Novedades

- (19/08) Ya están disponibles las novedades de Agosto.

- (19/08) Ya podéis pedir Los Dracs de Agosto.

- (18/02) Nuevos cambios en la normativa obligatoria para reactivar cuentas inactivas.

- (22/11) Nuevos requisitos para comprar subforos en la tienda aquí.

- (18/07) Nuevas normas respecto a los posts +18 de índole sexual.

- (18/05) Nuevas normas de emisión de reportes aquí.

Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Selene
Admin
MP
Faora
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos
Clases de... ¿Esgrima? ¿En la playa? (Ororo) G2TiwGkZ_o
06/06

Directorios y Recursos

06/14

Afiliados Élite
Time Of Heroes
 photo untitled45.png Clases de... ¿Esgrima? ¿En la playa? (Ororo) AO1UJIQ Expectro Patronum
Legends

51/64

Afiliados Normales


Clases de... ¿Esgrima? ¿En la playa? (Ororo)

Ir abajo

Clases de... ¿Esgrima? ¿En la playa? (Ororo) Empty Clases de... ¿Esgrima? ¿En la playa? (Ororo)

Mensaje por Shade el Jue Ene 03 2019, 01:26

Aquél día, Shade se había despertado pronto, más de lo que acostumbraba, de hecho, ni siquiera el sol había comenzado a salir cuando se levantó de la cama. No se trataba de ningún mal sueño, no solía tenerlos, tampoco era ningún ruido extraño que debiera ponerle en alerta. Simplemente era que su cuerpo había decidido que había descansado suficiente por ese día.
Se estiró casi como si fuera un felino, haciendo crujir en el proceso varios huesos de su cuerpo, ahogó por ello, un gruñido que, pese a lo ocurrido, no era de molestia. Después, se dirigió al servicio y se lavó la cara para despejarse, aun sin hacerle falta. Pero todo aquello era realmente una vaga excusa para esperar si el sueño volvía a él, cosa que no ocurrió.

Decidió vestirse tal y como solía hacer a menudo, colgándose sus espadas en sus respectivos sitios, y se preparó el zurrón con algo de comida y una bota con agua.
No pretendía salir durante mucho tiempo, no tenía por qué, pero sí que tenía intención de ir lejos y ver, al menos, el amanecer, algo que llevaba sin hacer desde que sus padres les dejaron con quien fuera que les cuidó...

Tanto tiempo de eso...

Finalmente salió del lugar, procurando no hacer ruido para no perturbar el sueño de su querida hermana. Ella sí que solía tener el sueño más pesado que él, cosa que no se explicaba, teniendo en cuenta el estilo de vida que llevaban. Si por él fuera, vivirían de una forma más cómoda y menos peligrosa, todo por cuidar de la mujer que más quería en el mundo... Pese a que ella pudiera decirle que no le molestaba vivir así, pero... Bueno, siempre había un pero, aunque no lo dijera con palabras. No hacía falta teniendo en cuenta ese peculiar vínculo que les unía y que les permitía saber cómo se sentía el otro, algo que veces como esa, no era lo mejor.

Sumido en sus pensamientos, y habiendo perdido la noción del tiempo, el albino se vio finalmente sobre unas rocas, a lo alto de una playa, con el sol empezando a asomar en la lejanía: Aquello era una imagen que parecía totalmente surrealista, puesto que daba la sensación de que el Sol emergía de las profundidades del mar, sin quemar el agua, sin quemar, en definitiva, nada de lo que había más allá.
Se sentó en la roca en la que estaba, y observó la playa con detenimiento, esperando, quizás no encontrar a nadie más allí, pero su mirada se detuvo en una silueta que se movía de un lado a otro, con algo alargado entre sus manos, entrecerró los ojos y pudo ver que se trataba de una mujer con una espada. Analizó sus movimientos, toscos y lentos, a comparación de cómo se movía él o cualquier otro espadachín experimentado, y alzó una ceja.


-Novatos...-Murmuró para sí mismo, sacando a la vez de su zurrón una manzana verde, y le dio un mordisco, sin quitarle ojo de encima a la desconocida.
Continuó observándola unos instantes más, hasta que decidió, quizás por curiosidad o quizás porque aquella torpeza le pusiera nervioso, bajar a la playa y acercarse a la chica, sin prisa. Se quedó a varios metros de ella, y la observó con más detenimiento, esta vez no sus movimientos, si no su aspecto. Asintió para sí mismo, satisfecho, y carraspeó para llamar la atención de la morena.
-Si pretendes matar a alguien así, no creo que llegues muy lejos.-Dijo entonces, con su característica voz grave.
Shade
Shade
Hybrid

Ocupación : Cazarrecompensas/Mercenario
Mensajes : 95

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Clases de... ¿Esgrima? ¿En la playa? (Ororo) Empty Re: Clases de... ¿Esgrima? ¿En la playa? (Ororo)

Mensaje por Ororo el Jue Ene 03 2019, 23:35

La última semana había sido muy tranquila y eso hacíá que durmiera muy poco. Entre sueños vívidos o despertándome antes del alba. Estaba aburrida de casi no poder dormir y había decidido hacer algo útil hoy, recorrí la habitación a oscuras, con la mirada dracónica, en búsqueda de alguna idea. Al final, mi mirada se encontró con una espada enfundada, colgada sobre la chimenea. La última vez que había tomado una espada había sido hace 200 o 300 años, seguramente estaba muy oxidada y podía casi que escuchar las palabras de mi madre dándome un reproche de porqué me había oxidado.

Así que decidí que era el día de salir a practicar y tomar aire. Me puse de pie, tomé un baño y me vestí. Vestía una túnica beige, sandalias de cuero y llevaba un pequeño paquete a la espalda con un sable, vino y algo de comida de las cocinas. Trencé mi cabello, encillé mi caballo y dejé la ciudad antes del alba con dirección a la playa. Esta quedaba a una hora fuera de la ciudad, mientras cabalgaba, el amanecer me acompañaba a la diestra  y el aire fresco jugueteaba con los pliegues de mi vestido. Luego de un rato, llegué a la playa, bajando con el caballo el sendero hasta la arena.

Até a pegaso entre los árboles, desaté el paquete y me dispuse a practicar. Mi cuerpo se sentía torpe, pesado y muy poco agraciado. Por suerte no había nadie en la playa, era muy temprano y el sol apenas se empezaba a levantarse por encima de las nubes y hacía algo de frío. Al menos eso mantendría a la gente lejos por un tiempo. Llevaba cerca de media hora, quizá más practicando cuando un carraspeo me sobresaltó, estaba tan concentrada que el sonido del extraño me hizo soltar la espada que se acunó en la arena, abrí la boca con ganas de decir algo pero él ne ganó. Sus palabras, su porte y su aura misteriosa me sacaron una sonrisa, lo último que esera -Bueno... no pretendo matar a nadie pronto, pero si eres tan bueno podrías enseñarme- le sonreí, ya estaba sudando, un poco, me agaché a recoger la espada por el mango y lo volví a mirar -¿no?-.




Clases de... ¿Esgrima? ¿En la playa? (Ororo) X2upHNn
Ororo
Ororo
Dragon

Ocupación : Mercader - Contrabandista
Mensajes : 270

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Clases de... ¿Esgrima? ¿En la playa? (Ororo) Empty Re: Clases de... ¿Esgrima? ¿En la playa? (Ororo)

Mensaje por Shade el Vie Ene 04 2019, 00:10

La repentina aparición del albino había pillado por sorpresa a la mujer, que dejó caer la espada a la arena del propio sobresalto, haciendo que el arma se quedara clavada en el suelo. Cuando se giró, el hombre pudo observar mejor a la chica, su rostro moreno, sus ojos grises... Era una mujer muy exótica para el lugar en el que estaba, y esas ropas que parecían ser caras... Shade no quería sacar conclusiones muy repentinas, pero llegó a pensar que podía tratarse de una dragona: Los dragones estaban en el escalón más alto de la riqueza de ese mundo, y no le extrañaba que hubiera tenido la mala suerte de cruzarse ese día con una —no le desagradaban, pero tampoco le agradaba ese estilo de vida cómodo y despreocupado mientras el resto luchaba por sobrevivir, incluído él—.
La sorpresa para el mercenario vino cuando la chica le ofreció la posibilidad de que él la enseñase a luchar. Por otro lado, el albino no respondió, no al menos al instante, si no que dio otro mordisco a la manzana, sin dejar de mirar a la chica de arriba a abajo, dando la sensación de estar buscando algo en su persona. Cuando llegó hasta los ojos de la morena, dio otro bocado a la manzana.


-Esas ropas son inútiles.-Dijo de pronto, con la boca aún llena, continuó masticando y cuando tragó, volvió a hablar.-Están bien si lo que quieres es que te maten a ti.-Comenzó a andar, no hacia ella, si no a un lado, de forma despreocupada y lenta, dejando a la chica a su lado izquierdo.-Eres lenta y torpe, aunque quizás eso te sirva para matar a alguien del mareo que das.-Aquello de tener tacto no era propio de Shade, mucho menos con alguien que no conocía en absoluto, pero había sido la propia mujer quien había pedido ayuda, y aunque él no hubiera aceptado de forma "oficial", ya lo estaba haciendo, principalmente porque no tenía nada mejor que hacer.
Se paró de pronto, y volvió a girarse hacia la morena, observó la espada que portaba y entrecerró los ojos.


-Esa espada es muy grande para alguien como tú, el tamaño no se premia en este contexto: Cuanto más grande, más lento.
Shade
Shade
Hybrid

Ocupación : Cazarrecompensas/Mercenario
Mensajes : 95

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Clases de... ¿Esgrima? ¿En la playa? (Ororo) Empty Re: Clases de... ¿Esgrima? ¿En la playa? (Ororo)

Mensaje por Ororo el Vie Ene 04 2019, 18:51

El hombre, tosco, venía caminando desde la roca donde estaba y comenzó a hablarme con la boca llena. No sabía si ofenderme o reír; la mayoría de hombres a mi alrededor eran en extremo formales, aduladores y coquetos; era refrescante estar al rededor de alguien que no lo era pero a la vez, sus palabras tenían cierto filo diseñado para insultar, primero, se refirió a mi vestido. A pesar de ser de un lino fino me permitía una libertad de movimientos que incluso los pantalones no lo hacían -y una brisita refrescante allá abajo-  -Bueno mi señor- dije con sarcasmo -¿es mejor si me quito el vestido?- me giré para mirarlo, ver como me flaqueaba y me rodeaba con sis ojos inquisitivos. Era extraño, me llevaba un palmo de altura, su cabello blanco, sus ojos ábar y su piel clara contrastaban terriblemente con la ropa negra que llevaba. Negro sobre negro sobre negro, las diferentes texturas que enriquecían el atuendo de alguien que parecía vivir en los bosques. Cuero, pieles, espadas, todo parecía tener un largo tiempo de uso.

Él siguió criticándome y lo que al principio era una sensación confusa se había convertido en una especie de felicidad, el hombre este era divertido -El tener un oponente mareado parece una buena forma de empezar una batalla, seguro fue así que la Reina ganó la guerra- musité burlándome, sabía que no era la oponente más dura o experimentada pero sus comentarios en vez de ayudar solamente estaban destinados a herir el ego de alguien, le iba a seguir el juego un rato más -¡Oh! entonces las espadas grandes son una desventaja ¡Qué mal! Y a mi con lo que me gustan- le guiñó el ojo juguetona.

Era hora de terminar la charada -Creo, señor, que me confunde usted con un mortal, está bien, le perdono- me reí y lancé la espada lacia arriva, tratando de que saliera verticalmente lo cual por lo menos logré con facilidad, la espada se elevó unos cuatro o cinco metros hacia el cielo y con la misma velocidad bajó hacia mi mano, en la cual la atrapé. No tenía idea de como usar la espada pero tenía buenos reflejos.

Levanté la mirada y la calvé en sus ojos ámbar -Ahora, si tiene un consejo que pueda serme un poco más útil, estoy presta a escuchar- lo reté. Las dos espadas a su espalda decían que debía igual cuidarme, no sabía si tenía jade encima o si sus intenciones eran buenas, pero mientras no sacara las garras podía divertirme.




Clases de... ¿Esgrima? ¿En la playa? (Ororo) X2upHNn
Ororo
Ororo
Dragon

Ocupación : Mercader - Contrabandista
Mensajes : 270

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Clases de... ¿Esgrima? ¿En la playa? (Ororo) Empty Re: Clases de... ¿Esgrima? ¿En la playa? (Ororo)

Mensaje por Shade el Vie Ene 04 2019, 21:02

La chica resultó ser sarcástica, algo que para alguien como Shade era lo menos adecuado. Principalmente por su carácter a veces temperamental. Por suerte, para ella, le pillaba de buen humor, y solo podía recibir una respuesta aún más sarcástica o insultante; pero mejor era eso a recibir un espadazo que la decapitase tan rápido como ella había sacado el sarcasmo a pasear.
El albino la miró de arriba a abajo, se encogió de hombros y asintió con naturalidad.
-No estaría mal que te lo quitaras si con eso me llevo unas buenas vistas también.Se llevó la mano a la barbilla, acariciándose la barba blanca y luego respiró hondo.-Las sedas de niña mimada suelen ocultar buenos cuerpos.-Habló con la ironía cargada en su voz, además de la provocación que solía ser característica en él y que alguna vez le había llevado a alguna pelea de taberna o en algún callejón abandonado... El final de éstas era evidente cual era, si él estaba en ese momento allí, junto a aquella joven.

De nuevo, volvió a burlarse, esta vez respecto al comentario de marear a su contrincante con aquellos torpes movimientos. Parecía querer empezar una guerra de ironías y sarcasmos con el albino que podría acabar de cualquier forma... Por suerte, Shade no era violento.
Shade se limitó a soltar un gruñido, no demasiado ruidoso, fingiendo molestia, aunque realmente no le importaba las formas de la morena. Aunque tampoco el incluir a la Reina en la conversación ayudaba, era bien sabido lo mal vista que estaba para algunas personas.
-Tu Reina ganó la guerra manchando sus manos con la sangre de otros.-Se atrevió a decir, pese a ello, con total tranquilidad. Bien poco le importaba si aquella muchacha era de esas personas que apoyaban a aquella dictadora, si tenía que tomar medidas, lo haría. Tampoco había dicho una mentira, y por eso mismo, le importaba menos aún la posible respuesta de la desconocida.
De nuevo, otro comentario, esta vez parecía tener, a ojos del albino, un toque... ¿Provocativo?
-Tu altura respecto al tamaño de ese arma solo podría entorpecer tu movimiento.-Recordó entonces que tenía aún la manzana en la mano, por lo que la dio un mordisco más, y luego otro, y así continuó hasta acabarla, una vez eso, tiró el hueso de la fruta lejos.
Entonces, la chica hizo algo inesperado para el albino, lanzando la espada a los cielos y cogiéndola antes de que aterrizase en el suelo, demostrando así que no era una humana corriente, tal y como ella misma había dicho. Sin embargo, Shade no se mostró sorprendido para nada, de hecho, aquello solo le sirvió para estar alerta por si tenía que entablar combate en algun momento... Al menos había traído las espadas.

La morena le desafió, no precisamente a luchar, si no a darle "un consejo útil" para ella, a lo que el hombre la miró fijamente, sosteniéndole la mirada con un gesto serio y tranquilo a la vez. Estaba pensando, pensando qué hacer con aquella niña que parecía pretender llevar al limite al mercenario, algo que le costaría mucho más que unas palabras desafiantes.
-No soy ningún maestro para enseñar a nadie, si necesitas a alguien que te enseñe a blandir un arma, en la ciudad seguro que hay gente interesada, si me disculpa...-Comenzó a andar en dirección a la chica, pasando por su lado, cerca de ella, y sin pararse, la pasó de largo: Tenía intención de buscar otro lugar, lejos de la morena.
Shade
Shade
Hybrid

Ocupación : Cazarrecompensas/Mercenario
Mensajes : 95

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Clases de... ¿Esgrima? ¿En la playa? (Ororo) Empty Re: Clases de... ¿Esgrima? ¿En la playa? (Ororo)

Mensaje por Ororo el Lun Ene 07 2019, 15:40

La conversación no iba muy bien, a veces se me olvidaba que las cosas eran diferentes fuera de las barreras de la ciudad -Mi reina...- las palabras rebotaron en mi mente como una bola de humo que lo anulaba todo. Mi buen humor se acababa de ir con la luz del sol. Con el pasar del tiempo una nube se cirnió sobre el sol, haciéndo que el poco calor del sol se estancara a media mañana haciendo el clima un poco más desagradable -Supongo que tienes razón- musité más para mi que para él. El tipo me pasó por el lado y empezó a alejarse, ahora me sentía un poco culpable. Era una broma adecuada para un duscución entre dragones pero, en otras partes del reino, otros tenían otra percepción de la situación. La sangre de humanos y dragones había manchado la tierra. Había sido necesario, lo creía desde el fondo de mi corazón; pero lo que había pasado de ahí en adelante... no estaba tan segura.

Tenía dos opciones, dejarlo ir y ser una de esas dragonas idiotas con los humanos o tratar de aclarar las cosas de alguna forma. Desde que había tenido poder en la sociedad había tratado de ayudar. Los esclavos que compraba vivían como sirvientes en mi casa, desgraciadamente una vez eran marcados escapar era imposible, si alguien sabía que habían sido esclavos terminarían en cadenas de nuevo. Les debía mucho.

Decidí tratar de cambiar su percepción -¡Hey! ¡Espera!- me giré ágilmente y le puse la mano en el hombro -No quería ofenderte- me reí con nerviosismo. No tenía mucha idea de qué decir, la verdad es que la idea de hablar con alguien que no fuera amante de la reina era una idea agradable y más si ese alguien podía ayudarme a mejorar mis habilidades con la espada ¡Eso era! -¿Te interesa un trabajo?- le propuse mientras lo miraba a los ojos ámbar, eran lindos esos ojos y no parecían humanos, entendía que pocas cosas en este mundo eran gratis, sobre todo para alguien que parecía vivir de las espadas -por las dos que llevaba en la espalda- -Tu me ayudas a mejorar y yo te pago el precio que decidas- terminé de proponer. No sabía porqué me interesaba pasar tiempo con ese extraño, quizá por lo brusco e irreverente, quizá por lo extraño de su atuendo, podía ser simplemente mi estúpida y poco racional curiosidad -¿Qué te parece? También hay vino- le dije con una sonrisa dibujada en los labios, así seguro se motivaría a escucharme y ver más allá de la etiqueta de dragona que llevaba en mis movimientos y en las escamas en mi espalda. No todos éramos malos.




Clases de... ¿Esgrima? ¿En la playa? (Ororo) X2upHNn
Ororo
Ororo
Dragon

Ocupación : Mercader - Contrabandista
Mensajes : 270

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Clases de... ¿Esgrima? ¿En la playa? (Ororo) Empty Re: Clases de... ¿Esgrima? ¿En la playa? (Ororo)

Mensaje por Shade el Lun Ene 07 2019, 16:11

La mano ajena sobre uno de los hombros del albino y la voz de la morena obligaron al mercenario a pararse de golpe. Escuchó sus disculpas como quien escuchaba el discurso de la Reina —si el que escuchaba era alguien como él—, sin embargo, la siguiente pregunta que hizo a continuación, sí que le llamó más la atención: El trabajo era trabajo, era un mercenario, y si querían sus servicios, no podía negarse, a menos que quisiera mala fama.

El hombre se giró para mirarla, sin cambiar su semblante serio y rudo que le caracterizaba, para escuchar lo que tuviera que decir con más atención, además de mostrarle a ella, sin palabras, que estaba dispuesto a escuchar la oferta.
La morena estaba empeñada en que Shade le enseñase esgrima, pese a que él había dejado claro que no era ningún profesor... Pero por otro lado, era un mercenario, y sería hipócrita a sus palabras negarse si había un precio de por medio. Se quedó en silencio unos instantes, pensando muy bien qué decidir: Ella era una dragona, o al menos no era humana, lo sabía principalmente por aquello que había hecho con la espada... La cosa era, ¿le pondría en peligro a él trabajar con ella? En otra situación, lo hubiera consultado y discutido con su hermana, pero aquella decisión debía tomarla ahí y ahora.
-Pareces alguien con dinero y acceso a cosas que alguien del pueblo no podría...-Entrecerró los ojos y miró a su alrededor, buscando de nuevo si alguien no estaba observando.-Mi espada tiene ya mucho uso, quiero cambiarla, a ser posible por algo de buena calidad.-Pese a tener un valor sentimental extra, sabía que debía cambiar de espada pronto, si no quería empezar a llevar un inútil y tosco trozo de hierro sin filo.-He oído rumores de que aún queda acero suficiente para forjar más de una espada... Eso, cincuenta monedas dd plata y cincuenta monedas de oro...-El dinero le era necesario principalmente para ese barco que quería construir en un futuro.-Alguien como tú no tendrá problemas en conseguirlo.-Continuó, siendo ahora él que que pretendía provocar a la chica: Bien poco le importaba sacarle todo aquello solo por unas clases de esgrima, pero si lo hacía era porque sabía que ella podía permitírselo.-E hidromiel, a ser posible.Le gustaba el vino, pero no tanto como la hidromiel o la cerveza, y eso era mucho más fácil de conseguir que lo que había pedido, por eso mismo se permitió el lujo de negociar eso también.
Extendió su mano derecha, ofreciéndola para cerrar el trato, y miró a la morena a los ojos.


-¿Hay trato?
Shade
Shade
Hybrid

Ocupación : Cazarrecompensas/Mercenario
Mensajes : 95

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Clases de... ¿Esgrima? ¿En la playa? (Ororo) Empty Re: Clases de... ¿Esgrima? ¿En la playa? (Ororo)

Mensaje por Ororo el Lun Ene 07 2019, 17:21

Él reaccionó girándose hacia mi, al parecer mi propuesta había llamado su atención lo suficiente para que se quedara, eso ya era un avance. Pero lo que vino después me hizo reír, al parecer tenía cara de millonaria, lejos de serlo, era alguien que trabajaba arduamente -Solo soy una mercader- le respondí encogiéndome de hombros. Pero él había picado en el anzuelo y había decidido ponerle precio a sus habilidades. Primero, una espada de acero, por suerte tenía los contactos de unos grandes herreros, por una parte estaban los que trabajaban para mi madre y por otro lado estaba Keith, eso no sería tan difícil de conseguir. Por otro lado dinero, el precio, bastante alto, podría contratar a uno de los guardias de la ciudad por esa cantidad de dinero. Suspiré meditándolo un segundo, por otro lado, él podría ofrecerme un momento mucho más interesante que un guardia bien entrenado -Te propongo lo siguiente, una espada nueva para empezar, hidromiel en cada clase y 5 monedas de oro y 5 de plata por cada clase- le ofrecí.

La espada la podría encargar en cualquier momento, era una desición que debería tomar, algo que no se pudiera rastrear, no sabía para qué la iba a usar. Quizá Keith sería la mejor de mis opciones.

Un comerciante siempre debía asegurar sus inversiones y por ahora, el albino era una mezcla de entretención e inversión -Así me puedo asegurar de que tu cumplirás tu palabra- recalqué, no era una chiquilla impresionable ni una mujer desesperada por compañía masculina; el tipo podría coger el dinero para embriagarse hasta perder la conciencia y desaparecer. Esto iba a durar mientras él cumpliera con su palabra y yo sintiera que estaba aprendiendo, además, con su mal humor siempre existía la posibilidad de que nos termináramos hartando el uno del otro o en el peor de los casos que tratara de matarme. O yo a él... Al final lo miré con seriedad -¿Trato?- dije tomando su mano sin dudarlo, apretándola firmemente con una sonrisa.

Luego, miré mi vestido y mi sonrisa pasó de ser una de logro a una pícara -También deberías decirme qué quieres que use- dije mirando a mi vestido que para mi, era muy cómodo pero para él no funcionaba para lo que quería enseñarme. Si íbamos a hacer esto al menos me iba a divertir. El tipo parecía ser serio pero sus palabras habían demostrado que además de eso era sarcástico, ácido y un poco malumorado.




Clases de... ¿Esgrima? ¿En la playa? (Ororo) X2upHNn
Ororo
Ororo
Dragon

Ocupación : Mercader - Contrabandista
Mensajes : 270

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Clases de... ¿Esgrima? ¿En la playa? (Ororo) Empty Re: Clases de... ¿Esgrima? ¿En la playa? (Ororo)

Mensaje por Shade el Lun Ene 07 2019, 17:42

Negocios... La parte que más odiaba de su trabajo, puesto que el cliente siempre trataba de rebajar el precio inicial que el albino ponía por sus servicios, y la morena era una de ese tipo de clientes. Sabía que él había puesto un precio bastante alto para tratarse de unas simples clases de esgrima, pero por otro lado, si lo hacía, era porque sabía que ella no lo tendría del todo difícil...
El que ella fuera mercader tampoco ayudaba para nada: Eso significaba que sabía cómo funcionaba el mundo del regateo y sabía dónde tenía que tocar para dar con el precio justo, pero Shade no iba a dejarlo fácil para ella tampoco. Si quería que fuera su profesor, significaba tener que aguantar también comentarios sarcásticos y provocaciones por parte de ella... Y el humor del mercenario no era el más adecuado.
-La espada, hidromiel para ambos, diez monedas de oro y cinco de plata.-Dijo a modo de contraoferta, com tanta seguridad como la que la morena había tenido. Sabía que las monedas de oro eran las más valiosas, igual que su tiempo, y por eso había aumentado el precio.-Es mi última oferta, se que como mercader que eres no es demasiado.-Estrechó la mano ajena para cerrar el trato, haciendo así que, a partir de entonces, parte de su tiempo iba a ser dedicado a aquella muchacha. No iba a traicionar y a fallar el trato, si algo le caracterizaba al albino es que era un hombre de palabra, y no un estafador o un mentiroso.
La chica entonces miró su vestido, y le recordó al mercenario que debería aconsejarle el vestuario que él pensara que fuera más adecuado, sin embargo, lo hizo tratando de provocarle... O eso interpretó él.


-Cualquier cosa que sea mejor que eso, los vestidos de niña rica me ponen nervioso.-Dijo entonces, separándose de ella un poco para observarla. Si por él fuera, en ese momento podría incluso ir desnuda, eso al menos serían unas buenas vistas para él, y falta le hacía para al menos mejorar su humor.-Entrenarás con espadas sin filo ni punta, no quiero acabar sin mano por cualquier descuido tuyo.-Trató de recordar sobre la marcha las lecciones que él y su hermana recibieron en el pasado y cómo lo hicieron, para tratar así de tomar consejos útiles.-Las clases serán aquí, en la playa, donde nadie pueda molestarnos ni vernos. Por la tarde.-Ciertamente, no estaba del todo seguro de querer enseñarla allí, ya que no era del todo cierto que nadie pudiera aparecer por allí, y él lo sabía.
Miró a la chica fijamente a los ojos y respiró hondo.


-¿Algo que añadir?
Shade
Shade
Hybrid

Ocupación : Cazarrecompensas/Mercenario
Mensajes : 95

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Clases de... ¿Esgrima? ¿En la playa? (Ororo) Empty Re: Clases de... ¿Esgrima? ¿En la playa? (Ororo)

Mensaje por Ororo el Mar Ene 08 2019, 00:39

El hombre no solo subió el precio sino que lo hizo con total tranquilidad. Era bastante pero estaba dispuesta a seguir su juego mientras me divirtiera, seguramente le cobraría esas monedas extra con pequeños placeres  a los cuales el tendría que acceder -Asumes mucho, pero está bien- sonreí complacida y cerré el trato con el apretón de manos.

Hablando de la ropa, vestido de niña rica, me reí. A pesar de tener algo de dinero nunca había pensado en que me vestía con especial lujo. El estilo de túnicas que usaba estaba hecho con telas sencillas, nada bordado, nada especialmente decorado, y para él eso era de niña rica ¿había ido alguna vez a la ciudad? donde muchas dragonas vestían vestidos con gemas bordads, bordados a mano y demás detalles que requerían un arsenal de costureras -¿Pantalón? ¿Falda? Vamos debes darme alguna pista- dije presionándolo. Saber qué ponerme era fundamental para cada momento de la vida, así había sido educada. Desde un taparrabos y cuentas en mi hogar natal, hasta cubrirme lo más posible para los ojos humanos que se devivían por la desnudez. Que no me lo dijera era un crímen, y junto al precio era una segunda cosa de la cual vengarme.

Luego habló de la espada a usar en los entrenamientos, sin filo y sin punta. La tendría que encargar también, más édidos a la lista y además seguro tendría que controlar mi fuerza para lo que no era tan buena, no trataba físicamente mucho con humanos, no me llevaba a uno a la cama hacía como 1000 años, había entendido lo frágiles que eran y había decidido dejarlos de lado para mantener contacto con dragones y más recientemente híbridos, los cuales tenían una sorprendente resistencia si mi memoria no me fallaba -Está bien, prometo hacer lo posible por no lastimarte- por ahora asumía que era humano, un filo normal no haría más que algo de mella en la carne de un dragón, aún cuando fuese aplicado con toda la fuerza posible; siempre existía la posibilidad de que fuese un híbrido aunque eso sería más difícil de decifrar sin quitarle la ropa.

El hombre me citó en las tardes, era un horario horrible, solía llover mucho por esta época del año -Las mañanas son mejores, con este clima en la tarde suele llover demasiado para que sea agradable. Una vez a la semana estará bien- le aclaré. El frío y la lluvia eran bastante inconvenientes en forma humana. Y eso de mezclar la arena con el agua tampoco sonaba agradable.

Algo más, quedaba una cosa más pendiente y era saber cómo referirme a aquel extraño. Albino no bastaba -¿Cómo te llamas?- le pregunté, por más que había tratado de sacarle una sonrisa había fallado totalmente. Era raro que alguien hubiese perdido la sonrisa de fonrma tan profunda y eso me decía que él había tenido una vida dura -Yo soy Ororo- le dije para finalizar el negocio. Luego de eso comería algo y recorrería el largo camino de vuelta en la ciudad con algo más para alegrar mis días.




Clases de... ¿Esgrima? ¿En la playa? (Ororo) X2upHNn
Ororo
Ororo
Dragon

Ocupación : Mercader - Contrabandista
Mensajes : 270

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Clases de... ¿Esgrima? ¿En la playa? (Ororo) Empty Re: Clases de... ¿Esgrima? ¿En la playa? (Ororo)

Mensaje por Shade el Mar Ene 08 2019, 20:36

Parecía ser que el albino no había sido demasiado claro a que los vestidos no le agradaban, mucho menos le parecían útiles para la lucha con espada. Eso, o que quizás a la chica le faltase algún hervor... Pero eso último no parecía ser posible, y esa opción fue descartada por el hombre en seguida. Chasqueó la lengua y suspiró.-Nada de faldas, unos pantalones están bien.-Respondió con seriedad. Entrecerró los ojos y le miró las piernas, o ahí donde se suponía que estarían.-Y ceñidos, cuanto más, mejor.-A parte de haber una explicación razonable a eso, también lo dijo con la intención de, si llegaba a convencerla, llevarse de vez en cuando, durante el entrenamiento, alguna alegría a la vista. Rápidamente carraspeó y la miró a los ojos.-La ropa demasiado holgada puede jugarte muy malas pasadas en algunos momentos.-Explicó antes de que la morena pudiera malpensar, aunque... ¿Qué más daba?
Respecto a las indicaciones sobre las herramientas de trabajo, ella dio de nuevo a entender que no era humana, pero también dejó claro que ella pensaba que Shade sí lo era, o eso entendió él. Y eso era una ventaja al fin y al cabo, ya que si normalmente era un fantasma para la sociedad, el que pensaran que no era lo que realmente era, se trataba de algo muy bueno en los tiempos que corrían. Pero no decidió hacer ningún comentario al respecto.

De nuevo vinieron los "negocios", esta vez sobre el lugar de encuentro. Realmente le daba igual cuándo y dónde entrenar, siempre que fuera un lugar tranquilo y sin posibles distracciones para la chica. ¿Quería entrenar por la mañana? Deseo cumplido. Al fin y al cabo no le costaría nada despertarse más temprano que otras veces... Aunque deseaba tener un caballo, eso ahorraría tiempo de viaje y esfuerzo... Quizás comprar uno no fuera mala idea, al menos mientras esperaba a tener su barco.
-Que así sea, te estaré esperando todos los dias al amanecer, aquí.-Dijo con un tono neutro y tranquilo.

Finalmente llegó el momento de las presentaciones, él no solía dar a nadie su verdadero nombre, principalmente porque si lo hacía, sería más fácil buscarle si tenía gente cercana a él, cosa que tampoco era así, a excepción de su hermana. De hecho, nunca daba su nombre a nadie, le conocían por diferentes apodos, y eso era suficiente. Pero, ¿qué le diría a esa chica? Según ella, su nombre era Ororo, y parecía ser su nombre real, a no ser que fuera igual de precavida que el mercenario, cosa que dudaba mucho... Partiendo de la base de que era ella quiem estaba hablando con un hombre de apariencia peligrosa.
-De momento llámame maestro, será suficiente.-Dijo sin más, ya que era lo primero que se le había ocurrido y que podría servir, al menos hasta que comprobase que era más o menos de confianza.

Más tarde

El albino se encontraba frente a ls chimenea, cerca del fuego, observándolo, concentrado sin siquiera darse cuenta de qué. Estaba solo, su hermana se había ido, quizás a cazar para tener algo que cazar o, quizás, a cumplir algún encargo. Lo desconocía, pues en ese momento, para el mercenario solo existían él y el fuego.
De pronto, una de las llamas pareció moverse, de forma timida, hacia él, como si tuviera vida propia, pero si llegar a tener forma propia, no... Quizás lo más cercano a eso fuera una especie de tentáculo llameante.

El hombre frunció el ceño, y extendió, poco a poco, la mano hacia la flama, la cual seguía acercándose, y, entonces, ésta pasó a su mano, al principio, el albino pensó que se quemaría, y sacudió la mano un poco, tratando de apagar el fuego. Pero se dio cuenta de que no se apagaba, y tampoco se quemaba. La observó con cierta curiosidad, ahora la llama había cobrado una forma casi redonda, como si fuera una pequeña bola del tamaño de un puño. Entrecerró los ojos y extendió la mano hacia la chimenea, pensó, como si de una órden se tratase, en que la bola fuera hacia la chimenea, y ésta, de pronto, salió disparada hacia el fuego, fundiéndose con el resto de las llamas.
No tardó en sentir un tremendo cansancio, como si aquello hubiera supuesto un importante esfuerzo, y se acomodó en la silla, por primera vez sorprendido.


-¿Qué ha pasado?
Shade
Shade
Hybrid

Ocupación : Cazarrecompensas/Mercenario
Mensajes : 95

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Clases de... ¿Esgrima? ¿En la playa? (Ororo) Empty Re: Clases de... ¿Esgrima? ¿En la playa? (Ororo)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.