Novedades

- (15/05) Ya están disponibles novedades de Mayo.

- (15/05) Ya podéis pedir Los Dracs del Mes de Mayo.

- (15/05) Nuevas normas de emisión de reportes Aquí.

- (15/05) ¡Anexo de la Hermandad Pirata! ¡Conócela!

(15/04) ¡Consecuencias de trama global!.

- (15/04) ¡Nuevas Celebridades! tras la trama.

- (15/02) ¿Quieres conocer las leyes? Pásate por aquí.

Últimos temas
Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Aldrik
Mod
MP
Selene
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

06/06

Directorios y Recursos

06/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumLoving PetsTime Of Heroes
50/64

Afiliados Normales


Vínculos irrompibles [Srkány]

Ir abajo

Vínculos irrompibles [Srkány]

Mensaje por Varlaam el Vie Mayo 11 2018, 20:03

Nombre del tema: Vínculos irrompibles
Personajes: Varlaam y Srkány
Ubicación: Coliseo de Talos

Para Escama Roja, el Dragón que nunca se arrodilló, el regreso a Talos significaba el reencuentro de muchas cosas, y el inicio de muchas otras que había estado esperando por dos siglos desde que la zorra de la Reina Madre quiso hacerle menos que nada, menoscabando la gloria que como Capitán, y como guerrero, se había ganado durante el Letargo, el Despertar y después de él. El inicio de un camino por el cual hasta ahora había cargado con un orgullo sumo ese collar de jade que le imposibilitaba de poder tomar su forma real y era para la sociedad lame botas que la Reina Madre había formado un símbolo por el cual menos preciar a un dragón, pero para Varlaam ese collar no significaba eso, él, era poseedor de un orgullo en demasia bastante grande, y desde el primer momento en que le fue conferido ese collar, se había encargado de lucirlo con arrogancia y orgullo, como un símbolo del nombre que llevaba por alias: el Dragón que nunca se arrodilló ante la Reina Madre y que jamás lo haría.

Por un lado, Varlaam no había cambiado en nada, seguía siendo el orgulloso e iracundo dragón impulsivo de siempre que solo sabía respetar a aquellos que demostraban su valía en el campo de batalla, y no a aquellos que jactaba de grandeza solo por haber nacido siendo algo. La verdadera gloria se ganaba, eso lo había aprendido él y lo había hecho hasta ahora con ferocidad, y lo seguía haciendo aún hoy con mucha más fiereza, el objetivo que desde niño le había caracterizado como una meta por alcanzar, era hoy ás que nunca un objetivo fijado dado las situaciones a las que había estado sometido siglos atrás, en donde se equivocó al creer que la Reina Madre daría honor y reconocimiento a quienes lo merecían. Ese hecho había marcado un antes y un después en el significado de la palabra “rey” o “reina” para él. De ahí, a que aún hoy sus palabras durante el juicio que le condenó fuese recordadas: Imagina un rey que librara sus batallas, sería un espectáculo.

Por el otro, el glorioso Varlaam que buscaba la inmortalidad, se había convertido en dragón marcado y solitario en cuyo corazón punzaba con fiereza el atormentador recuerdo de sus compañeros caídos en batalla. Dragones que habían decidido luchar con él y por él, sus hermanos de espada, y a quienes hasta hoy, había faltado a la sagrada promesa de alcanzar la inmortalidad, una que solo estaba ahora mismo en su mente y por la cual deseaba con la fiereza de un león acabar con aquella que había negado el don deseado a quienes realmente habían luchado la guerra del Despertar. Ese recuerdo, esa promesa que no había podido cumplir hasta ahora era el impulso más grande que le levantaba todos los días, con el propósito de ganar batalla tras batalla en la arena del Coliseo, y por ello, debía todos los días, mantenerse en perfecta forma física. Si habría de morir lo haría peleando, y si fallaba en cumplir su promesa, lo haría también peleando. Que no se le recordase como un dragón que no lo dio todo hasta el final en memoria de quienes le siguieron alguna vez.

El impulso le movía una vez más a las arenas de entrenamiento del Coliseo, y tomando espada y escudo, danzó en movimientos de batalla. Se hallaba solo, le gustaba entrenar de noche, en la oscuridad o bajo la luz de la luna, como fuera, lo importante era estar solo. Quien le hubiese visto y recordase, sabría qué hace dos siglos el vigoroso dragón disfrutaba de entrenar junto a sus compañeros de armas, pero ya no era así. Y quien también le recordase, sabría que Varlaam no era precisamente bueno ocultando sus emociones, así que a medida que pasaba la noche, sus movimientos y cortes con la espada al aire se hacían más violentos, y airados, ahogado en el recuerdo de esa promesa incumplida y olvidando en principio las cosas que su antiguo mentor le había enseñado. Su espíritu estaba impaciente, y si su antiguo mentor le viese, de seguro hubiese hecho una sabia reprimenda, sabiendo que su antiguo pupilo era presa de sus propias emociones.
avatar
Varlaam
Dragon

Ocupación : Gladiador
Mensajes : 57

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vínculos irrompibles [Srkány]

Mensaje por Srkány el Dom Mayo 13 2018, 13:19



Vínculos irrompibles


Arenas de Talos

19:00 pm

Varlaam




Lo tiempos habían cambiado, ya no eran lo mismo que habían sucumbido antes del despertar. Habían cambiado demasiadas cosas desde aquellos tiempos en los que la guerra y la matanza eran los objetivos de cualquier dragón de los tiempos del Despertar. Yo mismo había liderado por aquel entonces escuadrones enteros, bajo el rango de general para derrotar y masacrar a los humanos, seres que en su día la sociedad de los dragones decidió que no merecían vivir ni siquiera como nuestros esclavos. Todo aquello había sido un error, y todo aquello había terminado por destruir a muchos.

Pese a que los tiempos habían cambiado todo el odio focalizado de antaño había pasado a figurar en otra rama de mi vida. Un odio que ahora sentía hacia aquellos que querían dominar y conquistar el mundo doblegando a la fuerza a aquellos que se negaban a ser iguales… los dragones habíamos sido un problema para muchos y en el fondo era algo que se debía de cambiar pues dos razas no podíamos permanecer manteniendo tanto odio… algo que poco paco nos destroza y destruiría a todos si continuamos de aquella manera en la que pronto nos destrozaremos.

Había llegado a mis oídos la llegada de alguien que había sido importante para mí a las arenas de Talos. Talos, la ciudad que tanto me negó y que hoy por hoy intento pisar lo menos posible. Es una ciudad que no merece de mi presencia allí, una ciudad que odio más que lo que hice en el pasado y en el fondo quiero enmendar las cosas. No obstante, había perdido el rastro de muchos de los que habían sido importantes en mi vida y si aquel dragón de antaño estaba en las arenas implicaba que después de haber sido esclavizado había sido traído de vuelta a la ciudad que realmente le corresponde.

Era demasiado arriesgado, pero debía de comprobar si eran ciertos aquellos rumores, si el hombre que había sido entrenado y resguardado bajo mi ala había vuelto y estaba allí era algo que debería de averiguar y algo que debía de conocer por mis propios medios… había perdido tantas cosas tiempo atrás que quería saber si algo se podía recuperar. Si él estaba en la arena quería saber el motivo de que le trajeran de nuevo, quería que supiese que las cosas habían cambiado demasiado y que quizás una vez más pudiésemos combatir mano a mano… o quizás simplemente aún siguiese dándome el dolor de cabeza de antaño.

Pro ese mismo motivo me atreví a adentrarme en las arenas, a llevar mi túnica para ir tapado, los suficiente como para disimular que quería ocultarme, pero no ser sospechoso de nada. en cierto modo las lluvias venían bien pues ellas hacen que la capa y la capucha tuviesen aún más una justificación real de porque la necesitaba. Pedí estar ante su presencia, ver si aquel hombre era el mismo que yo recordaba. Quizás pensaron que podría ser un posible comprador, pero nadie se dio cuenta de mi presencia allí, o de lo mucho que me sorprendí al ver que los rumores eran ciertos.


Creado por Selene Warren





En el pasado, un asesino:

En el presente, un buen hombre:

avatar
Srkány
Dragon

Ocupación : Sobrevivir
Mensajes : 61

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vínculos irrompibles [Srkány]

Mensaje por Varlaam el Mar Mayo 22 2018, 21:08

El vigoroso dragón viró la espada, recordando con cierta melancolía las palabras de un dragón que antaño, por razones que aún hoy le traían consolación ante la ausencia del dragón que se suponía debía ser una imagen paterna para él, le había enseñado todo lo que sabía. Control, siempre fue la primordial enseñanza, ciertamente Varlaam había aprendido a tener mucho control, si hoy era conocido por ser un dragón iracundo, que se podía molestar con bastante facilidad y que solía reaccionar de manera bastante visceral ante sus propias emociones, la verdad era que no era ni la mínima pizca de lo errático que era cuando joven. Su maestro le había enseñado a tener control sobre los impulsos emocionales, pero no lo había hecho de una forma tradicional, pues al ver que Varlaam era alguien demasiado pasional, desistió de seguir las enseñanzas tradicionales con el dragón de rubios cabellos, y se centró no en hacer que controlase su ira, sino que la canalizara en puntos focales a través de los cuales pudiese drenarla, logrando así la serenidad de su mente en combate. Eso convirtió a Varlaam es un letal y peligroso guerrero con la espada, la lanza y el escudo.

Cuando la espada cortó el aire, sus sentidos le indicaron que había alguien cerca, su oído le dijo que alguien se acercaba. No se molestó en tomar precaución, pues la forma en la que fuese quien que fuese que se acercaba delataba que era alguien o bastante inexperto o lo suficientemente idiota como para ir a por Escama Roja de una manera tan estúpida. Sabía que volver a Talos traería para él no solo la cercanía de sus objetivos desde el momento en que la Reina Madre había decido esclavizarlo, sino el resurgir de viejas riñas y puede que dragones resentidos de sus antiguas glorias, cobardes que no dudarían en intentar asesinarle de forma sigilosa, a sabiendas de que no era un rival precisamente sencillo, y menos ahora que se le tenía por gladiador. Un gladiador con el entrenamiento de un soldado, y de un guerrero. Siguió con su entrenamiento, feroz, notándose en la dureza de sus facciones al hacer movimientos rudos con la espada, el esfuerzo que aquella noche estaba dando en su calentamiento.

Sabía también que la figura con capucha que tuvo rato mirándole no se preocupó en ocultar su presencia tampoco, así que le restó importancia, al menos hasta que terminó y, cansado, en un último salto que le ayudo a dar un corte vertical ascendente hacia el suelo, levantó la mirada, con las hebras de cabello rubio cubriendo parte de su rostro por los bruscos movimientos y el sudor rociando parte de su rostro. –Solamente conozco a un dragón cuya presencia es incapaz de perturbarme porque su corazón y su mente están en completa quietud.– Dijo, siéndole imposible no reconocer ese silencio que desde hacía rato se había hecho, y que le transmitía paz. El mismo dragón que le había enseñado la mayor parte de todo lo que había aprendido durante su vida en las profundidades de la tierra junto a los demás dragones, mucho antes del despertar. –El gran Srkány, orgulloso General del Ejercito.– Dejo escapar, río por la engreídamente por la ironía, y miró su espada clavada en el suelo, la cual sacó con fuerza y se irguió, mientras el latido de su corazón volvía a la normalidad tras el agitado entrenamiento.

–“No tomar riesgos innecesarios”. No pareces practicar lo que predicas, anciano, o es qué acaso el exilio ha machado tu mente.– Solo la presencia de su antiguo maestro le hacía bajar la mirada, porque no existía, ni aún en el extinto batallón de los Arcángeles, un dragón al que le hubiese ganado tanto respeto, y cariño. Aun así, había pasado mucho tiempo desde la última vez que lo había visto, puesto que cuando lo había hecho, aquel dragón todavía era un General, un soldado, y quizá le había decepcionado más de lo que espero en su momento. No era que realmente interesara ya, pues ninguno de los dos había hablado de eso en el momento en que Varlaam fue declarado traidor, pero ya el pasado no interesaba. Eso pensaba Varlaam, pero era imposible negar lo que había de por medio, así que sintiendo una presión en su pecho que evidentemente no iba a demostrar, porque era demasiado orgulloso para hacerlo, simplemente no le miró a los ojos, sino que le dio la espalda mientras limpiaba el filo de la espada con una venda. –Qué haces aquí. Ahora eres un exiliado, este no es lugar para ti.– Preguntó, arrogante.
avatar
Varlaam
Dragon

Ocupación : Gladiador
Mensajes : 57

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vínculos irrompibles [Srkány]

Mensaje por Srkány el Lun Mayo 28 2018, 11:54



Vínculos irrompibles


Arenas de Talos

19:28 pm

Varlaam




Había pasado mucho tiempo. Sin duda encontrarse con alguien a quien hacia demasiado tiempo que no veáis era algo que poscas veces ocurría, un hecho que pocas veces se reflejaba en la mirada de las personas. Aquel al que yo mismo llegue  enseñar, ya que al que yo acogí bajo mis alas para ayudarle a ser mejor, a controlar su ira, su sed de venganza, aquel por el que había sentido cierto cariño haya sido declarado un traidor, había sido esclavizado y condenado a las arenas. Ahora, el hijo había vuelto a casa mientras que el padre se mantenía alejado de la misma. No obstante era imposible resistirse a saber y conocer la verdad de todo aquello.

Sabía que aquel que se había ganado el nombre de escama Roja solo podía ser uno, pero necesitaba confirmarlo, necesitaba saber que aquel al que tomismo había enseñado aun seguía con vida. Hacia demasiad tiempo que no le había visto… la última vez yo aún seguía ostentando mi importante cargo dentro de las filas de la Rina Madre, y aunque me hubiese gustado intervenir en el momento no pude, porque una tenía muchas cosas que proteger en ese momento. No paso por alto el echo e que él fue condenado, traicionado por el imperio, igual que lo fui yo tiempo después.

Su forma de moverse, después de tantos años no había cambiado, y aquello me recordó la fiereza de sus tiempos pasado y nuestras batallas juntos, cuando lo único que queríamos era sangre de los enemigos que osaban enfrentarse a nosotros. Cuando su cuerpo se queda quieto mi mirada se refulja en el sonriendo ante sus palabras.-eresla única persona que en mi presencia sabe relajarse, el único que puede hacerlo realmente.-le digo correspondiendo sus palabra para acto seguido bajar la capucha que oculta mi rostro, demostrarle que efectivamente como bien ha dicho, ya no soy el orgulloso general si no una anciano dragón exiliado.

-Paso mucho tiempo desde que te condenaron y posteriormente yo mismo time la decisión de marcharme. El imperio no es algo que nos haya hecho un favor cuando lo necesitábamos.-le digo para luego posteriormente observar como el joven al que yo mismo había enseñado me da la espalda, para sacar el carácter que más conozco en el… aquel que más dolores de cabeza me dio. El orgullo y la arrogancia del so dragones está presente en todos nosotros, pero en el suele estar a unos niveles una más elevados. En el fondo me alegro de que eso no haya cambiado, pero sé que fue en parte lo que le condeno a esta vida.

-Quería saber si era cierto que escama Roja finalmente había vuelto a casa.-le digo con una sonrisa de medio lado.-las cosas han cambiado mucho joven Varlaam. Puede que ya no sea el dragón de antaño, pero ahora soy alguien que sabe ver cuando las personas se están equivocando.-le digo mientras me acerco a él y posteriormente me apoyo en una de la paredes ocultando cierta tristeza en mis siguientes palabras.-tu arrogancia fue siempre lo que te llevo a cometer errores, pero hiciste lo que debiste, pocos son capaces de ver la verdad que hemos visto nosotros… ¿acaso un padre no puede encontrarse de nuevo con un hijo?-le pregunto con una sonrisa.

Creado por Selene Warren





En el pasado, un asesino:

En el presente, un buen hombre:

avatar
Srkány
Dragon

Ocupación : Sobrevivir
Mensajes : 61

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vínculos irrompibles [Srkány]

Mensaje por Varlaam el Miér Jun 06 2018, 22:41

Había pasado el tiempo y se había hecho largo. En el corazón del vigoroso dragón había muchas emociones desatadas en el momento en que su antiguo mentor se había hecho presente. Recordaba que, quizá le había decepcionado, pero la pregunta que había estado rondando en su cabeza había sido realmente ¿había sido así? No, por supuesto que no. No había decepción, ni traición alguna en haber visto la verdad de lo que había significado servir a la puta de la Reina Madre, por lo tanto, no había ninguna traición a quien hubiese sido su maestro, por otra parte, la hubiese habido si hubiese aceptado aquello sin más. Si hubiese aceptado a una Reina indigna de llamarse así misma Reina, a una dragona que había reclamado una victoria y una gloria que no le pertenecía y que se negaba a entregar la gloria y la inmortalidad de los nombres a quienes habían dado su vida por ella. A aquellos guerreros que habían alcanzado la gloria.

Si hubiese aceptado a un rey que no peleaba sus propias batallas y se vanagloriaba de ellas queriendo que su nombre fuese inmortalizado sin haber hecho nada para ello. El dragón miró el rostro de su antiguo maestro, y aunque su orgullo era grande, en sus ojos no pudo evitar sentirse la melancolía. –Sí…mucho tiempo pasó, Srkány, pero no mucho desde que se me condenó, y no hiciste ni dijiste nada, prefiriendo quedar en silencio ante lo que la ilegitima Reina Madre hacía a mis hombres, y a los tuyos, General.– Sentenció, porque cuando el escuadrón de los Arcángeles fue disuelto por decreto real, su maestro seguía siendo el General del Ejército. Y ahí estaba de nuevo, punzando como aguja el rencoroso corazón de Varlaam. Quien le conocía, sabía bien que Varlaam era un dragón cuya debilidad mayor eran sus propias emociones, las cuales si bien había aprendido a convertir en su mayor fuerza, en el dialogo, no eran su mejor arma.

–Yo diría más bien que huiste como un cobarde.– Sentenció cuando hablo sobre su autoexilio, del cual había llegado a oídos de Varlaam. No era un secreto que pudiese ser bien guardado el hecho de que un dragón con un cargo tan alto como el de General dejase las filas y otro fuese nombrado. Varlaam giró su rostro para encontrarse con los ojos de su antiguo maestro. –Pues entonces observa bien para que cuando pregunten sobre mí puedas decirles y confirmar: Varlaam Escama Roja, el Dragón que nunca se arrodilló, está aquí…y vive.– Dijo, altivo. –Nada ha cambiado, anciano. Quien gobierna es la misma Reina cuya gloria no merece, y cuyo poder le ciega de reconocer a aquellos que luchamos por ella…y aunque quiera que los nombres de quienes hemos nacido para alcanzar la gloria se olviden, será su nombre el que se perderá en el tiempo, y no el mío.– Ni el de aquellos que habían luchado por él. –Tú te alejaste, decidiste un camino en el que tu nombre se perderá como una gota de agua en el océano. El único que se equivocó fuiste tú.

Y aunque Varlaam ciertamente tenía un rencor guardado hacia la indiferencia que había tenido su maestro para cuando este había sido sentenciado por la Reina Madre, cierto era que aunque mostrase dureza en todas sus palabras y las dijese sin ton ni son tal cual las pensaba, llenas y cargadas de ira, un rencor que no se iba a apaciguar por lo menos en mucho tiempo los vínculos profundos que habían nacido entre ambos seguían siendo fuertes a pesar del tiempo, y aquello quedo al descubierto cuando el vigoroso dragón escuchó las palabras de su maestro, y le miró de reojo, obligándose a desviar la mirada, preso del orgullo. Rió irónicamente. –Siempre dijiste “el soldado que rompe las reglas es una basura pero aquellos que abandonan a sus compañeros son peor que basura.”– Dijo, y volvió a mirarle. –Atreverte a llamarte mi padre es osado, incluso para ti, anciano.– Hizo un silencio. –Nací sin padre, y si te consideré así en algún momento, creo que has perdido ese honor.
avatar
Varlaam
Dragon

Ocupación : Gladiador
Mensajes : 57

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vínculos irrompibles [Srkány]

Mensaje por Srkány el Lun Jun 11 2018, 10:56



Vínculos irrompibles


Arenas de Talos

19:44 pm

Varlaam




Una sonrisa ladina se dibujo en mi rostro cuando el joven al que yo había enseñado comenzó a soltar aquellas palabras llenas de odio y de rencor. No me había esperado menos de alguien como el, cuyo mayor problema eran los sentimientos. Deje que hablase, que sus palabras cargadas de reproche, de daño y de dolor en el fondo terminasen saliendo par amostrar lo que siempre le había atormentado… el echo de haberse encontrado solo ante la Reina sin que nadie hubiese echo nada… aquello era algo que me hizo no obstante recordar tiempos anteriores y recordar una ve más los errores que se cometieron.

-Como General del ejército días saber que en ese momento no podía hacer nada. Si lo hubiera hecho no solo tu habrías caído.-le dije mantenido la seriedad en mis palabras pero sin elevar la voz ni un solo momentos.-te avise… antes de hacer lo que hiciese te dije que tuvieras paciencia, que es mejor esperar que enfrentarse algo contra lo que no puedes.-continúe mientras observaba al joven.-tu arrogancia, tu necesidad de venganza, tu odio… fuiste tu quiz fallo a tus hombre Varlaam, no yo.-sentencie mientras buscaba su mirada sabiendo que pese a todo no habría desafío en ella, no habría mas que dolor y rabia.

-Puede que yo actuase como un cobarde, pero el cobarde que tienes delante tiene más gente a sus espaldas que tu.-le digo mientras aun mantengo los desagradables recuerdos de antaño.-la venganza que tu quieres es algo que yo conseguiré antes porque si algo me ha dado la experiencia y la vida es saber como ir siempre en paso por dente de mi enemigo… eso es algo que deberías haber sabido siempre.-me acerco un poco más a él, mientras en el fondo lo único que buscado es hacer las paces, sintiendo que pese a todo hay algo entre el joven y yo que nos distancia, pero ala vez que nos acerca.

Hay vínculos que nunca pueden romperse, vínculos que corresponden a ciertas personas y en el fondo este joven y yo tenemos uno por mucho que se niegue a reconocerlo en estos momentos.-dices que mi nombre se perderá, pero te aseguro que no será así… hay gente con mi sangre dentro del ejército y el nombre del Terror Blanco es algo que a día de hoy no se ha olvidado… porque mi legado permanece Varlaam.-le digo mientras me apoyo en la pared, mientras le observo, mientras el mismo me niega como lo que una vez me considero.

-Puedes negar considerarme aquello que fui, pero tu mismo sabes que es tu orgullo lo que te está impidiendo disfrutar de la compañía de alguien que siempre te ha querido.-le digo mientras tato de esta forma de relajar el ambiente. No he venido a pelear con él, no he venido a remover la mierda del pasado… he venido a tener un aliado en las arenas, a prometerle que algún día tendrá la venganza que quiere, había venido a ver si el hijo que haya tenido seguía vivo, a ver si podíamos de nuevo trabajar juntos ahora que teníamos un enemigo común. No obstante, todo eso se había esfumado, según parecía…

Creado por Selene Warren





En el pasado, un asesino:

En el presente, un buen hombre:

avatar
Srkány
Dragon

Ocupación : Sobrevivir
Mensajes : 61

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vínculos irrompibles [Srkány]

Mensaje por Varlaam el Sáb Jun 23 2018, 17:44

El reencuentro con el dragón que había visto en su fuerza, su ímpetu, su vigor y su talento la belleza de un diamante en bruto que requería de la forja para para alcanzar la máxima belleza, significaba para Varlaam mucho a pesar de que su orgullo le impidiese reconocerlo en ese momento, siendo presa más del rencor que de otra cosa. Srkány había sido para él mucho más de lo que hubiese sido cualquier otro dragón, el padre que jamás tuvo, llenando un vació y una ausencia que siempre había existido. Sí, Varlaam había tenido una madre que había suplido para él más de lo que cualquiera hubiese podido, pero de pequeño, Varlaam aún recordaba el como muchos otros dragones jóvenes como él era preparados y adiestrados por una figura paterna de la cual el careció durante los primeros años de su vida, de su existencia, y eso había sido para él un impulso más que grande para demostrar su valía, y Srkány había visto eso.

El dragón río ante las palabras de su antiguo maestro sintiendo un aire de cobardía que le molestaba viniendo de alguien como ese dragón. –Te importó más tu cargo, tu gloria a una Reina cuya Corona es ilegítima, tu renombre como General que la verdad, anciano. Dime, ¿de qué te valió mantener ese rango?– Preguntó, exigiendo saber. –No defendiste el honor de tu verdadera gloria. En el momento en que no hiciste nada solo dejaste que la puta Reina Madre te robase tus logros y se lo adjudicase a ella misma.– Dijo, mirándole a los ojos y recriminándole. –Su gloria, su poder…– Mencionó y rió para sí mismo, negando ligeramente. –No hay una mentira más evidente que todo lo que ella significa.– No hacía falta que alguien lo preguntase, en ese momento, en las palabras del vigoroso dragón, se notaba el pesar de su error el cual aún amargaba su corazón: haber creído en la Reina Madre, y haber sido traicionado por ella.

En ese instante, Varlaam miró a su antiguo maestro, y no pudo controlar la ira ante lo que este le decía. –¿Esperar?– Exclamó. –Mis hombres…todos los que creyeron en mí, me dieron su lealtad. Vieron en mi convicción el camino a la inmortalidad de sus nombres, murieron de forma gloriosa esperando el galardón del que todo guerrero es digno.– Sentenció. –¡Merecían el honor de la memoria y el trascender de sus nombres!– Dijo, alzando un poco la voz. –¿Y dices que debía esperar ante lo que la Reina Madre nos robó? En qué te has convertido, Srkány…– Negó ligeramente, alejándose para darle la espalda de nuevo y riendo de forma socarrona, aunque más bien era ira disfrazada. Escuchó sus palabras y le conocía bien, sabía que su maestro no actuaba de forma estúpida, y siempre esperaba el momento indicado para jugar sus piezas, era una de las cosas que había tenido que aprender y que más le habían costado dado su poco control de los impulsos.

Pensó en preguntar algo referente a todo lo que el dragón le había declarado en aquella noche, pero lo que el turbado e iracundo corazón, en ese momento, del vigoroso dragón no se esperó, fue que Srkány declarase aquellas palabras que le atravesaron hasta lo más profundo de su alma, por su autenticidad y veracidad. El dragón le conocía, y no había duda de ello. Le conocía solo como un padre sabía hacerlo y eso en ese momento le generó más molestia que otra cosa, al no poder decir nada más que solo un silencio y una mirada cargada en lo más profundo de sentimientos positivos hacia quien seguía siendo lo que nunca tuvo: un padre. Varlaam alzo un poco la mirada de soslayo mientras el dorado de sus rizos cubría sus ojos sin poder reprochar que realmente su orgullo le estuviera impidiendo disfrutar de la compañía de quien le quería como a un hijo. Volvió a bajar la mirada, haciendo silencio y con un tono más calmó, se decidió a preguntar. –¿Qué es lo que tramas?
avatar
Varlaam
Dragon

Ocupación : Gladiador
Mensajes : 57

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vínculos irrompibles [Srkány]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.