Novedades

- (19/08) Ya están disponibles las novedades de Agosto.

- (19/08) Ya podéis pedir Los Dracs de Agosto.

- (18/02) Nuevos cambios en la normativa obligatoria para reactivar cuentas inactivas.

- (22/11) Nuevos requisitos para comprar subforos en la tienda aquí.

- (18/07) Nuevas normas respecto a los posts +18 de índole sexual.

- (18/05) Nuevas normas de emisión de reportes aquí.

Últimos temas
Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Selene
Admin
MP
Faora
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos
 Where do we go from here? [Yanara] G2TiwGkZ_o
06/06

Directorios y Recursos

06/14

Afiliados Élite
Time Of Heroes
 photo untitled45.png  Where do we go from here? [Yanara] AO1UJIQ Expectro Patronum
Legends

51/64

Afiliados Normales


Where do we go from here? [Yanara]

Ir abajo

 Where do we go from here? [Yanara] Empty Where do we go from here? [Yanara]

Mensaje por Cedrik el Mar Oct 16 2018, 19:51



Últimamente había evitado a la gente que apreciaba, a la gente que quería, a la gente que tenía por familia. Apenas una persona permanecía a su lado, ¿por qué? era algo que aún se preguntaba. Las promesas rotas de apenas unas semanas atrás se le atragantaban agónicas en una insufrible letanía. Y pese a ello estaba seguro que sí se reunía con sus seres queridos lo ayudarían; el por qué no lo hacía era algo que sólo el Capitán sabría. Mientras, las noches de vigilia se acumulaban en sus hombros a medida que pasaban los días; alguien le había prometido que el paso del tiempo lo sanaría. Lo ayudaría. Sin embargo su paciencia colindaba en la caída libre ya sentida, más profunda y con capacidad de extender sus potentes alas, pero ésta parecía acortarse a medida que el pasar del tiempo se diluía. Noches de dolor que no dejaban cicatriz y que se hundían tanto en él que no le hacía falta siquiera fingir. Y aún así interpretaba su papel como buenamente podía.

Ceder al sueño, como le había dicho a ella, era algo que le transportaba a un escenario imaginario y doloroso. Un recuerdo que siquiera era uno. Su ociosa mente había desgranado ese saber hasta crear un escenario. Quizás un modo atroz de torturarse, de reprocharse o de castigarse. O las tres a la vez. Un autoflagelo que le recordaba una de tantas promesas rotas. A pesar de su estado anímico deplorable, el Capitán usaba las noches de insomnio para mantenerse ocupado, había llegado a la conclusión de que el mejor modo de no caer era no pensar. Tan hipócrita. Semanas atrás le había reprochado a Mue esa necesidad de obviar algo, con el intento banal de ”si no recuerdo no existe”, y ahora era él el que quería no recordar para que no existiera.

Desde su vuelta a Talos, lejos de llegar a creérselo en la época inagotable en que se encontraban, aquella noche era la primera que llovía. Diluviaba en realidad. La adorable Etta, con esa extraña sabiduría o necedad, le había contado años atrás que el agua purificaba los pecados. Recordaba haberle preguntado qué culpa tenía que ser santificada con el agua de Talos, bajo la atenta mirada de la pétrea estatua de la Reina, y ella tan inocentemente como parecía aparentar le había dicho “los pecados del alma”. En ese instante se había reído de ella alegando que sus acciones nunca deberían ser curadas por las lluvias de Talos; ahora, bajo el techo en que repiqueteaba las furiosas gotas se sintió tentado a creerla. Pero sería otra mentira. Era consciente que no había lugar para escapar de todo el caos, que en ninguna parte podía esconderse de esa verdad.

Por eso se centraba en cualquier tarea. En cualquier acción que lo mantuviera ajeno al deseo de rememorar, como si fuera una película con replay, su realidad. Y puesto que esa noche había decidido dejar a su insegura nueva soldado de descanso; buscó otros qué haceres. Mick, uno de los soldados humanos, había acabado en uno de los camastros del cuartel atendido por los sanadores del Templo de la Diosa; en su inspección a la Botica Fallenwood había acabado -no estaba seguro cómo- con una extraña sustancia en la cara y lo había dejado ciego. Que se recuperara o no dependía de que estuviera con los ojos vendados, quietecito en su cama y recibiendo curas diversas veces al días. Sin ser malicioso y lamentando ese accidente, el mestizo había tomado su lugar en las patrullas esa noche.

Las precipitadas lluvias lo empaparon entero en cuestión de segundos y, a juzgar por los rayos y truenos que asolaban la ciudad, no le darían tregua esa intempestiva noche.

Ataviado, como pocas veces se le veía, con la armadura escarlata del ejército y un yelmo que ocultaba sus facciones se dedicó la mayoría de la noche a espantar borrachos y ha merodear las calles. Evitando que más de uno acabara en el calabozo por haberse saltado el toque de queda. Muchas horas después, y con barro hasta las orejas, había decidido resguardarse bajo el pequeño tejado de una casa de la zona. Su interés, lejos de querer entrar en ella, no era otro que descansar las piernas y quitarse el incómodo yelmo que se le incrustaba en las sienes. Pero antes de que ambas manos retiraran el yelmo algo o alguien captó su atención. La sombra que podía observarse a través de la furia de la tormenta se dejó entre ver con uno de los rayos; las empapadas ropas se adherían a la figura como una segunda piel y, aunque la estrecha visera no le dejaba ver bien, el tamaño que se advertían a medida que se acercaba era de un chico joven o una mujer. La penumbra, pese a poder ver en la oscuridad, le resultó inviolable hasta que.. poca distancia los separaba. Y sin pensarlo, como un acto reflejo, simplemente la interceptó para tomarla de sendos brazos con férreo agarre.

Este no es lugar para una mujer —la metálica voz sonó a través del almete con tono brusco—, ni horas. Está infringiendo el toque de queda.




 Where do we go from here? [Yanara] CL2AZvU

Eolo:

 Where do we go from here? [Yanara] Tumblr_ophho8OW9l1s103i9o1_r3_400 Where do we go from here? [Yanara] Tumblr_ophho8OW9l1s103i9o3_r2_400 Where do we go from here? [Yanara] Tumblr_ophho8OW9l1s103i9o4_r2_400 Where do we go from here? [Yanara] Tumblr_ophho8OW9l1s103i9o7_r3_400
Cedrik
Cedrik
Hybrid

Ocupación : Capitán del Ejército
Mensajes : 663

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

 Where do we go from here? [Yanara] Empty Re: Where do we go from here? [Yanara]

Mensaje por Yanara el Miér Oct 17 2018, 18:30

Ya ni recordaba cómo había caído, una vez más, en las tretas de aquel inquisidor. O cómo había acabado en aquella mansión de mala muerte en la que las torturas estaban a la orden del día. Me tildaba de estúpida por esa sensación de verme atraída de forma irreversible hacia ese pozo de dolor que suponía Ruven en esa precaria rutina que podía verse rota e interrumpida de forma imprevista por su fijación por destrozarme.
Porque ya no me imaginaba tortura posible que no hubiera llevado a cabo conmigo.

Para él no era más que un despojo dracónico, una vergüenza. Pero, en más de una ocasión, casi muerta de dolor por sus vejaciones, me habría gustado decirle la horrorosa verdad que era ese engaño. Tal vez, reconocer que era una híbrida, traería la paz que no había tenido hasta ahora, desde que me redujeran a la esclavitud. Aunque esa paz viniera de la mano de la negra muerte. Tantas veces podía haber deseado su visita en estos últimos cinco años, sobretodo, en esas noches en las que me quedaba a solas, maltrecha en aquellas blancas habitaciones, sin más compañía que yo misma.

Aquella noche no era diferente, en la que me vi liberando una tímida lágrima que cayó por mi sien, en lo que mi mirada se perdía en la blanca inmensidad de aquel techo, mientras mis articulaciones y costados dolían por las vejaciones y mordiscos de aquel tipo y su hermana. Me sentí sin fuerzas, a nada de sucumbir esta vez, pero había algo que me impedía rendirme en aquel lugar. Una sensación cálida que restituía el fuerte latido de mi medio corazón justo antes de hacerme sacar fuerzas de donde juraba no tenerlas, para incorporarme de aquel camastro mal hecho, para entorpecer mi descanso.

Una vez más, me las arreglé para huir cuando el silencio se hizo con la casa. Mis pies descalzos se posaban con envidiable suavidad en el frío mármol, para evitar ser escuchada. Y aún así, el pavor a ser descubierta, empujó y aceleró mis movimientos hasta que me viera corriendo calle abajo, dejando que la lluvia me empapase y ciñera mis ropas a mis curvas. Por suerte, en la oscuridad de aquella madrugada, no era consciente de todas esas señales que marcaban mi piel, más allá de mis cicatrices de mis tiempo de soldado y aquella marca que, junto con mis pulseras de jade, delataba mi condición.

Corrí sin pensar dirección, sin ser capaz de armar pensamiento coherente del terror que alcanzaba mis talones mientras huía una vez más. Como el animal más vulnerable en su ansiedad por escapar de ese peligro inherente en el ambiente. La sensación de estar siendo observada espoleó mis pasos, queriendo llegar lo más lejos posible. Aunque supiera que al día siguiente, aquel desgraciado volvería a buscarme. Sólo quería descansar. Un momento. Fuera donde fuese, pero no tener que preocuparme de nada más. Pero la sombra de aquel dragón perseguía mi exaltada entereza, viendo aquel rostro en cada bocacalle. No había nadie por cada sitio que pasaba y la cortina de agua impedía que pudiera ver gran cosa. Confié en esa turbulenta suerte que hacía avanzar mis pasos, con la esperanza de que en algún momento, vislumbrase algo conocido que me ayudara a ubicarme.

Pero lo único con lo que me topé fueron unas manos que me agarraron por los brazos, cortándome el avance y, a su vez, hacerme soltar un pequeño grito del susto. Ni siquiera escuché lo que dijo, con la enajenada sensación de que me había atrapado aquel malnacido—. ¡Suéltame! —exclamé, sin calma ni miramiento alguno a la hora de forcejear para soltarme, con tan mal tino que me pisé la empapada tela de mi vestido al apartarme y caer. Me faltó el aire por un momento, al alzar la mirada hacia esa figura imponente. Ahí logré ver que era un guardia y no aquella sombra que mi castigada mente veía en cada rostro. Del shock y el miedo, mis labios no emitieron palabra, mientras mi huidiza actitud hizo su parte: mis manos se apoyaron en el frío barro, en mi intento por apartarme de aquel soldado, incorporarme y seguir huyendo.
Si es que me daba tiempo.




 Where do we go from here? [Yanara] O7S0OB4
Yanara
Yanara
Hybrid

Ocupación : Meretriz en la Flor Azul
Mensajes : 183

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

 Where do we go from here? [Yanara] Empty Re: Where do we go from here? [Yanara]

Mensaje por Cedrik el Sáb Oct 20 2018, 10:20

El tinte de voz distorsionada que se coló a través del yelmo lo hizo fruncir el ceño en un anticipo de alarma. Quizás, creyó por una fracción de segundo, el destino le estaba jugando una mala pasada. Las manos soltaron el agarre cuando el forcejeo se inició y para cuando quiso reaccionar en esa torpeza de caer de culo la empapada tela de las ropas escapó entre sus enguantados dedos. La escueta visera del almete fue suficiente para poder recorrer a la maltrecha mujer que ahora parecía más vulnerable. Proporcionando una escena lamentable: las ropas parecían tener un tinte rojo de sangre y la tersa piel que se vislumbraba bajo las empapadas prendas dejaban entrever cortes, moratones y ¿mordeduras? Los gélidos avanzaron por ella en un examen visual y se detuvieron, dejándolo estático, cuando alcanzó el aterrado rostro.

¿Yanara?

¿Qué demo… —inició en una unión de asombro con naciente  ira. Y la pregunta quedó asfixiada cuando Nara se arrastró por el suelo para huir de él.  ¿Qué mil avernos estaba ocurriendo ahí? ¿Por qué huía? Una punzada, ignorante de pleno del obstáculo que ocultaba su rostro, lo hizo reaccionar tardío. Para cuando su cerebro le encomendó ir tras ella, la figura desalmada de la mestiza se había alejado lo suficiente como para que las torrenciales lluvias le otorgaran cierta protección. Sin embargo él no se rendiría. Corrió tras ella, lamentando ir más lento por la maldita armadura, y alcanzó la bocacalle donde la había visto desaparecer.

No iba a gritar. No lo haría. No gritaría.

La calle por la que Nara había elegido huir era una estrecha que acababa bifurcando a la paralela; por ello, y aún a riesgo de no alcanzarla, Cedrik tomó la parallela y corrió de nuevo. Los asfixiantes pasos se detuvieron cuando en el cruce de las calles la figura de la mestiza pasó a su lado y consiguió alcanzarla. Pero en esa ocasión no la soltaría. La aferró contra la dureza de su armadura entre los brazos intentando evitar que siguiera forcejeando y que se hiciera daño. Algo que le estaba costando más de lo que creía—. ¡Maldita sea, Yanara, detente de una vez! —la alterada respiración resonaba en el eco del propio yelmo. Alterado y fatigado por verse enclaustrado. Viéndose apresado por la propia protección e incapaz de poder liberarse, pues temía que si la soltaba en ese estado de estrés y horror volviera a huir de él—. Soy yo, pequeña, ya estás a salvo —la presionó más contra su torso, ocultándola del mundo, y barrió las cercanías con cierta incertidumbre. ¿De quién o de qué estaba huyendo?




 Where do we go from here? [Yanara] CL2AZvU

Eolo:

 Where do we go from here? [Yanara] Tumblr_ophho8OW9l1s103i9o1_r3_400 Where do we go from here? [Yanara] Tumblr_ophho8OW9l1s103i9o3_r2_400 Where do we go from here? [Yanara] Tumblr_ophho8OW9l1s103i9o4_r2_400 Where do we go from here? [Yanara] Tumblr_ophho8OW9l1s103i9o7_r3_400
Cedrik
Cedrik
Hybrid

Ocupación : Capitán del Ejército
Mensajes : 663

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

 Where do we go from here? [Yanara] Empty Re: Where do we go from here? [Yanara]

Mensaje por Yanara el Dom Oct 21 2018, 13:25

No hubo nube de vaho que mis labios dejaran escapar según me incorporaba y corría una vez más. Mi nuevo objetivo, en ese momento, era librarme de ese perseguidor que sí era real. Porque si me había dado el alto y había cambiado mi rumbo para simplemente seguir corriendo en esa huída que bien podía tildarse de eterna. La lluvia ya no pesaba, aunque mis ropas sí lo hicieran, incapaces de bailar con la brisa que mi carrera provocaba por ese peso añadido del agua. Envuelta en aquella enajenación de puro terror y sensación exasperante que era el sentirme vulnerable presa, no había reconocido a Cedrik tras ese yelmo que le distorsionaba hasta la voz.

Por eso huí. Como si mi vida dependiera de ello. Como si el mañana sólo llegaría si cruzaba esa eterna cortina de agua que me ocultaba parcialmente ante mi perseguidor.

Pero aquel mestizo había conseguido verme entrar en una estrecha bocacalle, con la exasperada esperanza de que, por su envergadura no me seguiría...

Error.
Si bien no entró, consiguió llegar al otro extremo a tiempo de verme salir y volver a apresarme. Sus manos esta vez me agarraron con mayor contundencia, y sus brazos me rodearon contra él, para evitar que forcejease con más fuerza. Pero no estaba con el ánimo de rendirme con facilidad—. ¡No! —exclamé, viendo opacado mi reclamo ante esa presión contra él y el agua cayendo sin descanso, estrellándose contra el ya encharcado suelo. Mis enrojecidos ojos se abrieron en el momento en que mi nombre escapó de sus labios. ¿Cómo podía saberlo? Fue ahí cuando realmente empecé a unir piezas. Pero no tuve el rompecabezas completo hasta escuchar ese último murmullo. Pequeña. Un apelativo tan peculiar que supuso el click que calmó mi neura persecutoria. Y, en realidad... sólo una persona podía usar ese tono tan familiar conmigo. ¿Era quién yo creía que era? Me quedé sin aire. Y, potencialmente, sin fuerzas, segundos después. Me vendía a esa creencia mía que, no tendría forma de saber hasta que aquel soldado añadiera algo más, o se quitara el casco—... ¿C-Ced? —pregunté en un murmullo roto que me hizo aspirar, en ese solemne abrazo que él mantenía a mi alrededor. Mis brazos, aún temblorosos y débiles, rodearon la figura masculina, intentando aferrarse a él con las pocas fuerzas que me quedaban. El agua y hasta mi cuerpo, ahora me pesaban el doble, haciendo flaquear mis piernas.
Pero en vez de caer de rodillas, convertí mi alterada y densa respiración en un sollozo repleto de alivio, pensándome a salvo por un momento.




 Where do we go from here? [Yanara] O7S0OB4
Yanara
Yanara
Hybrid

Ocupación : Meretriz en la Flor Azul
Mensajes : 183

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

 Where do we go from here? [Yanara] Empty Re: Where do we go from here? [Yanara]

Mensaje por Cedrik el Miér Oct 24 2018, 19:51

Cuando el Capitán no vio que tras las cortinas de agua que alguien persiguiera a Nara retornó los gélidos a ella. La examinó desde las pequeñas rendijas del yelmo y contuvo las ganas de querer explicaciones. De dejar escapar los gritos de incertidumbre que bombardearon su medio corazón en un galope frenético. Ante él tenía una Yanara muy distinta a la que conocía. Tan pequeña y vulnerable que creyó oír el romper de algo en su interior—. Tranquila, ya estas a salvo —repitió con una presión más significativa de ese abrazo—. No dejaré que nadie se acerque¿Qué demonios estaba pasando?. La mujer que tenía entre sus brazos, asustada y temblorosa por las lágrimas que se mezclaban con las lluvias, se aferraba a él con temor. Y sus férreos brazos se atenazaban con el mismo terror a ella. Como si soltarla la fuera a hacer desvanecer.

El sonido de unos pasos lo hicieron tomar a la mestiza por la cintura para sostenerla con la zurda mientras la apartaba a un lado, y desenfundó la espada hacia la sombra que se cernió sobre ellos. El sonido metálico que penetró su yelmo, junto a un grito de horror, lo hicieron detener la espada frente a un soldado caído de culo contra el suelo. La vibración del arma y el antebrazo metálico que el soldado anteponía sobre él le hicieron saber que había bloqueado su ataque de aviso. Había olvidado por completo a su maldito compañero de patrulla.

James, ¿quieres que te mate? —su voz era dura y metálica.
Lo siento… Capitán… os vi correr hacia aquí y yo… y yo... —la frase se le atragantó sin parecer que fuera a salir.
Lárgate. La ronda ha concluido —decretó.

Cedrik enfundó la espada, ignorando al muchacho en estado de estupor, y retornó la mirada hacia su prioridad: Yanara. La sostuvo entre sus brazos con temor a que se derrumbara, apenas unos segundos más, un tiempo que le resultó eterno, y con un ligero movimiento la cogió en brazos. Colocando después el frío metal del almete frente contra frente, como si este no existiera, y susurró—: Vayamos a casa.

[...]

Una preocupada Anastasia había descendido de sus aposentos al oírlos llegar e ignorado los deseos de Cedrik de que se estuviera quieta. Debía mantener reposo por su estado. Todavía era su casa, aunque apenas la pisara, y se negaba a permitir que una mujer embarazada anduviera de un lado a otro como si se tratara de una criada. Sin embargo, cansado de discutir y de pedirle ayuda a Dimitri con la cabezona de su mujer, la dejó hacer. Y no fue hasta que se cambiaron de ropa, trajo algunas mantas y el mestizo se hizo con la chimenea que la mandona desapareció por el arcón de la puerta del salón.

Azuzó los troncos con un atizador para que prendiera mejor y dejó la herramienta a un lado del hogar. Incapaz de girarse para ver al ovillo de mantas que sería la mestiza; se quedó mirando las llamas danzantes del cálido hogar. Había decidido esperar a que Yanara se tranquilizara para indagar sobre lo sucedido; más ahora, a solas, las preguntas se le atragantaban con un nudo seco en la garganta. Decidió que preguntaría lo que en realidad importaba.

Tomó aire y se acabó girando.

¿Cómo te encuentras?




 Where do we go from here? [Yanara] CL2AZvU

Eolo:

 Where do we go from here? [Yanara] Tumblr_ophho8OW9l1s103i9o1_r3_400 Where do we go from here? [Yanara] Tumblr_ophho8OW9l1s103i9o3_r2_400 Where do we go from here? [Yanara] Tumblr_ophho8OW9l1s103i9o4_r2_400 Where do we go from here? [Yanara] Tumblr_ophho8OW9l1s103i9o7_r3_400
Cedrik
Cedrik
Hybrid

Ocupación : Capitán del Ejército
Mensajes : 663

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

 Where do we go from here? [Yanara] Empty Re: Where do we go from here? [Yanara]

Mensaje por Yanara el Jue Oct 25 2018, 23:38

Mis dedos se engarfiaron, queriendo aferrarse a las ropas del mestizo, pero lo único que conseguían era apretarse más contra el metal que lo protegía. Las yemas de mis dedos se volvieron blanquecinas de la presión ejercida, pero aún así, resbalaban por el metal empapado. Cerré mis ojos con fuerza, perdiéndome en otro sollozo cuando Cedrik me repitió que ya estaba a salvo. Me costaba creérmelo.

Primero, porque Ruven siempre tenía la habilidad de aparecerse como y cuando quisiera. Y, después... porque Cedrik ya no estaba tan activo en mi rutina, como antes. Ni siquiera sabía dónde se había metido las últimas semanas. ¿Otra misión? ¿Qué más daba en realidad? El cruel golpe que nunca quise que llegara: por mucho que quisieran ayudarme, hasta mis más cercanos tenían una vida de la que ocuparse. Algo más primordial que salvarme de esa rutina que hacía aguas para mí.

Tan cansada y castigada estaba, que apenas fui consciente de ese altercado con aquel compañero llamado ¿James? que tuvo el mestizo. Sólo repetía sus palabras en mi cabeza una y otra vez. Estás a salvo; no dejaré que nadie se acerque. Como un maldito mantra que me mantenía lejos de esa oscuridad que parecía cernirse sobre mí, alterándome y desesperándome hasta el punto de costarme la razón, en mitad de aquella noche lluviosa.

Aspiré con sorpresa, cuando Cedrik me elevó en sus brazos, pero no me planteé abrir los ojos ni siquiera cuando sentí el frío yelmo en mi frente. Inconscientemente, esa mano que no traía contra el cuerpo del mestizo, se elevó hasta palpar el almete, a la altura de donde pudiera estar la mejilla masculina. Acto seguido, mi cuerpo se encogió como pudo, contra esa figura protectora que, en lo que recorrió el camino a casa, calmó mi desesperación y angustia, mas no ese frío que me había estado hostigando desde que me escapara de la casa del inquisidor.

Ese aroma tan familiar de aquella casa, penetró en mis pulmones, arrasando esa tranquilidad aunada, por la devastadora nostalgia que presionó mi pecho con aquel calor de hogar que había sido mi sitio durante tanto tiempo. ¿Hacía cuánto no había vuelto a pisar aquel lugar? A mis ojos, seguramente, demasiado.

Mantuve silencio y aire deshecho mientras Anastasia me ayudaba a cambiarme de ropa, seca aunque fresca, para perderme en mantas, sentada en aquel sofá frente al fuego. Mi cuerpo todavía acusaba ese ligero temblor de puro destemple, aferrando las mantas, como si realmente pudiera llegar a perderme entre ellas y desaparecer. Exhalé ligeramente cuando escuché esa voz cavernosa, amortiguada en mis oídos, reconociéndola incluso antes de que terminase aquella pregunta que parecía tantear el terreno—. Mejor… —murmuré con la voz abogada y la mirada perdida en esas llamas que ahora bailaban para mí.




 Where do we go from here? [Yanara] O7S0OB4
Yanara
Yanara
Hybrid

Ocupación : Meretriz en la Flor Azul
Mensajes : 183

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

 Where do we go from here? [Yanara] Empty Re: Where do we go from here? [Yanara]

Mensaje por Cedrik el Lun Nov 05 2018, 17:35

Por algún motivo ese «Mejor» se instaló en su pecho y lo estrujó ahogandolo; quizá la culpabilidad de aquella situación estaba causado que se sintiera responsable o, meramente, era la egoísta decisión de haberse ido de nuevo. Una decisión que había nublado por completo su ser hasta verse arrastrado a la oscuridad; ignorando de nuevo aquello que en realidad importaba: la familia. Suspiró con una resignación impropia en él y se acercó a ella. Sus rodillas se flexionaron frente a ella para acuclillarse y poder observar su cansado rostro a través de las sombras del hogar. La diestra se alzó trémula hacia su mejilla y apenas acarició la tez antes de dejarla caer sobre su propia rodilla.

Sé que no tengo derecho a preguntar pero sabes que lo haré —pausó la frase—. Cuando estés preparada para responder. Por el momento lo mejor será que permanezcas unos días en casa, lejos de ese lugar, lejos de tus clientes y que retomes fuerzas —se reincorporó con brusquedad, frunciendo el ceño, ante el lastimado rostro que tenía frente a él y presionó los incisos con dureza—. No admitiré una negativa. Esta vez no —se adelantó y se dirigió de nuevo a la chimenea para apoyarse, de espaldas a Nara—. Podré conseguirte varias semanas; quizás alguna más si… —calló y miró sobre su hombro a la mestiza. No, ella no aceptaría el trato con esa mujer; así que tomó otro derrotero— …uso la influencia de mi puesto.

El sonido de la puerta lo hizo retornar la mirada al fuego por no ver la dureza en que Anastasia lo miraba, acusándolo de las heridas de Yanara, y simplemente esperó a que dejara la bandeja sobre la pequeña mesa frente a ella. No se dignó a volver a hablar hasta que el arcón volvió a cerrarse tras la mujer.

Creo que Anastasia no me perdonará por haberte traído a esta casa en ese estado —se lamentó, porque él tampoco se perdonaría, y se dirigió a la mesa para servir dos tazas de té de, según olió, valeriana. Una hierba que templaba los nervios, le había dicho alguna vez Etta. Le tendió una taza—. Ten, entrarás en calor y te calmará —dejó su propia taza enfriándose sobre la mesa y no apartó los ojos de ella. Observó los evidentes rasguños y moratones que decoraban su cuerpo con sádica perfección. Elevó la mano de nuevo a su cabello que apartó con delicadeza para observar su cuello y la piel que las ropas permitían ver—. Dime quién te ha hecho esto, Nara… —las puntas de sus dedos rozaban con temor a dañarla las evidencias del maltrato. Incapaz de comprender por qué no se había dado cuenta pero entonces recordó que los últimos meses había ante puesto a alguien más. A alguien que había perdido y… la sensación de pensar que podría pasarle lo mismo a Yanara le causó náuseas y nubló su mente. Y esa pequeña fisura aplacó la poca templanza que pudiera tener. Una disciplina que parecía querer anegarse demasiado rápido en su propia ira—. ¡DÍMELO O TE JURO QUE ACABARÉ CON CADA UNO DE TUS MALDITOS CLIENTES! ¡UNO A UNO HASTA QUE CONFIESEN O MUERAN!

«¡CEDY!»

Cuando la femenina voz lo golpeó mentalmente, sus ojos se centraron en Yanara, la taza de té caída sobre el sofá y el líquido derramado sobre parte de sus ropas. El calor que desprendían atravesaba abrasante hasta la piel pero eso no importaba. Sus manos sostenían con fuerza los brazos femeninos en lo que supuso había sido un zarandeo. Poco a poco sus ojos se agrandaron ante la evidencia de sus propios actos y la soltó de golpe.

Perdóname... no era mi intención... yo... —se levantó pasando con impaciencia las manos por su cabello. Una y otra vez. Nervioso y estresado. Mirando de lado a lado sin ver nada. Caminando frente a ella como un animal enjaulado— ...yo no pretendía...




 Where do we go from here? [Yanara] CL2AZvU

Eolo:

 Where do we go from here? [Yanara] Tumblr_ophho8OW9l1s103i9o1_r3_400 Where do we go from here? [Yanara] Tumblr_ophho8OW9l1s103i9o3_r2_400 Where do we go from here? [Yanara] Tumblr_ophho8OW9l1s103i9o4_r2_400 Where do we go from here? [Yanara] Tumblr_ophho8OW9l1s103i9o7_r3_400
Cedrik
Cedrik
Hybrid

Ocupación : Capitán del Ejército
Mensajes : 663

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

 Where do we go from here? [Yanara] Empty Re: Where do we go from here? [Yanara]

Mensaje por Yanara el Vie Nov 16 2018, 17:49

Aún con esa sensación tensa en mi nuca, aquellas mantas, aquel fuego, templaban mis músculos, consiguiendo que me costase cada vez menos respirar. Un vestigio de esa sensación de protección se desparramó por mi pecho, comenzando así una lenta pero sólida reconquista de cada fibra de mi ser. Mi pulso acelerado hasta límites insospechables para un híbrido, volvía lenta pero inexorablemente a su ritmo, conforme esa sensación se iba vertiendo por todo mi ser...
Un sutil proceso interno que se quedó congelado en cuanto aquellos gélidos ojos se interpusieron entre mi mirada y las hipnotizantes llamas. Sin saber concretamente el porqué, esa mirada inquisitiva, me devolvió la tensión perdida. Su escrutinio se sintió en mi cansada ánima, mientras, con cierto embotamiento, atendía a sus palabras en ese tono suave pero marcial, que no daba lugar a negativa.

Cuando estés preparada para responder. De por sí, ya entendía que las preguntas que hiciera él no tenían por qué gustarme. Pero, a pesar de esa suave orden y mi silencio, la primera que no quería quedarse allí... era yo. No. No tenía fuerza suficiente para afrontar esa situación. Vivir con el recuerdo de la vida que tuve era peor castigo que las palizas que los clientes de la Flor pudieran infligir. ¿Y él quería robármelas? ¿Por qué ahora? Aquellas palabras de Sybelle retumbaban en mi cabeza. Nada sería como antes. En el remoto caso que recuperase lo perdido, ¿qué pretendía conseguir? Mis entonces compañeros se verían demasiado tentados de hacer burlas y acosarme, sin derecho alguno. Pero, ¿qué podía esperar? Ya habían pagado por hacerlo, en algún momento.
Tal vez, para acabar con todo esto, mi mejor opción fuera el exilio definitivo.

Pero había tanto que dejara atrás. Todo lo conocido, en realidad. Era un salto de fe demasiado grande.

Sin embargo, dejé todos esos pensamientos trascendentes a un lado, sacando la izquierda de bajo todas las mantas para sostener la taza que me ofrecía Ced. No pude evitar mostrar un intento de suave sonrisa, en tácito gesto de agradecimiento. Cerré mis ojos, casi con fuerza, cuando sentí aquellos ásperos dedos recoger uno de mis mechones. Y convenientemente, me dispuse a beber cuando él me pidió que le dijera de dónde venían todas aquellas marcas. O, más bien, quién me las había hecho.
Pero nunca pensé que aquello se saliese de control ni tan rápido ni de aquella manera.
La taza fue a dar al suelo, quebrándose en mil pedazos, como así lo hizo la tranquilidad que había aunado desde que me viera en esa casa. Inmediatamente me vi sorprendida por ese aferre en mis brazos y esa voz, en alto, exigiéndome con menos cuidado y suavidad. Mi pulso volvió a acelerarse, así como mi respiración, mientras mis brazos resintieron esa presión que llegó a hacerme daño. Y, por mucho que mi instinto me urgiera por forcejear y salir corriendo, estaba en shock por ese cambio brusco en Cedrik.

Y tan pronto como se exaltó, volvió en sí. Me soltó de golpe y fue momento que aproveché para apartarme. Del sofá. De él. No volvería a pillarme desprevenida. No cuando destellos de lo que había vivido horas antes, atravesaron mi entereza, lo suficiente como para recordarme que estaba lo suficiente cansada como para poder plantar cara al mestizo. Mis piernas temblaban, de cansancio, del esfuerzo, por lo que tuve que apoyarme en el reposabrazos del sofá con la mano, para impulsarme ligeramente y así, poder erguirme—. ¿Que...?¿qué demonios ha sido eso? No me nació acercarme. Sentí de repente que no lo conocía. ¿Qué había pasado en ese mes de ausencia? Miles de pensamientos invasivos y no del todo agradables, cruzaron mi mente, en lo que quería reflexionar sobre sus razones. Pero no quería llegar a ninguna conclusión—. No pretendías. —repetí, con un asentimiento que, ¡diablos! me dolía. La densidad que castigaba mi cuerpo y mente, se introducía con descaro en esa intención de ser sarcástica, apaciguando mi tono, para ser mero eco del suyo. Aparente reflexión en voz alta. Osé dejar que mis pies dieran un par de pasos más, alejándome de él. Al verme sin mantas, mi piel enseguida acusó el frescor, otra vez, llegando a hacerme temblar por el contraste por unos momentos—. No voy a quedarme, Ced.no puedo. No quiero. Mi sentencia, iba más allá del egoísmo. Quizás, esa mala semilla germinada de que hacía flaco favor a mis allegados, me mantenía siempre queriendo alejarme infructuosamente. Pero la inestabilidad del mestizo, no me ayudaba precisamente a acercarme.

No dije más, solo le di la espalda, en busca de la salida. Decidida a volver a la Flor Azul, pese al toque de queda. Como otras veces había conseguido.




 Where do we go from here? [Yanara] O7S0OB4
Yanara
Yanara
Hybrid

Ocupación : Meretriz en la Flor Azul
Mensajes : 183

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

 Where do we go from here? [Yanara] Empty Re: Where do we go from here? [Yanara]

Mensaje por Cedrik el Vie Nov 16 2018, 23:27

Cedrik gruñó mentalmente a la voz que seguía como un mantra quejándose, regañandolo en ese circuito de unión de los mestizos: «¿Es que eres imbécil?¿Como se te ocurre cegarte sin más? ¡Encima con ella! Idiota, eres un redomado IDIOTA», acusó su hermana por la red neuronal. Ahí retornaba la voz de su conciencia. El insulto provocó que detuviera sus pasos y desviara la vista hacia Nara. Sintiéndose más miserable por sus recientes acciones. Sus labios se entreabrieron con intención de hablar pero otra retahíla de insultos y regaños lo aplacó mentalmente. Los problemas debía solucionarlos uno a uno, aunque hubiera sido él mismo el que se hubiera lanzado de cabeza a arenas movedizas. Y el insistente murmullo de su cabeza no ayudaba. «¡Quieres dejar de insultarme y callarte de una maldita vez!», rugió. Dos segundos después la discusión entre hermanos dentro del vínculo mental había quedado en silencio. Sabía que Aloine lo usaría de estafermo la próxima vez que se vieran pero… era un mal menor.

Por inercia dio un paso hacia Yanara. Trémulo que se vio abocado al fracaso de acercarse. La mestiza se alejaba de él con un brillo de temor en sus ocres pupilas. Desistió en su afán por acortar la distancia al paso de más que se vio derrotado por dos de ella—. No. No pretendía —repitió en una súplica latente. Inconscientemente dio otro paso acercándose a ella, su codo se extendió pero quedó en el proceso de querer tocarla cuando entendió que aquello no ayudaba. El deseo de querer abrazarla, demostrarle que no le haría daño, fue aplacado por su negativa a quedarse. El miembro superior quedó a medio camino de su destino y cayó flácido hasta balancearse ligeramente como un péndulo a su costado. Por más que quisiera derrocar todos los miedos que anegaban en los orbes femeninos había creado una brecha de desconfianza. Una fisura que debía reparar.

Lo más sencillo habría sido dejarla marchar. Conceder el deseo mostrado. Y sencillamente espiar a cada uno de sus clientes hasta encontrar al desgraciado que estaba apagando la chispa de vitalidad que antaño había caracterizado a la mestiza. Eso le ahorraría las explicaciones. La bullente sensación de querer pintar un lienzo en el cuerpo y el alma de ese ser, como estaba haciendo con ella. Una pregunta revoloteó en su mente: ¿no era más sencillo liberarla? Proseguir con la misión de seducir a Erzabyth para liberarla de las garras del maldito desgraciado. ¿Qué ocurriría si se demostraba su inocencia? Últimamente era algo que era incierto. ¿La sociedad subsanaría los años de esclavitud? No, no lo creía. Entonces recordaba que su justicia iba más allá de esa asquerosa sociedad y que su juicio se había decantado por el plato de la balanza más pesado.

Cedrik perfiló la espalda que le ofrecía.

Todavía quedan unas horas para el levantamiento del toque de queda, Nara... —su tono sonó a ruego, acompañado con un suspiro cansado, y se encaminó hacia el mueble donde las botellas de alcohol brillaban tentadoras por el fulgor del hogar— ...quédate al menos hasta que se levante—. La mestiza tendía a ser cabezona cuando se le metía una idea en la cabeza y su mejor baza para apaciguar la tensión era la única que no deseaba contar pero…— No podemos negar que nuestra relación ha sufrido cambios en poco tiempo, que ambos tenemos secretos y posiblemente eso es lo que nos está llevando a vernos como desconocidos —el sonido del líquido emborrachando al vaso fue lo que concluyó la frase durante una fracción de segundo—. Ambos hemos recorrido un arduo camino para que nuestras vidas lleguen a un final así, ¿no crees?. Es verdad que ambos tenemos nuestras taras, nuestros miedos y nuestros mermados sentimientos... pero no voy a ceder contigo, Nara. Contigo no. Nunca lo he hecho y ahora no será diferente —se bebió el contenido dorado del vaso y la encaró—. Por eso, ¿escucharías mi historia y me permitirías escuchar la tuya?.

Su historia. La misma historia que se veía ahora repleta de lagunas entre ella y él y que, quizás, sólo quizás, pudieran rellenar esos vacíos que los habían llevado a esa inverosímil situación.




 Where do we go from here? [Yanara] CL2AZvU

Eolo:

 Where do we go from here? [Yanara] Tumblr_ophho8OW9l1s103i9o1_r3_400 Where do we go from here? [Yanara] Tumblr_ophho8OW9l1s103i9o3_r2_400 Where do we go from here? [Yanara] Tumblr_ophho8OW9l1s103i9o4_r2_400 Where do we go from here? [Yanara] Tumblr_ophho8OW9l1s103i9o7_r3_400
Cedrik
Cedrik
Hybrid

Ocupación : Capitán del Ejército
Mensajes : 663

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

 Where do we go from here? [Yanara] Empty Re: Where do we go from here? [Yanara]

Mensaje por Yanara el Jue Nov 22 2018, 20:13

Aquella voz grave, llevando esa súplica, turbó mi castigado y extenuado corazón. Fue éste quien detuvo mis pasos, permaneciendo de espaldas al mestizo, mientras internamente reprendía a mi cabeza fría que ya, movida por ese instinto de supervivencia, me hacía huir de allí. Era Cedrik. Mi Ced. Aquel mestizo que había sido tan importante para mí. ¿Había? O, ¿aún lo era? Ese último año, entre sus desapariciones y el empeoramiento de mis circunstancias, había hecho terrible y contundente mella en ambos, pasando de ser los más inseparables... a ni siquiera conocernos.

¿Tanto habíamos cambiado en tan poco tiempo?

¿Cómo podía ser posible? Parecía mentira, después de tantos años siguiendo casi el mismo camino. Más bien, siendo él mi ejemplo a seguir, extasiada por todo ese caso que me hacía. No sólo como mera amiga ya. Una relación de pura confianza que parecía inquebrantable por mucho tiempo que pasara. Pero, siendo del todo honesta, era algo que había visto venir. O simplemente que no quería que pasara, a pesar de todo. Ese distanciamiento quizás lo había provocado él con sus desapariciones por semanas. O, quizás, había sido yo, queriendo distanciarme de mi familia, para dejar de preocuparlos; cosa que no había llegado a conseguir como yo esperaba.

¿Escuchar y contar historias? ¿Era esa la solución? No puedo. ¿No podía? ¿Irme o Quedarme? No vi con claridad qué hacer en ese momento, por lo que me mantuve allí, de pie, aún dándole la espalda, a pesar de escuchar cómo se servía ya ese primer vaso de alcohol. Sentí mi garganta lo suficientemente seca como para tragar y aliviar esa sensación. No porque tuviera sed, precisamente—. No lo sé, Ced. —contesté, antes de soltar un suspiro. Parpadeé un par de veces, antes de girarme levemente, sin llegar a encararlo. Me daba pánico darle la espalda a la puerta, aún—. Quizás... —fruncí el ceño, apretando los labios—. Quizás, ya es hora de que deje de ser uno de tus puntos flacos. —¿lo era en realidad? Tal vez, llegué a serlo en algún momento, por el cariño que nos profesamos, por mi mala situación y su deseo de ser ese caballero salvador a lomos de un caballo blanco que pudo llegar a tener. Sabía cuánto le afectaba cada golpe, herida o marca que consiguiera verme.
Pero, él se merecía tener una vida más allá de la inquietud de lo que pudiera pasarme.

Porque, podía cuidarme sola, ¿verdad?

Ahí, mi parte más sensata repetía ese pensamiento de la dragona que más apreciaba en el mundo. La idea de escapar no sacaba mi no más rotundo ya. Porque mi instinto más básico me decía que era mi única opción si quería sobrevivir. No por ello abandonaba a los míos. Habría mil formas de poder verlos, aunque renunciara a mi decisión de recuperar lo que aquel dragón malnacido me quitó. Una exhalación resignada salió por mi nariz, buscando aquella gélida mirada en las sombras que, noté analizar cada uno de mis gestos—. No te pediré explicaciones. —tragué saliva de nuevo—. No puedo hacerlo. —fruncí el ceño levemente antes de cruzarme de brazos, más bien abrazándome a mí misma—. Llevamos vidas demasiado diferentes... —él en libertad, en el ejército, de aquí para allá, por esa carrera ascendente que el mestizo llevaba; yo, sin embargo, siendo esclava, siendo prostituta, dependiendo de otros y su dinero para poder vivir, sin méritos, ni buena estrella—. Y ya has cuidado bastante de mí... —¿era así? ¿Era eso un intento por liberarlo de la carga que yo suponía? En verdad, era estúpido considerarme una carga, por todo ese cariño que me profesaba. Pero así me había obcecado yo en verlo. Negué suavemente con la cabeza antes de llevarme las manos para cubrir mi rostro, del todo confundida—. ¿Todo esto tiene algún sentido?




 Where do we go from here? [Yanara] O7S0OB4
Yanara
Yanara
Hybrid

Ocupación : Meretriz en la Flor Azul
Mensajes : 183

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

 Where do we go from here? [Yanara] Empty Re: Where do we go from here? [Yanara]

Mensaje por Cedrik el Vie Dic 07 2018, 11:40

La muñeca se movió ligeramente, haciendo un círculo mientras el contenido dorado del vaso trazaba un remolino en su interior. Una sonrisa se perfiló ligera en sus labios cuando mencionó los puntos flacos. En realidad, desde hacía tiempo, había comprendido que sus miedos, sus puntos flacos, como ella los llamaba, y su familia lo golpeaban una y otra vez. Pero a diferencia de lo que Nara dejaba entre ver con la tonalidad latente que perfilaron sus palabras, Cedrik había comprendido que su punto de vista había sido erróneo hasta hacía poco. Sin embargo, saberlo no le había ayudado a cambiar esa rutina ya grabada a fuego en su forma de ser. El mestizo cogió la botella y otro vaso antes de dirigirse hacia el sillón. Depositó los dos vasos en la pequeña mesa y sirvió ambos antes de dejarse caer en el sofá.

No creo que dejar de ser mi punto flaco sea como parpadear y que te esfumes, Nara… —bebió un poco— ...Y tampoco es que me importe que lo seas. No quiero alejarme tanto como para que dejes de ser una de las personas más importantes de mi vida, aunque últimamente me comporte como un gilipollas y os aleje. Sí, lo sé… digo lo opuesto a mis actos, pero eso es debido a que ... —frunció el ceño y calló. Estiró el brazo y recuperó su copa de la mesa—. Perdona, estoy divagando.

Los gélidos se alzaron de nuevo buscando las sombras danzantes que el hogar contorneaban sobre el rostro agachado y sonrió con tirantez ante las palabras de derrota. Se la veía tan cansada y rendida. Una visión que provocó que algo se rompiera en él. Un crack doloroso que le hizo fruncir el entrecejo con molestia, pero ello no era culpa de la mestiza. Jamás lo había sido. Cedrik ocultó su rostro bajo el culo del vaso mientras oía sus palabras. Mientras intentaba entender cómo habían llegado a esa situación y, por qué ella parecía no entender que lo que decía no tenía ningún sentido. Al menos no para él. Si bien era cierto que su relación había bifurcado en caminos distintos, Cedrik nunca lo había visto como algo que los acabaría alejando al punto que ella estaba insinuando. Es más, ¿cómo había cuidado de ella exactamente?

Suspiró con resignación.

Yo creo que tiene sentido. Nos hemos desviado un poco del camino y hemos combatido con demonios que no debíamos, pero sigue teniendo sentido —buscó su mirada mientras su dedo golpeaba el vidrio del vaso—. ¿Sabes? Te he estado evitando desde que volví hace unos días. En realidad os he estado evitando a todos por el mero hecho de no estar seguro de cómo mostrar mi cara ante vosotros. Y aunque suelo ser determinante en mis decisiones sigo necesitando esa vara recta que Aloine ha estado usando para no desviarme de mis prioridades —llevó la diestra a la quijada y la rascó—. Vuelvo a divagar, perdona. Lo que quiero decir es que no eres una carga, como crees serlo, y ni siquiera ha pasado por mi mente el hecho de abandonar esa causa hace años atrás tomada. No prometo poder controlar mi genio en algunos casos.. como el de hace un momento… mucho menos si puedes acabar muerta por una paliza, Nara. Tampoco prometo no matar al agresor si me dices quién es… no sabiendo que ella murió de una forma similar. Pero esos son mis propios demonios… y deberás soportarlos hasta que consiga dominarlos.

Intentaba mostrarse calmado. Una tranquilidad que en realidad no tenía. ¿Por qué le daba la sensación de que en ese momento y lugar podía perderla para siempre? No, él no quería eso. No al menos así. No sabiendo que ella no era feliz. Y sabía que esa vida no la colmaba de felicidad. Su tronco se encorvó hacia delante y apoyó los codos sobre sus rodillas, sin apartar la mirada de su compañera.

Dime algo, Yanara, ¿qué quieres hacer? Antes siempre te movilizaba ese deseo por la justicia, una que en esta sociedad no se ve reconocida, y, aunque hagamos que te liberen, Belle ya lo dijo, nunca será igual. Pero nunca lo es. Las situaciones, los actos, las decisiones acaban cambiándonos y forjándonos. Nos convierten en quienes somos el día de mañana. Antes creía que tú, sobre todas las demás, podrías alzar la cabeza y enorgullecerte de haber salido de una situación como la que estás viviendo; ahora… no estoy seguro. Tu fortaleza se ha visto quebrada y tu situación es más vulnerable de lo que pensaba. Hemos llegado a una bifurcación nueva y debes replantearte tu camino. Con esto no te estoy preguntando lo que decidimos en su día, quiero que me digas, ahora, en este momento, que deseas en realidad.




 Where do we go from here? [Yanara] CL2AZvU

Eolo:

 Where do we go from here? [Yanara] Tumblr_ophho8OW9l1s103i9o1_r3_400 Where do we go from here? [Yanara] Tumblr_ophho8OW9l1s103i9o3_r2_400 Where do we go from here? [Yanara] Tumblr_ophho8OW9l1s103i9o4_r2_400 Where do we go from here? [Yanara] Tumblr_ophho8OW9l1s103i9o7_r3_400
Cedrik
Cedrik
Hybrid

Ocupación : Capitán del Ejército
Mensajes : 663

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

 Where do we go from here? [Yanara] Empty Re: Where do we go from here? [Yanara]

Mensaje por Yanara el Sáb Dic 08 2018, 20:21

Él tenía razón. Por muy cambiado que estuviera en los últimos meses, distando de lo que yo había llegado a conocer de aquel mestizo, tenía razón. Maldito fuera. No podía obviar más de veinte años de vivencias compartidas. Y, pensándolo en frío, él para mí tampoco podría dejar de ser un punto débil por el cuál atacarme. ¿Por qué entonces ahora me resultaba tan incómoda su presencia? Ya no podía decir que todo era como antes. Ese cambio en él, como el mío, suponía un distanciamiento que, en ese instante, me pareció insalvable.

Quizás, porque sentía la punzada de la traición atravesarme el pecho, cuando admitió que me estaba evitando.

Y, ¿pretendía así redimirse y hacer como que no pasara nada? ¿A quién pretendía engañar? ¿A quién pretendíamos engañar? Llevábamos cinco años en un camino diferente, por más que él hubiera querido hacerme parte de su rutina. De una forma peculiar.
No me moví, próxima al marco de aquella salida, irónicamente inquieta y recelosa. Ahogando un pequeño murmullo de dolor, rodeé mi abdomen con mis brazos, en un abrazo a mí misma. Porque repentinamente, quise tenerlo tan lejos como él había querido permanecer. Sonreí con sorna al pensar que le había fastidiado esos planes suyos, de alguna forma, pero totalmente fortuito.
No obstante, no abrí la boca para replicar nada. Algo bastante raro en mí. Eso sí que no tenía ya ningún sentido. Si él había sido egoísta para marcharse dos veces sin avisar siquiera, ¿qué le debía yo a él?

¿Estaba siendo justa pensando así? Obviamente no.

Pero el cansancio, la desesperación y hasta la falta de esperanza, hacían mella en mi maltrecho cuerpo y mente, negándole raciocinio y energía. Tal vez, por ello, Cedrik pensase que moriría de una paliza. Pero mi agresor procuraba desgastarme hasta el límite, sin traspasarlo, dejándome viva para recuperar y poder volver a empezar. Y ya me faltaban dedos de mi mano, para contar cuántas veces había intentado evitar sus visitas. Pero, ¿era conveniente que Cedrik supiera toda la verdad? Sabía que no reaccionaría bien. Como no lo había hecho con ese "ella" remarcado que pudo aclararme varias cosas. Pero, el porqué de esa segunda desaparición del mestizo ahora no venía al caso. No cuando, me pareció del todo incongruente que me advirtiera de esos demonios suyos con los que yo debería lidiar... si se había alejado de todos los que le importaban. No me quedaba del todo claro que quisiera retomar ese contacto, al fin y al cabo.
Y menos, porque yo le hubiese descubierto.

Sorbí por la nariz, mientras él seguía hablando. Pero, cuando él me preguntó directamente, desvié la mirada. De repente, la chimenea se me hizo demasiado interesante, así como la decoración que aún recordaba, y hasta el monótono techo de aquella habitación—. Sybelle tenía tanta razón... —murmuré, apoyando las palabras del mestizo. Unas que volvieron a ser cortante filo, cuando me reconoció verme superada por mi situación. A lo mejor, el último año se me había hecho demasiado cuesta arriba, con sus ausencias y las de Keith. Sin aviso, sin palabras, para que después volviera a ser como si el tiempo no hubiera pasado. Cuando, en mi rutina, sacaba esa fuerza de la ira por aquella injusticia que me había encadenado de por vida. Una injusticia que, como bien había dicho la dragona, había cambiado absolutamente todo y, a su vez, después de tanto tiempo, había drenado toda furia. Quizás, por ese golpe de realidad que habían supuesto las palabras de la rubia. Porque no había pensado en esas consecuencias de mi vida actual, que ella mencionó, si conseguía volver al ejército—. No hay nada que pueda recuperar que no esté perdido ya. —sentencié. Incluso esa misma híbrida fuerte y decidida que había sido hasta este último año. Había amortiguado mi carácter a base de recibir palizas. No veía que la situación mejorase para poder salir airosa. De hecho, hacía tan sólo unos días llegué tan lejos como para quedarme a un maldito paso del borde de los acantilados. Justo entonces, me di cuenta de que la ausencia de Cedrik en los últimos meses, había sido mi ingrata acompañante, más que él.
¿De verdad le importaba ahora lo que quisiera hacer?
Según sus propias palabras, me había estado evitando. Seguramente, de no habérmelo encontrado, habría seguido preguntándome dónde demonios estaba. ¿Qué podía esperar de él? ¿Que, de repente, ahora volviese a ayudarme? Y, ¿cómo lo haría? ¿Cómo lo había estado haciendo hasta ahora? No, tal vez fuera mejor que él siguiera ocupado con esa lucha propia contra sus demonios—. Desaparecer me parece lo más adecuado. —contesté finalmente, volviendo a mirarlo. Mis ojos desprendieron un brillo decidido, titilante. No me paré a pensar en lo que podía interpretar él con aquellas palabras.
Sin embargo, a mí me parecía una idea cada vez más tentadora.




 Where do we go from here? [Yanara] O7S0OB4
Yanara
Yanara
Hybrid

Ocupación : Meretriz en la Flor Azul
Mensajes : 183

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

 Where do we go from here? [Yanara] Empty Re: Where do we go from here? [Yanara]

Mensaje por Cedrik el Lun Dic 10 2018, 20:58

Desaparecer —repitió en un tono neutro mientras escudriñaba las sombras y gestos de esa conocida faz—. Mientras que no decidas rendirte... me parece bien, y tampoco es que tenga derecho a recriminarte la decisión. No seré yo, que ha estado huyendo de la realidad, quién haga que recapacites —llevó de nuevo el vaso a los labios y los mojó, sin beber, pensativo, percibiendo el sabor amargo del licor hasta que lo retiró con determinación—. Bien, siéntate conmigo, intentaremos hallar una forma de que puedas conseguir esa huida que ansias —solicitó en el mismo tono neutro militarizado que utilizaba con sus subordinados. Y aunque no lo hiciera a propósito era su forma de sobrellevarlo. Cedrik podía comprender la decisión que estaba tomando; el camino fácil que incluso él hacía un mes había tomado, pero por experiencia sabía que ello no la alentaría, ni la ayudaría. Al menos a él no le sirvió. La pérfida ironía de todo aquello era que huir sólo conseguía acrecentar el malestar; pero era algo que ella misma debía ver.

Además siendo francos, prefería mil veces alejarla de él que verla de nuevo en ese estado: golpeada, maltratada y vapuleada a un extremo que hacía que sus propias entrañas hicieran competencia al mismísimo infierno. Se levantó del sillón mientras ella acababa por decidirse si quería sentarse o no para trazar un plan de huida, y se encaminó al escritorio. Si no recordaba mal había dejado allí varias cosas de utilidad. Abrió y cerró los cajones en un intento banal por encontrar lo que buscaba y acabó gritando—: ¡ANASTASIA!—cerró el cajón con brusquedad y la puerta se abrió con una Anastasia con cara de pocos amigos—. No destroces los cajones, luego tiene que repararlos Dimitri —espetó con indiferencia— Muy graciosa, ¿sabes dónde dejé la bolsa de cuero negro con los pergaminos y el cuaderno? —con una parsimonia casi abismal la mujer alcanzó el escritorio, apartó un par de papiros sobre el mismo y cogió un estuche de cuero de dimensiones medias con el que le atizó en la cabeza—. Si es un huargo te muerde, Capitán —se jactó, la mujer miró hacia Yanara para guiñar un ojo con complicidad, y se encaminó hacia la salida.

Con un entrecierre de párpados la siguió con la mirada hasta que desapareció por la puerta. Rodeó el escritorio y volvió a dirigirse hacia el sillón donde se sentó. Deshizo el trozo de cuero que usaba de cierre en la bolsa de cuero y sacó su contenido sobre la mesa. Sobre la mesa se esparcieron hojas tanto desgastadas como más recientes, donde se podían ver algunos planos, cartas y bocetos de diferentes objetos, una bolsa de menor tamaño resonó con un tintineo obvio del choque de piedras, y más abajo, ocultos en la montaña de pergaminos, se podrían ver retratos de varias personas. Esa bolsa se había rellenado con el paso del tiempo a medida que los intereses del mestizo se encaminaba a una determinada causa—. Aymel me trazó un mapa bastante interesante…  —inició sin concluir la frase y rebuscando sobre la mesa— ...sus precios son caros pero no suele pedir explicaciones. ¿Dónde está?

Que tuviera un plano de huida era algo extraño, implicaba que él ya había tenido en mente la idea que Sybelle había mencionado la Flor un mes atrás, y la posibilidad de que esa fuera la única opción viable para Yanara. Un plan de contingencia; había creído en su momento. Ahora, mientras buscaba los planos, le estaba resultando difícil tener en mente los puntos que había desarrollado en su imaginación y que implicaba una ayuda que todavía no había solicitado.




 Where do we go from here? [Yanara] CL2AZvU

Eolo:

 Where do we go from here? [Yanara] Tumblr_ophho8OW9l1s103i9o1_r3_400 Where do we go from here? [Yanara] Tumblr_ophho8OW9l1s103i9o3_r2_400 Where do we go from here? [Yanara] Tumblr_ophho8OW9l1s103i9o4_r2_400 Where do we go from here? [Yanara] Tumblr_ophho8OW9l1s103i9o7_r3_400
Cedrik
Cedrik
Hybrid

Ocupación : Capitán del Ejército
Mensajes : 663

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

 Where do we go from here? [Yanara] Empty Re: Where do we go from here? [Yanara]

Mensaje por Yanara el Miér Dic 19 2018, 22:57

Casi suspiré de alivio, cuando el mestizo me dio a entender que no había contemplado la posibilidad de que "desaparecer" conllevase un cariz suicida. Hubo unos días que sí lo llevo, en realidad. Pero, ¿qué iba a saber él, que se había desaparecido durante un mes? Fue otro mestizo el que evitó que yo volara sin alas en un salto que me costaría la vida. Había sido otro el que lo salvó al rubiales de enterarse de otra mala noticia.

No obstante, no me moví, cuando me dijo que me sentara con él. Aún tenía mis reservas. Aquel soldado seguía provocándome sensaciones enfrentadas. Pero, aún así, juraba no conocerle ya, pese a esa sensación de familiaridad que despertaba y que, como había comprobado, escondía una inestabilidad y unos demonios... que inevitablemente lo habían alejado de mí, y de lo que antaño fuera.
No terminaba de fiarme.

Por ello, cuando se incorporó, lo seguí con la mirada, observando cómo se desarrollaba la escena con la mujer, para dedicarle una sonrisa condescendiente y cansada ante ese guiño que Anastasia me dedicó antes de irse. Mis brazos aún se sostenían en un autoabrazo


Solté una risa sardónica, sin mirarlo. Aquello me parecía ridículo—. ¿Qué estás haciendo, Cedrik? —inquirí, bajando mi mirada a la suya. Estaba cansada. Mucho, de hecho. Había sido un día muy largo... y ni fuerzas tenía para pensar. Sólo había frustración, rabia... Algo que habría salido a gritos hacía semanas. Tal vez, alguna silla habría volado. Pero andaba tan falta de energías que, en su lugar, quedaba una voz queda y inquietantemente sosegada para ser la mía—. Desapareciste. —le recordé—. No una... sino dos veces. —ni siquiera hice un ademán con la mano para recalcar mis palabras—. Te necesitaba y ni siquiera me avisaste durante... —le reconocí apretando los labios, con una dolorosa resignación—. Meses. —concluí, sin querer hacer mayores cuentas. Me dolía terriblemente todo aquello. Porque esa decepción punzaba, como no se me ocurrió pensar que sentiría. Él, que hacía no mucho había sido terriblemente importante para mí. Que ya no sentía que lo fuera, con ese egoísmo y ridícula obsesión por evitarme. ¿Cómo no iba a sentirme ahora una losa para él?
Y, sin embargo, era ahora, cuando más me apaleaban, cuando peor lo pasaba... justo cuando ya no quería lo que él me estaba ofreciendo—. Si eres capaz de volver y fingir que nada ha cambiado... —enarqué las cejas, sin perder ese sosiego tan raro en mí—. Enhorabuena. —bajé la mirada por un instante, como si recapitulara internamente por segundos—. Porque yo no puedo. —tragué saliva, antes de adelantarme a lo que él quisiera decir—. No seguiré más tu juego de querer ayudarme... —hasta ahora, no había sacado nada en claro. Menos, cuando se desapareció en esas dos ocasiones. No por misiones, o lo que hubiese hecho lejos de Talos. ¡Maldito fuera! Era porque nunca avisó. Ni de que se iba. Ni de que había vuelto—. No así. —negué, dejando que un titilante brillo se vertiera en mi mirada—. Estoy cansada de esperar que tu ayuda dé resultados. —¿sentarme a esperar otra vez? No, ya estaba cansada de esperar—. Y si desaparezco... será algo que haré sola. —resultaba irónico que fuera justamente ahora cuando más parecía querer ayudarme.

Quizás, yo me hubiera enfocado mal todos estos años, deseosa de recuperar aquello que me quitaron... pero él quiso estar presente en ese plan que tenía por objetivo, hacer caer al malnacido dragón que me había tendido la trampa. Un plan que, ahora veía con total claridad que apenas se había llevado a cabo. ¿Por qué no me había dicho nada? ¿Por qué simplemente no había siquiera intentado convencerme de que no era la mejor opción? Nadie podía garantizarnos a ninguno de los dos que hubiera escuchado o que él lo hubiese logrado, en algún momento.
No obstante, ya no tenía sentido siquiera nombrarlo.

Un nuevo exhalo, por la nariz, me sacó de mis rápidas ensoñaciones. No quería darle más vueltas a todo aquello. Porque ese híbrido sentado en aquel sofá, con lacónico gesto, seguía importándome. Aunque me hubiese decepcionado tanto que prefería alejarme de él. Una decepción que me partía el corazón, por ver tan quebrada esa relación que había pensado que nunca se deterioraría—. Me voy. —concluí, viendo cierta sorpresa en el mestizo. Ya me había advertido de lo que pasaría si salía por la puerta. Pero no era una situación nueva para mí—. Acabar en el calabozo por violar el toque de queda sólo es una irónica redención para mí. —de nuevo, me giré hacia la salida de aquel salón, con un movimiento cansado y lento—. No me libraré de ningún castigo o violación, esté en la Flor o en las mazmorras. —pero, fue en el umbral, cuando una punzada terrible en mi pecho, me hizo emitir un sollozo, dejando que aquel llanto retenido hiciera su primer intento de aparición. Sorbí con rapidez, antes de dedicarle una última mirada al mestizo—. Adiós, Ced. —murmuré con titubeante calma, antes de retomar mis pasos. No era un adiós definitivo. Como él había dicho, por mucho que no fuéramos los mismos, eran demasiados años juntos como para ahora desaparecer de la vida del otro.

Pero, por extenuación, era una criatura tremendamente emocional, que sólo deseaba que aquel mestizo dejara de comportarse como un idiota y me demostrase de verdad que aún le importaba.




 Where do we go from here? [Yanara] O7S0OB4
Yanara
Yanara
Hybrid

Ocupación : Meretriz en la Flor Azul
Mensajes : 183

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

 Where do we go from here? [Yanara] Empty Re: Where do we go from here? [Yanara]

Mensaje por Cedrik el Miér Ene 02 2019, 10:16

Cedrik la observó en silencio. Escuchando las palabras que le atestaba. Aquellas que sabía le recriminaba por dolor, abandono y vulnerabilidad. Sin embargo, estaba seguro que en la primera ocasión, esos meses de ausencia la había avisado y había sido la primera en saber de su regreso. Pero no refutó nada, no era momento, ni lugar, ni tampoco el caso tras haberla encontrado bajo la lluvia en un estado como aquel. Se limitó a dejar de buscar el pergamino y tomó la copa de alcohol. Su último mes de ausencia le había demostrado que demasido había cambiado, efecto de ello era la demostración y la negación que Yanara parecía haber aceptado mucho antes de volver a encontrarse; sin embargo, no la culpaba. No podía.

Está bien —se limitó a decir—. Puedes culparme de mis abandonos, de intentar que las cosas sigan como estaban o al menos desear enderezar unos errores que veo claro no quieres perdonar —desvió los gélidos hacia ella—. Sin embargo, no se puede ayudar a alguien que se niega a ello y, aunque lo intentara, lo que he hecho hasta ahora no parece complacerte. No negaré que los avances han sido pequeños, nulos, posiblemente, y a pesar de ello, puedes culparme de ello. De todo en realidad. Posiblemente la mejor opción, en aquel entonces, hubiera sido decirte que huyeras en vez de alentar la vida que te ha llevado a este estado. No fue el caso, y los hechos han derivado a donde estamos ahora —se llevó la diestra al mentón pensativo— Me parece bien ser el insensible y el causante de la situación, por ello te diré algo, Nara… recuerda quién aceptó llevar a cabo un plan a largo plazo. Quién decidió permanecer aquí y luchar —suspiró con resignación— Tampoco sirve de nada que te recuerde que, pese a los grilletes que llevas, la vida está llena de decisiones y, aunque no lo creas, siempre tuviste elección a otro camino.simplemente no has querido aceptarlo hasta ahora —se inclinó de nuevo hacia la mesa y cogió la botella de licor.

Con demasiada calma, más de la que tenía, vertió más alcohol en su vaso y se ahogó en él sin dirigirle una palabra o mirada de despedida. Nada más tenía que decir, ni que añadir. El eco de un bufido airado, que reconoció de Aloine, le hizo gruñir en esa red privada que lo vinculaba a su melliza.

Adiós Yanara—se despidió cuando salió por la puerta.




 Where do we go from here? [Yanara] CL2AZvU

Eolo:

 Where do we go from here? [Yanara] Tumblr_ophho8OW9l1s103i9o1_r3_400 Where do we go from here? [Yanara] Tumblr_ophho8OW9l1s103i9o3_r2_400 Where do we go from here? [Yanara] Tumblr_ophho8OW9l1s103i9o4_r2_400 Where do we go from here? [Yanara] Tumblr_ophho8OW9l1s103i9o7_r3_400
Cedrik
Cedrik
Hybrid

Ocupación : Capitán del Ejército
Mensajes : 663

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

 Where do we go from here? [Yanara] Empty Re: Where do we go from here? [Yanara]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.