Novedades

- (09/18) Ya están disponibles las novedades de Septiembre.

- (09/18) Ya podéis pedir Los Dracs de Septiembre.

- (09/18) ¡Enhorabuena Faora, ya eres Moderadora!

- (09/18) Nueva actualización de las fichas de personaje. Mada MP a Selene para actualizar.

- (09/18) El juego "Confieso que..." se clausurará si persisten las malas conductas entre sus participantes. ¡Los juegos son para divertirse, no para atacar a nadie!

- (07/18) Nuevas normas respecto a los posts +18 de índole sexual.

- (05/18) Nuevas normas de emisión de reportes aquí.

Últimos temas
Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Selene
Admin
MP
Faora
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

06/06

Directorios y Recursos

06/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumLoving PetsTime Of Heroes  photo untitled45.png

37/64

Afiliados Normales


El paso del tiempo [Vhaleryon]

Ir abajo

El paso del tiempo [Vhaleryon]

Mensaje por Celesei Lanster el Dom Nov 04 2018, 10:32

Mi madre siempre había sido importante par amia, igual que para Vhaleryon. Desde luego, su pérdida fue una de las cosas más duras que ocurrieron tras nuestro nacimiento. Los terroristas se llevaron mucho de ella y sus esclavos… aquellos trozos de carne eran algo que no me gustaba desde hacia demasiado tiempo pero aquello que yo les hacía era su castigo por la pérdida de la persona que mas había querido después de Vhaleryon. La relación con padre era desde luego algo mas incomoda pero finalmente las cosas habían cambiado y parecía que volveríamos tener algo más en común.

Aquel día era le aniversario de la muerte de nuestra madre o por ello, había decidido ir a rendirle culto ante lo que para nosotros era algo simbólico. Todos los dragones, sin excepción alguna eran lanzados al Gran foso tras su muerte, pero allí, en el cementerio nosotros teníamos un panteón para aquellos que habían conseguido el apellido y seguían la misma línea de sangre. Madre nunca había sido una dragona cuya genética fuese la misma que la de padre, pero la habíamos querido y amado de la misma manera. Aun así, el simbolismo de su tumba se encontraba fuera de aquel panteón.

Vhaleryon y yo habíamos conseguido retomar la línea de sangre, y parecía que Myrecela y Josfferine también. Esa había sido una noticia estupenda, saber que pese a que ellos no pudiese tener descendencia finalmente la línea de sangre se recuperaría pura, así era como debía ser y así nos iríamos todos de aquel mundo. Estaba triste, como cada día en el que tenía que visitarla y recordar que la no estaba con nosotros. Mi infancia había sido expresamente cuidada y criada por mi madre y ella, me había enseñado todo lo que yo sabía.-hola… madre.-susurre al encontrarme frente a aquella lapida de mármol. Sabía que aunque sus huesos no estuviesen allí, ella me escuchaba desde algún lugar.





Mi honor y mi orgullo:

You and me, Celerion:

When we were young:

avatar
Celesei Lanster
Dragon

Ocupación : Esclavista
Mensajes : 302

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El paso del tiempo [Vhaleryon]

Mensaje por Vhaleryon Ayer a las 19:56

Gris se alzaba el día aquella mañana, como si el propio cielo se lamentase de un suceso acaecido y que nos afectaba directamente. Mucho tiempo había transcurrido ya desde entonces, pero tanto Celesei como yo, no podíamos si no sentir la pérdida de nuestra madre. Me aseguré de llevar un atuendo adecuado, no era una visita de cortesía, estábamos visitando al ser que nos dio la vida. Si hoy siguiese con vida, estaría orgullosa de ver que me he comprometido a asegurar la subsistencia de nuestra especie. Todos cuantos osan oponerse al mandato de la reina, han de pagar cara su afrenta. Me mantenía fiel a mis ideales, cuidando de preservar la pureza de nosotros los dragones. El surgimiento de los híbridos, una raza surgida de la degeneración de uno de los nuestros al emparentar con un humano, amenazaba con destruir la verdadera esencia de los dracos. Dominamos el mundo sí, pero no un mundo lleno de paz en el que los dragones somos vistos como las majestuosas criaturas que siempre fuimos.

La raza del hombre sigue sin jurar vasallaje en diversos puntos, que escapan a nuestro control. Lo que es peor, aquellos que por desgracia conviven con nosotros, podrían estar esperando el momento para acaba con nosotros. Es imposible concebir nuestra existencia, sin vernos hostigados por la duda en todo momento. A pesar de todas las cuitas que rondaban mi mente, era capaz de desinhibirme y centrarme en aquello que de verdad me importa. Celesei mi bella esposa con la que había conseguido prolongar nuestra estirpe, a su lado nada me faltaba. Notaba un amor intenso, impasible al paso del tiempo, tan incorruptible como el que yo sentía hacia ella. Nuestros destinos estuvieron ligados, desde que ambos tuvimos uso de razón. Ahora, ambos nos encontrábamos frente al lugar de descanso eterno de nuestra antecesora. Siempre tenemos la fe, de que más pronto o más tarde, volveremos a reunirnos con aquellos que se fueron antes que nosotros en algún momento. Por eso, en lo que siguiéramos en este mundo, les rendiríamos homenaje para que supiesen que nunca desaparecieron del todo.

Notaba el sentimiento de nostalgia, caer como una losa sobre mi esposa. La pesada losa de la añoranza de la que nadie podía librarse, pero no dejaría que cargase ella sola con ello. En estos momento mi deber era transmitirla la entereza suficiente, como para que su ánimo no decayese en ningún momento. Me situé detrás de Celesei, pasando mis brazos por delante suyo, para luego unir mis manos a la altura de su vientre. Quería que se sintiese arropada, que tuviese la entereza suficiente para expresarse, sin verse doblegada por la tristeza que a uno le invade, con la pérdida de un ser querido. Mi deber como esposo era procurarle fortaleza y seguridad, en los momentos difíciles como pudiera ser este. Yo no podía evitar verme afectado también, la madre es el ser que me dio la vida al igual que Celesei. Saber que aquél ser que te dio la vida había desaparecido, hacía que este momento se volviera completamente reflexivo. Mi día a día, era más crudo que el de Celesei, contemplando actos que no serían aptos para muchos. Curtido por la férrea justicia que me veo obligado a imponer, había aprendido a guardar algunas emociones de cara al público.

-Contáis con mi apoyo mi señora, expresaros libremente. Allá donde esté, doy por hecho que se alegrará de oíros, así como de veros. Hola madre, venimos a decirte que por más tiempo que haya pasado, no os olvidamos. Bien es sabido que algún día nos reuniremos con vos, tras nuestros largos años de vida. Así como era nuestro deber, tu estirpe continúa perpetuada en este mundo incierto. Amaré mi dulce Celsei por siempre, así como ella me ama a mí también. Allá donde estés puedes estar segura de que no mancharemos tu nombre, ni tampoco el de los dragones. -Esperaba que tras mi discurso, Celesei encontrase la entereza y el apoyo suficiente como para expresar lo que sentía. No estaba, ni estaría sola en los momentos como este. -Pensad en nosotros mi señora, pues llegado el momento, nosotros también pasaremos a ocupar un lugar como este y serán nuestros descendientes, quienes vengan a honrarnos con sus presencia. Ella se alegrará de oíros una vez más, le debemos este momento por darnos la vida y cuidar de nuestras vidas. -Dije en un tono tranquilo cerca del oído de mi esposa.




avatar
Vhaleryon
Dragon

Mensajes : 7

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.