Novedades

- (29/01) ¡Empezamos a publicitar por Tumblr!

- (18/01) Ya podéis pedir Los Dracs de Enero

- (18/01) Debéis hacer el nuevo Registro único

- (18/01) Aquí están las novedades de Enero

- (15/01) ¡La minitrama Ash Blessing ha empezado!

- (17/11) Revisad bien la normativa de las búsquedas, pues hemos añadido una nueva norma.

- (18/02) Nuevos cambios en la normativa obligatoria para reactivar cuentas inactivas.

- (22/11) Nuevos requisitos para comprar subforos en la tienda aquí.

- (18/07) Nuevas normas respecto a los posts +18 de índole sexual.

- (18/05) Nuevas normas de emisión de reportes aquí.

Últimos temas
Staff
Trystan
Admin
Selene
Admin
Faora
Admin
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos
Volar [Delilah] - Página 2 G2TiwGkZ_o

06/06

Directorios y Recursos

09/10

Afiliados Élite

Limpieza 20/01


Time Of Heroes  photo untitled45.png
Volar [Delilah] - Página 2 AO1UJIQ Expectro Patronum


32/40


Volar [Delilah]

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ir abajo

Volar [Delilah] - Página 2 Empty Re: Volar [Delilah]

Mensaje por Invitado el Lun Ago 13 2018, 07:43

Y su cuerpo se estremeció cuando sintió el calor de esos toscos dedos recorriendo su cálida y dorada piel, en ese recorrido que creaba oleadas de escalofríos palpables. Y es que más que las palabras, el tacto decía mucho más y para ella, fue absolutamente obvio lo que estaba sintiendo, dejándolo recorrerle hasta su rostro que seguía enfocado en él.

Cerró sus ojos y suspiró, al sentir como esos mismos dedos rozaban su cabello, enredándose entre sus hebras oscuras y largas, depositando sus manos a ambos lados de ese fuerte cuello del macho dragón. Delicadas y cálidas, calmas.

No como ese corazón que, en su pecho, latía violento y enloquecido, sin abrir sus ojos. Siendo sorprendida de buena manera con ese beso, que pareció saciar la ansiedad que silenciosa se deslizaba en el aliento que el dragón le robó, una vez sus labios se entrelazaron.

Sus finos dedos se hundieron en sus cortos cabellos de nuevo y dejó que esa barba de tarde, raspara su tersa piel. Rompiendo toda distancia que pudiera haber existido, en lo que ese lento beso se desplegaba, demostrando su esencia. Un beso que lento, emulaba una danza sensual que ni el tiempo podría realmente controlar.

Rozó parsimoniosa su nariz con la suya, capturó sus labios entre los propios y presionó, absorbiéndolos, degustándolos como si fueran un manjar esquicito en el desierto y si alguna vez alguien mintió diciendo que eso era algo terrible, que equivocado estaba. Porque el calor de sus pieles en contacto, era exquisito, la protección que sentía en esos fuertes brazos, la envolvía como un cálido manto en una noche fría.

Y en un abrazo, suave y lento, la isaurí, exhaló sobre los labios del dragón, capturándolos de nuevo y demostrar con eso, cuanto le gustaba, cuantos escalofríos estaba causando al sentir sus manos recorrerle con tal dulzura.

Más que mil palabras, lo que sentían decía que estaba bien y en ese momento, lo escuchado por la morena, que habían dicho otros humanos radicales que odiaban a los dragones, lo dicho por dragones radicales que odiaban a los humanos, era todo falso. Porque en aquel beso, ella quiso llamar el nombre del dragón, que ya conocía, más rara vez mencionaba.

Pero de su garganta escapó un diminutivo, acompañado con una exhalación que matizaba con erotismo y suavidad.

-Yx... –

Ovyx, un nombre que ella se atrevía a disminuir más, en un sedoso tono de añoranza, rozando sus narices un poco más, antes de exhalar y volver a besarle con mayor profundidad y sin dudarlo, rozar con travesura, por cortos segundos su lengua, con la propia y presionar ese abrazo, sin abrir sus ojos.

-No pares –

Pidió, exhalando sedosa en su afán de beber un poco más de esos labios. Solo un poco más.
AgentCarter de OSC
Anonymous
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Volar [Delilah] - Página 2 Empty Re: Volar [Delilah]

Mensaje por Ovyx el Miér Ago 15 2018, 17:28

La respiración del dragón se había disparado de un momento a otro, justo después de que se detuviera repentinamente al hallarse Ovyx con los labios de Delilah. Los ojos del viejo dragón se habían cerrado para dejar paso a la pasión, al desenfrenado ritmo de una vida que no había ansiado desde hacía excesivo tiempo. El problema no estaba en que Ovyx hubiera dado, robado, un beso; el problema estaba en que lo había hecho con una humana, una a la que no sometía, y en que éste parecía sincero. Lo sentía sincero.

Perdido en aquel roce, en aquel gesto que evidentemente significaba mucho más que una eternidad de calamidades, de disputas sinsentido que el propio Ovyx había defendido, entendido y apoyado, Ovyx se percató de cuán equivocado había estado durante todos éstos años. Un arrebato momentáneo le habría podido llevar a empujar a Delilah, o bien a echarse atrás él mismo. ¿Qué estaba haciendo? ¿Qué tenía una humana, mortal como las otras, que lo embriagara tan fácilmente?

"Yx". Un denominativo que jamás había escuchado; un tono que en muchos siglos no había entrevisto tanta dulzura, tanta apreciación, quizá tanto cariño. El dragón no pudo hacer más que arquear una ceja y sonreír ligeramente, perdiéndose en la montaña que eran sus ojos.

Una petición, una bandera recuperada y realzada bastó para que el dragón perdiera sus manos en la figura de su compañera; para que recorriera cada zona de su piel con la yema de sus dedos, para que sus labios invadieran los de Delilah con mayor insistencia y persistencia.

¿Parar? No he hecho más que volver a empezar...

Resumió el deseo de la mortal a una realidad: entrelazó los dedos de su mano derecha con los de ella y retomó el beso, permitiendo que la intensidad se disparara, que su cuerpo empujara el de la mujer para entrecerrarla entre su propia piel y la marrón de un árbol cercano; permitiendo que sus manos volvieran a perderse en su figura, en su pelo, en su rostro y, por un repentino descuido, en su pecho, recorriéndolo con un simple roce que erizó su propia piel.

Un mal paso que hizo que Ovyx se refrenara, apartara las manos y las colocara detrás de la espalda mientras se atrevía a juguetear con la lengua de su amante. Apoyó la frente en la de la mujer por un instante, apretó los dientes y se maldijo interiormente.

Discúlpame. No era mi intención ofenderte. —El erotismo anteriormente mencionado era también motivo de culpa para un dragón, uno tan viejo como Ovyx cuanto más. Sin embargo, no estaba allí para faltarle al respeto a la damisela de sus sueños. Sólo quería perderse un poco más en sus labios, y éso es lo que hizo.




Volar [Delilah] - Página 2 Mf1
Ovyx
Ovyx
Dragon

Ocupación : Soldado
Mensajes : 92

Volver arriba Ir abajo

Volar [Delilah] - Página 2 Empty Re: Volar [Delilah]

Mensaje por Invitado el Jue Ago 16 2018, 06:39

Y un suspiro fue lo que salió de sus labios cuando él prosiguió perdiendo sus manos en su cuerpo, en sus curvas que ella permitía que él descubriera con afecto, pasión y añoranza. Sin romper ese beso, nada más que lo necesario, cuando él la acorralase contra ese árbol.

Sus piernas traviesas le abrazaron, recibiéndolo contra ella para romper esa distancia que aún podría existir. Demostrándole con afán, cuan bienvenida era su cercanía para ella.

La isaurí, abrazó al dragón sobre sus hombros y deslizó con suave dulzura sus dedos por esos músculos marcados de esa anatomía que asemejaba a la humana, anatomía gracias a la cual, ella podía abrazarlo e invitarlo a deleitarse con ella en esos escalofríos y gustosas formas de descubrir.

Que eso era lo que ambos querían.
Recorriendo su semblante para capturarlo entre sus manos y murmurarle.

-No me has ofendido-

Dijo suave, bajando sus manos para invitarle a abrazarle, al tomar sus brazos para que le rodeara y rompieran toda distancia. Cruzando sus brazos por sobre sus hombros, de modo que sus manos volvían a hundirse entre sus cortos cabellos, en suaves caricias.
Juntó sus frentes de nuevo, rozando su nariz con la propia, regalándole besos cortos y juguetones que buscaron apropiarse de su aliento y de alguna manera, sacarle una sonrisa y fue en ese nuevo intercambio que a ella llegó una imagen.

No, mas.

Como una cascada de emociones, se derramaron sobre ella: miedo, seguridad y alegría, todo junto como si fueran todas las vivencias mezcladas, si eso era posible. Sangre, lágrimas y risas, una seguridad bienvenida en ese calor consumidor que solo él le estaba dando, un beso, la mitad de un corazón y algo que no comprendía, que volvía a terminar en risas.

Un exhalo escapó de sus labios sin abrir sus ojos.
Agitada, sonrojada y caliente por el calor elevado del cuerpo del dragón, al que se aferró con mayor firmeza. ¿Qué había sido eso?

Acercó sus labios a su oído, suspirando para él.

-No me sueltes-

Pidió, esbozando una sonrisa, sumergiendose en esas emociones que la morena, intentaba entender. Sus muslos presionaron las caderas del dragón y los juntó mucho mas, refugiandose en su abrazo y ese añorante deseo de continuar, de sentir sus pieles juntas, su olor sobre ella y solo cerrar los ojos y ser.

Existir solo los dos en esa isla pequeña.
AgentCarter de OSC
Anonymous
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Volar [Delilah] - Página 2 Empty Re: Volar [Delilah]

Mensaje por Ovyx el Vie Ago 17 2018, 21:04

¿Cómo no podía haberla ofendido por semejante atrevimiento? ¿Qué clase de diosa no se sentiría ultrajada por el roce egoísta y maltrecho de un mortal? Ahora, era ella quien se erguía superior, y él quien se sentía inferior. Ovyx cerraba y abría los ojos, se dejaba llevar por cada una de las sensaciones que Delilah le provocaba, y simplemente seguía sus instintos más primarios como una bestia indomada; un dragón que deseaba, pero también necesitaba. Ahora, sólo deseaba. Y jamás saciaría ése deseo divino sin permiso.

"No me sueltes". Ovyx no la soltaría. Al sentir el peso de Delilah sobre su cuerpo, el dragón sonrió, prosiguió con los besos, las caricias y las muestras de amor, del prodigio más bello de todo el mundo, y se percató de cuánto había aumentado la temperatura de su cuerpo pese a hallarse tal y como había llegado a la vida.

Si me pides eso, Delilah... Me da miedo tanto cumplirlo como no poder cumplirlo. ¿Qué pasa si te defraudo? ¿Qué pasa si caes?

Su mano acarició el rostro de la mujer y apartó un mechón de pelo que caía por su rostro, y Ovyx perdió sus ojos azules en los de ella. Elevó su cuerpo un poco más para acomodarla sobre sí mismo y se rió al sentir que una pierna le fallaba, que daba un mal paso, que el árbol que antes se había hallado detrás de Delilah ya no estaba y que unos matorrales evitaban que el golpe que ambos se llevaron al caer al suelo fuese mayor.

Lo primero que Ovyx hizo fue llevar su mano a cada zona del cuerpo de Delilah, así como sus ojos, con la importante tarea de encontrar alguna clase de herida o de zona adolorida. Al no hallarla, suspiró, acarició el pelo de la mujer y sonrió mirándola ahora que estaba posicionado sobre ella.

Se mantuvo callado, la observó simplemente, compartiendo el mismo aire que los separaba de pocos centímetros, y pronto se encontró hundiendo su rostro, no en el de ella en esta ocasión, sino en su moreno cuello. Las caricias y los besos cayeron en la piel de Delilah, provocando quizá sensaciones agradables, a juzgar por su reacción. Del mismo modo, Ovyx apoyaba sus manos en sus caderas, deslizándolas suavemente hacia arriba, hasta llegar a las muñecas de sus brazos para elevarlas, para atraparlas a ambos lados del pelo de la mujer.

No quiero ofenderte. No quiero hacer nada que no quieras.

Eran palabras sinceras: palabras impropias de un dragón, de un maestro, de alguien que poseía a otra persona. Ovyx no se sentía dueño o propietario de Delilah: se sentía un esclavo más, un simple peón que aguardaba instrucciones para un propósito mucho más mayor que su mera existencia.

Y, pese a todo, sus dedos se deslizaron y, poco a poco, exploraron la distancia que les llevaría al voluptuoso pecho de su amante, un sitio en el que, quizá tanto o más que el cuello, podía crearle placer. Podía hacer que se sintiera bien.

Persistió besando su cuello y aguardó una respuesta; una llamada a la cordura, al mundo real... o a la ruina.




Volar [Delilah] - Página 2 Mf1
Ovyx
Ovyx
Dragon

Ocupación : Soldado
Mensajes : 92

Volver arriba Ir abajo

Volar [Delilah] - Página 2 Empty Re: Volar [Delilah]

Mensaje por Invitado el Dom Ago 19 2018, 08:03

Y ella adoraba esa entrega que sabía reconocer del dragón, un orgulloso dragón ahora mostraba una consideración y respetos infinitos que ella no podía ignorar. Así como esa visión que como un caudal libre se había derramado sobre ella, sus visiones habían estado bloqueadas desde que lo había conocido y repentinamente, habían vuelto.

Algo debía significar eso, la conglomeración de emociones que la habían desbordado e indicaban que él era el epicentro de todas ellas. ¿Era su destino? ¿era ese el camino que debía seguir?

Frente a ella ese sendero se presentaba a ella en la forma de ese dragón que ahora murmuraba suaves palabras que la hicieron sonreír.

-De ninguna manera me vas a defraudar -

Capturó su rostro entre sus manos, acariciando esa barba de tarde, rozando sus narices juntas, a medida que ella permitía que sus cuerpos se juntaran más, al estar sobre él. Rio al verse en el suave césped y lo miró, adorándolo por esa preocupación y esa sensibilidad que dejaba que ella viera.

Cerró los ojos al sentir esos cálidos labios rozar la suave piel de su cuello, suspirándole al oído, sujetándose a él, al hundir sus dedos en su piel desnuda. Conteniendo el aire, sintiendo su corazón palpitar fuerte en su pecho, respondiendo sensorial a él.
Dejó que la atrapara y esbozó una sonrisa.


-Dicen que algunas vidas, están unidas atraves del tiempo... –

Dijo la isaurí, con voz ronca y suave sobre los labios del dragón, sin apartar sus ojos oscuros de los azules cristalinos suyos.

-Conectadas por un llamado antiguo, cuyos ecos viajan a través de las edades y los siglos. -

Llenó sus pulmones con el aire que incluso él respiraba.

-Dragón, humano, cualquier otra cosa viva, es solo la carne –

Dijo, moviendo una de sus manos para posarla sobre la áspera y cálida suya, acariciando sus dedos lentamente, le guio en se suave movimiento hasta que la palma masculina cubriera ese suave pecho izquierdo suyo, firme, bajo cuya piel podía sentirse el fuerte latido del corazón de la morena.

Marcando con ese movimiento, ese camino por el que iría junto a él siempre, hasta el fin de sus días, si así fuese necesario. Porque sentía que estaba frente a su destino.

-Siente... –

Musitó en un susurró, haciendo con su mano que presionara un poco más firme ese pecho, de modo que sus palpitaciones y su respiración eran muy notorias.

-Yo creo que tú eres mi llamado y de alguna manera, debía llegar a ti. Aunque fuese ahora en la sencilla forma de un ser humano y tú en la de un poderoso dragón-

Rozó su rostro contra el suyo y suspiró, rozando con sus labios el lóbulo de su oreja.

-Yx... –

Lo llamó una vez más.
Ella no tomaba decisiones a lo loco y juraba que no se estaba equivocando.
Y pronto sabría que no lo hacía en lo absoluto.
AgentCarter de OSC
Anonymous
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Volar [Delilah] - Página 2 Empty Re: Volar [Delilah]

Mensaje por Ovyx el Dom Ago 19 2018, 17:52

Su llamada. Su llamado. Cualquier adjetivo existente que Delilah pudiera usar para definir a Ovyx, fuera o no malintencionado, sonaría a miel a oídos de cualquiera; y dicha miel no hacía más que derretir los sentidos de Ovyx, aturdir sus sentimientos y permitir que expandiera un horizonte que creía haber cerrado, olvidado, perdido, hacía muchos siglos. Una humana, una persona a la que debería considerar una simple mortal, había logrado lo imposible: quizá no todavía, pero poco a poco ése sería el resultado. Lo imposible era enloquecer a un majestuoso lagarto alado cuya única motivación había resultado detestar a los mortales por siempre; a los caprichosos humanos que, un día, le habían arrebatado al amor de su vida.

En parte, Ovyx no podía evitar sentirse culpable: lejos de haber olvidado por completo a su prometida durante las tantas veces que se había sobrepasado con otras mujeres, ahora se percataba de que encantarse con otra, con una humana, alguien prohibido para los dragones, lo volvía todo peor. Lo desterrarían; sabía muy bien que, por dejarse llevar, terminaría apartado de la sociedad, de su ciudad, y moriría solo.

No, solo no. Algo le decía... que lo haría con Delilah.

Por ese motivo, con ésa esperanza inspirando sus gestos, Ovyx se detuvo por un instante para mirarla y sonreír a sus palabras. Pronto, los labios de Delilah sobre su oído erizaron su piel, le obligaron a estrujar con mayor frenesí el pecho de la mujer y, lentamente, se atrevió a llegar más lejos: a apartar la tela, lentamente, que ocultaba el dicho don de la Diosa por un maniático; el regalo del mundo, el mayor motivo de alegría para cualquier dragón y para cualquier varón. Para cualquier mujer incluso.

Ovyx abrió la boca, incapaz de articular palabra. Había visto cientos de mujeres desnudas en su vida, pero Delilah era distinta. Poseía un voluptuoso pecho, bello pese a no ser tan moreno como el resto de su piel, evidencia de la ropa, que disparaba sus sentidos más primitivos. El dragón se mordió el labio al sentir que algo en él despertaba en aquel preciso instante; algo que lo llevó a reposar sus labios sobre los de Delilah, a estrujar dicho pecho descubierto con cariño, dulzura, pero también con pasión; una pasión que lo obligó a ir poco a poco más lejos, acariciando, degustando y, finalmente, estrujando, más por el placer que le brindaría a la fémina que por su propio interés.

Eres... increíble...

Ésas fueron las palabras que el viejo dragón murmuró débilmente mientras dicha mano se perdía en su único seno desnudo; poco a poco, descendió su boca al cuello de Delilah para perderse en los placeres de la carne y, cuidadosamente, su otra mano viajó serena y temblorosamente hacia el sur de su cuerpo, alcanzando pronto el centro del mundo, de la vida; el lugar que empezó a acariciar lentamente por encima de la tela, deteniéndose un momento para sentir, sin necesidad de mirar, cómo reaccionaba esa mujer.

Si así se lo permitía, seguiría; si se lo pedía, se detendría. Si le pedía que muriera, moriría. Si le pedía que la amara...




Volar [Delilah] - Página 2 Mf1
Ovyx
Ovyx
Dragon

Ocupación : Soldado
Mensajes : 92

Volver arriba Ir abajo

Volar [Delilah] - Página 2 Empty Re: Volar [Delilah]

Mensaje por Invitado el Lun Ago 20 2018, 09:09

+ 18:
¿Por qué no facilitarle las cosas? La morena se dejó estremecer al sentir como el aire acariciaba ese firme pecho suyo y luego era cubierto por esa fuerte, áspera y caliente mano masculina, que abrazó la suave piel, robándole el aliento, ante su bienvenida presión.

Se sentía tan bien ser tocada de ese modo, su piel ahora descubría los matices que el sol y las sombras habían dejado sobre ella, con un bronceado dorado, acompañado de la cremosidad de la piel que el sol aún no había besado, porque ella no se lo permitía. Correspondió su beso, antes de suspirar, levantando sus manos por sobre su cabeza para alzar sus caderas un poco y separar sus labios, exhalando.

Inclinó su rostro hacia un lado, dejando que él se perdiera en su suave cuello. Separó sus muslos para él y retembló, tensando su abdomen, conforme sus manos sujetaban esa prenda superior, para deshacerse de ella y apartarla de si, entregando la visión de sus descubiertos pechos cuyas cúspides, despertaban y se endurecían para él.

Ya no estaba segura, si era la añoranza, el deseo, el sol o el cuerpo del dragón que la abrazaban y la hacían arder en llamas, bajo su peso. Derritiéndose por sentir más directamente esos dedos que ahora la acariciaban, perdiéndose en su mojada intimidad, palpitante territorio inexplorado.

Un tembloroso jadeo, escapó al abrazarse al dragón con su brazo derecho, hundiendo sus dedos en su musculosa espalda, para pedir contra sus labios aquel sello que los sentenciaba a ese camino que muchos llamarían perdición, pero dentro de lo que ella creía, les deparaba lo mejor que quizá hubieran podido vivir.

-Desnúdame-

Susurró, en una petición que cantaba melodiosa entre jadeos ahogados por las caricias sobre la tela que subían su temperatura.

Siendo solo su falda la única pieza de ropa que faltaba para que ambos estuviesen desnudos sobre ese césped entremezclado con arena, en esa pequeña isla solitaria no tan lejana de Talos. Una suave brisa acarició los cabellos oscuros de la isaurí, removiéndolos un tanto, entregándole la visual de una mujer salvaje y que desbordaba genuinidad pura.
Jadeó un poco más, removiendo sus caderas y con sencillez permitirle deshacerla de su falda, para estar los dos en igualdad de condiciones.

-Usa tus dedos, quiero sentir tus dedos-

Dijo bajando su vista para buscar aquella virilidad, la cual no tardó en abrazar con su mano izquierda, añorando escuchar sonidos de gusto en esa voz masculinam que le erizaba su dorada piel.
AgentCarter de OSC
Anonymous
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Volar [Delilah] - Página 2 Empty Re: Volar [Delilah]

Mensaje por Ovyx el Lun Ago 20 2018, 21:59

+18:
¿Cuándo había aprendido el mortal a comandar a un dios? Ovyx obedecía, poseído por Delilah y cada uno de sus encantos. Bastaba recordar cualquiera de sus virtudes, perderse en su belleza o simplemente escuchar esa dulce voz para sentirse como una marioneta, como un insulso pelele que estaba destinado a obedecer a una causa mucho mayor. Ésta causa era ella: no era de Delilah, no tenía nada que ver con Delilah; era Delilah. Era ella quien habría abierto el mar rojo, quien convertiría el agua en vino, quien probaría que las intrigas de Eris no habían provocado la Guerra de Troya. Todo eran meras ilusiones al lado de Delilah.

Ahora, los dos se encontraban completamente desnudos. Era una tesitura a la que Ovyx se había acostumbrado con el paso de los años, de los siglos, pero creía no haberse encontrado con cuerpo más bello en toda su existencia. La figura ahora descubierta de Delilah era perfecta la viera por donde la viera: el tono de su piel, sus curvas marcadas, su voluptuoso y erizado pecho, ... Era un ángel caído del cielo, una presencia divina que lo haría enloquecer si le daba una sola orden más.

Éso hizo: enloquecer, obedecer su orden. Bajó lentamente su mano por la piel de Delilah y alcanzó pronto su intimidad, al mismo tiempo que ella enredaba la suya con la mano. Ovyx cerró los ojos por un instante y jadeó. Temeroso de poder perder el norte por ése simple roce, ésa necesidad repentina que sentía de verse sacudido por la que quizá sí que sería la mujer de su vida, Ovyx optó por ignorar el gesto y miró fijamente a los ojos de la joven isaurí.

Poco a poco, permitió que el primer dedo se abriera paso en el interior de la mujer. Usó una mano para estimularla, y la otra la mantenía sujeta a su pecho desnudo, acariciando con la yema de los dedos la parte más rígida con la intención de crear en ella cosquillas, un placer incrementado que evidenciaba su humedad. Una vez sintió que el dedo índice partía tan lejos como podía, Ovyx abrió la boca, mirando con cierta picaría a la mujer al ver que su cuerpo temblaba de placer y de deseo.

Para darle mayor interés al asunto, el viejo dragón se hizo de rogar: durante unos instantes no se movió, sino que permaneció como estaba para permitir, en caso de que ésto resultara tedioso para Delilah, acostumbrarse a la presencia de un evidente usurpador en su interior; uno que no se asemejaba al que pronto llegaría para izar la bandera y reclamarla como suya.

Ruégame que prosiga... —murmuró Ovyx contra su oído, hundiendo sus labios en su cuello para besar, morder y lamer; para quererla.

Aguardó un instante y, entonces, empezó a mover dicho dedo en su interior, de forma circular en un principio y luego a presión, permitiendo que entrara y saliera con suma facilidad. Luego de unos instantes, Ovyx introdujo un dedo más. Sonrió al ver que ésto enloquecía más a Delilah y estrujó el pecho de su amada, motivando la inyección en sangre dura y firme en la que se había convertido su intimidad.

Elevó la mano y permitió que cayera en picado sobre Delilah una y otra vez, al principio usando dos dedos; luego introduciendo un tercer dedo que desenfrenó el ambiente, que provocó gemidos mucho mayores en la isla. Ovyx apoyó la frente en la de Delilah y llevó su mano a su cintura, luego a su glúteo, para estrujar, para permitirse mejor acceso a la intimidad de Delilah. Sentía que su cuerpo temblaba, que sus dedos se revolvían en su interior con insistencia hasta que, finalmente, un temblor mucho más agresivo y abrupto que el resto sacudió a la mujer.

Se detuvo poco a poco, permitiendo que respirara, pues una diosa también llenaba sus pulmones con aire terrestre. La miró a los ojos, extrajo los dedos lentamente y la miró a los ojos, esperando que llegara el momento decisivo.

Usa tus dedos, quiero sentir tus dedos. —El dragón imitó sus palabras con una sonrisa.

Ésto daba a entender dos cosas: o bien que deseaba sentir ése mismo frenesí por parte del amor de su vida, de su mano estrujándolo con intensidad hasta que Delilah así lo decidiera a placer, o bien que simplemente se mofaba de ella con cariño, siempre con ése sentimiento de amor hacia ella. Si había algo que necesitaba ahora mismo, era dejarse llevar por la locura y, quizá después, sentirse finalmente en su interior.




Volar [Delilah] - Página 2 Mf1
Ovyx
Ovyx
Dragon

Ocupación : Soldado
Mensajes : 92

Volver arriba Ir abajo

Volar [Delilah] - Página 2 Empty Re: Volar [Delilah]

Mensaje por Invitado el Jue Ago 23 2018, 00:17

+18:
Y la morena se estaba derritiendo, empapando los dedos del dragón con sus mieles cálidas que le dejaba saber cuánta añoranza se cocinaba en su caliente interior que palpitaba ante la presencia invasora que le arrancaba gemidos temblorosos, con sus labios entreabiertos, inhalando y exhalando fuertes bocanadas de aire.

Hundiendo sus dedos sobre la caliente piel del dragón, murmurando para él.

-Continua... –

Gimió bajo, descubriendo su cuello para él, riendo por lo bajo, disfrutando de esos invasores y las mordidas que la estremecían y hacían que sus músculos se contrajeran, apretando esos dedos en su húmedo interior.

Húmedo por él.

-Por favor... Yx –

Su voz, ronca, femenina y excitada jugueteaba con los sentidos del dragón, demostrando ese placer que estaba sintiendo, sin vergüenza alguna. Rozando su nariz con la suya, respirando agitada sobre sus labios, contorneando sus caderas para que no se detuviera, aceptándolo conforme volvía a mover esos invasores en su estrecho interior que se acostumbraba a esos traviesos que le regalaban placer.

No apartó sus frentes, no dejó de verlo a los ojos, a medida que el placer aumentaba y su cuerpo se estremecía, sacudiéndose bajo el masculino, arqueando sus caderas, contorneando sus caderas y dándole la bienvenida, al separar sus muslos y así tuviese mejor acceso a ella.

-Yx, oh Yx... –

Llamaba otorgándole ese llamado sensual al dueño del placer que tenía ahora y conforme los minutos pasaban, la llenaba con mayor ambición, desbordándola, guiándola a ese clímax salvaje que se alzaba por sobre ella y como nunca, le daba las alas para volar al infinito y hacerse aire.

La morena de curvas hermosas y peligrosas como el desierto, danzó para él bajo su cuerpo y contra sus dedos, mojando su mano, bañándola de sus cálidos y dulces manjares. Ambrosía de los amantes y digna señal de la excitación y deseo que él podía despertar en ella, en sus ojos había fuego, en sus labios estaba su nombre y en su corazón. Había algo que lo superaría a ambos.

Acelerando ese contornear, con profundidad, gimiendo más audible y perdiéndose en las deliciosas sensaciones que él le producía con sus diestros dedos. Exhalando y llamando su nombre, una y otra vez, sudorosa, con su piel escarchada por el calor, el roce y la pasión que enrojecía sus mejillas y hacía sentir su cabeza pesada.

Y así, en lo que se asemejaron eternidades, el clímax estalló en ella, derramándose tibia en su mano y estirando su cuello, alzando su espalda y tensando sus músculos, gimió una última vez antes de dejarse rendida, recostarse en el césped, rozando sus narices juntas de nuevo, sonriendo al escuchar esas palabras.

Que llamó a su dulzura, a buscar los labios masculinos y besarlos, como si fuesen el manjar más delicioso que existiera sobre la faz terrestre. Para mirarlo a los ojos, permitiendo que su fuego consumiera los azules del dragón, tornando serio su semblante, antes de empujarlo con suavidad y firmeza y cambiar las tornas, en ese dominio que ahora ella reclamaba, aún agitada.

Una sonrisa se dibujó en sus labios, cuando bajó estos para besar el cuello masculino y mordisquear, respirando contra su piel, llevando su brazo izquierdo a entrelazar sus dedos con el brazo derecho suyo y llevarlo sobre su cabeza, conforme bajaba su mano derecha y capturaba esa dura carne excitada, para sorpresa del dragón.

-Como desees –

Usaría sus dedos y sus manos para reclamar su placer ahora.

Y por más extraño que pareciera, ella tomó las riendas, empezando a acariciar esa virilidad con una lentitud y pasión sublime, rozando sus dedos y sus puntas contra esta, acariciando incluso sus testículos con suavidad, abrazándolos con su palma, masajeándolos y deslizando su mano por su longitud endurecida y repasarle con sus dedos y apenas cosquilleando con sus uñas, sin lastimarle, jugueteando con las sensaciones, a medida que recorría su forma, cada vena y el mismo glande que capturó y usando su dedo pulgar, acarició esa hendidura sensible.

-Gime para mi Yx, gime –

Ordenó con dulzura, mientras sus labios mordían el lóbulo de su oreja y su cuello. Acariciando, estimulando y disfrutando el cómo se endurecía más para ella. Respirando contra su cuello, apresando el glande con su mano completa, para frotarlo insistente a veces rápido, a veces más lento, rozando sus suaves pechos contra el torso masculino.

Perdiéndose en el sentir suave de esa caliente hombría que manipulaba sin vergüenza, con mucha cautela y pasión. Y por supuesto, una lujuria que solo sería del dragón. Aplastando sus pechos contra su torso, enredando sus piernas y muslos entre los de él, envueltos, enredados, emulando con sus caricias y besos, su forma de hacerlo suyo.

Dejando un rastro húmedo de besos en su cuello y hombro, conforme aumentaba sus caricias y apretaba esa hombría, exprimiéndole con deleite. Susurrándole palabras eróticas que llamaban a su excitación y le retornaba exactamente, el mismo placer que él le dio.
AgentCarter de OSC
Anonymous
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Volar [Delilah] - Página 2 Empty Re: Volar [Delilah]

Mensaje por Ovyx el Vie Ago 24 2018, 15:38

+18:
Jamás se había sentido tan poderoso. De un momento a otro, Ovyx había pasado de ser el dragón más orgulloso en el mundo a ser un mero esclavo con el poder de comandar un ejército; un paisano convertido en héroe; un mortal capaz de derrotar a un dios. Las caricias de Delilah se convirtieron pronto en un cosquilleo reticente, cuya desconfianza se justificó con el placer que prosiguió debido a las sacudidas que la mano de Delilah le brindaba.

Ovyx abrió la boca, permitiendo que la mujer que le había roto los esquemas lo tocara y hundiera como lo deseara. Cerraba los ojos, retenía algunos gemidos y permitía que otros se escaparan; vivía cada sensación como si fuera la única vez en toda su vida que fueran a suceder, como si el acto que ambos compartían actualmente no hubiese pasado en distintas ocasiones de su vida con anterioridad.

El pecho desnudo de Delilah se unía con el suyo en una erótica caricia que haría enloquecer al más noble de los dragones. Su mano se apoyó en él, para estrujarlo, para permitir que la inspiración de su sexualidad se disparara. Ovyx volvió a obedecer a las necesidades, a los deseos de Delilah. Gimió para ella, en aquel insistente vaivén de su mano que hacía que cada vez se aproximara más a lo que ambos buscaban.

Echó la cabeza hacia atrás para ofrecerle su cuello masculino, perdiéndose tanto en esos besos y mordiscos como en la excitación que le brindaba su cuerpo desnudo, sus comentarios excitantes y no impropios, su frotación persistente ayudada con la fuerza de su mano. Delilah apretaba, aumentaba la velocidad de sus movimientos y por cada segundo que pasaba, más loco se volvía él.

Elevó ambas manos para tomar su rostro, para que lo mirara a los ojos y para besarla con una pasión de la que anteriormente no había disfrutado. Este beso resultó quizá incluso ligeramente agresivo, clara evidencia de la excitación de Ovyx. Deseaba tomarla del pelo, que le brindara su espalda para entrar en ella y así poseerla con desenfreno. Quería mostrar su superioridad dracónea, masculina, totipotente, pero...

Eran ideales en los que no podía creer cuando la mujer más bella del mundo se entregaba enteramente a él. Delilah no buscaba el placer personal; buscaba el de Ovyx.

Delilah... Déjame... Hacerte el amor. Déjame entrar en ti, o pronto terminaré sobre... —Echó la cabeza hacia atrás, gimiendo por lo próximo que estaba del orgasmo.

Pronto explotaría si Delilah no se detenía. Quizá no deseaba hacer el amor, perderse en la penetración o dejarse llevar por el placer una vez más. Quizá no estaba preparada para llegar más lejos. Ovyx la empujó ligeramente, esforzándose por acercar el pecho de la mujer a su masculinidad para aumentar la intensidad, para ofrecerle una idea sobre dónde deseaba terminar si no tenía pensado detenerse.

Si no paraba... Si no se detenía ahora...

Ovyx volvió a gemir, apretando los dientes. La humedad de la mano de Delilah lo hacía todo más placentero.




Volar [Delilah] - Página 2 Mf1
Ovyx
Ovyx
Dragon

Ocupación : Soldado
Mensajes : 92

Volver arriba Ir abajo

Volar [Delilah] - Página 2 Empty Re: Volar [Delilah]

Mensaje por Invitado el Dom Ago 26 2018, 09:57

+18:
Ella correspondió ese beso profundamente, enredando su lengua con la suya, dejando que la pasión y el fuego ardieran consumiéndolos a ambos, hasta que se hicieran cenizas y renacieran como aves fénix, en toda su gloria. Al menos hasta que su traviesa mano, presionara esa dureza caliente, robándole otro ronco gemido, respirando contra el cuello masculino.

Deleitándose con esas palabras que fueron música para sus oídos y quiso grabar en su memoria como si hubiese sido marcado a fuego, el fuego de la pasión que sentía encenderse al sentir sus pieles rozar. Su rosada intimidad, mojada y palpitante, añoraba por más de él.

Pero no, en ese momento no sería, sería en la comodidad de su hogar, sería luego de saber esa pasión nacida allí, no era solo lujuria. ¿Miedo? Si, estaba nerviosa y tenía miedo de que él llegase a arrepentirse.

Pero ella no entregaría su caliente interior al dominio de ese dragón, sin saber que él la tomaría entera y se quedaría para ser poseído por ella por igual. Delilah no quería solo su calor, ella deseaba la devoción y amor que tuviese para dar, ella deseaba ser quien él desease y de alguna caprichosa manera, la morena se permitía desear lo que podría dar, si él lo pedía también.

Sonrió al escuchar esos gemidos y acercando sus labios al abdomen del dragón. Besó, rozó con sus labios tibios, esa piel caliente, dejando un rastro húmedo hasta su ombligo, conforme su mano derecha presionaba esa masculinidad y con movimientos más rápidos de base a glande, exprimía de él gemidos más vivos.

Bajando sus labios un poco más hasta su pelvis, llegando a donde una fina línea de vellos le indicaba el inicio de la zona del pubis, donde mordió con suavidad y apresuró sus frotes un poco más, bajando hasta que delante de si poseía la extremidad erecta y lo suficientemente endurecida y marcada. Relamió sus labios y bajó su mano izquierda, acariciando su muslo derecho e ingle.

Para perder su mano izquierda, en el acariciar de sus testículos, presionándolos para apresurar sus estímulos sobre la longitud y no tardó demasiado en sentir las fuertes palpitaciones en su mano, empujándola entre sus pechos para presionar con sus manos estos y juntándolos, capturar la carne caliente y con movimientos ascendentes, sentir como la esencia masculina brotaba de su punta y se derramaba entre sus voluptuosos pechos manchándolos sin decoro, abundante, escurriendo cálido, sin ella detener sus movimientos hasta que la última gota escapara.

Y le regalaba la excitante vista del sonrojo de sus mejillas, su respiración agitada, sus ojos brillantes como si una fogata la quemara por dentro y su miembro entre sus pechos juntos, bañados en su esencia. No estaba asqueada para nada.

Ya que ella sabía y conocía la tierra que deseaba conquistar. Y era ese dragón al que miraba fijamente, aflojando su prensa con sus pechos, para bajar su vista y esbozar una traviesa sonrisa acompañada de un leve nerviosismo lleno de sensualidad. Esperando transmitir el mensaje correcto.

Ella deseaba ser reina de ese dragón, diosa, reina, gobernante, compañera y amante.

La conquistadora de sus gemidos y sonrisas. Ella se alzó desde abajo y cubrió el cuerpo masculino, antes de acercar sus labios a su oído y susurrar su nombre, dejándolo reponerse de aquel poderoso orgasmo que la satisfacía tanto, besándole con mimo y cariño, cuidándole.
AgentCarter de OSC
Anonymous
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Volar [Delilah] - Página 2 Empty Re: Volar [Delilah]

Mensaje por Ovyx el Miér Sep 05 2018, 18:17

+18:
Más y más caricias, deleites, vaivenes que le hacían enloquecer. La persistencia del cosquilleo que sentía terminaría por explotar pronto, y lo sabía. Por eso precisamente no deseaba que Delilah se apartara, se detuviera o dejara las cosas así, a punto de terminar. El fin de un nuevo inicio. La promesa de un futuro mejor: uno que quizá haría que Ovyx por fin levantara cabeza, encontrara el sentido más placentero de vivir y se aferrara con garras y dientes a la existencia.

Abrió la boca para dejar escapar varios gemidos cuando se dio cuenta de que ya había entrado en la fase en la que no había vuelta atrás: pronto se correría. Lejos de detenerse, Delilah acompasó los movimientos con ambos senos, hundiendo el falo entre ellos para apretar y usar al mismo tiempo su mano. Después de escasas sacudidas, Ovyx se vino sobre ella, incapaz de retenerse por un solo instante más.

El placer fue indescriptible, y la imagen que quedó y quedaría grabada en su memoria quizá una de las más bellas que jamás mantendría, pese a la vulgaridad del burdo acto que, con la delicadeza de Delilah, se había convertido en una clara muestra de aprecio. El dragón respiraba a duras penas después del orgasmo, sintiéndose por un momento culpable del aspecto que quizá disgustaba a la joven mortal. Tener la esencia de alguien ajeno esparcida por su rostro y senos no debía ser particularmente agradable, o eso creía él.

Eso ha sido... Tú eres... increíble... —murmuró, combatiendo contra la culpabilidad de haber yacido románticamente con una humana. Sabía que el peso de la ley podía caer sobre él si no tenía cuidado, pero actualmente le daba igual.

Tomó aire, lo expulsó y miró a Delilah, aún manchada con su esencia. Esbozó una mueca y supuso que bastaría con mentir para ser perdonado. "Una humana a la que desprecio y de la que he querido aprovecharme". Los casos de violaciones a humanos eran incontables, muy frecuentes, y nadie culpaba a otro dragón por propasarse con humanos. Muchos lo hacían. Casi todos. Ovyx no era inocente.

Pero... no podía faltarle así al respeto a Delilah. No podía negar lo que esa mujer le había hecho sentir más allá del físico. La masturbación había sido sólo una muestra, una prueba de dicho afecto. Ovyx sabía que había mucho más detrás de todo ello. Negarlo era negar lo evidente, hacerse el ciego, no querer ver la realidad... y él siempre había sido un dragón realista, no soñador.

Delilah...—murmuró, acercándose a ella, mirándola fijamente a los ojos, cogiéndola en brazos y llevándola al agua, olvidando por completo los ropajes de la mujer y el hecho de que él mismo se hallaba desnudo.

En ese islote, no había absolutamente nadie. Esperaba que no hallaran dragones sobrevolando la planicie o podrían llegar a arrepentirse del acto sexual que ambos acababan de compartir. Empero, Ovyx no vio a nadie. Lo que hizo, sin embargo, fue depositar dulcemente a Delilah en el agua, sin temor, para limpiar las marcas de su orgasmo. Sonrió mientras utilizaba el agua para limpiar su cuerpo, y así tocarlo una vez más, mirándola a los ojos.

Eres quizá una de las humanas más fascinantes que he conocido, eso te lo concedo. ¿Dónde has aprendido a procurar tanto placer? He yacido con una infinidad de mujeres, y ninguna me ha hecho sentir como me he sentido contigo. ¿Cuál es tu secreto? ¿Qué clase de brujería has usado? ¿Me has envenenado, quizá? —Tomó su rostro entre sus manos y tiró de ella para que se pusiera de pie en el agua y para poder acercar su rostro al de la mujer—. ¿Por qué sólo siento ganas ahora de darte la vuelta para que me ofrezcas tu espalda, tus glúteos, y dominarte aquí mismo? ¿Qué me pasa contigo?

Demasiadas preguntas seguidas, quizá. Preguntas que le delataban, y eso no le gustaba nada... pero Delilah era una persona muy sabia. Tenía que tener respuestas. Si no, quizá ya estaba todo perdido.




Volar [Delilah] - Página 2 Mf1
Ovyx
Ovyx
Dragon

Ocupación : Soldado
Mensajes : 92

Volver arriba Ir abajo

Volar [Delilah] - Página 2 Empty Re: Volar [Delilah]

Mensaje por Invitado el Jue Sep 06 2018, 23:42

Una sonrisa juguetona y correspondiente se dibujó en sus labios, apreciando los balbuceos del dragón que la miraba con el brillo del sol en sus azules. Cristalinos y dilatados por el placer que le había sido otorgado de su mano. Y alzó su mentón al verlo alzarse en esa desnudez suya, dejándose tomar, agarrándose de sus fuertes hombros.

- ¿Mh? -

Emitió de su garganta, sin borrar ese semblante sereno y fijo en cada gesto del rostro masculino, ese perfil y sus atractivas facciones. Ella se había dicho que sus visiones, que sus sentidos no iban a ser usadas para beneficio propio, pero en esa ocasión ella sabía que era diferente y se agarraría a ese destino que se había cruzado en su camino, en la forma de ese dragón.

Que permitía, la llevara hasta el claro mar, algo picado, pero más calmo al acariciar la arena de la orilla, dejándose sumergir en el agua que acarició su morena y dorada piel, dejándose limpiar y disfrutar de la sensación de frío y las cálidas manos que dejaba que la recorrieran con esa delicadeza que ahora le acompañaban.

Escuchó esas palabras que él derramó sobre ella, cerrando sus ojos y esbozando una suave sonrisa, sintió la brisa acariciar su piel y como poco a poco era una con el mar que la envolvía hasta sus caderas, masajeando sus rincones escondidos con lentitud. Abrió los ojos al sentir como su rostro era tomado y con suavidad posaba sus manos sobre los brazos masculinos.

-Quizá... –

Murmuró suave.

-Desde el momento en que te vi... –

Habló, recordando esa noche que ya lucía tan lejana como memorias de hace eones, como ella a la luz nocturna y de las antorchas, bordaba con esos hilos de oro, sinuosas líneas decorativas en la preciosa tela que ahora ya estaba terminada y yacía en algún rincón de su hogar, esperando al dueño de esta. Dueño que ahora estaba delante de ella.

Como encontró sus ojos con los azules del dragón y parecía haberse encendido un fuego devorador en su interior.

-Sacudiste la tierra bajo mis pies y creaste tormentas-

La morena, levantó sus manos, acariciando esos fuertes antebrazos hasta llegar a las ásperas manos que contenían su rostro y en un suave movimiento, depositó un beso en esa palma, con una adoración infinitas.

-La única brujería que he usado, ha sido la que tú has utilizado en mí, porque desde antes de saber que eras un dragón, removiste los cimientos del templo de mi alma y los transformaste en un imperio grandioso-

Los ojos oscuros de la muchacha, entonces encontraron sus azules de nuevo, sonriendo antes de susurrar, acercando su semblante al de él, juntó sus frentes y rozó su nariz con la suya.

-Quizá nuestras almas encontraron su tierra natal y ahora queremos conquistarla, pero ¿Qué explorador y conquistador, no planea bien su dominio? –

Y fue ese momento en que la morena murmuró.

-Yx...  –

Hizo una pausa entonces meditando en sus siguientes palabras. ¿Cómo preguntarle si la quería? ¿Cómo saberlo? Ella quería saber si la quería, si se quedaría y no se iría.

-Dos días... –

Dijo.

-En dos días ven a verme, si aún me quieres y ese hechizo aún dura en tu corazón ¿vendrás a verme? Si no vienes lo entenderé, después de todo, soy lo que soy y no te culparía por ello. Pero si vienes... –

Su voz era añorante, suplicante y casi esperanzada, ruborizada.

-Estaré esperándote, para darte toda mi vida, aunque sea tan efímera como un suspiro tuyo. Pondré mi bandera en tu tierra y tu tendrás la tuya en la mía... serás el conquistador de ella y te haré feliz, sé que tu harás lo mismo-
AgentCarter de OSC
Anonymous
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Volar [Delilah] - Página 2 Empty Re: Volar [Delilah]

Mensaje por Ovyx el Lun Sep 17 2018, 11:48

Probablemente, no había forma más romántica, poética, sutil, de sincerarse como Delilah acababa de hacerlo. Ovyx cerró los ojos con cierto pesar al escuchar cómo se sentía ella con él, sabiendo que todo esto le traería la ruina. Esperaba de todo corazón que Delilah fuera consciente de ello y, si no lo era, se aseguraría de recordárselo. Por un momento, se preguntó en cuán egoísta sería la mujer: ¿le importaría realmente que Ovyx pudiera ser exiliado, asesinado, por lo que acababa de suceder?

La piel se le erizó cuando la voz de la mujer se convirtió en un dulce susurro. La forma en que recortaba su nombre con cariño, en que se aproximó para ofrecerle dos días de espera y luego entregarse enteramente a él... El dragón no tuvo más remedio que tragar saliva y callar mientras escuchaba qué decía.

Una sonrisa se dibujó en su rostro. Ovyx se apartó ligeramente para mirarla a los ojos, para posar su tosca mano sobre la mejilla de Delilah y así tirar de ella. Selló sus labios con un beso más, aprovechando ese instante para brevemente reflexionar sobre su decisión. Ir significaría su ruina, pues bien podría simplemente ignorar lo que había pasado ese día en la isla. Lo sabía muy bien.

Y, sin embargo...

No, no podía rechazar una oferta como aquella. Lo que había pasado entre Delilah y él, pese al indecible placer que lo había sacudido al sentirse entre sus pechos, entre los dedos de su mano, entre sus caricias, besos y miradas, le sabía a poco ahora que sabía que la mujer deseaba llegar más lejos. El dragón apretó los dientes, maldiciéndose interiormente, y terminó por asentir.

Diciéndome que me esperarás, cuando nadie más lo ha hecho desde hace siglos, milenios, ... ¿Cómo podría negarme a ello? —El dragón se rió y apartó un mechón de pelo del rostro de Delilah para colocárselo detrás de la oreja, de forma casi distraída—. Por supuesto que estaré allí. Igual que tú te entregarás a mí en cuerpo y alma, yo seré tuyo esa noche, y todas las noches que vivamos, sean muchas... o pocas.

Ovyx se apartó ligeramente de ella, posó la mirada en el agua y se cruzó de brazos mientras disfrutaba de un repentino silencio que le ayudó a reflexionar. Tomó aire y luego lo dejó escapar para finalmente retomar la palabra:

Me cazarán. Me exiliarán, buscarán venganza, e intentarán matarme, pero... —Se giró hacia Delilah y asintió—. Me da igual. No puedo, no quiero, apartarme de ti. Llámalo como quieras, pero creo que esta ciudad, que este mundo, necesita más personas como tú; y yo no estoy dispuesto a perderte por lo "políticamente correcto". No pienso traicionarte.

¿Había... madurado? No, quizá "madurado" no era la palabra más acertada. Simplemente parecía estar dejando de lado toda una serie de pensamientos, de doctrinas, para abrazar nuevas ideas, todas ellas con Delilah. A lo mejor, Ovyx estaba cambiando.

Evolucionando.




Volar [Delilah] - Página 2 Mf1
Ovyx
Ovyx
Dragon

Ocupación : Soldado
Mensajes : 92

Volver arriba Ir abajo

Volar [Delilah] - Página 2 Empty Re: Volar [Delilah]

Mensaje por Invitado el Vie Sep 21 2018, 09:15

La morena estaba nerviosa, nunca antes se habría imaginado a sí misma, confesando amor a alguien como lo estaba haciendo en ese momento. Que sin ninguna barrera más que sus desnudas pieles, se encontraron así mismos en ese mar cristalino que ahora era testigo de esa propuesta trascendental y viva.

Los ojos oscuros de la isaurí estaban en los azules del dragón, atada de una manera mística e inmortal a lo que los labios de aquel macho dragón dictaran para ella. Y fue cuando la espera se acortó por fin y con una caricia, la confesión del dragón llegó a sus oídos y la llenaron de gozosa alegría.

Escuchando esas palabras que, como ningún otro tesoro, ahora la hacían sentir completa inexplicablemente. Cerró los ojos en lo que duró esa suave caricia, para abrirlos de nuevo, observando esa orgullosa postura que asumía, murmurando el que podría llegar a ser su destino por su culpa.

La morena, esbozó una sonrisa pequeña que contenía seguridad en su aura, ella no dejaría que nadie le hiciera daño ¿Cómo protegías a un dragón? Tendría dos días para pensarlo... en ese momento, ella cortó la distancia y se acercó a él con lentitud, hasta que sus manos tomaran su brazo izquierdo y sintiera con sus dedos los músculos poderosos y fuertes.

-Yo tampoco voy a renunciar a ti... –

Sonrió, paseando su vista por el océano antes de agregar.

-Quizá debamos volver a Talos, parece que una tormenta se acerca y el vuelo puede ser peligroso para ti y para mí-

Volvió sus oscuras perlas hacia el dragón, que repitió el mirar hacia el horizonte, entendiendo que aquella línea gris, eran nubes de tormenta que seguramente, golpearían las costas de Talos al avanzar la tarde. Y con una sonrisa cómplice de ambos caminaron hacia las arenas de la isla pequeña y allí, luego de la morena secarse, se vistió y repitiendo aquella transformación, el dragón optó por esa forma que le ayudó a sobrevolar el picado mar, notando el viento un tanto más frío.

No dudó en sobrevolar la playa por precaución, un par de veces, hasta que estuvo seguro que no había nadie. Al descender, lo hizo en el mismo tramo, donde estaban las cosas de la morena, que no tardó en sujetar al bajar.

Verlo en su forma dracónica le encantaba, esas escamas eran hermosas para ella y no dudó en acariciarle de nuevo, acunando su enorme cabeza entre sus manos una vez más antes de verlo transformarse en humano de nuevo y acercándose, para sujetarla de la cintura y capturar sus labios.

El beso de los besos, que robó su aliento, la hizo retemblar.
Correspondió esa profundidad con deleite, antes de suspirar contra sus labios y sonriendo, escuchar ese susurro que le transmitió escalofríos. “No puedo esperar a que pasen esas dos lunas”

Ella quiso responder, pero no lo hizo, solo suspiró y le dejó marchar de nuevo en su forma dracónica para perderse hacia la ciudad.

-Yo tampoco-

Contestó al aire, ella tampoco podía esperar.
Sin más, se giró y emprendió su camino a la ciudad.
AgentCarter de OSC
Anonymous
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Volar [Delilah] - Página 2 Empty Re: Volar [Delilah]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.