Novedades

- (15/04) Ya están disponibles las novedades de Abril.

- (15/04) Ya podéis pedir Los Dracs de Abril.

- (18/02) Nuevos cambios en la normativa obligatoria para reactivar cuentas inactivas.

- (31/01) ¡Finaliza la mini-trama Navideña! ¡Gracias a tod@s por participar!

- (22/11) Nuevos requisitos para comprar subforos en la tienda aquí.

- (18/07) Nuevas normas respecto a los posts +18 de índole sexual.

- (18/05) Nuevas normas de emisión de reportes aquí.

Últimos temas
» Negocios, bebidas y algo mas (darcy)
Rain (Priv. Corvinus) EmptyHoy a las 14:47 por Noctilus

» Despertar a una nueva realidad (Aisha)
Rain (Priv. Corvinus) EmptyHoy a las 12:35 por Vindicare

» La vida del pirata (Rokghul)
Rain (Priv. Corvinus) EmptyHoy a las 09:43 por Noctilus

» Black Flag (Noctilus)
Rain (Priv. Corvinus) EmptyHoy a las 09:23 por Noctilus

» [Sing Little bird, Sing for me] Hermes
Rain (Priv. Corvinus) EmptyHoy a las 08:12 por Sybelle

» ¿¡Quien hizo este delirio?! [Priv. Kya]
Rain (Priv. Corvinus) EmptyHoy a las 08:08 por Kya

» Ausencias
Rain (Priv. Corvinus) EmptyHoy a las 04:56 por Qalona

» ¿Qué estás escuchando? v2.0
Rain (Priv. Corvinus) EmptyHoy a las 03:02 por Aisha

» Decide tú [Aisha]
Rain (Priv. Corvinus) EmptyAyer a las 23:18 por Aisha

» Descontrol [Aloy]
Rain (Priv. Corvinus) EmptyAyer a las 17:53 por Aloy

Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Selene
Admin
MP
Faora
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos
Rain (Priv. Corvinus) G2TiwGkZ_o
06/06

Directorios y Recursos

06/14

Afiliados Élite
Time Of Heroes
 photo untitled45.png Rain (Priv. Corvinus) AO1UJIQ
Expectro Patronum Rain (Priv. Corvinus) XkCgAAU Saiyan Universe
Legends
51/64

Afiliados Normales


Rain (Priv. Corvinus)

Ir abajo

Rain (Priv. Corvinus) Empty Rain (Priv. Corvinus)

Mensaje por Kenna el Dom Abr 07 2019, 00:14



It's hard to listen to a hard hard heart
Beating close to mine
Pounding up against the stone and steel
Walls that I won't climb
Sometimes a hurt is so deep deep deep
You think that you're gonna drown
Sometimes all I can do is weep weep weep
With all this rain falling down
Its hard to know when to give up the fight
Two things you want will just never be right
Its never rained like it has tonight before
Now I don't want to beg you baby
For something maybe you could never give
I'm not looking for the rest of your life
I just want another chance to live
Strange how hard it rains now
Rows and rows of big dark clouds
When I'm holding on underneath this shroud
Rain, oh rain






Esa noche llovía y había luna llena, podía parecer una tontería pero no lo era en absoluto, la luna afectaba a la gente de formas muy extrañas, tenía un mal presentimiento, había tenido pesadillas oscuras durante varios días y en ellas vagaba en tierras ennegrecidas surcadas por ríos de fuego y lava siguiendo el llanto de un bebé. Cuando lo recordaba se estremecía, su mente era capaz de provocarle a si misma terrores innombrables.

Estaba sentada a oscuras mirando por la ventana, la única que tenía su salón-cocina hacia la calle donde se adivinaba esa luna plateada. Sostenía en sus manos una taza con infusión de hierbas para calmar los nervios, el dolor de cabeza y la angustia creciente que sentía cernirse sobre ella. Temía por varios de los pacientes que estaban peor, seguramente alguno daría el susto esa noche, porque la luna llena era así. Sólo se había quitado algunas prendas porque estaba casi segura de que la llamarían, una campanada marcó la medianoche y exhaló el aire, todavía quedaba mucha noche por delante. En algún momento cerró los ojos y se quedó dormida sobre la mesa, posiblemente no sería ni media hora cuando alguien aporreó su puerta despertándola de un gran sobresalto, tanto que la taza rodó por la mesa y cayó al suelo, por suerte era de peltre y resistió el impacto. La pelirroja se levantó y abrió la puerta, sabía que algo pasaría; al otro lado se encontró a uno de los vagabundos que a veces se echaba a dormir por allí, la gente le daba algo de comida o una manta vieja. Kenna en más de una ocasión compartía su comida con aquellos que no tenían nada, porque ella se había visto en situaciones muy apuradas.

-¿Qué ocurre Angus?
-Señorita Kenna, tiene que venir… es Jenny.
-¡Diablos!.- la pelirroja cayó en la cuenta de quién era la mujer a la que se refería Angus, era una buena muchacha que perdió a sus padres, luego a sus parientes lejanos y quedó sola y desamparada en la calle. La vida en la calle era dura y Jenny había vendido su cuerpo por un plato de sopa aguada. La última vez que la vio estaba embarazada, pero a causa de su mal estado físico y las enfermedades contraídas su vida corría gran riesgo. No había vuelto a la botica aunque Kenna le dijo que fuera por allí que no le cobraría nada por revisarla y por algunas hierbas que la aliviarían.

Maldijo por lo bajo la terquedad de Jenny, que insistía en que no quería molestar a nadie. Era una de esas mujeres que aunque la vida ya había abandonado sus ojos seguía adelante arrastrando su existencia como podía y tratando de no molestar a nadie. Una de esas personas que pensaban que morirían y a nadie le importaría, una tumba anónima sin marcar, sin entierro ni lágrimas. Por más que ella se la había intentado ganar, la mujer no había aceptado su mano... Jenny había tirado la toalla.

Corrieron bajo la lluvia hasta un callejón donde se refugiaban varios sin techo porque la empalizada del matadero sobresalía y les resguardaba del agua, y allí estaba la pobre chica, sucia, mojada y con el rostro muy pálido. Un par de mendigos más la rodeaban, pero no podían hacer nada. Kenna se agachó a su lado y le hizo un reconocimiento rápido.

-¡Jenny! Jenny puedes oírme? cómo estás?
-no puedo más...no sale...- consiguió susurrar la chica, que se había puesto de parto unas horas antes. Aquel no era lugar para atenderla.
-¡Vosotros! tendréis que ayudarme... cogedla entre todos y la llevaremos a mi casa, sólo son dos manzanas.

La voz de la pelirroja se impuso y entre todos la levantaron y la transportaron a trompicones bajo la lluvia hasta la pequeña casita de Kenna. La tendieron en el sofá, porque subir las estrechas y empinadas escaleras hasta el cuarto era impracticable, y mientras Kenna se arremangaba y se ponía manos a la obra le ordenó a Angus que fuera a buscar a Corvinus. Entendía que al ver un mendigo no le dejaran pasar, así que le dio el pañuelo que llevaba esa misma tarde al cuello, él lo reconocería.

Puso agua a calentar y sacó unas toallas para lo que se les venía encima. Tenía muy mala pinta y  la madre seguramente no sobreviviría a esa noche.


Última edición por Kenna el Dom Abr 07 2019, 16:31, editado 1 vez




Rain (Priv. Corvinus) Kenna10

✩✩How can we rewrite the stars?✩✩

born of fire:

Rain (Priv. Corvinus) Giphy
Rain (Priv. Corvinus) Original
Kenna
Kenna
Human

Ocupación : ayudante de Corvinus
Mensajes : 65

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Rain (Priv. Corvinus) Empty Re: Rain (Priv. Corvinus)

Mensaje por Corvinus el Dom Abr 07 2019, 15:42

Rain (Priv. Corvinus) Cc7f85c2630f11ed304c1394f220bb5689ac38b0_hq

-Hay noches en que los lobos están en silencio y aúlla la luna.-George Carlin.

Corvinus se encontraba sentado en el porche que daba al jardín trasero de su mansión. Acomodado en una especie de silla que se recostaba un poco, observaba la luna llena mientras que esas gotas de lluvia iban cayendo; seguramente porque la nube estaba encima, y allí en el horizonte, estaba todo despejado. Sin lugar a dudas era una escena realmente hermosa. Idílica. Entre sus dedos, de nuevo había tomado su guitarra, y estaba acariciando las cuerdas sin llegar a tocar nada, como si estuviese esperando el momento oportuno. Ese momento llegó, cuando la brisa pareció calmarse un poco. Entonces, sus dedose empezaron a moverse, mimando esas cuerdas y haciendo que empezasen a sacar sus notas.

Esas primeras notas se empezaron a mezclar con el sonido de la lluvia cayendo, que parecía crear una singular orquesta para que él pudiese tocar. Levantó la vista, alzó la mirada y observó con sus ojos estrellados esa gran luna blanca. Echaba de menos poder volar, desplegar sus alas, recorrer y surcar el cielo. ¿Cuándo fué la última vez? Hace 352 años.. Hace mucho tiempo para un dragón. Tras tomar aire, empezó a cantar con suavidad; una canción, que tenía un gran significado para él.

Full moon sways
Gently in the night of one fine day
On my way, looking for a moment with my dear

Full moon waves
Slowly on the surface of the lake
You were there, smiling in my arms for all those years

What a fool, I don't know about tomorrow
What it's like to be
Ahhh~
I was sure, couldn't let myself to go
Even though I feel the end

Old love affair, floating like a bird resting her wings
You were there, smiling in my arms for all those years

What a fool, I don't know about tomorrow
What it's like to be
Ahhh~
I was sure, couldn't let myself to go
Even though I feel the end

What a fool, I don't know about tomorrow
What it's like to be
Ahhh~
I was sure, couldn't let myself to go
Even though I feel the end

Full moon sway
Gently in the night of one fine day
You were there, smiling in my arms for all those years.

Canción:


Sí, Corvinus echaba de menos muchas cosas. Echaba de menos la lluvia fría de su Irlanda natal. Echaba de menos las fiestas y reuniones.. ¡Echaba de menos Beltane! Y esas celebraciones celtas en las que participaba. Echaba de menos.. el trato que los humanos tenían para y con ellos. Echaba de menos a Sijah. Demasiadas cosas que pesaban en las grandes espaldas de un dragón. Quizás hablar con los suyos ya no era suficiente. ¿Cómo cambiar la mente de tantos cuando el corazón ya está perdido? Era imposible, era una guerra sin sentido era.. Quizás esperar a lo inevitable.

Y ahí estaba, tocando la guitarra, dejando fluir viejas melodías que vivían en su mente; de canciones ya olvidadas, pero copiadas y recopiladas en su memoria. Canciones que, si bien eran parecidas, jamás podrían ser iguales a las originales: pasión.. intensidad.. Les faltaba eso a los dragones. Sabían imitar.. pero transmitir.. estaba a otro nivel.

Cuando la canción terminó emitió un ligero suspiro y se pasó la mano por el pelo tras apoyar su guitarra en las piernas, rozó su mástil, acarició sus cuerdas, y entonces negó un poco. - Mucho tiempo ya, vieja amiga.. mucho tiempo ya. - Murmuró mientras que esa lluvia seguía cayendo.

Randal, salió al porche y miró a su alrededor, para terminar por posar su mirada clara sobre Corvinus. Se acercó a él despacio: - Eo ovinus, ai un omre en la uerta. Ice que e ugente, e ecesita su auante. - A veces, entender a Randal requería de hacer un profundo estudio sobre como hablar sin apenas mover la boca, o incluso de "cómo entenderse con un borracho" Como fuere, parecía que ya se había acostumbrado. Desvió la mirada hacia Randal, que le mostró una especie de pañuelo.

Alzó su mano para tomar ese pañuelo y lo rozó, acercándoselo a sus fosas nasales para aspirar su aroma. Entrecerró un instante los ojos, y después miró de soslayo a Randal. - Prepara mi chaqueta y maletín. Voy a salir. - Dijo para después levantarse y empezar a caminar hacia el interior de la mansión. Dejó, sobre la mesa del salón su guitarra, y se guardó el pañuelo de la señorita Kenna en el bolsillo. Buscó sus botas: pues en casa siempre iba descalzo, una costumbre suya. Se las puso, mientras que esperaba a Randal con su chaqueta.

Tras ponerse la misma y coger el maletín, se dirigió hacia la puerta de la mansión saliendo al exterior. No se despidió de Randal, él ya sabía que era una urgencia, pero sí que se encontró con un hombre en la puerta. Alzó una de sus cejas. - Llévame hasta donde está ella. - Corvinus empezaba a pensar que cada vez que tocaba su guitarra pasaba algo.. ¿Coincidencia o sino?




Rain (Priv. Corvinus) ScVy1ES
Un poder creciente..:

Rain (Priv. Corvinus) Hab1Rain (Priv. Corvinus) Hab2Rain (Priv. Corvinus) Hab3
Corvinus
Corvinus
Dragon

Ocupación : Bibliotecario/Cronista/Galeno
Mensajes : 128

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Rain (Priv. Corvinus) Empty Re: Rain (Priv. Corvinus)

Mensaje por Kenna el Dom Abr 07 2019, 16:12

En la casa de al lado de la de Kenna había un pequeño tejadillo y los mendigos se sentaron sobre cajas y barriles a esperar el desenlace. La pelirroja le dio indicaciones a una mujer llamada Mirtel para que la ayudase con la parturienta; ésta sujetó la mano de Jenny y comenzó a pasarle un paño por la frente y el pecho, secándola y reconfortándola. La pelirroja extendió una toalla bajo las piernas de la joven y levantó la falda para ver a qué se enfrentaban y al palparla comprendió que ya había roto aguas largo tiempo atrás, sin embargo el bebé parecía aún muy alto para encauzarse en el canal del parto.

Terminó por quitarle la falda y extender una sábana para mayor comodidad de la joven, palpó su vientre y comprendió que estaba de nalgas, tendrían que darle la vuelta y no sería fácil, era grande para lo desnutrida que estaba la madre. Necesitaba que Jenny aguantase un poco más y empujara cuando debía hacerlo, para eso necesitaba que estuviera un poco más fuerte. Le preparó un ponche energético con leche, yemas de huevo, azúcar y un dedal de ron.

-Bebe despacio… vamos a limpiarte un poco y en seguida trataremos de sacarlo ¿de acuerdo? Sólo un poco más, pequeña. Puedes hacerlo.

Esperaba que Corvinus no tardase, posiblemente tuvieran que cortar para sacarle el bebé y quién sabe si no sería ya tarde. Jenny bebió el brebaje a pequeños sorbos mientras Kenna la lavaban despejando el canal del parto de toda suciedad. Mirtel mientras tanto encendía el fuego de la chimenea para caldear la estancia, aunque ellas no tuvieran frío, la joven estaba helada y muy baja de tensión, al límite de sus fuerzas.

Angus guió a Corvinus a toda prisa hacia el barrio bajo donde vivía ella. La calle estaba oscura, sólo iluminada por la tétrica luna llena que le daba un aire frío y fantasmal al ambiente. Sólo en una casa había luz, la minúscula y estrecha vivienda de la pelirroja, un grupo de personas de rostros grises y sucios se pusieron en pie cuando el galeno llegó, quitándose los sombreros en gesto de respeto hacia el hombre. Posiblemente no tuvieran nada, ni tampoco educación, pero agradecían a aquellos que les ayudaban desinteresadamente, al menos con su respeto y admiración.

Un par de golpes resonaron en la puerta que estaba abierta y Angus le dejó paso al dragón haciéndole un gesto a Kenna de que se quedaba fuera. Aquella gente era más respetuosa que muchos familiares histéricos que se encontraban a diario.

-Gracias Mirtel, puedes esperar fuera con los demás si quieres, llévales ese cuenco de ahí.- le indicó que cogiera el cuenco de manzanas que tenía sobre la mesa y la mujer, obediente, así lo hizo. Cuando la mujer salió el rostro de Kenna se desencajó con preocupación y se llevó a Corvinus a parte, para que Jenny no lo escuchara.

- El bebé es muy grande, viene de nalgas, ella está agotada y rompió aguas hace más de cuatro horas. Y creo que tenía gonorrea.- Suspiró pesadamente.- Siento haberle molestado, no sabía a quién llamar.




Rain (Priv. Corvinus) Kenna10

✩✩How can we rewrite the stars?✩✩

born of fire:

Rain (Priv. Corvinus) Giphy
Rain (Priv. Corvinus) Original
Kenna
Kenna
Human

Ocupación : ayudante de Corvinus
Mensajes : 65

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Rain (Priv. Corvinus) Empty Re: Rain (Priv. Corvinus)

Mensaje por Corvinus el Dom Abr 07 2019, 19:41

Corvinus corrió por la calle mientras que seguía a ese hombre; hombre que a ratos, tenía incluso que esperar, haciendo así que su ritmo a la hora de correr fuese bastante variable. Lo miraba de soslayo, e incluso de vez en cuando cuando se adelantaba, tenía que pararse un poco, tanto su ritmo como sus zancadas eran mayores, y eso que estaba lloviendo. El dragón estaba completamente tranquilo, sin embargo, el.. ir tan despacio.. parecía empezar a sacarle de sus casillas un poco. Tomó aire para después levantar la mirada hacia el cielo sintiendo esas gotas de lluvia caer sobre su rostro.

- ¿Queda mucho? Éste ritmo empieza a cansarme. - No físicamente, sino mentalmente. Le estaba diciendo claramente que era un lento e incluso se planteó en agarrarlo, alzarlo y llevarlo sobre su propia espalda; dada la comicidad del asunto no se lo llegó a plantear, literalmente deshechó esa idea mientras que la miraba. Sonrió levemente y después continuó con la carrera por las calles de la ciudad. Estaba lloviendo, así que las temperaturas habían bajado ligeramente. Sentía su cuerpo mojarse por la lluvia, y lo que inicialmente no sería un problema ahora sí que lo iba a ser, o más bien, dentro de un rato. Las temperaturas, harían que su propia temperatura corporal bajase; a los dragones no les gustaba para nada el frío, porque se aletargaban. Aletargarse.. curiosa palabra, pero terriblemente cierta, como el sol cuando calienta.

No, no tardó mucho.. o más bien su tardanza fué indicativo de la velocidad del hombre que había enviado la señorita Kenna a por él. No es que él tuviese problemas con la oscuridad, veía perfectamente en la oscuridad, y tampoco es que tuviese miedo por ese barrio. ¿Miedo un dragón? Necesitaría tener miedo el que tuviese la poca cordura de amenazar a uno, y más cuando éste tenía mal genio. Al final, consiguió llegar a ese lugar, a esa casa. La puerta estaba abierta, así que tras el gesto de Angus, se metió en el interior y se pasó una mano por la cara, para así quitarse esas gotas de lluvia. Entonces, giró su cabeza y miró a Kenna, esperando que le dijese. Por supuesto.. no tuvo tiempo de pararse a ver su casa, ni de observar nada, ella le agarró del brazo y lo apartó, lo llevó aparte para entonces hablarle de manera confidencial.

Corvinus alzó una de sus cejas mientras que la miraba y entonces movió una de sus manos. La posó sobre la mejilla de Kenna, entregándole un leve roce. - Gracias por avisarme, haré lo que esté en mi mano. Pero.. ten en cuenta, que no soy matrona. No entiendo mucho del alumbramiento.. humano. Antes de nada, voy a reconocerla, pero deberíais de avisar a una matrona con la mayor celeridad posible. Que no se preocupe ahora por el dinero.- Dijo para después retirar la mano de la mejilla femenina para entonces girarse y empezar a caminar hacia la mujer.

- Buenas noches, soy Corvinus y soy el... galeno. Vamos a dar un vistacito para ver como va todo, ¿de acuerdo? - Sonrió de manera afable mientras que se acercaba a Jenny para entonces apartar un poco la manta. Se agachó posando su oido sobre el vientre femenino notando esos movimientos y también el latido del corazón del pequeño. - Uh. Pero si es un bichillo. Tiene muchísimo carácter, y tiene ganas ya de ver mundo.. Buen movimiento y.. Pronto empezarás con las contracciones si es que todavía las tienes. Parece, por lo que me ha comentado la señorita Kenna, que el pequeño viene de culo... ¿correcto? - Dijo mientras que miraba a la mujer para después sonreir levemente. La veía bastante agotada, así que buscaba tranquilizarla. Tomó un paño y mojó la frente de ella. - Bueno, vamos a empezar con lo básico. Te voy a preparar ahora una infusión que te va a relajar.. te va a relajar mucho, ¿de acuerdo? Casi tanto que vas a sentir como tu cuerpo te pesa.. mucho mucho.




Rain (Priv. Corvinus) ScVy1ES
Un poder creciente..:

Rain (Priv. Corvinus) Hab1Rain (Priv. Corvinus) Hab2Rain (Priv. Corvinus) Hab3
Corvinus
Corvinus
Dragon

Ocupación : Bibliotecario/Cronista/Galeno
Mensajes : 128

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Rain (Priv. Corvinus) Empty Re: Rain (Priv. Corvinus)

Mensaje por Kenna el Miér Abr 10 2019, 22:32

Salió afuera a avisar a Angus, debía ir en busca de la matrona por requerimiento del galeno Corvinus, pero la búsqueda del hombre sería infructuosa: luna llena. Partos difíciles. La Comadrona estaba fuera de la ciudad y otra altamente cualificada, atendiendo un parto complicado del que tampoco podía marcharse. Estaban solos en eso.

Durante un rato, Kenna se dedicó a hacer las maniobras de parto que tan bien conocía en las yeguas, vacas y cerdas. Se parecían bastante pero era una humana, y las complicaciones eran mayores de lo que podían suponer. El bebé estaba muy atascado, el cordón umbilical se le enrollaba al cuello con varias vueltas y se estaban quedando sin tiempo. Aunque Corvinus le hizo una infusión relajante para mitigar el dolor, Jenny no era de goma y empezó a sangrar más de la cuenta, las cosas por momentos se ponían dramáticas.

La pelirroja se llevó al galeno a parte un segundo y ambos hablaron en voz baja, la preocupación era evidente en la mujer.

- La estamos perdiendo...y si no nos apresuramos el bebé también morirá. ¿Qué podemos hacer? le he dado la vuelta, pero se atasca porque es grande...¡Dioses! si fuera una yegua lo tendría claro, pero es una persona!!!

Se llevó las manos a la cara suspirando con resignación, ella no lo sabía todo sobre partos, Corvinus menos, y alguien tendría que decidir por esa chica. Iba a decirle algo más a Corvinus cuando escuchó caer un cuenco al suelo y se acercó apresuradamente a Jenny, la cual se agarró a su mano para susurrarle.

- salva a mi pequeño... yo no quiero seguir en este mundo, quiero descansar... pero él no tiene la culpa de tener una madre así... sálvalo, aunque mi vida tenga que ser el coste.

A Kenna se le partió el corazón de dolor al escuchar esas palabras. Podía entenderla perfectamente, ella daría su vida mil veces por Ariadne sin dudarlo ni un instante. Apretó la mano de la chica que estaba al borde del desfallecimiento y asintió. Miró a Corvinus con una elocuente mirada... no quedaba tiempo, debían hacer lo que fuera necesario.




Rain (Priv. Corvinus) Kenna10

✩✩How can we rewrite the stars?✩✩

born of fire:

Rain (Priv. Corvinus) Giphy
Rain (Priv. Corvinus) Original
Kenna
Kenna
Human

Ocupación : ayudante de Corvinus
Mensajes : 65

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Rain (Priv. Corvinus) Empty Re: Rain (Priv. Corvinus)

Mensaje por Corvinus el Dom Abr 14 2019, 14:32

Durante ese rato que la señorita Kenna estuvo encargándose de realizar esas maniobras, Corvinus estuvo preparando una mezcla de hierbas que le hiciese sentir menos dolor; algo bastante difícil pues el parto estaba siendo realmente complicado. ¿Mitigar el dolor? era posible, pero no hasta el punto de hacer que ella no sintiese absolutamente nada, sin perder la consciencia. Y necesitaba estar consciente para hacer fuerza. Observó como por los movimientos y maniobras, la madre parecía empezar a perder bastante sangre ¿una hemorragia interna? denotaba que la situación estaba empezando a tener un cáliz bastante.. dramático, y también complicado. Cuando la señorita Kenna apartó a Corvinus para hablar con él aparte, el hombre la observó y escuchó sus palabras.

Señorita Kenna. —  Alzó su mano para posarla sobre su hombro, apretándolo levemente. —  Ahora mismo solo podemos hacer una cosa, y es bastante drástica. Si las maniobras y movimientos que ha realizado no han servido para encauzar al pequeño, todo el tiempo que estamos ahora gastando, va a ser encontra de ambos. Llegados a éste punto, sólo podemos barajar la posibilidad de hacer que uno.. sobreviva. —  Quizás, el galeno era más analítico en ese punto, aunque no quería rendirse. Cerró los ojos un poco para de nuevo, rebuscar entre todas esas estanterías de su mente buscando una solución. Una técnica. Los humanos eran mucho más complicados que los animales, incluso que los mismos dragones, también su fisionomía. Chasqueó levemente la lengua pues no se le ocurría nada. En su mente, estaba imaginándose al pequeño dentro de la madre, de hecho, eso hizo, literalmente. Se acercó hasta Jenny, dejando que le tomase la mano a la señorita Kenna. Él movió su mano y la posó en el vientre femenino cerrando los ojos. Utilizó así sus sentidos más agudos y su análisis para imaginarse la situación.

Empezó a murmurar cosas, casi de manera ininteligible, estaba hablando para sí mismo. —  Por la posición y por los movimientos, parece tener enroscado alrededor del cuello el cordón que le une a la madre. Incluso moviéndolo no podríamos hacer nada porque está.. sí, está quedándose sin aire, por eso se remueve.. —  Susurró para sí, de esa manera inteligible en la que estaba tratando de ordenar sus ideas y de imaginarse la situación. Mentalmente repasaba varias posturas, varios movimientos y varias técnicas que podría utilizar, pero conforme las iba repasando las iba rechazando, conllevaban la muerte de uno de ellos. Siempre moría uno de ellos. Era inevitable. Durante unos minutos en su mente pasaron decenas y decenas de situaciones que podría intentar, y conforme las iba viendo las iba deshechando. Odiaba tener razón en ese aspecto. No había otra solución y uno tenía que morir. La decisión estaba bastante clara, como pensó. La hemorragia de la madre no se podía detener, así que ahora mismo, la prioridad iba a tener que ser el bebe.

Jenny, la madre, se encargó de aclarar las cosas, y de.. autoaceptarlas. Corvinus abrió los ojos y la miró para después asentir ligeramente a sus palabras. — Lo entiendo. Va a ser doloroso, tendrá que aguantar el dolor, por el pequeño. —  Corvinus frunció levemente el ceño y se separó para limpiarse las manos en un cuenco de agua, después se acercó hacia el fuego y sacó de su maletín una especie de cuchilla. Le echó algo de alcohol por los laterales de las hojas y entonces lo metió en el fuego. Llamas azuladas cubrieron la hoja limpiándola completamente y a su vez templándola. Sopló la misma para apagarla y entonces se acercó hacia la mujer. Sin decirle nada abrió la boca femenina y le metió la funda del cuchillo. —  Muerda, le hará bien. —  Después le dió la espalda y cubrió lo que iba a hacer. Posó su mano sobre el vientre femenino y... no, no miró a la señorita Kenna, ahora él tenía que hacer eso, y tenía que estar concentrado. Clavó levemente la cuchilla y entonces empezó a deslizarla hacia abajo. El primer corte fué terriblemente preciso, debía de estar situado justo en el centro del vientre, encima del ombligo, tras presionar la cuchilla, que estaba caliente, deslizó la misma para abrir, o empezar a abrir el vientre femenino de manera rápida pero precisa: el tiempo corría ahora mismo en contra de ellos.

Corvinus no estaba pensando: ahora mismo estaba haciendo las cosas por puro instinto, y con esa visión en su mente de lo que tenía que hacer. Estaba centrado en.. no los cortes, sino precisamente en salvar esa vida que estaba dentro de la mujer. Se imaginaba que eso era el cascarón; el cascarón de un huevo que había que rasgar de manera precisa para poder acceder al interior. Apenas el corte ya tuvo un tamaño considerable, metió ligeralmente la mano dentro del cuerpo de la mujer tanteando el mismo cordón umbilical, cordón que unía al bebé: efectivamente, el cordón se enroscaba en el cuello del mismo, no permitiéndole respirar bien. Frunció levemente el ceño y movió su otra mano para meter la cuchilla y cortar el mismo. Al cortarlo, ya podía pasar a la siguiente fase: sacar al bebé.

Señorita Kenna, necesito sus manos. Separe el vientre. — Él mismo, movió esa mano con la que tanteaba ya la cabeza del pequeño para bajarla hacia sus hombros y vientre, y entonces cogerlo de ahí: era pequeñito, tremendamente pequeño y se notaba muy frágil, como el embrión de un dragón que todavía estaba en desarrollo. Esperó la intervención de la señorita Kenna para después empezar a sacarlo hacia el exterior. Primero sacó la cabeza del bebé, aprovechando que salía para apartar ese cordón umbilical que tenía enroscado en el cuello, y que había hecho que su cara se empezase a amoratar de manera peligrosa. —  Vamos.. Aguanta.. y respira.. Tú puedes. —  Murmuró mientras que buscaba ahora, empezar a sacarlo por completo. Cubierto como estaba, completamente de sangre y de esa placenta femenina, la vida de la mujer estaba en un segundo plano en esos momentos; la hemorragia que tenía era tan intensa y profunda que poco le quedaría de vida, pero antes de que se marchase, quería que pudiese ver a su hijo, quien iba a continuar con su legado. Fuese deseado.. no deseado.. era una vida que se movía y que.. tras sacarla y anudar el cordón umbilical, giró hacia abajo para hacer que la sangre pudiese fluir de manera normal. Le dió un azote en el trasero... Incómodos momentos fueron los primeros en los que el bebé no lloró. —  Venga.. Tienes garra.. demuéstralo.. —  Volvió a darle otro azote hasta que...

Buaaaaaaaaaaaaaaaaaahh.... —  Ese fuerte llano inundó la habitación y Corvinus suspiró pesadamente, moviendo al mismo bebé para que lo viese su madre, quien... seguramente.. abandonaría el mundo en cuestión de instantes.

Rain (Priv. Corvinus) 800px-HumanNewborn




Rain (Priv. Corvinus) ScVy1ES
Un poder creciente..:

Rain (Priv. Corvinus) Hab1Rain (Priv. Corvinus) Hab2Rain (Priv. Corvinus) Hab3
Corvinus
Corvinus
Dragon

Ocupación : Bibliotecario/Cronista/Galeno
Mensajes : 128

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Rain (Priv. Corvinus) Empty Re: Rain (Priv. Corvinus)

Mensaje por Kenna el Mar Abr 16 2019, 12:33

En el caso de una yegua habría sacrificado al potro, lo habría cortado en trozos para extraerlo del vientre, algo bastante desagradable pero necesario, porque en el caso de los animales que servían para sustentar la economía de una familia, era más importante la hembra reproductora que un potro que quizás pudiera morir por cualquier otra cosa como la retención del meconio o la neumonía por aspiración. Pero Jenny no era una yegua y su hijo no era un potro sin valor. Eran dos personas y habría que decidir, y Corvinus lo hizo por ella, ahorrándole el trauma, aunque la mujer lo puso bastante fácil, ella no quería quedarse en este mundo cruel.

Inspiró hondo y obedeció al galeno, siguiendo sus instrucciones, la maniobra quirúrgica fue precisa, a pesar de que el dragón seguramente nunca hubiera hecho algo así, pero por lógica e intuición, rasgó a la profundidad correcta para no tocar al feto. La hemorragia fue intensa pero se dieron prisa en sacarlo y reanimarlo. Los ojos de la joven se estaban apagando cuando Corvinus azotó al niño y lo hizo llorar. Ese llanto, con el que todos llegaban a la vida, presagiaba la existencia dolorosa que de seguro llegaría, pero también las lágrimas de felicidad de Jenny dejaron claro a ambos que todo eran luces y sombras, no existía sólo la oscuridad en el mundo. Le recostaron al bebé en su pecho aunque fueran unos pocos segundos, los que le quedasen de vida y presenciaron la bienvenida y despedida de ambos, madre e hijo, que durante un minuto dieron una lección enorme a todos los allí presentes.

Acarició el cabello de la joven que se apagó delante de ellos plácidamente, en paz. Tuvo que morderse los labios para aguantar aquello y cuando el corazón de Jenny se detuvo, tomó al bebé y como si tuviera puesto el piloto automático, lo limpió, lo envolvió en un arrullo y se lo colocó en los brazos a Corvinus durante unos pocos segundos, salió a informar a los compañeros de la vagabunda. Ninguno apostaba a que pudiera superarlo, estaban resignados y la habían escuchado durante aquellos años decir que preferiría estar muerta que vivir aquel infierno. Pasaron al interior y la envolvieron en una manta para llevársela, a los suyos no les gustaba que se los llevasen para hacer carne para las fieras del Coliseo, así que la enterrarían de forma clandestina en algún paraje bonito del bosque, y dándoles las gracias a los dos, la comitiva se alejó, dejándoles el destino de aquel niño en sus manos.

Kenna cerró la puerta con una sensación de irrealidad, como si aquello sólo hubiera sido un sueño horrendo, la continuación de sus pesadillas premonitorias... pero no, la mancha de sangre en el suelo y el niño en los brazos del galeno lo hizo muy real. Sin decir nada, tomó al bebé en brazos y salió a su patio trasero, sentándose en el suelo, mirando al cielo que ya estaba despejado y sin nubes. ¿Qué pasaría con él? ¿Qué deberían hacer? era un huérfano sin nombre ni familia, una pobre alma más que llegaba a este mundo desamparado y sin posibilidades.

Recordó una nana que le cantaba a Ariadne y la entonó con voz trémula mirando aquel pequeño cuerpecillo, esa carita hinchada sin culpa alguna.



Cada día lidiaban con la enfermedad y la muerte, pero aquello era distinto, en medio de tanto sufrimiento y dolor había una vida nueva en juego, un giro de acontecimientos que tendrían que solucionar, pero no en ese momento. En esa maldita hora de lobos ese niño merecía despertar al mundo con un poco de amor y su madre marcharse al menos con un poco de paz.

Toda la entereza que había demostrado durante la noche, se redujo a agua en ese instante, la que rodaba por sus mejillas en silencio contemplando la noche con ese niño en brazos.




Rain (Priv. Corvinus) Kenna10

✩✩How can we rewrite the stars?✩✩

born of fire:

Rain (Priv. Corvinus) Giphy
Rain (Priv. Corvinus) Original
Kenna
Kenna
Human

Ocupación : ayudante de Corvinus
Mensajes : 65

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Rain (Priv. Corvinus) Empty Re: Rain (Priv. Corvinus)

Mensaje por Corvinus el Sáb Abr 20 2019, 10:43

Podríamos decir, sin miedo a equivocarnos, que Corvinus pensó en todas las opciones y variables que estaban entre sus dedos. No era un experto en humanos; eso lo podía decir a todas luces, y también de hecho se lo comentó a la señorita Kenna. Qué hacer, cómo, referido a un alumbramiento humano, era algo que se le escapaba a todas luces. No era lo mismo un alumbramiento animal, que un alumbramiento humano. Las hembras humanas tienden a ser completamente diferentes, así como el feto. En los animales, suele salir acompañado el saco embrionario del interior de la hembra, por lo que ahora, era distinto también. Esa capa protectora que ayuda a salir a la cría del interior, no salía en los humanos y había y tenía que ser extraído de otros modos. Quizás forzando un poco, o tirando, llevándose y cortando después el cordón umbilical.

Era un tema.. tan fascinante.. como complicado, y también un tema un tanto oscuro. Fué un poco de intuición, y también de sensaciones, las que guiaron a Corvinus hasta donde estaba el feto. ¿Cómo? Pequeñas cosas: los movimientos del feto, situación según descripción de la señorita Kenna, así como también ese breve tiempo que se tomó con los ojos cerrados para sentir lo que había dentro del vientre y su situación. Digamos que para esos pequeños momentos, viene bien tener unos sentidos que son tan agudos. Sí, para poder ayudar. Jenny, la madre, había tomado una decisión. ¿Correcta o incorrecta? El no era quién para poder juzgarlo. No era juez, pero gracias a esa decisión esa pequeña vida había llegado al mundo. Planteando, con cada llanto, con cada berrido, una nueva pregunta y una gran incógnita. Cuyas respuestas estarían por ver, mucho más adelante.

Corvinus se limpió las manos mientras amortajaban a la joven madre, quien al menos, pareció tener algo de tiempo para despedirse de su pequeño. Un noble acto, y una gran carga a su vez. Se marcharon con el cuerpo de la madre.. Quizás él le habría dado otro tipo de.. descanso. Más chapado a la antigua, la habría puesto en una barcaza, echado al río y prendido fuego con uno de sus hálitos, hasta que terminase por quemarse por completo. Para él, esas tradiciones, estaban muy arraigadas por la antigua tradición en la que vivió.

Ese era quizás el destino de los esclavos, de aquellos que no tenían una buena posición para optar a nada mejor. Morir.. sin reconocimiento.. dando gracias quizás a no terminar siendo carne para las bestias. Era bastante triste, si uno pensaba en ello y recordaba también que así era, quizás, cómo los antiguos romanos actuaban. Una sociedad que tenía muchas cosas buenas, pero por contra, tenia demasiadas malas.

Corvinus sostuvo entre sus brazos a esa pequeña vida. Grande para ser un bebé humano, pero diminuta en comparación con una cría de dragón. Lo observó durante unos instantes.. Grandes pulmones, fuertes berridos, y muchas ganas de agarrarse a la vida. Corvinus tomó aire y exhaló despacio antes de levantar la mirada hacia la señorita Kenna, quien tomó después al pequeño y se acercó hacia el patio trasero donde se sentó; empezó entones a escuchar una melodía.. La señorita Kenna estaba cantando.. Quizás era algo que no debía ser cantado, y que no debía ser escuchado. Era una melodía prohibida, melodía que denotaba claramente las inclinaciones.. religiosas.. así como pensamientos de la señorita Kenna.

Tenía que reconocer que era emotiva, y que tenía un bonito y buen significado. ¿Cielo? ¿Dios? Los dragones ansiaban el cielo, y no podían vivir sin desplegar sus alas por él, aunque para ellos el tema de las deidades fuese bastante particular. ¿En qué creía Corvinus? Hace tiempo.. mucho tiempo.. Conoció a Cernunnos, le pareció un tipo agradable. Tenía de dios lo que el mismo Corvinus tenía de dios: el ser diferente y tener algunas habilidades, pero tenía que reconocer que poseía algo de lo que él carecía: carisma. Echaba de menos a ese seductor empedernido de gran cornamenta por esas charlas que tenían.. ¡Hey! Y por la ayuda que le prestó con Sijah.

No quiso estropear ese momento con sus pensamientos.. lecciones.. frases.. ¿Qué se podía decir ahora? Lo peor era que tenía en su boca la frase "El niño necesita comer, hay que avisar a una nodriza" Pero sabía que la señorita Kenna no era tonta. Ella poseía algo que él no tenía: instinto maternal. Ese instinto que tienen todas las madres, todas las mujeres, todas las hembras y que está profundamente arraigado en ellas. Ese instinto era el que ahora mismo sostenía al pequeño en brazos y le acunaba, y le arrullaba, intentando darle una bienvenida al mundo.. especial.

Corvinus se sentía.. ¿mal? Esa era la palabra. Enternecido por su actitud.. enfadado por la situación.. confuso por el qué le pasará a esa pequeña vida.. triste porque sabía su destino al final.. Comprendió en ese momento que los dragones, eran peores que los romanos. Porque los dragones, vieron cómo los romanos cayeron, vieron como civilizaciones cayeron..y.. eligieron.. se peores que ellos. Ser peores que todos. De manera lenta, tomó aire y exhaló un poco.. Se acercó a la señorita Kenna y posó su mano sobre su hombro, apretándoselo un poco antes de separarse, para entonces girarse y caminar hacia el interior. ¿Interior? No. En realidad saldría a la calle, porque necesitaba fumar.

¿Fumar? Sí, Corvinus fumaba. Hace mucho tiempo que adoptó esa costumbre, sobre todo de ciertas hiervas. Tras salir a la calle, se apoyó en la pared y levantó la mirada hacia el cielo. Sacó de su bolsillo una pitillera de plata, un regalo de tiempo atrás en el que ahora no quería pensar. De su interior sacó un cigarrillo y se lo llevó a los labios. Tenía un encendedor, uno de yesca y pedernal, así que tras sacar la chispa, se encendió el mismo y le dió una profunda calada al cigarrillo, exhalando después el humo, observando esa forma que se creaba por éste y que se perdía.. diluyéndose como una gota de alcohol en el agua..




Rain (Priv. Corvinus) ScVy1ES
Un poder creciente..:

Rain (Priv. Corvinus) Hab1Rain (Priv. Corvinus) Hab2Rain (Priv. Corvinus) Hab3
Corvinus
Corvinus
Dragon

Ocupación : Bibliotecario/Cronista/Galeno
Mensajes : 128

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Rain (Priv. Corvinus) Empty Re: Rain (Priv. Corvinus)

Mensaje por Kenna el Dom Abr 21 2019, 17:31

Ahora tenía que estar lúcida, ese bebé no podía quedárselo, no podía pasar de nuevo por lo mismo, aún no había acabado de criar a Ariadne para que fuera una mujer fuerte, segura y no dependiente de nadie... y no podía meterse algo así. Cuando empezaba despertar en ella un poder creciente que no sabía controlar y le abría un mundo de posibilidades a cada cual más peligrosa no podía hacerse cargo de una pequeña vida como aquella.

Fred y su esposa no tenían hijos, ella había sufrido una enfermedad de joven llamada polio que la había dejado con una pierna algo deforme y problemas de movilidad que afectaban a sus nervios. Fred y ella siempre habían querido una familia pero ella no podía tenerla y aunque hablaban de adoptar alguno de los múltiples huérfanos de Talos, nunca se decidían, así que Kenna vio allí la oportunidad de darle a ese niño una vida. Se levantó del suelo y atravesó su pequeña casa cogiendo su capa para guarecerse de la poca lluvia que aún caía. Cerró la puerta y miró a Corvinus en la oscuridad, sus ojos refulgían como encendidos, exhalando el humo en la noche fría. Sin media palabra lo tomo del codo para que la acompañase. Lo que había sucedido allí dentro les daría muchas cosas que pensar pero había algo que era necesario ahora. Se plantaron en la puerta de Fred y Linda con el niño en brazos, ahora dormido, sus golpes en la aldaba levantaron a la pareja con cierto sobresalto, pero cuando el hombrecillo los vio a ambos supuso que lo requerirían para alguna emergencia.

Pasaron al salón  donde Linda apareció al poco cubierta con una bata y despeinada, porque estaba durmiendo como era de suponer. Kenna les explicó lo que sucedía, les relató que ese niño era el hijo de Jenny la vagabunda y que Corvinus y ella habían salvado al bebé y se resistían a entregarlo a las autoridades para que el niño no fuera a parar a un orfanato. Descubrió la carita del niño, que estaba rosadito y movía apenas sus minúsculos deditos gozando de un sueño reparador y vio en la cara de Linda que acababa de enamorarse por segunda vez, la primera de su marido y ahora de ese niño. Ella lo tomó en sus brazos visiblemente afectada por la emoción, era lo que querían pero nunca daban el paso y ahora la vida se lo ponía en las manos. Con los ojos inundados de lágrimas sonrió abiertamente dándole las gracias a ambos.

- Gracias!! si... si que nos lo quedaremos y lo criaremos como nuestro hijo...es... es... sencillamente... perfecto.

- Frederick Corvinus Cobblepot. Ahora será usted su padrino.- Fred le estrechó la mano a Corvinus y luego le palmeó el hombro, Linda lo abrazó dejando al dragón algo descolocado, luego te tocó el turno a Kenna y la pelirroja estuvo segura de que acababa de acertar en aquella decisión al verlos tan felices. Quizás después de todo la noche no acabase tan mal, al menos el pequeño Fred tendría una familia y el matrimonio una alegría en su hogar. Los dejaron solos para que celebrasen el acontecimiento y cada cual tomó el rumbo que su voluntad impuso.






Rain (Priv. Corvinus) Kenna10

✩✩How can we rewrite the stars?✩✩

born of fire:

Rain (Priv. Corvinus) Giphy
Rain (Priv. Corvinus) Original
Kenna
Kenna
Human

Ocupación : ayudante de Corvinus
Mensajes : 65

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Rain (Priv. Corvinus) Empty Re: Rain (Priv. Corvinus)

Mensaje por Corvinus el Mar Abr 23 2019, 22:24

Se encontraba sumido en sus pensamientos, dejando que éstos le envolviesen literalmente, como esa misma oscuridad o el humo del cigarro que se encontraba fumando. Exhalaba calmadamente el humo; la hierba de fumar que tomaba era algo fuerte, pero quizás necesaria para poder hacerle.. sentir, quizás algo más vivo de lo normal, o puede que sencillamente, transmitirle alguna emoción distinta a la que en ese momento estaba sintiendo: confusión. No le gustaba sentirse confuso. Pensaba en lo que había pasado y sentía una gran dualidad. Por un lado, sentía que había hecho lo correcto, lo único que se podía hacer. No se podía salvar a la madre y a la cría en ese mismo momento, no se podía salvar a ambos. Incluso él con todos esos conocimientos, lo sabía. Pero.. eso no implicaba que no se sintiese.. algo hundido. ¿Por qué? Porque una vida se acababa de marchar, de exintinguir. Y sí, es cierto que se exinguen vidas, a cada momento se está apagando alguna. El mundo en el que vivían era bastante cruel. Pero eso, no significaba que tuviesen que estar completamente apartados, alejados, o ajenos a esa realidad, ¿correcto? Corvinus tenía.. o quería agarrarse a lo que él llamaba humanidad. Sentir pena.. alegría.. tristeza.. enfadarse.. Sentir que los sentimientos están ahí para otra cosa que no para hacernos sentir poderosos, o sentirnos superiores, sino también como cosas que nos afectan, y que son inevitables.

La señorita Kenna apareció; salió del interior de la casa y se acercó a él para llamar su atención. Éste, alzó una de sus cejas y supo que quería que le acompañase a algún lugar. No dijo nada y tras entrar en el interior de la casa, dejando tras de sí esa particular estela del humo, tomó su maletín al igual que su chaqueta. Quizás, quería estar preparado por si tenía que ayudarla o hacer algo más; entre sus labios meció el cigarrillo y entonces tras salir y cerrar la puerta empezó a seguirla. Le condujo hasta una casa; no sabía de quién era, pero al ver aparecer a Fred inclinó ligeramente la cabeza en señal de saludo. En ese momento no estaba demasiado.. conversador y era una cosa que se le notaba, quizás porque estaba todavía sumido en esos pensamientos: más oscuros de lo normal.

Tras la explicación de Kenna.. bueno, digamos que consiguió tranquilizar algo al dragón. Una vida se había marchado pero habían continuado con el ciclo. ¿Correcto? Eso era lo importante. A su mente, vinieron las palabras de los antiguos druidas y hechiceros que hablaban acerca del ciclo de la vida y también del ciclo de la muerte. Normalmente él solía mostrarse algo reacio, pero al final, era.. grato.. comprobar que era así. Una vida se acababa de marchar hace nada, pero otra al menos, estaba en éste mundo.. e iba a poder tener una oportunidad. Sonrió levemente a Fred y a su mujer, dejando que tuviesen al pequeño. Escuchó el nombre que le puso al niño. ¿Frederick Corvinus Cobblepot? Bueno.. Tenía bastante garra. Eso no lo podía negar, y ser padrino de alguien... no sabía cual era su significado real. Antes, hace mucho tiempo, tenía otros ahijados. Tuvo muchos.. aunque eso fué antes del sueño, antes de que se refugiasen y antes de que todo cambiase de manera tan brusca.

Dadle las gracias a la señorita Kenna, de ella fué la idea. Supongo que conocía más vuestra situación. Lo importante es.. que va a estar en un sitio en el que se le va a dar cariño y va a estar bien. Y me alegra saber que el joven Frederick tendrá buena buena vida. — Sonrió ligeramente para después notar esa muestra de efusividad masculina; algo que de hecho no le podía reprobar. Cada cual.. era como era, y eso siempre era innegable. Si estabas contento lo mostrabas, si estabas triste.. también. Movió su cigarrillo en los labios, aunque ya estaba apagado, le gustaba notarlo entre éstos, y el sabor particular que dejaba.

Al final.. bueno, digamos que tras ese momento de tranquilidad dejó al pequeño en casa de Fred, la señorita Kenna se marchó rumbo a su casa, y él.. Digamos que necesitaba tomar un trago; así que se dirigió en búsqueda de un buen local para... desconectar.




Rain (Priv. Corvinus) ScVy1ES
Un poder creciente..:

Rain (Priv. Corvinus) Hab1Rain (Priv. Corvinus) Hab2Rain (Priv. Corvinus) Hab3
Corvinus
Corvinus
Dragon

Ocupación : Bibliotecario/Cronista/Galeno
Mensajes : 128

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Rain (Priv. Corvinus) Empty Re: Rain (Priv. Corvinus)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.