Novedades

- (15/07) Ya están disponibles novedades de Julio, ¡no te las pierdas!

- (15/07) Ya podéis pedir los dracs del mes de Julio.

- (15/07) En el pregón, nueva entrevista a Vaurien.

- (15/07) ¿Quieres tener un negocio privado? Pásate por aquí.

- (15/07) Importante: Nuevas normas de las búsquedas y las minitramas ¡Pasaros a mirarlas! ¡Hay tablilla nueva!

- (15/07) ¿Quieres conocer nuestro índice del foro? Pásate por aquí.

Últimos temas
» ¿Qué estás escuchando? v2.0
Hoy a las 02:17 por D'tark

» ¿Que harías si te besa el de arriba?
Hoy a las 01:35 por Moira

» Si juegas con fuego, te puedes quemar - Etta
Hoy a las 01:30 por Drael

» Confieso que...
Hoy a las 00:28 por Moira

» Nuevas Amistades [Moira]
Ayer a las 23:43 por Moira

» [FB] Excuse me, do I know you? || Priv. Kariel
Ayer a las 22:45 por Kariel

» Draconians por Cerrar Temas
Ayer a las 22:35 por Moira

» Sometimes Quiet Is Violent | Priv. Kaira
Ayer a las 22:33 por Hawke

» Our future in a couple of words {Izumy FB}
Ayer a las 22:14 por Mercurio

» Cusco's postbox
Ayer a las 21:55 por Mercurio

Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Nyssa
Mod
MP
Aldrik
Mod
MP
Selene
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

03/06

Directorios y Recursos

09/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumRandom High SchoolElentarirpgLoving Pets
60/60

Afiliados Normales


Trama: Grupo C (Draegan, Maverik, Hécate, Peter Merlyn, Eco)

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Trama: Grupo C (Draegan, Maverik, Hécate, Peter Merlyn, Eco)

Mensaje por Huevo Ígneo el Dom Mayo 11 2014, 15:50

POST DEL MASTER

Las visitas al templo de la Reina Madre son escasas la mayoría de los días. Salvo los dragones con creencias más fervientes, son muy pocos los humanos que se aproximan sin tener que pagar el tributo mensual, asustados en muchas ocasiones por las represalias que pueden recibir.

No obstante, esa mañana las cosas parecen diferentes. Es la hora de pagar, y muchos humanos se acercan para cumplir férreamente con la obligación impuesta por la reina. Una altiva escultura analiza a los que pasean por la zona, y si bien es imposible, parece capaz de mirar a todos y cada uno de los presentes. Las llamas de las velas de ritual encandilan el ambiente, algunas con aromas, y algunos niños juegan en la zona, ajenos, dada su temprana a edad, a lo que supone ese monumento.

Cuatro personas han terminado congregadas en el templo. Sus motivos son diferentes, ajenos los unos a los otros...

Pero de una forma u otra, están atados por los hilos del destino.

Aclaraciones:


  • No existe un orden de posteo. Interactuaréis entre vosotros y con lo que os decidamos sacar a lo largo del tema, por lo que postead cuando podáis. Eso sí, un post por ronda, para evitar demasiado caos.
  • El tiempo máximo de espera que se tomará el máster será de unos dos-tres días. Si en ese espacio de tiempo falta alguien por postear, tendrá que esperarse a la siguiente ronda y volver a engancharse al tema. Queremos que esto sea dinámico y relativamente rápido.
  • En caso de necesitarse dados para algo, será el máster quién se encargue de solicitar las tiradas.


Creado por Frozen


Última edición por Huevo Ígneo el Dom Jun 08 2014, 20:46, editado 1 vez
avatar
Huevo Ígneo
Last Fire Egg

Mensajes : 931

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Trama: Grupo C (Draegan, Maverik, Hécate, Peter Merlyn, Eco)

Mensaje por Flauros el Dom Mayo 11 2014, 17:19

Como cada mes por aquellas fechas, se avecinaba el día del tributo al templo; del pago a la Diosa por cuidar de todos los súbditos, y velar por ellos noche y día. Maverick, un simple esclavo de origen humano, aunque pareciese mentira, era un verdadero devoto de la diosa, incluso mucho más de lo que algunos dragones lo eran. Él creía de verdad en el poder de la Reina Madre; la tenía en un alto pedestal en su mente, como a una entidad que todo lo podía, y a la que nada le era imposible. Y por esa misma razón, acudía religiosamente día sí, y día también a rezarla por lo menos dos veces al día: por las mañanas, antes de abrir la herrería; y por las noches, después de cerrarla.

Así pues, el mero hecho de que su ama le hubiese encargado para aquel día que acudiese a pagar el tributo, no era para Maverick sino, en cierto modo, un favor que le había hecho Elaizha. Podría rezar a la Diosa también al mediodía; nunca había acudido a aquella hora, y le intrigaba sobremanera la actividad que pudiera encontrar en el templo. Por las mañanas, apenas había gente que, madrugadora, se había acercado a presentar un par de plegarias a la Diosa. Por las noches en cambio, el ambiente estaba muchísimo más apagado, y a veces, él era el único en el complejo.

Se secó la perlada frente con el reverso de la mano, y dejó el martillo de herrar a un lado. La hora de la ofrenda a la Reina Madre, se acercaba, y había decidido que para mostrarse ante la diosa, debía al menos tener un aspecto presentable. Así pues, apagó el fuego de la fragua, y recogió las diferentes espadas, mallas, y corazas en las que había estado trabajando; y se retiró a la parte trasera del taller, a asearse con un cubo de agua y quitarse el olor a sudor, y acero, que se le había impregnado en la piel. Minutos más tarde, ya se hallaba de camino al templo, sin una mota de sudo en su cuerpo, y rodeado de un refrescante olor a menta.

Para la ocasión, había decidido vestir sus mejores galas: una cota de malla que él mismo había forjado, y un conjunto de cuero bien labrado que su ama le había comprado para las ocasiones especiales, siendo el conjunto rematado, con el escudo de Elaizha grabado a fuego sobre una placa metálica en su cota de malla. En cuanto a armas, apenas llevaba un par de burdas y rudimentarias hachas de mano, aunque de acero de primera ley; instrumentos que él mismo había forjado. Subió la larga escalinata del templo con paso rítmico, y se plantó en la entrada en apenas unos segundos.

Con el corazón acelerado, más por la emoción que por el esfuerzo de subir las escaleras, se internó en la maravillosa construcción tras dejar las armas en la puerta, como requería el protocolo. Miró en derredor, y se sorprendió gratamente ante el gran número de creyentes que habían acudido al templo. ¿Sería así siempre? El aroma a los diferentes inciensos, colapsaba el ambiente trasmitiendo a los presentes, una extraña sensación de paz y tranquilidad, que rápidamente se apoderó del cuerpo del gladiador. Sumido entonces en aquella extraña calma, se encaminó hasta la enorme estatua que presidía el templo, cuya imagen estaba siendo mancillada por los críos que jugaban a su alrededor.

¡Blasfemia!

Frunció el ceño, molesto por lo que hacían los niños, y detuvo a uno en plena carrera. –Esto no es un patio de recreo, niño. Es un lugar de culto a la Diosa. No querrás enfadar a la diosa, ¿verdad? ¡Fuera de aquí! –lo sermoneó antes de enseñarle los dientes y gruñir, acabando por soltar un mordisco al aire como el animal poco ortodoxo que era. Su intención no era más que asustarlos. Sino, con ellos alrededor jugando, le sería imposible rezar a la Diosa.
avatar
Flauros
Hybrid

Ocupación : ???
Mensajes : 310

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Trama: Grupo C (Draegan, Maverik, Hécate, Peter Merlyn, Eco)

Mensaje por Invitado el Miér Mayo 14 2014, 14:21

No era uno de los mejores días para Hécate, desde luego, no le gustaba acercarse al templo, no por las habladurías sobre estatuas que movían los ojos, más bien porque aquel era el monumento más grande a la esclavitud humana que podría haber en la capital. No era asunto suyo a quién adoraban o dejaban de hacerlo, pero que los propios humanos tuvieran las agallas de decir que la sociedad en la que vivían era la mejor le sacaba de quicio. No sabía a quién más odiaba a estos últimos o a los propios dragones, aunque se había dado cuenta, de la peor forma, de que no todos los escamosos eran igual, gracias a los Dioses.

Caminó hacia el templo, malhumorada, esperando acabar con el día lo antes posible, cuando entró escuchó a alguien tosco hablando groseramente a los niños que alegraban el lugar con sus juegos inocentes e infantiles, la voz le pareció conocida o al menos le sonaba, pero desde luego el dueño de ella no, nunca había visto a alguien tan grande, al menos no humano y protegido como el culo de un erizo, como si se encaminara directamente a la guerra, podría ser un soldado del ejército, algo que le tocaba aun más la moral si cabe. Hubiera ignorado al fortachón para hacer lo que necesitaba en el templo y largarse, cuando escuchó cómo se refería al chiquillo y la forma en que lo trataba.

- ¿Culto a la Diosa? Será tu Diosa, no la del resto, no impongas tu maldita y estúpida religión.- Le importaba muy poco que estuviera a los mismísimos pies de la Reina Madre.-Más bien es el culto a la esclavitud y la humillación..A la que tu pareces orgulloso de participar.- Lo mismo era un dragón y ella aquí hablando tonterías, pero le daba exactamente igual, una vez desatada su lengua no se podía contener.- Patio de recreo..Tsk..Ojalá hubiera más niños jugando y no tanto imbécil como tu suelto. Al menos acercarse hasta aquí no sería tan tóxico.- Se dio la vuelta para adentrarse más en el templo, Hécate no temía a la gente como él. Mientras se alejaba, se detuvo a mitad de camino y de nuevo se giró para mirarle.- Por cierto. La bragueta. La llevas sin cerrar, campeón.- Y se fue a paso vivo, si se había puesto como un energúmeno porque los críos jugasen, tenía claro que podía ir tras ella en cualquier momento si se hubiera sentido ofendido, lo mejor era poner distancia entre ambos.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Trama: Grupo C (Draegan, Maverik, Hécate, Peter Merlyn, Eco)

Mensaje por Peter Merlyn el Jue Mayo 15 2014, 21:13

Miré las diferentes estatuas del templo, preguntándome que se supone que tenían que representar cada una y hace cuanto tiempo que se habrían construido. Giré la cabeza para ver a la gente, muchos devotos, otros con pinta de no estar seguros de que estaban haciendo, un grupo de niños jugando a los que miré con envidia. Yo apenas había tenido una infancia así, eso de jugar de forma despreocupada me era totalmente desconocido, siempre había tenido algo de lo que preocuparme, algo que hacer... algo de lo que esconderme.

Continué caminando y solo me giré cuando escuche la voz de un hombre elevarse por encima de las del resto, por lo visto no le gustaba que los niños jugasen tan cerca de las estatuas por respeto y chorradas así. Fruncí el ceño, no me gustaba lo que estaba haciendo pero... no iba a ser yo el que lo corrigiera. Afortunadamente una mujer con los huevos más grandes que yo lo hizo, echándole una buena bronca al tio. La seguí con la mirada mientras se adentraba en el templo, sintiendo una muda admiración por ella.




Premio:

avatar
Peter Merlyn
Human

Ocupación : Cosas
Mensajes : 267

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Trama: Grupo C (Draegan, Maverik, Hécate, Peter Merlyn, Eco)

Mensaje por Invitado el Vie Mayo 16 2014, 09:33

Como parte de su rutina diaria solía dar un paseo por la ciudad, asegurándose de dispersar algunos tumultos, problemas iniciados y alguna que otra injusticia. A pesar de pertenecer al ejército de los dragones, Draegan jamás había discriminado a los humanos. Cada raza tuvo que hacer lo necesario para sobrevivir, antes les había tocado a ellos esconderse, ahora el universo daba una vuelta de página y permitía que los dragones reinaran sobre la tierra, hasta que el mundo volviese a cambiar. El futuro, para todos, era desconocido.

Rodeó el templo y se decidió a entrar, no profesaba ninguna religión, en realidad solo creía en la voluntad de cada quien para encontrar y escribir su camino. No existían dioses de ninguna clase, mucho menos la Reina se podía considerar una diosa, Draegan tenía su propia opinión el tema pero sabiamente se la reservaba. Pero ciertamente el templo tenía un aura de paz y tranquilidad que rara vez encontraba en otros lados, iba allí a pensar y serenarse, por el silencio que emanaba del lugar, aunque ese día al parecer sería la excepción.

Niños retozando, más allá un hombre regañándolos en medio de la procesión de donantes y por último, una joven con la lengua afilada a la que esas palabras podrían costarle un buen tiempo en las celdas. Pero como Draegan no estaba allí para discusiones religiosas o políticas, presenció divertido el intercambio entre los dos humanos. Ella lo llamaba imbécil y a decir verdad el tipo lo parecía y más abajo le señalaba los pantalones sin anudar. Sin poderse resistir Draegan soltó una carcajada, directamente le había dicho que lo que llevaba en los pantalones no le interesaba de él. Bonito carácter el de la chica.

Se recostó a una columna todavía riendo y con la mano que reposaba en la empuñadura de su espada corta. Agarró una manzana de la bolsa que llevaba y la mordió, estaba fresca. En el pasillo del templo un niño se quedaba observando a la humana y después a su manzana, parecía un esclavo, Draegan le extendió la mano con la manzana.

-¿Quieres una? – le ofreció todavía sonriendo por la conversación que había presenciado.

............................................
OFF: Draegan le habla a Peter.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Trama: Grupo C (Draegan, Maverik, Hécate, Peter Merlyn, Eco)

Mensaje por Huevo Ígneo el Lun Mayo 19 2014, 16:08

POST DEL MASTER

Un suave carraspeo se hace escuchar detrás de Maverick. Una sacerdotisa ha abandonado el interior del templo, y ahora mira a Hécate con una sonrisa taimada. Viste una larga túnica de color granate, de aspecto vaporoso y muy ligero. Proveniente del fondo, se escucha un sonido quejumbroso, seguido de una fuerte tos:

- No se discute en el templo de la Diosa, jóvenes, y más aún cuando estamos tratando a un hombre enfermo. Podría dificultar el proceso y generarle más daños.- La joven, muy hermosa, no borra la sonrisa.

Mientras tanto, un hombre uniformado entra en la plaza y se dirige hacia Draegan directamente. Parece conocerle, seguramente algún soldado que ha servido bajo las órdenes del veterano dragón, o algún admirador concreto:

- Mi señor.- Mira a Peter un instante, pero luego vuelve a clavar sus ojos, de color dorado, en su compañero de armas.- Hemos realizado una patrulla en los barrios bajos y no hemos encontrado nada relevante salvo algún que otro defraudador de impuestos.- La tendencia es informar siempre de ese tipo de sucesos.

En ese momento, un chillido femenino rasga el aire. Proviene del interior, y a ese le siguen otros tantos y diversas peticiones de auxilio.

Un humo bastante negro empieza a salir del interior del templo: Una de las cortinas decoradas con motivos dracónicos está ardiendo.

Aclaraciones:


  • No existe un orden de posteo. Interactuaréis entre vosotros y con lo que os decidamos sacar a lo largo del tema, por lo que postead cuando podáis. Eso sí, un post por ronda, para evitar demasiado caos.
  • El tiempo máximo de espera que se tomará el máster será de unos dos-tres días. Si en ese espacio de tiempo falta alguien por postear, tendrá que esperarse a la siguiente ronda y volver a engancharse al tema. Queremos que esto sea dinámico y relativamente rápido.
  • En caso de necesitarse dados para algo, será el máster quién se encargue de solicitar las tiradas.


Creado por Frozen
avatar
Huevo Ígneo
Last Fire Egg

Mensajes : 931

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Trama: Grupo C (Draegan, Maverik, Hécate, Peter Merlyn, Eco)

Mensaje por Invitado el Lun Mayo 19 2014, 17:52

Mientras Draegan espera la respuesta del niño, una sacerdotisa particularmente llamativa aparece en escena y llama la atención de los humanos que discutían en pleno templo. A menudo se preguntaba que impulsaba a esas mujeres a rendirle culto a una religión, o más bien a una dragona como la Reina, pero las palabras de la sacerdotisa quizás respondieron un poco sus dudas. No se trataba solo de la fe, el templo servía como refugio y lugar de descanso para muchos desgraciados, incluyendo aquellos que ya tenían contados sus días y buscaban su último respiro allí.

Su profesión a fin de cuenta no era muy diferente, hacer cumplir la Ley. Con un leve movimiento de cabeza ofreció su respeto a la dama, cuando uno de sus oficiales menores apareció con el parte de patrulla, las noticias no eran las que esperaba, pretendía descubrir quiénes eran los revoltosos responsables de la ola de robos en los barrios marginales de la ciudad.

-Llévelos para que sean juzgados propiamente.- ordenó sin más puesto que no había mucho más que hacer.

La conversación fue interrumpida por un grito de…¿Dolor?¿Desesperación? lo que si supo Draegan es que estaba completamente fuera de lugar en el templo. Por otro lado, un fuego rápido y peligroso comenzaba a consumir las cortinas y a incendiar el lugar, como hasta ese instante no tenía la habilidad de estar en dos lugares a la vez, hizo lo que mejor se le daba, dar órdenes. La sacerdotisa había perdido la sonrisa y el resto de lugar entraba en caos.

-¡Tú! – Señaló al humano del que se había estado riendo -¡Agua a las cortinas, rápido! Ayúdalo.- indicó al soldado que lo acompañaba -¡Y tú, saca a los niños del templo, guíalos fuera! – Ordenó a la otra mujer humana, en varios pasos se acercó a la mujer de túnica que permanecía clavada en su sitio –Llévame donde se escuchó el grito.- aunque en realidad ya se escuchaban por todos lados -¡Hey! – sacudió a la sacerdotisa que finalmente reaccionó horrorizada.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Trama: Grupo C (Draegan, Maverik, Hécate, Peter Merlyn, Eco)

Mensaje por Flauros el Lun Mayo 19 2014, 19:33

No supo decir si su pequeña regañina surtió efecto o no en el niño, puesto que apenas unos segundos después, la presencia de una tercera en discordia entró a escena. Aquellas palabras malsonantes… el tono en que se dirigía a él… la desfachatez en lo que, la que debía ser una mujer, decía… Todo ello le sonaba peculiarmente familiar. Sabía que lo había escuchado en algún  otro sitio, en parte, su cerebro reconocía aquella jerga, y aquél modus operandi, más no lograba enlazar a quién, o a dónde, pertenecía. Quizá la recordase por haberla escuchado de refilón en el mercado, allí donde atendía su herrería…

Aunque tampoco tuvo que esperar mucho para descubrirlo, pues le bastó tan solo con ladear el rostro y buscar con su mirada a la emisora de aquél agresivo mensaje que parecía dirigirse a él, localizándola así apenas a unos metros de él. Era una mujer de atractiva anatomía. Estatura baja si se le comparaba con el rubio, de complexión flaca y  mal alimentada a ojos del fornido Maverick;  sus caderas, delgadas, eran cinceladas con atenuadas curvas. Era una mujer del montón, que no destacaba por su belleza precisamente, pero lo que sí que debía confesar llamaba su atención, era la voluminosa masa de cabellos rojizos, que resaltaba el azul de sus ojos.

Bufó de mala gana, y empezó a temblar ligeramente por la rabia y la ira que se arremolinaban en su interior, sintiendo como, poco a poco, la sangre empezaba a correr por sus venas y a concentrarse en su cada vez más rosado y acalorado rostro. ¡BLASFEMIA! ¿Qué hacía una pagana como aquella, allí, en el templo? ¡¿Cómo osaba siquiera pronunciar el nombre de la diosa en vano?! Estaba claro que no era una devota (Hécate), y por sus atuendos, y aquél pelo encrespado, diría que tampoco era una dragona, aunque uno nunca podía estar seguro en aquél tema, por lo que decidió callarse y apretar los puños, rabioso, hasta que las manos se le tornaron pálidas, y su rostro adquirió de nuevo su tonalidad habitual.

No iba a caer en sus pullas, le importaba una mierda que se riera de él; que lo intentase ridiculizar… La Diosa la meterían en cintura llegado el momento. Tal que así, no pudo sino reprimir una sonrisa que exigía recorrer su rostro de oreja a oreja, cuando una sacerdotisa del templo entró en escena. ¡La Diosa lo había escuchado! Dio un paso al frente cuando la “mayor” habló, y le dedicó una exagerada reverencia cargada de servidumbre y devoción, en la que se quedó postrado hasta que la sacerdotisa terminó de regañarlos a ambos por su conducta. Misericordiosa era la Reina Madre, pues atendía a los moribundos en el seno de su culto. ¿Existía algún ser más altruista que la Reina?

Ajeno a lo que se sucedía a sus espaldas, y retomando nuevamente su principal cometido, inició así su camino hacia el interior del templo cuando, de pronto, un agudo grito de mujer se elevó entre el barullo que la multitud levantaba. Provenía del interior del templo, y poco a poco se empezaba a ver replicado por nuevos gemidos suplicantes. Alertado por los chillidos, Rick, tensó todos los músculos de su cuerpo y afianzó ambas piernas en el terreno dispuesto a hacer frente a sea cual fuere el peligro; más el enemigo que se asomó por la puerta, no era uno que podía encarar con puños y pies.

Un humo negro, perteneciente probablemente a un incendio en el interior, empezó a emerger de la sagrada construcción, mientras que el humano, paralizado, observaba la situación atónito, sin poder dar crédito a lo que veían sus ojos. Y no fue hasta que las flameantes lenguas rojas envolvieron una de las enormes cortinas del edificio, que reaccionó. ”Fuego” –elucubró el esclavo favorito de Elaizha. Tenía que hacer algo, apagar las llamas, desalojar el complejo… pero, ¿cómo hacerlo? Sabía que la construcción pronto sería pasto de las llamas, sabía que la cantidad de aire avivaría las llamas  así como él lo hacía en su forja mediante el uso del fuelle. Parecía la tarea de un dragón el sumergirse en aquél infierno, más no podía quedarse de brazos cruzados y ver cómo sacerdotisas de la Diosa, ardían.

Así pues, hinchado por el coraje que su fe en la Madre le otorgaba, echó a correr en dirección a la entrada del templo, cuando las palabras de Draegan llegaron a sus oídos. ¿Agua a las cortinas? Eran demasiado enormes como para lograr apagarlas a tiempo, para cuando lograse reunir la cantidad necesario de líquido, el templo entero habría ardido… la única solución que se le antojaba viable, era la de cortar los amarres que sostenían las cortinas para desligarlas así de la pedregosa estructura. Y aquello era lo que haría: internarse en el templo, y una vez dentro cortar los amarres, si es que estos existían, claro. No tenía conocimientos de arquitectura, ni conocía lo suficientemente bien el modo en que el templo había sido diseñado, pero en su cabeza, todo tenía sentido.

Y aquello fue lo único que le importó.

De este modo, se descubrió en plena carrera, empujando a un lado todos los posibles obstáculos que se encontrase en el camino, ya fuesen personas, u objetos; para en cuestión de segundos, internarse en el templo de la Diosa, si nada se lo impedía. Muy bien, ya estaba dentro, pero… ¿y ahora qué? ¿Cómo encontrar lo que sostenía las cortinas?
avatar
Flauros
Hybrid

Ocupación : ???
Mensajes : 310

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Trama: Grupo C (Draegan, Maverik, Hécate, Peter Merlyn, Eco)

Mensaje por Invitado el Mar Mayo 20 2014, 14:02

Hécate seguía caminando hacia el interior del templo, quería terminar con su cometido lo antes posible y volver a sus quehaceres, la mierda de los establos no se limpiaba sola después de todo. No fue consciente de la reacción que provocaba en la gente de su al rededor, siempre había tenido la boca muy grande para ser tan pequeña, porque no es que la muchacha fuera baja comparada con la imponente masa del herrero, era baja a secas, sin necesidad de comparación pero eso no era suficiente para hacerla callar ante cosas absurdas, como un maldito humano profesando un amor incondicional a un templo que se encargaba de recordarles que estaban bajo el yugo de una arrugada pécora, poco le importaba que las habladurías sobre el templo dijeran que la Reina Madre tenía oídos y ojos en todas partes, ¿Qué más podía hacerle?

La muchacha se giró, deteniendo su avance, solo para mirar por encima del hombro, atónita, cómo una sacerdotisa del templo le regañaba por discutir con un descerebrado, como si la fe en una Diosa, que no era Diosa pudiera arreglar los males de ese pobre hombre.- Más vale que vaya a una curandera y no a un puto templo a rezar.- Puso los ojos en blanco, la belleza no era algo que le impresionaba a la liberta, aunque si suscitaba en ella cierta envidia. Levantó la mano e hizo un gesto con ella para dejar claro que le importaba un comino lo que la buena sacerdotisa estuviera diciendo desacreditándola en cuestión de segundos dando el tema por zanjado aunque no quería comenzar una trifulca, por lo que decidió no decir nada imprudente, nada más al menos.

Giró la cabeza para volver a prestar atención a lo que tenía delante escuchando una risa de fondo a la que no supo dar dueño (Draegan), con tanto niño suelto tampoco dio demasiada importancia a uno de ellos que la había estado escuchando no muy lejos (Peter) pero si prestó atención al grito femenino que rompió la quietud como un rayo el cielo. Sus músculos se tensaron y su corazón latió a toda velocidad abriendo lentamente los ojos para observar cómo había empezado a arder una cortina, no se había dado cuenta ni cuándo ni cómo se había iniciado aquel fuego pero el humo y el olor a quemado le golpeó de lleno, sin embargo, no pudo apartar los ojos de aquel trozo de ostentosa tela con motivos draconianos perderse en fuego.- Qué ironía.- Sonrió sin poder evitarlo.- El dragón quemado. Tiene gracia.

El miedo por el peligro se le pasó prácticamente en seguida cuando fue consciente de que era capaz de salir del templo mucho antes de que aquello terminara por arder hasta los cimientos, idea que le parecía mucho más que golosa. El templo de la jodida reina de los dragones, quemado, qué bonito sería, qué idílico, para darle en los hocicos a gentuza como aquella mole inepta que corría hacia el  foco del incendio, seguramente para intentar sofocarlo.- Eso, un estúpido menos del qué preocuparme. ¡Tu carne no es inmune a las quemaduras, necio!- Alzó la voz mientras se daba la vuelta y empezaba a caminar mirando a los niños que antes jugaban y ahora estaban aterrorizados, Hécate extendió los brazos para indicar a los pequeños que salieran de allí y caminó lo más deprisa que pudo hacia el exterior, instándolos a salir cuanto antes.

Pese a sus palabras, no deseaba mal alguno a nadie, aunque ese alguno (Maverick) fuera un estúpido adorador de la reina. Muchos merecían morir, por haber dejado que los doblegasen como simples corderos, en cambio no todos los que allí estaban eran como él, también habría gente como ella, esclavos que atendían el templo y personas inocentes que no merecían morir pasto de las llamas, por lo que Hécate intentó apartar a los niños y protegerlos de la algarabía, incluido al chico en el que antes no se fijó (Peter) para evitarles una muerte tan dolorosa como aquella. Una vez se alejó unos metros, muy cerca de la entrada se inclinó ligeramente y alzó la voz para que fuera escuchada por encima del jaleo.- ¡Salid todos y pedid ayuda! ¡Gritad que hay fuego! ¡Corred!- Empujó al que parecía el más pequeño y se giró encarándose con las llamas que lamían las esplendorosas estatuas y todo aquel derroche de recursos, pensó en lo mucho que merecían los dragones algo como aquello.

Suspiró y apretó los labios dejando atrás parte de su propio miedo, ella podía no ser fuerte o muy inteligente, pero sabía atender heridos y tal vez podría alejar a unos cuantos del inminente peligro. Se quitó la cinta azul celeste del cabello y la desplegó para anudársela a modo de protección para las fosas nasales y la boca, sabía que eso no ayudaría demasiado pero al menos le daría un poco más de seguridad, aunque fuera muy poca. Caminó hacia el interior de nuevo, esquivando gente y ayudando a unos cuantos a encontrar la salida. Sabía que al menos habría un herido grave dentro del templo, el imbécil de la bragueta abierta,  con un poco de suerte se habría tostado tanto como para dejarle marcas severas, pero no las suficientes como para morir..Hécate no tenía tan mala fe.

Caminó deprisa hacia el lugar donde el humo era más denso y entrecerró los ojos llenos de lágrimas, irritados, intentando encontrar heridos o un modo con el que apagar aquellas llamas.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Trama: Grupo C (Draegan, Maverik, Hécate, Peter Merlyn, Eco)

Mensaje por Peter Merlyn el Miér Mayo 21 2014, 13:27

Giré la cabeza cuando el soldado (Draegan) se me acercó y me ofreció la manzana, ladeé la cabeza y asenté en respuesta. - Gracias. - murmuré mientras seguía viendo la escenita, a la cual se había sumado una sacerdotisa. Aunque pronto perdí el interés, así que me incorporé dispuesto a irme ya para casa y dejar que el soldado que estaba a mi lado tratase sus asuntos con el recien llegado cuando se escuchó un grito que me puso el pelo como escarpias. Y el caos estalló.

Gente gritando y corriendo, otros gritándo órdenes... y no sabía bien que ocurría hasta que vi el humo negro salir del interior del edificio. Fuego, algo se estaba quemando. Me asomé con curiosidad para ver de que se trataba y vi una enorme cortina arder, había riesgo de que las llamas se extendieran, o eso me pareció, así que alguien debería hacer algo. Pero ese alguien no debía ser yo, solo sería un estorbo. Lo cual me confirmó la chica de antes (Hecate) cuando me apartó a un lado con los niños.

Los seguí a todos con la mirada mientras hacían cosas y yo, yo me sentía impotente e inútil, ni siquiera sabía que se suponía que tendría que hacer. Entonces me fijé en un detalle, la sacerdotisa había dicho que había un hombre enfermo al que estaban atendiendo, pero ni rastro de que lo hubieran evacuado. ¡Tenía que ayudarlo! Así que corrí al interior del templo para encontrar al susodicho y sacarlo antes de que fuera tarde.




Premio:

avatar
Peter Merlyn
Human

Ocupación : Cosas
Mensajes : 267

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Trama: Grupo C (Draegan, Maverik, Hécate, Peter Merlyn, Eco)

Mensaje por Huevo Ígneo el Sáb Mayo 24 2014, 15:15

POST DEL MASTER

La escena que observan aquellos que se han adentrado en el templo es alarmante. La estancia principal es bastante grande, y está decorada con diversos objetos en honor al reinado de los dragones. Las cortinas, grandes y largas y siempre decoradas con motivos dracónicos, parecen intactas, salvo, obviamente, la que está ardiendo.

No obstante, hay dos cosas que llaman especialmente la atención entre el caos. La primera de todas es el foco del fuego: Una vela de cera blanca, bastante ancha, muy característica de los lugares de culto religioso. No obstante, es la llama lo que genera un escalofrío en aquellos que la miran. La vela arde con una intensidad inusual, sorprendente. Su potencia y su color son totalmente antinaturales, hasta tal punto que ha logrado prender con suma facilidad una de las cortinas.

El otro detalle es el hombre herido, envuelto en llamas. Se retuerce en el suelo mientras dos sacerdotisas tratan de apagarlo. Pero lo llamativo es el color plateado de su pelo, que le delata característicamente como un dragón. No debería arder de esa manera, no por una llama normal y corriente...

Pero lo está haciendo. Las llamas generan un calor casi insoportable, y genera que muchos de los presentes tosan. Maverick puede observar que los enganches de la cortina se encuentran en la columna sobre la que está sostenida, y la sacerdotisa que Draegan ha instigado le ha guiado sabiamente y se une a sus compañeras.

De improvisto, el resto de las velas, que estaban apagadas hasta ese momento, se encienden de forma simultánea y con la misma potencia, amenazando con prender el resto de las cortinas...



Aclaraciones:


  • No existe un orden de posteo. Interactuaréis entre vosotros y con lo que os decidamos sacar a lo largo del tema, por lo que postead cuando podáis. Eso sí, un post por ronda, para evitar demasiado caos.
  • El tiempo máximo de espera que se tomará el máster será de unos dos-tres días. Si en ese espacio de tiempo falta alguien por postear, tendrá que esperarse a la siguiente ronda y volver a engancharse al tema. Queremos que esto sea dinámico y relativamente rápido.
  • En caso de necesitarse dados para algo, será el máster quién se encargue de solicitar las tiradas.


Creado por Frozen
avatar
Huevo Ígneo
Last Fire Egg

Mensajes : 931

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Trama: Grupo C (Draegan, Maverik, Hécate, Peter Merlyn, Eco)

Mensaje por Flauros el Dom Mayo 25 2014, 15:23

Ni siquiera el elevado calor, y humor negro, que emanaba por la entrada del templo persuadió a Maverick de su cometido. Era un hombre que cuando tomaba una decisión la llevaba hasta el final sin importar qué. Podía estar metiéndose en la boca del lobo, y de hecho era lo que le parecía, pero no le importaba en absoluto. Tenía que apagar la cortina, de un modo u otro, evitar que el fuego se extendiese a las telas próximas y que la situación empeorase; no le importaba el humo que empezaba a alojarse en sus pulmones, ni el fuego que había sido el origen del incendio… aunque lo que sí le preocupaba era la herramienta con que cortar las cuerdas que en su cabeza sostenían la cortina. ¿Y si no lograba deshacer el nudo? Tendría que roer la cuerda hasta deshilacharla.

La situación dentro del templo, era un caos. La estancia principal, decorada como era habitual con todos aquellos ornamentos de carácter dracrónico, parecía intacta, salvo a excepción de la ya citada cortina, que ardía y amenazaba con hacer extenderse a las cortinas adyacentes. Pero lo más llamativo de la situación, era sin duda el sujeto que se revolcaba por el suelo como un pobre diablo intentando extinguir las llamas que lo consumían. ¿Cómo habría acabado así? No parecía haber ninguna fuente de fuego en el interior del templo, y si los ojos no engañaban a Maverick, podía decir que aquello que ardía, no era un hombre, sino un dragón. ¡Por la Diosa!

Tosió un par de veces cuando el humo colapsó sus pulmones, y miró en rededor intentando buscar la fuente de aquél incendio, más no logró enfocar más llama, que la de las cortinas y la de una gruesa, y blanca, vela cuya llama parecía arder de una manera intensa. ¿Sería aquello el origen? Se llevó la mano a la boca, y nariz, en un intento de evitar que el humo se filtrase en sus pulmones con tanta facilidad, y miró intermitentemente al grupo de sacerdotisas intentando apagar al hombre, y a la cortina. ¿A qué debía dar prioridad? Las sacerdotisas eran sagradas representantes de la Diosa en el templo, pero si no lograba extinguir las llamas que consumían la cortina, el templo se vería reducido a cenizas…

Con esta idea en mente, gruñó de mala gana por no poder atender ambas tareas a la vez, y se dirigió a trote hacia la columna en que la cortina ardiente se hallaba colgada. Algo debía haber cerca, alguna cuerda o polea que sostuviera semejante colgadura. Así pues, y una vez hubo llegado hasta el pilar, empezó a buscar con ahínco, y entre toses cada vez más frecuentes, el mecanismo que mantenía el visillo en alto. El sudor recorría su frente, y bajo aquellas gruesas ropas, el rubio parecía cocerse. ¡Cuán horrible calor destilaban aquellas flamas! Por suerte para el hombre, encontró los encajes de la cortina con aparente facilidad. A continuación sólo quedaban soltarlos, no podía ser tan difícil…

Así pues, se puso manos a la obra, intentando por todos los medios soltar las cuerdas que sostenían el dosel en alto, valiéndose así de su fuerza bruta, como de la maña de sus manos; y en ocasiones, incluso de sus dientes para deshacer los nudos que aseguraban la cortina. Y tan sumido estaba en su tarea… que siquiera fue consciente de que, a su alrededor, el resto de velas presentes en el templo se encendieron de forma simultánea, brillando con el mismo fulgor que la primera vela que Maverick había observado, y amenazando con prender fuego al resto de cortinas.
avatar
Flauros
Hybrid

Ocupación : ???
Mensajes : 310

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Trama: Grupo C (Draegan, Maverik, Hécate, Peter Merlyn, Eco)

Mensaje por Peter Merlyn el Vie Mayo 30 2014, 10:33

Tosí al entrar en el templo, pensando al instante que había sido una mala idea. Pero había gente en peligro y no podía ignorar eso simplemente por miedo, bueno, eso dependería de como de mal estuviera la cosa... Y entonces fue cuando lo vi, y supe que la cosa estaba realmente mal. Había un hombre, un dragón revolviendose entre las llamas en el suelo mientras las sacerdotisas trataban de apagarlas. Bien, de acuerdo, los dragons eran más resistentes al fuego que los humanos (aunque no inmunes), ¿como podía estar ardiendo de esa manera? Parecía estar hecho de paja. Y no era normal que esa vela ardiera de esa forma. Di vueltas sobre mi mismo mirando hacia todas direcciones, ¿que se supone que tenía que hacer? Yo aqui dentro era inútil.

Y entonces las demás velas prendieron tambien, como por arte de magia. Las otras cortinas estaban demasiado cerca de las mismas, ¡esto iba a convertirse en un infierno! Había que apartar los materiales inflamables de las velas, la piedra y el marmol no ardían, así que me armé de valor, me acerqué a una de ellas luchando contra el calor y la tiré al suelo de un manotazo. - ¡Ay! - ni siquiera había tocado la llama, pero el intensisimo calor de la misma ya me había dolido. Miré a mi alrededor buscando algun candelabro/vara/palo/cosa larga con el que poder tirar las demás sin peligro.




Premio:

avatar
Peter Merlyn
Human

Ocupación : Cosas
Mensajes : 267

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Trama: Grupo C (Draegan, Maverik, Hécate, Peter Merlyn, Eco)

Mensaje por Huevo Ígneo el Lun Jun 09 2014, 03:45

POST DEL MASTER

Las acciones de Maverick dan sus frutos. Logra deshacerse, no sin dificultad, de las ataduras que mantiene a las cortinas en llamas bien sujetas. Los fragmentos de tela caen al suelo, a tiempo de que varias sacerdotisas lancen agua sobre las mismas y logren apagarlas pese al pánico que las invade.

Peter, a su vez, también consigue parte de su objetivo: Una de las cortinas que aún no ha prendido cae al suelo, de forma que evita arder y fomentar aún más el incendio en el que se había sumido el templo. En esos momentos, todo parece calmarse...

Pero las velas que se han encendido indican lo contrario. Las llamas crecen en tamaño e intensidad, pero es más sobrecogedor ver cómo todas confluyen en el centro, uniéndose en una especie de esfera ardiente. La intensidad de la llama es tal que resulta difícil mirarla fijamente. Muchos apartan la mirada, incluso algunos dragones, aterrorizados, salen huyendo.

De repente, la esfera parece abrirse. Peter puede sentir un calor intenso en sus manos, repentino, aunque no dañino. Si se las mira, verá que sus venas se han encendido, como si estuvieran al rojo vivo, y que palpitan.

Maverik, por su lado, siente un repentino y fortísimo latido en el pecho, mucho más audible que los anteriores. Sus ojos se concentran en la llama, de hecho, es incapaz de apartar la mirada, de sentir el peligro, la amenaza...

Cae al suelo, de rodillas, aún con sus ojos fijos...

Y una especie de luz empieza a envolverle.



Aclaraciones:


  • No existe un orden de posteo. Interactuaréis entre vosotros y con lo que os decidamos sacar a lo largo del tema, por lo que postead cuando podáis. Eso sí, un post por ronda, para evitar demasiado caos.
  • El tiempo máximo de espera que se tomará el máster será de unos dos-tres días. Si en ese espacio de tiempo falta alguien por postear, tendrá que esperarse a la siguiente ronda y volver a engancharse al tema. Queremos que esto sea dinámico y relativamente rápido.
  • En caso de necesitarse dados para algo, será el máster quién se encargue de solicitar las tiradas.


Creado por Frozen
avatar
Huevo Ígneo
Last Fire Egg

Mensajes : 931

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Trama: Grupo C (Draegan, Maverik, Hécate, Peter Merlyn, Eco)

Mensaje por Peter Merlyn el Lun Jun 09 2014, 10:38

Durante un segundo, me permito respirar aliviado, parecía que habíamos conseguido contener la situación. Lo parecía. Las velas comenzaron a arder de forma totalmente ilógica, como si alguna clase de poder sobrenatural las alimentase. Pero más sobrenatural aun fue que las llamas comenzaran a flotar en dirección al centro y se empezaran a acumular en una esfera. Necesito entrecerrar los ojos y usar una mano como pantalla para poder mirar en esa dirección, aunque mi instinto me estaba gritando que corriera, pero mis piernas no obedecían.

En principio el calor que noté en las manos lo asocié a la bola de fuego y a que estaba usando las manos como pantalla, pero en cuanto las miré me quedé horrorizado. Las venas de mis manos ahora mismo parecían el metal fundido de una forja, así que mi primera impresión fue pensar que me estaba quemando vivo. Sin embargo, no me dolía. Me quedé totalmente petrificado mirándome las manos, mi mente estaba confusa porque mi sensación de dolor me decía algo distinto a lo que me decían mis ojos. Debería estar derritiendome vivo pero no lo estaba haciendo, no tenía sentido. No tenía ojos para nadie más que para mi en estos momentos, por eso no vi a la gente huyendo, ni al otro hombre que antes estaba apagando la cortina iluminarse por algo. Solo era consicente de lo que me pasaba a mi, que no tenía sentido alguno. Pero quizás alguien lo supiera, de forma inconsciente, mi don se activó y comenzó a bucear en mi pasado a toda velocidad, buscando desesperadamente algun antepasado que hubiese vivido una situación similar, aunque puede que tuviera que remontarme mucho tiempo atrás. Yo no tenía control alguno sobre mi poder, este se activaba cuando lo consideraba oportuno, como ahora mismo.




Premio:

avatar
Peter Merlyn
Human

Ocupación : Cosas
Mensajes : 267

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Trama: Grupo C (Draegan, Maverik, Hécate, Peter Merlyn, Eco)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.