Novedades

- (15/10) Ya están disponibles novedades de Octubre, ¡no te las pierdas!

- (15/10) Ya podéis pedir los dracs del mes de Octubre.

- (15/10) En el pregón, nueva entrevista a Dev.

- (15/10) ¿Quieres conocer las leyes? Pásate por aquí.

- (15/10) ¡La llegada del anexo del Gremio ya está aquí! ¡Conócelos!

- (15/10) ¿Quieres conocer nuestro índice? Pásate por aquí.

Últimos temas
» Of course I feel too much, I'm a universe of exploding stars|Moira.
Hoy a las 9:52 por Moira

» Disturbing thoughts || Kya
Hoy a las 8:43 por Kya

» Our future in a couple of words {Izumy FB}
Hoy a las 3:55 por Mercurio

» Happy birthday to us (Ariakas)
Hoy a las 3:42 por Maeve

» Rol Quotes v2.0
Hoy a las 2:52 por Mercurio

» Llegaremos a 100?
Hoy a las 2:17 por Isolde

» Afiliaciones Normales
Hoy a las 2:06 por Invitado

» Wings of freedom (D'tark)
Hoy a las 1:09 por Maeve

» Brave and innocent (Nyssa)
Hoy a las 0:53 por Odette

» ¿Qué canción es tu personaje?
Hoy a las 0:40 por Ariakas Verminaard

Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Nyssa
Mod
MP
Aldrik
Mod
MP
Selene
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

05/06

Directorios y Recursos

09/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumRandom High SchoolElentarirpgLoving PetsFINAL FANTASY: Zero
59/60

Afiliados Normales


Trama Grupo E (Akil, Freyja, Rabia, Kerrighan, Peacock)

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Trama Grupo E (Akil, Freyja, Rabia, Kerrighan, Peacock)

Mensaje por Huevo Ígneo el Dom 11 Mayo - 18:49

POST DEL MASTER

Los rayos de sol iluminan los intensos tonos de las flores y llena los jardines de un olor peculiar acompañado de decenas de mariposas que pasean de color en color convirtiendo el paisaje en un lugar idílico y tranquilo, perfecto para pasar esas tempranas horas del medo día después de una copiosa comida o simplemente para disfrutar de la buena habilidad de los jardineros que con esmero hacen posible semejante vista.

La mañana no parece diferente a cualquier otra,  los jardineros y guardias del castillo trabajan en absoluto silencio contribuyendo a esa sensación de paz que ahora se ve alterada, hay algo enrarecido e inusual en el aire a medida que pasa el tiempo, la natural frescura que acompaña siempre a la fuente situada en el centro del diseño parece haber desaparecido y los setos, ligeramente más altos de lo normal, le dan un aspecto algo fantasmagórico para lo que sus visitantes están habituados como si algo estuviera sobrecargando la zona, aunque bien puede ser consecuencia del calor bochornoso que acompaña el día desde horas muy tempranas.

La casualidad ha hecho que cuatro personas coincidan en los bellos jardines. ¿O ha sido cosa del destino?


Aclaraciones:


  • No existe un orden de posteo. Interactuaréis entre vosotros y con lo que os decidamos sacar a lo largo del tema, por lo que postead cuando podáis. Eso sí, un post por ronda, para evitar demasiado caos.
  • El tiempo máximo de espera que se tomará el máster será de unos dos-tres días. Si en ese espacio de tiempo falta alguien por postear, tendrá que esperarse a la siguiente ronda y volver a engancharse al tema. Queremos que esto sea dinámico y relativamente rápido.
  • En caso de necesitarse dados para algo, será el máster quién se encargue de solicitar las tiradas.



Creado por Frozen


Última edición por Huevo Ígneo el Jue 15 Mayo - 17:46, editado 2 veces
avatar
Huevo Ígneo
Last Fire Egg

Mensajes : 939

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Trama Grupo E (Akil, Freyja, Rabia, Kerrighan, Peacock)

Mensaje por Akil el Dom 11 Mayo - 20:19

Soy el discípulo del viento. Pocas veces me azota con la vara, haciendo que mi espalda se arqueé de dolor. Pocas veces me conduce hasta el suelo, para que choque contra él y mis alas intenten proteger mi cuerpo. No hace falta que lo provoque, ya sé que no se debe jugar con él. También, soy hijo de las palabras. Escribo, y estoy ligado a ellas de una manera casi divina, como si fuera un bebé eternamente, y tuvieran siempre el alimento que necesito.  Sin embargo, a diferencia de otras ocasiones, ese día no habían logrado calmar mi interior, ni siquiera salieron con soltura, más bien a pequeñas ráfagas que no saciaban la capacidad de escrita a la que estaba acostumbrado. Me sentía impotente, como si me fastidiase en exceso no poder escribir cuando yo quisiera. Tenía rabia, cual niño pequeño.  Quería hacerlo, precisaba hacerlo. Puede que este  fuera el único motivo para que mi interior se mostrase tan revuelto. Estaba inquieto, no podía parar ni en La Llamarada. Toqueteaba los libros, los llevaba de aquí para allá, y cuando me sentaba, con la esperanza de poder leer tranquilo, no aguantaba mucho rato en la misma posición. Me movía, mis orbes se iban en otra dirección, comía con ansia, bebía con apuro.  Tenía que calmarme. Y mis pasos, pum, pum, me llevaron a los preciosos jardines.  Libro en mano, claro está. Nuevo, que olía extremadamente a papel. El sol, abrasador, me obligó a llevar ropas más holgadas, pero igual de elegantes. Una camiseta blanca, que combinaba con el dorado, y el pantalón y el chalequito a juego, aunque estos tuvieran líneas del mismo color, que asemejaban  un río de arenas, amarillas. Arenas que tenían tiempo, tiempo que me sobraba, y que a los humanos, para bien o para mal, les faltaban. Sus cortas vidas se extinguían, y los dragones nos convertíamos en árboles que contemplaban el nacimiento, la etapa de esplendor y la propia muerte de cada vida.

Mis ojos siguieron las figuras, en el fondo, de los jardineros, y, también, de los soldados. Se fijaron en ellos, y me imaginé las gotas de sudor impactando en el suelo. Me acerqué hasta un grupo de flores, y las acaricié con mimo, igual que si fueran mis libros. Suspiré, y contemplé las altas copas de los centinelas naturales, inamovibles. Ni el viento se atrevía a balancearlos mucho, quizá por miedo a que se cayeran. Eran mayores, ya han visto muchas cosas suceder, y la memoria está llena. Han contemplado la caída de una raza y el control de otra. Y ahí seguían, sin mutarse, esperando el momento en el cual sus centenarias vidas se extingan, sus ojos se cierren y los recuerdos salgan y ataquen las mentes de las personas cercanas. Me aproximé más al centro de los jardines, mirando, de reojo, la fuente. Silencio. Un silencio denso, que me calmaba, a la par que me extrañaba. Era diferente. Un silencio que parecía tener vida, y caracoleaba entre la hierba, cual serpiente, callando las bocas y evitando que nadie lo destroce, como sucedía tantas veces en mi casa.

Alcé la cabeza, contemplando el esplendoroso sol, que acariciaba mis brazos y me transmitía, todavía más, el sosiego que había estado buscando desde el momento en el cual puse un pie fuera de mi cama. No quería leer. Extrañamente, no tenía la necesidad de sentir las páginas entre mis dedos, ni el olor a papiro inundando mis fosas nasales.  Busqué un lugar donde se pudiera divisar, perfectamente, parte de los jardines. Me senté, entre la hierba, y dejé que acariciase mis manos, con amor. Posé el libro al lado, Sangre y Fuego, mirando a las figuras que paseaban, tranquilamente, por los extensos jardines. Paz, tranquilidad. ¿Inspiración, a mí? Faltaban caricias, lo admitía. Faltaba la suave brisa. Esperé, sin saber que aquel silencio, sibilante cual serpiente, se rompería dentro de poco.




avatar
Akil
Dragon

Ocupación : Dueño de La Llamarada, escritor, prestamista.
Mensajes : 150

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Trama Grupo E (Akil, Freyja, Rabia, Kerrighan, Peacock)

Mensaje por Freyja el Miér 14 Mayo - 1:51

Están encima de la mesa, le había dicho. ¿Estás seguro? había preguntado la ojiverde. Mira que no me gusta dar paseos en balde, aunque en realidad, ¿a quién en su sano juicio le gustaba andar de un lado a otro como una gallina descocada? Kael tenía una reunión importante en el consejo y le había pedido que, por favor, le llevara ciertos pergaminos con urgencia. El problema había surgido cuando los pergaminos no estaban donde el dragón le había asegurado que estarían. Freyja había rebuscado y rebuscado, abierto cajones, cerrado cajones, levantado sábanas por si Kael los hubiera estado leyendo la noche anterior, en el despacho, en el agujero del retrete… ¿dónde diablos podría haber dejado aquellos rollos de papel? casi podía sentir un tic en el ojo. No. Ella no había nacido para limpiar y para hacer tareas estúpidas, y tener que comportarse y hacer cosas como aquella haría que le salieran canas antes de tiempo. De calibres diferentes, eran disgustos tras disgustos los que se le añadían a la pila.

Cuando Freyja preguntó por Kael, le dijeron que la reunión ya había acabado. Oh, estupendo. Ahora tendría que andar de un lado para otro buscando a su jodido dueño, porque claro, nadie sabía dónde estaba. Dejando escapar un largo suspiro y con gesto hastiado, Freyja se pasó las manos por el pelo y se dirigió escaleras abajo.

Kael. Habían pasado apenas unos días desde que el dragón la había llamado ante su presencia y le había mostrado la tumba de sus hijos. Aquel dragón, el consejero de guerra ni más ni menos, había tenido la consideración de buscar los cuerpos de sus criaturas y darles un sepulcro digno. Aquel dragón… no. No iba a pensar en ello, no iba a pensar en ello porque su comportamiento destrozaba sus esquemas como ya lo había hecho el de Skorge, y no quería afrontarlo. Tendrás que afrontarlo, Freyja, pensó con cierta molestia, con reticencia incluso. Deja de buscarle cinco colas al dragón. La ojiverde era tozuda como una mula y hasta cierto punto, de mente bastante cerrada. Tiene que haber algo más. Siempre hay algo más.

Así pues, la esclava llegó a los jardines y buscó al dragón con la mirada No. Parecía que por aquí no había asomado el colmillo. No tardó, sin embargo, en divisar la figura de un hombre en la hierba. Un dragón, pensó por sus ropajes y la comodidad, la libertad con que se tumbaba en el césped del castillo. -¿Has visto a Kael? -preguntó secamente. Oh. Había vuelto a olvidarse de los modales. Tras un par de segundos en silencio, Freyja carraspeó y se corrigió muy a su pesar, con gesto algo desganado -¿Habéis visto al consejero de guerra, mi señor? -como dijera que no, ya está. No iba a jugar más al busca y encuentra. El mundo no iba a acabarse por unos trozos de papel. Eso sí, que luego no se dijera que ella no lo había intentado.




WHAT IS DEAD MAY NEVER DIE.
Spoiler:
avatar
Freyja
Human

Ocupación : Terrorista y liberadora de esclavos. Ex-esclava.
Mensajes : 163

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Trama Grupo E (Akil, Freyja, Rabia, Kerrighan, Peacock)

Mensaje por Invitado el Vie 16 Mayo - 1:28

El Templo del Dragón era un edificio bastante fresco para resguardarse de un día de temperaturas extremas. Por sus múltiples corredores y galerías se generaban corrientes de aire que se deslizaban de una nave a otra purificando el ambiente. Era bien cierto que, cuando encendían incienso, los múltiples aromas se condensaban y llegaban a provocar incluso algún que otro mareo; sin embargo, aquella mañana no había sido el caso, y Rabia empezó a notar una especial afluencia al Templo de la Diosa Madre como hacía tiempo que no presenciaban sus ojos. Mas no era una oleada de fe lo que les había llevado hasta allí, sino una oleada de calor, que parecía estar azotando impetuosamente la ciudad de Talos desde las más tempranas horas de la mañana.

A la esclava le enervaba aquel tipo de comportamiento. Sus ojos bailaban de una persona a otra, murmurando por lo bajo llena de indignación y reprimiendo los impulsos de dirigirse a alguien para increparle un comportamiento inadecuada sobre aquel suelo sagrado. Cruzó los brazos bajo el pecho, quedándose pensativa por un momento. Su ama Ramseyah había salido, no sabía adónde. Le alegraba en cierta forma, porque le hubiera apenado ver aquel deleznable espectáculo que versaba sobre un rebaño sudoroso de gente cobijándose entre los muros del Templo; por otro lado, Rabia añoraba su presencia cuando la sentía lejos. Ramseyah era la dragona a la que Rabia complementaba y por la cual su existencia tenía sentido. El tenerla cerca siempre era motivo de sentirse plena y realizada como sirviente. Se sentía verdaderamente honrada ¡afortunada de tener una señora tan especial como ella!

Quizás su ama lo habría previsto todo y era por eso que había preferido ausentarse. Definitivamente, aquel no era un buen día para quedarse en el Templo, si no, que se lo dijeran a la Rabia que estaba a punto de saltar sobre sobre un corro de niños que jugaban alrededor de una representación de la Reina Madre. Por suerte, alguien se le adelantó y les echó una buena regañina. Rabia sonrió para sí, satisfecha de saber que no era allí la única humana que sentía respeto y devoción por la religión de la Reina. Sintió que era el momento perfecto para escabullirse de allí, llevándose consigo esa buena sensación a la calle.

En cuanto salió, divisó el exultante cielo abierto, de un azul cerúleo tan brillante que hacía daño a los ojos, aquel tan característico de la Estación Seca. Se cubrió la cabeza con un velo a fin de protegerse de los abrasadores rayos del Sol. Los adoquines ardían bajo sus sandalias y, después de haber estado un rato caminando en dirección al Castillo, comenzó a ver de lejos las formas corromperse detrás de "ondas de calor", junto con algún que otro centelleo si elevaba la vista. El sudor se empezó a colar en sus ojos, lo que le hacía que le escocieran y que tuviera ganas de echarse un poco de agua encima. La única opción que encontró fue la de adentrarse dentro de los jardines reales, indicando ser esclava del Templo a los soldados centinelas que custodiaban la salida y entrada. Su vestido de gasa se infló debido a una súbita ráfaga de viento, y esta fue acariciando las plantas a su paso hasta que llegó a la fuente. Rabia se sentó en el borde y se inclinó un poco para extender una mano hacia un chorro y sorber el ansiado líquido vital con los labios. Se refrescó la boca, el rostro y la nuca pasando sus manos humedecidas por todas esas zonas de su piel.

De pronto, un destello carmesí que provenía de las cristalinas aguas de la fuente le hizo fijar su atención sobre un pequeño pez que apenas lograba dar unos leves aleteos. Rabia lo rodeó con sus manos aún bajo el agua delicadamente y permitió que la energía fluyera a través de ella. Pronto el pececillo recobró su animado estilo natatorio. Ojalá todos los problemas fueran tan fáciles de resolver.

avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Trama Grupo E (Akil, Freyja, Rabia, Kerrighan, Peacock)

Mensaje por Invitado el Vie 16 Mayo - 2:58

Apestaba, todo apestaba a humano. Llevó la mirada a un lado, de la izquierda provenía en mayor intensidad el aroma que algunos buscaban y que Kerrighan detestaba. Por algo dejaba a su esclavo fuera del castillo, para dar ejemplo e intentar tontamente que alguien haga lo mismo. Cerró su libro sin importarle que aquel sonido rompa con parte del silencio que guardaba la biblioteca. "Necesito aire" pensó, lanzando una mirada de odio al sitio de donde provenía el olor a humano sin importarle que nadie más ponga sus ojos en ella.

Sus pasos la guiaron uno a uno a los jardines, sitio al que acudía buscando calma o inspiración, aunque en aquel caso sólo pedía paciencia. Aquel día no había salido del todo bien, y puede que eso halla inferido levemente en su estado de ánimo. Tenía sus manos humanas fuertemente cerradas, la piel del cuello tensada y los pasos pesados. No le gustaba experimentar cambios corporales gracias a su humor, aunque en su forma humana le era quizás demasiado difícil de disimular. Afortunadamente, en aquel estado, poco le importaba lo que piense el resto, sea humano o dragón.

Sus ojos pestañearon dos veces al comprobar que aquello no era una ilusión óptica, una humana estaba metiendo sus manos en la fuente y utilizando el agua que daba vida a la escultura para saciar su tonta sed humana. "Si fuera mi esclava no seguiría en pie" pensó, notando que las débiles uñas comenzaban a dejar su huella en las apretadas palmas de sus manos. -¡Hey tú!- preguntó a la humana -¿Con quien has venido aquí?- preguntó para luego notar la presencia de una humana más que parecía estarle hablando a un dragón, que se encontraba perdido entre la hierba.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Trama Grupo E (Akil, Freyja, Rabia, Kerrighan, Peacock)

Mensaje por Akil el Vie 16 Mayo - 18:14

Un ave pasó por el cielo, con las alas extendidas. Allá arriba te creías inmortal. Nadie te podía alcanzar, y te burlabas de las hormigas que se mantenían bajo tu figura. Si no fuera un dragón, no sería un humano dócil. No aceptaría mi puesto en la sociedad. Acabaría muriendo en el barro, con la cara semi hundida en él, y con el rostro de un compañero justo en frente. Mi vida sería efímera, pero, probablemente, llena de sentimientos. Eso que a veces nos faltaba a los dragones. Viviría cada día como si fuera el último, pues ni siquiera la Muerte sabría si tendría que venir a por mi alma a la mañana siguiente. Arranqué un puñado de hierba, que solté después lentamente, viendo cómo caía casi en el mismo sitio. El sol se esfumó, y una sombra, alargada, me alejó de sus agradables y cálidos rayos. Alcé la mirada, para encontrarme con unos orbes que, si me fijaba bien, tenían un ápice de fiereza contenida. Sus primeras palabras así me lo demostraron, y una leve sonrisa afloró en mi rostro. Me erguí, en toda mi estatura, y contemplé el rostro de la mujer.

Inspeccioné cada curva de sus labios, profundicé en sus ojos, me fijé en su pelo de oro. Ladeé la cabeza, ante su pregunta, esta vez con más modales. Sentí un regusto agrio en la boca, pero le contesté. - ¿Kael? No, no lo he visto. – Y mis dedos se abalanzaron sobre mi propio cabello, echándolo hacia atrás y dejando que unos cuantos mechones cayeran en mi frente, acariciándola. Me agaché para recoger el libro.  Ojeé por encima del hombro de la humana, divisando dos figuras, allá atrás, que también parecían resistirse a aceptar el silencio. De nuevo, topé con los luceros femeninos. - ¿Puedo conocer el nombre de quien lo busca? – A Kael claro que lo conocía, aunque fuera solo de vista, y no hubiera entablado ninguna conversación con él. Se hacía respetar, y no parecía ser únicamente una masa de músculos. ¿Qué querría ella de un consejero?  Consejero. Saboreé la palabra en mi mente. Mi máxima aspiración. Ser el verdadero representante de las letras, de los conocimientos, de la cultura en sí.

Y es que ese mundo todavía estaba dañado. MI mundo. Todavía necesitaba recuperarse, debía recomponerse de la gran marcha atrás que dio, y enriquecerse con nuevos escritores, nuevas formas de jugar con las palabras.  Había contemplado cómo una de las figuras se había acercado a la fuente, y, desde ese instante, en mí se había asentado una necesidad de aproximarme allí y hacer lo mismo. Con tranquilidad, examiné por última vez el rostro que tenía delante, y mis pasos me condujeron hacia las otras dos personas, sin pararme en ningún momento. El sol volvió a atacarme, y un escalofrío de placer me recorrió al toparme otra vez con su ardiente abrazo. Un pie, otro pie, y las dos féminas que platicaban estaban casi a mi lado. Me acerqué al agua, tocándola con el dedo índice, y esbocé una sonrisa, mientras prestaba atención a la conversación que ocurría muy cerca de mí. Miré la portada del libro, en mi mano, y metí la otra, libre, en la fuente, tomando un poco del líquido y pasándolo, distraídamente, por mi pelo. Mis orbes se posaron, fijamente, en las dos mujeres que se encontraban a mi izquierda, con curiosidad. Casi podía resultar grosero hacerlo de una manera tan penetrante, pero… ¿yo qué sabía?




avatar
Akil
Dragon

Ocupación : Dueño de La Llamarada, escritor, prestamista.
Mensajes : 150

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Trama Grupo E (Akil, Freyja, Rabia, Kerrighan, Peacock)

Mensaje por Huevo Ígneo el Vie 16 Mayo - 23:02

POST DEL MASTER

A pesar de que el cielo se va oscureciendo con lentitud, las temperaturas no bajan ni se hacen más soportables, es un día demasiado caluroso para la época en la que se encuentran, pero a los dragones, sobre todo a los dragones, las temperaturas elevadas nunca les han molestado. Sin embargo, a los humanos son capaces de provocarles grandes afecciones, entre ellas una buena insolación que puede llegar a ser muy peligrosa.

Las conversaciones y los paseos por los jardines distraen a los transeúntes de lo curioso del ambiente y rompe la paz que acompaña a aquella parte del castillo, pero algo es todavía más extraño.

El agua que Rabia recoge en la fuente para aliviarse no está tan fresca como debería, de hecho puede decirse que está más bien templada. Nadie recuerda un día tan bochornoso como para ser capaz de calentar el agua de la fuente hasta esos extremos, pero la mujer ha podido, al menos, quitarse parte del sudor y el polvo del camino, aunque el trago al líquido templado no ha debido de ser muy gratificante. El pececillo al que la esclava ha sometido a su energía pronto vuelve a perder el vigor, así como muchos otros congéneres que se ven alcanzados por la misma afección.

Otra figura se acerca a las dos mujeres en la fuente, esta vez un dragón que no duda en meter un dedo en el agua. Akil puede notar esa temperatura inusual, pero la segunda vez que mete la mano por completo en el agua, esta arde y su piel enrojece amenazando con provocarle una inmensa quemadura si no la aparta a tiempo.

Los alegres peces que adornaban la fuente con sus preciosos colores, empiezan a flotar curiosamente en la superficie del agua, uno a uno.



Aclaraciones:


  • No existe un orden de posteo. Interactuaréis entre vosotros y con lo que os decidamos sacar a lo largo del tema, por lo que postead cuando podáis. Eso sí, un post por ronda, para evitar demasiado caos.
  • El tiempo máximo de espera que se tomará el máster será de unos dos-tres días. Si en ese espacio de tiempo falta alguien por postear, tendrá que esperarse a la siguiente ronda y volver a engancharse al tema. Queremos que esto sea dinámico y relativamente rápido.
  • En caso de necesitarse dados para algo, será el máster quién se encargue de solicitar las tiradas.



Creado por Frozen
avatar
Huevo Ígneo
Last Fire Egg

Mensajes : 939

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Trama Grupo E (Akil, Freyja, Rabia, Kerrighan, Peacock)

Mensaje por Freyja el Sáb 17 Mayo - 13:48

-Claro que no le habéis visto -murmuró con gesto irritado más para ella que para el dragón. Según aquellas palabras fueron pronunciadas, Freyja alzó las manos en gesto de rendición para volver a dejarlas caer de nuevo. Lo sentía mucho por Kael, pero si ni él mismo sabía donde dejaba las cosas, ella no iba a ser la que perdiera el culo buscando sus chunchullos. Bien cierto era que era una esclava, pero a decir verdad, eso de la esclavitud a Freyja no le sentaba nada bien. La habían esclavizado en contra de su voluntad, porque claro, la esclavitud normalmente no es de acuerdo mutuo, pero luego que no vinieran reclamándole nada debido a su incompetencia. Al fin y al cabo, ella no había pedido aquello, y quitando la creación de armas, la cocina, la caza y la lucha, era bastante inútil per se. Ponla a limpiar y tiembla, lo que ve la suegra.

A punto estaba de darse la vuelta y marcharse a quién sabía qué, probablemente a tumbarse en la cama y mirar al techo hasta que el consejero volviera reclamándole los pergaminos, cuando el dragón se puso en pie y se acercó a ella. Lejos de sentirse intimidada por la intensidad de su mirada, la esclava le miró a los ojos y sostuvo su mirada. Fue consciente de cómo sus ojos recorrían su rostro, sus labios y ella en sí, lo cual encontró bastante incómodo. No dijo nada, sin embargo, pues no quería meterse en problemas y faltarle al primer dragón con que se topara por tener un mal día.

-Es Freyja, mi señor, esclava del consejero de guerra -respondió agriamente. Apunto estuvo de señalarle la marca en su brazo, cuando cayó en que la marca que tenía era la de Skorge, antiguo consejero de economía, y no la de Kael.

Algo pareció captar la atención del dragón, y Freyja no hizo nada por detenerle. Una vez sola alzó la cabeza dirección al cielo y cerró los ojos, esperando sentir la fresca ráfaga de aire que por algún motivo siempre parecían habitar en el jardín. La ojiverde siempre había pensado que aquellos jardines eran un lugar refrescante, pero aquel día distaba mucho de ofrecer el frescor de siempre. Cuando quiso darse cuenta la piel de su cuello, humedecida por algo que parecía ser sudor, picaba. Con la nariz ligeramente fruncida, ella también se encaminó hacia la fuente con la intención de refrescarse un poco.

Allí habían dos mujeres, una de tez tostada y otra de tez lechosa, muy lechosa. La morena tenía un pececillo entre las manos, y pudo ver que se trataba de una esclava al verle la marca en el interior de la muñeca. ¿De quién? lo ignoraba. Freyja metió las manos en el agua y las sacó con una mueca de disgusto. ¿Caliente? pensó. Con aquel calor no era de extrañar, pero la ojiverde no había experimentado un calor tan intenso en sus veintiocho años de vida, tan caliente hasta el punto de calentar el agua. El pececillo en cuestión volvió a sumergirse en el agua, pero tan pronto como lo hizo, este fue perdiendo fuerza y así lo hicieron sus compañeros.

Freyja frunció el ceño, pero su mirada pasó de ser una mirada extrañada a ser una sorprendida cuando el dragón (Akil) metió su mano en el agua y su piel se tornó rojiza. Los pececillos flotaron en la superficie del agua muertos, tan pronto como él metió su mano. -¿Pero qué demonios...? -preguntó Freyja al tiempo que cogía uno de los cuerpecitos muertos. Lejos de estar fríos como deberían, los peces estaban calientes.




WHAT IS DEAD MAY NEVER DIE.
Spoiler:
avatar
Freyja
Human

Ocupación : Terrorista y liberadora de esclavos. Ex-esclava.
Mensajes : 163

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Trama Grupo E (Akil, Freyja, Rabia, Kerrighan, Peacock)

Mensaje por Invitado el Jue 22 Mayo - 15:46

El calor era insufrible. Las extremas temperaturas parecían acentuarse con la falta de corrientes de aire. Casi dolía respirar en ese ambiente caliente y pesado, que me nublaba la vista a cada paso que daba. Tenía sed. Llevaba toda la mañana bebiendo agua, pero la sensación no se iba nunca. Era comprensible; con la cantidad de líquidos que estaba expulsando mediante el sudor, mi cuerpo necesitaba recomponerse. - Esos malditos dragones se han traído el infierno desde el subsuelo. - Comenté, cuidando que ninguno de ellos estuviese lo suficientemente cerca como para oírme. En lo profundo del bosque, los árboles hacían la labor de un techo fresco y húmedo que lograba amortiguar los intensos rayos del sol, pero aquí, en pleno corazón de la ciudad, el astro rey campaba a sus anchas.

No solía pasearme por Dragon Castle, y pocas veces me dejaba ver por Talos. Mi lugar estaba en las tierras que se encontraban al otro lado del muro, allí donde los dragones no solían intervenir con sus zarpas. Pero esa era una ocasión especial. Me había protegido con una capa grisácea y fresca  varios tonos más claros de los que solía llevar normalmente -y aún así, seguía siendo oscura- porque absorbía menos calor. El resto de mi indumentaria no variaba demasiado: pantalones ajustados y botas cómodas. Perfectas por si había que echar a correr. Mi oscura piel había sido tapada allí por donde se encontraban las pinturas que la adornaban. Su presencia no era algo que agradara a los dragones y hoy no quería llamar la atención. No demasiado.

Un, dos, tres, cuatro... Tenía la fea manía de contar mis pasos cuando me encontraba inquieta. Alguien requería de mis servicios -como tantos otros- pero no me había proporcionado demasiada información al respecto. Sabía que era un dragón, y sabía qué era lo que quería. El inmenso orgullo de esas criaturas les volvía manipulables, y yo ahora tenía algo con lo que conseguiría sacar unas cuantas monedas. Merecidas, cabía decir; la tarea no era nada fácil.

Un par de soldados de paja se olieron algo feo, así que comenzaron a seguirme. Reprimí media sonrisa y aceleré la marcha de manera disimulada. No tenía tiempo para eso; decidí perderlos un par de cruces más adelante. Cinco, seis, siete, ocho... Listo. Yo era rápida y menuda, así que no me resultaba difícil escabullirme entre las callejuelas. Sin embargo, fui a parar a un sitio un tanto inesperado: los jardines de Dragon Castle. Nunca había estado en ese lugar, y tal vez no fuera mala idea investigar. Con un poco de suerte, podría encontrarme a aquel que me estaba buscando.

El calor era más que insufrible; era insoportable. Un grupo de personas parecía refrescarse alrededor de una fuente, así que me acerqué para imitarles. Había humanos y dragones; tendría que tener cuidado con éstos últimos. Simularía tener un pequeño negocio en la periferia si decidían interesarse. Al llegar, comprobé que la temperatura del agua parecía estar a punto de hervir. - ¿Pero qué...? - Fruncí el ceño y observé con más detenimiento. Los pececillos que antaño la habían decorado, ahora yacían muertos en la superficie.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Trama Grupo E (Akil, Freyja, Rabia, Kerrighan, Peacock)

Mensaje por Huevo Ígneo el Sáb 24 Mayo - 16:51

POST DEL MASTER

La cantidad de peces que empiezan a flotar, seguramente muertos por el calor que desprende el agua, empieza a ser cada vez más superior. Pero la temperatura, ya no solo del agua sino también del ambiente, comienza a aumentar más y más, lejos de disminuir. Los calores asaltan a los presentes, incluso a los dragones, y los pocos soldados que se encuentran de guardia en una zona como esa empiezan a jadear, incapaces de contenerse al llevar todas sus armaduras con el consecuente aumento del calor.

El aterrador clímax no tarda en sucederse. Detrás de Freyja uno de los arbustos comienza a arder de forma repentina y totalmente espontánea Arde con mucha fuera, y el sonido de hierba y la vegetación crepitar se convierte en la pauta habitual en los jardines. Una de sus ramas sale disparada, amenazando con clavarse, candente y ardiendo, en el pecho de Freyja. Mientras tanto, justo al lado de Peacock, un pequeño árbol floral estalla en llamas. El tronco cede, y el árbol comienza a caer en dirección a la exiliada, dispuesto a aplastarla y quemarla viva.

El terror se apodera de los jardines en cuestión de segundos.



Aclaraciones:


  • No existe un orden de posteo. Interactuaréis entre vosotros y con lo que os decidamos sacar a lo largo del tema, por lo que postead cuando podáis. Eso sí, un post por ronda, para evitar demasiado caos.
  • El tiempo máximo de espera que se tomará el máster será de unos dos-tres días. Si en ese espacio de tiempo falta alguien por postear, tendrá que esperarse a la siguiente ronda y volver a engancharse al tema. Queremos que esto sea dinámico y relativamente rápido.
  • En caso de necesitarse dados para algo, será el máster quién se encargue de solicitar las tiradas.



Creado por Frozen
avatar
Huevo Ígneo
Last Fire Egg

Mensajes : 939

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Trama Grupo E (Akil, Freyja, Rabia, Kerrighan, Peacock)

Mensaje por Freyja el Dom 25 Mayo - 0:51

No fue solo un pez, o dos, o tres. Poco a poco todos y cada uno de los pececillos que habitaban la fuente flotaron sobre el agua, muertos, cocidos. Sin saber qué pasaba, Freyja no pudo evitar dar un paso atrás, observando la fuente como si esta estuviera siendo víctima algún tipo de magia negra, de hechicería. Pero sabía que no lo era, o al menos, lo creía. Se preguntó si el dragón que había metido la mano en el agua habría sido el causante de su muerte -la de los pececillos-, pero la confusión se reflejaba en el rostro de todos los allí presentes por igual. Todos parecían estar en el mismo barco: el barco de los que no saben qué mierdas está pasando.

Los jadeos de los guardias no tardaron en llamar su atención. Muchos se llevaron las manos al cuello de la armadura, como intentando poner distancia entre el acero y su piel. Y de pronto, todo se volvió de un color rojizo. El sonido de las chispas se instaló en todo el jardín, que empezó a arder con intensidad.

¿Qué está pasando? fuego. El castillo dragón engullido por el fuego.
Freyja escuchó algo crujir a sus espalda, se dio la vuelta y vio algo venírsele encima. Demasiado lenta, demasiado sorprendida y cegada por la intensidad de fuego como para moverse, se cubrió con los brazos y sintió el impacto de algo ardiente contra su cuerpo. No pudo evitar gemir ante el contacto de las llamas lamerle la piel, que le dañó tanto el antebrazo como su pecho. Tuvo suerte, sin embargo, de que aquella rama no le hubiera atravesado el pecho. Durante unos segundos se llevó el antebrazo al pecho y la mano sana al brazo, apretándoselo en un intento vano de calmar el dolor del arañazo y quemadura.

Los gritos a su alrededor le hicieron espabilar. Haciendo una mueca, Freyja se rasgó la parte baja del vestido y sumergió la tela en el agua, para después llevárselo a la nariz y la boca, cubriéndose y protegiéndose del humo. El agua se tiñó de rojo, y supuso que debía de estar sangrando.

Se agachó y encorvada, corrió buscando una salida. Fue entonces cuando vio un árbol a punto de caerse, y debajo, una muchacha (Peacock) que también parecía estar el barco de los que no sabían un mierda. -¡Muévete! -gritó apartándose la tela un segundo. Sin dejar de correr un solo momento, de una fuerte embestida Freyja se llevó a la chica por delante, haciendo que ambas cayeran al suelo y esperando, así lo quisieran los cielos, hubiera sido suficiente para esquivar la trayectoria del ardiente árbol.




WHAT IS DEAD MAY NEVER DIE.
Spoiler:
avatar
Freyja
Human

Ocupación : Terrorista y liberadora de esclavos. Ex-esclava.
Mensajes : 163

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Trama Grupo E (Akil, Freyja, Rabia, Kerrighan, Peacock)

Mensaje por Akil el Dom 25 Mayo - 14:48

El ambiente no era normal. Una cúpula que parecía ser llenada por la respiración de un dragón. Mi mano se sumergió en el agua, y rápidamente la saqué. Hacía calor, pero, ¿tanto? Mi mano, enrojecida, no auguraba nada bueno. Los peces, en seguida, salieron a la luz, muertos. Mis orbes se abrieron de par en par. ¿Qué estaba pasando? Los hijos del agua estaban “ahogándose” en su propio medio, y todos los presentes estaban sorprendidos. Freyja, las dos mujeres, incluso una nueva persona, que se unió al cerco en la fuente. Mis orbes se pasearon, otra vez, por todo el jardín. Había algo raro. El silencio sacaba los colmillos, se disponía a cerrar su boca en torno a la carne de los humanos y dragones. Unos quejidos, de los guardias, resonaron en el lugar. Más  y más gritos, hasta que forjaron una melodía extraña. Sin previo aviso, se hizo el fuego.

Salió a relucir la calidez de las llamas, y el pánico se instaló en el jardín entero. Guardias por aquí y por allá, prácticamente tirándose de los pelos al verse embutidos y cocinados en su armadura, que se había convertido en una especie de máquina de tortura. La situación se estaba empezando a poner seria, ya no había tiempo para la tranquilidad, no había tiempo para la poesía, para las letras ni para las palabras.  Los árboles cedieron ante el poder del fuego, y no supieron defenderse. Se unieron a su bando, y atacaron a Freyja. Contemplé todo atónito, durante unos segundos. ¿Qué clase de brujería estaba sucediendo en el Reino del Fuego? ¿Qué ser ponía a nuestro elemento primordial en nuestra contra? Si tenía que hacerlo, aunque tardase, me convertiría en un esplendoroso dragón. Pero, aún no. Contemplé mi mano. El pánico, el miedo y el desorden aparecieron, volando, en los corazones de todos los transeúntes.

Mis pasos me llevaron hasta las dos féminas que hablaban unos segundos antes, y mi voz, que, raramente se alzaba, se levantó, con fuerza, gritando. - ¡Vamos, moveos! ¡Venga! – Y mis ojos parecían azuzarlas, con insistencia. Se clavaron, aun así, en las dos figuras que en el fondo, y justo en ese instante, evitaban acabar aplastadas bajo el peso de un tronco. Corrí, hacia ellas, sintiendo como la ropa se pegaba a mi cuerpo, sudoroso. Las llamas tardarían poco en convertirse en pequeños ratones de fuego que se extenderían por los jardines, pintando todo de rojo y naranja. Esquivé el tronco, dando un gran rodeo, y mis brazos se cercaron en torno a los de las dos chicas, Freyja y su salvada. Ejercí fuerza para levantarlas. – Venga, no sé qué está pasando aquí, pero esto no es normal y no pinta bien.

Aquí no había dragones, no había humanos, solo el fuego y vidas en juego. Ayudé a que se levantasen. Tardarían poco en caer más árboles. Y, puede, que nosotros cogiéramos el papel de peces en el agua. Una extraña sensación sacudía mi cuerpo, una especie de inseguridad, pues no sabía qué había pasado. Podría sacar mis alas a relucir, pero alguien debía controlar que el fuego no se extendiese por la ciudad de Talos.




avatar
Akil
Dragon

Ocupación : Dueño de La Llamarada, escritor, prestamista.
Mensajes : 150

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Trama Grupo E (Akil, Freyja, Rabia, Kerrighan, Peacock)

Mensaje por Invitado el Dom 25 Mayo - 16:19

El calor cada vez era más intenso, no se dosificada, llegaba a ser asfixiante. Mi piel ardía bajo la luz de un sol tan intenso que amenazaba con eliminarnos a todos. ¿Qué narices estaba pasando? ¿Cómo podía ser que de un momento a otro subieran tanto las temperaturas? Todos los presentes parecían compartir la duda que me agolpaba. El agua empezó a convertirse en vapor; ahora ya no quedaba vivo ni un solo pececillo que adornara la fuente. Tenía la lengua estaba seca, los músculos agotados, la cabeza embotada... Debíamos salir de allí lo antes posible. Unos gritos llamaron mi atención desde la otra punta de los jardines; esos guardias que me habían estado persiguiendo, ahora luchaban por deshacerse de sus resplandecientes armaduras. Eran como pollos en un horno; se estaban asando vivos. La pulsera metálica que llevaba en la muñeca empezó a marcar mi piel, así que me la arranqué y la tiré al suelo, con rabia. Había dejado una pequeña quemadura, aunque no parecía demasiado importante.

Entonces ocurrió. Las plantas empezaron a arder, la hierba se secaba, el humo nublaba la vista de los jardines. La tranquilidad que había reinado segundos antes se convirtió en un absoluto caos. Todo el mundo intentaba salir de allí, corrían despavoridos, se buscaban, chillaban... Y había estado tan atenta a sus reacciones, que no me di cuenta de que un enorme árbol en llamas amenazaba con caer sobre mí. Alguien me empujó y ambas caímos al suelo. Una humana; la misma que había estado frente a la fuente segundos antes. Conseguimos esquivar casi todo el árbol, casi. Rodé sobre el suelo llevando conmigo a la chica que me había salvado minutos antes, y no paré hasta escuchar la última crujir contra el suelo a menos de un metro de nosotras. Me quedé boca arriba unos segundos respirando profundamente. No pude evitar soltar una carcajada de alivio, mientras me limpiaba con el brazo el sudor de la frente. - Por que poco. -

Otra persona tiró de nosotras y nos levantó. Decía que debíamos salir de allí, que teníamos que correr. Su reacción me resultó francamente peculiar dado que se trataba de un dragón. ¿Un dragón ayudando a unos humanos?

Pero no había tiempo para eso. Él tenía razón, debíamos salir de allí, teníamos que correr. Recordé la pequeña grieta en la muralla por la que me había colado en los jardines hacía apenas 10 minutos. El intenso humo me impedía ver la entrada principal, pero seguro que estaría llena de gente asustada que intentaba escapar. No, el tapón nos impediría salir y moriríamos calcinados antes poder hacer nada útil. - Vamos, conozco una salida. - Me hice oír por encima del estrépito y encaminé mis pies hacia el pequeño agujero que nos permitiría salir de ese infierno de llamas.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Trama Grupo E (Akil, Freyja, Rabia, Kerrighan, Peacock)

Mensaje por Invitado el Vie 30 Mayo - 14:07

Kerrighan se acercó a la fuente, no por interés en el agua, sino para supervisar a las humanas que de a poco se acercaban al mismo sitio. No le gustaba que estén allí y sólo por eso, iría a llenarlas de preguntas con la única intención de lograr hacer que se vayan. Al asomarse a la fuente, la sorpresa fue grande para ella al ver los hermosos peces que decoraban la fuente, estaban muertos, flotando con poca, gracia de costado. Hubo intercambio de miradas, posiblemente cargadas de culpa, intentando descifrar qué había sucedido allí.

Súbitamente Kerrighan comenzó a sentir eso que hace tiempo no sentía, un inmenso calor que llegó a preocuparle. De inmediato, observó a las frías, las humanas que se encontraban presentes de seguro debían sentir más el calor que ella, y en efecto, se comportaban de forma extraña.

Un árbol que entró en combustión espontánea logró llamar su atención, luego el fuego guió el recorrido de su mirada. Parecía ser que la naturaleza finalmente se estaba revelando de los humanos y ahora los estaba atacando. "El jardín está haciendo justicia" pensó dispuesta a no hacer nada por ayudar a las humanas.

Otro dragón interrumpió su momento de deleite. Por alguna razón había acudido en ayuda de la humanas, y la única excusa válida para hacer eso era que una le pertenezca, y aún así podía haberla dejado morir. Disconforme con la acción, hizo caso a las palabras del dragón, había que ponerse a salvo del calor, que comenzaba a ser intolerable también para la dragona.

Una humana sugirió una salida, un escape. Kerrighan de mala gana contestó -¿Qué te hace pensar que todos los sitios no están así, haciendo combustión espontánea?- Preguntó a la joven -Deberíamos buscar refugio en el castillo, o algún sitio oscuro y húmedo- sus propias palabras la hicieron estremecerse, estaba describiendo algún sitio bajo tierra similar al que había vivido tantos años, al que no quería regresar.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Trama Grupo E (Akil, Freyja, Rabia, Kerrighan, Peacock)

Mensaje por Huevo Ígneo el Lun 9 Jun - 0:56

POST DEL MASTER

Las llamas parecen venir de las propias entrañas del mundo, el césped que acompaña el jardín se deshace ante la mirada de los presentes, el aire se vuelve tórrido e irritante, el agua burbujea y hierve hasta que empieza a evaporarse, los árboles arden en contacto unos con otros, el idílico paisaje pronto se convierte en un infierno que escupe llamas provocando más y más incendios que se van expandiendo por todo el lugar hasta que finalmente el olor a quemado llena el ambiente. Pero no solo es olor a madera quemada, el especial aroma de cuerpos quemados empiezan a ser fácilmente reconocibles, superando con creces el olor propio de una chimenea y eclipsándolo.

Los gritos de los guardias son insoportables, agónicos, pierden rápidamente toda su compostura, algunos ruedan por el suelo buscando un alivio que no logran obtener. Su carne se vuelve roja, cada vez más roja y los gritos suben de tono inundando los jardines. Los cuerpos empiezan a caer, sin vida, cocidos en su propia salsa.

Otros intentan apagar las llamas, mientras que la gran mayoría huye. El agua de la fuente ha desaparecido ya por completo y no hay un lugar cercano de donde sacar el agua para contrarrestar los incendios, llegados a este punto la mayoría huye, corre despavorida hasta que un rugido hiere el cielo y un dragón sacude sus alas, completamente en llamas, revolcándose en el suelo y rugiendo cada vez más alto, intenta alzar el vuelo pero los membranosos apéndices han desaparecido y no es capaz de soportar las llamas, poco a poco empieza a ser consumido por ellas. Es un dragón fácilmente reconocible para uno de los esclavos presentes. (Freyja)

Muchos de los presentes se quedan atónitos viendo a un dragón arder, pero otros aún están guiados por el pánico y acceden a las salidas más cercanas, donde empieza a haber un gran número de cuerpos atorados.

Tanto Peacock como Freyja escapan de milagro, pero no sin consecuencias. El golpe de la rama en llamas contra la rubia, le ha provocado quemaduras bastante dolorosas en pecho y brazo que seguramente dejen cicatriz. El placaje a Peacock es realmente potente y la hermosa mujer de piel tostada será incapaz de evitar el hematoma que esto provocará en su cuerpo, con la ayuda de Akil ambas se incorporan, pero la exiliada nota que hay que no está bien con su tobillo y que le molesta al caminar.

La salida principal de los jardines, está llena de personas que empiezan a ser consumidos por las llamas. Al fuego no le importa si son sirvientes, esclavos, guardias o dragones, todos forman parte de sus víctimas y crece con cada grito y con cada agonía, es una muerte lenta y horrible. Aquellos dragones que han dejado atrás su forma humana se encuentran con la sorpresa de sentir el mismo dolor que los humanos por primera vez y se ven engullidos igualmente por las llamas. La idea de salir por la grieta es realmente buena, hasta que una ola de fuego crece de la nada, lo más seguro que de las enredaderas que cubren parte de los muros y se alza varios metros por encima de ellos impidiéndoles el paso. Los gritos son insoportables, el olor da náuseas y el humo impide la visión. Llamas, carne quemada, muerte, dolor, miedo, asfixia.



Aclaraciones:


  • No existe un orden de posteo. Interactuaréis entre vosotros y con lo que os decidamos sacar a lo largo del tema, por lo que postead cuando podáis. Eso sí, un post por ronda, para evitar demasiado caos.
  • El tiempo máximo de espera que se tomará el máster será de unos dos-tres días. Si en ese espacio de tiempo falta alguien por postear, tendrá que esperarse a la siguiente ronda y volver a engancharse al tema. Queremos que esto sea dinámico y relativamente rápido.
  • En caso de necesitarse dados para algo, será el máster quién se encargue de solicitar las tiradas.



Creado por Frozen
avatar
Huevo Ígneo
Last Fire Egg

Mensajes : 939

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Trama Grupo E (Akil, Freyja, Rabia, Kerrighan, Peacock)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.