Novedades

- (09/18) Ya están disponibles las novedades de Septiembre.

- (09/18) Ya podéis pedir Los Dracs de Septiembre.

- (09/18) ¡Enhorabuena Faora, ya eres Moderadora!

- (09/18) Nueva actualización de las fichas de personaje. Mada MP a Selene para actualizar.

- (09/18) El juego "Confieso que..." se clausurará si persisten las malas conductas entre sus participantes. ¡Los juegos son para divertirse, no para atacar a nadie!

- (07/18) Nuevas normas respecto a los posts +18 de índole sexual.

- (05/18) Nuevas normas de emisión de reportes aquí.

Últimos temas
Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Selene
Admin
MP
Faora
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

06/06

Directorios y Recursos

06/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumLoving PetsTime Of Heroes  photo untitled45.png

37/64

Afiliados Normales


Un vestido de mujer, una pluma de faisán y un alboroto en la plaza (Victoria)

Ir abajo

Un vestido de mujer, una pluma de faisán y un alboroto en la plaza (Victoria)

Mensaje por Tizne el Miér Ago 01 2018, 22:12

Esa semana me tocaba ayudar a cargar ropa sucia desde los bajos del Castillo hasta los lavaderos del sur. Teniendo en cuenta la cantidad de sirvientes y esclavos que vivíamos allí, era una tarea larga, pesada y maloliente. Aunque podría haber sido peor: podría haber tenido que lavar yo. Había una puerta de salida que daba directamente a las pozas de agua, y la mayor parte del recorrido, al menos en esta estación, estaba cubierto por toldos para evitar que lo limpio se mojara más antes de tenderlo a cubierto. El trasiego era considerable, por lo que escaquearse estaba descartado.

Totalmente de morros y en silencio, hacia un viaje tras otro planeando mi venganza contra el tapicero. Ese desgraciado me había dejado tirado en el mercado hacía unos días, negándose a llevarme de vuelta por tener los pies llenos de barro. Desde entonces me había ocupado de vigilarle para conocer sus rutinas y solo tenía una cosa clara: todos los domingos se acercaba al templo al atardecer para hacer una ofrenda. Iba con su mujer, llevando ambos las mejores galas que un obrero humano pudiera permitirse, parloteando y asegurándose de que todo el mundo veía lo fanático de la Reina que era. Como si yo no le hubiera oído maldecirla entre dientes cuando la mula tropezaba y la carreta se torcía en el puente del foso. El día de antes cobraba, y para ser más ostentoso aún, llevaba la bolsa repleta colgando del cinto. Esa bolsa en mis manos le bajaría los humos y me resarciría, aunque no podía ser reconocido o me matarían a latigazos.

- ¡Niño! -me llamó una esclava mientras dejaba un cesto junto a otra que frotaba con ímpetu agachada en la piedra – Coge ese canastillo y llévalo al tendedero, que ya te he visto volver varias veces con las manos vacías. ¡Ten un poco más de salero y aprovecha los viajes! -

Rodé los ojos y agarré la ropa limpia, maldiciendo mi mala fortuna. Pero quiso el destino que ahí dentro apareciera la solución a mis meditaciones. Un vestido blanco con capucha y velo, sin duda extraviado por alguna dama entre los ropajes de su esclava. No eran pocas las mujeres que asistían al templo con la cara cubierta por esa gasilla, y ni el más quisquilloso de los guardias les echaba más de una mirada cuando se apelotonaban fuera para charlar. Miré hacia ambos lados, me lo guardé húmedo dentro de la camisa y desaparecí entre las sabanas en cuanto llegué a donde tendían.

ESA MISMA TARDE


Bueno, daba el pego. Me había atado unos jirones de tela deformados a la altura del pectoral, que si bien eran muy pequeños, se ocupaban de que el vestido no quedara deformado. Allí escondí mi daga. La cintura me apretaba un poco, pero de ahí para abajo era lo bastante amplio como para darme libertad de movimiento. Por la calle nadie se escandalizaba al verme, y eso terminó de darme la confianza necesaria.

Remoloneé en las cercanías del templo hasta que vi salir al tapicero. No había necesidad de seguirlo, era alto y delgado como una espiga… y para rematar su mujer llevaba un sombrero nuevo, adornado con varias plumas de faisán dorado que se izaban contra el cielo. Cruzaron hasta una plaza cercana, al igual que la mayoría de la gente: unos titiriteros estaban subidos en una plataforma de madera haciendo un espectáculo de fuego. Lamenté no estar viéndolo desde los tejados, donde mas hermoso sería, pero para integrarme en la multitud los acompañe en sus “oohs” y “aaahs” de impresión.

Así, poquito a poco, quedé a las espaldas de mi víctima.

Desatar el nudo fue fácil, deslizarlo fuera de su cinturón más aún. Ya lo tenía de la mano cuando la llamarada del tragafuegos incendió una de las plumas de la esposa, a mi lado, desatando el caos. La gente se puso a chillar; ella gritó todavía más fuerte. El tapicero se dio la vuelta y me pilló guardando la bolsa en el improvisado escote.

-¡¡¡LADRONA!!!-

-¡¡¡FUEGO!!!-


-¡¡¡ME ROBAN!!!-

-¡¡¡ME QUEMO!!!-

Un balde de agua, previsión de los feriantes, nos empapó a los tres y a las personas cercanas, ocasión que aproveché para levantarme las faldas y salir corriendo a toda pastilla. El tapicero llamó a la guardia y salió corriendo detrás, ignorando las irritadas amenazas de la mujer por dejarla así. Yo rodé y pasé por debajo del escenario, saliendo por el otro lado y dejando atrás a la primera pareja de guardias. Pero en esa zona había más, siempre había más. Descubrí entonces que un vestido mojado pesaba más que unos pantalones en igual situación, aunque eso no me detuvo de encaramarme a un muro y saltar a zonas más tranquilas. En otra ocasión los guardias habrían perdido deprisa el interés, pero ahora, con tanto alboroto, ni siquiera sabían que había pasado. Bien podía ser un atentado. La plaza se inundó de espadas que detuvieron al tragafuegos y su compañía hasta aclarar las cosas y yo, en lugar de verme libre, cada vez tenía mas patrullas detrás…





avatar
Tizne
Human

Ocupación : Chico de los recados
Mensajes : 521

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un vestido de mujer, una pluma de faisán y un alboroto en la plaza (Victoria)

Mensaje por Victoria el Lun Ago 13 2018, 23:19

Después de saber que Varlaam  estaba vivo y devuelta en Talos había sido una alegría para mí como para muchos. Escama Roja estaba de vuelta y eso dejaba ver que seguiría intentando que el honor de aquellos que confiaron en el finalmente fuese reconocido. Habían cambiado muchas cosas desde entonces y yo desde luego no era la misma persona, no desde que mi vida se había dedicado entera y completamente al Gremio de los Asesinos. Me había convertido en una maestra fantasma y eso me mantenía al margen de cualquier cosa que no fuese un interés en común con el Gremio. Ahora ya no dedicaba mi vida a mi si no a ellos, a quienes me habían enseñado y quienes habían conseguido que poco apoco mi vida cambiase a mejor. Había sido duro, pero después de todo había obtenido mi recompensa y por eso era que el pasado volvía de nuevo había sido un choque para mis sentimientos, unos sentimientos que por mucho que quisiese no podía dejar de lado. Los Arcángeles habían sido mi vida en su momento y cuando los perdí, fue perder una parte de mí que se llenó cuando el Gremio apareció en mi vida.

Aquella visita a Talos es lo que me había entretenido completamente en aquellos momentos. En algún momento debía de haber empezado a cambiar la situación y en e fondo no lo había echo demasiado. En algún momento debería volver a Isaur y eso era algo que estaba aplazando demasiado. Aun así, no debía de responder ante nadie en aquellos momentos y de necesitarse mi presencia terminaría sabiéndolo pues eran muchos los ojos que teníamos puestos en los lugares mas escondidos donde nadie miraba y solo aquellos que conocíamos sabíamos encontrar. Aquel día mis pasos me habían llevado cerca del castillo, queriendo encontrar quizás algo que me dijese porque el mundo se había vuelto tan loco e incomprendido desde que las cosas habían cambiado. En el fondo era pura curiosidad la que me había impulsado a encontrarme allí para luego dirigirme a un curiosos espectáculo. En el fondo quería acercarme un poco mas ala capital, al lugar que me vio nacer y que luego me traicionó, el lugar que para mi fue mi hogar, mi mayor mi felicidad y mi mayor ruina en el futuro. Suspire mientras me disponía a salir de allí de una vez para perderme en el bosque.

No obstante, algo llamo mi atención en aquel momento. Entre toda la multitud pude distinguir a una persona que parecía ligeramente extraña. Era aparentemente una mujer, pero con un curioso vestido y una forma de moverse que le delataba como un hombre, por la estatura un niño. Me aleje de allí, pero manteniéndome a las sombras mientras observaba con una sonrisa ladina bajo mi capucha, aquella que ocultaba mi rostro. Vi toda aquella jugada, el ingenio de la misma y los problemas los cuales se había enfrentado. Hacía tiempo esas mismas aptitudes llamaron la atención en mi y el chico que las tenía ha terminado siendo no solo mi aprendiz si no alguien mas importante en mi vida. Observe a aquel chico, mientras se escabullía con su pequeño botín en las manos, con un puñado de guardias detrás de él. Me impulsé ligeramente hacia arriba por el tejado mas cercano que tenia y me dirigí en la misma dirección que el chico mientras observaba en la distancia. Gente así no podía desperdiciarse para el Gremio. Además, había aptitudes en el que me llamaban la atención.-imagino que por norma general no sueles armar estos jaleos…-digo desde las alturas para llamar su atención. Tras deslizarme y quedarme en un rincón permaneciendo en las sombras, haciendo una señal visible para que se acercase.





My apprentice,  My love:

Can you catch me?:

He protects me:

avatar
Victoria
Dragon

Ocupación : Maestra Fantasma
Mensajes : 140

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un vestido de mujer, una pluma de faisán y un alboroto en la plaza (Victoria)

Mensaje por Tizne el Mar Ago 14 2018, 16:26

Sin armadura, sin escudos, espadones ni pesadas botas militares, mis pies volaban por el adoquinado dejándolos atrás. Pero escuchaba el alboroto que formaban, y si su número continuaba creciendo, no tardaría en perder resuello y terreno. Cada vez que giraba por una calleja había alguien mirando, impidiéndome subir a un tejado para despistar. Por el camino derribé cubos, cajas, jaulas de pollos que dejaron un rastro de plumas y cacareos. Todo Talos parecía haber despertado y yo sentía como mi corazón se había despegado del pecho para latir empalagoso encima de mi lengua. Todo por culpa de ese maldito tragafuegos descuidado.

Al fin pude doblar por un callejón totalmente vacío. Iba mirando la pared de un lado cuando el murmullo legó a mis oídos desde el otro. No me lo pensé dos veces: no tenía tiempo ni costumbre de hacerlo. Me colgué de un zaguán de madera, aupé el cuerpo y trepé por los maderos salientes como si fueran una escalera. Apenas mi cuerpo desaparecía tras el voladizo, la guardia inundó la calle. Contuve la respiración, sin atreverme siquiera a tragar saliva, mucho menos a mirar a mi acompañante. Cuando se fueron me cubrí la boca con el velo y carraspeé, intentando mantener la farsa de mi feminidad, asomando la cabeza fuera del tejado.

-No. No ha sido culpa mía…- susurré.

Al fin me giré a mirarla y mi rostro perdió color debajo de la tela. Esos ropajes, esa postura gatuna, la frialdad que la penumbra del atardecer dejaba ver en sus ojos… ninguna de esas cosas era buena señal. ¿Y si me había ayudado para llevarse mi botín o algo peor? Saqué la daga rápidamente de mi improvisado y falso escote, olvidando que allí cargaba también con la bolsa de monedas. Esta se abrió, y un par de ellas rodaron por el tejado. Conseguí alcanzarlas con una mano, apuntando a la mujer con la otra, los brazos cruzados por la complicada postura.

-Como intentes robarme te dejo la cabeza colgando de una vena- siseé apresuradamente, demasiado inseguro para que las palabras llegaran a calar y consciente de ello. Pero había que intentarlo.





avatar
Tizne
Human

Ocupación : Chico de los recados
Mensajes : 521

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un vestido de mujer, una pluma de faisán y un alboroto en la plaza (Victoria)

Mensaje por Victoria el Jue Ago 16 2018, 20:16

No esperaba una reacción alocada o espontanea. Aquel chico tenía aptitudes y también me decía que su forma de actuar no era para nada alocadas sino más bien precavida. Por ello mismo quizás me había seguido sin cuestionarse quien estaba delante de él… quizás el hecho de encontrar a alguien que te quiere ayudar a salir del hoyo en el que te metes es lo que de vez en cuando necesitamos, pero lo que luego nos asusta cuando nos paramos a pensar que es lo que realmente está ocurriendo en ese justo momento. Eso era algo que aparentemente le había pasado a él, que aparentemente después de seguirme se sentía amenazada hacia mi presencia, quizás por detectar algo en mí que le daría miedo a cualquiera. En ocasiones algunos nos reconocen por la forma en la que nos movemos o la forma en la que trabajamos, pero bajo ese velo que oculta su rostro puedo sentir por la expresión tensa de su cuerpo que se ha asustado.

Después de observar como se desliza, como actúa y su falsa voz femenina la daga que me apunta lo hace concierta amenaza pero en el fondo se que el chico no está pensando que voy a robarle unas monedas ¿o si?-para gente como yo hace falta mucho más para que nos interesemos en robárselo a alguien que lo ha robado antes.-le digo enarcando una ceja mientras me acerco ligeramente. Antes de que el chico se de cuenta de lo que seguramente va a pasar, las dagas que llevo ocultas como hojas en mis brazos salen a la luz, dejándose ver.-estoy segura de que no quieres enfrentarte a quien te acaba de echar una mano… además, yo que tu no me atrevería a intentarlo siquiera.-le digo mientras me pongo recta de nuevo y observo al chico, manteniéndome expectante mientras su postura, curiosamente me hace sonreír y recordar viejos tiempos con otras personas.

-Adelante, si quieres atacar puedes hacerlo, pero seria una lastima desperdiciar tus capacidades… por mucho que no quieras admitir que no ha sido tu culpa….-le digo haciendo una pequeña pausa.-sé perfectamente lo que has hecho, y además, la ropa de mujer estoy segura que te sienta fatal en comparación con tu verdadero aspecto muchacho.-le digo finalmente desvelando así que quizás lo que para el ha sido un gran disfraz para mi es algo vano, algo que se descubre a la mínima que una persona tiene algo de consciencia o dotes de investigación.-deberías elegir rápido que hacer, no tardar en encontrarnos. Aquí nos separamos jovencito, intenta no meterte en mas lio y menos amenazar a quien te salva.-le digo deslizándome por el lado contrario del tejado, con una sonrisa en mis labios, oculta bajo la capucha al intuir que el chico va a seguirme, quizás por curiosidad o por protección. Me atrevo a afirmar que lo primero antes que lo segundo.





My apprentice,  My love:

Can you catch me?:

He protects me:

avatar
Victoria
Dragon

Ocupación : Maestra Fantasma
Mensajes : 140

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un vestido de mujer, una pluma de faisán y un alboroto en la plaza (Victoria)

Mensaje por Tizne el Lun Ago 20 2018, 20:09

Retrocedí arrastrando el culo cuando ella se acercó, con la mano de la daga titubeando en el aire, intentando no pisarme el vestido.

-Para… ¿gente como tú? ¿A qué te r…?-

Sus propias armas salieron, cortando mi frase con la precisión de un escalpelo, como sin lugar a dudas cortaba también las gargantas. Jamás había visto nada igual. Me quedé observando su forma boquiabierto, incapaz de responder algo inteligente. Mis ojos solo volvieron hacia los suyos cuando confirmó que mi disfraz no era tan creíble como pensaba. ¿O se habría dado cuenta por la voz? Tenía que ser la voz. Bajé la daga en silencio, estaba claro que no me serviría de mucho si intentaba atacarme.

-Gracias por la ayuda-murmuré.

Entonces ella se alejó, fluyendo como había llegado, como una aparición.

-Espera, ¿a qué te referías con “gente como tú”? -

Al mismo tiempo el alboroto de los guardias llegó a mis oídos, estaban desandando sus pasos. Puede que solo regresaran a las calles que cada uno tenía asignadas, pero no podía correr el riesgo. Me asomé ligeramente hacia la calleja y vi dos de sus casacas.

-Mierdajoder-susurré deprisa, sin separación.

Al volver mi atención al tejado ella ya no estaba, aunque vi su sombra en el de enfrente. Me deshice del vestido a tirones, intuía que seguirla sería demasiado complicado para una ropa a la que no estaba acostumbrado. Descalzo y en calzones, con las tiras de tela atando mi pecho inexistente y guardando ahí daga y saquillo, inicié la persecución.

Había visto gatos moverse con más lentitud.

Tuve que hacer equilibrios por las cornisas, brincar entre toldos, atravesar buhardillas, arrastrarme por oquedades que no había visto nunca aun siendo esta mi ciudad. Aún asi me era imposible ganar terreno. Debíamos estar en la otra punta de Talos cuando la perdí, y no habíamos pisado el suelo ni una vez.

-A la mierda. No te necesito, loca encapuchada-protesté al aire con un bufido, resollando de cansancio. Me quité las telarañas del pelo y subí a una chimenea cerrada para mirar alrededor y ver donde estaba el Castillo.





avatar
Tizne
Human

Ocupación : Chico de los recados
Mensajes : 521

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un vestido de mujer, una pluma de faisán y un alboroto en la plaza (Victoria)

Mensaje por Victoria el Mar Ago 21 2018, 18:28

Aquel chico era bueno. Me bastaba con mirarle a los ojos para saber que no era mala persona, que no me atacaría si yo no hacia lo mismo. Por eso me había alejado y asentido cuando él me había dado las gracias por ayudarle. En el fondo había ciertas cosas en la vida que llamaban bastante mi atención. En mi vida, por el momento había pocas, pero él y el aprendiz que era parte de mi familia y mis sentimientos habían llamado mi atención de una forma ligeramente parecida. Aquel chico no parecía provenir de una familia que le brindase todo lo que el quería, por el contrario, debía de buscarse las mañas para sobrevivir y tomar lo que quería con el mayor sigilo posible. Su disfraz había sido bueno para aquellos a los que había querido engañar, pero no tanto para mí como para engañarme. A fin de cuentas, yo no era una mujer normal.

Había esperado que cuando saliese de allí el me siguiese, y lo cierto es que me agrado comprobar que lejos de mi él se deslizaba por lis tejados, tratando de alcanzarme mientras mi sonrisa se hacía cada vez más amplia en mi rostro. Si hubiésemos seguido así mucho tiempo estaba segura de que me habría terminado alcanzando, pero quizás debido al cansancio se paró finalmente para poder dejar de seguirme y encontrar de nuevo el camino de vuelta. Para cuando quiso hacer eso ya nos encontrábamos demasiado alejados de la ciudad, al menos del centro y del lugar en el que nos habíamos encontrado por primera vez. Sin duda me había costado despistarle y quizás eso implicaba que con un poco de entrenamiento el… quizás era hora de ponerle un poco más a prueba, quizás el mismo querría poder aprender a moverse como una sombra un poco mejor.

Él pensaba que me había perdido de vista, quizás que yo me había marchado, pero seguía allí, oculta éntrelas sombras, expectante mientras me colocaba ligeramente detrás de él, aun entre las sombras.-a estas alturas deberías saber que no estoy mas loca que tu. Al fin y al cabo me has seguido.-le digo llamando de nuevo su atención.-te mueves bien, eres ágil y el disfraz no estaba mal, pero a mí no me puedes engañar con tanta facilidad por algunos motivos que no vas a entender pero… puedo enseñarte si así lo quieres.-le digo con una media sonrisa. No era la primera vez que ofrecía algo de forma tan directa. En alguna ocasión lo había echo con aquellos que habían llamado mi atención… algunos habían logrado ser parte del Gremio y otros simplemente enlaces… siempre enseñaba de forma discreta y luego… luego elegía a quienes tener entre los nuestros.





My apprentice,  My love:

Can you catch me?:

He protects me:

avatar
Victoria
Dragon

Ocupación : Maestra Fantasma
Mensajes : 140

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un vestido de mujer, una pluma de faisán y un alboroto en la plaza (Victoria)

Mensaje por Tizne el Jue Ago 30 2018, 12:31

- ¡Ah! -

El sobresalto me hizo girar de golpe, aunque en esta ocasión lo único afilado que se dirigió hacia ella fue una mirada de rabia.

- ¡Sabía que estabas ahí! Y que aparecerías si me detenía-fanfarroneé sin un ápice de sinceridad, sentándome en el borde la chimenea con expresión de fastidio. No estaba acostumbrado a que me burlaran en los tejados, y la sensación de frustración superaba en este momento a la curiosidad o el miedo.

Al menos hasta su ofrecimiento.

La observé sin terminar de entender, aunque mi corazón se estaba acelerando. La tentación de aceptar sin preguntar fue muy grande, no obstante conseguí tragarla como una cucharada de guiso espeso para indagar un poco más.

- ¿Enseñarme a qué? Nadie trepa mejor que yo en Talos. He subido al Teatro y al Templo, no hay torre del Castillo que no tenga la marca de mis pies descalzos. ¿Quién eres? ¿Y porque harías algo así? -





avatar
Tizne
Human

Ocupación : Chico de los recados
Mensajes : 521

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un vestido de mujer, una pluma de faisán y un alboroto en la plaza (Victoria)

Mensaje por Victoria el Sáb Sep 01 2018, 20:40

Una sonrisa se dibujó en mis labios mientras le escuchaba. Durante muchos años como maestra fantasma me había preguntado cuantos niños, jóvenes y adultos habían querido formar parte del Gremio por sus aptitudes. Muchos de ellos luego habían fallado, pero otros pocos habían conseguido hacer lo que se proponían. En ocasiones, arriesgaban demasiado, pero otras veces era ser un poco incauto a la hora de definir bien lo que uno debía de hacer o como lo quería hacer.-casi me alcanzas, eso es hábil por tu parte, he de reconocer que te mueves bien por los tejados. Dices que no hay ninguna estructura de Talos sin la marca de tus pies, pero no hay ningún lugar en Talos, Edén o Isaur que los pies de mi gente no hay pisado.-le digo con una sonrisa en los labios mientras avanzo hacia él.

Pese a todo sabía que en sus palabras no había mentira alguna, que era un escalador experto y que sabía disfrazarse. Eso eran cosas y hechos que debía de reconocerle.-puedo enseñarte a camuflarte mejor, a que tu traje sea perfecto, a robar sin que nadie te vea, a vivir libre si eres un esclavo o a hacerte pasar por uno para sacar provecho.-le digo con cierta provocación en mis palabras. En el fondo así es como se empezaba, dando pequeñas pinceladas, convenciéndoles de lo que ellos querían, haciendo que sintiesen la necesidad de ese cambio que se les ofrecía. Solo cuando empezábamos a adiestrar, solo cuando veíamos la lealtad en las personas se les contaba a donde pertenecíamos, a donde debían pertenecer y se les daba la opción de elegir, con la certeza de que al ser una negativa no nos traicionarían.

-Puedes llamarme Victoria, así es como me llaman quienes me conocen.-le digo mientras avanzo esta vez, ligera como una pluma, descendiendo por el tejado para precipitarme al vacío y caer en un callejón en el cual nadie está presente. Le hago una señal al joven para que me siga ahí abajo, esta vez sin tapujos, sin escaparme de su vista, esta vez simplemente espero, paciente a que el descienda y se ponga delante de mí. En aquel momento el tendrá que hacer su elección, aunque sin él prefiere no venir conmigo ahora, terminara haciéndolo, pues en el momento en el que mi mirada y mis sentidos cazan a una persona con talento, con nuestro talento, esa persona termina cayendo dentro del Gremio, esa es mi mejor peculiaridad, que normalmente nunca me equivoco al elegir quienes integrar en nuestra hermandad.





My apprentice,  My love:

Can you catch me?:

He protects me:

avatar
Victoria
Dragon

Ocupación : Maestra Fantasma
Mensajes : 140

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un vestido de mujer, una pluma de faisán y un alboroto en la plaza (Victoria)

Mensaje por Tizne el Lun Sep 10 2018, 21:17

…no hay ningún lugar en Talos, Edén o Isaur que los pies de mi gente no hay pisado…

Las palabras de la extraña desconocida creaban ecos en mi mente, multiplicando la necesidad de preguntar… y el temor a hacerlo. Tenía delante la oportunidad que buscaba, pero verlo tan cerca solo me otorgaba la seguridad de que esto ya no era un juego. El peligro sería real, el esfuerzo que implicaría también.

… a que tu traje sea perfecto…

Asimilaba despacio, sobrepasado por la situación y atontado por su voz susurrante. No obstante la mención del traje me hizo sonreír con timidez. Oh, al menos para eso si tenía mis propios y eficaces métodos.

-Lo cierto es que yo…-

No pude continuar la frase, pues una vez más desapareció como una maldita alma en pena. Hice un mohín y me asomé por el borde del tejado, intentando atisbar a que se había agarrado para descender tan deprisa. Al no encontrarlo decidí descolgarme por el canalón, nada muy impresionante.

-Yo ya saco provecho de…-

Odiaba pronunciar en voz alta la palabra “esclavo”, por lo que me limité a mover hacía atrás el pañuelo que ocultaba el símbolo de la Corona en mi muñeca.

-…de eso. Vivo en el Castillo. Y… tengo negocios que me obligan a seguir estando allí. Quiero decir… me encantaría acompañarla, siempre había soñado con algo así pero…ahora… -me costaba encontrar las palabras y trague saliva- …creo que es mejor esperar. Pero si quiere encontrarme, hay un lugar al que acudo a menudo-

Señalé hacia el este, una de las calles aledañas al mercado.

-La buhardilla del antiguo negocio de los Primm. Desde que el viejo murió el local está en desuso. Es mi guarida secreta si tiene algún encargo-

Una vocecilla interior me avisaba de que no estaba entendiendo la magnitud del ofrecimiento que la mujer me otorgaba, pero por desgracia no llegó a la parte consciente.

-¡Oh! Y me llamo Tizne. Así es como me llama... todo el mundo-





avatar
Tizne
Human

Ocupación : Chico de los recados
Mensajes : 521

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un vestido de mujer, una pluma de faisán y un alboroto en la plaza (Victoria)

Mensaje por Victoria el Vie Sep 14 2018, 11:41

Había momentos en los que decidir podía ser la mayor dificultad de nuestra vida. No saber que decisiones tomar en determinados momentos podrían hacer que nuestra vida en el futuro cambiase de una forma que realmente no queríamos. En el pasado, cuando me planteaba la elección más difícil de mi vida, elegí sin tener la certeza de lo que iba a pasar en el futuro. Ahora se, que sin esa elección no habría terminado donde esto y no habría podido ser la persona que soy ni dedicarme a lo que me dedico. En el fondo era demasiado lo que se pedía de los demás cuando era la hora de seguir adelante por aquello en lo que se creía. Yo sigo creyendo a día de hoy que no hay impedimentos que puedan ser excusa para cuando alguien cae en mi punto de mira, y sin embargo aquel joven no puede ser un miembro del Gremio por motivos obvios. Siendo un esclavo no puede entrar dentro de lo que es el Gremio.

En mi interior siento una débil decepción por aquel echo, mientras que en mi rostro se dibuja una sonrisa ladina al observarle enseñarme aquella marca que simboliza de que propiedad es.-eres joven todavía, y puede que no es el momento de venir conmigo pero… en el fondo sé que podrías sacar mucha rentabilidad si dejases tu vida ataras. No obstante no voy a presionarte.-le digo con un tono de voz neutra. Obligar la gente a que haga lo que uno quiere no es nunca una buena forma de sacar cosas en claro o conseguir lo que uno quiere. Pese a que siento que en el fondo el chico podría hacer mucho más con su vida si viniese conmigo, se que sus negocios le atan de tal forma que no va a dejarlos atrás, se que lo que necesita es tiempo, y soy una dragona, como tal, tengo mucho tiempo que dar. Me acerco ligeramente a él en el momento en el que se que es hora de despedirse, y le tiendo la mano con una pequeña piedra en ella.

-Una muestra de mi confianza, la que deposito hoy en ti para que en el futuro sepas elegir correctamente.-le digo tendiéndole aquel pequeño obsequio.-esto es algo que solo reconocen aquellos que son de mi gente. No lo venda, no lo uses. Si alguien lo reconoce, podrás confiar en el.-le digo mientras sonrío, alejándome nuevamente para poner mi capucha aun más por encima de mi cabeza si cabe, queriendo ocultar mas aun mi rostro. El viaje de vuelta es largo, y aunque finalmente no he conseguido llevarme conmigo sangre nueva, no puede decirse que halla sido un mal viaje. Me doy la vuelta y mis pies reaccionan ligeramente antes de ofrecer una última mirada atrás.-volveremos a vernos Tizne, de eso puedes estar seguro.-le digo momentos antes de dar la vuelta y comenzar a correr rumbo a los edificio y callejones, ocultándome entre la oscuridad, haciendo lo que mejor se me da u por fin, volviendo a casa.


Off:
Con esto cierro mi parte del tema... no se si quieres postear algo mas o cerramos ya... me mantengo pendiente por si reclamas y las dracs.





My apprentice,  My love:

Can you catch me?:

He protects me:

avatar
Victoria
Dragon

Ocupación : Maestra Fantasma
Mensajes : 140

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un vestido de mujer, una pluma de faisán y un alboroto en la plaza (Victoria)

Mensaje por Tizne el Lun Sep 17 2018, 19:44

Una desconocida sensación agridulce nacía en mi estómago y se extendía a los ojos, tentándome a decirle que no, que iría con ella, que era capaz de dejar de lado todo lo que conocía para empezar una vida más apasionante. Tragué saliva, sintiendo como bajaba más densa de lo normal. ¿Realmente hacía lo correcto, o estaba cerrando la única puerta de salida a la esclavitud que encontraría jamás? No… habría otras, y la mujer parecía estar convencida de ello.

Tomé la piedra frunciendo el ceño de curiosidad, examinándola la por ambos lados. Cuando levanté la vista la calle estaba desierta.

volveremos a vernos Tizne, de eso puedes estar seguro

Sus últimas palabras aún flotaban en el aire, húmedas como todo Talos, cargadas de ideas sobre prometedores futuros furtivos.

Sonreí, guardé el obsequio en el bolsillo y desaparecí en las sombras también.





avatar
Tizne
Human

Ocupación : Chico de los recados
Mensajes : 521

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un vestido de mujer, una pluma de faisán y un alboroto en la plaza (Victoria)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.