Novedades

- (18/11) Ya están disponibles las novedades de Noviembre.

- (18/11) Ya podéis pedir Los Dracs de Noviembre.

- (17/11) Revisad bien la normativa de las búsquedas, pues hemos añadido una nueva norma

- (18/02) Nuevos cambios en la normativa obligatoria para reactivar cuentas inactivas.

- (22/11) Nuevos requisitos para comprar subforos en la tienda aquí.

- (18/07) Nuevas normas respecto a los posts +18 de índole sexual.

- (18/05) Nuevas normas de emisión de reportes aquí.

Últimos temas
Staff
Letyko
Admin
MP
Trystan
Admin
MP
Selene
Admin
MP
Faora
Admin
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos
Hogar terrible hogar (Rhynn) G2TiwGkZ_o

06/06

Directorios y Recursos

04/10

Afiliados Élite
Time Of Heroes
 photo untitled45.png Hogar terrible hogar (Rhynn) AO1UJIQ
Expectro Patronum


41/50


Hogar terrible hogar (Rhynn)

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ir abajo

Hogar terrible hogar (Rhynn) Empty Hogar terrible hogar (Rhynn)

Mensaje por Lyanna el Miér Oct 02 2019, 23:34

Hogar terrible hogar (Rhynn) BigGroundedIzuthrush-size_restricted

Las cenas familiares de los hermanos solían ser muy seguidas, sobretodo sino tenían ninguna misión que cumplir, fomentando así el poder unirse y estrechar la relación familiar. Esa noche Aiden tenía un regalo especial para la morena, quién frente al espejo y tras darse un baño, se miraba para ver que vestido le quedaría mejor.

Los hermanos compartían casa, por ahora, pero ambos tenían sus estrechas relaciones con otras personas. Aunque en un pasado las hubieran compartido, los celos y el rencor les habían pasado factura y por eso habían decidido terminar con aquello de raíz, pero manteniendo el contacto, ya que el cariño y afecto seguía ahí.

Recogió su pelo a los lados dejándolo suelto por la espalda, repasó sus labios de rojo y se miró una vez más al espejo. Como siempre, llegaba tarde a una cena en su casa, la puntualidad jamás sería lo suyo y no era algo que le quitara el sueño.

- Quiero que también cenéis con nosotros, tenéis que alimentaros bien. - Le dedicó una sonrisa a su esclava, con quién estaba muy unida, aunque siempre había sido una relación de dragona a esclava.

Al contrario que su hermano, Lyanna si trataba bien a sus esclavos, los alimentaba como tocaba y los vestía con buena ropa. Había intentado convencer a Aiden, pues era bastante indiferente en ese tema y aunque, no es que ella fuera un ángel, siempre había pensado que al menos un mínimo de dignidad, aunque luego hiciera muchas otras cosas mal.

- Lo bueno se hace esperar... - Mostró una sonrisa a su hermano quién la miraba con cara de pocos amigos. - No perdamos más tiempo. - Le propuso, llevando una mano a su brazo dándole un apretón cariñoso. - ¿Quién es? - Preguntó al ver a un nuevo esclavo, uno que no lucía tan malas condiciones como solían los esclavos del castaño. Uno que le evitaba la mirada y permanecía callado y obediente.

Quién avisa no es traidor y una idea perversa cruzó la mente de la morena, quién sonrió con picardía, al venirle una idea nada más ver al esclavo.


Última edición por Lyanna el Dom Oct 06 2019, 14:44, editado 2 veces




Hogar terrible hogar (Rhynn) WrOE7hH

Tell me how bad I am, that makes me feel good:

Hogar terrible hogar (Rhynn) Tumblr_m5uikwoWoV1qf7qz8
Hogar terrible hogar (Rhynn) Original
Hogar terrible hogar (Rhynn) Original
Lyanna
Lyanna
Dragon

Mensajes : 63

Volver arriba Ir abajo

Hogar terrible hogar (Rhynn) Empty Re: Hogar terrible hogar (Rhynn)

Mensaje por Rhynn el Jue Oct 03 2019, 22:53

Talos, la gran ciudad, la capital de todo el mundo, una ciudad atestada de desechos, mugre y malos olores, en los que los dragones, como sucede en cualquier otra ciudad de este agonizante mundo, se creen ajenos a toda la inmundicia sobre la que se elevan sus tan apreciadas y queridas casas. Unas casas con unos cimientos tan podridos como el mundo que han creado.

No es la primera vez que estoy en la ciudad, o al menos creo haber oído que atracábamos en el puerto cuando era pequeño, pero aquella época tan feliz se me asemeja tan remota como si de otra vida se tratara.

Mi antiguo amo me había vendido a un nuevo dragón, quien, por lo visto, había pagado una buena suma de dinero por mi. Supongo que debería sentirme alagado por ello, contento, e incluso agradecido, pero… realmente me importa un carajo. Por lo visto a los escamosos les gustaban mis pequeñas creaciones y eso me estaba otorgando ciertos beneficios a pesar de mi condición de esclavo, unos beneficios que había recibido de buen grado y que había disfrutado. Y digo había, porque tras pasar menos de mediodía con mi nuevo dueño me estaba quedando claro que todo aquello se había acabado.

Lo curioso del caso es que, en vez de llevarme directamente a la herrería o al lugar en el que suelan encerrar a todos sus esclavos, me había obligado a acompañarle hasta la parte principal de la casa, encontrándome rodeado de todos esos lujos obtenidos mediante la sangre y el sudor de otros. Supongo que tendrá algún evento al que quiere que asista, o simplemente quiere lucirme, como su nuevo juguete que soy, delante de alguien, antes de encerrarme en lo que será mi nueva celda y marcarme con su sello para que todos los demás sepan que soy suyo, algo que no es tan malo, puesto que así al menos solo recibes golpes por parte de uno y no de varios.

Finalmente, tras cruzar varios pasillos y estancias, nos detenemos en un pequeño descansillo, en donde nos encontramos con una mujer cuyos ropajes la incluyen en el grupo de los dragones. Manteniendo la mirada baja, como se espera de un buen esclavo, permanezco en silencio, mientras los dos dragones comienzan a hablar entre ellos.
Rhynn
Rhynn
Hybrid

Ocupación : Esclavo
Mensajes : 46

Volver arriba Ir abajo

Hogar terrible hogar (Rhynn) Empty Re: Hogar terrible hogar (Rhynn)

Mensaje por Lyanna el Sáb Oct 05 2019, 00:43

- ¿Donde estan los demás? - Preguntó directamente a su hermano la ver que solo le acompañaba un esclavo, el cual por cierto era la primera vez que lo veía. Lyanna tenía la certeza de que si querían que rindieran tenían que darle las necesidades básicas al menos. Y aunque había tenido que repetirlo varias veces a su hermano, al final estaba cediendo. - Que tengas uno nuevo no significa que dejes a los demás sin nada. - Rodó los ojos y entonces relajó su enfado cuando le dijo que los otros estaban recibiendo su cena.

Claro que, aunque cuidara de sus esclavos no significaba que fuera buena, pues así los confundía. Les hacía creer que se preocupaba por ellos y así ganaba su confianza y lealtad. Cuando en realidad proporcionarles comida y ropa no le suponía mucho, pero si ganaba mucho a cambio.

- ¿Qué te parece? Creo que podré sacar mucho con este. Además sabe de herrería y es muy bueno. - Aiden señaló al rubio que miraba al suelo, como solían hacer todos. Pero Lyanna se fijó en su físico, uno que obviamente no pasaba desapercibido, pero para un fin que mantenía en secreto. Ese esclavo acababa de pasar a ser parte de sus intereses, claro que tendría que esperar de momento a que su hermano se aburriera de él.

- ¿Así que eres herrero eh? - Dijo para después acercarse al esclavo con paso firme y elegante. Llevó una mano a su barbilla y le obligó a mirarla. - ¿Tienes nombre?

Miró a Aiden y le dedicó unas palabras. - Buena elección. Y ahora quítale los ojos de encima a mi esclava, por favor... - Le espetó molesta, ya que su hermano no es que supiera o le importara lo más mínimo ser discreto.

Volvió a mirar al rubio y esperó a que le dijera su nombre. - ¿Tienes hambre? Podrás comer todo lo que te apetezca. - Le aseguró, ya que era verdad. Al menos por esa noche, ya que ella si proporcionaba comida a sus esclavos pero no podía hablar por su querido hermano.

Soltó la barbilla del rubio para después caminar hacia la chica y hacerle un gesto con la cabeza para que la siguiera. Abrió la puerta del comedor donde estaba una mesa llena de todo tipo de comida, con bancos de madera a los lados. La carne, vino y fruta rebosaba. Y dentro habían más esclavos que trabajaban para los hermanos. Dado que eran algo especiales, ambos habían escogido a uno que los acompañara a todos lados y el que solía ser el elegido de Aiden se encontraba dentro del comedor y no al lado del dragón como solía hacer.

Se preguntó sino sentiría celos o rabia al ver al nuevo esclavo al lado del dragón.




Hogar terrible hogar (Rhynn) WrOE7hH

Tell me how bad I am, that makes me feel good:

Hogar terrible hogar (Rhynn) Tumblr_m5uikwoWoV1qf7qz8
Hogar terrible hogar (Rhynn) Original
Hogar terrible hogar (Rhynn) Original
Lyanna
Lyanna
Dragon

Mensajes : 63

Volver arriba Ir abajo

Hogar terrible hogar (Rhynn) Empty Re: Hogar terrible hogar (Rhynn)

Mensaje por Rhynn el Sáb Oct 05 2019, 13:26

En silencio, como bien me enseñó mi primer y más terrible amo, sin levantar la mirada ni un ápice del suelo, permanezco callado, en silencio a la espera de ver qué es lo que exactamente quiere mi nuevo dueño que haga. Si algo he aprendido durante mis años al servicio de los dragones es a intentar pasar desapercibido lo más posible, puesto que así hay menos posibilidades de que decidan divertirse con su juguete.

Hacía poco que había llegado a Talos, y la verdad es que no entendía bien el dialecto local, como solía pasar cada vez que llegaba a una nueva ciudad, pero por suerte, ambos dragones parecían estar más habituados a utilizar el idioma común, por lo que no tengo los típicos problemas que siempre acarrea el no entender a tu amo cuando te habla.

Mi amo no tarda en responder a la otra dragona con un tono que denota entre orgullo y prepotencia, presentándome como su nuevo esclavo, explicando que podrá sacar beneficios de mi con cierta soberbia, exhibiéndome claramente como si de un objeto muy valioso me tratase, cosa totalmente habitual entre los escamosos.

La voz femenina lanza una pregunta que obviamente va dirigida a mi, puesto que no creo que mi amo sea herrero ni tenga que preguntarle semejante cosa. En cuanto formula su pregunta se me presenta una gran duda, ”responder o no responder”. Si llevara tiempo con mi amo sabría perfectamente si puedo responderle cuando me pregunta alguien, o sólo si puedo hacerlo cuando me dan permiso para ello, pero ahora mismo desconozco completamente lo que espera que haga y eso, me guste o no, me empieza a crear cierta ansiedad, una ansiedad que me obliga a tragar algo de saliva, puesto que conozco demasiado bien cuales son las consecuencias de no hacer aquello que se espera de ti.

El sonido de cada paso que realiza la fémina, me recuerda a la caída de un grano de arena dentro de uno de esos relojes, aumentando mi ansiedad pues siento que debo tomar una decisión con rapidez antes de que se agote el tiempo, antes de que la tenga delante y sea demasiado tarde para hacer algo por mi propia voluntad.

Encogiéndome ligeramente, en una reacción de protección tan largamente aprendida y llevado por la ansiedad que siento, asiento afirmativamente con la cabeza de forma tímida, en cuanto la imagen de sus elegantes y, seguramente carísimos zapatos aparecen en mi campo de visión.

Sin previo aviso veo aparecer una delicada pero firme mano, la cual no titubea ni un segundo en sujetarme de la barbilla y obligarme a levantar la mirada del suelo, un gesto que nunca antes ningún dragón había tenido conmigo y que me genera más ansiedad si cabe, pues ahora mismo me siento perdido ante esta nueva situación. Durante unos escasos segundos permito que mi azulada mirada se centre en esos profundos ojos que parecen querer penetrar en lo más profundo de mi mente. Una mirada mucho más escrutadora que la que me dirigió mi actual amo en el muelle de carga en el que me recibió y que me advierte que es una persona realmente peligrosa, por lo que, en vez de mantenerle la mirada, algo que sería un claro gesto de desafío, la retiro de sus brillantes ojos, centrándome en un punto muy por debajo, en unos labios carnosos que no tardan en moverse formando otra pregunta dirigida, inequívocamente a mi.

Por suerte la dragona centra su atención en mi amo, elogiándolo por mi compra y advirtiéndole sobre su esclava, cosa que hace que, aprovechando que tiene su mirada puesta en mi amo, lance una fugaz y curiosa mirada hacia la esclava, la cual viste con un vestido sencillo pero limpio y no muy desgastado, el cual resalta las curvas de su cuerpo. Algo que, unido a la belleza de sus facciones, hace que entienda perfectamente que mi amo se haya fijado en ella.

El inicio de movimiento de la cabeza de la dragona hace que vuelva a centrar mi mirada en sus labios, evitando bajar la mirada como sé que tendría que hacer, puesto que todavía mantiene sujeta mi barbilla con su poderosa mano. - Rhynn, señora. Me pusieron Rhynn de nombre - digo en un murmullo, intentando hablar con todo el respeto que su condición de dragona merece, aunque teniendo ciertas dificultades para articular su nombre por culpa de la sujeción que ejerce sobre mi barbilla.

Está claro que esta dragona no es de las que estoy acostumbrado a tratar, puesto que si me había descolocado con su gesto, sus siguientes palabras lo hacen todavía más si cabe ya que nunca antes ningún dragón me había dicho que pudiera ”comer todo lo que quisiera”. Su comentario me hace dudar seriamente sobre las intenciones reales de la dragona, ya que una parte de mi, aquella que oculto a la vista de los que no son esclavos, me grita a pleno pulmón que se trata de una trampa, pues el único que puede darme ése permiso es mi amo y no otro dragón. Al menos así solía ser puesto que los dragones no dejan de ser muy posesivos con sus pertenencias y, si bien es cierto que nos tratan como a meros objetos sin que nuestra vida o sentimientos tengan valor alguno para ellos, jamás permiten que otro dragón nos dañe o abuse de nosotros sin su consentimiento. Y que la dragona me prometa comida delante de mi amo sin que él lo confirme es algo inusual y muy raro.

Mientras no dejo de pensar en lo caprichosos que son los de esa raza, niego con la cabeza a su ofrecimiento. No porque no tenga hambre, pues durante el largo viaje por mar no he comido más que una vez al día y una cantidad innecesaria para mantener mi cuerpo en buen estado, sino porque sé que no debo aceptar a no ser que mi amo me lo permita.

Notar cómo sus dedos liberan mi barbilla consigue que un gran peso se quite de mis hombros, al tiempo que la ansiedad se evapora al momento al no haber sufrido ninguna consecuencia ante mi respuesta o actitud. Pero más cuando la veo alejarse y entrar a una hermosa estancia en cuyo centro una mesa repleta de manjares se sitúa cual tesoro.

Retomando mi silencio, con la mirada gacha y las manos cruzadas bajo mi regazo sigo a mi amo hacia la estancia, siento torturado por el agradable aroma de la comida, deseando que el ruido de protesta que hace mi estómago pase desapercibido. Un ruido que solo se escucha muy bajo, un momento, mucho antes de que mi amo me indique con un gesto de su mano que tome asiento a su lado, delante de la mesa, algo inaudito, otra cosa que jamás antes había hecho y que ni en mis mejores sueños podría pasar, pues nunca antes me había sentado delante de una mesa cargada de alimentos y bebidas para los dragones, y teniendo en frente una de las esclavas más hermosas que mis ojos habían visto en toda mi mísera vida.
Rhynn
Rhynn
Hybrid

Ocupación : Esclavo
Mensajes : 46

Volver arriba Ir abajo

Hogar terrible hogar (Rhynn) Empty Re: Hogar terrible hogar (Rhynn)

Mensaje por Lyanna el Jue Oct 10 2019, 23:23

Hogar terrible hogar (Rhynn) BigGroundedIzuthrush-size_restricted

Todos los esclavos reaccionaban de la misma forma, o al menos la mayoría lo hacía. Eran sumisos, silenciosos y obedientes. Luego estaban quiénes adoraban servir a los dragones, pese a que estos rehusara de su propia raza. Algo que aunque a ella le venía bien, no conseguía comprender ni mucho menos compartir. Ella no traicionaría a los de su especie trabajando para quiénes los esclavizan y asesinan, al menos no por voluntad propia. Y su voluntad era algo muy difícil de doblegar.

- Rhynn. Yo soy Lyanna, la hermana de Aiden.
- Se presentó, ya que se verían a menudo y ella cuando su hermano no mirara seguramente aprovecharía para usar la... musculatura del chico a su favor... Y quizás algo más.

Justo cuando contesta a su petición la morena soltó su barbilla y chasqueó la lengua. Había dado la respuesta que Aiden quería oír para sentirse un amo orgulloso y poderoso, pero no la que quería oír ella, por lo que se giró disgustada para que no vieran su expresión y entró a la sala sentándose en primer lugar y después siendo acompañada por una de sus esclavas, la que era como su consejera, aunque más que aconsejar digamos que sabía escuchar y la acompañaba a prácticamente todo. Por lo que tenía acceso a ciertos lujos que la dragona le permitía como recompensa por su lealtad. Porque si algo tenía claro es que el miedo doblega a los esclavos, pero no los hace leales. Un trato digno dentro de lo que cabe, si.

Lyanna tiempo atrás solo había tenido malas formas y malos tratos para sus esclavos y cercanos, pero con el paso de los años, había terminado de madurar y tener claras sus prioridades. Había visto de la propia Reina Madre como sembrar el miedo y el caos, la había perjudicado. Pese a todo lo que tenía, muchos estaban en contra y acabaría en una guerra.

Miró a Rhynn y volvió a hablar. - Aiden no te dejará comer con él y seguramente, apenas te dará de comer. Pero en mi presencia tienes acceso a los mismos derechos que mi esclava, Iraida. Quién sufrió de mutación genital y perdió su lengua a manos de su anterior dueño. - Notó como la chica bajaba la cabeza y Lyanna le sonrió ladina. - No temas querida, eso es el pasado. - Le acercó uno de los platos para que empezara a servirse.

La morena mostró una gran sonrisa al ver como su hermano la mimaba, indicándole a Rhynn que se sentara. Pues Aiden, siempre o casi siempre, cedía a todas sus peticiones. Motivo por el que su anterior matrimonio había fracasado, por eso y porque al dragón le gustaba demasiado meterse en la cama de cualquier mujer, pero solía ocurrir cuando dos se juntaban en un matrimonio por pura conveniencia. Buscaban fuera lo que obviamente no tenían dentro, y hacía años que ya no se buscaban el uno al otro, no en ese sentido.

Tras llenarse una copa de vino y beber un par de tragos, se puso en pie, acercándose al esclavo. Susurrándole al oído... Notando como daba un leve respingo seguramente al notar su cercanía y su aliento- No te prives, aprovecha ahora, o cuando vengas a verme. - Una vez se separó le guiñó un ojo. Un ofrecimiento que él decidiría si cogía o no.

Antes de que su hermano dijera nada le puso una mano en el hombro. - Ya me han contado el éxito de tu último trabajo y como dirigiste a tu batallón. Realmente espectacular, pero como siempre demuestras tener fuerza y poco cerebro... - Bromeó soltando una risotada cantarina mientras volvía a ponerse frente a ellos.




Hogar terrible hogar (Rhynn) WrOE7hH

Tell me how bad I am, that makes me feel good:

Hogar terrible hogar (Rhynn) Tumblr_m5uikwoWoV1qf7qz8
Hogar terrible hogar (Rhynn) Original
Hogar terrible hogar (Rhynn) Original
Lyanna
Lyanna
Dragon

Mensajes : 63

Volver arriba Ir abajo

Hogar terrible hogar (Rhynn) Empty Re: Hogar terrible hogar (Rhynn)

Mensaje por Rhynn el Vie Oct 11 2019, 10:17

Lyanna, la hermana de Aiden.

Vaya, eso sí que no me lo esperaba. No es que los dragones no pudieran tener familia, ni mucho menos, aunque últimamente ya no se veían crías de escamosos y por doquier recorrían los rumores sobre la falta de natalidad de estos seres. Pero era la primera vez que presenciaba una velada entre hermanos y, si por lo que empezaba a parecer, vivían en la misma casa, estaba bien claro que no tendría que preocuparme de uno, sino de dos dragones, puesto que siempre habría alguno de los dos en la casa, siempre habría alguien vigilando, y como no supiese mantener contenta a la hermana y ésta se llevara bien con su hermano, mi vida podría convertirse en un mayor infierno de lo que era. Por suerte a todas las mujeres les gustan las joyas, y estoy seguro de que esta no va a ser diferente, así que, con suerte, podré mantenerla contenta con alguna que otra creación especial y permitir que me deje tranquilo.

Oírla decir aquellas palabras sobre su esclava consigue horrorizarme. No por el sufrimiento que debió padecer la pobre chica, sino por el hecho de que su ama haya sido tan cruel como para explicarlo abiertamente, delante de todos, dejando patente su desgracia, humillándola públicamente. De haber podido, le habría enviado algún gesto de apoyo a la chica, alguna mirada de comprensión, de ánimo, pero sé que es peligroso hacerlo en presencia de nuestros amos, además que ya tendré tiempo para hablar con ella en privado e intentar paliar el sufrimiento y la vergüenza que debe estar sintiendo. Claro, que lo mismo la Señora lo ha hecho porque no se le escapó la mirada que lancé a su esclava, quien es realmente atractiva y no pude evitar mirarla unos instantes más de la cuenta. Quizás haya sido una forma que ha tenido la dragona de marcar su territorio, de indicarme que no es plena, que no podrá satisfacerme, que no podrá conversar conmigo, que no es más que un juguete roto del que teme desprenderse por lástima. Solo que si esto último es cierto, si realmente ha sido por mi culpa que la haya humillado en público, tengo que ir con cuidado con la hermana, pues quizás haya visto algo en mi que, seguramente, acabará no haciéndome ni pizca de gracia.

El ofrecimiento a comer sin el consentimiento a de mi amo, la humillación pública de una mujer por la que había parecido que sentía interés, todo ello había conseguido hacer saltar todas mis alarmas, puesto que significaba que sí que se había fijado en mi más de la cuenta y que tendría que ingeniármelas para mezclarme con el resto de esclavos, para pasar desapercibido, para que dejase de fijarse en mi sino quería tener serios problemas con mi amo.

De pie, con la mirada baja y a la espera de las indicaciones de mi amo, espero pacientemente a su espalda, mientras el delicioso olor de la comida golpea malévolamente mi olfato, haciéndome salivar muy a mi pesar. Pero la sensación de hambre, ese nudo en el estómago que precede al malestar, al mareo por la falta de alimento, pasa rápidamente a un segundo plano en cuanto escucho una de las sillas moverse y los inconfundibles pasos de un calzado de mujer acercarse a mi. En pocos momentos, la sombra, la cercanía de la dragona me invade, haciendo que todos mis músculos se tensen, a pesar de no mudar mi actitud sumisa, erizando los vellos de mi nuca y brazos al notar su aliento junto a mi oído, esperando sus palabras, aquellas que seguramente me pondrán en un grave aprieto.

Y no ando nada equivocado, pues vuelve a invitarme a comer, en un susurro, lo suficientemente bajo para que no llegue a oídos de los demás esclavos, pero no a los de su hermano.

Tragando parte del exceso de saliva generado por el aroma a comida, un gesto provocado por el nerviosismo, reprimo el instintivo movimiento negativo de mi cabeza, pues sé que debo declinar la oferta hasta que no venga dictaminada por mi amo, pero su anterior chasquido de lengua ante mi negativa previa me dice que mejor no diga nada, que permanezca quieto, en silencio a la espera mientras pasa el momento de tensión.

Por suerte, se aleja de mi lado tan rápidamente como había llegado, permitiéndome relajarme unos instantes mientras inicia la charla con su hermano, volviendo a retomar así lo que todos consideramos un comportamiento normal. O al menos para lo que estoy acostumbrado a presenciar, puesto que los dragones rara vez se dirigen a sus esclavos salvo para ordenarles cosas o divertirse a su costa.

Sintiéndome más tranquilo, y más hambriento, mantengo mi actitud sumisa, callada, mientras la conversación entre los dos hermanos comienza a fluir, al mismo tiempo que la comida a sus platos, llenando el ambiente de los sonidos tan característicos de una conversación relajada y tranquila durante una agradable comida familiar. Aunque he de reconocer que no puedo evitar sentir cierta curiosidad al ver a dos hermanos hablar de esa forma y, sobretodo, a la hermana dictaminando las carencias de su hermano, abiertamente, delante de sus esclavos, algo que sé que a mi amo no debe estar gustándole y que luego, en privado, me enseñará, a base de golpes o cualquier otro castigo, que él no es tan corto de mente como parece indicarle su hermana al criticar su estrategia en el trabajo.
Rhynn
Rhynn
Hybrid

Ocupación : Esclavo
Mensajes : 46

Volver arriba Ir abajo

Hogar terrible hogar (Rhynn) Empty Re: Hogar terrible hogar (Rhynn)

Mensaje por Lyanna el Lun Oct 14 2019, 23:23

Soltó un bufido molesta al ver como Rhynn no le hacía ni caso, pero por otra parte, admiró su temple y lealtad hacia quién era su amo desde hacía poco tiempo. Ese detalle no le pasó desapercibido en absoluto, menos junto a la idea que había tenido nada más verle y la que a cada segundo crecía más en su mente. Por lo que ya se hallaba encontrando un plan para conseguir que ese esclavo acabara en sus manos. Una vía fácil sería seducir a su hermano, pero aparte de quedar como una puta, reabriría una herida profunda y apreciaba a su hermano demasiado como para usar esa estrategia por un simple esclavo.

- ¿Poco cerebro? ¿Te parece que se llega a dirigir un batallón y miles de hombres con poco cerebro? - La risa de Aiden resonó por toda la sala, divertido por el intento de cabrearle de su hermana.

Tampoco le había especial gracia que su hermano no dejara de mirar a Iraida, pero hasta ella había disfrutado de la esclava, pero no había sido quién la había buscado, sino al revés. Por lo que esa actitud directa y lanzada por parte de ella le había gustado, ya que a simple vista no lo parecía, y por eso era su favorita. Clavó sus ojos en los del esclavo cuando también la miró, quién le respondió bajando la cabeza sumisamente. Si en vez de esclavo, fuera un dragón con ese físico sería todo un rival. Y estaba segura que como a muchos esclavos que observaba, bajo esa voz susurrante, pasos temblorosos y actitud sumisa, había mucho más. Y a ella siempre le encantaba descubrirlo, estaban a merced de los dragones por obligación, aunque los había por voluntad propia claro. Pero la mayoría eran por obligación, aunque Lyanna jamás se veía siendo la esclava de nadie, era demasiado soberbia, impulsiva y desafiante.

Lyanna tomó asiento e Iraida hizo lo mismo, pese a que desveló todo el maltrato que su anterior dueño le había causado, la muchacha ni se inmutó, la dragona había trabajado mucho con ella para que dejara el pasado atrás, no quería una blandengue a su lado. El dolor que le causaron lo convertiría en fortaleza y la fortaleza en lealtad; hacia ella por supuesto.

- Dale la maldita orden para que se siente de una vez. - Le pidió a su hermano, ya que obviamente a ella no iba a obedecerle.

- ¿Eh? Ah, si. Aunque se me ocurre algo. Dásela tú misma. - Le propuso mientras se llenaba la copa de vino y empezaba a comer.

Ningún dragón daría jamás la maldita orden de que mandara sobre su esclavo. Pero si algo tenía que reconocer es que entre los hermanos había un amor y afecto infranqueable y ningún esclavo valía más que eso. Con el paso de los años lo habían demostrado y no cambiaba. Además Lyanna también había hecho lo mismo en alguna ocasión, pero siempre en la privacidad de ambos dragones. Sin ojos curiosos ni invitados, eran bastante cerrados...

- Y tras eso quiero que me digas porque te interesa este esclavo. - La miró mostrando una sonrisa malévola. - Vamos... si yo no fuera capaz de saber que piensas en cada momento. Te he criado yo hermanita, te conozco a la perfección. - Volvió a reír y levantó la copa bebiendo en su honor.

Lyanna se puso en pie poniendo los ojos en blanco tras oírle y algo molesta al tener que dejar la cena y dirigirse de nuevo al esclavo. Dándole una corta y concisa orden. - Siéntate. - Esperó a que lo hiciera y entonces puso sus manos en sus hombros notando como se tensaba ante su contacto. - Debiste haberme hecho caso la primera vez. - Sonó a amenaza y... ¿Lo era? Ya se vería.




Hogar terrible hogar (Rhynn) WrOE7hH

Tell me how bad I am, that makes me feel good:

Hogar terrible hogar (Rhynn) Tumblr_m5uikwoWoV1qf7qz8
Hogar terrible hogar (Rhynn) Original
Hogar terrible hogar (Rhynn) Original
Lyanna
Lyanna
Dragon

Mensajes : 63

Volver arriba Ir abajo

Hogar terrible hogar (Rhynn) Empty Re: Hogar terrible hogar (Rhynn)

Mensaje por Rhynn el Mar Oct 15 2019, 19:25

El simple hecho de pensar en la posibilidad de tener a la hermana por dueña consigue que me estremezca internamente, pues hay algo en su forma de hablar, en sus gestos, en toda ella que me indica que es muy peligrosa. Ya no solo por la forma tan peculiar que tiene de lidiar con su propio hermano, saltándose impunemente cualquier regla o ley al respecto, sino por la extraña forma en la que me mira, incluso en ese interés en que le obedezca a pesar de estar mi auténtico dueño presente. Algo que me descoloca demasiado, que no me gusta y que activa todas las alarmas internas.

Manteniendo en todo momento ésa actitud mía tan propia de un esclavo, la cual he aprendido a base de golpes como la mayoría de nosotros, no puedo evitar sentir un alivio en cuanto se aleja definitivamente de mi, tras conseguir arrancarle una fuerte carcajada a mi dueño, para tomar asiento en su sitio, a una distancia más que aceptable para que no me incomode su cercanía.

Pero si me quedaba la más mínima duda de que estaba equivocado con ella, lo que sucede a continuación la disipa como el sol con la bruma matutina.

Ante mi completo estupor, provocado por una situación en la que nunca antes me he visto envuelto y que rompe con todo lo que conozco sobre el trato de los dragones hacia sus esclavos, la dragona, no sólo no insiste en que me ordene que me siente, sino que logra que su hermano le permita darme ésa orden sin más, sin protestas, sin quejas, sin recordatorios sobre las normas de propiedad de esclavos. Consiguiendo que sea él también quien lance la pregunta que no ha dejado de formarse en mi mente desde que entré en la sala, el porqué de ese interés sobre mi persona.

Por mucho que me esfuerce, por mucho que quiera, la situación consigue sobrepasarme, por lo que no puedo evitar que mis ojos se abran demasiado ante lo que está ocurriendo, notando cómo el aire queda retenido unos instantes en mis pulmones incapaz de reaccionar ante la conversación que están llevando a cabo los hermanos y las implicaciones que ello conlleva.

Antes de que sea capaz de volver a vaciar el aire de mis pulmones, a respirar de alguna manera, el sonido de la silla al desplazarse llega a mis oídos cual anuncio inequívoco de la llegada inminente de la dragona. La cual no tarda en ordenarme que me siente, haciendo que la lucha entre lo que creo que debo hacer y lo que creen ellos que debo hacer vuelva a formarse en mi interior. Así, durante unos momentos, soy incapaz de reaccionar de moverme, incapaz de decidirme en si obedecerla o quedarme como estoy, deseando poder leer el pensamiento de mi amo para descubrir qué espera que haga exactamente.

Finalmente, y decantándome por obedecerla, escudándome en las palabras anteriores de mi dueño quien le decía que me diera ella la orden tomo la decisión de sentarme no sin antes hablarle a él, dejando bien claro que es a él a quien obedezco - Con su permiso, mi señor… – digo en tono bajo antes de sentarme, esperando con estas palabras y mi gesto agradar a ambas partes. Algo que parece que para nada he conseguido, puesto que al momento siento el calor y la fuerza de las manos de la hermana sobre mis hombros, al tiempo que de su boca surge una clara amenaza velada, algo que logra que todos mis músculos se tensen al momento y que empiece a arrepentirme de haber caído en manos de esta familia de dragones.

- Lo siento, mi señora – murmullo ante sus últimas palabras, clavando mi mirada en el plato vacío que reposa tranquilamente delante de mí sobre la mesa - Pero el Señor Aiden es mi dueño y sólo a él le debo obediencia – añado, buscando la comprensión de ella, una comprensión que visto lo visto está claro que no voy a obtener, pero esperando que su hermano entienda y agradezca mi actitud y mis palabras, e incluso que llegue a frenar a su hermana en caso de que se tome excesivas libertades conmigo.
Rhynn
Rhynn
Hybrid

Ocupación : Esclavo
Mensajes : 46

Volver arriba Ir abajo

Hogar terrible hogar (Rhynn) Empty Re: Hogar terrible hogar (Rhynn)

Mensaje por Lyanna el Miér Oct 16 2019, 23:55

Lyanna disfrutaba generando incomodad, porque eso significaba que su presencia no pasaba desapercibida y en cierto modo imponía, aunque jamás lo haría bajo los medios que usaba la Reina Madre... ¿O si? Los tiempos cambiaban y ella también. Quizás sin darse cuenta, quizás intentando adaptarse a los cambios que cada vez le costaba más asimilar.

La dragona era testaruda y si se le metía una idea en la cabeza, era muy difícil que lo olvidara fácilmente y para desgracia del chico, tan solo con verle una idea le había venido a la cabeza. Una idea que podía beneficiar a ambos, pero sobretodo a ella, ya que él se encargaría del trabajo "sucio". Aunque jamás había encontrado a un esclavo tan apropiado y había sentido la certeza de que era el elegido, el que había estado desde que en su mente pasó la posibilidad de meterse en las peleas... Claro que su primera opción había sido conseguir un dragón de esclavo, y entonces llevarlo allí a luchar por su vida.

Pero un esclavo sin apenas ventajas y contando únicamente con su físico y sus ideas como ayuda para seguir respirando y viviendo, tampoco le parecía mal idea. Entonces la voz de Aiden le sacó de sus pensamientos, mientras observaba como Rhynn se dirigía hacia su hermano quién tras un "bien hecho" le dio una palmada en la espalda, dándole así el permiso que tanto quería para que empezara a comer.

Por su parte, Lyanna entrecerró los ojos, reconociendo que los tenía bien puestos y como esclavo era fiel, sumiso y fuerte. La fortaleza y valentía en ese chico brillaban y solo un ciego no sería capaz de verlo. Pero además, le había demostrado que era inteligente. Desde el primer momento había querido mostrarle lealtad a su dueño, al mismo tiempo que también mostraba sus respetos a la hermana de este. Mientras mostraba la actitud sumisa que tanto gustaba e incluso ponía a muchos dragones. A Lyanna también le gustaba, ella jamás sería esclava de nadie. Había crecido y vivido teniendo esclavos a su servicio toda la vida. Era como lo normal y lo que debía ser para ella.

- Quizás debería avisar de los métodos poco ortodoxos que usa mi hermanita cada vez que se junta con ese otro dragón estirado, el cual parece tener un palo metido en el culo todo el jodido día. - Volvió a reír. - ¡Vamos come! - Le ordenó a Rhynn con una sonrisa, dándole a entender que no disponía de mucho tiempo de permiso, pese a que hubiera cedido a dejarle comer para complacer a su hermana y no oírla rechistar. - Así es, solo a mi me debes obediencia, así que come, mi generosidad no es tan grande como la de Lyanna. - Le avisó.

- Mis métodos siempre son efectivos y hasta el momento nadie ha dicho ni demostrado lo contrario. - Le respondió orgullosa y llena de soberbia a su hermano. Mientras se limitaba a llenarse de nuevo la copa. No tenía hambre y debía reconocer que tenía un pequeño problema con el alcohol. - Bueno, un esclavo herrero es muy interesante. Es una buena adquisición. - Le reconoció. - Demuestras tener más cerebro del que parece. -

- ¿Si? Tenia una muy buena oferta que hacerte. Y creéme si te digo que a nadie más se la haría, ni siquiera lo pensaría. Este esclavo es un diamante en bruto y con el tiempo, verás como tengo razón... - La miró creándola curiosidad.




Hogar terrible hogar (Rhynn) WrOE7hH

Tell me how bad I am, that makes me feel good:

Hogar terrible hogar (Rhynn) Tumblr_m5uikwoWoV1qf7qz8
Hogar terrible hogar (Rhynn) Original
Hogar terrible hogar (Rhynn) Original
Lyanna
Lyanna
Dragon

Mensajes : 63

Volver arriba Ir abajo

Hogar terrible hogar (Rhynn) Empty Re: Hogar terrible hogar (Rhynn)

Mensaje por Rhynn el Dom Oct 20 2019, 12:35

La fuerte palmada de mi nuevo dueño en mi espalda confirma que mi actuación era la correcta, que había hecho exactamente lo que él esperaba de mi, así que ya puedo relajarme ligeramente, dejando que la tensión acumulada en mis músculos se vaya relajando un poco, sabiendo que, en el fondo, todos los dragones esperan lo mismo de sus esclavos.

Pronto mi amo vuelve a hablar, lanzándome una advertencia del comportamiento poco usual de su hermana al juntarse con otro dragón. ”Pues si ya este comportamiento me parece raro, no quiero ni imaginarme cómo será el que muestre en presencia del otro escamoso”, me permito pensar sin apartar la mirada de mi plato, sabiendo que el comentario también iba dirigido a su propia hermana, quizás una advertencia sobre lo extraño de sus maneras cuando está con ése congénere suyo. Pero lo importante es que, definitivamente, me dan permiso para comer, por lo que con movimientos lentos, que expresan la duda que siento, dirijo mi mano hacia un grasiento y chorreante pollo asado, arrancando uno de sus jugosos muslos para servírmelo en el plato, llevándolo hacia mi boca con el miedo causado por la inseguridad de si me permitirán realmente comerlo o no.

Mientras la conversación de los dos hermanos deriva sobre mi compra, el agradable estallido de sabor en mi boca con el primer bocado al jugoso muslo anula cualquier otra sensación, provocando que aferre con más fuerza el hueso del muslo y vuelva a morderlo, arrancando otro buen pedazo, comenzando a devorar literalmente la pechuga, notando mi estómago gruñir de alegría ante la comida y la grasa chorrante en mis dedos y barbilla.

Olvidándome totalmente de la conversación, me permito mirar a la esclava, la cual me sonríe amable, con una sonrisa que no hace sino resaltar su belleza, una belleza pocas veces vista por mis ojos y a la que respondo con una sonrisa tímida, permitiéndome eso sí mirarla con intensidad y sentirme un poco estúpido, fuera de lugar, por haber devorado aquel muslo de pollo con tanta voracidad. Por suerte, ella me indica con la cabeza que siga, llegando a levantarse un segundo para depositar en mi plato el resto del pollo, animándome así a comer más, por lo que sabiendo que mi cuerpo necesita de toda la comida posible para poder aguantar el duro trabajo en la fragua, no dudo en dejarme llevar por el ansia de comida, empezando a dar buena cuenta del pollo usando ambas manos, las cuales, chorreantes de grasa, solo abandonan el preciado tesoro asado para tomar el vaso, el cual la pobre esclava me ha llenado de agua, y beber casi con la misma intensidad y necesidad con la que voy engullendo la deliciosa carne aviar.
Rhynn
Rhynn
Hybrid

Ocupación : Esclavo
Mensajes : 46

Volver arriba Ir abajo

Hogar terrible hogar (Rhynn) Empty Re: Hogar terrible hogar (Rhynn)

Mensaje por Lyanna el Lun Oct 21 2019, 23:48

Las miradas de su hermano hacia Iraida no le pasaron desapercibidas, como tampoco las de Rhynn. Lyanna se sintió molesta, porque esa esclava era de su propiedad y si la violaban con la mirada, como era el caso de su hermano quién obviamente no era tan cortés como el esclavo, la morena no podía evitar sentirse incómoda. No obstante era lo suficientemente inteligente para saber que Aiden solo lo hacía por molestarla. Porque sabía lo que significaba para ella y sus palabras solo se lo confirmaron.

- Rhynn, ¿Sabes porque mi hermana aprecia tanto a su esclava? Porque no la contradice... Te daré un consejo, no la contradigas. También he pensado buscarme una muda, así no me dará dolores de cabeza como me los da mi querida hermanita. Siempre metida en líos, precisamente por su impulsividad y por no ser muda. - Le guiñó un ojo y luego bebió de su copa.

Lyanna observó como Iraida le acercaba comida al muchacho, quién empezaba a comer como si no hubiera un mañana. Solo en ese momento se paró a pensar como sería pasar hambre, pues ella nunca la había pasado. El no poder ponerse una copa de vino cada vez que le venía en gana o disfrutar de una agradable cena, pero sobretodo no se imaginaba sin poder beber alcohol, reconociendo para si misma que tenía un pequeño problema con el vino. Agradeciendo que Aiden de momento y esperaba que siguiera así, no sospechara nada. Quién si lo sabía pero como siempre era fiel y sumisa, era la joven esclava.

"Te ofrezco un trato Lyanna... Sabes que llevo mucho tiempo intentando ofrecerte algo que te interese... Pues de verdad me gustaría conseguirla..."


La voz de Aiden le llegó clara por la red dracónica, sabiendo que no quería que ambos esclavos supieran lo que estaba pasando, pese a que se trataba precisamente de ellos. Pero Lyanna no usó la red, habló en voz alta. - No me interesa... hermanito. Ahórratelo. - Respondió mientras veía como le sonreía con picardía y ella alzaba una ceja.

"Te cambio al herrero por la mudita. Te apuesto a que puedo hacer que grite." Casi pudo oír la risa malvada de su hermano y sabía muy bien con que se refería a eso último.

Molesta por el interés constante que Aiden tenía por Iraida desde que habían empezado la cena dio un puñetazo en la mesa y después se levantó dispuesta a darle una respuesta. Aunque era una oferta muy tentadora. Demasiado tentadora. Aún no era suyo y ya tenía grandes planes para Rhynn. Pero Iraida siempre había estado a su lado, era como dar una parte de ella a su hermano.

Soltó un largo suspiro y bajó la cabeza, pues era una decisión muy difícil y ojalá pudiera quedarse con ambos. Pero tras unos segundos donde Aiden le dedicó una sonrisa triunfal al saber que la tenía bien pillada.

Su hermano chasqueó la lengua decepcionado.




Hogar terrible hogar (Rhynn) WrOE7hH

Tell me how bad I am, that makes me feel good:

Hogar terrible hogar (Rhynn) Tumblr_m5uikwoWoV1qf7qz8
Hogar terrible hogar (Rhynn) Original
Hogar terrible hogar (Rhynn) Original
Lyanna
Lyanna
Dragon

Mensajes : 63

Volver arriba Ir abajo

Hogar terrible hogar (Rhynn) Empty Re: Hogar terrible hogar (Rhynn)

Mensaje por Rhynn el Vie Oct 25 2019, 18:48

Sintiéndome como un auténtico salvaje al ser consciente del ansia con el que he estado comiendo y los pegajosos restos de grasa en mis dedos y barbilla, asiento con la cabeza tras oír la voz de mi nuevo dueño. Terminando de tragar el trozo de carne que estaba masticando con avidez, no puedo dejar de prestar más atención a lo que están diciendo, puesto sé que estos pequeños retazos de información, que para ellos puede no ser más que una simple conversación normal, para mí son de gran utilidad, ya que me ayudan a saber cómo tratar a mis dueños y así evitarme muchos problemas futuros.

Estaba claro que la dragona tenía mucho carácter, y más cuando es su propio hermano quien lo dice y no solo una vez, sino que ya van dos veces que me ha dejado bien claro que puede ser realmente peligrosa. No ya solo cuando se junta con otro dragón cuyo nombre tendré que descubrir antes de meter la pata, sino en cualquier instante en el que decida llevarla la contraria, ahí puedo meterme en serios problemas.

Según añade su hermano también parece que es impulsiva y que suele expresarse sin pensar en lo que dice, información que me es realmente útil y que pienso guardarme para actuar en consecuencia.

La otra esclava, la muda, no tarda en llamar mi atención al instante. En silencio, con gestos delicados pero meticulosamente ejecutados me ofrece una naranja a la que, por lo visto, ha estado desvistiendo de su rugosa piel mientras yo no hacía más que devorar aquel pollo asado. En cuanto veo la fruta en sus manos acercándose no puedo evitar que mis ojos se abran ligeramente y pose mi mirada, una mirada de total agradecimiento, en los ojos de la esclava. No es que fuera la primera vez que veía una naranja, o que olía su aroma, pero sí era la primera vez que tenía en mis manos una que no estuviera podrida, que no hubiera sido desechada por mis dueños o alguno de sus invitados. Seguramente puede parecer extraño, pero ese pequeño gesto que ha tenido conmigo me sirve para saber que puedo apoyarme en ella, que delante de mí tengo a una posible aliada, o al menos a alguien que me puede ayudar a entender cómo funcionan estos hermanos.

Esbozando una pequeña pero franca sonrisa, también de agradecimiento a Iraida, acerco la fruta a mi cuerpo como si del mayor tesoro del mundo se tratase, dejando de lado las ansias de comer fruta en buen estado, para permitirme el pequeño lujo de notar su peso, su textura, incluso su delicioso olor unos segundos, antes de proceder a partirla con mis propias manos y poder así saborearla.

Con un respeto casi reverencial presiono con fuerza con mis dedos en la fruta, consiguiendo que se separen los gajos, aumentando el delicioso aroma cítrico que llega a mis fosas nasales, provocando que vuelva a salivar con abundancia mientras vuelvo a partir una de las mitades en otra, comenzando a llevar el trozo más pequeño a mi boca. Pero justo cuando estoy a punto de depositarla sobre mi lengua, ya con los labios abiertos a la espera de ese pequeño manjar, el sonido de un puño al golpear la mesa hace que mi cuerpo reaccione al instante en contra de mi voluntad. Así, como siempre que ha pasado desde ser esclavo, dejo caer los trozos de naranja sobre la mesa, apoyando mis manos en la misma dispuesto a levantarme como un resorte, mientras mis labios se cierran para pronunciar un lo siento.

Estoy tan acostumbrado a los castigos, a los golpes, que el sonido de ese puñetazo sobre la mesa, para mi tiene un claro significado, que el castigo está servido. Por eso mi cuerpo reacciona buscando levantarse y adoptar la actitud sumisa que mis otros dueños me inculcaron, con la cual fui aleccionado a reaccionar cuando ellos lo precisaban.

De no ser por la reacción de la esclava habría creído que todo este montaje de dejarme comer en la mesa con ellos no había sido más que una broma cruel y que ahora llegaría el castigo por haber osado comer delante de ellos. Pero el agradable y caluroso contacto de la delicada mano de la muda sobre mi mano izquierda consiguen que frene cualquier movimiento. Por lo que no llego a levantarme de la silla con rapidez, sino que dirijo mi mirada a la tranquila mirada ajena, en cuyo rostro se dibuja una sonrisa calmada momentos antes de que su cabeza me indique con suavidad que no me levante, que continúe sentado, cosa que hago aunque de forma nerviosa, pues no sé a qué ha venido el repentino ataque de rabia por parte de la dragona y mucho menos el chasqueo decepcionado que brota de los labios de mi dueño. Un chasqueo, que de haber estado mirándome a mi y no a su hermana con la intensidad con la que lo está haciendo, me habría helado la sangre al saber que lo acabo de defraudar.

Desviando mi mirada del rostro de la esclava, no sin antes comprobar por el rabillo del ojo que mi dueño no me está mirando, hacia su mano, la cual todavía descansa sobre la mía no puedo evitar sentirme extraño ante ése agradable calor que, sin fuerza alguna, ha conseguido detener mi impulso. Antes de que el dragón se percate del roce, de ese ligero contacto, la esclava no tarda en quitar su mano de la mía, provocando que un extraño frío se apodere de mi cuerpo, para tomar uno de los trozos de naranja de la mesa y llevarlos a su propia boca, sonriéndome amablemente mientras lo saborea, animándome a tomar uno de los trozos y, finalmente, poder saborearla, sintiendo cómo incluso los ojos se me humedecen ligeramente ante ese pequeño e inocuo placer, pero que para mi es como el mayor de los placeres que jamás antes haya podido disfrutar, pues por primera vez en demasiados años, puedo degustar el dulce sabor de una simple pero sana naranja.
Rhynn
Rhynn
Hybrid

Ocupación : Esclavo
Mensajes : 46

Volver arriba Ir abajo

Hogar terrible hogar (Rhynn) Empty Re: Hogar terrible hogar (Rhynn)

Mensaje por Lyanna el Miér Oct 30 2019, 00:22

Lyanna y Aiden ajenos totalmente a lo que pasaba entre los esclavos, pues cuando se trataba de negociar o de ver cual quedaba por encima del otro, todo lo demás parecía desaparecer. Incluso la dragona sabía que en el corazón de su esclava solo había bondad e igual que ella lo veía, los demás también. Por ese motivo la quería bien cerca, así no llegaba a sentirse un monstruo y por ese motivo, su hermano también intentaba con tanto ahínco conseguirla. Pues era la única desde que Lyanna la comprara en aquel mercado, un día cualquiera, mientras caminaba curioseando cada puesto. Entre tanta decepción estaba ella, con la mirada clavada en el suelo mientras esperaba que alguien se apiadara de ella o en una semana la acabarían matando. Pues al no poder hablar, la consideraban inútil, su aspecto era frágil y parecía débil, pero precisamente por ese motivo Lyanna la vio valiosa.

Pagó el doble por ella y desde ese día la enseñó a escribir para poder comunicarse con ella, hasta que un vínculo que jamás imaginó, se estableció entre ellas, haciendo posible que pudieran comunicarse con simples gestos una mirada. No obstante, Lyanna le consiguió que siguiera actuando como una dama desvalida, pues así le era la espía perfecta y la compañera ideal para las misiones. ¿Quién sospecharía de una esclava mudita y analfabeta?

El chasqueo de Aiden hizo que la morena le dedicara una mirada asesina, pero él ya sabía que le molestaba, de hecho su cabreo parecía incluso divertirle y no lo podía juzgar a ella le encantaba cuando estaba enfadado y seguía aumentando su cabreo. Por eso y porque sus ganas de diversión nunca cesaban, decidió jugar sucio y devolvérsela a su hermanito.

"Me temo que no hay trato y me encanta tener algo que quieras para joderte" Le dijo por la red dracónica sin cortarse.

No obstante, como la caprichosa ojito derecho de su hermano que siempre había sido, que no se lo cediera sin más, como solía hacer la mayoría de veces para complacerla le molestó por lo que se puso en pie y caminó hacia Aiden llevando una mano a su hombro, acariciándolo, sabiendo que jugaba sucio porque su hermano aún sentía cosas con ella, aunque ya había hecho su esposa a otra mujer.

Rhynn siguió comiendo ajeno a todo lo que iba a suceder, y los hermanos dejaron que saciara su hambre por completo, pues si querían que sus esclavos les sirvieran como era debido, tenían que darles lo básico que era buena comida y una buena cama. Pero, quién osara abusar o engañar a los hermanos, sufriría hasta su último aliento. La propia Lyanna se había encargado de todos y cada uno de los esclavos que lo habían intentado.

Iraida le dedicó una mirada a su dueña, quién se la devolvió con una sonrisa ladina. - Apuesto a que... Aprovechando que tu esposa está de viaje te gustaría hacerme gritar a mi... - Se acercó a Aiden hablando después de depositar un beso en su mejilla. La sorpresa se vio reflejada en el dragón cuando su copa de vino quedó suspendida en el aire al oír aquellas palabras. - Pero... Lamentablemente no va a poder pasar... - Dijo fingiendo su mejor tono de tristeza y acercándose esta vez a Rhynn.

- Iraida espérame fuera. AHORA. - Alzó la voz en la última palabra, ya que la mirada de preocupación hacia Rhynn por su parte no le había pasado desapercibida. - No le va a suceder nada querida. No temas. - En ese momento llevó su diestra al hombro de Rhynn acercándose a él, haciendo que notara su cercanía y llevando su otra mano al pecho del esclavo empezando a acariciarlo para después subir a su rostro y girarlo suavemente para que la mirara a los ojos.

Podía notar latir su corazón al pasar la palma de su mano por esa zona, es más, había notado hasta que se tensaba al tenerla tan cerca. - Yo preferiría compartir mi lecho contigo. - Le dijo a Rhynn mientras sus ojos observaban los suyos, de un azul intenso, aunque más suaves que los de ella, los de Rhynn rezumaban bondad, los de Lyanna peligro.

El gruñido molesto de Aiden y el sonido brusco al arrastrar su silla hizo que la dragona acercara su rostro poco a poco al de Rhynn. Pero antes de poder llegar a juntar sus labios con los del chico, sintió como su hermano la cogía y tiraba de ella, amenazándola con la mirada. - No juegues conmigo Lyanna, no de esa forma tan rastrera. - Su voz sonó seria y amenazante, su postura corporal mostraba que el dragón estaba realmente enfadado. - Jamás en tu vida has amado a nadie y yo tengo la condena y maldición de amarte a ti, pero, no juegues conmigo. Ni se te ocurra tratarme como un idiota. O mataré a todo el que te importe, con la intención de hacerte sufrir, aunque sería algo imposible. Dudo que debajo de esa piel haya corazón alguno. - Tras eso último escupió al suelo.

Lyanna soltó a Rhynn y se incorporó escuchando a Aiden en silencio, manteniendo una expresión angelical, como sino acabara de poner celoso a su hermano aposta.




Hogar terrible hogar (Rhynn) WrOE7hH

Tell me how bad I am, that makes me feel good:

Hogar terrible hogar (Rhynn) Tumblr_m5uikwoWoV1qf7qz8
Hogar terrible hogar (Rhynn) Original
Hogar terrible hogar (Rhynn) Original
Lyanna
Lyanna
Dragon

Mensajes : 63

Volver arriba Ir abajo

Hogar terrible hogar (Rhynn) Empty Re: Hogar terrible hogar (Rhynn)

Mensaje por Rhynn el Vie Nov 01 2019, 13:08

Poco a poco la sensación de saciedad se va apoderando de mi cuerpo, por lo que el ritmo de deglución de los alimentos que Iraida ha ido poniendo a mi abasto, sin objeción alguna por parte de los dos dragones, va disminuyendo. Tras dar buena cuenta de un pollo asado entero, una buena hogaza de pal blanco, unas cuantas patatas asadas, un buen trozo de costillar de cerdo y cinco hermosas naranjas, mi estómago dice basta finalmente. Así que, tras beberme una buena jarra de agua, doy por finalizada mi recopilación de alimentos por ese día.

Desde que me vendieron como un esclavo siempre he tendido a comer todo lo que me den, sin rechistar, sin importarme el sabor o el estado de la comida, puesto que nunca puedes estar seguro de cuándo será la próxima vez que puedas llevarte algo al estómago. Por mi trabajo, el cual requiere de un gran esfuerzo físico, necesito más energía que otros esclavos y mis dueños no siempre han tenido eso en cuenta. Aunque, por suerte, siempre había quien en agradecimiento por mi trabajo me entregaba algo de comida a modo de propina. Pero es mi primer día con este nuevo dueño y aun desconozco cual es su norma con el tema de la alimentación de los esclavos, algo que sé que no tardaré en aprender y que espero que sea, al menos, una parte de lo que me han permitido comer hoy.

En el preciso momento en el que la dragona vuelve a hablar, recordándome exactamente en el lugar en el que estoy, retiro mis manos de la mesa, apoyándolas en mi regazo, volviendo a bajar la mirada al adoptar nuevamente la esperada pose sumisa y obediente. Pese a esa apariencia no dejo escapar las palabras que brotan de los labios de la dragona, puesto que aportan una información importante, que mi dueño está casado y que los dos hermanos no dudaron en transgredir la fina línea que separa lo correcto de lo incorrecto.

La orden dirigida a la esclava para que abandone inmediatamente la sala, una orden pronunciada demasiado cerca de mi para mi gusto, consigue que lance una fugaz mirada a la muda, quien no puede ocultar cierto brillo de preocupación en sus ojos la cual se aumenta en cuanto la dragona posa su mano sobre mi hombro. Una mano que se me antoja del peso de una lápida, pues ese contacto indica que ahora sí que ha llegado el turno de meterme en medio de la disputa entre los dos hermanos.

En silencio, notando cómo toda mi espalda se tensa y mis mandíbulas se aprietan inconscientemente, mantengo la mirada clavada en el borde del mantel que cubre la mesa a la espera del desenlace de la velada. La tensión va en aumento, en cuanto noto cómo la otra mano contacta con mi pecho, comenzando a recorrerlo de una forma demasiado lasciva para mi gusto, acelerando mi respiración y mi corazón no por placer, sino por ansiedad, por miedo a lo que pueda llegar a suceder. Un recorrido que finaliza en mi rostro el cual me obliga a levantar y ofrecérselo, consiguiendo que no pueda evitar que mi mirada se centre en su rostro, en esa mirada suya que bien indica que ya tiene planes para mi, algo que seguramente no me gustará lo más mínimo.

Mis ojos, azules como el mar que tanto anhelo, no tardan en abrirse al máximo, exhibiendo el horror ante su comentario de preferir compartir lecho conmigo. De haber podido habría dejado brotar de mis labios el gemido de pánico que se forma en mi garganta, la cual se seca al instante, pero me siento incapaz de reaccionar, notando cómo mi rostro pierde todo color ante lo que significa para mi ésa declaración, puesto que si el hermano aún siente algo por ella no tardará en descargar su furia sobre mi por el simple hecho de sentir celos.

El gruñido molesto de mi dueño confirma mis miedos, obligándome a tragar saliva sin poder apartar la mirada de la dragona al mantener ella su firme sujeción sobre mi rostro, al tiempo que ella va acercando el suyo al mío con la clara intención de besarme. De haber podido, de saberme capaz, de seguir mis instintos, habría apartado mi rostro al instante, habría salido corriendo, incluso me habría tirado al suelo suplicando piedad a mi dueño, pero el terror que siento ahora mismo es tal, que me siento incapaz de moverme, de reaccionar de hacer nada al respecto más que mantener mi mirada fija en el triunfal rostro de la dragona.

La reacción de mi dueño, sujetando a su hermana y obligándola a encararse a él, impidiendo así que me de el fatídico beso, es la que cabría esperar de un amante al sentirse celoso por la actitud de su amada, por lo que ya no me queda ninguna duda de que la dragona acaba de sellar mi futuro con mi dueño, el cual no dudará en castigarme, en humillarme, simplemente por el hecho de que su hermana se haya insinuado conmigo.

Una vez libre de las garras de la dragona, sabiendo y temiendo lo que sucederá a continuación, aparto mi silla levantándome, con el rostro pálido por el miedo, pero manteniendo la actitud sumisa, mirando al suelo tras colocarme justo detrás de él, dispuesto a seguir a mi dueño, pues sé que es lo que debo hacer, seguirle y esperar que su castigo sea rápido y no me deje grandes secuelas.




Hogar terrible hogar (Rhynn) NRP6sHA
Rhynn
Rhynn
Hybrid

Ocupación : Esclavo
Mensajes : 46

Volver arriba Ir abajo

Hogar terrible hogar (Rhynn) Empty Re: Hogar terrible hogar (Rhynn)

Mensaje por Lyanna el Sáb Nov 02 2019, 23:14

Una sonora carcajada salió de sus labios, una cruel que mostraba la sensación de triunfo que sentía al escuchar a su hermano enfadado, pues ella, usándolo en su beneficio claro estaba, sabía que aún sentía algo por ella pese a estar con otra. Y si estaba con otra era porque ella lo había alejado, como hacía con todo y todos. Cortando la insana relación que mantenían, aunque fiel y sincera. Quería demasiado a su hermano como para perderlo por amor. Algo en lo que no legaba a creer realmente.

Pues todo le parecía un conjunto de saciar las necesidades sexuales de cada uno y después, el miedo a la soledad, creyendo que el contacto físico podría calmar cualquier miedo y llenar cualquier vacío. Para ella era innecesario, el contacto físico y amoroso. Pero sobre el sexo, su opinión era muy distinta, al menos de momento. Los momentos en los que prefería satisfacerse sola también estaban ahí, pues aunque podía parecer una facilona, era bastante selectiva con quién compartía cama.

Ver el miedo en los ojos del esclavo le excitó, algo que no esperaba que le pasara, pues quería divertirse. Pero le encantó comprobar lo sumiso y obediente que era, daban ganas de hacer el intercambio ahora mismo. Pero, tenía una idea para quedarse con ambos esclavos, por no hablar de que perder a su esclava no era una opción.

Quién por cierto había obedecido y con la cabeza gacha había salido de la sala rápidamente. Jamás había desafiado a la dragona, pero maldito sería el día que se atreviera a hacerlo, pues pese al cierto cariño que había, la dragona no tendría piedad.

Fingió una expresión de tristeza tras escuchar las palabras de Aiden, quién claramente estaba enfadado. Y aunque quizás había pasado desapercibido, como siempre hacía, ponía a su hermano como el malo de los dos o al menos, siempre era su estrategia. Pero si uno de los dos tenía corazón era el castaño, pues no llegaba ni a ser un poco de manipulador y cruel, como lo era Lyanna. Y mucho menos llegaría a disfrutarlo como hacia ella.

- Supéralo quieres. - Puso los ojos en blanco - Además debería darte igual si me acuesto con tu esclavo o no. En tu cama te espera tu esposa. - Se burló sabiendo que eso le enfadaría más aún y buscando precisamente eso.

Pero lejos de dejar a un lado a Rhynn, la dragona volvió a acercarse esta vez cuchillo en mano, con la intención de asustarle y confundirle para que no supiera a cual de los dos tener más miedo, y con el tiempo sabría que debía temerle más a la morena. Llevó el cuchillo al pecho del joven, apoyando la afilada punta en su piel. - Me gustaría marcarle una gran L en el pecho, pero igual es muy típico. - Comentó pensativa mientras su hermano observaba la escena apretando los labios.

Fue subiendo la hoja del cuchillo desde su pecho hasta su cuello o al menos esa era su intención, divertida al notar como su pecho subía y bajaba nervioso por la situación. Volviendo a reír. Pero siendo interrumpida de nuevo. - Está bien. - Dijo mientras se giraba y clavaba el cuchillo en la mesa.

- No hay trato. - Le dijo mientras ahora se acercaba a su hermano, mirándole a los ojos, posando una mano en su pecho. - Pero eso ya lo sabías verdad. - Le guiñó un ojo y después se separó empezando a caminar hacia la puerta. - Ha sido una velada estupenda. Espero que tengáis buena noche. - Y tras una exagerada y fingida reverencia abrió la puerta para abandonar la estancia.

Una vez ambos solos, dragón y esclavo, tambien salieron al poco de que Lyanna hiciera su gran salida. - Sígueme. - Le dijo en tono serio a Rhynn, caminando en silencio, con la mano en la empuñadura de su arma.

El rostro de Aiden estaba serio, pues como siempre, su hermana había conseguido dejarlo en ridículo, burlarse de él y como siempre, herirle con un tema que para él no era cosa del pasado. Sintiéndose un jodido muñeco para ella. - Mañana a primera hora te daré instrucciones sobre tus tareas. - Volvió a hablar en el mismo tono serio mientras ahora se dirigía a lo que sería la habitación de Rhynn, donde tenía poco más que la cama, una mesita y alguna cosa más.

Lo justo y necesario.

- Verás, en unas semanas, puede que unos meses... Me marcharé de viaje y... me temo que no tengo idea de cuando volveré. Por lo que, necesito antes que me hagas unos favores, antes de partir. Si me obedeces en todo lo que te pida... Me apiadaré de ti. Podrás comer y dormir, no tengo objección con eso. - Le dijo con sinceridad. - Pero no será fácil y dedicarás muchas horas. - Le advirtió.

Dejando que el esclavo viera que la dragona había mentido sobre su hermano, sobre que ella los trataba mejor, cuando había insinuado que Aiden ni siquiera les daba de comer.





Hogar terrible hogar (Rhynn) WrOE7hH

Tell me how bad I am, that makes me feel good:

Hogar terrible hogar (Rhynn) Tumblr_m5uikwoWoV1qf7qz8
Hogar terrible hogar (Rhynn) Original
Hogar terrible hogar (Rhynn) Original
Lyanna
Lyanna
Dragon

Mensajes : 63

Volver arriba Ir abajo

Hogar terrible hogar (Rhynn) Empty Re: Hogar terrible hogar (Rhynn)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.