Novedades

- (19/08) Ya están disponibles las novedades de Agosto.

- (19/08) Ya podéis pedir Los Dracs de Agosto.

- (18/02) Nuevos cambios en la normativa obligatoria para reactivar cuentas inactivas.

- (22/11) Nuevos requisitos para comprar subforos en la tienda aquí.

- (18/07) Nuevas normas respecto a los posts +18 de índole sexual.

- (18/05) Nuevas normas de emisión de reportes aquí.

Últimos temas
Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Selene
Admin
MP
Faora
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos
Apuesta al caballo ganador [Priv. Përbindësh] G2TiwGkZ_o
06/06

Directorios y Recursos

06/14

Afiliados Élite
Time Of Heroes
 photo untitled45.png Apuesta al caballo ganador [Priv. Përbindësh] AO1UJIQ Expectro Patronum
Legends

51/64

Afiliados Normales


Apuesta al caballo ganador [Priv. Përbindësh]

Ir abajo

Apuesta al caballo ganador [Priv. Përbindësh] Empty Apuesta al caballo ganador [Priv. Përbindësh]

Mensaje por Olayinka el Miér Mar 27 2019, 20:52

A Përbindësh:
[FDP: Si por algún motivo deseas que cambie algo de mi post, siéntete confiado de notificármelo de inmediato. Me he tomado la libertad de sugerir que uno de mis chicos te conocía, para que me guiara hasta ti. Si prefieres que sea de otro modo, lo cambio sin ningún problema.]

El suave sonido de la cortina al descorrerse llamó la atención de la mujer inclinada sobre la mesa, que contemplaba al trasluz de la titilante vela una de las piedras preciosas que se había desprendido de su última adquisición. La espada en la que estaban engarzadas había sufrido, pero estaba segura de que con la ayuda de un diestro herrero conseguiría reparar la hoja, y sacarle así un rendimiento ejemplar a esa pieza. Su rostro bicolor bañado en la cálida tonalidad de la llama se dirigió hacia el hombre al otro lado, que con cierto apuro parecía inseguro de haberla interrumpido.

- ¿Qué sucede, Kabir?- preguntó ella con su meloso tono de voz habitual.

- El hombre del anillo ha vuelto, señora. Quiere hacer un trueque.- respondió el muchacho.

La mujer asintió con la cabeza y un largo pestañeo. El muchacho desapareció al otro lado de la cortina. Suspiró largamente, tratando de llenarse de paciencia. Ese hombre había estado rondando su tienda desde hacía ya una semana. Primero, le había costado decidir qué quería. Una vez lo había decidido, había pasado mucho tiempo negociando. Sin duda tendría opciones alternativas en algún otro lugar, y su indecisión era lo que estaba convirtiendo finalizar la transacción en una espera larga y tediosa.

Tardó un par de minutos en salir para que sus ojos se acostumbraran a la luz encapotada de un cielo cargado de nubes, que sin duda acabarían por derramarse en algún momento de la jornada. Entonces sus ojos se posaron en el hombre que aguardaba fuera, y pasearon por su brazo hasta llegar a las riendas que asía.

De nuevo, se vio en la necesidad de suspirar.

[---]

No solía tener necesidad de ese tipo de servicios a menudo. Solía preferir tratar con objetos que con bestias. Aunque le gustaba su compañía, no tanto todo lo que acarreaban: constantes gastos, cuidados, atenciones y servicios especializados. Mas era cierto que en esos días sería capaz de rentabilizar de sobra un animal en buenas condiciones, si se cumplían las características adecuadas. Fue uno de sus artistas el que le hizo llegar la información de la clínica. Qué mejor que alguien con el que ninguno de los dos tuviera contacto. No era la primera vez, ni sería la última, que trataban de embaucarla con alguien que hacía de gancho. La acompañaban el hombre con el que cerraría el trato, y el joven que portaba entre sus ropas en una pequeña bolsa confeccionada de hermosas telas la valiosa posesión que pretendía intercambiar. Nada como una bella joya para llegar al corazón de una dama.

- Tal como hemos acordado. Si el caballo está en buenas condiciones y tan sólo necesita algo razonable, vuestra será la mercancía. Si por el contrario el veterinario augura algún malestar en la bestia que se pueda solucionar, vos lo pagaréis y me lo entregaréis una vez haya sanado. Si a su juicio el animal no vale nada, volveréis de nuevo a vuestro hogar con las manos vacías. - aseveró recordando los términos, con una mirada profunda. El hombre asintió con la cabeza, y su sirviente se asomó a los establos, buscando el hombre que había asistido al complicado parto de una de las vacas de sus padres.

- Buen día, mi señor. Os anuncio que mi protectora ha acudido a vos en busca de vuestros servicios. Comprende que ha venido sin previo aviso, y que si estáis ocupado, aguardará. Trae a un semental para examinar. ¿Os encontráis en disposición de atenderla? - el joven se dirigió a él con corrección.

Para “La salpicada” la educación era algo tan importante como los dones. Aunque bien es cierto que en la intimidad adecuada la espontaneidad era algo que valoraba aún más. De momento, la mujer aguardaba instrucciones, con una creciente sensación de curiosidad. El joven había hecho ciertos comentarios sobre el veterinario, y ahora deseaba corroborarlos con sus ojos.
Olayinka
Olayinka
Dragon

Ocupación : Mercader
Mensajes : 68

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Apuesta al caballo ganador [Priv. Përbindësh] Empty Re: Apuesta al caballo ganador [Priv. Përbindësh]

Mensaje por Përbindësh el Mar Abr 02 2019, 23:51

Aquello no estaba bien. Algo, su instinto o su experiencia, le susurraba que todo aquello era parte de un plan deleznable. Përbindësh no era el tipo de ser que se dejaba llevar por las primeras impresiones, no solía poder permitírselo, pero una vez alcanzada cierta experiencia era tan difícil no sentirse seguro de uno mismo...
Aún con las manos manchadas de sangre se levantó para responder.
Dile a tu protectora que debe aguardar unos minutos. Debo exminar primero al ternero y a su madre.
No tardó demasiado. Una vez la vaca lamió y limpió a su pequeño y éste se puso en pie y mamó el enano certificó que ambos se encontraban bien y se marchó de aquel lugar.
Përbindësh se lavó bien con agua jabonosa y se secó las manos con un paño. El parto de la vaca había sido largo y complicado. Estaba cansado y no se tomó la molestia de asegurarse de que su ropa no estuviera manchada también.
Cuando llegó adonde estaba el muchacho que lo había requerido antes se topó con que estaba acompañado por la que intuyó sería su protectora, el semental mencionado y otro tipo que no esperaba ver allí. Su intuición se agudizó aún más si es que eso era posible.
Buenas tardes —saludó —. ¿Es este el caballo que debo examinar?
Un vistazo rápido le dio la impresión de que el caballo se encontraba en buen estado, con lo cual no entendía muy bien qué querían que hiciera. Quizá fuese la sensación agridulce que recorría su cuerpo. Ojalá lo fuera.




Apuesta al caballo ganador [Priv. Përbindësh] 4OsWPWA
Përbindësh
Përbindësh
Dragon

Ocupación : Veterinario, hazmereír.
Mensajes : 36

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Apuesta al caballo ganador [Priv. Përbindësh] Empty Re: Apuesta al caballo ganador [Priv. Përbindësh]

Mensaje por Olayinka el Jue Abr 04 2019, 20:20

El joven no se demoró ante su respuesta, y volvió sobre sus pies para dar las noticias a su protectora. Como ya había dicho, no tendría inconveniente en esperar. Sus negocios estaban bien llevados, había instruido a dos de sus protegidos para ello, y en caso de dudas, siempre sabían dónde encontrarla. Se aseguraba antes de irse de que así fuera. Asintió al llegar su portavoz, y el joven habló durante unos minutos con el hombre, haciéndole preguntas sobre la procedencia del animal, su temperamento, y otras cuestiones de carácter.

Sus sospechas no tardaron en confirmarse, cuando vio salir hacia ellos algo semejante a un homúnculo cubierto en sangre que parecía recién parido. Lo habría confundido con un niño a lo lejos, pero a medida que se acercaba, sus proporciones se convertían en algo estrafalario. Lo bastante como para caer en la cuenta del error. Sus ropajes estaban salpicados en sangre fresca, su olor era inconfundible. A pesar de eso, sus manos estaban impolutas. Algo que resultaba aún más notable que su tamaño. Recibían muchos nombres los que eran como él: Duendes, Gnomos, geniecillos, pigmeos... Ninguno de ellos bienintencionado, desde luego. El vulgo solía llamarlos enanos. No había visto muchos hombres como él tan cerca, e hizo el mayor de sus esfuerzos por contener su fascinación para no resultar descortés. Sin embargo, como solía pasar con lo que era más atípico, su rareza la encandiló y llenó su mente de preguntas: Su ropa, ¿Se confeccionaba a medida, o acaso le vestirían con prendas de niños? ¿Cómo podía un hombre de su estatura confrontar el trato con bestias que eran más altas que él? ¿No le asustaba la idea de ser pisoteado por un caballo que podía no verle en un arrebato?

Cuando llegó a su altura, le sorprendió su falta de miramientos. Fue directo a la cuestión que les ocupaba. Daba impresión de ser un hombre hosco y afanoso. De ese modo lo hacía saber. La mujer hizo un leve asentimiento a modo de saludo, y le miró con sus ojos oscuros y una suave sonrisa serena.

- Buenas tardes. - saludó a su vez. - Así es. Percibo que es un hombre ajetreado, y nada mas lejos de mi intención hacerle perder el tiempo. Así que me explicaré con claridad. Este hombre...- lo señaló con una suave floritura de su mano. - desea pagar con este animal un objeto muy valioso. Lo que quiero es sencillo. Compruebe que el semental esta sano, que sus patas son fuertes y no tienen fallo, que no padece alguna enfermedad que alguien poco entendido pudiera pasar por alto, y desde luego, que está entero. - era obvio que con "entero" se refería a que permaneciera apto para la monta de hembras. No eran los primeros que capaban a un animal para apacigüar su carácter, y aunque pareciera algo sencillo de percibir a simple vista, no siempre lo era. - En definitiva, haga lo que deba para asegurarme que vale lo que él dice.  Si es un buen animal sano y me asegura que todo está correcto, lo tomaré en pago. Entonces le agradecería que me recomendara un buen herrador para el animal. - hizo un suave gesto con la cabeza, y el hombre se aproximó a Përbindësh, inseguro de si acompañarle o dejarle las riendas.


Última edición por Olayinka el Miér Abr 10 2019, 18:00, editado 2 veces
Olayinka
Olayinka
Dragon

Ocupación : Mercader
Mensajes : 68

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Apuesta al caballo ganador [Priv. Përbindësh] Empty Re: Apuesta al caballo ganador [Priv. Përbindësh]

Mensaje por Përbindësh el Lun Abr 08 2019, 17:15

Por la Diosa Madre. Përbindësh se enfrentaba a cosas extrañas todos los días, desde enfermedades en animales, pasando por historias de sus dueños, hasta llegar a lo más rocambolesco, como en aquel momento. Aquella mujer era poseedora de una educación asombrosa, por lo que además de ser una dragona debía pertenecer a una clase social importante, y sin embargo parecía desconocer que tomar «en pago» algo a cambio de algo que no era dinero no se llamaba pago, sino trueque.
Pasó aquello por alto y se centró en su petición. Su rostro, podrían ver ellos, no era el de un hombre indiferente o incluso atento, sino el de un hombre al que no le hacía ni pizca de gracia la situación. Përbindësh tenía en muy alta estima a los animales, y aunque sabía que servían de alimento, no era defensor de su libre uso como si fueran sillas. Su ceño fruncido, debido a sus facciones, no iba pasar desapercibido.
Si no se me ofrece otro tipo de información acerca del animal, como un pasado conocido, asumiré que es un caballo salvaje. ¿Estoy en lo correcto?
El enano observó entonces la piel de la mujer más detenidamente. ¿Era ese su rasgo dracónico? Era inusual, desde luego. Él tenía dificultades para encontrar la belleza. Era un concepto con el que no había crecido ni vivido. Para él todo se resumía en bueno, malo, funcional o inservible. No tenía muy claro qué era él, por desgracia.
Necesito que me digáis dónde, cómo y cuándo fue capturado. Un caballo que ha vivido en las montañas no será igual que uno que ha pastado plácidamente en un bosque o ha galopado por una zona desértica.




Apuesta al caballo ganador [Priv. Përbindësh] 4OsWPWA
Përbindësh
Përbindësh
Dragon

Ocupación : Veterinario, hazmereír.
Mensajes : 36

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Apuesta al caballo ganador [Priv. Përbindësh] Empty Re: Apuesta al caballo ganador [Priv. Përbindësh]

Mensaje por Olayinka el Miér Abr 10 2019, 17:58

Cuando el enano hizo la pregunta, el hombre se quedó en silencio. Pareció sorprendido de que hiciera ese tipo de apreciación. La mujer, por el contrario, sonrió complacida y observó a su comprador con detenimiento. Podía percibir que aquellas palabras por parte del enano le habían hecho sentir expuesto. En cierto modo era comprensible, ya que había algunos estratos de la aristocracia que consideraban los animales una extensión de sí mismos, y por tanto, vigilaban tanto el linaje de sus bestias como el suyo propio. Para ella todo eso no tenía validez. Siempre había personas dispuestas a mirar mas allá de la sangre, y que tenían gustos por lo excéntrico. Un buen caballo salvaje con espíritu indómito doblegado bajo una mano firme siempre era un reto que muchos querrían afrontar.

Al final, el hombre asintió, con cierta vergüenza. La mujer devolvió entonces la mirada al enano. En sus ojos brillaba una luz de diversión que era difícil de reprimir.

- Es mejor que le conteste con sinceridad. Como ha podido comprobar, tiene buen ojo. - el hombre se giró para mirarla entonces. - ¿O acaso está empezando a temer por su transacción? - sugirió aguda.

El hombre frunció el ceño y miró al enano, envalentonado. Es sencillo provocar ciertas reacciones cuando hay algo querido en juego. Algo de naturaleza tan simple como un anillo.

- Lo capturamos joven, hará ahora cuatro años. Mi pueblo siempre ha sido nómada, y hemos pastoreado y capturado caballos salvajes desde que mis antepasados recuerden. Este viene de los bosques frisones. Lo atrapamos con lazo, lo metimos en empalizada y cuando se templó, lo atamos a uno de los nuestros para que aprendiera las rutas y le aseguro que está bien domado y tiene buen temperamento. Ha pasado por muchos lugares y nunca ha dado problema. - dijo con seguridad, defendiendo la integridad de la bestia y con ella, la de su propio clan, fuera cual fuera.

Kabir la observaba a ella, y ella al veterinario, deseando escuchar su respuesta. Una comparativa singular se le metió en la cabeza. Era como una contienda. Aquel hombre pretendía ser un espadachín con un arma afilada y aguda. Por otro lado, ese hombre en miniatura portaba una maza. Podía parecer poco elegante, incluso escueta en batalla. Pero un sólo golpe valdría para derribar al otro del caballo, y con toda seguridad, no se volvería a levantar. Se dejó divagar en ello tan sólo un momento, no quería perderse nada de la dialéctica incisiva del enano.
Olayinka
Olayinka
Dragon

Ocupación : Mercader
Mensajes : 68

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Apuesta al caballo ganador [Priv. Përbindësh] Empty Re: Apuesta al caballo ganador [Priv. Përbindësh]

Mensaje por Përbindësh el Mar Abr 16 2019, 00:51

Si tan sólo el mundo hiciese algo tan sencillo como no subestimar al que parecía inferior mucho de lo que la tierra había visto no hubiera sucedido jamás.
Përbindësh, dada su posición de marginado, había sido relegado al mero puesto de espectador del mundo. Se le tenía prohibido participar activamente en muchos sentidos, en muchas cosas. Así, tal y como la dragona había acertado al afirmarlo, el enano tenía buen ojo para las cosas, en especial las mentiras y las indirectas a las que tan acostumbrado estaba.
De acuerdo —se limitó a contestar mientras le dedicaba a aquella mujer de piel bicolor una mirada entre cómplice e incrédula.
Se aproximó al animal. Le dijo algunas cosas en su lenguaje y observó su comportamiento. Reaccionaba bien a cuando él movía los brazos. Alejaba la cabeza en señal de que no le agradaban los aspavientos, lo asustaban. Sin embargo, cuando se acercaba más de la cuenta, el animal no se movía. Si fuera un caballo bien domado, que conocía su lugar, se apartaría, pues para los caballos el ejemplar que conseguía que otro se moviera era el de mayor rango. Si aquel animal había sido capturado no lo había hecho años atrás. Quizá algunas semanas comomucho. Un animal, por acostumbrado que estuviese al humano, seguiría siendo siempre un animal, y si no se le adiestraba bien las señales aparecían tarde o temprano. Que fuesen nómadas y estuvieran rodeados de caballos no significaba que supieran una leche de caballos. Significaba simplemente que los tenían atados para que no se fueran y dada la naturaleza mansa de un animal de presa, que no peleaba, el caballo hacía lo que se le pedía a base de latigazos o tirones porque había aprendido que moverse o detenerse cuando los recibía hacía que el dolor terminase.
En conclusión: le estaba mintiendo. No obstante, no era eso lo que Përbindësh tenía que juzgar. Él debía limitarse a la salud del animal.
Supondré que tiene unos cinco o seis años, con lo cual ya es adulto. Los caballos alcanzan la adultez a los cinco años.
El veterinario lo acarició, revisó su cuerpo, sus patas, los huesos que podía sentir desde afuera. Le miró las encías y los dientes también. Hubo ocasiones en las que el caballo reaccionó mal. Movía la cola con fuerza o alzaba la cabeza. Eran señales de que no recibía ese tipo de trato a menudo, en especial cuando le tuvo que mirar la parte trasera, lo cual no hacía sino corroborar aún más su certeza de que le estaban mintiendo.
A primera vista parece que está sano y que es fuerte. Ahora necesito hacer otra pregunta... El caballo en efecto, está entero. Mi pregunta es la siguiente: ¿en qué ha trabajado? ¿Cómo han conseguido que sea manso durante tanto tiempo sin castrarlo?
¿Un caballo salvaje, nacido libre, que había cedido al humano con simplemente pasar un tiempo encerrado y luego atado a otro con la testosterona trabajando a pleno rendimiento? Ni en broma. No colaba. No con él.
Ese caballo no solamente no había pasado cuatro años con ese hombre, sino que, además, muy probablemente era robado.


Spoiler:
Como intuyo que Olayinka tampoco sabe mucho del que quiere hacer el intercambio me he tomado la molestia de hilar todo esto. Si quieres que lo cambie, por favor, házmelo saber.




Apuesta al caballo ganador [Priv. Përbindësh] 4OsWPWA
Përbindësh
Përbindësh
Dragon

Ocupación : Veterinario, hazmereír.
Mensajes : 36

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Apuesta al caballo ganador [Priv. Përbindësh] Empty Re: Apuesta al caballo ganador [Priv. Përbindësh]

Mensaje por Olayinka el Miér Abr 17 2019, 19:04

Spoiler:
Absolutamente nada que cambiar. Me encanta que otros personajes se tomen la libertad de coger el planteamiento básico ("La excusa del post" como suelo decir) y añadirle chicha hasta hacerlo mucho más interesante. Mis dieces a tu último post.

Kabir miraba con cierto nerviosismo al enano mientras se movía. No por él, si no al ver que se enfrentaba a la bestia, tratando de asustarla. Le parecía algo peligroso en circunstancias normales y se agravaba más cuando se planteaba que si el caballo se encabritaba sería capaz de pisotear al otro, o abrirle la cabeza de una sola coz.

Por su parte Olayinka quedó omnubilada por su proceder. Le parecía fascinante no sólo que pareciera no tener miedo, si no que se afanara en su trabajo de un modo tan entregado. Se movía con seguridad, con una que únicamente la experiencia es capaz de proporcionar. Trató de espantar al animal, tocó sus articulaciones, tirando de la rienda le hizo bajar la cabeza para poder examinar su morro, abriendo su boca y examinando los dientes. Sus manos eran pequeñas, pero sabias. Sabían dónde colocarse, y la presión que debían hacer para controlar las reacciones del animal. Constató que estaba entero, algo que para la mercader era de gran interés. Se trataba de un buen ejemplar, grande para ser un frisón. Engendraría vástagos fuertes y de gran tamaño, y tanto los señores como los granjeros solían buscar buenos machos con los que remezclar sus bestias.

Ella conocía de caballos cuanto era menester. Sabía montarlos, sabía valorarlos por su aspecto, sabía muchas de sus razas por las características del animal, y sabía cuánto valían. Eso era todo cuanto necesitaba saber para venderlos. Pero no conocía nada mas que lo evidente sobre su proceso de crianza o doma, ni sobre las posibles enfermedades que pudieran tener. En general, los dragones prestaban poca atención a las plagas, salvo cuando presentaban un problema dentro de su propia casa afectando a sus sirvientes y esclavos. No olvidaría la terrible estación seca en la que el mercado permaneció durante semanas triste y sin vida a causa de una horrible afección cuyo nombre no recordaba en ese preciso momento.

El caballo se revolvía, inquieto. En cierto modo, aquello le extrañó. Había visto a amos tratar a sus animales de mil maneras distintas, colocando bocados, cuerdas de tiro, lazos, sillas, e incluso atándolos a calesas. Les permitían tocarles el morro, los ojos, el pelo, los genitales, y las patas cuando los herraban. Un proceso que a menudo era incómodo para el animal.

No le convenía adquirir una bestia miedosa con la que un amo tuviera problemas para maniobrar.

El enano hizo una nueva pregunta, y el silencio que se instauró entre los presentes delató algo para la mercader. No conocía los caballos, pero sí a las personas. Alguien que hablara con franqueza no necesitaba tanto tiempo para explicar un dato en apariencia inocuo. Podía reconocer que la pregunta  del veterinario debía ser relevante por algún motivo. La mujer entrecerró los ojos, y su rostro, con una suave sonrisa gentil, empezó a tornarse severo.

Estaba siendo escéptico. Quizá fuese de naturaleza desconfiada. O quizá tuviera otros motivos para plantear una pregunta como esa.

- Ha hecho lo que hemos necesitado. - respondió el hombre por fin. Su respuesta era directa, pero eso no evitaba el aire evasibo que había implícito en ella. - Ya se lo he dicho. Tiene buen temperamento. Por eso no nos planteamos castrarlo. Ha hecho todo tipo de labores. Desde cabalgar con jinete hasta tirar de los carros. Se desenvuelve bien, y es una bestia leal. - dijo, tratando de recobrar la buena imagen del animal.

Hasta Kabir pudo darse cuenta de que el hombre estaba empezando a centrar la atención de manera descarada en las innumerables "virtudes" de la criatura.

"La salpicada" dirigió una mirada penetrante al veterinario, y asintió de manera muy sutil. Pretendía respaldar su posición, darle a entender que si deseaba continuar indagando, tenía todo su apoyo por completo. Antes de llevarlo allí, pensaba que se hombre se trataba de un mero cliente indeciso y pesado. Pero quizá hubiera algo más tras esos intentos esquivos por llevar a cabo el trueque.
Olayinka
Olayinka
Dragon

Ocupación : Mercader
Mensajes : 68

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Apuesta al caballo ganador [Priv. Përbindësh] Empty Re: Apuesta al caballo ganador [Priv. Përbindësh]

Mensaje por Përbindësh el Dom Abr 21 2019, 14:31

«Lo que hemos necesitado». Era parecida a «porque era lo esperado».
La excusa humana por excelencia para evadir una respuesta a la par que se pedía de forma indirecta que se dejara de molestar.
Përbindësh no era tonto. Tenía una astucia envidiable que si no explotaba en toda su envergadura era por ser un marginado. Con su condición la supervivencia cobraba un nuevo significado más allá del meramente natural al venir al mundo, de modo que no se había embebido demasiado en todo de lo que era capaz.
No obstante, lo que le faltaba de altura lo tenía de avispado.
Hmm... —asintió levemente con la cabeza sin mirar al tipo.
Miró a la dragona en señal de complicidad tras su aprobación.
Rodeó al animal una vez más. Esta vez se centró en cómo se comportaba cuando se quedaba detrás y lo acariciaba. El caballo echaba las orejas hacia atrás. Estaba pendiente del enano, desde luego, y debido a que se sintió incómodo se movió hacia un lado con un bufido. Un caballo acostumbrado a las caricias en los cuartos traseros no debería mostrarse tan reacio. Un detalle que llamó la atención del veterinario fue que sí, se mostraba incómodo, pero no por la presencia de ellos, sino por lo que se le hacía. Si fuera un caballo acostumbrado a ser manipulado respondería con mucha mayor obediencia y rapidez. Estaba acostumbrado a presencia humanoide, mas no a ser tratado. El enano tenía cada vez más presente la idea de que era una bestia robada, probablemente de algún criador particular o de algún noble al que le gustaba presumir de la bravura de su animal.
Përbindësh volvió al frente dispuesto a seguir encontrando respuestas.
¿Seríais por favor tan amable de engancharlo a esa carreta de ahí? Me gustaría comprobar algo relacionado con las patas.
Esperó una respuesta con los ojos clavados en el hombre.


Spoiler:
Como Kabir es pnj tuyo te dejo a ti su reacción y si el caballo es enganchado o no.




Apuesta al caballo ganador [Priv. Përbindësh] 4OsWPWA
Përbindësh
Përbindësh
Dragon

Ocupación : Veterinario, hazmereír.
Mensajes : 36

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Apuesta al caballo ganador [Priv. Përbindësh] Empty Re: Apuesta al caballo ganador [Priv. Përbindësh]

Mensaje por Olayinka el Miér Abr 24 2019, 15:08

La mujer contempló al enano paseando alrededor de la bestia una vez más. Pero sus ojos se dirigieron entonces al hombre, que por suerte tenía a una corta distancia de espaldas frente a ella. El rostro acompañó la travesía del veterinario, y la mercader tuvo tiempo de examinar con su acostumbrada paciencia el lenguaje corporal que transmitía. Su cuello estaba tenso, su mandíbula apretada. Trataba de mantener las manos relajadas, pero no era más que una ficción esmerada. Si no hubiera sido un signo delator más que evidente, estaba convencida de que se moriría por poder apretar los puños y relajarlos tratando de dejar salir esa tensión que empezaba a acumulársele en los hombros. Los oscuros ojos de la mujer adquirieron un tinte peligroso, al inclinar con levedad la barbilla hacia abajo.

Kabir la miró con cierto nerviosismo. Ya llevaba en su compañía y a su servicio el tiempo suficiente como para saber que esa mirada significaba algo. Puede que él no lo viera, pero ella si veía algo mas allá de lo que se estaba mostrando. Algo oculto e intrincado que mantenía a la mercader con los sentidos a flor de piel, y casi parecía impedirle pestañear por si se perdía lo mas mínimo.

El caballo bufó, haciendo que su atención volviera al enano, en el momento preciso en que realizó una petición. El hombre se quedó parado de nuevo durante un par de segundos antes de dirigirse hacia el caballo. Por el rabillo del ojo percibió el asentimiento de "la salpicada" y con premura, recortó las distancias buscando agarrar el otro lado del bocado del caballo, para facilitar la tarea al interesado.

- Permitid que os ayude, Señor. - el hombre le dirigió una mirada huraña.

Se dirigieron hacia la carreta que habían indicado, aproximándose de frente, y colocaron al caballo en línea con el varal. Entonces trataron de hacerle andar hacia atrás. El animal relinchó y dio pasos cortos e inseguros. El hombre emitió varios chasquidos con la boca tratando de relajar al animal, que movió la cabeza inquieto. Parecían a punto de alinearlo, cuando la vara tocó uno de los laterales completos del animal, y en ese instante relinchó con fuerza piafando.

Kabir soltó la mordida, y sólo el hombre fue capaz de contener el animal, agarrándolo con fuerza. Cuando sus patas volvieron a posarse en el suelo, Kabir volvió a coger las riendas, y miró desconcertado al enano.

¿Porqué se había puesto así el animal?
Olayinka
Olayinka
Dragon

Ocupación : Mercader
Mensajes : 68

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Apuesta al caballo ganador [Priv. Përbindësh] Empty Re: Apuesta al caballo ganador [Priv. Përbindësh]

Mensaje por Përbindësh el Mar Mayo 07 2019, 18:04

Una vez realizada la petición el enano se alejó unos pasos para que el comerciante pudiera proceder. Ya desde el primer momento se dio cuenta de que el lenguaje corporal del caballo decía mucho, aunque nada para alguien que realmente no entendía de caballos. Orejas echadas hacia atrás, cabeza alta, latigazos fuertes con la cola... un mensaje muy claro que venía a decir «no estoy cómodo, déjame en paz».
Engancharlo a la carreta fue, como se esperaba, imposible. No pudo reprimir una media sonrisa que disimuló gracias a su tupida barba y a que agacho la cabeza.
Como Përbindësh intuía no tardó mucho en verse que aquel caballo era muchas cosas, pero no doméstico. Habituado a la gente sí. Habituado a trabajar, no. Por tanto no era un caballo acostumbrado a ser servicial ni a tolerar arreos en su cuerpo, mucho menos un bocado.
Devolvió la mirada al comerciante y después miró a la dragona antes de aproximarse al caballo y sacarlo de allí.
Los caballos son animales de presa. Son la comida de otros animales. Los cazan. No les gustan los espacios cerrados ni siquiera cuando están acostumbrados porque eso significa que si el peligro viene no podrán escapar.
Përbindësh pasó la cuerda por encima del animal y lo hizo una rienda.
¿Os atrevéis a montarlo, señor?
Obviamente no lo haría. Sólo un idiota se subiría a un caballo sin domar a sabiendas del golpe contra el suelo que le esperaba si lo hacía.
El enano suspiró. Tomó un paño y se secó las manos después de lavárselas en un cubo con agua jabonosa.
En un gesto de complicidad y apoyo el enano se posicionó al lado de la dragona.
¿De quién es este caballo realmente?, ¿de dónde ha salido?
¿Un caballo tan bonito, lustroso y medio salvaje propiedad de unos nómadas que se valían de bestias para carga y trabajo? Ni en broma.


Última edición por Përbindësh el Miér Mayo 22 2019, 21:58, editado 1 vez




Apuesta al caballo ganador [Priv. Përbindësh] 4OsWPWA
Përbindësh
Përbindësh
Dragon

Ocupación : Veterinario, hazmereír.
Mensajes : 36

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Apuesta al caballo ganador [Priv. Përbindësh] Empty Re: Apuesta al caballo ganador [Priv. Përbindësh]

Mensaje por Olayinka el Mar Mayo 07 2019, 18:55

Aclaración:
Saludos, Perbindësh. Te escribo esta nota aclaratoria para que sepas que Kabir es el sirviente de Olayinka, el hombre que trae el caballo es otro individuo. Podemos ponerle algún nombre si quieres, para que sea mas claro. Por ejemplo: Ethel.

Todos escucharon con atención la aclaración del enano respecto a lo que acababa de acontecer con el animal. De alguna manera parecía explicar el motivo por el que se había mostrado tan nervioso. Si no les gustaban los espacios cerrados era comprensible que se hubiera alterado un poco. Sin embargo, algo seguía sin cuadrar a la mercader. Sabía que domesticar a los animales constituía casi un arte en el que no muchos estaban bien versados. Estaba convencida de que a una bestia, a base de instrucción y educación, se la podía convencer de que se habituara a hacer tareas que en la naturaleza no haría. Eso explicaría cosas como la monta, la carga y los caballos de guerra. Ningún animal en su sano juicio habría cargado contra un ejército lleno de antorchas y armas por propia voluntad, pero sí cuando estaba instruido para ello. Así que en este caso, si había sido domesticado, ¿De dónde procedía el miedo? ¿Tal vez de algún mal trato recibido? ¿Le habrían educado con dureza, y ahora que no podía agredir al animal se resistía?

Cuando el enano se dirigió de nuevo al comprador, Ethel, el hombre se mantuvo en el sitio. sus puños estaban apretados y su cuello tenso.

- He venido montado en él hasta aquí. - mantuvo, pero sin hacer mas que sujetar al animal por el bocado. No hizo intento alguno por pretender que iba a montarlo.

La siguiente pregunta cayó a los presentes como una losa, y desde su altura, "La salpicada" observó al veterinario con interés renovado en los ojos, para luego confrontar los del hombre que tenía en frente. Su expresión se había vuelto huraña y su ceño fruncido mostraba un descontento más que obvio ante la situación.

- ¿¡QUE ES LO QUE ESTÁIS INSINUANDO?! - dijo incapaz ya de contenerse. Perbindësh había sido recatado en su comportamiento, cuidadoso en sus preguntas... hasta ahora. Esta última daba lugar a pocos errores de consideración, sobretodo teniendo en cuenta lo directo que había sido al preguntarle por su procedencia.

- No se atreva. - sugirió la mujer en lo que fue casi un siseo de advertencia. Su mirada oscura atravesó al hombre con un claro componente de amenaza. Kabir tenía la mano posada en el pomo de una pequeña daga que siempre llevaba en la parte de atrás de su fajín. - Responda. Ahora mismo. - insistió mientras daba un paso adelante.

- ¡Estan amenazándome! Jamás había recibido un trato como este. No pienso hacer ningún trueque con usted, esto es una vergüenza. - exclamó el hombre alterado.

La mujer chasqueó los dedos, y Kabir se aproximó para aferrar de nuevo las riendas del caballo, impidiéndole que se lo llevara. El hombre pareció confuso durante un instante.

- No te vas a ninguna parte. No hasta que respondas al caballero. - dijo señalando a Perbindësh con una suave floritura de la mano.

Aquel charlatán ya le había tomado bastante el pelo.
Olayinka
Olayinka
Dragon

Ocupación : Mercader
Mensajes : 68

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Apuesta al caballo ganador [Priv. Përbindësh] Empty Re: Apuesta al caballo ganador [Priv. Përbindësh]

Mensaje por Përbindësh el Miér Mayo 22 2019, 22:42

Spoiler:
Mis disculpas. Ediato.


El enano suspiró con resignación. Si tan sólo la dragona lo hubiera conocido unos años atrás, cuando aún tenía poca experiencia en el oficio y su autoestima estaba aún más por los suelos... pero no. Si bien Përbindësh estaba destrozado por dentro y prácticamente no tenía nada, lo cierto era que se podría haber hundido incluso más, pero no se lo permitió. Era muy triste reconocerlo, pero sí, había elegido abrazar su miseria para salvarse del abismo más profundo. En aquellos momentos el híbrido tenía la fortaleza y experiencia suficientes para dar dos pasos hacia adelante y encararse con el hombrecillo.
No insinúo nada, señor, lo estoy preguntando rotundamente. No es de mi incumbencia lo que hagáis con vuestro tiempo libre o cómo elijáis ganaros la vida, pero si hay algo que no voy a consentir es que se cuestione mi inteligencia ni se infravalore mi experiencia. Ambos sabemos que este caballo ni es vuestro ni es mucho menos de trabajo.
El enano chasqueó los dedos de sopetón cerca de la cara del caballo, que respondió con un movimiento brusco de cabeza para retirarla del enano, quien se volvió hacia la dragona.
Desconozco cuáles son las condiciones de vuestro trato, pero como profesional y hombre de principios es daros toda la información disponible. Sí, el caballo está sano, y sí, está entero y dará buenos potros, pero domesticado no está, porque no es un caballo de trabajo.
Përbindësh dirigió una mirada a uno de sus ayudantes, que entendió el mensaje y cerró la puerta desde fuera.




Apuesta al caballo ganador [Priv. Përbindësh] 4OsWPWA
Përbindësh
Përbindësh
Dragon

Ocupación : Veterinario, hazmereír.
Mensajes : 36

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Apuesta al caballo ganador [Priv. Përbindësh] Empty Re: Apuesta al caballo ganador [Priv. Përbindësh]

Mensaje por Olayinka el Mar Jun 11 2019, 19:14

Estaba claro que el hombre estaba acorralado. El enano podía imponer poco en presencia, pero su inteligencia no parecía cuestionable. Hablaba con convicción y con la seguridad que da tener conocimientos sobre el tema a tratar. Olayinka pudo comprobar en su tosco modo de hacer las cosas que resultaba un hombre pragmático. Ni una sola floritura para referirse a las cosas, ni uno solo de sus actos en balde. Por mucho que Ethel tratara de resistir sus embistes dialécticos con la virulencia de quien se ha descubierto en plena mentira, ninguno de sus desaires podía suplir la realidad con la que el veterinario le golpeaba, palabra por palabra.

- Creí que durante las negociaciones le habría quedado claro. No me gusta perder el tiempo. - dijo la mercader, dirigiendo una mirada helada al hombre, que se giró a mirarla. Olayinka no era una mujer peligrosa en si. Las peleas la abochornaban en la mayoría de los casos, y las armas sólo eran para ella objetos de colección. Pero su carácter veleidoso si era conocido, y podías pasar de ser alguien que no le importara lo mas mínimo a su ser mas preciado con un sólo gesto que derritiera su corazón. Del mismo modo, una afrenta como esa pasaba a convertirte de un cliente, a alguien a quien procurarle una ruina asegurada.

El rostro del hombre se encendió, a medida que la situación se volvía cada vez más y más tensa.

- ¡Quizá no está asustado de eso que haces! ¡QUIZÁ ESTÁ ASUSTADO PORQUE ERES UN MONSTRUITO! - exclamó el hombre fuera de si, avanzando hacia Përbindesh tratando de agarrar las riendas del caballo y tirando del bocado intentando que Kabir lo soltara. La mujer le dirigió una mirada cómplice a su sirviente, antes de mirar directo al hombre. El caballo babeaba, nervioso.

- Discúlpese. - gruño mientras avanzaba, con la barbilla hacia abajo y asomándose bajo su ceño. En sus ojos asomó una mirada que prometía desgracias. - De inmediato. - añadió dándole una última oportunidad.

El hombre le devolvió la mirada, la barbilla alta y la espalda recta, mientras apretaba las bridas del caballo. Al sentirse desafiado, volcó toda su atención en ella, cometiendo el error de obviar todo lo demás.

- ¿O qué? - exclamó el hombre con una media sonrisa de suficiencia, mirando con desprecio a la mujer y luego al enano responsable de no haber podido estafarla.

- O Kabir tendrá la amabilidad de abrirle un ombligo en la espalda. - respondió ella ladeando la cabeza, mirando mas allá de su hombro. La mano del joven sirviente se posó en el hombro de Ethel, y este perdió color de pronto al notar la resistencia contra su espalda.

No por nada mantenía a ese joven bajo su tutela. Era uno de los mejores ladronzuelos callejeros que había conocido. Podía desaparecer ante tus ojos en un visto y no visto. Silencioso, astuto, y sobretodo, pícaro donde los hubiera.

- Aléjese del caballo...muy... despacio. - sugirió mientras el hombre pestañeaba y soltaba al caballo, caminando con las manos levantadas alejándose del animal. Al pasar por su lado, Përbindesh vería una muestra mas de su picardía. No se trataba de un arma lo que empuñaba tras su espalda. Era un puntero con el que el veterinario estaría familiarizado. Se usaba para limpiar los cascos de los caballos y salvo una pequeña punta, el resto estaba totalmente romo. Algo que no sabía el hombre que sentía amenazada su vida. La mercader dirigió una mirada cómplice y una sutil sonrisa al veterinario.

- Lamento perder a un animal tan noble y hermoso. Pero no aceptaré un caballo del que no conozco procedencia, origen o nombre. - expresó, con convicción. - ¿A quién cree que deberíamos acudir para resolver esto?- preguntó al veterinario, esperando una respuesta, cuando Kabir detuvo al hombre frente a los dos.
Olayinka
Olayinka
Dragon

Ocupación : Mercader
Mensajes : 68

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Apuesta al caballo ganador [Priv. Përbindësh] Empty Re: Apuesta al caballo ganador [Priv. Përbindësh]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.