Novedades

- (15/03) Ya están disponibles las novedades de Marzo.

- (15/03) Ya podéis pedir Los Dracs de Marzo.

- (18/02) Nuevos cambios en la normativa obligatoria para reactivar cuentas inactivas.

- (31/01) ¡Finaliza la mini-trama Navideña! ¡Gracias a tod@s por participar!

- (22/11) Nuevos requisitos para comprar subforos en la tienda aquí.

- (18/07) Nuevas normas respecto a los posts +18 de índole sexual.

- (18/05) Nuevas normas de emisión de reportes aquí.

Últimos temas
Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Selene
Admin
MP
Faora
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

06/06

Directorios y Recursos

06/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumLoving PetsTime Of Heroes  photo untitled45.png
Expectro Patronum

52/64

Afiliados Normales


We. Are. Fire. (Leales a Letyko)

Ir abajo

We. Are. Fire. (Leales a Letyko)

Mensaje por Tharthreiz el Mar Ago 14 2018, 14:49

No era precisamente como los aposentos de un castillo. Pero era más que suficiente para albergar la reunión que se iba a suceder aquella noche. No era muy del gusto de Tharthreiz esconderse ni escabullirse de sus deberes en la oscuridad como las ratas en la noche. Mas dada la situación, no había tenido más alternativa. Ya le había dicho a Letyko que dejara en sus manos encontrar un lugar adecuado para el encuentro. Y ese lugar debía estar lejos de los pajaritos de su majestad, que a menudo se escondían detrás que cada pared, rincón y grieta.
Precisamente por eso, Tharthreiz había quemado sabiamente la correspondencia secreta que Letyko y él habían mantenido durante las próximas semanas. Y había sido bastante críptico a la hora de convocar a los otros inquisidores, no revelando la naturaleza de aquella reunión ni nada sobre los temas que se iban a tratar. Sabía que tanto él como su viejo amigo iban a correr un riesgo importante tomando aquella decisión, por eso también habían sido muy selectivos a la hora de convocar tan sólo a unos pocos elegidos de toda la Inquisición. Sólo aquellos que pudieran demostrar su verdadera lealtad al Imperio, por encima de cualquier corona.

El viejo Ironscale había elegido el Nailtail porque era lo suficientemente discreto como para que nadie les molestara, pero tampoco tanto como para levantar sospechas. En cualquier otro lugar, la presencia de un grupo de inquisidores hubiera levantado la alarma entre los indeseables de la zona. Amén de que el dueño de la posada tenía un punto flaco muy fácil: el dinero. Sobornarle para que les diera una habitación segura sin hacer preguntas había sido mucho más sencillo de lo que imaginaba.
Así pues, allí se encontraba, en la habitación de una taberna de poca monta, sin llevar su uniforme de inquisidor para no llamar la atención, habiendo cambiado éste por sus túnicas negras e impecables. Esperaba, paciente, asomado de refilón a la ventana para tomar nota visual de todas y cada una de las presencias que entraban y salían por la puerta del bar.

Sus camaradas no tardarían en llegar.


Última edición por Tharthreiz el Lun Oct 15 2018, 12:27, editado 1 vez




Tharthreiz
Tharthreiz
Dragon

Ocupación : General del Ejército Real de Edén
Mensajes : 58

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

Re: We. Are. Fire. (Leales a Letyko)

Mensaje por Abbadon el Jue Oct 18 2018, 00:22

Si bien Abbadon habia recibido el mensaje de Tharthreiz, no habia tardado en quemar el papel en su propia mano y pensar en como pasar desapercibido para acudir a aquella reunión precipitada. Lo cierto es que el inquisidor lo necesitaba, necesitaba evadirse de lo que le rodeaba ahora mismo y de sus problemas, porque aunque tenia demasiados años a sus espaldas, nunca era lo suficiente para sentirse invulnerable ante cualquier acto a nivel incluso emocional. Por eso, en parte se alegro de que esa noche no tuviera que fingir delante de sus amantes en la cama, simplemente iba a salir de casa y centrarse en lo que debia.

Con ropas que parecian los de alguien de un simple campesino, acompañado de una capa oscura que lo cubria de la poca luz de la noche, se ocultaba de las pocas miradas que acechaban Talos a esas horas. Abbadon cruzó parte de ciudad con el paso lento, algo curvado, fingiendo cierto cansancio y sin parecer tener un rumbo fijo. Cuando podia ver que no habia nadie cerca, no tardaba en acelerar el paso, para cesarlo rápidametne y volver a un caminar lento e incluso torpe. Queria controlar si habia alguien controlandolo a él, pues no queria que lo siguieran, e iba a ponerse completamente en alerta para ello.

Durante aquel paseo, tuvo tiempo en reflexionar sobre la marcha de su querida Corah, algo más que una simple nieta. Sin duda habia compartido aventuras como compañera de la inquisición, la habia enseñado cosas, y como maestro, se sentia orgulloso de ella. Ahora solo esperaba que siguiera el buen camino e hiciera temblar a quien estuviera en su camino. Por otro lado tenia a Arthyel, quien lo habia ofendido con aquel descubrimiento tan bochornoso. Una cosa era acostarse con un hombre, cosa que a Abbadon le daba más bien lo mismo, pues todo agujero era bien recibido. Lo malo era que su nieto hubiera sido tan imbécil como papra pensar con la polla, dejando que su esclavo el hibrido le tomase el pelo como lo hizo. Y por último, y para rematar la faena, bastardos que comenzaban a salir como setas, ya fueran dragones siendo esclavos y unos cabezas huecas; unos hubridos llorones o hibridos que pensaban ser la voz del pueblo sin tener idea de que eran el enemigo del mundo. Todo se habia vuelto demasiado complicado como para darle vueltas, asi que cuando Abbadon vio cerca la taberna, suspiro echando un último vistazo, para comenzar a dirigirse a ella.

Una vez dentro trás haberse cercionado de que no lo seguian, se acerco a la barra para pedir una cerveza, pero el tabernero directamente se negó. Abbadon, saco su mejor sonrisa y mostró unas monedas y el hombre volvio a negarse. De hecho le pidio que se marchase — No pienso moverme de aqui. Estoy esperando a unos amigos, asi que sirveme una cerveza antes de que me veas realmente enfadado — susurró de forma casi cortés al tabernero, mirandolo fijamente, haciendo que el color de sus iris escarlata, se reflejaran con la luz del local. Fue entonces cuando el hombre comprendio que aquel supuesto campesino, era uno de los invitados de Tharthreiz, y no tardo en llevarlo a la habitación donde se encontraba el otro inquisidor. Cuando la puerta se cerró, Abbadon miro al otro con una ceja enarcada — Diria que buenas noches pero creo que esta reunión no es precisamente por algo bueno ¿verdad? — se acerco a uno de los asientos quitandose la capa y observo alrededor — ¿Y los demás?




Abbadon
Abbadon
Dragon

Ocupación : Inquisidor
Mensajes : 210

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: We. Are. Fire. (Leales a Letyko)

Mensaje por Faora el Jue Oct 18 2018, 12:05

Aun continuaba en una nube un tanto espesa debido a los acontecimientos que habían surgido desde que Delzimër y yo habíamos tenido aquella cita. Descubrir que el inquisidor me amaba sobre cualquier cosa me hacía sentir que en el mundo aun quedaba esperanza para gente como yo, que odiaba ser parte de lo que era pero que debía de mantenerme al margen dado el peligro que corría si alguien me descubría. Mi posterior conversación con el General Ariakas me había dejado aun con mas dudas en la cabeza de las que ya tenía… últimamente nada me parecía seguro, nada me parecía de fiar y eso no era bueno.

Por ello mismo cuando aquella invitación llego a mis manos algo dentro de mí se pregunto cuánto podría aun cambiar las cosas, que era lo que realmente estaba pasando en el Imperio y si tenía una solución para todos favorable. Últimamente no me hacia demasiado ala idea de que aquella ideología pudiese terminar pero si dudaba de las ultimas ideas que la Reina Madre había tomado, y eso, era algo que me preocupaba bastante. Preferí no hacer conjeturas de cosas que aun no sabia y asistir a aquella reunión solo para comprobar que era lo que estaba pasando realmente dentro de las paredes del castillo.

Me dispuse entonces a vestir con ropa as normal y salir en dirección a la taberna donde se nos había citado. Al llegar no tarde en darme cuenta de que aquella reunión estaba fuera de los ojos de la Reina Madre. No dije nada, simplemente me limité a comunicarle al tabernero que era parte de aquella reunión que se estaba haciendo y una vez lo confirmo pude dirigirme hacia aquella habitación donde ya se encontraban presentes algunos inquisidores. Me pregunte entonces si Delzimër también estaría allí en algún momento.-esperemos que no sea demasiado malo entonces.-dije llamando la atención de los allí presentes.-Capitana Faora, Escuadrón Escarlata.-me presente con formalidad aunque estaba segura de que al menos quien me había citado me conocía.





Mi mundo...:

Habilidades:



Habilidades en desarrollo:
Falso dragón 1
Falso dragón 2
Mi fuego interior:

Faora
Faora
Hybrid

Ocupación : Protección y vigilancia de Talos
Mensajes : 953

Ver perfil de usuario http://cinemaxuniverse.blogspot.com.es/

Volver arriba Ir abajo

Re: We. Are. Fire. (Leales a Letyko)

Mensaje por Letyko el Vie Oct 19 2018, 17:08

La selección de dragones a los que mandar la traidora misiva, fue ardua, no todos valían, sus movimientos seguidos al milímetro para analizar sus lealtades, porque lo que se iba a revelar en aquella estancia cochambrosa de una taberna de mala muerte, era en toda regla ir en contra de la Reina. Todo avanzaba a pasos agigantados y el dragón poco a poco se echaba sobre los hombros más peso, intentar que todo fuese bien, pero eso no iba a resultar fácil, los dragones, incluido él, tenían mucho ego, desmesurado en ocasiones y encima los inquisidores estaban en una posición muy privilegiada, viendo el mundo desde las altas esferas, sin nadie que los gobernase.

Se atavió con ropas normales, en tonos oscuros, una capucha que ocultase su rostro, todo el conjunto preparado para atenuar sus pasos pos las calles, que no reparasen en la figura que se movía por las callejuelas. Se había mantenido en la sombra hasta ese momento, Tharthreiz se ofreció a mandar las misivas y reunirlos, dejando a Letyko más enfocado en su cruzada para encontrar al hijo traidor, recabar más datos, mantener su estatus al lado de la Reina. Pero ya era hora de hablar claro, de tomar cartas en el asunto y ver, de entre los presentes, quienes podrían hacer lo necesario para que prevaleciese la sociedad dracónica.

Se internó en la taberna, tras abrir la puerta, caminó hacia la barra y no tuvo ni que mirar al tabernero, tan solo con contemplar los irises violeta del dragón, este trotó para despejar el camino, dejando luego el acceso a esa sala prohibido a cualquiera que se acercase demasiado. Abrió la puerta, chirriando esta sobre sus viejas bisagras, primero un paso, luego otro, hasta que estuvo dentro del habitáculo. La cerró con fuerza, viendo a los presentes, dos contando a su mentor y amigo, pocos era, pero peor podría haber sido. Llevó las manos a la capucha y la retiró, revelando su rostro a la luz de las velas dispuestas. -Esperemos que vengan más a este encuentro, pero a los que habéis venido ya...- los miró, al inquisidor, compañero de faena y luego a la soldado, capitana. -Este es el momento de retiraros, no habrá vuelta atrás cuando expongan los hechos. Así que... sentaros o -señaló la puerta a su espalda, quizá mostrándose bastante estricto, pero deberían conocerle ya, al menos lo que se contaba de él, como actuaba. -Lo dicho Tharthreiz, podemos esperar un poco más a ver si viene más gente, o ir empezando.- caminó hasta situarse al lado de este.
Letyko
Letyko
Dragon

Ocupación : Inquisidor
Mensajes : 2074

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: We. Are. Fire. (Leales a Letyko)

Mensaje por Tharthreiz el Vie Dic 14 2018, 13:03

Tharthreiz se giró con lentitud al oír abrirse la puerta y encontrarse con la primera cara conocida. Dibujó una sonrisa cortés, hizo una suave reverencia con la cabeza, y luego alzó las cejas con cierta confidencia antes de decir: - Estas reuniones rara vez son para algo bueno, hermano Abbadon. - A lo que acto seguido se señaló la cabeza con el dedo, refiriéndose a la red dracónica. - Quizá sería mejor que os aseguraráis de que nadie se entere de que estáis aquí.

No tardó en volver a abrirse la puerta. Mas esta vez no fue una cara inquisidora la que la atravesó, sino la de alguien logró que la sonrisa del viejo Ironscale pasara de ser sólo cordial a sincera. - Vaya, vaya... Es un placer volver a veros después de tanto tiempo, Ejecutora. ¿Cuánto hace que no nos vemos? ¿Siete años? - Más o menos. Aquella fue la última vez que Tharthreiz visitó Talos antes de volver a Edén, y por entonces el viejo dragón azul aún era un alto cargo del ejército. Al igual que a Abbadon, le dedicó un saludo con una inclinación de la cabeza. Y también le recomendó que se desconectara de la red dracónica.

Finalmente entró el que más estaba esperando. No le dijo nada, sólo se inclinó respetuosamente ante el dragón violeta y le dedicó una mirada de compartida comprensión. Después de todo aquella reunión había sido idea de los dos, especialmente promovida por el propio Letyko. Asintió a las palabras de su viejo amigo, y finalmente alegó:

- Deberíamos ir comenzando la reunión, Letyko, si os parece bien - Escogió por fin una silla en la que sentarse con esa elegancia marcial y pulcra que tanto le caracterizaba. - Me encargaré de poner al día a los que lleguen tarde. Así que, cuando queráis... - hizo un gesto con la mano, invitando a Letyko a hablar primero. Lo que estaba por




Tharthreiz
Tharthreiz
Dragon

Ocupación : General del Ejército Real de Edén
Mensajes : 58

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: We. Are. Fire. (Leales a Letyko)

Mensaje por Faora el Miér Dic 26 2018, 23:50

Toda aquella reunión montada en las sombras hacía que algo me escamase, pero en el fondo, Letyko era alguien a quien yo consideraba uno de los superiores en quien fijarse. Desde que mi padre me había criado en la sociedad dragonica, él había sido alguien sobre el cual fijarse y alguien a quien respetarle. Por eso sentía cierta lealtad hacia él y sus opiniones siempre estaban presentes en mi cabeza. Me imagine que debido a ello era el motivo por el cual me encontraba allí en aquel preciso momento cuando parecía que el tema iba a ser algo realmente importante, pero a su vez peligroso cuando se recomendó la desconexión de la red.

Le devolví el saludo con la cabeza a Tharthreiz, a la vez que acompañaba el mismo con una ligera sonrisa. Hacía tiempo que no le veía y me había sonreído que el también estuviese presente, lo que me indicaba que todo aquello era algo realmente importante, algo que solamente debía de ser conocido por unos pocos, aquello que quizás mejor pudiésemos entenderlo de tener que emprender determinados caminos. Mi conversación con el General del Ejercito aun seguía plasmando ciertas dudas en mi cabeza y todo aquello no hacía más que recordarme aquellos momentos y confesiones vividas días atrás.

La última advertencia de Letyko no obstante consiguió confirmarme que todo aquello era algo que tenía que ver con la situación actual del Imperio y eso me hizo plantearme seriamente que hacer cuando saliese de allí en función de lo que se contase o no. No obstante, yo estaba dispuesta a escuchar, estaba dispuesta al menos a tener en cuenta la palabra de alguien a quien yo debía cierta lealtad.-quizás no deberíamos esperar más. Creo que Tharthreiz tiene razón. Si estamos aquí precisamente nosotros, lo que debes contarnos será algo importante y por mi parte quiero saber de qué se trata.-dije manteniendo el semblante serio, mientras mi interior se impacientaba por saber que estaba pasando.





Mi mundo...:

Habilidades:



Habilidades en desarrollo:
Falso dragón 1
Falso dragón 2
Mi fuego interior:

Faora
Faora
Hybrid

Ocupación : Protección y vigilancia de Talos
Mensajes : 953

Ver perfil de usuario http://cinemaxuniverse.blogspot.com.es/

Volver arriba Ir abajo

Re: We. Are. Fire. (Leales a Letyko)

Mensaje por Abbadon el Vie Ene 11 2019, 11:38

Después del saludo de vuelta, Abbadon sonrio de lado unos segundos hacia Tharthreiz escuchando lo que decia sobre lo poco o nada bueno que significaba estar alli. Asintio a su gusto y el moreno se encogio de hombros — Tranquilo, antes de salir de casa lo hice. Creen que duermo — aseguro con tranquilidad mientras miraba hacia los muebles de aquella habitación. Comenzaba a sentir algo en estomago, un sentimiento que le provocaba una emoción similar a la que poseia cuando era aún un joven dragón y se lanzaba de lo mas alto de un barranco, para transformarse en mitad de esa caida para no terminar hecho mierda en el suelo. Eran unos nervios que le encantaban, aunque sabia que no era bueno, le gustaba salirse de la rutina.

Pronto aparecio una nueva presencia. La Ejecutora, como la llamo el mas mayor de los tres presentes, hizo que Abbadon la mirase con una ceja enarcada. Penso un instante en ese nombre, sin saber nada de ella. Evidentemente por estar alli y ser reconocida por el propio Tharthreiz significaba que habia confianza, y por otro lado, su apodo era de la armada, por lo que Ariakas seguro la conocia, e incluso la tendria en sus filas. Pronto tendrian otra de sus quedadas junto a Waleska.

Finalmente aparecio Letyko, quien parecia sorprendido al ver tan solo a dos de nosotros ademas de a Tharthreiz. No era un grupo muy amplio la verdad, pero lo que dijeron tanto el mas mayor como la dragona, era cierto, y Abbadon tan solo alzo ambas cejas mirando al propio Letyko, con aire despreocupado — Tienen razón. Sea lo que sea deberiamos hablarlo ya. Si el resto no se ha molestado en aparecer es su problema — se encogio de hombros y girandose, camino hacia uno de los sofas para tomar asiento comodamente — Pero ¿porque tanto misterio? Desactivar nuestra conexión, quedar a escondidas como amantes.... — sonrio llevandose el dedo indice a los labios — Me encanta ser travieso pero, esto parece propio de.... — apreto los labios un segundo y mirando hacia un lado soltó sutilmente una sola palabra — .... terroristas — volvio a mirar a Letyko, esta vez serio.




Abbadon
Abbadon
Dragon

Ocupación : Inquisidor
Mensajes : 210

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: We. Are. Fire. (Leales a Letyko)

Mensaje por Qalona el Miér Ene 30 2019, 04:52

Qalona estaba histérica. Era casi imposible detectarlo debajo de tanta frialdad, pero su piel marmórea guardaba un oscuro secreto en sus entrañas. Su corazón latía deprisa, con fuerza, y sus pasos, generalmente tranquilos y ligeros, se le antojaban pesados. Le costaba llenar los pulmones. La tensión no la dejaba moverse bien. Caminaba recta, muy recta, y si no lo hacía deprisa acabaría poniéndose de puntillas.
¿Adónde se dirigía exactamente?, ¿qué había sido aquella carta? ,¿qué era aquella reunión? La dragona pelirroja deseó con todas sus fuerzas que no fuese alguna clase de trampa o una prueba para con su fidelidad, porque entonce estaría en un aprieto. No, no había podido evitar hacerse preguntas acerca de sus hijas... e intentar buscar respuestas. Si iba y era una trampa, mal, pero si no lo era y tampoco iba... casi que peor. Todavía no sabía bien ocultar sus pasos, no estaba segura de cuál era el nivel de sus compañeros a la hora de investigar. Que no fuera nada malo, por favor...
Estuvo a punto de darse la vuelta y volver a casa. Lo habría hecho de no ser porque al doblar la última esquina se topó con el lugar del encuentro. Ya estaba allí. Había estado alguna vez, y no recordaba que tuviera nada de especial ni interesante más allá de estar limpio. Quizá fuera eso precisamente lo que se estaba buscando.
Qalona lucía un vestido elegante y discreto como la aristócrata que fue antes de unirse a la Inquisición. Desde luego que Linett había hecho un gran trabajo. El dinero pagado a la modista había merecido cada moneda. Su cabello rojizo, normalmente suelto o en recogidos sencillos, iba en un moño bajo y cubierto con un pañuelo oscuro.
Entró al local y dejó que sus ojos hablaran por ella. Cuando estuvo delante de la puerta, pensó en volverse a marchar, pero ya no había vuelta atrás. No lo había hecho en el callejón, no lo iba a hacer ahora.
Cerró los ojos y respiró profundamente. Unos nudillos temblorosos, de repente más pequeños que de costumbre, aporrearon la puerta tres o cuatro veces.
Soy Qalona.
Durante unos segundos se vio obligada a contener el aliento. ¿Con qué se toparía cuando la puerta se abriera?





Habilidades:


Qalona
Qalona
Dragon

Ocupación : Interrogadora.
Mensajes : 90

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: We. Are. Fire. (Leales a Letyko)

Mensaje por Letyko el Lun Feb 25 2019, 19:55

No estaban en situación de esperar mucho, conocía los temores de su mentor pues eran los mismos que tenía el de escamas violeta, estaban en el filo de una daga, pero una poco común, con doble filo, siempre en riesgo. No hacía falta decir que si pedían desconexión y demás se trataba de un asunto que les podría valer el exilio, más que eso... la muerte misma dado el estado actual de la regente. No pudo sentarse como su compañero, no pudo hablar en un inicio al no saber que palabras usar exactamente, pero estaba claro que tanto Faora, como Abbadon estaban inquietos, no tanto la otra inquisidora, pero los que estaban allí eran parte de algo necesario para el imperio.

El dragón se situó en un lugar que le permitiese ser el centro de atención de todos, para sacar un mapa del imperio y una daga, que usó para cortar en varios puntos del mismo, quizá sin que le entendieran el resto, pero era cuestión de tiempo, a que se explicase, lo haría una vez cogiera esa daga y la lanzase para que volara al lado de Abbadon y se clavase en un mueble de esa sala, no le gustó el uso de la palabra terrorista, no eran eso, ni jamás lo serían. -Cuidad todos las palabras, atended a lo que se va a decir y jurad por vuestras vidas que haréis lo necesario para salvar la ciudad de esto.- señaló el mapa, rasgado por varios puntos, quedando claro lo que quería decir, que había fisuras ocasionadas durante estos últimos años.

El dragón se sentó un poco en la mesa. -A nadie debe serle desconocido lo que ha estado ocurriendo en la ciudad... desde traiciones, atentados, deserciones... un clima de incertidumbre que nuestra dirigente no logra sofocar. Al contrario, hemos sido testigos de como se encuentra ella y aunque me duela decir esto, a mi que he estado a su lado estos últimos momentos... La reina no se encuentra bien, su mente está viciada, quizá por su edad, o porque no ha descansado desde el despertar.- No quería llamarla loca allí delante, ante todo mantener un mínimo de decencia hacia la Reina y su figura.

Prosiguió entonces. -La ciudad está rasgada, la gente teme y los dragones nos somos capaces de coordinarnos. Hay susurros entre las paredes, hombres que quieren que nuestro imperio caiga, esos terroristas... y ante la situación actual de la Reina, solo estamos nosotros para procurar que nada de esto suceda, debemos ser el escudo que defienda el imperio, porque no sabemos quienes están en nuestra contra. Aquellos que hayan visto a la reina sabrán a lo que me refiero... su inestabilidad nos pone en peligro y nos hace débiles, pero más importante aún, su estado nos pone en riesgo, porque no sabemos que puede hacer. Es por eso que necesito de vuestra ayuda y vuestro silencio, para que podamos defender este imperio aunque eso suponga desobedecer las palabras de la Reina.- y eso era mucho decir.
Letyko
Letyko
Dragon

Ocupación : Inquisidor
Mensajes : 2074

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: We. Are. Fire. (Leales a Letyko)

Mensaje por Faora el Mar Feb 26 2019, 18:30

Aquello lejos de gustarme comenzaba a ponerme demasiado nerviosa, sobre todo cuando Abbadon termino de describir aquellos actos como quizás, algo que en cierto modo yo no había dicho pero también pensaba. No era propio de nosotros escondernos y realizar ese tipo de cosas en la sombra menos con la idea de tener que desconectarse de la red. Yo misma permanecía desconectada en mi forma humana por ello, en aquella situación me venía bastante bien aquella petición para no ser descubierta. No obstante el hecho de que se aconsejase tal acto, no me gustaba.

Por si fuese poco, las palabras posteriores de Letyko aun me dejaron más contrariada de lo que estaba empezando a sentirme… ¿estaba insinuando a caso que nuestra Reina, había perdido la cordura? Preferí mantener la boca cerrada hasta que el terminarse de hablar y poco a poco en mi corazón se fue generando la duda, una duda que no había existido nunca y que poco a poco se fue abriendo paso… Aun así, siempre había tenido la palabra de Letyko en cuenta, él era el inquisidor más cercano a la Reina, pero en aquel momento no terminaba de comprender cuales eran las intenciones de aquella reunión.

La cabeza comenzaba a darme vueltas, mientras exteriormente me mantenía con el semblante neutro, escuchando, dejando que mi mente se debatiese en creerle o ignorar sus palabras.-proteger el Imperio siempre ha sido nuestra primera prioridad, creo que hablo por todos los presentes.-le digo una vez a terminado de hablar. Mantengo el tono de voz neutro mientras interiormente me encuentro de todo menos tranquila. Aun así, prefiero no mostrar dudas en ese preciso momento.-nuestra soberana gobierna, de la mejor forma que ella ahora mismo cree posible.-le digo, dejando ver así en mis palabras que no creo que haya perdido la cordura, pero que si hemos de actuar podemos hacerlo. Aun así, no voy a decir delante de todo el mundo que para mí, si llega el momento de la verdad y he de dar la vida por la Reina, eso mismo era lo que iba a hacer, porque era lo que me habían enseñado.





Mi mundo...:

Habilidades:



Habilidades en desarrollo:
Falso dragón 1
Falso dragón 2
Mi fuego interior:

Faora
Faora
Hybrid

Ocupación : Protección y vigilancia de Talos
Mensajes : 953

Ver perfil de usuario http://cinemaxuniverse.blogspot.com.es/

Volver arriba Ir abajo

Re: We. Are. Fire. (Leales a Letyko)

Mensaje por Tharthreiz el Miér Feb 27 2019, 12:44


Tras un breve saludo a Qalona, la última en llegar; Tharthreiz observó la cara de incertidumbre de los presentes mientras Letyko hablaba y exponía sus preocupaciones sobre el estado civil y político de Talos. Era lógico, pensó; que la duda se impusiera sobre la razón en mentes como las de los presentes, tan bien adoctrinadas y devotas a su Majestad. Él mismo había tenido sus dudas la principio. Él mismo había tardado en creer las palabras de Letyko cuando le habló de lo que ocurrió en su reunión.

Creo que en esta sala todos compartimos una devoción incuestionable hacia nuestra Madre—dijo, inclinándose hacia delante en la silla, la cual chirrió levemente bajo su peso—. Todos seguimos sus mandatos, no dudamos de que ella posee un poder del que nosotros carecemos, y destacamos por nuestra fidelidad hacia ella y lo que representa. Yo mismo he perdido mucho, he sacrificado a mi propia familia, por ella y por el Imperio. Y como yo, muchos han perdido mucho más para seguir sus deseos de buena gana. Para eso se supone que estamos aquí.

Nadie allí ignoraba su historia, ni la de su vástago Thareon. Todos sabían a aquellas alturas que hacía casi ocho años el inquisidor, por entonces General de Edén, voló a través de las aguas para mandar a su hijo a juicio por traición y lo condenó a la esclavitud en el castillo de la Reina Madre. Ofreció a su propia carne y sangre a la soberana para enmendar la mancha que, para él, aún quedaba sobre el apellido Ironscale. Porque era lo que tenía que hacer.

... Pero Letyko tiene razón. La Reina Madre no es la misma que conocimos en el Despertar. Su juicio está... nublado por la paranoia, y va empeorando cada día que pasa—. Eso era lo que todos habían aprendido, o en casos como el de Tharthreiz y Leyko, lo que habían vivido durante la Guerra del Despertar. En aquella época la Reina fue una inspiración para todos ellos. La piedra angular que supuso la victoria del bando dracónico sobre los usurpadores humanos. Y por ello Tharthreiz la veneraría y respetaría hasta el fin de sus días.
Mas en los últimos años, aquella devoción ciega había dado paso a la realidad. Una triste y deprimente realidad que no podían seguir tolerando si pretendían que el Imperio del Fuego sobreviviera a la terrible crisis que lo amenazaba en aquellos momentos—. No es una cuestión de creer o no a Letyko, sólo tenemos que mirar dos años atrás para darnos cuenta de que la Reina actúa de manera errática, y de que sus decisiones nos están llevando a un destino terrible. ¿O a caso no todos vimos o nos enteramos de lo que pasó en la última Navidad?—preguntó, cruzándose de brazos y adoptando un gesto grave en la mirada—. Los resultados de los interrogatorios coinciden: su majestad parecía más que dispuesta a quemar todo Talos con tal de sofocar las voces que se alzaban en su contra.

Daba igual que los ejecutados fueran humanos. Daba igual que al final el fuego de la rebeldía se sofocara. Aquello había costado vidas, pero sobre todo había costado la moral y la credibilidad del pueblo. La Reina ya no distinguía amigo de enemigo, ya no era capaz siquiera de mantener a los propios dragones unidos si no era a través del miedo y la amenaza. La propia Inquisición se había convertido en una prueba irrefutable de ello.

Con un suspiro profundo, Tharthreiz pasó sus ancianos ojos azul topacio por todos los presentes—. Yo lo veo así: si realmente apreciamos y amamos a nuestra Reina Madre, tenemos que estar dispuestos a hacer lo que sea necesario para que su Imperio no se desmorone—. Resumió, apoyando las palabras de Letyko—. Aunque eso implique ir en contra de sus órdenes. Eso es lo que la Reina que recuerdo querría que hiciéramos. Eso es lo que un buen soberano haría por su pueblo.




Tharthreiz
Tharthreiz
Dragon

Ocupación : General del Ejército Real de Edén
Mensajes : 58

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: We. Are. Fire. (Leales a Letyko)

Mensaje por Qalona el Jue Feb 28 2019, 16:02

El corazón de la griega dio un vuelco cuando la puerta se abrió. El secretismo estaba a punto de llegar a su final, y sin embargo, el terror de sus venas se volvía más profundo.
Tras cerrarla tras de sí comprobó que había tenido razón, era una reunión de inquisidores. Ver a Faora, a quien no había visto desde el incidente de navidad, no obstante, la descolocó un poco. Si ella estaba allí significaba que no, no le habían tendido una trampa. Por dentro suspiró aliviada.
La saludó con una sonrisa. A Tharthreiz, a quien tampoco había vuelto a ver desde aquel peculiar encuentro en las termas del castillo, le devolvió el saludo con un cabeceo leve. A los demás simplemente les dedicó unas palabras de cortesía.
Buenas noches a todos.
La inquisidora parecía haber llegado justo a tiempo. Al tomar asiento su vestido bailó un poco junto a sus movimientos. Seguía estando asustada, pero se las arregló para hacer honor a su sobrenombre de Estatua a partir de entonces.
Escuchó primero a Letyko, después a Faora y finalmente la intervención de Tharthreiz. Los sentimientos encontrados de la dragona no tardaron en hacer acto de presencia. Siempre había sentido admiración y devoción por la Reina, por todo de lo que era capaz y, como había dicho Tharthreiz, por todo lo que ella representaba... pero había sido también ella, con su intransigencia, la que le había arrebatado a nada menos que seis hijos. Para ninguno de los presentes debía ser ya un secreto lo ocurrido. Una de ellas se suicidó en pleno juicio para evitar un castigo que la despojara de su dignidad. Qalona, en un ejercicio extremo de empatía y lealtad al tener en cuenta que ella había perdido seis, pero la Reina miles, podía llegar a perdonar eso, a entenderlo... pero jamás a olvidarlo. La Reina y sus órdenes le habían arrancado de un plumazo más de la mitad de su ser, y por su culpa Qalona no volvería a ser la misma jamás. Ahora ya no tenía nada, y por tanto, ya no tenía nada que perder. La dragona estaba dividida, peligrosamente dividida.
Trató de serenarse. Llevaba años siendo una gran actriz. No debería ser difícil serlo también aquella noche... aunque, dado su miedo, todo era posible.
Tenéis razón —dejó ir con suavidad —. Nuestro amor por la Reina no puede impedirnos ver la realidad. Yo estuve en el evento de navidad, y participé en él al cumplir sus órdenes —Qalona lanzó una mirada cómplice a Abbadon —. Si no somos capaces de ver lo que tenemos delante los traidores nos ganarán en ventaja, y eso es algo que no podemos permitir. Como bien dice Letyko nosotros mismos parecemos no saber organizarnos, y eso es inadmisible. Somos un muro falto de mantenimiento. Una sola brecha sería suficiente para que se colara lo indeseable. No quiero ni pensar en lo que serían capaces de hacer desde la resistencia si estuvieran mejor organizados que nosotros. Aparte de desastroso sería humillante.
La griega rompió su quietud para pasear la mirada por los presentes con parsimonia. Quería escudriñar sus rostros. Necesitaba, aunque fuese desde el rencor, sentirse valorada, respetada e imprescindible. Necesitaba sentirse viva otra vez. Si para ello debía pasar por encima de su propio dolor y entrar de lleno a formar parte de algo, por mera supervivencia, no le quedaría más remedio que hacerlo.
Si hemos sido capaces de conquistar y reconstruir el mundo debemos ser capaces de superar este bache, por profundo que sea. Tenemos edad suficiente para saber que lo correcto no siempre es lo más sencillo o lo menos doloroso, pero sí lo necesario. Si hemos de desobedecer a la Reina para protegernos, para protegerla a ella misma, entonces que así sea. Quizá, en lo más profundo de su mente, nos entienda y nos perdone.
La dragona rojiza llevó sus ojos grisáceos hacia Letyko y Tharthreiz.
¿Qué tenéis planeado?





Habilidades:


Qalona
Qalona
Dragon

Ocupación : Interrogadora.
Mensajes : 90

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: We. Are. Fire. (Leales a Letyko)

Mensaje por Abbadon el Sáb Mar 16 2019, 20:23





Abbadon
Abbadon
Dragon

Ocupación : Inquisidor
Mensajes : 210

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: We. Are. Fire. (Leales a Letyko)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.