Novedades

- (15/07) Ya están disponibles novedades de Julio.

- (15/07) Ya podéis pedir Los Dracs del Mes de Julio.

- (15/05) Nuevas normas de emisión de reportes Aquí.

- (15/05) ¡Anexo de la Hermandad Pirata! ¡Conócela!

(15/04) ¡Consecuencias de trama global!.

- (15/04) ¡Nuevas Celebridades! tras la trama.

- (15/02) ¿Quieres conocer las leyes? Pásate por aquí.

Últimos temas
Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Aldrik
Mod
MP
Selene
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

05/06

Directorios y Recursos

06/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumLoving PetsTime Of Heroes
32/64

Afiliados Normales


Volar [Delilah]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ir abajo

Volar [Delilah]

Mensaje por Ovyx el Vie Jun 15 2018, 11:26

Vivir durante mucho tiempo — siglos, milenios — conllevaba un gran sentido de la reflexión, una percepción del mundo y de lo místico que sobrepasaba la simple imaginación humana a ojos de Ovyx. Para el dragón, el sitio idóneo para pensar era la playa. Si había algo con lo que disfrutaba era con su batir de alas rozando el agua del mar, la brisa que golpeaba sus escamas y penetraba por sus sólidas orejas, el fuego que sentía crujir en su interior al respirar.

Tenía mucho en lo que pensar. Se había prometido durante mucho tiempo, durante siglos, que odiaría a todos y cada uno de los humanos. Delilah no era la primera humana que lo sorprendía para bien, pero sí que era la primera en perturbar tanto sus sentidos con su tejer, con su mirar y su excelente forma de luchar. Pese a haberla vencido, algo había visto en aquellos movimientos que resultaba extranjero a Talos. Algo había en aquel par de labios carnosos que le hacía sentirse exaltado.

Descendió de su vuelo para aterrizar en la orilla de la playa y se hizo con sus pertenencias rápidamente. Ese día no tenía que cumplir con su turno porque habían castigado a un dragón a hacer su trabajo, así que tenía el día libre. Había aprovechado para planear sobre el mar y para también aprovechar el tiempo en sus pensamientos.

Bastaría con violar o matar a Delilah para que aquel extraño sentimiento especial que había atravesado su pecho en determinado momento quedara en el olvido. Es lo que había hecho con tantas otras personas y humanas a lo largo de su vida. ¿Por qué con ella no? ¿Por qué mostrarse gentil con alguien que probablemente no lo merecía? Los humanos eran rastreros, viles criaturas de las que no se podía fiar. Merecían llevar a cabo los oficios más humillantes.

Puede... que con esperar no baste —escuchó decir a una chica que miraba hacia el mar.

Eso mismo pensaba yo: si tienes un sueño, no esperes, actúa. Es una de las reglas de la vida. ¿Lo captas?

Ovyx sonrió. Había encontrado una nueva presa con la que podría desfogarse: la mujer lo miró con interés. De ser dragona, tal vez podría simplemente seducirla para descargar el estrés y, de ser humana, la raptaría y la haría sufrir antes de matarla. Ambas opciones parecían interesantes.

¿Quién eres tú?

Ovyx no respondió. Esbozó una mueca y entreabrió los labios al mirar más allá.

De inmediato reconoció a la figura que se hallaba sobre sus pies, de cuclillas, buscando algo sobre la arena de la playa.

Ignoró por completo a la mujer, pasó de largo y caminó para encontrarse con Delilah. No había esperado encontrarse allí con ella. En cuanto se halló cerca, se encontró con sus ojos y no pudo evitar sonreír ligeramente a la vez que tragaba saliva. Se puso él también de cuclillas frente a ella y acarició su mejilla.

¿Buscando en la playa con el pelo así de suelto? La arena te va a dejar sin color —se rió y se hizo de hombros—. ¿Qué estás haciendo aquí? No te habría imaginado en un lugar como éste. No me preguntes por qué.

Tal vez se estaba haciendo las ideas equívocas... en general.




avatar
Ovyx
Dragon

Ocupación : Soldado
Mensajes : 71

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Volar [Delilah]

Mensaje por Delilah el Vie Jun 15 2018, 22:39

La concha nácar de las caracolas marinas que arribaban con el mar a la playa, era el mejor recurso, para triturar y crear polvos tornasolados que luego podrían dar brillo escarchado a las telas que había empezado a teñir por su cuenta.

Al no haber mercadeo de Isaur, por el mal estado del océano, tenía que buscar como replicar el efecto de muchas de los productos traídos de allí, con los recursos que tuviese a mano.

Decidida, dejó a cargo a Neehla del local y ella, viajó entre carretas y personas que le ayudaron llegar hasta la playa. Debía comprar un caballo para movilizarse por la ciudad y hacer largos viajes como ese, hasta el tormentoso mar que agresivo asustaría a todo ser que estuviese a merced de su ira y las nubes tormentosas que con relámpagos y truenos oscurecían el horizonte.

Al llegar a esa costa, la morena se retiró sus zapatos, de modo que sus pies descalzos se hundieran en la arena, recogiendo su falda con cuidado caminó por la orilla, dejando sus huellas en la arena mojada, conforme sentía la frialdad de la espuma jugando con sus tobillos y pies, salpicando sus pantorrillas. Recogiendo las caracolas que tenían un mejor aspecto con ese nácar tornasol que tanto podría servirle, entre más grandes mejor.

Alguna que otra llamó su atención para hacer alguna joya o prenda brillante que pudiera llevar.

Y repitió el mismo proceso, por un rato que le llevó a recorrer esa costa, hasta que los pasos presentes de alguien acercándose, la hicieron alzar su mirad y fijar sus ojos en la compañía nueva. No tan nueva, regalando una sonrisa como saludo inicial, viendo como el dragón se acuclillaba frente a ella y entonces acariciaba su rostro dulce y suave.

Gesto que correspondió, inclinando su cabeza hacia su mano. Cerró sus ojos, sonriente.

-De vez en cuando no está mal, dejarse volver un desastre por el viento, el mar y la arena-

Bromeó, antes de mostrarle sus manos como respuesta a su pregunta, llenas de arena, caracolas de hermosos colores y piedritas. Parecían cosas simples, sin importancia, cosas por las que se caminaba y casi nadie las miraba, pero sus colores, resaltados ahora, habiendo sido escogidas por sus cualidades, brillaban únicas.

Así eran los humanos, simples, que casi no se notaban y que para los dragones eran solo cualquier cosa y, sin embargo, estaban esos pocos que sobresalían del montón y podían ser en realidad, especiales.

-Busco caracolas ¿y tú? ¿Qué haces aquí? -

Preguntó, dejándose sentar en la arena, justo allí, donde había visto muchas caracolas de colores y que iba seleccionando con mucho cuidado, sin importar verse desaliñada, sin importar la arena que se pegaba a su ropa o como el viento desordenaba sus cabellos, sonriéndole al dragón y esperando una respuesta de su parte.
AgentCarter de OSC




AccionesIsaurí
avatar
Delilah
Human

Ocupación : Vidente
Mensajes : 60

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Volar [Delilah]

Mensaje por Ovyx el Lun Jun 18 2018, 11:39

Ovyx tragó saliva. La forma en que Delilah correspondió su gesto le hizo temblar interiormente. Ni siquiera entendía del todo por qué él mismo se acercaba así: tal vez por mostrar su superioridad como dragón, tal vez porque simplemente necesitaba crear un vínculo físico parecido con Delilah, tal vez porque simplemente lo había querido y punto, sin más. En todo caso, no pudo evitar sonreír con aquella caricia bajo sus dedos. Lo que había sido un gesto por parte de Ovyx pareció convertirse en uno propio de Delilah.

A veces, el desastre puede ser un motivo de regocijo —opinó sencillamente, y le agradeció tal osadía al viento.

Miró fijamente a Delilah: cómo su pelo largo volaba y se enredaba, cómo la tela que la cubrían se ondulaban y cómo parecía estar en perfecta armonía con la arena, el mar, el cielo y el viento. Tragó saliva y alzó la mirada al cielo, obligándose a perderse aquel espectáculo por un momento o, de lo contrario, temía enloquecer.

Caracolas... ¿Para qué? —preguntó sin poder evitar sentirse intrigado por tal actividad. Tal vez para decorar prendas que tejiera, tal vez porque de manera muy sencilla, le gustaba coleccionar cosas. Ovyx había tenido una etapa en su vida en la que había disfrutado coleccionando. Después de la muerte de su pareja, había coleccionado miembros de humanos, pero especialmente nombres en una lista de asesinatos. Nombres y no nombres.

Suspiró, pensando en cómo responder a su pregunta. Entonces, se acercó a Delilah para cogerla de la muñeca creyendo que había caído al suelo, pero al sentir su fija mirada sobre él, así como su sonrisa, Ovyx se percató de que simplemente se había dejado caer y frunció el ceño. ¿No le importaba mancharse tan bella ropa? Se dio cuenta de que aún varios segundos de puro silencio después, aún la sostenía. Ovyx deslizó su mano para apartarla, sintiendo el tacto de la palma de Delilah conforme se alejaba bajo la yema de sus dedos.

¿Cómo está tu mano, por cierto? —le dio mayor importancia a esto y se sentó a su lado. Cogió la mano aún vendada entre las suyas y la acercó a su pecho para mirar.

Aún sosteniéndola, Ovyx se hizo de hombros y sonrió.

Yo estoy aquí por simple meditación. Me gusta surcar el cielo y sentir la brisa marina acariciando mis escamas cuando bato las alas mientras pienso en un poco todo. No te preocupes, no eras motivo de... —se calló de repente y se dio cuenta de que no deseaba soltar la crueldad. Siendo demasiado intensa la mirada de Delilah, Ovyx tragó saliva y se aferró a su mano—. En realidad, sí que pensaba un poco acerca de ti. Pero sólo un poco. Eres una mujer de muchas cualidades, lo cual es sorprendente para ser una humana. He conocido a muchos humanos sorprendentes, pero ninguno se parecía a ti.

Calló por un momento, se rascó la barbilla y tomó un poco de aire de forma disimulada. No entendía por qué decía todo esto de improviso. Tal vez para excusarse por la crueldad que había estado a punto de soltar.

¿Has surcado este mar antes? Quiero decir, aparte de al viajar de Isaur hasta aquí; por cuenta propia, para poder disfrutar del mar. ¿Te gusta el mar acaso? —y, entonces, tuvo una idea aún mejor—. ¿Has volado antes?

Ovyx sonrió, se acercó a ella y se sentó justo a su lado, sintiendo su brazo pegado al de ella y su rostro más cerca. Le gustaba verla sonreír desde cerca.




avatar
Ovyx
Dragon

Ocupación : Soldado
Mensajes : 71

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Volar [Delilah]

Mensaje por Delilah el Lun Jun 25 2018, 08:48

Una sonrisa se dibujó en su rostro al ver como el la sostuvo por su mano, ella no se forzó, no se apartó ni dejó de verlo con esa expresión tan jovial y única, divertida y quizá... tan libre de preocupaciones y penas que, por ese momento, pareció suspenderse el tiempo para la isaurí, que guardaba con su mano libre las caracolas que había agarrado.

-Suelo tomar su, para escarchar mis telas, de ese modo a la luz, brillan–

Contestó por fin, mostrándole la parte interior de la caracola, que mostraba colores tornasolados y hermosos al recibir luz.

-Y si encuentro caracolas muy bonitas, me las quedo para hacer joyas para mí y quedan hasta más bonitas que las que venden en las joyerías a precios con los que podría vivir sin trabajar el resto de mi corta vida-

Dijo con sencillez, una tranquilidad y dulzura de la que no se avergonzaba en lo absoluto. En una caricia suave, al soltar la mano masculina, permitió que tomase su mano aún vendada.

-Ya está mejor, puedo retirar la venda, pero me la he puesto mientras toco arena, no quisiera rasparme la piel sensible, aunque algo de sal marina no me vendría mal-

Esa sonrisa se mantenía en los labios femeninos, atenta, curiosa por las palabras que el dragón que era dueño de su mano en ese momento, le dedicaba. ¿Motivo de...? y se quedó con la curiosidad y ahora, a plena luz, podía apreciarse más esa piel dorada de la que gozaba la humana, bronceada que asemejaba al sol de atardecer.

Pero que tuviera ese tono exótico, no hizo complicado el que se notara el sonrojo que decoró sus mejillas, al saber que él había estado pensando en ella, esos elogios que estaba segura, viniendo de ese hombre orgulloso, no le diría a cualquiera.

-Yo también soy culpable-

Dijo para llamar a su mirada, atenuando su sonrisa un poco con cierta discreción.

-He pensado un poco, no mucho, pero si algo en ti-

Confesó con honestidad, antes de mirar al mar y pensar en las respuestas adecuadas a las preguntas del dragón que aún sostenía su mano y sin darse cuenta, ella dejaba que él sostuviera sin apartarla.

-Me encanta el mar, siempre he deseado tener una casa junto al mar para poder dormir arrullada por sus olas y despertar por ellas también. Pero hay que vivir de algo y la ciudad queda lejos como para permitirme algo así, no tengo ni caballo o carreta alguna para hacer las diligencias necesarias-

Sus ojos no se apartaron del océano en ningún momento, su mano, presionó las manos masculinas de forma suave.

-Pero lo adoro-

Su ceño se frunció, ¿Volar? Una sonrisa se dibujó en sus labios e intentó comprender esa pregunta.

-Si tuviera alas y pudiera volar, seguro que lo hubiera hecho, pero nunca he volado, ha de ser sorprendente ¿Verdad? -
AgentCarter de OSC




AccionesIsaurí
avatar
Delilah
Human

Ocupación : Vidente
Mensajes : 60

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Volar [Delilah]

Mensaje por Ovyx el Lun Jul 02 2018, 14:46

No dudo por un momento que tales joyas son realmente tan hermosas como dices —respondió un sonriente Ovyx, con un tono que fácilmente se asemejaba al de la cortesía... cuando en realidad simplemente era sincero. La ternura con la que Delilah habló no dejaba lugar a dudas: era demasiado sincera, demasiado buena como para no creerla. Tal vez, a este paso, Ovyx se encontraría derecho en el camino de la perdición.

Saber que la mano iba mejor lo alivió. Realmente no había esperado que fuera de otro modo después de los primeros auxilios fácilmente aplicados. Ovyx era un guerrero y además un dragón que había vivido durante cientos de años. A pesar de que ningún dragón tenía el poder mágico de curar cualquier tipo de herida o de devolver un muerto a la vida, sí que creía que tenían mayor conocimiento del cuerpo dracóneo y humano que los seres inferiores.

Tragó saliva, frunciendo el ceño y fijándose en que lo que Delilah decía era cierto: había pensado en él, y... Por algún motivo, aquella idea le agradó. Ovyx se sintió tal vez contento o tal vez satisfecho, pero agradado. ¿Cuándo era la última vez que alguien había pensado en él sin temerlo? ¿Por qué tenía la impresión de que todo recuerdo que creaba en los demás resultaba finalmente trágico? Robos, violaciones, asesinatos, ... Ovyx no había llevado la mejor de las vidas. Tal vez no la llevaba a día de hoy y, sin embargo, le agradaba a Delilah.

El mar... Tienes buen gusto. Hay gente a la que no le gusta, que se siente ahogada en él. Hay otra que realmente lo está. Siempre he planeado por encima de los ríos, lagos y mares; siempre he cerrado mis ojos y permitido que la brisa marina acaricie mis escamas para poder aclarar mis ideas. He vivido demasiado tiempo sobre esta sustancia que permite la vida como para temerla. De pequeño, lo hacía: creía que el agua algún día nos engulliría a todos, incluso a los dragones. Era ingenuo. Lo he sido con muchas cosas.

Los tiempos cambiaban, sin embargo. Ovyx había sido ingenuo al creer en el amor o en la posibilidad de que los humanos y dragones pudieran convivir, pero desde luego, había sido una estupidez de dragón inmaduro. Ahora veía la verdad: ahora que trabajaba para la Reina y el ejército, comprendía cuán estúpido había sido.

Volar es sorprendente, gratificante y relajante si sabes cerrar los ojos sin miedo a sumergirte para no volver a emerger. Nunca has... volado. Normal, no tienes alas para hacerlo, pese a que cualquiera podría considerarte un ángel caído del cielo. Tal vez podamos arreglar eso.

Cogió a Delilah de la mano buena para hacer que se levantara y tiró de ella para hacerla caminar por la arena de la playa. Sus ojos azules se posaron sobre el mar.

Me alegro de que hayas pensado en mí —dijo sencillamente sin mirarla y tragando saliva.

Él también se alegraba de haber pensado en Delilah.

Llegaron al agua, y Ovyx ingresó sin dudarlo ni por un solo instante. Impulsó a Delilah hacia arriba para cogerla en brazos y sonreír mientras avanzaba poco a poco en el agua y dejaba que se le mojaran los pies. Estaba fría, pero apenas podía sentir ya el verdadero frío y esto no se asemejaba a las terribles temperaturas que Talos había sufrido poco tiempo atrás. Miró a Delilah y le sonrió.

El primer paso para querer volar será no temerle al agua. ¿Le temes, marinera? Si es así, supéralo y te llevaré todo el extenso de éste sitio sobre mi espalda, con cuidado de no hacerte caer, para surcar el cielo. Deja que te ayude a descender y a empapar tus pies aquí. Mi padre, que en paz descanse, siempre decía que mojarse los pies antes de navegar o volar sobre el agua daba buena fortuna. Supongo que tu presencia debería bastar para ello, pero no quiero arriesgarme.

La descendió poco a poco hasta que, finalmente, los pies de Delilah entraron en el agua y se posaron sobre el suelo. Ovyx la observó fijamente a los ojos y sonrió una vez más.

¿Quieres que te lleve a volar?




avatar
Ovyx
Dragon

Ocupación : Soldado
Mensajes : 71

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Volar [Delilah]

Mensaje por Delilah el Dom Jul 08 2018, 09:08

-El agua tiene un poder destructivo-

Dijo la morena, observando el océano embravecido.

-Pero al mismo tiempo, todos los seres vivos necesitan la vida que esta da, por eso en mi tierra, donde las arenas son el mar que conocemos, el agua es muy preciada-

Respondía al sentir como entonces él tomaba su mano y le ayudaba a levantar, ella rio por lo bajo dejando su bolso con caracolas en la arena, junto con sus babuchas que habían quedado escondidas bajo el bolso. El cual tenía colores de arena y cremosos que podían pasar desapercibidos y así nadie se los querría robar.

Una sonrisa se formó en sus finos labios, al sentir la espuma acariciar sus pies, recibiendo el agua fría acariciando sus tobillos y luego cubriendo sus pies por completo. Una risa escapó con un grito de sorpresa al ser tomada en brazos, abrazando los hombros del dragón con un natural afecto del que ella no se daba cuenta.
Porque se sentía segura en sus brazos.

- ¿en serio te alegra? -

Preguntó posando sus oscuros ojos en el semblante masculino.
A pesar de ser un dragón, ella aún no admitiría que era tremendamente apuesto y de alguna manera, ahora sentía que empezaba a notar y ver en él, cosas que no hubiera imaginado podían existir en el corazón de alguien como él.

Sin embargo, allí estaban, encandilándose mutuamente, en ese momento que independiente de sus razas, los estaba haciendo sonreír, con una genuinidad que degustaba la normalidad de lo que podrían llamar vida común.

La isaurí deseó internamente por un instante que así fuese.
Una risa de lo más natural salió de sus labios, al sentir como el agua salpicaba sus descubiertas pantorrillas y sus pies, abrazándose más al dragón, mientras escondía su rostro contra su hombro.

- ¡Está fría! –

No era una queja, era simplemente un comentario divertido, acostumbrándose al viento y al frío de ese mar salado. Volvió a apartar su rostro para verlo conforme escuchaba aquellas palabras, la pregunta que había formulado.

-No, no le temo y te aseguro que te daré toda la buena fortuna que necesites –

Dijo dejándose bajar, sin abandonar esa sonrisa, que hablaba por ella y la emoción que sentía ante la expectativa de sentir el viento desde arriba, entre las nubes. Su sonrisa y un asentimiento, fueron las respuestas a esa última pregunta regalada.

-Si quiero-

Brillando la determinación en sus ojos oscuros, ya acostumbrada al frío del agua y la frescura de la brisa.

-Estaría encantada de volar contigo-
AgentCarter de OSC




AccionesIsaurí
avatar
Delilah
Human

Ocupación : Vidente
Mensajes : 60

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Volar [Delilah]

Mensaje por Ovyx el Mar Jul 10 2018, 20:46

El agua del mar siempre estaba fría. La mayoría de personas con las que Ovyx había hablado acerca del mar decía siempre lo mismo: para él, tal vez, el hecho de que fuera cálida se debía a que su fuego interior superaba con creces las bajas temperaturas del agua, o bien a que simplemente el agua para él era un motivo de regocijo, por lo mucho que había puesto sus ideas en orden con el paso de los siglos al acariciarla con sus escamas y sus alas.

Él también quería llevarla a volar: quería poder transformarse y surcar los cielos con Delilah a sus espaldas, o sobre su hombro, pero los dragones eran seres increíblemente grandes y lo más probable es que terminara cayendo. Tal vez por eso, lo mejor era no tentar a la suerte.

Bien podría darle a Ovyx igual el destino de Delilah, pero algo le impedía desear su muerte y le aferraba más a su existencia, a la positiva presencia que estaba imponiendo en la larga vida del dragón. Tal vez encontraría alguna manera de llevarla a lomos en un futuro no muy lejano, pero por ahora no podía arriesgarse.

Por ahora, tal vez sólo podamos contentarnos con ésto. —Una sonrisa triste se dibujó en su rostro.

Ovyx no se sentía precisamente triste, pero una oportunidad desaprovechada. No era la primera vez que Ovyx tenía un problema parecido, pero era la primera que realmente habría querido llevar a alguien a sus espaldas. Tal vez debería dejar de pensar en tonterías y alejarse de Delilah o, de lo contrario, perdería la cabeza.

Suspiró y, decidiendo que no dejaría que las cosas quedaran así, volvió a coger a la mujer en brazos; en esta ocasión, empezó a mecerla entre sus brazos, simulando que volaba y acariciaba el agua con la punta de los dedos... sólo que esto segundo sí era cierto, pues Ovyx se aseguró de que sus pies descalzos tocaran la superficie del agua.

La miró a los ojos en todo momento, conteniendo una sonrisa e intentando mantener una seria expresión. Tal vez no quería irse, después de todo.

[...]

Algún día, te llevaré a volar. Lamento ese ridículo intento.

Habían dejado el agua de la playa atrás hacía cinco minutos y ahora caminaban juntos sobre la arena. Ovyx se había mantenido casi todo el rato en silencio, a menos que Delilah le hubiera hablado de forma directa y hubiera requerido una respuesta. Por lo demás, Ovyx estaba perdido en sus pensamientos, en el agridulce sueño de sus escamas sosteniendo a la delicada humana al observar todo el mundo a sus pies.

Todavía no he tenido la oportunidad de cobrarme la venganza de nuestro último encuentro. —Aprovechó un breve silencio para hacerle la zancadilla a Delilah, y la atrapó poco antes de que cayera, aferrándose a su cintura y dejando que su rostro se acercara irremediablemente al de ella.

Ovyx sonrió.

Podía decirse que Delilah había vencido en su último encuentro, en el breve combate que ambos habían mantenido en casa de la mujer. Ovyx detestaba perder, y hacerlo contra una humana era una afrenta. Para él, lo que había sucedido era una clara derrota... aunque tal vez empezaba Ovyx a comprender que no se trataba de ese combate armado, sino de uno mayor. Uno que había llevado en su interior durante muchos siglos. Tal vez se estaba ablandando.

¿Eres consciente de cuán crueles podemos ser los dragones? ¿De cuán malvado puedo llegar a ser, o he sido anteriormente?

Tal vez ya le había hecho una pregunta así a Delilah anteriormente, pero todavía no estaba seguro de que entendiera la gravedad del asunto... y menos a una distancia tan peligrosa.

Ovyx suspiró, se apartó después de ayudarla a erguirse y se rascó la frente. La garra de su forma de dragón apareció en aquel instante, cuando él así lo decidió. Tenía escaso control sobre aquel poder entregado por la Reina Madre, y sólo lo había usado en presencia de Yanara poco tiempo antes. Todavía debía acostumbrarse.

Tal vez, enseñar aquella garra hacía que Delilah recordara que era un dragón. Una criatura abominable a ojos humanos.




avatar
Ovyx
Dragon

Ocupación : Soldado
Mensajes : 71

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Volar [Delilah]

Mensaje por Delilah el Jue Jul 19 2018, 22:23

-No ha sido un intento lamentable-

Dijo entonces la isaurí, mientras caminaba a su lado, luego de ese momento en que se había sentido más cerca de ese dragón. Aunque las razas les separaran, se sentía más cerca, más accesible y como si no hubiera una diferencia mayor a ese simple hecho de que uno podía vivir milenios y el otro. Apenas unos 70/80 años, envejecida y quizá enferma o doliente por el deterioro de los años.

-Aunque nunca he visto un dragón cerca... –

Informó sonriendo, ante la posibilidad de verle en su forma original.

- ¿De qué co... –

Iba a preguntar, cuando, se vio rumbo a la arena repentinamente al perder el equilibrio, siendo capturada entre los fuertes brazos del dragón, a los cuales se sostuvo para fijar sus ojos en los de él. Sonriendo de vuelta.

-Tanto la vida como la muerte, son ciclos, ciclos de causa y efecto... –

Fue entonces que sus palabras sabias, desbordaron de sus suaves labios.

-Cuando un ave está viva, come hormigas, pero cuando esta muere, es comida por las hormigas. El tiempo y las circunstancias pueden cambiar en cualquier momento –

La isaurí, regaló una suave caricia por esos hombros fuertes, antes de permitirle ayudarla a erguirse, aunque hubiese avistado esa garra que mostraba, ella no perdió la calma.

-Fui bien educada por una mujer bondadosa, que me enseñó que no hay que devaluar o lastimar a nadie a lo largo de nuestra vida, porque por más fuertes que puedan ser ahora, el tiempo y la naturaleza es más fuerte que todos, las cosas pueden cambiar y a quien hacemos bien ahora, puede significar nuestra salvación y ayuda luego-

Una forma de pensar que, aunque existieran los dragones, se apegaba mucho a la existencia junto a una naturaleza salvaje y fuerte.

-Puede que sea una forma de pensar algo “ilusa” pero bien sé yo que el destino juega de muchas formas que ni nosotros sabemos su añoranza-

Dicho eso, la muchacha sostuvo la mirada al dragón, antes de atreverse a encararlo y extender sus manos y tomar las de él.

-Confío en que no os he faltado el respeto, como para que seas cruel conmigo. Y así es como todo debería ser, confianza mutua –


Hizo una pausa, acariciando suave las manos masculinas.

-Más que ese ridículo deseo a superiorizarse por sobre otros y humillar que tienen algunos seres, incluyendo a ciertos humanos que no se eximen de ser unos idiotas, no me siento orgullosa de ellos-

Negó divertida, dando a entender que ella no creía a los humanos perfectos tampoco. Delilah, era una mujer de variopinta esencia, muy cuerda y equitativa que demostraba una tolerancia que entendía de errores, de disculpas, causa y efecto y responsabilidades.

-Ahora cuentame ¿de que color son tus escamas? ¿es cierto que son suaves?-

Preguntó curiosa.
AgentCarter de OSC




AccionesIsaurí
avatar
Delilah
Human

Ocupación : Vidente
Mensajes : 60

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Volar [Delilah]

Mensaje por Ovyx el Mar Jul 24 2018, 21:43

¿Por qué Ovyx se sentía como un niño al lado de Delilah cuando soltaba frases, proverbios o dichos así? Mientras que él no se expresaba con un vocabulario muy extenso o rebuscado precisamente, Delilah parecía ser... mucho más sabia. Sus palabras harían creer a cualquiera que había pasado por mucho más que Ovyx. Por motivos de pura lógica, eso no sería teóricamente posible. Por algún motivo, la sensación contraria no parecía disgustar al viejo dragón. Quería creer que Delilah era... fuerte, astuta e inteligente.

Las manos de la joven tomaron las suyas, pese a que una era una garra. Ovyx frunció el ceño y tragó saliva, agachando sus ojos azules a los dulces dedos de la mujer, temiendo que pudiera rasgarse o dañarse la mala o la buena mano, pero no sucedió. Delilah simplemente se aferró valiente y delicadamente a sus manos. Ovyx sintió que las piernas le temblaban, pero se mostró regio y no titubeó. No si quería evitar que cayera Delilah con él.

La garra se transformó de nuevo en mano al relajar Ovyx su tenso cuerpo. Las venas marcadas de su brazo perduraron, sin embargo, y pudo entonces mirar fijamente a los ojos castaños de la mujer; perderse en su belleza, en su experiencia, en sus ganas de vivir.

Ovyx no respondió a su pregunta.

Tiró de sus manos, las llevó a sus labios y las besó lentamente después del abrupto movimiento. Aún mirando a Delilah a sus ojos, permitió que sus dedos masculinos resbalaran y cayeran sobre las caderas femeninas de Delilah, sintiendo la necesidad de acercarse más, y más, y más. Si seguía... si persistía en aquel intento por alcanzar sus labios, perdería la cordura, la razón, el honor y el código.

No podría ser el dragón que había sido hasta hoy. Sería exiliado, moriría de vejez en un sitio completamente perdido de la mano de Dios, al lado de Delilah, mientras que ella quizá enfermaría y él no tendría medios para salvarla.

Se separó de repente, dándole la espalda. No hicieron falta más palabras.

Ovyx apretó los dientes, se encorvó y empezó a sufrir espasmos. Su cuerpo sufrió cambios brutales: la piel blanca se vio reemplazada por plateadas escamas; sus extremidades por enormes patas sobre las que se sostuvo; de su espalda surgieron descomunales alas que ni mucho menos se asemejaban al tamaño que realmente ocupaba Ovyx.

Ahora, era quien realmente quería ser: un dragón. Su forma de montura.

Ovyx giró sobre sí mismo, miró a Delilah y se agachó haciéndole un gesto, esperando a que subiera sobre él. Una vez lo hiciera, emprendería el vuelo y se perdería en el cielo con ella.

Cumpliría su deseo, siempre y cuando se aferrara a él y no cayera. Quería confiar en Delilah por un instante.

Sube.




avatar
Ovyx
Dragon

Ocupación : Soldado
Mensajes : 71

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Volar [Delilah]

Mensaje por Delilah el Miér Ago 01 2018, 07:20

Cuando apreció el cambio de esas garras a esa áspera mano masculina, la morena levantó sus ojos para perderse en ese mar claro que eran los de él. Sin romper el contacto visual, al dejar que él aproximara las suyas a sus labios. Abrumada por ese escalofrío de caprichoso gusto por sentir sus cálidos labios sobre su dorada piel suave, con diseños en henna roja que ya se estaba difuminando.

Sus manos estaban perfumadas, ella solía siempre bañarse con aceites exóticos y suaves que solía preparar ella para sí misma. Dejando que él la aferrara por su firme y delicada cintura y le atrajese hacia su masculino y trabajado cuerpo; dejando de respirar por unos cuantos segundos antes de separar sus labios, en compañía de la brisa del mar que hacía ondear sus prendas y removía sus cabellos negros como el azabache.

Y repentinamente.

La isaurí deseó saber, ¿Cómo se sentirían esos labios, al contacto de los propios?
Para algunos era un pecado, para otros una abominación ¿para ellos?
A ella no le interesaba en lo absoluto que él fuese un dragón.


Sus manos se quisieron posar en ese fuerte mentón y llamarlo por su nombre ¿pero qué derecho tenía? Y como si él hubiese pensado en lo mismo, se apartó dándole la espalda.

Ella quiso levantar su mano derecha y extenderla hacia él, queriendo tocar su fuerte espalda, acariciar y sentir su calor, pero delante de sus ojos, algo dio lugar. Una transformación acompañada de crujir de huesos, de cambio de color, de una deformación que espantaría a cualquiera, retrocediendo un paso por el tamaño y espacio que él estaba necesitando.

Y fue cuando un dragón de tamaño menor a lo común apareció delante de ella.
Había rasgado sus ropas en su cambio, los picos que decoraban su lomo eran aterradores, mas no parecían letales en esa forma, esperó sin duda a que el cambio estuviese hecho, mirando esas fuertes patas, esa poderosa cola y las alas compuestas de poderosos músculos y membranas.

Y lo miró girarse y fue cuando el aliento se escapó de sus pulmones al ver como bajaba su cabeza hacia ella. Y fue el momento adecuado, cuando alzando sus manos capturó su enorme cabeza, acariciando sus escamas cálidas y suaves, perdiendo sus ojos en los de él por ese lapsus de tiempo que él le permitió contemplarlo.

-Eres precioso –

Dijo sin contener sus palabras, esbozando una suave sonrisa, conforme escuchaba esa gutural y distorsionada voz diciéndole que subiera a su lomo. Y ella se permitió acariciar su fuerte cuello, recorrer esas formas, reconociendo marcas que seguramente eran cicatrices de batallas innumerables.

Su mano prosiguió con ese trayecto hasta su lomo y sin dudarlo, recogió su falda, descubriendo sus piernas doradas de pies descalzos y con mucho cuidado se apoyó en una de las patas de Ovyx y sujetándose de los picos de su espalda, encontró el lugar que la forma montura regalaba para el que montara, allí. Libre de picos la isaurí le permitió sentir al dragón el calor de su cálido cuerpo, la presión de sus muslos contra sus escamas y como en caricias lentas se sujetó con firmeza de los picos, donde sentía que él no sentiría incomodad.

-Realmente eres hermoso-

Repitió.

Él era una criatura hermosa, la muchacha esbozó una sonrisa inclinando su cuerpo listo para lo que venía.

-Estoy lista -

Recargó su torso contra las escamas calidas de él y presionando sus muslos un poco mas, mantuvo esa sonrisa.
AgentCarter de OSC




AccionesIsaurí
avatar
Delilah
Human

Ocupación : Vidente
Mensajes : 60

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Volar [Delilah]

Mensaje por Ovyx el Dom Ago 05 2018, 22:16

La mano de Delilah paseando por sus escamas resultaba casi tan gratificante como sentirla por su piel humana. Quizá los dragones estaban destinados a ser criaturas mucho más sensibles y débiles en tal forma, no en sus cuerpos dracóneos. ¿Cómo no serlo cuando sólo el jade podía provocarles verdadero daño en sus escamas?

Cerró los ojos y permitió que la mujer subiera dulcemente, como si se tratara de una de sus danzas isauríes. El peso resultaba tan ligero y escaso como lo había sentido entre sus brazos al elevarla en el aire, y por eso mismo, Ovyx no pudo pensar en que las cosas iban a peor. Todo parecía... mejorar.

Precioso, hermoso... ¿Quién le había hecho eso antes con anterioridad? ¿Las víctimas de las atrocidades que había cometido? ¿Las prostitutas cuyos servicios había solicitado en los muchos siglos que había vivido?

Ni siquiera le había pasado en su forma humana, un rostro que él mismo consideraba bello comparado a muchos otros. Jamás había escuchado unas palabras tan sinceras y dulces como las de Delilah. Jamás había creído tan firmemente que en verdad era hermoso.

Una sonrisa se dibujó en las fauces del dragón.

Sintió, pese a todo, el torso de Delilah recargado sobre su espalda, sus brazos aferrándose a él, su peso reposado para evitar caer. Entonces, Ovyx tomó aire por sus fosas, abatió sus alas y emprendió el vuelo por encima del mar, acariciando el agua con sus garras, dejando que la brisa marina lo embargara y embriagara también a Delilah.

Ovyx se elevó en el aire y dejó escapar un rugido. El rugido que, pese a su reducido tamaño en forma de montura, retumbó en todo el lugar. Después, se perdió en el horizonte.

[...]

Después de veinte minutos, halló no muy lejos un sitio en el que descansar. Ovyx no podía fatigarse en demasía debido a su herida, así que planeó para descender y apoyó las garras en el suelo verdoso de un islote que se encontraba en el mar, no muy lejos de Talos. El dragón agachó la cabeza al reposarse y permitió que Delilah bajara.

Un instante más tarde, Ovyx se había convertido con todo el dolor físico que eso significaba. Tomó aire, encontrándose enteramente desnudo ante la mujer. Por respeto, se acercó a un matorral y se aseguró de ocultar su masculinidad humanizada. No podía olvidar sus modales de caballero que mantenía con las dragonas cuando apreciaba a Delilah pese a ser humana.

Tomó asiento en ese mismo sitio y cerró los ojos para tomar aire. Miró a Delilah con una enorme y descomunal sonrisa y señaló el agua.

Mira éso. ¿Sabes qué es? El hogar. —Sonrió aún más y le dio un toque en el hombro para mirarla a los ojos—. Lamento las formas. Necesitaba descansar. Esta herida me... Me tiene débil, muy débil. Quizá esté firmando mi sentencia de muerte al contármelo, pero deberías saberlo.




avatar
Ovyx
Dragon

Ocupación : Soldado
Mensajes : 71

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Volar [Delilah]

Mensaje por Delilah el Vie Ago 10 2018, 05:37

Ella había soñado muchas cosas.

Como el sol se escondía por el horizonte, los terribles desenlaces de muchos hombres y mujeres, desgracias, cosas dichosas, nacimientos, caminos, destinos, posibles futuros, posibles pasados y presentes confusos. Pero nunca nada como eso que ahora vivía.

Volar sobre el lomo de un dragón, observar cómo se reflejaba su enorme silueta en el agua del mar, sentir como el viento jugueteaba con sus cabellos y por un instante, sentir que era parte de las nubes del cielo, perdiéndose en ese único firmamento que los cubría a todos por igual.

Sus manos no aflojaron su agarre, cerradas en esas espinas permitió que él la llevara a donde quisiera, siendo testigo de cómo planeaba y batía sus poderosas alas, alejándola de Talos y por primera vez. Hacerla sentir liberada de esas ataduras que su naturaleza humana le regalaba, al no poder volar “Esto es hermoso” susurraba.

Anonadada por la forma en que el dragón se movía en el aire y los dirigía hacia una isla sencilla que no tenía habitante alguno. Pero la verdosidad de su centro, las arenas blancas de sus costas, eran llamativas y preciosas, siendo abrazadas por las aguas que creaban una pequeña área de marea baja en torno a ella y donde podía verse un poco bajo el agua.

La isaurí dejó escapar una risilla baja y finalmente. Delicada, pudo descender del dragón, con mucho cuidado de no lastimarle de ninguna manera, sintiendo sus pies descalzos acariciar el suave césped arenoso, mientras paseaba su vista y sus faldas volvían a bajar hasta sus tobillos, tintineantes por esas adornadas tobilleras, volviendo sus ojos oscuros al dragón que entre vapor, sudor y crujidos volvió a esa forma humana.


Su desnudez no la alteró en lo más mínimo, le cautivó en realidad.

Era un macho fuerte, viril, trabajado... y con una cicatriz que llamó su atención antes de que él se apartase y fuese a las plantas a buscar con que cubrirse, ella avanzó tras él, con pasos seguros, arrodillándose a su lado con cuidado, esbozando una sonrisa que siguió su señalar del agua. De ese mar que rompía contra la costa y espumeaba la arena.

- ¿No sería hermoso vivir junto al océano, siempre? -


Ella volvió su vista a él y colocando sus manos en el hombro izquierdo masculino, presionó con suavidad, para bajar su vista a esa cicatriz que poseía, mostrando en su semblante preocupación y una curiosidad de alguien, que deseaba asegurarse que estuviese bien.

-No te disculpes y no digas esas cosas, no usaría algo así contra ti. Conmigo vas a tener que aprender lo que es confianza, porque es lo que voy a darte y mucha de ella, te guste o no-

Murmuró con su temperamento marcado y una determinación viva y ardiente en sus ojos. Se alzó sobre sus piernas para levantar sus faldas, quizá dando una impresión muy diferente a lo que haría, pero cualquier duda estaría saciada al ver que, bajo su falda de colores cálidos, había dos capillas más delgadas.

Ella separó las capas y buscó una costura y con un fuerte tirón de ambas manos, rasgo la tela y continuó rompiéndola hasta que hubiese desprendido esta, bajándola hasta sus pies, donde saliendo del cerco de tela, la tomó y rompió en medio y extendió un trozo de tela ancho y largo que sacudió unas dos veces y hacia las veces de "mantilla".

Volviendo sus ojos oscuros al dragón, lo envolvió con esta tela, que olía a ella y esos aceites que usaba al bañarse, estaba cálida por resguardar sus piernas y lo protegían del frío que solo el mar y su brisa causaban, para que no estuviese desnudo del todo, mientras se volvía a arrodillar frente a él y envolvía su torso con suavidad, dejando apenas descubierto allí, donde la cicatriz se veía.

-Conozco a una sanadora, es humana, pero si le pido el favor, estoy segura que podría ayudarte. Ella no es mala, he escuchado de ella buenas cosas, que ayuda a humanos, como ayuda a todo quien lo necesite-

Antes que él pudiese protestar, la isaurí sonrió.
Posando una mano en la mejilla del dragón con suavidad murmurando.

-Piénsalo, no me digas que no aún ¿si? –


Pidió con una suavidad inimaginable, manteniendo esa sonrisa y esperando que él aceptara, antes de sentarse y preguntar.

-¿Cómo te la hicieron? Si no te incomoda que pregunte, claro está-
AgentCarter de OSC




AccionesIsaurí
avatar
Delilah
Human

Ocupación : Vidente
Mensajes : 60

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Volar [Delilah]

Mensaje por Ovyx el Sáb Ago 11 2018, 17:16

Muchas cosas en la vida serían hermosas de ser posibles. Ovyx adoraba el agua, y siempre habría deseado vivir entornado de ésa fragancia marina que lo conquistaba una y otra vez al emprender el vuelo y permitir que sus escamas rozaran el agua. Sin embargo, y quizá por desgracia, también se consideraba una persona, un dragón, realista. Había cosas que difícilmente podía imaginar de no ser posibles.

Confianza... Ovyx no pudo evitar tragar saliva y alzar poco a poco una mano a la mejilla de Delilah mientras una sonrisa se formaba en su rostro. Eso era lo que siempre había deseado, ¿verdad? Volver a sentir confianza por otra persona, saber que no tenía que temer por su propia integridad y que podía tener alguien en quien depositar todos sus traumas pero también todas sus alegrías. Sin embargo...

Eso... es precioso, y te estaré eternamente agradecido. Confío en ti, Delilah, pero... No eres tú el problema. Es... es el mundo. El destino.

Tragó saliva y apartó lentamente la mano que había acariciado el bello rostro de Delilah para suspirar. Era el destino el que le había arrebatado a su hermosa prometida, el que le había hecho sufrir durante muchos siglos; era el destino el que había hecho de él un dragón muy, muy débil. A día de hoy, Ovyx no podría hacer frente en solitario a un enemigo dracóneo. Difícilmente soportaría más jade en su cuerpo.

Miró fijamente cómo Delilah se desprendía de la prenda que llevaba en cuestión de segundos, con suma elegancia, como si se tratase de un ángel caído del cielo, para después cubrirlo a él mismo con ella. El viejo dragón sonrió por lo bajo y negó con la cabeza. Delilah no tenía remedio.

Una sanadora, y humana. Pese a la relación que Ovyx empezaba a desarrollar con Delilah, su odio por esas criaturas no había desaparecido. Miró de mala manera a la mujer, esbozando una mueca. ¿Intentaba insultarlo? ¿Creía que dejaría que un humano o una humana se hiciese con su vida? Jamás dependería de uno de ellos. Jamás dependería de nadie más. No si...

Entonces, esa mirada, esa pregunta que Delilah calculó a la perfección, lo embobó. Ovyx arqueó una ceja, sintió que cada centímetro de su cuerpo se destensaba y entonces tragó saliva, una vez más. ¿Por qué tragaba tanta saliva ahora?

Muy bien. No diré que sí, pero tampoco diré que no. Lo veremos; y sólo dejaré que inspeccione la herida. Deberías sentirte extremadamente orgullosa, mortal. Jamás habría pensado que visitaría a una curandera... humana.

"Mortal"... Quizá ése era el precio a pagar por la afrenta que había cometido Delilah al proponer algo que, en sí mismo, era pura bondad. Sin embargo, Ovyx no podía dejar de ser quien era y dejar de sentir lo que sentía de la noche a la mañana. Aún le faltaba mucho para cambiar, mucho para mejorar, y Delilah tendría que tragarse también todo lo malo que eso conllevaba. Sin embargo, algo es seguro: el destino de los dos parecía ya asegurado.

Ovyx suspiró. Esa pregunta clave hizo que sonriera por lo bajo.

Jade. El arma más cobarde que existe, pero... supongo que debe existir o, de lo contrario, los dragones seríamos dioses. A veces, quiero creer que lo somos. Me la hicieron cuando nos amordazaron a mi prometida y a mí. A ella la mataron, y yo fui incapaz de salvarla. El precio a pagar fue una marca que me ha seguido todos estos siglos hasta hoy. Con el paso del tiempo, mis fuerzas fueron menguando; aún lo hacen. La herida sanó y cicatrizó, pero... ha de estar maldita. Hay algo en ella que evita que yo me recupere del todo físicamente... o quizá me estoy haciendo ideas raras y sólo se trata de la edad.

El dragón se acercó a Delilah para mirarla fijamente a los ojos y paseó la yema de sus dedos por su brazo desnudo, tragando saliva, fijándose en su delicada figura mientras deseaba con todo su ser no abandonar jamás ése islote.

¿Qué despierta tanto interés en ti sobre mi persona? ¿Por qué estás aquí, en ésta isla, conmigo, cuando podrías estar en casa, tejiendo tus telas, viviendo tu vida? ¿Y por qué soy incapaz de apartarte, de responder con incógnitas a tus preguntas? ¿Por qué siento éste deseo de acariciarte a cada momento que pasa, Delilah?

Ovyx sonrió y, de nuevo, apoyó la palma de su mano en su rostro. Poco a poco la deslizó, y ni siquiera la brisa marina impidió que se aferrara a la mano de Delilah por debajo de la cadera, allí donde la tela de la mujer acariciaba su piel.




avatar
Ovyx
Dragon

Ocupación : Soldado
Mensajes : 71

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Volar [Delilah]

Mensaje por Delilah el Sáb Ago 11 2018, 20:09

Con esa respuesta suya le fue suficiente, la isaurí ya estaba empezando a conocer al dragón, acostumbrándose a esas actitudes que sabía que no cambiaría pronto. Y había empezado a aprender a llevarlos con más calma, en vez de ofenderse por igual y empeorar la situación.

-Seré mortal y amo serlo, no quiero vivir más de lo necesario y no poder ser parte de ese firmamento de estrellas que ilumina las noches-

Respondió sabiamente, porque la carne mortal era algo doloroso, la vida era dolorosa y como meros pasajeros, ella creía en las leyendas en las que, al morir, iban todos a un mundo mejor, semejante a ese, pero sin las dolencias que en su carne podían significar penurias. Libre, como las arenas del desierto.

Ella escuchó con determinante atención lo narrado por él, sobre su herida, su prometida, sobre el dolor y lo que sentía. Con sus oscuros ojos puestos sobre esa cicatriz que mostraba relieves y algunas señales que aún era activa, posando las puntas de sus finos dedos sobre esta, con extrema preocupación, momento en que los masculinos dedos del dragón juguetearon sobre su dorada y cálida piel, llamando a su mirada brillante que se depositara sobre los gélidos azules.

Intrigada por las preguntas que él dejaba derramar sobre ella, sin tener respuesta alguna que funcionase o explicara alguna. La isaurí debía preguntarle lo mismo y como todo, nunca lograría saberlo. Pero era bueno hacerle saber al dragón que no era el único que añoraba el tacto tanto como él lo hacía.

-Podría preguntar lo mismo y siempre perderme en la búsqueda de respuestas-


Respondió suave, dejando que él deslizara su mano y llegara hasta ese punto donde se había detenido. Y atreviéndose a enseñarle al dragón que no tenía nada de malo desearlo o hacerlo, la morena se acercó un poco más, de piernas juntas, acercó su cuerpo a él y permitió que su menuda silueta femenina se sumergiera entre sus fuertes brazos, abrazándolo por sobre sus hombros.

Dejando que se familiarizara con su cuerpo, que la abrazara de vuelta y sintiera su calor, que oliera su perfume y sintiera su tibieza. La suavidad de sus curvas, sin intención vulgar en lo absoluto, ella no era vulgar y no era una mujer de andares libres, la forma en que junto sus cuerpos, era tan sublime y tranquila, erótica por el roce piel contra piel que estaba permitiendo que se desplegara entre ellos, pero sin ir más allá.

No porque no tuviera curiosidad de romper esas barreras, pero todo era a su tiempo.

-Acaríciame-

Pidió en su oído, deslizando ella sus manos lentamente por esa fuerte espalda, delineando sus músculos, apreciando lo fuerte que era y lo pequeña que se sentía entre sus brazos. No eran caricias sexuales tampoco, eran gestos de un reconocimiento primario que, a lo mejor, apelaba a ese lado “animal” que los dragones pudiesen tener. Olfateando, redescubriendo sensaciones y quizá, dándose cuenta de lo agradable que era.

Ella paseó sus dedos de su mano izquierda por ese hombro suyo, delineando hasta su cuello y de su cuello a su nuca, hundiéndolos en sus cortos cabellos, sintiendo su suavidad y oliendo ese aroma masculino que despedía su piel, que inundaba sus fosas nasales y la estremecía, ante el denso contacto que le estaba permitiendo tener para que esos deseos, no fuesen solo eso y descubriera que no eran malos ¿Cuándo en el mundo el afecto mostrado de ese modo era malo? ¿Cuándo en el mundo habían hecho ver ese tipo de reconocimiento, un acto perverso?

No lo era.
AgentCarter de OSC




AccionesIsaurí
avatar
Delilah
Human

Ocupación : Vidente
Mensajes : 60

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Volar [Delilah]

Mensaje por Ovyx el Dom Ago 12 2018, 15:05

Sabiamente era poco decir. Quizá la soberbia de los dragones era la causante de todos los males del mundo, pero eso era una circunstancia que Ovyx no podría tener en cuenta a día de hoy. ¿Cómo menospreciar lo que siempre había sido y era? ¿Cómo podía pensar que los humanos eran mejores cuando los detestaba?

No obstante, había parte de verdad en lo que Delilah decía. Por algún motivo, la idea de que la vida de esa mujer en particular resultara efímera para un dragón como él no resultaba particularmente agradable. Imaginar un mundo sin Delilah parecía imaginarlo sin los dioses en los que tantos creían, sin ese ápice de bondad que acariciaba la superficie de la tierra con amor y cariño. Lo poco bueno que quedaba en el mundo quedaría en el olvido.

Una sonrisa se dibujó en el rosto de Ovyx. Un mundo sin respuestas... era un mundo corriente hoy día. Las respuestas siempre llevaban a un mayor número de preguntas; eso era algo que Ovyx había aprendido con el paso de los siglos.

Jamás obtendremos las respuestas que anhelamos. No todas. Lo suyo es luchar por alcanzar el máximo número de respuestas posible y asimilar que no podemos saberlo todo.

La proximidad; esa traicionera amiga con la que había ideado codo con codo, año tras año, siglo tras siglo, cómo seguir adelante, y siempre había terminado por jugarle una mala pasada: la realidad. Recordar que jamás recuperaría a su amada prometida, que nunca más volvería a sentir qué era el amor. Aún ahora no quería pensar siquiera en una palabra tan grande y maltrecha.

Ese abrazo se convirtió en un flujo de serenidad mayor que el mar, mayor que la paz de la soledad, mayor que la fuerza de la que todo dragón presumía. Ovyx cerró los ojos y se aferró a ése momento, al cuerpo femenino que había estrechado el cerco.

"Acaríciame".

Ovyx sonrió, accediendo casi de inmediato a esa petición, a esa orden cuyo imperio perduraría siglos, quizá hasta sus últimos días. El viejo dragón sintió cómo sus dedos se movían tan voluntaria como involuntariamente sobre la piel de la morena, recorriendo el dorso de su mano, ascendiendo lentamente por la muñeca, el codo y luego el hombro, zonas que le abrían puertas para llegar finalmente a ese preciado rostro que la vida le había ofrecido de un momento a otro.

Los toscos dedos del dragón se enredaron en el cabello de Delilah y tiraron con sumo cuidado, como si fuese el tacto más frágil del mundo, para solicitar una demanda aún desconocida para el propio Ovyx. ¿Qué buscaba? ¿Qué clase de sensación era la que debía saciar ahora que sus labios se resecaban, ahora que su pulso se disparaba?

La respuesta llegó en forma de un beso que depositó justo al lado del color rojizo de la mujer. Ovyx cerró los ojos y se dejó llevar por ése gesto durante unos instantes, incapaz de entender qué hacía realmente. Poco a poco, los labios del dragón se deslizaron por la escasa distancia que los separaba de los de Delilah y, antes de darse cuenta, se hallaba besándola, tomándose quizá su petición demasiado a pecho.

Su mano siguió acariciándola...




avatar
Ovyx
Dragon

Ocupación : Soldado
Mensajes : 71

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Volar [Delilah]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.