Novedades

- (09/18) Ya están disponibles las novedades de Septiembre.

- (09/18) Ya podéis pedir Los Dracs de Septiembre.

- (09/18) ¡Enhorabuena Faora, ya eres Moderadora!

- (09/18) Nueva actualización de las fichas de personaje. Mada MP a Selene para actualizar.

- (09/18) El juego "Confieso que..." se clausurará si persisten las malas conductas entre sus participantes. ¡Los juegos son para divertirse, no para atacar a nadie!

- (07/18) Nuevas normas respecto a los posts +18 de índole sexual.

- (05/18) Nuevas normas de emisión de reportes aquí.

Últimos temas
Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Selene
Admin
MP
Faora
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

06/06

Directorios y Recursos

06/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumLoving PetsTime Of Heroes  photo untitled45.png

40/64

Afiliados Normales


When army goes to war [Minitrama: La Caída del Gran Imperio]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ir abajo

When army goes to war [Minitrama: La Caída del Gran Imperio]

Mensaje por El Juglar el Miér Nov 14 2018, 18:42

When army goes to war
La caída del Gran Imperio Romano


Introducción

 

A finales del siglo IV, ya se alzaba sobre todos la majestuosidad del Imperio Romano. Su riqueza, su fuerza, siempre habían sido dignos de mención y el pueblo, gozaba de sabiduría, y buen porvenir. Una pequeña facción de aquellos que combatieron con el ejército Romano pasaron a establecerse en la zona de Tracia (Balcanes). Esta paz, no duro demasiado pues aquellos conocidos como los Visigodos, quisieron reclamar territorios perdidos para recuperar así su nombre y su prestigio.

En una lucha desesperada, en el año 401 se lanzaron en la conquista de Italia, invadiéndola tras pasar por toda Grecia. No obstante todas sus fuerzas fueron repelidas, el alcance del ejército Romano se deshizo rápidamente de aquellos que luego, fueron castigados por su osadía. Los Visigodos habían perdido y con ello, el honor y el prestigio que trataron de recuperar fueron aplastados.

Pese a ello, sus esfuerzos incitaron a las masas… numerosos grupos comenzaron a saltarse las fronteras, probando suerte y contando con que sus ejércitos pudiesen recuperar territorios que una vez más, continuaron en las manos de aquel Imperio conocido como el más Grande de todos los tiempos hasta la fecha. El pueblo gozaba una vez mas de la seguridad que su gobernante les ofrecía, y no veían forma alguna de que aquello pudiese afectarles.

Año 406. Los Visigodos vuelven a atacar el ejército romano. Esta vez bajo el mando de Radagasio. Ahora, el ejército debe responder una vez más. Después de los cinco años de guerras continuas intentando recuperar el terreno que pertenecen al Imperio, ahora parecen haberse hecho más fuerte, y una vez más hay que responder. No obstante, el Impero está comenzando a utilizar demasiado recursos en estas campañas.

No hay tiempo para las dudas. Los frentes están abiertos y los Visigodos amenazan con alcanzar la entrada principal. Es hora de que aquellos que fueron entrenados cumplan con la tarea de defender el Imperio que tanto ha costado levantar.
_____________________________________________

Romanos: El mensaje que obliga a todos a posicionarse en las filas del Ejército ha llegado antes de la salida del alba. Todos debéis acudir a que os digan cuales son vuestras primeras órdenes. Sabéis de sobra que el Imperio ha estado abusando de los recursos y esto genera en algunos de vosotros ciertas dudas, pero aun así acudís ante el llamado.

Visigodos: Habéis estado esperando el momento de actuar, el momento en el que finalmente podríais cobraros vuestra venganza. Sois un grupo numeroso, mucho más que antaño y no tenéis nada que envidiarle al ejército Romano. Radagasio, vuestro líder os ha ordenado presentaros ante él para labrar las estrategias que son necesarias. Tenéis fe en que en esta ocasión podréis conseguir vuestro objetivo, por eso acudís a la guerra una vez más.

Normas


  • Este primer post se basa en situar vuestro personaje en la época, el bando y el pensamiento del mismo para poder atacar o defender al enemigo.
  • El tema carecerá de orden de posteo, pero si podrá postearse dos veces como máximo entre post y post del juglar.
  • Para postear esas dos veces en obligatorio que entre cada uno de vuestros post, existan dos post de otro personaje.
  • El tiempo que tardara el Juglar en postear se definirá en esta primera ronda una vez se compruebe cuanto tardan en responder los usuarios.
  • La intención de la trama es divertirnos y no agobiarnos pero se fija el plazo máximo de una semana entre post y post del juglar (esta norma está sujeta a posibles cambios).
  • Por razones obvias esta prohibido el metarol, matar a personajes de otros usuarios etc. También se pide coherencia a la hora de los entrenamientos que tengáis dada la edad en la que os posicionáis.

Requisitos de participación.:

Al ser un hecho que ocurrió hace 1960, los participantes solo pueden ser dragones que tengan cierta edad, para que quede coherente que participen en una guerra principalmente.

Teniendo en cuenta que antiguamente la gente iba a la guerra con unos veinte años si hacia falta, la edad mínima de los dragones que deseen participar debe de ser de 1.980 años o mas, (actualmente).

Todos aquellos que se apunten se comprometen a participar (en la medida de lo posible) en la trama al competo (eso incluye los dos temas).

Los temas serán mastereados por el Juglar y se dispondrá de 4 días entre post y post del juglar para que todos los implicados posteen. (Este tiempo de posteo puede variar en función de la gente que se apunte a la trama)

Teniendo en cuenta que desde una batalla a otra han pasado uso cuarenta y cinco años la mentalidad de los dragones pueden haber cambiado y el que en la primera batalla estuvo con los romanos, ahora puede estar atacando la roma que defendió. Uno de los motivos puede ser la deserción del imperio porque se ve que este empieza a caer (existe una época en medio en la que los recursos empiezan a escasear)… no se esta de acuerdo con las nuevas ideologías o religiones que surgen etc…

Obviamente entrar en esta trama no implica que los hechos históricamente demostrados se cambien… es decir, ya sabemos que bandos ganan y cuales pierden, pero no hay ninguna vergüenza en situarse en el bando perdedor para de esta forma darle chicha a la trama.
Participantes:
Srkány en la primera batalla: Romano. 555 años.
Karellhen en la primera batalla: Romano. 1.035 años.
Kortel Verminaard en la primera batalla: Romano. 790 años.
Laoworth en la primera batalla: Romano. 1.040 años.
Thyraxes  en la primera batalla: Romano.  427 años.
Vaurien en la primera batalla: Romano. 565 años.
Vyraxen la primera batalla: Romano. 369 años.
Aldebaran en la primera batalla: Visigodo. 877 años.

Creado por Frozen
avatar
El Juglar
Troubadour

Mensajes : 351

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When army goes to war [Minitrama: La Caída del Gran Imperio]

Mensaje por Karellhen el Sáb Nov 17 2018, 17:03

A lo largo de los años, Karellhen había visto nacer civilizaciones y morir en poco tiempo, pero el Imperio Romano estaba durando mucho más tiempo del que él había esperado en un principio. Y ello había hecho que sintiese cierto respeto por esos humanos. Habían conseguido conquistar un gran territorio y lo habían sabido mantener más de dos años seguidos. Era una proeza para ellos, por lo menos desde el punto de vista del dragón.

Por ello, Karellhen había decidido vivir un ciudadano más del Gran Imperio de Roma. Había conseguido una villa y hacerse un hueco en la sociedad romana en la ciudad donde se había instalado. En su villa había de todo lo que un humano de clase alta podía tener. la casa principal era amplia y con múltiples estancias, la cocina no era lo suficientemente grande como para que en ella trabajasen al menos meda docena de esclavas. Tenía sus propias termas en un edificio contiguo y los esclavos que trabajaban para él tenían sus habitaciones la casa principal de la villa.

Estaba encantado con la vida de romano que tenía y había empezado a cogerles cariño a todas aquellas personas que le rodeaban, aunque fuesen humanos y estuvieran muy por debajo de él. Tanto que se había unido al ejército romano para defender el Imperio y si necesitaban, ayudar a aumentarlo. Quería ver cómo evolucionaba ese imperio a lo largo de los años...

Estaba en las termas cuando una esclava entró con un mensaje. No le importó que le viese medio desnudo y viese sus escamas, ya que todos los humanos que trabajaban para él sabían cuál era su verdadera naturaleza. No había razón para ocultarla. Mientras se comportasen, él no arrasaría el pueblo y les ayudaría a defenderse.

La carta que había llegado, era una noticia que a Karellhen le gustó y no le gustó por partes iguales. Era un llamamiento a las tropas al frente, una nueva batalla les esperaba. No tenía ningún problema con eso, de hecho quería volver a sentir la adrenalina de una buena pelea, pero por otra parte, se había acostumbrado a la vida tranquila. Además de que los romanos que estaba en el poder, estaba tomando decisiones muy poco acertadas... El abuso de recursos no era un tema que tomarse a la ligera. Pero había dado su palabra de que iba a proteger el Imperio y no pensaba romper su palabra.

Así que rápido se vistió y se enfundó su armadura y partió al lugar al que habían sido convocados. Por lo menos, vería a su amigo Srkány y podrían volver a hacer apuestas por quién se cargaba más enemigos...

-Salve conservis. Preparado para luchar contra cualquier hostium del imperio.




avatar
Karellhen
Dragon

Ocupación : Inquisidor
Mensajes : 72

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When army goes to war [Minitrama: La Caída del Gran Imperio]

Mensaje por Srkány el Lun Nov 19 2018, 16:26



When army goes to war


Imperio Romano

Ejercito Romano

Antes del alba



Aquel imperio se había alzado de la nada, como muchos antes que él. La diferencia; había conseguido perdurar durante mucho tiempo. N sin enemigos, no sin guerras que combatir… desde luego el Imperio Romano hacía gala de su gran nombre, de todo lo que replantaba y de la civilización que los humanos habían conseguido en parte gracias también a la complacía de los dragones allí. Nosotros habíamos hecho mucho, y en el fondo había ciertas cosas actuales que no terminaban de resultar agradables a mi persona.

Visigodos, gente ala que en su día acogimos bajo el mismo estandarte, gente romana que paso a tener rus propio nombre y que ahora, después de tanto tiempo pretenden darnos la espalda apara una vez más tratar de recuperar… ¿lo que les pertenece? Todo aquello eran blasfemias, y no cabían dentro de mi mente, de mi cabeza… era todo tan surrealista, tan sugestionable era la voluntad de los humanos, ¿que ahora creían tener la certeza de que ganarían? Hace tiempo lo intentaron y fracasaron, no veía nada diferente ahora.

Aun así, el comunicado que ya esperaba no tardo en llegar. Uno de los generales romanos había pedido mi consejo dado el historia de muertes y caos que abarcaban mis 500 años de vida. No era desconocedor para el general que desde que mi cuerpo me lo había permitido este había sido curtido en la guerra, algo que sin duda me gustaba, como buen soldado y además como buen dragón. Aun no sabía cuánto llegaría a despreciar a los humanos que ahora ayudaba, dentro de un largo futuro.

Aun así, había visto caer mucho superior por la mala gestión de los mismo y cada día que pasaba, tenía más claro que el Imperio se acercaba a su fin. Se estaban empleando demasiado recursos en pequeñas batallas que terminarían no obstante afectando al grueso del ejercito, y eso, traería consigo el descontento de la población. Ya había visto el mismo esquema en una ocasión y no era demasiado el tiempo que quedaba. Después de aquella batalla, algo me hacia intuir que las cosas cambiarían de nuevo. Listo y preparado acudí como era mi deber, para defender quizás un Imperio decadente desde sus cimientos…

Creado por Selene Warren





En el pasado, un asesino:

En el presente, un buen hombre:

avatar
Srkány
Dragon

Ocupación : Sobrevivir
Mensajes : 144

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When army goes to war [Minitrama: La Caída del Gran Imperio]

Mensaje por Laoworth el Jue Nov 22 2018, 15:00

El imperio Romano era una de las mayores civilizaciones de la humanidad desde que tenía uso de razón, bueno había visto altos imperios alzarse también pero no durar como lo estaba haciendo este. Aunque no lo pareciera yo había estado desde el inicio del imperio luchando entre sus filas, era algo normal en mi pues era un dragón criado entre guerras, entrenado para luchar como un guerrero y a no dar la espalda a una buena batalla. Por eso sabía la fuerza que tenía el ejercito romano para hacer frente a todos los oponentes que se le plantaran por delante en su larga historia.

Sin embargo no debía quitar la sensación de que el imperio en el que ahora vivía estaba llegando a su fin poco a poco. Eran muchas las guerras y recursos que se estaban gastando en combatir a aquellos que querían terminar con la fuerza de la poderosa Roma. A mi debía admitir que me daba igual si el imperio caía o no pues siempre habrían mas guerras y mas batallas en las que participaría sin dudarlo aun así mi hogar en aquellos momentos era Roma y como romano no quería verla caer ante los invasores externos que querían hacerla arder por todos los medios posibles.

Me encontraba entrenando con mi padre aquel día, antes de que el alba llegara cuando alguien llamo a las puertas de nuestra vivienda. Fue uno de los esclavos de mi padre quien abrió la puerta para que un emisario nos hiciera llegar una misiva donde llamaba al frente a todos aquellos soldados que seguían formando del ejercito romano lo cual me incluía a mi. Con una sonrisa en los labios me despedí de mi padre tras tomar mis cosas y ponerme camino a donde se nos había citado. Una nueva batalla se acercaba y yo tenía ganas de teñir el suelo del color rojo carmesí de la sangre de los enemigos que se me pusieran enfrente.

Tras llegar a donde nos habían citado mis ojos anaranjados se posaron en un joven al que conocía, era un dragón también por lo que decidí acercarme a él. -Salve compañero ¿listo para el combate?- Yo era un dragón ya con sus mil años ya pasados y sabía muy bien como eran todas aquellas batallas donde habían muchos muertos pero estaba seguro que mi compañero de especie estaría listo para el combate tanto como lo estaba yo. Mis ojos también se habían posado en todos los presentes y en la cantidad de soldados que habían, definitivamente iba a ser una gran batalla.




avatar
Laoworth
Dragon

Ocupación : Guerrero
Mensajes : 16

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When army goes to war [Minitrama: La Caída del Gran Imperio]

Mensaje por Vyrax el Sáb Nov 24 2018, 12:02

Aquel dia me habia levantado lleno de júbilo y energia. Sentia la necesidad de entrenar en el patio, con padre, usando las espadas con fuerza y con sed de aprender de él. Y como siempre sali escaldado trás unas buenas lecciones que me dejaron por el suelo. Fue madre quien me atendio para limpiar las leves heridas del entrenamiento, orgullosa de que fuera tan dispuesto pero preocupada de ser tan descuidado. Yo simplemente la sonrei porque sabia que tendria en batalla a padre y Thyraxes junto a mi, para proteger mi espalda como yo lo haria con las suyas.

Como siempre sali a dar una vuelta por el mercado junto a madre y un par de esclavas, a las cuales tenia mucho cariño, pues habia visto desde muy jovenes hasta el dia de hoy, por lo que las sentia como parte de mi familia. Ya con tres siglos, deberia de haberme acostumbrado a desligarme a la muerte de la gente por la que sentia aprecio, pero me resultaba más complicado que cuando iba a un campo de batalla. La verdad es que no tenia un gran historial en guerras como mi padre, pero si me gustaba la lucha y la batalla, y en este tiempo de mi vida ya habia participado en alguna que otra recurrente aunque no de gran talante.

Durante aquel paseo, comprobe como algunos soldados del imperio iban llegando a las casas. Frunci el ceño algo pensativo, pues podria tratarse de algo importante, cuando por la propia red dráconica, empezó a transmitirse que habia comenzado a reclucarse un ejército para la batalla romana. Mire a madre que a su vez me miro seria — Te sentirás orgullosa de nosotros madre — la sonrei y me acaricio la mejilla pidiendome que regresaramos a casa, puesto que queria hablar con padre.

Cuando llegamos, uno de los esclavos salio a recibirnos con las tres cartas para padre, Thyraxes y para mi, las cúales nos hacian llamar al campo de batalla de inmediato — Cesar habet festinant — murmure bajo cuando recibi un coscorrón de parte de madre, por lo que con una risa me queje. Sali corriendo a las habitaciones en busca de mis cosas y a la espera de mi hermano. Estaba deseoso de ir con él de nuevo a una batalla, a una gran guerra.




Brothers:
avatar
Vyrax
Dragon

Mensajes : 38

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When army goes to war [Minitrama: La Caída del Gran Imperio]

Mensaje por El Juglar el Mar Nov 27 2018, 12:45

When army goes to war
La caída del Gran Imperio Romano


Una táctica desinteresada

 

Con ambos frentes abiertos solamente queda esperar la batalla, que cada vez parece más difícil de evitar. Los líderes se reúnen buscando la forma de llegar a un acuerdo, pero Radagasio no está dispuesto a negociar con aquellos que considera los traidores principales a su casa por no querer cederles lo terrenos que bajo su pensamiento les corresponden por derecho.

Todos los soldados están listos, tanto en un bando como en otro. Los visigodos están ansiosos por atacar, nerviosos por si pueden volver a fracasar, pero seguros de sí mismos, son unos enemigos formidables. Los romanos, por su parte esperan con impaciencia la pelea, por aquellos baños de sangre que les recuerdan al pasado, y solamente hacen mas que reforzar la supremacía, que siempre han tenido y reclamado. No hay nada que temer con semejante ejercito, menos cuando hay dragones en ambos bandos. Algo que iguala un poco las fuerzas.

Aun así, los recursos son gastados innecesariamente, y los visigodos se han dado cuenta de ello, por eso, un pequeño fuerte de hombres está aprovechándose de eso, mitigando y atosigando a las más en otros puntos del imperio, obligado a gastar antes de tiempo los recursos ya escasos. Han conseguido minar una gran cantidad de recursos y para el Imperio, eso no hace más que empeorar las cosas.

Radagasio ha reunido a sus hombres y es hora de emprender el ataque. Los romanos han sido llamados a las filas del ejército. Todos se han posicionado en sus respectivos lugares. Reunidos con sus superiores, se reciben indicaciones bastante claras: un pequeño grupo de romanos van a ser enviados por los laterales para poder atacar por la espalda.
_____________________________________________

Romanos: Una vez reunidos, se os han dado órdenes bastante claras: Karellhen, Srkány, Laoworth y Vyrax, sois enviados junto a un pequeño pelotón de soldados a dar un rodeo aprovechando la poca luz que hay actualmente en el campo. El grueso del ejército se ha quedado a esperar el ataque mientras vosotros tenéis que rodearlos para poder atacar por la retaguardia. Se os proporcionan monturas para ir mas rápido, pero, moveros con cuidado, pues podéis ser interceptados por el enemigo.

Visigodos: Habéis sido posicionados en vuestros respectivos lugares. Algunos habéis sido enviados al norte, para aprovechar los escasos recursos de los Romanos, menguándolos y provocando reagrupamientos hacia el interior del imperio. No obstante estáis seguros de que los Romanos intentaran hacer algo para ganar una ventaja que aparentemente ahora mismo no tienen. Estad alerta pues una pequeña facción parece que se esta reagrupando, moviéndose para hacer algo que desconocéis.

Normas


  • Después de casi dos semana, se ha procedido a postear con el Juglar para darle mas agilidad ala trama. Aquellos que no habéis posteado aun podéis contar en vuestro post el inicio y los siguientes sucesos.
  • El tema carecerá de orden de posteo, pero si podrá postearse dos veces como máximo entre post y post del juglar.
  • Para postear esas dos veces en obligatorio que entre cada uno de vuestros post, existan dos post de otro personaje.
  • La intención de la trama es divertirnos y no agobiarnos pero se fija el plazo máximo de una semana entre post y post del juglar (esta norma está sujeta a posibles cambios).
  • Por razones obvias esta prohibido el metarol, matar a personajes de otros usuarios etc. También se pide coherencia a la hora de los entrenamientos que tengáis dada la edad en la que os posicionáis.

Requisitos de participación.:

Al ser un hecho que ocurrió hace 1960, los participantes solo pueden ser dragones que tengan cierta edad, para que quede coherente que participen en una guerra principalmente.

Teniendo en cuenta que antiguamente la gente iba a la guerra con unos veinte años si hacia falta, la edad mínima de los dragones que deseen participar debe de ser de 1.980 años o mas, (actualmente).

Todos aquellos que se apunten se comprometen a participar (en la medida de lo posible) en la trama al competo (eso incluye los dos temas).

Los temas serán mastereados por el Juglar y se dispondrá de 4 días entre post y post del juglar para que todos los implicados posteen. (Este tiempo de posteo puede variar en función de la gente que se apunte a la trama)

Teniendo en cuenta que desde una batalla a otra han pasado uso cuarenta y cinco años la mentalidad de los dragones pueden haber cambiado y el que en la primera batalla estuvo con los romanos, ahora puede estar atacando la roma que defendió. Uno de los motivos puede ser la deserción del imperio porque se ve que este empieza a caer (existe una época en medio en la que los recursos empiezan a escasear)… no se esta de acuerdo con las nuevas ideologías o religiones que surgen etc…

Obviamente entrar en esta trama no implica que los hechos históricamente demostrados se cambien… es decir, ya sabemos que bandos ganan y cuales pierden, pero no hay ninguna vergüenza en situarse en el bando perdedor para de esta forma darle chicha a la trama.
Participantes:
Srkány en la primera batalla: Romano. 555 años.
Karellhen en la primera batalla: Romano. 1.035 años.
Kortel Verminaard en la primera batalla: Romano. 790 años.
Laoworth en la primera batalla: Romano. 1.040 años.
Thyraxes  en la primera batalla: Romano.  427 años.
Vaurien en la primera batalla: Romano. 565 años.
Vyraxen la primera batalla: Romano. 369 años.
Aldebaran en la primera batalla: Visigodo. 877 años.

Creado por Frozen
avatar
El Juglar
Troubadour

Mensajes : 351

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When army goes to war [Minitrama: La Caída del Gran Imperio]

Mensaje por Vyrax el Miér Nov 28 2018, 13:00

No me gustaba nada salir tan tarde porque era muy dormilón, mas desde mi primer siglo, y además teniendo en cuenta que debia ir en caballo, no me apetecia mucho. Pero los superiores habian sido claros y asi debia de ser. Al menos no iba solo, y por lo que parecia, el resto de dragones tenian mucha más experiencia que yo, casi como padre, por lo que no me iba a perder ni un solo movimiento de ellos.

Comencé a silbar suavemente una cancioncilla que solian cantar las esclavas en casa, mirando al frente — ¿Los visigodos se parecen a los egipcios? — mire a uno de los dragones que iban a mi lado — Me refiero, a que si tienen esas costumbres tan raras de... bueno, por ejemplo lo de tener dioses con cabeza de animales — rei divertido — O pintarse la cara de esa forma — ladee la cabeza pensando en ello. Recordaba haber oido hablar de ellos e incluso haberlos visto, pero en contadas ocasiones. Quizás los visigodos eran parientes cercanos de ellos... a saber.

Derepente vi algo cerca, e hice que mi caballo echase a trotar para ir hacia alli . Al acercarme comprobe que tan solo era un arbusto. Decidi bajarme para estirar las piernas, además que ya ni sentia el culo — Creo que traje algo de pan... — saque de mi bolsa un poco de pan dandole un bocado mientras me palpaba una nalga dolorida bajo el uniforme. La verdad es que era bastante mas comodo el uniforme que la toga, ya que daba mucha mas movilidad a las piernas al estar al descubierto, aunque seguia pensando que estar desnudo era lo mejor. Eso si, no me quite el casco porque seria desobeder una orden. Mire hacia el arbusto de nuevo — Desde alli parecia un hombre encogido — torci el morro, arrancando un par de hojas y tirandolas al aire.




Brothers:
avatar
Vyrax
Dragon

Mensajes : 38

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When army goes to war [Minitrama: La Caída del Gran Imperio]

Mensaje por Aldebaran el Miér Nov 28 2018, 17:59

When army goes to war [Minitrama: La Caída del Gran Imperio]
Norte de Roma, Campamento Visigodo


El alba rallaba el horizonte desde el norte de Roma y el silencio que se avecinaba tras el evento que habría de ocurrir, una paz imaginaria antes del caos de sangre, era respirable en el frío y desolador ambiente que hacía congelar los huesos de los más aguerridos guerreros: romanos o visigodos, no importaba, todos hombres por igual. Mortales y perecederos. Y desde el campamento de los visigodos, en una ostentosa tienda a la que solo Radagaiso tenía acceso yacía sobre una silla sentado, observando al vacío y a la nada, El Asolador, mensajero de muerte y sombra de reyes. El antiguo dios de la destrucción de los extintos persas evaluaba con serenidad y en plenitud de silencio el contenido de su copa, que, servida con vino, disfrutaba sin perturbarse en nada. Durante un largo año había soportado la estupidez de un bárbaro que apenas y tenía manera de líder pero que, era el instrumento perfecto para el fin que se había propuesto: la destrucción de Roma. Llevando la avanzada de sus tropas desde la llanura húngara hasta más allá del valle del Po, los rumores entre los hombres del imperio y los bárbaros que servían a la causa del visigodo se hacían cada vez más audibles.

Desde occidente centellaban desde el alto Imperio, entre ciudadanos y soldados los rumores de que un ser que no era humano se hallaba tras el poderío que Radagaiso había obtenido. Desde la preposición de se trataba de un Dios pagano ya olvidado que nadie recordaba hasta la misma afirmación de que un demonio encarnado era la sombra tras la amenaza en la que Radagaiso se había convertido a través de un pacto en el que había vendido su alma a cambio de poder. Mentiras o reales, cualquiera de las afirmaciones, todos, y en especial los visigodos, quienes temerosos veían en la distancia, alejada del resto y en un lugar especial, por las largas noches la tienda del dragón a la cual solo Radagaiso había tenido libre acceso. Sabían, ellos especialmente, que aquel ser de ojo escamoso con el que su líder había pactado no era, en definitiva, humano y era algo que Aldebaran, quien sabía que estaba muy por encima de cualquier humano mortal, no se había esforzado por esconder en lo más mínimo. Y pese a que el llamado a la batalla había sido dado, el dragón esperó en silencio, la presencia del humano una vez más, en silencio.

Hundido en el amargo recuerdo de lo que Roma hubiese podido ser recordó como casi cuatrocientos años habían pasado desde que sus ojos se habían posado en un hombre, un mortal humano que, en el momento de su nacimiento, había despertado con especial hincapié, su interés: Cayo Octavio Turino. Aldebaran había estado en la Roma republicana en aquellos años, observando y nada más. La grandeza y la majestuosidad de una ciudad que se decía nacer de Grecia, era por mucho un lugar en donde la misma grandeza que había visto en Alejandro, seguro habría de encontrar y fue justo en ese año, en el 51 a.C. cuando sus oídos, los cuales aún atendían a las voces humanas desde una visión que podría decirse más crédula que la que tenía hoy día, escucharían el discurso fúnebre que ante la multitud un joven humano daría con entereza ante el falso sentimiento mortal y humano que los hombres llamaban dolor. Cuatro años más tarde lo que había visto en ese discurso daría frutos: el joven fue investido con la toga viril, un año antes que la edad establecida para los demás jóvenes romanos, aspecto que demostraba su madurez prematura.

En ese instante, Aldebaran se revelaría ante el futuro emperador como un ser superior lejos de la simple mortalidad, luego de años de silencio y ausencia convirtiéndose en su mentor y consejero en la promesa de que tal como aquellos de los que había escuchado, él sería quien demostraría a la humanidad el significado del verdadero poder y haría de Roma un Imperio que se establecería por siglos. Aldebaran estaba aprendiendo que el corazón humano, incapaz de ser desapegado de aquellos a lo que llamaban emociones sería lo que llevaría a la ruina y a la decadencia un Imperio que había nacido para ser grande, pues ninguno de los sucesores de Augusto Cayo Octavio Turino tendría ni el ingenio, ni el intelecto, ni el talento para proseguir lo que su pupilo había logrado no solo dándole a Roma el gran brillo y esplendor del que gozaría por siglos. Tras el final de la decepcionante dinastía Judio-Claudio, el dragón se había apartado para esperar el momento en que tenía que deshacer el fracasado Imperio Romano que había llegado con un hombre que menos que nada, era solo un objeto para sus fines: Radagaiso. Aldebaran había usado el rencor de los visigodos y la debilidad de un Imperio que conocía mejor que nadie para establecer los pilares de su caída y hoy era ese día.




avatar
Aldebaran
Dragon

Ocupación : Torturador e Interrogador de la Santa Inquisición de Su Majestad
Mensajes : 37

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When army goes to war [Minitrama: La Caída del Gran Imperio]

Mensaje por Srkány el Jue Nov 29 2018, 13:29



When army goes to war


Imperio Romano

Ejercito Romano

Antes del alba



Las ansias de guerra siempre le jugaban malas pasadas a aquellos, que impacientemente buscaban el reconocimiento de quienes eran por norma general superiores a ellos mismos. El  Imperio Romano estaba fallando en las cosas más sencillas, y eso a mis años en el fondo era alfo que me hacía sentirme inflexible en algunas cosas. Aun no había vivido ni la mitad de las cosas que seguramente muchos allí hubiesen vivido. Había compartido algunas vivencias con los que allí se presentaron, pero pocas en comparación a ellos.

Karellhen podría considerarse uno de los amigos leales que tenía en aquel momento, al igual que Laoworth. Ambos recibieron mi saludo y mi sonrisa cuando nuestras miradas se cruzaron antes de que los superiores diesen aquellas ordenes de asaltar por la retaguardia. En el fondo aquello no era algo que me gustase. Yo, prefería ir de frente, nunca contra la espalda, eso era un acto bastante rastrero y no quería tener que verme metido en ello. Aun así, por mucho que me pesase, las órdenes eran órdenes, y debían de ser cumplidas.

Ensillados los caballos observe al pequeño grupo de individuos cuya misión era dar un rodeo. Laoworth y Karellhen iban conmigo, junto a un joven dragón que había parecido observar algo inquieto tras uno de los arbustos.-la guerra contra los Visigodos se está volviendo reticente, y salve el Imperio si no detenemos esto ahora.-comente mientras me acercaba a aquel joven para a observar que lo que se encontraba allí no eran más que un pequeño arbusto. Parecía que en aquellos momentos todos estábamos un poco nerviosos, pero desde luego había que tener perspectiva.

-Los Visigodos en su día fueron nuestros hermanos. Deberíamos tener cuidado con sus estrategias. En ocasiones, son bastante similares a las nuestras.-comento dejando que todos los presentes me escuchen. Pese a ello, debíamos avanzar con presteza si queríamos que todo aquello saliese bien, por eso, tras observar que no había peligro cercano dirigí el caballo hacia nuestro objetivo.-tiempo ha desde que no nos vemos compañeros míos.-dije dirigiéndome hacia Karellhen y Laoworth.-uníos a nosotros joven dragón, ¿cuál es vuestro nombre?-pregunto en dirección al otro muchacho (Vyrax), para de este modo incluirle en la conversación. Al menos podríamos hablar mientras nos movemos.

Creado por Selene Warren





En el pasado, un asesino:

En el presente, un buen hombre:

avatar
Srkány
Dragon

Ocupación : Sobrevivir
Mensajes : 144

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When army goes to war [Minitrama: La Caída del Gran Imperio]

Mensaje por Karellhen el Jue Nov 29 2018, 22:05

Karellhen llegó a buena hora, ni tarde ni pronto. Como a él le gustaba. Siempre en el mejor momento. Así podía pasar un tiempo con sus compañeros dragones, y quizás viese a Srkány antes de la batalla. Era un buen amigo suyo, aunque fuese más joven que él. Aunque al principio no vio a su amigo, con quien si se encontró fue con Laoworth, un dragón unos años mayor que él. Un buen dragón con el que no había tenido ningún problema y que si tuviera que decirlo, le caía bien.

-No lo dudes, Laoworth. Lo que de verdad deberías preguntar es, ¿está el combate preparado para nosotros?

Srkány los saludó cuando las órdenes llegaron y el grupo de dragones que había entre los humanos fue mandado a asaltar la retaguardia del ejército de los visigodos... Su mirada se cruzó con la de su amigo y comprobó que le hacía la misma gracia que a él tener que atacarles por detrás. Él no lo haría así. No había honor en esa táctica. Pero decidió que se guardaría sus quejas para después de la batalla. Los humanos todavía tenían que aprender muchas cosas, no podía dárselas todas masticadas...

Montaron a sus caballos y fueron a cumplir su misión. Con las ventajas que tenían al ser dragones podrían oír a cualquier enemigo que quisiera atacarles. El oído y la vista mejorados eran las ventajas que poseían por ser lo que eran. Una lástima no poder tranformarse, aunque tampoco era muy divertido librar una batalla así.

-Los visigodos deberían saber cuándo han sido derrotados. Lo único que hacen con estas batallitas son perder más humanos de los suyos...-observó al joven desmontar y medio sonrió, la juventud...-Los visigodos se parecen más a los romanos que a los egipcios. Visten bastante peor que el resto, la verdad... Sus dioses tienen aspecto humano y depende de a quién te encuentres... Tienen extrañas costumbres para pintarse el rostro.

Karellhen miró a su alrededor, no parecía haber ningún enemigo cerca, así que se relajó un poco. Aunque Srkány tenía razón. Las estrategias de los visigodos no tendrían por qué diferir gran cosa de las romanas. Pero Karellhen tenía ganas de pelea. En general no estaba tan a favor de ponerse a dar porrazos a diestro y siniestro con su gladio, pero ese día quería acabar con cualquier cosa que hiciera peligrar el imperio que tanto le había gustado.




avatar
Karellhen
Dragon

Ocupación : Inquisidor
Mensajes : 72

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When army goes to war [Minitrama: La Caída del Gran Imperio]

Mensaje por Vaurien Aureon el Jue Nov 29 2018, 23:57

Ésto me lo tenía merecido por llegar tarde a la fiesta.

Complicaciones en el camino me habían obligado a unirme con la campaña avanzada. Pero había llegado por fin. Y todos mis instintos me decían que la batalla estaba a punto de comenzar.

De las razones que me había llevado a primera línea no estaba seguro. Quizá simplemente buscaba un desafío, saber cómo podía luchar en mi forma humana.

Hacía ya varios siglos que había abandonado mi identidad de noble romano llamada Draco. Algo que me había enseñado mi larga vida era que de todo se cansa uno. Hasta del placer...de modo que ahora me apetecía algo de sangre y dolor.

Me había enrolado en el ejército haciéndome pasar por un soldado hispano veterano llamado Vaurien. Vaurien era una buena aproximación de mi nombre verdadero y me gustaba como sonaba. De manera que decidí quedármelo. Cuando hicieron las pruebas, por lo visto excedí sus expectativas y antes de que me diera cuenta era un capitán. Aún así, pedí estar en primera línea.

Había oído lo de la avanzadilla...y había oído un par de nombres interesantes. Quizá pudiera reunirme con ellos luego.

Por ahora, sólo quedaba esperar...





avatar
Vaurien Aureon
Dragon

Ocupación : Investigador de la Inquisición
Mensajes : 506

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When army goes to war [Minitrama: La Caída del Gran Imperio]

Mensaje por Vyrax el Dom Dic 02 2018, 20:46

Mientras olfateaba las hojas del arbusto que habia arrancado con mi mano, escuchaba lo que decia uno de los soldados que me acompañaban. Otro, repitio sus palabras, pero detallo mas algunos datos, por lo que los mire enarcando una ceja — O sea queeee... ¿podrian estar haciendo lo mismo que nosotros ahora mismo? — lleve el pan a mi boca dandole un bocado bien grande y mastique observando ahora como el soldado que se habia dirigido en primer lugar (Skárny), se acercaba caminando a mirar el arbusto donde estaba. Me eché a un lado pensativo — No hay nada... creo — me encogi de hombros, pues no habia visto ni olido nada realmente, pero quizás se me habia pasado algo por encima, pero lo dudaba horrores. Era una simple planta en medio del camino.

Volvi a dejar el pan en la bolsa de cuero del caballo volviendo a hablar — Nunca entenderé a los humanos. Si son hermanos de los romanos, ¿porque hacen esto? — frunci el ceño algo confuso y mire al que parecia mas maduro, al menos en aspecto (Karellhen) — Yo me enfado con mi hermano, pero no intento acabar con él — rei divertido — Aunque me divierte molestarlo — acabe con una risita málevola cerrando la bolsa — En cuanto a los Dioses, es bastante divertido tener uno para cada cosa. Pero sin duda los del sexo y la guerra son mis favoritos — volvi a reir, esta vez nasalmente, cuando escuche la pregunta del otro soldado (Srkárny), a lo que después de subir a mi caballo lo mire algo mas serio — Vyrax. Mi hermano es Thyraxes, es mayor que yo — asegure como si fuera gran cosa, ya que a pesar de nuestro siglo de diferencia, ninguno estaba realmente curtido en grandes batallas. De hecho podria decirse que esta era nuestra primera gran guerra.

Cuando hice que el caballo comenzase a caminar, frunci el ceño — ¿Vosotros teneis experiencia en batalla? — mire uno a uno a los soldados y antes de que respondieran volvi a preguntarles algo que me rondaba la cabeza — Podriamos tomar nuestra verdadera forma y acabar con esto hoy mismo, ¿porque no se hace asi? Es decir... no sé, yo... lo digo porque.... bueno... — torci el morro volviendo a mirar al frente, cuando se me ocurrio algo — Si los visigodos son hermanos de los romanos, habrá dragones con ellos ¿verdad? — los volvi a mirar con cierta preocupación — No podemos luchar contra ellos, ¿como vamos a enfrentarnos a ellos? Son de los nuestros y... — tome aire sintiendome agobiado por aquel pensamiento.




Brothers:
avatar
Vyrax
Dragon

Mensajes : 38

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When army goes to war [Minitrama: La Caída del Gran Imperio]

Mensaje por Thyraxes el Dom Dic 02 2018, 22:57

Llegaba tarde, tras todo lo que se estaba cociendo el dragón seguía comportándose de una forma un tanto irresponsable, había permanecido en la ciudad, en los coliseos, viendo, deleitándose, probando todo cuanto pudo de aquella maravilla que era la sociedad romana, incluso con la guerra en ciernes, con la caída de estos desde su época dorada. Pero el dragón no podía seguir eludiendo sus responsabilidades si quería salvar esa ciudad, esa civilización. Tenía que reunirse con su hermano, que le esperaba seguro y que ya le había dejado varios mensajes como era costumbre.

Sus escamas escarlata quedaban opacas por la ausencia aún de luz, el sol estaba por salir y eso ocultaría en parte su figura de los ojos de los humanos en contra de su ciudad, la que consideraba su hogar. Aterrizó cerca del campamento ante los atentos ojos de muchos, sin importarle lo más mínimo lo que pensasen y antes de presentarse allí cogió algo de ropa, la túnica normal de estos y la armadura para colocársela. También se pertrechó con armas para usarlas cuerpo a cuerpo y se encaminó tras pedir indicaciones a un soldado que le miraba con miedo y respeto a partes iguales.

El dragón escarlata había sido conocido, como gladiador y como guerrero, también como dragón por aquellos que osaban meterse en sus dominios o con sus cosas. Caminó orgulloso, seguro, hasta escuchar a los dragones allí presentes, se había perdido mucho de la conversación pero llegó justo a tiempo de escuchar a su hermanito preocupado por otros dragones, a lo que solo se rió, de forma sonora para revelar su presencia, a la par que se sentaba junto a este y rodeaba su cuello con el brazo. -Si hay dragones en ese bando, los machacaremos hasta que se retiren o mueran en la batalla. No hay nada más dulce que el fragor de la misma y han venido a irrumpir en nuestra casa, nuestros dominios, así que no permitiremos que semejante afrenta quede impune.- siseó, tomando una copa y echando vino. -Thyraxes, hermano mayor de este pelirrojo tan simpático. Alguno de vuestros nombres seguro que los conozco.- se presentó.




avatar
Thyraxes
Dragon

Mensajes : 334

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When army goes to war [Minitrama: La Caída del Gran Imperio]

Mensaje por El Juglar el Miér Dic 05 2018, 18:53

When army goes to war
La caída del Gran Imperio Romano


Enemigo a la vista

 

Los soldados habían salido ya, dispuestos en diferentes ramas de la batalla, para de esta forma, llegar lo antes posible a cumplir con el objetivo designado. A mitad del camino de aquellos que habían sido enviado para dar un rodeo, se unió a ellos un soldado mas (Thyraxes), un joven pelirrojo, hermano de uno de los allí presentes (Vyrax). Encaminados en la ardua batalla, lo único que había por delante era un desierto que seguir.

En las filas principales, del grueso de los dragones Romanos, todos se preguntaban que era lo que estaba ocurriendo en las afueras de la muralla. El ejército estaba siendo preparado cuando la aparición de uno de los dragones veteranos irrumpió en la escena. Este se dirigió expresamente a uno de los soldados que se encontraban allí (Vaurien). Este le pido al dragón que se ocupase de mantener a los hombres agrupados, dejando caer sobre el peso del comando sobre un pequeño escuadrón de hombre, dragones y humanos.

En el bando contrario, los Visigodos comenzaban aponerse nerviosos debido a que los Romanos permanecían sin respuesta ante sus provocaciones. Desconocedores de que podrían estar tramando sus enemigos, Radagasio decide encomendarle una misión especial a uno de sus mejores hombres (Aldebaran). Su misión consistirá en peinar una zona que los Visigodos consideran poco segura. Por ello mismo, envía a este solado, junto a un pelotón de los más aguerridos humanos y dragones para intentar cubrir cualquier punto ciego.

Visigodos y romanos, a punto de colisionar unos contra otros. Muchos creen que aquella batalla es algo que decidirá qué punto de la historia debe seguir en pie. Lo que muchos desconocen de aquella lucha, es que entre los bando de cualquiera de ellos los dragones esperan ansiosos cobrarse sus propios méritos. Pese a ello, no usan su verdadero poder, porque la diversión no estaría asegurada.

____________________________________

Romanos.  Thyraxes se ha unido al grupo cuya misión es emboscar desde la parte trasera a los Visigodos (Karellhen, Srkány, Laoworth y Vyrax). Habéis intercambiado palabras y pensamientos, pero lo que no sabéis es que el líder contrario se ha dado cuenta de la posible jugada que estáis llevando a cabo y os encontráis de golpe contra un pelotón enemigo liderado por Aldebaran. No obstante los veis desde lejos, pero ellos, a vosotros también, no podéis rehuir la batalla. Aun así, aun estáis lejos, se os da una ultima oportunidad de prepararos bien.

Vaurien eres el encargado de dirigir un pelotón que controlara la primera línea de defensa. Tu misión, posicionar a tu hombres de forma estratégica para poder llevar el primer impacto del ataque. Tienes permitido el control absoluto de los pnj que llevas contigo, entre los cuales se encuentran cinco humanos y tres dragones. Dispones de las almenas, y la muralla para realizar tu estrategia.

Visigodos: os aproximáis mas aun a las murallas, esperando al recibida de aquellos a los que vais a atacar. No obstante vuestro líder se ha dado cuenta  de uno de los posibles planes del enemigo y a enviado a su mejor soldado con un pequeño pelotón de personas Aldebaran lidera sus filas. Tienes permitido el uso completo de los pnj que se encuentran en tu pelotón, siendo estos cuatro dragones (contando contigo), y dos humanos. Te has dado cuenta de la presencia del enemigo pero ellos también os han visto. No podéis rehuir la batalla. Aun así, aun estáis lejos, se os da una ultima oportunidad de prepararos bien.

Normas


  • Después de casi dos semana, se ha procedido a postear con el Juglar para darle mas agilidad ala trama. Aquellos que no habéis posteado aun podéis contar en vuestro post el inicio y los siguientes sucesos.
  • El tema carecerá de orden de posteo, pero si podrá postearse dos veces como máximo entre post y post del juglar.
  • Para postear esas dos veces en obligatorio que entre cada uno de vuestros post, existan dos post de otro personaje.
  • La intención de la trama es divertirnos y no agobiarnos, en esta ocasión se dejar amas tiempo entre el post del juglar para dejar libertad a los personajes y acciones.
  • Por razones obvias esta prohibido el metarol, matar a personajes de otros usuarios etc. También se pide coherencia a la hora de los entrenamientos que tengáis dada la edad en la que os posicionáis.

Requisitos de participación.:

Al ser un hecho que ocurrió hace 1960, los participantes solo pueden ser dragones que tengan cierta edad, para que quede coherente que participen en una guerra principalmente.

Teniendo en cuenta que antiguamente la gente iba a la guerra con unos veinte años si hacia falta, la edad mínima de los dragones que deseen participar debe de ser de 1.980 años o mas, (actualmente).

Todos aquellos que se apunten se comprometen a participar (en la medida de lo posible) en la trama al competo (eso incluye los dos temas).

Los temas serán mastereados por el Juglar y se dispondrá de 4 días entre post y post del juglar para que todos los implicados posteen. (Este tiempo de posteo puede variar en función de la gente que se apunte a la trama)

Teniendo en cuenta que desde una batalla a otra han pasado uso cuarenta y cinco años la mentalidad de los dragones pueden haber cambiado y el que en la primera batalla estuvo con los romanos, ahora puede estar atacando la roma que defendió. Uno de los motivos puede ser la deserción del imperio porque se ve que este empieza a caer (existe una época en medio en la que los recursos empiezan a escasear)… no se esta de acuerdo con las nuevas ideologías o religiones que surgen etc…

Obviamente entrar en esta trama no implica que los hechos históricamente demostrados se cambien… es decir, ya sabemos que bandos ganan y cuales pierden, pero no hay ninguna vergüenza en situarse en el bando perdedor para de esta forma darle chicha a la trama.
Participantes:
Srkány en la primera batalla: Romano. 555 años.
Karellhen en la primera batalla: Romano. 1.035 años.
Kortel Verminaard en la primera batalla: Romano. 790 años.
Laoworth en la primera batalla: Romano. 1.040 años.
Thyraxes  en la primera batalla: Romano.  427 años.
Vaurien en la primera batalla: Romano. 565 años.
Vyraxen la primera batalla: Romano. 369 años.
Aldebaran en la primera batalla: Visigodo. 877 años.

Creado por Frozen
avatar
El Juglar
Troubadour

Mensajes : 351

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When army goes to war [Minitrama: La Caída del Gran Imperio]

Mensaje por Karellhen el Jue Dic 06 2018, 13:00

Karellhen sonrió castamente al dragón más joven. El pelirrojo hacía preguntas que alguna vez, Karellhen también se las había hecho a sí mismo alguna vez. Los dragones podían pelear los unos contra los otros por diversión, pero la idea de matar a alguien de su misma especie no les parecía lógico ni defendible. Cosa que los humanos parecían ver normal.

-¿Por qué lo hacen? Llevo más de mil años intentando entender sus razones. Es obvio que las peleas están bien y son sanas. Muestran desacuerdos entre las ideas y las acciones de las personas, eso no está mal. Pero su instinto de supervivencia parece estar dañado. No piensan como especie, sino como individuales. He visto a humanos dañar a sus hembras por puro placer, dejándolas medio muertas. He visto a hermanos matar a hermanos por querer más riquezas... Los humanos tienden a no ver más allá de sí mismos, y eso será su perdición.-el dragón frunció el ceño y miró al frente.-Buscan dioses que les permita no sentirse culpables por sus actos.

Karellhen había vivido ya unos cuántos años, recordaba cómo había visto evolucionar a los distintos dioses de los humanos y cómo ellos mismos habían evolucionado a la hora de crear herramientas y armas. Muchas veces se preguntaba si esa evolución estaba yendo para bien o para mal de la especie humana, pero como a él eso no le incumbía, solía dejar pasar esa preocupación.

-Oh sí, bastante. Las batallas son divertidas cuando les encuentras algún sentido. O cuando te gusta lo que defiendes.-miró divertido al joven dragón.-Podríamos sí, pero entonces la batalla terminaría demasiado rápido. ¿No crees? Si los humanos no tienen reparo alguno en matarse entre sí, ¿por qué deberíamos tenerlo nosotros?

Iba a añadir algo sobre qué hacer si se encontraban con algún dragón en el bando de los visigodos, pero el hermano mayor del pelirrojo apareció y respondió por él. No opinaba igual que Thyraxes, pero cada dragón con su opinión. Karellhen no gustaba de matar dragones.

-Karellhen, a vuestro servicio.

Respiró hondo, el inicio de la batalla no tardaría en dar comienzo. Como bien había comentado Srkány, los visigodos y los romanos se diferenciaban bien poco y sus estrategias también. Así que cuando en la distancia divisó un grupo de visigodos haciendo lo mismo que ellos, no le extrañó en absoluto.

-Tenemos compañía, compañeros.




avatar
Karellhen
Dragon

Ocupación : Inquisidor
Mensajes : 72

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When army goes to war [Minitrama: La Caída del Gran Imperio]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.