Novedades

- (19/08) Ya están disponibles las novedades de Agosto.

- (19/08) Ya podéis pedir Los Dracs de Agosto.

- (18/02) Nuevos cambios en la normativa obligatoria para reactivar cuentas inactivas.

- (22/11) Nuevos requisitos para comprar subforos en la tienda aquí.

- (18/07) Nuevas normas respecto a los posts +18 de índole sexual.

- (18/05) Nuevas normas de emisión de reportes aquí.

Últimos temas
» You are Best Around [ Inaya]
La tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko EmptyHoy a las 21:56 por Inaya

» Cronología y Relaciones | Verenaa
La tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko EmptyHoy a las 21:56 por Verenaa

» Misma casa, solo que destrozada || Tizne
La tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko EmptyHoy a las 21:54 por Verenaa

» Ofertas de empleo v2.0
La tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko EmptyHoy a las 20:53 por Lorian

» Registro de Grupo
La tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko EmptyHoy a las 20:51 por Lorian

» Registro de Rango
La tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko EmptyHoy a las 20:51 por Lorian

» Registro de PB
La tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko EmptyHoy a las 20:50 por Lorian

» Lorian ID
La tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko EmptyHoy a las 20:39 por Selene Warren

» ¡Busco Rol!
La tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko EmptyHoy a las 19:23 por Thurdok

» La ciénaga de Shrek (Farore) PRIV
La tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko EmptyHoy a las 19:19 por Farore

Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Selene
Admin
MP
Faora
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos
La tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko G2TiwGkZ_o
06/06

Directorios y Recursos

06/14

Afiliados Élite
Time Of Heroes
 photo untitled45.png La tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko AO1UJIQ Expectro Patronum
Legends

51/64

Afiliados Normales


La tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ir abajo

La tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko Empty La tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko

Mensaje por Qalona el Miér Abr 03 2019, 04:14

Qalona llevaba unas semanas sintiéndose diferente. No mal, no bien, diferente.
Le iba bien en la inquisición, comenzaba a ganarse nuevamente el respeto de sus congéneres, había sido capaz de de pasar días enteros sin sentir amagos de ataques de ansiedad y el insomnio parecía haberse tomado unas vacaciones. No sabía por qué, no sabía cómo, pero así era.
Ello le había dado la oprtunidad de salir de su zona de confort por primera vez en mucho tiempo y explorar lo que ella ya conocía. Se había animado a conversar más con sus compañeros de cosas que no tenían que ver con su trabajo. Se había dedicado más tiempo a sí misma. Se había cortado el pelo algo más de un palmo, había vuelto a sus peinados clásicos, se había tomado el tiempo de crear conjuntos de ropa con el nuevo vestuario de Linett. Además, había cambiado los muebles de sitio. Eso como humana. Como dragona se había perdido en zonas áridas y había retozado en la arena como cuando era una cría. Se había bañado en el mar también y había jugado  con otras criaturas marinas. Había ido a explorar y había encontrado cuevas aparentemente inhabitadas en las que había marcado las paredes con sus garras.
Y por último, algo que ella ya creía innerente a su ser, el dolor, se había mantenido al margen. Pensar en su ex pareja y su intento de homicidio le había resultado sorprendentemente indiferente. Acordarse de Sashja, de su suicidio, le había servido más para reflexionar que para atormentarse. Cruzarse con Tharthreiz le había provocado alguna que otra sonrisa tímida.
Todo parecía ir bien, haber tomado un giro inesperado... de no ser porque la constante que regía la vida de Qalona siempre estaba presente de alguna u otra forma. Cuando la dragona rojiza estaba sumergida en un mar depresivo no era capaz de ver más allá, pro era plenamente consciente de lo que tenía cerca. Ahora que se había alejado de eso, sin embargo, no había estado prestando atención a algunas cosas que la rodeaban. Había sido durante una de esas sesiones de modelismo que habia caído en que no sabía prácticamente nada de Viktor. Su desafiado había estado viviendo con ella y sirviéndola durante cinco meses y no sabía más que su nombre y que era un inconsciente. Se preguntó hasta qué punto aquello era algo malo. No había llegado a su vida por decisión de la dragona. Él se había presentado de golpe y porrazo para quedarse, pues de no haberle quitado el corazón el muy idiota habría muerto. Si hubiera sido mejor o no no le correspondía a ella  afirmarlo. Ella no era ni la vida ni el tiempo.
Abrió la puerta de su habitación con un pantalón en una mano. Una de las esclavas estaba limpiando un mueble.
Dile a Viktor que venga.
Se volvió a meter dentro, pero esta vez en vez de cerrar la puerta la dejó encajada, un pelín abierta. Al fin y al cabo la tenía cerrada por intimidad, no por vergüenza. La desnudez en dragones era normal.
Se puso el pantalón y para cubrir su torso eligió una blusa blanca de escote generoso. No la convenció lo que vio en el espejo, así que tomó otra blusa y acabó por crear un conjunto sencillo y elegante que, esta vez sí, la hizo sonreír frente a su reflejo.




La tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko KjSoEQ1

Habilidades:


La tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko FHxtORZLa tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko LUYWJBeLa tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko KASdS7QLa tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko LVrdF3S
Qalona
Qalona
Dragon

Ocupación : Interrogadora.
Mensajes : 158

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

La tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko Empty Re: La tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko

Mensaje por Viktor Vasko el Jue Abr 04 2019, 12:23

La sirvienta recorría los pasillos de la mansión de Qalona con paso ligero y nervioso. Maldijo su suerte por haber estado limpiando el mueble justo cunado su ama había decidido salir, pues ahora debía ir a un lugar que los ostros esclavos habían estado evitando, "El cubil del Lobo".

Cuando el extraño había entrado al servicio de Lady Qalona, ya aparentaba ser muy distinto al resto del servicio, hasta los humanos podían oler la sangre y la muerte sombre una persona, si estaba lo bastante cubierta de ella. Algunos de los esclavos incluso dudaban de que fuera humano. Pero este hombre parecía caerle en gracia a su ama, tanto era así que hasta le dio su propia habitación en lugar de dormir en los barracones. Tampoco hacía ninguna labor doméstica y tenía la libertad de ir y venir de la casa cuando quisiera, cosa que hacía a menudo, y cuando volvía, siempre era con alguna herida o con los nudillos gastados...algo muy raro pasaba con ese hombre.

Finalmente llegó a la puerta de Viktor Vasko, el Lobo. Con un suspiro de resignación, llamó a la puerta y entró.

Encontró a la enorme figura del hombre sentado en la única silla de la habitación, sostenía en su mano un cuchillo y se dedicaba a afilarlo diligentemente. Parecía ignorar por completo la presencia de la criada.

-La señora requiere de tu presencia.-dijo finalmente ella.

A esto el hombre respondió con un ligero gruñido de afirmación, dejó su tarea y se levantó tomando el gabán negro que había sobre la cama. Cuando estaba en la casa de su señora solía vestir de forma más informal, pero quería estar al menos presentable.

No tenía espejo en su habitación, pero supuso que estaría bien y se dirigió a ver a Qalona.
Por el camino, Viktor se encontró con varios miembros del servicio de la mansión en sus quehaceres, todos evitaron el contacto visual directo con él. A Viktor no le importaba, no estaba allí para hacer amigos, de hecho, nunca había tenido ninguno.

Encontró la puerta de su ama ligeramente abierta, él lo tomó como una invitación y entró, cerrándola tras de sí.

La visión de su ama, la mujer que amaba y la razón de su existir siempre le resultaba apabullante, aunque la viera casi a diario desde que llegó a la mansión. La camisa parecía adornarse con su piel pálida y su cabello rojo brillaba a la luz de la chimenea. Viktor hizo todo lo posible por no quedarse embobado mirándola...ya había pasado antes.

-¿Me ha llamado, mi señora?-




La tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko Dd3ark4-143a485f-622f-4a4d-96ea-f71177ac814a.png?token=eyJ0eXAiOiJKV1QiLCJhbGciOiJIUzI1NiJ9.eyJzdWIiOiJ1cm46YXBwOjdlMGQxODg5ODIyNjQzNzNhNWYwZDQxNWVhMGQyNmUwIiwiaXNzIjoidXJuOmFwcDo3ZTBkMTg4OTgyMjY0MzczYTVmMGQ0MTVlYTBkMjZlMCIsIm9iaiI6W1t7InBhdGgiOiJcL2ZcLzExZDRhMTMwLWE3Y2ItNDVhMy05MTE4LTllNDc4ZTJhOWVjNFwvZGQzYXJrNC0xNDNhNDg1Zi02MjJmLTRhNGQtOTZlYS1mNzExNzdhYzgxNGEucG5nIn1dXSwiYXVkIjpbInVybjpzZXJ2aWNlOmZpbGUuZG93bmxvYWQiXX0
Viktor Vasko
Viktor Vasko
Heartless

Mensajes : 37

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

La tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko Empty Re: La tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko

Mensaje por Qalona el Dom Abr 07 2019, 04:54

La presencia de Viktor se hizo patente antes de que cruzara la puerta. Sus pasos eran inconfundibles. A veces Qalona tenía la sensación de que el suelo acabaría cediendo a su peso.
Le resultaba agradable. Su cercanía, tan pura y sincera, le despertaba cierta dulzura. Le dedicó una mirada rápida antes de volver a centrarse en el espejo. Qalona era plenamente consciente de lo que despertaba en él. Le gustaba regodearse, era una dragona y los dragones eran vanidosos, pero no era excesivamente cruel. No lo atormentaba porque sí. Así, cuidaba bastante lo que hacía y decía.
Sí. Pasa y cierra la puerta.
Qalona observó su reflejo. Tenía la sensación de que hasta su cara relucía. Su palidez ya no se le antojaba enfermiza, sino simplemente natural. No se veía ojeras tan marcadas ni ojos cansados, entrecerrados. Fuese lo que fuese le gustaba, y quería que le durase. Como no sabía desde cuándo se veía así su cabeza hacía conjeturas. Una de ellas tenía que ver con su esclavo.
Viktor era un esclavo bastante especial. No era un simple siervo, era su desafiado. Qalona le propuso un reto que, siendo sincera, fue lo primero que se le pasó por la cabeza dada la situación en la que sucedió todo. Estaba convencida de que, de haber tenido la oportunidad de meditarlo, le habría propuesto otra cosa, pero lo hecho hecho estaba.
Quiero hablar contigo. Preguntarte cosas, más bien. ¿Tienes tiempo o te tienes que ir a hacer algo?




La tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko KjSoEQ1

Habilidades:


La tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko FHxtORZLa tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko LUYWJBeLa tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko KASdS7QLa tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko LVrdF3S
Qalona
Qalona
Dragon

Ocupación : Interrogadora.
Mensajes : 158

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

La tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko Empty Re: La tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko

Mensaje por Viktor Vasko el Sáb Abr 13 2019, 00:44

Viktor no era una persona demasiado expresiva, pero incluso él sonrió ante la evidente ironía de que una Dragona le estaba preguntando a su esclavo si tenía un momento para ella.

-Estoy libre en éste momento, mi señora, ¿qué necesita?-

Usualmente, después de decir esa frase, Qalona le mandaría a hacer algún recado. Nada demasiado complicado por lo general. Ir a recoger un envío, hacer un pago en su nombre...enviar un mensaje a cierto personaje... De manera que se limitó a mantenerse en pié y erguido, como un soldado que esperaba sus órdenes.




La tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko Dd3ark4-143a485f-622f-4a4d-96ea-f71177ac814a.png?token=eyJ0eXAiOiJKV1QiLCJhbGciOiJIUzI1NiJ9.eyJzdWIiOiJ1cm46YXBwOjdlMGQxODg5ODIyNjQzNzNhNWYwZDQxNWVhMGQyNmUwIiwiaXNzIjoidXJuOmFwcDo3ZTBkMTg4OTgyMjY0MzczYTVmMGQ0MTVlYTBkMjZlMCIsIm9iaiI6W1t7InBhdGgiOiJcL2ZcLzExZDRhMTMwLWE3Y2ItNDVhMy05MTE4LTllNDc4ZTJhOWVjNFwvZGQzYXJrNC0xNDNhNDg1Zi02MjJmLTRhNGQtOTZlYS1mNzExNzdhYzgxNGEucG5nIn1dXSwiYXVkIjpbInVybjpzZXJ2aWNlOmZpbGUuZG93bmxvYWQiXX0
Viktor Vasko
Viktor Vasko
Heartless

Mensajes : 37

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

La tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko Empty Re: La tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko

Mensaje por Qalona el Dom Abr 14 2019, 04:20

La griega no lo sabía, no podía darse cuenta. Le costaba mucho, desde hacía algunos años a esa parte, encontrar las líneas que separaban unas cosas de otras. En ese preciso instante se le había ocurrido que quería preguntarle cosas a Viktor, así que lo había mandado llamar. No se había parado a pensar que quizá no era el mejor momento por lo que fuese, ni tampoco había sopesado la idea de que, aunque fuese sin quererlo, se podían molestar mutuamente. Y es que el desafiado había entrado en una habitación en la que su ama y desafiadora se estaba probando ropa, con todo lo que ello implicaba. Qalona, por su parte, se iba a tener que enfrentar a cosas de las que se daría cuenta en seguida.
Primero, cuando Qalona vio a Viktor sonreír, parpadeó. No era lo usual en él. ¿Estaba contento por algo en especial? «¿He dicho algo gracioso?», pensó después. Viktor tenía tiempo libre de vez en cuando. No le veía lo gracioso a preguntarle si estaba disponible o no. Realmente no era algo relevante, de modo que se encogió de hombros con sutileza y se olvidó de ello al momento.
Entonces siéntate, por favor —le contestó.
Debido a que era una dragona y a que pertenecía a esa parte de la sociedad que era superior a los humanos estaba acostumbrada a hablar con cierta autoridad, algo que se había endurecido notablemente desde que entrara en la inquisición. Había cosas que no podía evitar, y dar una orden que no tenía pensado serlo era una de ellas. Se dio cuenta después de decirlo. ¿Y si él no quería sentarse?
También se dio cuenta de otra cosa cuando, al terminar de mirarse en el espejo, cayó en la cuenta de que no podía cambiarse de ropa delante de él.
En realidad sí que podría si quisiera, era su casa y él un esclavo, pero Viktor no era cualquier sirviente.
No lo admitiría nunca, pero le tenía cierto aprecio. Fuese una estupidez o no lo que hizo con su pecho antes de que Qalona lograra tomar su corazón a tiempo su determinación despertó la curiosidad de la dragona. A partir de ahí se habían gestado muchas preguntas en su cabeza.
La inquisidora caminó hasta la otra punta de la habitación y tomó algo bastante grande entre las manos. Era pesado, pero con su fuerza no le costó trabajo moverlo hasta el espejo y montarlo. Era un biombo de madera.
La primera pregunta vino mientras Qalona tomó varias prendas y las fue colocando por encima del biombo para tenerlas a mano sin tener la necesidad de salir de detrás del biombo. Ella podría pasar cierta vergüenza, pero él se morirá de un ataque de calor Le hizo gracia pensar que la chimenea no iba a yudar demasiado.
He estado pensando en algo, Viktor. Llevas ya cinco meses viviendo conmigo, trabajando para mí, y sin embargo no sé nada de ti.
La mente de Qalona estaba indiscutiblemente nublada. Había cosas de las que ella no se daba cuenta por más obvias o sencillas que fuesen. En ese momento concreto ella dio por sentado que como el biombo separaba el espacio Viktor no podría verla desnudarse. No se equivocaba... del todo. Pasaba que el biombo no era sólido, de madera, y el fuego crepitante de la chimenea proyectaba sombras sobre la tela.
Háblame un poco de ti. ¿De dónde vienes?, ¿qué hacías en Talos?, ¿tienes más familia?
Lo que realmente le quería preguntar era algo delicado y personal. Quería allanar primero el camino, y si además podía hacerlo obteniendo otras respuestas que también quería saber, por qué no hacerlo.




La tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko KjSoEQ1

Habilidades:


La tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko FHxtORZLa tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko LUYWJBeLa tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko KASdS7QLa tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko LVrdF3S
Qalona
Qalona
Dragon

Ocupación : Interrogadora.
Mensajes : 158

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

La tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko Empty Re: La tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko

Mensaje por Viktor Vasko el Miér Abr 17 2019, 01:34

Cuando su ama le invitó a sentarse, el desafiado busco la butaca más cercana y lo hizo.
Viktor no era un hombre hecho a las comodidades, por lo que la mullidez del asiento y el agradable calor de la chimenea le resultaron inusuales.

Vio como su ama montaba el biombo para cambiarse y comenzó a recolectar diferentes prendas. Viktor, un hombre frío y a veces, temible, en ese momento no sabía donde mirar. Para más inri, la dragona le pilló desprevenido con una curiosa pregunta.

Nadie nunca le había preguntado a Viktor sobre su procedencia o nada sobre su persona realmente. De manera que se encontró ordenando sus pensamientos para darle a su ama una respuesta apropiada.

-Soy del este mi señora, muy al este, casi llegando a las tierras desconocidas. No recuerdo como se llamaba antes del Imperio, pero mis padres me contaron que solía formar parte de un gran Imperio de humanos. Nunca me interesó demasiado...-

Viktor encontró una apacible distracción en el danzar de las llamas en la chimenea. De manera que se centró en ello mientras seguía.

-Soy hijo de granjeros. No teníamos mucho, pero conseguíamos salir adelante. Un año a mis 17, llegó un dragón en forma humana a nuestra puerta. Era raro ver dragones allí, incluso en forma humana. El dragón iba vestido de uniforme militar y nos dijo que, debido a la escasez de tropas en nuestra zona, se ponía en marcha un plan de reclutamiento obligatorio. Debía abandonar mi hogar e ir al cuartel de la gran ciudad. No tenía hermanos, y mis padres eran mayores, si me iba, sería el fin de la granja. Sin embargo, ellos no me permitieron desobedecer. Al contrario, lo vieron como una oportunidad de obtener una vida mejor. Me dieron ésto...-

Viktor llevó su mano a su espalda y de ella surgió una pequeña hacha de abordaje. Siempre llevaba bajo su camisa un pequeño arnés donde podía engancharla en su espalda y esconderla en chequeos rutinarios, rara vez no la llevaba consigo, incluso en los eventos sociales de Qalona.

Hacha de Viktor:
La tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko 33354990

-Una reliquia familiar, para que les recordara.-




La tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko Dd3ark4-143a485f-622f-4a4d-96ea-f71177ac814a.png?token=eyJ0eXAiOiJKV1QiLCJhbGciOiJIUzI1NiJ9.eyJzdWIiOiJ1cm46YXBwOjdlMGQxODg5ODIyNjQzNzNhNWYwZDQxNWVhMGQyNmUwIiwiaXNzIjoidXJuOmFwcDo3ZTBkMTg4OTgyMjY0MzczYTVmMGQ0MTVlYTBkMjZlMCIsIm9iaiI6W1t7InBhdGgiOiJcL2ZcLzExZDRhMTMwLWE3Y2ItNDVhMy05MTE4LTllNDc4ZTJhOWVjNFwvZGQzYXJrNC0xNDNhNDg1Zi02MjJmLTRhNGQtOTZlYS1mNzExNzdhYzgxNGEucG5nIn1dXSwiYXVkIjpbInVybjpzZXJ2aWNlOmZpbGUuZG93bmxvYWQiXX0
Viktor Vasko
Viktor Vasko
Heartless

Mensajes : 37

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

La tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko Empty Re: La tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko

Mensaje por Qalona el Vie Abr 19 2019, 05:13

A veces, cuando Qalona creía que su vida antes del Letargo se había perdido para siempre en el pasado, las Moiras reaparecían para recordarle que la cuna nunca se podía abandonar del todo. Y ella, con gozo, sonreía en respuesta. Grecia jamás moriría mientras ella la recordara.
Cuando Viktor mencionó que era tan del Este que casi colindaba con las tierras desconocidas la dragona no pudo evitar detenerse y sonreír. Se quedó con una blusa a medio quitar y la mirada perdida en el montón de ropa que tenía encima del biombo.
Pudo terminar de quitarse la prenda cuando su desafiado prosiguió. Escucharle le dio mucha información acerca de su personalidad. Uno podía ser solitario por ser así, pero serlo por no tener a nadie más era otra historia distinta. Se reflejaba en la forma en la que uno se desenvolvía con los demás. Una persona solitaria era capaz de mezclarse con los demás, aunque prefiriera retirarse pasado un tiempo. Una persona como Viktor, en cambio, no parecía saber cómo socializar, cómo no resultar extraño. Qalona sentía cierta lástima por él. Sabía que era un motivo de burla hacia él. Tenía la suerte de ser un hombre fuerte y testarudo. Qalona no se sentiría nada orgullosa de haber desafiado a un patán.
Asomó la cabeza para ver qué era lo que tenía que enseñarle. Sonrió al ver el hacha y volvió detrás del biombo.
De haber sido otras las circunstancias Qalona le habría ofrecido traer a sus padres con él, pero dada la situación que tenían entre manos lo descartó de inmediato.
Casi somos vecinos. Yo nací en Grecia. ¿Conoces Grecia? Y creo que te refieres al Imperio Romano.
Iba a ser difícil determinar de qué parte concreta era Viktor sin un mapa o sin estar ella allí para poder verlo con sus propios ojos, pero sabía que no le estaba mintiendo por su forma de hablar, por su acento. Porque no iba a poder mentirle a quien amaba.
Ella salió finalmente de detrás del biombo. Llevaba un vestido blanco con algunas decoraciones en dorado. Había resultado ser algo más corto de lo que le había parecido a simple vista, pero se le antojaba cómodo. Se ajustaba perfectamente a su figura y realzaba las pocas curvas que ella creía tener.
Se acercó a su desafiado despacio, con andar sinuoso, descalza. Cuando estuvo frente a él lo miró y después al hacha.
¿Puedo? —preguntó, refiriéndose a si podía tomarla entre sus manos.
Qalona no era demasiado dada a ser abierta, pero parecía ser que tenían algo en común: la soledad. Los cristianos de su época decían «Dios los cría y ellos se juntan». Para ella seguían siendo las Moiras haciendo de las suyas.




La tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko KjSoEQ1

Habilidades:


La tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko FHxtORZLa tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko LUYWJBeLa tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko KASdS7QLa tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko LVrdF3S
Qalona
Qalona
Dragon

Ocupación : Interrogadora.
Mensajes : 158

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

La tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko Empty Re: La tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko

Mensaje por Viktor Vasko el Vie Abr 19 2019, 15:08

Su ama y desafiadora salió del biombo llevando un elegante vestido blanco, su visión recordó a Viktor a las historias de hadas que surgían de entre la bruma.

Ella le habló de Imperios de la antigüedad. Eso le recordó a Viktor la brecha que había entre ambos, ella había vivido tanto...había visto y experimentado tanto. A veces el hombre se preguntaba...¿tenía él realmente algo que ofrecer a un ser así?

-Por supuesto-dijo sin vacilación, y le entregó su arma a Qalona. Era un hacha de abordaje típica. Un extremo tenía filo para cortar mientras que el otro servía para clavarse en la madera y trepar por el casco durante un abordaje. Era un arma predilecta entre los piratas. Pero Viktor le había encontrado más uso en tierra...era lo bastante pequeña para ocultarla con facilidad, pero lo bastante pesada para bloquear una espada. Además era sorprendentemente estable a la hora de lanzarla.

Tras una pequeña pausa, Viktor prosiguió con su historia.

-Encajé bastante bien en el ejército. En cierto modo, no era tan distinto a mi vida anterior, seguía habiendo tareas que hacer, animales que cuidar. Les acabé gustando a los oficiales por mi obediencia pero...allí descubrí que tenía talento para...eh...la violencia.-Viktor se llevó la mano a la parte de atrás de la cabeza, algo avergonzado.

-Verá, mi señora, por lo visto, cuando dos personas se enfrentan, en la mayoría de los casos siempre hay un momento de vacilación. Ya sea por miedo al dolor propio o por miedo a herir a alguien. Pero, por lo visto, yo no lo hago. No vacilo, jamás, y eso al parecer me da ventaja. Cuando lucho, todo se vuelve simple, eres tú o el otro, así que nunca me contenía. Los otros reclutas me acabaron temiendo, aunque no era mi intención. Me llamaban "divoký vlk", el lobo salvaje.-A Viktor nunca le importaron los motes, pero recordaba que alguna que otra vez algunos de sus compañeros reclutas trataron de hacerle la vida imposible.

-Tras algunas misiones, mi talento atrajo a los oficiales y me ofrecieron un puesto de capitán, algo raro en humanos, me dijeron. Querían que viniera aquí, a la capital para instruir reclutas a ser "como yo". Cosa que no sabía hacer, pero no pude negarme. Al poco de llegar, durante un entrenamiento la vi a usted...y bueno...comprendí que mi vida había cobrado un nuevo significado. Supe que mi lugar estaba a su lado. Usted me ha dado, por fin, un sentido a mi vida.-




La tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko Dd3ark4-143a485f-622f-4a4d-96ea-f71177ac814a.png?token=eyJ0eXAiOiJKV1QiLCJhbGciOiJIUzI1NiJ9.eyJzdWIiOiJ1cm46YXBwOjdlMGQxODg5ODIyNjQzNzNhNWYwZDQxNWVhMGQyNmUwIiwiaXNzIjoidXJuOmFwcDo3ZTBkMTg4OTgyMjY0MzczYTVmMGQ0MTVlYTBkMjZlMCIsIm9iaiI6W1t7InBhdGgiOiJcL2ZcLzExZDRhMTMwLWE3Y2ItNDVhMy05MTE4LTllNDc4ZTJhOWVjNFwvZGQzYXJrNC0xNDNhNDg1Zi02MjJmLTRhNGQtOTZlYS1mNzExNzdhYzgxNGEucG5nIn1dXSwiYXVkIjpbInVybjpzZXJ2aWNlOmZpbGUuZG93bmxvYWQiXX0
Viktor Vasko
Viktor Vasko
Heartless

Mensajes : 37

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

La tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko Empty Re: La tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko

Mensaje por Qalona el Lun Abr 22 2019, 00:52

Qalona tomó el hacha, un extremo en cada mano, mientras escuchaba a su desafiado proseguir.
Le dio varias vueltas al derecho y al revés con una agilidad sorprendente, y es que la propia Qalona había sido militar durante muchísimos años. La observó con detenimiento. Se notaba que era vieja y que había vivido una larga vida, gran parte de ésta, estaba segura, junto a Viktor.
El arma predilecta de Qalona, como buena griega, siempre había sido el dory. Las jabalinas y arcos siempre le dieron más bien igual. Al ser una dragona y estar acostumbrada a tener que acercarse a su objetivo para alcanzarlo con el fuego se le antojaba estúpida, débil, la idea de mantener una distancia tan grande, tan prudente. Se suponía que era una batalla, se iba a luchar, no a tener cuidado. Además, se corría el riesgo de que el objetivo se moviera y el ataque fallase. Con un dory las probabilidades de acertar eran mucho, mucho mayores. Si el oponente se movía, se le iba detrás. Una flecha, una vez en el aire, sólo respondía ante el viento.
Que Viktor se llevara una mano a la nunca le pareció de lo más adorable y la hizo sonreír. Una sonrisa algo burlona, de esas que no se quería que se vieran y en la que se apretaba los labios hacia adentro, pero sonrisa al fin y al cabo.
La determinación del humano siempre había sorprendido a la dragona. Sus compañeros tenían razón en temerle. Se temía lo desconocido, lo extraordinario, lo diferente. Viktor era, realmente, alguien de quien era buena idea cuidarse. No era agresivo porque sí, pero era mejor no estar en su lista.
Divoký vlk —repitió ella por lo bajo, seguramente de manera horrible con su acento griego.
Lo miró con curiosidad.
άγριο λύκος* para mí  —comentó con una sonrisa más visible, aunque aún leve.
Ella seguía revisando el hacha cuando Viktor llegó a la parte final de su explicación. Ahí Qalona detuvo sus movimientos de golpe. Permaneció inmóvil durante unos largos segundos. La conversación estaba llegando a un punto más ben incómodo para ambos, pero que al fin y al cabo era al que la dragona quería llegar. Se moría por saber qué había en la cabeza de Viktor, y aunque el momento por fin había llegado, no podía evitar sentir cierto rechazo. Y es que Qalona estaba metida en un buen lío. Había desafiado a un humano que la amaba a convertirse en alguien digo de ella. Si Viktor llegaba a conseguirlo ello significaría un futuro incierto para ella, pues cabían dos posibilidades. La primera, que Viktor lo lograse a base de sorprenderla con éxito en sus misiones y resolviendo problemas, aunque Qalona no se enamorara de él. La otra, que por alguna razón que sólo los dioses del Olimpo conocían, llegara a desarrollar sentimientos por él. La primera podría llegar a resultar en una situación incómoda y cómica a partes iguales, pero la segunda...
Fuera como fuese, por suerte para ella, ese momento quedaba bastante lejano, si es que llegaba a suceder.
Tendió el hacha de vuelta a su dueño. Viktor se había sentado en una butaca amplia, de modo que ella se sentó a su lado. Las escamas de sus piernas ahora relucían con el fuego de la chimenea.
Sí, me acuerdo de ese día, Viktor —respondió ella con cierta ironía.
Cómo narices no iba a recordar que un completo desconocido apareció de la nada y se le declaró justo antes de rajarse el pecho por ella.
Ya sabes que no me gustan los rodeos. Cuando te pedí el corazón y pretendiste dármelo, literalmente, te consideré un idiota. No se va ofreciendo partes de tu cuerpo a desconocidos, Viktor. Si no te hubiera desafiado habrías muerto.
Sonaba casi como una reprimenda. Bueno, realmente lo era. Por culpa de su ímpetu la pobre Qalona se había visto envuelta en una situación muy, muy complicada para ambos.
El pequeño detalle de que lo consideraba tremendamente atractivo no ayudaba en absoluto.
La pelirroja suspiró antes de proseguir.
Tengo curiosidad por saber qué fue lo que te impulsó a hacer lo que hiciste, Viktor. Tengo casi dos mil años de edad y en mi vida había visto a nadie, humano o dragón, enamorarse tan... tan deprisa y además tan profundamente como para entregarte a mí de semejante manera.
»¿Cómo? ¿por qué yo? ¿cuál es ése nuevo sentido del que hablas?


____________________________________________________________________
*: ágrio lýkos.




La tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko KjSoEQ1

Habilidades:


La tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko FHxtORZLa tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko LUYWJBeLa tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko KASdS7QLa tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko LVrdF3S
Qalona
Qalona
Dragon

Ocupación : Interrogadora.
Mensajes : 158

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

La tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko Empty Re: La tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko

Mensaje por Viktor Vasko el Jue Abr 25 2019, 00:20

Cuando su ama se sentó sobre uno de los brazos de la butaca, su suave piel brillando a la luz de fuego, Viktor necesitó una considerable porción de su auto-control para no hacer ningún avance sobre ella. Durante estos meses, Viktor se había limitado a lo que mejor sabía: Ser obediente, ser eficaz, y mantener las distancias. Pero mantener las distancias con su señora era algo que cada vez le resultaba más complicado.

Entonces ella le hizo una pregunta que él había estado esperando durante bastante tiempo. Viktor nunca había sido muy hablador, de manera que si su ama no le preguntaba por sus motivos, él probablemente nunca se los diría. Aunque, ha decir verdad, hace unos días ni siquiera habría tenido una respuesta para ella. Pero este tema le había tenido en vela mucho tiempo, y había pensado mucho en ello.

-Verá, no estoy del todo seguro pero...-el Desafiado miró a los ojos de su ama intensamente.-He estado vacío la mayor parte de mi vida. Quería a mis padres, pero no sentía apego por mi vida de granjero. Luché junto a mis camaradas del ejército, pero nunca los consideré hermanos de armas. Nunca me he sentipo apasionado por nada...era como si ya hubiera nacido un Heartless.-

Viktor, poseído por el momento, se aventuró incluso a poner una mano sobre la pierna de su ama. Su piel era blanca y suave como el mármol.

-Entonces te vi. Mirando a las tropas desde las gradas. Más hermosa que cualquier otra cosa que hubiera visto...pero había algo más. Había una gran tristeza en tu rostro. Una que ocultabas pero, por algún motivo, podía percibirla.-

Viktor dirigió su mirada al fuego de la chimenea, buscando en las llamas su recuerdo.

-Sentí algo ese día, algo que a día de hoy mantengo. Por primera vez, sentía amor y pasión por algo...por ti. Quería saberlo todo: ¿quién eras?, ¿cómo eras?, ¿por qué estabas triste?, ¿qué podía hacer yo por ti? Esos pensamientos se arremolinaron en mi cabeza. Para mí, que nunca me había interesado nada, fuese como un torrente de agua. Me vi sobrecogido por mi amor por ti. Supe que mi vida estaba a tu lado. Si no estaba contigo, volvería a ser apático y gris. Por eso, cuando me pediste mi corazón en un plato. Lo hice sin dudar, no sería feliz sin ti. A si que viada cuando dar mi vida a la única persona que me hizo sentir algo.-

Viktor, que no estaba acostumbrado a hablar tanto. Se sintió agotado de repente. Como si se hubiera quitado un gran peso del pecho...por segunda vez en su vida, le había abierto su corazón a Qalona.




La tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko Dd3ark4-143a485f-622f-4a4d-96ea-f71177ac814a.png?token=eyJ0eXAiOiJKV1QiLCJhbGciOiJIUzI1NiJ9.eyJzdWIiOiJ1cm46YXBwOjdlMGQxODg5ODIyNjQzNzNhNWYwZDQxNWVhMGQyNmUwIiwiaXNzIjoidXJuOmFwcDo3ZTBkMTg4OTgyMjY0MzczYTVmMGQ0MTVlYTBkMjZlMCIsIm9iaiI6W1t7InBhdGgiOiJcL2ZcLzExZDRhMTMwLWE3Y2ItNDVhMy05MTE4LTllNDc4ZTJhOWVjNFwvZGQzYXJrNC0xNDNhNDg1Zi02MjJmLTRhNGQtOTZlYS1mNzExNzdhYzgxNGEucG5nIn1dXSwiYXVkIjpbInVybjpzZXJ2aWNlOmZpbGUuZG93bmxvYWQiXX0
Viktor Vasko
Viktor Vasko
Heartless

Mensajes : 37

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

La tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko Empty Re: La tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko

Mensaje por Qalona el Vie Abr 26 2019, 16:18

Qalona había tenido el corazón dividido desde que nació.
Parte de su familia socializaba con humanos, pero ella no. Parte de su familia prefería vivir en cuevas en lugar de recorrer la belleza de Grecia, pero ella no. Parte de su familia era reacia a que las cosas cambiaran y el mundo avanzara, pero ella no. Parte de sus amistades amaron siempre la capacidad de los humanos para reponerse de sus desgracias, pero ella no. Parte de sus amistades decidieron huir de los humanos en lugar de plantarles cara, pero ella no.
Algo tan antiguo como ella misma, tan conocido, y sin embargo tan arrollador cada vez que sucedía.
La dragona se quedó mirando a su desafiado. En otras circunstancias hubiera parecido que era una maleducada, pero lo cierto era que la situación lo ameritaba. Era la primera vez que escuchaba a Viktor hablar tanto de corrido. Incluso le permitió mantener la mano sobre su pierna.
Una lira que tocaba una melodía suave se instaló en su cabeza. A veces, cuando una situación era extraña o nueva, le sucedía. Qalona asumía que era su subconsciente tratando de aportarle algo de calma ante lo desconocido.




Sí, claro que se acordaba de ese día. Qalona se había quedado mirando a aquellos soldados de forma descarada. Su mirada estaba perdida, aunque observaba sus movimientos. Era una época en la que Qalona aún tenía muy reciente la pérdida de su última hija y su nieta y buscaba algo de confort en cualquier parte. Una época en la que sus ojos no tenían brillo. Intentaba ver en ellos algo que ya hubiera visto antes en su tierra natal, algo a lo que aferrarse... pero no lo encontró. No podría encontrarlo nunca porque Grecia ya no existía.
Literalmente. A parte de que la civilización estaba extinta la aparición de los dioses elementales trajo consigo la crecida del mar y Grecia quedó sumergida prácticamente en su totalidad. Al menos eso era lo que había llegado a oídos de Qalona.
Ella alzó una ceja, algo incrédula, en algunas partes de la explicación de Viktor. Cuando éste hubo finalizado la dragona necesitó unos largos segundos para poder procesar lo que acababa de oír y emitir una respuesta coherente y firme.
Se sentía vulnerable. No por el hecho de que Viktor hubiera percibido su tristeza, la cual era bastante visible dado el rostro apesadumbrado de la dragona y ella misma en su conjunto, que caminaba como si arrastrara los pies. Se sintió vulnerable porque Viktor había podido ver más allá de eso y había decidido acercarse a ella como consecuencia. Qalona había luchado sin descanso para construir su coraza y ese humano la había traspasado como quien sumergía una piedra en agua.
Para no haber sentido nada en toda tu vida te mantienes bastante bien —comentó con un deje de diversión y complicidad en la voz.
Luego su sonrisa se suavizó un poco. Qalona bajó la mirada a la mano de Viktor. Luego echó un vistazo por la habitación. El fuego creaba bailes de sombras a voluntad. Era ciertamente hipnotizante.
Gracias por habérmelo contado. Sé que era algo personal e íntimo.
Como ya se había dicho anteriormente Qalona nunca interactuó demasiado con humanos. Los observaba en la distancia, pero sus interacciones fueron contadas, y casi todas de índole bélica. Para ella era difícil entender las emociones humanas. Eran un torbellino sin principio ni final, sin control. Nunca se sabía qué iba a sentir un humano a continuación, ni cómo se iba a comportar con base a ello.
Me han dicho muchas cosas a lo largo de los años, Viktor. Me han dicho que mi presencia impone, que doy miedo porque parezco una muñeca... pero nunca que soy hermosa —ahora que lo pensaba ni siquiera Zlauco se lo dijo una vez —. ¿De verdad te lo parezco?




La tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko KjSoEQ1

Habilidades:


La tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko FHxtORZLa tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko LUYWJBeLa tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko KASdS7QLa tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko LVrdF3S
Qalona
Qalona
Dragon

Ocupación : Interrogadora.
Mensajes : 158

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

La tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko Empty Re: La tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko

Mensaje por Viktor Vasko el Miér Mayo 08 2019, 00:35

Viktor sonrió ante la pregunta de su ama.

-Por supuesto que es hermosa. No entiendo como nunca se la han dicho...-

Viktor pensó un momento, buscando las palabras adecuadas.

-En el lugar del que vengo, puede hacer mucho frío en la estación de las lluvias. Por la mañana, el frío de la noche atrae a una densa niebla que hace que no puedas ver nada y perderte en caminos que has tomado mil veces. Dicen que en las brumas de los bosques habitan ninfas. Espíritus hermosos de piel blanca y pelo carmesí que atraen a los incautos y los hacen perderse para siempre en su bosque. La primera vez que la vi, por un momento, me pareció que veía a una ninfa en carne y hueso.-

Viktor hizo una pequeña pausa y se dio cuenta de algo muy importante.

-Mi señora, hemos hablado mucho de mi. Pero, me doy cuenta de que yo tampoco sé mucho de usted. ¿Puedo preguntar...cómo era su vida antes del Imperio?-

Viktor sabía que su ama había vivido mucho, mucho más que él. Tal vez ella pudiera contarle cosas del mundo de antaño, como las historias que oía de sus padres.




La tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko Dd3ark4-143a485f-622f-4a4d-96ea-f71177ac814a.png?token=eyJ0eXAiOiJKV1QiLCJhbGciOiJIUzI1NiJ9.eyJzdWIiOiJ1cm46YXBwOjdlMGQxODg5ODIyNjQzNzNhNWYwZDQxNWVhMGQyNmUwIiwiaXNzIjoidXJuOmFwcDo3ZTBkMTg4OTgyMjY0MzczYTVmMGQ0MTVlYTBkMjZlMCIsIm9iaiI6W1t7InBhdGgiOiJcL2ZcLzExZDRhMTMwLWE3Y2ItNDVhMy05MTE4LTllNDc4ZTJhOWVjNFwvZGQzYXJrNC0xNDNhNDg1Zi02MjJmLTRhNGQtOTZlYS1mNzExNzdhYzgxNGEucG5nIn1dXSwiYXVkIjpbInVybjpzZXJ2aWNlOmZpbGUuZG93bmxvYWQiXX0
Viktor Vasko
Viktor Vasko
Heartless

Mensajes : 37

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

La tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko Empty Re: La tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko

Mensaje por Qalona el Miér Mayo 08 2019, 05:20

Si Viktor se fijaba bien, si prestaba atención a los detalles, sería capaz de ver que las mejillas de la dragona se habían sonrosado bastante. No, no la habían llamado hermosa nunca. Muñeca, rara, exótica, sí, pero, hermosa, de forma honesta... era la primera vez. Y se lo había dicho un humano que se había enamorado de ella nada más verla.
Era, en realidad, algo bonito. Saber que su presencia, su mera visión, había hecho que alguien más se sintiese vivo. Qalona nunca había pensando que los sentimientos eran algo puramente humano, si no, ¿por qué sentía ella tanta tristeza? Los sentimientos eran propios del raciocinio, no de la especie. Así, siendo que ella misma había sentido amor, se hacía una idea bastante aproximada de qué era lo que sentía Viktor. Ser ella el origen de dicho sentimiento era, a la vez, agradable y terrorífico. Que un dragón despertase afecto, de cara a la galería, no era bueno. Tal vez Qalona había sucumbido a su tristeza y su ferocidad había sido relegada al cajón. «Hermes, dile a los dioses que necesitaré mucha fuerza para esta prueba».
Qalona, perdida en las palabras de su desafiado, movió los labios hacia adentro a la vez que bajó las pestañas. Un gesto en el que apenas reparó porque estuvo más pendiente de las palabras que iba a decir a continuación que de su aspecto físico.
Conozco a las ninfas. Son originarias de la cultura en la que nací y me crié —era por eso que tenía sentido lo que decía Viktor, que aparecían en la bruma de los bosques. La conmovía que parte de Grecia hubiera perdurado hasta entonces como se había hecho toda la vida con las historias: oralmente y de generación en generación.
Qalona esbozó una sonrisa más amplia cuando el esclavo le preguntó por su vida pasada. Era la primera vez en mucho tiempo que alguien le pedía que le contara historias.
Se reclinó sobre el respaldo de la butaca y miró hacia el techo.
Ya te he dicho que soy de Grecia. Hay mucho que puedo contarte. ¿Te gustaría saber algo concreto? ¿Guerra?, ¿cultura?, ¿estilo de vida?, ¿mitología?
Volvió la cabeza hacia él para mirarlo. Así, reclinada hacia atrás, con aquel vestido blanco, la mano de Viktor sobre su pierna y la suya propia sobre la contraria y con las mejillas sonrosadas Qalona pecaba de ingenua. No se daba cuenta de qué era lo que estaba viendo Viktor, ni el efecto que podía tener en él. Ella se había perdido en la explicación sobre su hermosura y su posterior curiosidad sobre su vida.
Para los griegos la familia y la posición social eran muy importantes. Los matrimonios por conveniencia eran muy comunes, siempre guiados por los hombres. Una mujer podía ser desposada con varios maridos por interés si su padre, por ejemplo, así lo quería. Estaba muy extendido el culto a los dioses, para los que había templos en prácticamente cada ciudad. Había dioses, semidioses, héroes, las ninfas, las Moiras... éstas últimas se encargaban de tejer los hilos del destino.
»Era una vida tranquila y próspera. Se la consideró la cuna de la civilización occidental por la expansión que tuvo gracias a un hombre llamado Alejandro y la mezcla cultural que vivió con el tiempo. Se conquistó mucho territorio, se establecieron tratados políticos y de comercio con otros imperios, como Egipto.
»El arte fue muy importante e influyente. De hecho, el arte griego se conocería con el tiempo como estilo clásico. Me chiflaba la Níke tes Samothrákes. Es una estatua que representaba a la diosa de la victoria con alas. Por cierto, tu nombre, Viktor, viene de Victoria. Tienes un nombre de origen griego —no pudo evitar sonreír con dulzura. Viktor la hacía sonreír demasiado.
»La comida era bastante simple, pero sabrosa. La gente que vivía cerca de agua comía pescado con frecuencia y no tanta carne, también verdura, y la gente que vivía en el interior al contrario, comía más carne, huevos y cereales.
La dragona se tomó un minuto para cerrar los ojos y recordar el sonido de las ciudades, el idioma de boca de los nativos, los olores, los sabores... Todo era tan lejano pero tan presente en su memoria...
Los griegos eran bastante interesantes. Se inventaron muchas cosas, como la filosofía y la democracia, y dieron estudio a otras tantas, como la astronomía y la tecnología. Luego llegó el Imperio Romano. Fue una verdadera lástima que todo se fuera a pique.
Frunció los labios y giró levemente la cabeza antes de volver a mirar a Viktor.
En cuanto a mí... bueno, nunca me relacioné demasiado con humanos. Mis dos hermanas sí, en especial la pequeña. Yo siempre me mantuve al margen. No por nada en especial. Simplemente no me apetecía involucrarme. Siempre me dieron bastante igual, a decir verdad —confesó —. Estaban ahí y hacían sus cosas. Yo siempre estuve al lado de mi familia, por aquel entonces mis padres y mis hermanas y, más tarde, también cierto dragón. Viajábamos, explorábamos, acaparábamos algún que otro tesoro... aprendíamos a luchar, estrategia militar —de hecho, los había acompañado alguna que otra vez en batalla—, ciertos oficios... incluso a cocinar —dejó ir una risotada.
Su rostro entonces se ensombreció notoriamente. Sus mejillas sonrosadas, no obstante, se mantuvieron intactas.
Un día mi padre desapareció. Lo encontramos poco después, asesinado. Habían sido los humanos. Había estado tan poco pendiente de ellos que ignoraba por completo el poder mágico con el que se habían hecho. Eran capaces de derribar a un dragón adulto con una facilidad pasmosa. Mis madre también fue asesinada y mis hermanas decidieron alejarse y esconderse, pero yo no. Yo luché. Yo les hice frente. Yo me enfrenté a su magia e hice caer a más de uno hasta que no pude luchar más por tener un huevo dentro... —el recuerdo de ser alcanzada por algunas ráfagas de esa magia aún le provocaba escalofríos — y ellos me quitaron a mi pequeña. A mi primera hija. Ghianna —su voz se quebró —. Tenia apenas unos días de vida, Viktor. Aún no había abierto los ojos ni siquiera. No voy a olvidarlo nunca.
»Resulta que, sin yo saberlo, los humanos habían iniciado una caza indiscriminada de dragones porque consideraban ciertas partes de nuestro cuerpo como imprescindibles para sus hechizos, o qué sé yo. Por ahí anda la cosa. Según pude saber después no era algo que ocurriese simplemente en mi tierra. Fue algo que estaba teniendo lugar en prácticamente todo el mundo. Fue entonces, al hallarnos en peligro, que la Reina nos llamó al Letargo. Nos fuimos a vivir bajo tierra, a las profundidades, y allí dormimos durante siglos. Ella nos salvó de la extinción.
»Bajo tierra tuvimos mucho tiempo para dormir, descansar y planear nuestra venganza. Ahí tuve cinco hijos más. Uno de ellos no sobrevivió.
»Cuando el momento llegó los dragones abandonamos las profundidades y arrasamos con todo el mundo. Tardamos apenas medio siglo en conquistar el planeta entero y otro medio en reconstruirlo... aunque el precio a pagar fue alto. Perdimos a muchos dragones. Yo perdí a mis hermanas, mis sobrinos y a otro hijo. Para cuando todo hubo terminado solamente quedamos tres de mis hijas y mi compañero. Cinco de doce.
Qalona estaba realmente a gusto. Le dolía hablar de ciertas cosas, pero la comodidad de la butaca, la temperatura de la habitación, la compañía de Viktor y recordar cosas agradables la hacían sentir bien. Se acomodó sobre la butaca hasta quedar de lado. No soltó la mano de Viktor en ningún momento.
Y esa es mi historia antes del Imperio. Larga y aburrida, como puedes ver.
La dragona no pudo evitar apretar un poco la mano del desafiado. Debía admitir que tenerlo a su lado había ayudado a equilibrar su estado mental. Lo sabía, pero no podía reconocerlo abiertamente, mucho menos agradecerlo. Le hacía bien, sí, pero aunque le tuviera cariño era un simple humano más y no iba a olvidarse de dónde venía ni el dolor que le habían causado. Era un conflicto interno que, estaba segura, le iba a traer problemas. Empero, sorprendentemente, había una parte de ella a la que eso no le importaba.
La inquisidora acarició la mano de Viktor con el pulgar y volvió a hacer referencia a las ninfas. Junto a su voz suave, su media sonrisa se hizo presente con elegancia.
Dime, Viktor... ¿he hecho yo que tú te pierdas?


___________________________________________________________________
FDR: Perdón por el tocho, memosionao <3




La tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko KjSoEQ1

Habilidades:


La tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko FHxtORZLa tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko LUYWJBeLa tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko KASdS7QLa tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko LVrdF3S
Qalona
Qalona
Dragon

Ocupación : Interrogadora.
Mensajes : 158

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

La tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko Empty Re: La tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko

Mensaje por Viktor Vasko el Sáb Mayo 18 2019, 00:54

Viktor escuchó atento el relato de su ama, habla de su vida en esa "Grecia" con una añoranza y dulzura que Viktor no había visto antes en ella. Le contaba su vida y su ambiente en ese lugar tan lejano en el espacio en el tiempo, que Viktor parecía sentirse allí con ella. Habla de cultura, de costumbres, de problemas y soluciones, de la gente de allí de sus relaciones con esa gente...

-Echa de menos Grecia, ¿verdad?-Pregunto él.

Entonces el tono de su ama se volvió sombrío, empezó a contar su vida con su familia...y sus tragedias. Viktor nunca tuvo hijos, pero no se podía imaginar el dolor que podía producir perder a uno, y menos tantos como había perdido su ama. Viktor sintió un gra deseo de abrazarla, de hacerla sentir querida y segura, quería decirle que él estaría allí para ella y que siempre la protegería.

Sin embargo, no pasó desapercibido para Viktor el hecho de que la mayoría de las tragedias que había desolado la vida de Qalona había ido provocado por humanos. Viktor se preguntaba si Qalona guardaba algún tipo de resentimiento contra su especie. Aunque la verdad era que eso no le importaba demasiado. Después de todo, el ya había dejado de ser humano desde hace tiempo.

Viktor sintió como la mano de Qalona se apretaba contra la suya. Y eso hizo que le invadiera una gran paz, como si con ese sencillo acto hubiera despejado todas sus dudas.

-Al contrario, mi señora. Toda mi vida me he limitado a caminar hacia delante, sin rumbo, perdido en la niebla...sólo ahora que estoy a su lado, sé a dónde debo ir...por eso nunca la abandonaré.-





La tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko Dd3ark4-143a485f-622f-4a4d-96ea-f71177ac814a.png?token=eyJ0eXAiOiJKV1QiLCJhbGciOiJIUzI1NiJ9.eyJzdWIiOiJ1cm46YXBwOjdlMGQxODg5ODIyNjQzNzNhNWYwZDQxNWVhMGQyNmUwIiwiaXNzIjoidXJuOmFwcDo3ZTBkMTg4OTgyMjY0MzczYTVmMGQ0MTVlYTBkMjZlMCIsIm9iaiI6W1t7InBhdGgiOiJcL2ZcLzExZDRhMTMwLWE3Y2ItNDVhMy05MTE4LTllNDc4ZTJhOWVjNFwvZGQzYXJrNC0xNDNhNDg1Zi02MjJmLTRhNGQtOTZlYS1mNzExNzdhYzgxNGEucG5nIn1dXSwiYXVkIjpbInVybjpzZXJ2aWNlOmZpbGUuZG93bmxvYWQiXX0
Viktor Vasko
Viktor Vasko
Heartless

Mensajes : 37

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

La tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko Empty Re: La tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko

Mensaje por Qalona el Jue Mayo 23 2019, 21:13

Cuando se dio cuenta sonrió.
Lo cierto era que ella tampoco habia hablado tanto desde hacía un tiempo. Darse cuenta de ello hizo que se le escapara una risotada justo cuando el esclavo lanzó su primera pregunta, haciendo que pareciera la suya una respuesta irónica, mas iba completamente en serio.
Sí. No al final, pero sí la mayoría. Ten en cuenta que en Grecia yo no tuve hijos. Bueno, tuve una, pero fue asesinada pocos días después de nacer y muy poco después me fui bajo tierra. No tuve oportunidad de disfrutarla ni de ser su madre, con lo cual la única familia que tuve allí fueron mis padres, mis hermanas y, quizá, mi compañero.
Qalona agradecía que le hubiera preguntado solamente por lo que vivió antes del Imperio. No le apetecía tener que contarle que desde el Letargo su vida había ido cuesta abajo salvo por algunos momentos específicos en los que pareció despuntar nuevamente sin éxito. Intuía, no obstante, que en algún momento debería saberlo. Ahora que compartían telepatía y que estaban unidos por el corazón de Viktor él podría acceder a sus pensamientos si ella se despistaba o bajaba la guardia. Si no, Qalona lo sabía, más de una vez necesitaría un hombro en el que llorar y acabaría sincerándose con él. Qalona le temía a ese momento. Una vez compartidos sus secretos no había manera de asegurarse de que Viktor, por cualquier razón, no se iba de la lengua. ¿En qué la convertía saber lo que podía pasar y no hacer nada por impedirlo? ¿seguiría Sashja viva de no haber sido por su indulgencia?
Qué más daba ya, pensaba ella a veces. Ya estaba muerta y no había nada que pudiese hacerse al respecto. Si la pudiese traer de vuelta a la vida... ¿la perdonaría?
La compañía de Viktor parecía ser lo único que actuaba como un bálsamo curativo contra aquellos hirientes pensamientos. Su imponente presencia pasaba a ser un refugio en el que Qalona podía permitirse cerrar los ojos, literal y metafóricamente, ante el mundo exterior. Con él no había prejuicios, habladurías, rumores. Con él había tranquilidad y la oportunidad de evadirse de sí misma durante un rato. Qalona estaba tan agradecida por aquello que intentaba pagarle de alguna forma, ya fuese con la mejor vida que un esclavo podía tener o con el afecto que no le profesaba a otros esclavos. Lo malo de aquello es que a veces no medía bien la cantidad y Viktor podía creer que le estaba dando pie a otra cosa. Y aunque ella era mucho mayor que él ambos eran adultos y podían entender lo que aquello significaba. La inquisidora no tenía pensado acabar igual o peor que su hija. Pero Viktor era tan... tan agradable...
Vas a hacer que me sonroje todavía más. No estoy acostumbrada a los halagos, no así.
La dragona se acomodó sobre la butaca y acabó de lado, apoyada sobre su brazo.
Eres un insensato. No me conoces. No sabes cómo soy o de lo que soy capaz. Podría ser un monstruo despiadado y cruel y tú me hubieras entregado tu corazón por voluntad propia. ¿Te has parado a pensar en qué te convertiría amar a un monstruo?
De acuerdo, no era asunto suyo... pero Viktor sí.




La tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko KjSoEQ1

Habilidades:


La tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko FHxtORZLa tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko LUYWJBeLa tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko KASdS7QLa tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko LVrdF3S
Qalona
Qalona
Dragon

Ocupación : Interrogadora.
Mensajes : 158

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

La tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko Empty Re: La tinta está hecha de carbón | Viktor Vasko

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.