Novedades

- (18/11) Ya están disponibles las novedades de Noviembre.

- (18/11) Ya podéis pedir Los Dracs de Noviembre.

- (17/11) Revisad bien la normativa de las búsquedas, pues hemos añadido una nueva norma

- (18/02) Nuevos cambios en la normativa obligatoria para reactivar cuentas inactivas.

- (22/11) Nuevos requisitos para comprar subforos en la tienda aquí.

- (18/07) Nuevas normas respecto a los posts +18 de índole sexual.

- (18/05) Nuevas normas de emisión de reportes aquí.

Últimos temas
Staff
Letyko
Admin
MP
Trystan
Admin
MP
Selene
Admin
MP
Faora
Admin
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos
Si me das, te doy (Aymel) G2TiwGkZ_o

06/06

Directorios y Recursos

04/10

Afiliados Élite
Time Of Heroes
 photo untitled45.png Si me das, te doy (Aymel) AO1UJIQ
Expectro Patronum


38/50

Afiliados Normales


Si me das, te doy (Aymel)

Ir abajo

Si me das, te doy (Aymel) Empty Si me das, te doy (Aymel)

Mensaje por Aiden Warren el Dom Dic 09 2018, 13:07

Hassan parecia querer tomarme el pelo con sus lecciones diarias. Creia que no podia enseñarme nada mas, de hecho no habia mucho mas, pero ese viejo siempre tenia algo escondido. Y es que las dudas que me surgian sobre los Dioses Elementales, tenia que hablarlo con alguien y él era después de todo, un esclavo como yo además de que podia hablar de esas cosas sin que Hanadak pensará algo radical. Aún asi, el hombre no me lo dejo muy claro, pues me volvio a repetir lo mismo de siempre: que esos dioses no eran reales, sino la creación de los desesperados por tener figuras divinas que los salvarán de su tortura. Y vale, quizás en parte tenia razón, yo creia eso, pero entonces ¿porque podia hacer esas cosas con el aire, el fuego o la tierra?

Mientras caminaba entre la gente del mercado, pensaba en todo aquello, intentando evitar pensar en otras cosas. Y es que las pesadillas habian vuelto desde que me habia reencontrado con Lerión. Cada noche me levantaba empapado en sudor, incluso llorando como cuando me llevaron de mi aldea, lejos de mis raices y de quienes habian muerto. O al menos de todos los que crei muertos. Ahora sabia que Lerión no lo estaba, y no queria cruzarme con él, porque no sabia como reaccionaria. Si queriendole abrazar sin soltarlo, preguntarle mil cosas, o directamente cortarle el cuello. Aún estaba confuso, y de hecho ir con la cabeza muy alzada mirando quien se encontraba por la calle no era extraño, incluso intentando evitar los caminos que llevaban al castillo, pues sabia que Lerión iria hacia alli con las entregas de su ama.

Trás hacer una compra en el puesto de frutas, me sente en un barril que habia apartado junto a otros, cogiendo una de las manzanas que habia comprado para Hanadak, las cuales iban a ser usadas para algún pastel seguramente. Comencé a mirar a la gente que iba pasando delante de mi, mientras daba bocados a la fruta, cuando vi delante el puesto de decoración navideña, con manualidades hechas a mano. Me acerque como otro curioso de los que habia por alli, viendo las cosas que vendian. La verdad es que nunca me habia gustado mucho este tipo de cosas, pero si el como la gente le echaba horas para hacer algunas cosas inutiles para colgar o colocarlas en señal de una fecha concreta. La navidad no era una fecha tan distinta a otro dia.




Si me das, te doy (Aymel) XDpvqFP
Aiden Warren
Aiden Warren
Human

Ocupación : Esclavo de Ororo
Mensajes : 261

Volver arriba Ir abajo

Si me das, te doy (Aymel) Empty Re: Si me das, te doy (Aymel)

Mensaje por Aymel el Mar Dic 11 2018, 12:32

Festejos. En menos de un par de semanas los habituales festejos de la navidad emergerían y recorrerían las calles de ese laberinto de piedras que era Talos. Aquella, aunque no era partícipe de la festividad y el culto que ocultaba, era una época en la que las arcas de la familia Bolt se ampliaban más considerablemente que el resto del año. Era, por así decirlo, el momento donde más trabajaba. Pese a ello, todavía dolorida por los encuentros con el Inquisidor, había tenido que acudir más de lo que había deseado a la ayuda de mi padre y mi hermana; pero esa era una historia que no merece contar ahora.

Varias horas después de mi llegada al mercado, una bolsa de oro era depositada en el bolsillo interior de mi chaqueta. Con una parsimonia casi molesta incluso para mí, me encaminé a través del tumulto de gente que se arremolinaba entre los puestos y mercaderes. El señor Mcblach gritaba eufórico sobre el murmullo que causaba la gente sobre frutas y verduras; mientras que la señora Potsy le hacía competencia con la venta de pescado fresco. Un cabeceo y una sonrisa distraída en señal de saludo fue lo único que compartimos en esa ocasión. Más allá, Chip, el pequeño de la familia Covergan, intentaba hacerse hueco entre un grupo de curiosos arremolinados en el puesto de Charlie.

Con una diligencia casi mecánica lo tomé por las axilas, ante una clara exclamación del pequeño, y una risa infantil que envolvió a los presente fue lo que recibí al elevarlo para que viera mejor.

¿Algo interesante, Chip?.
¡Mira qué juguetes!

Aparté un poco al canijo y miré sobre los hombros para ver la curiosidad emergente y arrugué la nariz.

Eso no es un juguete, renacuajo, es una bola de navidad. Y los míos son mejores, te traeré uno la próxima vez que venga con Malak.

Volví a dejar al renacuajo en el suelo y con una palmadita cariñosa en el trasero lo envié con su madre; que ya lo buscaba entre la multitud con la mirada. Liberada de esa carga me crucé de brazos con ojo crítico mirando las decoraciones que ese año, Charlie, había decidido a bien vender. Una ceja se izó cuando mis orbes reconocieron uno de mis proyectos entre los objetos y lo tomé entre mis dedos. La bola de navidad, de colores metálicos, tenía sobre él la cría de un dragón enmarañado; la chapa y los colores utilizados, engarzados con algunos tornillos que había encontrado y trozos de pequeños alambres aún parecían aguantar correctamente. Con tranquilidad, rebusqué entre los pliegues internos, en las alas, donde el sello de la familia debía estar, y sonreí satisfecha al ver que allí seguía.

¡Ey!

La voz de Charlie me sacó de mi escrutamiento y alcé la mirada en su dirección.

¿Me has traído algo este año?
¿Pero tu que te crees que soy un saco sin fondo de estas cosas?
¿Si?

Dejé los ojos en blanco y rebusqué en mi bolsa.

Tu verás, ya sabes que tiendo a traer algunas veces objetos excepcionalmente problemáticos
Y ya sabes que a mi eso me da igual mientras consiga unas ganancias buenas
Mientras me des mi parte
¿Cuándo no te he dado tu parte? — recapacitó sobre sus propias palabras — Mejor no contestes...
Tienes suerte de que tu mujer me haga buenos precios en la botica.

Me quejé y rodé los ojos al oírlo reír. Una bolsa de menor tamaño salió de mi petate y se la tendí. En ella una cantidad de cuatro bolas del color característico de los elementos brilló ante la presencia de un rayo de sol. Sus filigranas, claramente significativas, memoraban cada uno de los elementos con una simbología y un engarce tan característico que gritaba visualmente a quién hacían homenaje: los dioses elementales.




I...:

Si me das, te doy (Aymel) Tumblr10
...will survive:

Si me das, te doy (Aymel) 46n
Aymel
Aymel
Human

Ocupación : Pluriempleada: Chatarrera
Mensajes : 159

Volver arriba Ir abajo

Si me das, te doy (Aymel) Empty Re: Si me das, te doy (Aymel)

Mensaje por Aiden Warren el Jue Dic 13 2018, 18:33

Observe parte de los objetos que estaban alli expuestos, que no se movian del sitio, ya fuera por el precio o porque algunos eran realmente feos. En mi caso, estaba acostumbrado a ver en casa lo justo, por no decir que era Hassan el que se ocupaba de poner algún adorno porque era el interesado. Cuando era un niño lejos de mi hogar, si me gustaban esas cosas, pero verlas me hacian estar triste, por lo que una vez terminé por romper una quima con una estrella trenzada, lleno de rabia, algo que molesto al mayor, pero el amo ni siquiera me lo tuvo en cuenta. Además, siempre existia una misa la mañana de navidad a la que acudiamos y puede que ese dia fuera lo mejor del año. Después de todo estabamos dragones y humanos juntos confraternizando la fiesta. Incluso era el momento en el que algunos de los dragones liberaban a sus esclavos. Aunque yo preferia no ser liberado, porque de serlo, no sabria que hacer. Seria como un pollo sin cabeza, completamente perdido sin un sitio donde cobijarme o de quien fiarme.

Mi mirada se detuvo en una bola métalica, con lo que parecia tener un dragón. Sonrei ladino pensando en como seria Varlaam en su forma real, ya que solo lo habia visto como humano, aunque por las escamas de su brazo me hacia una idea. Alguien cogio dicha bola y segui a la chica, que continuo hablando con el tendero. Admito que soy muy cotilla, pero puedo jurar que no era el único que estaba atento a esos dos. Me hice el distraido acercandome un poco mas, empujando a una señora — Disculpe... no la vi — mire a la mujer que me miro con ganas de soltarme dos bofetadas. Aprete los labios y cuando estaba lo suficientemente cerca, escuche mejor esa conversación. Desde luego no parecian hablar del tiempo, eso era mas que evidente. Pero cuando la chica saco cuatro bolas, me fije en ellas frunciendo el ceño. Eran bonitas, pero muy raras. Nunca antes habia visto esos dibujos y por eso quizás me gustaban, eran algo nuevo, quizás eran dibujos que habia hecho la propia chica, pero parecian algo viejas.

Alargue la mano para coger una, cuando el tendero me dio un manotazo — ¡Eh! Que solo quiero ver la otra parte, idiota — frunci el ceño mirando amenazante al tipo que dijo que por un buen precio podria mirarla todo lo que quisiera — No tengo dinero para eso. Dejalo, "señor amable" — bufe poniendo los ojos en blanco. Suspire y eche un último vistazo a las bolas para girarme y salir de alli pensando que aquel tipo era un mal parido. Fue cuando al ver a la chica, se me ocurrio simplemente sacar mi lado amable y correcto, para saber mas de esas bolas, ya que me habian gustado mucho. Quizás ella podia enseñarme a hacerlas o algo, a cambio de un favor. Por ello me dirigi a ella — Hola, ¿puedo hablar contigo? Me gustan mucho tus decoraciones — sonrei de forma convincente aunque no tenia ni ganas de hacerlo — ¿Las has hecho tu? — empecé a caminar a un lado para apartarnos de alli.




Si me das, te doy (Aymel) XDpvqFP
Aiden Warren
Aiden Warren
Human

Ocupación : Esclavo de Ororo
Mensajes : 261

Volver arriba Ir abajo

Si me das, te doy (Aymel) Empty Re: Si me das, te doy (Aymel)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.