Novedades

- (15/05) Ya están disponibles novedades de Mayo.

- (15/05) Ya podéis pedir Los Dracs del Mes de Mayo.

- (15/05) Nuevas normas de emisión de reportes Aquí.

- (15/05) ¡Anexo de la Hermandad Pirata! ¡Conócela!

(15/04) ¡Consecuencias de trama global!.

- (15/04) ¡Nuevas Celebridades! tras la trama.

- (15/02) ¿Quieres conocer las leyes? Pásate por aquí.

Últimos temas
Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Aldrik
Mod
MP
Selene
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

06/06

Directorios y Recursos

06/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumLoving PetsTime Of Heroes
50/64

Afiliados Normales


Bajo la telaraña del engaño (FB- Shahisha)

Ir abajo

Bajo la telaraña del engaño (FB- Shahisha)

Mensaje por Stålklør el Miér 23 Mayo - 11:30

Por la noche
Salón del palacio
Unos meses atrás
Vestimenta

Había llegado el día. Ese tan planeado, tan meticulosamente calculado al detalle entre aquella vieja dragona y él. La excusa perfecta era que Reesyla y su padre eran viejos amigos antes del Letargo, conociendo ella a la familia de Stålklør. Fuera cierto o no, daba igual. En el fondo todo aquello no era más que una red de intrincadas mentiras con un propósito en concreto. Él necesitaba algo, y la dragona, ambiciosa, quería un buen futuro para su hija.

No muchos aristócratas estaban dispuestos a "rebajarse" y acceder a casarse con una dragona burguesa, y encima de una edad tan baja como ella. Según su madre, Shahisha era una de las últimas dragonas que nació engendrada, con lo cual debía rondar el centenar de años. Algo que, para ellos, era como estar prometido con una criatura de apenas unas horas de nacimiento. Pese a todo, la mujer le había asegurado del terco carácter de la joven, así que tendría que emplear sus mejores dotes para conseguir aquel acuerdo. Pero necesitaba la generosa dote que iba a acompañar a la chica. Dote que quizá podría ayudarle a mantenerse dentro de la aristocracia y no caer en picado por los escasos ingresos en sus arcas. Tenía lo justo para mantenerse sin tener que vender sus propiedades, pero no sabía a ciencia cierta cuanto tiempo podía aguantar a ese ritmo. Necesitaba encontrar una solución rápida que de nuevo le devolviera el esplendor de quien era o todo comenzaría a derrumbarse. Era solo cuestión de tiempo.

Y pese a la poca gracia que le hacía aquella solución, ahí estaba, en un rincón de la enorme sala del palacio de la Reina Madre. Un de las tantas fiestas y reuniones sociales que se celebraban, con tal de simplemente exhibir su poder y riquezas. Todo planeado con tal de que pareciera un encuentro fortuito entre la joven y el aristócrata. No quería eso, pero lo necesitaba. Sabía que aquello iba a ser la farsa más grande de la historia, que no habría manera de encajar con aquella tierna criatura, pero tenía que hacer sacrificios.
Así que allí estaba, engalanado con ropas oscuras, aunque sin pretensiones. No era el tipo de dragón que le gustaba exhibir sus joyas y ropajes para que todos los ojos le recorrieran con el fulgor de la envidia en sus pupilas. Tampoco había llegado volando, aterrizando en la enorme balaustrada al aire libre que permitía a los dragones efectuar esa majestuosa entrada en un despliegue de orgullo y poder. Muchos eran los que entraban extendiendo las alas, escupiendo una llamarada al techo de la sala y menguaban hasta una forma humana, engalanados hasta las orejas y los cuernos. Él solo se había cuidado de algo. De que sus afilados cuernos sobresalieran bien entre la negra cabellera peinada hacia atrás. Le gustaban aquellos atributos, estaba orgulloso del azabache color que poseían y, para ser sinceros, gustaban a las dragonas. Era una pequeña carta que podía usar, aunque a decir verdad, todo radicaba en la actuación y el papel de dragón caballeroso e interesado que debía interpretar.
Sus ojos escudriñaron la sala en busca de Reesyla, alcanzando a verla en el otro extremo acompañada de quien sin duda debía ser la criatura. Una muchacha que podía considerar hermosa si hablaba en apariencia humana, pero que sin duda era un polluelo recién salido del cascarón. Sus ojos no contaban una larga historia, como los de su madre o él mismo. Pero aquel plato era el único disponible.

Sorteó la masa de gente, de vez en cuando cruzando alguna palabra con algún viejo conocido y al llegar a ella se plantó una sonrisa de sorpresa e incredulidad. -¿Reesyla? Por el fuego de la Reina Madre… ¿Cuántos siglos han pasado? ¿Me recuerdas? Stålklør, el hijo del viejo Jorgmundarghk.. –se acercó a la dragona como si la conociera de toda la vida. Como si realmente antes del Letargo aquella mujer hubiera cuidado de ellos. Una historia que en ese momento era tan real y tangible como ellos. El problema era como dirigirse ahora a su retoño sin parecer un viejo dragón anclado en el pasado. –Señorita… -realizó una inclinación de cabeza a modo de saludo a ambas, aunque en ese momento su principal interés estaba por la madre, con quien tenía que fingir aquel encuentro.




avatar
Stålklør
Dragon

Mensajes : 11

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bajo la telaraña del engaño (FB- Shahisha)

Mensaje por Shahisha el Jue 24 Mayo - 19:21

No era la primera vez que Shahisha entraba por aquellas puertas a las salas del palacio real. Estaba prácticamente segura de que cualquiera en su lugar estaría fascinado, embebiéndose la luz del millar de velas y candelabros que conseguían iluminar las habitaciones engalanadas como si fuera de día, pero Shahisha estaba hastiada hasta el extremo. Acudir a las fiestas de palacio no era un acto de sociedad para ella, no había disfrute en las copas de vino ni le gustaban las charlas insustanciales. Iba, principalmente, porque su madre la había elegido como acompañante. Uno no podía negarse así como así a un baile de la reina, y, además, eran un buen escaparate para su trabajo. ¿Y qué mejor modelo que ella misma?
            Ataviada con un vaporoso vestido de una exquisita seda color turquesa a juego con sus ojos bicolor a la moda de la corte, recomendación de su madre, había adornado el conjunto con varias joyas. Entre ellas sus inamovibles garras, que ocultaban sus uñas cortas y deformadas junto con los callos que se habían formado tras años trabajando a una escala mínima, con herramientas rígidas y elementos calientes, y un único pendiente que colgaba hasta su cuello provocándole un cosquilleo. Para lucir las garras había dejado en casa anillos pero sobre su escote pendía una perfecta lágrima de aguamarina, decorada con filamentos de plata en formas espirales que imitaban el agua. Una serie de trenzas pequeñas e intrincadas le apartaban el pelo de la cara, pero el resto quedaba suelto, derramándose en ondas por toda su espalda.
            ─Madre, aprecio la invitación, pero no comprendo por qué insistís tanto en que os acompañe a estas fiestas.
            ─Vamos, querída… No puedes estar todo el día trabajando. Todos necesitamos divertirnos de vez en cuando.
            Su sonrisa confiada era muy elocuente. Shahisha empezó a intuir las intenciones de su madre desde mucho antes de que la invitara. Quería casarla, quería bien casarla con alguien de título y buena casta ahora que su nombre estaba por los suelos. Había limpiado su imagen ante la Reina y la Inquisición, por supuesto, pero aquello no era suficiente. Reesyla necesitaba que su hija alcanzara una posición similar a la suya, cuanto menos, si podía superarla incluso mejor. Podía entender que quisiera seguridad en su vida pero eso era algo en lo que Shahisha no estaba interesada. Y, de todas formas, allí estaba, luciendo galas que no solía vestir y una sonrisa falsa como una moneda de cinc.
            Dejó que su madre la arrastrara de un grupo a otro, conversaba con amabilidad y de forma cortés, siguiendo el protocolo y siendo la niña encantadora que Reesyla quería ver en escena. Su madre estaba absolutamente encantada con su actitud, y ella tragaba la situación por que era lo que tenía que hacer. De todas formas llevaba haciéndolo toda la vida.
            Shahisha se había arrimado a una mesa surtida de copas llenas con diferentes refrigerios para los invitados mientras su madre se entretenía con los demás. Las escudriñó por un segundo. Ella se tomaría un buen wishky pero lo único disponible eran licores suaves e hidromiel dulce, así que se decantó por lo último, que venía servido en una elegante copa de cristal larga. Una algarabía inusitada en la voz de su madre la hizo girarse hacia ella con curiosidad. A su lado se alzaba un dragón altísimo, vestido con una soberbia que no parecía propia de la corte. Austero en joyas, fue en lo primero que se fijó Shahisha por inercia. Después la ropa, toda oscura, firme y abotonada, despejada de ornamentaciones, a juego con un rostro fino y elegante y una cabellera larga perfectamente peina. En general le dio la impresión de ser una persona con un sentido de la elegancia aburrido.
            ─Caballero.
            Le regaló una sonrisa amable, educada, inclinando ligeramente la cabeza. Su madre la miró con cierto retintín de orgullo y aprobación. La tomó por el antebrazo desnudo con sus manos que empezaban a arrugarse y la acercó a sí misma y al caballero negro.
            ─Esta es mi hija, Shahisha.Dijo de una forma demasiado confiada, intentando esquivar la sensación de que ya le había hablado de ella y fallando de lleno─[b]. Que no os confunda su juventud, es una chica muy lista.[/color]
            ─Madre, no necesito que me vendas a todo el mundo como una vaca en el mercado…




avatar
Shahisha
Dragon

Ocupación : Orfebre
Mensajes : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bajo la telaraña del engaño (FB- Shahisha)

Mensaje por Stålklør el Vie 1 Jun - 8:37

El viejo dragón escudriñó a la muchacha con la calma que solo ciertos dragones adquirían con el paso del tiempo. Era alguien acostumbrado a los silencios, a la larga observación de presas que luego no dudaba en dar caza. Más o menos aquello era como su trabajo habitual. Observar, recopilar información, adaptarse y actuar de una manera que pudiera ganarse su aprobación. La de la madre ya se la había ganado tiempo atrás con las mismas artes. Pero ahora el reto iba a ser mucho mayor. No se trataba de una vieja dragona, ya hecha al mundo y casi "desesperada" por casar a su retoño con alguien que limpiase su nombre. Por supuesto, Stålklør había indagado en la vida de la familia. No era normal un interés tan desesperado por enlazar a la joven, siendo que eran una buena familia, más o menos bien posicionada, aunque no dentro de la Aristocracia.

Así fue como descubrió los rumores que habían manchado el nombre de esa mujer y de su hija, y de como la más mayor había tratado de esconderlo y limpiarlo con tal de poder ofrecerle lo mejor a la chiquilla. Pero esta, por sus recientes palabras, parecía ser de esos corderillos desbocados que van dando coces los primeros días. Le recordó, por un momento, a esas criaturas lanudas en sus primeros días de vida. Con sus patas largas que no sabían muy bien cómo manejar, trastabillándose con ellas mientras intentaban mantener el equilibrio.
Era gracioso en su interior contemplar lo que la diferencia de tiempo y de eras hacía con ellos. Pero... ¿Qué responder ante semejantes palabras? ¿Que su madre no la vendía? Era evidente que sí, y él era su comprador... Quizá la joven apreciaría algo de sinceridad camuflada entre tanta mentira.

Negó con la cabeza dejando escapar una sonrisa de culpabilidad y se llevó una mano al pecho, como si le hubieran herido en su orgullo tras haberles pillado. -Disculpanos, Shahisha... Veo que realmente eres más achispada de lo que tu madre me había mencionado... - acentuó su sonrisa unos instantes e inclinó la cabeza a modo de disculpa. -Reesyla.. ¿Le importaría que hablase con su hija unos momentos a solas, por favor?- era imposible que se negase a ese tono de cordialidad amistosa que el dragón usaba, tan adecuado a la situación que en el fondo parecía un sencillo aristócrata más, asentado cerca de la corte, que tal vez se dedicaba al comercio o a la importación de grano. Podía ser una buena tapadera para él pero sus tierras estaban tan secas y mustias que era imposible que algo creciera en ellas. ¿Comercio? Tan solo podía vender sus propiedades, y aún no había llegado a ese punto.

Una vez Reesyla se apartó de ellos, con esa sonrisa cómplice que le arrancó un pequeño gesto de arrepentimiento (por supuesto, fingido) a Stålklør, este le ofreció una  mano a la muchacha, esperando que la aceptase. -Mis más sinceras disculpas por este pequeño engaño, señorita. Le aseguro que no era mi intención hacer que creyera que es una mercancía que se puede vender en el mercado... Pero si es cierto que mis intenciones van encaminadas por donde usted apunta... - trató de teñir sus palabras con ese deje de culpa con unas gotas de arrepentimiento. Las justas para no exagerar, pero tampoco sobreactuar. Una sonrisa en el momento adecuado, como si lamentase que le hubieran pillado, ayudaba mucho. Podía ser lista, pero él contaba con casi tres siglos de ventaja.




avatar
Stålklør
Dragon

Mensajes : 11

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bajo la telaraña del engaño (FB- Shahisha)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.