Novedades

- (09/18) Ya están disponibles las novedades de Septiembre.

- (09/18) Ya podéis pedir Los Dracs de Septiembre.

- (09/18) ¡Enhorabuena Faora, ya eres Moderadora!

- (09/18) Nueva actualización de las fichas de personaje. Mada MP a Selene para actualizar.

- (09/18) El juego "Confieso que..." se clausurará si persisten las malas conductas entre sus participantes. ¡Los juegos son para divertirse, no para atacar a nadie!

- (07/18) Nuevas normas respecto a los posts +18 de índole sexual.

- (05/18) Nuevas normas de emisión de reportes aquí.

Últimos temas
Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Selene
Admin
MP
Faora
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

06/06

Directorios y Recursos

06/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumLoving PetsTime Of Heroes  photo untitled45.png

40/64

Afiliados Normales


Shadow of the Moon (Volstagg Greenclaw)

Ir abajo

Shadow of the Moon (Volstagg Greenclaw)

Mensaje por Enya O'Brien el Miér Oct 31 2018, 00:09

Días antes del encuentro con Ruven, Enya vivía tranquila siguiendo su rutina habitual. Trabajar, descansar, disfrutar y volver a trabajar. Desde cantar, bailar, servir, dar placer o sacar información. Desde luego no se aburría nunca con todo lo que tenía para hacer. Y aún así se las apañaba para tener tiempo libre para ella, que generalmente lo gastaba en compras y paseos por zonas que no conocía de Talos. Enya tenía curiosidad por conocer todo lo nuevo que podía. Siempre había algo nuevo que aprender y algo nuevo que descubrir. La vida da muchas oportunidades para disfrutar de ella y la humana no dejaba que se pasase ninguna oportunidad.

Por desgracia, o por cosas del destino, hoy le tocaba día intenso de trabajo. Desde la mañana, un poco de descanso para comer y vuelta al trabajo a la tarde. Menos mal que tampoco había muchos clientes a esas horas y los que habían ido la mayoría solo quería comer bien, beber mejor y poder oír cantar y ver bailar a una mujer hermosa. Supongo que en sus casas no encontrarían ninguna de esas cosas. Pobres esposas... Pero ella no iba ni a quejarse ni a juzgarles. ¿Quién era ella para hacerlo? Así que tuvo una tarde relajada sin mucho que hacer y ganando pequeñas fortunas casi sin hacer nada. Adoraba ese trabajo.

Al caer la noche, cenó rápido y se cambió de ropa. Del vestido que había llevado durante todo el día se cambió a uno más provocador. Las noches eran la mayor fuente de clientes y de dinero. No podía perder la oportunidad de ganar más dinero. Y quizás conocer a alguien interesante.

Así va Enya:


Dirigiéndose a su zona habitual, vio a alguien que le llamó la atención. Un hombre de pelo negro como el azabache, y ojos claros. Le encantaba esa combinación. Tenía cierta debilidad por esos rasgos. Ella misma los compartía y sabía que por ello era considerada hermosa. Esa noche cantaría para él. A ver si llamaba su atención, que no dudaba que podría conseguirla... Les dijo a los músicos qué canción quería cantar y miró por una de las ventanas del edificio. Esa noche había luna llena.

En la sombra de la luna,
ella bailó a la luz de las estrellas.
Susurrando una melodía inquietante
A la noche ...

Faldas de terciopelo girando y girando.
Fuego en su mirada.
En el bosque sin sonido.
A nadie le importaba...

A través de los campos oscurecidos en trance,
la música hizo bailar a su pobre corazón,
pensando en un romance perdido
hace mucho tiempo...

Sintiéndose sola, ssintiéndose triste,
lloró a la luz de la luna.
Impulsada por un mundo enloquecido,
ella voló...

"No sientas pena, no sientas dolor,
no sientas daño, no se gana nada...
Sólo el amor entonces permanecerá."
Ella dirá.

Sombra de la luna...
Sombra de la luna...
En algún lugar más allá de la niebla,
los espíritus fueron vistos volando.

Mientras el rayo la guiaba
a través de la oscuridad...
Sombra de la luna..

Canción Original:


Terminó la canción y miró al hombre directamente a los ojos. Con movimientos calculados, se dirigió a un privado. Desde la puerta volvió a mirar al hombre. Esperaba que captase su mensaje.




avatar
Enya O'Brien
Human

Ocupación : Artista/Prostituta/Espía
Mensajes : 117

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shadow of the Moon (Volstagg Greenclaw)

Mensaje por Volstagg Greenclaw el Vie Nov 02 2018, 00:23

Día de pago. Un momento realmente especial para todo marinero, sobre todo un pirata.

Todo es mejor cuando es escaso y raro. Para un hombre que lleva semanas en la mar, cuando por fin llega a tierra y con los bolsillos llenos, el cielo se abre para ellos: El vino es más dulce, la comida más sabrosa, la música tiene más ritmo, las mujeres son más cariñosas...En ese aspecto, la de un pirata es, sin duda, la vida mejor.

Por eso, cuando atracamos en Talos, sobornamos a quien había que sobornar y nos establecimos, a los miembros de mi tripulación les faltó tiempo para tomar su parte de los trabajos y salir corriendo a gastárselo como si el dinero les quemase las manos.

Por mi parte, yo me sentía algo más sibarita, de manera que los dejé a su aire, me puse algo más elegante y cambié mi garfio por una mano de madera adornada con oro.

Después de todo, cuando estaba en Talos no era Volstagg Greenclaw, capitán pirata del Neverland sino Leeroy Jenkins, un marino mercante corriente y moliente.

Cuando uno siente la llamada de la noche, pero busca algo refinado (y tiene el oro para pagarlo) se va al Blue. No hay comparación. Ahí no estaba lo bueno, estaba lo mejor y sólo lo mejor.

El servicio me proporcionó una mesa privada y pedí una botella de ron. Sin vaso, pude que estuviera en un lugar elegante, pero yo ya no sabía beber de otra forma.

Me encontraba cómodamente tumbado entre almohadas, dispuesto a pasar una solitaria noche de con mi amiga la botella cuando escuché una canción. Hay canciones que le llegan a uno al alma pero esta no era una de esas, y a la vez lo era, existen ciertos estímulos que resuenan en tu interior como un eco: la vista de cierta tierra, el sabor de cierta comida o el perfume de cierta dama, cosas que se quedan contigo. Quizá había escuchado esa canción antes, hace mucho, quizá había oído alguna parecida pero de algo no había duda...me llamaba.

Sin darme cuenta, me encontraba hipnotizado por la canción, y por quien la cantaba. Era una mujer muy hermosa y no sólo eso, todos sus movimientos era provocadores y sin embargo, parecían orgánicos y naturales. Ante esta situación, sólo había una cosa que pudiera explicar el encanto al que me veía sometido.

-Una sirena...-dejé escapar con un susurro. Sirenas, seres de leyenda de gran belleza y más bella voz, que atraían a los marinos con sus cantos para luego arrastrarlos al fondo del mar.

Una vez acabada su canción, ella se apresuró a meterse en otro espacio privado, pero antes de hacerlo, me dedicó una última mirada. Sin ningún tipo de oposición, tomé mi botella y la seguí.

-Jamás oí hablar...-dije al llegar-De una sirena que caminara por la tierra...¿qué diste por esas hermosas piernas? No tu voz, por lo que he podido oír...-Bromeaba, pero sí que sentía genuina curiosidad por aquella mujer. Algo muy raro en mí.




avatar
Volstagg Greenclaw
Human

Mensajes : 48

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shadow of the Moon (Volstagg Greenclaw)

Mensaje por Enya O'Brien el Lun Nov 05 2018, 13:27

Enya había fijado su objetivo. Un apuesto hombre de ojos claros y pelo azabache. Su canción y su baile habían sido realizados de la manera más sutil y sensual que podía para captar y mantener su atención. Ese cliente era para ella y ninguna de sus compañeras se lo iba a quitar. La canción era una que había oído tiempo atrás y que le había parecido muy hermosa para las noches con luna llena. La luz de la luna le parecía de lo más hipnotizadora y hermosa.

Acabó la canción y se metió en uno de los privados y miró al hombre directamente. "Ven a mí..." Si tuviera poder para hablar a la mente de los humanos, seguro que se divertiría muchísimo. Aunque a saber qué consecuencias le traería a su salud. Su don ya le costaba muchos dolores de cabeza.

Se sentó cómodamente en el sillón que había en el privado, cada movimiento calculado para provocar suspiros y placer. Miró al hombre desde allí y le hizo un gesto para que se uniese a ella en el sillón.


-Si os lo dijese, probablemente me obligarían a volver al mar. Y no es lo que deseo ni lo que vos deseáis, ¿Verdad?-le sonrió coqueta. Nunca antes la habían comparado con una sirena y era todo un elogio.-¿Qué buscáis, querido mío? Decídmelo y os ayudaré.




avatar
Enya O'Brien
Human

Ocupación : Artista/Prostituta/Espía
Mensajes : 117

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shadow of the Moon (Volstagg Greenclaw)

Mensaje por Volstagg Greenclaw el Mar Nov 13 2018, 19:38

Esa era una buena pregunta...¿qué buscaba esa noche? Mi hedonismo sibarita me había llevado al Blue. Pero mi alma de pirata me había hecho pedir ron. Un ron muy caro, desde luego, pero seguía siendo ron.

Tomé un par de copas y le ofrecí una a la dama. Había estado bebiendo de la botella en la privacidad de mi palco. Pero estaba dispuesto a renunciar a ese placer por ella.

-Tu nombre estaría bien, por ahora...-dije mientras servía las copas. -Yo soy Leroy...-empecé diciendo mi nombre falso, pero me detuve un momento. El Blue tenía una excelente política de privacidad pero, ¿era buena idea decirle quién era en realidad a empleada del local?

"Que diablos"-Pensé

-Soy Volstagg Greenclaw, capitán del barco conocido como "Neverland"-

-Bebe conmigo, sirena, de todos es sabido, que el ron sabe mejor compartido...es un viejo dicho.-

Un viejo dicho pirata, debía añadir, pero preferí no hacerlo. La noche era joven, no iba a revelar todos mis secretos al primer momento. Aunque ya disponía de cierta fama después de matar a ese dragón.




avatar
Volstagg Greenclaw
Human

Mensajes : 48

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shadow of the Moon (Volstagg Greenclaw)

Mensaje por Enya O'Brien el Jue Nov 15 2018, 22:15

Enya estaba feliz. Con un cliente tan atractivo como el hombre que le había seguido al privado, no podía no estarlo. Lo bueno de trabajar en la Flor Azul era que ella que ella podía elegir con quién quería pasar la noche, y no como las prostitutas de los otros burdeles de Talos que no tenían ni voz ni voto en eso. Era una mujer afortunada que disfrutaba plenamente de su trabajo. Y se notaba.

Aceptó la copa que le ofreció el hombre y le guiñó un ojo seductoramente. Le dio un trago y disfrutó del ron. Buena elección...

-Gracias, querido. Mi nombre es Eithne Isolde O'Brien, aunque todo el mundo me llama Enya. Podéis llamarme como más queráis.-le miró traviesa.

Cuando el hombre le dijo primero un nombre falso, Enya ni se molestó en preguntar por qué le daría uno falso. En su profesión los apodos o nombres falsos eran tan habituales como lo era respirar. Ella misma podría haber elegido un apodo por el que ser conocida mientras trabajaba allí, pero no tenía vergüenza en lo que hacía, de hecho estaba orgullosa de ello. Si alguien la buscaba, sabía perfectamente donde encontrarla.

-Vaya, vaya... Capitán Greenclaw, es un honor conocerle. No había oído hablar del "Neverland" pero seguro que vos podéis contarme historias interesantes...-miró a través de sus pestañas al capitán, sonriendo traviesa tras volver a ser llamada sirena. Los marineros siempre eran divertidos.-El día que rechace la bebida que me ofrece un hombre atractivo, el mundo se estará acabando.-bebió, pero no demasiado. No quería emborracharse.-Ahora que sé quien sois, tengo mucha curiosidad por vos. Oh capitán, mi capitán... ¿Echáis de menos estar en alta mar?




avatar
Enya O'Brien
Human

Ocupación : Artista/Prostituta/Espía
Mensajes : 117

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shadow of the Moon (Volstagg Greenclaw)

Mensaje por Volstagg Greenclaw el Miér Dic 05 2018, 02:07

-Desde luego, ahora mismo no hecho de menos el mar en absoluto-

La sirena era buena, muy buena. Combinaba los elogios, el deseo y preguntaba las preguntas adecuadas...si su objetivo fuera sacar información, más de un palomo habría desembuchado.

-Para alguien como yo...el mar puede como una amante cruel. Te da más penas que alegrías, requiere todo tu tiempo y dinero. Te tratará mal, sirena...pero de vez en cuando, te dará algo...un buen recuerdo, una puesta de sol,  un tesoro...quizá una gran aventura...y eso, hará que todo merezca la pena. No imagino mi vida sin el mar.-

Volví a llenar nuestros vasos vacíos y me tumbé entre los cojines junto a ella.

-Hay una historia que siempre me recuerda mi amor al mar. Después de una buena "faena" no dábamos a la fuga con los impuestos de varios meses recolectados por la marina. Pero nos encontraron antes de lo previsto y nos dimos a la fuga. A eso le siguieron unos días muy malos: constantemente huyendo, día y noche, los marinos no se rendían. Ello no podía alcanzarnos, pero nosotros no podíamos dar media vuelta y combatirlos. Tampoco podíamos atracar en puerto alguno y reponer provisiones. Se nos acababa la comida, el ron y la paciencia. Las cosas estaba tensas a bordo desde luego. El vigía atisbó un denso banco de niebla en la lejanía...como un regalo de los dioses...una oportunidad de perderles. La tomamos y funcionó, la marina nos perdió por completo.-Bebí un trago-Pero el remedio resultó ser peor que la enfermedad...estábamos completamente perdidos en la niebla. Eran aguas desconocidas y, por algún motivo, la brújula no funcionaba. Pronto nos dimos cuenta de que navegar perseguido era mejor que hacerlo sin rumbo, al menos antes sabíamos de dónde veníamos y a dónde íbamos. No teníamos rumbo...la niebla era tan densa que apenas diferenciábamos la noche del día. A medida que pasaba el tiempo, muchos empezaban a agobiarse, pensaban que nunca saldríamos de allí, y las raciones se terminaban. Hacía lo que podía para mantener la moral alta. Pero...entonces vimos algo que incluso a mí me hundió el corazón.-



-Al principio, pensé que eran los marinos, que nos había encontrado, luego, al ver la bandera pirata, pensé que era otra tripulación buscando hacerse con nuestro tesoro...cualquiera de las dos cosas habrían sido mejor que la realidad...era un barco fantasma. No me mires así, sirena, ese es el término. No es que el barco estuviera tripulado por almas en pena, pero las velas estaban rasgadas y podíamos ver los cuerpos consumidos de la anterior tripulación. Entonces nos dimos cuenta de por qué los marinos no nos siguieron en la niebla, era en trampa. Algunos de mis tripulantes especialmente supersticiosos, afirmaban que ese barco era el nuestro, que en ese lugar, el tiempo funcionaba de otra forma, que se plegaba sobre sí mismo como un papel....por eso no había ni día ni noche. Bueno, ciertamente el barco era como el nuestro, nuestra bandera era la misma y hasta me pareció reconocer la ropa de alguno de los fiambres...pero los barcos piratas son muy parecidos. Me negaba a creer que mi destino estaba sellado, me eché a la mar precisamente para evitar tal cosa.-

Me terminé mi vaso, y no tenía ganas de seguir echándome así que mandé al cuerno los modales y bebí de la botella. Luego se la pasé a la sirena para que bebiera conmigo mientras continuaba mi historia.

-La cosa andaba mal sirena, después de ver "nuestro futuro", la tripulación estaba hambrienta, y a punto de explotar en un motín de los sangrientos. Yo me encontraba en la cubierta de proa, intentando sentir algo en el viento...una señal, una brisa...algo que nos sacará de allí. Mi tripulación se reunió en cubierta conmigo, algunos tenían las espadas desenvainadas y la cara de un hombre al borde de la verdadera desesperación...justó cuando pensé que realmente nos convertiríamos en ese barco fantasma...lo sentí. Una corriente como ninguna otra, era cálida y reconfortante, como la e
caricia de una madre...nadie parecía sentirla menos yo...Pero yo estaba seguro de que esa corriente de aire nos sacaría de allí. Me abrí paso a empujones hasta el timón. Todo el mundo pensó que me iba a tirar por la borda, que iba a ser el primero en perder la cabeza...quizá lo era, pero prefería confiar mi destino a la fantasía de un lunático antes que consumirme en esa niebla sin hacer nada...de manera que seguí la corriente, y casi al momento...el cielo se abrió...la niebla se disipó para revelar la más gloriosa de las noches-


Tendrías que haberlo visto sirena...era con un joyero lleno con los mejores diamantes. Todo el mundo dejó lo que estaba haciendo, y no tuvo más remedio que mirar al cielo y asombrarse de su belleza. La pesadilla había terminado. Es más, al poco encontramos una isla. Una isla deshabitada, pero con árboles repletos de deliciosa fruta y de caza abundante. Al ver tierra, mis marineros, que antes no tenían fuerzas ni para andar, empezaron a gritar de alegría, cantaron y bailaron, lo músicos sacaron los instrumentos y tocaron todas las canciones que sabían, de hecho, todo el asunto les inspiró para escribir algunas nuevas.

La botella se nos acababa, y también mi historia, de manera que puse mi brazo al rededor de la bella sirena y traté de buscar en mi mente embriagada las conclusiones que saqué.

-A día de hoy, hay diferentes teorías sobre lo que pasó ese día. Pero yo creo que era una prueba. Algo...o alguien...no puso al límite. Nos hizo mirar a la verdadera desesperación a la cara, y nos desafió a mantener nuestra fe...nuestro rumbo...y cuando vio que nos negamos a ceder...nos lazó un salvavidas...desde entonces, puedo "entender" el viento, a veces, si me concentro, puedo hasta controlarlo un poco...creo que fue mi recompensa...pero quien sabe...la mar es misteriosa.-




avatar
Volstagg Greenclaw
Human

Mensajes : 48

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shadow of the Moon (Volstagg Greenclaw)

Mensaje por Enya O'Brien el Miér Dic 05 2018, 21:39

Enya sabía que no era una mujer tan exótica como algunas mujeres de piel más oscura como las que había en Isaur, pero ella tenía un magnetismo especial también. Un tipo de atracción tanto para hombres como para mujeres, dragones, humanos e híbridos, que caían en sus redes nada más mirarle a los ojos. No sabía cómo lo hacía, pero desde luego, no iba a quejarse. Y siempre sabía como sacar partido de ello. En su trabajo era especialmente buena esa habilidad. Y su don era perfecto, aunque le provocara dolores de cabeza.

-Vaya capitán... La mar parece un lugar interesante, aunque peligroso. Pero claro, ¿qué es la vida sin un poco de peligro? No tendría sentido, ni sería divertida.-acarició la espalda del hombre.-Seguro que hay muchas aventuras que puedes contarme...

Y en efecto, el capitán Volstagg ya tenía una historia preparada para contarle y ella escuchó atentamente, interesada de verdad en la historia. Ella nunca había estado en alta mar. Había ido a la playa y se había bañado en el mar, pero nunca se había subido a un barco. Ni siquiera había ido al barco al que pertenecía Zaheera. Había algo en el agua, algo en el mar, que le producía un profundo respeto. Sabía de historias de muchas personas que habían perdido su vida en ella, y de las personas que habían vivido para contarlas, las historias nunca eran bonitas. Eran angustiosas y claustrofóbicas.

-¿Llegasteis a averiguar qué fue lo que visteis entre esa niebla? ¿Era un barco fantasma? ¿O era una mera ilusión? Aunque una ilusión no puede ser vista por toda una tripulación, ¿no?

La sangre de las venas se le había helado y un escalofrío recorrió su espalda. Las historias de fantasmas siempre le fascinaban y asustaban a la vez. Se arrimó más al hombre, buscando su calor. Cogió agradecida la botella y le dio un trago largo, no muy digno de una señorita fina y elegante, pero estaba con un pirata. Dudaba que le fuese a importar eso.

Según avanzaba la historia y la tensión aumentaba, Enya estaba más y más ansiosa por saber cómo salieron de esa situación tan mala. Cuando por fin Volstagg le contó que salieron de la niebla, Enya soltó la respiración que no se había dado cuenta que había sostenido. Aunque era obvio que había salido bien, porque el capitán estaba ahí, con ella y no era un fantasma, pero aún así, ella se había metido del todo en la historia.

-¿No os preocupó el hecho de que se hubieran querido amotinar?-Enya lo miró seria. Los motines sólo le agradaban cuando sabía a quién iban a amotinar y quién le iba a sustituir.-Tuvisteis suerte o fueron los dioses los que os guiaron hasta vuestra salvación. Sólo la mar lo sabrá.

El brazo del hombre pasó por sus hombros, y Enya se amoldó perfectamente a él. Cuando dijo lo del viento, la mujer se le quedó mirando. Si entendía al viento...

-¿Eres un adepto del aire? Interesante... Yo nací con un don, un don especial... ¿Quieres saber cuál es?-se lo susurró al oído, llevando las manos al pecho del hombre.-Aunque igual prefieres que vaya a por otra botella...





avatar
Enya O'Brien
Human

Ocupación : Artista/Prostituta/Espía
Mensajes : 117

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shadow of the Moon (Volstagg Greenclaw)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.