Novedades

- (15/05) Ya están disponibles novedades de Mayo.

- (15/05) Ya podéis pedir Los Dracs del Mes de Mayo.

- (15/05) Nuevas normas de emisión de reportes Aquí.

- (15/05) ¡Anexo de la Hermandad Pirata! ¡Conócela!

(15/04) ¡Consecuencias de trama global!.

- (15/04) ¡Nuevas Celebridades! tras la trama.

- (15/02) ¿Quieres conocer las leyes? Pásate por aquí.

Últimos temas
Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Aldrik
Mod
MP
Selene
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

06/06

Directorios y Recursos

06/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumLoving PetsTime Of Heroes
50/64

Afiliados Normales


Un premio digno de un nuevo campeón [Frashokereti Stokehurst][+18]

Ir abajo

Un premio digno de un nuevo campeón [Frashokereti Stokehurst][+18]

Mensaje por Varlaam el Jue Mayo 10 2018, 01:45

Nombre del tema: Un premio digno de un nuevo campeón
Personajes: Varlaam y Frashokereti Stokehurst
Ubicación: Coliseo de Talos

El placer era otro de los deleites que incluso este tipo de esclavos: los gladiadores, podían tener, y se hacía mucho más suculento y placentero cuando sabías que una noche de placer podía ser la última; que al siguiente día, ahí, en la arena, tu vida podría terminar con la gloriosa muerte y el sabor de la victoria, muriendo en batalla como un digno guerrero y dejando para la posteridad tu nombre, y jamás volver a saborear eso que se llamaba placer, así lo pensaba Varlaam, por eso, cada que podía, no se negaba a ello, el placer de estar con hombres y mujeres por igual sin discriminar en absolutamente nada: humanos, dragones, desafiados e incluso híbridos, los tan odiados y repugnados híbridos detestados por los suyos. A él, por supuesto, en la cama, al igual que en el terreno de batalla, no le interesaba media mierda a que raza pudieses pertenecer. Si algo tenía la cama para Varlaam, era que, al igual que en la arena, lo único que importaba eran tus habilidades para el sexo, al igual que en el coliseo donde lo que importaba eran tus habilidades como guerrero.

Y si algo había caracterizado siempre a Escama Roja entre la cantidad de amantes que habían estado en sus sabanas, tanto durante el Letargo como después de él, era que entre sus muchos dotes, el del sexo, era otro en los que daba por mucho patadas en las bolas incluso a los dragones más diestros en el arte carnal. ¿Acaso sus disyuntivas iban solo por no ser precisamente de aquellos que sometían a las ordenes solo porque sí? No, por supuesto que no. El legendario Ex Capitán había sido también uno de los dragones que muchas veces se había grajeado el odio y la enemistad con más de un dragón por haberse revolcado en la cama con alguna aristócrata casada, o algún aristócrata casado también. Por supuesto, quienes conocían su fama como guerrero lo pensaban dos veces antes de encararle o retarle a una batalla por violentar su honor, y otros pocos solo lo dejaban pasar, su rango como Capitán le había dado incluso eso, al menos durante el tiempo en donde ser del Ejercito era mucho más respetado que hoy, donde la Inquisición parecía haber usurpado el lugar.

Varlaam siempre se había caracterizado por ser un ser iracundo y pasional, cuyas emociones, eran desenfrenadas y explosivas, y ese mismo carácter, visto en la batalla, en su gran talento como guerrero, también era de los más observables en la cama, por eso, cada uno de los que pasaban por sus sabanas, deseaban con fervor que El Dragón que nunca se arrodilló volviese a domarles, o intentar domarle, y ese placer se había hecho aún más ferviente y apetecible cuando había sido vuelto un esclavo. Era el fetiche perfecto de más de una dragona o dragón que no le importaba pagar lo que tuviese que pagar por tener al conocido dragón en sus sabanas, pero también habían aquellos amantes a los cuales Varlaam se apegaba y que no necesitaban pagar absolutamente nada para estar con él, aquellos a los que el dragón deseaba más allá de una noche y una aventura pasajera, aquellos amantes que el dragón quería poseer como si de un objeto se tratase. Por supuesto era que, ahora mismo, no había nadie así en Talos.

El día anterior, el campeón había ganado una batalla en contra de unos huargos en las arenas del Coliseo de Talos. El Rojo, su nuevo “amo” había arreglado un primer show, Escama Roja sabía que el dragón quería probar el valor de su mercancía, y por supuesto, el orgullo del dragón no se iba a ver menoscabado por eso, sino más bien, era algo que anhelaba. El campeón de Isaur, Varlaam Escama Roja, el Dragón que nunca se arrodilló, les haría ver a todo Talos porque hasta hoy seguía vivo, y les haría saber que pronto, ese Coliseo, vería su gloria levantarse. Su victoria le había hecho ganar a El Rojo ciertas ganancias, el hecho de que ahora hubiese un esclavo dragón para el disfrute de los espectáculos en la arena se estaba haciendo eco en la ciudad, y eso era ventajoso para ambos así que El Rojo, lejos de ser novato, le dio un premio a su posesión. Varlaam estaba en sus aposentos, bebía un tarro de vino de segunda y llevaba ropas simples. Miró como la puerta se abrió, y entonces entró su premio, un hombre de hermoso aspecto, el cual Escama Roja disfrute arriba abajo, mirándole mientras estaba en su cama, y bebía de su vino.
avatar
Varlaam
Dragon

Ocupación : Gladiador
Mensajes : 57

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un premio digno de un nuevo campeón [Frashokereti Stokehurst][+18]

Mensaje por Frashokereti Stokehurst el Vie Mayo 11 2018, 00:15

Estrechando los ojos ante la claridad difusa de la recámara, el esclavo se sintió aliviado de ver la luz tras el túnel. Ser llevado hasta ese lugar era una cosa extraña, de la que se hubiera negado de haber podido. Las calles eran seguras porque podía escabullirse por cualquier lugar y escapar, sin embargo. En aquel lugar todo eso quedaba de lado.

Iluso, su corazón martillaba, el aceptar a aquel cliente vino con a ponerlo en un predicamento. Más, ¿Como desafiar a un dragón?, lo mejor era cerrar el trato y salir lo mejor librado posible. Desperezandose de sus pensamientos, alzó las pestañas, espiando entre la sombra de estas. Fue fácil, en el centro del lugar, atrayendo poderosamente la atención descansaba un guerrero. O eso suponía, el extraño llevaba la palabra "Kleos" escrita en cada parte de su cuerpo. Y aunque le observaba con ociosidad engañosa, Frashokereti podía sentir su mirada depredatoria recorriendolo ávidamente. Irguiendo la espalda, avanzó de forma felina, tanteando el terreno. Si bien era una presa, dispuesta a ser comida. Aun guardaba cierto recelo y le gustaba ver qué era lo que le esperaba.

Con una pequeña reverencia de cabeza en reconocimiento, avanzó.

Me han dicho que debo servir a un lobo hambriento, Señor—Agregó con la voz ronca y aterciopelada espiando el magro cuerpo frente suyo, deteniéndose en las escamas. —Pero no que era en realidad un dragón.

Aquello le hizo ladear la cabeza, pensaba que los gladiadores eran esclavos. Nunca se había topado con uno destinado a tal posición, ¿pero quién era él para cuestionar nada?, paso tras paso, lo suficiente cerca hasta que sintió el calor latir del gladiador, recostado sobre los almohadones. Venido de los baños, su cuerpo conservaba el olor del sándalo y el aceite, limpio para sus propios negocios, como prostituto, empujo las reservas. Se contuvo de tocarlo, solo porque muchos preferían hacer el primer movimiento.

El control era lo que muchos buscaban...casi por encima del sexo.

Así que bajando las manos, puso una rodilla para colarse entre las piernas ajenas. Separando los duros muslos para hacerse un lugar. Lo que era fácil, aunque no era un hombre bajo, casi parecía pequeño en comparación. Estirando una mano masajeo la cara interna de sus muslos con los dedos. Instándole a empujar su pelvis hacia afuera.

Para complacer...—No sabía si debía o no esperar nada, pero empezar era una maldita buena cosa. Igual nunca había tocado a nadie como el fornido macho. Los aristócratas eran un tanto diferentes y era difícil anticipar a los grandes reptiles.

Apartando los mechones negros aún húmedos. La lengua rojiza apareció para barrer su labio antes de que levantara la mirada para clavarla en la del guerrero, lujuria y nervios a medias. Movió su mano para ahuecar el poderoso bulto que dormía en los pantalones gastados. Sopesando y manejando con placer curioso. No sabía si era de los que conversaban, él era bueno en eso también. Pero si en medio del trabajo, podía perderse un poco. Cuando se trataba de joder su lengua no era un punto fuerte, a menos que fuera a chupar.

¿Lo dejaría tomarlo en la boca?, Frasho esperaba que si. Confiaba en que podía manejarlo, lo tomaría hasta la base y enterraría la nariz en los vellos...¿Igual de dorados de los de su cabeza?, lo comprobaria, si o si. Aquello le calentaba las entrañas, enviando mordiscos de placer a su propio miembro que empezaba a despertar, estimulado por la curiosidad y las fantasias.

—¿Señor?...
Esperando, anticipaba el permiso.





"Puedo parecer ordenado, pero soy un desastre. Puedo parecer cauteloso, pero no tengo corazón. Puedo parecer ignorante, pero soy persistente. Puedo parecer fuerte, pero de hecho soy astuto. Puedo parecer complicado, pero soy simple. Puedo parecer fuerte, pero no soy más que una persona débil."
Ryu Seung Ha

che vuoi?:





Si lloras por haber perdido el sol, las lágrimas no te dejarán ver las estrellas:



avatar
Frashokereti Stokehurst
Human

Ocupación : Bañando dragones/ Prostituto
Mensajes : 232

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un premio digno de un nuevo campeón [Frashokereti Stokehurst][+18]

Mensaje por Varlaam el Vie Mayo 11 2018, 17:17

El vigoroso dragón desvió la mirada hacia la entrada de su pobre aposento de gladiador. Por suerte, El Rojo se disponía de tenerlos bien a todos, no había sido un mero charlatán cuando dijo que de verdad se preocupaba por mantener bien a sus guerreros, aunque, siendo que Varlaam era nada más y nada menos que Varlaam Escama Roja, aquello, no podía ser menos de lo que esperaba. El campeón de Isaur, y próximamente nuevo campeón de Talos, se merecía eso y si no es que más. Los guerreros eran dignos de sus premios, porque los ganaban con su espada y su honor sobre la arena, y eso era algo que el tenía bastante claro. Por eso, no esperaba menos de lo que ganaba, y estaba dispuesto a ir por más o morir e el intento de sus deseos de glorias, a fin de cuentas el objetivo final era: ser recordado y que su nombre no se olvidase nunca jamás.

Escama Roja se hallaba sobre sus sabanas, no estaba acostado, sino sentado, con la espalda recostada sobre el espaldar, y una de sus piernas tocaba el suelo mientras la otra se hallaba extendida sobre el colchón, mientras uno de sus brazos se hallaba estirado hacia el espaldar, apoyándose en este, y el otro sostenía el tarro de vino. Su mirada, llena de arrogancia y perspicacia miraban al nuevo premio, y una especie de sonrisa satisfactoria se dejaba ver en el semiarco de sus labios. Su mirada se deleitó con el premio que iba a reclamar con desdén, así que mantuvo su solemne posición impávida, digna de un glorioso guerrero, tal como el cuadro de un rey victorioso, cuyo orgullo era tal que era visible en cada hebra de toda su esencia, y decidió esperar, en silencio, queriendo hacerse apetecible, porque había notado el brillo en el azul de los ojos del prostituto, y eso acrecentada su orgullo dragonico: el sentirse y saberse deseado.

Esa posición, altiva, le facilitó el trabajo al hombre de azules ojos penetrantes. Le miró moverse y deslizarse de forma gatuna entre sus piernas, pero mantuvo el silencio, disfrutando de aquellos movimientos seductores. Varlaam se dejo hacer, no le impuso ninguna traba en su camino, dejando que se deleitase con su cuerpo fornido por la batalla y el entrenamientos de un milenio de existencia. –Un dragón cuyo nombre no te convendría olvidar.– Recalcó, sintiendo un leve descontento en el hecho de que se le dijese simplemente “dragón” como que si fuese uno más, y eso le era molesto. El era Varlaam, Escama Roja, un campeón que sería recordado. Volvió a beber del tarro, y se siguió manteniendo tranquilo, mientras el otro seguía hurgando un tanto la figura humana del Dragón que nunca se arrodilló.

Varlaam le miró levantar la mirada, y enfrentar sus ojos, no sin antes ver como la mano del hombre fue sin vacilación hasta su entrepierna. Le miró a los ojos, y mantuvo la misma mirada altiva y orgullosa, y no les respondió nada. Solo volvió a beber del tarro de vino y miró el contenido de este, para hablar luego de un ligero silencio y sin mirarle de nuevo a los ojos. –Rara vez es visible en los humanos tal magnitud y hermosura en sus ojos.– Musito un ligero silencio. –¿En los dragones? No hay cosa más común, y también hermosamente lujuriosa, pero en un humano…– Levantó de nuevo la mirada y le miró a los ojos nuevamente, teniéndolo en la misma cercanía, y tomó del mentón, exigiendo que no quitará su mirada de él. –Es un rasgo aún más extraño y apetecible por su rareza. Tan azules como el cielo…– Deslizo sus dedos por el cabello del hombre. –Y tan negro como azabache. Un premio digno.
avatar
Varlaam
Dragon

Ocupación : Gladiador
Mensajes : 57

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un premio digno de un nuevo campeón [Frashokereti Stokehurst][+18]

Mensaje por Frashokereti Stokehurst el Vie Mayo 11 2018, 20:56

Asegurando lo de no olvidar. No es que lo quisiera o no, solo que no tenía la capacidad. Recordaba cada pequeña cosa de su vida.

No lo olvidaré, señor.—Masculló exponiendo el cuello. Su boca se contrajo en una línea apretada al sentirlo cogerle el mentón para elevar sus ojos. No estaba acostumbrado a hacer contacto visual con los clientes grandes. Al menos no con los enormes reptiles. Su amo consideraba a todo dragón por encima de la servidumbre, por lo que era un hábito que comenzaba a ganar fuerza en el esclavo. La forma más sencilla de mostrar respeto sin abrir la boca y malinterpretarse. Sin embargo cada vez se volvía más consciente de que a muchos les gustaba que les mirasen a los ojos. Con las pestañas temblando, echaba rápidos vistazos, evadiendo a medias mirarlo. Su manzana de adán bombeó dos veces mientras tragaba, ansioso. Dándose cuenta de que estaba siendo juzgado y medido.

Las palabras que siguieron, le hicieron levantar las negras cejas. No acostumbraba recibir halagos, golpes si, pero palabras amables. Aunque escasas les temía tanto como las desdeñaba. No es que no fuera consciente de sus atributos. Sin embargo, estaba un poco amargado por las situaciones vividas. Aceptar los mimos, las palabras amables era exponerse y la mano siempre podía convertirse en puño. Pero al sentir la mano sobre su cabeza, no pudo evitar hocicar hacia ella. "Una vez y nunca más", era preferible una vez aunque después fuera peor y doloroso. Cerrando los ojos el movimiento de la mano ajena le hizo elevar más el cuello esta vez con una sonrisa perezosa de gato.

No sabía si esperaba que lo halagara. Aunque se sentía algo perdido en aquel primer contacto. La gente solía resistirse y el empujaba. ¿Pero actuar exactamente cuando aceptaban dispuestos?, estrechando los ojos. Tomó el gran brazo y deslizandolo lo llevó contra su boca, depositando un beso casto en el centro de la palma. Le devolvió de nuevo la mirada, más seguro. Y la lengua rojiza y húmeda avanzó, delineando los surcos en la piel caliente. Trazó el borde hasta llegar a los dedos donde mordió uno y luego calmó la piel con lentas pasadas de la lengua.

No creo que pueda decir algo que no haya gritado la tribuna o los seguidores de batallas sobre ti, señor.—Canturreo contra la mano. Deslizando la mano libre contra el pecho amplio, haciendo presión sobre la masa de músculos, disfrutando de su dureza.

Tocar a una mujer y tocar a un hombre era diferente y siempre gozaba de la experiencia de esas diferencias. Deslizando la mano que besaba a la base de su nuca se empujó más cerca del dragón. Ladeando el mentón para mordisquear el ajeno, sujetándolo un momento con los dientes antes de usar de nuevo la lengua. Pequeños juegos, se recordó.

El sol, o el fuego, ya lo habran mencionado como atributos...—Agregó refiriéndose a todo lo que Vaarlam era. Reptando hacia su boca.—Pero puedo decir que me gusta...

Asintió para si mismo, frunciendo las cejas negras mientras ladeaba la cabeza y sentía el calor y la respiración sobre su piel, y como se calentaba de a poco el mismo.

La lengua salió para delinear los labios ajenos, tanteando el centro a la espera de colarse en los muros de carne y probar. —Y bastante.





"Puedo parecer ordenado, pero soy un desastre. Puedo parecer cauteloso, pero no tengo corazón. Puedo parecer ignorante, pero soy persistente. Puedo parecer fuerte, pero de hecho soy astuto. Puedo parecer complicado, pero soy simple. Puedo parecer fuerte, pero no soy más que una persona débil."
Ryu Seung Ha

che vuoi?:





Si lloras por haber perdido el sol, las lágrimas no te dejarán ver las estrellas:



avatar
Frashokereti Stokehurst
Human

Ocupación : Bañando dragones/ Prostituto
Mensajes : 232

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un premio digno de un nuevo campeón [Frashokereti Stokehurst][+18]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.