizo más que quedar maravillado ante tal maravilla arquitectonica. Entró y confirmó que todos los rumores que desde pequeño escuchaba de los viajeros sobre el Templo del Dragón de Talos eran ciertos: una diosa hecha de roca, figura fidedigna de la Reina Madre, cuyos ojos parecían tener vida propia. Caminó, en medio de los asientos de la gran estancia religiosa, y llegando a los pies de las gran estatua, puso rodilla en tierra, bajando la cabeza. -Reina Madre, sé que no soy más que un simple humano y ninguno, mucho menos uno solo, es digno de vuestra atención, pero, mi señora... os necesito ahora más que nunca, porque no hay Diosa alguna que reconozca más que a usted. Por eso, si escuchaís esta plegaria, os pido.- Hizo un silencio. -Realmenme os suplico, que me deis un poco de ese fuego sagrado que hay en vuestros hijos, para tener la fuerza y la sabuduría suficientemente para servir bien.-

-Os lo ruego, Reina.- Concluyó en un susurro con los ojos cerrados, para levantarse, y dejar una moneda en una charola de plata, dispuesta para las ofrendas a los pies de la estatua de la Diosa, y dar unos pasos hacia atras, dibujandose una calida sonrisa en su rostro, creyendo de alguna manera, que esta lo oíria.

Estando ya dispuesto a marcharse, al mirar, se sobresaltó cuando sus se encontraron con los de uns dragona que aguardaba trás él, guardando las distancias, en silencio. -My Lady.- Saludo de forma torpe, queriendo desviar la verguenza, inclinandose un poco por el susto momentaneo. -Disculpadme...- Dijo, excusandose y riendo. -No me había percatado de vuestra presencia.- Le confesó, reconociendo con honestidad y algo de verguenza. -¿Sois vos la Cuardiana del Templo?




#cc9966
The meaning of a name [Silvia] JfNschH
Hermes
Hermes
Human

Ocupación : Mensajero de Vaurien
Mensajes : 126

Volver arriba Ir abajo

The meaning of a name [Silvia] Empty Re: The meaning of a name [Silvia]

Mensaje por Silvia el Dom Nov 24 2019, 13:14

Olía a sacralidad.
A respeto, voluntad, fe ciega y religiosidad.
A incienso y a piedad. A sacrificio y pecado, reivindicación y arrepentimiento. A magnificencia.
A su propio perfume.

Escuchaba los rezos como susurros que llegaban a sus oídos queriendo convencerla de hacer algo que puede que hubiera hecho alguna vez en su vida. Porque lo había hecho, había pedido por ella y los suyos, a muchos dioses a través de la historia. Comenzando desde el antiguo Gales y sus dioses elementales, pasando por el dios y trinidad de la Edad Media con el cual había intentando comunicarse algunas veces cuando sentía curiosidad de aquel ser que tanto la Inquisición insistía en mantener, incluso con violencia, a pesar de esta había rezado.

Recordaba los días en que su hermana había desaparecido y había visto a todos en casa preocupados por su paradero y a su padre una vez llorar creyendo que estaba solo. Recordaba también días, horas, minutos y segundos antes del juicio de su hermana, tenía en su memoria el tiempo incluso aún después de su sentencia, en esos días había orado con mucha fuerza a la Reina Madre por su compasión. Porque eso hacía una madre, tener piedad por sus hijos así se hubieran equivocado. ¿Pero su hermana lo había hecho? ¿Había sido merecedora de la justicia más cruel?¿De no ser vista con ojos de amor por la madre de todos?

Al parecer no, porque allí estaba el presente. Silvia allí estaba sin su hermana, tan arisca de estar en aquel templo. Con los susurros lacerar su piel mientras un escalofrío recorría su cuerpo.

Claro que nada se decía, quedaba en lo oculto como muchas cosas que pensaba, todo se acallaba en un silencio que sólo aguardaba. ¿Qué aguardaba? ¿Cuál era el significado de tal espera? ¿Y su objetivo?
Ni idea. Pero sí, allí de rojo como un homenaje a la diosa y porque a Mael así le gustaba lucir en los días de culto, estaba por amor a su padre y familia, por amor a su bienestar y lujos en una hermosa construcción que en estos momentos era para ella solo eso… piedra, cristales, madera. Un símbolo. Solo una cosa. Vacía. Indiferente. Fría. Estaba allí por el capricho que su padre tenía de tener fe, de querer rezar y agradecer a una diosa que a él si escuchaba. ¿Por qué solo a él?

Rascó su mejilla derecha con suavidad y volvió la mano a su regazo, era esa la posición que más le gustaba. Erguida, las manos entrelazadas sobre el límite de su vientre y pelvis, mirando al frente como si encontrara algo más allá de las personas o los muros, en los adornos eclesiásticos frente a ella. En aquel altar y aquellas monjes. Sí, podía sentir como los rezos y la esperanza de todos la hacían diferente a ellos. Cerró los ojos creyendo que así escaparía de ellos, pero así los podía sentir con mucha más fuerza.

Como agua tibia que no la calentaba, como el abrazo de una madre que ya no tenía.
Triste, pero hermoso. Envidiable tanta fé y esperanza.  

Pero luego de su hermana, la razón parecía dominar en la Silvia del presente más que la fe, o por lo menos en aquellos lugares. Había tenido que encontrar la forma de abrir los ojos y enfocarse en lo curioso. Y unas de las cosas más curiosas de un templo era ver su arquitectura espléndida y el arte dentro de esta, como aquella estatua que colosal plasmaba la imagen que debía tener la diosa. Mirar a otras personas, sus rostros, la forma en que sus labios se movían con la misma súplica que sus manos, nada más curioso entre ellos que el esclavo que ora y que parece hacerlo con su corazón.  

¿Por qué ellos podían creer en la diosa que los había creado y ella nunca había podido del todo?
Aún seguía atándose a sus dioses, esos que llamaban elementales y le gustaba hacerlo, le demostraban más que cualquier otro su existencia y amor y así siempre había sido a través del tiempo.
Le daban luz, oscuridad, el agua y el viento, el miedo y la alegría, el desinterés y la energía, el fuego y el alimento, el amor y la familia, todo a cambio de su dedicación y voluntad. La mano de su padre tocó uno de sus hombros y Silvia con un suave sobresalto  le regaló una mirada, neutra, silenciosa. Él iría a hablar con sus amigos cercanos junto a sus hermanos, quizás daría una gran donación al templo. Mael era un creyente muy astuto.

Ella aguardaría como casi siempre, paciente. Mientras los suyos se perdían entre las sonrisas y buenos deseos de otros, Silvia ya había colocado sus ojos en algunos humanos. Una pelirroja de melena salvaje, un alto hombre de piel brillante y tersa color carbón y un joven de cabellos ensortijados y rubios. En él su atención se centró mucho más dada la corta distancia que los separaba.
Observó sus movimientos, escuchó sin pedir permiso sus oraciones hasta el final. Cuando este al parecer estaba a punto de marcharse terminó encontrándose con aquel agradable y humilde rostro,  había causado la impresión de ser la Guardiana del Templo.  

Guardó silencio unos instantes sin dejar de observarlo. Pensaba en la piedad.  - No te preocupes, es culpa mía. Suelo ser bastante silenciosa. - eso decían algunos, sobretodo sus hermanos. - ¿Te sentirías decepcionado si digo que no lo soy? Solo soy una creyente, como tú. - se sentiría aún más decepcionado de que lo fuera careciendo por completo de fé en aquella diosa en la que tanto se veía él creía.  Igualmente mentía, ella no era una creyente, por lo menos no de aquella deidad. - Tu fé es grande y tus oraciones hermosas.- allí se delataría de curiosa, ¿pero quién podría acusarla de tener un buen oído y estar  aburrida, hallando solo consuelo en las palabras de otros? - ¿Quién te las ha enseñado?- sabiendo que era algo personal, tendría una respuesta sin mostrar sus verdaderas intenciones, saber porqué pedía él con tanto ahínco.
Silvia
Silvia
Dragon

Mensajes : 85

Volver arriba Ir abajo

The meaning of a name [Silvia] Empty Re: The meaning of a name [Silvia]

Mensaje por Hermes el Lun Dic 23 2019, 18:35

Duda.

Las cosas que le habían pasado habían sido no muchas, pero si suficientemente fuertes como tener que pensar en todo. Y, por increíblemente raro que pareciese, en medio de todo el boicot de nuevas preguntas y cuestionamientos para un jovencito de tan solo dieciséis años, no había más confort que buscar la seguridad en aquello que ni sentía ajeno y que, creía, al menos, podía conocer. Eso, como una especie de confort hacia lo que parecían ser un montón de nuevas cosas que yacían en la realidad y, gracias a la privilegiada vida de un esclavo enteramente servicial, criado desde su nacimiento para adular y servir con la mayor de las lealtades y honores a sus salvadores dragones, eran ignoradas.

Eso era en anhelo que impulsaba aquellas oraciones realmente. El anhelo de lo conocido ante lo nuevo que, sin duda, le asustaba.

Hermes entonces, delante de la evidente dragona, actúo en consecuencia. Sus modales no dejaban de ser admirables y caballerosos pese a su joven apariencia y corta edad. -No, no tenéis vos que disculparos, my lady.- Sonrío amable ante su pregunta y se apenó. -No, por supuesto que no.- Dijo sin pensar. -Siempre será un honor para un humano estar delante de nuestros salvadores.- Añadió. Cuando la dragona elogió sus oraciones, se sintió más que apenado y sus mejillas se tornaron coloridas por el halago de una dragona. Sonrío. -Os agradezco vuestras palabras...- Y se sentía bien que al menos pudiese gozar de aquello que le deba seguridad en medio de su situación. Volvió a girarse y levantar su mirada sobre la gran estatua de la Diosa. -Pues han sido solo palabras honestas más que un rezo enseñado.- Y recordó entonces a Mysandre de Edén. -Lady Mysandre, la Guardiana del Templo del Dragón de Edén, es ella quien me ha enseñado que vuestra Madre es misericordiosa y... que puede que incluso escuche los rezos de un humano.- Suspiró entonces bajando la mirada y volviéndose hacia la dragona.

-Quizá solo me ignoré, ¿qué es un humano para vuestra Diosa?- Se excusó. -Pero vale la pena creer.- Mencionó con una amable sonrisa.

Y de Hermes bajó su semblante, notándose algo triste. -Tenéis una gran fortuna de tener una Madre a la cual acudir...




#cc9966
The meaning of a name [Silvia] JfNschH
Hermes
Hermes
Human

Ocupación : Mensajero de Vaurien
Mensajes : 126

Volver arriba Ir abajo

The meaning of a name [Silvia] Empty Re: The meaning of a name [Silvia]

Mensaje por Silvia el Jue Feb 20 2020, 21:57

Silvia miraba el rostro del humano. ¿Cuántos años tendría? Diecisiete, ¿quizás menos? Su rostro relucía el encanto de una juventud floreciente, esperanzada y sin embargo, él no parecía tener esa rebeldía que caracterizaba a los que para la dragona ancestral no eran más que bebés. Él era suave, manso, como un dulce cordero. Irresistible no perderse en esos bellos rasgos y pensar en el trigo iluminado por el sol de un naciente verano. Parecía ingenuo, tan irresistiblemente convencido de la magnanimidad de la diosa dragona. Qué envidia sentía, una envidia blanca que se combinaba con los recuerdos de aquella época que vio nacer como la promesa de un Imperio de luz, de ilustración, un siglo de oro guiado por una reina que con solo un acto había logrado destruir hace muy poco toda la esperanza que ella le había tenido, había descubierto que no era la única. ¿Había sido suya aquella esperanza o la de su padre?
Todo eso había sido solo un castillo de naipes y ella seguía cayendo hacia el inevitable vacío de pronto encontrarse en una situación sin salida.

¿Qué podría saber un niño como el que tenía frente a ella sobre las dificultades y decepciones de la vida?
Se respondió a sí misma que podría saberlo todo y nada a la vez. Era un esclavo, de piel suave y hermosa ropa, que caminaba libre, con modales tan exquisitos como el de un noble dragón, un esclavo consentido que pedía por algo que carecía. También se preguntó Silvia quién sería su ama, esa que con tal mimo lo había cuidado, la que confiaba en que no iba a huir, porque lo había moldeado, él era fiel. Debía ser una buena ama, también una devota. O eso dependía, a veces las cicatrices estaban bajo la ropa.
¿Cuántos corderos no había devorado siendo una dragona de un solo bocado?
Y sin embargo aquel cordero podía ser una gran amenaza si se excedía en alguna mala o errónea palabra, no por voluntad propia, no decía que él fuese malo, al contrario, parecía la misma manifestación de la bondad hecha carne.

Era lo que se cuenta a su ama, lo que su ama deduce, lo que esa ama cuenta a algún otro dragón, lo que llega al soldado y de allí al inquisidor, era lo que al final de la cadena sabe la reina madre, esa diosa que sentencia con castigo.
Pero no dejaría de hablar con él, esa dulce e inconsciente amenaza no la haría retroceder en su deseo de saberlo. Además no solo había visto y ayudado a crecer el Imperio, se había untado de él y su corte y desde aquella Edad Media sabía los vicios y la forma de aparentar entre los reyes de las apariencias, sabía mentir a la perfección y sonreír. De allí su apodo tan célebre...Silvia, la de la Tenue Sonrisa.

Y se enorgullecía de eso, pero nunca era fácil seguir la corriente, decir mentiras, acallar la propia opinión. No obstante no descartaba el inminente hecho de que su verdad no era la de otros y que creyera algo no significaba que tuviera el derecho de destruir y minimizar lo que otros creían. Él aceptaba como certeza que los dragones eran sus salvadores, la blanca lo miró pensando en que era probable que en alguna de las grandes guerras y batallas ella hubiese asesinado a algún ancestro suyo, que hubiese hecho trizas a sus antepasados y sus ilusiones.   Ella no lo sabía, él tampoco, pero los llamaba, la llamaba... heroína. Se sintió culpable, adolorida.

Y aún así sonrió y escuchó, con paciencia, con cautela, con la piel erizada y el rostro sereno. El nombre de Lady Mysandre fue dicho y estuvo segura que mujer más fiel y leal a la diosa no existía, incluso creía en su poder porque provenía de la fe, ella tomaba a los rebaños y los encauzaba, a ella se debía que muchos no se hubieran cansado de esperar, muchas rebeliones frustradas y después de las tormentas y las masacres, con rezos había consolado las almas de los más inconformes, Silvia ya podía entenderlo todo. - Los más hermosos rezos son los que salen del alma, los - se corrigió de inmediato, - la diosa es amante de los corazones espontáneos y sinceros. -  los dioses elementales lo eran, eran hermosos.

- Conozco a Lady Mysandre, es una dragona ejemplar, una maestra espiritual a la cual admirar y aprender su fe. - era verdad. Aunque últimamente se asombraba de la solida fe de muchos por el Imperio que no veían que todo se caía a pedazos. - Es una fortuna que te hayas encontrado con ella.- no todos podían, sobretodo humanos. ¿Era una fortuna? Sí, sí consolaban sus palabras.
¿Pensarían algunos de sus esclavos de la misma manera que él?
¿Qué es un humano para vuestra Diosa?
-¿Qué es un dragón o híbrido para nuestra diosa?- muchas se lo había preguntado, daba igual otra u otras mil veces.

En su interior sintió la necesidad de abrazarlo. Era tan inocente y ansiaba tanto que llegó a darle cierto enojo con el impulso de darle un bofetón y de nuevo abrazarlo, decirle que que la diosa madre no escuchaba a los humanos, ni siquiera a los propios dragones, que solo le interesaba ella porque una madre no sacrificaría a un hijo como ella lo había hecho con su hermana, que habían pocos en quien confiar en aquel mundo. Que debía creer en él y que nadie le iba a dar lo que deseaba a no ser que lo tomara con sus propias manos y que para eso se necesitaba como ofrenda esfuerzo, revolución, sangre.
¿Se estaba escuchando a si misma?

¿En qué momento había dado su mundo tal vuelco? ¿Cuándo había despertado de esa manera? ¿Y si estaba equivocada y si era la diosa el regalo de tener una segunda madre habiendo perdido la que conocía y había amado desde pequeña?
- Ay, pequeño, no sabes lo que remueves en mi con tu inocencia. - pensó con congoja que escondió en su dignidad regia de aristócrata encantadora, esa que en ningún momento había perdido en la conversación. - Vale la pena creer.- le sonrió repitiendo sus palabras.

Quizás podría darse la oportunidad de nuevo. - ¡No, no caigas! Recuerda a tu hermana y tu sobrino. A Noctilus, a Edrielle y su pequeño.- los seres como él podían ser peligrosos con su dulzura, se recordó. Pero no podía odiarlo o rechazarlo, sería en vano. -  ¿Qué sucedió con tu madre?- su voz fue maternal, dulce, sus ojos igual, escondía y callaba sin mentir la parte que en su interior se mecía como mar bravío, daba paso mejor al consuelo del pequeño.

- ¿Eso es lo que pides a la diosa? ¿Una madre?- levantó la mirada a la estatua. ¿Cómo juzgarlo? Ella misma deseaba volver a sentir el abrazo de su madre, sus palabras y sensatez, la forma en que controlaba a su padre y sus sueños ambiciosos en los que ella creyó, como alimentaba la fe en su padre de ella y sus hermanos, cómo los llevó a la gloria y murió en el camino.
Pequeño...¿cómo juzgarte?




The meaning of a name [Silvia] AXrmM3a

Tramitas:

The meaning of a name [Silvia] Jf0dtvK
Silvia
Silvia
Dragon

Mensajes : 85

Volver arriba Ir abajo

The meaning of a name [Silvia] Empty Re: The meaning of a name [Silvia]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.