Novedades

- (09/18) Ya están disponibles las novedades de Septiembre.

- (09/18) Ya podéis pedir Los Dracs de Septiembre.

- (09/18) ¡Enhorabuena Faora, ya eres Moderadora!

- (09/18) Nueva actualización de las fichas de personaje. Mada MP a Selene para actualizar.

- (09/18) El juego "Confieso que..." se clausurará si persisten las malas conductas entre sus participantes. ¡Los juegos son para divertirse, no para atacar a nadie!

- (07/18) Nuevas normas respecto a los posts +18 de índole sexual.

- (05/18) Nuevas normas de emisión de reportes aquí.

Últimos temas
Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Selene
Admin
MP
Faora
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

05/06

Directorios y Recursos

06/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumLoving PetsTime Of Heroes  photo untitled45.png

43/64

Afiliados Normales


La Almeja Borracha (Didac +18)

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ir abajo

La Almeja Borracha (Didac +18)

Mensaje por Tizne el Jue Jun 28 2018, 22:55

Off: He reciclado una antigua descripción de taberna que escribí hace tiempo en mi tumblr de recursos de rol, me apetecía darle uso.

La Almeja Borracha no era un lugar fácil de encontrar. Perdida en las estrechas callejuelas del puerto, la enseña que colgaba de dos chirriantes cadenas estaba tan escondida y borrosa que era sencillo pasarla por alto. Cuando uno se fijaba de refilón en el dibujo, creía ver a la susodicha almeja guardada entre dos barriles. Pero cuanta más atención se le ponía, mas recordaba a los muslos regordetes de una mujer y lo que entre ellos habitaba. Su dueño era un pirata retirado, aunque quien solía estar detrás de la barra era su esposa, la antigua prostituta que según él, consiguió sacarlo del mar años antes con engaños y malas artes. No era extraño verlos discutir a gritos entre las mesas, insultarse o lanzarse loza, pero para la mayoría de los clientes esos altercados eran una atracción más del pintoresco local.Ladrones, usureros, estafadores, piratas venidos a menos, rameras sin burdel, desertores, asesinos y todo tipo de pendencieros se reunían allí hasta altas horas de la madrugada. La peor ralea de la ciudad concentrada en un único punto que la guardia bien conocía y poco pisaba, puesto que era mejor así. Allí no molestaban a nadie.

El callejón de acceso no tenía salida, y en el centro de su adoquinado bajaba una fina acequia maloliente que se perdía en un sumidero aún más aromático, donde las ratas tenían su propia taberna. Cuando llovía mucho salían en manada, y los parroquianos se apretujaban en la única ventana para practicar el tiro. Rara vez pasaban al interior, sabiendo que no serían muy bien recibidas. Para entrar había que subir seis escalones de piedra, en un acceso tan angosto como empinado. Las manchas de sangre del escalón más bajo estaban tan incrustadas en la piedra que ni todos los jabones de la ciudad habrían podido eliminarlas, pues eran ya varias las generaciones de borrachos que habían visto a sus dientes emanciparse de la boca al caer contra el borde.

Cuando uno cruzaba esa puerta, sentía el interior antes de verlo. Era como una bofetada en la nariz. El olor acido del vino picado competía con el de las ropas sucias, los perfumes baratos, las velas de sebo y la comida demasiado especiada. Aun así había que decir algo a su favor: los dueños se esforzaban en mantenerlo limpio, posiblemente conscientes de que si a todo eso se unía el olor a vómito y orina, crearían un nuevo brote de peste.La barra estaba a un lado, y las mesas dispersas por el centro sin ningún tipo de orden aparente. La decoración era similar a la de cualquier otra taberna de ciudad portuaria, exceptuando los pulpos horriblemente mal disecados que colgaban precariamente del techo, extendiendo sus tentáculos a la gente. Una vez que atardecía era difícil dar un paso dentro sin chocarse con alguien.

En la estación lluviosa, era uno de mis lugares preferidos para pasar el rato cuando podía escabullirme del Castillo. Nadie le prestaba atención al muchacho harapiento que buscaba las zonas oscuras y solo se movía de ellas para acercarse a la barra a reponer alcohol. Los rumores y los secretos fluian dulcemente de las bocas a mis oidos y sabía darles buen uso.

Esa noche, la taberna estaba aún mas abarrotada de lo normal. Un grupo de piratas había ocupado buena parte de las mesas...y a estas horas, tambien del suelo. Justo a mi lado, un puñado de ellos jugaban a las cartas. Solo uno de los mas jovenes había dado señales de verme, y en ese momento estaba perdiendo la partida estrepitosamente. No era de extrañar, pues el hombre de estaba a mi lado parecía tener una baraja compuesta enteramente de ases entre su ropa.

Ligeramente borracho, me decidí a inclinar la balanza. Esperé a que el joven volviera a cruzar sus ojos con los mios, y al llevarme la jarra a la boca simbolicé un dos con los dedos. Luego un tres y un seis final. Mala mano para el pirata mayor, que en esta ocasión iba de absoluto farol.


Última edición por Tizne el Jue Jul 19 2018, 01:13, editado 1 vez





avatar
Tizne
Human

Ocupación : Chico de los recados
Mensajes : 453

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Almeja Borracha (Didac +18)

Mensaje por Didac el Sáb Jun 30 2018, 01:23

Una vez más Talos. Desde el momento en que diviso al horizonte la ciudad se me empiezan a pasar por la cabeza cada una de las cosas que quiero hacer en esta nueva visita: lugares a los que acudir, gente con la que tener algún encuentro, cosas que comprar… Vale sí, juego, sexo, bebida y poco más. Son como mis pequeñas vacaciones ya que el Capitán Cyro poco nos deja hacer en alta mar.

Los preparativos para el desembarco es lo que menos me gusta, son largos y en ellos tenemos que poner cierta atención. Nos reparten tareas como hacer inventario, dejar la cubierta limpia, encargos para hacer en la ciudad o recoger las velas aunque su lado positivo es que nos dan nuestros honorarios ajustados a lo ganado en nuestros viajes.

Ocupa el tiempo justo para que el día se haga noche y pueda ir a alguna taberna a emborracharme mientras echo alguna partida y quizá encontrar alguien con quien pasar la noche. Hoy no tengo muchas ganas de pensar donde ir, tampoco tengo mucho tiempo como para adentrarme en la ciudad ni ganas todo sea dicho, por lo que decido quedarme por la zona del puerto en la cual hay diversos locales muy adaptados a lo que busco pero ninguno tan turbio, lúgubre y variopinto como La Almeja Borracha y es que sus dueños son puro espectáculo.

Mawi está también algo excitada aunque no tanto por las mismas razones que yo. Ella es más de mercados donde robar fruta o baratijas, también le gusta corretear por la playa robando ropa o saltar por los árboles del bosque. Estoy pensando seriamente que es hora de que se aparee, tiene buena edad y quiero que conozca un buen mono, para ser una buena pirata debe probar todos los placeres de la vida y el alcohol ya lo probó el día que la bauticé en el barril de ron.

Sea como sea acabo en la taberna, tirado en una mesa con otros cinco piratas, jugando una partida de cartas, apostando más dinero del que debo y perdiendo de la manera más tonta. De vez en cuando miro a mi alrededor por ver si alguien llama mi atención pero el lugar está tan abarrotado que me marea solo pensar en buscar, quizá alguien se interese, más fácil.

La única persona que llama mi atención por un momento es un chaval que se sienta cerca, me ha mirado de refilón un par de veces y le he sonreído, que sienta que puede acercarse sin temor aunque algo debería tenerme. Me apoyo en la mesa toqueteando la mano de cartas no sin antes dar un trago largo al ron que tengo por bebida. El alcohol me va afectando, tanto que estoy medio descamisado del mismo calor pero mi mente sigue centrada en el juego, es ahora o nunca si no gano me vuelvo al barco. Mawi juguetea con mi oreja ya un poco cansada de estar ahí, tanto ruido le termina cansando y tocarme le tranquiliza así que no me quejo, siempre me ha gustado que jueguen con mi oreja.

Llevo buena mano esta ronda, no dejo que me lo noten, quizá incluso les engaño para que piensen que voy mal. Vamos hasta la última ronda tan solo el hombre que va ganando todas las veces y yo. Me queda poco que apostar y trago saliva, el tío acaba de apostar todo, TODO, puedo o ganar o perder hasta los gayumbos. No sé muy bien qué hacer, por un momento dudo pero es entonces cuando el chaval que me miraba empieza a hacerme señas, se las pillo al vuelo y no entiendo la razón como si algo me conectase a él y no me hiciera falta mucho más, me está ayudando y le guiño el ojo sutilmente.

- Lo veo. ¡Eres un rufián si me ganas soy todo tuyo cada una de estas noches! Jajajaja – rio desmesuradamente, el pirata gordo maloliente seguro que tiene que buscársela cada vez que mea por lo que como me esté engañando ese chico tendré que mancharme las manos… - Enseñemos las cartas pues. Dos ases y un rey son las mías. ¿Cómo lo llevas Bob? – muerdo mis labios algo nervioso, desvío mi mirada unos segundos al chico y aprieto más los dientes.

Los segundos pasan lentos en las situaciones así pero cuando veo la cara del hombre cambiar de color y empezar a balbucear, sé que he ganado. El pirata se levanta dejando sus cartas sobre la mesa junto a todo el dinero, se aleja tres o cuatro pasos y cae redondo al suelo borracho, aún estupefacto por lo que acaba de sucederle. -Jajaja menudo tonto. A la próxima vienes a jugar con Didac. – alargo mis brazos para juntar todo el dinero ganado en mi lugar. Los otros dos jugadores se levantan y se dirigen a la barra y es en ese momento cuando vuelvo mi mirada al chico y le señalo con mi cabeza la silla de mi lado.

Quiero que se siente.
avatar
Didac
Hybrid

Ocupación : Vigía de la Stormborn
Mensajes : 34

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Almeja Borracha (Didac +18)

Mensaje por Tizne el Dom Jul 01 2018, 20:05

Salí de la penumbra cojeando y tomé asiento junto al muchacho, ladeando la cabeza para asegurarme de que el tramposo burlado seguía en su etílico sueño.  Llevaba la ropa negra y desgastada que solía usar para moverme de noche y tenía un ojo morado.

-No estoy seguro de que hayas entendido bien mis señas. Intentaba que me invitaras explicándote el lema de esta taberna, me desentiendo de todo lo que haya pasado por la confusión-

Dejé mi bebida casi vacía sobre la mesa y repetí la secuencia de dedos que había hecho antes.

-Dos copas para alejar los achaques, tres pintas para olvidarse de cualquier penuria, seis jarras para ser parte de nuestra decoración. Esta es mi segunda pinta. Soy Tizne-dije extendiéndole la mano- ¿El mono muerde? -





avatar
Tizne
Human

Ocupación : Chico de los recados
Mensajes : 453

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Almeja Borracha (Didac +18)

Mensaje por Didac el Miér Jul 04 2018, 17:45

Observo al chico como sale de entre la oscuridad. Cojea, luce un ojo morado y mira algo temeroso a mi rival del juego de cartas. – Tranquilo muchacho, no te hará nada. Menos estando conmigo. – le guiño un ojo cómplice y según se sienta le miro de arriba abajo, descaradamente. – Estás echo trizas, veo que a ti también te gusta jugar. - me fijo en todos los detalles de sus lesiones pero intento no hacer leña del árbol caído al menos hasta que no haya confianza.

Sin respuesta inmediata y sin más presentación el chico toma la delantera en cuanto a bebida se refiere. No solo me aclara que no me ha ayudado sino que toma esta como una invitación. A lo que rio a carcajada limpia. – Jajajaja me gusta tu estilo chaval, sabes como sacar bebida a un pirata medio ebrio. ¡Rosalinda! – grito y hago un gesto a la camarera que también es dueña del bar. Una mujer oronda de pechos dominantes y sonrisa agradable. En seguida la mujer no duda en acercarse hasta la mesa posando sus grandes senos en ella enseñándonos el canalillo que yo llamaría canalón.

- Jajaja tú siempre tan orgullosa de tus poderes. ¡Menuda fresca! – vuelvo a sonreír al muchacho y poso una de mis manos en su hombro. – Que no te intimiden grumete.

-  ¿Qué quieres Didac querido? Tu primer día de puerto y ya quieres follarte a un chiquillo? - suena basta en sus palabras muy a juego con sus movimientos y no tanto con su sonrisa.

- ¡Calla mujer! Y tráenos dos pintas para que terminemos de olvidar cualquier penuria y  doce jarras para que formemos parte de nuestra decoración. ¿Era así Tizne? – le pregunto aún con la mano estrechada por su ofrecimiento. – Si falta algo pídelo sin miedo, hoy invito yo. – desenlazo nuestras manos dejando una caricia en la suya, sensual, escalofriante y sin dejar de mirarle a los ojos ni un segundo.

La mujer se rie escandalosamente, se contonea a nuestra vista y se va dejando claro que traerá eso y todo lo que pidamos con mucho gusto. Encantada si acabamos borrachos consumiendo hasta que nuestros cuerpos caigan del mismo alcohol.

- Por cierto, me llamo Didac y esta es Mawi. Muerde solo si quieres. – me presento y cojo a mi mona dejándola sobre la mesa cerca de Tizne. Ella le mira con cierta incertidumbre esperando ver que hace con su mano, si sabe sobre animales no la acariciará directamente en ese caso le podría morder levemente pero si algo conoce dejará su mano cerca hasta que ella se acerque y simplemente la olfatee, quizá incluso la lama un poco para saber si es de confianza.
avatar
Didac
Hybrid

Ocupación : Vigía de la Stormborn
Mensajes : 34

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Almeja Borracha (Didac +18)

Mensaje por Tizne el Miér Jul 04 2018, 23:10

Las tabernas como La Almeja eran los mejores sitios para ver gente peculiar, quizá solo superadas por esos circos ambulantes de fenómenos que aparecían en el mercado de tanto en tanto.

En ellas había conocido a un viejo tuerto que hacía trucos de magia escondiendo monedas en la cavidad de su ojo y debajo de su inmensa barba blanca; a una isaurí que decía ser la última descendiente de una estirpe de reinas luchadoras y a un niño capaz de beber su peso en aguardiente sin caer inconsciente, aunque de este último, a día de hoy, aún sospechaba que era un enano demasiado bromista. Las historias que uno escuchaba no se quedaban atrás. Estaba la de ese ladrón que encontró en una cueva a un genio que concedía deseos, y avaricioso como era, le solicito estar siempre rodeado de montañas de oro. Según contaban aún seguía en dicha cueva, vomitando una moneda tras otra hasta el fin de los tiempos. Hablaban de seres mágicos en lo más profundo del bosque, hadas malignas que disfrutaban haciendo que la gente se saliera de los caminos y cayera en sus trampas para ser devorados por cientos de diminutas bocas. Incluso los propios pulpos disecados tenían nombre y relato propio. El que teníamos encima, uno de los más grandes, era Pico Malo. El dueño solía contar con todo lujo de detalles como cortó las cuerdas metálicas de la red que lo atrapaba y estuvo a punto de cortarle el brazo a él.

Didac parecía de ese tipo de personas estrafalarias que siempre tenían algo que contar. Y lo demostró desde el primer momento, pues entre él y la tabernera apenas si me dejaron abrir la boca para hacer algún comentario. Cuando ella sugirió cuales podían ser sus intenciones hacia mí puse cara de espanto, me habría levantado de no ser porque aún sujetaba mi mano.

Y toda esa bebida… ¿de verdad pensaba que yo podía acabar con la mitad de ese cargamento?

Retiré la mano deprisa, ocultando ambas entre mis rodillas, la cara colorada.

-Está bien así. Y yo estoy bien. Ya puedo abrir los dos ojos y la pierna solo da pinchazos a veces-

El mono, que resultó ser una mona, se quedó mirándome con su carita peluda. Puede que de no haber sido por ella hubiera huido de esa mesa, pero verdaderamente deseaba tocarla. Saqué de mi bolsillo un puñado de almendras y se las ofrecí sin mucha seguridad, casi visualizando como agarraba uno de mis dedos con esas manitas y lo hacía desaparecer en su boca.

-Hola Mawi…-

Rosalinda volvió con una gigantesca bandeja apoyada a medias en sus todavía más gigantescas ubres. Dejó todo el contenido de la mesa y chistó a Didac para que se apartara un poco, cogiendo un puñado de monedas de las que acababa de ganar. En La Almeja el pago era por adelantado, ya fueras amigo o desconocido.

Yo miré al pirata por el rabillo del ojo, parecía que había perdido toda la caradura inicial. O puede que solo fuera una forma de hacerme el inocente, pues mi mirada bajó a la pequeña montaña de dinero.

- ¿Sabes historias de piratas? ¿O solo vienes a la taberna a pagar por sexo? Porque te advierto que yo no soy puto…-





avatar
Tizne
Human

Ocupación : Chico de los recados
Mensajes : 453

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Almeja Borracha (Didac +18)

Mensaje por Didac el Vie Jul 13 2018, 09:39

El chico baja la mirada en cuanto se sienta en la mesa a hacerme compañía, quizá pensé mal al verle tan atrevido ayudándome en la partida o envalentonándose con la bebida. Lo mismo era él el que se tiraba un buen farol sin estar precisamente jugando a las cartas y eso me causa risa a la vez que cierta ternura. Aunque esta última no la muestro, estamos en una de las tabernas más rudas de todo Talos, ni hablar.

Despido rápidamente a Rosalinda para que nos deje solos, dándole alguna moneda más para que intente que no nos molesten. No porque quiera mantener sexo con el chico aquí y ahora, más bien para tener cierta intimidad y que pueda ser el mismo, para poder estar ambos cómodos y poder emborracharme tranquilo.

- Calma Tizne. – remarco bien su nombre. Me parece un nombre diferente y peculiar, bonito y agradable de pronunciar. – No pienso que seas un puto y en caso de contratar a uno no sería en esta taberna maloliente. – me acerco a su oído para susurrarle algo. – Te aconsejo que no lo hagas, aquí viene lo peor de altamar y a saber lo que tienen ahí abajo. – le guiño un ojo y me separo dejando que Mawi tome confianza con el chico que dándole almendras se la gana en cuestión de segundos ya que en seguida se sube a su hombro a comerse un par de ellas dejando caer las migajas en la camisa de Tizne.

- Ey, me has robado a la mona jaja. Le has caído bien, ¿ves? Sé tú mismo, te las llevas de calle. – cojo una de las pintas incitándole a él a tomar la otra y brindar. – Bebe sin miedo, en serio. No hago nada que no me den permiso a hacer y aunque muerdo, solo lo hago por dos razones sexo o una buena pelea. Y no te veo convencido con ninguna de ambas.

Tras brindar bebo un largo trago de cerveza dejando la pinta casi por la mitad. La dejo con un leve golpe en la mesa y relamo mis labios para que no quede ni gota en ellos. Fresquita y amarga baja por mi garganta, mientras miro al chico fijamente intentando discernir qué es lo que busca. ¿Una historia de piratas? Lo dudo… Pero si es lo que quiere se la daré.

- Con que quieres una historia de piratas eh. Pues veamos… te contaré la última visita que tuvimos en Eden, antes de cruzar el ancho océano para llegar hasta aquí. Como habrás escuchado allí viven las mujeres más exóticas que te puedas encontrar. Pues cuando estábamos desembarcando algunos de la tripulación, entre los cuales me incluyo, escuchamos el cantar de algunas de ellas en una pequeña cala cercana. ¡Joder! ¡Cantaban bien! Pero… ¿Qué se creían putas sirenas? Jajaja Cantando a orillas del mar, ridículo. – bebo otro trago y acerco mi cabeza hacia el chico sin perder de vista sus ojos y moviendo los labios de tal manera que le guste leerlos. – La cosa es que no les pareció lo mismo a algunos de mis compañeros los cuales fueron locos hacia ellas, sin si quiera pedir permiso al capitán, tal cual, como si estuviesen realmente hipnotizados. Yo me uní a ellos en la distancia, no por ver como se sacaban la polla sino más bien por cuidar sus espaldas…

Dejo la historia a medias en una breve pausa en la que me echo nuevamente para atrás, esperando ver interés en el otro o por el contrario darle la oportunidad de cortarla antes de acabar. No es que sea la mejor de las historias pero es que tampoco se me dio nunca bien estas cosas, para eso llevamos siempre a un juglar, bardo o como quieran que se llamen.

Estiro mis brazos haciendo que mi espalda chasque al tensar los músculos, marcándose estos desde mi cuello hasta las manos desabrochándose así algún botón de mi camisa. – Si te aburres dímelo. Nunca fui bueno contando historias.
avatar
Didac
Hybrid

Ocupación : Vigía de la Stormborn
Mensajes : 34

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Almeja Borracha (Didac +18)

Mensaje por Tizne el Mar Jul 17 2018, 01:32

Mawi palmeó mi cabeza con ambas patas mirando a Didac y esbozando una especie de sonrisa que dejó al descubierto sus colmillos. Algo así como “mira, mira lo que he encontrado. Me ha dado almendras, a ti no. Yo gano otra vez, humano”

La verdad es que se le daba bien tranquilizar a la gente. Mejor que contar historias, como pude comprobar después. Bebí sin prisa, atendiéndole todo lo que me permitían las caricias de la mona en mi oreja ahora que no tenía el entretenimiento de comida.

-Mentiría si dijera que no he escuchado las variantes de ese cuento mil veces. La versión guarra, la de los monstruos, la romántica… pero cada marinero le pone su toque personal, y siempre es entretenido. Así que no, no me aburro. ¡Sigue! -

Muchos clientes se habían marchado ya, y los que quedaban estaban en la barra o cerca de la entrada. Algunos compañeros habían arrastrado al tramposo fuera para que le diera el aire, nos llegaba el sonido del jolgorio exterior. La dueña aprovechó para empezar a pasar la fregona por nuestra zona, por lo que me arrimé más a Didac y subí las piernas al banco, comenzando a beber de una nueva jarra.





avatar
Tizne
Human

Ocupación : Chico de los recados
Mensajes : 453

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Almeja Borracha (Didac +18)

Mensaje por Didac el Miér Jul 18 2018, 08:06

Sonrío al ver lo contenta y a gusto que se encuentra Mawi sobre Tizne, como si hubiese hecho un amiguito. Se les ve entrañables. Guiño un ojo directamente a la mona de forma descarada para que el chico también lo note. Y después le vuelvo la mirada a él para proseguir con la historia.

- Jajaja ¡la guarra! ¡Esa era mi versión! – miro al resto del bar y me levanto dando un golpe con la pinta haciendo que retumbe la mesa. - ¿Quién ha osado usar mi versión guarra de las sirenas? – entonces me rio fuertemente. – Jajaja no queda casi nadie muchacho. Estamos cuatro gatos, nosotros y la hermosa de Rosalinda. ¿Seguro que no te tienes que marchar? Si quieres estar un rato luego te puedo acompañar, total para mí la noche se alarga lo que me apetezca y no tengo ganas de que te den otra paliza. – aunque el muchacho no había hecho especial mención a sus diferentes golpes me había fijado lo suficiente para darle importancia. Es más de lo que parecía en un principio. – ¿Por qué no me cuentas mejor tú tu historia? – reclamo una vez ya sentado mientras me termino la cerveza. Pero veo que el chico tiene ganas de que termine la historia, tantas que sigue bebiendo cerveza más acomodado a mí en el banco. Me arrimo a él hasta tener nuestros cuerpos pegados, pasando un brazo por detrás de él pero sin llegar a tocarle, pudiendo percibir el muchacho mi olor corporal mezcla de alcohol, hoguera y algo dulce que no es capaz de percibir, que hace más agradable y notorio que el jabón a menudo aunque sea pirata.

- Está bien, seguiré con la historia. Las mujeres se bañaban y cantaban desnudas mientras mis compañeros se acercaban a ellas, tenían más miedo al parecer ellos al pecado que ellas al peligro al parecer y no era de extrañar porque se dejaron manosear y besuquear durante unos minutos hasta que detrás de los matorrales aparecieron algunas más bien armadas con lanzas, hasta aparecieron detrás de mí cosa que me pilló bastante de sorpresa. La pequeñaja que tienes al hombro consiguió escapar hasta el barco avisando al capitán de que nos habían capturado y llevado a su campamento en mitad de la isla selvática. Allí nos tenían desnudos, presos, era un poblado de todas mujeres, fuertes, pasionales, dominantes. Tenían esclavos hombres que allí no eran nadie. Un auténtico paraíso jajaja no nos trataron mal del todo… - dejo una pausa en la historia por si quiere que pare y contar el la suya o por el contrario quiere que continúe. Poco a poco intento también que se acomode sobre mí, que coja confianza al igual que ha hecho con Mawi, por eso uso un tono dulce al contarle la historia y no agresivo como podría usar el típico pirata.
avatar
Didac
Hybrid

Ocupación : Vigía de la Stormborn
Mensajes : 34

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Almeja Borracha (Didac +18)

Mensaje por Tizne el Miér Jul 18 2018, 14:36

En cierto modo, el pirata era todo lo contrario a mí. Ruidoso, histriónico, jodidamente llamativo.  Me pregunté si se debía al alcohol, pero saqué la conclusión de que eso solo ensalzaba una personalidad que ya venía de serie. Levanté una mano para acariciar a Mawi cuando vi que la (¿nos?) guiñaba un ojo, y ella olisqueó mis dedos buscando mas alimento. Al no encontrarlo se puso a rebuscar entre mi pelo.

Si, en realidad debería volver al Castillo, pero eso no solía importarme y no empezaría a hacerlo hoy. El tatuaje de mi muñeca, el símbolo de mi esclavitud, estaba bien cubierto por un pedazo de tela a modo de muñequera, ahorrándome dar explicaciones.

-No tengo ninguna prisa, aún queda noche por delante. Y aunque Rosalinda este limpiando ya, no nos hubiera servido todo esto si quisiera cerrar pronto. Los mejores clientes son los de ultima hora, aunque resulten también los mas problemáticos-

Negué con la cabeza ante su propuesta de contar mi propia historia, con los labios pegados a la jarra.

-Quizá después. Y si crees que yo me llevé una paliza, deberías ver a los otros. Aunque dudo que nadie vuelva a verlos nunca-
acabé murmurando con tono funesto.

Me tensé un poco cuando se acomodó de forma mas intima, aunque el pirata en ningún momento se había molestado en ocultar que le gustaba, siempre que yo estuviera dispuesto. La tensión era mas bien un gesto aprendido, una forma de manipulación. Comportarse como un cervatillo asustado podía tener beneficios importantes. Rematé la faena dándole una sonrisa dudosa y mirando a otro lado con timidez para después apoyarme contra él. ¿Y por que no? El idiota no estaba mal, era divertido… y tenía una montaña de dinero sobre la mesa que mañana podía estar en mi bolsillo si pulsaba las cuerdas adecuadas de su laúd o lo emborrachaba lo suficiente, aunque eso ya lo estaba haciéndolo solo.

-Cuéntame que os hicieron…-





avatar
Tizne
Human

Ocupación : Chico de los recados
Mensajes : 453

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Almeja Borracha (Didac +18)

Mensaje por Didac el Sáb Jul 28 2018, 07:36

Enarco una ceja cuando el chico habla, a pesar de su aspecto juvenil, algo débil y e indefenso, tiene la seguridad y confianza de alguien que sabe cuidarse de si mismo sin necesidad de recurrir a alguien más fuerte o diestro en el uso de las armas. Eso me gusta, denota que al fin y al cabo es un hombre y no un crío como a priori cabría pensar.

Río tras conocer el paradero desconocido de los que le dieron la propina. – No dudo ni por un momento que esos estúpidos quedaron peor que tú. – me inclino acercando más mi cabeza a la suya aprovechando que se ha acomodado contra mi cuerpo, cuando estoy lo suficientemente cerca le susurro al oído casi como si mordiera su oreja. – Mírate eres todo un peligro. – después suelto una risilla pícara bien cerca a la vez que el aire exhalado por mi boca roza su cuello pudiendo erizarle la piel.

Volviendo a mi posición pero sin alejarme de él, bebo otro trago de mi cerveza. Podría decirse que estoy un poco borracho pero nunca acabo tan mal como para no ser consciente de mis actos o mis historias, incluso como para no entenderse lo que hablo, por lo que sigo contando la historia que comencé.

- Nos tuvieron cautivos, abusaron de nosotros cuando les complacía, primero elegía la reina, después su hija, y así en orden de jerarquía… No había rey ni esposos allí, seguramente procreasen con sus esclavos y después los matasen o abandonasen a su suerte en cualquier lado. Pero no fue nuestro caso… Al menos en cuanto a morir. Nuestro Capitán vino hasta el poblado gracias a las indicaciones de Mawi y cuando llegó consiguió una citación con la Reina la cual accedió ya que no parecían querer tener problemas. – hago una pausa para seguir bebiendo y rascarme la nariz, lo que venía ahora era un tanto peliagudo, una parte de mi pasado que ahí está y no puedo pasar desapercibida. – Tras unas horas de diálogo llegaron a un pacto. Nos dejarían ir a toda la tripulación a cambio de que yo me casase con su hija, la cual se había encaprichado de mí desde el mismo momento que me había visto. Sin ninguna duda accedieron ante la petición sin tan siquiera preguntarme y yo tuve que obedecer ya que mis compañeros piratas son mi familia. – a medida que cuento la historia aproximo más mi cuerpo al suyo y deslizo mi mano por su cuerpo rozando suavemente su brazo o su pierna, quizá su torso si se deja. – Pero para ellas no hay boda alguna, para ellas un casamiento es un acto oficial en el que el varón pasaría toda la noche con la mujer cual objeto sexual cumpliendo todos sus deseos y si en algún momento no es capaz sería torturado y después decapitado. Si sobrevive a esa noche la mujer le da un presente para que recuerde ese día siempre y bueno… Aquí me tienes, no solo sobreviví además hice que esa chica pasase la mejor noche de su vida. – guiño un ojo a Tizne y le acerco una de las jarras para que beba, he pedido todo esto para él y casi no bebe, no es que quiera emborracharle pero sí que se desinhiba y poco a poco quiera pasárselo mejor conmigo.

Terminada la historia me bebo la bebida de un trago y miro la mesa. Tenemos suficientes tragos para pasar las horas que nos queden. El caso es que no sé cuanto tiempo quiere estar el muchacho conmigo y menos de qué manera. – Y bien Tizne, ¿qué quieres hacer? ¿Me cuentas tu historia? ¿Te acompaño a casa? ¿Seguimos aquí acomodados? – hago que se incorpore para subir mi pierna al banco y abrir las piernas para si quiere apoyarse en mí sea con una posición más cómoda en mi cuerpo, le invito a venir a mí con un gesto de mano y así seguir cómodo junto a mi cuerpo, aún sin connotación sexual simplemente juguetona.

Mientras tanto Mawi salta a mi hombro buscando un lugar donde también acomodarse y quedarse dormida. Está un poco cansada y aprovecha que el ruido en la taberna poco a poco va cesando para echarse a dormir.
avatar
Didac
Hybrid

Ocupación : Vigía de la Stormborn
Mensajes : 34

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Almeja Borracha (Didac +18)

Mensaje por Tizne el Sáb Jul 28 2018, 14:30

Mírate, eres todo un peligro.

Tenía claro que lo decía en tono burlón, el pirata no veía peligro alguno en mi persona. Giré la cara hacia el con una sonrisa apocada y volví a mirar al frente, como si tratara de evitar un beso que podía haber estado muy cerca. Tampoco tenía que fingir demasiado, el tipo me atraía y mi experiencia era mas que limitada.

Su historia me hizo reír en ocasiones, al final no se le daba tan mal cuando su ego estaba de por medio. Di un trago largo al notar los tanteos de su mano, que llegó al costado donde reposaba mi daga. Con el final, logró que rompiera a reír de nuevo, con mas fuerza.

- ¡Si señor! Un broche de oro para el cuento. Pero permíteme que te diga que de todos los adornos que le hayas puesto, esa satisfacción final de la chica es el menos creíble-fue mi ocasión para devolverle la burla.

Bebiendo, miré como la monita bostezaba y se acomodaba en él. Tenía comprobado, en las caballerizas, que quien era gentil con los animales solía serlo también con las personas. Un punto a su favor, aunque le robaría de todos modos si me daba la oportunidad.

-Yo… soy el bastardo de un rey isaurí con una de sus concubinas. Mi madrastra puso precio a mi cabeza y tuve que huir aquí. Mi padre me envía periódicamente oro, pero he de disimular y vestir así para que ella nunca me encuentre-dije con seriedad, observando el fondo oscuro de la jarra. Después le miré divertido- O puede sea el hijo de Rosalinda, y ella esté usándome como gancho para que los piratas borrachos pidan más alcohol- bajé la voz- También puedo ser el dragón mas joven del mundo… nacido hace solo dos décadas. Los inquisidores descubrieron un cesto con un huevo en una barca encallada en la orilla del mar, en una cala cerca de aquí. Estaba casi destrozada, y el nombre que tenía grabado no pertenecía a ningún idioma conocido. Me esconden desde entonces, intentando resolver el misterio. Pero he encontrado la forma de escapar de castillo y algunas noches salgo para volar sobre el arrecife o probar la vida humana en tabernas como esta. Si esa es la historia cierta, tendrás que confirmarlo encontrando mi rasgo draconico: una única escama plateada-acabé susurrando cerca de su boca para apartarme de golpe y volver a beber. Si pasaba demasiado tiempo hablándole así, mi don saltaría solo y le dejaría atontado y confuso. No quería eso, al menos de momento.

-Mi hogar esta lejos. Podemos ir a tu barco… o puedes gastarte un par de monedas en una posada-

No le di tiempo a responder. Mi torpeza con el coqueteo se compensaba con el ímpetu que le ponía a todo y con el hecho de no pensarme las cosas demasiado. El esperaba que me acomodara entre sus piernas abiertas de forma que mi espalda se apoyara en su pecho, como dos amantes viendo una puesta de sol en los acantilados. En lugar de eso me metí frente a frente, de golpe, empujando sus hombros para que se recostara del todo y quedar encima de él. Le agarré con fuerza de la entrepierna a la vez que mis labios encontraron los suyos, ansiosos.

El grito de Rosalinda no se hizo esperar.

- ¡DIDAC! - le culpó- ¡Búscate otro maldito sitio para eso! -





avatar
Tizne
Human

Ocupación : Chico de los recados
Mensajes : 453

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Almeja Borracha (Didac +18)

Mensaje por Didac el Dom Jul 29 2018, 09:02

No parece creerse demasiado mi historia y hace bien, yo tampoco la creería si me la contase un rufián hijo del mar. La gran mayoría de piratas fanfarronean, cuentan aventuras sobre monstruos, tesoros y naufragios imposibles pero… ¿A caso mi historia era tan tan improbable? Supongo que una isla dominada por mujeres y donde los hombres son meros esclavos es algo menos creíble que un mundo desolado por dragones pero la historia fue tal cual, tanto que temo el día en que Praxia pueda decidir buscarme. – ¿A caso no crees que pueda estar con una mujer? Puedo complacerla tanto como a ti… - a su tono de burla le contesto con un tono provocador, casi mordiendo cada palabra como haría con su piel dentro de unos pocos minutos.

Siguiendo con su tono de burla, o al menos es lo que a mí me parece, se separa de mi cuerpo para contarme diversas versiones de lo que podría ser su vida. Mi cara se torna seria a medida que cuenta unas y otras intentando discernir de lo que podría ser verdad de lo que no hasta que termino deduciendo que nada de lo que cuenta es verdad, este chaval está intentando tomarme el pelo pero me da igual, me parece gracioso. – Jajajaja entonces espera a ver si he anotado bien: bastardo de un rey isaurí que este tuvo con Rosalinda. – hago una pausa buscando a la dueña de la Almeja con la mirada. - ¡Menuda la Rosalinda! No me esperaba eso de ella. Ahora ella te usa como gancho para que me emborrache bien. Resulta que la tabernera además ha estado con un rey dragón porque así lo eres y tengo que encontrar tu escama plateada. Interesante. Pues si la encuentro no dudaré en apreciarla y besarla como nadie lo ha hecho. – le sonrío de soslayo antes de intentar lamer su boca al tenerla tan cerca. Lamentablemente se aleja nuevamente para ir directo al grano.

Sin darme tiempo a responder a su petición me empuja tumbándome en la bancada quedando encima de mi con su mano agarrando mi miembro y ahora sí dejando que sus labios se encuentren con los míos. Llego a lamerle los labios sutilmente, mordiendo al final su labio inferior hasta que Rosalinda pega un berrido que hace que me incorpore apartando suavemente a Tizne.

- ¡Joder Rosalinda! Siempre cortando el rollo. Si no me dejas dar rienda suelta al amor aquí… ¡Prepara una habitación! – cojo un puñado de monedas de la mesa, seguramente más de lo que valga una habitación en esta taberna, y la tiro a la mesa de al lado. Después me giro nuevamente al chaval que me mira ansioso.

- Decías que tienes una escama plateada ¿no? – estiro uno de mis brazos hasta rodear su espalda y atraerle nuevamente hasta mí dejando su cuello y pecho a la altura de mi boca. – Pues la voy a encontrar. – levanto su mentón con los dedos de una mano para llevar mis labios a su cuello y saborearlo, primero con besos y después con un ligero mordisco. – Por aquí no parece estar… ¿No la tendrás muy escondida no? – y según digo eso mi otra mano empieza a rozar su entrepierna para ver el dominante que podría llegar a ser este chico.

Mientras tanto Rosalinda farfullando recoge el dinero y se marcha a preparar una de las habitaciones. Tardará poco, más que nada porque no le pondrá mucho interés al hecho de preparar una cama.
avatar
Didac
Hybrid

Ocupación : Vigía de la Stormborn
Mensajes : 34

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Almeja Borracha (Didac +18)

Mensaje por Tizne el Dom Jul 29 2018, 21:02

Didac tenía sobre si tres pares de ojos acusatorios: los míos por haberme apartado, los de Rosalinda por su descaro en medio del bar y los de Mawi por lo brusco del movimiento. Pero contentar a la mujer era sencillo, y él se apresuró a besuquearme el cuello en cuanto la vio desaparecer. El tacto consiguió encenderme ligeramente; su mano lo mejoró. Por un momento las monedas que quedaban en la mesa pasaron a segundo plano y me centré solo en disfrutar, moviendo la cadera para que siguiera tocando y saboreando el vino de su boca.

-Un poco… tendrás que buscar más-me reí contra sus labios.

Mawi seguía molesta. Mas aún, se sentía indignada, y lo expresó mordiéndole en la oreja con mayor brusquedad de la usual. Luego saltó lejos dando un chillidito y se fue a dormir sobre una silla de mimbre que había en un rincón. Para cuando la dueña de La Almeja regresó, ambos éramos un ovillo de extremidades y curvas. Dio un golpe sobre la mesa. Cuando me giré de mala gana para mirarla tenia los brazos en jarras y sostenía la mopa en uno de ellos.

-Vamos…será mejor que subamos ya…- le jadeé irguiéndome y tirando de su brazo para ayudarle a hacer lo mismo. Señalé las monedas. -Deberías recoger eso, yo voy subiendo-

Agarré una jarra llena y pasé delante de la mujer cubriéndome la entrepierna con una mano, colorado. Era difícil caminar medio cojo, erecto y con público.

La habitación era decepcionante en comparación con el Coliseo, aunque mucho mejor que los barracones. Era pequeña, sin decoración, y olía a algún tipo de desinfectante. Una cama sencilla, una mesilla con un candil encendido, una silla de mimbre como la de abajo y un ventanuco que daba a un callejón. Me asomé por el inclinando medio cuerpo fuera, podría salir por ahí sin ningún problema. Bebí de la jarra y la puse en la mesilla.

Bueno, ¿y ahora qué?

Me quité el cinto con la daga y lo colgué de la silla, luego me deshice de las botas y la camisa. El pantalón todavía no. Agarré su tela fina y la retorcí nerviosamente. ¿Sería muy distinto a estar con el dragón? ¿Mejor? ¿Peor? Todavía tenía el costado algo amoratado, aunque hacía unos días que no me dolía. Esperaba que no lo hiciera ahora. Cuando la puerta se abrió la seguridad se esfumó por ella, y esperé a que fuera el quien se lanzara esta vez.





avatar
Tizne
Human

Ocupación : Chico de los recados
Mensajes : 453

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Almeja Borracha (Didac +18)

Mensaje por Didac el Miér Ago 08 2018, 06:53

El chico sigue mi juego perfectamente, ha decidido que va a jugar con un pirata y no estoy seguro de si sabe dónde se está metiendo, pero será toda una experiencia. Los preliminares en mitad del salón se terminan en cuanto Rosalinda baja de nuevo ni tan siquiera el mordisco de Mawi me había hecho despistarme de mi objetivo y si no llega a ser porque Tizne lo decide así tampoco lo hubiese conseguido la señora.

- Pues lo buscaré con ímpetu y te aseguro que la terminaré encontrando… - respondo contra sus labios justo antes de separarnos. Antes de subir recojo mis ganancias de la noche sin perder de vista el movimiento de joven al piso superior, le miro de arriba abajo, ya no parece tan indefenso, ahora intenta seducirme en todo momento y eso me hace dudar de que sea tan inofensivo, pero me da igual, vamos a disfrutar.

Tras recoger el dinero y guardarlo en mi zurrón le doy un par de monedas más a Rosalinda y cojo una jarra de cerveza. – Gracias guapa, una propina y otra para que eches un vistazo a mi amiga. – le propongo dirigiendo mi mirada a Mawi que descansa sobre una silla de mimbre. Sin tapar mi erección ni disimularla camino por el local, se puede apreciar un bulto considerable en mi entrepierna guardada en los pantalones de cuero que llevo bien ajustados, la delicia de cualquier mujer u hombre que tenga ganas de buen sexo. Llego finalmente a las escaleras y subo raudo hasta el piso superior.

Una vez allí abro la puerta y mis ojos tan solo tienen atención para el muchacho. Me da igual la decoración, la limpieza, me da igual todo. Solo soy capaz de fijarme en su torso desnudo, en su costado amoratado y magullado. – Ya estoy aquí pequeño granuja. – sonrío pícaramente a medida que me voy acercando, rozando con una mano mi paquete y abriendo la parte superior de mi camisa con la otra dejando al descubierto parte de mi atlético pecho.

Una vez estoy a su lado le cojo de su cintura aproximándola a la mía. Noto su erección contra la mía y me excita porque el chico va bastante sobrado. Siento su piel fría en mi mano llevando la otra a su costado y lo acaricio suavemente. – Si te duele dímelo, los que te hicieron esto lo pagarán. – le susurro mientras acerco mis labios a los suyos para embarcarme en un pasional beso. Primero pasando mi lengua por sus labios, después introduciéndola en su boca y buscando el juego con la suya.
avatar
Didac
Hybrid

Ocupación : Vigía de la Stormborn
Mensajes : 34

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Almeja Borracha (Didac +18)

Mensaje por Tizne el Vie Ago 10 2018, 19:02

-No me duele-dije respirando hondo para asegurarme por última vez de que esa costilla estaba bien soldada. Descubrí al hacerlo que Didac olía a sal además de a cerveza.

No es que yo supiera hacer muchas cosas en situaciones así. Thyraxes me daba margen de actuación, y le gustaba que tuviera iniciativa, pero jamás permitía ningún gesto que pusiera en duda su dominancia. Con el tiempo lo había aceptado. Todavía buscaba sus límites en ocasiones, pero al final lo sencillo era dejarse llevar. Con este era más difícil. No sabía que quería, ni que le gustaba. Por eso fui a lo seguro.

Succioné su lengua como preludio, abrazándole por debajo de la camisa hasta llevar las manos a su trasero. Unas caricias que no alargué demasiado, ya habíamos tenido suficiente de eso en los bancos de la mesa. Desaté el nudo del pantalón y me incliné frente a él sin romper el contacto visual, con una media sonrisa de ángel… caído.

Mis pulgares se colaron entonces entre la tela del pantalón y la piel de sus costados, empujando hacia abajo despacio, disfrutando de la resistencia que provocaba su erección, tan cercana a mi rostro que se calentaba con mi aliento. La presión hizo que saltara como un muelle cuando se vio libre, dándome un calculado golpecito en la mandíbula imberbe y dejando un reluciente rastro de líquido preseminal. Solté una risilla. Giré un poco el rostro para mancharme también los labios y le tomé primero con la mano, un vaivén lento que no se detuvo al acogerlo en la boca. El glande rozó la cara interna de mi mejilla, abultándola como si tuviera dentro un caramelo enorme. Tragué dejando que me llenara la garganta a sus anchas durante unos minutos, sin perder de vista sus facciones. De vez en cuando y con la única intención de evitar que llegará al orgasmo, me detenía para darme toques con ella en la lengua o ensalivarla más. Siempre era excitante ver como su pecho se agitaba con mayor rapidez.





avatar
Tizne
Human

Ocupación : Chico de los recados
Mensajes : 453

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Almeja Borracha (Didac +18)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.