Novedades

- (09/18) Ya están disponibles las novedades de Septiembre.

- (09/18) Ya podéis pedir Los Dracs de Septiembre.

- (09/18) ¡Enhorabuena Faora, ya eres Moderadora!

- (09/18) Nueva actualización de las fichas de personaje. Mada MP a Selene para actualizar.

- (09/18) El juego "Confieso que..." se clausurará si persisten las malas conductas entre sus participantes. ¡Los juegos son para divertirse, no para atacar a nadie!

- (07/18) Nuevas normas respecto a los posts +18 de índole sexual.

- (05/18) Nuevas normas de emisión de reportes aquí.

Últimos temas
Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Selene
Admin
MP
Faora
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

06/06

Directorios y Recursos

06/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumLoving PetsTime Of Heroes  photo untitled45.png

37/64

Afiliados Normales


Information is power ☬ Ovyx

Ir abajo

Information is power ☬ Ovyx

Mensaje por Aymel el Mar Jul 03 2018, 19:39

Fingir que era una refinada vendedora era un incordio. Odiaba ese maldito corsé que se incrustaba en la parte baja de mis senos y me los elevaba para poder afianzar una curvatura -según Lymbel y mi madre- más provocativa. Atracciones para babosos ineptos. ¿Qué tenía de malo venir con mi ropa de trabajo? Centré la mirada en el rechoncho vendedor que tenía delante, Zakaryas, que le prestaba más atención al canalillo que dejaba entrever la blanca blusa que a mi magnífico invento. ¿Si le estampaba la cara en la mesa sería problemático? Ladeé la cabeza con un ligero cloqueo de lengua para que espabilara.

¿Puedes dejar de mirarme las tetas y centrarte en el objeto? — me estaba dando urticaria.

Revisó la pequeña ballesta mejorada de un lado a otro buscando algo. Buscando aquello que había captado su atención en más de una ocasión y que lo traía de cabeza. Por suerte para él, esa vez no me había preocupado demasiado en cincelarlo de manera oculta; ¿para qué? No me apetecía estar en esa tienda más de lo necesario. Ni mucho menos en esa ciudad apestosa. Espera, lo que olía a rayos era él.

Oh, si, si es del Colibrí — se acercó a mí y me dieron ganas de vomitar.

Señaló el conocido sello del Colibrí, debajo del cuerpo principal y lo aporreó sin cuidado con sus rechonchos dedos. Como se le ocurriese soltar alguno de los muelles de mi preciado invento era capaz de degollarlo ahí mismo. Maldito manazas

¿Y cómo funciona?
¿Poniendo un proyectil y disparando? — pregunté irónica — Dame .

Con su cara de circunstancia me dieron ganas de usarlo de diana. Le arrebaté el invento de las manazas; y ese era uno de los mejores vendedores de esa cárcel humana. Un rechoncho vendedor que se pirraba más por los pechos de una mujer que por un buen arma; empezaba a creer que ese refrán de: "Dos tetas tiran más que dos carretas" era demasiado fiable. Rebusqué entre mis bolsillos de manera despreocupada buscando los proyectiles de hierro que había fabricado para ese arma de brazo.

Yo solo comercio con ellas, niña, no me interesa su uso — refunfuñó mientras se dirigía a la diana habitual — Si consigues convencerme te la compraré pero preferiría saber de dónde sacas las armas.

Las pocas armas que le había traído habían dado suficientes beneficios para atraer su atención. Y la de compradores. Me coloqué el brazal que soportaba la miniballesta y el dedal que hacía de detonante de lanzamiento. Introduje la saeta en el canal de disparo y presioné el resorte que la liberó. El virote voló con precisión y potencia para incrustarse en la madera de la diana, y atravesar su grosor de varios centímetros sin ninguna resistencia

Y yo sólo las robo y las pruebo. Por lo que veo esto atravesaría un tórax sin problemas; el proyectil es demasiado pequeño para ser detectado a tiempo — comenté como si acabara de probarla por primera vez, recargué el segundo virote y le apunté a la cabeza sin miramientos — Probemos con algo más duro, como tu cabeza — Un grito de asombro se ahogó en la garganta del rechoncho vendedor y volví a cloquear la lengua — Está bien — bajé el brazo y quité el proyectil de su raíl de disparo — Hagamos negocios de una vez.

Al cabo de varios minutos la ballesta de brazo estaba vendida y yo tenía unas monedas más en mi mano. Casi agradecí salir del apestoso aroma que desprendía esa tienda y su dueño. Casi. Por las ansias de tomar una bocanada de aire choqué con alguien y la bolsa de monedas cayó con un tintineo sobre los adoquines del suelo. La sombra de un uniforme rojo me hizo alzar la mirada de ese cuerpo hasta localizar la cara del dueño de tan llamativo atuendo.  Con una mueca de desagrado lo ignoré rápidamente para hallar mi bolsita de cuero.

Soldado tenías que ser — me quejé mientras daba un par de pasos hacia mi fugitiva bolsa de monedas.




I...:

...will survive:

avatar
Aymel
Human

Ocupación : Pluriempleada: Chatarrera
Mensajes : 144

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Information is power ☬ Ovyx

Mensaje por Ovyx el Miér Jul 04 2018, 11:33

¿Cómo no odiar a los humanos?

En ocasiones, Ovyx pensaba que los humanos eran más engreídos y soberbios que los dragones en el interior. La diferencia estaba en que los dragones tenían los medios de imponerse por encima de todas las demás razas, en el centro y en todas las partes de Talos y del mundo, mientras que ellos eran incapaces de hacer frente en solitario a uno de los grandes lagartos alados. Al menos, si no contaban con jade que además debían saber utilizar.

El jade... Esa corrosiva y asquerosa sustancia que tanto daño le había hecho. Humanos con armas de jade no sólo le habían arrebatado a su prometida, a la única mujer que había amado en toda su vida, sino que además le habían dejado a modo de recuerdo una horrible herida en el costado que había menguado poco a poco las fuerzas, las energías y el poder de Ovyx. Tal vez se obsesionaba con aquella horrenda cicatriz y en realidad empezaba a hacerse mayor después de más de dos mil años de vida, pero si tenía razón y esa herida lo estaba consumiendo, debía remediarlo.

Era algo que no podría hacer si no era respetado como guardia. De hecho, la mala suerte en su marcha estuvo en que la mujer que se chocó con él le tocó la herida, bajo la tela roja de la guardia de Talos. Ovyx esbozó una mueca, sintiéndose débil en su forma humana y percatándose de que la repentina y ardiente furia en su interior se encendía y se disparaba.

¿Soldado tenías que ser? ¿Disculpa? ¿Quién demonios te crees que eres para hablarme así?

Era fácil adivinar, por la apariencia de la mujer, que o bien era humana, o bien una dragona muy pobre. Como esto segundo era mucho menos frecuente, prefirió aferrarse al cliché, a la generalización, para tener una excusa que lo respaldara por sentir deseos de venganza.

Quieta —le espetó el soberbio dragón, tirando de su muñeca y esbozando una mueca—. No he terminado contigo.

Esa mujer no era una mujer cualquiera: la había pillado apuntando al vendedor con una ballesta que se había quedado en el interior de la tienda, al parecer, rato atrás. Al volver a pasar por enfrente, se habían chocado.

¿Qué clase de trapicheos te traes entre manos? ¿Estabas infligiendo las normas? Apestas a humana. Los de tu calaña me disgustáis y pocas veces os dejo ir sin un escarmiento. Además, deberías aprender modales. ¿No te han hecho cosas "muy malas" por ser tan osada? Estás enfrente de un dragón, y puedo matarte aquí mismo si me da la regalada gana. Nadie alzará un dedo por ti.

Se mantuvo en silencio por un momento y la soltó de mala gana, empujándola ligeramente para que se apartara.

¿Eres furcia? —le soltó con desdén, mofándose de su ropa.




avatar
Ovyx
Dragon

Ocupación : Soldado
Mensajes : 88

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Information is power ☬ Ovyx

Mensaje por Aymel el Miér Jul 04 2018, 13:44

Sí, sí, yo te disculpo — solté la automática respuesta que le daba a Lymbel sin prestarle el más mínimo interés extra. Mi vista se centró en un pequeño ladronzuelo que había fichado mi bolsa de dinero y se dirigía hacia ella como un chacal — ¡Pero serás hijo de…!  ¡Eh! ¡como te acerques más te corto las manos!

¿Ahora qué?

La opresión de la muñeca me hizo dirigir una mirada iracunda al uniforme rojo ¿que decía de terminar si no había siquiera empezado?. Lo miré de arriba a abajo en un escrutinio más que evidente de indiferencia, y para cuando retorné la mirada hacia el gentío mi dinero había girado por la esquina de una bocacalle.

¡Ah! — extendí la mano libre como si quisiera alcanzar mi dinero con cara de horror.  

Uno de mis más preciados inventos vendido a un buen precio y ese.. ese.. volví a mirar hacia el soldado entrecerrando los párpados para oír su verborrea. Como no, ¡largarto tenía que ser! Aparte de uniforme rojo, prepotente y soberbio. Como si ellos fueran los amos del mundo. Sólo por ser más grandes y tener esa forma alada. Lagarto estúpido, ¿iba a pagarme él mis pérdidas?

Una ceja se alzó con cierta resistencia ante las normales amenazas que salían de su boca. Más de una vez me había preguntado por qué siempre amenazaban con comerme, matarme, violarme y al final nunca lo hacían. Oh, recordaba una vez que acabé volando varios metros a través de los árboles hasta empotrarme con varios huesos rotos en un tronco. ¿Eso contaba como amenaza cursada?

Posiblemente no hicieran nada, no, pero ¿no rompería las leyes dracónicas matar a una esclava perteneciente a otro dragón? — ladeé la cabeza pensativa, cuando sembré la posibilidad de duda, hasta que me empujó deshaciéndose de mí y supuse que no cumpliría esas amenazas — Yo no infrinjo la ley — mentira, mi propia existencia era una supuesta aberración para la ley — Ese vendedor suele estar interesado en objetos únicos que llegan a mis manos.

Dejé caer, como si nada, para que pensara lo que le diera la gana.

¿Ah? — Furcia, mira tu por donde, eso si me lo habían llamado en incontables ocasiones — ¿Por qué? ¿Ahora estás interesado en esta furcia? Mi cuerpo es de los caros y cobro más si no eres capaz de dar la talla — lo recorrí de arriba a abajo  — Aparte de cobrarte las pérdidas por mi última venta.

Puestos a pedir.




I...:

...will survive:

avatar
Aymel
Human

Ocupación : Pluriempleada: Chatarrera
Mensajes : 144

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Information is power ☬ Ovyx

Mensaje por Ovyx el Jue Jul 05 2018, 14:17

La soberbia de una humana terminaría por quemar a Ovyx en su interior si no refrenaba su lengua emponzoñada. A lo largo de los dos milenios de vida que había conocido a los humanos, había encontrado a muchos locos que se habían atrevido a desafiarlo y que no habían vivido para contarlo. Ovyx sabía que aquella mujer no sobreviviría mucho más tiempo en Talos si seguía enfrentándose con semejante libertad a los dragones, con insultos incluidos. Tal vez, Ovyx se estaba ablandando.

Una sonrisa se dibujó en el rostro del dragón. La mención de su esclavitud en manos de otro dragón u otra dragona le resultó un movimiento interesante y astuto, por lo que le dedicó un ligero gesto de cabeza.

Chica lista. Conoces las normas de los dragones. —Ovyx se rascó la barbilla y se hizo de hombros—. Eso de que no infringes la ley me resulta un tanto dudoso. En todo caso, está claro que yo no puedo ni debo hacerlo, pero eso no significa que no vaya a hacerlo. Ten cuidado: hay dragones a los que no les importaría partirte el cuello con tal de demostrarte que te equivocas. Hay muchos que ya han ido en contra de lo que creemos justo en sociedad. No quieras ir en contra del mundo.

Se sintió estúpido por darle una lección de vida a una humana cuando sabía que estaría muerta antes de que él parpadeara un ojo. Suspiró, agobiado por las tonterías que sacó en base a un simple insulto o un chiste, como la mujer quisiera tomárselo.

Sigue soñando. Las únicas furcias que he pagado en mi vida eran como poco híbridas; jamás le entregaría dinero a una haraposa humana a cambio de sexo. Deja que te diga que cuando he querido sexo de una humana, simplemente me he dejado... llevar por el dolor y el odio hacia los vuestros.

Arqueó una ceja, cruzándose de brazos. Se refería a violación, por supuesto. Ovyx no mentía: como tantísimos otros dragones, había hecho lo que había querido con los humanos a lo largo de los siglos. Les había robado, golpeado, violado y asesinado, y seguía sin sentir remordimiento, ni vergüenza, ni piedad.

En todo caso, aquella mujer era propiedad de otro dragón. Estaba protegida. Eso era algo que debía respetar.

No tientes a tu suerte y sígueme. Vas a hablarme de tus trapicheos en el interior de esa tienda.

Le hizo un gesto y empezó a avanzar, escupiendo las siguientes palabras que soltó:

Puedes llamarme Ovyx, por cierto. Vosotros, humanos, seríais incapaces de pronunciar el nombre de un dragón. Sois muy cortos de mollera. Bueno, vamos a lo que importa: la información es poder. Empieza a disparar, chica. ¿Qué hacías con ese vendedor? ¿Qué clase de trapicheos te traes? Y todavía no estoy seguro de poder tomarme tu respuesta en serio: ¿de veras te prostituyes?

No era algo inusual en Talos y menos por parte de humanas, pero le resultaba curioso que esa chica lo hiciera. No lo parecía a simple vista; al menos, no de cara.

Intenta escabullirte y tendré derecho a llevarte al calabozo y hacer que te azoten. Recuerda que estás ahora bajo custodia de la Reina Madre —sentenció de forma desafiante. Era la máxima autoridad ahora mismo y, si trataba de huir, pagaría caro las consecuencias. Después de todo, tenía derecho a mantenerla allí cuanto tiempo quisiera.




avatar
Ovyx
Dragon

Ocupación : Soldado
Mensajes : 88

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Information is power ☬ Ovyx

Mensaje por Aymel el Vie Jul 06 2018, 21:14

Claro que conocía las reglas, ¿se creía que era idiota o qué? Sí, claro que lo creía. Lagartos estúpidos. No había nada como subestimar a la “raza inferior”

Y de nuevo a la carga. De vuelta la soberbia típica de la raza dominante. Sí, sí, que me partiría el cuello y bla bla bla. ¿Por qué seguía esa verborrea de amenazas con autoritaria prepotencia? Miré a un lado de la calle, captando mi atención un brillo especular cercano. Ladeé la cabeza para buscar el vidrio causante del reflejo, hasta que lo encontré en un puesto cercano. Hallazgo localizado retorné al soldado.

Sabes que le estas dando explicaciones a esta haraposa y furcia humana, ¿verdad? — puntualicé por si no se había dado cuenta, pero tampoco es que me importara con quien fornicaba.

Odio, dolor, violación, tentación. Siempre igual, ¿si tanto nos detestaban por qué no nos arrasaban? Verborrea ilusa de dragón. Lo admitieran o no: ellos nos necesitaban. Mano de obra barata o algo así. Ser la raza dominante parecía mermar el intelecto de esos sacos de huesos con alas; aunque empezaba a creer que era debido a ese vínculo de que todos eran familia o algo así. ¿Tontería hereditaria? Posiblemente. Debatí en mi fuero interno mientras el murmullo del dragón seguía sin cesar.

El gesto me hizo mirarlo con curiosidad. Puse los ojos en blanco e hice una mueca cuando por fin se giró. Que sí, que sí. Siempre lo mismo; una y otra vez; repitiendo como un mantra. Un hmmm emergió vibrante por mi garganta.

Ahora te contradices; ¿ya no parezco una furcia? — reprimí una risa y acto seguido cambié de tema — Ya te lo he dicho: vender objetos únicos que llegan a mis manos. No deberías amenazar con tanta frecuencia, perderás credibilidad y no queremos que eso pase, verdad?

Al cuerno la Reina Madre y su séquito de sacos de huesos con alas. ¿Huir yo? Que poco me conocía ese soldado. Le recorrió otra mirada fugaz de arriba a abajo hasta que le dediqué una irónica sonrisa y me encaminé al interior de la apestosa tienda.

Luego no te quejes si tus fosas nasales acaban colapsadas — cuando traspasé el umbral de la puerta añadí — ¡Zakaryas, mueve el culo hasta aquí, tienes visita!

El rechoncho vendedor salió  de una habitación trasera para secarse el sudor con uno de los pañuelos y observar a mi acompañante.

Este es Ovyx, dragón soldado al servicio de la Reina Madre, y no sé que más — mi mano lo señaló con indiferencia mientras lo presentaba — Quiere saber cuánto me pagas por mis servicios.
Servicios, ¿qué servicios?
Los que tenemos entre manos, obvio, ¿ya no recuerdas lo bien que te trato?
Podrías tratarme mejor, ahora que lo dices — espetó.
¡Venga ya!, cumplo todas tus fantasías.
Sigue sin decirme de dónde consigues lo que me vendes — se acercó señalándome.
¿¡Ah!?¿ Es que te vas a dedicar a irte al bosque a pelearte con revolucionarios y mercenarios? Pero si no sabes ni cargar una ballesta. ¡Una ballesta Zakaryas! — Demasiado cerca — ¡Aparta, hueles peor que una pocilga!

Llevé la mano a la boca con una arcada, como odiaba tener un olfato tan delicado o fino, y le hice un ademán con la mano al soldado para que preguntara lo que le diera la gana. Yo necesitaba aire no infectado.  Fui hacia la puerta, sin salir del local, para hacerme con una bocanada de aire decente. Más o menos. Aún podía olerlo.




I...:

...will survive:

avatar
Aymel
Human

Ocupación : Pluriempleada: Chatarrera
Mensajes : 144

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Information is power ☬ Ovyx

Mensaje por Ovyx el Miér Jul 11 2018, 08:49

Ovyx arqueó una ceja y, pese a que opinaba lo contrario, quedó claro que Aymel tenía razón. Tal vez el paso del tiempo hacía que Ovyx se ablandara, se volviera más débil o bien simplemente había odiado durante tantos siglos a los humanos y a los híbridos que a día de hoy era incapaz de hacerlo con el mismo fervor. No estaba seguro para nada de qué le pasaba, pero algo le decía que no quería cruzarle la cara a Aymel por tanta osadía. Al menos no de momento. Otros habrían tenido mucha menos paciencia.

Por supuesto, siguió a la mujer cuando ella así lo deseó y frunció el ceño al fijarse en que llamaba al dueño de la tienda. Le resultó divertido que la humana se hubiera quedado con su nombre. Tal vez, habría hecho más mella en ella de lo que querría reconocer. Tal vez le temía.

No tengo tiempo para vuestras... —iba a decir, pero estaban demasiado sumidos en su conversación como para interceder realmente. Ovyx entornó los ojos y aguardó de forma excesivamente paciente para un dragón como él.

Al menos, quedaba clara una cosa: el apelativo de "furcia" no estaba tan mal encaminado. Ovyx siempre había pensado que venderse físicamente a otros era deleznable y una extremada vergüenza, pero le parecía bien siempre que fuesen los humanos quienes desempeñaban tal cargo, en especial mujeres tan molestas como Aymel. Lo que no le parecía adecuado es que dragonas orgullosas y fuertes como Yanara tuvieran que verse en situaciones así. Debería remediar pronto aquel problema.

Cuando la mujer por fin se apartó y se retiró a la puerta, presa de aquel aparentemente fétido olor, Ovyx se acercó al vendedor con los brazos cruzados y arqueó una ceja.

Vale, no le hagas caso a esa come... —Se aclaró la voz tosiendo y pasó al tema que lo concernía—. Odio a los traficantes de armas y algo me dice que tenéis trapicheos muy raros entre ambos. Da la casualidad de que aquí yo soy la ley, al menos ahora mismo, y puedo hacer y deshacer tanto como quiera. Eso os concierne a los dos. Así que harías bien en disparar y contarme qué clase de...

Armas por dinero. Más a menudo armas por follar, si me lo preguntas a mí. Me gusta más lo segundo. Soy un enamoradizo, ¿sabes? Esa chica me tiene loco. Daría lo que fuera por...

Me da completamente igual. No me cambies de tema.

¿A qué viene tanto control? ¿Qué crees, que tengo un ejército rebelde detrás de esa puerta? —Señaló la puerta a la que se refería con el dedo y mostró una sonrisa burlona—. Yo me limito a comprar y aceptar lo que esta chica me trae y punto. No pregunto de dónde viene, ni por qué hace lo que hace. Eso es algo que le tendrías que preguntar a ella.

¿Y a quién vendes estas armas después? Dudo que seas un coleccionista.

A quien me las compre.

¿También a los enemigos de la Reina Madre?

Hubo un silencio sepulcral.

Ovyx se encontró con la mirada de aquel tipo. No resultó difícil leer en sus ojos que vendería sus armas a quien le pagara la mayor cantidad de dinero... o a quien le cumpliera el mayor número de fantasías. En cualquier caso, el hombre dijo algo muy distinto.

Por supuesto que no. Vivo para servir a la Reina Madre, señor.

De repente, ese hombre parecía mucho más amable. Tal vez entendía la gravedad de enfrentarse a un soldado.

Tú, chica, ven aquí. ¿De dónde sacas las armas que le "vendes" a éste tipo? —Tiró de su brazo para que se acercara y se encontró con sus ojos.




avatar
Ovyx
Dragon

Ocupación : Soldado
Mensajes : 88

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Information is power ☬ Ovyx

Mensaje por Aymel el Miér Jul 18 2018, 17:33

Desde la posición de la puerta, donde podía ver la calle que cruzaba hacia el mercado, entrecerré los párpados en dirección hacia la esquina por la que ese bribón había desaparecido. Haberme quedado sin la bolsa de oro, por la venta de la ballesta de brazo, iba a causar más problemas de los que ese soldado en sí podría darme. La entrega de Warren se retrasaría un par de días más de lo esperado y me obligaría a tener que regalarle algún aliciente para que las compras futuras no se vieran quebradas, ni que su lengua viperina hablara de más en ese intento por conseguir tenerme cogida por el pescuezo.

El repiqueteo de la conversación de Zakaryas y ese tal Ovyx me hizo desviar la atención al interior de la tienda para centrarme en ambos. Joder, de chatarrera a puta iba un buen tramo. Había aprendido hace tiempo, demasiado ya, que era mejor que me creyeran furcia a que se olieran que era chatarrera; a fin de cuentas, a las primeras no las decapitaban por traidoras. El dedo roñoso señalando la trastienda me hizo reprimir un bufido, al final iba a quedarme sin uno de mis compradores por bocazas, y capté la atención del mercader con una única orden de negación. Si se pasaba de listo era posible que acabara en el patíbulo, los lagartijos eran así de imaginativos -nótese la ironía-.

La presión del brazo hizo que volviera a entrar en la maloliente tienda y se me agrió la expresión en una evidente cara de asco — Ugh  — llevé la mano libre a mi nariz para tapar las fosas nasales con los dedos y hablar con un tono un tanto nasal — Ya lo dije antes: de insurgente y mercenarios que se apostan en el bosque. Yo le doy ciertos servicios y aparte de algunas monedas me hago con algún incentivo extra… ¿podría decirse que hago un bien común? — alegué con gracia y me zafé del agarre del soldado — El bosque es tierra de nadie: los exiliados, forasteros, mercenarios y terroristas pastan a sus anchas con esas armas, y debo advertir que de aquí a un tiempo atrás parecen tener mejores productos — aseguré y con una arcada volví a la puerta. Eso sí que era una tortura, ¡¡por Raeph!! No veo que el control de ventas de mercancía que hago a un tendero cualificado por el sistema sea una ilegalidad. Además, lo que haga Zakaryas con los objetos no es de mi interés; cada uno consigue el dinero como puede. — busqué la mirada del soldado con un deje pensativo. ¿No estaba siendo más insistente de lo habitual en los uniformes rojos? Normalmente los uniformes rojos no suelen preguntar tanto o como mucho suelen pedir una comisión de las ventas... ehm... ¿quieres una parte del precio o es que estas detrás de algo en particular?

La cara de horror de Zakaryas por la mención de un posible impuesto fue todo un cuadro surrealista que acompañó, aprovechando que el soldado estaba de espaldas a él, con una gesticulación que indicaba su evidente desaprobación con mis palabras. Una ceja se alzó ante la poco original danza y reprimí una risa al ver como se quedaba estático al girarse el dragón hacia su dirección. Una mirada asesina como advertencia es lo que me echó y yo, únicamente, me encogí de hombros. Un par de diálogos más entre ellos me hicieron sonreír con ironía y, al ver que el dragón volvía a mirar hacia mi, le devolví la mirada con una ceja izada. Posiblemente, tras ese pequeño lapsus que entendí como un debate interno en el soldado, la presión en el brazo cedió liberándome. Una simple palabra "Largo" bastó para que inclinara la cabeza como despedida y saliera despedida de ese apestoso lugar. Allí se quedara el uniforme rojo debatiendo con ese rechoncho apestoso.




I...:

...will survive:

avatar
Aymel
Human

Ocupación : Pluriempleada: Chatarrera
Mensajes : 144

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Information is power ☬ Ovyx

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.