Novedades

- (19/08) Ya están disponibles las novedades de Agosto.

- (19/08) Ya podéis pedir Los Dracs de Agosto.

- (18/02) Nuevos cambios en la normativa obligatoria para reactivar cuentas inactivas.

- (22/11) Nuevos requisitos para comprar subforos en la tienda aquí.

- (18/07) Nuevas normas respecto a los posts +18 de índole sexual.

- (18/05) Nuevas normas de emisión de reportes aquí.

Últimos temas
Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Selene
Admin
MP
Faora
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos
Diamante en bruto [Hermes] G2TiwGkZ_o
06/06

Directorios y Recursos

06/14

Afiliados Élite
Time Of Heroes
 photo untitled45.png Diamante en bruto [Hermes] AO1UJIQ Expectro Patronum
Legends

51/64

Afiliados Normales


Diamante en bruto [Hermes]

Ir abajo

Diamante en bruto [Hermes] Empty Diamante en bruto [Hermes]

Mensaje por Vaurien Aureon el Miér Ago 28 2019, 01:18

Me encontraba en mi estudio, redactando lo que podrían ser mis últimos informes como Inquisidor. El sol del mediodía iluminaba la instancia la perfección disfrutaba de un té helado para refrescarme. Sin embargo, algo me impedía disfrutar por completo de mi tiempo.

Un pensamiento que se había estado dando vueltas en mi cabeza, como una pelusa que no eres capaz de limpiar, o un fragmento de armadura que no eres capaz de quitarte de entre los dientes.

El muchacho.

Habían pasado 20 días desde que le dí a Hermes estrictas instrucciones de que viniera a mi hogar lo antes posible, bajo amenaza de entregarlo a la Inquisición como hereje y practicante de magia. Sin embargo, mis palabras parecían haber llegado a oídos sordos.

No estaba acostumbrado a que se me desobedeciera. De hecho, tan raro era el caso que los primeros días pensaba que debía haber habido algún tipo de error. Alguna siniestra casualidad que hubiera impedido al joven presentarse ante mí con mayor prontitud. Sin embargo, 20 días eran demasiados.

De manera que, dispuesto a ser el dragón de palabra que siempre he presumido ser. Saqué uno de mis pergaminos, entinté mi pluma y me dispuse a redactar una orden de búsqueda y captura del humano esclavo conocido como Hermes.




Diamante en bruto [Hermes] Vaurien_firma_by_dymanga-dbtq8e8
Vaurien Aureon
Vaurien Aureon
Dragon

Ocupación : Investigador de la Inquisición
Mensajes : 566

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Diamante en bruto [Hermes] Empty Re: Diamante en bruto [Hermes]

Mensaje por Hermes el Dom Sep 01 2019, 17:49

No sabía cómo explicarse.

Era un día lluvioso. Habían pasado más de veinte días desde que Hermes, llevado por la intrépida curiosidad de su juventud había terminado por meterse en un gran embrollo al tocar cosas que no debía en la gran biblioteca del Castillo de Talos. Un lugar del cual se decían tantas cosas y que guardaba tantos secretos, cosas que los dragones no contaban y de las cuales no hablaban a los humanos. Hermes, tenía en claro que esa acción, era siempre por un bien mayor. De tal grado era su confianza en los dragones, ellos, de naturaleza milenaria y sabiduría ancestral, guiaban a la humanidad bajo su protección, a cambio solo pedían lealtad, y él la tenía. Una lealtad que hasta ahora, pese a todo lo ocurrido, y las dudas cosas que ahora estaban en su cabeza con todo lo que había tenido que ver y escuchar en tan poco tiempo, seguía sin tambalearse. De aquel evento en el que se puso en las manos de Lord Vaurien Aureon, un inquisidor que a cambio de dejarle ir le exigió que debía ir a sus aposentos, algo que Hermes no entendió en lo absoluto, pero a lo que si quería que las cosas saliesen bien, debía atender con diligencia, pues lo menos que quería era causar un problema a su señora, Lady Sybelle, para quien ya había dado muchas preocupaciones en tan poco tiempo y por lo cual no podía hacerlo más.

Sybelle era más de lo que Hermes esperaba y merecía. No sabía si era digno de tener un ama tan hermosa como ella. Estaba viendo, en el simple hecho de que esta no le reemplazara o le azotara, como estaba seguro, habría hecho su amo anterior, una bondad más que incomparable para con los humanos bajo su cuidado. Hermes era un caballero, y debía estar a la altura, así que debía arreglar él mismo el asunto en el que se había metido con aquel inquisidor y estaba dispuesto a hacerlo. Se lo debía a Lady Sybelle y, no solo eso, Lord Vaurien había dicho cosas en aquel entonces que delataban que en definitiva era un dragón muy antiguo, y si le había permitido estar a por libre e incluso le había obsequiado el texto prohibido, seguro podría entonces él ser alguien que pudiese responder sus dudas. Debía averiguarlo.

Hermes se apresuró a levantarse de la cama muy temprano, tomando su gabardina de color verde. La herida que Pain había cocido ya estaba mucho mejor, incluso casi cicatrizada gracias a las atenciones que Lady Sybelle ordenó para su cuidado, pero aún así no dejaba de ser un simple humano, cosa que en ese momento renegó, pero no le iba a detener. Se percató de que nadie lo viese, tenía ordenes exclusivas de guardar reposo absoluto así que nadie iba a notar la ausencia, no iba a decirle a su ama a donde iría. No podía y no quería darle más preocupaciones, no lo merecía pues ya bastante tenía con saber que estuvo a punto de ser encarcelado por un inquisidor, por lo que también, a su regreso y cuando Lady Sybelle le interrogó, miró a bien evadir el hecho de que Lord Vaurien le había pedido que fuese a sus aposentos. Conociendo ya el cambio de hora de los esclavos que vigilaban las entradas de Mansión de Lady Sybelle, lo usó a su favor, ensilló un caballo, y marchó a galopé a Talos. Al entrar por las puertas de la ciudad, no le resultó complicado recorrer los caminos principales hacia la zona alta, donde se hallaban las grandes casas de aristócratas e inquisidores. Era clara la diferencia que existía incluso entre los dragones mejor acomodados. Había pedido indicaciones de los aposentos de Lord Aureon, y por fin estaba ahí. Miró desde la lejanía las grandes dimensiones de la casa, respirando pesadamente y tomando valor. Bajó del caballo y entonces entró por el rejado, amarró al potro cerca de un árbol, se acercó a la gran puerta frente a él.

Diamante en bruto [Hermes] Tumblr_nagftgucud1t1h9meo2_250

Volvió a pensarlo, tragó saliva y lo hizo: tocó.

Al abrirse la puerta miró a su anfitrión. -Saludos, mi señor, buenos días.- Saludo cortesmente, inclinando un poco la cabeza, con una sonrisa protocolaria, sin olvidar sus modales. -Sé que quizá no esperabais mi visita, y os parecerá extraño lo que os voy a decir, pero he sido convocado por Lord Vaurien Aureon, ¿creéis que podéis indicadle que Hermes está aquí?




#cc9966
Diamante en bruto [Hermes] 2wK5plK
Hermes
Hermes
Human

Ocupación : Mensajero de Sybelle
Mensajes : 79

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Diamante en bruto [Hermes] Empty Re: Diamante en bruto [Hermes]

Mensaje por Vaurien Aureon el Mar Sep 03 2019, 19:33

Me encontraba dando los últimos trazos a la orden. Ya sol me faltaba añadir mi firma, sello, y dársela a mi mensajero para el Castillo. Pero antes de que pudiera terminar, alguien llamó a la puerta de mi estudio.

Cuando di permiso para entrar, el que llegó era Bernardo Butler VI. Sexta generación de mi jefe de mayordomos. Me dijo que Hermes estaba en la puerta principal, esperando pasar.

Solté la pluma con un gesto de genuina incredulidad. ¿Sería el destino?, ¿tendría espías? Decidí no darle más importancia de la que tenía.

-Tráelo ante mí.-le ordené.-Y trae un juego de té completo.-

Bernardo asintió y se despidió con una ligera reverencia.

Apenas tuve tiempo para quemar la orden que acababa de redactar, suspirando ante la colosal pérdida de tiempo, cuando una vez más llamaron a la puerta de mi despacho. Ésta vez era el joven Hermes. Con una clara mezcla de vergüenza y temor en su rostro.

-Siéntate, muchacho.-dije, tras un breve suspiro.

Tamborileé en la mesa con mis dedos, ordenando mis pensamientos.

-Estoy seguro de que tienes una excelente excusa para llegar 3 semanas y media tarde a nuestro encuentro. Y, no lo dudes, me dirás todo sobre ello. Pero antes, supongo que quieres saber que haces aquí exactamente.-

En ese momento, llegó Bernardo con el juego de té que había pedido. Había una tetera humeante, un par de tazas, una pequeña jarra con leche tibia, miel, azúcar y pastas variadas. Sin perder el tiempo, me serví una taza.

-Sírvete, muchacho, la lluvia te habrá enfriado y no me sirves de nada con una neumonitis.-

Tomé un sorno del té, satisfecho con el sabor, le di una indicación a Bernardo de que podía marcharse.

-¿Alguna vez has sido minero, o trabajado en una cantera? Muchos esclavos pasan allí sus vidas sin conocer más que el duro trabajo de las profundidades. Hay minas de muchos tipos, como las de granito. Muchos se pasan el día con granito en las manos, transportando grandes peñascos y dejándolos en grandes carros para ser llevados a dónde son necesarios. Pero, de vez en cuando, un minero encuentra algo que no es granito. Un cristal brillante y pequeño que no se rompe bajo su pico. Un diamante.-

Añadí algo de miel a mi té, y removí para que se disolviera.

-¿Que hace el minero con ese diamante? ¿lo hecha al carro con el resto del granito? ¿Lo tira con los inservibles escombros? No. El minero se lo da a su supervisor, por una recompensa, y éste se lo da a un artesano. El artesano lo libra de impurezas, lo pule y lo talla para que algún días sea una gran joya. Algo que le haga sentirse orgulloso.-

Probé mi té de nuevo. La dulzura de la miel le daba un toque agradable.

-Tu eres algo muy inusual, Hermes. Como un diamante. Posees habilidad, sed de conocimientos y talento para la magia elemental. Eso, combinado con tu lealtad a los dragones y al imperio te convierten en algo excepcional. Y creo que tus habilidades se desperdiciarían en un simple trabajo de mensajero. Por eso, deseo ofrecerte un trato. Entrégate a mí: Déjame acogerte y adiestrarte, te enseñaré toda clase de cosas, literatura, matemáticas, ciencias, astronomía. Te enseñaré como defenderte usando tu cuerpo, armas y magia. Te guiaré hasta que alcances a ser el súmmun del ser humano. A cambo, te pido lealtad absoluta y obediencia.-




Diamante en bruto [Hermes] Vaurien_firma_by_dymanga-dbtq8e8
Vaurien Aureon
Vaurien Aureon
Dragon

Ocupación : Investigador de la Inquisición
Mensajes : 566

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Diamante en bruto [Hermes] Empty Re: Diamante en bruto [Hermes]

Mensaje por Hermes el Miér Sep 11 2019, 00:54

Tener la excusa era lo de menos.

Hermes había tenido días realmente agitados, tanto en tan poco tiempo, eso sin duda era como para confirmar que Talos, sin duda alguna, era un lugar lleno de bastante emoción y sorpresas, tal como lo había descrito Inaya. Realmente, había de todo. Eso, y quizá el hecho de que llegar en el momento que atravesaba la ciudad, convertía y hacía las cosas cuesta arriba para cualquiera, y aún más para un humano como Hermes, esos de los que habían sido criados y hechos a la medida perfecta para servir y adular a los dragones, sin rechistar. Sin duda, tener una excusa, la tenía, claro que sí, pero que la creyese, ahí estaba el pequeño gran detalle.

Hermes pasó a los aposentos de Lord Vaurien, y caminó por la estancia siguiendo a quien le había dirigido. No era extraño para él ver un lugar de tal lujo, sin embargo, cada sitio tenía cosas propias de cada dragón, y sin duda los detalles que iba notando en el decorado y cosas que adornaban la mansión. Justo entonces, escuchó el carraspeo del hombre que lo guiaba para hacerlo aterrizar. -Oh, disculpadme.- Le dijo, disculpando su falta de respeto al estar tan distraído en tonterías. Le indicó que pasase, y entonces ahí estaba: Lord Vaurien Aureon, el mismo dragón que ahora lo tenía de alguna forma en sus manos y, del que quizá estaba esperando más de lo que debía pecando de ingenua confianza. Después de todo, eran ellos, los señores dragones, en quien más confiaba. -My lord.- Saludo a su anfitrión, con una leve reverencia inclinando su cabeza, demostrando sus cultivados modales, y tomó asiento. Tragó saliva, mirando a la solemnidad y completa calma de Lord Vaurien, una calma que, en vez de transmitirle calma a él, más bien le ponía ansioso. Junto sus manos por debajo de la mesa, esperando que el mayor hablase, hasta que lo hizo y Hermes levantó la mirada para verle. -Pues yo…- No tuvo tiempo de responder, porque quien lo había recibido había llegado, con té. Miró a bien recibir la invitación, pues ya tenía bastante con estar aún en recuperación para ahora, enfermarse y ser inútil. -Gracias.- Dijo, y sonrío, sirviendo té, y tomando un sorbo, vislumbrándose en su rostro que el sabor le agradó bastante.

Volvió a alzar la mirada entonces, y prestó atención a todo lo que Lord Vaurien empezó a decir, sin perder detalle. Al principio, era evidente que no entendía muy bien la alegoría ni a que llevaba toda la explicación, pero la curiosidad innata por la gran sabiduría que mostraba el señor dragón no dejaba de embelesarle. Hermes no quería ni tenía intención de perderse esa explicación. Parpadeo un par de veces y sonrío, imaginando lo arduo que debía resultar todo ese trabajo. -Suena… bastante complicado.- Cuando Lord Vaurien volvió a hablar, Hermes lo miró con extrañeza, sin saber a qué se refería comparándole con un diamante.

Entonces, fue desglosando poco a poco haciendo incluso que se sintiera apenado, al recibir halagos de un dragón, y ya habiendo teniéndolo todo claro, las verdaderas intenciones de Lord Vaurien, respiró con pesadez, mirando a otro lado. -Mi Lord…- Susurró, y volvió a verle a los ojos. -My Lord, no os equivocáis. Soy fiel a los vuestros, al Imperio, a la reina. Creedme cuando os digo: No hay mayor bendición para mi raza, para mí, que servir a quienes nos salvaron de nuestra propia destrucción.- Hermes sonrío. -Nos habéis dado una nueva oportunidad, la de vivir en un mejor mundo bajo vuestra sabiduría y guianza, ¿quién mejor que aquellos por cuyas venas corre la sangre de una diosa para tal misión?- Le recalcó, y en sus ojos se miraba realmente la fe y adulación que Hermes sentía realmente por los dragones, incapaz de ser fingida. -Pero, aunque atesoro con fervor en mi corazón y me honra que vos, un dragón cuyos ojos quizá han visto más de lo que los míos jamás la harán me digáis tales cosas, ser…un diamante, no puedo aceptar.- Dijo con plena seguridad.

-No mal entendáis.- Dejo escapar riendo un tanto nervioso. -No soy más que un humano, y vos me ofrecéis tanto cuando ni siquiera tenéis que hacerlo…- Volvió a mirar a Vaurien. -Sois alguien bueno, Lord Vaurien, pero Lady Sybelle me ha acogido para servirle, y es algo que haré y honraré hasta la muerte o hasta que, como humano, ella decida reemplanzarme. Un pacto es un pacto, My Lord, y he de honrarlo, con mi vida.




#cc9966
Diamante en bruto [Hermes] 2wK5plK
Hermes
Hermes
Human

Ocupación : Mensajero de Sybelle
Mensajes : 79

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Diamante en bruto [Hermes] Empty Re: Diamante en bruto [Hermes]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.