Novedades

- (09/18) Ya están disponibles las novedades de Septiembre.

- (09/18) Ya podéis pedir Los Dracs de Septiembre.

- (09/18) ¡Enhorabuena Faora, ya eres Moderadora!

- (09/18) Nueva actualización de las fichas de personaje. Mada MP a Selene para actualizar.

- (09/18) El juego "Confieso que..." se clausurará si persisten las malas conductas entre sus participantes. ¡Los juegos son para divertirse, no para atacar a nadie!

- (07/18) Nuevas normas respecto a los posts +18 de índole sexual.

- (05/18) Nuevas normas de emisión de reportes aquí.

Últimos temas
» El paso del tiempo [Vhaleryon]
Hoy a las 11:03 por Vhaleryon

» Draconians por Cerrar Temas
Hoy a las 10:29 por Evangeline McGraw

» It's Over [Evangeline McGraw]
Hoy a las 10:18 por Evangeline McGraw

» Unexpected Guide || Thurdok & Didac
Hoy a las 02:53 por Thurdok

» Un lugar nuevo y... peligroso? || Tizne
Hoy a las 02:46 por Inaya

» Un nuevo comienzo [Vaurien Aureon]
Hoy a las 02:41 por Thurdok

» Turno de noche ¿With you? ~ Arkay
Hoy a las 02:17 por Arkay

» ¡Busco Rol!
Hoy a las 02:06 por Arkay

» Registro de PB
Hoy a las 01:59 por Solas

» Registro de Rango
Hoy a las 01:58 por Solas

Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Selene
Admin
MP
Faora
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

06/06

Directorios y Recursos

06/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumLoving PetsTime Of Heroes  photo untitled45.png

40/64

Afiliados Normales


Arcángeles: Capitán y Teniente [Arkay]

Ir abajo

Arcángeles: Capitán y Teniente [Arkay]

Mensaje por Varlaam el Jue Mayo 03 2018, 06:10

Nombre del tema: Arcángeles: Capitán y Teniente
Personajes: Varlaam y Arkay
Ubicación: Coliseo de Talos

Un guerrero que buscaba la gloria nunca olvidaba una batalla, y tampoco olvidaba a aquellos que decidían seguirles. A Vaarlam, los dragones que le habían seguido durante el Despertar, y tiempo después del Despertar, cuando ganaron la Guerra y el Ejercito de Su Majestad se formó y constituyó con ellos el glorioso y siempre recordado batallón de los Arcángeles, le habían seguido no por lo mismo que muchas veces otros debían seguir a otros dragones: imposición u orden, sino porque se lo había ganado. Su ímpetu, uno que muchos, los más antiguos, recodaban con especial desagrado pues Varlaam Escama Roja nunca había sido precisamente un dragón que se la llevase muy bien con las jerarquías impuestas, no, él era un dragón que respetaba el honor de la batalla y la espada. El honor ganado, y no impuesto, y por eso, era que había sido la inspiración de los más jóvenes, un ejemplo a seguir para aquellos que buscaban la gloria.

De eso había sido formado aquel glorioso batallón que fue disuelto por la misma Reina Madre, un batallón que en su tiempo, tenía a Varlaam como su orgulloso Capitán y que se jactaba de decir que existían incluso antes de que el Ejercito cobrase una forma real, pues la mayoría de los dragones que lo conformaban, habían sido jóvenes dragones que encontrando en el nombre y el liderazgo de Varlaam a un líder fuerte y capaz, le habían seguido desde las profundidades hacia la superficie una vez terminó el Letargo, y tras haber ido a los confines de quel mundo desconocido, hicieron caer en su fuego y su llama cientos y cientos de ciudades que entregaron a la Reina Madre. De aquí a allá, Varlaam y sus seguidores eran eco en la red draconiana, y de esa fama, nacerían los Arcángeles, batallón que durante su existencia, se encargó de viajar a los confines del mundo en búsqueda de seguir con el legado de gloria de los dragones, haciendo caer a todos aquellos grupos insurgentes de humanos que aún después de la guerra del Despertar habían sobrevivido.

Ver a un miembro del batallón de los Arcángeles, podía significar dos cosas: respeto y admiración, o miedo y terror, según fuese la posición de quien se encontraba con unos de sus miembros. Ese tiempo de gloriosas victorias, habían quizá pasado, y la Reina Madre había creido que disolviendo a aquel grupo enterraría por siempre y para siempre aquella fama ganada y merecida, pero Varlaam sabía que de aquello, se estaba muy lejos. Varlaam Escama Roja, seguía siendo hoy aquel glorioso y orgulloso dragón, y eso era algo que batalla tras batalla durante estos dos largos siglos se había encargado de hacer ver en el Coliseo. La Reina Madre no sembraría su legado, y su nombre sería recordado, porque el se lo había ganado, al igual que aquellos que en otrora hubiesen sido sus subordinados, de los cuales hoy sabía muy poco. Por ello, el regreso a Talos iba a significar muchas cosas.

Una cara conocida, era de esas que jamás se olvidaban, y la del dragón que había ido a verle arriesgándose más de lo que debía, era sin duda una que jamás y nunca olvidaría. Hacía días que había recibido la carta, y la verdad no esperaba que aquel encuentro ocurriese, pero en efecto, la tercera noche de luna llena, en las arenas del Coliseo, ahí estaba, su antiguo Teniente y su más leal amigo, el dragón al cual aún hoy era capaz de confiar su vida, y al que quería, casi como si fuese un hermano. Caminó, en medio del gigantesco estadium, y le miró con seriedad a los ojos. –Siempre fuiste de los que más se preocupó por mí. La voz de la razón del Capitán de los Arcángeles. Parece que ahora el que pierde la razón y se arriesga más de lo debido es otro.– Haciendo un tenue silencio que se tornó en una afable sonrisa que le reconfortó en sobre manera, y le llevó a ir hasta su leal amigo y a saludare como antaño, lo hubiese hecho. –Arkay, mi viejo amigo.– Le agarró de la nuca y choco su frente con la de él, en un gesto de confianza, sonriéndole.
avatar
Varlaam
Dragon

Ocupación : Gladiador
Mensajes : 143

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Arcángeles: Capitán y Teniente [Arkay]

Mensaje por Arkay el Lun Mayo 28 2018, 09:53

¿Cuántos años habían pasado desde que los Arcángeles se habían disipado?

Quizás demasiados. Todos habíamos seguidos nuestras metas y sueños mientras que otros habían sufrido destinos terribles como el de mi capitán y mejor amigo que había terminado sometido a la esclavitud y a luchar día a día en las arenas de Talos. Siempre me había encargado de comprobar sigilosamente de que estuviese bien, en aquel momento mi carrera como soldado estaba en pique y no podía dejar que me vieran teniendo vínculos con el.

Pero ahora todo era distinto.

Ahora era Comandante de la Marina y los únicos que podían cuestionar mis acciones eran el General Ariakas y la mismísima Reina Madre, no respondía ante nadie mas que no fuesen ellos. Por aquel motivo había decidido visitar mi querido amigo pero antes me había propuesto escribirle una carta para darle la noticia que iba a visitarlo. A pesar de ser el Comandante era arriesgado visitarlo pero debía hacerlo, era mi hermano.

Al llegar al coliseo y encontrarme con el cara a cara no pude evitar sentirme mal, a pesar de ser un dragón fuerte podía notar como aquello lo afectaba.

Aun así cuando nos acercamos y nuestras cabezas chocaron no pude evitar derramar un par de lagrimas -Mi hermano- susurre mientras se producía aquella emotiva reunión entre dos dragones, entre dos compañeros de armas, entre dos amigos, entre dos hermanos.




avatar
Arkay
Dragon

Ocupación : Comandante de la Marina
Mensajes : 56

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Arcángeles: Capitán y Teniente [Arkay]

Mensaje por Varlaam el Jue Jun 21 2018, 23:20

La lealtad, era un valor más que conocido para Varlaam, conocido y de eso valores que jamás perdían valor. Se decía que los dragones antiguos, en el tiempo en que habitaban junto a los humanos en quietud, buscaban grandes tesoros y riquezas como parte de una obsesión propia de querer tener y obtener grandes riquezas, parecía ser algo natural en los dragones ese deseo, para Varlaam el tesoro que buscaba se trataba de cosas que no se valoraban con simples metales preciosos, sino con el valor de la gloria y la inmortalidad, y en ello se hallaba la lealtad de aquellos que le seguían y habían visto en el vigoroso dragón a un líder fuerte que representaba los ideales de toda una joven generación nacida en las profundidades y preparada para la eterna gloria de la batalla.

Era por esa razón, que quienes habían jurado su lealtad al dragón, serían para él siempre parte importante de lo que él era, y más aun teniendo una promesa que había jurado cumplirles. La presencia de Arkay en el Coliseo era un recuerdo de esa promesa: del porqué le habían seguido, del porqué aún después de doscientos años de no haber visto a ninguno de quienes otrora hubiesen sido sus hombres y le siguieron a las gloriosas batallas que se libraron en el Despertar y después de él, de solo haberse tenido que conformarse con el escuchar de rumores ya que, al ser esclavo, el acceso a la red también le había sido negado, quien se hubiera convertido en su más allegado y su más fiel y leal hombre dentro de los Arcángeles estaba ahí, vivo.

La presencia de Arkay en el Coliseo significaba para el vigoroso dragón el recuerdo del porque seguía vivo, y quería saber que había pasado con él, que era ahora de su vida. El vigoroso dragón rió gratamente cuando vio a su viejo amigo derramar lágrimas, seguía siendo tal cual como le recordaba. –Las viejas costumbres parecen nunca perderse en el tiempo, mi fiel Teniente.– Mencionó, mirándole y colocando su mano en su hombro derecho. Tras ello, fraternizo aún más el contacto cuando puso ambas manos, una en cada hombro y le miró a los ojos, cara a cara. –Guarda las lágrimas para los muertos, Arkay. Yo vivo, y tú también lo haces, no hay motivo para que tu corazón se acongoje en esta noche. Gózate, porque mi final aún no alcanza la gloria que te prometí, amigo mío.– Mencionó con aquella convicción única que le caracterizaba.

Escama Roja se separó un poco de su antiguo Teniente, y sus ojos, llenos de esa arrogancia y altivez que siempre había tenido en su rostro insolente, no dudaron en ver bien las vestimentas que su antiguo Teniente llevaba con él, lo que le desvelaba que los rumores de que algunos Ex Arcángeles seguían en servicio activo dentro del Ejercito eran ciertos. –No me es difícil imaginar porque te ha sido sencillo entrar en los dominios de Thyraxes.– Mencionó. –Pero esa ropa es un poco distinta de la que recuerdo, ¿lo has logrado por fin? ¿Dominar los mares?– Preguntó, pues aunque los había visto muy pocas veces sabía de la existencia de la nueva división del Ejercito: La Marina, y sabía y recordaba también el amor que el corazón de Arkay siempre había tenido por el océano, al igual que sus antecesores.
avatar
Varlaam
Dragon

Ocupación : Gladiador
Mensajes : 143

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Arcángeles: Capitán y Teniente [Arkay]

Mensaje por Arkay el Mar Jul 17 2018, 07:54

En otro tiempo había sido mi compañero de armas, había sido mi amigo y había sido mi Capitán. Ahora a los ojos de la sociedad solo era un esclavo mientras que yo era el Comandante de la Marina. A veces la vida daba incontables vueltas, a veces la vida nos tenia arriba de los escalones y a veces nos tenia abajo.

Nuestras frentes se chocaron y pose una de mis manos en su hombro para separarme de el tras unos segundos de aquel emotivo signo de afecto. Tras esto me separe de mi viejo amigo y me senté a su lado, quería saber que era lo que le había sucedido, hace tiempo que no charlaba como correspondía con el.

-¿Qué fue lo que te paso?- pregunte sin escrúpulo alguno y posando mis ojos en los suyos -Y quiero la verdad- me adelante a cualquier palabra que pudiese salir por su boca -Sabes que puedes confiar en mi- había escuchado uno que otro rumor pero jamás había sabido la verdad y ahora quería saberla al cien por ciento.

Sabía que a mi no me mentiría, sabía que aquella verdad me llegaría al cien por ciento y por sobre todo sabía que había una buena explicación para que el Capitán de los Arcangeles cayera en la esclavitud.

Pose una de mis manos en su hombro y le sonreí, necesitaba que sintiera que aun era yo, que aun estaba su viejo amigo ahí y que podía decirme su verdad sin miedo alguno a que fuera a delatarlo o algo por el estilo.




avatar
Arkay
Dragon

Ocupación : Comandante de la Marina
Mensajes : 56

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Arcángeles: Capitán y Teniente [Arkay]

Mensaje por Varlaam el Vie Ago 31 2018, 16:17

Quienes olvidaban a aquellos que lo habían dado por ellos, en nombre de una causa, de un sueño que habían decidido compartir eran menos que basura. Para el vigoroso dragón, eso significaba con fervor la existencia de aquella a la que había seguido y le había traicionado olvidando el hecho de porque llevaba esa Corona. Todos y cada uno de sus hombres, muertos en batalla con el fin de buscar un objetivo en común: La gloria, la inmortalidad de sus nombres, el recuerdo en las memorias para la posteridad trascendiendo el tiempo. Era el destino para el cual el vigoroso dragón, descendiente de un linaje olvidado que siempre había buscado aquello, deseaba y por el cual muchos se habían sentido inspirados en seguirle hasta el final. Esos dragones, más que luchar por la puta de la Reina Madre, habían luchado por el dragón que les había inspirado, que les había dado una razón mayor a la simple guerra y la conquista. Le había dado a las nuevas generaciones que nacieron solo sabiendo que debían servir, un motivo para el cual servir.

Ese objetivo, que era suyo, porque Varlaam Escama Roja era un dragón cuyo nacimiento estaba destinado para la gloria y la grandeza, se los había obsequiado y todos habían ido a la guerra creyendo con fervor en esa promesa que su Capitán les había hecho. Cada Arcángel que hoy yacía en el olvido muertos, y vivos. Arkay era uno de esos dragones, su amigo había compartido con él ese deseo y por eso había depositado la confianza en el vigoroso dragón que nunca se arrodilló, nombre que llevaba ahora con el orgullo de que fuese un recuerdo para la zorra que se había llamar reina de que le recordase para el momento en él le alcanzare y volviese a verle a los ojos para recordarle que su gloria era tan falsa como su divinidad. Una gloria robada e inmerecida que esperaba arrebatarle o estar ahí para cuando ocurriese. Él era la imagen de la verdadera gloria, él y los nombres que pesaban sobre su propia leyenda y por los cuales sería recordado.

El dragón de rubios cabellos no entendió al principio la pregunta de su leal amigo. No le desvió esa mirada altiva y tranquila de siempre, propia del dragón ahora gladiador, llena de autoconfianza en sí mismo. Una que era tildada de arrogancia por los más antiguos pero que había sido la inspiración de otros. En ese instante, su orgullo seguía presente. Varlaam era un dragón orgulloso, pero delante de Arkay, por mucho tiempo y quizá ahora mismo también sin importar que hubiesen pasado dos largos siglos, ese orgullo a veces mermaba, aunque jamás del todo. Esperar eso era demasiado de un dragón como Varlaam. El rubio desvió su tranquilo rostro hacia un lado y dijo sabiendo bien que no podía mentirle a Arkay, ni le era intención hacerlo. –Les fallé.– Mencionó de forma directa y seca, y caminó un tanto por el gran terreno. –A ti, mi amigo…y a todos los que confiaron el filo de sus espadas en mí.– Dijo, con amargura y sin ocultarlo. –La puta a la que servimos no resultó ser mejor a cualquier rey.– Rió socarrón. –Una vulgar mentira que tarde o temprano terminará siendo olvidada como una gota de agua en medio del océano.

Volvió su mirada hacia su amigo. –Y cuando eso pase…te aseguro que estaré ahí. En vida, o en una muerte gloriosa sobre la cual mi nombre será un recuerdo cruento de su debilidad, amigo mío.– Sin embargo, en ese momento, en el que su mirada vigorosa se entrelazaba con la de su amigo, supo que en ese instante debía cuidar mejor sus palabras. Arkay seguía siendo miembro del Ejército, sabía que se había convertido en el Comandante de la Marina, algo que no le extrañó. Sabía bien que todos sus subordinados, por individuales y cada uno tenían en el fervor de su espíritu la llama de la grandeza. El mismo lo había visto cuando lucharon a su lado. –Pero lo que yo piense ahora es menos que importante para el actual Comandante de la Marina, ¿no es así, mi amigo?– Señaló el collar de jade que llevaba en el cuello. –Es un símbolo de ello.– Añadió el dragón, de forma un tanto irónica. –Nunca fuiste de tomar riesgos innecesarios, Arkay. Dime qué trae a un dragón que aún sirve a esa zorra ante mí.– El vigoroso dragón sabía que si Arkay portaba aún ese uniforme, su lealtad seguía vigente hacia la puta reina, pero tampoco se iría con rodeos para decir lo que pensaba de ella. La prudencia nunca había sido su fuerte.
avatar
Varlaam
Dragon

Ocupación : Gladiador
Mensajes : 143

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Arcángeles: Capitán y Teniente [Arkay]

Mensaje por Arkay el Jue Sep 06 2018, 06:08

Para mi no era fácil aquella situación, Varlaam había sido mi líder, mi capitán y al dragón que había estado dispuesto a servir hasta la muerte pero por otro lado estaba mi reina, la dragona que nos había unificado a todos como dragones, nos había organizad para vencer a los humanos y que ahora nos tenía viviendo en un glorioso Imperio en donde podíamos ser los dragones fuertes y orgullosos que en su tiempo los humanos no nos habían dejado ser.



-Estuve dispuesto a morir por ti mas veces de las que recuerdo, estuve dispuesto a dar mi vida para salvar la de cualquiera de los Arcángeles y aquellas lealtades no se borran con facilidad- le dije al dragón mirándolo a los ojos -Pero no puedo tolerar que trates a la Reina así- dije mirándolo sin pestañear -Debes entender viejo amigo que ella nos salvo, tal vez se esta desquiciando pero ¿Qué seriamos sin ella?- pregunte al rubio -¿Recuerdas cuando los humanos nos daban caza sin escrúpulo algunos?- todo por querer parte de nuestros cuerpos para usarlas a su favor.

Tenia mis lealtades divididas en un caso como este pero ya no podía hacer nada, Varlaam ya había caído en la esclavitud.

-¿Qué crees que hago?- pregunte volviendo a posar mi mano sobre su hombro -Aun eres mi capitán, aun eres mi hermano- aquellas cosas no se borraban de un día para otro.

La lealtad era fuerte.

-Vengo a saber como estas, vengo a ofrecerte mi ayuda en lo que necesites- dije sonriéndole y apretando su hombro en señal de camaradería.




avatar
Arkay
Dragon

Ocupación : Comandante de la Marina
Mensajes : 56

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Arcángeles: Capitán y Teniente [Arkay]

Mensaje por Varlaam el Miér Sep 12 2018, 01:30

Al igual que para todos los dragones que habían apostado alguna vez a aquella idea de grandeza que la dragona que se hacía llamar así misma diosa, reina y madre de dragones, Varlaam Escama Roja, quien llevaba hoy el nombre con el cual hacía de su orgullo como guerrero uno visible y que nadie pudiese olvidar llevando con beneplácito todos aquellos adjetivos que el régimen de la falsa diosa se había esforzado por adjudicarle, haciendo de su nombre algo que no iba a olvidarse con facilidad. El vigoroso dragón, lleno de juventud y con un férreo e innegable talento para la batalla y la guerra había apostado por ese deseo y esa visión de mundo, deseoso de la guerra con el pasar de los años en las profundidades del mundo. Preparándose día con día bajo la vigilante sombra de su mentor, y padre como él le consideraba, Srkány, Comandante del Ejército. Al igual que muchos dragones, él anhelaba más que nadie el momento en que su espada lo guiase a la gloria para la cual había nacido, esperando de quien se coronaría reina el reconocimiento del cual como guerrero debía ser digno y merecía por derecho legítimo ganado en la batalla.

No había nadie en quien ardiese más el deseo de batalla y de gloria que en el corazón del joven Varlaam. En aquel entonces, las palabras de su madre las recordaba bien, y aún hoy las recordaba con fervor: Él era un dragón que había nacido para la gloria, él sería quien llevase en sus hombros y en su nombre el orgullo del linaje olvidado del cual descendía. Ese era su destino, el cual tenía la opción de elegir o no por su propia mano. Él había elegido, desde el primer momento en aquellas palabras se marcaron en su férreo corazón, que la inmortalidad de su nombre sería real y por eso, desde el primer instante en que colocó una mano en el filo de una espada ya el camino había empezado a forjarse. Ese mismo fuego, esa llama que ardía intensamente como una llama de voluntad admirable y llena de juventud era la que Srkany había visto en los ojos del entonces joven Varlaam, y era el mismo deseo que aquellos dragones nacidos como el en las profundidades, jóvenes, nuevas generaciones, habían visto y admirado en sus palabras y su forma de hacer las cosas. La razón principal por la cual le habían jurado lealtad y le habían seguido hasta el final.

Era ese sueño el que había compartido con cada uno de sus hombres, con cada uno de los dragones bajo su mando como el glorioso capitán de uno de los batallones más glorioso de todos los tiempos y cuyo nombre resonaba aún hoy pese a que la falsa diosa, como él la consideraba, hubiese intentado hacerles caer en el olvido, robándose y adjudicándose así misma una gloria que jamás había merecido. Era ese sueño, esa promesa de inmortalidad por la cual el dragón que se hallaba ahora mismo frente a él, quien hubiese pasado de ser un soldado a alguien tan cercano a Varlaam, su amigo Arkay. Su fiel y leal amigo, la voz de la razón dentro de su batallón y la razón por la cual muchas veces el dragón no fue preso de su más gran debilidad: sus volátiles emociones. Esas palabras no le habían parecido del todo extrañas venidas de él. Conocía bien a su viejo amigo y reconocía entre todos sus valores la gran lealtad que era capaz de tener hasta el final. Una muestra de ello era que aun sabiendo lo que la Reina Madre había hecho a los Arcángeles, siguiese hoy fiel a esa lealtad.

El dragón, mantuvo su semblante altivo. Era común en él, entrecerró la mirada y rió para sí mismo desviando la mirada de su antiguo Teniente. –Recuerdo las voces y el deseo en cada rostro de los dragones que murieron en la Guerra, ardiente como el fuego del sol. Recuerdo su sangre derramada, sus ojos sobre los míos y su risa, sabiendo que no había un final más glorioso y honorable que ese.– Mencionó. –Tu lealtad siempre fue incuestionable, amigo mío.– Mencionó. –Pero esa a la que llamas reina, no es más que una farsante demasiado egocéntrica que ha obtenido una gloria que jamás le ha pertenecido.– Añadió el dragón. –Cada batalla, cada porción de arena de este Imperio… se construyó con la sangre nuestros compañeros. Todos y cada uno, los Arcángeles, murieron por mí, pero también por ella. Murieron de forma gloriosa esperando la promesa que les hice, y la misma por la que tú también me juraste lealtad: la inmortalidad de sus nombres.– La ira en sus palabras y el rencor eran evidentes. –Y tú como yo sabemos lo que pasó hace 200 años cuando exigí dar la gloria y el honor que todos nuestros compañeros merecían.– Sentenció, mirando a su amigo. –Tu lealtad, mi viejo amigo…es algo que ella no merece, y de la cual no es digna.
avatar
Varlaam
Dragon

Ocupación : Gladiador
Mensajes : 143

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Arcángeles: Capitán y Teniente [Arkay]

Mensaje por Arkay el Lun Oct 08 2018, 21:22

En mi tiempo había sido cien por ciento leal a Varlaam, había sido mi amigo, había sido mi hermano, había sido mi capitán y habría muerto por el pero ahora la situación que se nos planteaba era algo complicada, el era un dragón que había sido exiliado y esclavizado ante la Reina Madre y yo era el comandante de la marina por lo tanto tenía mi corazón dividido entre la lealtad que le tenía a mi viejo amigo y la lealtad que tenía hacia el Imperio de el Fuego y mis hermanos dragones que también tenían su fe puesta en la Reina.

El decía que la Reina no merecía mi lealtad pero también estaba olvidando algo importante, estaba olvidando algo que había sucedido antes de aquella guerra, estaba ignorando el hecho de que también a la Reina que tanto odiaba nos había salvado la vida de los humanos cuando estos nos cazaban como animales.


-Lo se querido amigo, jamás olvidare a todos los que murieron, jamás olvidare cada gota de sudor y sangre que fue derramada para construir este imperio pero tampoco soy capaz de olvidar cuando los humanos nos cazaban como si fuéramos animales, cuando estuvimos al borde de la extinción y nuestra única salvación fue nuestra Reina- eran cosas que no iba a olvidar con facilidad -Además poniéndote en contra de la Reina te estas poniendo en contra de el Imperio que nuestros hermanos y hermanas ayudaron a construir a costa de sus vidas- muchos habían muerto para llegar al punto en el que nos encontrábamos.

Puse nuevamente mi mano sobre su hombro sin quitarle la vista de encima -La magia esta volviendo a los humanos, los dioses elementales están ayudando a la humanidad- aquella magia que una vez nos había destruido ahora estaba volviendo al control de los humanos -Si no los detenemos nos espera el ocaso- sabía de primera mano lo que eran capaces los humanos y no estaba dispuesto a pelear en contra de eso nuevamente.

Mi corazón se encontraba dividido entre el deber y la amistad.




avatar
Arkay
Dragon

Ocupación : Comandante de la Marina
Mensajes : 56

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Arcángeles: Capitán y Teniente [Arkay]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.