Novedades

- (18/02) Ya podéis pedir Los Dracs de Febrero

- (29/01) ¡Empezamos a publicitar por Tumblr!

- (18/01) Debéis hacer el nuevo Registro único

- (18/01) Aquí están las novedades de Enero

- (15/01) ¡La minitrama Ash Blessing ha empezado!

- (17/11) Revisad bien la normativa de las búsquedas, pues hemos añadido una nueva norma.

- (18/02) Nuevos cambios en la normativa obligatoria para reactivar cuentas inactivas.

- (22/11) Nuevos requisitos para comprar subforos en la tienda aquí.

- (18/07) Nuevas normas respecto a los posts +18 de índole sexual.

- (18/05) Nuevas normas de emisión de reportes aquí.

Últimos temas
» Perro malo (Rhynn) +18
Diosa, Reina...Madre [Reina Madre] EmptyHoy a las 01:17 por Lyanna

» El pasado ha vuelto (Kishar)
Diosa, Reina...Madre [Reina Madre] EmptyHoy a las 00:42 por Lyanna

» La fiesta que precede la boda (libre para aristocracia, nobleza, inquisición y ejercito)
Diosa, Reina...Madre [Reina Madre] EmptyHoy a las 00:34 por Lorian

» Dos gatos detrás del mismo ratón (Lyanna)
Diosa, Reina...Madre [Reina Madre] EmptyHoy a las 00:06 por Lyanna

» Registro de ausencia
Diosa, Reina...Madre [Reina Madre] EmptyAyer a las 09:55 por Trystan

» Draconians por Mes
Diosa, Reina...Madre [Reina Madre] EmptyMar Feb 18 2020, 21:32 por Karg

» [The Return] Hermes
Diosa, Reina...Madre [Reina Madre] EmptyMar Feb 18 2020, 21:14 por Hermes

» One of ours? [Faora]
Diosa, Reina...Madre [Reina Madre] EmptyMar Feb 18 2020, 20:45 por Reeva

» Whispers In The Dark ~ Trystan {Flashback}
Diosa, Reina...Madre [Reina Madre] EmptyMar Feb 18 2020, 18:38 por Rayna

» Registro único
Diosa, Reina...Madre [Reina Madre] EmptyMar Feb 18 2020, 17:41 por Xamandra

Staff
Trystan
Admin
Selene
Admin
Faora
Admin
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos
Diosa, Reina...Madre [Reina Madre] G2TiwGkZ_o

06/06

Directorios y Recursos

09/10

Afiliados Élite

Limpieza 20/01


Time Of Heroes  photo untitled45.png
Diosa, Reina...Madre [Reina Madre] AO1UJIQ Expectro Patronum


34/40


Diosa, Reina...Madre [Reina Madre]

Ir abajo

Diosa, Reina...Madre [Reina Madre] Empty Diosa, Reina...Madre [Reina Madre]

Mensaje por Vaurien Aureon el Jue Abr 04 2019, 00:33

Un lujoso carromato negro con adornos dorados entraba por el punte levadizo hasta el patio interior del Castillo. En su interior, un hombre y un dragón charlaban para evitar su nerviosismo.

-El Casitllo...he estado aquí cientos de veces, casi siempre acompañándolo...pero ahora parece distinto...¿más grande?-

Ése era Bernardo Butler VI. La sexta generación de jefe de mayordomos de Vaurien Aureon y su mano derecha desde que heredó el título de su padre, Bernardo Butler V, como ha sido desde hace siglos. Sin embargo, éste Bernardo en particular ha tenido que encarar cambios y desafíos que ningún otro Butler ha tenido que sufrir jamás. Fue en su tiempo cuando se amo decidió salir de la mansión por vez primera en 300 años para unirse a la Inquisición y ahora debía acompañarlo a tener una audiencia con la mismísima Reina Madre...

-Eso es sólo el vértigo, viejo amigo. Se te pasará, no te preocupes por cometer algún error de protocolo, su Majestad sólo ha accedido a verme a mí. Tú esperarás en la antesala.-Dijo el propio Vaurien, mucho más calmado.

Esperando que su amo no lo notara, el mayordomo dejó salir un suspiro de alivio.

Aunque el dragón dorado parecía guardar la compostura, en su interior también se asomaba la sombra de la inquietud. No era ningún secreto que la Reina Madre no estaba en su mejor momento, ésa era la razón de su visita para empezar, pero el hecho de que ella le concediese una audiencia personal no distaba de un milagro...y Vaurien Aureon era alguien muy receloso de los milagros.

Finalmente, el vehículo paró, y un par de guardias le abrieron la puerta. El dragón bajó de un salto inusualmente ágil para una persona que aparentaba su edad y su siervo lo siguió.

El ambiente estaba obviamente tenso, la masacre de Navidad había hecho que saltaran todas las alarmas y la seguridad del Castillo parecía haberse triplicado desde la última vez que el dragón estuvo allí. Hasta los propios guardas parecían recelosos de su visita.

Pero Vaurien hizo caso omiso y echó a caminar con la dignidad que le precedía. Lo mismo podía decirse de Bernardo, a quién difícilmente se le podía identificar como un esclavo, pues sus ropajes y porte eran dignos de la nobleza, así había sido entrenado desde que se le eligió como sucesor de los Butler.

Los pasillos del Casitllo aparentaban fríos y desolados, la paranoia de la Reina había reducido extremadamente su Corte. Los ecos del bastón de ébano y oro de Vaurien resonaban con sus pasos.

Finalmente, llegaron a la antesala del Salón del Trono, donde esperarían a que se les llamara para entrar. Allí Varien dejó su abrigo y se tomó el lujo de sentarse. El camino hasta la sala era corto, pero por algún motivo en su pecho había un gran peso.

Vaurien sabía muy bien lo que se estaba jugando. Un paso en falso, y la Reina lo tildaría de traidor, ya ha pasado antes... Pero debía hablar con ella, debía saber hasta que punto su amada Reina se había perdido en el abismo de la locura. Debía saber si había alguna esperanza de salvar al ser perfecto que les había llevado a esta edad de oro.

Vaurien se permitió una breve sonrisa ante el juego de palabras. Después de todo, su lema siempre había sido "Aurum potestas est". El oro es el poder.

El dragón dorado se puso de nuevo en pié y le dio bastón a su sirviente, que al principió parecía algo confuso.

-No lo necesitaré allá donde voy-

El bastón de Vaurien tenía dos funciones, la primera, servía como un arma contundente. La segunda, y más importante, Vaurien fingía necesitarlo. Ello, junto a su aspecto levemente envejecido, daban una imagen de debilidad que usaba para pillar a sus enemigos por sorpresa, pero ante su Diosa no debía fingir nada que no fuera, entraría a ver a su Reina con un orgullo de dragón, y esperaba, en secreto, que ella lo recibiese como una Madre.




Diosa, Reina...Madre [Reina Madre] Vaurien_firma_by_dymanga-dbtq8e8
Vaurien Aureon
Vaurien Aureon
Dragon

Ocupación : Investigador de la Inquisición
Mensajes : 576

Volver arriba Ir abajo

Diosa, Reina...Madre [Reina Madre] Empty Re: Diosa, Reina...Madre [Reina Madre]

Mensaje por Reina Madre el Mar Abr 23 2019, 21:06



El salón del torno recibió a Vaurien sumido en la oscuridad. Ya no ondeaba ningún estandarte, y los antes vistosos ventanales decorados con vidrieras había sido tapados con pesadas cortinas. Sólo unos pocos candelabros de pie ardían, otorgando una luz trémula que llenaban la enorme sala de oscuras sombras, fantasmas y un siniestro eco que ponía de manifiesto el vacío que allí se respiraba. Incluso podría decirse que, en comparación con el exterior, allí dentro hacía frío, lo que no debería ser cómodo para ningún dragón.

Al otro lado del amplio espacio flanqueado por hileras de columnas, una figura se mantenía sentada en el trono, rodeado de un sinfín de velas semiconsumidas como el único punto de luz que llamaba la atención en medio del lóbrego silencio. Su cuerpo demacrado había perdido su antigua hermosura exuberante y jovial. Ahora la piel apergaminada creaba arrugas alrededor de su rostro de marcadas ojeras. Su largo cabello antes dorado y recogido en complejos diseños, caía lacio sobre los hombros huesudos, sin vida ni brillo. Llevaba un vestido hermoso pero sin ninguna gracia, como si ningún abalorio fuera a ser capaz de mejorar la deprimente visión que ofrecía.
Nadie hubiera imaginado, años atrás, que la que fue figura de autoridad y victoria durante la Guerra acabaría así: hundida en aquel trono como una momia disecada que a duras penas se movía y a duras penas hablaba.

... Arde... Todo arde... Arde... Sí... Todo...—murmuraba sin apenas mover los labios, con un hilo de voz tan bajo que a duras penas se podía entender lo que decía. Su mirada estaba perdida en ninguna parte, con dos ojos enrojecidos, como si hubiera estado llorando.

Sus manos colgaban de los reposabrazos sin ninguna vida, aunque de vez en cuando sus largos y huesudos dedos se agitaban levemente, presos de algún tic involuntario. Su espalda alicaída había perdido el porte real, su cabeza se apoyaba contra el respaldo ladeada, como si su cuello careciera de fuerza para sostenerla. A medida que se acercara a ella, Vaurien podría ver cómo su cuerpo parecía reflejar una especie de destello candente, ondeante, que serpenteaba lentamente por toda su anatomía. Aquello parecía explicar por qué el vestido que llevaba tenía marcas de quemaduras en algunas partes.
De hecho, no sólo el vestido. Bajo la luz de las velas se hacía más evidente que toda la sala tenía marcas de garras, arañazos, columnas destruidas, paredes agrietadas, y manchas negras allí donde había impactado su fuego.

... Todo... Arde... Se quema... Todo... Todo...—siguió murmurando con aquella expresión ausente.




Diosa, Reina...Madre [Reina Madre] NWfSUFP
You can erase an entire generation of people.
You can burn their houses, and somehow they'll return.

But if you destroy every achievement in life and history, you're denying they had existed.
Like ashes floating through the air.
Reina Madre
Reina Madre
Mother of Dragons

Ocupación : Levantar el mundo desde las cenizas.
Mensajes : 697

http://www.reignoffire-rpg.com

Volver arriba Ir abajo

Diosa, Reina...Madre [Reina Madre] Empty Re: Diosa, Reina...Madre [Reina Madre]

Mensaje por Vaurien Aureon el Mar Mayo 21 2019, 15:02

Vaurien dio un breve suspiro, y salió a caminar hacia el trono donde estaba su reina.

La sala estaba vacía, solo se encontraban ambos sumidos en una profunda oscuridad apenas combatidas por un par de velas. Para un humano habría sido difícil ver algo pero Vaurien, con sus ojos de dragón de color rubí, podía observar claramente en lo que se había convertido la Reina Madre.

La impotente belleza de su forma humana había desaparecido caso por completo, su gran figura había sido sustituida por la imagen de un animal enfermo y desnutrido. Elegantes y lujosos ropajes y adornos colgaban de sus miembros huesudos, totalmente fuera de lugar. Vaurien prefería no saber que aspecto tendría la dragona en su forma verdadera.

Para más inri, podía oír perfectamente los balbuceos inconexos de la reina. Con todo, sólo una palabra le servía para definir ahora mismo a su Reina.

Débil.

La reina era débil, frágil....indefensa. Vaurien era un gran creyente de que "El fuerte debe dominar al débil". Ésa era la principal razón por la que creía en la superioridad de su raza frente a los humano y el primer motivo por el que se unió a las filas de la Reina durante el Despertar. Pero ahora...ése ser no era la Diosa a la que le había jurado lealtad.

Sin embargo, Vaurien ya sabía esos hechos, y había solicitado la audiencia de todas formas. Quería...necesitaba comprobar que la Reina Madre no estaba más allá de toda esperanza.

-Majestad, soy Vaurien, hace poco se me concedió el título de Aureon.
La última vez que nos vimos en persona, me dio una medalla en reconocimiento por mi actuación en el asalto del altar de la Tierra, y por haber descubierto una nueva habilidad hasta ahora desconocida por nuestra raza. Su majestad dijo que tenía esperanzas en mí. He venido a devolverle esa esperanza.-


Cuando llegó al pie de las escaleras que llevaban al trono, Vaurien se paró y se arrodilló, manteniendo la distancia que indicaba el protocolo.

-Vengo ante usted, majestad, como un fiel adorador de su Diosa, como un leal súbito de su Reina, y como un hijo que ama a su Madre.-Pese a su opinión del estado actual de la Reina, todo lo que había dicho era cierto. Él realmente la amaba como súbdito y como hijo. Quería desear que todo esto no fuera más que un bache, y que con su ayuda la Reina pudiera volver a su antigua gloria.

Vaurien necesitaba que la Reina reconociese su presencia si quería servirle de algo. Por lo que tras esa breve presentación, simplemente espero en silencio.




Diosa, Reina...Madre [Reina Madre] Vaurien_firma_by_dymanga-dbtq8e8
Vaurien Aureon
Vaurien Aureon
Dragon

Ocupación : Investigador de la Inquisición
Mensajes : 576

Volver arriba Ir abajo

Diosa, Reina...Madre [Reina Madre] Empty Re: Diosa, Reina...Madre [Reina Madre]

Mensaje por Reina Madre el Lun Ago 19 2019, 01:19




Aureon...—murmuró su trémula voz, como un eco. Por primera vez en todo aquel rato, la Reina Madre bajó los párpados y volvió a alzarlos, como si el mero hecho de pestañear le costara un gran esfuerzo. Muy lentamente, tanto que casi aquello hizo que su gesto adoptara un aire aún más siniestro, la otrora gran dragona giró su semblante consumido hacia Vaurien. Y en sus ojos envejecidos brilló la trémula chispa del reconocimiento.

Entonces, con la misma lentitud fluida y fantasmagórica, ella se levantó, haciendo crujir suavemente la seda del vestido al moverse. Descendió los escalones, llegando a la altura de su vasallo. Y allí, con la misma parsimonia, alzó una mano delgada y de dedos huesudos que se enterró en la cabellera entrecana del dragón. Una suave y maternal caricia que, como el propio Vaurien podría confirmar, destilaba calor. Demasiado calor, incluso para un dragón, como si la mujer acabara de sacar su extremidad de las mismísimas brasas.

... Mi... hijo dorado, tú... Claro que sé quién eres...—murmuró, sonriendo orgullosa pero, al mismo tiempo, un gesto trémulo en su rostro, como si al mismo tiempo llorase viendo un fantasma de su pasado en vez de alguien real, de carne y hueso, postrado ante ella. Se agachó, siguió moviéndose despacio, hasta quedar a la altura de su rostro. Lentamente la mano que acariciaba su pelo plateado descendió por su rostro con ese gesto maternal, continuando con su abrasadora caricia, incómoda hasta para un dragón, hasta coger el mentón de Vaurien, obligándole a alzar la cabeza—. Tú... y tus hermanos... Mis queridos hijos, qué bien... fue encontraros y luchar juntos... en otra época lejana, ¿verdad?—. Sonreía, como una madre recordando la tierna infancia de su adorado hijo, observándole con orgullo... Hasta que una lágrima se desprendió de unos de sus ojos enrojecidos, arrastrando con ella la sonrisa, volviendo de nuevo a dibujar esa mueca tensa y decadente en ella. En cuestión de segundos pasó de ser una madre orgullosa a un ser que sólo destilaba odio por todos y cada uno de sus poros. Las suaves ondas incandescentes que se reflejaban en su piel se acumularon en su mano, en sus dedos... especialmente en aquellos con los que sujetaba el mentón del dragón—. Ha sido tanto... lo que os di... Tanto lo que... tenido que sacrificar por... todos vosotros...—. Hablaba entre dientes. Furiosa. Dolida. Apretó los dedos contra la piel del dragón y comenzó a oler a carne quemda—. Y así me lo pagan tus hermanos... traidores todos ellos, perros... infames... desgraciados...


Soltó por fin el rostro de Vaurien y se levantó de golpe, con una rapidez que contrastó claramente con los movimientos pausados que había mostrado hasta entonces. La Reina pasó de largo, adentrándose en la oscuridad fuera del círculo de luz formado por las velas. Aún así, para los ojos carmesí del dragón dorado era evidente lo que ocurría: la desgastada mujer comenzó a verse recorrida por esas ondas de fuego reflejándose en su cuerpo, las cuales parecían abrasar su piel y salir en forma de pequeñas ascuas que se desprendían y agrietaban por todo su cuerpo para, acto seguido, volver a recomponerse, formando una coraza de escamas negras alrededor de su cuerpo. Ella gemía, se retorcía de dolor, en medio de la sala. Sus ojos se volvieron incandescentes, su cuerpo se recorría por venas y grietas incandescentes, al rojo vivo... Era como si estuviera adoptado una forma de la bestia pero... diferente. A la vez dracónica y elemental. Entonó una risa deformada por la transformación, y al hacerlo, un hilo candente corrió entre sus labios. Desvió su mirada encendida, como dos ascuas en su rostro cada vez menos humano, y se quedó mirando al dragón—. ... ¿Me tienes miedo, Aureon?—. Rápidamente su garra invisible atrapó la mente del dragón dorado a través de la red y empezó a sondearle, dejando que él notara perfectamente su imperiosa presencia en su mente.




Diosa, Reina...Madre [Reina Madre] NWfSUFP
You can erase an entire generation of people.
You can burn their houses, and somehow they'll return.

But if you destroy every achievement in life and history, you're denying they had existed.
Like ashes floating through the air.
Reina Madre
Reina Madre
Mother of Dragons

Ocupación : Levantar el mundo desde las cenizas.
Mensajes : 697

http://www.reignoffire-rpg.com

Volver arriba Ir abajo

Diosa, Reina...Madre [Reina Madre] Empty Re: Diosa, Reina...Madre [Reina Madre]

Mensaje por Vaurien Aureon el Lun Ago 19 2019, 13:22

Alguna vez, alguien ha preguntado "¿cual es la peor sensación que puede sentir un dragón?". La respuesta fácil sería el frío. A los dragones como nosotros no nos gusta el frío. Nos ralentiza, nos debilita y va contra nuestra naturaleza. Pero lo cierto es justo lo contrario. Lo que más odia un dragón es ser quemado.

Nosotros somos fuego. Un dragón, en forma humana o no, puede entrar en una pira funeraria y salir intacto. El fuego es nuestro elemento, nos nutre, nos fortalece. Por eso, cuando un dragón se quema, a parte de la terrible sensación de la piel crispada y la carne hervida en su sangre. Un dragón siente la afilada puñalada de la traición. Una traición que viene de nuestro aliado más antiguo.

Por eso, necesité de toda mi templanza para evitar quejarme de dolor mientras la Reina me quemaba con el simple contacto de sus dedos. No debía mostrarme débil, no ante ella, jamás ante ella.

Entonces comenzó uno de sus desvaríos sobre sus hijos traicionándolo...bueno. realmente no podía llamarlo desvarío. Ya que tenía razón, cada día había más traidores. ¿Era yo uno de ellos? Había venido aquí a averiguarlo.

Pero algo ocurrió, algo que jamás había visto en mis más de 2500 años de vida. Ella se transformó en algo nuevo, algo diferente. Sentí como un calor abrasador invadía la estancia, las llamas que la transformaban amenazaban con envolverme y consumirme. Como mecanismo de defensa, asumí la forma de la bestia, con la esperanza de sustituir la débil carne por duras escamas.

Diosa, Reina...Madre [Reina Madre] Dracon10

Ella se había vuelto algo increíblemente hermoso y terrible. ¿Qué podría hacer alguien como ella con tan inmenso poder?

Entonces ella me hizo una pregunta que temía que hiciera. Y, par asegurarse de mi sinceridad, clavo sus garras en mi mente. Era una sensación desagradable, si, pero innecesaria. No había venido aquí para mentirle a la cara a mi Reina.

-Si.-Respondí con vehemencia. -Os temo, alteza. Pero no me avergüenzo de ello. Es lo natural: ¿Que creyente no teme la ira Divina de su Diosa?, ¿qué súbdito no teme invocar la cólera de su monarca?...¿que hijo no teme hacer enfadar a su madre?-


El calor me asfixiaba y mi visión se nublaba. Quizá deshacerme de esas (en un principio inútiles) glándulas sudorípadas humanas no haya sido tan buena idea después de todo. Pero no podía permitirme echarme atrás. No ahora, cuando estaba tan cerca. En su lugar, avancé hacia ella con decisión.

-No he venido aquí a mentirle, alteza, ni a fingir que no le temo. Le temo desdé el día que le conocí, yo, un dragón salvaje, criado en las viejas costumbres, pensé que había nacido para ser libre. Pero tras su llamada hace ya más de 300 años, comprendí el gozo de vivir en su luz.-

traté de seguir avanzando, pero su presencia en mi mente y el calor que desprendía me debilitaban, al final, caí de nuevo sobre una rodilla.

-He...hemos hecho algo grande. Ningún imperio humano ha sido tan grande, o ha disfrutado de tanta paz y prosperidad durante tanto tiempo. El fuerte domina al débil, ese es el orden natural-la garganta se me secaba, pero me mantuve firme.

-Pero...pero algo no va bien, majestad. Sé que puede sentirlo como yo. Algo, o alguien le está haciendo mal. La corrompe, algo la enferma...-había llegado la hora de la verdad, de abrirle mi corazón a mi Reina, y de saber si aún era el ser perfecto al que juré lealtad. Lágrimas empezaron a brotar de mis ojos, pero pronto desaparecía ante el calor que emitía.

-Yo...yo quiero ayudarla, quiero sanarla, quiero recuperar su gloria porque...porque...porque la amo. La amo con todo mi corazón.-Estaba apunto de caer rendido. Si La Reina estaba de verdad perdida, se tomaría lo que había dicho como un insulto, y sería mi fin. Pero se quedaba en ella algo de amor por nosotros...por mi...quizá me permitiese ayudarla.




Diosa, Reina...Madre [Reina Madre] Vaurien_firma_by_dymanga-dbtq8e8
Vaurien Aureon
Vaurien Aureon
Dragon

Ocupación : Investigador de la Inquisición
Mensajes : 576

Volver arriba Ir abajo

Diosa, Reina...Madre [Reina Madre] Empty Re: Diosa, Reina...Madre [Reina Madre]

Mensaje por Reina Madre el Vie Ene 17 2020, 16:57


Diosa, Reina...Madre [Reina Madre] Fire-51

Desolada y desquiciada, no había palabras que pudiesen ablandar el corazón de la antaño soberana de toda una raza. Sola… ella estaba sola, siempre lo había estado. Había dado tanto por los suyos que aquellas traiciones, aquellos engaños, lo único que hacían era abrir sus ojos a una realidad dolorosa. Una realidad que dejaba verse a cada instante que pasaba, fugazmente, por su rostro demacrado y destrozado por el dolor, la rabia… y el fuego.  La Reina Madre no escuchaba, ni siquiera a sus más cercanos hijos: inquisidores que habían demostrado su lealtad por ella. El odio, poco a poco, había ido consumiendo cada ápice de su ser, la carne e incluso todo su interior, hasta el más hondo vacío que albergaba en su alma. Aquel extraño ser con la apariencia de la Reina no era más que el reflejo del poder del fuego, un poder que siempre la había pertenecido, volviéndola loca conforme el tiempo había pasado.

Su figura envuelta en llamas se mostraba indolora, divina, como siempre había sido ella. Una diosa. Su mano invisible tenía atrapada la mente de Vaurien, que mostraba sinceridad en aquella conexión que ella tenía aferrada con aquella garra, bajo lo que parecía una sonrisa de gozo, reflejándose en el rostro de la Reina Madre. Su hijo… ¿acaso estaba derramando lágrimas por ella? Lágrimas falsas… todo falso… nadie lloraba por ella, nadie lo hacía ya. Lágrimas que se evaporaban, lágrimas que no existirían nunca por ella.

¿Lloras por mí… Vaurien? —preguntó su voz gutural, bajo aquella máscara de fuego y odio que mostraba aquella forma transformada de la Reina. Una risa siguió a sus palabras. Una risa que terminó perdiéndose en la lejanía de los muros—. Todos lloráis por mí… deberíais llorar por mí… arder por mí si así lo quisiera. —susurró cada vez más bajo, conforme recortaba nuevamente la distancia con aquel que había osado interrumpir la paz de su soledad efímera. O, ¿ demasiado larga?— Todo arde… todo se quema… Temedme... ¿Por qué deberíais temerme? ¿Miedo de vuestra madre? ¿Por qué? —preguntaba sin ser consciente de sus palabras, con esa dicotomía mental que sonaba del todo incongruente a quien estuviera escuchando y, a su vez, recordando lo esplendorosamente lúcida que la Reina había llegado a ser antaño. Aquellos sonidos escuetos, débiles, que mostraban nuevamente dolor contenido. Odio, tristeza, lágrimas falsas... Todo se repetía en su interior—. ¿Tanto me temes que adoptas otra forma? ¿Crees poder defenderte de mi poder? —preguntó, cuando ya se encontraba cerca de él, estirando una de sus manos para finalmente alcanzar el pecho de aquel dragón, dejando que el fuego fluyese a través de la palma de la mano de la criatura en la que se había convertido.

La mano se poso en el pecho, candente, dejando que eso mismo atravesase las escamas de aquel dragón que había osado defenderse de su poder, ofendiéndola una vez más ante semejante acto reflejo quizás, de insubordinación hacia su persona. Pocos conocían aquella forma que ahora mostraba la soberana. Su vestido abrasado, su cuerpo, por igual, toda aquella sala, denotaba que ella, ya no era la mujer de antaño, sino algo muy diferente. ¿Acaso no le habían avisado del estado de su Reina? La cordura, la razón… ella ya no entendía esos conceptos, sólo quería ver arder el mundo y a todos los que habitaban en él. Meras palabras, cayendo en saco roto, lágrimas que se evaporaban, falsas… todo falso. Todo se repetía constantemente en su cabeza, como la más vil de las letanías, con su mirada perdida en la de Vaurien. Sus penetrantes iris acuciaban intensidad conforme entendía el propósito de aquel que había ido a verla. Un acto sincero que ella iba a aprovechar para acabar con todos sus enemigos, muertos, abrasados por su fuego.

¿Acaso crees… que mi dolor es una enfermedad, hijo mío? Vosotros fuisteis mi mayor regalo para el mundo. Fueron viejos tiempos, recuerdos que no volverán. ¿Acusas a tu reina de enferma, criatura? ¡Vosotros lo habéis provocado! —gritó enfurecida mientras terminaba finalmente de hacer presión con su mano, dejando la misma marca en el pecho del dragón, aun cuando este había estado protegido por las escamas. Así, nunca olvidaría a quién había tratado de acusar de enferma… de loca—. Decís que me amáis, pero muchos arderéis en el fuego de vuestras mentiras. ¿Me amas, Vaurien? Dime el nombre de quienes traicionaron a su madre. —dijo mientras su mano mental y etérea seguía buscando indicios de traición en la mente del dragón dorado. Buscaba y buscaba, tratando de encontrar una excusa para hacer arder a aquel dragón junto con todos los demás.




Diosa, Reina...Madre [Reina Madre] NWfSUFP
You can erase an entire generation of people.
You can burn their houses, and somehow they'll return.

But if you destroy every achievement in life and history, you're denying they had existed.
Like ashes floating through the air.
Reina Madre
Reina Madre
Mother of Dragons

Ocupación : Levantar el mundo desde las cenizas.
Mensajes : 697

http://www.reignoffire-rpg.com

Volver arriba Ir abajo

Diosa, Reina...Madre [Reina Madre] Empty Re: Diosa, Reina...Madre [Reina Madre]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.