Novedades

- (09/18) Ya están disponibles las novedades de Septiembre.

- (09/18) Ya podéis pedir Los Dracs de Septiembre.

- (09/18) ¡Enhorabuena Faora, ya eres Moderadora!

- (09/18) Nueva actualización de las fichas de personaje. Mada MP a Selene para actualizar.

- (09/18) El juego "Confieso que..." se clausurará si persisten las malas conductas entre sus participantes. ¡Los juegos son para divertirse, no para atacar a nadie!

- (07/18) Nuevas normas respecto a los posts +18 de índole sexual.

- (05/18) Nuevas normas de emisión de reportes aquí.

Últimos temas
» ¿Qué estás escuchando? v2.0
Hoy a las 19:58 por Aisha

» Recomponiendo los pedazos [Issan]
Hoy a las 19:48 por Meena

» Draconians por Mes
Hoy a las 19:17 por Morgana

» Las Hecatérides y la danza del Dragón | Privado | Tizne
Hoy a las 18:59 por Verenaa

» Draconians por Cerrar Temas
Hoy a las 18:59 por Kya

» Registro de Rango
Hoy a las 18:46 por Laoworth

» Registro de Grupo
Hoy a las 18:44 por Laoworth

» Registro de PB
Hoy a las 18:43 por Laoworth

» De copas con dos buenos amigos (Thurdok y Enya O'Brien)
Hoy a las 18:38 por Zaheera S. Monrrow

» Healing [Rata]
Hoy a las 18:29 por Rata

Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Selene
Admin
MP
Faora
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

05/06

Directorios y Recursos

06/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumLoving PetsTime Of Heroes  photo untitled45.png

37/64

Afiliados Normales


Two Faces of the same Coin. Priv. [Fiura]

Ir abajo

Two Faces of the same Coin. Priv. [Fiura]

Mensaje por Kya el Jue Mayo 17 2018, 20:46

Si la pobreza no estuviese aumentando, a lo mejor... quizá, no pasarían esas cosas. Una mujer, en estado de embarazo avanzado, llevaba entre sus brazos una cesta con frutas; A esas alturas de su embarazo, ya no debía recorrer las calles de ese modo, vendiendo frutas para ganar dinero, para alimentar probablemente a su familia, pero a sabiendas que vender en el mercado ya no estaba dando ganancias, pese a no ser común, la mujer quiso tratar en un lugar donde hubiese más opciones... por supuesto, entre los dragones, que circundaban la plaza de la fuente y así fue como, aquella mujer, acabó en la plaza, ofreciendo sus frutas frescas, en aquella canasta, unos le compraron y era muy amable, siempre agradeciendo a los que le compraban con el deseo de un buen día.

Pero algo de lo que nadie era realmente consiente es que la maldad, residía tanto en los humanos llenos de odio hacia los dragones, como los dragones que se “defendían” de estos débiles humanos, abusando de su poder y muchas veces, cometiendo injusticias, como la que verían los habitantes de la plaza, aquella tarde, cuando un militar, nadie supo, humano o dragón, a pesar de las quejas de sus compañeros, caminó al ver a la pobre mujer, acercándose para tumbar su canasta de frutas y que esta se esparciera por toda la plaza “¿Qué haces aquí mugrosa?” preguntaba el militar, la mujer respondía que solo vendía sus frutas, necesitaba el dinero. Y el militar, no contento con el daño, insultó a la mujer y estampó una dolorosa bofetada que la lanzó al suelo, del cual ya no pudo levantarse.

Una mujer embarazada, pobre, que solo vendía frutas.
Pronto el militar demostró que, si era un dragón, uno de aquellos que les valía un demonio, la vida de la humanidad y que todos los humanos eran desechables. ¿Qué daño había hecho aquella pobre mujer? Los dragones burgueses, como los humanos que tenían el paso por esa plaza, se silenciaron, algunos con indignación, otros pocos ni siquiera omitían veredicto, parecía solo un mal día que había decidido desquitar sobre la pobre mujer a la que le esperaba una patada.

Su día había sido agotador, mientras bostezaba, estiraba sus manos sobre su cabeza y estiraba su cuello, tronándolo un poco. Tal como había aceptado, había ido a ver al Maestro sanador Josep Mizure, “La Rosa” le había llamado, cuando supo que era hija de su padre, ambos de apellido Rose, era un apellido peculiar, no había ninguno que se apellidara así más que esa particular familia y ella, por sus cabellos rojizo oscuro, su juventud y belleza, asemejaba a una rosa. Y sus capacidades curativas, eran también extrañas y buenas, ya que, los sanadores jóvenes, solían ser inexpertos... pero ella no lo era. Sus pasos cruzaban aquella plaza con calma, cuando escuchó los murmullos y la inquietud de los presentes y poco a poco, la voz del macho lagarto llamó su atención hasta que decidió hacerse espacio entre la gente, aprovechando su menudez, pasando hasta tener una mejor vista de los sucesos en la plaza y ver a la pobre mujer llorando en el suelo y lo amenazante que aquella lagartija lucía hablando patrañas.

Fue cuando ella vio la intención que tenía y sus ojos se posaron en él y luego la dolorida mujer a la que la gente tenía tanto miedo ayudar, incluso escuchó de parte de una dragona que era terrible lo que ese militar estaba realizando, lamentablemente uno de aquellos que no aceptaban a los humanos. Sin poder contenerse, la sanadora rompió filas y antes de que él salvaje se acercara más a la mujer ella corrió y tomándole por sorpresa, lo empujó con ambas manos lejos de la inofensiva mujer que estaba asombrada entre lagrimas de horror, la sanadora entonces, en un arranque de ira dijo- ¡ELLA NO LE HA HECHO NADA PARA QUE LA MALTRATE DE ESA MANERA! –de las personas y dragones que veían, una exclamación de asombro escapó, “es cierto” “pobre mujer” “alguien ayúdela” tragando saliva, la menuda sanadora vio como el lagarto casi pierde el equilibrio.

“Bien, bien pero que tenemos aquí, alguien que clama por un buen castigo”


Y el corazón de la sanadora aceleró con adrenalina, mirando a uno de sus lados, exclamó- ALGUIEN SAQUE A ESTA MUJER DE AQUÍ... –cuando volvió su atención al militar, este la golpeó con su puño cerrado en el abdomen con violencia logrando que cayera al suelo, doblada del dolor, entre toses, agitada- ¿Cree... que esto, l.... lo hace mejor? ¿Un... animal…cruel... que necesita golpear mujeres para sentirse poderoso? –se estaba preocupando, si, en su mente la sanadora, estaba preguntándose repetidamente si estaba loca, pero al menos aquella pobre mujer tras de sí, no perdería a su hijo y no sufriría cosas que no debería pasar ninguna mujer en Talos. Y ante ese pensamiento, apoyó una pierna y retemblando comenzó a levantarse, siendo recibida por la mano del militar en su cuello.

“Voy a desgarrarte la espalda a azotes y te arrepentirás de haber metido las narices en lo que no te importa”

Amenazó, mientras ella le sostenía la mirada, si alguien no interrumpía en ese momento, a lo mejor... si tendría problemas. Grandes, problemas. Considerando que ella tenía debilidad sentimental por las mujeres embarazadas, por su propio deseo de tener un bebé, por su cuenta, tampoco podía quedarse sin hacer nada, sin tratar de hacer lo que era correcto. Aún a pesar de las consecuencias.




"Si lo que vas a decir no es más bello que el silencio: no lo digas"
Je suis pour toi. Tu prends ma main. . .:

"Me siento bien cuando sano a personas, me siento feliz cuando veo sus sonrisas; pero lo que verdaderamente alegra mi corazón es tenerte junto a mi"


avatar
Kya
Human

Mensajes : 1131

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Two Faces of the same Coin. Priv. [Fiura]

Mensaje por Fiura el Vie Mayo 18 2018, 11:15

Tenía un día de libertad pero no por ello un día sin obligaciones pues había decidido seguir practicando como Farore me había indicado que hiciera para acostumbrarme mejor a la espada de mi padre y a llevar la armadura con la cual cada vez me sentía mas y mas cómoda a cada día que pasaba llevándola. Al principio me notaba muy torpe con ella y me movía lento sobre todo con el látigo pero ya había cogido algo de soltura y el látigo ya lo manejaba con total facilidad llevando la armadura puesta.

Aun así pronto terminé de entrenar pues llevaba desde hora temprana en el patio del castillo entrenando casi sin descanso, si por algo se me podía conocer era por ser una mujer con muchas energías y que le gustaba estar bastante activa; fue por eso que como estaba cayendo la tarde y pronto se acercaría la hora del toque de queda preferí salir a dar un paseo por la ciudad y ver a la gente antes que las calles fueran completamente desérticas únicamente transitadas por los soldados que se encargaban de patrullarlas.

Mis andares me llevaban por diferentes calles donde me cruzaba con algunos compañeros del ejercito a los que les dedicaba una sonrisa y seguía mi camino viendo a las personas que caminaban a mi alrededor hasta que finalmente llegué a la plaza donde parecía estar ocurriendo alguna cosa pues había mucha gente parada cuchicheando. En primer lugar estaba por pasar del tema y seguir mi camino pero mi instinto me decía que algo estaba pasando. ~Miaw veremos que esta pasando aquí.~ Me dije mientras caminaba entre la gente hacia el frente.

Fui atravesando a la muchedumbre que allí estaba congregada y a medida que me acercaba al final escuchaba todo lo que estaba pasando y por el tono de voz de aquellas personas no podía ser nada bueno. Cogí mi látigo y cuando vi a un soldado cogiendo del cuello a una mujer que estaba defendiendo a una mujer en un estado avanzado de embarazo la sonrisa que tenía en mis labios desapareció para transformarse en una mueca de total asquedad, pues no soportaba a los hombres que pegaban a mujeres para sentirse mejores.

Mi látigo salió volando hacia el brazo que el hombre estaba levantando para pegar a la mujer y este quedó atrapado por mi arma a lo cual di un fuerte tirón para hacerlo caer al suelo. Se iba a incorporar soltando maldiciones cuando le pegué una patada a su cabeza con tal fuerza que lo deje completamente inconsciente en el suelo. ~No soporto a los hombres que pegan a mujeres.~ Mire a sus compañeros con seriedad. ~Llevarlo al cuartel y cuando despierte decirle que como vuelva a verle pegar a una mujer despertara sin pelotas.~

Aquellos dos hombres se llevaron al que estaba inconsciente bajo mi seria mirada hasta que ya los vi lejos. ~¿Estas bien?~ Le pregunte a la chica que estaba siendo cogida del cuello momentos antes y cogiendo su mentón le examiné un poco el cuello. Lo tenía rojo y seguramente tendría las marcas durante un buen tiempo pero por suerte no había nada mas que lamentar. ~Has sido muy valiente corazón.~ Le dije con una sonrisa y la ayude a levantarse para luego caminar hacia la mujer embarazada que era la que mas ayuda necesitaba; pero justamente cuando me estaba acercando a ella esta se agarró el vientre y empezó a gritar lo cual no era buena señal.





♥️ Thank you Kya ♥️:



avatar
Fiura
Dragon

Ocupación : Soldado
Mensajes : 33

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Two Faces of the same Coin. Priv. [Fiura]

Mensaje por Kya el Lun Mayo 21 2018, 09:22

La sanadora mantuvo sus ojos azules fijos en ese lagarto que tanto detestaba. Observando como este levantaba el brazo y supuso que eso iba a doler, ese siguiente golpe iba a ser terrible, realmente terrible.... y casi por inercia, iba a cerrar los ojos cuando este aflojó su agarre, haciéndola perder el equilibrio para tambalearse y tumbarse al suelo sentada al ver como salía volando al suelo, exhalando con el corazón al cuello, mientras posaba su diestra en su dolorido abdomen... que seguramente sufriría las secuelas luego, pero bastó alzar la vista para saber qué había pasado, cuando una mujer con uniforme, apareció en escena.

Ella cubrió su cuello con su diestra, sintiéndolo caliente, ya tendría mucho que explicar en casa. Todos explotarían y ya podía escuchar a su madre diciendo una especie de letanía, recordándole que no tenía que ser tan arriesgada, sobre todo ahora teniendo una familia que cuidar y por allí, le iba a entrar a su culpabilidad... suspirando, trató de recobrarse y buscar con su vista a la mujer embarazada que no se veía bien, pero dentro de su rango visual, apareció la morena mujer de cabello platinado, mientras de fondo veía como se habían llevado al inconsciente hombre que seguramente tendría una reprimenda monumental. Volviendo su vista a la mujer- sobreviviré...gracias por intervenir... –contestó con una sonrisa dolorida, de hecho... le estaba costando mucho, erguirse, por el dolor en su abdomen donde había recibido el primer golpe- Gracias... no podía dejar que... –movió su rostro a la mujer embarazada- ella siguiera recibiendo más traumas de los que ya ha recibido... en ese estado puede... –dijo mientras se dejaba ayudar a levantar y una vez de pie, prosiguió- llegar a perder su bebé y no lo deseo...

Sin embargo, todo se tornó de otro tono de color, cuando la mujer embarazada se sujetó el vientre y gimoteó asustada y pudo notar de inmediato una mancha en su falda- esto no luce bien... –susurró corriendo hacia la mujer para apoyando una rodilla en el suelo, la miró a los ojos- ¿Cuál es tu nombre?... –sosteniendo con su brazo derecho su espalda y la izquierda colocada sobre ese vientre abultado, para sentir cualquier movimiento que le indicara algo.

“Essa...”

Fue la respuesta- Bien Essa, escúchame bien, necesito que respires conmigo... –dijo indicando que inhalara- y suéltalo lentamente... hazlo vamos... –indicó, para ver que tal lo hacía la joven mujer- bien... sigue haciendo eso mientras te llevamos a un lugar a salvo... –levantó la vista para mirar a todos lados- tengo un conocido que tiene una botica, bajando por esa calle... –indicó a la mujer que le había ayudado- Podría, por favor, ayudarme a llevarla allí?...soy sanadora, así que le atenderé... con menos público y donde ella pueda estar más tranquila... –indicó, notando a la gente inútil, no ayudaba pero si miraba curiosa, Essa, volvió a gemir con mucho dolor- Essa, por favor... recuerda...inhala....eso es.... liberalo con lentitud... –recordó y miró a la morena platinada, para, esperar por su ayuda para entre las dos levantar a la pobre mujer y guiarla si era posible hacia el lugar que ella había indicado.

Con un único silbido, la sanadora, convocó a su caballo que de entre la multitud, se abrió paso y les empezó a seguir.




"Si lo que vas a decir no es más bello que el silencio: no lo digas"
Je suis pour toi. Tu prends ma main. . .:

"Me siento bien cuando sano a personas, me siento feliz cuando veo sus sonrisas; pero lo que verdaderamente alegra mi corazón es tenerte junto a mi"


avatar
Kya
Human

Mensajes : 1131

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Two Faces of the same Coin. Priv. [Fiura]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.