Novedades

- (15/07) Ya están disponibles novedades de Julio.

- (15/07) Ya podéis pedir Los Dracs del Mes de Julio.

- (15/05) Nuevas normas de emisión de reportes Aquí.

- (15/05) ¡Anexo de la Hermandad Pirata! ¡Conócela!

(15/04) ¡Consecuencias de trama global!.

- (15/04) ¡Nuevas Celebridades! tras la trama.

- (15/02) ¿Quieres conocer las leyes? Pásate por aquí.

Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Aldrik
Mod
MP
Selene
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

05/06

Directorios y Recursos

06/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumLoving PetsTime Of Heroes
50/64

Afiliados Normales


You touch it, you solve it (Aymel)

Ir abajo

You touch it, you solve it (Aymel)

Mensaje por Arsene el Lun Jul 09 2018, 05:30

Qué momento tan, gratificante y ligeramente exasperante de mi línea de trabajo, uno que no dejaba escapar bajo ninguna circunstancia pero que simultáneamente desearía evitar con cada fibra de mi ser, relacionarse con tanta alcurnia pretenciosa tenia cierto aire de sofisticación, pero esencialmente tan falso y tan mal interpretado que daba tanta risa como asco, esta reunión anual de comerciantes que llevaba a cabo en mis aposentos era más para mantener a mis asociados vigilados que otra cosa, aunque también, verlos rendirme cuentas era un sentimiento satisfactorio hasta cierto grado, sabían quién amenazaba invisiblemente sus cuellos, y lo odiaban, lo demostraban casi abiertamente, pero no podían deshacerse de mi alcance por consecuencias peores, así que sin más opción asistían desde las tierras más lejanas a reportarme sus logros, darme algunas malas noticias y alguno que otro ofrecerme algún regalo para quedar bien en mis ojos, era un intento fútil pero los bienes que obsequiaban no estaban tan mal, era mejor tomarlos que despreciarlos.

Mientras escuchaba con un bien pretendido interés las noticias y algunas ideas de un comerciante de telas que había venido desde Krossan acabé desviando la mirada a una chica que deambulaba con una extraña curiosidad por el salón, supongo que los sirvientes no se le acercaban porque no se veía exactamente como los demás y la verdad parecía estar buscando algo o a alguien que había perdido. –Compraré su próximo cargamento con un 10% adicional en el pago, la calidad es excelente y los artesanos ofrecen mucho por esa clase de material, ahora discúlpeme-. Dejé al hombre con su sonrisa confundida y complacida y me dirigí a uno de los sirvientes que me ofreció con rapidez una de las copas de vino Isaurino que traía en su bandeja. – ¿Quién es la chica que deambula sola por el salón?-. La sirvienta volteo hacia la mujer que aun andaba como si tratara de ver algo que los demás no y se quedó un tanto perpleja antes de responder. –No pensé que fuera una invitada, ¿desea que investigue su nombre?-. Me quedé siguiéndola por un instante antes de sujetar una de las copas llenas que se mantenían perfectamente firmes sobre la bandeja de la sirvienta y regresé a mirar a otros invitados. –Eso no será necesario, si debemos saberlo ella misma lo dirá tarde o temprano, solo manténganla observada en caso de algún problema-.

Antes de continuar mi interminable ronda de charlas con ofertas y peticiones le di un último vistazo y decidí enzarzarme en las llamadas de un hombre que conocía bien desde hace un par de años, un vendedor de especias Isaurinas con poco espacio para la malicia pero con bastante astucia para sus negocios, no dejaba de llamarme con algo más de entusiasmo que los demás, parecía algo ansioso de hecho…

-Lord Feurhölden, tenía tantas ganas de hablar con usted!-. Y una vez más, a continuar escuchando a estos pretenciosos seres obsesionados más con la riqueza que sus propias vidas…




avatar
Arsene
Dragon

Ocupación : Comerciante
Mensajes : 221

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You touch it, you solve it (Aymel)

Mensaje por Aymel el Lun Jul 09 2018, 18:11

Me removí inquieta por la fina tela que cubría mi cuerpo. El vestido de corte griego y un color claro no era algo que destacara en demasía, y eso es lo que mi madre y mi hermana habían decidido que me pusiera. Empezaba a sentirme como una muñeca de esas de quita y pon, viste y desviste, y para colmo era como ir desnuda. No por la fina tela, sino por no poder ocultar a Fuyu, como había bautizado a mi arco en un fus, y a mis gemelos, Rasca y Pica, los picos. Al menos, entre tanta floritura, había conseguido que el largo de ese dichoso vestido ocultara las botas discordantes con la imagen; pero eso si que me negaba a cambiarlo. O usaba botas o vendría con mi ropa de corset y pantalón -aunque fuera otro incordio-.

Con poco glamour y feminismo llevé la diestra a la parte baja de mis senos, donde un fino cordón dorado hacía de cinturón en esa tela, y lo moví inquieta. ¿Por qué a las lagartijas no podían hacer negocios en medio del coliseo o de la plaza? Siempre fiestas, mejores o peores, pero fiestas. Una mueca de disgusto se estampó en mi faz antes de dejar de tironear del cordón para aflojarlo y colocarme las molestas telas. Todo fuera para confirmar esa información. Algo en mi mente resonó quejica con un: Y por la comida. Sí, la comida también era importante.  

Me encaminé al interior de la guarida de lagartijas y me escabullí distraídamente por uno de los laterales. Si tenía suerte, quizás, podría pasar desapercibida en mi labor de encontrar lo que buscaba. Me dirigí hacia la mesa de comidas  mientras observaba a los presentes con ojo crítico. No… No.. Ese tampoco… Quizás… No, demasiado estirado…¿tenía que ser estirado? Todas las lagartijas lo eran pero les faltaba esa esencia. Esa cualidad característica que había mencionado mi informante. Me llevé un tentempié a los labios mientras seguía escrutando la estancia en busca de ese mercader en particular. Mastiqué distraída el segundo tentempié hasta que encontré algo de interés. Tamborileé el palillo que había contenido el tentempié sobre los labios con un aire pensativo y acabé sonriendo.

Lo encontré.

Oh, disculpa, ¿puedes ayudarme?  — pregunté, a pesar de meter la mano en la bandeja de uno de los sirvientes cercanos, y tomé una de las copas — ¿Quienes son esos dos hombres? — el criado me miró con perplejidad pero desvió la vista al isaurí y al anfitrión — Son Lord Feurhölden y Lord Qays — me miró, lo miré y sonreí — Gracias por la copa — aventé con la mano para beber algo de la copa. Me centré en el dúo unos largos segundos antes de retirar la mirada y recorrer el salón en un barrido sin importancia.




Me:

avatar
Aymel
Human

Ocupación : Pluriempleada: Chatarrera
Mensajes : 64

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You touch it, you solve it (Aymel)

Mensaje por Arsene el Mar Jul 10 2018, 02:07

Los minutos pasaban rápida y descuidadamente por la estancia sin que muchos de nosotros reparáramos en ello, Lord Qays no dejaba de hablar sobre el éxito inminente de su próxima cosecha mientras tomaba alguna que otra nota de lo que decía entre sus pausas del tema, otro sirviente con una bandeja de copas llenas y vacías rondaba entre los invitados para ofrecer bebidas nuevas y recoger las copas usadas, entre sus pasos rápidos paso cerca de mí y me ofreció otro trago sin interrumpir la conversación que tenía trabada desde hace ya un rato, algo sobre alguna clase de tesoro imposible de obtener y como la llave era imposible de usar. –Señor, la joven preguntó por usted hace un momento, podría ser otra comerciante más pequeña en busca de una oportunidad-. El sirviente se retiró con la misma fluidez con la que llego y reemplazó la copa de mi mano mientras le devolvía la atención a Qays sin realmente sentir mucha más disposición de seguir escuchando. –Entonces, ¿le gustaría que le muestre el contenedor ahora mismo? ¡Por favor venga!-. Antes de siquiera rehusarme el hombre me jaló con ansias por el hombro y me llevó hasta uno de los sillones donde estaba simplemente…



¿Un cofre…? Un simple cofre traía prácticamente de cabeza al pobre hombre que no paraba de hablar como ninguno de sus intentos por abrirlo había tenido algún éxito y como algunos de sus esclavos le aconsejaron que se deshiciera de el por tener alguna clase de maldición.

-Y supongo que no posees la llave, ¿me equivoco?-. El hombre negó con un poco de prisa y sacó algo bastante grande de su bolsillo, sosteniéndolo a pocos centímetros de mí sin entregarlo aun.




–Esta es la llave, o más bien la llave se encuentra dentro de esto, al parecer se abrirá si se le aplican los giros correctos, pero por desgracia nadie que lo haya manipulado ha logrado sacarla de ahí, pensé que tal vez alguien como usted podría resolverlo-. Tomé la esfera sin cuidado entre mis dedos y la examiné de cerca, a pesar de tener tantos patrones y hendiduras se veía perfectamente inmaculada, como si el paso de los años no se percatara de aquel objeto, al tomarlo con ambas manos algunas partes se hundían y giraban sin ninguna dificultad, como un engranaje perfectamente engrasado, pero a pesar de haber pasado varios segundos jugueteando con aquel objeto este permanecía cerrado, como si me dijera que mis decisiones eran erradas, como si quisiera burlarse de mí, pero eso no pasaría, tarde o temprano descubriría como abrirla, solo necesitaba tiempo. –Seguiré inspeccionándola en mi tiempo libre, por ahora le agradezco el detalle-. Guardé el objeto en mi bolsillo y continué caminando fugazmente por el salón, nuevamente escuchando las declaraciones y demás de cada quien, y lentamente acortando distancia entre nuestra invitada adicional.

-Debes ser la hija de alguno de estos vendedores buscando ofrecerme una idea nueva, ¿tengo razón?-. Varios minutos después logré sorprenderla desde el ángulo que muchos suelen descuidar en ambientes medianamente seguros, la espalda, le ofrecí una de las copas que traía y esperé que dijera cuál era su propósito en este lugar.

¿Algo interesante que reportar?




avatar
Arsene
Dragon

Ocupación : Comerciante
Mensajes : 221

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You touch it, you solve it (Aymel)

Mensaje por Aymel el Jue Jul 12 2018, 10:18

Captó casi de inmediato mi atención ese cofre que parecía recorrer la estancia para llegar a la pareja por la que poco antes había preguntado. Mi mano alcanzó otro de los aperitivos sin apartar la vista a ese nuevo acto de la fingida función social. en una acción mecanizada introduje la comida en mi boca en un masticar pensativo para sentir esa atracción cuasi momentánea por la esfera dorada de mecanismos intrínsecos y curiosos. Los extraños patrones y esas hendiduras que decoraban la misma me hacían querer acercarme. Tocarla. Sentir el sonido de los patrones alternándose en lo que supe serían una serie de poleas y engranajes que llevarían a abrirla. Ladeé la cabeza, cuando un invitado rompió la visibilidad con el llamativo objeto, pero cuando volví a mirar hacia el anfitrión vi como su interés por ese enigma se desvaneció para guardarlo en el bolsillo.

Suspiré con un ligero chasquido de decepción al verme desprovista de lo único que había llamado mi atención en ese lugar. Pero entonces recordé por qué estaba en ese salón rodeada de lagartijas. En un nuevo recorrido dejé atrás la figura del anfitrión mientras seguía cambiando de interlocutores y diálogos para zambullirme en la búsqueda de determinado perfil.

La aparición del anfitrión tan cerca me hizo dar un paso al lado contrario y mirarlo con una sorpresiva expresión. La curiosa pregunta me hizo fruncir el ceño para, acto seguido, barrer la estancia como buscando a alguien, que en realidad no existía, y retornar a él tomando la copa que me ofrecía — ¿Una idea nueva? — pregunte con una educada sonrisa — Tengo la sensación de que sois un hombre difícil de complacer y de sorprender. La posibilidad de hacerlo es algo así como hallar una aguja en un pajar y estoy segura que la euforia del descubrimiento tardaría apenas un segundo en desvanecerse. ¿Me equivoco? — llevé la copa a los labios y bebí ligeramente — Sea como fuere, os diré que mi presencia en vuestra casa es para hacer negocios, al igual que todos los presentes, y si los rumores sobre vos están en lo cierto es posible que podáis adquirir algo que quiero — preguntar directamente al anfitrión podría ahorrarme tiempo sin embargo la esfera dorada me intrigaba — Por ahora no hablemos de negocios; siento suma curiosidad por ese objeto dorado que poco antes acaparó la atención de algunos invitados. ¿Puedo preguntar qué es?




Me:

avatar
Aymel
Human

Ocupación : Pluriempleada: Chatarrera
Mensajes : 64

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You touch it, you solve it (Aymel)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.