Novedades

- (09/18) Ya están disponibles las novedades de Septiembre.

- (09/18) Ya podéis pedir Los Dracs de Septiembre.

- (09/18) ¡Enhorabuena Faora, ya eres Moderadora!

- (09/18) Nueva actualización de las fichas de personaje. Mada MP a Selene para actualizar.

- (09/18) El juego "Confieso que..." se clausurará si persisten las malas conductas entre sus participantes. ¡Los juegos son para divertirse, no para atacar a nadie!

- (07/18) Nuevas normas respecto a los posts +18 de índole sexual.

- (05/18) Nuevas normas de emisión de reportes aquí.

Últimos temas
Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Selene
Admin
MP
Faora
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

06/06

Directorios y Recursos

06/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumLoving PetsTime Of Heroes  photo untitled45.png

40/64

Afiliados Normales


Perfección turca- privado-

Ir abajo

Perfección turca- privado-

Mensaje por Frashokereti Stokehurst el Mar Nov 27 2018, 23:25

Colocando la ultima alfombra el hammal lucia esplendido pesé al clima extraño de afuera. Las mesas bajas con banquetes y los gruesos barriles se vaciarían seguro al caer la tarde, como cada día. Ajustando las mangas del mono de trabajo como un fajín, Frashokereti aguardo a la entrada, revisando su trabajo con la mirada, como cada día y cada esclavo hacían. Era una agradable rutina, recto mirando al frente, disfruto del somier de la espera hasta que los dragones entraron. El lugar se abarrotaba pronto y los primeros minutos transcurrían frenéticos entre peticiones y ordenes. Fuera por esto que apenas hubo tiempo de compartir con el resto de esclavos. Si bien, los baños servían como una red confortable para intercambios de información, tretas políticas y organización de eventos, no eran solo los dragones quienes se mantenían al día en asuntos. La red funcionaba igual para los esclavos. Así que los nombres de los nuevos, los prófugos, los asesinados y los intercambiados no tardaban en saberse. Las familias humanas, separadas, se mantenían en contacto también de esta manera.

Dejando aún lado los aceites, el pelinegro se relajo dentro de la pequeña sala húmeda, dirigiéndose al bebedero. Hundiendo las manos entre las patas del dragón de piedra, bebió hasta saciarse. El calor mantenía la ropa pegada al cuerpo como una segunda piel y el cabello húmedo. Entre sorbos espiaba al resto de esclavos, agudizando el oído. Interesado en saber de los amos, puesto que las propuestas de compra siempre llegaban, la mejor forma de saber que esperar era esa.
—¿Quién es tu amo?—Masculló sentándose en el borde de piedra, al primer esclavo desconocido que tuvo cerca. No se veía como uno normal, sin embargo en su condición en aquella casa valía tan poco como él.





"Puedo parecer ordenado, pero soy un desastre. Puedo parecer cauteloso, pero no tengo corazón. Puedo parecer ignorante, pero soy persistente. Puedo parecer fuerte, pero de hecho soy astuto. Puedo parecer complicado, pero soy simple. Puedo parecer fuerte, pero no soy más que una persona débil."
Ryu Seung Ha

che vuoi?:





Si lloras por haber perdido el sol, las lágrimas no te dejarán ver las estrellas:



avatar
Frashokereti Stokehurst
Human

Ocupación : Bañando dragones/ Prostituto
Mensajes : 291

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perfección turca- privado-

Mensaje por Arthyel el Dom Dic 02 2018, 16:16

¿Cómo se vive cuando todo lo que se tenía te ha sido arrebatado? ¿Cuando quieren quitarte hasta la dignidad? ¿Cómo sobrevivir sin darle a los que quieren verte en el suelo, destrozado, ese placer? Eran preguntas a las que Arthyel estaba buscando la respuesta. Hasta ahora no había tenido éxito alguno y le estaba llevando a la desesperación.

La zorra de Morgana, su "querida ama", estaba amargándole la existencia. Intentaba no insultarla, ni ponerle caras, ni reaccionar como ella esperaba, pero su orgullo de dragón no le permitía no hacerlo. Odiaba que le llamase por un número. Odiaba ser tratado como un mero objeto, como algo en vez de alguien. Odiaba su nueva vida con todo su ser. Él no había nacido para ser esclavo.

Pero Morgana le recordaba su nueva condición todo momento que podía. Como era ese momento... Ella había decidido que quería ir a las termas de la ciudad. Darse un bañito y además alardear de su nuevo trofeo... Seguro. Arthyel todavía no se había recuperado de la última sesión de tortura, y la camisa que llevaba se le pegaba a las cicatrices de la espalda, que seguían sangrando un poco. Cómo deseaba poder transformarse y poder curarse... Pero las malditas pulseras de jade se lo impedían.

Para colmo de males, los esclavos no entraban con sus amos, así que le tocaba esperar a que su queridísima ama Morgana, decidiera salir, para volver a casa... Por la Reina... ¿Qué había sido de su vida?

Estaba intentando no quejarse por las heridas de su cuerpo y por la maldita marca de esclavitud que le había hecho Morgana en el tobillo, cuando un esclavo se le acercó. La pregunta que le hizo le molestó muchísimo... Pero no tenía la culpa de que Morgana fuese una gran hija de puta...

-La ley dice que mi ama es Morgana, la zorra aristócrata... Pero nunca aceptaré tener más amo que mi propia voluntad.




I Will Always Remember You:

avatar
Arthyel
Dragon

Ocupación : Esclavo de Morgana
Mensajes : 151

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perfección turca- privado-

Mensaje por Frashokereti Stokehurst el Lun Dic 03 2018, 22:03

El azul de sus ojos relampagueo un malicioso momento , antes de desaparecer de vuelta al agua. La cabeza del esclavo del hamman se inclino gatunamente. —Todos dices eso al principio... y la mitad muere.
Tomo nota mental con cierta indiferencia de la incomodidad que abraza el cuerpo ajeno, ser dañados por sus amos era pan de cada día. Sabia por experiencia que las hembras dragón estaban más dispuestas a dañar sus bienes, además de que muchas tenían una marcada tendencia a la violencia por aburrimiento.

Lo tienes incluso más difícil...o no—Se encogió de hombros enarcando una oscura ceja. —El ostracismo vendrá de nosotros tanto como de los de tu especie.

Y por un momento dejo que el silencio hiciera hincapié en lo dicho, los esclavos humanos estaban atentos a su interacción pero no se acercarían ni hablarían con él. Por suerte, o no, para el esclavo dragón, Frasho se consideraba lo suficiente estúpido como para tentarse a ello. Cabeceo a los llamativos grilletes que se marcaban bajo las telas húmedas. Fantaseando por un instante con la idea de matarlo y quedarse con las valiosas cadenas, más un dragón, incluso uno esclavo, estaba muy por encima de su valor y cualidades. No era un luchador, sino un amante.
Su principal arma era su lengua de plata no los músculos.

—Celadón—Susurro, hurgando entre el mono de trabajo anudado en su estomago, sacando un delgado cigarro de papel seco. Señalando a las pulceras de jade —¿Sabes porque usan eso?
Una sonrisa de suficiencia cruzo sus labios mientras guiaba el cigarrillo a sus labios.

Se quedo pensativo un momento, dentro de si mismo, sus ojos recorrieron el cuerpo ajeno sin vergüenza, desde la punta de sus cabellos hasta la de los pies.

—Vamos...haré algo bueno por usted, por eso que te molesta ahora mismo... — Levantándose de la piedra le palmeó el hombro al extraño, apenas un roce. Pasando a su lado. —No se nada de voluntad, pero puedo aliviar unos cuentos dolores... y si es verdad que tu voluntad no se ha perdido entonces tendrás algo que desees darme...





"Puedo parecer ordenado, pero soy un desastre. Puedo parecer cauteloso, pero no tengo corazón. Puedo parecer ignorante, pero soy persistente. Puedo parecer fuerte, pero de hecho soy astuto. Puedo parecer complicado, pero soy simple. Puedo parecer fuerte, pero no soy más que una persona débil."
Ryu Seung Ha

che vuoi?:





Si lloras por haber perdido el sol, las lágrimas no te dejarán ver las estrellas:



avatar
Frashokereti Stokehurst
Human

Ocupación : Bañando dragones/ Prostituto
Mensajes : 291

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perfección turca- privado-

Mensaje por Arthyel el Mar Dic 04 2018, 12:06

Arthyel quería sentirse diferente a los demás esclavos, quería sentirse especial, por encima del resto. Pero la verdad era que, aunque si que era diferente y especial, no estaba ni por asomo por encima de ellos, de hecho... Estaba muy por debajo. Era un dragón. Un dragón que había caído desde lo más alto de la sociedad a lo más bajo. Quizás en el exilio no se habría sentido tan humillado, pero... Pero habría tenido que sufrir la desconexión con los de su especie y probablemente eso le hubiera llevado a la locura. No necesitaba más motivos para ello, cuando le estaba costando la vida y más mantenerse cuerdo.

-Por desgracia, me toca ser de la mitad que no muere... Por muy esclavo que sea, sigue estando prohibido matarme. Aunque a veces desearía que los dragones pudiéramos ser sentenciados a muerte.

Se pasó las manos por la cara y el pelo, pensando fríamente en lo que acababa de decir. Él nunca intentaría quitarse la vida, no iba a darles la satisfacción de ello a aquellos que querían verle en la más profunda de las miserias. No les daría ese poder. Pero siendo completamente sinceros, Arthyel deseaba la muerte. Deseaba volver a estar en brazos de su amado Gamdes. Deseaba volver atrás en el tiempo, justo antes de dejarle salir ese fatídico día... Irse de Talos junto a su familia, aunque dejase en la capital al resto. No sabía qué había sido de sus pequeñas, pero esperaba que estuvieran bien. Pero por mucho que desease, no iba a cambiar nada en su situación.

-Supongo... Aunque nunca esperé que fuera fácil. Diosa... Nunca pensé que llegaría a esto...-habría apoyado la espalda contra la pared que tenía detras, de hecho lo hizo, para después ponerse de pie de golpe por el brusco dolor que le trajo el contacto con las heridas.-Maldita dragona del demonio... Es por estas cosas que nunca me casé.-volvió a sentarse con cuidado y mirando muy mal a algún esclavo que había tenido los huevos de reírse. Obviamente el esclavo en cuestión se asustó y calló al momento.-Por curiosidad, ¿cómo has sabido que no era de los tuyos?

Se miró las muñecas, donde estaban los grilletes de jade que le condenaban a estar para siempre en su forma humana. Ya no sólo no podría curarse rápido, le habían arrebatado la posibilidad de volar. Y era lo que más le dolía, la verdad. Adoraba transformarse y volar cuando sentía la necesidad, pero ahora... Ahora ya nunca volvería a hacerlo.

-¿Celadón? ¿Qué es eso?-sería un dragón, pero no lo sabía todo. Un rubor apareció en su rostro.-No, no sé para qué lo utilizan. Pero sé que si no borras esa sonrisa... Seré un esclavo, pero sigo siendo un dragón.

Estaba que saltaba a la mínima. Siempre había sido así, pero había sabido controlar su temperamento por el bien de Gamdes y de su fortuna. Pero ahora... ¿Ahora qué importaba? Su ama iba a torturarle y castigarle hasta que admitiese era un esclavo y que su vida estaba en sus manos... Cosa que no iba a pasar por lo pronto. No. Ni de coña. Así que, si iba a sufrir de todas formas, ¿qué importaba ya lo demás?

Aunque su mala leche pasó pronto cuando el otro esclavo le miró descaradamente. Desde aquel fatídico día que Gamdes salió de su casa y no volvió, Arthyel no había hecho ni pensar en el placer físico. Aunque era obvio, cuando lo único que estaba teniendo en su día a día era todo lo contrario al placer. Y en ese momento tuvo una gran guerra interior. Morgana le había ordenado que se quedara allí, pero... ¿De verdad estaba pensando en obedecer? ¡Venga ya!

-No debería, pero ¿sabes qué? Que le den a mi ama y a sus órdenes.-la mano que el otro le puso en el hombro le hizo tensarse un poco, por estar demasiado cerca de sus heridas, pero se obligó a relajarse. Podía aguantar eso y más.-Aliviar dolores estaría muy bien, la verdad... Hay demasiadas cosas que quiero dar y hacer. No sé si es muy inteligente dejar que eso salga.-se levantó y siguió al otro esclavo.-Mi nombre es Arthyel, por cierto. Aunque Morgana insiste en llamarme quince, la muy desgraciada.




I Will Always Remember You:

avatar
Arthyel
Dragon

Ocupación : Esclavo de Morgana
Mensajes : 151

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perfección turca- privado-

Mensaje por Frashokereti Stokehurst el Mar Dic 04 2018, 23:13

La sonrisa fue borrada en el acto, igual ya había demostrado su punto si el otro se había irritado: la verdad es irritante. Y tenía razón, es un dragón, incluso aquí y ese fue el incentivo, el extraño era igual que una alfombra de Krosan.
—Mis disculpas, tananeen...

Lo escucho atento repartiendo un tanto de atención a sus alrededores. El hamman bullía vivo por su cuenta y Frashokereti como tractator no tenía clientes hasta que la muchedumbre hubiese salido de los saunas y esperado media hora. Con ociosa naturalidad guío al dragón entre los pasillos calientes del baño que se sentían mucho más oscuros y apretados por el clima y el vapor.
—No eres el primer drakil que trato, estoy acostumbrado a los caídos de gracia. No me hubiera acercado si tuvieses todos tus derechos.—Canturreo dando una vuelta en medio de una oscuridad difusa.—Además puedo ver el verde a través de tus ropas. Ningún esclavo usa cadenas tan llamativas, la mayoría no necesita cadenas en absoluto.
Se hundió de hombros y empujo una puerta gruesa, el metal gimió su peso echándose atrás. —Celadón...verde...jade... su color y su naturaleza. —Se giro como si de pronto hubiese recordado algo con el dedo indice arriba.—Y un pastor con una historia romántica truculenta...
Apartándose para que entrara espero a cerrar la puerta tras el dragón. —Yo lo prefiero por su significado viejo, "Resonancia"... Los dragones con sus pieles de hombres, son como planetas. Contienen algo más dentro.

Mientras hablaba no se había quedado quieto, como autómata encendió las velas que reflejaron la luz sobre la bañera humeante a nivel del suelo y la mesa de piedra amplia a su lado. Ahí se inclino desapareciendo un momento entre las sombras.
—Puedes llamarme como quieras, tananeen... los nombres son demasiado importantes para cederlos tan fácilmente, pediré tu perdón por no usar el tuyo tampoco.—Palmeando la superficie con ociosidad engañosa levanto una ceja.—Échate aquí, vamos a aliviar la porción que puedo tratar de tus heridas.
En su mano descansaba un ungüento que había recibido de una sanadora, en circunstancias que jamás revelaría. —No podremos sanar tu orgullo o tu vanidad. Pero si tu espalda...
Su tono se volvió un tanto grave mientras que sus ojos se oscurecían, clavando la mirada en la entrepierna ajena subiendo a su boca y sostenerle la mirada.— Desnudo si te parece, no hay nada ahí que no haya visto o tocado que pueda empujarte al pudor, salvo que quieras que te juzgue tierno por sonrojarte





"Puedo parecer ordenado, pero soy un desastre. Puedo parecer cauteloso, pero no tengo corazón. Puedo parecer ignorante, pero soy persistente. Puedo parecer fuerte, pero de hecho soy astuto. Puedo parecer complicado, pero soy simple. Puedo parecer fuerte, pero no soy más que una persona débil."
Ryu Seung Ha

che vuoi?:





Si lloras por haber perdido el sol, las lágrimas no te dejarán ver las estrellas:



avatar
Frashokereti Stokehurst
Human

Ocupación : Bañando dragones/ Prostituto
Mensajes : 291

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perfección turca- privado-

Mensaje por Arthyel el Miér Dic 05 2018, 11:55

Quizás hubiera sido demasiado borde. Quizás su malestar estaba empezando a dominarle. Quizás tuviera que disculparse con el humano que sólo se había acercado a él para hablar. Arthyel respiró hondo, intentando evadirse del dolor e intentar encontrar la calma que alguna vez había tenido. Pero no parecía encontrarla. Se le escapaba con cada movimiento que le recordaba sus heridas y su situación actual de esclavitud.

Siguiendo al otro esclavo, se dejó ser guiado por pasillos que no conocía. Pero ¿qué importaba eso? El final era llegar a una sala en la que poder aliviar dolores o aliviar algo. El humano poco podría hacerle que su... que Morgana no hubiera hecho ya. Pero las palabras que le dijo el otro hombre le hicieron detenerse. Su orgullo ya estaba siendo pisado día sí y día también por parte de Morgana y de aquellos que le torturaban. No necesitaba que el humano le recordase que ahora no tenía ningún derecho más que sufrir.

-Gracias por recordarme de nuevo mis inexistentes derechos...-no quería broncas, de verdad que no las quería, pero su orgullo aún no había sido del todo destruido.-La mayoría de los esclavos sois humanos que olvidasteis que podíais ser libres. Algunos esclavos viven muy bien la vida así, ¿para qué iban a necesitar cadenas?-miró sus grilletes de jade y las heridas provocadas por el mismo.-Si pudiera quitarme esto...

Si pudiera hacerlo... Sabía de cierta dragona que sufriría las consecuencias de esclavizarle. No terminó de escuchar muy bien al otro hombre, perdido en su mente. Era tan bonito imaginarse desgarrando a su ama... ¡Qué imagen más hermosa!

Para cuando volvió al momento, se dio cuenta de que el pelinegro le había llevado a una sala y la había iluminado. En la sala había una bañera que llamaba a gritos al dragón. Hacía tanto que no disfrutaba de un baño tranquilo... Pero con las heridas que tenía, ese agua se teñiría de sangre dracónica en menos que se dice "sí".

-Humanos y vuestras peculiares ideas... Está bien. Te llamaré Black. Te perdono mientras no me llames por un número.-le costó un poco decidirse, pero cuando lo hizo se desnudó despacio para evitar abrir más las heridas. No lo consiguió.-¿Por qué debería sentir pudor?-los dragones realmente no entendían esa necesidad de llevar otras pieles encima de la que ya se tiene y Arthyel no se quedaba atrás.-Te lo agradeceré muchísimo si consigues que mi espalda deje de sangrar al menos... Del dolor me puedo acostumbrar, pero preferiría no tener que hacerlo.

Se tumbó en el lugar que Black le decía, sin sentir vergüenza alguna por mostrar la desnudez de su cuerpo. La marca de esclavitud del tobillo le dolía horrores por haber sido hecha con cuidado y ganas por Morgana y su jade. Pero la espalda era la que más le molestaba, quizás porque era la que más heridas abiertas tenía.




I Will Always Remember You:

avatar
Arthyel
Dragon

Ocupación : Esclavo de Morgana
Mensajes : 151

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perfección turca- privado-

Mensaje por Frashokereti Stokehurst el Miér Dic 05 2018, 22:24

Si estaba o no de acuerdo con el mote no hizo amago de demostrarlo. Solo lo tomo como otro más de los muchos que vestía. Hundiéndose de hombros como respuesta, ya que con la desnudes ajena carecía de significado responder y en lugar de eso busco un pequeño redoma de arcilla discretamente colocado al final de los aceites y esencias que usaba para los masajes.
Tampoco me gusta el dolor—Asintió, su mirada enfocada en las heridas revisaban la profundidad de los cortes con cierta animosidad engañosa. La habitación le permitía entrar en modo trabajo y separar cualquier gesto o emoción del momento, todo lo que él era se encontraba lejos de ese cuarto. El toque del látigo era limpio y conciso, donde la punta besaba era la parte más profunda de la herida, y la que mayor corría el riesgo de provocar fiebres. Pero él no era un curandero y no sabia si los dragones enfermaban...o les daba fiebre. Omitió sus pensamientos y se puso a trabajar como lo haría consigo mismo.

Podrías entrar al mar, el agua salada quemaría esto.— Agregó estrechando los ojos sobre la sangre mientras vertía una mezcla de aquello en un balde de agua. La sal escocería pero ayudaría a cicatrizar, hasta donde sabia a los dragones les gustaban las cicatrices, al menos a aquel otro tipo le gustaban y presumía de ellas.

Lavo con agua caliente y sal la gruesa espalda trabajando con rapidez. Tomando una generosa porción del ungüento lo esparció con cuidado en las heridas. Era en esa clase de circunstancias que su interior se volvía voluble, le gustaba lo que veía, el cuerpo era atractivo, le gustaba la forma en la que los músculos se tensaban y brillaban bajo el sudor perlado, incluso la parte torturada. El deseo lamia en la parte baja de su estómago y lo animaba a tocarlo y sin embargo en algún punto se apagaba, era más bien la costumbre a resignarse, como quien estira las manos pero en el ultimo momento solo las baja, seguro de que no recibirá nada.

—Si te deshaces del Celadón, dámelo a mi...—Susurró sin revelar ningún propósito dejando estar la espalda.—Esto deberá hacer lo que quieres...siempre que no agregues más heridas, no soy un experto.

Podía recomendarle a la curandera pero ella odiaba a los dragones, o eso creía él. Se separo un tanto cubriendo el redoma y es que había una sensación tensa con el dragón herido, su intuición le decía que no congeniaban y él no era de los que se forzaban en otros. Los rodeaba, los tomaba, jugaba con ellos pero nada podía hacer con quien se resistía a ello.





"Puedo parecer ordenado, pero soy un desastre. Puedo parecer cauteloso, pero no tengo corazón. Puedo parecer ignorante, pero soy persistente. Puedo parecer fuerte, pero de hecho soy astuto. Puedo parecer complicado, pero soy simple. Puedo parecer fuerte, pero no soy más que una persona débil."
Ryu Seung Ha

che vuoi?:





Si lloras por haber perdido el sol, las lágrimas no te dejarán ver las estrellas:



avatar
Frashokereti Stokehurst
Human

Ocupación : Bañando dragones/ Prostituto
Mensajes : 291

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perfección turca- privado-

Mensaje por Arthyel el Vie Dic 07 2018, 17:34

Arthyel se centró en descansar y destensarse estando en manos del otro esclavo. No podía hacerle más daño del que ya le infligía su ama, así que no tenía sentido estar paranoico. Y si le mataba, igual hasta le hacía un favor. Escuchó las palabras del humano, y lo miró extrañado.

-¿Entrar al mar? ¿Eso no haría que las heridas se infectaran?-Arthyel no tenía ni la menor idea en sanación, ya que cuando resultaba herido antes, simplemente se transformaba en dragón y adiós heridas. Pero ahora...-El dolor sólo me gusta cuando está acompañado de placer... Y desde luego Morgana no va a hacer eso por mí... Tampoco es que lo desee, no tocaría a esa zorra ni con un palo. Y mira que aprecio a las hembras de la misma manera que a los machos, pero ella... Ella se ha ganado mi desprecio eterno.

Siseó cuando el humano comenzó a limpiar las heridas con un mejunje que hacía que la espalda le escociera como si le estuvieran repasando los latigazos uno a uno, pero podía soportar eso si implicaba que después no le iba a seguir sangrando y molestando tanto. Cuando dejó de escocer y la calma llegó, Arthyel se sintió como mantequilla untada en pan caliente. Relajado al fin, sin ese dolor constante y lacerante. Ahora sólo se sentía como un dolor de cabeza (o eso creía él, nunca había tenido dolor de cabeza).

-Si me deshago de estos grilletes, tu serás al primero que recompense. Te los daré y si puedo intentaré darte la libertad, si lo deseas.-se rió ligeramente ante el comentario de no añadir más heridas.-Te prometería que no lo haré, pero aunque esa es mi intención... Mi ama seguro que tiene otra muy distinta. O simplemente por llevarme la contraria quiera castigarme porque sí. Es una mujer cruel...

Y no es que Arthyel no hubiese sido un amo cruel de vez en cuando, pero eso sólo era a ratos contados (generalmente cuando su prima Corah estaba cerca). Mientras que Morgana era cruel con él todo el rato. Que en parte lo entendía... Al fin y al cabo era un dragón al que habían considerado traidor al imperio y al que habían condenado a la esclavitud... Su propio abuelo había querido hacerle sufrir.

-Gracias Black. De verdad.-no solía agradecer a los humanos, pero tampoco tenía por costumbre ser esclavo...-Te pagaría con dinero, pero ahora mismo carezco de bienes a mi nombre. Así que... ¿Cómo podría pagarte por lo que has hecho?




I Will Always Remember You:

avatar
Arthyel
Dragon

Ocupación : Esclavo de Morgana
Mensajes : 151

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perfección turca- privado-

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.