Novedades

- (09/18) Ya están disponibles las novedades de Septiembre.

- (09/18) Ya podéis pedir Los Dracs de Septiembre.

- (09/18) ¡Enhorabuena Faora, ya eres Moderadora!

- (09/18) Nueva actualización de las fichas de personaje. Mada MP a Selene para actualizar.

- (09/18) El juego "Confieso que..." se clausurará si persisten las malas conductas entre sus participantes. ¡Los juegos son para divertirse, no para atacar a nadie!

- (07/18) Nuevas normas respecto a los posts +18 de índole sexual.

- (05/18) Nuevas normas de emisión de reportes aquí.

Últimos temas
Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Selene
Admin
MP
Faora
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

06/06

Directorios y Recursos

06/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumLoving PetsTime Of Heroes  photo untitled45.png

37/64

Afiliados Normales


Dos lunas [Delilah] [+18]

Ir abajo

Dos lunas [Delilah] [+18]

Mensaje por Ovyx el Mar Sep 25, 2018 10:51 am

Este era el lugar. Sí, Ovyx lo recordaba perfectamente.

No había pasado mucho tiempo desde que había conocido a Delilah en su propio hogar. ¿Cuánto, una semana quizá? ¿Unos pocos días más? Por algún motivo, sentía que había pasado mucho más tiempo. No por desgaste, sino por todo lo contrario: por lo acelerado que sentía el ritmo de la vida ahora que la tenía a ella; ahora que, después de dos encuentros, habían llegado a algo más que hablar.

Dos días antes, Delilah le había citado en su hogar. Para cenar, para entregarse por completo a él. ¿Cómo podía rechazarla? ¿Cómo podía abandonar sus pensamientos por la simple teoría de que se estaba enamorando? ¿Era tan malo hacerlo después de tantos siglos de dolor y sufrimiento? ¿No era hora de encauzar su vida?

Enamorarse significaría volver a sufrir. Además, lo haría de una humana. Su sentido más práctico había deseado varios veces en estos dos días que Delilah fuera una dragona, para no tener que enfrentarse a todo el mundo por amar. ¿Por qué no podía tener el derecho de hacer lo que quisiera con su vida? ¿Estaba tan mal enamorarse de una mortal? Él siempre había compartido esa visión de las cosas. Ovyx siempre había detestado a los humanos, pero Delilah... Delilah era distinta a todos ellos. Estaba haciendo que cambiara. Quizá Ovyx no se sintiera muy orgulloso de ello, pero era consciente y, por algún motivo, le gustaba. Le hacía sentirse... bien.

Tosió y llamó a la puerta. Allí estaba Delilah, con el cabello al descubierto, con su mirada de leona clavada sobre el dragón. Ovyx volvió a tragar saliva, se acercó, tiró de su rostro y la besó. Estaba sediento de sus labios. La empujó ligeramente para que entrara y así poder cerrar la puerta. No quería que otros dragones lo vieran en estas condiciones. Si la sociedad se enteraba de qué estaba pasando entre ellos, Ovyx pagaría un precio muy caro... pero le asustaba más qué pagaría Delilah entonces.

Se separó un instante más tarde, mirándola a los ojos y sonriendo. Le entregó el ramo de flores que le había traído, de forma un tanto tosca, sin saber qué decir. Con Delilah nunca hacía falta saber qué decir. Eso también la hacía distinta: no veía las apariencias o la cortesía en sí, sino qué sentía Ovyx con cada acción. Lo había comprobado al sobrevolar el mar, o en la isla donde se habían dejado llevar por la pasión. Aún recordaba sus propios dedos recorriendo la intimidad de Delilah, o la mano de la chica hundiendo su virilidad en sus pechos para permitirle el orgasmo ansiado...

Necesitaba verte. Estos días han sido los más largos de toda mi existencia.

Le sonrió y asintió, acariciando su mejilla y perdiéndose en su mirada. En su belleza.


Última edición por Ovyx el Lun Nov 12, 2018 12:09 pm, editado 1 vez




avatar
Ovyx
Dragon

Ocupación : Soldado
Mensajes : 88

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos lunas [Delilah] [+18]

Mensaje por Delilah el Lun Oct 01, 2018 7:00 pm

La morena había vuelto a su trabajo, a esa vida común que de alguna forma le recordaba a la normalidad que había vivido todo ese tiempo. Ella nunca dejaba de estar en peligro, sabía bien que el dragón que había asesinado a sus padres y posiblemente había asesinado a su hermano, estaba allí fuera, eso si su hermano estaba vivo.

Y aunque durante su rutina, había querido convencerse que el peligro no valía la pena, cuando atentaba a dejarle ganar la batalla a ese pensamiento. Recordaba las cálidas caricias de ese dragón de ojos azules, el fuego que manaba de su piel y que quemaba la suya con exquisita intensidad.

¿Quién era ese ser que había robado la calma de la vidente?

Había que ser ciego y testarudo para no darse cuenta de la intensa conexión que había tenido con él. Y de las sensaciones que la recorrían cada que se había encontrado con ese dragón, ya fuese cruzándose con él en el mercado, mientras hacía guardia y apenas podían intercambiar miradas. Como, los variados encuentros al ella cerrar su local y ajustar las ventanas exteriores antes del toque de queda.

Hasta ese encuentro en la playa y la isla en la cual fueron más allá. Condenándose ambos a la pasión de los amantes que rompía barreras, reglamentos y expectativas del resto del mundo. Esos dos días fueron absolutamente normales para ella, atender clientes, vender telas, vender bordados e hilos, bordar ella misma, limpiar el negocio, teñir telas.

Pero era todo como un ciclo que comenzaba y terminaba con el pensamiento de ese dragón. ¿Le extrañaría? ¿no llegaría? ¿llegaría? Y comida en las dudas, la morena, se ponía cada vez más ansiosa y nerviosa hasta que el día había llegado. Por esa noche había mandado a Neehla a que se quedara en la residencia de una amiga suya que negociaba con alfombras, con la que intercambiaba y ella se dispuso a arreglar todo.

Y cuando la cena estuvo lista, solo tuvo que vestirse y fue justo al terminar que escuchó la puerta y corrió a abrir. Y fue cuando su corazón saltó un latido, mirándolo fijamente a los ojos, apenas pudo murmurar.

-Yx... –

Los ojos oscuros de la morena, brillaron y una sonrisa se dibujó en sus labios, antes de ser interrumpida por aquel beso que correspondió con profundidad, sintiendo el universo arder. Lo había necesitado tanto, que su solo tacto fue suficiente para que exhalara y dejándole ingresar, por fin estuviesen en la intimidad del local iluminado por la chimenea y los candelabros con velas.

Recibió el ramo de flores y riendo, las olió, hundiendo su nariz entre ellas, dándose cuenta de ese cosquilleo que recorría su abdomen y colocaba color en sus mejillas, color que NO se notaba tanto por el dorado tono de su piel. Lo había extrañado...

Mucho...


Y en respuesta a sus palabras, ella lo beso con profundidad, capturando sus labios entre los suyos con extrema suavidad y profundidad. Afecto y una necesidad que había tenido desde que se habían separado en esa playa.

-También te he necesitado, mucho-

Confesó en un susurro, sobre sus labios, bajándose de la punta de sus pies, apoyando sus talones en el suelo y reír por lo pequeña que era junto a él. Pero era perfecto, sentirse pequeña entre sus brazos, dejarse cubrir con su cuerpo, disfrutar de su fuerza y su tosquedad. Con un gesto le indicó que le siguiera, ella no tardó en conseguir un jarrón y llenarlo de agua para subir con este por las escaleras.

Una vez arriba, miró al dragón y le mostró esa parte de la residencia, que poseía una sala que distaba del estilo de Talos, más bien, parecían haber viajado a Isaur, con el suelo cubierto de alfombras, las ventanas que mostraban el cielo nocturno de Talos (obviamente, las que daban al exterior, no a la ciudad).

Velas y un aroma relajante y en el suelo, en una mesa baja rodeada de cojines, había comida tapada y algo de beber.

-Espérame aquí-

Ella fue a dejar el jarrón en su habitación y colocó las flores en este, para salir a la sala de nuevo y sonriendo, se acercó a él para con cuidado y propiedad alzar sus finas manos y ayudarlo a desenganchar su capa, la que colgó con cuidado entre sus brazos y fue a colocar en un perchero y así volver con él y antes de que él se sentara... lo abrazó.
Se hundió en su pecho y exhaló susurrando, cerrando sus ojos.

-Te extrañé-
AgentCarter de OSC




AccionesIsaurí
avatar
Delilah
Human

Ocupación : Vidente
Mensajes : 73

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos lunas [Delilah] [+18]

Mensaje por Ovyx el Miér Oct 03, 2018 6:32 pm

"Yx". Todavía era incapaz de acostumbrarse a un apelativo tan cariñoso, tan cálido y próximo. En el ejército, los demás dragones no se dignaban a llamarle de alguna forma amigable: todo era mucho más duro, más frío y recio. Ovyx se había acostumbrado a la vida en solitario. En su día, probablemente había recibido apelativos parecidos por parte de sus padres y de su prometida. No obstante, había pasado tantísimo tiempo que a duras penas era capaz de recordar cuáles eran. ¿Lo recordaba siquiera?

Volvió a cerrar los ojos cuando fue en esta ocasión Delilah quien se abalanzó sobre sus labios, para besarlos y morderlos con pasión. El dragón se aferró a su rostro, a su cabellera casi con desesperada pasión. Sentía el calor del hogar, pero también el calor corporal aflorar y no precisamente sin motivos. Tragó saliva después de separares y tosió en un fútil intento por recomponerse. Delilah lograba alterarle de muchas maneras, y eso había quedado más que comprobado en la isla donde la pasión había imperado. Ovyx rezaba porque esta noche la pasión destronara a la razón de forma irreversible.

Siguió a Delilah por su hogar. La primera y última vez que había estado allí, sólo había visto una parte trasera de la casa: el patio y la cocina que conectaba al mismo, allí donde Delilah había tratado la tela de su túnica. El interior de tan árido lugar era infinitamente más cálido de lo que podría haber imaginado. Los dedos de la joven mortal parecían desprender fuego por lo mucho que incrementaba tal sensación.

Increíble... —murmuró una vez entraron en una de las habitaciones del hogar de la isaurí, en el piro de arriba.

Lejos de hallarse con un sitio desordenado o sobrecogedor, Ovyx encontró probablemente la pieza más bella en muchos siglos. Saltaba a la vista que Delilah era una mujer organizada, ordenada, y que no escatimaba en detalles. Era como si uno de los dioses elementales en los que muchos creían hubiera encendido el fuego que ardía entre esas cuatro paredes, artificial y natural: las velas alumbraban lo justo y lo necesario, agregando incluso cierto toque oscuro que dejaría un toque de imaginación durante la entrega mutua en según qué rincones de la habitación; el color de las sábanas, cojines y telas era vivo por lo general, impregnado especialmente en rojo; incluso los muchos platos de comida parecían estar colocados a la perfección junto con su contenido. Ovyx se preguntaba si Delilah había medido la distancia entre cada pieza de fruta.

Ahora y siempre, amor —atinó a responder con una sonrisa. Ovyx era un dragón independiente y el servicio de esclavos o de cualquiera le había resultado mayormente indiferente durante una época. Su familia siempre había tenido esclavos y él había crecido en dicho ambiente, pero la presencia de los mismos nunca había despertado su intriga. Si estaban ahí, bien. Si no había nadie para hacer la faena, se encargaba él.

Delilah volvió pronto para alzar sus brazos y hacer que la abrazara mientras hundía su rostro en el pecho del dragón. Ovyx sonrió, besó su cabellera y la acarició con demasiada ternura como para pensar que estaba allí por motivos pasajeros. La promesa de la entrega mutua había quedado clara: esa noche, esa habitación ardería y no por el fuego de las velas, pero no era el motivo por el que el dragón estaba allí y tampoco el motivo por el que Delilah lo había invitado a cenar. Ambos lo sabían muy bien.

Lo difícil era reconocerlo.

Jamás entenderé cómo no has encontrado a nadie mejor que yo en todos estos años, con lo maravillosa que eres —confesó tristemente mientras acariciaba el rostro de la isaurí y la hacía mirarlo—. Hay un sinfín de humanos, de dragones que habrían pagado por cuidarte, por mantenerte bella y pura. Tú has optado por retenerte hasta ahora. Me pregunto cuáles son los motivos, pero... si los dioses elementales de veras existen, como muchos alegan, les agradeceré eternamente permitirme estar hoy aquí, contigo.

Sonrió y empujó ligeramente a Delilah por la zona del pecho, de forma sugerente, para llevarla a los cojines que se hallaban sobre el suelo frente a la comida. Se posicionó sobre ella a medias, y tiró de su rostro para besarla. Alargó el brazo para hacerse con unas uvas y las llevó a la boca de la mujer, guiñándole un ojo y permitiendo que reposara susp piernas sobre él. Acarició la piel de las mismas con la yema de los dedos y después se fijó en los mil manjares que tenía enfrente.

Eres una cocinera y una mujer increíble. Jamás habría sido capaz de hacer todo esto yo solo. Es triste admitirlo, pero es cierto. —Se hizo de hombros y sonrió mientras acercaba más comida a la boca de Delilah, seguida de un beso—. Estamos en casa, solos... tú y yo... —Besó su cuello y rió, presa de la pasión, del deseo de una promesa mucho mayor que el placer de la carne: la confianza, el respeto y la longevidad del amor—. Necesito verte... mirarte a los ojos... tocar tu cuerpo y decirte que eres increíble... —Tiró ligeramente de la prenda de la mujer para descubrir uno de sus pechos, besarlo, volver a sus labios y seguir dándole de comer. Ella había preparado todo esto: ¿qué menos podía hacer él?




avatar
Ovyx
Dragon

Ocupación : Soldado
Mensajes : 88

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos lunas [Delilah] [+18]

Mensaje por Delilah el Vie Oct 12, 2018 12:51 am

Cuando estuvo en los brazos del dragón, la morena suspiró. Sumergida en ese calor más elevado que le hacía sentir que nada más podía dañarla o tocarla, sin fundirse en nada, antes que le alcanzara.

Era un sentimiento nuevo y poderoso, el que consumía sus sentidos y la habían hecho estrechar ese abrazo que traducía en el desborde de sensaciones que él podía causarle, con gestos como ese único beso sobre su cabellera. Y mientras se dejaba acariciar, escuchaba la voz del dragón de ojos azules.

Una sonrisa se dibujó en sus labios.

Y no fue hasta que se sentaron que la isaurí, ya cómoda, con sus piernas sobre las del dragón, con su cuerpo descansando de costado encarándolo a él, que luego de masticar la uva y tragarla, dejó escapar una melodiosa risa, mientras levantaba su mano derecha y acariciaba el mentón masculino con suavidad inaudita.

-Es algo en que los hombres y los machos se parecen mucho-

Alzó sus cejas un poco.

-No tienden a fijarse en muchos detalles, pero es la naturaleza de un macho bravío que sabe cómo luchar y ha entregado su tiempo, vida y esfuerzos en la lucha, las armas y la guerra, sin embargo, las mujeres podemos ser igual de fuertes, pero al mismo tiempo, ser quienes vemos por eso que ustedes no ven... –

La morena, sonrió, rozando su nariz con la de él, antes de corresponder y dejar que los escalofríos recorrieran su piel, adorando ese calor que indudablemente la hizo sonreír sobre sus labios.

-Nadie antes me ha hecho sentir como tú lo has logrado, no podría aceptar solamente a cualquiera y tú, no eres cualquiera –

Aceptó con sus labios aquella comida que luego le fue dada, no sin tomarse el tiempo de rozar con estos las puntas de los dedos masculinos en un tanteo sutil. Sonriendo, deslizó su mano derecha, hasta dar con el cabello de su nuca y mirándolo fijamente agregar.

-Este también podrá ser tu escondite, tu refugio...conmigo-

No había que ser un genio para darse cuenta como de alguna manera sus cuerpos juntos se sentían bien, era esa sensación de estar en el lugar que necesitabas estar, el lugar correcto, con la persona correcta.

La morena, esbozó una pequeña sonrisa, mientras extendía ella una de sus manos y tomaba unos trozos de carne picada y poniéndole un poco de salsa. La llevó a la boca del dragón, la carne estaba tierna y bien condimentada, caliente y jugosa. Se había tomado el tiempo para hacer aquellos alimentos que deseaba fuesen disfrutados por los dos juntos en esa ocasión especial.

Los ojos brillantes de la morena, se sumergieron en los azules del dragón para acariciar sus labios con suavidad y susurrar.

-Pero hay algo que quiero que sepas y tiene que ver con lo que me dijiste aquel día en esa isla. Dijiste, que te cazarían, te exiliarían, buscarían venganza e intentarían matarte-

Dicho eso, acarició sus labios con su pulgar derecho.

-No es necesario que eso ocurra, puedes conservar tu oficio y las apariencias frente al resto de los tuyos, no voy a obligarte a arriesgar tu vida de ese modo. Prefiero tenerte vivo y que, en la privacidad de estas paredes... si los dioses del tiempo y el destino, seamos tan libres como espero podamos serlo un día sin escondernos-
AgentCarter de OSC




AccionesIsaurí
avatar
Delilah
Human

Ocupación : Vidente
Mensajes : 73

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos lunas [Delilah] [+18]

Mensaje por Ovyx el Vie Oct 12, 2018 8:52 am

Delilah tenía probablemente razón, para variar. Ovyx era consciente de que la diferencia entre hombres y mujeres era importante, pese a que algunos descabezados prefirieran pensar lo contrario. Si el macho solía dominar a la mujer, había un motivo quizá meramente natural y, claramente, injusto. Ovyx jamás había infravalorado a las mujeres dragonas: las había respetado como auténticas guerreras. La prueba era Yanara. Ovyx sólo había menospreciado a los humanos, fueran hombres o mujeres.

Tragó saliva, sabiendo que no era "cualquiera" para Delilah. No podía serlo si había escogido pasar un rato agradable con él sabiendo que nunca antes lo había hecho. El dragón entreabrió los labios, mirándola con evidente deseo, pero también embelesado en su belleza, en sus palabras, en la mujer más apasionante que había conocido nunca. Una humana a la que respetaría como a la más fuerte de las dragonas. Una compañera de vida que era todo cuanto había deseado en sus años mozos. Esperaba no arruinarlo.

Deseo que lo sea. Si me lo permites, vendré a resguardarme en tus brazos, en tus labios y entre tus piernas cada vez que lo necesite... del mismo modo que las puertas de mi hogar estarán abiertas para que hagas lo mismo. Debería llevarte a verlo. Es... un sitio relativamente modesto. Creo que hasta te sorprendería.

Comió sin dudarlo de lo que Delilah le ofrecía, sintiéndose querido. Con Delilah no tenía por qué haber órdenes, o esclavitud: la esclavitud era mutua, si existía. Ovyx se desviviría por ella si ella lo hacía por él. Ninguno de los dos estaba obligado a hacerlo. Había sentimiento, mucho sentimiento de por medio.

De repente, los ojos azules del dragón pasaron de su pecho descubierto a los ojos de la isaurí. Ovyx se puso repentinamente serio por el abrupto cambio de conversación. Como suponía que venían curvas, se abrió la camisa del todo para desprenderse de la presión sobre el pecho y sintió el cálido aire de la sala acariciar su piel masculina.

Entonces, Ovyx rió. No se mofaba de Delilah, ni muchísimo menos. Tenía un motivo para reír y sentirse feliz: la inocencia, la falta de experiencia de esa mujer. Una diosa imperfecta, que no podía saberlo todo. La mujer más sensata y cabal que existía en la faz de la tierra.

Por desgracia para ambos, tarde o temprano, alguien puede enterarse. Y no me cabe duda de que lo hará. Mantendremos nuestra relación así, discreta, en caso de que no pase... pero si pasara, quiero que sepas algo. —Se arrodilló frente a ella y la tomó de la mano para besar el dorso de la misma—. Dejaría que me exilien y me cacen una y mil veces por pasar un solo minuto más de vida contigo, Delilah. Ahora que te he encontrado, no quiero que te vayas. Esa sería la peor de las muertes.

El semblante del dragón no tembló, no reflejó miedo, angustia o hipocresía. Era sincero. Por ello, se abalanzó dulcemente sobre los labios de Delilah; los besó y, con cariño, rozó el seno que había descubierto anteriormente, así como su cabello con la otra mano. La apoyó después sobre su mejilla y sonrió.

Me río de los dioses. Mi única diosa ahora eres tú.

Estiró el brazo para agarrar un poco de comida y la acercó a los labios de Delilah, riendo, en caso de que quisiera agregar algo, a modo de broma.




avatar
Ovyx
Dragon

Ocupación : Soldado
Mensajes : 88

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos lunas [Delilah] [+18]

Mensaje por Delilah el Lun Oct 15, 2018 9:22 pm

Las caricias y tratos del dragón la hacían retemblar, su cuerpo respondía con facilidad a esas muestras de sentimientos que él derramaba sobre ella, empapándola, llenándola y convirtiéndola en la devota que era de ese dios que ahora representaba ese dragón de ojos azules y que hacía vibrar su cuerpo de ese modo tan peculiar.

Pero sus
palabras llegaron a ella y la estremecieron internamente. En algún momento
alguien se enteraría de eso que existía entre los dos ¿valía la pena el riesgo?
Si, lo valía. La morena asintió a sus indicaciones, preocupada por lo que
pudiese pasarle al ojiazul al que se aferró con suavidad mientras le rehuía a
lo que podría significar una caza en su contra.

Ella no dudó en corresponder ese beso con profundidad, capturando los labios del dragón, a medida que hundía sus finos dedos entre sus cabellos y así perderse en la sensación que su confesión despertaba en ella, rozando su nariz con la suya, en un gesto dulce y a su vez significativo.

Ella, nunca habría imaginado que llegaría a ese punto en que se sentía supeditada a ese ser que ahora tocaba su cuerpo y la transformaba.

-No me voy a ir...y permaneceré a tu lado, aunque termines exiliado, te seguiré y nunca estarás solo... voy a cuidarte y a quererte... hasta que mi ultimo aliento escape de mi –

Prometió con suavidad, sonriendo, sintiendo como ese pecho descubierto se coronaba con ese botón rosado ya endureciendose por el roce del vientecillo, ella tomó una mano del dragón y la llevó a cubrirlo, para que su calor le envolviera y de alguna forma disfrutara de esa dureza que acariciaba la palma de su mano.

-Quiero decirte varias cosas... –

Murmuró con suavidad, con un leve color en sus mejillas.

-la primera… es que...nunca... –

Negó un poco.

-Nunca, he estado con nadie, no ha habido nadie...-

No sabía cómo decirlo más claramente.
La mano que mantenía la mano del dragón sobre su pecho, presionó un poco.

-No ha habido hombre alguno entre mis piernas-

Y ya estaba, era virgen.
Se había conservado de la manera más cuidadosa y ahora, esperaba que él usase ese conocimiento para saberse único. Pero antes de cualquier cosa… era revelar cada secreto que tuviese.

Pero ese era el mayor miedo que existía. El descubrir lo que se ocultaba y esperar a que ese dragón viese en su honestidad un convenio a algo que esperaba que durara todo lo que ella pudiese vivir. Estaba nerviosa y esa mano sobre la mano masculina que había puesto sobre su suave pecho lo demostró al presionar un poco más.
AgentCarter de OSC




AccionesIsaurí
avatar
Delilah
Human

Ocupación : Vidente
Mensajes : 73

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos lunas [Delilah] [+18]

Mensaje por Ovyx el Miér Oct 17, 2018 10:34 am

¿Tanto habían avanzado las cosas entre ambos? Ovyx sonrió sin poder evitarlo ante aquella promesa de futuro, de resguardo, de paz. Sabía que Delilah decía la verdad. Por algún motivo, intuía que jamás faltaría a su palabra. Lo apreciaba, lo admiraba, lo necesitaba. Tragó saliva y se perdió en su belleza.

Abrió los labios para indicarle que no tenía que darle ninguna clase de explicaciones, fueran las que fueran, pero perdido en el tacto de su sexualidad voluptuosa como estaba, fue débil. Además, ¿por qué acallar tan dulce y bella voz como la de Delilah?

La revelación le pilló ligeramente por sorpresa. Observó sus ojos castaños con incrementada excitación en su interior. Algo había en la idea de entregarse el uno al otro que se volvía más especial sabiendo que Delilah nunca se había entregado a nadie. Quizá el instinto dominante de un lagarto alado, o quizá el saber que Delilah había sabido escoger en su vida. No haberse abierto de piernas para otro decía mucho de quién era, de quién quería ser, y de lo poco dispuesta que estaba a que otros lo dictaminaran. Por desgracia, a muchas mujeres se les arrebataba tal derecho. El propio Ovyx lo había hecho en alguno de los muchos siglos de vida que tenía. Quizá ahora comprendía la importancia de sus errores.

¿Nunca has... yacido con alguien más? —preguntó, evidentemente noqueado por tal información—. Eh, eh, amor... No tengas miedo —pidió Ovyx, acercándose a ella para sentarse frente a su amada y mirarla fijamente a los ojos mientras acariciaba cariñosamente aquel suave pecho de piel sedosa y morena—. Lejos de asustarme, despiertas... mi respeto, mi admiración, mi amor. Eres la mujer más increíble que jamás he tenido el gusto de conocer, y... No quiero que temas. Quiero que estés segura de que quieres hacer esto conmigo. Quiero hacerte disfrutar, demostrarte qué siento por ti... y por ello no deseo que temas. No quiero verte sufrir.

Tiró de su rostro con pasión para besar sus labios, aumentando la presión de su mano entorno a su pecho. Sintió un ligero temblor bajo su cuerpo y se aferró a las caderas de Delilah para dejarla caer sobre su espalda, para elevar sus piernas por encima de sus hombros y encontrarse con su intimidad. Empleó las manos para terminar de desvestir sus pechos sin deshacerse de la prenda que aún cubría sus brazos y vientre, y poco a poco, bajó por su cuerpo, reposando besos en su piel: en su pecho, en su vientre, en su ombligo incluso, hasta llegar a su intimidad. Allí, sonrió, acercó la boca y besó de nuevo.

+18:
Después, apartó la tela con cuidado y se perdió en el aroma de su sensualidad. Ovyx entreabrió los labios, excitado, y acercó poco a poco sus labios a la piel rojiza de Delilah. A continuación, empleó la lengua para provocar placer en Delilah, estirando el brazo para cogerla de la mano.

Quiero hacerte disfrutar, Delilah... Esta noche, no has de temer —le prometió mientras intensificaba los movimientos de su boca en su intimidad, sin sentirse asqueado en absoluto. Al fin y al cabo, ella había acaparado su esencia con sus pechos y manos. ¿Por qué él no haría lo mismo con su boca?




avatar
Ovyx
Dragon

Ocupación : Soldado
Mensajes : 88

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos lunas [Delilah] [+18]

Mensaje por Delilah el Sáb Oct 27, 2018 8:43 am

La morena negó para responder a esa pregunta, no había estado con nadie nunca. Su cuerpo se estremeció al sentir esas suaves caricias sobre su piel descubierta, erizando aquella corona rosada que acariciaba la palma masculina como respuesta a sus afectos dulces, que llegaron hasta las mejillas de la isaurí, coloreándolas de un rojizo natural. Ruborizada, algo apenada por revelar algo tan íntimo y a su vez importante

“Mi amor” sonaba como una plegaria dulce que acariciaba sus oídos y había llegado a hacerla tragar algo de saliva para contener su nerviosismo.

-Estoy segura que quiero que sea contigo... quiero que seas tú...es solo que no sé tantas cosas con respecto a ello ¿dolerá?... –

Pero él interrumpió su tren de pensamientos, con esas palabras que no querían más que aliviar su nerviosismo, como si él hubiese visto en sus ojos, sus muchas inseguridades al respecto y con esas palabras ella se dejó recostar luego de corresponder con vulnerabilidad aquel beso que le robó un suspiro y le demostró cuanto de ciertas eran esas palabras de respeto, de amor y confianza que le imprimieron valor para dejarse hacer.

Se dejó descubrir, se dejó manipular hasta que esa postura expuesta enrojeciera sus mejillas, al grado que su respiración se volviese errática.

+18:
Su rosada intimidad palpitaba, se contraía...

Pero quien se imaginaria que se sentiría así, en el instante que esa inquieta lengua comenzó a acariciar su delicada y sonrosada intimidad que respondió con contracciones, entrelazó sus dedos con los de él y presionó, separando sus labios para exhalar un jadeo tembloroso y con sus ojos cerrados estirar su cuello y gemir, al sentir que sus dulces mieles empezaban a manar.

Su cuerpo empezaba a estar receptivo, a calentarse, dejando salir exhalos mas femeninos, agarrándose con fuerza de esa mano masculina, mientras llamaba su nombre y estiraba su cuello, como quien busca aire antes de sumergirse en el agua.
Esos movimientos de su boca, de sus labios, la barba que raspaba y estimulaba sus más íntimas carne, empezaban a enloquecerla.

-Oh... Yx.... –

Murmuraba, sintiendo como sus cálidas y resbalosas mieles, se entremezclaban con esa saliva del dragón y escurría. Enrojeciéndola, llamándola a gemir un poco más a ofrecerse a él para que indagara en su centro que claramente respondía sin vergüenza, deseando más de sus labios, de su lengua y aquellos movimientos que ya la tenían gimiendo y removiendo sus caderas por sentir un poco más.

-N.…No pares Yx... n.…no pares... –

Repetía y pedía.
AgentCarter de OSC




AccionesIsaurí
avatar
Delilah
Human

Ocupación : Vidente
Mensajes : 73

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos lunas [Delilah] [+18]

Mensaje por Ovyx el Dom Oct 28, 2018 12:26 pm

+18:
No había vuelta atrás.

Delilah le había prometido un encuentro, el primero de los muchos que quizá seguirían con el paso del tiempo y de los años, y Ovyx se sentía incapaz de negarse. Aquella mujer a la que ahora estimulaba con su boca despertaba en él sentimientos que no habían aflorado en muchos siglos. Una humana, seres a los que Ovyx siempre había denominado como "mortales", estaba haciéndole perder los estribos, los principios y valores... y estaba provocando que se quedara completamente prendado de ella.

Si los dioses existían, pensaba Ovyx, Delilah debía de ser una enviada; una personificación de su mensaje. Una prueba de que hasta el dragón más poderoso podía ceder ante los encantos de la bondad del mundo.

Desde donde estaba, Ovyx sonrió y aumentó la velocidad de sus movimientos, ayudándose con las manos para acariciar y estimular a Delilah. Sentía su cuerpo temblar de placer y, con cada gemido que Delilah dejaba escapar, mayores eran los esfuerzos del dragón por hacerla sentirse bien, por ayudarla a alcanzar un orgasmo que terminara de obviar lo que ambos tanto deseaban: una unión sincera y profunda entre los dos. Una que haría temblar la habitación, el hogar y el mundo entero si así lo deseaban.

De repente, se percató de que Delilah temblaba con mayor intensidad que anteriormente y que algo ocurría en su interior. Ovyx sonrió, besando y lamiendo aún su intimidad con total confianza y altruismo. Pocos segundos después, se irguió ligeramente para acercar su rostro a los labios de su amada y besarlos, pegando su cuerpo al de ella.

Como era de esperar, Ovyx estaba lo suficientemente excitado de por sí. No era necesario estimular algo que la imaginación y el deseo ya habían regido. Sus ojos azules se encontraron con los de Delilah a medida que apoyaba las manos en el suelo, a ambos lados de su cabeza, y acercaba su virilidad a las puertas de su secreto. Dejó escapar un ligero gemido conforme, buscando la aprobación en su mirada, se abría paso en ella e izaba la bandera del territorio conquistado. El primer conquistador de Delilah.

¿Estás bien? —preguntó, aferrándose a sus caderas y esperando una respuesta afirmativa para comenzar a moverse lenta pero estruendosamente, haciendo rebotar ligeramente el cuerpo de Delilah, obviando lo voluptuoso de su pecho y el placer que sentía con cada embestida. Perdió una de sus manos en dicho pecho y se aferró a él.




avatar
Ovyx
Dragon

Ocupación : Soldado
Mensajes : 88

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos lunas [Delilah] [+18]

Mensaje por Delilah el Lun Nov 12, 2018 8:35 am

+18:
Y con la velocidad que imprimiera el dragón, la morena se rendía y derretía en su boca, retemblando, sacudiéndose, no molestándose en esconder esos gemidos que dejaba escapar de su garganta, hundiendo sus dedos entre los cabellos del dragón. Murmurando su nombre suplicante.

Sus manos se aferraban a él, a los cojines bajo su caliente cuerpo, estremeciéndose de pies a cabeza, mientras, sentía que aquella cima estaba llegando… y así sus jadeos lo expresaban. En poco tiempo, arqueó su espalda y sintió como si todo dentro de ella explotara, derramándose en la boca del dragón, contrayendo su cuerpo satisfecho y transformado.

Agitada, no tardó en aferrarse a él alzando su cabeza, a la búsqueda de sus labios, que tenían su sabor. Bebiendo de ellos con ansias y sed, correspondió ese beso que le robó más de un jadeo tembloroso.

Su cuerpo lo abrazo, permitiéndole que encontrara su lugar entre sus piernas. Dejándose cubrir por el fuerte cuerpo del macho dragón, que caliente la abrazaba con pasión, logrando que la morena buscara sus ojos y murmurara su nombre en un suave intento por conquistar sus sentidos y hacerlo memorizar sus exhalos profundos.

Su intimidad empapada, palpitaba, contrayéndose al sentir el roce de esa virilidad caliente, mirándolo a sus profundos azules para inhalar y entreabriendo sus labios, suspirar afirmando para que él presionara y justo en ese momento, ella bajar sus manos hasta agarrar las nalgas masculinas y presionar, al separar un poco más sus piernas, conteniendo el aire, sintiendo como hasta cierto punto, había sido fácil…

Pero esa facilidad se rompió, cuando en un punto, sintió ardor y una resistencia que lo invitó a romper, ahogó un quejido doloroso y sus muslos apretaron las caderas masculinas con fuerza, para empezar a dejarse guiar por lo que sentía. Solo luego de un rato, de recuperar el aire, asintió a su pregunta y fue así como empezó todo.

La morena se derritió entre sus brazos, hundió sus dedos en la piel caliente del dragón, murmurando su nombre, invitándolo a que esas embestidas se hicieran más firmes, más fuertes, más complejas y él se enterrara en su interior y la llenara de si, ahogando sus gemidos, escondiendo su rostro contra su hombro, murmurando mas cosas inentendibles, sudorosa, caliente y empapada, abrazando esa dura virilidad masculina que la hacía arquear su espalda y entrelazar sus piernas con las de él.

Dejándose llevar por el tremendo placer que sentía recorrerla sin fin.
AgentCarter de OSC




AccionesIsaurí
avatar
Delilah
Human

Ocupación : Vidente
Mensajes : 73

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos lunas [Delilah] [+18]

Mensaje por Ovyx el Lun Nov 12, 2018 12:08 pm

+18:
Observaba el cuerpo de su amada rebotar bajo el suyo, temblar de placer o quizá de dolor, si Ovyx pensaba que estaba moviéndose demasiado rápido en su interior habiendo recibido ahora su virginidad. Esbozó una mueca, mirándola fijamente y aferrándose con mayor fuerza a su pecho. Todo lo prohibido inquiría también mayor deseo, y quizá eso era lo que mantenía a Ovyx tan excitado.

Ejecutó una serie de embestidas que se mostraron mucho más fuertes y rápidas que el resto, haciendo que ambos cuerpos temblaran. Ovyx gimió contra los labios de Delilah y acarició con sus dos manos sus pechos, con cierta torpeza, antes de aferrarse a sus caderas y de mejorar el acceso a ella de este modo.

Eres increíble... —murmuró entre gemidos, agitado y con la dificultad de hacerse realmente entender. Impregnó el ambiente con el placer y el pladour y, a continuación, se detuvo, aferrándose a Delilah.

Respiró difícilmente al aferrarse a ella y observó su pecho desnudo. Ovyx lo acarició y tiró de la pierna de Delilah para posicionarla de lado, volteando su cuerpo para poder observar sus caderas. Apoyó su mano en su glúteo y pierna, y volvió a ingresar en ella con insistencia mientras la miraba a los ojos.

Tiró de su glúteo para acercar a Delilah a él y estrujó su pecho con la otra mano mientras repetía el vaivén que hizo que ambos se menearan. Gimió una vez más, moviéndose con mayor velocidad en esta ocasión, pronunciando el nombre de su amada varias veces y besando sus labios... sintiendo que, cada vez, un sentimiento de dominio mayor se apoderaba de él.

Allí residía la confianza, ¿no? Quería que Delilah se dejara dominar y dominarla, pero también quería que ella lo dominara y dejarse dominar. Ovyx apretó los dientes y, poco a poco, la hizo darse la vuelta. Ahora que le daba la espalda, Ovyx hundió sus labios en la espalda desnuda de su amada, besó y tiró de sus brazos para alzar sus caderas. Se aferró a sus glúteos y empezó a penetrarla de nuevo, en aquella posición.

Delilah... —murmuró, apretando los dientes—. Gime... o grita para mí... Por favor... —le imploró, viendo cómo su pecho saltaba debajo de su cuerpo una y otra vez, cómo aferraba las manos al suelo y cómo movía sus caderas al compás para permitir un mejor acceso al dragón ahora que le daba la espalda.




avatar
Ovyx
Dragon

Ocupación : Soldado
Mensajes : 88

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos lunas [Delilah] [+18]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.