Novedades

- (18/11) Ya están disponibles las novedades de Noviembre.

- (18/11) Ya podéis pedir Los Dracs de Noviembre.

- (17/11) Revisad bien la normativa de las búsquedas, pues hemos añadido una nueva norma

- (18/02) Nuevos cambios en la normativa obligatoria para reactivar cuentas inactivas.

- (22/11) Nuevos requisitos para comprar subforos en la tienda aquí.

- (18/07) Nuevas normas respecto a los posts +18 de índole sexual.

- (18/05) Nuevas normas de emisión de reportes aquí.

Staff
Letyko
Admin
MP
Trystan
Admin
MP
Selene
Admin
MP
Faora
Admin
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos


06/06

Directorios y Recursos

04/10

Afiliados Élite
El toque de queda (Kya) QxjH0JL Time Of Heroes
 photo untitled45.png
Expectro Patronum


41/50


El toque de queda (Kya)

Ir abajo

El toque de queda (Kya) Empty El toque de queda (Kya)

Mensaje por Alexander Mizure el Dom Abr 29 2018, 19:59

Alexander se encontraba cerca de finalizar su turno, justo cuando el toque de queda diera comienzo. Esa era una de las tantas medidas de la reina lagarta que le disgustaban. Se le hacía super tedioso tener que realizar los turnos pues no había casi nadie en la calle por lo que no tenía la posibilidad de hacer algo más que detener a aquellos que se encontraban por la calle. Algo que no le agradaba porque la única persona a la que ayudaba en ese entonces era a la madre de las lagartijas. Por eso agradecía mucho no tener que realizar turnos más allá de ese momento para así ahorrarselo.

Así podría regresar a su casa y asegurarse de que su padre Josep estuviera bien. Él era la verdadera razón por la que estaba en el ejército. Necesitaba esa posición de poder para alejar a su padre de la esclavitud, ese era su verdadero objetivo. Pero a veces el pensamiento de que a su padre ya no le quedaba mucho tiempo asaltaba el cerebro de Alexander llenándolo de temor. Josep era la única familia que le quedaba y desde hacía mucho tiempo su objetivo había sido asegurarse de que estuviera bien. Realmente no sabía que sería de su vida una vez él ya no estuviera. Pero tampoco quería pensarlo y cada vez que esa noción llegaba a su cerebro la bloqueaba y trataba de pensar en otra cosa.

Eso estaba haciendo, tratando de mantener su mente completamente alerta y centrado en lo que le rodeaba; cuando al cruzar el recodo de un callejón se encontró con una chica joven de cabellos castaños.
Alexander Mizure
Alexander Mizure
Hybrid

Ocupación : Capitán del ejercito
Mensajes : 171

http://www.eduardogomezescritor.com

Volver arriba Ir abajo

El toque de queda (Kya) Empty Re: El toque de queda (Kya)

Mensaje por Kya el Dom Abr 29 2018, 22:07

Tenía el tiempo calculado, no había apuro por correr a las salidas que la llevarían, al camino que llevaba a las granjas. ¿Qué hacía en la ciudad? Pues, en la última visita a su familia, había recibido el recado de un paciente que ya había tratado con anterioridad, por lo que había ido en esa ocasión a atenderlo de nuevo... lamentablemente la enfermedad que tenía, ya no tenía cura... pero había pasado toda la tarde, explicando a la pobre familia, métodos más baratos de suministrarle paz y tranquilidad, quitándole el dolor y mejorando su calidad de vida, hasta que su cuerpo remitiera. Con una asentada pesadez, la sanadora, dejó ultimas indicaciones y partió a las calles de la horrible ciudad de Talos, que cada día era más pobre...lugares que solían ser más seguros... ya no lo eran tanto... las calles tétricas estaban acompañadas por ese olor a excremento de caballos, aguas estancadas y pues... poca seguridad.

Sin miedo caminó por las calles, pero alerta si... sus pasos eran seguros, aunque apresurados por llegar a la salida, antes que fuese tarde. Sin embargo, la baja en la economía también estaba impactando en el orden social, la criminalidad había aumentado de una forma ridículamente impresionante, por lo que, con el corazón al cuello, la sanadora avanzó por aquella calle, doblando una esquina... tras la cual, escuchó un eco de pasos que le hicieron mirar por sobre su hombro...una silueta borrosa, que desapareció cuando se giró un poco más... ¿estaba sola aún? Apretó las riendas de Tormenta y apresuró sus pasos por aquella deteriorada calzada de adoquines que estaba en baches, sumergida en agua... mientras que la basura y las humaredas de las alcantarillas dificultaban la vista sin las antorchas de los edificios encendidas.

Una nueva silueta hizo aparición en una de las calles alternas, toc toc toc toc... caminaba rápidamente por aquel camino... toc toc...toc... unos pasos que no eran suyos y un escalofrío mayor recorrió su espalda, mientras era consiente que estaba siendo seguida, no por un hombre... si no dos (el sonido pesado de los pasos lo confirmaba) con cero intenciones de preguntarle por direcciones... y sabía que, era cuanto más inteligente debía ser. Por lo que apretó el paso con sus ojos puestos en la luz de la calle que venía más adelante, tragando saliva, rebuscando con cautela por aquella daga que ya no llevaba en su bota, si no a su espalda, la luz se acercaba, pero un apresurar de los pasos que la seguían, la hicieron sobresaltarse y sin dudarlo... azotó a Tormenta, haciéndolo correr, para ella correr también. Y la carrera contra sus acosadores, comenzó, dobló por un callejón que desembocaba en una de las calles principales que solía evitar por no toparse con la guardia, humanos o dragones.

Corrió como si la vida se le fuese en ello y fue cuando pudo ver un grupo de soldados, agitada, sudando frío con un temor marcado ¿Qué era peor? ¿la guardia, con mala fama de odiar a los humanos y valerles una mierda lo que les pasaban? O ¿ser asaltada, violada o peor... asesinada? Ya tenía la respuesta. Ella no dudó en in tentar correr fuera de ese callejón cuando escuchó que casi la alcanzaban, alguien la sujetó por la chaqueta, la tumbó de boca al suelo, pero ella ya tenía la daga en mano, por lo que lanzó un tajo a herir, como fuese y el hombre se quejó, mientras le estampaba una patada en la entrepierna y arrastrándose se levantaba con el corazón en el cuello y los ácidos del estómago devolviéndose para correr hacia la luz, hacia la guardia, hacia la seguridad de aquellos militares armados- AYUDA!!!... –exclamó entonces casi tropezándose para tomar mucho aire, entre re temblores leves.




El toque de queda (Kya) 9FmAgZr
“I knew the second I met you that there was something about you I needed. Turns out it wasn’t something about you at all. It was just you.”
Je suis pour toi. Tu prends ma main. . .:

El toque de queda (Kya) BRDeIev

El toque de queda (Kya) K6TabY2

Kya
Kya
Human

Mensajes : 1379

Volver arriba Ir abajo

El toque de queda (Kya) Empty Re: El toque de queda (Kya)

Mensaje por Alexander Mizure el Mar Mayo 01 2018, 01:27

Se encontraban por terminar la guardia justo antes del toque de queda cuando al cruzar un callejón se toparon directamente con una chica jóven que se veía muy alterada. Alexander dirigió una mirada a Asher y Rodrik con seriedad y con un gesto les indicó para que fueran a mirar el lugar por donde había llegado la chica, seguro algo había debido de ocurrirle para encontrarse tan alterada. Sus subordinados asistieron con la cabeza poniéndose firmes y comenzaron a caminar en la dirección indicada.

-Eh, eh, tranquila. Estás a salvo -dijo con suavidad y tratando de que su voz sonara tranquilizadora y usando movimientos sumamente lentos para no alarmarla más de lo que ya estaba. Se acercó a ella de la misma manera con la que le había hablado y poso sus manos en sus hombros con gran suavidad para que ella se sintiera más calmada y centrara su atención en él, claro que estar completamente atento para apartar las manos de ella a la menor señal de que sintiera disgustada o ese gesto empeorara la situación -¿Se encuentra bien? ¿A resultado herida?

A pesar de su trabajo normalmente solía llegar a tiempo para prevenir las situaciones de riesgo así que no estaba acostumbrado a actuar con una persona en estado de pánico. Tampoco era el mejor tratando a las personas y evitando tratar con demasiado cercanía a las personas. Tampoco destacaba por sus actitudes caballerosas ni el trato formal salvo que se sintiera obligado a ello pero esa situación lo ameritaba aunque solo podía contar con su instinto en esos momentos. Esperaba no estar haciendo algo que solo empeorara el estado de la chica y convirtiera la situación en algo más complicada de lo que ya era de por sí.
Alexander Mizure
Alexander Mizure
Hybrid

Ocupación : Capitán del ejercito
Mensajes : 171

http://www.eduardogomezescritor.com

Volver arriba Ir abajo

El toque de queda (Kya) Empty Re: El toque de queda (Kya)

Mensaje por Kya el Mar Mayo 01 2018, 08:47

Su corazón latía a mil por segundo, mientras respiraba sonoramente y sentía el aire densarse en sus pulmones que parecían, haber perdido la capacidad de contener más de aquel vital elemento que todos, incluyendo los dragones necesitaban para vivir. Sujetándose de aquel militar, la sanadora, miró hacia aquel callejón, hacia el cual se dirigían los subordinados del hombre que ahora buscaba calmarla, ella trató de calmar su respiración mientras asentía rápidamente y trataba de explicar- D.…dos... –tomó el suficiente aire- Iba camino hacia la salida de la ciudad... vivo en las granjas... cuando dos hombres comenzaron a seguirme…uno de ellos intentó agarrarme, pero... le he cortado...-dijo suavemente.

Los subordinados del militar, al llegar a la callejuela, se iban a encontrar, con uno de los hombres corriendo para escapar de ellos y el otro, en el suelo, tapándose la cara con la sangre escurriendo entre sus dedos. Ella le había hecho un corte diagonal en el rostro que le quedaría de recuerdo y una cicatriz, el hombre y su descripción, sería posiblemente reconocido por haber sido acusado de violación en varias ocasiones. Ella inhaló profundamente, viendo como Tormenta, caminaba solo hacia donde había reconocido la voz de su ama, resoplando, ella finalmente aflojó el agarre de los brazos del militar y murmuró- lo siento... l.…lo siento... –susurró ya un poco más tranquila, pensando ahora con mayor claridad- El toque de queda... –murmuró, abriendo sus ojos- Oh... no.… lo siento, yo no qui...quisiera quedarme en la ciudad...-agregó- por favor, permítame salir de la ciudad... –conmocionada como estaba, esperaba que aquel militar comprendiera que ella no deseaba quedarse allí.

A veces la esperanza era ciega, pero aquel hombre era sin duda, la seguridad representada en aquella noche. Ella simplemente no había ido armada a la ciudad, dentro de la misma, no solía llevar su arco de largo alcance, pero si solía siempre llevar aquella daga que aún mantenía con ella y era apretada en su mano derecha, hasta que encontrara su descanso en la funda.




El toque de queda (Kya) 9FmAgZr
“I knew the second I met you that there was something about you I needed. Turns out it wasn’t something about you at all. It was just you.”
Je suis pour toi. Tu prends ma main. . .:

El toque de queda (Kya) BRDeIev

El toque de queda (Kya) K6TabY2

Kya
Kya
Human

Mensajes : 1379

Volver arriba Ir abajo

El toque de queda (Kya) Empty Re: El toque de queda (Kya)

Mensaje por Alexander Mizure el Miér Mayo 02 2018, 22:57

La mujer estaba muy alterada, Alexander notaba su respiración agitada y como luchaba por recuperar el aire. Aunque Alexander solía guardar las distancias con la gente esa vez permitió que se agarrara él. Una excepción de sobra necesaria debido al estado en que se encontraba la joven que finalmente consiguió contarle lo que le había sucedido. Alexander sintió como su interior rugía de coraje por la cobardía y acto ruín que esos miserables habían estado a punto de realizar. Realmente tenía ganas de ir tras ellos y aplicarles un duro castigo por sus atroces actos pero reprimió su instinto ahora solo importaba la chica que tenía delante de él. Aunque tuvo que reprimir una sonrisa orgullosa, para mantener la seriedad, cuando le dijo que le había cortado, realmente se alegraba de que fuera una chica valiente y dura que sabía defenderse.
-No te preocupes por esas sabandijas, mis compañeros se encargaran de ellos, no volverán a ser un problema.

Lo decía muy en serio, puede que antes se hubieran podido librar pero ahora el capitán era él y se encargaría de que gente así tuviera su merecido. Puede que el crimen hubiera aumentado debido a los recientes acontecimientos pero también había pasado algo bueno y era su ascenso a ese puesto. Ahora las cosas comenzarían a ir de manera diferente, donde realmente se ayudaría a quién lo necesitara.

Poco a poco la chica comenzó a tranquilizarse aunque Alexander la miró extrañado cuando cuando dijo que lo sentía, realmente no comprendía a qué se refería hasta que ella mencionó el toque de queda. Alexander ensanchó la mirada sorprendido de que pudiera acordarse de una cosa así en ese momento.
-Bueno, no pienses en eso ahora -dijo antes de que ella le confesara que no quería quedarse en la ciudad. Alexander adoptó una expresión pensativa. Si la chica no quería quedarse probablemente era porque su casa se encontraba fuera y obviamente no quería quedarse en la intemperie pero por otro lado si la dejaba irse podría tener problemas con otros guardias o toparse con más sabandijas despreciables. Finalmente tomó una decisión -¿Sabés lo que podríamos hacer? Si lo deseas podría acompañarte hasta tu casa y asegurarme de que llegues sana y salva. ¿Te parece bien?

Realmente no sabía si ella estaría de acuerdo aunque realmente era la opción más segura. Nada aseguraba que no se topará con más alimañas o peor con otros guardias. Aunque por otro lado no conocía de nada a la chica y por tanto no tenía porqué confiar en él. ¿Él se fiaría de alguien en esa situación? Probablemente no así que no la obligaría a tomar ninguna decisión. Ella era quién debía decidir qué opción le parecía la más segura.
Alexander Mizure
Alexander Mizure
Hybrid

Ocupación : Capitán del ejercito
Mensajes : 171

http://www.eduardogomezescritor.com

Volver arriba Ir abajo

El toque de queda (Kya) Empty Re: El toque de queda (Kya)

Mensaje por Kya el Vie Mayo 04 2018, 09:52

Finalmente, la calma estaba volviendo a ella y luego del susto y la adrenalina de aquel escape, se sentía más segura y podía con lentitud, recuperar su compostura y la claridad mental que tanto le caracterizaban, todo con la ayuda adicional y el apoyo de aquel militar que, en vez de tomar a mal su pedido de ayuda, se había tomado el tiempo para tranquilizarle y apoyarle. Fue aflojando ese agarre hasta que finalmente tragando saliva una última vez, la muchacha asintió en respuesta- …Gracias, muchas gracias... –Y así es como de ahora en adelante iba a tratar de entrar temprano a la ciudad y salir más temprano de lo normal... las cosas no estaban bien, desde lo ocurrido en los altares... la economía estaba sufriendo un bajón tan grande que los índices de criminalidad... parecían empezar a subir con desborde y ella ya temía a ello... cada vez iba a ser más difícil para muchas familias siquiera pagar una visita... lo que significaba que, como sanadora, iba a tener que buscar la forma de ganar algo más.

No iba a dejar de atender a los empobrecidos, pero iba a tener que empezar a aceptar tratar esclavos maltratados o enfermos de los dragones que poseían y ese era un “sustento” que no deseaba tener. No deseaba tratar directamente con dragones, no deseaba meterse en esos perímetros...
a bien serviría tener una tierra donde sembrar... pero ni eso funcionaría con tanta lluvia que ahogaba los cultivos y solo aquellos inteligentes que almacenaron grano y otros frutos, iban a poder soportar un poco más... ¿Cuánto más iba a durar eso? Pero todas sus preocupaciones se reducían a ese momento en que, no sabía que sería de ella con el toque de queda estúpido, que la maldita reina había impuesto. Y como un bálsamo llegaron aquellas palabras que aliviaron su creciente inquietud- ... Oh... no sabe cuánto se lo agradecería... –susurró entonces- Las posadas están cobrando demasiado por las estancias... –era cierto, habían aumentado el costo, no es que no pudiese pagarlo... podía, pero entonces ese dinero que usaba para provisionar y ayudar a alimentar a su pareja, la pequeña y ella, se vería reducido por un porcentaje más. Cada moneda constaba. Por eso había salido a trabajar ese día.

Mi familia me espera en casa... –informó para asentir, con agradecimiento- me parece bien señor, muchísimas gracias... –agregó realmente más tranquila, incluso para ya dejar de temblar ligeramente y liberarle de su agarre y esbozar una sonrisa conmocionada y agotada, era normal luego de un golpe de adrenalina y justo en ese momento es que se dio cuenta... dándole a entender por ese repentino silencio y el cómo observó sus manos que tenía unos pequeños raspones cuando aterrizó en el suelo de roca en el callejón para evitar golpearse, en una mano tenía esa daga que no dudó en enfundar para sacudirse mejor las manos, sintiendo el ardor y el dolor en una de sus rodillas que seguro resentiría el golpe- soy sanadora... – dijo la muchacha- y...yo atenderé esto en casa... estoy bien... – agregó recapitulando que él le había preguntado si había resultado herida y por la conmoción no había respondido a ello- es usted muy amable en acompañarme... –dijo finalmente buscando con sus ojos a su caballo que finalmente, con inteligente entereza se acercaba ella y buscaba su tacto, esperando que el militar le guiara.




El toque de queda (Kya) 9FmAgZr
“I knew the second I met you that there was something about you I needed. Turns out it wasn’t something about you at all. It was just you.”
Je suis pour toi. Tu prends ma main. . .:

El toque de queda (Kya) BRDeIev

El toque de queda (Kya) K6TabY2

Kya
Kya
Human

Mensajes : 1379

Volver arriba Ir abajo

El toque de queda (Kya) Empty Re: El toque de queda (Kya)

Mensaje por Alexander Mizure el Dom Mayo 06 2018, 18:12

La muchacha comenzó a encontrarse mejor, su respiración se volvió más calmada y su postura menos agitada. A pesar de que Alexander no la conocía se sintió aliviado de que se encontraba bien. Entonces ella le dio las gracias y Alexander negó levemente con la cabeza.

-No tienes que darlas.
Replicó Alexander con suavidad. Realmente ese era su trabajo o la manera en que había decidido poder hacerlo ahora que era capitán. Realmente las cosas estaban empeorando en la ciudad. Desde que el dichoso incidente en los templos había sucedido la economía había producido una gran bajada y eso había hecho que aumentará la criminalidad haciendo que las calles fueran muchísimas más peligrosas. Lo menos que podía hacer era aportar su granito de arena a que las cosas mejorarán poco a poco. Y ahora que era capitán de la guardia los humanos tenían a alguien que recurrir para cuando lo necesitarán.

-Pues entonces no hay más que hablar -respondió con sencillez y una sonrisa cordial a la respuesta de la muchacha  que le dijo que no sabía cuánto se lo agradecería. No lo hacía por eso y hasta esbozó una leve mueca de resignación cuando ella le volvió a dar las gracias. Lo hacía porque no podía dejar a una joven en mitad de la calle desamparada después de lo que acababa de vivir. Y cuando le comentó que su familia la estaba esperando, Alexander estuvo más determinado a hacerlo. -Vamos entonces, seguro que no te gustaría que tu familia llegara a preocuparse.

Dijo apunto de iniciar la marcha pero entonces fue que Alexander se percató del estado en que tenía las manos la chica. Las tomó con suma suavidad para no provocarle ningún daño de manera accidental y las observó detenidamente. Su don no era para nada la curación y no porque su familia no hubiera tratado de enseñarle el camino familiar, simplemente su naturaleza le volvió demasiado apasionado y para nada tranquilo o paciente, o al menos no lo suficiente para atender heridos. Eso tal vez lo hubiera terminó haciendo su hermano pero la vida le deparó otro camino. Un camino más terrible.  

Aunque al menos algo sabía y no podía dejarla ir con esas heridas en sus manos. Había que curarlas o podrían infectarse, estaba a punto de sugerir que fuera a su casa para ser atendida por su padre Josep cuando ella se le adelantó. Al parecer no tenía que preocuparse por eso ya que la chica que tenía delante era una sanadora y podría curarse a sí misma cuando llegará a su casa. Esas palabras provocaron el interés de Alexander que la observó de una manera interrogativa a la vez que con curiosidad e interés. Pero que le dijera que era una persona muy amable hizo que una mueca irónica se asomara en sus labios, conocía personas que no estarían muy de acuerdo.

-En serio, no es nada -dijo sacudiendo la cabeza para quitarle importancia al asunto. Entonces fue que apareció un hermoso caballo que al acercarse a la chica confirmó que era suyo. Alexander asistió con la cabeza y se volteó para iniciar el camino -Bien, adelante.

Dijo antes de comenzar la marcha pero mientras caminaba volvieron a él las dudas que la chica había despertado al revelarle que era una sanadora. ¿Podría ayudar a Josep? Aunque ya había entrado en contacto con algunas personas dedicadas a la sanación algunos no habían podido hacer mucho por ayudarlo o simplemente se encontraban lejos de Talos. Pero ahora parecía haberse encontrado con una sanadora que por lo poco que había visto estaba trabajando en la ciudad de forma activa. ¿Podría ayudarle? Esa era la pregunta que debía hacerse ya que hablar de Josep era revelar su punto más vulnerable, la verdad razón por la que estaba en el ejército. ¿Debería pedirle su ayuda? Parecía que no tenía muchas alternativas.
-Entonces eres sanadora ¿No? -pregunto de manera reflexiva y aún teniendo cierta reticencia a hacerlo -¿Podría contratar tus servicios? Es para un  asunto personal.


Última edición por Alexander Mizure el Dom Mayo 13 2018, 12:38, editado 1 vez
Alexander Mizure
Alexander Mizure
Hybrid

Ocupación : Capitán del ejercito
Mensajes : 171

http://www.eduardogomezescritor.com

Volver arriba Ir abajo

El toque de queda (Kya) Empty Re: El toque de queda (Kya)

Mensaje por Kya el Lun Mayo 07 2018, 09:16

Luego de que el militar se mostrara preocupado por los raspones en sus manos, ella pudo asumir que se trataba de un humano, no un dragón. Porque pocos dragones se decantaban por preocuparse de ese modo por humanos como ella, ya con la mente más clara y fuera de dudas, la sanadora se sentía más en confianza, cuando comenzaron a caminar, por aquellas desoladas calles que ahora mostraban como toda alma posible, se había esfumado... ella lanzó una última mirada, hacia aquel callejón, esperando a que los subordinados de aquel militar, hubiesen capturado a los criminales, volviendo su atención a la silueta masculina que ahora hacía su camino a su lado.

Viendo el color del cielo, supo entonces que ya se hacía tarde y seguramente ya estarían realmente preocupados, por lo que en un intento de controlar sus nervios, inhaló y exhaló con suavidad, tratando de vaciar sus pulmones por completo, antes de llenarlos de nuevo y encontrar un punto en que sus nervios, no estuviesen tan en punta como permanecían, sujetando con fuerza las riendas de Tormenta, dejando que sus pasos se sintieran pesados, mientras el dolor en su rodilla le mantenía alerta y muy anuente a cada cosa que escuchaba por los alrededores, hasta que la voz ronca masculina, llamó su atención- Sí, soy sanadora... vivo a las afueras de la ciudad...pero suelo venir a hacer visitas regulares a enfermos que necesitan que les vigile de cerca, una vez a la semana al menos...algunos enfermos se complican y pasa lo que hoy... que he salido mas tarde de lo normal, pero igual... –explicó, en un intento de distraer su cabeza de la tensión leve que aún permanecía crispándole los nervios- respondo, ante el llamado de quien lo necesite, cuando lo necesite... aunque creo que no lo volveré a repetir en las tardes, para evitar situaciones peligrosas, de ahora en adelante... 

Fue entonces cuando orgullo se dejó escuchar en su voz, siendo una sanadora altruista que ayudaba sin importar la raza o quien necesitara de ella, en el momento que fuese. Por lo que, no tardó en afirmó, en un movimiento de cabeza- Por supuesto que puede...no veo por qué no... – respondió con certeza- ¿En que podría ayudarle? ¿es algo muy serio?... –cuestionó, mientras con una mano ajustaba un poco su chaqueta y sentía una fría brisa recorrer las calles, rumbo a una de las salidas, que llevaba al camino que dirigía a las granjas, dando a entender que allí podría vivir- he estudiado la sanación desde que tengo ocho años....por lo que estoy segura que podré ayudarle, sin problema alguno...




El toque de queda (Kya) 9FmAgZr
“I knew the second I met you that there was something about you I needed. Turns out it wasn’t something about you at all. It was just you.”
Je suis pour toi. Tu prends ma main. . .:

El toque de queda (Kya) BRDeIev

El toque de queda (Kya) K6TabY2

Kya
Kya
Human

Mensajes : 1379

Volver arriba Ir abajo

El toque de queda (Kya) Empty Re: El toque de queda (Kya)

Mensaje por Alexander Mizure el Dom Mayo 13 2018, 14:13

Comenzaron a recorrer el camino que les llevaría hasta la casa de la chica; mientras caminaban Alexander pudo percatarse de que la muchacha seguía encontrándose nerviosa, no era de extrañar pues había pasado por una experiencia muy difícil pero al menos todo había acabado como debía terminar: la chica a salvo y los criminales dispuestos a pagar por sus despreciables fechorías.

Alexander se sintió aliviado cuando se percato de cómo al preguntarle sobre su trabajo la chica conseguía distraerse de sus anteriores preocupaciones. Escucharla hizo que una sonrisa llena de orgullo y satisfacción. Realmente valoraba mucho a las sanadoras y ver como realmente adoraba su trabajo y ayudar a otras personas demostraba que realmente era una buena persona.

-Se nota que disfrutas sanando a las personas, si el mundo contará con  más personas como tú sería un lugar mejor.
Observó con sencillez, realmente Talos, todo el mundo, era un lugar donde los inocentes sufrían día sí y día también. Se suponía que el ejército estaba para defenderles y sin embargo la mayoría les tenía más miedo que a los propios criminales y era realmente triste. Lo único que hacía el ejército era servir a dragones privilegiados que en cualquier momento podrían esclavizar y arruinar la vida a cualquier humano que se cruzara en su camino. Eso estaba mal y todo porque la mayoría de la gente no se paraba y pensaba que era lo correcto y no lo más fácil. Él no era una excepción pues era uno de esos soldados y había tenido que hacer cosas desagradables y regalarle los oídos a esas malditas sabandijas.

Las palabras de la chica hicieron que la mente de Alexander volviera al tema que realmente le preocupaba: la enfermedad y vejez de su padre. Sí ella podía curarle debía intentarlo.

-Se trata de mi padre, Josep Mizure, también es sanador -comenzó a explicar con seriedad y preocupación reflejadas en su voz -está enfermo y necesito que  alguien le ayude.
Le explicó aunque era posible que ella hubiera hubiera escuchado algo sobre Josep, él era un sanador de cierto renombre entre sanadores. Aunque era irónico lo poco que sabía Alexander de esas cosas teniendo un padre como Josep, aunque la sanación nunca había sido su fuerte. No estaba en su naturaleza.




El toque de queda (Kya) Alex_by_dymanga-dcbje26
Alexander Mizure
Alexander Mizure
Hybrid

Ocupación : Capitán del ejercito
Mensajes : 171

http://www.eduardogomezescritor.com

Volver arriba Ir abajo

El toque de queda (Kya) Empty Re: El toque de queda (Kya)

Mensaje por Kya el Lun Mayo 14 2018, 05:02

Los pasos de la sanadora, por aquellas oscuras calles, ya no eran temerosos. En compañía de aquel militar, había encontrado un claro lugar seguro, hasta que llegara a casa a brazos de quien, seguramente ya estaba esperándole, eso no significaba que se sintiera muy tranquila y la conmoción hubiese pasado, pero por aquel trayecto seguro, al menos sabía que estaba a salvo... que nadie le haría daño... esperaba, porque aquel hombre continuaba siendo militar y trabajaba para la reina y la sociedad dracónica... pero algo en su forma de hablar la hacía sentirse cómoda y despejaba un poco aquella nube gris que intentaba mantenerla alerta, sintiéndose orgullosa de saber que él había notado que ella realmente disfrutaba de sanar personas, porque lo hacía.

El cielo, no estaba despejado, nubes grises cubrían las estrellas que solían verse en la supuesta estación seca en la que deberían estar. Las calles desprendían olor a tierra, excremento de caballo y otros olores que fácilmente podían ser meados de los desagües y las alcantarillas que tapadas mantenían abajo, olores que ella ya sabía podrían hacerla vomitar. Las antorchas de algunos edificios, estaban ya encendidas, llameando para iluminar sus entradas, habiendo sectores donde las penumbras eran las únicas reinantes y eran aquellas, a las que debían temer los que se atrevían a salir solos.

Fue cuando en el silencio de la noche, escuchar ese nombre, le hizo repiquetear un recuerdo en su cabeza. Josep Mizure...Mizure. Su padre le había hablado de un Mizure ¿sería el mismo? En seguida la atención de la sanadora se posó, nuevamente en el militar- Josep Mizure... ¿El Maestro sanador Josep Mizure? ... –separando sus labios, demostró asombro y un desborde de respeto que la hizo asentir de inmediato, estando completamente segura de que él, ya debía ser un hombre mayor y los mayores necesitaban cuidados especiales. Para la muchacha, conocer a un Maestro sanador y poder atenderle, era un privilegio, sobre todo siendo tan curiosa como ella era, amando el conocimiento con creces y respetando a sus mayores en conocimiento y profesión. ¿Podría aprender del Maestro sanador Mizure, mientras lo atendía? Esperaba que si- Con mucho gusto atenderé a su padre, el Maestro Sanador Mizure, es un hombre muy sabio, he escuchado muchas cosas de él, sobre todo de parte de mi padre que le conoció en su tiempo…

Su caminar, finalmente había rendido frutos y ya se aproximaban a la salida de la ciudad que llevaba como destino, hacia las granjas, los guardias de la puerta observaron a ambos y ella se silenció en seguida, esperando que su acompañante, fuera quien tratara con ellos.




El toque de queda (Kya) 9FmAgZr
“I knew the second I met you that there was something about you I needed. Turns out it wasn’t something about you at all. It was just you.”
Je suis pour toi. Tu prends ma main. . .:

El toque de queda (Kya) BRDeIev

El toque de queda (Kya) K6TabY2

Kya
Kya
Human

Mensajes : 1379

Volver arriba Ir abajo

El toque de queda (Kya) Empty Re: El toque de queda (Kya)

Mensaje por Alexander Mizure el Sáb Mayo 19 2018, 12:40

Camino al lado de la jóven todo el camino que llevaba fuera de la ciudad, las calles se encontraban en penumbras pero ese nunca había sido un problema para Alexander. Tenía una buena vista que le hacía fácil ver con poco luz, excepto si se encontraba en completa oscuridad. No detectó ningún peligro y la jóven parecía caminar con más seguridad.

Cuando ella mostró que conocía  a su padre con asombro, Alexander giró la cabeza para observarla con curiosidad por unos instantes, luego volvió a mirar hacia delante mientras esbozaba una sonrisa orgullosa.
-Sí, ese es él -dijo sin darle demasiada importancia pero con ese orgullo reflejado en voz. Realmente se sentía orgullo de ser hijo de un hombre que había ayudado a tantas personas y le había enseñado tanto. Puede que no siquiera su camino como sanador, pero sus padres le habían impartido importantes valores siendo uno de ellos preocuparse por el resto de personas, algo que seguía haciendo a su manera.

-Me complace oír eso -dijo asintiendo con la cabeza y una sonrisa de satisfacción por esas palabras. -Sí, lo es y ayudado a muchos. Hablando de tu padre, aún no se como te llamas.
Dijo volviendo a mirarla con la interrogación reflejada en sus ojos. Realmente lo único que sabía era que era una sanadora que dedicaba su vida a ayudar a los demás pero más allá de ello no conocía su nombre ni tampoco quién era su padre. Normalmente ni siquiera preguntaría pero si iba a tratar a Josep debía saber por lo menos su nombre.
Entonces los guardias de la puerta se dirigieron a ellos con voz firme y autoritaria de quien realiza su trabajo.
-¿Quién va? -les preguntaron.
-Alexander Mizure, capitán de la guardia -dijo mientras se acercaba más hacia el portón cerrado, mirando hacia arriba porque les hablaban desde lo alto del muro que protegía la ciudad -necesito salir de la ciudad por un asunto oficial.
Alexander noto como clavaban la vista en la chica que le acompañaba pero como eran humanos y les hablaba su capitán no tuvieron más remedio que asistir con la cabeza con cierta reticencia.
-Enseguida, señor.
Profirió uno de ellos antes de que desapareciera y al poco tiempo se abrió la puerta dejándolos salir al exterior.
-Pronto regresaré, estar preparados para mi llegada -les advirtió Alexander con severidad mientras comenzaba a caminar confiando en que la chica se mantendría a su lado para salir de la ciudad y recorrer la distancia que faltaría para acompañarla hasta su casa.




El toque de queda (Kya) Alex_by_dymanga-dcbje26
Alexander Mizure
Alexander Mizure
Hybrid

Ocupación : Capitán del ejercito
Mensajes : 171

http://www.eduardogomezescritor.com

Volver arriba Ir abajo

El toque de queda (Kya) Empty Re: El toque de queda (Kya)

Mensaje por Kya el Sáb Mayo 19 2018, 23:00

El intercambio entre los soldados y el militar, fue corto, pero contundente. La sanadora, había contenido el aire por un momento, dándose cuenta de cómo sus músculos estaban fuertemente crispados, como el estrés aún estaba allí, no descansando hasta que estuviese en casa, junto a su familia. Al escuchar el chirrido de la puerta abriéndose, inhaló de nuevo y exhaló profundamente, saliendo al frescor de los campos... viéndose en la lejanía, como el sol ya se había ocultado y solo quedaban vestigios de los rayos rosas y naranjados que pintaban los cielos, con últimos retazos que se desvanecían en preciosos azules oscuros.

Mi nombre es Kya, Kya Rose... –murmuró con suavidad. Ella se había hecho su nombre en Talos, trabajando constantemente con pacientes, sanando. En Isaur, por ser hija de Darius Rose, ahora en Talos, trazaba su propio camino, estaban buscándola más para que ejerciera su profesión y todos aquellos comentarios iban de boca en boca de los que había ayudado. Era joven, pero no era para nada ingenua, tenía el conocimiento y todos los que la habían considerado, nunca se arrepentían de ello... incluso entre ese temido grupo del que buscaba alejarse: Dragones Aristócratas. Solo había tratado una y era aquella esclavista Celesei Lanster, que por cierto... le había ofrecido su ayuda ¿Cuándo la utilizaría? Quién sabe.

Inhalando profundamente, se dejó empapar en aquella frescura de los campos, el sonido de las ranitas y las cigarras que, entre el pasto, armonizaban la noche, intentando apaciguarse de nuevo- Yo suelo venir a visitar a mi madre... el tercer día de cada semana...intento ayudarla en la granja, hago recados por la ciudad, atiendo pacientes para ganar algunas monedas y compro provisiones para mi casa... –dijo entonces- podría tratar al Maestro Mizure, en ese especifico día... ¿Le parece bien?... –preguntó, sintiendo el cansancio apoderarse de su cuerpo y el dolor de la caída hacer mella en ella, sin embargo, permaneció firme, serena y muy controlada- Por cierto... ¿cual es su nombre?.




El toque de queda (Kya) 9FmAgZr
“I knew the second I met you that there was something about you I needed. Turns out it wasn’t something about you at all. It was just you.”
Je suis pour toi. Tu prends ma main. . .:

El toque de queda (Kya) BRDeIev

El toque de queda (Kya) K6TabY2

Kya
Kya
Human

Mensajes : 1379

Volver arriba Ir abajo

El toque de queda (Kya) Empty Re: El toque de queda (Kya)

Mensaje por Alexander Mizure el Jue Mayo 24 2018, 17:06

Por fin salieron de la ciudad adentrándose en el exterior, el sonido de las cigarras y las ranas llegaron hasta ellos acompañados con el frescor del campo. Alexander pasaba la mayor parte del tiempo en el interior de la ciudad así que agradecía esos cambios de aire. Se notaba que fuera de Talos había una tranquilidad difícil de encontrar dentro de las murallas.

El apaciguador y casi total, a excepción de sonidos de pequeños animales, fue interrumpido por la suave voz de la muchacha que el capitán tenía al lado. Se volteó para escucharla y así descubrió que se llamaba: “Kya”. Al fin sabía una manera de llamarla más allá de muchacha. Aunque el nombre le sonaba, tal vez su padre la habría mencionado alguna vez aunque en lo personal Alexander no se interesaba mucho por la sanación más allá del respeto que les tenía a las personas que desempeñaban ese trabajo. Solo cuando su padre se encontraba enfermo le interesaba pero no más allá de eso.  Finalmente el capitán respondió con un leve asentimiento.

-Encantado -se limitó a decir mientras continuaban el camino hasta llegar  a una casa que posiblemente era a la que Kya se dirigía. Alexander la miró con interés cuando comentó que pasaba por la ciudad el tercer día de la semana y que podrían verse entonces. Alexander asistió.

-Me parece perfecto. ¿Entonces quedamos ese día en la plaza de la fuente cuando el sol esté alto?
Preguntó para terminar de acordar la cita antes de marcharse. Cuando ella le pregunto el nombre, Alexander se quedo unos instantes observándola de manera pensativa.
-Alexander -terminó por decir con una leve sonrisa, realmente no solía acordarse de dar su nombre pues no era de presentaciones en realidad. Incluso a veces era mejor que ni supieran su nombre pero Kya iba a atender a su padre así que tendría que saberlo.




El toque de queda (Kya) Alex_by_dymanga-dcbje26
Alexander Mizure
Alexander Mizure
Hybrid

Ocupación : Capitán del ejercito
Mensajes : 171

http://www.eduardogomezescritor.com

Volver arriba Ir abajo

El toque de queda (Kya) Empty Re: El toque de queda (Kya)

Mensaje por Kya el Sáb Mayo 26 2018, 17:16

Sus pasos y los del caballo de crin oscura se escuchaban en el camino de tierra que llevaba hacia las granjas, pronto, luego de un trayecto aún a pesar de ser de noche, pudo distinguir los girasoles de su hermana Dánae, preciosas flores que estaban sembradas en la entrada de la granja. La sanadora entonces se detuvo frente a ese arco de madera, tan típico de las granjas y volvió a ver a al militar- Si, es lo mejor... creo que no sería prudente arriesgarme a que la tarde caiga y yo sin salir de la ciudad... si antes era seguro.... ahora no lo es... y tengo una familia propia que cuidar para permitirme no pensar en mi seguridad también... –explicó con suavidad- así que antes de la hora de almuerzo está bien... –ella asintió con suavidad.

Guardando silencio prolongado, mientras buscaba las palabras adecuadas, para agradecerle- Muchas Gracias Alexander, gracias por ayudarme y acompañarme hasta casa...honestamente creo que las cosas podrían ser mejor si hubiese más personas como tú... –haciendo una última pausa, esbozó una sonrisa agotada y amable, mientras volteaba a ver que la luz del porche de la casa estaba encendida, alguien esperaba por ella... y ya sabía quién podía ser- ten un regreso tranquilo... – dijo deseando al militar- ve con cuidado y que tenga una noche leve...Hasta pronto –añoró, para finalmente girarse e ingresar al camino de la propiedad, donde ya se sentía a salvo y con una última mirada, se retiraba con su caballo, para perderse en la oscuridad de ese trayecto, camino a casa. Si el militar se quedaba un poco más, podría ver a lo lejos, como la silueta de la sanadora, corría al encuentro de una segunda silueta que la recibió en sus brazos y estrechó entre sus brazos por lo que pareció una eternidad.

Alguien querido la estaba esperando.




El toque de queda (Kya) 9FmAgZr
“I knew the second I met you that there was something about you I needed. Turns out it wasn’t something about you at all. It was just you.”
Je suis pour toi. Tu prends ma main. . .:

El toque de queda (Kya) BRDeIev

El toque de queda (Kya) K6TabY2

Kya
Kya
Human

Mensajes : 1379

Volver arriba Ir abajo

El toque de queda (Kya) Empty Re: El toque de queda (Kya)

Mensaje por Alexander Mizure el Sáb Mayo 26 2018, 19:27

Por fin llegaron y Kya asistió al momento que le había dicho Alexander pues así no tendría problemas al regresar después de visitar a su padre.
-Perfecto, entonces nos vemos entonces.

Dijo asistiendo con una sonrisa satisfecha antes de retomar el camino de regreso al interior de la ciudad. Al escuchar las palabras de Kya hizo que su rostro se sumiera en una expresión pensativa. Realmentes no creía que lo que había hecho fuera merecedor de tanto agradecimiento o tan buenas palabras pero escucharlas hacia que se sintiera mejor. Era satisfactorio haber podido ayudar a una humana inocente ya que eso daba un mayor sentido al trabajo que realizaba. Cuando ella le deseó que fuera con cuidado y que tuviera una noche leve le respondió:

-Igualmente, Kya -le respondió de forma afable antes de volver a caminar. Finalmente sus pasos le llevaron a alejarse de esa sanadora, aunque aún le quedaba un rato para llegar hasta su propio hogar.




El toque de queda (Kya) Alex_by_dymanga-dcbje26
Alexander Mizure
Alexander Mizure
Hybrid

Ocupación : Capitán del ejercito
Mensajes : 171

http://www.eduardogomezescritor.com

Volver arriba Ir abajo

El toque de queda (Kya) Empty Re: El toque de queda (Kya)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.