Novedades

- (18/06) Ya están disponibles las novedades de Junio.

- (15/06) Ya podéis pedir Los Dracs de Junio.

- (18/02) Nuevos cambios en la normativa obligatoria para reactivar cuentas inactivas.

- (22/11) Nuevos requisitos para comprar subforos en la tienda aquí.

- (18/07) Nuevas normas respecto a los posts +18 de índole sexual.

- (18/05) Nuevas normas de emisión de reportes aquí.

Últimos temas
» La chatarrería (Taller gráfico)
A moment to think [Ruran] EmptyHoy a las 05:09 por Kassandra

» Registro de Grupo
A moment to think [Ruran] EmptyHoy a las 04:38 por Kassandra

» Registro de Rango
A moment to think [Ruran] EmptyHoy a las 04:35 por Kassandra

» Registro de PB
A moment to think [Ruran] EmptyHoy a las 04:33 por Kassandra

» Quien eres tu? (Ororo)
A moment to think [Ruran] EmptyHoy a las 02:56 por Ororo

» La vida del pirata (Rokghul)
A moment to think [Ruran] EmptyHoy a las 01:56 por Noctilus

» Negocios, bebidas y algo mas (darcy)
A moment to think [Ruran] EmptyHoy a las 01:18 por Darcy Morgan

» Forjando nuestro destino.
A moment to think [Ruran] EmptyAyer a las 23:14 por Ubbe Cannif

» Viejos amigos, nuevos tiempos [Corvinus]
A moment to think [Ruran] EmptyAyer a las 22:53 por Angron

» Bestiario - Guardianes
A moment to think [Ruran] EmptyAyer a las 22:52 por Ororo

Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Selene
Admin
MP
Faora
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos
A moment to think [Ruran] G2TiwGkZ_o
06/06

Directorios y Recursos

06/14

Afiliados Élite
Time Of Heroes
 photo untitled45.png A moment to think [Ruran] AO1UJIQ
Expectro Patronum A moment to think [Ruran] XkCgAAU Saiyan Universe
Legends
51/64

Afiliados Normales


A moment to think [Ruran]

Ir abajo

A moment to think [Ruran] Empty A moment to think [Ruran]

Mensaje por Polaris el Sáb Mar 30 2019, 21:50

La vida de muchos inquisidores no era tan sencilla y llena de gozos como muchos la creían. No era de extraño saber la fama que había entre ellos: Crueles, malvados, incluso “locos fanáticos”, quizá había algunos, era imposible negarlo, pero no todos podían ser medidos por la misma vara.

Resultaba injusto.

Había sido un día agotador. La dragona había llevado a cabo una tortura. Era buena torturadora, bastante intimidante cuando se lo proponía, sí. Usaba la misma rabia y el mismo dolor que había sentido cuando su único amor hasta ahora: un humano por él hubiese dado hasta la vida sin pensarlo, por el que incluso había desafiado a su propio padre, para recordar cada cosa, cada escena de esa traición, de esa trampa que le habían tendido y en la que casi, por su incredulidad y su tonta inocencia de creer que los humanos podían ser diferentes, como el motor de su ira para tener la suficiente entereza y frialdad de poder ser la Polaris dura que se requería en situaciones como aquella.

De perder humanidad, y afrontar con dureza el difícil trabajo de hacer lo correcto…

…De hacer valer la frase “el fin, justifica los medios”.

Y todo hubiese salido de acuerdo al plan si, en efecto, el hombre al que tuvo que torturar: un joven humano que apenas y llegaba a los diecisiete años, hubiese sido tan igual al perfil que, el día anterior le había llegado de él por parte de sus captores. La tortura había dado sus resultados: estaba implicado en contrabando de belladona y jade para terroristas, pero las causas que habían llevado al chico a inmiscuirse en una situación así, Polaris podía entenderlas bien: Sobrevivir. Pero en esas situaciones, en la que Polaris había tenido ya que verse repetidamente a lo largo de su trayectoria como inquisidora, convenía siempre recordar quienes habían atacado primero. Quienes habían impulsado esa enemistad entre razas y quienes habían llevado casi al borde de la extinción, con clara alevosía e intención, a los dragones. Los humanos eran los causantes del ahora distanciamiento entre ambas razas, y muy a diferencia de los humanos, los dragones, guiados por la Reina Madre, les habían dejado vivir. No tenían la intención de acabar con una raza completa por simple sadismo, como habían hecho ellos y en consecuencia, el humano, a pesar de todo, era lo que era: un criminal por razones justas mientras los dragones jamás fueron criminales por que cometieran crímenes, sino por el gusto, el placer y la religión de los humanos.

Salió de allí y dictó sentencia. El humano sería ejecutado. Era culpable.

No se sentía a gusto. Alguien con un mínimo de cordura no podía sentirse a gusto después de trabajos así. Pasó parte de la mañana caminando perdidamente por las murallas del Castillo, pensando en ello. Era lo que solía hacer para poder sobrellevarlo, diciendo así misma siempre: el fin, justifica los medios. Su caminata solitaria común después de que tenía que llevar a cabo la peor parte de su trabajo, terminó por llevarle al patio de armas. Extrañamente no había sino una persona, un humano al que había visto ya algunas veces pero con el que no tenía ningún tipo de trato: Era uno de los armeros del Ejército.

Se mantuvo en la distancia, expectante y cruzada de brazos. No quería interrumpir lo que estaba haciendo, porque le dio curiosidad que el humano tuviese un arco en sus manos, ahora quería ver si solo estaba jugando a tirar flechas o si de verdad sabía lo que hacía, y entonces cuando miró que asestó un tiro de forma limpia en el blanco, se sorprendió enarcando una ceja, y queriendo divertirse un rato, miró su cuchillo (una reliquia humana nada común) y esperó a que el humano fuese a lanzar otra flecha, para agarrar el cuchillo y desde donde estaba, lanzarlo con tal certeza, que se clavó justo en el lugar donde estaba la primera flecha lanzada, quitando esta de en medio y haciéndole saber al humano que tenía ya rato sin estar solo y que ella también tenía trucos.

Se acercó mirando hacia donde ahora estaba su cuchillo, sin cruzar miradas. –Es una puntería bastante buena para un armero.– Mencionó, girando sus ojos, de un verde como solo eran posibles en un dragón, hacia el hombre. –¿Te molesta algo de compañía?




A moment to think [Ruran] DDP9ZrT
Polaris
Polaris
Dragon

Ocupación : Inquisidora
Mensajes : 19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

A moment to think [Ruran] Empty Re: A moment to think [Ruran]

Mensaje por Ruran el Dom Mar 31 2019, 12:44

La rutina militar era algo que no le resultaba extraño, llevaba ya tiempo alistado en el ejército para infiltrarse entre las filas del enemigo y había hecho rondas de guardia, maniobras, entrenamientos y toda la parafernalia del recluta, pero desde los inicios los mandos superiores vieron en Ruran la gran habilidad para forjar, reparar y construir armas. Serio, meticuloso y nada problemático, pronto ascendió en la escala de los novatos para ponerse al frente de una parte la armería. El maestro armero, un hombre grandullón con barba espesa y tuerto de un ojo llamado Munro era su jefe y no le gustaban las tonterías, apreciaba el buen hacer y el trabajar sin rechistar.

Ruran se encontraba a gusto en esa parte del castillo, se dedicaba a revisar, ordenar, reparar y forjar las armas que todos los soldado utilizarían después, tanto ellos como en las mazmorras. Probaba todas las armas que forjaba y sobre todo cuando les introducía modificaciones. Pocas veces lo hacía, pues su ética entraba en conflicto entre su trabajo y su deber. Él era un terrorista, un rebelde que pretendía acabar con la hegemonía de los dragones, cobrarse su venganza y morir por esa causa si se daban las circunstancias. Pero por otro lado su padre le enseñó el arte de la forja, el respeto al metal y a las armas y cuando veía un filo mellado o torcido era incapaz de pensar que mejor dejarlo así para que matase a menos de los suyos.

Había terminado de forjar unas nuevas puntas de flecha, las viejas solían desprenderse del asta y eran bastante inútiles, Munro le había dado el visto bueno y las estaba probando para comprobar cómo de precisas podían ser. Tampoco le interesaba que lo fueran mucho, pero así se ganaba la confianza de los superiores y eso le daba acceso a cierta información y materiales. Tensó el arco, no era ninguna maravilla, nada comparado con el suyo, hecho de madera de tejo negro y guardado a buen recaudo en casa; soltó el aire despacio y clavó la flecha en la diana a cincuenta metros. No estaba nada mal, ahora debería alejarse más. Setenta... y bingo!! Diana de nuevo. ¿Cien? Por que no!. Se alejó de nuevo y cuando soltó el proyectil, un cuchillo salió de la nada e interceptó el suyo, calvándose en el centro de forma certera.

El armero bajó el arco esperando encontrarse a Munro o a alguno de sus compañeros de la armería, pero nada más lejos, una mujer con el pelo verde lo miraba con cierta sonrisa de superioridad. Lo cierto es que su diana había sido perfecta. Caminó hasta el bloque de madera donde descansaba el cuadrado de paja prensada y coloreada y desclavó el cuchillo. De inmediato le llamó la atención el diseño de la daga.

- gracias, la tuya tampoco está nada mal, has dado en el centro.

Se detuvo unos instantes a observar con curiosidad cada relieve, cada detalle y cada marca del filo que tenía en la mano. Era un cuchillo magnífico, antiguo sin duda.

- ¿de dónde la has sacado? Hacía mucho que no veía algo parecido. Es muy antigua, el pulido está hecho con diamante, los antiguos lo hacían así en algunas armas especiales. Es realmente impresionante.

Se acercó unos pasos y le devolvió a la mujer su cuchillo tendiéndoselo por el mango, sujetando él el filo entre los dedos. Ante la pregunta de la mujer sonrió levemente y se tocó el hombro donde había dejado el arco descansando.

- no, claro que no me molesta, solo estaba probando algunas flechas que he forjado de nuevo, a ver si funcionan como espero que lo hagan. ¿Quieres probar? Soy Ruran.

Estaba claro que la mujer pertenecía al ejército, o a alguno de los cuerpos de guardia de la inquisición, no podía saberlo a ciencia cierta, pero en su día a día trataba con muchos fanáticos de la Reina, era el precio a pagar por estar infiltrado. Si pudiera matarlos a todos con sus propias manos lo haría, pero por el momento lo único que podía hacer es disimular, parecer un soldado más y tratar de recabar toda la información posible, porque el día que dieran el golpe sería a lo grande. La estrategia requería de esa información fidedigna, de su pericia a la hora de acceder a lugares y personas importantes.




A moment to think [Ruran] UyuD2Lm

She's a demon:

A moment to think [Ruran] Couple10
Ruran
Ruran
Human

Ocupación : chatarrero/terrorista/armero
Mensajes : 123

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

A moment to think [Ruran] Empty Re: A moment to think [Ruran]

Mensaje por Polaris el Lun Abr 01 2019, 14:56

Polaris había aprendido, a la mala, a no confiar en los humanos en general.

Una conversación o un acercamiento con uno, no iba a cambiar su perspectiva respecto a la raza a la que habían vencido y de la cual todavía sentía recelo por lo que habían hecho, y aunque últimamente la duda se había estado germinando de nuevo en su cabeza, sobre sus acciones, las razones por las que hacía las cosas, seguía convencida de que en efecto sí: estaba haciendo lo correcto. Su trabajo garantizaba mantener el orden y cumplir la ley, pero solo se lo decía para poder sentirse mejor. En el fondo, sabía bien que a pesar de que ahora los dragones eran los que dominaban el mundo, se trataba de la misma vieja riña.

Solo había cambiado la balanza.

Se acercó hacia donde estaba el armero, y esperó ahí, mientras él iba hacia la diana y desclavaba el cuchillo. No era raro que, siendo armero, le llamase la atención aquella arma que ella llevaba consigo, pues nadie mejor que un armero para deleitarse con la hermosura del diseño, pero igual no pudo evitar no perder detalle de cómo el humano miraba con tanto detenimiento el cuchillo. Rio para sí, porque después de todo había lanzado el cuchillo con esa intención, y fue complaciente ver que surtió el efecto esperado. Nunca, ciertamente, dejaba de ser agradable ver cómo los humanos se sentían deslumbrados y atraídos por cosas tan simples, ni aun cuando estaban en la edad adulta. Parecían no dejar de ser niños nunca, y eso era unas de las cosas más lindas que recordaba del humano que le traicionó. Se quedó en silencio, mirándole embobado y escuchó la explicación sin interrumpirle. Una sonrisa cálida que no pudo ocultar estaba dibujada en su rostro. Extendió su mano y lo sujeto del mango y miró el filo de este, porque en efecto, el armero tenía mucha razón en algo: seguía siendo un arma hermosa pese a que había pasado casi tres siglos desde que lo había conseguido. El negro azabache de su filo y el material del mango. Era perfecto.

–No tan antiguo, no había de estos antes del Letargo, lo conseguí durante la guerra y a pesar del tiempo sigue igual de hermoso. Era de un soldado humano de elite, creo que los llamaban… “marines”.– Mencionó, mientras miraba el cuchillo. –Supongo que era un arma común militar, muchos los tenían. Ahora quedan muy pocos, o quizá ninguno además de este.– La mayor parte de las cosas humanas que habían sido creadas mientras ellos dormían, habían sido destruidas por completo y lo poco quedaba hoy, eran verdaderas reliquias. –Mentiría si dijese que conozco como fue hecho, pero da igual, ese conocimiento está sepultado ya y es prohibido.– Sentenció, porque así debía ser.

Aunque realmente, en el fondo sabía que estaba mintiendo, porque realmente ella hubiese querido saber sobre ese mundo del que apenas y sabían lo que vieron cuando se enfrentaron a la humanidad, pero decir o pensar eso, era un pensamiento peligroso que trasgredía la ley. El fin de ser ignorantes sobre eso justificaba que pudiesen vivir en paz hoy. De nuevo, el fin justificaba los medios.

–Polaris.– Dijo en respuesta la presentación del humano.

Se hubiese esperado que el hombre simplemente le dijese que estaba bien, y siguiera en lo suyo, pero una invitación como aquella, eso si la tomó por sorpresa. –Creo que te estorbaría, la verdad es que no manejo el arco. Soy mejor usando la espada, y en cuestión de puntería, pues ya lo has visto tú.– Dijo, levantando el cuchillo en referencia a sus palabras.




A moment to think [Ruran] DDP9ZrT
Polaris
Polaris
Dragon

Ocupación : Inquisidora
Mensajes : 19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

A moment to think [Ruran] Empty Re: A moment to think [Ruran]

Mensaje por Ruran el Mar Abr 02 2019, 11:01

- Nunca es tarde para aprender algo nuevo ¿cierto? Venga, sólo es para pasar el rato y siempre es más divertido que entrenar solo. Quizás luego puedas enseñarme algún truco con la espada.

Le tendió el arco a la mujer del pelo verde y le hizo un gesto con la mano para que se colocara donde él estaba plantado en el primer tiro, a cincuenta metros. Era mejor dejar apartado por el momento el tema del cuchillo porque él sí que sabía bastante sobre los procesos metalúrgicos que usaban los antiguos, pero no se podían replicar hoy en día, no tenían los materiales ni la tecnología necesaria para ello y saberlo no era ninguna herejía, pero a ojos de los fanáticos sí, y eso podía costarte la cabeza.

- El secreto está en la postura, pon los pies así.- con su propia bota le barrió un poco los pies a Polaris para colocárselos donde debían estar, la estabilidad era la clave para la puntería perfecta.- Ahora tensa...¿notas tu peso en los riñones? entonces no vas bien, debes notarlo en la cadera. Aquí.

Le puso las manos sobre la cintura para marcarle los dos puntos donde debía sentir su centro de gravedad y se quedó justo detrás, retirándolas después. Se acercó a su oido, aunque para eso tuvo que agacharse un poco, desde allí tenía la visión de lo que estaba viendo ella.

- Bien... casi lo tienes. Respira hondo y expulsa despacio el aire y después... suelta la cuerda. Sólo cuando estás vacío la flecha se convierte en una parte más de tu cuerpo, puedes sentirla como desliza y...Vale, me estoy poniendo trascendental. Tu suelta y ya.

Para Ruran el arco era una de sus vías de escape, nadar y tirar con él era su forma de evadirse de muchas cosas, desde pequeño había practicado eso con su padre y era cuanto le quedaba de los buenos momentos cuando tenía una familia y un hogar. De normal no lo usaba, solía más bien forjar espadas, cuchillos y otras armas más prácticas para el ejército, y se reservaba el placer del arco para él, para sus momentos de soledad, para su propio disfrute.

Se escuchó un silbido en el otro lado del patio, era Munro, que lo estaba viendo por su único ojo y tenía pintada en la cara una sonrisa socarrona.

- Así que al final del cuento no te has cambiado de acera!!!.- soltó el hombretón por aquella bocaza. Desde que Ainhoa lo dejase porque su relación se estaba volviendo muy "intensa", el herrero no había dado muestras de andar por la labor de acercarse a otra mujer.- Mecagüen todo!! me has hecho perder diez draconians!! yo aposté a que te pasarías al lado oscuro!!

Ruran rodó los ojos y resopló, apartándose un paso de Polaris y rascándose la nuca, el jefe era un metomentodo cuando quería, pero ya había terminado su turno, así que se podía marchar si quería.

- Vale viejo, ¿no tienes nada mejor que hacer? como contarle tus batallitas a alguien o limarte los dientes que te los he puesto largos...- Le contestó en clave de humor, y el viejo maestro soltó una risotada negando con la cabeza y entrando en la armería, le tenía aprecio a ese deslenguado. Ruran sonrió negando también con la cabeza y miró a Polaris.

- No tiene remedio. Con Munro por aquí no hay quien entrene. ¿Quieres acompañarme? iré al claro del bosque.




A moment to think [Ruran] UyuD2Lm

She's a demon:

A moment to think [Ruran] Couple10
Ruran
Ruran
Human

Ocupación : chatarrero/terrorista/armero
Mensajes : 123

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

A moment to think [Ruran] Empty Re: A moment to think [Ruran]

Mensaje por Polaris el Miér Abr 03 2019, 19:36

Ella había esperado solo estar ahí y entrenar un poco, no quiso ser descortés al llegar al lugar e ignorar al armero, quizá, si el lugar hubiese estado más concurrido, lo habría hecho, pero estando solo, no sabía si de repente era lo que quería y necesitaba, soledad, pero fue más de lo que ella pidió. Además, se había sentido curiosa por ver de que estaba hecho el humano, y sin duda le había sorprendido, no tenía por qué, porque realmente siendo uno de los armeros del Ejército, no era extraño que tuviese algún tipo de habilidad de combate, pero de igual forma, pasó.

Parecía ser que sin importar cuantos siglos pasaran, cuantas guerras y riñas existiesen, cuanta enemistad hubiese entre ambas razas, los dragones dejaban de sentirse siempre atraídos hacia los humanos.

Era como un instinto destinado ha. Una conexión irrompible.

La dragona le miró cuando le respondió. Lo volvió a pensar, porque Polaris tenía una regla clara con los humanos: Alejarlos. Sabía, lo que pasaba cuando un dragón se interesaba mucho por un humano, lo vulnerable que podían volverse. Bajo la mirada y la volvió a alzar, y, con una sonrisa ladina dibujada en su rostro, tomó el arco. Después de todo, el armero tenía razón en lo que había dicho, y, ¿qué era lo peor que podía pasar? –Bien, pero si te sacó un ojo con una flecha, tú serás el único responsable.– Comentó juguetona, guardó su cuchillo y caminó hasta el lugar donde estaba el armero. Se dejó mover los pies, mirando de reojo al humano notablemente más alto que ella en esa forma. Sintió sus manos en su cadera, pero lo que más le agradaba era ver cómo se perdía en sí mismo cuando explicaba, era como si simplemente perdiera detalle de todo, concentrado única y exclusivamente en ello, perdiendo lo demás importancia.

Era la diferencia ente hacer que te gustaba, y que no. Entre la pasión y la simple vocación, y ese recuerdo, vivaz, lo tenía de forma casi inolvidable con alguien que una vez fue muy especial para ella.

El mismo humano que le había enseñado a usar la espada, y que le había robado el corazón.

Guardó silencio y le escuchó con atención, no quería interrumpirlo, por el contrario, hizo todo lo que le indicó. Sintió como tensaba el arco, el aire, el peso sobre su cadera, visualizó el punto donde quería la flecha, y la voz calma del humano sobre su oído, dándole indicaciones. Y cuando se lo indicó, lanzó, y aunque logró asestar en la diana, por supuesto estuvo muy lejos de dar en el punto en el que Ruran lo había hecho. Una sonrisa cálida se dibujó en su rostro al ver lo que logró, y miró de inmediato al armero que estaba tras ella, y por unos segundos, se le quedó observando de perfil, detallándole, sin pensar en nada más hasta que un silbido del raro momento, haciendo que desviara la mirada, se alejara, y fingiese una toz por la incomodidad, no solo de caer en cuenta que se había quedado embobaba observando al humano, sino del comentario. Levantó la mirada sería, cruzada de brazos y solo limitándose a escuchar la conversación entre ambos.

–Ya lo veo.– Dijo cuándo le volvió a mirar, mirándole esta también y riendo. –Pues...– Y otra vez, volvía a tomarla desprevenida, ¿acompañarle? Iba a negarse, pero había ido ahí por una razón, alejarse y olvidarse por unos momentos de lo que acaba de hacer hacia tan solo algunas horas. Miró los alrededores del lugar y la verdad era que, cada parte del Castillo, le seguía recordando aquello, así que, la invitación, realmente, sí era una buena idea.

Era lo que necesitaba. –...Bien, acepto.




A moment to think [Ruran] DDP9ZrT
Polaris
Polaris
Dragon

Ocupación : Inquisidora
Mensajes : 19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

A moment to think [Ruran] Empty Re: A moment to think [Ruran]

Mensaje por Ruran el Vie Abr 05 2019, 18:55

Cargó el carcaj de flechas a su hombro derecho junto con el arco, con la otra mano enfundó un cuchillo en su vaina y el arma reglamentaria: la espada del ejército. Después agarró la chaqueta que había dejado colgada en un clavo de la pared y se encaminó hacia la dragona, tenían un pequeño paseo hasta el claro del bosque. Cruzaron el puente que tenía el rastrillo levantado y el armero se animó a conversar.

- Así que Polaris, y diestra en la espada. ¿Cuál es tu rango? supongo que perteneces a la guardia pretoriana.- Así es como les llamaban a los Inquisidores a veces, como un mote porque eran los más allegados a Reina y los únicos en los que confiaba.- Yo soy maestro armero de segundo rango, el primero es...bueno, ya lo has visto, es Munro.

Miró alrededor cuando atravesaron la muralla para salir fuera de los lindes, el claro no estaba muy lejos, pero siempre andaba atento a lo que pasase en su entorno, era el defecto profesional que tenía por ser terrorista y andar siempre con cien ojos para no ser descubierto.

- Quería entrenar un rato después del trabajo, estaba probando unas nuevas puntas de flecha que he forjado, a ver si son mejores que las que habían y lo cierto es que si. Fíjate!! hasta tú has acertado en la diana!! debe ser que soy muy bueno....jajajaja

Él mismo se rió de su broma, no sabía por qué, pero estaba de buen humor. Con la Inquisición debía andar siempre con ojo, pero puestos a recabar información interesante, mejor hacerlo de los que tenían conexión directa con lo importante. Estaban trabajando en un golpe complejo, si pudiera conseguir cierta información, sería muy oportuno.

- ¿Y qué haces tú después del trabajo? pasarse el día en las mazmorras debe ser de lo más...¿extenuante?

Podría haber usado la palabra "vil, cruel " y otras muchas más que se le venían en ese momento, pero mejor no dar pistas. El claro estaba cerca y el mero hecho de salir de la ciudad proporcionaba un poco de calma y paz a sus sentidos, podía estar menos tenso.




A moment to think [Ruran] UyuD2Lm

She's a demon:

A moment to think [Ruran] Couple10
Ruran
Ruran
Human

Ocupación : chatarrero/terrorista/armero
Mensajes : 123

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

A moment to think [Ruran] Empty Re: A moment to think [Ruran]

Mensaje por Polaris el Dom Abr 07 2019, 02:36

Los primeros momentos fueron decisivos, pero extraños.

Entrenar en el claro de un bosque, con un humano, ¿hacer cuánto de ello? Mucho tiempo, sin duda. Más del que le gustaría recordar. ¿Estaba bien lo que estaba haciendo? Ella, una dragona caracterizada por poner distancia con humanos.

El camino hacia las afueras del Castillo fueron minutos de pensar sobre el hecho de que ya había dicho que sí, y que lo mejor era buscar alguna excusa, para salir del enrollo en el que se había miedo. Por unos segundos sus verdes ojos miraban de reojo a Ruran, quien iba en silencio, de semblante tranquilo, confiado. Bastante serio a decir verdad, con una mirada que transmitía una sensación de madurez percibidle en su actitud, caminando al lado de ella, como si fuese de lo más normal, sin importar tanto que fuesen el uno humano y la otra dragona: conviviendo, en paz, le era una sensación agradable. Miraba entonces hacia los alrededores, cada quien en lo suyo, nadie reparaba en ellos, pero no dejaba de ser algo en qué pensar en medio del silencio, parecían iguales, pero no lo eran, en nada.  

Le tomó desprevenida y pensativa al dirigirle la palabra. No pudo evitar levantar la mirada y verle, mientras seguían su camino. Sonrío ligeramente antes de responder. –Supongo que es difícil esperar que no te dieras cuenta, el uniforme y el símbolo nos delata.– El negro uniforme y el distintivo símbolo de la Divina Inquisición de la Reina Madre, un traje inconfundible. –Pues yo, solo inquisidora, solo eso diré.– No había “rangos” en la Inquisición, a excepción de la subdivisión humana que está por debajo, como lo estaba él como un simple humano y como la subdivisión humana del Ejercito, pero no iba a hablar de ello, porque sentía que podía ser ofensiva, y no tenía porque. En la Inquisición, todos los dragones eran iguales, y respondían única y exclusivamente a la Reina. A veces se elegían capitanes momentáneos para llevar a cabo misiones especiales, pero eso, solo a veces, de resto, todos eran inquisidores en el mismo nivel de funciones: Investigar, ejecutar, cazar, torturar, a excepción de los que si se dedicaban única y exclusivamente a una sola cosa, ella ejercía varias funciones, pero el funcionamiento interno de la Inquisición, no era de incumbencia de un humano. –Nada que no hayas escuchado ya y que no sepas.– A fin de cuentas, él estaba en el Ejército y seguro sabía una que otra cosa del cómo funcionaban.

Al pasar los linderos de la ciudad, ya no podía retractarse. Decidió que, iba a ir con él, después de todo, a él se le vería bastante tranquilo, aún después de saber que ella era inquisidora, y muy seguro de lo que estaba haciendo.

Ella le había dado su palabra.

Le escuchó atenta, y no perdió detalle de la broma, de la cual se río él mismo. Y una sonrisa afable que se dibujó de forma para nada fingida en su rostro se dejó ver, no porque el chiste le hubiese resultado gracioso ni mucho menos, sino por lo tonto que repentinamente se volvía el hombre, que no daba la sensación para nada de tener sentido del humor. Las apariencias engañaban. Le miró, como perdida, sin pensar en nada, solo en esa risa del humano. Le era cálido ese momento, pero al mismo tiempo, bajo la mirada –Hace mucho que un humano no se reía delante de mí…– Dejó escapar y aunque fue audible, fue como un murmullo, que llevaba en él un deje de tristeza incluida. –Desde que soy inquisidora, no hacen más que asustarse.– Mencionó, y suspiró. –Como burguesa era ya normal, pero como inquisidora… bueno, creo que tienen razones de peso.– Y cabizbaja pensó en ello con pesadez, recordando que la última vez que un humano se había reído de esa forma con ella, tan sincera, era hacía muchos siglos, y había sido el mismo humano que le había hecho trizas su corazón. Levantó la mirada. –No me hagas caso, me he dejado llevar. Los dragones vivimos mucho, lo único que parece quedarnos son los recuerdos, creo que me estoy haciendo vieja.– Mencionó, haciendo un chiste también.

Le miró y enarcó una ceja, volviendo a sonreír, ya de manera más altiva como era ella naturalmente, ante su interrogante y comentario sobre lo que hacía después del trabajo. –Ser inquisidor requiere una fuerte voluntad. No es tan fácil no quebrarse, o perder sensibilidad con el tiempo. Pero son tiempos difíciles, y los tiempos difíciles, al igual que las decisiones difíciles, requieren voluntades fuertes.– Afirmó con seguridad. –Antes iba a lugares lejanos, altos acantilados, miraba ahí el mar, el horizonte. Me lanzaba al vació, abría mis alas y volaba sobre el mar, me perdía yendo más allá, entre las nubes, con el viento acariciándome, libre...– Dijo, volviéndose a dejar llevar, recordando esa sensación única de libertad tan propia de los dragones. –...Pero no mucho ahora, me gusta entrenar, me mantiene en forma. No es mucho el tiempo que tengo libre, realmente.

–¿Y tú? ¿Qué haces, además de tener una muy buena puntería cuando no estas forjando armas?




A moment to think [Ruran] DDP9ZrT
Polaris
Polaris
Dragon

Ocupación : Inquisidora
Mensajes : 19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

A moment to think [Ruran] Empty Re: A moment to think [Ruran]

Mensaje por Ruran el Dom Abr 07 2019, 15:28

Escuchó a Polaris hablar mientras caminaban, debía resultarle extraño que un desconocido, humano además, la tratase con esa despreocupación con la que él la estaba tratando, casi como si fueran iguales. No lo eran, ciertamente, y tampoco es que el terrorista apreciase la compañía de un dragón, pero como bien dijo ella...en tiempos desesperados, medidas desesperadas. En tiempos complicados, voluntades fuertes. Y de eso no carecía Ruran.

Compuso un gesto algo irónico cuando escuchó la afirmación de ella, el hecho de que los humanos no se sintieran cómodos en presencia tenía una explicación fácil que la propia dragona había dicho, pero ya que lo había hecho, le dio pie a comentarlo en clave de humor.

-Pues no entiendo por qué, con lo interesante que es ver tus propias tripas, palparlas e incluso ponértelas de sombrero... creo que los inquisidores sois unos incomprendidos...- levantó las manos mostrándole las palmas y sonriendo.- ¡Es broma! ¡Es broma! también a mi me miran de forma turbia cuando patrullo alguna vez el mercado, la gente cree que por pertenecer al ejército voy a ir siempre a exigirles alguna cosa, cuando lo más normal es que sólo quiera comprar unas manzanas.

Ante el comentario de Polaris sobre no hacerle caso, sobre que los dragones vivían mucho y les quedaba sólo recrearse en los recuerdos, Ruran no pudo evitar quitarle drama al asunto. No sabía por qué, pero ese día estaba de buen humor. Quizás porque el opio le había mermado las pesadillas y había podido descansar mejor, quizás porque Ainhoa y él no se habían cruzado últimamente, quizás por que Raven parecía más centrada y menos predispuesta a discutir con él.

-Oh, sí. Sin duda se te nota la vejez, creo que antes te he visto un cana entre todo ese cabello verde...¿Me estoy ganando un castigo en las mazmorras? detenme, antes de que siga, no me dejes hablar! aprecio mis tripas!!

Llegaron hasta el claro donde solía ir para estar un rato a sus anchas olvidándose del resto del mundo.

-Tienes razón, en tiempos difíciles hace falta sacar el coraje y la determinación para hacer lo correcto. Aunque lo correcto sea distinto para según quién lo diga. Pero dejemos el trabajo por un rato, no te he invitado a venir para hablar de algo que ya nos consume la mayor parte de nuestra vida.- Eso en verdad no era cierto, porque si podía sacarle información sobre el trabajo, mejor, lo que pasa que Ruran no era tonto y primero debía ganarse la confianza de Polaris.

-Eso de lanzarse al vacío y volar suena muy... emocionante, pero...no hay alas... no hay vuelo.- Se señaló su espalda, en la que por supuesto no había nada que pudiera usar para volar.- no tengo ni idea de qué se siente en el aire, cosas de ser humano. Yo prefiero nadar, mi padre y yo lo hacíamos a menudo, igual que tirar con arco. Cuando los días comienzan a pesar...me lanzo al agua y nado hasta que los músculos dejan de responder.

Dejó el carcaj apoyado sobre el tronco de un árbol, también el arco, y se quitó la chaqueta. Polaris había dicho que era ducha con la espada, así que iba a proponerle un duelo de espadas, por mover un poco el cuerpo.

-¿Mi tiempo libre? pues lo dedico a huir a de mi ex- novia. Te parecerá una gilipollez, pero es que no la conoces...jajajaja. No, ahora en serio, nado y disparo con el arco, soy un hombre de gustos sencillos. A veces me pierdo en el bosque, paseo y camino un rato, buscando algo de tranquilidad. ¿Preparada? ahora tendrás que enseñarme tú.

Desenvainó su arma reglamentaria, que si bien parecía la normal de cualquier army, él la había modificado un poco, forjando una idéntica en diseño, pero con ligero cambios que la hacían más resistente, ligera y afilada.




A moment to think [Ruran] UyuD2Lm

She's a demon:

A moment to think [Ruran] Couple10
Ruran
Ruran
Human

Ocupación : chatarrero/terrorista/armero
Mensajes : 123

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

A moment to think [Ruran] Empty Re: A moment to think [Ruran]

Mensaje por Polaris el Mar Abr 09 2019, 19:13

La dragona miró al humano de reojo enarcando una ceja ante su irónica respuesta, y jugueteo con él. –Cuidado, armero, puedo cumplir ese deseo si es lo que quieres.– Mencionó, riendo después junto con él mientras seguían su camino, sin perder atención. Pese a que la situación en la que se veía se había vuelto complicada porque le había dado su palabra, la conversación había hecho que las cosas fueran más amenas para ella. –Son tiempos complicados para quienes elegimos hacer lo correcto.– Continuó, porque se imaginaba la posición en la que el armero se encontraba. Ser parte de la ley, estar de lado de la raza que había esclavizado a la humanidad, no era que fuese algo sencillo también.

Un humano traidor de su especie.

Cosas así había tenido que encontrarse varias veces ya durante su labor como inquisidora. La vieja riña que había quedado atrás pero que seguía siendo el pilar de lucha de muchos. La dragona volvió a sonreír, negando, porque aquel humano tenía un sentido del humor particular. No es que fuera gracioso, pero era bueno, al menos ver, que alguien podía mantener el humor en medio de todo el caos que ahora mismo era Talos. Al llegar el claro, Polaris volvió a mirarle escuchando lo que había dicho y sí, tenía razón. Lo correcto era distinto según quien lo decía, ella misma lo sentía porque ella misma no estaba de acuerdo en varias cosas con la Reina Madre, y esa era la razón principal de la duda que, desde hacía un tiempo para acá había, de nuevo, echado raíces en su corazón y le había llevado a hurgar cosas donde no debía, arriesgándose más de lo necesario, pero eso era algo que no iba a decir en voz alta, se lo tenía muy bien reservado, así que solo dejo pasar el comentario, y fue mejor así, Ruran ayudó a ello con su afirmación de lo que los había llevado ahí no era el trabajo. La dragona le escuchó, mientras observó el lugar: la maleza en él.

Y entonces un recuerdo roso su mente, de nuevo: él, Dartlang, el humano al que había amado, y le había quebrado. Los humanos y los dragones eran muy distintos, pero con él había aprendido a conocer cosas más humanas que le habían hecho saber que, en algún punto, los humanos y los dragones realmente podían ser más parecidos de lo que se podían imaginar. Y por unos segundos, se lo imaginó, ¿podría esa escena repetirse una vez más, en algún momento? ¿Un humano a lomos de un dragón, juntos como uno?

Ella y… ¿Ruran?

Mantuvo silencio. Se cruzó se brazos esperando, no sabía que se traía el humano entre manos. Le miró dejar el carcaj, y volvió a cruzar sus ojos con lo de este. Enarcó una ceja, ante lo osado que era el armero al decirle que ahora ella quien debía enseñarle.

Así que esas tenían.

Lejos de molestarle, le agradó. La dragona río con malicia, descruzándose de brazos, desenvainando la espada y caminando hacia él, dejando distancia suficiente para empezar un combate, pues si eso quería, eso iba a obtener. –Bien, veamos qué sabes hacer.

A moment to think [Ruran] 08c32ec2b3f403f202150fc4d671ff3f




A moment to think [Ruran] DDP9ZrT
Polaris
Polaris
Dragon

Ocupación : Inquisidora
Mensajes : 19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

A moment to think [Ruran] Empty Re: A moment to think [Ruran]

Mensaje por Ruran el Sáb Abr 13 2019, 19:54

El humano podía parecer menos de lo que era, sobre todo a ojos de un dragón, porque generalmente sus grandes egos tendían a subestimarlos. Pero Ruran no tenía un pelo de tonto y aunque le gustase el arco, manejaba la espada en su día a día, además de entrenar con su hermana; sin embargo prefería no dejar al descubierto todas sus cartas en la primera mano y a veces dejar al contrario que creyese que lo tenía todo hecho, era mejor, porque se confiaban.

Rotó los hombros y crujió el cuello colocándose en posición de combate mirando al frente pero con media sonrisa pintada en el rostro.

- Procura no sacarme las tripas, había pensado invitarte a cenar, sin tripas no puedo hacerlo...- Ahí estaba su vena de "seductor por casualidad". No daba por sentado que Polaris aceptase dicha invitación, pero echarle un poco de cara dura al asunto solía ayudar, y más si lo decía de ese modo, camuflado entre el humor.

Flexionó un poco las rodillas y comenzó a describir un círculo hacia la derecha, la dragona le seguiría el movimiento como si se tratase de un baile, con los ojos fijos en los del contrario, esperando que uno de los dos diera el primer envite. Y como no podía ser menos, dejó que la dama lo hiciera primero.

off:

No he continuado describiendo el combate por no hacerte metarol, pero a mi me da igual si me haces un poco, siempre que la acción no sea "te corto un brazo, te mato o te machaco la cabeza contra un d¡bordillo XDDD"




A moment to think [Ruran] UyuD2Lm

She's a demon:

A moment to think [Ruran] Couple10
Ruran
Ruran
Human

Ocupación : chatarrero/terrorista/armero
Mensajes : 123

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

A moment to think [Ruran] Empty Re: A moment to think [Ruran]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.