Novedades

- (09/18) Ya están disponibles las novedades de Septiembre.

- (09/18) Ya podéis pedir Los Dracs de Septiembre.

- (09/18) ¡Enhorabuena Faora, ya eres Moderadora!

- (09/18) Nueva actualización de las fichas de personaje. Mada MP a Selene para actualizar.

- (09/18) El juego "Confieso que..." se clausurará si persisten las malas conductas entre sus participantes. ¡Los juegos son para divertirse, no para atacar a nadie!

- (07/18) Nuevas normas respecto a los posts +18 de índole sexual.

- (05/18) Nuevas normas de emisión de reportes aquí.

Últimos temas
Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Selene
Admin
MP
Faora
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

06/06

Directorios y Recursos

06/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumLoving PetsTime Of Heroes  photo untitled45.png

37/64

Afiliados Normales


Hell is empty, and all devils are here [D'tark]

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ir abajo

Re: Hell is empty, and all devils are here [D'tark]

Mensaje por D'tark el Mar Mayo 01 2018, 00:32

El reclamó la dejó en silenció. Meditó un momento sobre aquellas palabras dichas por él. Eso pasó antes, lo recordaba no exactamente o con claridad pero el sentimiento de deja vú siguió persistente dictando que tuvo razón en su queja el soldado. Pero las siguientes palabras la confundieron. No entendió la intención del teniente —¿Darme libertad?— escuchó  una excusa nueva, ni sus hermanos le dieron una así, joder. La originalidad ante todo. Se frotó la frente con la mano libre, dudo por donde comenzar la corrección —¿por qué es mejor dejarme recuperarme de heridas mortales con un Inquisidor que solo quiere capturar a mi hermano para mi? ¿Eso cómo me da libertad?— ¿Eso tenía sentido alguno? Su inquisidor, decía él. Como si él no fuera ya su teniente. Vaurien era solo un inquisidor, un dragón que estuvo para ella cuando nadie mas. Pudo haberla abandonado pero decidió ayudarle. Y eso siempre se lo agradecería. —Al menos si iba a morirme merecía una visita no abandono— se quejó con cierta molestia. Y no debatió con él sobre no hacer tonterías. Con su suerte su próximo encuentro se daría pronto. Su suerte no era buena.

Pero me quiebra el alma— espetó ella casi por inercia. Se calló con aquel arrebato. —¿Proposición?—  el teniente tenía un lenguaje único o una forma de comunicación que no entendió. Porque no encontró sentido en nada de lo él dijo. Y mencionó al inquisidor. Arrugó la frente e hizo un puchero. —Le agradezco que me ayudó a sanar y cuidarme cuando no tuve a nadie mas, pero no me interesa que tenga que decir— no tuvo la intención de hablar del teniente. Tampoco pensó en decirle nada a un inquisidor sobre todas las cosas. Uno de ellos.

Una palabra hizo eco en su mente. Solo una pareció resonar con fuerza. Entrecerró los ojos con algo de molestia. No tuvo idea cuantas vueltas dieron o donde siguieron. Pero no le importó, se zafó del agarre del macho. —¿Amar? ¿De qué está hablando?— aquello ya le pareció mas que confuso, caótico.

¿Está escuchando algo de lo que he dicho? ¿Algo?— preguntó, mas bien recriminó al contrario —me fui a las montañas hace dos meses, fui capturada por híbridos, me hirieron con jade y estuve bastante herida, el inquisidor que me tendió la mano estaba en la misión, está persiguiendo a Thurdok desde hace meses, supongo que me ayudo para que le ayudara con Thurdok o me sintiera en deuda o por culpa— levantó las manos en señal de frustración —que diablos voy a saber porque— declaró molesta. —Es un maldito inquisidor que fue amable conmigo y me ofreció ayuda, cuando no estuvieron mis hermanos ni...— se mordió la lengua ahogando el último reclamo.

Usted me abandonó antes de todo esto, supongo que tiene razón al decir que no le importa— cambió de enfoque. Hizo tripas corazón y lo miró a los ojos. —No dejaré de meterme en líos, tal vez deba correr y obtener tranquilidad, al menos sabrá que mi suerte me permite mantenerme viva.
avatar
D'tark
Dragon

Ocupación : Comerciante
Mensajes : 679

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hell is empty, and all devils are here [D'tark]

Mensaje por Cedrik el Mar Mayo 01 2018, 01:46

No. No estaba escuchando nada de lo que decía. Ambos hablaban de sus propias cosas. Sin ton ni son. Y sin escucharse. Sobre todo él. Porque no quería escuchar nada de ese Inquisidor. Presionó la mandíbula. Sí, se estaba comportando como un maldito adolescente humano en celo, pero le daba igual. Solo la llevaría a casa. Eso. A casa. Ese era su destino. Así lo percibió cuando divisó la calle que cruzaba el callejón a lo lejos. Al menos sus pies sabían dónde ir. ¡Gracias a los avernos! Gruñó guturalmente cuando el impulso sobre su alma lo tomó por sorpresa y respondió con un mudo ¡Bah!. ¿Ella tenía el alma quebrada? ¡Ella! ¡Habrase visto mentira más impropia! ¿Y él qué? Ignoró el resto de sus palabras, como si se tratara de un murmullo molesto que deseaba obviar. Sólo debían atravesar esa callejuela, girar a la derecha y, si mal no recordaba, llegarían a las puertas de esa mansión.

¡Ey! —el tirón lo pilló desprevenido. La muñeca femenina se liberó del grillete de su mano y lo obligó a encararla con el ceño fruncido—. ¿No es obvio de lo que estoy hablando? —inquirió. Él lo veía muy claro, dudaba que ella no lo viese igual de claro siendo la implicada. Intentó volver a apresarla pero ella se zafó hábilmente y éste bufó—. Por el amor a los avernos —maldijo. Eso no podía estar pasando. No a pocos metros de su destino donde acabaría dejándola a buen resguardo y él volvería a evitarla. Era lo más sensato. Como no se dejaba atrapar simplemente señaló con enfado, y ambas manos, hacia el final de la calle para que siguiera avanzando. En su sombría mirada podía observarse la intención de llevarla a la fuerza si no proseguía. Y la pregunta fue contestada con enfado—: No, así que avance —pero consiguió todo lo contrario. Ella se alejó e increpó sin compasión, gesticuló con fastidio y exasperación a medida que avanzaba en su relato.

¿Qué demonios? ¿Qué hacía su hermano en medio del Inquisidor? ¿Y que hacia el Inquisidor persiguiendo a su cuñado? La contrariedad se reflejó en la faz del mestizo, viéndose obligado a escuchar la historia—. ¿Ni yo? —malmetió. Mas ella  lo remató con sus últimas palabras. Dolorosas, lacerante. No eran inocente y eran claramente con intención. Engarzó su mirada con la de ella, unos escasos segundos, porque bajó hacia el alterado pecho de la peliblanca en ese rítmico subir y bajar por el ímpetu prestado. Recorrió las clavículas que ascendían y descendían a un frenético compás y ascendió por la agitada mandíbula. Se percató que él había tensado su incisos en un intento por no recriminarle algo. ¿Pero qué? ¿Qué iba a reprochar? Se había quedado en blanco frente a la revelación. Siguió reptando en ese camino tempestuoso hasta que volvió a ver la avivada chispa de los ojos femeninos. Luchadores. Retadores. Inquietantemente atrayentes y a la vez tan extraños que lo hicieron fruncir el ceño.

No es vuestro... —las palabras salieron pastosas y con cierto recelo de sus labios sin llegar a poder mencionar “prometido”—, solo os usa para encontrar a vuestro hermano… —resumió y a medida que eran recitadas parecían hacer eco en su propia mente. Engranando los mecanismos de su atrofiado cerebro. Ese que llevaba meses estancado en un maldito bucle eterno. Molesto. Lacerante. Lo que había intentado ahogar con litros y litros de alcohol. Y trabajo. Demasiado trabajo. Quizás se había precipitado.. con ella tendía a hacerlo. Siempre. Pero la semilla de la duda emergió: dos meses. Era posible que debiera descubrir algo más. Acortó los pocos pasos que los separaban para analizarla. Lo suficientemente cerca para que se viera cohibida por la diferencia de altura y hacerla alzar la cabeza si pretendía seguir esa mirada combativa—. ¿Y qué haríais si no me importara? —la duda fue formulada antes de darse cuenta—. ¿Qué haréis si os dijera que correré y obtendré tranquilidad? A decir verdad solo profesáis vuestro interés en que no os abandonen, en no veros aislada y sola de aquellos que parece que tenéis estima; pero aún no me habéis contestado a la pregunta: ¿Qué esperáis de mí? ¿Simplemente que no os abandone como una perro guardián y que os proteja de vuestros líos? —extendió la mano, a sabiendas que eso la desconcertaba, y la tomó de la barbilla con cariño—. Decidme, ¿por qué debería hacerlo yo y no otro? Dadme una razón convincente y quizás tome la labor de perro guardián —y a medida que hablaba se sintió tentado a acercarse a ella. A sus labios. Sus labios . Desvió los ocelos hacia ellos y casi se maldijo por la idiotez que estaba haciendo.





Eolo:

avatar
Cedrik
Hybrid

Ocupación : Capitán del Ejército
Mensajes : 648

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hell is empty, and all devils are here [D'tark]

Mensaje por D'tark el Mar Mayo 01 2018, 06:11

Y pronto descubrió la zona donde estaba siendo llevaba. Su hogar. Eso fue un golpe bajo por parte del teniente, la arrastró todo ese camino para abandonarle en su hogar. Aun no terminó con él. O tal vez si. El teniente admitió con todo descaro que la estaba ignorando. Resultó algo obvio aun a esas alturas que ninguno de los dos estaba dispuesto a dejar que el otro tuviera la razón. O ceder, maldito orgullo de dragones, él debía ser mas centrado. ¿Por qué? Si lo recordaba y su idea resultó correcta él era menor. En todo caso debió ser ella la mas madura.

Se rehusó a avanzar, no le importó que el teniente no quiso escuchar, ella necesito sacar eso de una vez por todas. Si él ignoró lo que dijo y se marchaba sería cosa suya, pero ella lo intentó. Su último consuelo, lo único que tendría es haberlo intentado. o casi, desvió la mirada del teniente.Había completado la frase sobre el abandono, no lo pensó solo lo dijo. Como muchas cosas que pasaron con el teniente, no pensó solo actuó o dijo algo.

Lo miró con incomodidad —no, no es mi amigo... aunque fue amable conmigo, creo que en parte es por mi hermano— admitió completando la idea del teniente. Mas bien la idea que ella creyó tuvo el teniente en su mente respecto al Inquisidor. Mantuvo la mirada en su última declaración. Un pequeño error de calculo. El teniente pareció mas alto e imponente ahora que en sus recuerdos. No cedió aunque quiso hacerlo. Pero su determinación se vino abajo al verse cuestionada. El dolor en su pecho se agudizo, lo sintió como una daga clavada de forma dolorosa y fría. Tragó saliva buscando su valor perdido para responder. Cada palabra del teniente caló en su alma, se clavó una a una de forma dolorosa. Y desvió la mirada mordiendo su labio inferior. Él tuvo razón en todo, solo exclamó su descontento por verse sola. Ahogó un jadeo de sorpresa ante el gesto amable del contrario. Levantó la vista y no parecía que estuviera burlándose de ella o buscar provocarla. Dejó escapar el aire lentamente —no lo necesito de perro guardián— aclaró en tono tranquilo —ni tampoco necesito que me saqué de líos— sonrió ligeramente —puedo salir de ellos sola... de una u otra forma— aclaró antes de que el teniente quisiera corregir.

Dudo un momento antes de responder —no sé cuál sería una razón convincente para usted— admitió con cierto pesar. —No sé nada de su familia, no sé si tiene hermanos, no sé donde vive, no sé que quiere hacer en su trabajo, no sé nada sobre sus amigos, no sé mucho...mas bien no sé casi nada de usted, ni siquiera su edad— no fue un reclamo, había pesar en esas afirmaciones. Como si le doliera cada una de esas verdades. —Pero— se mordió el labio otra vez mirándolo a ese azul tan profundo que le daba algo de paz -cuando su dueño no se ponía insoportable-, dejo de pensarlo tanto —me agrada estar con usted, no me siento sola con su compañía, me agrada— sonrió de medio lado —me gusta abrazarlo... y no voy a mentir, no tengo a nadie mas, aun mis hermanos no les intereso como ya lo sabe... una buena razón para que usted se quede no tengo, solo razones mías para quererlo conmigo— y no supo si es contó o no.
avatar
D'tark
Dragon

Ocupación : Comerciante
Mensajes : 679

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hell is empty, and all devils are here [D'tark]

Mensaje por Cedrik el Mar Mayo 01 2018, 13:29

Amigo. Eso sí que era una forma inocente de resquebrajar la telaraña de ideas que habían vuelto loco al Teniente en los últimos meses. Amigo. Oyó cómo la risa de su interior se burlaba de sí mismo. Si fuera un amigo no se habría comportado así. Posiblemente… ¿no?. La indecisión de la afirmación hizo mella en algún lugar de él y un “clack” sonó mordaz ante un cierre más que obvio. Seguramente hubiera actuado similar. Entonces, ¿cómo actuaría ahora que sabía que alguien la ayudaba para usarla? Maldita sea. Lo enervaba el simple hecho de pensarlo. A veces creía que la frágil dragona fingía ser tan inocente en un plan maestro propio. Uno que lo llevaba a embaucar -no sabía aún por qué- todos sus sentidos y que lo guiaban hacia ella. Antaño había oído una vieja historia. Etta se la había contado una noche lluviosa mientras esperaba en el palco a que la tormenta arreciara; la Guardiana le había hablado de tres mujeres, tres ancianas duras, severas, frías y sin piedad, que tejían el destino de los hombres. Cloto tejía su destino en el incansable avanzar del tiempo, Láquesis echaba la suerte o el infortunio en la hebra y Átropos hacía de las suyas en el telar incierto hasta que desligaba el ánima del mundo de los vivos. Toda su vida era guiada por las diosas de la muerte. Tan inesperado e inevitable que hubiera deseado decapitarlas en ese mismo instante si las tuviera delante o si fueran ciertas. Ahora se sentía así, como una mera marioneta que se dejaba guiar por las manos del titiritero. Ambos lo eran. Y eso lo cabreaba.

No necesitaba que la sacara de líos. Entonces, ¿por qué le había recriminado el no estar con ella para salvarla dos meses atrás?¿Por qué se había molestado tanto con su larga ausencia?¿Por qué no entendía que esas palabras eran expresiones huecas que no conseguía que se creyese? Sus ojos se elevaron de los tentadores y tembolorosos labios femeninos para volver a los desolados pastos de sus ojos. A decir verdad, él tampoco sabía cuál era una razón convincente. No cuando se trataba de ella. Las palabras se introdujeron en su cerebro en una afirmación, en un reclamo oculto que desestimó rápido, para hacerlo pensar en ello. Desconocía gran parte de su vida. Así era. Y así seguiría. Cuanto menos conociera, menos debería ocultar y más posibilidades tendría de sobrevivir si su condición era descubierta. “Pero”, un señuelo al que picaría si no tenía cuidado, furtivo viajó de nuevo hacia el doloroso tormento que ella causaba en el capturar de sus labios. Tan inconsciente y mortificante. ¿Cómo un gesto tan pequeño podía desarmarlo tan fácilmente? Percibió como más músculos de los que debían se contraían en su propio cuerpo y se obligó a escuchar lo que proseguía.

La mano que aún sostenía esa perfilada barbilla viajó hacia su mejilla acompañada con un largo suspiro. Se aventuró algo más, hasta que su férrea mano se depositó en la nuca femenina y la atrajo hacia él en un abrazo calculado. Con la mano libre la terminó de rodear y descendió su cabeza hacia las hebras blancas para acabar apoyando la barbilla sobre ella. Era complicado. Todo lo era. Ella lo complicaba más. Mucho más. Su cordura le había dicho que se alejara. Caso omiso. Porque esa frágil dragona demolía todas sus defensas y contraataques. Lo peor es que allí entre sus brazos era perfecta. Pese a sus impulsos, sus gritos, sus reclamos y sus lágrimas. Encajaba tan bien entre ellos que un olvidado sentimiento lo abordó. Miedo. Miedo a perderla para siempre. Era contradictorio después de tantos meses evitándola—. Acabaréis conmigo —profesó abatido. La atrajo más contra él, como si temiera despertar y que ella no estuviera, pero eso no ocurriría. Porque esa calidez era real. Demasiado verídica para que Morfeo hubiera embaucado sus sentidos en el Nirvana—. Sabéis más que muchos de mí. Conocéis uno de mis secretos más problemáticos… y es por ello que evito que sepáis de más. No es seguro para vos —comentó con un fruncimiento de ceño para después confesar—: ...ni para mí. No creo que comprendáis lo que implicaría hablaros más de mí. Ya no solo por vuestra seguridad sino por el vínculo que nos uniría. Nunca podría dejaros marchar, ni alejaros lo suficiente como para no alcanzaros, siquiera permitiría que… —se detuvo ante su propia intención de pertenencia y se retractó—. Creedme si os digo que es mejor así.





Eolo:

avatar
Cedrik
Hybrid

Ocupación : Capitán del Ejército
Mensajes : 648

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hell is empty, and all devils are here [D'tark]

Mensaje por D'tark el Mar Mayo 01 2018, 14:17

¿Está vez la escuchó? Tuvo sus dudas conforme habló, el teniente se mantuvo en silencio. Uno sobreacogedor para ella. No supo que ideas viajaron por mente del soldado, no tuvo idea de que era lo que sus palabras produjeron en él. Pero la sensación de nerviosismo aumentó conforme seguía hablando. Confesó ese calor que el teniente le daba con su presencia. Extrañó eso en estos meses. ¿Él entendería eso?

No tuvo idea de que esperar con el cambio de posición de mano del teniente. Le observó unos instantes antes de verse atrapada entre sus brazos. Correspondió al macho pasando sus manos por su espalda. Lo sintió diferente a la última vez, sus músculos se sentían mas marcados pero era mas delgado. ¿Qué clase de entrenamiento había llevado acabo para terminar tan demacrado?

Su afirmación la desarmó, sus dedos se aferraron a la tela de casaca , no tuvo idea de que responder a aquella ¿acusación? No necesitó escuchar aquello. Ella no estuvo a salvo aun sin él. Le cayó como balde de agua fría "ni para mi" esas palabras la derrumbaron. Fue egoísta en muchos sentidos, el teniente se alejó por seguridad de ambos, se alejó porque era lo mejor. Según él. Y la lógica dictaba que así era. Otros dragones evitan a toda costa meterse en problemas, frecuentar ciertas personas.

Aun así... ella era egoísta. —No— y aquello sonó a una pataleta, le miró haciendo un puchero y afianzó el abrazo —no quiero, no es verdad. ¿Cómo es mejor esto? Me duele tenerlo lejos, me duele que me evite... lo odio, odio sentirme así, odio que no pueda estar con alguien que quiero, yo... yo quiero estar con usted— entonces cayó en cuenta de algo. Seguían a mitad de la calle. Abrió los ojos mirándolo, frunció el entrecejo y le tomó de la mano retomando su camino a su casa.  —Necesitamos privacidad...vamos a mi casa— sentenció jalando al teniente. Faltaba poco, tal vez podría darle alimento decente, algo contra el alcohol y algo mas para ese aroma molesto de otra mujer que seguía irritandole la nariz cuando estaba cerca. —Un baño es buena idea.
avatar
D'tark
Dragon

Ocupación : Comerciante
Mensajes : 679

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hell is empty, and all devils are here [D'tark]

Mensaje por Cedrik el Mar Mayo 01 2018, 14:54

La negativa le estalló en la cara. ¿Pero qué? Frunció el ceño en esa armoniosa posición que vaticinaba tormenta. Para su sorpresa ella presionó más el abrazo, como si tuviera el mismo miedo que él en que todo fuese a desvanecerse. O no. La premura de sus quejas lo aguijonearon sin poder llegar a asimilarlas. Sin poder procesarlas. ¿Lo odiaba a él? Espera.. no.. ¿la situación? Espera.. ¿querer? ¿Eh? Sí, lo quería pero no estaba seguro de cómo lo hacía. Su inocencia lo llevaba a creer que era algo así como un cariño a un peluche nuevo… o algo fácilmente desechable. Eran diferentes formas de querer. Lo sabía desde que discutieron por primera vez. Por eso era tan molesto. Y mientras procesaba la rabieta infantil, ella se apartó, escapando de sus labios un quejido por la repentina distancia. Buscó con su mirada los desolados ojos femeninos, pero en su lugar vio determinación. ¿Determinación de qué? La delicada mano aferró la suya en una situación nueva que lo desconcertó. ¿Que estaba pasando?—. Sí, claro, allí os llevaba, os recuerdo —comentó con la primera afirmación. Bien, algo salía bien. Él la dejaría allí y se iría. Necesitaba aclarar sus propias ideas. Unas que acabarían desmoronándose la próxima vez. Como de costumbre con ella. Aunque no pudo encajar la pieza de la privacidad y, entonces, ella volvió a hablar. Cinco palabras que llegaron como un jarro de agua helada—. Espera, ¿qué? —la perplejidad asomó en su pregunta a la par que en su cara se reflejaba estupor. ¿Qué narices decía de un baño?. Pero antes de darse cuenta se vio arrastrado por la determinación de la dragona.






Eolo:

avatar
Cedrik
Hybrid

Ocupación : Capitán del Ejército
Mensajes : 648

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hell is empty, and all devils are here [D'tark]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.