Novedades

- (09/18) Ya están disponibles las novedades de Septiembre.

- (09/18) Ya podéis pedir Los Dracs de Septiembre.

- (09/18) ¡Enhorabuena Faora, ya eres Moderadora!

- (09/18) Nueva actualización de las fichas de personaje. Mada MP a Selene para actualizar.

- (09/18) El juego "Confieso que..." se clausurará si persisten las malas conductas entre sus participantes. ¡Los juegos son para divertirse, no para atacar a nadie!

- (07/18) Nuevas normas respecto a los posts +18 de índole sexual.

- (05/18) Nuevas normas de emisión de reportes aquí.

Últimos temas
Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Selene
Admin
MP
Faora
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

06/06

Directorios y Recursos

06/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumLoving PetsTime Of Heroes  photo untitled45.png

37/64

Afiliados Normales


El día a día [Nanisha] [+18]

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ir abajo

Re: El día a día [Nanisha] [+18]

Mensaje por Nanisha el Lun Nov 05 2018, 21:20


La habitación olía a jabón y aceite de rosas. Apenas iluminada por una lámpara que colgaba sobre sus cabezas.
La tina era grande y fácilmente podían acomodarse dos personas, tal y como sucedía en ese momento.

El cuerpo del dragón casi acostado y la rubia sobre él, de rodillas. Era todo un espectáculo.

Nanisha se deleitaba deslizando sus dedos sobre el miembro de su hermano, se resbalaban con suma facilidad gracias al aceite y tal vez a algo más. Al mirarlo pudo comprobar que él lo disfrutaba. Los gemidos eran el mejor incentivo. Su corazón dio un vuelco al escuchar su aprobación.

Sin embargo el movimiento del mayor, brusco e inesperado, casi consigue hacerla vomitar. La obligó a meterse su virilidad muy profundo estimulando el reflejo del vómito. Como resultado tenía los ojos llorosos por el esfuerzo y la garganta sensible.

Pero no podía ni quería huir de allí. Había estado esperando durante años esta oportunidad. Había visto miles de veces a otras mujeres devorar el miembro de su hermano, obligadas o no, habían tenido ese valioso privilegio que a ella siempre se le había negado.

Esta era quizás, una única oportunidad de poder saborear la enorme extensión de su hermano. Podría haber babeado en ese instante.
Asintió con la cabeza y fue a por ello sin esperar dos segundos.

Engulló la mitad deleitándose con su sabor y la textura. Era muy suave. Y algo salado, aunque aceitoso. Inspiró profundo, deseando llenarse de su perfume natural, pero el aroma a rosas prevalecía ante su propio olor. Lamentó al instante haber usado el aceite.

Aún así, no dejó que aquello la desanimara. Saboreó toda la envergadura de su hermano con la lengua. Apoyó sus manos en la base; y lamió cada parte del fantástico miembro del dragón que la tenía postrada a sus pies, literalmente.

Nanisha estaba sumamente extasiada y enfocada en dar placer a su hermano. Escuchó las preguntas de Ruven como si provinieran de un lugar muy lejano y no de alguien que se encontraba a menos de medio metro.

Podría haberse sentido humillada y despreciada por él, pero en ese instante estaba flotando en las nubes y nada parecía malo. Nada.

Sí, hermano.— alcanzó a decir. El miembro duro y caliente clamaba por sus labios, por su lengua— Lo que tú ordenes.— añadió excitada, volviendo a apresar por completo la virilidad del dragón.

Y eso era todo. No podía perder tiempo hablando. Necesitaba comerse ese manjar. Lo necesitaba tanto.

Se acomodó mejor para poder mover su boca con más facilidad. Apoyó las manos en el piso de la tina y mantuvo las rodillas donde estaban. Y empezó el movimiento armonioso de arriba y abajo con su boca. Apretando y relajando los músculos de sus mejillas para darle más placer al dragón.

Había sido obligada a hacer aquello a otros dragones traídos por su hermano. Y había llorado por ello. Pero esta vez era diferente.

Estaba disfrutando y quería que Ruven lo disfrutara también.

Estaba segura que había oído algo sobre sus senos. Sí. Que usara sus senos. Pero ella quería saborearlo más tiempo. No sabía cuando volvería a repetirse. Así que dilató el tiempo, concentrándose sólo en lo que tenía en la boca.
avatar
Nanisha
Dragon

Mensajes : 18

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El día a día [Nanisha] [+18]

Mensaje por Ruven el Miér Nov 07 2018, 11:34

Ruven no se permitió cerrar los ojos: hacerlo sería demostrar que disfrutaba de lo que le hacía Nanisha más de lo que deseaba. Por ello, la observó mientras recorría su virilidad con los labios y la lengua, mientras jugaba con ella y se permitía humillar de aquel modo sólo para satisfacerlo. Una sonrisa se dibujó en el rostro del dragón. No podía negar que se deleitaba en la belleza de su hermana.

Vio cómo su pecho subía y bajaba presa de la respiración, pero también de los intensos movimientos que ejecutaba con la boca y la cabeza. Ruven apretó los dientes en cierto momento y se aferró al cabello de Nanisha, recogiéndolo y empujando aún más su cabeza para hacerla moverse al ritmo que él escogía.

¿Desobedeces una orden directa, hermana? ¿Por proseguir con esto? —preguntó con una risa, negando con la cabeza. No tenía remedio.

Estaba dispuesto a perdonarle tal afrenta por el placer que sentía actualmente. Le gustara reconocerlo o no, Ruven estaba disfrutando lo indecible. Jamás había pensado que el calor de la boca de su hermana, así como lo deslizante que se convertía su sexualidad con aquellos movimientos en torno a la punta y la saliva, se sintiera tan bien.

Jamás había imaginado que la imagen desnuda de su hermana podría excitarle tanto. Por ello, el dragón echó la cabeza hacia atrás por un momento, sintiendo que de repente todo se volvía más intenso y que Nanisha movía su cabeza independientemente, pero con mucha mayor velocidad.

Entonces, tiró de su pelo para apartarla de su aperitivo y la miró a los ojos. Tiró un poco más de ella para aproximar su cuerpo y sentir cómo sus pechos acariciaban la superficie de su virilidad. Ruven rió y la miró con malicia, sin dejar de tirar y de probablemente hacerle daño.

Úsalos, he dicho... y dime cuánto te gusta lo que estás haciendo. Reconócelo varias veces en voz alta, hermana. Humíllate ante mí... y quizá... sólo quizá... obtengas algo te atención por mi parte. Sólo quizá te posea contra la tina mientras te obligo a darme la espalda y cumpla tus sueños realidad. ¿Te gustaría eso, verdad? ¿No es lo que más anhelas?

Ruven estaba jugando a un juego peligroso. Peligroso para su hermana: intentaba penetrar en su mente, más que en su cuerpo, con palabras, no con su intimidad. En todo caso, la orden había resultado clara y concisa.




avatar
Ruven
Dragon

Ocupación : Inquisidor
Mensajes : 104

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.