Novedades

- (18/02) Ya podéis pedir Los Dracs de Febrero

- (29/01) ¡Empezamos a publicitar por Tumblr!

- (18/01) Debéis hacer el nuevo Registro único

- (18/01) Aquí están las novedades de Enero

- (15/01) ¡La minitrama Ash Blessing ha empezado!

- (17/11) Revisad bien la normativa de las búsquedas, pues hemos añadido una nueva norma.

- (18/02) Nuevos cambios en la normativa obligatoria para reactivar cuentas inactivas.

- (22/11) Nuevos requisitos para comprar subforos en la tienda aquí.

- (18/07) Nuevas normas respecto a los posts +18 de índole sexual.

- (18/05) Nuevas normas de emisión de reportes aquí.

Staff
Trystan
Admin
Selene
Admin
Faora
Admin
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos
La verdad partida (Kenneth) G2TiwGkZ_o

06/06

Directorios y Recursos

09/10

Afiliados Élite

Limpieza 21/02


Time Of Heroes  photo untitled45.png
La verdad partida (Kenneth) AO1UJIQ Expectro Patronum
Crear foro

32/40


La verdad partida (Kenneth)

Ir abajo

La verdad partida (Kenneth) Empty La verdad partida (Kenneth)

Mensaje por Dantalian el Lun 18 Feb - 4:31

Post anterior aqui

El chico seguia a la defensiva, claro que, era normal. Siendo de Eneas y criado en un ambiente posiblemente "normal", ahora ser poco cauteloso lo convertiria en un suicida nato. Bastante tenia el pobre con tener ese mal genio. Alcé ambas cejas mirandolo algo desubicado por la idea que se le habia pasado por la cabeza, ya que parecia creer que me interesaba estafarlo de algún modo — No te ofendas pero.... — arrugue la nariz un segundo — ... no eres precisamente a quien estafaria — finalmente sonrei encogiendome de hombros.

Las preguntas no se hicieron esperar y Kenneth empezaba a mostrarse realmente desesperado. Por eso decidi sacarlo de alli, llevarlo directamente a un sitio mucho mas tranquilo, donde poder hablar de todo ello sin ningún tipo de censura y, además, poder mostrarle al chico lo que necesitaba para que me creyerá. Intentaba evitar responder sus preguntar con evasivas, aunque otras simplemente eran imposibles de no responder, como la que me hizo sobre si conocia en persona al responsable de la marca de su cadera. Sin mirarlo asenti — Por desgracia. Y aunque solo para negocios, no era grato verle ni tratarlo. Al menos ya hace años de eso — me encogi de hombros empezando a salir de la habitación, cuando escuche que el moreno gritaba para que lo esperase. Al girarme, vi que fue a por ropa, y a trompicones iba poniendose algo decente por encima. La verdad es que crei que iba a ir vestido de cualquier forma, despues de todo, a veces a mi me pasaba igual, ya que Erin al no saber que colores usaba para coser las telas de la ropa, se podian dislumbrar camisas blancas con hilos verdes y rojos, o pantalones azules con hilos amaarillos y negros. Si, iba hecho un cuadro, pero como nunca habia tenido un color favorito, me gustaba llevarlos todos juntos.

Llegando al Golden Egg, recorde que mi cliente en la casa de la flor azul finalmente se habia evaporado, al menos esa noche. Saque la llave de mi bolsillo para abrir la puerta trasera y asi poder entrar. Al pasar, mire hacia Kenneth — Pasa. No hay luz pero no hará falta que encienda nada ¿verdad? — sonrei de forma complice, pues conocia perfectamente la visión de los hibridos, y tambien sus limitaciones, por lo que cuando llegaramos a cierto punto, intentaria que entrase luz del exterior por una de las ventanas.

Después de cerrar la puerta, me dirigi por el pasillo hasta una pequeña habitación, o mas bien un gran armario, que se usaba para guardar distintas cosas personales. Alli deje mi chaqueta para estar mas comodo — Bien, ahora vamos a ir a mi despacho. Conozco muchas marcas de dragones, la mayoria las guardo por seguridad — me acerque a un montón de ropa que en algún momento alguien perdio y nadie usaba, asi que estaba en buen estado — Si quieres coger algo de aqui, puedes. En fin, si eso ya lo harás luego, vamos — le hice un gesto con la mano para que me siguiera. La tienda estaba a ocuras y solo entraba algo de luz del exterior, pero para mi era como si fuera de dia. Con las manos en los bolsillos me vino algo a la cabeza — Antes, dijiste que el amo de tu madre fue quien la asesino ¿verdad? — enarque una ceja, pensando en Markel y como se desmejoró los últimos años que lo vi, mucho mas de lo normal — Y que tampoco sabes quien es tu padre — mencioné en alto. Finalmente llegamos a mi despacho, un lugar apartado del resto de la tienda, con librerias llenas de cuadernos, una mesa y dos sillas a un lado, un divan al otro extremo, y por supuesto, el aroma de lavanda que desprendian las figuras de jabón hechas por Erin.




La verdad partida (Kenneth) YochnHn

Un padre y su hija:

La verdad partida (Kenneth) Daneri10
Dantalian
Dantalian
Dragon

Ocupación : Empresario/Terrorista
Mensajes : 149

Volver arriba Ir abajo

La verdad partida (Kenneth) Empty Re: La verdad partida (Kenneth)

Mensaje por Kenneth el Mar 19 Feb - 6:10

El de pelo azul le había dicho en la habitación del prostíbulo de dragones que sí conocía a quien ponía esa marca, de negocios, y que hacía años de eso. Pero le daba igual. El corazón le dio un vuelco en el pecho. Tenía que saberlo. Necesitaba conseguir toda la información posible de parte de Dantalian, y por ese motivo no dudó en seguirle. Llegaron a la puerta de un comercio y el dragón la abrió, dejándole pasar – No hace falta que enciendas la luz, puedo ver bastante bien – ratificó lo que el contrario ya sabía de sus capacidades especiales como híbrido. Instintivamente le devolvió la sonrisa cómplice. Fue un acto reflejo, hecho sin pensar demasiado. Dantalian se quitó la chaqueta y invitó a Kenneth a que cogiera algo de un montón de ropa, si lo necesitaba – Si, mejor luego. Estoy impaciente por escuchar lo que me tengas que decir – afirmó el menor.

Estaba siguiendo al peliazul por su tienda, cuando éste le preguntó por el dragón al que buscaba – Solo sé lo que ponía en la carta. Hablaba de mi madre, una humana llamada Alina, decía que era rubia y con ojos turquesa como yo – le dijo a Dantalian, tratando de hacer memoria, pues solo había tenido una oportunidad de escuchar el contenido de dicha carta, pero por su enorme importancia para él, las palabras habían quedado como marcadas a fuego en su cabeza – Ponía que ella fue esclavizada por un dragón de los más sádicos estando ya embarazada, y que de alguna manera ése despreciable bicho fue quien la llevó a la muerte – Kenneth pensó – No, en la carta no decía nada de mi padre. Supongo que también era un dragón, por pura lógica porque yo soy híbrido – le respondió a su pregunta.

Al llegar al despacho, el castaño observó la sala y los elementos que le rodeaban. No veía tan bien como si fuera de día, pero tampoco andaba chocándose con el mobiliario. Allí olía a algo agradable que no supo reconocer. Entonces, al híbrido le vino un flash - ¡Ah! ¡Cómo se me olvidó decírtelo...! Seguro que fue por los nervios de saber que tenías algo de información – sacudió la cabeza, sintiéndose idiota por aquel tremendo olvido por su parte. Como podía ser que le mostrara a Dantalian su marca de esclavo, y no la tobillera de Alina - El dragón le puso a mi madre esta pulsera en el tobillo, marcándola como su esclava favorita – le enseñó la pulsera que llevaba en su bolsillo para no llamar la atención en el burdel de los lagartos. Tenía de fondo encaje negro, por encima un fino hilo dorado decorativo, con pequeños abalorios turquesa y la pieza central de la rosa, de la misma tonalidad que los abalorios. Por la parte trasera había una cadenita por el cierre que colgaba, rematada con una diminuta placa ovalada y plana. Era una pequeña obra maestra de joyería. Muy cara.

pulsera:

La verdad partida (Kenneth) Vr6F2TS




La verdad partida (Kenneth) HfZDZjA



Si Quieres pelea mira aquí:

La verdad partida (Kenneth) BAxMXuq
La verdad partida (Kenneth) HdRZCF2La verdad partida (Kenneth) 6rUDMsu
La verdad partida (Kenneth) KwgpTnk
Kenneth
Kenneth
Hybrid

Ocupación : Esclavo de Vyrax
Mensajes : 272

Volver arriba Ir abajo

La verdad partida (Kenneth) Empty Re: La verdad partida (Kenneth)

Mensaje por Dantalian el Jue 21 Feb - 4:24

Una vez aclarado el tema de la luz y de que podria coger la ropa mas tarde, pasamos a lo que realmente importaba. Si habiamos ido alli, era para que supiera de primera mano la realidad de lo que su marca escondia, ya que incluso esta parecia quererlo engañar. No comprendia muchas cosas de mis congeneres, como el hecho de que no se viera con buenos ojos que dos dragones del mismo sexo sintieran amor, o que si no eras un déboto y leal súbdito a la reina, eras un traidor. Lo peor es que incluso entre nosotros las cosas empeoraban. Nos engañabamos, nos envidiabamos, llegabamos a desearnos el mal... ¿y decian que los humanos eran peores? Habia hecho bien en no casarme y estar solo con mi tienda y empleados.

Kenneth respondio a mi pregunta sobre el amo de su madre, tambien la propia mujer esclavizada, además de mencionar a un padre de que no sabia nada. Por mi parte al escuchar que aquel dragón la compró embarazada, pensé por lógica que lo hizo para conseguir un dos por uno, como solia hacerse normalmente. Las mujeres eran mucho mas rentables que los hombres, sobre todo las jovenes. Es cierto que los hombres jovenes podian trabajar, pero solo durante un tiempo. En cambio las mujeres, enfermaban mucho menos, tenian hijos, los cúales heredaban el talento de su madre, y esto era como alargar muchisimo mas la compra hecha en su dia. Claro que entonces recorde un detalle que decidi no mencionar, porque podria hacer daño al chico. Y es que el embarazo de una humana por un dragón, la dejaba realmente tan débil, que cuando daba a luz, directamente moria porque los bebés hibridos la habian consumido por completo. Decirle a Kenneth que su madre habia muerto porque él estaba vivo, seria como decirle que él era quien la habia matado. Entonces encaje la pieza de la carta, de porque se nombraba al amo de Alina como el asesino: el era el padre, el culpable de que ella quedase embarazada. Un escalofrio me recorrio la espalda.

Al estar ya en el despacho, me acerqué a una de las librerias para coger un par de enormes cuadernos polvorientos, que llevé conmigo a la mesa. Cuando abri uno, escuche que Kenneth decia algo sobre que se le habia olvidado enseñarme algo, por lo que alcé la mirada para observarlo  — ¿Era la favorita? — me quedé mas serio de lo que ya estaba, y es que aquello confirmaba aún mas mis sospechas. Extendi la mano para que el chico me dejase ver la pulsera, y comencé a mirarla mas detenidamente — Es personalizada, tan cara que si te vieran con ella pensarian que la has robado y te cortarian la cabeza sin preguntas — lo mire pensando que al ser de Eneas, desconociera muchas cosas de dragones, como la red dráconica — Deberias de empezar a usar tus capacidades psiquicas, por si acaso — sin más bloquee mi mente a la red, para evitar que cualquiera pudiera escuchar lo que pudiera pensar de ahora en adelante, pues iba a ayudar al joven hibrido en un terreno mas que pantanoso.

¿Sabes usar tu poder psiquico? Si quieres llegar a conocer toda la verdad, yo que tu empezaria a aprender a usar todas las habilidades que tuviera — le dije con un tono firme mirandolo a los ojos — Además, asi podrás poco a poco infiltrarte entre los demás, entre la mismisima red dráconica. Y eso, creeme, te dará mucha información. Mas de la que podrias desear — le asegure volviendo a bajar la mirada al cuaderno. Alli estaban las compras de hace mas de 15 años, con las estampas de cada dragón, sus esclavos, carácteristicas y demás. Comencé a buscar en la "M", pasando de hoja en hoja viendo de vez en cuando compras de Markel, pero aún no aparecia Alina por ningún sitio. Casi al final, encontré dicha compra en una subasta hecha por Celesei Lanster. Apreté los labios y gire el cuaderno para que Kenneth pudiera leerlo.

Ahi tienes todo sobre tu madre. Sobre su amo, solo viene lo que pago y  su marca. Como ves, no es la misma que la que tienes, porque esta a medias — ante eso no habia duda alguna. La "M" que habia dibujada, tenia las mismas filigranas que las de la "A" que tenia Kenneth, solo que le faltaba terminar. Era un dibujo a medio acabar. Me puse en pie y me dirigi al muchacho, señale la marca del cuaderno, dibujando sobre esta, la parte que tenia dibujada él en su cadera.

¿Ves? Esta es la tuya, pero falta la otra mitad. Markel, dividio la marca en dos. Cuando hay gemelos, los dragones sueles hacerlo, dividen su marca entre estos. La otra mitad la tendrá tu hermano — mire a Kenneth fijamente para ver que decia después de leer lo de su madre. Seguramente tenia que asumir bastantes cosas de golpe, por lo que pose mi mano en su hombro — Sientate muchacho — dije en un tono calmado para que el chico se sentase en uno de los asientos y estuviera mas comodo.




La verdad partida (Kenneth) YochnHn

Un padre y su hija:

La verdad partida (Kenneth) Daneri10
Dantalian
Dantalian
Dragon

Ocupación : Empresario/Terrorista
Mensajes : 149

Volver arriba Ir abajo

La verdad partida (Kenneth) Empty Re: La verdad partida (Kenneth)

Mensaje por Kenneth el Sáb 23 Feb - 12:42

El dragón de pelo azul sacó unos cuadernos llenos de polvo de las estanterías, y estaba a punto de echarles un vistazo cuando Kenneth le distrajo con lo de la pulsera de su madre – Sí, eso decía la carta – respondió a lo de ser la favorita de aquel malnacido que la secuestró y asesinó. Dantalian observó con detenimiento aquel objeto del pasado y le dijo un par de datos que no sabía – Así que hecha a medida – comentó al escuchárselo decir. Él pensaba que era un regalo caro, sí. Pero tanto como hecho fabricar para ella, no. Y lo siguiente que le dijo le estremeció - ¿En serio? Llevo paseándome por Talos con la pulsera en la muñeca desde que llegué… - podría haber muerto cien veces. Pensarlo le hizo sentirse idiota. Pero por otro lado, no le quedaba más remedio que hacer cosas como esa – Sé que me tomarás por un idiota. Yo también lo hago. Pero es lo único “real” que tengo que me vincula con mi pasado. Estaba la carta, pero fue destruida. Solo me queda esto – acarició la pulsera en su muñeca – Es mi única forma de conseguir información. ¿Entiendes? Si no, si no muestro nada, no puedo esperar que me den nada a cambio… como me pasó contigo hasta que me viste la marca de esclavo – comentó sobre lo sucedido en el prostíbulo gay de alto standing para dragones.

A continuación, Dantalian le preguntó por sus poderes psíquicos – Sí, he estado practicando con un amigo el control del fuego elemental – no tenía porqué esconderle eso al dragón – También descubrí que podía trasformar solo mis manos en garras draconianas en un encuentro que tuve con un tipejo de lo más enorme y musculado en las Ruinas Antiguas. Eso sí que fue una sorpresa jajajaja – recordaba que él mismo puso más cara de susto que el contrario cuando le salieron esas cosas raras en sus manos. Pero el peliazul no se refería a esa clase de poderes, sino a la red dracónica – Uff no me hables de eso – respondió con gesto algo contrariado – Sé que podría irme bien, como dices. Pero las dos únicas veces que me he convertido en dragón y he entrado de golpe en la red… me he sentido FATAL – y esa última palabra la remarcó bien.

Fatal era poco. – No solo fue por ese continuo de voces extrañas hablando casi todas al mismo tiempo y la mitad en un idioma desconocido, si solo fuera eso podría sobrellevarlo. Pero hay algo más. Cuando soy dragón me siento como si… - se lleva la mano diestra a su pecho y lo estruja – Como si me abrieran en canal y me arrancaran la mitad de mi alma – puso sus orbes turquesa en los del contrario – Sé que suena a locura. Pero es verdad. Siento el vacío en mi interior. Siento... – no sabía cómo explicárselo a Dantalian. Era difícil explicar como sentía un híbrido la presencia mental de su hermano, habiendo vivido toda su vida separado de él, y sin saber qué era lo que le pasaba, porque nadie se lo había explicado. Para Kenneth solo era algo que le hacía sentirse terriblemente mal, y por eso no quería saber nada de transformarse en dragón, si podía evitarlo.

El peliazul volvió entonces su atención a uno de los cuadernos, examinándolo. Llegó un punto en el que Dantalian volteó la polvorienta libreta para mostrársela. Kenneth puso sus orbes turquesa sobre el papel y leyó – Alina vendida por Celesei Lanster a Markel – sus ojos se llenaron de lágrimas – Mierda – se apartó para respirar. Era la primera información palpable, real, que encontraba sobre su madre. Ya no era un vano fantasma de niebla. Había sido real. Una humana de carne y hueso, con sueños, esperanzas, ilusiones. Un ser vivo que fue vendido un dragón déspota. El contrario le hizo comprender que esa marca no era una “A” sino media “M” de Markel.

– Necesito un segundo Dantalian – murmuró el híbrido. Agradeció ese gesto amable de tocarle el hombro. Pero no se sentó. No podía moverse. Estaba clavado. Le caían las lágrimas, pero esta vez no sentía vergüenza por que el dragón las viera. Cogió al peliazul del brazo con su mano diestra – Tienes que decirme TODO lo que sepas de ellos. Quien es Celesei Lanster. Y ese maldito Markel. ¿todavía viven? ¿¿Están en Talos?? – sentía que iba a desmayarse de la ansiedad. Demasiada información de golpe. Un tremendo topetazo con la realidad que se acababa de llevar. De pronto se dejó caer en la silla. Todo él temblaba. Y necesitó unos minutos para recuperar el aliento y la cordura. – Dantalian tienes que ayudarme con esto. No me puedes dejar así ahora. Necesito saberlo todo del dragón que compró a mi madre, y de la que lo vendió a éste. Haré lo que sea. Trabajaré gratis para ti. Llevaré mensajes… mataré a quien tú me digas. Me da igual. Pero no puedo quedarme quieto sin hacer nada. ¿lo entiendes, verdad? –





La verdad partida (Kenneth) HfZDZjA



Si Quieres pelea mira aquí:

La verdad partida (Kenneth) BAxMXuq
La verdad partida (Kenneth) HdRZCF2La verdad partida (Kenneth) 6rUDMsu
La verdad partida (Kenneth) KwgpTnk
Kenneth
Kenneth
Hybrid

Ocupación : Esclavo de Vyrax
Mensajes : 272

Volver arriba Ir abajo

La verdad partida (Kenneth) Empty Re: La verdad partida (Kenneth)

Mensaje por Dantalian el Dom 24 Feb - 5:34

Si, realmente aquel chico parecia estar buscando que lo matasen. Pero no creia que fuera idiota. Lo mire serio, y negue con la cabeza un par de veces — Idiota no, imprudente y desesperado, te lo dije antes — mencioné con calma. De nuevo parecia ofuscarse consigo mismo por su comportamiento, y suspire a punto de sonreir — Tranquilo, solo necesitas aprender. De la noche a la mañana no se consiguen estas cosas. Lo sé bien — alcé ambas cejas mirandolo fijamente a los ojos. Al escuchar lo que decia sobre que solo tenia la pulsera como algo que enseñar, ademas de la marca que me habia hecho reaccionar, pensé tambien en que estaba alli para evitar que el chico rebuscase mas sobre Lux. En algún momento hablaria con el otro muchacho para que me contase la historia de Kenneth, y porque preguntaba por él. Ahora simplemente parecia arreglarmelas yo solo.

Cuando pregunte por si sabia usar sus habilidades psiquicas, el chico empezó a reconocer controlar a usar el elemental de fuego y el uso de la transformación de sus manos en garras — Eso es bueno, puedes defenderte. Pero no olvides entrenar bien — ladee la cabeza pensativo, pues el fuego de un hibrido nunca llegaba a ser realmente peligroso, ya que si un dragón en su forma humana sufria quemaduras por parte de un hibrido, este tomaba su forma dráconica y se sanaba rápidamente. Es por ello que debian de ser mucho mas estrategas a la hora de usar este tipo de habilidades, y Kenneth era demasiado visceral.
De todos modos me referia a la telepatia — pregunte dandole a entender que no me referia a sus habilidades extra o fisicas. Fue entonces cuando respondio con algo que no me extraño en absoluto, pues entrar en la red dracónica podia compararse a entrar en una sala completamente abarrotada de gente, donde todo el mundo habla sin parar, empujandose unos a otros.

Lo entiendo, es dificil adaptarse a algo nuevo. Pero puedes llegar a hacerlo, lo llevas en la sangre — le aclare antes de que mencionase con cierta intriga aquello que parecia agobiarle tanto, que, a la hora de tomar su forma de dragón, le resultaba casi una transformación incluso de personalidad — ¿Y de que te extrañas? Naciste humano, pero puedes transformarte en dragón. Si no sintieras emociones serias un rarito. Yo naci dragón, pero cuando a los pocos años tome forma humana, echaba en falta mis escamas, mis garras y no dejaba de llorar. Al menos es lo que cuenta mi madre — torci la boca a un lado pensando en ello — Me salio pelo y encima azul. En el caso de un hibrido... bueno, en tu caso mas bien, deberias de acostumbrarte, aceptar lo que eres por completo — termine por encogerme de hombros.

Trás dejarle el cuaderno para que leyera la venta de Alina, además de algunos datos de la propia esclava, vi como el chico comenzaba a desmoronarse, a llorar desconsolado, además de que perdio las fuerzas de sus piernas, dejandose caer en el asiento. Apoye mi otra mano en la mesa y cerré los ojos al escucharlo pedirme información de los dragones implicados, y que si hacia falta trabajaria para mi llegando a matar. Lo mire enarcando una ceja — ¿Porqué dices tantas tonterias? — suspire incorporandome para acercarme a por una vela, tomando tambien un chisquero para encenderla — Aunque no me guste tu actitud, ni como por ejemplo lo has arriesgado esta noche en aquella habitación, con un dragón... — me señale a mi mismo después de dejar la vela sobre la mesa — ... al final te traje aqui, porque aunque no te diera lo necesario, ibas a buscarlo por otro lado. Y sinceramente, no quiero cargar con tu muerte — me cruce de brazos mirandolo fijamente — Si te doy información sobre ellos, vas a prometerme ir al bosque, cada noche para prácticar. Y cada tres dias iré yo a ponerte a prueba en mi forma real — mire la llama de la vela y pase la palma de la mano por encima calmadamente, ya que no podia quemarme con ella.

Celesei Lanster se trata de la mayor esclavista de Talos. Puede que Markel fuera cruel y maltratase a los suyos, pero Celesei podria compararse con el demonio hecho carne y fuego — mire a un lado ladeando la cabeza, ya que por desgracia, aquella dragona no era la única y tenia buenos amigos en la profesión igual a ella — Supongo que Markel hizo su última compra en aquella ocasión, con Alina. Después de ella, simplemente empezó a hacer menos apariciones en público. E incluso a desconectarse de la red de forma muy continuada — me encogi de hombros — Un dia sin mas desaparecio, claro que nadie le echó de menos, pues habia empezado a ser tratado como un apestado. Cuando te desconectas de la red demasiado tiempo, siendo un dragón, puedes llegar a perder el norte — me encogi de hombros — Markel no será fácil de encontrar, a no ser que él quiera, puesto que para conectar con un exiliado hay que saber primero donde esta — aprete los labios y pase a sentarme, esta vez en la silla que habia junto al joven, apoyando mis codos en mis muslos — Por eso tienes que prácticar y ser mas listo, no dejar que tus impulsos te lleven. Es complicado, además, eres apenas un niño — sonrei con cierta ternura mirandolo con afecto paternal. Entonces decidi hablar de algo de lo que pudiera prepararlo para un futuro, antes de que le afectase si se enterase de otro modo. Me quede algo mas serio y baje la mirada — Como te he contado, Markel comenzó a dejar de socializar, de estar con el resto de dragones, a encerrarse en si mismo y... a limitar tambien sus visitas en su casa — alcé mi mirada hacia él — Subaste su casa, sus pertenencias y sus esclavos, al menos los que seguian vivos. Estaban enjaulados como animales, y esa casa era una fortaleza impenetrable — tome aire y pensé como coño decir aquello con sútileza — Lo que quiero decir es... que alli, no entro ningún dragón Kenneth. Alina llegó a la casa siendo virgen — lo mire fijamente tomando sus manos — Creo que Markel es tu padre — terminé por susurrarle, y aunque estaba seguro de ello, me daba miedo la reacción del chico, pues podia explotar de diferentes formas, o simplemente desplomarse.




La verdad partida (Kenneth) YochnHn

Un padre y su hija:

La verdad partida (Kenneth) Daneri10
Dantalian
Dantalian
Dragon

Ocupación : Empresario/Terrorista
Mensajes : 149

Volver arriba Ir abajo

La verdad partida (Kenneth) Empty Re: La verdad partida (Kenneth)

Mensaje por Kenneth el Mar 26 Feb - 11:04

El amable dragón intentaba tranquilizarle, diciéndole por ejemplo, que uno no conseguía dominar sus poderes de dragón solo con pestañear, que había que practicar duro para ello – Si ya sé que tienes razón – murmuró el híbrido – Pero no es tan fácil... – Dantalian en parte tenía razón. Toda habilidad que uno quisiera adquirir, a no ser que fuera un genio, requería de entrenamiento. Pero dudaba mucho que el peliazul comprendiese realmente cómo era sentirse como él lo hacía, puesto que Kenneth había nacido humano y tenía que aprender a ser dragón,  mientras que Dantalian nació siendo dragón y no tuvo que aprenderlo. De todas maneras, agradeció sus cálidas palabras. Él no estaba obligado a ser amable con Kenneth, pero sí lo hacía. Aunque, tras hacer ese pequeño inciso sobre la telepatía, el peliazul le explicó cómo lo veía él desde su punto de vista, que realmente no resultaba tan extremadamente distinto a como era para Kenneth. Dantalian nació siendo dragón, y tuvo que aprender a ser humano. En ese punto había fallado su línea de pensamiento anterior – Bueno, un poco rarito sí que soy. Eso dicen las malas lenguas que me conocen jajaja – hizo una broma con sus palabras.  Entonces se quedó serio - ¿Llorar...? - ¿aquel ser ancestral, aquel dragón que debía ser altivo y prepotente como eran todos...? ¿Acababa de reconocer ante un mísero híbrido que lloró cuando aprendió a transformarse en humano? Miró a Dantalian con renovado respeto hacia él. Como a un igual, no a un bastardo lagarto que merecía morir de la peor manera posible.

– Igualmente no se trata solo de eso... hay algo más... pero no sé cómo explicarlo -  lo que uno no conoce no puede comentarlo en voz alta, estaba claro. Era referido a la intensa sensación de separación, casi de mutilación, por la falta de su hermano. Lo miró sonriendo a medias – Tu pelo tampoco está tan mal. No es el súmmum de la discreción, pero una vez que te acostumbras tiene su qué – reconoció el menor. Entonces negó con la cabeza – No te lo tomes a mal. Pero jamás aceptaré mi mitad dragón. Es como si me pidieras aceptar que soy medio demonio salido del inframundo. Que no tsk – chasqueó la lengua molesto. Tras el bajón de ver esa información en el cuaderno, el peliazul prendió una vela y reprendió al híbrido por su inconsciente actitud – Y yo te dije en esa habitación que había llegado a mi límite. Que si la única forma que tenía de conocer la verdad era arriesgar mi propia vida, estaba más que dispuesto a hacerlo – le respondió. Y luego añadió - ¿Cargar con mi muerte? Si no me conoces de nada... qué más te dará si mañana me encuentras tirado en la calle con el cuello cortado... – si eso casi ni le importaba al propio Kenneth como iba a hacerlo el dragón. Pero la verdad era que Dantalian se portó bien con él, no solo le había dado más información de la que esperaba encontrar, sino que además se comprometió a ayudarle a entrenar con sus poderes - ¿¿Tres días?? – miró la mano del dragón tocando la llama de la vela sin quemarse – Mejor cada quince, señor maestro. Tengo otras cosas que hacer en mi vida además de entrenar – y eso ya le parecía demasiado a Kenneth.

Lo siguiente que hizo el peliazul fue hablarle de Celesei y Markel. Al parecer eran tal para cual en cuanto a crueldad. Prestó mucha atención a eso de la última compra de Markel, que se llegara a desconectar de la red y su posterior desaparición - ¿Y todo eso porqué lo haría? No lo entiendo – por muchas vueltas que le daba no era capaz de llegar a ningún punto en claro. - Esclavizar y martirizar humanos es el pan de cada día en Talos, Markel no tenía por qué esconderse de ello tras la compra de Alina – expuso sus pensamientos en voz alta. Dantalian se sentó a su lado y volvió a repetirle que no debía dejarse llevar por sus impulsos – Por mucho que te diga que tienes razón, es como si le pidieras al sol que dejara de calentar Dantalian. En serio. No es algo que yo pueda controlar. Sencillamente exploto y luego, normalmente, cuando recupero la razón, suelo arrepentirme – le explicó al dragón y entonces frunció el ceño – De niño nada ¡Ya tengo 17 años! Puedo trabajar, follar y casarme. TSK – su chasquido de lengua fue más potente esta vez, sintiéndose pinchado en su ego adolescente. - ¿¿Cuántos años tienes tú, señor dragón?? Seguro que tropomilquinientos – era su manera de devolverle la pelota y llamarlo viejote. Pero no estaba enfadado en serio. Era puro juego.

A continuación, el dragón comenzó a hablarle de Markel y de las deducciones que él había sacado al respecto. – Tú... ¿¿Estuviste en su casa?? – se sorprendió, y más cuando Dantalian, sujetándole las manos, le dijo lo siguiente “Creo que Markel es tu padre”.


En ese momento el tiempo se detuvo.

El mundo dejó de girar.

Kenneth no supo ni si seguía respirando.


Markel. El dragón que esclavizó a su madre. Quien, al parecer la violó, dejándola embarazada. Quien la asesinó. El mismo dragón que había jurado matar con sus propias manos. Ese mismo dragón al que despreciaba con toda su maldita alma – No – susurró, más ido que en este mundo. El corazón le latía de manera ensordecedora en sus oídos. Markel no podía ser su padre. Porque eso significaría que aquella mitad lagarto detestable de sí mismo, iba mucho más allá de sentirla como despreciable. Entonces el propio Kenneth debería arrancarse a sí mismo la puta piel a tiras para dejar de sentirse asqueado por lo que era - ¡¡¡¡NO!!!! – exclamó, poniéndose en pie de golpe y tirando la silla al suelo, apartándose de aquel demonio de pelo azul – Mientes Dantalian... ¡¡MIENTES!! ¡¡MARKEL NO PUEDE SER MI PADRE!! ¡¡¡MENTIROSO!!!–

El híbrido comenzó a ahogarse. En pleno ataque de ansiedad furioso sentía su pecho como si tuviera un maldito elefante sentado encima y no le permitiera respirar. Forzaba cada bocanada de aire de manera intensa, ruidosa. Miraba al peliazul con un gesto de imposibilidad en su rostro. No. No. No. No. MARKEL NO ERA SU PADRE. Pero ahora no podía discutirle más al dragón, porque comenzaba a perder la visión. El mundo a su alrededor se perdió en una especie de túnel negro que cada vez estrechaba más su campo de visión. Mareado, se dejó caer contra la pared más cercana. Su rostro estaba pálido, algo azul. Grandes ojeras negras se marcaron bajo sus orbes. Voy a morirme aquí... así... que pena doy pensó el muchacho, que no había vivido antes una crisis tan potente de ansiedad como aquella.

Y perdió completamente el conocimiento. Kenneth no había sido capaz de asimilar esa información tan atroz sobre sí mismo.




La verdad partida (Kenneth) HfZDZjA



Si Quieres pelea mira aquí:

La verdad partida (Kenneth) BAxMXuq
La verdad partida (Kenneth) HdRZCF2La verdad partida (Kenneth) 6rUDMsu
La verdad partida (Kenneth) KwgpTnk
Kenneth
Kenneth
Hybrid

Ocupación : Esclavo de Vyrax
Mensajes : 272

Volver arriba Ir abajo

La verdad partida (Kenneth) Empty Re: La verdad partida (Kenneth)

Mensaje por Dantalian el Miér 27 Feb - 15:01

Al ver como el chico reconocia que yo tenia reazón, sonrei sútilmente. Realmente me parecia un joven algo cabezota, pero como cualquiera de su edad, desconocedor de su potencial. Además parecia estar perdido y decidido a encontrar su camino, algo que me parecia importante, pues todo el mundo lo merecia en mi opinión. Enarque una ceja cuando comentó que los que le conocian le llamaban rarito — ¿En serio? Los raritos son los que cambian el mundo. O al menos lo hacen mejor — asegure con una aplastante seguridad, pues habia visto con mis propios ojos que esa clase de gente a la que solian llamar "raros", eran mentes maravillosas al final, y muchos otros debian aprender de ellas.
Me quede algo mas serio al ver la cara de Kenneth, cuando repitio lo de llorar. No entendia muy bien el porqué, pero me hice una idea — Bueno, después de todo, yo tambien fui niño un dia ¿lo sabes, no? — le respondi con tranquilidad e incluso cierta pasmosidad.

En cuanto a lo hablado sobre la transformación del chiquillo en su forma dráconica, no llegué realmente a comprenderlo, por lo que decidi dejarlo a un lado pensando que era cosa de humanos. Ante el ¿halago? sobre mi cabello, enarque nuevamente mi ceja, pero no pude fruncir el ceño al escuchar como se referia a su mitad de dragón, como si fuera la de un demonio — No me ofendo pero, prefiero que me comparen con un lagarto, a pesar de que solo nos parecemos en las escamas — me encogi de hombros y sonrei mostrando levemente la primera fila de dientes. Siempre me habian gustado los lagartos, aunque me parecian frios y poco amables dando esos mordiscos. Aún asi era divertido perseguirlos y tomar el sol con ellos.
Negue con la cabeza ante lo que decia Kenneth sobre que preferia dar su vida, para encontrar de alguna forma la verdad — La vida no es algo con lo que se pueda comerciar. Si la muerte te la arrebata, perderás mucho mas de lo que crees — medio susurré con un tono bastante vago. No queria debatir de nuevo sobre ello, pero si queria que entendiera que su vida era mucho mas valiosa de lo que creia.
Lo mire mas serio aún cuando empezó a hablar de lo poco o mucho que podia darme importancia, la muerte de alguien a quien habia conocido hace un par de horas — No tengo porque responderte a eso — volvi a quedarme callado, bajando la mirada. No tenia porque darle ningún tipo de explicaciones que no venian a cuento, sobre mi pasado o mi relación con gente que habia perdido por el camino. Para mi toda vida era preciosa, en el caso de los humanos aún mas puesto que habia visto muchos nacer, crecer, tener familia, envejecer y morir. Incluso muchos, a la edad de Kenneth, caer en manos de la inquisición y no poder seguir adelante. Los hibridos al menos parecian tener mas suerte, y aún asi, la maldita Reina los detestaba haciendo cazas contra ellos. Era desesperante.
¿Quince dias? Esta bien, dejemoslo en cada cinco dias, y no hay mas cambios — trás ponerme en pie, deje bastante claro que no haria ningún cambio en aquello. Además, yo si que tenia trabajo, por lo que en alguna ocasión tendria que pedir ayuda a alguien mas.

Kenneth parecia algo revuelto al empezar buscar algo de sentido a todo aquello. Ni siquiera me atrevia a mirarlo a los ojos en algunos momentos, porque la evidencia era bastante grande, y no queria que  el chico supiera algunas cosas que realmente lo dejasen mal. Ignore la pregunta sobre Markel se escondia, de porque lo haria si hacia lo mismo que el resto con sus esclavos. No queria hacer suposiciones, porque no  conocia la respuesta, claro. Pero podria tratarse de mil cosas, a cada cúal peor. Incluso se rumorearon en su dia, que Markel llegaba a forzar a sus esclavos a que tuvieran sexo entre ellos, para que las mujeres al parir los bebés, él los usará como carne de guiso, haciendolo enloquecer por momentos.
Cuando seguia empeñado en saber mas, incluso jactandose de ser mayor de edad y poder hacer cosas de adulto, entrecerré los ojos al escucharle preguntar mi edad — Si "tropomilquinientos" es muchos, supongo que si — me encogi de hombros — La edad no es realmente importante para según que cosas. Conozco dragones que son completamente infantiles con mas de un milenio o dos de edad, y humanos que con tan solo diez años saben mas cosas que ellos — alcé ambas cejas — Lo de trabajar es algo que puede hacer tambien un niño. Beber y follar es opcional, no algo que debas de hacer por ser adulto — apreto los labios con delicadeza.

Fue entonces cuando pase a contarle lo realmente perturbador para el chico. Al menos lo que mostró. Asenti con la cabeza cuando pregunto si estuve en la casa de Markel. No me dio tiempo a mas, simplemente a ver como empezaba a negar lo que habia escuchado, dando gritos, respirar con fuerza, levantandose con ira, llamandome mentiroso. Me puse en pie preocupado al ver como perdia color en sus mejillas — Kenneth, respira, tranquilizate por favor — le pedi intentando acercarme poco a poco, cuando fue cayendo al suelo resbalando con la espalda en la pared. Vi como perdia el conocimiento, asi que lo cogi en brazos para auparlo y lo mire al rostro — Tenias razón chico, eres mitad humano y mitad demonio — susurre entre labios pensando que siendo Markel su padre, la sangre que corria por sus venas era la de un aútentico ser del infierno.

Llevé al hibrido a la sala de descanso, dejandolo recostado en una pequeña cama que estaba en el rincón de la habitación. Me acerque a uno de los cajones del armario donde habia algunas bebidas y comida envuelta de ese mismo dia, como pan, embutidos, queso, alguna galleta olvidada, pero saque una caja del tamaño de mi mano, donde habia puesto las onzas de chocolate. Tambien agarre un poco de alcohol para echarlo en un vaso, y volvi a la cama, sentandome a un lado de Kenneth. Lo contemple en silencio un par de segundos y finalmente acerque el vaso a su nariz. El aroma de aquel licor era tan fuerte que podria resucitar a un muerto, y tambien rematarlo si lo tomaba poco a poco. Cuando vi una reacción del chico, coloque mi mano en su pecho para impedir que se moviera, usando toda mi fuerza si era necesario — Debes descansar. Mira toma chocolate, te hará bien — le mostré la caja ahora abierta para que cogiera una de las onzas. Lo mire nuevamente — Por hoy será mejor que lo dejemos — aparte mi mano de su pecho, para quedarme sentado en el sitio. Ahora esperaba cualquier reacción, ya que estaba alerta para evitar cualquier tipo de "rebote" que tuviera Kenneth.




La verdad partida (Kenneth) YochnHn

Un padre y su hija:

La verdad partida (Kenneth) Daneri10
Dantalian
Dantalian
Dragon

Ocupación : Empresario/Terrorista
Mensajes : 149

Volver arriba Ir abajo

La verdad partida (Kenneth) Empty Re: La verdad partida (Kenneth)

Mensaje por Kenneth el Jue 28 Feb - 3:49

El híbrido había perdido el conocimiento. No era consciente de nada de lo que sucedía.

En aquel momento en el que se hundió completamente en el abismo de las tinieblas no era capaz de pensar, ni de saber si seguía vivo o muerto. Solo existía la densa e inescrutable oscuridad que le rodeaba y los poderosos sentimientos que se habían adueñado de él.

Ansiedad asfixiante. Depresión. Cólera. Ira. Odio. Tristeza. Rabia. Rencor. Culpa. Venganza. Enojo. Furia. Resentimiento. Indignación. Violencia. Miedo atroz. Abatimiento. Aflicción. Amargura. Confusión. Decepción. Desconcierto. Hostilidad. Desesperación. Desolación. Dolor. Un grandísimo e insoportable dolor en su alma. Puro terror.

De pronto, el fuerte olor de algo le obligó a volver al mundo. Estaba recostado en una cama. Vio a Dantalian junto a él, agarrándolo del torso con firmeza. Le hablaba suave y tranquilo, seguía siendo ese dragón amable de antes de su ataque de ansiedad. Kenneth bajó la mirada a esa cajita llena de algo que no había comido demasiadas veces en su vida, y que en cualquier otro momento estaría encantado de devorar. Pero no ahora. – No puedo comer nada – le respondió, sin gritarle ya. Porque el peliazul no tenía la culpa de nada. No iba a lanzarle su mierda encima. – Si como terminaré vomitándolo. En serio – explicó a ese dragón que no comprendía. Que seguía tratándole con amabilidad después de todo lo sucedido.

En vez de coger una pieza de dulce, lo que hizo Kenneth fue agarrar el vaso con ese licor desconocido – Prefiero esto – por su olor debía tener una graduación de la muerte. Solo se mojó los labios con el contenido. Estaba seguro de que si le daba un trago tendría que salir corriendo al baño a devolver y no tenía malditas ganas. Con tener el sabor en la boca le valía para calmarse un poco – Me siento como si me hubiera pasado un carro cargado de mulas por encima – le dijo al contrario. Sentía su cuerpo débil. Su mente como aletargada, como el día siguiente cuando uno tiene resaca y no ha dormido bien.

Alzó la mirada para fijar sus orbes turquesa inundados de dolor en el peliazul – Tienes razón. Por hoy ya he tenido bastante – dejó el vaso en la mesilla – Mañana será otro día – Kenneth se estaba esforzando por hacer algo que odiaba. Mentir. Engañar a Dantalian y que creyera que todo estaba bien, que se quedaría ahí a dormir. No pensaba hacer eso. En cuanto consiguiera que el ese dragón tan perturbadoramente amable se marchara y le dejase solo, se marcharía a buscar a Celesei. No pensaba demorarse ni un maldito segundo más de su vida. No tenía tiempo que perder. Tenía que ir a conocer a quien vendió a su madre a ese bastardo de Markel. Y sabía que el contrario no lo apoyaría, ni mucho menos lo comprendería. Le estaría eternamente agradecido al dragón por la información tan valiosa que le había dado. Pero ahí sus caminos se separaban.

Kenneth se dirigía a un lugar donde no podía ir acompañado. Solo él tenía que enfrentarse a los fantasmas de su pasado. Era su vida. Su dolor. Su terror. Su monstruo. Suyo y de nadie más. Y sabía que no estaba en condiciones físicas ni mentales adecuadas para hacerlo. Y que, aunque estuviera al cien por cien en mente y cuerpo, sus capacidades como híbrido y de su control del elemento fuego eran más bien precarias. Su razón le decía que aquello era una soberana gilipollez, y que se arrepentiría de tomar esa decisión de marchar en busca de venganza, teniendo todas las papeletas para terminar muerto.

Pero como dice el sabio dicho, allá donde manda corazón no gobierna la razón. Kenneth era un chico completamente emocional. Sentía las emociones de manera muy intensa. Sencillamente no podía no actuar. No podía dejar a un lado todo aquello por miedo. Ese dolor atroz era insoportable. Igual que su ira. Su incomprensión de todo. Le alteraba de tal manera que era incapaz de ocupar su cabeza en nada más que en lo que le provocaba dicho malestar interno. No quería comer. Ni dormir. Ni hablar. Solo salir de allá y buscar venganza. – Necesito descansar… Gracias por todo Dantalian – susurró. Y no le costó decírselo, primero porque realmente el peliazul se merecía escuchar esas palabras. Y en segundo lugar, Kenneth no sabía si seguiría con vida a la mañana siguiente. Qué menos que despedirse de aquel cordial dragón que lo había acogido en su casa, se había preocupado por su salud y soportó todos y cada uno de sus ataques de ira sin mostrarse molesto ni enojado con él. En una situación distinta, el híbrido habría estado encantado de conocer más a fondo a ese ser increíble. “Quizás en otra vida” pensó el menor.




La verdad partida (Kenneth) HfZDZjA



Si Quieres pelea mira aquí:

La verdad partida (Kenneth) BAxMXuq
La verdad partida (Kenneth) HdRZCF2La verdad partida (Kenneth) 6rUDMsu
La verdad partida (Kenneth) KwgpTnk
Kenneth
Kenneth
Hybrid

Ocupación : Esclavo de Vyrax
Mensajes : 272

Volver arriba Ir abajo

La verdad partida (Kenneth) Empty Re: La verdad partida (Kenneth)

Mensaje por Dantalian el Vie 1 Mar - 3:52

Cuando el chico fue reaccionando se le vio mucho mas relajado que antes, evidentemente que por la falta de energía de aqui que le ofreciera el chocolate. Pero Kenneth se mostró algo reticente a comer algo, puesto que lo hablado anteriormente, parecia seguir dandole vueltas en la cabeza y podria, según él, hacerle vomitar — Dejaré entonces la caja aqui por si te vas encontrando mejor. Tienes que reponer fuerzas — lo mire un segundo con ternura, para después dejar la caja en la mesa donde estaba la botella y la vela que antes habia encendido. Mientras hacia esto, el moreno no tardo en incorporarse para coger la botella y empinar el codo — Espera no... — abri los ojos al ver como solo mojaba sus labios — Realmente es fuerte, y con el estomago vacio te sentaria muy mal. Anda tumbate — le aconseje para que no haria el tonto.

Cuando lo vi alli tumbado dandome las gracias, me puse en pie llendo a por una manta. Parecia realmente cansado y con las cosas de las que se habia enterado, seguramente estaria agotado. Cuando me puse a su lado comencé a cubrirlo con la manta como si fuera un niño pequeño — Será mejor que duermas aqui. En mi casa estarias incomodo en el sofa y mi protegida mañana podria asustarse si te encuentra a primera hora. Aqui estarás a gusto y tranquilo. Y antes de que despierte estaré aqui con un buen desayuno — le mencione con una sonrisa ladeada llevando un mechón oscuro detrás de su oreja. Habia admitido querer descansar, dejar el tema para mañana. No conocia completamente a ese chico, pero lo poco que habia estado con él, si habia visto un temperamento fuerte y autodestructivo. Me resultaba extraño que de golpe se rindiera asi, tan fácil. Pero no quise darle vueltas. Tal vez porque no veia en ese chico la misma oscuridad que poseis su padre, sino que para él habia solución, una segunda oportunidad gracias a su parte humana.

Descansa Kenneth, buenas noches — me incorpore y sople la llama de la vela apagando la luz por completo. Cuando llegue a la altura de la puerta, mire hacia atrás, comprobando que el chico estuviera bien. Pensé en decirle algo, alguna cosa que pudiera calmarlo, pero no se me ocurria nada. Intuia que al dia siguiente ese chico seguiria pensando igual que hoy, que no le daba importancia a su vida, y lo peor, es que le habia dado la clave para meterse en problemas. Finalmente sali de la tienda llevando conmigo la idea de que no debi haberlo ayudado, y simplemente dejarlo tirado en la Casa de la Flor Azul mientras lloraba la falsa muerte de Lux. Estaba claro que iba a ir por su cuenta a la boca del lobo.




La verdad partida (Kenneth) YochnHn

Un padre y su hija:

La verdad partida (Kenneth) Daneri10
Dantalian
Dantalian
Dragon

Ocupación : Empresario/Terrorista
Mensajes : 149

Volver arriba Ir abajo

La verdad partida (Kenneth) Empty Re: La verdad partida (Kenneth)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.