Novedades

- (18/01) Ya podéis pedir Los Dracs de Enero

- (18/01) Debéis hacer el nuevo Registro único

- (18/01) Aquí están las novedades de Enero

- (15/01) ¡La minitrama Ash Blessing ha empezado!

- (17/11) Revisad bien la normativa de las búsquedas, pues hemos añadido una nueva norma.

- (18/02) Nuevos cambios en la normativa obligatoria para reactivar cuentas inactivas.

- (22/11) Nuevos requisitos para comprar subforos en la tienda aquí.

- (18/07) Nuevas normas respecto a los posts +18 de índole sexual.

- (18/05) Nuevas normas de emisión de reportes aquí.

Últimos temas
Staff
Trystan
Admin
Selene
Admin
Faora
Admin
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos
Redención (II) | Viktor Vasko G2TiwGkZ_o

06/06

Directorios y Recursos

09/10

Afiliados Élite

Limpieza 20/01


Time Of Heroes  photo untitled45.png
Redención (II) | Viktor Vasko AO1UJIQ Expectro Patronum


29/40


Redención (II) | Viktor Vasko

Ir abajo

Redención (II) | Viktor Vasko Empty Redención (II) | Viktor Vasko

Mensaje por Qalona el Sáb Ago 24 2019, 18:38

Habían pasado unos días.
El ambiente en la casa era tenso, extraño, pero no desagradable.
Había habido varios cambios, por supuesto. El más notorio, sin duda alguna, había sido el silencio sepulcral que se había adueñado del lugar. Al margen del sonido propio del día a día, las palabras y las acciones de todos los que vivían allí se habían podido contar con los dedos de una mano a lo largo de los días.
Otro cambio había sido el estado del patio. Había pasado de ser el escenario de una masacre a volver a ser el patio limpio, luminoso y radiante de siempre. La propia Qalona había colaborado en las tareas de limpieza junto a sus esclavas.
Se había, de hecho, ausentado del trabajo bastante. No había desatendido sus obligaciones, pero, digamos, se lo había tomado con mucha calma. Después de todo tras el incidente de navidad todo se había mantenido bastante tranquilo. Era buena señal a la par que una razón para estar alerta, pero algo que al fin y al cabo había jugado a su favor.
Además de limpiarlo todo Qalona se había asegurado de atar cabos y eliminar evidencias. Había tenido una conversación con sus esclavas, había dejado bien claro al sanador que no podía decir ni una palabra y había escondido el cadáver de Zlauco. Con ayuda de sus esclavas lo habían metido en un baúl y enterrado en el jardín, a los pies de un árbol, detrás de los arbustos. ¿Por qué no enterrarlo sin más? Pues porque Qalona tenía planes, pero no podía hacerlo sola. Necesitaba a Viktor, pero él no iba a poder moverse en semanas, quizá meses.
Su pobre Viktor... El enfrentamiento lo había dejado prácticamente moribundo. Huesos rotos, pérdida masiva de sangre, contusiones, fracturas. Lo habían tenido que entablillar casi entero. Qalona había pasado días enteros sin verlo despierto salvo para poder alimentarlo y lavarlo. Ella había pedido al sanador que sufriera lo menos posible, de modo que le había dado unas hierbas que adormecían. En su estado no había tenido que usar una gran cantidad para conseguirlo. Había pasado la mayor parte de su tiempo con él. Lo había cuidado como una madre, con todo el cariño y cuidado del mundo.
Quizá, tal vez, como algo más que una madre.




Había pasado horas enteras con él en su residencia privada, en el jardín. Sentada, tumbada en la cama junto a él, de pie mirando por una ventana al lugar donde había enterrado a Zlauco. Cuando había tendio fiebre le había cambiado una y otra vez el trapo húmedo de la frente. Para limpiarlo le había pasado un trapo húmedo por el cuerpo, ya que estaba prácticamente desnudo para facilitarlo todo. Lo cubrían un subligar y las mantas. Le había limpiado las heridas, cambiado los vendajes, dado de comer. Con ayuda de sus esclavas lo había movido con cuidado para cambiarle las sábanas.
También, con cierta vergüenza, lo había bañado. A solas. Y también a solas, despierto o dormido, le había hablado.
Sus heridas, gracias a su condición dracónica, habían sanado rápidamente.
En esos días Qalona se había dado cuenta de que Viktor realmente le importaba. No sabía cómo ni por qué, pero así era. Durante el combate, y después, había estado muy asustada. Después, cuando ya se había calmado y había pasado tiempo con él, había estado aterrada. No quería que muriese. Lo quería allí, bien, con ella.
A veces, como en aquel momento, se permitía no sólo tumbarse a su lado, sino hacerlo muy de cerca y hasta pasarle un brazo por encima. Y alguna vez, también como en ese momento, cuando creía que dormía, se atrevía incluso a recostar la cabeza con cuidado sobre su pecho o su hombro.
La dragona cantaba en voz baja una canción.
Cerraba los ojos y dejaba las horas pasar. Sabía que su compañía sentaba bien a Viktor. Pero había algo más. La suya también sentaba bien a la inquisidora.
Tal vez Qalona había ganado el combate, pero había sido Viktor el que le había salvado la vida.




Redención (II) | Viktor Vasko KjSoEQ1

Habilidades:


Redención (II) | Viktor Vasko FHxtORZRedención (II) | Viktor Vasko LUYWJBeRedención (II) | Viktor Vasko KASdS7QRedención (II) | Viktor Vasko LVrdF3S
Qalona
Qalona
Dragon

Ocupación : Interrogadora.
Mensajes : 179

Volver arriba Ir abajo

Redención (II) | Viktor Vasko Empty Re: Redención (II) | Viktor Vasko

Mensaje por Viktor Vasko el Jue Ago 29 2019, 00:18

En ésta vida, todo el mundo vive de algo.

Los sabios e intelectuales, vivían de su conocimiento. Los líderes, vivían de su capacidad para mover a las masas, los nobles con grandes herencias, vivían de su suerte.

Viktor Vasko vivía de su cuerpo. Su cuerpo siempre ha sido su mayor aliado, su herramienta predilecta y su arma más poderosa. Pero ahora, su cuerpo lo traicionaba.

Las heridas ocasionadas por el dragón negro superaron con creces toda herida de guerra que Viktor había sufrido a lo largo de su carrera. Por primera vez desde que era un infante. Viktor no podía moverse cuando quisiera. Usaban una silla con ruedas para desplazarlo y varios sirvientes lo ayudaban a acostarse y a alimentarlo. Para él, era una gran vergüenza. Pero Viktor hubiera sido capaz de soportarlo si no fuera por su ama.

En cuanto a la actuación de su ama, tenía sentimientos encontrados. Por un lado, la atención y el cuidado que invertía en él le hacían inmensamente feliz. Pero por otro, complicaba un doloroso y constante recordatorio de su monumental fracaso a la hora de proteger a su señora. Y el hecho de que ella tuviera que cuidarlo era como sal en sus heridas.

Pero, en momentos como aquel, entendía que su situación tenía su lado positivo. Su ama había estado distinta con él últimamente. A menudo pasaba a ver como estaba, y otras directamente se tumbaba a su lado. Por desgracia, los primeros días Viktor a penas se percataba de ello, debido a la gran cantidad de ungüentos y medicinas que le había dado los curanderos. Nublaban su mente y atontaban los sentidos. Pero, incluso en aquellos momentos en el limbo entre el sueño y la vigilia. Viktor oía con claridad la voz de su ama. Le hablaba de muchas cosas, y, cuando Viktor era afortunado, cantaba. Cantaba en una hermosa lengua que Viktor no había oído nunca. Pero incluso sin conocer el idioma, Viktor era capaz de percibir el cariño que habitaba tras sus palabras. En aquellos momentos, él no decía nada o fingía dormir, pues no quería interrumpir esos momentos maravillosos.

Una mañana, Viktor decidió que había tenido suficiente. Se despertó antes que los sirvientes y trató de incorporarse. Su cuerpo, por supuesto, protestó. Pero Viktor decidió que el dolor valía la pena con tal de quedarse en la maldita cama un día más.

Los brazos de Viktor casi había sanado y le había quitado las tablas que evitaban que los huesos se soldaran más. Pero Zaluco se había ensañado especialmente con sus piernas y su rostro. Por lo que se encontraban fuertemente vendados.

El desafiado estiró el brazo todo lo que pudo para intentar alcanzar un bastón que había dejado justo fuera de su alcance. Con mucho esfuerzo, consiguió llegar hasta él y usarlo como punto de apoyo para intentar levantarse.

Su cuerpo había estado demasiado tiempo quieto, su sentido del equilibrio no era nada bueno. Pero, aún así, consiguió ponerse en pie...al tercer intento.

Lleno de orgullo por su victoria sobre la adversidad. Viktor se dispuso a salir de su habitación. Pero, al tercer paso. Una de sus piernas dejó de obedecerle y eso le hizo caer de espaldas.

-¡Дерьмо!-soltó el heartless al caer. El impacto contra la dura piedra del suelo le sacudió por completo, como si cada hueso de su cuerpo le mandara un recordatorio. Ahora mismo era poco más que un juguete roto...y eso hacía que su sangre hirviera. Aunque trató de ahogarlo, no pudo evitar soltar un pequeño aullido de dolor...y lo que era aún peor...no podía levantarse.




Redención (II) | Viktor Vasko Dd3ark4-143a485f-622f-4a4d-96ea-f71177ac814a.png?token=eyJ0eXAiOiJKV1QiLCJhbGciOiJIUzI1NiJ9.eyJzdWIiOiJ1cm46YXBwOjdlMGQxODg5ODIyNjQzNzNhNWYwZDQxNWVhMGQyNmUwIiwiaXNzIjoidXJuOmFwcDo3ZTBkMTg4OTgyMjY0MzczYTVmMGQ0MTVlYTBkMjZlMCIsIm9iaiI6W1t7InBhdGgiOiJcL2ZcLzExZDRhMTMwLWE3Y2ItNDVhMy05MTE4LTllNDc4ZTJhOWVjNFwvZGQzYXJrNC0xNDNhNDg1Zi02MjJmLTRhNGQtOTZlYS1mNzExNzdhYzgxNGEucG5nIn1dXSwiYXVkIjpbInVybjpzZXJ2aWNlOmZpbGUuZG93bmxvYWQiXX0
Viktor Vasko
Viktor Vasko
Heartless

Mensajes : 43

Volver arriba Ir abajo

Redención (II) | Viktor Vasko Empty Re: Redención (II) | Viktor Vasko

Mensaje por Qalona el Lun Sep 02 2019, 15:15

A veces Qalona era lo suficientemente afortunada como para sentirse en paz. No sólo bien, no sólo a gusto, no sólo tranquila, sino en paz. Era capaz de cerrar los ojos y no temer que una pesadilla la fuera a atormentar hasta el amanecer. Ella sabía que era gracias a Viktor. Aquello la aferraba y encandilaba a partes iguales. La dragona ya había sufrido bastante y la idea de echarse el Imperio a la espalda no era precisamente tentadora. Había algo, no obstante, que la instaba a seguir disfrutando de aquello. La sensación de bienestar, lo positivo que despertaba en ella. Sin duda alguna haber podido dormir en condiciones había jugado un papel fundamental en su salud mental, pero no había sido lo único. De nada servía dormir bien si se vivía estresada.
Gracias a esa tranquilidad Qalona podía quedarse dormida más fácilmente. A veces le costaba más conciliar el sueño, pero sólo si estaba sola. Había descubierto que junto a él podía dormir del tirón, y eso hacía cuando creía que nadie se daba cuenta. Lograba, además, dormir en profundidad. Por eso que el esclavo fue capaz de maniobrar hasta conseguir el bastón y levantarse. Qalona se había dormido sobre su hombro. Viktor manipuló con tanto cuidado que de no ser por el estruendo provocado por su caída ella no se habría despertado.
Abrió los ojos de golpe, asustada. La visita de Zlauco seguía muy presente. ¿Quién había irrumpido en su casa?, ¿qué querían? Le tomó varios segundos atar cabos, que el sonido no pertenecía a una irrupción, que él no estaba y que por tanto el estruendo debía ser él. Se levantó y lo vio tirado en el sueño, mascullando.
—¿Se puede saber qué haces, Viktor? ¡No estás recuperado aún!
Se arrodilló a su lado y usando su fuerza lo ayudó a incorporarse hasta que quedó sentado sobre la piedra. Iba a preguntar si quería volver a la cama o sentarse, pero viendo el panorama asumió que no quería tumbarse otra vez.
—¿Estás bien? —preguntó con un deje de cansancio en la voz. Ella sabía que Viktor detestaba encontrarse así, y se encontraba así por ella. Era una sensación agridulce. —Con el golpe que te has dado tendrás que quedarte unos días más en cama. Sé que es difícil, pero debes tener paciencia. No vas a poder trabajar para mí si te encuentras en este estado. ¿Acaso quieres quedarte cojo el resto de ti vida?
La dragona hizo ademán de levantarlo.
—¿Te ves con fuerza?


Off: escribo desde el móvil, perdón si hay algo mal.




Redención (II) | Viktor Vasko KjSoEQ1

Habilidades:


Redención (II) | Viktor Vasko FHxtORZRedención (II) | Viktor Vasko LUYWJBeRedención (II) | Viktor Vasko KASdS7QRedención (II) | Viktor Vasko LVrdF3S
Qalona
Qalona
Dragon

Ocupación : Interrogadora.
Mensajes : 179

Volver arriba Ir abajo

Redención (II) | Viktor Vasko Empty Re: Redención (II) | Viktor Vasko

Mensaje por Viktor Vasko el Jue Sep 19 2019, 00:37

Al principio la voz de su ama pilló a Viktor por sorpresa. Entre el dolor, la fiebre y las hierbas medicinales tenía recuerdos confusos de los últimos días. Sin embargo, incluso en el puzzle deshecho de su memoria se mantenía una constante. Qalona, ella había permanecido a us lado en todo momento. Y él parecía haber estado ignorándola.

Una gran ola de vergüenza se apoderó sobre Viktor mientras se levantaba del suelo. Sin querer tentar su suerte de nuevo, decidió sentarse en una silla cercana.

Entonces se encontró de nuevo con sus ojos, esos inmensos ojos azules que parecían atrevesarlo. Las mentiras y los falsos aires de rudeza no servían delante de esos ojos.

-No...-confesó él.-No tengo fuerza. Pensaba que la tenía, pero no la tengo...-el sabía que Qalona no se refería a eso, pero era algo que debía decirle.

-Qa...mi señora, no he renido oportunidad de agradecerle...que salvara mi vida. Gracias...-con cierto esfuerzo, Viktor fue capaz de realizar una leve reverencia.

El desafiado suspiró un momento, no era aficionado a la autocompasión, pero era difícil no sentirse derrotado, cuando precisamente uno ha sido total, y completamente, derrotado.

-Menudo guardaespaldas he resultado ser...-




Redención (II) | Viktor Vasko Dd3ark4-143a485f-622f-4a4d-96ea-f71177ac814a.png?token=eyJ0eXAiOiJKV1QiLCJhbGciOiJIUzI1NiJ9.eyJzdWIiOiJ1cm46YXBwOjdlMGQxODg5ODIyNjQzNzNhNWYwZDQxNWVhMGQyNmUwIiwiaXNzIjoidXJuOmFwcDo3ZTBkMTg4OTgyMjY0MzczYTVmMGQ0MTVlYTBkMjZlMCIsIm9iaiI6W1t7InBhdGgiOiJcL2ZcLzExZDRhMTMwLWE3Y2ItNDVhMy05MTE4LTllNDc4ZTJhOWVjNFwvZGQzYXJrNC0xNDNhNDg1Zi02MjJmLTRhNGQtOTZlYS1mNzExNzdhYzgxNGEucG5nIn1dXSwiYXVkIjpbInVybjpzZXJ2aWNlOmZpbGUuZG93bmxvYWQiXX0
Viktor Vasko
Viktor Vasko
Heartless

Mensajes : 43

Volver arriba Ir abajo

Redención (II) | Viktor Vasko Empty Re: Redención (II) | Viktor Vasko

Mensaje por Qalona el Vie Sep 20 2019, 03:30

La dragona, sin ella saberlo, vivía en un complejo equilibrio. Su mala suerte la había llevado a ver su familia masacrada y ser casi asesinada. Su buena suerte había permitido que su situación personal no calase demasiado en los demás a pesar de los escándalos. Su mala suerte la había atormentado con insomnio y paranoia, pero la buena suerte le había puesto a una nueva amiga y a un hombre especial en el camino. Su mala suerte había arremetido nuevamente para colocarla entre la espada y la pared con su nueva situación personal, pero la buena suerte le permitía vivir nuevas experiencias y volver a sentir una vez más algo que la hacía sentir bien.
Suspiró con cierto pesar. No le gustaba ver a VIktor así, abatido. Sabía que guardaba las formas por ella, pero era consciente de que en el fondo se sentía completamente derrotado. Sentía que había fracasado.
No lo había hecho. Y quería demostrárselo. Al margen de la relación personal que pudieran tener Viktor era un esclavo y una de sus obligaciones principales era la de ser su guardaespaldas. Culpa suya no haberle proporcionado armas que pudieran herir a un dragón. Lo sabía y por eso no podía decir nada. Zlauco había sido algo inesperado, pero ella debería haber sabido que un guardaespaldas humano era débil si no estaba en igualdad de condiciones frente a un dragón.
En privado puedes llamarme por mi nombre, Viktor. No voy a enfadarme u ofenderme.
Qalona entonces hizo algo que pocas veces en su vida había hecho y haría: agacharse frente a alguien inferior a ella. La inquisidora dobló las rodillas y se dejó caer sobre éstas. Al ser alta terminó con la cara frente a la del desafiado.
No tienes nada que agradecerme, cielo. En todo caso soy yo la que debe darte las gracias a ti. —Qalona colocó la palma de la mano sobre la mejilla del esclavo con afecto —No has hecho nada mal o malo, Viktor. Tu trabajo es protegerme, y eso hiciste. Te enfrentaste a un ser mucho más fuerte y ágil que tú a sabiendas de que estabas en desventaja, pero te enfrentaste a él a pesar de todo. Que quedaras malherido es algo completamente normal, no algo de lo que avergonzarte. Fuiste muy valiente. Yo también quedé malherida. Si fui capaz de derrotarlo fue gracias a ti, porque al enfrentarse primero contigo sufrió heridas que jugaron a mi favor.
Retiró la mano de la mejilla de Viktor y en su lugar le tomó las dos manos con las suyas. Se acercó a él unos centímetros y las condujo hasta su nuca. Ahí le movió los dedos para que pudiese notar las marcas que quería mostrarle.
Viktor, mírame. Cuando intentó matarme me estranguló con tanta fuerza que me clavó las uñas. No me gusta dejar la nuca expuesta o llevar ropa que me roce el cuello. Esto que sientes son cicatrices que me van a acompañar el resto de mi vida. Yo sola no habría podido contra él. No te sientas mal. Eres un buen guardaespaldas. Sin ti no lo habría conseguido.
Se lamió los labios y desvió la mirada, señal de que estaba pensando en algo delicado, algo que probablemente iba a romper el momento tierno que estaban teniendo.
Te conseguiré jade. Pero deberás prometerme que tendrás extremo cuidado, porque a la más mínima que suceda algo estarás en el punto de mira, y yo seré castigada por permitirle a un esclavo poseer algo que está terminantemente prohibido poseer. ¿De acuerdo?




Redención (II) | Viktor Vasko KjSoEQ1

Habilidades:


Redención (II) | Viktor Vasko FHxtORZRedención (II) | Viktor Vasko LUYWJBeRedención (II) | Viktor Vasko KASdS7QRedención (II) | Viktor Vasko LVrdF3S
Qalona
Qalona
Dragon

Ocupación : Interrogadora.
Mensajes : 179

Volver arriba Ir abajo

Redención (II) | Viktor Vasko Empty Re: Redención (II) | Viktor Vasko

Mensaje por Viktor Vasko el Dom Nov 10 2019, 01:06

El amor, dicen, es como un bálsamo: cura tus heridas, te devuelve energías y te da ánimos en los momentos más oscuros. Y era cierto, al menos, para Viktor.

El tacto de su ama sobre su mejilla parecía llevarse todo su odio y sufrimiento. Pero no su vergüenza. Eso llevaría tiempo.

Viktor se atrevió a levantar la mirada y vio la mirada de Qalona, que expresaba una infinita ternura. Ello hizo que su corazón se hundiera más. Para Viktor, hubiera sido mejor que lo castigara por su fracaso, pero el perdón era una mayor crueldad. Viktor, por primera vez, tenía un propósito para su vida, sólo uno, y esa noche había fracasado.

De repente, las manos de su ama se desplazaron hacia las suyas, sacándolo a la fuerza de sus negros pensamientos. Con un inmerecido cariño, ella depositó sus manos en la nuca de ella, y le explicó la razón de las cicatrices que notaba. Al saberlo, una ola de odio renovado hacia Zlauco se apoderó de Viktor, debería haberle hecho sufrir más, debería haberlo hecho suplicar, debería...

De nuevo, Qalona lo sacó con gran facilidad del oscuro lugar donde estaba, esa vez, con una faceta seria.

Jade. Valioso, peligroso, escaso y tremendamente ilegal. Era cierto que, de tener su ama otros enemigos dragones, sería muy útil contar con esa ventaja, pero no podía aceptarlo.

-Qalona.-dijo, por segunda vez en su vida -No merece la pena que te arriesgues ser detenida por la inquisición o algo peor por una roca verde. No por mí, desde luego. El jade sólo te podría en peligro...encontraremos otra forma...-




Redención (II) | Viktor Vasko Dd3ark4-143a485f-622f-4a4d-96ea-f71177ac814a.png?token=eyJ0eXAiOiJKV1QiLCJhbGciOiJIUzI1NiJ9.eyJzdWIiOiJ1cm46YXBwOjdlMGQxODg5ODIyNjQzNzNhNWYwZDQxNWVhMGQyNmUwIiwiaXNzIjoidXJuOmFwcDo3ZTBkMTg4OTgyMjY0MzczYTVmMGQ0MTVlYTBkMjZlMCIsIm9iaiI6W1t7InBhdGgiOiJcL2ZcLzExZDRhMTMwLWE3Y2ItNDVhMy05MTE4LTllNDc4ZTJhOWVjNFwvZGQzYXJrNC0xNDNhNDg1Zi02MjJmLTRhNGQtOTZlYS1mNzExNzdhYzgxNGEucG5nIn1dXSwiYXVkIjpbInVybjpzZXJ2aWNlOmZpbGUuZG93bmxvYWQiXX0
Viktor Vasko
Viktor Vasko
Heartless

Mensajes : 43

Volver arriba Ir abajo

Redención (II) | Viktor Vasko Empty Re: Redención (II) | Viktor Vasko

Mensaje por Qalona el Dom Nov 10 2019, 01:53

Oh, Viktor… —mustió ella, con algo de pena en la voz.
Los ojos de Viktor eran como dos pozos de agua en los que ésta estaba a una profundidad muy, muy grande, pero que aun así todavía podía reflejar el fondo. Ella misma había sido, y aún era, una soldado. Sabía lo que eran el honor, el sacrificio y la gloria, pero también conocía la derrota, la humillación y el dolor. Una orden desobedecida era algo terrible, pero una orden incumplida era aún peor. Provocaba confusión, vergüenza. Uno no entendía cómo, aunque se lo podía figurar.
¿Qué más podía hacer por él? Lo cuidaba, lo trataba mejor que a cualquier esclavo que hubiera tenido, le concedía privilegios, lo protegía… pero no lo amaba.. El cariño que le tenía era enorme, pero no lo amaba. No al menos como él quería que hiciera. Aquella era la barrera más alta que los separaba. Que pertenecieran a especies y estamentos diferentes era algo subjetivo, algo que en otra época podría no significar absolutamente nada. Pero la realidad era que Qlaona, aunque había sufrido mucho al creer que se podía morir, no podía devolverle esos sentimientos de ninguna forma. No lo sentía, y no podía sentirlo. La familia era traidora, su corazón era medio traidor y había matado a un dragón. No se podía permitir un error más. Por todo lo que ya había hecho su juicio sería escandaloso, tanto como el de su hija. Si se le añadía además algo considerado repugnante por su especie…
De repente sonrió. Por fin se había atrevido a decir su nombre, aunque hubiese sido porque ella se lo hubiera dicho.
¿Ves? No es tan difícil.
Le apartó las manos de la nuca después de escucharle, pero no se las soltó. Era consciente del estado de Viktor, y no solamente el físico. Sabía que se sentía un fracasado, a pesar de que ella ya le hubiera explicado que no era así. Para los hombres como él las emociones eran escasas, pero intensas.
No es un inconveniente. Eres mi guardaespaldas, toda precaución es poca. Además… nadie tiene por qué enterarse. Ya me entiendes. A unas malas, si haces lo que no debes, tendré que responder ante ti, me harán un juicio en el que me exiliarán o esclavizarán y a ti te condenarán a muerte. No es para tanto —la dragona alzó una ceja. Hacía tiempo que no le salía un comentario jocoso. —Nada de eso tiene por qué pasar si yo lo consigo de buenas maneras y tú lo utilizas bien y sólo si es necesario.
La dragona se incorporó nuevamente y alternó la mirada entre Viktor, la cama y la puerta. Frunció los labios.
¿Quieres tumbarte o prefieres salir un rato a que te dé el aire? Hace buen día.




Redención (II) | Viktor Vasko KjSoEQ1

Habilidades:


Redención (II) | Viktor Vasko FHxtORZRedención (II) | Viktor Vasko LUYWJBeRedención (II) | Viktor Vasko KASdS7QRedención (II) | Viktor Vasko LVrdF3S
Qalona
Qalona
Dragon

Ocupación : Interrogadora.
Mensajes : 179

Volver arriba Ir abajo

Redención (II) | Viktor Vasko Empty Re: Redención (II) | Viktor Vasko

Mensaje por Viktor Vasko el Jue Nov 14 2019, 00:20

Qalona hablaba de obtener algo como el jade como un algo sin importancia, y parecía tomarse a broma el terrible destino que les estaría reservado a ambos si se descubría tal cosa.

Sin embargo, Viktor sabía que ese era el primer intento de broma que su querida ama había hecho en un largo tiempo. De manera que no pudo evitar que de sus labios se escapara una leve sonrisa. Lo cierto era que ninguno de los dos era demasiado bromista, de manera que debía intentar atesorar todo el humor que obtuviera de ella.

Su ama le planteó la elección. Era cierto, para ser la estación de las lluvias, hacía un día bonito, no demasiado cálido pero agradable a su manera. A Viktor le parecía oír el piar de los pájaros y el silbido del viento entre las ramas de los árboles del jardín.

Dirigió vista a la derecha, donde le esperaba la muleta que había necesitado esos días para desplazarse, o que habría necesitado su hubiera podido desplazarse hasta ahora.

Con un suspiro debido a su nueva derrota ante su ama, Viktor le pidió que le alcanzara la muleta y logró ponerse en pié. Realmente no necesitaba el artilugio porque cojeara, sino porque no sabía cuando le abandonarían las fuerzas de las piernas. Además, sus huesos aún no estaba lo bastante fuertes para soportar todo su propio peso, como él mismo había comprobado de forma dolorosa.

Ambos empezaron a caminar de forma frustrantemente lenta para Viktor. Pero sabía que su ama simplemente trataba de ir a su ritmo.

-¿Que vamos a hacer con "las sobras"?- Viktor prefería no usar la palabra "cuerpo" o "cadáver". Uno nunca era lo bastante precavido.




Redención (II) | Viktor Vasko Dd3ark4-143a485f-622f-4a4d-96ea-f71177ac814a.png?token=eyJ0eXAiOiJKV1QiLCJhbGciOiJIUzI1NiJ9.eyJzdWIiOiJ1cm46YXBwOjdlMGQxODg5ODIyNjQzNzNhNWYwZDQxNWVhMGQyNmUwIiwiaXNzIjoidXJuOmFwcDo3ZTBkMTg4OTgyMjY0MzczYTVmMGQ0MTVlYTBkMjZlMCIsIm9iaiI6W1t7InBhdGgiOiJcL2ZcLzExZDRhMTMwLWE3Y2ItNDVhMy05MTE4LTllNDc4ZTJhOWVjNFwvZGQzYXJrNC0xNDNhNDg1Zi02MjJmLTRhNGQtOTZlYS1mNzExNzdhYzgxNGEucG5nIn1dXSwiYXVkIjpbInVybjpzZXJ2aWNlOmZpbGUuZG93bmxvYWQiXX0
Viktor Vasko
Viktor Vasko
Heartless

Mensajes : 43

Volver arriba Ir abajo

Redención (II) | Viktor Vasko Empty Re: Redención (II) | Viktor Vasko

Mensaje por Qalona el Sáb Ene 11 2020, 20:13

La dragona carmesí caminaba al lado de su desafiado con aparente infinita paciencia. Lo había tomado del brazo como medida de precaución anti caídas. Era plenamente consciente de que a Viktor no le hacía ninguna gracia tener una niñera, pero dadas las circunstancias iba a tener que aguantarse o asumir las dolorosas consecuencias de su cabezonería. Qalona sabía que iba preferir la segunda opción por mucho.
Cuando llegaron a la puerta la inquisidora la abrió con un leve empujón de dedos y ésta cedió suavemente. Una oleada de aire destemplado le acarició la cara.
No se pudo aguantar la carcajada. Una tan sencilla y sincera que hasta a ella misma sorprendió.
Las sobras, dice —dijo entre risas —… no comérmelas, desde luego.
Eso último lo dijo muy en serio por mucho que sus labios aún reflejaran la sonrisa.
«Aunque sí se las pueden comer otros», pensó.
Pues ahora que lo preguntas he de comentarte algo. No sé si conoces a Faora, la capitana del escuadrón Escarlata.  Verás, ella y yo nos hemos vuelto muy cercanas con el tiempo. Somos ese ser en el que se puede confiar, ese confidente, ese haz de luz en momentos de duda y desconcierto. Yo sé cosas de ella… y ella sabe cosas de mí.
Qalona no tenía que entrar en detalles. Viktor había sido un soldado y era un hombre observador. No precisaba de nada más que no fuera lo imprescindible para saber qué tenía que hacer o saber.
Al principio pensé en algo rápido y efectivo, como simplemente descuartizarlo y enterrar sus restos en puntos separados. Luego, cuando me di cuenta de que de hecho ya estaba enterrado y tenía algo más de tiempo, pensé más y mejor. Creo que llevar el cadáver entero a algún punto del bosque y dejar que la naturaleza haga su trabajo es más creíble… sobre todo si nos las arreglamos para llamar la atención de algunos huargos. He tenido algún que otro encuentro con esas bestias… harán el trabajo sucio por nosotros.
»Ahora bien… la cuestión es cómo sacarlo de aquí y llevarlo hasta allí. Es ahí donde Faora se ha ofrecido a ayudar. Entre los tres podemos pensar en algo. La he invitado a venir para que podamos hablar los tres en persona. ¿Te parece bien que os conozcáis? Es de mi entera confianza.
La dragona dejó a Viktor un momento para acercar una silla hasta su posición.
Siéntate, necesitas descansar.




Redención (II) | Viktor Vasko KjSoEQ1

Habilidades:


Redención (II) | Viktor Vasko FHxtORZRedención (II) | Viktor Vasko LUYWJBeRedención (II) | Viktor Vasko KASdS7QRedención (II) | Viktor Vasko LVrdF3S
Qalona
Qalona
Dragon

Ocupación : Interrogadora.
Mensajes : 179

Volver arriba Ir abajo

Redención (II) | Viktor Vasko Empty Re: Redención (II) | Viktor Vasko

Mensaje por Viktor Vasko el Lun Ene 13 2020, 23:57

Viktor casi perdió el equilibrio. No por sus heridas, sino por la verdad con la que su ama lo había golpeado sin previo aviso.

Aceptó la silla que le ofrecía su ama y se sentó, aún sin creerse lo que acababa de decir.

-¿Qalona...le has contado a una dragona lo que pasó?...¿a una Capitana del Ejército?-

Viktor no podía creérselo. Ese dragón podría haber sido un monstruo, podría haber merecido la muerte más que ningún otro ser vivo de esta tierra...pero seguía siendo un dragón, y matarlo seguía siendo el mayor crimen que se podía cometer en el Imperio. Si alguien se enteraba, estarían perdidos.

-No conozco a ninguna Faora, no me dio tiempo a familiarizarme mucho con otros capitanes cuando llegué a Talos...¿que te hace confiar tanto en ella?-

Aunque Viktor debía admitir que el plan sonaba bien. Si conseguían ayuda en el Ejército, añadiéndolo la la influencia de una Inquisidora como Qalona...tendrían prácticamente paso libre para transportar el cuerpo sin preguntas...

Pero, ¿quién era Faora? Si de verdad eran tan cercanas como su ama decía, el hecho de no conocer una parte tan importante de la vida de Qalona hería a Viktor. Pero era mejor no comentar eso ahora. Tenían otros problemas mucho más urgentes.

-Descuartizar a un dragón no puede ser tarea fácil. El acero no atraviesa las escamas de uno vivo...y a penas hace mella en las de uno muerto. Los huesos son gruesos y resistentes, y además, necesitaríamos a alguien familiarizado con su anatomía para saber dónde cortar...-




Redención (II) | Viktor Vasko Dd3ark4-143a485f-622f-4a4d-96ea-f71177ac814a.png?token=eyJ0eXAiOiJKV1QiLCJhbGciOiJIUzI1NiJ9.eyJzdWIiOiJ1cm46YXBwOjdlMGQxODg5ODIyNjQzNzNhNWYwZDQxNWVhMGQyNmUwIiwiaXNzIjoidXJuOmFwcDo3ZTBkMTg4OTgyMjY0MzczYTVmMGQ0MTVlYTBkMjZlMCIsIm9iaiI6W1t7InBhdGgiOiJcL2ZcLzExZDRhMTMwLWE3Y2ItNDVhMy05MTE4LTllNDc4ZTJhOWVjNFwvZGQzYXJrNC0xNDNhNDg1Zi02MjJmLTRhNGQtOTZlYS1mNzExNzdhYzgxNGEucG5nIn1dXSwiYXVkIjpbInVybjpzZXJ2aWNlOmZpbGUuZG93bmxvYWQiXX0
Viktor Vasko
Viktor Vasko
Heartless

Mensajes : 43

Volver arriba Ir abajo

Redención (II) | Viktor Vasko Empty Re: Redención (II) | Viktor Vasko

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.