Novedades

- (15/03) Ya están disponibles las novedades de Marzo.

- (15/03) Ya podéis pedir Los Dracs de Marzo.

- (18/02) Nuevos cambios en la normativa obligatoria para reactivar cuentas inactivas.

- (31/01) ¡Finaliza la mini-trama Navideña! ¡Gracias a tod@s por participar!

- (22/11) Nuevos requisitos para comprar subforos en la tienda aquí.

- (18/07) Nuevas normas respecto a los posts +18 de índole sexual.

- (18/05) Nuevas normas de emisión de reportes aquí.

Últimos temas
» Arstan (ID)
Hoy a las 06:46 por Letyko

» Olayinka, "La salpicada"
Hoy a las 06:35 por Letyko

» Draconians por Mes
Hoy a las 05:57 por Kya

» Afiliciones VIP (Élite)
Hoy a las 04:07 por Invitado

» Entre tus piernas.
Hoy a las 00:47 por Ororo

» El cliente siempre tiene la razón (Ororo)
Hoy a las 00:46 por Ororo

» A heartless with heart [Yasha]
Ayer a las 23:27 por Kenneth

» Empezando desde cero - Con Ainhoa
Ayer a las 23:25 por Sittiazus

» De mecha corta (Kenneth)
Ayer a las 22:48 por Kenneth

» ♥ Citas a ciegas ♥
Ayer a las 22:10 por Ainhoa

Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Selene
Admin
MP
Faora
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

06/06

Directorios y Recursos

06/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumLoving PetsTime Of Heroes  photo untitled45.png
Expectro Patronum

52/64

Afiliados Normales


Un viejo rival [Ariakas Verminaard]

Ir abajo

Un viejo rival [Ariakas Verminaard]

Mensaje por Varlaam el Vie Sep 28 2018, 23:55

Nombre del tema: Un viejo rival
Personajes: Varlaam y Ariakas Verminaard
Ubicación: Coliseo de Talos

Para Varlaam Escama Roja, los descansos eran pocos. Si quería lograr aquello por lo que hasta ahora había ganado victoria tras victoria, batalla tras batalla, debía mantenerse en forma siempre. Siempre listo, como si de una guerra próxima, estando a las puertas, se tratase. Y es que así vivía el vigoroso dragón, así entendía el mundo. Varlaam era un dragón que había nacido para la guerra, para la batalla. Era todo lo que conocía desde que tenía memoria de su propia existencia. Aunque no hubiese una guerra, aunque ya hubiesen pasado tres siglos del Despertar, el ímpetu de lucha seguía tan ardiente como siempre, vigente y sin perder el brillo del fuego que ardía en los ojos de Varlaam Escama Roja, el Dragón que nunca se arrodilló.

Lo demostraba en cada entrenamiento nocturno que tenía a solas, bajo la luz de la luna ahí mismo, en ese anfiteatro que pronto sería en el que debería luchar. Sabía que El Rojo quizá ya tuviese en cuenta que el dragón prefería entrenar solo. El porqué, quizá lo imaginaba, aun así, poco le importaba realmente a Varlaam que así fuera. Sabía que a Thyraxes le convenía entender que el dragón debía entrenar, como si cada batalla que fuese a enfrentar fuese la última. Así era la vida en las arenas, la vida del gladiador. Del guerrero, y no distinta de la guerra. Cada batalla debía librarse como si fuese la última pues el día en que la muerte llegase, debía hacerlo de forma gloriosa, o ganar y vivir para la próxima victoria. Fuera quien fuese en el campo de batalla: los nombres debían ser recordados. Los nombres de aquellos que merecerían el honor.  

Desde que había llegado a Talos, no había tenido ninguna batalla. No sabía que se traía El Rojo entre manos para él, tras aquella larga y tendida conversación de camino a Talos, en altamar en la que de una forma u otra dejaron claro que ambos iban a busca de cosas en las que les convenía estar a manos. Varlaam le daría lo que quería: buenas batallas, mientras él le asegurase tener retos dignos de él. En el momento en que ese pacto de hombres se rompiese y no lo honrase, Escama Roja iba a darle el honor de la vergüenza.  Podía seguir creyendo que la palabra esclavo tenía algún significado importante para el dragón de rubios cabellos, pero un esclavo solo era esclavo cuando la voluntad de su corazón era subyugada y el Dragón que nunca se arrodilló, tenía una voluntad inquebrantable que ni aún la perra de la falsa Reina Madre había podido quebrantar.

El vigoroso dragón hizo lo mismo que siempre hacía: era capaz de traer a su memoria las imágenes de enemigos pasados. Imaginarlos, ahí. Todos a los que le había arrebatado la vida en busca de la gloria. Tomó posición de batalla y una sensación hizo que sus instintos dragonicos se activasen. Sabía, como aquella noche primera en el Coliseo de Talos, que alguien le observaba, pero por extraño que pareciese, no reconocía esa presencia. En Talos había personas cuya existencia de Varlaam era un insulto para la sociedad dragonica, pero solo un iluso podía pensar que a un dragón como él se le podía matar de forma tan sencilla, así que, dejaría ver a su anfitrión en las sombras el reto que se anteponía. El dragón hizo una serie de ataques combinados con la lanza y el escudo que le movieron por el terreno y se detuvo en seco. –Escúchame muy bien, porque si no te revelas, esconderte en las sombras será lo último que habrás hecho en tu vida: Decide.
Varlaam
Varlaam
Dragon

Ocupación : Gladiador
Mensajes : 168

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viejo rival [Ariakas Verminaard]

Mensaje por Ariakas Verminaard el Miér Oct 10 2018, 19:16

Well, hello there, you're the local superhero?
Your stronghold's but a paper bag,
We suffer for your promised land
Excuse is really thin,
Hide your revealed Achilles' heel
Before a new brave morning


Lo mire en esa inútil demostración...llevaba ya rato observándolo, sentado en uno de los resquicios que daban a la arena del coliseo...mi padre había concertado aquel encuentro, a sabiendas que el dragón siempre entrenaba por las noches. Claro, mi padre era observador, pero no hablador, sabia aquello hacia mucho tiempo, mas no había dicho nada hasta ese momento en que consideraba prudente que volviese a practicar con peleadores que no tenían vida en absoluto.

Lo conocía claro, en la guerra se había ganado su fama, de la misma manera que yo me había ganado la mía...y luego por supuesto, lo había echado todo a perder...¿El dragón que nunca se arrodillo?, un estúpido nombre para una persona que estúpidamente había desperdiciado su potencial, ahora relegado a apenas un bufón de circo, una bestia enjauladas que solo servia para la diversión de las masas. El peleaba en un coliseo, contra otros esclavos, mientras que muchos que estábamos afuera peleábamos contra verdaderos contrincantes...terroristas, exiliados, los propios lealistas de la reina...afuera siempre era una fiesta.

Bostece aburrido y me levante fijando mas firmemente la mirada, esperando que me notase, ni siquiera los mas experimentados rastreadores eran capaces de adivinar mi presencia si no deseaba que me vieran. Vi de nuevo esa demostración de habilidades al mas puro estilo "la mía es mas grande", un truco de intimidación que funcionaba con novatos, pero que era contraproducente con los guerreros experimentados.

—Si creyera que puedes atentar contra mi vida no habría esperado dos horas a que me notaras...— le respondi mientras avanzaba un paso por la saliente hasta ser iluminado por la luna —Un niño podría haberme descubierto antes que tu...veo que te has llenado de polvo perdiendo el tiempo jugando al esclavo— me senté en la roca, dejando que mis pies colgaran —Sabia que te gustaban las cosas fáciles Varlaam...pero gladiador?...si querías el retiro solo tenias que entrar en la aristocracia sabes?...al menos tendrías la oportunidad de tener entrenamientos de verdad—




"Cuanto más rango ostenta el caballero tanto más centellea la armadura en sus ojos."
Secret Garden:

“Un guerrero debe luchar. De lo contrario sólo es un tonto disfrazado con un sombrero de hierro.”


Old Life:



Ariakas Verminaard
Ariakas Verminaard
Dragon

Ocupación : General del Ejercito de los Dragones
Mensajes : 1270

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viejo rival [Ariakas Verminaard]

Mensaje por Varlaam el Sáb Nov 24 2018, 18:09

Los años habían pasado y no en vano. El Dragón que nunca se arrodilló, Varlaam Escama Roja, Capitán de los Arcángeles, enemigo de la reina y algunas veces, el llamado entre sus amantes dragones y humanos por igual “el León de Isaur” por razones más que evidentes y que él no menospreciaba sino más bien que se engrandecía en ellas porque tenía la suficiente confianza en sí mismo para saber que era merecedor de la fama que se amalgamaba sobre él: ganada por el peso de sus propios hombros, por el filo de su espada y la punta de su lanza, por su fuerza y su vigor y por su ardiente deseo de gloria, uno que no había cesado en mil años y estaba lejos de menguar a pesar de todo lo que había tenido que encarar y a todo lo que le había llevado esa sed de inmortalidad, no había sido olvidado aunque la Reina Madre así lo hubiese querido. Una lucha que la matriarca falsa de toda su raza había emprendido pero estaba perdiendo de forma sutil sin darse cuenta pues era tan arrogante y estaba tan desquiciada con su sed de poder que no era capaz de ver lo que estaba a simple vista, pero Varlaam estaba ahí, en Talos, una vez más, para recordarle que una falsa reina no iba a hacer su gloria, una que era verdadera, real, desapareciese.

El mundo no olvidaba el nombre de un verdadero guerrero, aquellos hechos para trascender a la inmortalidad, y el vigoroso dragón tampoco lo hacía. Su mente, aún joven, guardaba en ella cada rostro y cara, cada hecho y vivencia. Cada amistad y lealtad, cada rencor y nombre...después de todo, esos recuerdos, el anclaje con el pasado, el alimento de su incontenible ira era lo que le mantenía de pie y vivo, no dispuesto a morir de una forma vergonzosa, sino gloriosa en la que su nombre fuese, como el de los antañescos dragones de su linaje, uno que se había perdido en el tiempo y que solo persistía con vigencia en las palabras de su difunta madre, Tetis, y en su mente. Por esa razón, aunque al principio no había reconocido su presencia, sí que no le fue nada extraño reconocer la voz que resonó cuando le respondió con la tranquilidad arrogante propia de un dragón antiguo, aunque no lo fuese. El dragón de ojos sangrientos, una mirada difícilmente engorroso de olvidar cuando su progenitor, el inquisidor Abbadon, tenía el mismo rasgo dragónico. Varlaam sabía quién era, era difícil saber olvidar a uno de los dragones con el cual tuvo una especial rivalidad juvenil: ambos llenos de ambición con hambre de gloria. Un hambre que aunque parecía ser la misma, tenía distintos objetivos y se manifestaba y los hacía actuar de maneras totalmente distintas.

El ahora General del Ejército era, además, un nombre que cualquiera en su sano juicio debía conocer pues no se hablaba de cualquier rango, sino del Ejército dragónico. –Era difícil saber porque no lograba reconocer tan repulsiva presencia, Verminaard.– Dijo Varlaam, manteniendo la serenidad y la arrogancia que siempre tenía en su rostro, lo típico del dragón gladiador. Se irguió, y movió la lanza con ferocidad, como cortando el aire, para sacudir el polvo en esta, dándole la espalda a su conocido anfitrión, y riendo creído. –Un ego que se refleja como el de los ancianos de nuestra raza, de los cuales hay tantos y resultan aburridos, supondrás que, astean tanto que ya se vuelven casi difíciles de verlos de forma heterogénea.– Mencionó, desafiante, para girarse y ver entre sus rubios cabellos los cuales se mantenían por delante de su rostro, atravesados entre sus ojos, el rojo viviente de los ojos de aquel dragón. –Tan idénticos como el de la falsa reina que tiene la osadía de llamarse diosa.– Y luego de ello, mostró una ligera sonrisa curvando solo sus labios, arrogante. Cualquiera que hubiese visto aquellas palabras venir del iracundo dragón, habría supuesto lo evidente en alguien como Varlaam: problemas, pero no, no se trataba de eso. Antaño habían sido rivales, sí, pero no había enemistad ni odio. El orgulloso dragón estaba jugando, y Ariakas Verminaard lo sabía.

–Cuidado General…– Mencionó el dragón, sonriendo, pues el dragón de sangrientos ojos no dejaba de ser tan arrogante como era de esperarse tanto en sus palabras como en sus formas, y no escatimo en demostrarlo al comprar a Varlaam con un niño. –Que no se te suba el ego ahora que eres General, no sea que selle esa arrogancia tuya. Yo mismo siendo un inexperto hice morder el polvo a experimentados dragones en las profundidades, son recuerdos que te conviene no olvidar.– Pero Varlaam, a diferencia de los dragones ancianos, sabía que el dragón de sangrientos ojos, no era arrogante solo porque sí, lo era porque como él, tenía de que jactarse, aun así mantuvo el juego desafiante. El dragón rió, bajando la mirada y negando con la cabeza cuando habló de la aristocracia, porque aquello le había causado gracia. –No quieras pasarte de listo, Verminaard. Resulta estúpido que tú realmente creas que Varlaam Escama Roja tiene una intención tan banal. Es algo más propio de ti, después de todo eres digno hijo de Kortel, lo que no hace difícil entender porque eres ahora el General del Ejército…aunque es un rango que carece de bastante importancia mientras sigas sirviéndole a esa perra.– Dijo de forma directa y sin escatimar en cuidados. –Ha pasado tiempo…Supuse que te vería en algún momento, dime ¿qué te trae aquí?– Inquirió, queriendo saber.  
Varlaam
Varlaam
Dragon

Ocupación : Gladiador
Mensajes : 168

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viejo rival [Ariakas Verminaard]

Mensaje por Ariakas Verminaard el Vie Feb 15 2019, 17:27

No había cambiado en lo absoluto desde la época de la guerra...tal vez un poco mas hablador que antaño, aunque no era difícil imaginar el por que...dragón que ruge no muerde, y había una correa que lo sujetaba de una forma u otra. El había pasado una eternidad peleando en aquel coliseo, pero finalmente era un esclavo, su fama y gloria se confinaba a aquella arena, entreteniendo al populacho, siendo un simple bufón...un bufón de la reina al fin y al cabo...tal vez jamas había hincado la rodilla, pero había sido reducido a algo mas que un simple entretenimiento.

—Tu y yo sabemos que los dioses no existen...y estarías enterado que ya he asesinado a dos de ellos si estuvieras allá afuera peleando de verdad y no aquí adentro entreteniendo a los perros de la corona...— me acerque apoyando la espada envainada en el suelo, a modo de bastón como solía hacerlo —tu dueño y mi padre han organizado este encuentro...buscando que avivemos las llamas de la rivalidad que antes nos acompañaban...pero yo...tengo otros motivos para venir a ver a un guerrero convertido en no mas que un bufón de circo...— dije mientras me detenía frente a el.


—Seguramente has podido sentirlo, a menos que la popularidad entre los plebeyos haya ofuscado tus sentidos...— dije tranquilamente mirándolo —Vientos de guerra...el rango que ostento me ha permitido organizar a todo un ejercito leal a mi, listos para dar el mayor golpe de estado que puedas imaginar, mientras que la Reina mantiene sus ojos fijos en los favores que le he garantizado... ha visto lo que yo deseaba que viera...de la misma manera que tu solo ves lo que deseas ver— retrocedí un par de pasos apoyando la mano en la empuñadura de la espada para ese encuentro amistoso que debíamos realizar en aras de mantener los ojos de los organizadores embotados.

—Pero hacen falta lideres, tengo buenos capitanes, pero jóvenes...y desconocedores de las artimañas de la desquiciada...— sonreí de medio lado —Yo quiero la corona...tu...¿que tanto la quieres muerta?—




"Cuanto más rango ostenta el caballero tanto más centellea la armadura en sus ojos."
Secret Garden:

“Un guerrero debe luchar. De lo contrario sólo es un tonto disfrazado con un sombrero de hierro.”


Old Life:



Ariakas Verminaard
Ariakas Verminaard
Dragon

Ocupación : General del Ejercito de los Dragones
Mensajes : 1270

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viejo rival [Ariakas Verminaard]

Mensaje por Varlaam el Lun Mar 18 2019, 02:59

El vigoroso, y considerado también, rebelde y osado Dragón que nunca se arrodilló, había acumulado, por el simple hecho de existir, rivales en su vida: en las profundidades, en la superficie… como jovenzuelo, como un don nadie, como Capitán, como gladiador. Su incontrolable forma de ser, arrojada, iracunda, apasionada, orgullosa, habían sido la mayor parte de las veces la causante principal, y el mayor dolor de cabeza de quien fuese como su padre, Srkány. No fueron extrañas las veces en que tuvo el mismo que hacer acto de presencias en riñas bajo las profundidades, mientras Varlaam era un adolescente. Las cosas mejoraron un tanto con du arduo y duro entrenamiento, al menos ya tenía una manera de canalizar todo ese pasional torbellino de emociones que era Varlaam, pero eso también le volvía significativamente más peligroso, porque era un guerrero disciplinado cuya mayor problema era su visceral forma de ser. Pero, entre las rivalidades ganadas por ser simplemente Varlaam había algunas excepciones, como la de Ariakas Verminaard.

Se habían conocido en la juventud, el dragón de ojos carmesí era para entonces unos dos siglos mayor que Escama Roja, ambos de aspecto más juvenil, claramente, dada la particular naturalidad de los dragones para envejecer. No tenían nada en común, no se conocían de nada, pero parecía ser que el renombre del problemático pupilo de Srkány se había regado más de lo normal en las profundidades. No era extraño que los dragones se preguntasen por qué un dragón de tal fama milenaria como el Terror Blanco se había interesado en un dragón del que apenas y se sabía su nombre. Nacido en las profundidades, pudo haber sido adiestrado como el resto, pero no, el mismísimo Srkány se había tomado la molestia de acogerlo, y darle entrenamiento personalizado, naciendo de ese decisión del antiguo Comandante un vínculo que aún hoy, pese a la distancia que resultaba el orgullo de Varlaam para ambos, se mantenía fuerte. Ese duda, esa extraña motivación, había llegado a oídos del padre del padre de Kortel y como hoy, por supuesto con un cambio de actores (Thyraxes) bastante significativo, los dos ancianos dragones habían arreglado todo para que se conocieran los jóvenes.

Sus motivaciones, las de Srkány y Kortel, eran razones particularmente de ellos, pero esas razones habían llevado a que entre el Varlaam y el Ariakas de aquel entonces naciera una rivalidad de aparente admiración a pesar de que claro estaba que eran muy distintos los dos dragones, movidos por motivaciones muy distintas cada uno. Existían extrañas amistades, también podía ocurrir en este tipo de rivalidades. Cuando Ariakas habló de los dioses, bufó, prestándole ninguna importancia. –Dioses, diosa, reales, falsos…– Miró la espada de madera y le limpio con su mano sacándole el polvo. –…Te diré algo Verminaard: No me interesan.– No le interesaban los dioses, aquellos que creían controlarlo todo, porque su destino lo controlaba él y nadie más. Claro que sabía de lo acontecido, la zorra de la Reina Madre no había perdido oportunidad de hacer suya, en la fachada de decir que era de todos, la tan dichosa guerra que por supuesto, ella no había librado.

El vigoroso dragón le miró de reojo cuando dijo “su dueño”, prefirió no entrar en detalles, dejaría a Thyraxes seguir viviendo su idílico sueño de creer que realmente tenía un control sobre él. –No soy yo el que sigue las órdenes de la zorra, General, ni el que está aquí porque otros se lo ordenan.– Mencionó. –Lo que quiera el Rojo, o tu padre, me importa tanto como me importan los dioses, así que guarda esa espada tuya.– Sentenció, no iba a hacer nada porque los dos ancianos lo quisieran. Caminó hasta una de las separaciones del terreno con las gradas y se apoyó ahí, cruzando los brazos. Escuchó con atención sus declaraciones e intenciones. Río bajando la mirada. –Poder...– Las palabras de Ariakas, para alguien que solo entendía el mundo desde la guerra porque siempre había sido así, el llamamiento hacía la gloria como en los viejos tiempos, esa pregunta incisiva, despertaban el interés de Varlaam. –Ella también lo quería, al punto de la ceguera. Se cree intocable, inmortal, y no es más que una vulgar rata ladrona y traicionera que no conoce el honor. Respeto tu voluntad, pero conozco tu ambición, ¿qué hace que tú seas diferente de ella como para creer que podría cometer yo el mismo error de luchar por otro?
Varlaam
Varlaam
Dragon

Ocupación : Gladiador
Mensajes : 168

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un viejo rival [Ariakas Verminaard]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.